You are on page 1of 100

CULTURA EUROPEA EN

ESPAÑA
1º DERECHO
Curso 2011-2012
CULTURA EUROPEA EN ESPAÑA
1
LECCIÓN 1
LA MONARQUÍA UNIVERSAL ESPAÑOLA
I. PANORAMA GENERAL DEL ANTIGUO RÉGIMEN: REYES CATÓLICOS, AUSTRIAS Y BORBONES
Edad Media: periodo de la historia europea que transcurrió desde la desintegración del Imperio
romano de Occidente (476) hasta la toma de onstantinopla por los turcos (14!").
Edad Moderna: periodo de la historia que se e#tiende desde la toma de onstantinopla por los
turcos (14!") hasta el inicio de la $e%olución &rancesa (17'(). Otros historiadores )i*an como )e+
cha el descu,rimiento de -m.rica (14(/) o el inicio de la $e)orma 0rotestante (1!17).
En 146(1 Isa,el1 heredera de la corona de astilla1 contra*o matrimonio con &ernando1 heredero
de la corona de -ragón. 0ese a las di)icultades de la ,oda1 amena2ada por la oposición del monar +
ca castellano Enrique I3 4 por el propio parentesco de los contra4entes1 el enlace semiclandestino
a,rió los caminos a la unidad pol5tica peninsular 4 al Estado de los tiempos modernos. 6res siglos 4
medio despu.s1 la onstitución de 7di2 (1'1/) liquida,a el -ntiguo $.gimen1 al reconocer la so+
,eran5a del pue,lo1 dando as5 pasó al r.gimen li,eral 4 al Estado constitucional. El per5odo históri +
co comprendido entre am,as )echas tu%o al a,solutismo mon7rquico como denominador com8n1
pro4ect7ndose tras el reinado de los $ en dos etapas )undamentales: el go,ierno de la monar+
qu5a de los -ustrias (93I+93II) 4 el de los primeros :or,ones (93III). - la heterogeneidad 4 pluralis +
mo caracter5sticos del ordenamiento del Estado en los s. 93I 4 93II sucedió un r5gido proceso uni +
)ormi2ador de signo castellano en el 93III. Esquema cronológico: $e4es atólicos (146(+1!16)1
arlos I (1!16+1!!6)1 &elipe II (1!!6+1!(')1 &elipe III (1!('+16/1)1 &elipe I3 (16/1+166!)1 arlos II
(166!+17;;)1 &elipe 3 (17;;+1746)1 <uis I (17/4)1 &ernando 3I (1746+17!()1 arlos III (17!(+17'') 4
arlos I3 (17''+1';').
-) LA MONARQUÍA DE LOS REYES CATÓLICOS: =nidad nacional 4 unión >personal? de las oro+
nas: El reinado de los $ (146(+1!16) lle%a consigo la unión de las dos coronas en la persona de
los monarcas1 manteniendo ellas su estructura pol5tica di)erenciada. <a unidad nacional permitió
que astilla 4 -ragón 4 luego @a%arra se rigieran por sus propias le4es1 mantu%ieran sus ortes 4
dem7s instituciones de go,ierno1 dado que territorios *ur5dicamente heterog.neos esta,an su*e+
tos a los mismos re4es. Aeterogeneidad de las dos oronas: 0ese al equili,rio *ur5dico del matri+
monio de Isa,el 4 &ernando1 con)lu4en dos oronas de desigual peso 4 mu4 di%ersa naturale2a.
Beg8n Aenr4 Camen1 las di)erencias entre astilla 4 -ragón se podr5a sinteti2ar as5: astilla era
m7s e#tensa 4 m7s densamente po,lada. &rente al pluralismo de -ragón1 astilla era una entidad
homog.nea1 con un 8nico go,ierno1 una 8nica orte1 un sistema impositi%o1 un 8nico idioma 4 sin
aduanas interiores. astilla pose5a un sistema comercial m7s poderoso1 )undado en los negocios
laneros. &inalmente las Indias )ueron incorporadas a la orona de astilla1 con la consiguiente cas +
tellani2ación del mundo americano. <a unidad pol5tica peninsular1 a e#cepción de 0ortugal1 se lo+
gra con la toma de Dranada (14(/) 4 con la incorporación de @a%arra (1!1/). En 14(/ se descu,re
-m.ricaE la unidad religiosa1 con la rendición de Dranada 4 el t.rmino de la $econquista1 lle%a
tam,i.n en 14(/ a la e#pulsión de los *ud5os. Entre los s. 93 4 93I se consolida la e#pansión en el
/
-tl7ntico conocido1 con el aseguramiento de las anarias1 del Mediterr7neo con la toma de @7po+
les (1!;4)1 as5 como di%ersas pla2as a)ricanas (Melilla1 I)ni1 Or7n...). 6iene lugar la primera gran e#+
pansión por las rutas americanas.
:) LA MONARQUÍA DE LOS AUSTRIAS: 6ras la muerte de &ernando el atólico (1!16)1 ha,iendo
)allecido Isa,el 1/ aFos antes1 las dos coronas )ueron heredadas por arlos I (3 de -lemania)1
quien en 1!1( es elegido emperador1 inici7ndose el reinado de la asa de los -ustrias. <a supre+
mac5a pol5tica se concentra en el 93I1 perci,i.ndose hacia 1!(; un decli%e producto de los contra+
tiempos ,.licos 4 del agotamiento económico. El reinado de arlos 3: se caracteri2a por la e#pan+
sión territorial1 por las crisis pol5tico+religiosas ($e)orma1 ontrarre)orma)1 por las con%ulsiones in+
ternas (omunidades1 Derman5as) 4 por la ordenación del aparato pol5tico administrati%o que ha
de administrar el Imperio. Gurante la primera mitad del s. 93I se conquistan 4 descu,ren e#tensas
regiones de -m.rica1 ane#ion7ndose otras de Europa 4 H)rica. arlos I1 monarca din7mico 4 %ia*e+
ro1 )ue sucedido por &elipe II1 sedentario 4 ,urócrata1 quien culmina la e#pansión territorial al in+
corporar 0ortugal (1!';)1 lo que supone la unidad de la 0en5nsula. Bu reinado se caracteri2a por la
ontrarre)orma1 las re%ueltas internas en -ragón 4 las -lpu*arras 4 los con)lictos europeos (&lan+
des e Inglaterra). Gecli%e pol5tico 4 pesimismo en el s. 93II: <a crisis que asoma al t.rmino del s.
93I se har7 honda e inconteni,le en la centuria siguiente. 6ensiones radicales 4 religiosas determi +
naron la e#pulsión de los moriscos en el reinado de &elipe III1 agra%7ndose la depresión económi +
ca. <os aFos centrales del s. 93II1 con &elipe I31 son testigos de sucesi%os descala,ros internacio+
nales e internos. <as paces de Iest)alia (164') 4 de los 0irineos (16!() representan la p.rdida del
control de Europa 4 la consiguiente desmem,ración de territorios. Esta crisis tam,i.n a)ecta al
resto de EuropaE seg8n Elliot1 la imposi,ilidad de EspaFa de adaptarse a la modernidad )ue lo que
hi2o que la crisis en EspaFa )uera mas pronunciada.
) LA MONARQUÍA DE LOS PRIMEROS BORBONES: <a muerte sin descendencia de arlos II tra*o
la dinast5a de los :or,ones1 cu4o primer monarca )ue &elipe 31 que reinó tras derrotar en la Due+
rra de Bucesión al pretendiente austriaco. Ginast5a de los :or,ones: &elipe 3 (17;;+1746)1 <uis I
(17/4)1 &ernando 3I (1746+17!()1 arlos III (17!(+17'') 4 arlos I3 (17''+1';')1 con quien conclu+
4e el -ntiguo $.gimen. El s. 93III se caracteri2a por la Ilustración: <a Ilustración tra*o una re%olu+
ción hecha desde arri,a1 de corte a,solutista (despotismo ilustrado)1 acento centralista1 patrones
renacentistas 4 )iloso)5a racionalista. Estas ideas no se di)undir7n a tra%.s de las =ni%ersidades1
con planes de )ormación caducos1 sino a tra%.s de -cademias 4 asociaciones1 como las >Bocieda+
des Económicas de -migos del 0a5s?. En dicho siglo aparecen tam,i.n las $eales -cademias1 )ruto
de la reacción a una enseFan2a uni%ersitaria anquilosada 4 teórica. 0ol5tica e#terior: <a pa2 de
=trecht (171/+1714)1 que pone )in a la Duerra de Bucesión1 amputó las posesiones espaFolas en
Europa e hi2o desaparecer la antigua pesadilla de los 0a5ses :a*os. En 17;41 EspaFa ha,5a perdido
Di,raltar. - lo largo de ese siglo esa pol5tica )ue pro)rancesa1 re)le*ada en los pactos de )amilia. Bi +
gue la pugna con Inglaterra1 cu4a amena2a en la 0en5nsula (Di,raltar 4 Menorca) se pro4ecta hacia
las IndiasE por ello1 no es e#traFo el apo4o de la corona espaFola al proceso de independencia de
los EE==. 0ol5tica Interior: Be registra un al2a demogr7)ica 4 cierta recuperación )inanciera. El en+
)rentamiento de la orona de -ragón a &elipe 3 originó la supresión de su organi2ación *ur5dica 4
p8,lica 4 la introducción de la de astilla (Gecretos de @ue%a 0lanta). El r.gimen de go,ierno su+
)rió trans)ormaciones en las es)eras local1 territorial 4 central1 donde se articuló un sistema de mi +
nisterios ser%ido con )recuencia por gente de procedencia e#tran*era.
II. EL PROCESO DE INTEGRACIÓN TERRITORIAL
"
-) ESPAÑA
1) onquista de Dranada e incorporación de @a%arra: la toma de Dranada1 que pone )in a la pre+
sencia musulmana en EspaFa1 se gestó en el trienio 14'!+14'7 so,re tres campos de acción: $on+
da 4 su serran5a1 M7laga 4 su costa1 4 la propia %ega granadina. <a campaFa1 que conclu4ó en
14(/1 supuso un alto coste económico1 4 e#igió ar,itrar impuestos e#traordinarios1 retener el pro+
ducto de la ,ula de la ru2ada 4 empeFar parte del patrimonio regio. 0or otro lado1 la conquista
reportó un incremento de po,lación 4 rique2a1 respetando la capitulación a los %encidos en la
pr7ctica de su culto 4 sus le4es. <a incorporación de @a%arra en 1!1/ se reali2ó mediante conquis+
ta de &ernando el atólico1 con el apo4o de una ,ula del 0apa Julio II que amena2a,a con la e#co+
munión 4 p.rdida de los reinos a quienes a4udaran a su enemigo el re4 de &rancia. @a%arra se
ane#ionó sin di)icultades1 en condiciones que permitieron a la ciudad de 0amplona mantener sus
)ueros 4 costum,res1 4 a sus ha,itantes conser%ar o)icios 4 ,ienes.
/) Incorporación de las anarias: los intentos de ocupar las anarias se legitimaron durante la :a*a
Edad Media considerando a sus ha,itantes como in)ieles1 carentes de personalidad *ur5dica. ual +
quier pr5ncipe cristiano con pretensiones e%angeli2adoras pod5a someterlos a su autoridad. &un+
d7ndose en que >todos los hom,res de las dichas anarias son e#traFos a risto 4 al dominio de
los cristianos?1 el 0apa lemente 3I concedió a <uis de la erda el dominio de esos territorios. -l
no lle%arse a ca,o la empresa1 las islas )ueron conquistadas a principios del s. 93 por particulares1
quedando desde 14"; ,a*o el dominio de Duill.n de las asas. hocando las pretensiones portu+
guesas con las castellanas en el oncilio de :asilea (14"!)1 la pugna luso+castellana )ue resuelta al
aFo siguiente a )a%or de astilla por ,ula del 0apa Eugenio I3. astilla retu%o las anarias 4 0ortu+
gal las -2ores1 Madeira 4 a,o 3erde.
:) LA INCORPORACIÓN DE LAS INDIAS: ristó,al olón descu,rió -m.rica en 14(/1 a,riendo el
camino a la incorporación de una %asta e#tensión de territorios1 donde el marino1 a tenor de las
apitulaciones de Banta &e (a,ril de 14(/)1 reci,ió los t5tulos de -lmirante1 %irre4 4 go,ernador1
*unto al die2mo de las rique2as que se o,tu%ieran.
1) <a concesión ponti)icia: ,ulas de -le*andro 3I: a mediados del s. 93 0ortugal es la gran potencia
mar5tima del atl7ntico1 compartiendo hegemon5a con el auge de las e#pediciones castellanas. En
tales circunstancias1 4 de,ido al poder temporal so,re los dominios de in)ieles que en la .poca se
atri,u4e al 0apa1 los portugueses reca,aron de $oma una ,ula que les garanti2ase la e#clusi%idad
de la na%egación 4 el control de las costas de H)rica. El r.gimen *ur5dico de la e#pansión atl7ntica1
cuando olón sale de 0alos1 ten5a dos )rentes: los derechos de 0ortugal deri%ados de las concesio+
nes ponti)icias1 4 los derechos 4 o,ligaciones de 0ortugal 4 astilla procedentes del tratado de -l +
c7Ko%as (147()1 con lo que la e#pedición descu,ridora de,5a atenerse al tratado 4 no penetrar en
la 2ona reser%ada a los portugueses. <as ,ulas de -le*andro 3I repartieron el mundo1 4 )ueron soli +
citadas 4 o,tenidas por los monarcas espaFoles en un per5odo ,re%e de tiempo.
/) <a integración de las Indias en la orona de astilla: Manteniendo la monarqu5a de los $ la es+
tructura dual de dos coronas1 las Indias quedaron incorporadas a la de astilla1 seg8n testamento
de la reina1 conser%7ndose luego el monopolio castellano en el panorama *ur5dico e institucional
de -m.rica1 aunque algunos te#tos de la .poca mencionan a &ernando como copropietario. 6esis
Man2ano: los $ solicitaron al papa la concesión de la India a t5tulo personal1 decidiendo que lue+
go se incorporaran a sus sucesores en astilla1 cu4a constitución pol5tica permit5a un go,ierno del
re4 casi sin limitaciones1 a di)erencia de -ragón1 de r.gimen pactista 4 con una no,le2a )uerte 4
4
pri%ilegiada. 6esis de 0.re2+Em,id: los $ reci,en de -le*andro 3I1 como re4es de astilla1 el dere+
cho por partes iguales a la Indias1 que sin em,argo se incorporan sólo a la corona castellana1 con
ocasión de las ortes de 3alladolid de 1!1'. Gicho autor sostiene que tal incorporación de,ió re+
)le*arse en alg8n te#to de dichas ortes. 6esis de Darc5a+Dallo: las reclamaciones del re4 portu+
gu.s Juan II i,an dirigidas a astilla1 4 se ,asa,an en la presunta transgresión del tratado de -l +
c7Ko%as que astilla ha,5a )irmado con 0ortugal. En cualquier caso1 era astilla la parte in%olucra+
da en la reclamación (no -ragón)1 lo que e#plica que las Indias )ueran incorporadas a la orona
castellana. Darc5a+Dallo hace notar que las Indias no pertenecieron de la misma )orma a los $ 4 a
sus sucesores1 recordando la %ie*a distinción medie%al entre reinos ganados 4 heredados (/61 III1
-). 0ara &ernando e Isa,el esos territorios )ueron ganados1 es decir1 o,tenidos durante su reinado
4 por lo cual pueden disponer de ellos. 0ara sus sucesores se con%irtieron en heredados o de a,o+
lengo1 )ormando parte as5 del indisolu,le patrimonio regio.
) LA JUSTIFICACIÓN DE LA CONQUISTA Y EL PROBLEMA DE LOS “JUSTOS TÍTULOS?: en los pri+
meros aFos la pol.mica indiana es un litigio entre astilla 4 0ortugal so,re la pertenencia de las
tierras descu,iertas1 4 so,re la titularidad de 2onas de e#pansión en el -tl7ntico. Be trata por con+
siguiente de un con)licto internacional1 donde se discuten las cl7usulas de con%enios 4 ,ulas. -n+
tonio de Montesinos ()raile dominico) dirige a sus )ieles en 1!11 un sermón relati%o a la denuncia
de los a,usos de la conquista. <os ecos de dicha denuncia producen un do,le e)ecto: por un lado1
la con%ocatoria en :urgos en 1!1/ una *unta de teólogos 4 *uristas para discutir el pro,lemaE de
otro1 la especial sensi,ili2ación de determinadas personas1 una de las cuales )ue :artolom. de las
asas. <a Junta de :urgos de 1!1/ reconoce que los indios son hom,res li,res1 pero tam,i.n su
sometimiento a los re4es castellanos en %irtud de las ,ulas. 6eólogos 4 *uristas con%ienen asimis+
mo en que de,en ser instruidos en la )e1 que tengan casas 4 hacienda propia 4 que tra,a*en a
cam,io de un salario. El >requerimiento? era una declaración que de,5a leerse a los indios ilus+
tr7ndoles de la e#istencia de Gios1 de cómo risto concedió el primado al papa1 de cómo los papas
hicieron donación de las tierras a los re4es espaFoles1 4 en consecuencia que .stos eran los due+
Fos de las tierras. 0or todo ello1 los indios eran conminados a aceptar a sus nue%os dueFos.
1) <a pol.mica Bep8l%eda+<as asas: cuando se cele,ró la Junta de :urgos 4 se redactó el requeri +
miento1 el dominico :artolom. de las asas ronda,a los 4; aFos1 4 desde entonces )ue ,eligeran+
te en la de)ensa de los indios 4 en la censura de los m.todos coloni2adores. Ge las asas cree sólo
en la e%angeli2ación pac5)ica1 lo que choca )rontalmente con la tesis de Din.s de Bep8l%eda1 de+
)ensor de los encomenderos de M.#ico. 0ara conciliar am,as posturas1 )ue con%ocada en 3allado+
lid una *unta de *uristas 4 teólogos (1!!;+1!!1). Gomingo de Boto resumió las ra2ones de los ad+
%ersarios: la ilicitud de la %iolencia 4 la admisión sólo de una >dulce 4 amorosa1 e%ang.lica predica+
ción? por parte de Ge las asas1 4 la *usti)icación de la inter%ención espaFola por la idolatr5a1 an+
tropo)agia 4 pecados contra natura de aquellas gentes por parte de Bep8l%eda. <a Junta no llegó a
pronunciarse1 e#tremando Ge las asas sus posiciones en los 8ltimos aFos. arlos 3 pensó en
a,andonar 4 de%ol%er 0er8 a sus originales ha,itantes1 pero )ue con%encido por el 0adre 3itoria
de que si a,andona,an 0er8 perder5an la &e ristiana.
/) <os t5tulos leg5timos seg8n el 0adre 3itoria: 3itoria e#puso el con*unto de sus tesis en una diser+
tación uni%ersitaria1 la $electio de Indis1 pronunciada en Balamanca en 1!"(. <a doctrina con res+
pecto a la incorporación de los territorios americanos ha,5a sido hasta entonces o,*eto de un do+
,le *uicio: o ,ien se identi)ica el derecho natural con la le4 cristiana1 o ,ien se trata,a de dos reali +
dades distintas 4 complementarias (Banto 6om7s). 0artiendo de este segunda interpretación1 que
descarta la %alide2 de la donación ponti)icia por cuanto los in)ieles eran 4a los leg5timos propieta+
rios1 3itoria desarrolla ocho t5tulos que podr5an desarrollar la presencia espaFola: 0rimer t5tulo: se
!
,asa en el derecho al li,re tr7nsito 4 circulación por el or,e1 siendo in%7lida1 por contraria al dere+
cho natural1 cualquier le4 que impida el e*ercicio de esa li,ertad. Begundo t5tulo: la o,ligación im+
puesta a los cristianos de predicar el E%angelio. 6ercer t5tulo: si una %e2 con%ertidos esos in)ieles
sus pr5ncipes les )uer2an a %ol%er a la idolatr5a1 los espaFoles se encuentran legitimados para ha+
cer la guerra 4 deponer a los go,ernantes ind5genas. uarto t5tulo: se )aculta al papa en ,ien de la
conser%ación de la religión a >darles un pr5ncipe cristiano 4 quitarles los otros seFores in)ieles?.
