You are on page 1of 18

-En Defensa De LA VERDAD

-

¿Cuándo es el día de Shabbat?
¿Se ha perdido realmente el cómputo del Tiempo?
Parte III

El séptimo día del Elohim de los hebreos, siempre ha sido puesto en debate. En los
últimos años está creciendo un movimiento nuevo que intenta destruir lo que por
cientos de años fue defendido, incluso hasta la muerte. En varios temas he hablado
sobre el séptimo día de IHVH, el Shabbat.
Aquí, una vez más, presento defensa a favor del Shabbat semanal y continuo, desde
los días de la Creación de Elohim.
Desde el día del nacimiento de Yeshùa hasta el día de hoy, el calendario romano por el
cual nos regimos ha atravesado una serie de cambios. Aunque ningún cambio está
registrado en la forma de contar el tiempo dentro del pueblo judío.

A pesar de todos estos cambios en el calendario-¿Se ha perdido realmente el
cómputo del tiempo? ¿Es posible saberlo?
¡Si, usted puede estar seguro! -- puede comprobar cuál día de la semana es ahora el
mismo séptimo día en el que IHVH descansó, el día que Él bendijo y apartó al efectuar
la creación.

¡He aquí la verdad evidente -- siete particulares pruebas — cada una conclusiva e
irrefutable!

¡Si, ahora podemos estar seguros!

ADMITIMOS que la Biblia dice que el séptimo día es el SHABBAT de IHVH nuestro
Elohim.

Admitimos también que al efectuar la creación, Elohim santificó el período de tiempo
que abarca el séptimo día y que nos manda a observarlo; santificándolo.

Las interrogantes:

1
-En Defensa De LA VERDAD-

¿Pero cómo podemos saber cuál es ahora el verdadero séptimo día que Elohim
bendijo y santificó en la creación?

- ¿Se ha perdido el cómputo del tiempo?

- ¿Ha sufrido cambios el calendario?

- ¿Es verdad que en una ocasión se le suprimieron diez días?

- ¿Afecta al cálculo del tiempo el hecho de ser redonda o plana o como sea
que este la tierra en que vivimos?

- ¿”Se gana o se pierde un día” cuando se viaja alrededor del mundo?

- ¿Y qué hay acerca del día largo de Josué? ¿No alteró éste el ciclo semanal?

- ¿Cómo podemos saber si el séptimo día de la semana fue designado
propiamente de acuerdo con el calendario hebreo?

Para todas estas preguntas tenemos contestaciones definidas y muchas maneras de
probarlas positivamente.

La Palabra de Elohim dice: "Examinadlo todo, retened lo bueno" 1 Tesalonicenses
5:21. Desterremos pues todo prejuicio.
Despojémonos de ideas preconcebidas o añejas opiniones.
Investiguemos hasta encontrar la verdad.

Alteraciones en el calendario

El calendario que está ahora en uso, el romano, sufrió cierto cambio en el pasado, pero
ese cambio no interrumpió el ciclo semanal.
Antes de ser modificado, se le llamaba calendario juliano, por haberse originado en los
días de Julio César, en el año 45 Antes de la Era Común. Y en vista de que la variación
a que nos referimos fue ordenada por el Papa Gregorio, desde entonces se le conoce
con el nombre de calendario gregoriano.

El calendario juliano era imperfecto — insertaba años bisiestos con demasiada
frecuencia.

Allá por el año 45 AEC, se suponía que el año constaba exactamente de 365 y ¼ días,
y para tomar en cuenta el cuarto de día extra cada año, aumentaban un día al mes de
febrero cada cuatro años. Pero más tarde se dieron cuenta de que el año era 12
minutos y 14 segundos más corto que los cálculos que tenían.

Consecuentemente, ya para el tiempo del Papa Gregorio, el calendario se había
alejado diez días de las estaciones, y como resultado de ello, el equinoccio de la
primavera caía el 11 de marzo, en lugar del 21 de dicho mes.

Para corregir esa irregularidad suprimieron diez días al calendario.
Pero sólo se restaron al número de días del mes, no al número de días de la

2
-En Defensa De LA VERDAD-
semana.

Cierto individuo llamado Lilio propuso, y fue aceptado, el método para hacer tal
supresión.

En la Enciclopedia Católica Vol. 9, Pág. 251, bajo el artículo "Lilio", en la
sección que explica este cambio, leemos:
"Y así, cada proposición imaginable fue presentada; sólo una idea no fue
mencionada jamás, a saber, el abandono de la semana de siete días".

En dicha Enciclopedia, Vol. III, Pág. 740 bajo el artículo "Cronología", dice lo
siguiente:
"Es notorio que en el período cristiano jamás ha sido interrumpido el orden de
días de la semana. Por lo tanto, cuando Gregorio XIII reformó el calendario en
1582, el jueves 4 de octubre fue seguido por el viernes l5 de octubre.

De manera que en Inglaterra, en 1752, el miércoles 2 de septiembre, fue
seguido por el jueves 14 de septiembre".

Puesto que los católicos cambiaron el calendario, la Enciclopedia Católica es la
mejor autoridad histórica que hay sobre esta cuestión y es prueba positiva.

Para que el lector pueda entenderlo claramente y ver cómo se hizo dicha modificación,
en seguida reproducimos el calendario efectivo.

El cambio se llevó a cabo en España, Portugal e Italia, en el año 1582.
Un día fue el 4, y el siguiente fue el 15 de octubre.
Sin embargo, el 4 fue jueves, y el día siguiente viernes.

Para hacerlo aun más claro, explicaremos que el 29 de septiembre en ese año,
fue un Sábado.
El 30 fue domingo. El 1 de octubre fue lunes, el 2 martes, el 3 miércoles, el 4
jueves y el siguiente día fue viernes, pero no 5, sino el 15, seguido del Sábado
16.
Realmente el Sábado 16 cayó sólo una semana (siete días) después del
Sábado anterior, o sea el 29 de septiembre.

siete días, siete ocasos desde un
Transcurrieron exactamente
Sábado hasta el siguiente.
La modificación en el calendario de ninguna manera cambió el Sábado, o la sucesión de
los días de la semana.
Las naciones británicas rehusaron cambiar el calendario cuando el Papa lo ordenó.

Siguieron con el antiguo calendario juliano hasta 1752.
Y aunque el
número de sus días en el mes era diferente, sus días
de la semana eran los mismos que en Roma.
Los que guardaban el Sábado en Inglaterra, guardaban el mismo día Sábado que era

3
-En Defensa De LA VERDAD-
así llamado en Roma.

