You are on page 1of 4

INTRODUCCIÓN

El aire es un recurso natural que, así como sucede con muchos otros, recibe el embate
de la contaminación generada por el hombre y también una aportación de la misma
naturaleza. Esto quiere decir que además del hombre, también la naturaleza contribuye a
que tengamos un aire con cierto nivel de contaminantes. Importante resulta aclarar que la
responsabilidad de los problemas actuales de contaminación atmosférica no está
equitativamente distribuida entre los referidos generadores ya que la concentración
poblacional en las ciudades es causa de múltiples problemas evidentes en este vital
elemento.

En el entorno de las ciudades y asentamientos humanos el aire atmosférico registra
aportes de sustancias generadas por las actividades predominantes. Así se tendrán
atmósferas cargadas de aromas, de colores, sabores totalmente vinculados con las
materias primas, procesos y productos manejados en un sitio particular. Hay elementos
que pueden estar presentes frente a los cuales los sentidos humanos no pueden ayudar a
su identificación. Ciertos elementos en el aire tienen una influencia nociva, en estos casos
su identidad, análisis y medición se vuelve un factor importante para la salud.

PARTICULAS
El término “partícula” abarca una amplia variedad de componentes sólidos y líquidos.
Hasta cierta cantidad las partículas son un componente natural de la atmósfera e incluyen
productos de procedencia variada: condensación de procesos naturales, de reacción de
trazas de gases, materiales resuspendidos, así como también numerosos elementos
biológicos. A todas ellas hay que sumar las introducidas por el hombre incluyendo polvo,
ceniza, metales pesados, diesel, gasolina parcial y totalmente quemada y un sinnúmero
de productos químicos que se producen como resultado de actividades como combustión,
incineración, transporte, construcción, industria, etc. La combustión es la principal
causante de la contaminación atmosférica. En menos de dos décadas los vehículos de
combustión interna se convirtieron en los principales emisores de contaminación y que
hoy es un problema crítico, pues no es sólo fruto de su funcionamiento, sino también de
su proliferación, de la calidad de combustible utilizado, del tipo y antigüedad de los autos.
Para efectos del análisis y medición de las partículas en el aire atmosférico se conocen
como partículas finas o, más frecuentemente, como material particulado (particulate
matter en inglés), de ahí que refiriéndose a las partículas menores a 10 micrómetros se
use la nomenclatura PM10 y para hacer alusión a las que son menores a 2.5 micrómetros
se use PM2.5.
Las partículas o material particulado, puede llegar a ser un elemento importante como
factor contaminante en la atmósfera de una ciudad, una zona o sitio, pueden estar
depositadas sobre el suelo aunque generalmente flotan en el aire. El hecho de flotar en el
aire se favorece principalmente debido a su tamaño ya que son muy pequeñas tanto que
para hablar de su medida se utiliza el término micrómetro o micra, unidad de longitud
equivalente a la millonésima parte de un metro. Estas dimensiones las hacen ser
sumamente ligeras, aspecto que se combina con su forma y con diversos factores de tipo
climático entre los cuales está la temperatura del ambiente y los vientos.
El aspecto del tamaño de las partículas es de sumo interés para entender su movilidad y
sus perjuicios a la salud. La clasificación en base al tamaño se ha dividido en dos grupos
principales: las grandes, o fracción gruesa, señaladas como PM10 cuyo tamaño está
entre los 2.5 -10 micrómetros; y las pequeñas, fracción fina, PM2.5 menores a los 2.5
micrómetros.

ORIGEN
Las partículas pueden tener un origen natural (como la polinización de plantas, procesos
geológicos e incendios forestales) y también antropogénico (que puede incluir desde la
quema de combustribles hasta la fertilización de campos agrícolas). Las partículas
pueden ser directament emitidas desde la fuente, las llmadas partículas primarias, o bien
formarse en la atmosfera cuando en eésta reaccionan algunas sustancias (oxidos de
nitrógeno, oxidos de azufre, amoniaco, compuestos orgánicos, etc), siendo consideradas
partículas secundarias.

