You are on page 1of 19

Siembra de nubes y lluvia artificial

Publicado por José Aguado Alonso el 29 junio, 2006 Comentarios (63)

La Comunidad de Madrid está estudiando la posibilidad de provocar lluvia artificial,
bombardeando las nubes con yoduro de plata, siguiendo un método que se emplea en Israel
desde hace más de 30 años. Sin embargo, la siembra de nubes para producir lluvia artificial
presenta una serie de condicionantes a tener en cuenta y que han sido motivo de polémica en
otros países.

[CyPS-UCM-Grupo de Catálisis y Procesos de Separación.
Universidad Complutense de Madrid]
Recientemente han tenido lugar distintos encuentros entre la presidenta de la Comunidad
de Madrid, Esperanza Aguirre y el Alto Comisionado para el agua de Israel, Simon Tal y
distintos representantes del Canal de Isabel II y de Mekorot, empresa pública de carácter
similar al Canala de Isabel II en Israel, en los que se han tratado distintos temas relativos a la
gestión del agua como la reutilización de ésta tras la limpieza y microfilrtación en depósitos de
arena, la recarga de acuíferos y pozos por inyección de los excedentes, y el bombardeo de
nubes con ioduro de plata para facilitar la lluvia entre otros
Según indica el Prof. Aguilar Peris, las primeras investigaciones sobre lluvia artificial fueron
realizadas por dos científicos de General Electric en Nueva York, Vincent Schaafer e Irving
Langmur, que estudiaban la formación de hielo sobre las alas de los aviones. Las primeras
pruebas consistieron en la pulverización de hielo seco en cumulonimbos. Posteriormente, otro
investigador de General Electric, Bernard Vonnengut descubrió que el yoduro de plata poseía
una estructura semejante a los cristales de hielo, y pensó que este compuesto debería ser
mejor núcleo de condensación que el hielo seco. En la década de los 50 y 60 surgieron en
Estados Unidos empresas dedicadas a producir lluvias artificiales bajo demanda, que
obtuvieron resultados satisfactorios. Posteriormente, se han ensayado otros compuestos para
las siembras, cloruro sódico, urea, etc.. El hecho de que se utilizara esta técnica como arma
bélica en la Guerra del Vietnam, determinó la aparición de sus primeros detractores. La
modificación del régimen de lluvias, los efectos de las sustancias químicas empleadas sobre la
flora y la fauna entre otras, son cuestiones que han determinado una cierta reticencia a
adoptar una decisión definitiva sobre la conveniencia de utilizar esta técnica.
El proceso es muy sencillo, consiste en localizar nubes de un cierto tipo, bombardearlas con
yoduro de plata, bien con una avioneta o desde el suelo por medio de generadores que
funcionan como estufas o con cohetes de manera que el agua cristaliza formando copos de
nieve geminales que crecen y al llegar a un cierto peso precipitan como nieve o granizo de
pequeño tamaño, fundiendo para dar lluvia a menores altitudes. El truco está en sembrar la
nube en el momento y lugar adecuados.
En general, la siembra de nubes es un método que se utiliza para eliminar la niebla y nubes en
aeropuertos, en este caso se utiliza dióxido de carbono. Quizás, uno de los paises en los que la
lluvia artificial es más popular es China donde se ha utilizado mucho en tiempos de sequía. Sin
embargo, en el verano del 2005 se atribuyó al bombardeo de nubes las fuertes granizadas que
cayeron sobre Pekín y que causaron graves daños materiales en la ciudad. Recientemente, en
el mes de Mayo, un incendio que arrasó 8.300 hectáreas de bosque en el norte de China fue
apagado gracias a lluvia artificial. Varios cohetes fueron lanzados contra las nubes, causando la
caída de una ligera nevada sobre el incendio, según detalló la agencia estatal china Xinhua. En
el ámbito de lo festivo, el Ayuntamiento de Pekín ha prometido que bombardeará las nubes
los días previos a los Juegos Olímpicos para garantizar que no lloverá en la ceremonia de
apertura el 8 de agosto del 2008. En este sentido, la leyenda de que en la Plaza Roja de Moscú
nunca llueve durante las celebraciones de Mayo puede deberse al yoduro de plata.




