Luinto t5tulo: leg5tima inter%ención de los espaFoles1 al margen de la autoridad del pont5)ice1 en el
caso de e#istir un go,ierno tir7nico entre los ind5genas o en caso de antropo)agia. Be#to t5tulo: la
elección %oluntaria que los in)ieles pudieran hacer del $e4 de EspaFa como re4 propio. B.ptimo t5+
tulo: la posi,ilidad de que en las guerras *ustas que hu,iera entre indios1 una de las partes llame
en su a4uda a los espaFoles. Octa%o t5tulo: en la situación hipot.tica de que los ind5genas no tu+
%ieran de hecho capacidad para go,ernarse1 siendo l5cito en tal caso1 en )unción de caridad 4 sólo
en ,ien de ellos1 deponer a sus pr5ncipes 4 que los espaFoles les go,iernen.
") <a solución )inal: Mqu. solución adoptó la pol5tica o)icial ante tan dispares interpretacionesN Gu+
rante le reinado de &elipe II (1!7;) se dio la posi,ilidad de llegar a un acuerdo. 0artiendo del reco+
nocimiento de la li,ertad de los indios1 se distingue entre territorios ocupados 4 no descu,iertos.
En los primeros1 la legitimidad de,e ,asarse en la sumisión %oluntaria de los ind5genas al tiempo
de las conquistas o posteriormenteE en los segundos1 se otorga el dominio de las tierras pero no
de sus gentes1 es decir1 que los indios son li,res dentro de un territorio que es EspaFa.
III. LA UNIFICACIÓN JURÍDICA: DE LOS AUSTRIAS A LOS DECRETOS DE NUEVA PLANTA
1) Bituación ,a*o los -ustrias: la monarqu5a pluralista: la unión de las coronas de astilla 4 -ragón
4 la incorporación de @a%arra ha,5a de*ado a sal%o la organi2ación pol5tica 4 *ur5dica de los di%er +
sos territorios. En consonancia1 los monarcas no se titular7n re4es de EspaFa1 sino de cada una de
las coronas. El re4 go,ierna en esos reinos1 seFor5os 4 dem7s territorios con distinto t5tulo *ur5dico
(en unos es re41 en otros seFor1 en otros conde o duque). El re4 puede go,ernar con m7s )acilidad
en la unitaria astilla que en -ragón1 donde e#ist5a una organi2ación dispar. B5m,olo de las pre+
tensiones uni)icadoras )ue el onde Guque de Oli%ares1 que presenta a &elipe I3 en 16/4 un me+
morial donde le requiere para que se haga re4 de EspaFa.
/) El uni)ormismo ,or,ónico: los Gecretos de @ue%a 0lanta: lo que el Guque de Oli%ares no pudo
reali2ar en el s. 93II se logró por la )uer2a en el s. 93III tras el en)rentamiento entre la corona de
-ragón 4 &elipe 3. 6ras su %ictoria 4 con%ertirse en re4 por el derecho de conquista1 suprimió su
organi2ación pol5tica 4 la reempla2ó por la castellana mediante una serie de disposiciones1 los Ge+
cretos de @ue%a 0lanta1 llamados as5 por dotar de organi2ación o planta nue%a a los organismos 4
tri,unales de esa orona. &elipe 3 dicta un primer decreto (-ragón 4 3alencia) en 17;71 en el que
promulga la a,olición de los )ueros de -ragón 4 3alencia 4 la introducción del derecho castellano.
El Gecreto de 1711 (-ragón) reha,ilita en parte el ordenamiento *ur5dico suprimido1 al disponer
que se siguiera aplicando el derecho ci%il aragon.s1 mientras se introduce la )igura de un coman+
dante general 4 queda,a organi2ada la audiencia con)orme al modelo castellano. El Gecreto de
1716 (ataluFa) situó al capit7n general como representante del re4 4 dio paso a una -udiencia1
cu4a estructura ha,5a sido de,atida en el onse*o de astilla. Be respeta el derecho pri%ado cata+
l7n. El propio decreto esta,lece que las causas ante la -udiencia se su,stanciar7n e#clusi%amente
en castellano1 es decir1 se intenta restringir el uso del catal7n. Be ad%ierte a los corregidores que
>procuraran introducir la lengua castellana1 a cu4o )in dar7n las pro%idencias m7s templadas 4 si +
muladas para que se note el e)ecto sin que se note el cuidado?. on el mismo criterio de mante+
6
ner el derecho pri%ado propio 4 a,olir la organi2ación pol5tica1 administrati%a 4 *udicial:1 el Gecreto
de 171! introdu*o una nue%a planta en Mallorca1 que certi)icó la de)unción de unos organismos
que persist5an desde hac5a tiempo1 carentes de e)icacia. - este elenco de disposiciones1 tradicio+
nalmente conocidas1 ha4 que aFadir otro Gecreto de 1717 para erdeFa1 que reproduce el mode+
lo catal7n.
I3. LA UNIFICACIÓN RELIGIOSA
-) LA EXPULSIÓN DE JUDÍOS Y MORISCOS: la con%i%encia entre *ud5os1 moros 4 cristianos no e#is+
te en el Estado moderno. En primer lugar1 por el auge del antisemitismo1 cu4o punto culminante
se alcan2ó a )inales del s. 9I31 con la matan2a de *ud5os 4 lo con%ersión )or2ada de muchos de
ellos. En segundo lugar1 por que la unidad de la )e llegó a ser considerada presupuesto ,7sico de
un Estado responsa,le de su tutela 4 %igilancia. El antisemitismo popular1 receloso de la posición
tanto pol5tica como )inanciera que esta,an consiguiendo los *ud5os1 coincide con celo regio para
incrementar el n8mero de con%ersiones 4 hacer )rente al mismo tiempo de los )alsos con%ersos. El
esta,lecimiento de la Inquisición no resol%ió el pro,lema1 con lo que la e#pulsión de los *ud5os
pudo cumplir una do,le )unción: eliminar las )ricciones entre *ud5os 4 cristianos 4 aca,ar con el
)oco de contaminación de los )alsos con%ersos. E#pulsión de los *ud5os: 6ras la conquista de Dra+
nada (14(/)1 los $ )irmaron el edicto de e#pulsión1 conminando a los *ud5os a a,andonar EspaFa
en el pla2o de 4 meses. <a e#pulsión de los *ud5os dedicados al comercio 4 a las acti%idades mer+
cantiles1 supuso un duro golpe para la %ida económica. E#pulsión de los moriscos: El ";+1+16;' el
onse*o de Estado %otó por la e#pulsión de los moriscos1 resol%iendo el pro,lema de una minor5a
racial de di)5cil asimilación. El destino principal de este grupo )ue principalmente H)rica 4 en pe+
queFa parte &rancia. -)ectó de )orma regular a astilla1 ,astante a -ragón 4 una aut.ntica cat7s +
tro)e en 3alencia.
:) LA INQUISICIÓN ESPAÑOLA: on la desaparición de la antigua Inquisición medie%al ("11 I G1 ")1
los pro,lemas creados por los )alsos con%ersos1 lle%aron a los $ a solicitar al papa el esta,leci +
miento de esta institución pero con nue%as caracter5sticas. El 1+11+147' Bi#to I3 otorgó una ,ula a
los $ a designar tres inquisidores1 e#pertos en teolog5a o derecho canónico. on ello nace la In+
quisición espaFola1 cu4a importancia 4 duración Oa,olida en 1'"4)+ marcar7 la %ida nacional.
ompetencias: <a Inquisición (I) )ue ante todo un tri,unal (El 6ri,unal del Banto O)icio)1 o una se+
rie de tri,unales dependientes de un organismo central1 el onse*o de la Inquisición o Buprema1 a
los que compet5a la %igilancia de la ortodo#ia 4 persecución de la here*5a. <a Inquisición no se diri +
g5a contra gente de otras religiones (*ud5os o musulmanes) sino contra los cristianos de)ormado+
res del dogma. 6u%o tres )rentes principales: los )alsos con%ersos procedentes del *uda5smo1 los
cristianos sospechosos del luteranismo1 4 los )alsos con%ersos moriscos. -l estar )acultados los
monarcas para designar a los inquisidores 4 depender toda la estructura de esa Buprema1 que era
al tiempo un órgano de la -dministración entral ("'1 II1 -1 1)1 con%irti.ndose tam,i.n en un ins +
trumento pol5tico. <a I entró en temas como la )ornicación1 ,igamia1 ,las)emia... que aparente+
mente nada ten5a que %er con el dogma. Organi2ación: El Banto O)icio (BO) se institu4ó en astilla1
4 posteriormente )ue introducido con di)icultad en -ragón1 pasando a las Indias 4 a otros territo+
rios. En la c8spide se encontra,a en Inquisidor Deneral1 presidente de la BupremaE 4 en la ,ase los
distintos tri,unales locales. En los primeros aFos los tri,unales iniciaron su actuación mediante
edictos de gracia1 que e#horta,a a la autodenuncia de los here*es1 que eran reconciliados su)rien+
do un castigo ,enigno. Gesde el 93I1 el edicto de gracia desaparece para dar paso al edicto de )e1
amena2a,a con la e#comunión a quien no denunciara a cualquier here*e o here*5a por .l conoci +
dos. 6al medida supuso que cada persona se con%irtiera en un agente potencial de la Inquisición.
7
Juicios 4 sentencias: on la denuncia ten5a lugar el arresto del presunto here*e1 a quien no se le
comunica,a quien le denuncia,a1 para e%itar posi,les %engan2as1 ni de qu. era acusado. 6ras el
*uicio el reo era a,suelto1 cosa in)recuente1 o condenado a penas di%ersas: destierro1 con)iscación
de ,ienes1 uso del sam,enito1 c7rcel1 galeras o muerte en la hoguera. Esta 8ltima pena era e*ecu+
tada por autoridad secular1 a quien la Inquisición rela*a,a o entrega,a la %5ctima.
'
LECCIÓN
LA LLEGADA DE LAS NUEVAS DOCTRINAS ECONÓMIAS EUROPEAS:
MERCANTILISTAS E ILUSTRADOS
I. LA ECONOMÍA MERCANTILISTA EN LA ALTA EDAD MODERNA (s. 93I 4 93II)
-) CARACTERES GENERALES: LOS PROBLEMAS Y SUS SOLUCIONES
1) 0ol5tica económica 4 crisis: Mercantilismo: concepción económica de car7cter aut7rquico1 que
partiendo del d.,il desarrollo del cr.dito 4 de la carencia de un sistema ,ancario1 trató de lograr
la prosperidad en )unción del inter%encionismo1 del papel principal de la moneda en met7lico1 4
so,re todo de la acumulación de reser%as de metales preciosos. Es la cla%e de la pol5tica iniciada
por los $e4es atólicos. En EspaFa1 la penetración de productos e#tran*eros tanto en el mercado
interno como en el comercio de ultramar1 hi2o di)5cil aplicar los patrones mercantilistas. Au,o mu+
chos pro,lemas como la a)luencia masi%a del oro 4 la plata de -m.rica1 a,undancia de lati)undios1
desprecio por el tra,a*o1 etc. Ai2o que )ueran el panorama económico de los -ustrias. <a pol5tica
mercantilista de los $e4es atólicos tu%o cuatro medidas principales: el monopolio del oro 4 la
plata1 controlando las minas 4 puertos de em,arque 4 desem,arque1 para prohi,ir la e#portación
)uera de astilla1 protección de ganader5a lanar1 )omento de la Industria te#til1 prohi,iendo la im+
portación de determinados te*idos1 est5mulo del comercio. Interior: me*ora de red de comunica+
ciones. E#terior: prohi,iendo em,arcar mercanc5as de na%es e#tran*eras1 mientras hu,iera espa+
Folas disponi,les. -unque esta pol5tica tu%o gra%es de)iciencias como de*ar desatendido al mundo
agr5cola por el )lorecimiento comercial1 el sistema económico trope2a,a en la 0en5nsula con las
aduanas e#istentes entre los reinos. @o e#istió una pol5tica económica uni)icada 4 acorde para
toda la monarqu5a1 aunque se consolidaron instituciones mercantiles como la asa de ontrata+
ción de Be%illa o el onsulado de :urgos1 que1 a costa de )a%orecer la centrali2ación )inanciera1 po+
tenciaron la e#portación en detrimento de la industria. on el descu,rimiento de M.#ico (1!/1)1
los metales preciosos llegan a la metrópoli de )orma masi%a1 pro%ocando una emigración de cas+
tellanos. <a primac5a del comercio e#terior 4 el )omento de la e#portación de productos ,7sicos1
desa,asteció al mercado nacional1 originando la su,ida de precios1 a lo que ha4 que sumar los de+
rroches de las empresas militares 4 la am,iciosa pol5tica internacional. <a econom5a imperial se
)ue endeudando con pr.stamos de ,anqueros alemanes1 )lamencos e italianos. <as ortes de 3a+
lladolid (1!4') proponen una recti)icación de la pol5tica económica1 so,re la ,ase de prohi,ir las
e#portaciones 4 permitir en cam,io la importación de mercanc5as e#tran*eras1 a )in de a,aratar la
producción nacional e impedir el al2a de precios. El oro 4 la plata de las Indias a)lu4en en cantida+
des considera,les1 pero al llegar a Be%illa est7n 4a empeFados por deudas para pagar a los acree+
dores del Emperador. <as crisis de )ines del 93I1 hacen sentir sus e)ectos cuando precisamente dis+
minu4e el %olumen de plata procedente de -m.rica. &elipe III (1!(() puso en circulación moneda
de %ellón1 acuFada con co,re puro1 con el )in de ahorrar plata1 lo que originó que .sta 4 el oro
desaparecieran del mercado monetario. <as ganancias de seme*ante operación )ueron sin em,ar +
go ilusorias. -l ser recaudados los impuestos en moneda de %ellón1 a)ront7ndose con plata los
gastos militares en el e#terior1 el Estado resultó seriamente per*udicado. El in)orme del onse*o
de astilla (161() reconoc5a el lamenta,le estado del pa5s1 atri,u4.ndolo a la e#cesi%a presión )is +
cal so,re astilla 4 a la despo,lación 4 a,andono de las tierras. El )racaso económico tocó )ondo
entre 1676 4 16'61 cuando tanto las inundaciones como las sequ5as lle%aron a la agricultura a una
(
situación l5mite1 4 el ham,re 4 las epidemias a2otaron la po,lación. -l )inal del 93II tu%o lugar sin
em,argo un alentador proceso de recuperación 4 la asa de -ustria se despidió de la historia es +
paFola con signos de recuperación económica.
/) <os ar,itristas 4 sus pro4ectos de re)orma: Orti21 precursor del pensamiento mercantilista1 de+
)endió la retención de las materias primas1 sin tener que ser e#portadas1 con lo que lograr5a el )o+
mento de la industria nacional1 asegurada con una correlati%a restricción de las importaciones de
productos manu)acturados. Ge)endió la potenciación de la agricultura1 la re%alori2ación del tra,a+
*o manual 4 la retención de los metales preciosos1 que de,er5an contri,uir a a,aratar los precios.
-2pilicueta adelantó algunos principios de la >teor5a cuantitati%ista? de la moneda1 e#plicando la
relación entre el encarecimiento de los precios 4 la a,undancia de la moneda en el mercado o en
circulación. -8n teniendo pro,lemas económicos (s. 93II) se di)unden conocidos teóricos como
los ar,itristas1 ()ormuladores de ar,itrios o remedios de todo tipo). Beg8n 372que2 de 0rada1 el
an7lisis )ormulado por estos autores se puede resumir en: <a recepción masi%a del oro 4 la plata1
le*os de enriquecer a la metrópoli ha,5a ele%ado el precio de nuestros productos que1 en conse+
cuencia1 no pod5a competir en el mercado e#tran*ero1 la importación de mercanc5as despla2a,a a
las espaFolas del mercado nacional1 empo,reciendo la agricultura1 industria 4 comercio1 el gasto
p8,lico ha,5a arruinado al Estado1 mientras el remedio del al2a de impuestos ahoga,a la acti%idad
producti%a1 la e#cesi%a circulación monetaria )a%orec5a el lu*o 4 los gastos suntuarios1 propiciando
el ocio 4 el a,andono del tra,a*o. -r,itristas como Don27le2 de ellorigo llamó la atención so,re
el desa*uste de los gastos e in%ersiones1 *usti)icando aquellos siempre que se emplearan en )o+
mentar rique2a. Bancho de Moncada insistió en la con%eniencia de prohi,ir la e#portación de ma+
terias primas 4 la importación de productos manu)acturados. a*a de <eruela )undamenta su o,ra
en recuperar la rique2a ganaderaE Osorio 4 $ed5n )ustiga en su o,ra Giscurso =ni%ersal la maraFa
de ,urócratas1 la especulación del trigo1 los )raudes en el r.gimen )iscal 4 la incapacidad de las cla+
ses dirigentes.
:) LAS FUENTES DE RIQUE!A
1) Econom5a agropecuaria: <a agricultura 4 la ganader5a )ueron sectores económicos complemen+
tarios1 so,re todo en tierras de secano1 pero tam,i.n realidades con)licti%as. <os sistemas de culti +
%o de aFo 4 %e2 o de aFo 4 tercio1 consist5an en alternar el culti%o con el ,ar,echo1 u o,tener una
cosecha trienal a costar de de*ar dos aFos la tierra sin culti%ar1 permit5a armoni2ar el desarrollo
agr5cola 4 ganadero. <a preocupación de los $e4es atólicos por )omentar el comercio lanero as5
como su monopolio1 les lle%ó a dictar una serie de disposiciones a )a%or de la Mesta1 ocasionando
serios per*uicios a la agricultura. Aa4 que decir que la Ge)ensa de las aFadas1 hi2o que se amplia+
ran los caminos del ganado 4 e#pulsó a los agricultores instalados en ellos1 4 so,re todo la <e4 de
arriendo del suelo (1!;1)1 seg8n la cual los ganaderos pod5an permanecer inde)inidamente en las
dehesas arrendadas1 e incluso conser%ar las que se ha,5an ocupado sin autori2ación de sus due+
Fos. ereales1 en especial el trigo1 )ueron el e*e de la econom5a agraria. <a producción de trigo
tu%o el 5ndice m7s alto a astilla <a 3ie*a1 que en aFos )a%ora,les e#portó sus e#cedentes1 -ragón
alcan2a,a a autoa,astecerse 4 ataluFa 4 el 0a5s 3asco de,5an acudir a la importación. EspaFa se
con%irtió en la primera mitad del s. 93I en uno de los dos imperios trigueros. 0ero su,ió el precio
del trigo1 as5 como los del aceite 4 del %ino. 6ales perspecti%as dieron una preocupación por rotu+
rar el campo. El auge del mo%imiento roturador con%irtió as5 a muchas de aquellas empresas en
tierras en propiedad pri%ada1 )acilitó la )ormación de grandes propiedades r8sticas e hi2o escasear
los pastos. En los aFos centrales del 93I marca el apogeo de la producción cereal5stica. <as e#ce+
lentes cosechas1 constitu4e el pórtico de la decadencia. 0or ese mismo per5odo tiene lugar el
,oom del trigo turco (1!4'+1!64)1 coincidiendo con la crisis agr5cola italiana 4 los primeros s5nto+
1;
mas del cam,io en 0ortugal 4 astilla. - EspaFa llega el trigo del norte1 presagiando un decli%e
producti%o que en la 8ltima d.cada del siglo arrastrar7 a la econom5a nacional en su con*unto.
Gesde 1!;/ los precios de los cereales (trigo1 ce,ada 4 centeno) )ueron o,*eto de tasación o)icial.
6ras m8ltiples oscilaciones entre el %alor legal 4 el real de los cereales en el mercado1 la tasa del
trigo se mantu%o durante la segunda mitad del s. 93I por encima del 5ndice general de precios. 6al
desa*uste1 el rigor impositi%o 4 la )alta de mano de o,ra1 dio lugar a que la e#plotación agr5cola de+
*ara de ser producti%a. El al2a de precios restó posi,ilidades de e#portar lana1 con la retroceso de
la producción ganadera. <a agricultura acentuó su decadencia1 agra%7ndose con las condiciones
meteorológicas que tu%ieron lugar durante el reinado de arlos II. <as regiones %it5colas )ueron: <a
6ierra de ampos1 la $io*a1 la ri,era de @a%arra1 la comarca de ariFena en -ragón1 el litoral le+
%antino1 la de campos de Jere2. <a sierra de órdo,a donde el oli%o constitu4ó una )uente )unda+
mental de rique2a. @o hu,o me*oras en el r.gimen de regad5os1 que siguieron siendo importantes
en la cuenca del E,ro1 en -ndaluc5a 4 en <e%ante1 donde la e#pulsión de los moriscos supuso un
duro golpe al culti%o de las huertas.