CARACTERISTICAS
Fracción fina Fracción gruesa
Estado físico Gases Sólidos, gotas
Mecanismo de
formación
Reacción química,
nucleación, coagulación,
evaporación de niebla y
gotas en las que los gases se
han disuelto y reaccionado
Molienda, abrasión,
evaporación de aerosoles,
suspensión de polvos.
Composición
Iones sulfato, nitrato,
amonio, hidrógeno, carbón
elemental, compuestos
orgánicos; metales.
Polvos resuspendidos,
cenizas por la combustión
de carbón o aceites óxidos
metálicos (Si, Al, Ti, Fe),
carbonato de calcio, sal
polen, esporas, fragmentos
de plantas o animales y
residuos de llantas.
Solubilidad
Principalmente solubles e
higroscópicas
Principalmente insolubles y
no higroscópicas
Fuentes de emisión
Combustión de carbón,
aceite, gasolina, diesel,
Resuspensión de polvo
industrial y suelo de
madera; transformación
atmosférica de NOx, SO2 y
compuestos orgánicos
incluyendo especies
biogénicas; procesos a altas
temperaturas, etc.
caminos, fuentes biológicas,
construcción y demolición,
combustión de carbón y
aceite, brisa marina.
Período de vida
media
Días a semanas Minutos a horas
Distancia recorrida
Cientos a miles de
kilómetros
Menos de 10 kilómetros


EFECTOS
Un ser humano adulto inhala cada día 15 a 18 kg (11.000 a 14.000 L) de aire, absorbe
unos 2 L de agua y consume 1,5 kg de alimentos. De los 3 aportes externos, la
interrupción del aire, es la que más rápidamente imposibilita la continuación de la vida (5
min). A lo largo de la vida de una persona, unas 200 tn de aire, pueden haber pasado por
sus pulmones.
Ya en el interior del cuerpo, las partículas se adhieren a las paredes de las vías
respiratorias y algunas llegan a alojarse en el interior de las paredes de los pulmones.
Mientras mayor sea la penetración de las partículas en el aparato respiratorio, tanto en el
aspecto cuantitativo como cualitativo, los perjuicios serán mayores debido a que el
organismo carece de suficientes mecanismos de eliminación de estos contaminantes,
sobre todo cuando la permanencia en ambientes contaminados es constante. En base a
lo anterior, las enfermedades de tipo respiratorio se incrementan notablemente en la
población expuesta de manera persistente a la presencia de este factor contaminante.
Los efectos sobre la salud tanto a corto como a largo plazo se extienden por diferentes
afecciones ocasionando desde irritación de ojos y vías respiratorias, infecciones,
congestión nasal, sinusitis, alergias, resfrío, tos, ronquera, faringitis, amigdalitis, laringitis,
bronquitis, neumonía, asma, bronquiectasias, silicosis, asbestosis y hasta cáncer
pulmonar, dolencias cardiovasculares y muertes prematuras entre otras.

REGULACION
Desde 1971, la Agencia para la Protección Ambiental de Estados Unidos (USEPA, por
sus siglas en inglés) ha establecido Normas Nacionales de Calidad del Aire Ambiente
(NAAQS, por sus siglas en inglés) para definir concentraciones diarias y anuales
promedio de partículas en la atmósfera. Desde 1997, dos tamaños de partículas se han
regulado para proteger a la salud: PM 10 y PM 2.5. Las agencias respectivas han
establecido normas en la forma de promedios anuales y diarios. Así, la EPA tiene una
norma que se cumple cuando el promedio de las concentraciones medias de 3 años
consecutivos (medidas en estaciones fijas de monitoreo atmosférico) no rebasan el límite
establecido. De igual manera, para el límite de 24 horas se utiliza el promedio de 3 años
de cada estación de monitoreo, con un intervalo de confianza de 98 a 99%, el cual no
debe rebasar el límite preestablecido.
En México, la Secretaría de Salud (SSA) es la dependencia encargada del
establecimiento de normas para la calidad del aire. En el caso de las partículas, dicha
Secretaría emitió la Norma Oficial Mexicana NOM-025-SSA1-1993 que establece los
límites máximos permisibles para PM 10 , como medida de protección a la salud. Esta
norma establece, de manera similar a la norma nacional de los Estados Unidos de
América, una concentración promedio de 24 horas de 150 µg/m 3 y que puede excederse
como máximo una vez cada año calendario. Asimismo, se estableció una concentración
de 50 µg/m 3 como promedio anual máximo.
País PM10 µg/m3 PM2.5 µg/m3
Australia 50 25
China 150 75
Unión Europea 50
Japón 150 35
Estados Unidos 150 35
México 120 65