Los que observaban domingo, observaban el mismo día, tanto en Roma donde
el calendario había sido alterado, como en Londres donde no había sido
cambiado.

Los países británicos modificaron el calendario en 1752. Ya para ese entonces era
necesario quitarle 11 días mensuales, sin afectar el orden de días en la semana.

Pero en Rusia no fue cambiado el calendario hasta hace muy poco.
Consecuentemente, en el año 1907, al día que nosotros llamamos 14 de agosto, los
rusos le llamaron 1 de agosto.
Aunque nuestros calendarios tenían una diferencia de 13 días, en ambos países
llamamos a ese mismo día, Sábado.

En ambos países el Sábado cayó en el mismo día de la semana. El calendario fue
cambiado en Rusia a partir de entonces, pero todavía su domingo es nuestro domingo
— y su Sábado nuestro Sábado.

Para referencia, vea el artículo "Cronología" antes citado, en la Enciclopedia
Católica.

Y así, vemos que el calendario que ha estado en vigor desde el año 45 Antes de la Era
C mucho antes de que Mashíaj naciera, prueba que nunca ha habido ningún cambio en
el ciclo semanal desde el tiempo de Yeshùa hasta ahora. El Sábado de hoy, es el
mismo séptimo día de la semana que era SHABBAT en el tiempo de Yeshùa Ha
Mashíaj. Por lo tanto, podemos estar seguros de que guardamos el mismo día santo
que Yeshùa guardó, dándonos ejemplo—el mismo día del cual dijo ser Amo.
Marcos 2:28 Así que el hijo de Adam es dueño también del Shabbat.

Ganando o perdiendo un día al dar la vuelta al mundo.

Consideremos ahora el argumento de "ganar o perder un día" al darle la vuelta al
mundo, según la dirección en la que viajemos.

- ¿Se ha detenido usted a pensar alguna vez cómo pudo Jonás hallarse en un
mar tempestuoso y ser tragado por el gran pez?

El Elohim de Israel, ordenó a Jonás que llevara a cabo una misión, pero Jonás no quiso
obedecer, y hallando una nave que partía para Tarsis se embarcó en ella con la
intención de escapar "de la presencia del Eterno". Lea Jonás 1:1-3.

- ¿No era insensato Jonás al pensar que huyendo de su casa en un barco podía
evadir el mandato de Elohim?

Hay muchos modernos Jonases en la actualidad. Ellos tratan de convencernos que
cierto mandamiento, proclamado por la propia voz de IHVH a toda su congregación, en
realidad no puede ser obedecido, si nos embarcamos y nos alejamos de nuestros
hogares, ya sea rumbo al este o al oeste.

Se trata del cuarto mandamiento que dice:

4
-En Defensa De LA VERDAD-
"Acuérdate del día de reposo para santificarlo... Mas el séptimo día es reposo
para IHVH tu Elohim". Éxodo 20:8-11

- ¿Complicó Elohim este mandamiento de tal manera que para obedecerlo es
necesaria la ayuda de un astrónomo?

Tal vez a algunos que no se detienen a pensar en profundidad les parece que uno
pierde un día si viaja hacia el oeste alrededor del mundo — o que gana un día si viaja
rumbo al oriente. Pero esa pérdida o ganancia es aparente, no real.

Calcule lo que sucedería si eso fuera verdad.

Imagine que dos hermanos gemelos le dan la vuelta al mundo y que uno toma
el rumbo oeste, mientras que el otro se va en dirección al este.
Si uno pierde realmente un día, cuando el otro lo gana, entonces después de
un viaje así, uno de ellos es dos días mayor que su hermano gemelo.
¡Si continuaran viajando con demasiada frecuencia, con el tiempo, uno
llegaría a tener suficientes años como para ser el padre de su propio hermano
gemelo!

Eso es ridículo, pero ilustra muy bien el asunto que nos ocupa.
Cuando una persona viaja, sus días no son de igual duración.

El individuo que viaja en avión de San Francisco a Nueva York, encuentra que ese
particular día es para él de 21 horas solamente; porque el Sol se pone en Nueva York
tres horas más temprano que en San Francisco, y por lo tanto hay tres horas de
diferencia en tiempo entre estas dos ciudades.

Si dicho individuo regresa también por avión, encuentra que su día en el viaje de
regreso es calculado como de 27 horas.
Si él sale de San Francisco a las 5 de la mañana, llega a Nueva York exactamente doce
horas más tarde, su reloj marcará las 5 de la tarde, pero todos los relojes en Nueva
York registrarán las 8 de la noche.

Para ajustar su tiempo con el de los neoyorquinos, él tendrá que adelantar su reloj tres
horas.
Si continuara viajando alrededor de la tierra, tendría que seguir cambiando su reloj, y
a su regreso a San Francisco, encontraría que le había aumentado 24 horas, por
supuesto al reloj únicamente.

¿Pero aumentó realmente un día a su vida? ¡Claro que No!

El único cambio que se efectúa es en la manera de contar el tiempo, según el hombre.
Este es sólo un argumento engañoso, usado por algunos para confundir a las masas y
para auto justificar su desobediencia a los mandamientos de Elohim.

¡PECADO es la trasgresión de la ley (1 Juan 3:4) y la paga del pecado es la MUERTE!
(Romanos 6:23).

- ¿Qué es un día?

5
-En Defensa De LA VERDAD-
La correcta definición bíblica de un "día" no es el período de 24 horas que marcan los
relojes de hechura humana, sino ese período de tiempo que hay entre un ocaso y otro.

Un día no se mide por la rotación de la tierra (o del sol, como otros calculan), pero sí
nuestro andar sobre ella.
El Sábado debe ser observado "de tarde a tarde" (Levítico 23:32).
Un día termina, y otro comienza, cuando el Sol se pone (vea Marcos 1:32; Lucas
4:40, etc).

Consulte también cualquier Enciclopedia.

La historia demuestra que hasta unos cuantos siglos después de Yeshúa, siempre
existió la costumbre de empezar y terminar los días a la puesta del Sol.

Si vivimos en una tierra redonda o una tierra plana, el tiempo se mide igual.

