You are on page 1of 3

La vida sexual

Capítulo I: Sexualidad Infantil.
- La teoría psicoanalítica freudiana fue la causante del cambio en los criterios de la educación
sexual.
- Durante la sexualidad infantil la educación represiva de una familia conservadora puede
generar desequilibrio en la formación psicosexual del infante.
- En la infancia el niño empieza a descubrir su cuerpo y así sus zonas placenteras, llegado a este
punto los padres tienden a horrorizarse.
- Es importante informar a los niños sobre su sexualidad, pues ayuda a que no crezcan con
represiones ni miedos, educar sexualmente a los hijos pero de la forma adecuada.
Capítulo II: Pubertad.
- La pubertad es una etapa de la vida humana, a cual marca el final de la niñez en la cual se hacen
evidentes las diferencias entre hombres y mujeres, la aparición de la primera polución nocturna
en el hombre y en la mujer la primera menstruación.
- En esta etapa hombres y mujeres descubren maneras de como satisfacer sus tensiones
sexuales, ya sea mediante juegos sexuales, la masturbación, cuyo empleo debe ser orientado
por los padres.
- En la pubertad quedan resueltos todo tipo de complicitos edípicos.
- El proceso de socialización entre los niños es de vital importancia, pues les permite orientarse
acerca de su rol de género correspondiente.
Capítulo III: Relaciones Prematrimoniales.
- La liberación sexual ha hecho que las mujeres dejen de reprimir su sexualidad. Esto ha sido
acompañado por una caída de los valores tradicionales, la cual a su vez trajo consigo valores
igualmente positivos.
- Es así como las relaciones sexuales entre jóvenes se ha convertido en prácticas cada vez más
comunes y la edad de estas relaciones ha ido disminuyendo poco a poco.
- La liberalización del “Petting”, tendencia surgida en la década de 1930 caracterizada por caricias
amorosas que comprenden prácticamente la gama entera de técnicas eróticas, excluyendo el
sexo, responde, por tanto a una exigencia, ampliamente sentida, de acceder al sexo
gradualmente, probando, poco a poco, las respuestas recíprocas en el intento de nacer que la
relación sea satisfactoria, tanto para el hombre como para la mujer.
Capítulo IV: Contracepción.
- El fin procreador de las relaciones sexuales se ha dejado de lado tanto en los últimos años que
ahora tiene fines más placenteros. Y el problema de la concepción es latente por lo que se ha
diversificado todo tipo de métodos anticonceptivos, como el Coito interrumpido, el método del
ritmo, el método de la temperatura basal, preservativos, etc.)
- La actividad sexual tiene que llevarse a cabo con responsabilidad y prevención, para esto es
imprescindible una educación en valores y tener pleno conocimiento de estos mecanismos
anticonceptivos para evitar situaciones conflictivas y embarazosas.

Capítulo V: El acto sexual en el hombre y la mujer.
- Tanto en el hombre como en la mujer existen órganos sexuales que les permiten sentir goce y
placer en el acto sexual.
- Si bien el pene y el clítoris son la fuente principal de placer no son las únicas zonas erógenas,
pues en el cuerpo existen una infinidad de terminas nerviosas unas en más cantidad que otras.
- Que en la relación sexual en la pareja sea placentera, dependerá mucho de la práctica de
distintas posiciones y movimientos adecuados que conduzcan al orgasmo, entre las posiciones
más comunes tenemos: Introducción frontal con el hombre encima, introducción frontal con la
mujer encima, posición flanqueada frontal, posición flanqueada estando el hombre detrás,
posición en pie, posición sentada frontal.
Capítulo VI: Disfunción sexual.
- De todo lo antes dicho nos hace suponer que llagar al acto sexual es sencillo, pero muchas
veces no es así; existen diferentes tipos de problemas como: la dispaurenia (llamada aquella
disfunción que hace dolorosa la relación sexual, tanto en hombre como mujer), frigidez (falta
de respuesta sexual de la mujer), sadismo (sentir placer causando dolor físico o psicológico),
masoquismo (tendencia a gozar solo sufriendo dolor físico o psicológico), exhibicionismo
(placer al mostrar al público los genitales), fetichismo (tendencia a sentir placer con objetos
inanimados). etc.
- El transcurso de la respuesta sexual puede ser afectado en sus diferentes etapas, ya sea a causa
de problemas de ámbito orgánico, como problemas relacionados con experiencias negativas,
creencias negativas y diversos problemas en el transcurso de la vida, que en muchos casos no
permiten tanto al hombre como a la mujer disfrutar el goce del acto sexual, en algunos casos se
conforman como parafilias.
Capítulo VII: Sexo y embarazo.
- El temor de “hacer daño a niño” es infundado y esconde, como vemos, especiales problemas
psicológicos, en lo que respecta a la figura materna que la mujer asume en el embarazo.
- Durante el embarazo, en el primer trimestre la mayor parte de las mujeres se sienten poco
reactivas sexualmente; en el segundo trimestre se manifiesta una especial excitabilidad sexual;
en el tercer trimestre registra una progresiva atenuación sexual.
Capítulo VIII: Sexo en el matrimonio.
- En muchos países se piensa en que la actividad sexual oficialmente admitida es la que se
desarrolla en el ámbito del matrimonio, ya sea por costumbre, cultura, ley. En la actualidad, las
relaciones sexuales prematrimoniales son cada vez más corrientes y precoces.
- El adulterio está presente en la mayoría de relaciones matrimoniales, siendo los hombres los
más incidentes, aunque no es tanta la diferencia. Por lo que las parejas en E.E.U.U. han
instaurado costumbres más liberadores como son: los matrimonios abiertos. Estos consisten en
provocar encuentros sexuales entre cuatro, o seis, más parejas; con el objeto de intercambiar
parejas. Esto cambia y todo vuelve a la normalidad cuando todos regresan a sus casas.
Capítulo IX: Tercera edad.
- Problemas como la ausencia de la actividad sexual, aislamiento y abandono en la relación de
pareja en personas mayores son resueltas con una actividad sexual activa satisfactoria y que de
esta forma sea un aliciente positivo para vivir y mantenerse.
- La actividad sexual en personas de la tercera edad se afectada en el proceso del acto sexual, y
no tan evidente en el deseo sexual. Los cambios en el cuerpo, específicamente en los órganos
sexuales, hacen un poco más difícil la realización de sexo como un medio de obtener
satisfacción debido a la menopausia en las mujeres y la andropausia en los hombres.