/) Industria 4 comercio: <a pol5tica proteccionista de los $e4es atólicos hi2o posi,le un nota,le
)lorecimiento industrial1 al e%itar la salida de materias primas 4 cerrar el comercio interior a los
productos manu)acturados europeos. <a restricción de importaciones 4 el )omento industrial se
aplicó de )orma especial en la industria te#til1 donde la marcha de los con%ersos1 trató de ser pa +
liada tra4endo o,reros de &landes e Italia. -lcan2a nota,le en%ergadura el tra,a*o metal8rgico en
el norte1 la producción de seda en Dranada 4 la industria del paFo en astilla1 -ragón1 ataluFa 4
:aleares. Industria metal8rgica: Be concentró principalmente en la 0a5s 3asco1 con producción de
hierro 4 acero. 0arte del hierro era consumido por la propia industria guipu2coana 4 %i2ca5na. Ges+
de 1!7"1 la &7,rica $eal de 0lacencia (Duip82coa) se concentró en la )a,ricación de armamento1
mientras la $eal &7,rica de 6oledo se aplicó en la producción de las )amosas espadas toledanas. El
co,re era tra5do desde Buecia 4 -lemania1 trans)orm7ndose en )actor5as espaFolas. on el descen+
so de la producción metal8rgica nacional1 se tu%o que importar armamento desde el e#tran*ero.
Industria sedera: -lcan2ó relie%e en -lmer5a1 M7laga 4 so,re todo en Dranada. <os tra,a*os de
ela,oración del producto agrupó a la po,lación en gremios (hiladores1 torcedores1 tintoreros...).
<a industria de la seda declinó en el s. 93II. Industria paFera: <ogró un gran auge en la primera mi +
tad del s. 93I1 pro4ect7ndose tanto al tr7)ico interior como a los mercados europeos. :urgos 4 :il +
,ao1 como centros de la producción lanera 4 de la )lota que ha,5a que transportarla entraron en
con)licto para asegurar el control de esa e#portación. El comercio de la lana controlado por gru+
pos de mercaderes1 encau27ndolo en tres rutas principales: desde :urgos 4 :il,ao al norte de Eu+
ropa1 M7laga a ItaliaE 4 desde Be%illa a -m.rica. <a )a,ricación de paFos alcan2o especial auge en
Bego%ia1 uenca 4 6oledo. <a industria del paFo empe2ó a declinar al concluir el s. 93I 4 entró en
crisis en el siglo siguiente. omercio e#terior: Be pro4ectó en las tres grandes 7reas de la Europa
nórdico+occidental1 el Mediterr7neo 4 las Indias. 0roductos de e#portación )ueron: lana1 aceite1
sal1 %ino1 hierro1 cueros1 cochinilla 4 a28car. P de importación1 las telas )inas1 papel1 herramientas 4
grano. <as remesas de oro 4 plata1 mientras se pudo disponer de ellas1 sir%ió para equili,rar el d.+
)icit de la ,alan2a de pagos. omercio con -m.rica: 7di2 4 Be%illa: El comercio con -m.rica ha+
,r5a de con%ertir a Be%illa en centro neur7lgico del la Europa del s. 93I. Be%illa manten5a el mono+
polio con las Indias1 por ra2ones )inancieras 4 pol5ticas1 asegura,a a la asa de ontratación el
control de las )lotas1 del tr7)ico de metales preciosos 4 de las gentes que i,an 4 %en5an. Gurante el
s. 93II1 el monopolio se%illano se trans)ormó en un monopolio m7s amplio1 re)le*ado en la ri%ali +
dad entre el puerto de Be%illa 4 el de 7di2. El monopolio comercial con las Indias 4 su crisis: <a
empresa del comercio con las Indias partió del principio de %ender en -m.rica productos de con+
sumo a alto precio en un r.gimen no competiti%o1 o,teniendo en consecuencia dinero a,undan+
te. Ello ciertamente ten5a sentido en el conte#to de que sólo EspaFa pudiera comerciar con las In+
dias1 pero tal planteamiento )ue impugnado por la %5a de hecho por piratas 4 mercaderes e#tran+
11
*eros. Ello o,ligó a EspaFa a esta,lecer un sistema de )lotas1 para que los ,arcos comerciales na+
%egaran en con%o4 protegidos por na%5os de escolta1 dict7ndose desde entonces una copiosa serie
de disposiciones a )in de regular ese tr7)ico mar5timo.
II. LA ECONOMÍA DE LA ILUSTRACIÓN
-) EL NUEVO ESPÍRITU Y SUS INSTRUMENTOS: LAS SOCIEDADES ECONÓMICAS DE AMIGOS DEL
PAÍS: Entrado el s. 93III1 se a)irma en Europa una e#plicación cient5)ica de la %ida económica1 la )i +
siocracia1 que reacciona contra los postulados mercantilistas. <os )isiócratas repudian el r.gimen
proteccionista 4 de inter%ención caracter5stico del mercantilismo1 4 de)iende en cam,io el li,re
*uego de las )uer2as económicas 4 la sola protección de la agricultura cono )uente natural de ri +
que2a. 6al interpretación coincidió con la di)usión del nue%o esp5ritu del Gespotismo ilustrado1 cu+
4as medidas de go,ierno propugnaron el )omento1 esto es1 el desarrollo de la administración1 de
la econom5a 4 la li,ertad de comercio. En 176! la Bociedad 3ascongada de -migos del 0a5s1 es )ru+
to de las tertulias entre ca,alleros 4 cl.rigos. u4o programa promo%5a el estudio de los pro,le+
mas económicos1 para introducir as5 adelantos t.cnicos en los di%ersos ramos de la producción. <a
Bociedad pu,lica memorias 4 se re8ne en Juntas generales en 3itoria1 :il,ao 4 3ergara1 dando a
conocer las e#periencias 4 estudios en cuatro campos principales: agricultura1 industria1 comercio
e historia 4 ,uenas letras. En 177! aparece la $eal Bociedad Económica de -migos del 0a5s de Ma +
drid1 que sir%e de modelo a muchas otras )ormadas en los aFos siguientes. aracter5sticas genera+
les de ellas )ueron: el )omento de la la,oriosidad1 la lucha contra mendicidad 4 el %aga,undeo1 la
creación de rique2a1 el incremento de puestos de tra,a*o 4 la me*ora de la agricultura.
:) LAS FUENTES DE RIQUE!A" REFORMA AGRARIA" INDUSTRIA Y COMERCIO
$e)orma -graria: Gurante el s. 93III no aumentó el rendimiento del suelo1 culti%ado toda%5a por el
sistema de aFo 4 %e2 4 con los mismos instrumentos de que se ha,5a hecho uso en .pocas anterio+
res. En la pugna entre agricultores 4 ganaderos lat5a un pro,lema1 que era el estado precario de la
agricultura 4 la necesidad de acometer re)ormas. En la segunda mitad del s. 93III los precios agr5 +
colas su,ieron1 ,ene)iciando pre)erentemente a los terratenientes. <a ele%ación de los salarios del
campo )ue mu4 in)erior a la de los precios1 4 el arrendamiento de las tierras sol5a comportar un
pago alto de canon. <a miseria de los culti%adores 4 campesinos dio lugar a re%ueltas1 desencade+
nando un clima de inquietud social en el que arlos III intentó hacer )rente con medidas parciales.
=na pragm7tica de 17661 dispuso que los campos de los conce*os e#tremeFos )ueran repartidos
entre aquellos %ecinos m7s necesitados. En el >In)orme so,re la <e4 -graria? 17(!1 de corte li,eral
4 antiinter%encionista1 donde Jo%ellanos propugna la potenciación de la propiedad pri%ada 4 el ac+
ceso de los particulares a la gran masa de tierras de ,ald5os 4 comunales1 que *unto a los pri%ile+
gios de los poderosos1 eran la causa del estancamiento económico.
Industria 4 omercio: <a $e%olución Industrial del s. 93III )ue producto en Europa del desarrollo
cient5)ico 4 t.cnico1 4 en concreto de la introducción 4 auge del maquinismo1 principalmente apli +
cado a la industria te#til. 6al proceso liderado por Inglaterra1 encontró o,st7culos en EspaFa: Es+
caso impulso de las ciencias aplicadas 4 su des)ase con respecto a las especulati%as1 la reducida di +
mensión del mercado nacional de maquinaria1 por la resistencia a la industriali2ación de determi +
nados sectores1 la toma tard5a de conciencia de las necesidades de mecani2ación1 la precariedad
de una industria metal8rgica carente de adecuado proteccionismo. Gesde el reinado de &elipe 3
el Estado )a%oreció la )undación de centros de manu)acturas1 donde se atra*o a operarios e#tran+
*eros especiali2ados. omo la $eal &7,rica de te*idos de Duadala*ara (171')1 estampados de algo+
1/
dón de H%ila (17'7)1 que a la larga no resultaron renta,les1 as5 como la de tapices de Madrid1 cris+
tales de Ban Ilde)onso. El escaso .#ito de las manu)acturas reales contrastó con la ,uena marcha
de la producción te#til catalana de car7cter pri%ado. El renacimiento industrial de ataluFa1 parali +
2ado por la Duerra de Bucesión1 supuso un crecimiento de la po,lación artesanal1 logr7ndose una
importante producción de la que /Q" partes era e#portada a -m.rica. <as e#plotaciones mineras
no )ueron reacti%adas 4 se mantu%o el ni%el de la etapa anterior. El impulso del rearme na%al pro+
mo%ido por Ensenada1 repercutió )a%ora,lemente en la industria de hierro colado. <a reacti%ación
del comercio interior tu%o dos causas )undamentales: la supresión de las aduanas internas1 la me+
*ora 4 re)orma de la red %iaria. -l desaparecer las tra,as )ronteri2as1 el tr7)ico comercial se hi2o
m7s )luido1 resultando ,ene)iciada ataluFa1 cu4os comerciantes hicieron masi%o acto de presen+
cia en la %ida económica castellana. El esp5ritu uni)icador 4 centrali2ador1 se aplicó al )omento de
la red de comunicaciones1 articulada1 con)orme a un sistema radial con centro en Madrid (&elipe
31 171')1 )uncionando a partir de 1776 la Buperintendencia de orreos 4 0ostas. El comercio e#te+
rior mantu%o la tradicional pro4ección hacia el norte de Europa1 el Mediterr7neo 4 el -tl7ntico de
cara a las Indias1 potenciando .sta al ser decretada en 177' la li,ertad de comercio con -m.rica.
<a li,eración del tr7)ico comercial )ue )ruto del esp5ritu ilustrado1 el mundo de %ie*os %alores de la
conquista 4 la rique2a1 t5picos de la etapa anterior1 se %io reempla2ado por otro e#altador de la
pa2 4 el tra,a*o1 encarnados en la )igura del comerciante.
III. FUENTES DEL DEREC#O MERCANTIL: LAS ORDENAN!AS DE LOS CONSULADOS
Aasta )inales del s. 93 los onsulados ha,5an sido una institución caracter5stica de la orona de
-ragón. - partir de ese momento1 las corporaciones de comerciantes castellanos reci,en esa or+
gani2ación1 4 surgen los consulados de :urgos (14(4)1 :il,ao (1!11)1 Be%illa (1!"') o Madrid
(16"/)1 as5 como en =ltramar (M.#ico 4 <ima). 6ras la declaración de la li,ertad de comercio con
Indias en 177'1 se crean otros tales como los de <a oruFa1 M7laga 4 Bantander1 o los de Banl8car
de :arrameda1 Dranada 4 3igo 4a en el s. 9I9 estos tres 8ltimos. El despliegue comercial es encau+
2ado en lo *ur5dico por el desarrollo del derecho mercantil1 cu4a )uente principal son las ordenan+
2as de esos onsulados. <as ordenan2as del onsulado de :urgos1 de cual la mitad de los cap5tu+
los1 regulan el seguro mar5timo. <as Ordenan2as de Be%illa de 1!!6 constan de di%ersos te#tos so+
,re la organi2ación del onsulado 4 el comercio con -m.rica. El onsulado de :il,ao dispuso de
%arios cuerpos de ordenan2as durante los s. 93I 4 93II. &ruto de esta tarea )ueron las Ordenan2as
de la asa de ontratación de la mu4 no,le 4 leal %illa de :il,ao 17"71 aplicadas al comercio te+
rrestre 4 mar5timo1 que lograron nota,le di)usión en la 0en5nsula 4 -m.rica.
1"
LECCIÓN $
ESTRUCTURA SOCIAL DE ESPAÑA EN LA EDAD MODERNA
I. LAS CLASES SOCIALES
<a estructura social de la EspaFa Moderna mantu%o en muchos aspectos las mismas caracter5sti +
cas esenciales que presenta,a en la :a*a edad Media. Bin em,argo su composición e#perimentó
cam,ios importantes. <a sociedad siguió di%idida ,a*o los -ustrias 4 los :or,ones en tres esta+
mentos con la 8nica sal%edad de que en cada orden o estamento se di)erencian di%ersos grados
internos (óptimos1 mediocres e 5n)imos) 4 que las antiguas clases ser%iles o semiser%iles ha,5an
ido integrando el grupo de los ple,e4os. -l mismo tiempo1 la di%ersidad de elementos que com+
pon5an la sociedad medie%al )ue dando paso desde el s. 93 a una sociedad m7s homog.nea 4
compacta. Deneró una mentalidad re)or2ada por las le4es cu4os principales signos e#ternos de)i+
nitorios )ueron: =n determinado sentido del honor1 materiali2ado e#ternamente en la ostentación
del lu*o 4 en el desprecio generali2ado de los o)icios mec7nicos. =n a)7n desmesurado de enno+
,lecimiento que aque*ó a numerosos sectores de la sociedad.(@otoria no,le2a o no,le2a e*ecuto+
ria). <os estatutos de limpie2a de sangre. (Drandes1 ca,alleros de h7,ito1 comendadores).
-) LAS CLASES PRIVILEGIADAS
@o,le2a: <a no,le2a siguió constitu4endo en la Edad Moderna un estamento cerrado 4 dotado de
pri%ilegios especiales que le situa,a en el primer lugar de la escala social (inmunidad tri,utaria1
e#ención de ser%icios 4 prestaciones personales1 etc.). <a @o,le2a se ordenó *er7rquicamente en
grados di)erentes: <os Drandes de EspaFa: /; )amilias que reun5an /! t5tulos a las que arlos 3 en
1!/; reconoció o)icialmente la m7s alta primac5a social1 esos Drandes. Eran los no,les que lle%a+
,an los t5tulos de marqu.s1 conde1 duqueR1 que aumentaron considera,lemente a lo largo de la
Edad Moderna en que los re4es concedieron con )recuencia t5tulos no,iliarios como premio a ser+
%icios prestados1 por lo que su estatuto pri%ilegiado no deri%a,a del lina*e1 sino del ser%icio. <a @o+
,le2a de lina*e que1 en de)initi%a1 eran no,les de segunda categor5a. <legados a ese rango ,ien por
notoria no,le2a o ,ien por e*ecutoria1 carec5an de recursos por no ha,er accedido a cargos ele%a+
dos 4 de rele%ancia social1 4 )ormaron en la Edad Moderna una clase numerosa1 compuesta por:
<os a,alleros: &ueron una especie de clase media no,iliaria. - di)erencia de los grandes 4 t5tulos1
integrantes de la no,le2a cortesana1 dichos ca,alleros e*ercieron un gran poder en el 7m,ito local
4 )ueron a menudo propietarios de propiedades ur,anas 4 r8sticas. Muchos de ellos se con%irtie+
ron en ca,alleros de h7,ito1 es decir1 poseedores de un h7,ito de las %ie*as Srdenes Militares1 dis +
)rutando a %eces de seFor5os territoriales llamados encomiendas1 cu4a *urisdicción 4 renta les per+
tenec5a como comendadores. <os Aidalgos: En la .poca de los -ustrias )ueron no,les1 que1 por no
ostentar cargos p8,licos 4 carecer de medios económicos1 ocuparon el estamento m7s ,a*o de las
clases pri%ilegiadas. En el s. 93III la no,le2a mantu%o sus pri%ilegios. <as capas medias estu%ieron
en los puestos directi%os de la administración1 la estructura eclesi7stica 4 el e*.rcito1 mientras los
estamentos m7s altos desempeFaron cargos palatinos. Be a,re paso cierta concepción de la >)un+
ción social? de la no,le2a1 como *usti)icati%a de los pri%ilegios de una estructura estamental que
en s5 misma no se discute 41 en ,ase a esos planteamientos1 los t5tulos no,iliarios son concedidos
por m.ritos o ser%icios. <os no,les en esta .poca1 )uesen de la categor5a que )uesen1 mantu%ieron
su estatuto *ur5dico pri%ilegiado1 4 siguieron go2ando de e#ención tri,utaria 4 de numerosos pri%i +
14
legios en el orden ci%il1 penal 4 procesal1 como las e#enciones del ser%icio militar o,ligatorio1 o la
e#clusión de la prisión por deudas1 de tormento1 o de penas in)amantes1 del em,argo de ,ienes.
Do2aron adem7s de una *urisdicción especial cu4a competencia correspond5a a las hanciller5as.
@o )altaron los con)lictos sociales entre no,les 4 ple,e4os1 de los que )ueron una muestra las gue+
rras de las omunidades en astilla 4 de las Derman5as de 3alencia 4 Mallorca. <a no,le2a de estir+
pe 41 en particular los Drandes su)rieron una crisis con el cam,io de dinast5a a causa del descon+
cierto general que pro%ocó la guerra de Bucesión 4 la implantación de una pol5tica )uertemente
centralista. <a no,le2a perdió gran parte de sus pri%ilegios aunque no todos pudiendo a8n conser +
%ar su ,oato e#terno. En cam,io1 la no,le2a titulada e#perimentó cierto impulso al ser mu4 )re+
cuentes las concesiones de t5tulos no,iliarios de marqu.s1 conde1 %i2conde1 etc.1 por los re4es :or +
,ones como premio a determinados ser%icios. <a condición no,iliaria se consideró incompati,le
con el e*ercicio de determinadas pro)esiones que se estima,an %iles1 hasta que arlos III declaró la
honestidad 4 honora,ilidad de todos los o)icios. En astilla1 a partir de la guerra de las omunida+
des1 la oligarqu5a despla2ó de los cargos p8,licos a la ,urgues5a ur,ana1 cu4a ans5as de estima so+
cial les empu*aron a los ple,e4os a querer con%ertirse en hidalgos1 es decir1 a integrarse en esca+
lón in)erior de la no,le2a. <os lina*es )ueran de notoria no,le2a o de no,le2a de e*ecutoria1 o,teni +
da tras una serie de litigios 4 prue,as que conclu5an con la sanción o)icial. arlos 3 4 &elipe II in+
corporaron a la alta no,le2a (grandes) a tareas ,.licas 4 diplom7ticas1 pero manteni.ndola aparta+
da de los resortes de la administración. En el s. 93II creció en n8mero 4 poder1 adueF7ndose del
Estado en el reinado de arlos II1 cuando la concesión de t5tulos por dinero llegó a alcan2ar carac +
teres alarmantes.
El lero: El celi,ato sacerdotal hi2o que el clero )uera una clase a,ierta1 sum7ndole su cierta am,i +
gTedad como estrato social di)erenciado del mundo secular. El paso de seglar a eclesi7stico era
simple1 4 muchos religiosos lle%a,an una %ida corriente que en nada se di)erencia,a de la gente
de la calle. El n8mero de eclesi7stico )ue ele%ado en el s. 93I (!U) 4 pese al decli%e demogr7)ico
creció en el 93II hasta alcan2ar el porcenta*e del 1;U. En el s. 93III remitió1 conta,ili27ndose un
11!U. <a ma4or parte de los ar2o,ispos 4 o,ispos pertenec5an al clero secular1 mientras el resto
surgió del regular1 4 en especial de )ranciscanos 4 dominicos. 0or lo general proced5an de )amilias
no,les. 0ropuestos por el re4 4 nom,rados por $oma1 sol5an ocupar de entrada una diócesis po+
,re1 para ascender mediante )recuentes traslados a otras m7s %enta*osas. -l alto clero1 pertene+
c5an tam,i.n los componentes de los ca,ildos catedralicios 4 colegiatas1 quienes desempeFa,an
di%ersas dignidades que ha,5an sido cu,iertas por oposición. El ,a*o clero1 da,a ca,ida a curas p7+
rrocos1 ,ene)iciados 4 capellanes. Junto a su consideración social1 el clero dis)rutó de e#ención )is+
cal 4 tu%o *urisdicción propia.