De momento, sabemos que los días se miden por la rotación de la Tierra sobre su eje,
en relación con el Sol aunque esta teoría solo es una teoría ya que según parece las
dichas evidencias solo son montaje de imagen. Pero este debate no es el asunto que
nos importa en este contexto. Según la Biblia, nosotros VEMOS que el sol sale y se
pone, por lo tanto lo que vemos, nos marca la diferencia en la línea temporal y así
contamos los días de un ocaso al otro. No importa si el sol se mueve alrededor de la
bóveda celestial en círculo o si la tierra rota sobre su eje. El tiempo como el
movimiento de la luna como del sol siguen su patrón con fidelidad.

Puesto que el día (según los valores de la Biblia) empieza y termina a la puesta del Sol,
nosotros empezamos la observancia del Shabbat a la hora en que el Sol se pone en el
lugar en que nos hallemos.
Levítico 23:3 "El trabajo será hecho en seis días; pero el séptimo día es
Shabbat de descanso completo, una convocación Kadosh; no harán ningún
tipo de trabajo; es un Shabbat para IHVH, aún en todo lugar de
su habitación.
Por ejemplo, el Sol declina 3 horas más temprano en Nueva York que en California,
EE.UU., y en consecuencia, los neoyorquinos observantes del Shabbat, principian a
santificarlo 3 horas antes que los californianos.

En Londres el Shabbat empieza ocho horas más temprano que en la costa del Océano
Pacífico de los Estados Unidos, y quienes lo observan, lo hacen según las instrucciones
de Elohim, de puesta de sol a la puesta de sol por donde cada uno se encuentra.

La contestación a todo esto es:

Guardamos el día cuando el día llega a nosotros.
Jerusalén es el centro principal de operaciones de IHVH en la tierra. Allí fue donde
Yeshúa guardó el Shabbat, ¡y sabemos que Él guardó el día correcto! Según la
historia, no hay prueba de alguna alteración en el orden semanal de los días así que el
Shabbat hoy, no es diferente del Shabbat del los días del Redentor

6
-En Defensa De LA VERDAD-
Algunas autoridades creen que Elohim guió a los hombres cuando establecieron la
"línea internacional de demarcación" (donde en virtud de que la tierra es redonda y
gira sobre su eje, un día debe ser sustraído o agregado en la computación) en medio
del Océano Pacífico, donde no afecta virtualmente a nadie, y casi exactamente
OPUESTA a Jerusalén.

De la manera que se calcula ahora el tiempo, los observantes del Shabbat, guardan el
mismo día en todo el mundo, cuando éste llega a ellos, el cual es y siempre ha sido
el séptimo día de la semana en Jerusalén, el Shabbat. La diferencia que marca una
línea de separación entre el Shabbat hebreo y el Sábado Gregoriano es que en el inicio
que calculan las horas dentro de un día y por otra parte que él mientras para los
hebreos el Shabbat está en el séptimo día, para los Gregorianos (todo el mundo) el
Sábado ocupa la posición del sexto día dentro de su calendario. Sin más contar el
valor o el significado que marca otras diferencias entre esos dos días.

Pero por la simple razón de que la Biblia nos manda comenzar nuestro Shabbat a la
puesta del Sol, y el Sol no se pone a la misma hora en todas partes, las horas santas
del Shabbat empiezan, en China, varias horas antes que en Jerusalén — y en Estados
Unidos varias horas más tarde que en Jerusalén.
Pero, empezando en el centro del Pacífico, la mitad del trayecto alrededor del mundo
desde Jerusalén, todos en cada rincón de la tierra guardan el mismo día conforme éste
llega a ellos, el mismo día que es observado en Jerusalén. Recordemos que el Shabbat
llega a nosotros cuando el sol se pone.

Los observantes del domingo no tienen ninguna dificultad en calcular cuándo llega el
domingo a ellos, no importa la parte del mundo en que se encuentren. ¡No podemos
huir de esta verdad embarcándonos en un navío! Sea donde uno este, la semana tiene
la misma unidad de tiempo.
Aun así, hay una diferencia que antes mencionamos. A pesar de que el tiempo no ha
sufrido alteraciones, ni la semana ha cambiado de orden, los nombre de los días
marcan cierta separación entre el calendario hebreo y el calendario imperial romano
Gregoriano.

El día largo de Josué

Hay todavía un otro argumento. La narración sobre el día largo de Josué, cuando el Sol
se detuvo por "casi un día entero", es mal interpretada por muchos en sus esfuerzos
por demostrar que el domingo es el séptimo día de la semana, (según la fe cristiana)

El relato bíblico acerca de ese singular día se encuentra en Josué 10:12-14.
"Entonces Josué habló al Eterno... y dijo en presencia de los Israelitas: Sol,
detente en Gabaón; y tú luna, en el Valle de Ajalón. Y el sol se detuvo y la luna
se paró... y no se apresuró a ponerse casi un día entero".

Basado en el pasaje anterior alguien formuló un argumento un tanto ingenioso
ilustrándolo con su respectivo diagrama intentando así demostrar que el domingo de
hoy es realmente la continuación del séptimo día de la creación. La esencia del
argumento es como sigue:

"Josué indicó que la posición en que él colocó al Sol y la Luna cuando expidió
su orden, fue a sólo unos minutos de entrar éstos en conjunción. Por lo tanto,

7
-En Defensa De LA VERDAD-
esa semana tuvo un período de 24 horas sin las correspondientes salidas y
puestas de Sol... El Profesor Totten ha demostrado claramente que la
conjunción debió haber ocurrido el martes a las 11 y 13 minutos de la
mañana... Aparentemente esa particular semana, de un Shabbat al otro, vio
sólo seis amaneceres y seis ocasos, aunque sí contuvo los siete períodos
nominales de veinticuatro horas... contando de acuerdo con los períodos de
veinticuatro horas, se ve que el Shabbat es el séptimo día.
Sin embargo, si numeramos los días conforme a las puestas de Sol, entonces
está claro que el domingo se convierte en el día séptimo de la creación".

Con seguridad el lector QUE PIENSA puede darse cuenta en qué consiste el error de
este argumento. En primer lugar, se afirma que: "de acuerdo con dicha
interpretación que se presenta, aparentemente esta particular semana vio
sólo seis amaneceres y seis ocasos".

Eso es cierto, y puede tener alguna lógica, pero no de acuerdo con la Palabra de
Elohim IHVH!

¿Dónde está el error?