Produciendo lluvia artificial
Anuncios Google
 Sácale Out al Gobierno
voluntariosporelcambio.org - Selecciona Todo en la
Tarjeta de Primero Justicia ¡Actívate Ahora!
 Tamiz Estatico Curvo SIWA
www.siwatechnology.com - Tecnologia de Separacion para
el Tratamiento de Agua y Efluentes
 Promo DIRECTV Plus HD
www.directv.com.ve/HD - El mejor contenido en HD x Bs.
499 Contrata Hoy! 0212- 9181423
 TuNube Tu Espacio Virtual
www.tunube.com.ve - Respalda tus archivos y tenlos a tu
disposición dónde y cuándo quieras.

Seria interesante que desde el Gobierno estudiaran algo de
esto.



Desde el principio del siglo pasado, se ha estado investigando
sobre la obtención de lluvia a voluntad del hombre. Es mucho
lo que se ha avanzado, se espera que en menos de 10 años se
obtenga la solución definitiva a esta situación. En el país (Rep.
Dom.) , se ha estado induciendo la caída de lluvia
artificialmente, desde los años 50 del siglo pasado. Se han
utilizado los tradicionales compuestos como el yoduro de plata,
el hielo seco (CO2), agua y sal (cloruro de sodio) y
comomedio para colocarlos en las nubes, el avión.

Los israelíes utilizando los productos tradicionales citados,
solamente variando la técnica de aplicación, han logrado éxitos
cuantificables y repetibles en zonas que presentan condiciones
favorables, para la lluvia artificial. La siembra estática, es un
método israelí, el cual se ha ido perfeccionando a través del
tiempo en Israel y en las naciones a las cuales ese país brinda
asistencia técnica.
Básicamente consiste éste método, en la estimulación de la
formación de gotitas de agua de mayor tamaño de las que
existen en las nubes, mediante la generación de cristales de
hielo en lugares y momentos oportunos, para de esa manera
desencadenar el proceso de lluvia. Mediante esa técnica, las
gotitas pequeñas unidas a los cristales de hielo agrandan su
tamaño, logrando vencer las fuerzas que las mantienen
suspendidas, y caen en la superficie terrestre en forma de
lluvia. No siempre en las nubes “Nimbostratus” (nubes de lluvia,
situadas a 950-1000 metros de altura) existen suficiente
cristales de hielo para desencadenar el proceso de lluvia, por
esa razón es importante la introducción del yoduro de plata en
la misma. Cada partícula del yoduro de plata puede servir de
núcleo de un cristal de hielo, con lo cual permite la iniciación ó
el aceleramiento de las lluvias. Los análisis efectuados al agua,
obtenida con la técnica de la lluvia artificial, demuestran que no
hay contaminación al agregarle el yoduro de plata.



La lluvia artificial en China.




En la China continental, la aplicación de la técnica para lograr
la lluvia artificial, ha tenido una gran repercusión. Las tres
cuartas partes del territorio chino se está beneficiando de ésta
tecnología. La novedad que presenta en territorio chino, es que
en vez de aviones para la aplicación del yoduro de plata, se
utilizan cohetes. Las plataformas de lanzamientos de los
cohetes, pueden ser fijas y movibles. La ciudad de Pekín por
ejemplo, tiene plataformas fijas, porque cada cierto tiempo
tienen que estimular la caída de lluvias, para limpiar la ciudad
del polvo que dejan las tormentas de arena, producidas en el
cercano desierto de Gobi y que afectan a toda la zona urbana
de la ciudad.
En estos momentos las autoridades chinas, tienen preparado
todo el equipo de lanzamiento de cohetes con el yoduro de
plata, para ser utilizados días antes de los juegos olímpicos y
de esa forma despejar el cielo de nubes “Nimbostratus” y evitar
las lluvias durante los juegos internacionales, programados
para Agosto del presente año del 2008.



Deficiencia del método.