:) LAS CLASES MEDIAS: <os no pri%ilegiados o pecheros (estado llano o tercer estamento) tampo+
co )orma,an una clase social homog.nea. <a ,urgues5a de las ciudades constituida en oligarqu5a
municipal1 integrada por los grandes comerciantes1 llamados ciudadanos honrados1 4 por los ,ur+
gueses dedicados a las pro)esiones li,erales1 por )uncionarios de la -dministración local1 4 por los
letrados. <os la,radores o campesinos propietarios rurales que con )recuencia )ueron arrendado+
res de partes de sus tierras a otros la,radores in)eriores sin tierra que en su ma4or5a1 dada la pe+
nuria 4 la desprotección de la agricultura en la Edad Moderna1 se halla,an empo,recidos por los
censos e hipotecas 4 por el al2a de los precios. <os miem,ros del clero ,a*o 4 los soldados1 4 toda
la gente ple,e4a que desempeFa,a empleos modestos como escuderos1 dueFas1 laca4os1 etc. <a
importancia social de los grupos que con)orma,an las clases medias aumentó considera,lemente
en el s. 93III1 en que la ,urgues5a en cone#ión con el esp5ritu ilustrado )ue escalando puestos pol5 +
ticos1 distinciones sociales 4 e#cepciones económicas. <a clase media ur,ana est7 representada en
la .poca de los -ustrias por comerciantes 4 mercaderes1 letrados1 )uncionarios 4 por quienes e*er +
1!
cen las )unciones li,erales. Estas gentes 4 muchas otras de recursos m7s modestos1 pro4ectan a
menudo a sus descendientes hacia los puestos de la administración p8,lica. En el s. 93III compo+
nen las clases medias los dedicados al comercio1 rentistas 4 )uncionarios p8,licos1 4 los que e*er+
cen pro)esiones li,erales. <a )unción m.dica tu%o escaso peso social. Drande )ue el prestigio de
los militares.
) LAS CLASES INFERIORES
1) <a po,lación ur,ana 4 rural en la 0en5nsula: <a clase rural in)erior esta,a constituida por los tra+
,a*adores del campo que no tiene ning8n tipo de propiedad aparte de su tra,a*o1 por lo que se
%en o,ligados a tra,a*ar la tierra que arriendan a otro1 o como *ornaleros. -lgunos1 de manera in+
dependiente eran %asallos *urisdiccionales. Otro grupo in)erior al anterior era el constituido por
los pequeFos comerciantes 4 los artesanos o menestrales1 agrupados en gremios pro)esionales1
que con )recuencia constitu4eron corporaciones cerradas1 sin que en una ciudad se pudiera e*er +
cer o)icio alguno si no se )orma,a parte del gremio correspondiente. <a situación de los o,reros
en las ciudades me*oró dentro de los gremios en el s. 93III1 a pesar de que estas corporaciones
i,an perdiendo )uer2a. Bu condición )ue mucho m7s tolera,le que la de los *ornaleros del campo.
0o,lación ur,ana: El mundo artesanal 4 las gentes dedicadas a los pequeFos o)icios )orman la
,ase ur,ana de la escala social. El desarrollo de los gremios1 lle%ó una gradación de las di%ersas
acti%idades. En astilla hu,o as5 gremios ma4ores 4 menores1 e#ponentes de una di)erenciación
económica que se trocó en una *erarqu5a social. a,e seFalar que determinadas pro)esiones me+
recieron una consideración pre)erente (comercio en la <on*a)1 otras les siguen en estima social (*o+
4ero1 platero1 es decir1 el tra,a*o en materias no,les)E en cam,io algunas pro)esiones como carni +
cero o curtidores de pieles )ueron o,*eto de menosprecio. En ataluFa aparece una di)erenciación
entre los tres gremios de mercaderes1 artistas 4 menestrales. El gremio )acilitó la asistencia 4 a4u+
da a los a)iliados1 pero no alcan2ó a integrar a todos los tra,a*adores1 ,ien por la aparición de o)i +
cios nue%os1 o por aquellas pro)esiones )ueran tenidas en cuenta como deshonrosas 0o,lación ru+
ral: <a situación de los tra,a*adores rurales )ue decorosa en la )ase de despegue agrario del 93I. -l
estar %inculada la e#pansión con un r.gimen de pr.stamos hipotecarios 4 censos consignati%os1
cuando se agra%ó la crisis estos campesinos quedaron oprimidos por el pago de intereses 4 rentas.
M7s de la mitad de la po,lación rural esta,a )ormada por *ornaleros )i*os o e%entuales. Bu penosa
situación económica no me*orar5a en el )uturo1 por cuanto las tasas de *ornales apenas %ariaron
desde 16'; a )ines del s. 93III.
/) <a po,lación rural en Indias: el r.gimen de encomiendas: <as necesidades de e#plotación eco+
nómica1 de ordenar el tra,a*o de los indios 4 asegurar su instrucción1 se lle%aron en -m.rica el es +
ta,lecimiento de las encomiendas. <a encomienda consistió en la atri,ución al colono espaFol
(encomendero) de grupos de indios1 con la o,ligación de protegerles1 educarles e instruirles en la
religión cristiana1 ,ene)ici7ndose a cam,io de su tra,a*o o del tri,uto que esos ind5genas ha,5an
de satis)acer dada su condición de %asallos del re4. <os primeros repartos de indios tu%ieron lugar
poco despu.s del descu,rimiento1 de,ido a la escasa mano de o,ra. &ormando lotes de !; ó 1;;1
eran asignados a los espaFoles para que tra,a*aran en el campo o en las minas de oro. <as tesis
contrarias a la encomienda hacen mella en arlos 31 que emprende desde 1!16 una pol5tica prohi +
,iti%a que1 de,ido a las protestas de los interesados1 su)re no pocos retrocesos. E#istieron %arios
tipos de encomiendas como las encomiendas de ser%icio personal o las encomiendas de tri,uto
siendo la di)erencia entre unas 4 otras el car7cter de la prestación que se e#ig5a a los ind5genas. El
r.gimen de encomiendas se prestó a todo tipo de de)ormaciones1 a,usos 4 desórdenes practica+
dos so,re la po,lación ind5gena 4 ello dio pi. a la denuncia del dominico 0. Montesinos1 )ormula+
da 4a en 1!11 4 proseguida por :. de <as asas1 criticando el modo de ocupación de las Indias 4 el
16
mal trato dado por algunos encomenderos a los indios. <as <e4es @ue%as de 1!4/1 proh5,en nue+
%as encomiendas1 declaran a e#tinguir las 4a e#istentes 4 o,ligan a quienes hu,ieran maltratado a
los indios1 los eclesi7sticos 4 )uncionarios reales1 a de%ol%er las su4as. 6ales disposiciones choca+
ron con la condición hereditaria de la encomienda para una generación. Burgió una dura resisten+
cia que parali2ó dichas le4es1 4 posteriormente hi2o posi,le el de)initi%o resta,lecimiento de la en+
comienda1 quedando consolidada. En el s. 93II )ueron suprimidos los ser%icios )or2osos de los in+
dios1 instaur7ndose a cam,io un r.gimen de ser%icios contratados. - )inales del s. 93II1 di%ersas
medidas restricti%as conducen a la desaparición del sistema de encomiendas. En 16'7 se e#igió a
los encomenderos se la entrega de la mitad de la renta anual. En 17;1 quedan incorporadas a la
orona las pertenecientes a los encomenderos que %i%en en EspaFa1 4 en 171' se decreta que las
encomiendas %acantes por muerte de su dueFo sean administradas por el Estado. 6ras una orden
de e#tinción en 17/11 las 8ltimas encomiendas )ueron suprimidas en hile por el general Aiggins
en 17'(.
G) LOS GRUPOS SOCIALES MARGINADOS: En la clase m7s ,a*a se encuentran los escla%os1 gita+
nos1 4 el mundo del hampa de la .poca. <os escla%os procedieron de las guerras contra los ,er,e+
riscos 4 turcos1 de la conquista de anarias 4 Dranada 4 de las e#pediciones coloniales. -plicados a
duros tra,a*os en minas 4 o,ras p8,licas1 o tam,i.n al ser%icio dom.stico1 su n8mero pudo alcan+
2ar unos !;.;;; a )ines del s. 93I1 decreciendo hasta desaparecer en el 93III. En un auto de 171/1
&elipe 3 ordenó la e#pulsión de los moros li,res 4 el mantenimiento de los escla%os. <os gitanos
de,ieron )ormar un grupo considera,le en la .poca de los $e4es atólicos1 tam,i.n llamados
egipcianos por suponerles procedentes de Egipto. =na pragm7tica de 14(( dispuso que >los de
Egipto no anden por el reino... porque ro,an los campos 4 destru4en las heredades1 4 matan e
hieren a quien se lo de)iende1 4 en la po,lación hurtan 4 engaFan a los que ellos tratan1 4 no tie+
nen otra manera de %i%ienda?. Gicha disposición )ue reiterada en el s. 93I1 en 161(1 &elipe III orde+
na su e#pulsión1 pero ante la di)icultad de aprenderles no se pudo poner en pr7ctica. =na pragm7+
tica de 17'" se orientó a la integración que de,5an a,andonar su lengua1 tra*e 4 *erigon2a1 a )in de
reci,ir acogida en los di%ersos o)icios 4 gremios. Mucho m7s a,undante )ue la muchedum,re de
p5caros 4 %aga,undos. - )inales del 93I el autor 0.re2 de Aerrera estima,a en 1!;.;;; las perso+
nas dedicadas a la mendicidad1 o a tareas de criminalidad. En la etapa de los -ustrias los %aga,un+
dos )ueron perseguidos por una serie de disposiciones1 que les condena,an a a2otes o a ser%ir en
galeras. En el s. 93III1 procuraron aplicarles tra,a*os 8tiles o en caso de tener edad integrarles en
el e*.rcito. En 17'4 se dispuso que las &&.--. que persegu5an a los )ora*idos 4 malhechores
aprehendieran tam,i.n a los %aga,undos. <a )igura del >a,ogado de los po,res?1 e#istente en Es+
paFa1 )ue trasplantada a las Indias.
17
LECCIÓN %
LA ÉPOCA DE LAS RECOPILACIONES
I. RECOPILACIONES CASTELLANAS
-) EL ORDENAMIENTO DE MONTALVO Y EL LIBRO DE BULAS Y PRAGMATICAS DE JUAN RAMI&
RE!: <os $e4es atólicos encargaron en 14'; al *urista -lonso G5a2 de Montal%o la reali2ación de
una recopilación del Gerecho castellano que no recogiera aquellos preceptos que no )ueran 4a
8tiles por ha,er quedado o,soletos1 4 tam,i.n aquellos que )ueran contradictorios. Esta o,ra se
imprimió en 14'4 con el t5tulo de <i,ro de las <e4es 4 Ordenan2as $eales de astilla (conocida
tam,i.n como el ordenamiento de Montal%o). @o o,tu%o el reconocimiento o)icial de los $e4es
atólicos1 posi,lemente1 por los errores %arios que presenta,a 4 por estar incompleta 4a que no
recogió la totalidad de las le4es %igentes sino que mutiló algunas de las incluidas e incurrió en con+
)usiones 4 contradicciones. Bu contenido est7 )ormado por 0ragm7ticas1 <e4es de ortes1 $eales
.dulas de los re4es de astilla (disposición real dirigida a regular una situación nue%a 4 a dar nor+
mas de )uncionamiento a órganos de la administración) posteriores al Ordenamiento de -lcal7 de
1"4' 4 alguna disposición del &uero real. <a o,ra1 estructurada en ocho li,ros1 presenta un %aria+
do contenido que contempla el Gerecho 08,lico1 pri%ado1 penal1 los asuntos eclesi7sticos1 el r.gi +
men municipal1 la Aacienda 4 el r.gimen seForial. ontempor7neo al Ordenamiento de Montal%o1
)ue el <i,ro de :ulas 4 0ragm7ticas de Juan $am5re21 editado en 1!;"1 que inclu4e e#clusi%amente
las disposiciones del reinado de los $e4es atólicos procedentes de la *urisdicción real. -parte de
las recopilaciones1 aunque relacionadas1 ha de hacerse re)erencia a las <e4es de 6oro. Be trata de
un te#to posterior al Ordenamiento de Montal%o pero anterior a la @ue%a $ecopilación1 surgido
de la petición hecha en las ortes de 6oledo de 1!;/ de que se su,sanasen algunas lagunas lega+
les importantes. Be promulgaron en 6oro en 1!;! 4 son un con*unto de '" le4es dedicadas a acla+
rar1 corregir 4 suplir el derecho ci%il anterior1 en las que1 entre otras cuestiones se regula la institu+
ción del Ma4ora2go 4 se reproduce el orden de prelación de )uentes *ur5dicas )i*ado en el Ordena +
miento de -lcal7. &ueron posteriormente recogidas tanto en la @ue%a $ecopilación como en la
@o%5sima.
:) LA NUEVA RECOPILACIÓN: El ordenamiento de Montal%o no resol%ió el pro,lema de la disper+
sión del derecho castellano 4 no alcan2ó la sanción real1 por ello en di%ersas cortes se reiteró la
necesidad de hacer una nue%a recopilación que solucionase el pro,lema. <a nue%a recopilación
)ue promulgada por &elipe II en 1!671 siendo sus autores 0edro <ópe2 de -lcocer 4 <ópe2 de -rrie+
ta1 aunque :artolom. de -tien2a )ue quien la )inali2ó. El onse*o de astilla e#aminó esta o,ra
durante cinco aFos antes de que )uera promulgada. Bus materiales proceden de las partidas1 las
<e4es de 6oro1 el &uero Ju2go1 el &uero real1 el Ordenamiento de -lcal7 etc. Be estructura en ( li +
,ros con m7s de 4;;; le4es 4 siguió el modelo del Ordenamiento de Montal%o1 incluido los mis+
mos de)ectos. Bu contenido a,arca desde los temas eclesiales1 pasando por los de )amilia1 suce+
siones1 Gerecho p8,lico1 penal1 procesal1 r.gimen municipal1 Aacienda etc. Ge la nue%a recopila+
ción se hicieron %arias ediciones aFadi.ndole en el s. 93II1 un %olumen nue%o que recog5a los -u+
tos acordados (decisiones pro%enientes del conse*o $eal de astilla en %irtud de la autoridad que
les conced5a el re4). 0osteriormente en el aFo 17'6 el conse*o de astilla encargó al penalista <ar+
di27,al la redacción de otro suplemento que recogiese c.dulas (disposiciones reales de alcance
general)1 decretos 4 autos acordados posteriores a 174! aunque no )ue apro,ado por el conse*o 4
no se hi2o la re)orma necesaria. Esta $ecopilación adolece de los mismos de)ectos que la recopila+
1'
ción anterior.
) LA NOVÍSIMA RECOPILACIÓN: <a @o%5sima $ecopilación de las <e4es de EspaFa1 o,ra del *uris+
ta Juan de la $eguera 3aldelomar1 )ue apro,ada por una $eal .dula de 1';!1 durante el reinado
de arlos I31 4 es el )ruto de las demandas surgidas de hacer un te#to que %iniera a sustituir la in+
su)iciente @ue%a $ecopilación. El nue%o cuerpo legal1 se compone de 1/ li,ros1 los cuales agrupan
m7s de 4;;; le4es1 pragm7ticas 4 autos acordados que se ocupa de temas eclesi7sticos1 del dere+
cho de corte1 del conse*o de astilla1 derecho pu,lico1 del go,ierno ci%il1 del r.gimen municipal1
de la Aacienda1 del Gerecho de &amilia1 arrendamientos 4 contratos1 de derecho penal 4 procesal1
etc. <a @o%5sima recopilación no derogó la @ue%a que conser%ar5a car7cter de derecho supletorio
de la @o%5sima manteni.ndose para el resto de las disposiciones el orden de prelación de )uentes
esta,lecido en el Ordenamiento de -lcal7 4 con)irmado en las <e4es de 6oro. 0ero en la no%5sima
recopilación se repitieron los de)ectos de los anteriores trat7ndose de un nue%o intento )racasado
aunque de enorme %igencia EspaFa 4 -m.rica por ser%ir de ,ase a sus códigos.
II. LAS RECOPILACIONES DE LOS RESTANTES TERRITORIOS: VASCONGADAS, ARAGÓN, NAVARRA,
CATALUÑA, MALLORCA Y VALENCIA
1) 3ascongadas: 3i2ca4a: En el aFo 1!/' se pu,licó la re%isión del &uero de 3i2ca4a de 14!/. &ue
sancionada por arlos I con el t5tulo V&uero1 0ri%ilegios1 &ranque2as 4 <i,ertades del BeFor5o de
3i2ca4aV. En su pre7m,ulo se indica que a )alta de le4 han de aplicarse las generales del reino cas+
tellano. Hla%a: @o se reali2ó en ese territorio una recopilación sistem7tica1 pero las le4es del mis+
mo )ueron coleccionadas en %arias ocasiones. En 1'/! se pu,licó una de esas colecciones ,a*o el
nom,re de Vuaderno de <e4es 4 Ordenan2as con que se go,ierna esta pro%incia de Hla%aV. are+
ce en a,soluto de orden sistem7tico 4 recoge los te#tos de Gerecho ala%.s (Ordenan2as de Aer+
mandad de 146"1 el 0ri%ilegio de contrato de 1""/) as5 como di%ersas disposiciones legales. Dui +
p82coa: omo recopilación de este territorio se pu,licó en 16(6 una V@ue%a recopilación de los
)ueros1 pri%ilegios1 ,uenos usos 4 costum,res1 le4es 4 Ordenan2as de la 0ro%incia de Duip82coaV.
En ella se ordenan por materias las disposiciones de los uadernos de Aermandad de la Edad Me+
dia.
/) -ragón 4 @a%arra: -ragón: En -ragón de dieron dos tipos de recopilaciones: las cronológicas 4
las sistem7ticas. ronológicas: Aa4 que citar la o,ra V&ueros 4 o,ser%ancias del reino de -ragónV1
que recoge los dos te#tos ,7sicos del Gerecho aragon.s: VEl ódigo de AuescaV 4 Vlas O,ser%an+
cias de G5e2 de -u#V. $ecoge cuestiones eclesi7sticas1 )ueros relati%os al derecho ci%il 4 organi2a+
ción *udicial. Bistem7ticas: En 1!47 se hi2o la recopilación denominada V&ueros1 o,ser%ancias 4 ac+
tos de orteV1 que reci,ió m8ltiples cr5ticas por estar llena de erratas. @a%arra: Be citan las recopi +
laciones reali2adas desde la incorporación del reino de @a%arra a la corona de astilla en 1!1/1
que son dos: <a o,ra titulada &ueros del reino de @a%arra desde su creación hasta su )eli2 unión
con astilla1 4 recopilación de las le4es promulgadas desde dicha unión hasta el aFo de 16'!1 o
m7s escuetamente la V<a recopilación de ha%ierV1 que data de 16'6 4 que recoge los &ueros del
reino de @a%arra desde su creación hasta la unión con astillaE las le4es promulgadas desde esa
unión a 16'!1 adicion7ndole despu.s el &uero Deneral 4 el -me*oramiento de 1"";. V<a @o%5sima
recopilación de las le4es del reino de @a%arraV1 reali2ada por el s5ndico Joaqu5n Eli2ondo1 en la que
se recoge )undamentalmente la legislación en ortes de @a%arra hasta 1716.
") ataluFa1 Mallorca 4 3alencia: ataluFa: Be reali2aron en la Edad Moderna tres recopilaciones:
<a primera )ue encargada en las ortes de :arcelona de 141" para %erter en lengua romance 4 re+
1(
copilar metódicamente los =satges1 las onstituciones de ataluFa 4 los ap5tulos de ortes1 que
esta,an en lat5n. <a reali2aron los *uristas Jaime all5s 4 :ononato 0ere1 *unto con &rancisco :asset
4 @arciso de Ban Gion5s. <a segunda recopilación1 la titulada onstitucions 4 altres drets de ata+
lun4a1 )ue reali2ada entre 1!'' 4 1!'(1 4 es una continuación de la anterior. En 17;4 se reali2ó
una tercera recopilación que )ue en realidad una puesta al d5a de lo contenido en las precedentes.