Simplemente en que pasan por alto que IHVH dice: "De tarde a tarde guardaréis
vuestro reposo". Los días de la semana se cuentan de ocaso a ocaso, según la
medición de tiempo descrita en el primer capítulo de Génesis. Para indicar lo que es
cada día, se declara: “y fue la tarde y la mañana un día" — "y fue la tarde y la
mañana el día segundo", etc., etc. En ninguna parte dice la Palabra de Elohim que
las primeras 24 horas fueron el primer día, y que las siguientes 24 horas el segundo
¡IHVH no cuenta el tiempo con relojes de
día, etc.
hechura humana! El cuenta los días de acuerdo con la
puesta del Sol.
Ahora bien, en el producto de la imaginación humana, encontramos que el hombre que
lo diseñó llamó al día largo de Josué "dos días" — digamos: martes y miércoles.

¿Está en armonía con la Biblia dicha aseveración?
¿Llama la Biblia a ese día largo dos días?

Note que en Josué 10:14 al referirse a ese particular día, dice claramente: "ni antes
ni después de él". La Biblia lo llama un día. Pero para tergiversarlo y conformarlo a la
vasta y popular senda que siguen los observantes del domingo pagano, o de los
Shabbat lunares tienen que contarlo como dos días. Pero eso es contrario a las
Escrituras.

Por otra parte, este sutil argumento confunde al lector si numera los días de acuerdo
con períodos de 24 horas y luego de acuerdo con las puestas de Sol.

El autor del argumento usa períodos de 24 horas para hacer aparecer el viernes como
Sábado. (Según la semana Gregoriana)
El verdadero sexto día de la semana aparece como el séptimo, o sea el Shabbat.
Luego vuelve a numerar esos mismos días de acuerdo con las puestas de Sol, para
hacer que el domingo figure como el séptimo día.

8
-En Defensa De LA VERDAD-

Es muy ingenioso, ¡pero es una falacia! No podemos calcular el período de tiempo que
contienen los días con términos de 24 horas.

Elohim cuenta los días desde cada puesta de Sol.

El día largo de Josué contuvo aproximadamente 48 horas de un reloj de manufactura
humana, pero fue sólo un día; la Biblia lo llama un día, y específicamente dice que fue
diferente a otros días — "y no hubo día como aquel". No dice "días", sino "día".
El pronombre "el" es singular, ¡sólo un día! ¡Así lo dice Dios!

La semana de IHVH no está compuesta de siete períodos de 24 horas, sino de
siete días, contando desde cada atardecer o puesta de Sol.

Pero ahora, para comprobar todo el asunto, recordemos esto:
Para establecer cuál día es el verdadero Shabbat — el verdadero séptimo día de la
creación, que Elohim apartó como tiempo santo, basta con regresar al tiempo de
Yeshúa.

Porque si este argumento del día largo de Josué es cierto, entonces Yeshúa profanó el
Shabbat, cuyo período de tiempo Elohim santificó, y observó el sexto, no el verdadero
séptimo día. Y si nosotros acusamos a Yeshúa de tal profanación, le acusamos de
haber cometido pecado, porque el pecado es la trasgresión de la ley ¡Y nadie discutiría
que el punto de la ley correspondiente al Shabbat estaba abolido durante la vida de
Yeshúa!

¡Si El pecó, no tenemos esperanza!

Pero sabemos que Yeshúa conocía cuál era el día correcto.
El fue el Creador y Señor de ese día, se dice en Marcos:
Marcos 2:27-28 Y les dijo: "El Shabbat ha sido instituido para el hombre y no
el hombre para el Shabbat.
v.28 De suerte que el hijo de Adam también es señor del Shabbat."

El guardó el verdadero Shabbat, y el registro del calendario comprueba que el Shabbat
de hoy es exactamente el mismo séptimo día de Shabbat que Yeshúa observó.
¡Y si nos llamamos hijos de IHVH y parte del pueblo del verdadero Israel, ciertamente
debemos desear observar el mismo día que el Mashíaj observó!

¿Se perdió el cómputo del tiempo entre Adán y Moisés?

Adán había sido creado y tenía vida cuando llegó la puesta del Sol del sexto día de la
semana de la creación — cuando descansó Elohim de su obra.
Adán sabía cuál era el séptimo día. Yeshùa llamó a Abel "justo" (Mateo 23:35), de
manera que Abel guardaba el Shabbat.

Enoc" caminó con Elohim" — luego, Enoc guardaba el Shabbat, — y "desapareció"
menos de cien años antes de Noé.

Durante toda esa época, estos hombres sabían cuál era el séptimo día.

9
-En Defensa De LA VERDAD-
Adán vivió 243 años con Matusalén, hasta que Lamec llegó a tener 56 años de edad.
Ellos sabían cuál era el séptimo día. Matusalén vivió 600 años con Noé, y Lamec vivió
con Noé 595 años.

Seguramente aprendió Noé de ellos — y de otros — cuál era el mismo día séptimo. Y
Noé lo guardaba, porque Noé era un "pregonero de justicia" (2 Pedro 2:5) y la
Biblia dice: "todos tus mandamientos son justicia" (Salmo 19:172).
Sem fue justo también, y vivió hasta que Abraham llegó a tener 150 años de edad.
Noé murió aproximadamente dos años antes del nacimiento de Abraham.

Abraham guardó el Shabbat de IHVH (Génesis 18:19; 26:5). Así también lo
guardaron su hijo Isaac, su nieto Jacob y su bisnieto José — quienes todos fueron
observadores justos de los mandamientos

Salmo 119:172 Mis labios rebosarán en alabanza, porque tú me enseñas tus
leyes.
No, no se perdió el cómputo del tiempo desde la creación hasta la época de José.

Pero después de la muerte de José, los hijos de Israel (Jacob) vinieron a ser esclavos
en Egipto. "Entonces", se escribe, "pusieron sobre ellos comisarios de tributos
que los molestasen con sus cargas... Y los egipcios hicieron servir a los hijos
de Israel con dureza, y amargaron su vida con dura servidumbre..." (Éxodo
1:11,13-14).

Los egipcios no observaban el Shabbat. Ellos daban latigazos a los israelitas durante su
servidumbre como esclavos, lo mismo en los días de Shabbat que en los demás días.
Así que a aquellos israelitas, por unos 200 años — varias generaciones — no les fue
permitido observar el Shabbat.

No tenían un sacerdocio. No había servicios sabáticos o religiosos. Es probable que no
hubiera educación religiosa — al menos ninguna que se permitiera en forma
organizada.
Y no existía la Biblia — no había ningún registro escrito de la instrucción de IHVH o de
alguna Ley de Elohim.

La Biblia dice, "La palabra de Elohim permanece para siempre" (1 Pedro 1:25).
Si se hubiera escrito cualquier palabra inspirada de IHVH antes de Moisés, existiría
hoy.