La deficiencia de la técnica de la lluvia artificial está, en que si
no hay nubes “Nimbostratus” no se puede aplicar dicha
tecnología. Los israelíes utilizan aviones equipados con
diferentes equipos meteorológicos para determinar con
bastante exactitud, las nubes que reúnen las condiciones para
ser bombardeadas con el yoduro de plata. Las experiencias y
el éxito logrado en Israel, han estimulado a los científicos de
ese país, a organizar una compañía que ofrece sus servicios
en cualquier país del mundo.
Primeramente un pequeño grupo de expertos de la compañía
denominada EMS, se traslada al país interesado y en un
estudio que dura dos o tres semanas, determina las
condiciones climatológicas de la zona de interés. Después de
analizar y estudiar los resultados de esa investigación previa,
siendo estos positivos, se inicia entonces una serie de ensayos
los cuales tienen una duración de 2 años. Para realizar éste
ensayo la EMS envía dos investigadores, incluyendo una
avioneta de siembra de nubes y un avión laboratorio.
Terminados los ensayos y al mismo tiempo, comprobándose
las condiciones favorables para la aplicación de la técnica, se
inicia un período de adiestramiento de técnicos nacionales. Los
investigadores israelíes visitarán el país en varias ocasiones,
en labor de supervisión y asesoramiento. La zona de la
aplicación de la lluvia artificial, podría tener un incremento de
20% a 25% en su pluviometría. Esto quiere significar, que una
zona como por ejemplo, La Herradura, La Canela, ó
Guayacanal que están situadas al noroeste de la ciudad de
Santiago, las cuales tienen una pluviometría anual de 900 a
950mms. podrían alcanzar con la aplicación de ésta tecnología,
de 1,125mms. a 1,188mms.. Es decir que una zona calificada
por los meteorólogos como semi-árida (900-950mms.) pasaría
a ser de pluviometría normal con 1,125mms. a 1,188mms. de
lluvia anuales.



Lluvia a voluntad del hombre.



La creación por parte del hombre, de nubes cargada de
humedad (nubes de lluvia), es lo que se requeriría para
completar la técnica de producir lluvia artificialmente.
Precisamente es lo que se está investigando en estos
momentos. La Universidad Hebrea de Ben- Gurión en Israel, la
Universidad Libre de Bruselas y la NASA de E. U., están
llevando a cabo una investigación la cual culminará el año
próximo (2009), la misma tiene que ver con la creación de zona
calurosa, llamadas “Islas de calor”. Esas “Islas de calor” en
zona de alta humedad relativa, evapora gran cantidad de agua,
la cual al subir a la atmósfera en forma de vapor de agua,
forma las denominadas nubes “Nimbostratus” o nubes de
lluvias. Estas se sitúan como señalamos anteriormente, a 900-
1,000 metros de altura, donde se procede a bombardearlas con
el yoduro de plata para iniciar y continuar el proceso de
producción de lluvia.
Los científicos al crear las “Islas de calor”, emularon lo que
ocurre en las grandes ciudades que están próximas al mar. El
asfalto de las vías de comunicación, los techos de concreto y la
disminución de las áreas verdes, hacen de las grandes
ciudades de un microclima muy caluroso. La proximidad al mar,
favorece a la elevación de la humedad relativa, lo cual con la
elevación de la temperatura, que en una ciudad como Santo
Domingo, puede elevarse 5 grados y 10 grados, por encima de
lo normal, produciendo la evaporación de esa alta humedad y
consecuentemente muchas nubes de lluvia. Esa es una de las
razones probables, de la alta pluviometría que registra la
ciudad de Santo Domingo.
El conocimiento de las “Islas de calor” de las ciudades y su
influencia en la formación de nubes “Nimbostratus” (siempre
que estén cercanas al mar ó a cuenca de ríos u otros
acuíferos), así como de la importancia de crear por medios
artificiales que resulten económicos, estas zonas calurosas,
existía en la mente de los científicos desde los años de 1950.
La dificultad de obtener un material de color negro que fuera
biodegradable, económico y fácil de manejar, retardó por mas
de medio siglo la investigación que se realiza actualmente en el
desierto de Negueb en Israel y que culminará el próximo año
del 2009. Después de decenas de años de investigación, se ha
obtenido en las pesquisas realizadas en Israel, un material que
reune las condiciones citadas y logra aumentar la temperatura
de 20 grados a 30 grados Celsius, por encima de lo normal.
Con ese material biodegradable, se preparan áreas de 2 km2,
6 km2 y 8 km2, buscando siempre la cercanía del mar ó de
alguna cuenca de río ó lago. Las nubes que se formarán con la
evaporación de la alta humedad relativa de ese ambiente,
podrán ser sometidas al bombardeo con yoduro de plata,
abarcando una zona de 100 kms. y 150 kms., del lugar de la
isla de calor, que podrán beneficiarse con las lluvias
artificiales.