Mallorca: En Mallorca se lle%an a ca,o desde )ines del s. 9III di%ersas compilaciones por mandato
o)icial o por iniciati%a pri%ada1 si ,ien hasta mediados del 93II ninguna logra %er la lu2 4 o,tener el
oportuno reconocimiento. Gestaca >$ecopilación de anet 4 Mesquida? di%idida en ! li,ros1 sus
t5tulos contienen las le4es antiguas *untos a las propuestas por los autores del te#to. 0or su mag+
nitud no )ue apro,ada cuando en 16// se presentó a los *urados. <a primera recopilación mallor+
quina autori2ada )ue o,ra de -ntonio Moll1 4 se editó en 16;" con el t5tulo >Ordinacions 4 suma+
roi de pri%ilegis1 consuetuts 4 ,on usos del regne de Mallorca?. <a o,ra de Moll agrupa una serie
de te#tos: desde preceptos medie%ales so,re pleitos1 notarios o tr7)ico mercantil1 hasta otros m7s
modernos relati%os a ordenan2as de la -udiencia1 sistema de go,ierno del reino1 etc. 3alencia:
Au,o dos recopilaciones: ronológica1 preparada por Da,riel de $iucech (14'/) con el titulo de
&urs 4 Ordinacións de 3alencia1 que conten5a el ódigo de Jaime I. Bistem7tica1 denominada &ori
regni 3alentia (&ueros del reino de 3alencia) que consta de nue%e li,ros 4 )ue reali2ada por &ran+
cisco Juan 0astor en 1!47.
III. LAS RECOPILACIONES EN LAS INDIAS
-) DEREC#O CASTELLANO, DEREC#O INDIANO Y DEREC#O INDÍGENA: <os elementos integrantes
del Gerecho Indiano son: el Gerecho astellano1 tanto el que se da para las Indias desde EspaFa
como el que dan las autoridades desde -m.rica1 el derecho consuetudinario ind5gena 4 el dere+
cho riollo. <a decisión de transplantar el derecho castellano a Indias se adopta con anterioridad
al propio Gescu,rimiento1 en las apitulaciones de Banta &e ($e4es atólicos1 14(/)1 en las que se
acuerda que las tierras por descu,rir reci,ir5an la organi2ación de astilla. <as Indias se incorpora+
ron a astilla como un territorio m7s 4 trasladaron sus instituciones (-delantados1 -udiencias1 o+
rregidores1 etc.) <os espaFoles que all5 llegan son castellanos 4 se rigen por su propio derecho1 4
una real c.dula de 1!;1 cali)ica a los indios de %asallos li,res como los la,radores de astilla1 con+
sider7ndoles su*etos al mismo ordenamiento *ur5dico. <a %igencia del derecho astellano atra%iesa
dos etapas: 0rimera: las disposiciones dictadas en astilla tienen %igencia autom7tica en todo el
reino (incluido Indias). Begunda: comien2an a predominar las disposiciones castellanas dictadas
e#presamente para las Indias1 as5 desde 16/4 las disposiciones astellanas no ten5an %igencia si no
conta,an con el pase del onse*o de Indias o se remit5an e#presamente as las <e4es de Indias. El
proceso coloni2ador demuestra que ese derecho castellano resulta inadecuado para regular las
nue%as situaciones1 con una po,lación de cultura distinta 4 en unos territorios di)erentes. Burge la
necesidad de producir un derecho propio para las Indias1 es decir1 un derecho indiano1 con dos
)uentes de producción: Mediante le4es de las ortes de astilla1 a tra%.s de pragm7ticas o le4es
dadas directamente por los monarcas1 4 so,re todo a tra%.s de mandamientos de go,ernación
como1 pro%isiones1 c.dulas1 instrucciones 4 cartas reales. -parece como un derecho >especial? o
particular 4 casu5stico1 resol%iendo supuesto por supuesto. 6al )ue el n8mero de disposiciones que
pro%ocó la aparición del principio de >o,ed.2case pero no se cumpla?1 siendo regulado en 1!/'
esta,leciendo que sólo podr5a aplicase si la aplicación de la disposición produ*era esc7ndalo o
daFo irrepara,le. -utoridades espaFolas que go,erna,an los territorios americanos: produ*eron
gran cantidad de normas para la organi2ación de los territorios1 estas con)iguran *unto con las dis+
posiciones *udiciales lo que muchos autores denominan derecho riollo. con el derecho consuetu+
/;
dinario que all5 rige. El Gerecho onsuetudinario Ind5gena1 que en un principio )ue recha2ado1 con+
%i%e con el anterior 4 en 1!!! se reconoce la %igencia de las costum,res ind5genas siempre que no
)ueran en contra del Gerecho natural1 le4es cristianas 4 <egislación $egia. <a pro)usión 4 desplie+
gue de preceptos dictados por unas u otras instancias1 de,ieron con%ertir en pro,lem7tica la ta+
rea de aplicar derecho1 agudi2ando en consecuencia la necesidad de coleccionar o recopilar las le+
4es 4 normas restantes.
:) LOS PRIMEROS TRABAJOS RECOPILADORES: - mediados del 93I1 el )iscal del onse*o de Indias1
&rancisco &ern7nde2 Ge <i.,ana1 ()iscal del onse*o de Indias)1 presenta al onse*o 4 al monarca la
con%eniencia de *untar e imprimir las distintas c.dulas 4 pro%isiones. <a positi%a resolución regia
es recogida en M.*ico por el %irre4 3elasco1 encomendando el tra,a*o al oidor de la -udiencia1
3asco de 0uga. El edulario de 0uga es una colección que reproduce 5ntegros los te#tos por orden
cronológico re)erentes a @ue%a EspaFa desde 1!/! hasta 1!6" (que aparece pu,licado). El conse+
*o de Indias encarga a Juan <ópe2 de 3elasco que )orme un 5ndice o sumario a ,ase de los regis +
tros de,ido a su necesidad. &ue una colección de e#tractos de las disposiciones dictadas desde la
)echa del Gescu,rimiento hasta la conclusión de la o,ra.
) JUAN DE OVANDO Y SU PROYECTO DE CÓDIGO: &elipe II1 por $eal .dula1 e#presa su propósi+
to de recopilar las le4es de Indias encarg7ndole la la,or al onse*o de Indias. Juan de O%ando )ue
un intelectual cacereFo )amiliari2ado con los pro,lemas indianos a mediados del s. 93I. 0or su
prestigio uni%ersitario 4 por su conocimiento de las cuestiones del nue%o mundo1 O%ando es de+
signado hacia 1!66 para que %isite el onse*o de Indias1 es decir1 para que haga una a%eriguación
a )ondo de la administración del mundo americano 4 del )uncionamiento del propio organismo1 4
proponga luego los remedios que estime oportunos. <a tarea principal de,5a consistir en ordenar
el marasmo normati%o1 sentando las ,ases de un go,ierno coherente 4 e)ica2. <a idea no era ha+
cer una >recopilación? sino un %erdadero ódigo. Este asoció a sus indagaciones los tra,a*os de
<ópe2 3elasco. <ópe2 de 3elasco tra,a*a para ordenar por materias los e#tractos )ormados antes.
Bin modi)icar su redacción el o)icial distri,u4e los sumarios en siete li,ros so,re go,ernación espi +
ritual1 go,ernación temporal1 *usticia1 rep8,lica de los espaFoles1 de los indios1 hacienda 4 na%e+
gación 4 contratación. <a o,ra no se pu,licara hasta el s. 99 4 es conocida como opulata de le4es
de Indias. <a o,ra es un 5ndice sistem7tico de ellas1 di%idido en li,ros 4 t5tulos. &ue redactada en
1!6'1 4 su autor5a es con)usa 4 seg8n historiadores la atri,u4en a O%ando o a <ópe2 3elasco. -
partir de aqu5 empie2a la etapa recopiladora. El opulata entra en una )ase constructi%a 4 depura+
dora. O%ando ela,ora un pro4ecto de código a ,ase de lo contenido en la o,ra anterior 4 de la e# +
periencia de la %isita1 inspir7ndose en la estructura de <as 0artidas. El ódigo constar7 de siete li +
,ros1 redactados con una ordenación di)erente. El primero 4 el segundo no o,tu%ieron sanción re+
gia1 lo que dio in%ia,ilidad a la o,ra. -lgunos t5tulos se promulgaron como ordenan2as indepen+
dientes. En 1!7! la muerte de Juan de O%ando supuso el )in del pro4ecto.
G) EL CEDULARIO DE ENCINAS: 6ras el )allecimiento de O%ando no desapareció la necesidad de
seguir su o,ra1 algunos intentaron recopilar en -m.rica los te#tos por territorios1 no o,teniendo
demasiado .#ito. -lonso Wurita en 1!74 redacto el Ordenamiento de Montal%o 4 nue%a recopila+
ción que no se promulgo al no ser del agrado del $e4. El plan de O%ando respond5a a un plan ge+
neral cu4o primer ,ene)iciario es el propio Estado 4 en concreto el onse*o de Indias. El onse*o
comisiona en 1!'/ al o)icial Giego de Encinas1 sin inter%ención regia. Encinas tra,a*ó durante m7s
de doce aFos1 4 reali2ó una o,ra en cuatro %ol8menes que %io la lu2 en 1!(6. Bu edulario contie +
ne en sus /Q"1 reales c.dulas 4 pro%isiones1 copiadas 5ntegramente 4 por orden cronológico las de
la misma materia1 recogiendo adem7s una serie de te#tos heterog.neos. 0ese a no ser una compi +
lación e#hausti%a de la legislación del B. 93I resulta )undamental para el conocimiento del dere+
cho indiano de esa centuria al contener te#tos 5ntegros de muchas disposiciones legales.
/1
I3. LA RECOPILACIÓN DE 1'()
-) ANTECEDENTES, ELABORACIÓN Y CONTENIDO: En los ochenta primeros aFos del s. 93II se dan
tres etapas en el proceso de recopilación que culmina con la $ecopilación de las <e4es de los $ei +
nos de Indias de 16';.
0$IME$- E6-0-: El pro4ecto de Giego de Worrilla: En el aFo 16;"1 el onse*o de Indias requiere el
concurso de Giego de Worrilla1 *urista )ormado en Balamanca 4 con e#periencia en las Indias1 para
que lle%ara a ca,o >la enmienda de los li,ros de las le4es 4 c.dulas de las Indias?. El tra,a*o que
de,5a hacer Worrilla era recomponer la colección de te#tos del edulario de Encinas 4 trans)ormar +
la en una recopilación rigurosa1 e#enta de cl7usulas in8tiles 4 con articulación sistem7tica. <a o,ra
se ela,oró en nue%e li,ros pero no )ue aceptado.
BED=@G- E6-0-: El pro4ecto de 0inelo 4 los >Bumarios de -guiar?: El conse*o designa una sala
para que contin8e con el tra,a*o de Worilla )ormada por Aernando 3illa Dóme2 4 $odrigo -guiar 4
-cuFa en 1616. -l iniciarse el reinado de &elipe I3 llega a EspaFa procedente de 0er81 -ntonio de
<eón 0inelo1 quien dirige al onse*o en 16/" un >Giscurso so,re la importancia1 )orma 4 disposi +
ción de la $ecopilación de le4es de Indias?1 considerado como el *alón inicial del gran proceso re+
copilador que concluir7 m7s de medio siglo despu.s. :ien acogido por -guiar1 le sit8a como a4u+
dante su4o. <a cola,oración de am,os hace posi,le que -guiar pu,lique un lustro despu.s la pri +
mera parte de sus >Bumarios de la $ecopilación?1 tras lo cual )allece. <eón 0inelo no termina el
tra,a*o1 )ormali2a su propia propuesta1 re%isado 4 per)eccionado por el onse*ero Bolór2ano. Be
entrega al onse*o de Indias en 16"!1 apro,ado en 16"6. ompuesta de ( li,ros no o,tiene la san+
ción real ni llega a ser impresa1 del que se conser%a el li,ro II promulgado en )orma de >Ordenan+
2as del onse*o de Indias?. -s5 transcurre un cuarto de siglo hasta su muerte en 166;.
6E$E$- E6-0-: <a $ecopilación de 16';: -l desaparecer 0inelo1 se constitu4e una nue%a *unta
en la que desempeFa un papel principal el relator Jim.ne2 0aniagua que en 16'; promulga al )in
la >$ecopilación de <e4es de Indias?. -utor5a: El propio onse*o declaró que en la 8ltima etapa1
desde la muerte de 0inelo1 >se comen2ó1 prosiguió 4 aca,o esta o,ra?1 lo que reportó a 0aniagua
4 a la *unta el monopolio del .#ito. En 1('6 al descu,rir una copia del te#to de 0inelo posi,ilitó su
cote*o con el de la $ecopilación. En la que seg8n autores se constata que )ue una )uente )unda+
mental con una reproducción masi%a de las le4es recogidas por 0inelo1 cuestion7ndose la aporta+
ción de 0aniagua. <a $ecopilación de 16'; sancionada por arlos II consta de ( li,ros con m7s de
6;;; le4es1 algunas redactadas de nue%o1 el n8mero de le4es recopiladas posteriores a 166; es
escas5simo. <a $ecopilación se promulgó con car7cter general1 quedando a,olidas aquellas le4es
que no )ueron compiladas. <a t.cnica )ue la de resumir en un nue%o te#to las disposiciones reales
que se considera,an %igentes1 indicando las )uentes de procedencia1 aunque estas citas no se rea+
li2an siempre con )idelidad.
:) LOS COMENTARIOS: El pro,lema de la insu)iciencia de la $ecopilación de,5a plantearse mu4
pronto1 4a que este tipo de o,ras en%e*ecen con rapide2 a causa del derecho nue%o que se sigue
promulgando 4 la proli)eración legislati%a. <os autores intentaron resol%erlo por tres %5as: median+
te comentarios 4 notas que recogieran las adiciones 4 concordaran o glosaran los te#tos. Intentan+
do simplemente compilar en un li,ro distinto las disposiciones posteriores. Ge,ido al resultado in+
satis)actorio de las anteriores1 algunos *uristas acometen la reali2ación de colecciones pri%adas1
//
como el 6eatro de la legislación uni%ersal de EspaFa e Indias de 0.re2 4 <ópe2. En el derecho rio+
llo se imprimen di%ersas colecciones como las >Ordenan2as 0eruanas? de :allesteros. <os comen+
tarios 4 glosas a la $ecopilación se iniciaron casi inmediatamente1 en 16'! el %irre4 del 0er8 orde+
nó al Marqu.s de $isco que ilustraran las le4es recopiladas1 ela,orando unas >O,ser%aciones
6heopol5ticas?E de escasa calidad 4 que no aportan nada nue%o. El primer glosador )ue el oidor
0rudencio -ntonio de 0alacios1 que redactó unas >@otas? con )ines pr7cticos para )acilitar la apli +
cación del derecho. Beg8n la pro)esora :ernal1 el tra,a*o de 0alacios consiste )undamentalmente
en remisiones a la legislación o a la literatura *ur5dica1 as5 como comentarios so,re la aplicación
del derecho1 a ,ase de la pr7ctica o,ser%ada en tri,unales. Be supone que )ueron compuestas por
su autor m7s con )ines particulares de apro%echarlas en el e*ercicio pro)esional1 que con el propó+
sito de su pu,licación. Ge las notas de 0alacios hi2o uso Manuel Jos. de -4ala1 panameFo que tra+
,a*a,a en EspaFa en la Becretar5a del Gespacho de Indias1 en 176( propone compilar 4 comentar
las le4es como adiciones1 e#posición 4 glosa1 pero al prohi,ir el $eal Gecreto de ( O 3 O 1766 las
glosas 4 comentarios legales1 ella ha de pu,licarse como >Aistoria de las <e4es de Indias?1 tam,i.n
ela,oro una colección sistem7tica de disposiciones legales (ódigo Indico o elulario Indico) que
)ue utili2ado por la *unta para el @ue%o ódigo1 que *unto con un Giccionario )acilita,a el uso del
ódigo Indico.
) EL PROYECTO DE NUEVO CÓDIGO: <a copiosa legislación posterior a 16';1 de*ó progresi%a+
mente anticuada la $ecopilación. El edulario Indico de -4ala sir%ió de ,ase para el requerimiento
por el que en 1771 el onse*o de Indias solicitó a arlos III la adición a la $ecopilación de los nue+
%os te#tos. El monarca en 1776 ordena que dos *uristas Berrador 4 -nsótegui1 )ormen un >@ue%o
ódigo de <e4es de Indias?. -nsótegui ela,ora un primer %olumen so,re materias eclesi7sticas.
Muerto -nsótegui 4 desechado el código de -4ala1 se le presenta a arlos I3 en 17(/ un @ue%o
ódigo1 alguna de las le4es de este pro4ecto se pu,licaron como $eales .dulas. En 1'1! se nom+
,ra secretario de la comisión a Juan Miguel $epensa pero la di)5cil situación pol5tica de 1'/; 4 la
supresión del onse*o de Indias arrinconan de)initi%amente el pro4ecto de un nue%o ódigo1 reali +
27ndose compilaciones por iniciati%a pri%ada como: 6eatro de la legislación uni%ersal de EspaFa e
Indias por orden cronológico de sus cuerpos 4 decisiones no recopiladas (1(71) de 0.re2 4 <ope21
atalogo de Matra4a 4 $icci (1'1().
/"
LECCIÓN *
MONARQUÍA Y CORTES EN LA EDAD MODERNA
I. MONARCA Y ESTADO
-) EL ESTADO MODERNO
1) @aturale2a 4 )ines del Estado: El Estado moderno es la estructura moderna pol5tica que a partir
del $enacimiento encarna la organi2ación del poder en los pa5ses occidentales europeos. - di)e+
rencia de la etapa medie%al donde no ha,5a e#istido una entidad >central? de la autoridad1 disper +
sa en di)erentes instancias1 el Estado del s. 93I aparece como la institución que ostenta la e#clusi +
%a legitimidad del poder p8,lico. Este Estado surge en la pr7ctica cuando concurran %arios )acto+
res: -dministración centrali2ada1 sistema ,urocr7tico1 pro4ección e#terior mediante una diploma+
cia esta,le1 e*.rcito permanente. En el plano teórico se reconoce la supremac5a del monarca que
reci,e el poder directamente de Gios Oo indirectamente a tra%.s del pue,lo+ 4 recha2a cualquier
superioridad a*ena al encarnar .l mismo la plenitud de potestad. El Estado es una creación del
monarca. <os re4es son %icarios de Gios para e*ercer en el mundo su poder en la es)era temporal.
@o reconoce superior. Es el monarca quien est7 )acultado para declarar la guerra 4 quien puede
impartir *usticia entre los s8,ditos sometidos a su autoridad. En esto estri,a la so,eran5a1 siendo
so,erano el pr5ncipe >que despu.s de Gios no reconoce a nadie superior a s5 mismo?. El )in gen.ri +
co del Estado es la consecución del ,ien com8n1 lo que signi)ica proteger la religión 4 la )e1 hacer
cumplir el derecho 4 mantener la pa2. <a de)ensa de lo religioso no sólo %iene dada por el argu+
mento doctrinal de que el poder 4 la misma e#istencia de la comunidad proceden de Gios1 sino
adem7s por la con%icción pragm7tica de que el ,uen orden social depende de su adecuación a la
.tica cristiana. En consecuencia1 sal%aguardar la ortodo#ia cristiana constitu4e un o,*eti%o primor+
dial del Estado1 que asegura as5 su propia super%i%encia. -l Estado corresponde go,ernar con *us +
ticia 4 que el derecho sea respetado1 por lo que el mismo monarca *ura acatar las le4es 4 o,ser%ar
el ordenamiento *ur5dico de los reinos. El re4 de,e %elar por la pa2 de la comunidad1 tanto en la
de)ensa ante posi,les ataques1 como haciendo uso de sus derecho a declarar la guerra1 que es as5
guerra *usta1 para e#igir la reparación de in*urias o daFos. - estos )ines en el B. 93III se aFadir7
otroE la )elicidad de los s8,ditos.