Las primeras Escrituras fueron consignadas por Moisés, después que los israelitas
fueron rescatados de la esclavitud egipcia.
La generación de israelitas que Moisés guió en el éxodo de Egipto no tenía ninguna
educación o instrucción religiosa. Es probable que supieran muy poco del Shabbat.
Bien pudo haberse perdido el cómputo del tiempo — para ellos dado que para un
esclavo la noción de contar un tiempo semanal, es como si no existe. Pero, aun si tal
hubiese sido el caso, IHVH se lo reveló mediante milagros asombrosos.

IHVH reveló el Shabbat de la creación a Israel en los días de Moisés, Elohim reveló el
verdadero Shabbat de la creación a todos los hijos de Israel, mediante la lluvia del
maná del cielo. Los israelitas vivido en el Egipto por espacio de cuatrocientos 30 años
de cual unos 220 fueron bajo el poder de la esclavitud. Durante todo ese tiempo no se

10
-En Defensa De LA VERDAD-
les permitió celebrar ningún servicio o culto religioso.

Tampoco tenían la Biblia, ni Escrituras, ni ningún otro registro escrito que les revelara
los caminos o mandamientos de Elohim. Posiblemente ya para ese entonces ellos
habían perdido el cómputo del tiempo, y no sabían cuál día era el verdadero Shabbat,
el séptimo día.

En el desierto de Sin, dos semanas antes de llegar a Sinaí, murmuraron y se quejaron
por falta de alimentos.
Éxodo 16:4-13 IHVH les dijo: "He aquí yo os haré llover pan del cielo... para
que yo lo pruebe si andan en mi ley, o no".
Esto tiene relación con nuestra actitud de obediencia a la ley de IHVH, o viceversa.
Desobediencia es pecado. Y Moisés y Aarón dijeron al pueblo:

"En la tarde (a la puesta del Sol) sabréis que IHVH os ha sacado de la tierra de
Egipto, y a la mañana veréis la gloria de IHVH".
"Y dijo Moisés a Aarón: Di a toda la congregación de los hijos de Israel:
Acercaos a la presencia del Eterno... Y hablando Aarón a toda la congregación
de los hijos de Israel, miraron hacia el desierto, y he aquí la gloria del IHVH
apareció en la nube... Y venida la tarde, subieron codornices que cubrieron el
campamento; y por la mañana descendió rocío en derredor del campamento".

Note que ese día hubo una asamblea religiosa, y la gloria de Elohim apareció.
Las codornices no subieron sino hasta la puesta del Sol.

¿Por qué?
Porque aquel día había sido un día Shabbat. Al ponerse el Sol, cuando el Shabbat
terminó, las codornices vinieron; y el pueblo tuvo el privilegio de trabajar al recogerlas
para su sustento.

A la mañana siguiente, cayó el maná. Este era el primer día de la semana. Si
guardaban maná para el día siguiente, criaba gusanos y se corrompía (versículo 20).
En el sexto día (versículo 22), recogieron doble porción de comida. Y ese mismo
sexto día el Señor dijo: "Mañana es el santo día de reposo (Shabbat), el reposo
consagrado al Eterno" (versículo 23).
"Y ellos lo guardaron hasta la mañana... y no se agusanó, ni hedió" (versículo
24).
No obstante, en el séptimo día algunas de ellos quizás por la costumbre de no contar el
tiempo de los días, salieron a buscar el maná.
Eran como muchas personas de hoy en día, que no están seguras en lo que respecta
cuál día es el Shabbat, y les da igual guardar otro día cualquiera, o no guardar
ninguno. "Y aconteció que algunos del pueblo salieron en el séptimo día a
recoger, y no hallaron" (versículo 27). ¡En ese día IHVH no envió nada! Vemos
pues que mediante tres milagros, Elohim les enseño cuál día era el verdadero Shabbat
de la creación.

La cuenta del tiempo no pudo haberse confundido o perdido bajo el estricto régimen
mosaico que imperó entre ese entonces y el tiempo de Yeshúa.

11
-En Defensa De LA VERDAD-
Hemos demostrado que el día largo de Josué fue sólo un día, y no cambió la cuenta del
tiempo en ninguna manera.
De haberla cambiado, como ya explicamos, Yeshúa no habría guardado el día
correspondiente.
Y así llegamos al tiempo del Mashíaj, sabiendo que hasta ese entonces no se había
perdido el cómputo del tiempo.

La prueba de los judíos

Ahora bien, si estamos convencidos de que Yeshúa nos dio el verdadero ejemplo y que
El observó el auténtico día, no debemos tener más dificultades.

Note que el día que Yeshúa guardó conforme a su costumbre (Lucas 4:16), fue el
mismo día que todos los judíos guardaban entonces, porque era cuando ellos
celebraban sus servicios religiosos en la sinagoga (versículos 17 y 20).

Aproximadamente cuarenta y tres años después de Yeshúa, los judíos fueron
esparcidos por todas las naciones de la tierra. Desde entonces hasta ahora, han estado
separados, dispersos por todo el mundo.

Durante la Edad Media los judíos de China no tenían ningún modo de comunicarse con
los judíos de África; ni los judíos que se hallaban en Europa con los de otras partes del
mundo. Sin embargo, hoy en día, con los medios de comunicación que hay
hacia todos los ámbitos de la tierra, no encontramos que los judíos estén
confundidos sobre este particular día - Shabbat

Si el cómputo del tiempo se hubiese perdido, los judíos de una parte del mundo
observarían cierto día, mientras que los judíos de otros lugares guardarían diferente
día. Pero en todas partes — en cualquier nación sobre la tierra — encontramos que los
judíos han estado guardando el mismo idéntico día reconocido por todo el mundo como
Shabbat — el verdadero séptimo día.

El judío es el milagro de toda la historia — y el judío es otra prueba de que no hemos
perdido el Shabbat.
Pregunte a cualquier judío ortodoxo si ha perdido su Shabbat. Tal idea le parecería
absurda. ¡Ellos no tienen dudas sobre este particular!

La prueba de la Iglesia cristiana

¡He aquí otra línea de prueba!

Tenemos la historia de la verdadera congregación de Elohim siglo por siglo, desde
Yeshúa hasta la hora presente. Esta ha sido siempre una comunidad observante del
Shabbat.

Durante la Edad Media, tal como está profetizado en Apocalipsis 12:6, los creyentes
en Yeshúa observadores de la Tora, tuvieron que huir al desierto, fuera de la
jurisdicción del Imperio Romano, dominado entonces por la Iglesia Católica Romana.