Antes de finalizar estas ideas sobre la lluvia artificial, debo
recordar algunos descubrimientos que se relacionan con la
producción de la lluvia. Uno es, sobre las partículas
microscópicas que ascienden a la atmósfera desde la
superficie de la tierra, y que ayudan a la nuclearización del
vapor de agua, convirtiéndose en gotitas y posteriormente en
lluvia. Otro es sobre una investigación reciente, que nos
confirma que las tormentas eléctricas que regularmente se
producen en la superficie del sol, aunque llegan muy
minimizada al planeta tierra, favorecen la caída de torrenciales
aguaceros.

La zona mas seca del planeta, el desierto de Atacama en Chile,
podría mejorar su escasa pluviometría con la aplicación de ésta
tecnología. Los científicos chilenos han ideado una forma de
obtener cierta cantidad de agua a partir de la niebla cargada de
humedad, que en algunas horas de la noche o del día, se
forman en esas áridas tierras. Creando islas de calor en la
cercanía del océano pacífico, en dirección hacia el desierto de
Atacama, podrían generar abundantes nubes de vapor de
agua, las cuales serían aprovechadas para producir lluvia
artificial en unos 100 kms a 150 kms de distancia.
El lugar mas húmedo de la tierra, ubicado en Lloró, Colombia,
también podría generar a través de las “Islas de calor”,
abundantes nubes “Ninbostratus” para incrementar aún más, la
alta pluviometría de esa región.

FUENTE



Sembrando nubes



Pero, ¿qué es exactamente sembrar una nube? Se trata de
una técnica que forma parte de lo que se conoce como
modificación o control climático y está basada en estrictos
principios de la física que permiten incrementar la cantidad de
lluvia en determinadas zonas del planeta y bajo ciertas
condiciones meteorológicas. Para sembrar las nubes, el equipo
de Bruintjes usó un avión Piper Cheyenne bimotor, en cuyas
alas se montaron 24 bengalas con sales higroscópicas, un
radar y una computadora con un software específico.

El proceso es así: el avión va hasta un grupo de nubes de
tormenta y, si estas son adecuadas, penetra en ellas por
debajo y enciende las bengalas, que rociarán la base de las
nubes con su contenido. En general, se usa una mezcla de
cloruros de sodio, magnesio y calcio. Las partículas de estas
sustancias son absorbidas por el vapor de agua de las nubes
hasta que las gotas se hacen lo suficientemente grandes y
pesadas como para caer en forma de lluvia. Todo el proceso se
controla desde tierra gracias al radar y la computadora.

El científico mexicano Vidal Salazar explicó a Clarín que "se
estudiaron en total 99 nubes en un radio de 200 kilómetros".

Lo curioso es que ni los propios investigadores pueden precisar
qué es lo que ocurre exactamente en las nubes sembradas.
Consultado por Clarín, Bruintjes dijo que "los resultados del
experimento en Coahuila son para entusiasmarse. Sin
embargo, no entendemos completamente el proceso.
Esperamos hacer nuevos estudios para probar alguna de las
hipótesis sobre cómo funciona la siembra".

De lo que sí están seguros los científicos es de que el esfuerzo
debe ser sostenido. Bruintjes afirma que "para ser capaz de
proporcionar datos cuantitativos acerca del incremento en las
lluvias, el programa debe llevarse a cabo durante por lo menos
tres o cuatro años".

Estas técnicas para producir lluvia no son nuevas. Algunas
datan de hace más de 50 años. Pero en todo ese tiempo su
aplicación fue exitosa en muy pocos casos.











Sequia, Bombardeo de Nubes,
Siembra de Nubes o Lluvia
Artificial: Conceptos, Mitos y
Realidades.

Un Tema Más Viejo que el Hilo Negro!!

¿Déficit hídrico en el norte de Chile? el norte es seco con 80 mm. de lluvia anual
promedio en la Serena, con o sin lluvia artificial continuará siendo seco!
En general, sobre zonas agrícolas no se requiere lluvia, lo que si se requiere es agua en
los ríos y canales durante la temporada de riego, y para que esto ocurra, es
necesario precipitaciones sólidas (nieve) en cordillera.
Durante las sequias de los últimos 20 años, 1995-1996, 1998-1999, 2007 y
recientemente 2010-2011, me ha correspondido responder innumerables consultas sobre
la utilización de la técnica denominada “sembrado de nubes”, “bombardeo de nubes” o
“lluvia artificial”, para palear:

1) el déficit hídrico o sequía, generado por la falta de precipitaciones ocurridas durante
la temporada invernal,
2) incrementar las precipitaciones en zonas que por climatología son secas, como La
Serena (80 mm) o Copiapó (12mm) y
3) aumentar el volumen de embalses para riego como la Paloma o Hidroeléctricos como
Rapel.