/) <a >ra2ón del Estado?: <a unidad1 el )ortalecimiento 4 la imposición del Estado constitu4en una
ra2ón suprema1 la ra2ón de Estado1 a la que se su,ordinan todas las dem7s. -unque conculque
principios morales1 compromisos contra5dos1 derechos adquiridos1 etc.1 ella se *usti)ica por s5 mis+
ma 4 de,e in)ormar el comportamiento del pr5ncipe que quiera go,ernar con )ortuna. 6al es el
mensa*e pol5tico de Maquia%elo a principios del B. 93I. <as tesis de Maquia%elo suscitaron contro+
%ersias en el pensamiento europeo. <a e#presión >ra2ón de Estado? de Maquia%elo penetró en los
teóricos espaFoles para sim,oli2ar la racionali2ación de la conducta con )ines pol5ticos. El maquia+
%elismo como estrategia para lograr o conser%ar el poder a toda costa )ue o,*eto de permanentes
censuras por los pensadores de la BB. 93I1 93II 4 toda%5a en el 93III.
:) EL PODER REAL Y EL ACCESO AL TRONO
1) Bo,eran5a 4 a,solutismo: <a so,eran5a supone potestad a,soluta 4 por consiguiente la ine#is+
/4
tencia de cualquier poder superior. <a Escuela *ur5dica espaFola del s. 93I1 ar,itró una solución
conciliadora entre el a,solutismo mon7rquico 4 el propio imperio de la le41 de)endiendo la necesi +
dad de que el pr5ncipe se su*ete a ella a )in de que el poder no degenere en tiran5a. <as ra2ones
que *usti)ican tal interpretación )ueron )undamentalmente dos: 0ese a su supremac5a1 el monarca
)orma parte de la comunidad1 por lo que la le4 que rige a la rep8,lica le %incula tam,i.n a .l. <a
le4 es a su %e2 concreción de un orden superior que tiene a Gios como punto de re)erencia1 4 el
monarca s5 depende de ese concierto trascendente que la le4 re)le*a. B7nche2 -gesta destaca la
di)erenciación e#istente entre la potestad a,soluta 4 la e#traordinaria1 que des%incular5a al mo+
narca de las le4es en casos gra%es 4 e#cepcionales1 4 la so,eran5a propiamente dicha1 que supone
esa des%inculación con car7cter normal 4 permanente. on el a,solutismo desaparece esa potes +
tad a,soluta o e#traordinaria1 pues lo que antes se da,a como e#cepcional 4 distinto del poder co+
m8n del re4 desaparece al quedar integrado en lo que es la so,eran5a misma. <a so,eran5a entra+
Fa la potestad de go,ernar1 el poder declarar la guerra o asentar la pa21 la potestad legislati%a1 la
administración de *usticia 4 la )acultad o el pri%ilegio de dispensar del cumplimiento de las nor+
mas.
/) <a sucesión a la orona: la <e4 B7lica 4 la 0ragm7tica Banción: Aasta el s. 93III la sucesión a la
orona se rigió por las normas del derecho castellano )i*adas en las 0artidas1 4 que en 1!;4 )ueron
reconocidas por Isa,el la atólica en su testamento. Beg8n ellas la corona se transmite a los des +
cendientes leg5timos del monarca di)unto1 pre)iri.ndose los %arones a las hem,ras 4 los de ma4or
a menor edad. En de)ecto de descendientes1 heredan los padres1 4 si .stos no %i%en entran en *ue+
go por l5nea colateral los hermanos del re4 que ha )allecido. Be admite el derecho de representa+
ción1 es decir1 la transmisión a los descendientes del derecho al trono del heredero que muere sin
reinar1 si ,ien no ha,r7 lugar a que tal pre%isión se lle%e a la pr7ctica. <e4 B7lica: el 1;+!+171"1 las
ortes promulgan a instancias de &elipe 3 una le41 la llamada <e4 B7lica1 que deroga el anterior r. +
gimen sucesorio. <a disposición de las ortes1 que se llamó posteriormente -uto acordado por ha+
,er sido pu,licado en un %olumen que conten5a este tipo de disposiciones1 otorgó pre)erencia a,+
soluta a la rama masculina1 esta,leciendo un minucioso sistema so,re la ,ase de los derechos de
primogenitura 4 representación. &elipe 3 esta,lece una serie de l5neas hereditarias1 enca,e2adas
por cada uno de sus hi*os 4 constituidas por ellos 4 sus descendientes1 los cuales a su %e2 son pun+
to de arranque de las ulteriores l5neas o ramas. <a 0ragm7tica Banción: en 17'( las ortes solicita+
ron la derogación del -uto acordado de 171"1 4 el resta,lecimiento de la le4 de 0artidas1 que se
ha,5a o,ser%ado desde tiempo inmemorial. arlos I3 accedió1 mo%ido por el deseo de asegurarse
el trono1 4a que .l ha,5a nacido 4 educado en @7poles1 mientras la le4 de &elipe 3 estatu5a que los
pr5ncipes herederos de,5an nacer 4 educarse en EspaFa. <a 0ragm7tica Banción1 derogadora de la
<e4 B7lica1 no )ue promulgada1 4 por orden de arlos I3 se guardó so,re ella a,soluto secreto. Aa+
,r5a de transcurrir medio siglo hasta su pu,licación en 1'"; 4 el ulterior al,oroto de los sucesos
de la Dran*a.
II. EL PODER Y SU EJERCICIO
-) LAS LIMITACIONES TEÓRICAS: TIRANÍA Y DEREC#O DE RESISTENCIA: <os e#cesos 4 a,usos del
poder por parte del re4 pueden con%ertirlo en tirano1 *usti)ic7ndose as5 el derecho de resistencia a
la opresión e incluso la posi,ilidad de dar muerte al d.spota1 lo que constitu4e el tiranicidio.
omo sucedió en otros tiempos1 tirano puede ser quien se hace con el poder sin *usto t5tulo 4 lo+
gra imponerse por la )uer2a. En el Estado moderno1 es tirano so,re todo quien e*erce el poder
a,usi%amente1 4 en consecuencia so*u2ga a los s8,ditos. <os atropellos no consisten 8nicamente
en actos )5sicos inmoderados 4 %e*atorios1 sino primariamente en conculcar las le4es. El padre Ma+
/!
riana en su Ge rege et regis instituione1 o,ra considerada el catecismo espaFol de la resistencia la
poder. Mariana distingue dos tipos de le4es: las que corresponde a la competencia del monarca1
quien puede alterarlas o re%ocarlas unilateralmente. Otras son )ruto de la comunidad misma1 no
siendo as5 posi,le su mudan2a sin el consentimiento de los s8,ditos. Bi el re4 %ulnera .stas 8lti +
mas1 las le4es sancionadas por la rep8,lica1 queda con%ertido en tirano. -nte la opresión regia so+
,re la religión o esos derechos )undamentales1 se puede responder de tres maneras: 1) onsidera
que el d.spota representa el castigo di%ino a los pecados del pue,lo1 procediendo en consecuen+
cia a la resignación e implorar perdón a Gios. /) Otros dicen incumplir sencillamente lo que por
torpe no de,e ser cumplido1 4 a ser posi,le apelar a alguna instancia1 como el papa1 con autoridad
moral para moderar al tirano. ") En 8ltimo lugar1 si la opresión resulta irremedia,le1 ciertos auto+
res de)ienden la legitimidad de la re,elión e1 incluso1 dar muerte al tirano. Xsta 8ltima es la tesis
de Mariana. <a pu,licación de Ge regis no produ*o especial conmoción en la EspaFa de 1!((1 re+
ci.n llegado al trono &elipe III. 6anto por coincidir con las conclusiones que se mantu%ieron por
cierto sector doctrinal como porque de,ieron entenderse re)eridas principalmente a &rancia don+
de Enrique III ha,5a sido asesinado por un )raile. En el B. 93II )ueron censurados sus escritos1
mientras que en algunos acontecimientos en Inglaterra 4 &rancia se %e5a la som,ra de esas tesis
*usti)icadoras.
:) LA OPOSICIÓN EN LA PR+CTICA: MOVIMIENTOS POLÍTICOS Y SOCIALES
1) omunidades 4 Derman5as: El mo%imiento de las omunidades de astilla1 que estalló en 1!/;1
)ue resultado de mu4 di%ersas causas pol5ticas 4 sociales. El agra%io castellano por la prepotencia 4
%enalidad de los persona*es )lamencos tra5dos por arlos 31 llegó al e#tremo cuando con ocasión
de la salida de EspaFa del re41 )ue designado regente el e#tran*ero -driano de =trecht. -dem7s1
arlos I ha,5a sido elegido emperador del Bacro Imperio $omano Derm7nico (como sucesor de su
a,uelo Ma#imiliano)1 con lo que los intereses imperiales se antepusieron a los castellanos1 e#i +
gi.ndose a astilla que )inanciara los gastos que esa pol5tica lle%a,a consigo. 6oledo se erige en
porta%o2 del descontento1 recha2a como e#traFo el t5tulo imperial 4 pide que si el monarca se au+
senta1 la regencia se organice >dando a los pue,los la parte del derecho les da 4 les dieron los re+
4es pasados en seme*antes casos?. <a oposición toma cuerpo en las ortes de Bantiago 4 <a oru+
Fa1 4 tras la partida de arlos I se organi2a la Junta Banta1 compuesta por delegados de ciudades 4
%illas1 consider7ndose dicha asam,lea representati%a1 de)iende las pretensiones comuneras. <a
Junta se instala en 6ordesillas1 se en)renta al cardenal -driano 4 estalla la guerra. En Giciem,re de
1!/; la Junta es e#pulsada de 6ordesillas por el e*.rcito imperial1 4 en a,ril de 1!/11 los e*.rcitos
comuneros son derrotados en 3illalar1 donde son e*ecutados tres de sus *e)es principales: 0adilla1
:ra%o 4 Maldonado. a,e resumir las siguientes l5neas principales de interpretación: <o sucedido
)ue una aut.ntica re%olución pol5tica 4 tal %e2 la primera re%olución moderna (Mara%all). $esultó
prematura porque intentó llegar al poder una ,urgues5a toda%5a d.,il. <os comuneros sólo pudie+
ron )ormar un e*.rcito de in)anter5a1 )rente a la ca,aller5a de la alta no,le2a. Gesde un prisma so+
cial1 las omunidades agruparon a la ,urgues5a industrial donde e#ist5a1 )rente a la ,urgues5a mer+
cantil 4 la no,le2a1 cu4os intereses eran complementarios por apro%echarse am,os del comercio
de la lana. =n sector campesino apro%echó para unirse 4 de)ender la li,eración de las ser%idum+
,res seForiales. Deogr7)icamente la re%olución comunera representó el descontento del centro
castellano (3alladolid+:urgos) )rente a los territorios peri).ricos. 0ol5ticamente las omunidades
pretendieron limitar los poderes del re4 4 de la aristocracia1 en ,ene)icio de las ciudades 4 de su
representación en ortes. Be trata en suma de un intento de organi2ar el go,ierno de las clases
medias ,urguesas. <a re%olución inicia desde una plata)orma ur,ana1 con moti%aciones )iscales 4
nacionalistas1 pero desem,oca luego en un %asto mo%imiento antiseForial (Dutierre2 @ieto). <a
alta no,le2a acepta el nacionalismo comunero 4 la limitación de los poderes regios1 pero recha2a
/6
el aliento antiseForial que atenta a sus intereses. En 3alencia 4 Mallorca1 las contiendas de las
Derman5as1 o hermandades de menestrales1 aparece como un mo%imiento contempor7neo del
comunero. En 3alencia se lucha por una parte1 entre los artesanos agermanados 4 las elites gre+
miales1 luchando los artesanos por el monopolio del mercado 4 el proteccionismo municipalE 4 de
otra1 entre los campesinos oprimidos 4 la aristocracia terrateniente apo4ada por los moriscos. <os
agermanados rei%indicaron 4 consiguieron un cierto poder municipal1 creando posteriormente un
poder paralelo (Junta de los 6rece)1 cu4a dos reali2aciones concretas1 la supresión de los impues +
tos 4 el ,autismo )or2oso de los mud.*ares1 )ueron )ugaces. 6ras adueFarse de 3alencia1 los ager+
manats )ueron derrotados por el %irre4 Aurtado de Mendo2a1 conclu4endo la re%uelta con una
%erdadera masacre humana. <as Derman5as han merecido un tratamiento %aria,le seg8n los tiem+
pos. 6am,i.n los repu,licanos )ederalistas se ocuparon de ellas1 aliment7ndose de su esp5ritu los
mo%imientos cantonales surgidos en el s. 9I9. 0ara los historiadores de la $estauración los ager+
manats no )ueron otra cosa que unos >idealistas torpes o in8tiles?. 0arece que la relación entre
comuneros 4 agermanados )ue incone#a 4 heterog.nea. -unque las clases ur,anas1 en los dos ca+
sos1 pro%ocaron la insurrección1 los o,*eti%os )ueron distintosE m7s pol5ticos en los comuneros 4
m7s sociales en los agermanados.
/) <as re,eliones andalu2as: <as dos re,eliones andalu2as de las -lpu*arras tu%ieron un car7cter
)undamentalmente racial 4 religioso. <a primera se produ*o en @o% 14((+Mar2o de 1!;; 4 )ue
consecuencia del giro de agresi%idad que isneros imprimió a la pol5tica religiosa con los moros1
que,rando la etapa de tolerancia del ar2o,ispo de Dranada. <a animosidad hacia los con%ersos es+
talló en la segunda re,elión de 1!6'. - ella coad4u%aron )actores económicos (incremento de los
impuestos so,re la seda1 ,ase de la industria morisca as5 como la prohi,ición de la e#portación de
te*idos)1 la acritud de la Inquisición 41 en 8ltima instancia1 un decreto de 17+11+1!66 que impuso a
los moriscos el aprendi2a*e de la lengua castellana1 prohi,i.ndoles ha,lar1 leer o escri,ir en 7ra,e1
4 o,lig7ndoles a a,andonar su indumentaria 4 costum,res tradicionales en un intento de e%itar
que esos usos sir%ieran de co,ertura a pr7cticas cor7nicas. on todo ello so,re%ino la re,elión1
que alcan2ó resonancia nacional por los intentos de cone#ión con los moriscos de 3alencia1 e in+
cluso internacional1 ha,ida cuenta de las a4udas del @orte de H)rica 4 de la amena2a de inter%en+
ción turca1 que no llegó a producirse. Gos aFos despu.s pudo ser so)ocada en 1!7;1 4 cu4o t.r +
mino )ue el decreto de e#pulsión.
") <a insurrección en -ragón: Gurante el reinado de &elipe II1 acaece el al2amiento de -ragón. Bo+
,re un cierto resentimiento anticastellano en las clases dirigentes1 el con)licto aragon.s tu%o dos
cla%es principales: -) <a pretensión del re4 de nom,rar un %irre4 )or7neo. :) <as peripecias del se+
cretario -ntonio 0.re2. En el primer caso1 si ,ien los &ueros parec5an e#igir que el representante
regio )uera natural del reino1 &elipe II lle%ó a ca,o ciertas consultas que le permitieron con)iar en
la legalidad de la designación de un no aragon.s. 6rope2ó con el recha2o de las clases dirigentes
aragonesas1 recelosas de %er que,rantada la autonom5a del reino1 4 el recha2o se con%irtió en
hostilidad cuando se conoció el nom,re del nue%o %irre4: el marqu.s de -lmenara1 de la casa cas+
tellana de los Mendo2a. -ntonio 0.re2 que tras su en)rentamiento con &elipe II consigue huir de
la prisión en Madrid1 para acogerse al derecho aragon.s de mani)estación e ingresar en la c7rcel
de mani)estados. -nte tal situación1 amparado el secretario por el poder legal del Justicia Ma4or1
4 no pudiendo renunciar &elipe II a perder el control del pró)ugo1 se recurre a declarar here*e a
-ntonio 0.re21 pudiendo as5 ser hecho prisionero por el tri,unal de la Inquisición1 cu4a *urisdic+
ción no tiene tra,as )orales. El traslado de 0.re2 a la c7rcel de la Inquisición originó un tumulto1
en la que la muchedum,re atacó el palacio de -lmenara1 in%adiendo tam,i.n la c7rcel de la Inqui +
sición 4 rescatando al secretario. -nte esto el e*.rcito real penetró en -ragón 4 puso t.rmino al le+
%antamiento. 0.re2 logró huir a &rancia1 pero el Justicia Ma4or1 Juan de <anu2a1 )ue decapitado.
<as ortes de 6ara2ona de 1!(/ modi)icaron los &ueros1 concediendo al re4 ma4ores poderes.
/7
4) <a re,elión de ataluFa: En el per5odo que %a desde el le%antamiento aragon.s (1!(;+1!(/)
hasta el catal7n en 164;1 crecen las necesidades económicas 4 militares de la monarqu5a1 poni.n+
dose de mani)iesto la imposi,ilidad de que astilla a)rontara en solitario todas las cargas. <a aten+
ción de los go,ernantes se dirigió pues a las regiones peri).ricas1 4 en concreto en ataluFa. Gu+
rante el reinado de &elipe I3 entra en acción la pol5tica centrali2adora de Oli%ares1 quien en 16/4
propone crear la =nión de -rmas1 reser%a militar de 14;.;;; hom,res1 a la que ataluFa de,er5a
contri,uir1 as5 como o,tener en los aFos siguientes una ma4or aportación )inanciera. -l cele,rarse
las ortes de la orona de 16/61 las de -ragón 4 3alencia negaron las tropas pero acordaron apor +
tar dinero. ataluFa rehusó cualquier tipo de cola,oración. <a guerra con &rancia lle%ó al on+
de+Guque a instalar al e*.rcito en ataluFa1 lo que e#tremó las tensiones entre unas tropas consi +
deradas e#tran*eras 4 la po,lación ci%il. <a re%uelta de los campesinos )ue al comien2o de natura+
le2a antiseForialE pero la no,le2a catalana supo des%iar esos o,*eti%os 4 sumarse a la protesta a
tra%.s de un mo%imiento interclasista1 que apunta,a a la pol5tica de Madrid como la causa de to+
dos los males. <a entrada en :arcelona de medio millar de segadores (7+6+164; )esti%idad del or +
pus hristi) dio pie a terri,les incidentes1 que costó la %ida al %irre41 onde de Banta oloma. <os
amotinados a,ren el primer cap5tulo de una guerra separatista (guerra dels segadors)1 que ha,r5a
de durar hasta 16!/. <a iniciati%a de un cl.rigo ,arcelon.s (0au laris)1 m7#ima autoridad del prin+
cipado1 ataluFa intentó constituirse en rep8,lica independiente1 pero la presión castellana o,li +
gó a los catalanes a requerir la protección de &rancia1 cu4o monarca se con%irtió en onde de :ar +
celona. <a sustitución de &elipe I3 por <uis 9III no resol%ió el pro,lema catal7n1 sino que las que*as
que se hac5an antes a Madrid1 ahora se hacen a 0ar5s1 al %erse ataluFa e#plotada por los e*.rcitos
4 comerciantes galos. <a a4uda )rancesa )ue escasa 4 ello posi,ilitó la recuperación de ataluFa
por parte de &elipe I31 quien concedió una amnist5a general 4 prometió respetar sus )ueros 4
constituciones.
!) Gistur,ios de la EspaFa ilustrada: El Mot5n de Esquilache: <a principal re%uelta popular del s.
93III1 desarrollada en 17661 tu%o como *usti)icación el recha2o a una real orden que prohi,5a usar
capa larga1 som,rero redondo 4 em,o2o1 a los empleados de los ser%icios 4 o)icinas palaciegasE 4
so,re todo a la repulsa a un ,ando de 1; de mar2o con medidas m7s generales: >prohi,ición de
usar capa larga1 som,rero cham,ergo o redondo1 montera calada 4 em,o2o en la corte 4 sitios
reales?. <a re%uelta se inicia un domingo en las calles de Madrid1 e#igiendo los mani)estantes la
destitución del ministro Esquilache1 a quien se atri,u5a esas decisiones1 como por la e#tensión a
otras ciudades espaFolas. arlos III cesó al ministro1 que apenas pudo so,re%i%ir al tumulto 4 pudo
em,arcar para Italia. En el >mot5n de Esquilache? se dieron cita m8ltiples )actores: El descontento
por la crisis económica1 el apego at7%ico a )ormas tradicionales de indumentaria. la reacción ante
ese 4 otros ministros1 e#tran*eros de estirpe e inquietudes1 la repulsa en pro%incias hacia los e#ce+
sos del poder municipal1 la oposición de los estamentos sociales pri%ilegiados.