En el año 363 Era Comun la Iglesia Romana expidió el Decreto del Concilio de
Laodicea, pronunciando la sentencia de muerte sobre cualquier persona que

12
-En Defensa De LA VERDAD-
cumpliese con el mandato de guardar el Sábado.

Muchos creyentes verdaderos fueron martirizados por guardar ese día. Si los hombres
estaban dispuestos hasta a dar sus vidas por santificar ese día y cumplir así con los
mandamientos de IHVH, no cree que ellos sabían en que creen y defienden?
¿Concibe usted que podía perder la cuenta del verdadero día santo?

Y continuando hasta los tiempos actuales, encontramos que en todas las generaciones
permanecieron congregaciones (dentro del cristianismo), grupos de creyentes que es
parte del pueblo de Israel, quien guardaron el día que nosotros llamamos Shabbat— el
mismo día que los judíos han venido observando ininterrumpidamente a través de los
años desde el tiempo de Yeshúa Ha Mashíaj hasta ahora.

La prueba de la razón
He aquí otro argumento de prueba.

¿Por qué y cómo podría haberse perdido el cómputo del tiempo?
Deténgase a pensar.
Supongamos que una persona se despierta un Sábado por la mañana pensando que es
viernes, y a causa de su equívoco espera hasta el domingo para guardar su Shabbat.

Tal vez eso pueda suceder, pero para que la cuenta del tiempo se perdiera, no
solamente un hombre, sino que todas las demás personas en su ciudad o pueblo —
toda persona en cada provincia, estado o país del mundo entero— toda persona en
cada nación sobre la tierra tendría que despertarse en la misma mañana con la idéntica
alucinación.
¿Cree usted que eso seria posible?
¡Pues usted tiene que admitir que cree semejante absurdo si piensa que el cómputo del
tiempo se ha perdido!

La astronomía lo prueba Finalmente tenemos la prueba científica de la astronomía.

A continuación transcribimos las declaraciones gubernamentales que oficialmente
se hicieron ante la Liga de las Naciones, conforme aparecieron publicadas el
17 de agosto de 1926, en un documento oficial de la Liga.

El gobierno de Finlandia presentó la siguiente observación de uno de sus astrónomos:

"La reforma (una reforma al calendario propuesta ante la Liga para su consideración)
interrumpiría la división de la semana que se ha seguido durante miles de
años, y que por lo tanto es ya sagrada costumbre inmemorial".

El gobierno de Francia presentó las siguientes declaraciones de dos de sus más
prominentes astrónomos:
"Un punto esencial es el de la continuidad de la semana... una continuidad que
ha pervivido a través de tantas centurias".
"La continuidad de la semana... es sin duda la institución científica más
remota que nos ha legado la antigüedad".

El profesor D. Eginitis, director del Observatorio de Atenas, y miembro del
Comité de la Liga de las Naciones, expuso:

13
-En Defensa De LA VERDAD-
"La continuidad de la semana... ha traspasado las centurias así como todos los
calendarios conocidos y aún permanece intacta".

Y así podríamos proseguir, pero basta con las pruebas ya expuestas. Hemos
presentado
la prueba de la historia, la prueba del calendario, la prueba de los judíos, la
prueba de los mártires de la verdadera congregación, la prueba de la razón y
la prueba de la ciencia y la astronomía.

Además podríamos agregar como prueba la historia de la Iglesia Católica Romana que
por siglos ha preservado intacto su domingo como el día que antecede al Shabbat, al
séptimo día que guardó Yeshúa y que observaron los primeros apóstoles. Veamos
cómo surgió el cambio del Shabbat, en la adoración en el Domingo como el séptimo día
Tengan en cuenta que para el pueblo hebreo domingo cristiano es considerado como el
primer día en la semana hebrea. Para los días del emperador Constantico, el primer día
de la semana ocupo el culto solar, culto que es reconocido en el día de Domingo.
El sacerdote católico de la actualidad está tan seguro de que su domingo es el primer
día de la semana, como lo está el judío respecto del Shabbat de Elohim.

En el siglo IV, el Imperio Romano estaba muy fragmentado y una inestabilidad política
lo marcaba, en un ambiente de drástica crisis interna. En 285 D.C., Aurelio Valério
Diocleciano, un general recién accendido al trono imperial, inicia la reorganización del
Imperio, dando origen al llamado "gobierno de los tetrarcas", o sea, el imperio fue
dividido en cuatro partes. La institución de la tetrarquía tuvo por objetivo resolver la
crisis existente en el siglo III y recuperar la fuerza del Imperio Romano. Uno de los
cuatro gobernantes se llamaba Constancio Cloro que, en 306 EC, fue sustituido por su
hijo Constantino, que probablemente tenía 18 años. Constantino tenía una fuerte
ambición: unificar todo el Imperio Romano bajo su autoridad única. Para ello,
necesitaba obtener el apoyo de la sociedad romana, fragmentada por diversas
religiones. Unificar todas las religiones en torno a su persona sería una estrategia eficaz
para controlar y manipular a las masas sociales, garantizándose, pues, la deseada
estabilidad política.
En 313 EC, Constantino expidió el Edicto de Milán, en el que el Imperio Romano sería
tolerante en relación con todos los credos religiosos, poniendo fin a las persecuciones
oficiales contra los que se mantenían observando la fe en Yeshúa de Judea.
Constantino era adorador del "dios Sol Invicto", y gran parte de los historiadores
aseveran que, en realidad, nunca se convirtió, y permaneció practicando la religión
pagana, sincretizándola con el nuevo nombre llamado “el Cristianismo”, según el titulo
bien conocido de mismo “dios” en cual ellos creían. Es lo que afirma la Wikipedia: "Pero
a pesar de su dicho bautismo, hay dudas si realmente se convirtió.
La Enciclopedia Católica afirma: 'Constantino ha favorecido de igual manera a ambos
cultos. Como sumo pontífice él veló por la adoración pagana y protegió sus derechos. Y
la Enciclopedia Hídria observa: 'Constantino nunca se convirtió a la nueva forma de
culto llamada cristiano. El día anterior al de su muerte, Constantino había hecho un
sacrificio a Zeus, y hasta el último día usó el título pagano de Sumo Pontífice.
Constantino era adorador del dios sol, el día de adoración pagana era el primer día de
la semana (domingo), Constantino sacramentó el Venerabilis die Solis (Venerable día
del Sol) en el 321 EC, oficializándose el domingo como día sagrado.
Es necesario que los magistrados y las personas reposen en las ciudades, y todos los
talleres estén cerrados, en el venerable día del sol... "Sobre el asunto, escribió el autor
cristiano Frank Viola:" En el 321 EC, Constantino decretó el domingo como día de