CONCEPTOS BASICOS DE FISICA DE NUBES:
La “siembra de nubes”, está orientada a actuar sobre la microfísica de la nube,
facilitando el proceso de formación de gotas en nubes cálidas o cristales de hielo en
nubes frías, y tratar que estos meteoros alcancen tamaños mayores en menos tiempo, y
con esto lograr velocidades de caída mayores que les permite precipitar (lluvia o
nevada).
Para que una gota de agua pueda ser calificada como gota de lluvia, tiene que tener una
velocidad de caída superior a 1 m/s lo que se logra con tamaños superiores a 1
milímetro. De lo contrario, la gota no precipita y se queda suspendida en la nube para
formar niebla, neblina o camanchaca.
Para formar una nube, primero se requiere vapor de agua, que como todo gas está
formado por moléculas y por lo tanto no precipita o en palabras simples, no tiene
velocidad de caída suficiente (no llueve).
El vapor de agua se concentra en las capas bajas de la atmosfera, principalmente sobre
los océanos o grandes cuerpos de agua. Para lograr formar una nube, la que está
constituida por pequeñas gotitas de agua (del orden 10 micrones), se requiere condensar
el vapor de agua y formar agua líquida. Al igual como ocurre en el parabrisas del auto
cuando se “empaña” por efecto del frío externo, para condensar el vapor de agua, la
atmósfera recurre al enfriamiento del aire húmedo mediante un ascenso forzado que
puede ser generado por un sistema frontal, un obstáculo físico como la cordillera o el
calentamiento del suelo durante el verano (tormentas), esto es posible debido a que la
temperatura del aire decrece con la altura a una razón media de 6,5°C por cada 1.000
metros.
La condensación se logra mediante un proceso denominado nucleación heterogénea, el
cual se realiza en presencia de pequeñas partículas denominadas núcleos de
condensación o CCN que tienen un tamaño de décimas de micrones (Figura 1),
partículas que permiten concentrar alrededor de ellas moléculas de agua
(higroscópica), dentro de estas partículas se encuentran los aerosoles naturales como la
sal comun o arcilla y los artificiales como es el yoduro de plata (IAg) o el hielo seco
(CO2) utilizados para el “sembrado de nubes”, mediante este proceso se logran formar
gotas de agua con diámetros de 1 micrón, las que son aún muy pequeñas para precipitar.
El diámetro óptimo de la gotita de agua, resulta del equilibrio entre el efecto curvatura
de las gotas (mayor evaporación que en una superficie plana) y las características
químicas del CCN o soluto (menor evaporación que agua pura), efectos que se
combinan en la Ecuación de Köhler.
Se requiere un segundo mecanismo para hacer crecer las gotas de agua en un orden de
magnitud, este es la difusión. Básicamente en este mecanismo las moléculas de vapor
agua migran desde zonas con mayor concentración (sobre-saturadas) a zonas con menos
moléculas (sub-saturadas). La difusión solo actúa alrededor de pequeñas partículas,
donde el efecto de curvatura de las gotas es importante. Con este mecanismo las
gotas pueden alcanzar un tamaño de 10 micrones, luego de alcanzar este tamaño el
mecanismo de difusión deja de ser eficiente.
Mediante la nucleación y difusión, se pueden forman gotas del orden de 20 micrones,
las que aún tienen velocidades pequeñas para precipitar y por tanto no generan lluvia,
solo niebla o llovizna.
En nubes frías, con temperaturas de aproximadamente entre -5°C y -20°C, y donde se
cuenta con agua en estado líquido, la presión de saturación del hielo es menor que la
del agua líquida, por lo que el crecimiento de los cristales de hielo se realiza a expensas
de la evaporación de las gotas de agua, en un proceso denominado deWegener-
Bergeron-Findeisen (WBF).
Para lograr formar gotas de lluvia con un tamaño del orden de los 2 milímetros que
tengan velocidades de caída de aproximadamente 1 m/s, se requiere agrupar
aproximadamente 1 millón de gotas en la nube, esto es posible mediante el mecanismo
denominado colisión y recolección, donde gotas más grandes y que tienen velocidades
mayores recolectan o “barren” las gotas más pequeñas creciendo a expensas de éstas
(Figura 1).
Dentro de la nube la distribución estadística del radio de las gotas de agua, sigue
aproximadamente la distribución de Marshall-Palmer.
Para que el mecanismo de colisión y recolección sea efectivo, se requieren nubes con
espesores superiores a 1.000 metros, de lo contrario, no se logra formar gotas de un
tamaño suficiente para precipitar. Es por esto, que no se produce lluvia en
los estratocúmulos costeros de todo el norte chileno y solo se alcanza la categoría de
niebla o camanchaca.
En lo expuesto anteriormente, aún hay preguntas en física de nubes sin respuestas, una
de ellas es ¿cómo se logra formar una población de gotas heterogénea, sin la cual el
mecanismo de recolección no es efectivo, a partir de una población homogénea?