) LOS GRUPOS POLÍTICOS Y SUS INTERESES: B. 93I 4 93II (-ustrias): En la EspaFa de arlos 3 la
lucha pol5tica se planteó en principio entre el grupo )lamenco 4 sus protegidos1 por un lado1 4 los
espaFoles que lograron encum,rarse1 por el otro. -partados los )lamencos1 las pugnas )ueron en+
tre los propios sectores espaFoles. <a secuela de la guerra de las omunidades1 los desa*ustes )i+
nancieros1 la presencia de los )lamencos 4 el a)ian2amiento de la Inquisición1 desencadenaron un
sentimiento de malestar pol5tico. En di%ersas ortes castellanas1 se da una corriente de oposición
a la pol5tica económica1 mientras la ortodo#ia religiosa era amena2ada desde dentro con la pene+
tración de las corrientes erasmistas. En el reinado de &elipe II se en)rentan dos grupos pol5ticos1 li +
derados por el Guque de -l,a 4 por el 0r5ncipe de E,oli. -m,os tratan de acaparar el )a%or regio 4
de colocar a los su4os en los cargos de la administración. <os de -l,a son ,elicistas1 mientras los
/'
de E,oli1 que a su muerte suceder7 -ntonio 0.re21 optan por soluciones pac5)icas 4 negociadas. En
la EspaFa del 93II la lucha por el poder es por con%ertirse en pri%ado o %alido del re4 de turno.
0ero la pugna por el poder una %e2 logrado1 se traduce en la estrategia de de)enderlo ante los sec+
tores que lo am,icionan. Es por lo que el Guque de Oli%ares dispuso un corte*o de con)identes 4
esp5as1 que acechan incluso a la c7mara regia. on arlos II1 G. Juan Jos. de -ustria se en)renta
con el %alido @ithard1 quien a su pri%ilegiada situación suma,a la in)luencia adicional propia de los
con)esores de los re4es. -qu5 4a no ha4 luchas no,iliarias. Juan Jos. de -ustria se presenta de una
parte como l5der del pue,lo1 de otra como representante de la ataluFa postergada. 0arte desde
ataluFa hacia Madrid 4 representa el primer intento de apoderarse de la nación desde la peri)e+
ria. -,oca a que se utilice la mani)estación popular como medio de presión pol5tica1 pues e)ecti%a+
mente la reina madre1 Mariana de -ustria1 destitu4e a @ithard de,ido a la pura necesidad 4 la %io+
lencia en aras de sal%aguardar la quietud p8,lica. B. 93III (:or,ones): En la etapa de &elipe 3 la
con)rontación pol5tica se plantea entre el sector )ranc.s1 o,ediente a <uis 9I3 4 dirigido por el em+
,a*ador )ranc.s1 4 el otro enca,e2ado por la princesa de los =rsinos1 que pretende organi2ar el go+
,ierno so,re una ,ase autónoma. -l consolidarse el sistema surgir7 la opción de la pol5tica inter+
nacional como )actor di)erencial de los partidos de la orte1 lo que con%ierte a los em,a*adores
respecti%os en agentes 4 tutores de las corrientes a)ines. on &ernando 3I1 la lucha de poder se
centra en la que protagoni2an dos ministros: Ensenada 4 ar%a*al. Ensenada controla Duerra1 Ma+
rina+Indias 4 Aacienda1 ar%a*al dirige el ministerio de Estado (-suntos E#teriores)1 lo que en la
pr7ctica comporta un cierto equili,rio. -l morir ar%a*al triun)an los angló)ilos en la lucha por el
puesto %acante1 lo que ocasiona la ca5da de Ensenada1 pese a lo cual 4 gracias a los amigos coloca+
dos en la administración1 representa una )uer2a poderosa. arlos III )acilitó en la primera parte de
su reinado la )ormación de un n8cleo italiano1 alrededor de los ministros Drimaldi 4 Esquilache.
Gurante la d.cada 1766+1776 la lucha pol5tica se centra entre los golillas o togados 4 el partido
aragon.s. El triun)o de los primeros con%ierte a &lorida,lanca en la )igura central del Estado1
mientras el l5der de los segundos1 -randa1 dirig5a la oposición desde la em,a*ada espaFola en 0a+
r5s. arlos I31 durante la etapa del monarca la re%olución )rancesa )ue un condicionante a la hora
de la alineación pol5tica. <a mani)iesta hostilidad de &lorida,lanca contrastó con la postura m7s
dialogante de -randa. -qu.l )ue cesado por arlos I3 4 el onde de -randa1 4 con .l el 0artido
aragon.s1 alcan2a el poder en 17(/1 aunque poco despu.s los re4es entregan su con)ian2a al 8lti +
mo %alido cortesano1 Manuel Dodo4.
G) PODER REAL Y EL PODER SEÑORIAL: a,r5a suponer que la consolidación del Estado a,soluto
lle%ó consigo el t.rmino 4 )in del poder seForial que durante la Edad Media se ha,5a al2ado )rente
al de los re4es. 6al interpretación peca de elemental. <a m7s comple*a realidad muestra la super+
%i%encia de los seFor5os 4 plantea el pro,lema de las relaciones entre el poder real 4 el seForial1
cu4o mantenimiento pudo llegar a cuestionar la e#istencia misma de un Estado propiamente a,+
soluto. En los dos siglos de la monarqu5a de los -ustrias1 persistió por moti%os )iscales al proceso
desintegrador del realengo. <as pr7cticas ena*enatorias eran un ali%io al ago,io económico de los
re4es 4 las protestas de las ortes eran contestadas alegando la necesidad del >sustentamiento
del Estado?. -dem7s los monarcas o,tu%ieron permiso de los papas para %ender pue,los pertene+
cientes a las Srdenes Militares 4 a la Iglesia1 a cam,io de una indemni2ación mediante >*uros?.
Ello dio origen a nue%os seFor5os. -l iniciarse el s. 93II1 /Q" de las %illas castellanas eran de seFor5o
eclesi7stico o secular. El poder de los seFores )ue especialmente )uerte en -ragón 4 3alencia. En
el s. 93III se produ*o el ocaso del r.gimen seForial. Bal%o contadas e#cepciones no se crearon m7s
seFor5os1 inici7ndose la pol5tica de reducir los e#istentes a tra%.s de una Junta de Incorporación
(17;7+1717)1 creada por &elipe 3 para rescatar las rentas 4 propiedades de la orona. on arlos
III se planteó el pro,lema de la re%ersión de los seFor5os1 4 durante un lustro el onse*o de astilla
instru4ó el oportuno e#pediente. <a 8nica pro%idencia ta*ante )ue incorporar a la orona las *uris+
/(
dicciones de las mitras 4 otras dignidades eclesi7sticas. Bi el r.gimen seForial persistió ,a*o la mo+
narqu5a del -ntiguo $.gimen1 Mcómo se concilió el poder de los seFores con el a,solutismo del Es+
tado ModernoN. Esta pregunta ha sido históricamente contestada de tres )ormas distintas: <a pu+
*an2a del poder seForial imposi,ilitó la e#istencia del Estado propiamente dicho. <a consolidación
de la monarqu5a a,soluta no )ue incompati,le con el auge del poder no,iliario1 sino per)ectamen+
te congruente con .l. <o que hi2o )ue garanti2ar pol5ticamente la hegemon5a social 4 económica
de la no,le2a. 0ersiste as5 en la Edad Moderna un r.gimen )eudal 4 la monarqu5a se alió con .l1 re+
sultando en consecuencia una especie de )eudalismo centrali2ado. E#istió un Estado a,soluto1 sin
que la perduración de los seFor5os des%irtuara su naturale2a. Mara%all %aloró el a,solutismo mo+
n7rquico de los -ustrias como una especie de a,solutismo olig7rquico1 al compartir la Iglesia 4 la
aristocracia el poder pol5tico. 6om7s 4 3aliente ha,la de un Estado seForial que )ue a la %e2 seFo+
rial 4 a,solutista. El Estado e#iste no tanto en ra2ón de la menor o ma4or )ortale2a de otros pode+
res )7cticos (seForial1 etc.)1 sino por ostentar un poder de naturale2a distinta 4 rango supremo1 la
so,eran5a1 aunque su e*ercicio se %ea mediati2ado por la presión e intereses de aquellos.
E) LA DELEGACIÓN DEL PODER REGIO: PRIVADOS Y VALIDOS: Lue el monarca conceda a deter+
minadas personas cierta con)ian2a 4 delegue en ellas parte del poder1 )ue un )enómeno 4a ad%er +
tido en la Edad Media. En esos periodos aparece como realidad espor7dica 4 co4untural 4 co,ra
en el s. 93II per)iles institucionales. &elipe III1 &elipe I3 4 arlos II go,iernan sucesi%amente a tra+
%.s de un persona*e o %alido 4 m7s tarde como una especie de primer ministro. 0ara 6om7s 4 3a +
liente1 dos notas caracteri2an 4 condicional la e#istencia del %alido: su amistad 5ntima con el mo+
narca 4 la inter%ención directa en el go,ierno de la monarqu5a. on &elipe III1 los duques de <erma
4 =ceda go2aron de la con)ian2a regia 4 se aplicaron a los asuntos de go,ierno. - di)erencia de &e+
lipe II1 receloso 4 que ha,5a repartido el poder entre muchos a )in de que nadie lo asumiera en de+
mas5a1 su hi*o a,andonó las riendas del Estado en el Guque de <erma1 quien durante dos d.cadas
go,ernó en solitario. <erma pierde el )a%or real en 161'1 4 pierde el %alimiento que pasa a su hi*o
el Guque de =ceda1 que cae con la muerte de &elipe III. on &elipe I31 :altasar de W8Figa se hace
cargo del Estado. <a con)ian2a no es total1 por los escr8pulos de &elipe I3 de a,andonarse entera+
mente al )a%orito1 como por la interposición de Oli%ares. Gesde 16// go,ierna Oli%ares1 coinci +
diendo con la persecución de los antiguos go,ernantes. <as di)icultades de la pol5tica europea1 la
de la espaFola1 4 la cr5tica interna1 hicieron dimitir a Oli%ares1 con%irti.ndose <uis de Aaro en nue+
%o %alido. Aaro desempeFo el %alido hasta su muerte en 16611 a partir de entonces &elipe I3 go+
,ernó sólo. Gurante la minor5a de edad de arlos II1 un *esuita e#tran*ero1 @ithard1 o,tiene el )a+
%or de la reina madre 4 se con%ierte en %alido. Xste perdió la pri%an2a que pasar7 a &ernando de
3alen2uela. <a ca5da de .ste en 1677 e#tinguió la serie de los %alidos. En opinión de la ma4or5a de
los tratadistas el %alido es una institución necesaria o tolera,le. El %alimiento anticipa histórica+
mente una realidad ulterior de las monarqu5as constitucionales. El principio de que el re4 reina
pero no go,ierna.
III. LAS CORTES
-) LAS CORTES BAJO LOS AUSTRIAS CASTILLA, ARAGÓN Y NAVARRA" CONGRESOS DE CIUDADES
EN INDIAS: El despertar del a,solutismo coincidió en Europa con un decli%e de las asam,leas re+
presentati%as.
ortes de astilla: =na de las )unciones primordiales de las ortes )ue la concesión de a4udas eco+
nómicas 4 tri,utos demandados por el re4. 0or .ste moti%o tu%o lugar la gran quie,ra institucional
";
de la asam,lea castellana1 al negarse en 1!"' los no,les de las ortes de 6oledo a conceder la sisa
en los impuestos so,re el consumo. Gesde entonces los no,les 4 los eclesi7sticos a,andonaron la
c7mara parlamentaria1 que contar7 sólo con los representantes de las ciudades. Bólo 1' ciudades
pri%ilegiadas dis)rutaron en principio de %oto en ortes. <a representación )ue desproporcionada
a )a%or de la 2ona central 4 en detrimento de la peri)eria. -mplias 2onas cant7,ricas carecieron de
%otoE E#tremadura hu,o de ser o5da a tra%.s de Balamanca 4 Dalicia a tra%.s de Wamora. 6ras una
tónica preliminar de desinter.s al iniciarse el B. 93II ciertas ciudades hacen lo posi,le por incorpo+
rarse. <os componentes de las ortes de astilla (dos por ciudad) con)ormaron un n8mero reduci +
do en la 7maraE d.,il en poder1 4 sin el aliento pol5tico de representar al pue,lo. <as ortes de
astilla no de*aron de en)rentarse en ocasiones a e#igencias inmoderadas de los monarcas1 4
salieron en de)ensa del ,ien com8n. on arlos II la orona *u2gó innecesario mantener lo que era
una mera tramo4a institucional1 solicitó directamente a los ca,ildos la prórroga de los ser%icios 4
no con%ocó las ortes. esó as5 de reunirse la asam,lea1 que durante los s. 93I 4 93II1 ha,5an de*a+
do de ser presididas por el re41 asumiendo sus )unciones el presidente del onse*o de astilla.
orona de -ragón: <as ortes de -ragón conser%aron por lo general la presencia de la no,le2a 4 el
clero1 4 )ueron asam,leas m7s nutridas de,ido a que conta,a con la representación de muchas
pequeFas ciudades. 0or estas ra2ones 4 por su propia mec7nica institucional1 a la hora de e#igir la
reparación de agra%ios 4 %otar los ser%icios1 resultaron menos mane*a,les para el a,solutismo re+
gio1 e incluso en ocasiones opusieron )rontal resistencia a los designios de los monarcas. Gesde la
protesta de las ortes a )ines del s. 93 ante la introducción de la Inquisición (6ara2ona 14'4) a la
pugna de las ortes catalanas con &elipe I31 se perci,e una l5nea de autonom5a1 insumisión 4 )or+
tale2a. P ello a pesar de que en otras ortes aragonesas1 las de 6ara2ona de 1!(/1 tras ser acallada
la re,elión que tu%o entonces lugar1 )ue suprimida en t.rminos generales la tradicional e#igencia
de unanimidad de cada ,ra2o para que los cuatro pudieran adoptar acuerdos1 sustitu4.ndola por
una simple ma4or5a m7s cómoda para los re4es. <as asam,leas de la orona se reunieron de dos
)ormas: o ,ien por separado las de -ragón1 ataluFa 4 3alencia o en con%ocatoria general a la que
concurr5an los tres parlamentos1 aunque )ormalmente los procuradores se agruparan en ra2ón del
territorio de procedencia. @a%arra: <a ane#ión de @a%arra en 1!1/ supuso que @a%arra quedara
sin re4 propio1 pero )ortaleció la entidad de las ortes. <as asam,leas na%arras estu%ieron com+
puesta por tres ,ra2os: el eclesi7stico1 el no,iliario 4 el popular. En nom,re del re41 el %irre4 con+
%oca a la c7mara 4 dis)ruta de plenos poderes para reparar toda clase de agra%ios. El centralismo
del 93III ahogó su autonom5a 4 %igor1 de,iendo con)ormarse a menudo la asam,lea con alegar
ante el re4 sus derechos 4 protestar1 mediante memoriales 4 representaciones1 del a,solutismo
ministerial.
<os ongresos de iudades de Indias: En las Indias no hu,o ortes ni sus ha,itantes estu%ieron re+
presentados en las de astilla. Bi e#istieron en los primeros aFos del 93I1 di%ersas *untas de ciuda +
des1 a la que acud5a las m7s importantes de cada región para anali2ar pro,lemas de inter.s co+
m8n.
:) LAS CORTES EN EL S" XVIII: -l suprimir los Gecretos de @ue%a 0lanta la organi2ación *ur5dico p8+
,lica de la orona de -ragón1 las ortes de ataluFa1 -ragón 4 3alencia quedaron e#tinguidas1 4
sus procuradores quedaron incorporados a las de astilla1 permaneciendo al margen la de @a%a+
rra. <as nue%as ortes sólo se congregaron cinco %eces en toda la centuria. Gurante el reinado de
&elipe 3 tres %eces1 una con arlos III 4 otra con arlos I3 teniendo todas lugar en Madrid. En la
primera O17;(+1 concurrieron los representantes castellanos1 *unto a los de 3alencia 4 -ragón. En
estas ortes quedó de mani)iesto que no se trata,a de unas ortes mi#tas ni de car7cter integra +
dor1 sino de las ortes de astilla con la incorporación de algunos procuradores de la peri)eria re+
"1
,elde 4 %encida. <as ortes no plantean reparación de agra%ios 4 su competencia se limita a las
cuestiones relati%as a la designación del monarca 4 a una concesión de ser%icios que tam,i.n pue+
de o,tenerse al margen de ellas. Be trata de concesiones de car7cter meramente )ormal1 pues la
sumisión al poder es a,soluta. <a @o%5sima $ecopilación 1';! ni siquiera recoge preceptos so,re
las ortes contenidas en la @ue%a $ecopilación de 1!67.
) LA DIPUTACIÓN DE CORTES: LAS NUEVAS DIPUTACIONES: En las ortes de la orona de -ra+
gón persistieron las Giputaciones so,re la ,ase de la :a*a Edad Media. @ue%as )ueron las Giputa+
ciones de las ortes de astilla 4 @a%arra aparecidas a principios del B.93I.
1. astilla: <a Giputación de astilla nace en 1!/! 4 su historia atra%iesa tres etapas: 1) Gurante el
s. 93I1 en que el organismo administra las rentas procedentes del enca,e2amiento de tercias 4 al +
ca,alas. /) - lo largo del 93II1 en que a esas )unciones ha4 que sumar la gestión del ser%icios de
millones. ") Gesde 16(41 la Giputación queda a,sor,ida por la entidad espec5)ica O7mara de Mi +
llones+ encargadas de tales cuestiones en el onse*o de Aacienda. 6omas 4 3aliente seFala los si +
guientes rasgos de la institución: @o sólo se ciFó a temas )iscales1 sino que sus componentes ac+
tuaron con codicia 4 en pro%echo partidista de unos pocos. areció de li,ertad respecto a las or +
tes1 adoptando un aire rutinario 4 puramente e*ecutor. &ue o,*eto de control de del onse*o $eal
4 por tanto de los monarcas. @o )ue t.cnicamente e)iciente por lo que perdió la oportunidad de
consolidarse como institución )iscal1 nau)ragando ante otros m7s e#pertos organismos que dirigie+
ron el rum,o de la hacienda castellana.
/. @a%arra: <a Giputación de @a%arra surge en 1!76 compuesta por cinco miem,ros que luego se
con%ertir7n en siete. on o,ligación de residencia en 0amplona1 esos diputados eran elegidos por
cada uno de los tres ,ra2os entre sus propios componentes. <a presidencia no aparece %inculada a
ninguna persona a cargo en especial1 sino recae en el diputado de ma4or rango. Becretario de la
Giputación es el mismo que el de las ortes. ompetencias de la Giputación de @a%arra: Ge)ensa
del derecho. <a Giputación %ela por la integridad del ordenamiento *ur5dico na%arro 4 solicita al
monarca la reparación de los agra%ios1 cu4a )ormali2ación alcan2a el rango de le4 de ortes. <as
ortes de BangTesa 1!61 esta,lecieron el >derecho de so,recarta? que implica,a un o,ligado
control del onse*o $eal1 sin el cual ellas ser5an >o,edecidas pero no cumplidas?. En el B. 93II sur +
ge el >pase )oral? o autori2ación pre%ia por parte de la Giputación de las disposiciones reales an+
tes de que el onse*o las so,recart.e. uestiones económicas. -ct8a ,7sicamente en la recauda+
ción 4 reparto de impuesto 4 ser%icios1 pero inter%iene tam,i.n en otras cuestiones económicas
como el apeo1 o e#acción de tri,utos1 r.gimen aduanero1 acuFación de moneda1 etc. Ge)ensa mili +
tar1 relaciones e#teriores 4 educación. En los pro,lemas relati%os a la guerra 4 reclutamiento del
e*.rcito. -dquiere protagonismo en las relaciones e#teriores. -uspicia los centros docentes del
reino 4 de)iende los derechos de los colegiales en las =ni%ersidades de astilla.
"/
LECCIÓN '
CONSEJEROS DEL REY Y PR+CTICA CONSULTIVA
I. CARACTERES GENERALES: EL OFICIO P,BLICO
-) OFICIO P,BLICO Y BUROCRACIA: Gurante la Edad Moderna asistimos a una consolidación de la
)igura del o)icial que cada %e2 m7s %a per)il7ndose como un e#perto1 )ormado espec5)icamente
para el desempeFo de su la,or 41 a la %e21 al recrudecimiento de una pr7ctica que 4a se ha,5a ini +
ciado en .pocas anteriores: la %enta de o)icios. En )unción de esta %enta1 6om7s 4 3aliente distin+
gue " tipos de o)icios: O)icios de poder: -unque no eran los me*or remunerados1 eran los m7s
apeteci,les por el control 4 poder que supon5an (regidor1 alguacil1 al).re21 etc.)1 4 en los que se ge+
nerali2ó que los o)iciales renunciasen como )orma de transmitir el o)icio a otros. - )inales del s.