14
-En Defensa De LA VERDAD-
descanso - un feriado legal. Parece que la intención de Constantino era honrar al dios
Mitra, el Sol Invencible. Constantino describió el domingo como el día del sol.
Confirmando su afinidad con la adoración del sol, las excavaciones de San Pedro de
Roma descubrieron un mosaico del Mitra alias “cristo” como el Sol Invencible.
"(Cristianismo Pagano, 2005, página 50).
Hasta todo este tiempo los creyentes en Yeshúa mantuvieron la observancia del
Shabbat como el séptimo día.
En su deseo de unificar tanto el imperio como la división de los cultos, Constantino
quiso abolir el verdadero día kadosh y sustituirlo por el día en que varios pueblos
paganos adoraban al dios sol: el domingo.
Se recuerda que los babilonios dedicaban el primer día de la semana (domingo) al dios
Llamado (dios sol, el Señor del culto solar), mientras los asirios y los egipcios adoraban
el primer día de la semana (domingo) el dios Mayor - el Sol (dios Rá).

En el 325 EC, el Concilio de Nicea, presidido por Constantino, estableció universalmente
el primer día de la semana (domingo) como día sagrado, con el fin de introducir al
pueblo pagano dentro de esta nueva religión, el Catolicismo Romano, unificando todas
las religiones paganas del Imperio que adoraban al dios Sol el domingo.
También hay que tener en cuenta que después de la muerte d los discípulos de Yeshúa,
con los nuevos conversos, empezaron aparecer nuevas ideas que con el tiempo alcanzo
tal proporción que los valores de la Tora dejaron de tener una observancia pura.
Pronto, con la forma de traducir los textos del hebreo al latín, el nombre de Shabbat ha
sido confundido con el Sábado día que los romanos nombraron conforme a su dios
Saturno. Por esta misma razón, la mayoría de los antiguos textos hablan sobre el
“sábado” como si fuera el día sobre cual habla la Biblia hebrea. Pero nadie toma en
cuenta el hecho de que los hebreo no tienen nombres para sus días excepto `para el
Shabbat y de ninguna manera ellos aceptarían un día que lleven el sello de alguno de
los dioses romanos, Por otra parte, se ignora el hecho que el sábado ocupaba el día
numero seis en la semana romano Gregoriana (hasta la fecha) y no el séptimo como es
el Shabbat en la semana hebrea.
Una vez más se refiere Wikipedia: "El emperador Constantino ha provocado una
divergencia de opinión sobre la cuestión si debe ser el sábado o el domingo el día
observado como día de descanso. La divergencia no se aplica a los judíos, para quienes
el día de descanso (Shabbat) es incontestablemente, ni para los musulmanes cuyo día
sagrado (jumu'ah) es un viernes. "(véase: http://es.wikipedia.org/wiki/Domingo)

Como antes transcrito, los judíos siempre guardaron el Shabat, recordando que Yeshúa
y sus discípulos eran todos judíos, y los gentiles que reconocían a Yeshúa como el
Mashíaj pasaron a formar parte del mismo cuerpo.
En el texto anterior, está claro que hasta el año 325 EC los judíos (seguidores de
Yeshúa o no) todavía guardaban el Shabbat.
El ponente historiador T.H. Morer: "Los creyentes primitivos tenían gran veneración por
el Shabbat, y pasaban este día en devoción y en sermones. Y esto no puede ser puesto
en duda, porque ellos sacaron esa práctica de los propios Apóstoles, como se percibe
en varias Escrituras sobre tal asunto. "(Dialogues on the Lord's Day, London, 1701, p.
189).
En el mencionado Concilio de Nicea, presidido por el emperador Constantino, no
participaron los israelitas discípulos de Yeshúa, que fueron etiquetados de "apóstatas"
por el oficial Cristianismo gentílico (Catolicismo Romano). Incluso con el cambio del
shabat para el domingo, los discípulos de Yeshúa (judíos y gentiles) y los judíos se
rehusaron a profanar el Shabbat. Por tal razón, en 336 EC, el Catolicismo Romano

15
-En Defensa De LA VERDAD-
promovió el Concilio de Laodicea, que reafirmó la custodia del domingo y abominó la
observancia del Shabbat (Canon 29). No obstante, muchos judíos permanecieron
firmes en la Torá y en Yeshúa, no curvándose al mandamiento de la Iglesia Católica.
Escogieron obedecer al Eterno, guardando el Shabbat, en vez de someterse a la ley de
los hombres. Ante la resistencia de los judíos, comprendidos tanto los fieles a Yeshúa
como los que no lo reconocieron como Mashíaj, la Iglesia Católica Romana invirtió
todas sus fuerzas para intentar hacer olvidar que el Shabbat judío es el séptimo día.

- Flavius Gracianus Augustus, conocido como Graciano o Graciano el Joven para
diferenciarlo de su abuelo Graciano el Viejo, fue emperador de Occidente entre 375 y
383
- Valentiniano I o Flavio Valentiniano, también conocido como Valentiniano el
Grande, fue emperador del Imperio Romano de Occidente desde 364 hasta 375. Nació
en Cibalis, en Panonia, hijo de Graciano el Viejo.
- Flavio Teodosio, Teodosio I o también en el seno católico como Teodosio el Grande,
fue emperador de los romanos desde 19 de enero de 379, como Dominus Noster
Flavius Theodosius Augustus, hasta su muerte, deificado como Divus Theodosius