TECNICAS UTILIZADAS EN EL BOMBARDEO DE NUBES:
La técnica más utilizada para el “sembrado de nubes” consiste en incorporar dentro de
la nube algún compuesto higroscópico como yoduro de plata (IAg) o hielo seco
(CO2). Lo que permite actuar sobre la microfísica de nubes, “acelerando” el crecimiento
de las pequeñas gotas de agua o cristales de hielo. Para que esto sea posible se requiere:
1) Vapor de agua, que no esta disponible en zonas secas, temporada seca (verano
en Chile) o sequias (cada 4 o 5 años), definitivamente no se puede hacer llover
en el desierto de Atacama!
2) Una nube (sistema frontal) de gran desarrollo vertical, la que muy
probablemente de todas formas precipitaría. Es por esto que en Chile cuando se
quieren mostrar éxitos de esta técnica se recurre a ejemplos de inicio de la
temporada de lluvias (mayo o junio).
3) Se requiere algún compuesto higroscópico o núcleo de condensación que ayude
en el crecimiento de las gotas de agua en la nube, usualmente:
a) Yoduro de Plata, el cual es caro y contaminante.
b) Hielo Seco (CO2) más económico, pero es un gas Efecto Invernadero que
todo el mundo esta tratando de reducir.

RESULTADOS:
En general, los resultados de la aplicación de la técnicas de “sembrado de nubes” son
discutibles, mientras que las empresas dedicadas al “sembrado de nubes” habla de
incrementos cercanos al 5% en la precipitación total e incluso llegan a mencionar
20%. Los pocos estudios existentes solo muestran valores de 0% a 3%, mientras los
más escépticos, dentro de los cuales yo me encuentro, pensamos que incluso puede
ocurrir una reducción en las precipitaciones totales, que de todas formas ocurrirían sin
mediar sembrado alguno.
El gran problema está en poder demostrar que efectivamente, un sembrado de nubes
genera un incremento en la lluvia de un sistema frontal, que de todas formas generaría
precipitaciones, ya que la técnica de terreno contempla “sembrar” nubes existentes que
están muy cerca de precipitar, las que son seleccionadas utilizando un radar
meteorológico, la técnica no se puede aplicar con cielos despejados!.
En un contexto meteorológico, lo anterior resulta difícil de explicar, ya que las lluvias
que afectan la zona central y norte de Chile, durante el invierno, son principalmente
sistemas de mal tiempo que abarcan grandes extensiones territoriales y superan
largamente los miles de kilómetros, pensar que la incorporación de algunas toneladas de
sales pueda modificar uno de estos sistemas resulta muy difícil de creer y demostrar en
contexto físico.
Para colocar lo anterior en números, permítame asumir el caso más favorable de una
ganancia de un 5% en las precipitaciones, en el caso de las cuencas chilenas más
beneficiadas con el “sembrado de nubes” se tendría que esperar durante un:

Año Normal.
Copiapó Llueve 12 mm +5% significaría un incremento <1 mm al año.
Serena Llueve 80 mm, +5% significaría un incremento 4 mm al año.
San Felipe Llueve 235 mm, +5% significaría un incremento 12 mm al año.
Santiago Llueve 310 mm, +5% significaría un incremento 15 mm al año.
Curicó Llueve 780 mm, +5% significaría un incremento 25 mm al año.

Año Seco: (ejemplo durante la sequía de 1998)
Copiapó Llovió 4 mm, +5% significaría un incremento <1 mm en el año.
Serena Llovió 20 mm, +5% significaría un incremento 1 mm en el año.
San Felipe Llovió 40 mm, +5% significaría un incremento 2 mm en el año.
Santiago Llovió 90 mm, +5% significaría un incremento 4 mm en el año.
Curicó Llovió 170 mm, +5% significaría un incremento 10 mm en el año.