Gracianus, Valentiniano y Teodosio exigieron que se hagan negocios en sábado (386
DC), forzando al pueblo del ETERNO a caer en desobediencia ya que el sexto día
romano se considero en nombre como si fuera Shabbat para los judios ; El Papa
Inocencio decreta que todos los creyentes del imperio deberían guardar y ayunar el
domingo (416 E.C.).
En el Concilio de Orleans, promovido por la Iglesia Católica, el domingo se refuerza
cono séptimo día del nuevo culto cristiano (538 E.C.);
Así, siendo el primer día de la semana que tanto para los judíos como para los
romanos era el domingo, se volvió a ser considerada como el séptimo, pasando de esta
manera el Shabbat a ser confundido con el Sábado sexto día romano, día dedicado a su
dios Saturno.
En el año 590 EC. el Papa Gregorio califica de “Anticristo” al que enseñara la
observancia del Shabbat.
En el año 590 E.C se inauguró un período de apostasía aún mayor.
El Papa Gregorio I, llamado "el Grande", declaró que el Imperio Romano era santo y
desencadenó severa persecución a los seguidores de Yeshúa, a los judíos ya las
comunidades gentiles creyentes que guardaban el Shabbat. Sería llamado "anticristo"
quien observara el Shabbat, mereciendo castigo, pudiendo llegar hasta la pena de
muerte. Se extendió fuertemente la persecución, y la Inquisición sólo tuvo fin en 1850
E.C, o sea, después de 1260 años.
Este resumen es suficiente para demostrar que la alteración del Shabbat en el Sábado
hasta considerarse el domingo como el séptimo día, tiene raíces malignas, cumpliendo
la profecía de Dani'el acerca del AntiMashiaj cuya obra inicio desde los días de los
discípulos: "Y proferirá palabras contra el Altísimo, y destruirá los kadoshin del
Altísimo, y cambiará los tiempos [el Shabbat y demás fiestas bíblicas] y la Ley [la
Torá]; y ellos serán entregados en su mano, por un tiempo, y tiempos, y la mitad de
un tiempo. "(Dani'el 7:25).

"Ellos [los católicos] alegan que el Shabbat fue transferido al domingo, el día del Señor
(diez domini), lo que es contrario al decálogo, ... no hay ningún ejemplo mayor de
prepotencia que ese cambio del día de descanso. Con eso, ellos dicen que grande es el
poder y la autoridad de la Iglesia [Católica Romana], pues ella depuso una de las diez
palabras de la Alianza. "(Confesión de Augsburgo, artículo 28, párrafo 9).

16
-En Defensa De LA VERDAD-
En el caso de la Iglesia Católica Romana no puede cambiar ninguno de los preceptos
hebreos ya que los días palabras de la Alianza fueron escritas por el Elohim de Israel a
favor del pueblo hebreo.

"Pregunta: ¿Tienes algún medio de probar que la Iglesia tiene poder para instituir
fiestas por precepto [humano]?
Respuesta: Si ella no tuviera ese poder, no podría haber hecho lo que todos los
modernos religiosos concuerdan con ella; no pudo haber sustituido la observancia del
sábado, séptimo día de la semana, para la observancia del domingo, el primer día de la
semana, un cambio a la que no hay autoridad en las Escrituras. "(La Doctrinal
Catechism, Stephen Keenan, 3ª edición, 174).

"Si los protestantes siguieran la Biblia, adorar a Elohím en el día de Shabbat. Al
guardar el domingo, están siguiendo una ley de la Iglesia Católica. "(Albert Smith,
canciller de la arqueología de Baltimore, en una carta firmada el 10 de febrero de
1920).

El mismo protestantismo es fiel a la Iglesia Católica al guardar el domingo.
Se citarán, a título meramente ilustrativo, declaraciones de líderes protestantes que
descubrieron la verdad, aunque muchos prefieren quedarse en el error.

Dice la Anglicana/Episcopal: "Hemos cambiado el séptimo día para el primer día, el
shabat para el domingo, en razón de la autoridad de la santa Iglesia Católica." (Obispo
Seymour, Why We Keep Sunday?).

CONGREGACIONAL: "... el shabat cristiano [domingo] no está en las Escrituras, y no
era llamado shabat por la Iglesia primitiva." (Timothy Dwight, Theology: Explained and
Defended, 1823, Ser. 107, vol. 3, página 258) .

LUTERANA: "El día del domingo, al igual que las otras fiestas, siempre ha sido una
ordenanza humana, y está fuera de las intenciones de los apóstoles de establecer una
ordenanza divina a ese respecto, lejos de ellos [de los apóstoles], y también lejos de la
primitiva apostólica Iglesia para transferir las leyes del shabat para el domingo. "(Dr.
Augustus Neander, la historia de la cristiana y la iglesia, Henry John Rose, 1843, pág.
186).
Etc.

- ¿Apartaría Elohim cierto día, poniendo su bendición en él (Génesis 2:1-3),
santificándolo y ordenando que fuese guardado y santificado eternamente, para luego
permitir que la cuenta de ese tiempo santo se perdiera de tal modo que no pudiéramos
saber cuándo observarlo?

¿Se ha perdido el cómputo del tiempo? ¡Si se ha perdido, usted y yo somos almas
perdidas también, porque es pecado profanar el Shabbat de IHVH! Ese es el
cuarto punto de la Alianza.

"El pecado es infracción de la Toráh" (1 Juan 3:4), y si infringimos uno de sus
puntos — cualquiera — somos pecadores culpables (Santiago 2:8-11).
Las últimas palabras de Yeshúa que registra la Escritura dicen: "Bienaventurados los
que guardan sus mandamientos, para que tengan derecho de llegar al árbol de
la vida'' (Apocalipsis 22:14).

Espero que la retrospectiva de nuestra historia los motivo para investigar, para conocer mejor la

17
-En Defensa De LA VERDAD-
importancia del Shabbat viendo la ferocidad con cual el enemigo se esfuerza en todas las
generaciones hacer que caiga en el olvido el único dia que desde hace unos 6000 años abarca
una bendición especial.
Decida observar el Shabbat como un dia sagrado para que pueda entrar en Alianza con el
Creador recibiendo de sus bendiciones.
Shalom

Judas 3 (DHH 1996) Queridos hermanos, he sentido grandes deseos de
escribirles acerca de la salvación que tanto ustedes como yo tenemos; pero
ahora me veo en la necesidad de hacerlo para rogarles que luchen por la fe
que una vez fue entregada al pueblo santo.

Deseo que Yeshúa Ha Mashíaj nuestro Elohim y Redentor los guíe para crecer en todo
entendimiento.

No olviden enviarme sus conclusiones o comentarios a favor o en contra, entrando en
la pagina de Facebook mas abajo indicado. Gracias!!!.
https://www.facebook.com/daniel.udroaica

Pueden leer mas temas en la siguiente dirección:

http://es.scribd.com/dudroaica

También son bienvenidos en la página de Facebook “En Defensa de LA VERDAD”
donde, en los Archivos del grupo, pueden ver y descargar mas estudios sobre las
Escrituras y sobre el Elohim de Israel:
https://www.facebook.com/groups/176243839120404/

Un fuerte abrazo y bendiciones.
Shalom

DANIEL UDROAICA

18