De los ejemplos anteriores se desprende que:
1) Durante años normales, sólo se lograría un incremento en las precipitaciones de
entre 1 y 25 mm, ninguno de estos casos se puede calificar de temporal o lluvia
significativa, una lluvia débil en la zona central supera los 25mm en tan solo un
día.
2) Ni siquiera durante años normales, el “bombardeo de nubes” permite asegurar
una precipitación suficiente para modificar el déficit climatológico en las
cuencas desde Curicó al Norte.
3) Durante años secos, los beneficios serían mínimos, tan solo unos milímetros
anuales, el equivalente a una niebla o llovizna.
4) La aplicación de la técnica no cambiará la hidrología de la cuenca beneficiada,
un año seco continuará siendo seco antes y después de aplicar la técnica.
5) No se puede aplicar la técnica en años lluviosos con una lluvia anual sobre
700mm en Santiago, y donde 35 mm de lluvia extra pueden hacer la diferencia
entre una inundación o no.
6) La aplicación de la técnica durante los meses de primavera u otoño puede tener
un fuerte impacto en la actividad agrícola como la fruticultura, ya que incluso
precipitaciones de 1mm obligarían a la aplicación de productos como
plaguicidas, incrementando los costos y disminuyendo la calidad de la
producción.
7) Claramente hablar de “lluvia artificial” es una exageración, en el mejor de los
casos correspondería a una “llovizna artificial”.

Efectos Colaterales:
1) Indudablemente su alto costo, el bombardeo de nubes es una técnica
que requiere instalaciones (radar), insumos (sales) y horas de vuelo costosas.
2) La oportunidad de las precipitaciones. Esta es una técnica que de ser efectiva no
se puede aplicar cuando se requiere el agua que es durante la temporada de
riego, simplemente porque no hay nubes de lluvia.
3) La Técnica no se puede aplicar en invierno de años secos, porque son escasas
o no ocurren nubes adecuadas.
4) La técnica no se puede aplicar en el litoral del norte chico y grande de Chile, ya
que dominan nubes de bajo espesor vertical como son los estratocúmulos
costeros que son muy delgados para generar gotas de lluvia.
5) En la zona central y norte de Chile, la técnica solo se puede aplicar durante la
aproximación de un sistema frontal o pre-frontal, generando la duda si la lluvia
fue generada por la técnica o simplemente tenía que llover.
6) El Bombardeo de Nubes, tiene efectos ambientales negativos al requerir
productos que son contaminantes para el medioambiente (sales o CO2).
7) Eventual problema legal, de ser correcto lo que afirman las empresas dedicadas
al bombardeo de nubes, que logran un 20% o más de sobre precipitación. Queda
claro que de aplicarse la técnica de manera incorrecta, por ejemplo durante la
llegada de un sistema frontal en Mayo o Junio, como ocurrió durante el invierno
de 2002, con 200 mm de lluvia acumulada en Santiago. Un 20 % extra puede
hacer la diferencia entre una crecida y una gran crecida en el Río Mapocho,
generando daños a la infraestructura publica y privada, en este caso ¿quién será
el responsable? ¿Se requerirán seguros por daños a terceros?
















Los 5 mitos y verdades del
bombardeo de nubes aplicado
en los cielos de la región
El sistema despierta dudas sobre su efectividad y
seguridad en la ciudadanía, que meteorólogos
aclaran
ARTÍCULO | 19 JUNIO 2012 - 11:51PM

La semana pasada se inició en la región el bombardeo de
nubes que durará 3 años y tendrá un costo anual de $450
millones de pesos. Este proceso buscará incrementar entre
un 10 y un 15 por ciento la cantidad de lluvias caídas en la
zona, donde se realiza a través de dos aviones Piper Navajo
provistos de cohetes que expulsan a la nube una mezcla de
yoduro de plata, yoduro de amoniaco, agua destilada y
acetona. En el programa participa un equipo de
profesionales de la empresa meteorológica Hidromet y la
compañía aeronáutica Lassa, bajo la coordinación general
de RG Aircraft Ltda. Ante dudas surgidas en la comunidad,
los especialistas salen a aclarar el cómo se lleva a cabo y sus
reales efectos.
MITOS
CUALQUIER TIPO DE NUBES ES BOMBARDEABLE
El 12 de junio se realizó en Limarí el primer bombardeo. El
fin de semana, se presentó un frente que permitió 3 vuelos.
Muchas personas se preguntan por qué no llovió más si se
llevó a cabo el procedimiento, pero hay que aclarar que no
todas las nubes son estimulables y que el bombardeo no
genera lluvias, las aumenta.
SU EFECTIVIDAD NO ESTÁ COMPROBADA
Diversas personas han sido críticas en señalar que el costo
de esta iniciativa es muy elevado y que los logros que se han
obtenido en otras ocasiones no han sido óptimos. De hecho,
en nuestro país las primeras experiencias se desarrollaron
en la década del ’50 en las ciudades de Copiapó, Vallenar,
Ovalle, Valparaíso y Farellones.
EL YODURO DE PLATA GENERA PROBLEMAS DE
SALUD
Existe la tendencia a creer que el utilizar químicos como el
yoduro de plata, la acetona y el yoduro de amoniaco para
incrementar precipitaciones podría generar que, una vez
que el agua haya caído, éstos produzcan efectos en la salud
de las personas que están en contacto con las lluvias.
EL YODURO DE PLATA GENERA CONTAMINACIÓN
Hay quienes consideran también que el contacto de estos
productos con la flora y fauna de la cordillera, donde se
realiza el procedimiento, podría provocar daños en el medio
ambiente. Además, se piensa que se podría llevar a cabo en
la ciudad, pero aclaran que siempre se hace en los sectores
cordilleranos.
LA ESTIMULACIÓN GENERA CAMBIOS CLIMÁTICOS
Durante las últimas semanas, se han registrado días con
presencia de densas neblinas en algunos sectores de la
región. También calores que no se condicen con el mes de
otoño que se está viviendo, cambios climáticos que algunos
atribuyen al inicio de la estimulación artificial de nubes.

VERDADES
DEBE EXISTIR UN FRENTE DE MAL TIEMPO
ADECUADO
María Ester Baeza, gerente técnico de RG Aircraft, empresa
encargada del procedimiento en la zona, explica que no
todas las nubes tienen las condiciones para recibir el yoduro
de plata. “Éstas son las que contienen mayor cantidad de
temperatura de agua sobreenfriada. La isoterma tiene que
estar entre -2 y -18 grados bajo cero. Deben estar a un nivel
donde se pueda volar”, precisa.
EXPERIENCIA HABLA DE INCREMENTOS ENTRE 10 Y
20%
Especialistas explican que antes no hubo resultados debido
al rudimentario sistema y el poco conocimiento de las
nubes, pero según el Ministerio de Agricultura (MINAGRI)
hay experiencias en diversos países que avalan incrementos
entre un 10 y un 20% .“En Salamanca, el promedio de
lluvias en abril fue de 3 mm y el día de la estimulación
fueron 18 mm”, dice Baeza.
LAS CONCENTRACIONES DE QUÍMICOS SON MUY
BAJAS
Miguel Martínez, meteorólogo y gerente de Hidromet es
enfático en señalar que “ni siquiera me atrevería a decir que
el riesgo es bajo, es nulo. Se han hecho estudios en Estado
Unidos, que dicen que si el yoduro de plata tiene una
concentración por sobre 50 partes por millón podría ser
nociva. Con la siembra la máxima concentración que se ha
logrado captar es 0,1 parte por millón”.
ASEGURAN QUE SE TRATA DE UN PRODUCTO INOCUO
María Ester Baeza señala que “el yoduro de plata es inocuo,
Estados Unidos es uno de los países que más cuida su
ambiente y ellos tienen hace 50 años este programa
ininterrumpidamente”. Miguel Martínez agrega que “no hay
ningún efecto en el ambiente, de hecho el yoduro de plata es
un elemento bastante inerte e inofensivo, no es corrosivo,
no es tóxico, la concentración es muy baja”.
LOS EFECTOS VIENEN DESDE HACE AÑOS
Miguel Martínez asegura que las variaciones en el clima en
la zona vienen desde hace tiempo. “Generar cambios
climáticos a gran escala es imposible. El cambio que
estamos sufriendo ahora, del calentamiento global, es
debido a la acción masiva del hombre desde hace muchos
años. Lo único que hacemos es hacer más intensas las
lluvias, pero la intervención es mínima e inmediata”.