93I era la propia Monarqu5a la que %end5a los o)icios de regidor. O)icios de pluma: desempeFados
por secretarios 4 escri,anos en los distintos órdenes. O)icios de dinero1 caracteri2ados por el ma+
ne*o de cantidades del Estado o de los particulares (contadores1 depositarios1 receptores1 etc.)1
o)icios en muchas ocasiones dependientes de la propia Aacienda. Eran o)icios apeteci,les dado
que conlle%a,an la recepción de tasas o porcenta*es de rentas. <a %enta de o)icios es un )enó+
meno espec5)ico de la Edad Moderna1 so,re todo en astilla. El clero 4 la no,le2a iniciaron la pr7c+
tica de acaparar los o)icios p8,licos1 procediendo con posterioridad a %enderlos. En el caso de o)i +
cios municipales1 las %entas permitieron acceder a los mismos a la ,a*a no,le2a 4 al patriciado ur+
,ano. 6am,i.n la orona empe2ó a utili2ar este sistema que con%irtió el o)icio de una merced en
una renta importante para la Aacienda real durante los s. 93II 4 93III1 llegando a e#tenderlo a las
Indias. -sistimos a la pri%ati2ación de los o)icios p8,licos1 no regulada en las le4es. E#istieron o)i +
cios que1 al implicar a la *urisdicción real1 no se %endieron: los *urisdiccionales (corregidor1 oidor1
conse*eros)1 por implicar a la *urisdicción real1 estos eran los o)icios m7s importantes. - )ines del s.
93II la monarqu5a inició una pol5tica de recuperación de o)icios1 de%ol%iendo al 8ltimo propietario
de un o)icio el precio inicial pagado a la Aacienda.
:) EL CONTROL DE LA GESTIÓN: PESQUISAS, VISITAS Y JUICIO DE RESIDENCIA: Gada la pr7ctica
de %enta de o)icios %a a ser esencial el desarrollo de los mecanismos de control del o)icio p8,lico1
que son: Bi se producen durante el desempeFo del cargo: 0esquisas: =n *ue2 o una comisión in+
%estigan a o)iciales so,re un asunto concreto relacionado con la *urisdicción criminal. Esta,a limi +
tada a las denuncias de particulares. 3isitas: Es la )orma de control m7s utili2ada. Empleada para
)iscali2ar tanto o)iciales como organismos enteros. Ber%5an para depurar responsa,ilidades ci%iles
4 administrati%as. Be atri,u5an al *ue2 %isitador plenos poderes. Au,o distintas clases: a) ordinarias
o periódicas 4 ,) e#traordinarias o especiales1 que se lle%a,an a ca,o ante irregularidades o de+
nuncias de a,uso de autoridad1 mal%ersaciones de caudales1 a,andono del o)icio o deso,ediencia
al re4. <a con)irmación de los cargos tras la correspondiente sentencia1 pod5a suponer el despido1
el destierro e incluso la muerte. Bi el control se produce una %e2 )inali2ado el desempeFo del car +
go: El *uicio de residencia. 6odos los mecanismos de control )ueron trasladados a las Indias1 dado
que en ellas la autoridad se %e5a disminuida por la le*an5a. 0ara ello )ue preciso acti%ar los mismos
mecanismos que 4a e#ist5an en la 0en5nsula. -s51 la pesquisa1 se presenta sumamente e)ica2 en In+
dias1 donde un *ue2 especial era nom,rado por el %irre4 o go,ernador. 6am,i.n hu,o %isitas como
la girada al onse*o de Indias por Juan de O%ando entre 1!66 4 1!711 encargada de a%eriguar las
causas del )racaso de la actuación del onse*o de Indias.
""
II. LA ADMINISTRACIÓN CENTRAL
-) S" XVI - XVII: EL RÉGIMEN DE CONSEJOS: <a -dministración en la Edad Moderna se estructura
en ,ase al concepto de so,eran5a creado en el Estado Moderno. <a idea de que sólo el pr5ncipe es
so,erano le permite trans)ormar los órganos administrati%os a su %oluntad. <os onse*os se con)i +
guran para posi,ilitar que el monarca pudiera entender de todos los aspectos de la %ida pol5tica 4
*ur5dica. 0artiendo de los onse*os $eales de astilla1 -ragón 4 @a%arra1 se ir7n desga*ando de
ellos otros onse*os a medida que se %a complicando la administración. En las ortes de 6oledo
de 14'; )ue reorgani2ada la -dministración que se di%idió en: 0ol5tica e#terior: so,re la que nace+
r7 el onse*o de Estado. <a Justicia: que quedar7 %inculada al onse*o de astilla. <as materias ara+
gonesas: espec5)icas del onse*o de -ragón. <a Aacienda: de la que se ocupar7 el onse*o de Aa+
cienda. <os onse*os )ueron órganos consulti%os. -lgunos asumen )unciones *udiciales1 legislati%as
o administrati%as1 %ariando su actuación seg8n participase o no el re4 en las deli,eraciones. Be in+
)orma al re4 ausente de la deli,eración a tra%.s de una consulta1 so,re la que decid5a el re4 en el
decreto marginal. Este sistema tam,i.n reci,5a el nom,re de r.gimen polisinodial. <a organi2ación
de todos los onse*os era similar. Bu sede se encuentra en la orte1 aunque suelen tener poder
so,re otros territorios o so,re la totalidad de ellos. Gependen directamente del re4. -l )rente del
mismo ha,5a un go,ernador o presidente1 sal%o en los onse*os de Estado 4 de Duerra1 en los que
el presidente era el propio re4. <os onse*os esta,an integrados por conse*eros togados (letrados)
4 >conse*eros de capa 4 espada? (no,les). <os togados )ueron despla2ando a los de capa 4 espada.
El n8mero de conse*eros era %aria,le1 )ormando parte del onse*o uno o %arios )iscales que in)or+
ma,an al onse*o de los asuntos de que de,5a ocuparse1 as5 como una serie de o)iciales in)eriores
como escri,anos1 relatores1 tesoreros1 porteros1 alguaciles1 etc.
1) onse*os con competencia so,re toda la Monarqu5a: a) onse*o de Estado: -ctua,a indepen+
dientemente de los dem7s 4 por encima de todos los onse*os1 dado que su misión era asesorar al
monarca en cuestiones de Estado o asuntos gra%es tales como: entender de la pa2 4 la guerra1 las
conquistas1 los casamientos de re4es 4 pr5ncipes1 la correspondencia con los em,a*adores 4 en+
tender de todos los asuntos gra%es. &ue un órgano meramente consulti%o 4 sin competencias *udi +
ciales. <os presid5a el re4 4 esta,a compuesto por un n8mero indeterminado de conse*eros. El sis+
tema normal de )uncionamiento era mediante consultas solo conocidas por el $e4. ,) onse*o de
Duerra: Geri%a del onse*o de Estado1 cre7ndose en 1!'61 al introducirse la pr7ctica de que e#per +
tos militares )ormasen parte de las reuniones que a)ecta,an a temas militares1 de ah5 que tam+
,i.n estu%iera presidido por el re4. Bu competencia se centra en el tratamiento de aspectos mate+
riales de la guerra 4 su e*ecución tales como construcciones de galeras1 las armas1 las )ronteras
etc. 6u%o )acultades *urisdiccionales al ser competente para *u2gar a todos los que se encontra,an
,a*o el )uero militar1 entender del contra,ando 4 de las presas mar5timas en tiempos de guerra.
Estu%o )ormado por seis conse*eros e#pertos en temas de de)ensa. 6en5a dos secretar5as: una de+
dicada a los asuntos de la mar 4 otra a los de la tierra. c) onse*o de la Inquisición: -ctua,a como
tri,unal de 8ltima instancia de las sentencias de los tri,unales inquisitoriales1 m7#ima autoridad
en materias de )e. Esta,a sometido a la *urisdicción del Inquisidor general que lo presid5a 4 era el
encargado de pro%eer las pla2as de los tri,unales pro%inciales. Esta,a )ormado1 por cinco conse*e+
ros con car7cter de *uristas1 un )iscal 4 dos asesores.
/) onse*os de Do,ierno de los di%ersos territorios
a) onse*o $eal de astilla: $eci,ió una nue%a planta con los $e4es atólicos en las ortes de 6ole+
"4
do de 14'; en las que se delimita,a su composición. Bu 0residente era la primera )igura de la mo+
narqu5a despu.s del re4 4 presid5a tam,i.n los onse*os de 7mara 4 Srdenes1 4 las ortes de as+
tilla cuando eran con%ocadas. Bus conse*eros )ormaron parte de otros conse*os 4 go2aron de gran
importancia. <as competencias de este onse*o eran1 consulti%as1 gu,ernati%as1 *udiciales (era el
supremo órgano *udicial)1 e incluso legislati%as. Bu competencia territorial se e#tend5a al reino de
astilla1 trasmitiendo órdenes a las dem7s autoridades1 a las que controla,a. Esta,a di%idido en
cuatro Balas: una de go,ierno 4 tres de *usticia. El onse*o tam,i.n actuó en )orma plenaria en la
llamada onsulta de los %iernes1 donde se trata,an las cuestiones m7s importantes con el re41 so+
,re todo los asuntos que precisa,an de una le4 o la derogación de una le4 e#istente. <a llamada
Bala Luinta del onse*o ten5a competencia en la orte 4 cinco leguas a la redonda. 6en5a un car7c+
ter especial al no estar )ormada por conse*eros sino por seis u ocho alcaldes.
,) onse*o de Indias: Gel onse*o de astilla surgir7 en 1!/" el onse*o de Indias1 cuando las ma+
terias americanas alcancen tal %olumen que sea imposi,le su tratamiento 4 precisen cierta espe+
ciali2ación. Aasta 1!/4 no se designa 0residente. Bus miem,ros1 *uristas ma4oritariamente1 proce+
d5an de otros onse*os. Esta,a compuesto de cuatro conse*eros1 dos secretarios1 un promotor )is+
cal1 un relator1 un o)icial de cuentas 4 un portero. &ue o,*eto de una primera regulación que regu+
laron el procedimiento de actuación: horarios1 reuniones1 protocolo1 etc. Estas Ordenan2as esta+
,lecen que sus )unciones son el go,ierno1 la *usticia1 la hacienda real de las olonias 4 la guerra. El
onse*o esta,a di%idido en tres salasE dos de go,ierno 4 una de *usticia1 4 sus competencias eran
las mismas que las del onse*o de astilla pero para las Indias1 regulando tam,i.n el comercio1 la
na%egación 4 el tr7nsito hacia las Indias. - )ines del s. 93I se creó en el onse*o1 la Junta de Duerra
de Indias encargada de todos los asuntos de la de)ensa.
c) onse*o de -ragón: Be institucionali2ó en el reinado de &ernando el atólico (14(4)1 so,re la
tradición del onse*o $eal aragon.s. &ue el equi%alente en -ragón al onse*o de astilla1 aunque
menos importante. Bu competencia territorial 4 material se e#tendió a todos los asuntos de la o+
rona de -ragón +go,ierno1 hacienda1 o)icios 4 gracia+1 actuando tam,i.n como tri,unal supremo
para 3alencia1 Mallorca 4 erdeFa. - tra%.s del onse*o1 el re4 transmit5a las órdenes a la orona
de -ragón 4 a sus o)iciales. Bu competencia territorial se amplió al incorporarse @7poles1 Mil7n 4
otros territorios italianos hasta que se crea un conse*o espec5)ico1 e#cepto erdeFa1 que continuó
en el onse*o de -ragón. Esta,a )ormado por un 0residente1 el %icecanciller de la orona de -ra+
gón1 4 cinco regentes de la anciller5a1 adem7s de dos miem,ros por cada uno de los territorios de
la orona de -ragón (-ragón1 ataluFa 4 3alencia)1 un tesorero general1 el protonotario1 un )iscal1
un teniente de protonotarios 4 cuatro secretarios.
d) onse*o de Italia: Be esta,leció en 1!!!1 aunque no empe2ó a )uncionar hasta 1!!(1 cuando &e+
lipe II le dio una planta 4 organi2ación id.ntica a la del onse*o de -ragón. Bu competencia se e#+
tend5a a todos los negocios de Bicilia1 @7poles 4 Mil7n (erdeFa continuó siendo competencia del
onse*o de -ragón)1 e#cepto los de alta *usticia (apelaciones o casos e#presamente reser%ados).
Bus miem,ros1 llamados tam,i.n regentes1 )ueron seis 4 de,5an pertenecer dos a cada uno de los
territorios (Bicilia1 @7poles 4 Mil7n) 4 uno al onse*o de -ragón1 siendo los otros dos tam,i.n es+
paFoles. <o presid5a un miem,ro de la alta no,le2a o dignatario de la Iglesia.
e) onse*o de &landes: Be creó en 1!'' por &elipe II en Madrid para organi2ar 4 administrar los
asuntos de ese territorio. - su muerte se trasladó a &landes tras la cesión de los territorios al ar +
chiduque -l,erto 4 a la In)anta Isa,el lara Eugenia1 para su go,ierno. Esta,a )ormado por dos
conse*eros Ouno por los 0a5ses :a*os 4 otro por el &ranco ondado.
)) onse*o de 0ortugal: Be creó en ortes de 6omar de 1!'/. &ormado por un 0residente1 cuatro
"!
conse*eros 4 dos secretarios. Bus competencias eran distintas a las de otros onse*os1 pues ade+
m7s de entender de los aspectos pol5ticos1 administrati%os 4 *udiciales en el territorio1 era compe+
tente en la e*ecución de los asuntos de guerra en coordinación con los onse*os de Estado 4 Due+
rra.
") Otros onse*os
a) El onse*o $eal de @a%arra: El onse*o $eal de @a%arra ten5a su sede en 0amplona 4 era el com+
petente para conocer de los asuntos de @a%arra1 adem7s de ser tri,unal supremo de *usticia1 en+
tendiendo incluso en las apelaciones en segunda 4 tercera instancia1 no estando en los supuestos
*udiciales su,ordinado al re4. -sesora,a al 3irre4 en el go,ierno del reino 4 ten5a )acultades legis+
lati%as al poder dar autos acordados1 pero siempre de acuerdo con el 3irre4. @o )ue competente
para conceder mercedes1 hacer nom,ramientos1 ni en cuestiones de 0atronato $eal1 que eran
competencias reser%adas al onse*o de 7mara de astilla. Esta,a )ormado por el presidente 4
seis conse*eros1 *unto con el personal au#iliar.
,) <os onse*os de 7mara: onse*o de 7mara de astilla. Gel onse*o de astilla deri%a el on+
se*o de 7mara de astilla1 encargado de aquellos asuntos que atiende el re4 directamente tales
como mercedes1 indultos1 $eal 0atronato eclesi7stico1 nom,ramiento de o)iciales1 etc. que el re4
pre)er5a resol%er con personas de su con)ian2a. El re4 se reun5a con un grupo reducido de conse*e+
ros que trata,an con .l en su 7mara. <o reorgani2ó &elipe II en 1!''1 estando reglamentado por
unas Ordenan2as especiales que delimita,an sus competencias1 que con car7cter general1 se e#+
tend5an a todo lo no regulado *ur5dicamente 4 que era: el 0atronato $eal de las Iglesias en astilla1
@a%arra 4 anarias1 4 la pro%isión 4 nom,ramiento de pla2as de onse*os1 anciller5as 4 -udien+
cias. Esta,a )ormado por el 0residente del onse*o de astilla 4 tres o cuatro conse*eros1 4 esta,a
di%idido en tres Becretar5as: la Becretar5a de Dracia1 la de 0la2as de *usticia 4 la de 0atronato $eal.
onse*o de 7mara de Indias. - su %e21 del onse*o de Indias1 se desga*ar7 el onse*o de 7mara
de Indias1 creado en 16;;. Bu )inalidad era id.ntica a la del onse*o de 7mara de astilla1 es de+
cir1 proponer al re4 los nom,ramientos de los cargos 4 o)icios de Indias 4 despachar todo lo rela+
cionado con gracias 4 pri%ilegios reales.
c) <os onse*os de administración pre)erentemente castellana: Au,o tres onse*os que actua,an
,7sicamente en astilla 4 cu4a competencia se esta,lec5a en orden a la materia: el onse*o de Sr +
denes1 el de ru2ada 4 el de Aacienda. onse*o de Srdenes: Be creó en 14(( por los $e4es atóli +
cos para la administración de los maestra2gos de las Srdenes militares de Bantiago1 alatra%a 4 -l +
c7ntara tras su incorporación a la orona1 41 tiempo despu.s1 Montesa (-ragón). Bu actuación es+
encial )ue inter%enir en asuntos de gracia 4 patronato 4 en las concesiones de h7,itos. &ormada
por un presidente1 que actua,a de )orma esencial1 4 cuatro conse*eros que eran ca,alleros de las
órdenes militares1 se di%id5a en dos Balas: una de Do,ierno 4 una de Justicia. Jurisdiccionalmente
inter%en5a en las causas eclesi7sticas relacionadas con el 0atronato. onse*o de ru2ada: reado
en 1!"4 para administrar 4 recaudar las llamadas >tres gracias?: la ,ula de cru2ada1 el su,sidio 4 el
e#cusado. <a ,ula de cru2ada eran las gracias espirituales concedidas por el 0apa a los que con su
persona o aportaciones contri,u5an a la lucha contra el in)iel. El su,sidio )ue una contri,ución per+
manente que reali2a,an las diócesis 4 el e#cusado era un impuesto pagado por la Iglesia a la Aa+
cienda consistente en el die2mo de la primera casa de2mera de cada parroquia. 6en5a *urisdicción
especial1 e#clusi%a 4 suprema en todos los temas relacionados con la ,ula1 estando )ormada por
un presidente (omisario Deneral de la ru2ada1 perteneciente a la alta Iglesia) 4 cuatro o cinco
conse*eros de los onse*os de astilla e Indias. onse*o de Aacienda: &ue creado en 1!/" sólo
para la orona de astilla1 sustitu4endo a las dos ontadur5as Ma4ores (Aacienda 4 uentas)1 cen+
trali2ando toda la materia. &ue o,*eto de muchas re)ormas. 6u%o )unciones *udiciales al entender
"6
de los litigios de operaciones de la 6esorer5a general 4 de los litigios del propio onse*o. Aa,5a tres
tri,unales %inculados al onse*o: el 6ri,unal de oidores1 en el que cinco o seis oidores se encarga+
,an de los pleitos so,re rentas1 derechos )iscales 4 )raudesE la ontadur5a Ma4or de uentasE 4 el
6ri,unal de Millones1 )ormado por cuatro conse*eros 4 cuatro procuradores de ortes.
:) LOS SECRETARIOS DEL REY
1) <os Becretarios de Estado: on la llegada de arlos 3 a EspaFa en 1!171 el proceso de especiali +
2ación de los Becretarios1 iniciado en el reinado de los $e4es atólicos1 se detiene al quedar la di +
rección de la Becretar5a 4 del resto de los secretarios en manos del gran canciller de los 0a5ses :a+
*os1 Juan de Bau%age1 que e#tender7 su competencia a todos los dominios del re4. - su muerte1 el
cargo recaer7 en Datinara1 siendo quien m7s presionó para la creación del onse*o de Estado. En
1!"; la Dran anciller5a se suprime al morir Datinara. ada onse*o ten5a un secretario1 pero des +
taca el Becretario del onse*o de Estado1 dado que este onse*o no ten5a presidente al serlo el
re4. Bu papel comen2ó a resaltar cuando arlos 3 de*ó de asistir al onse*o de Estado. Entonces1 el
Becretario de Estado se con%irtió en la )igura puente entre el re4 4 el onse*o. Era el que transmi +
t5a al onse*o los temas que el re4 quer5a que se de,atieran 4 al )inal de las deli,eraciones in)or +
ma,a al re4. El Becretario de Estado pasó as5 a ser la persona de la m7#ima con)ian2a del re41 es+
tando al )rente del onse*o de Estado. Bu in)luencia )ue mu4 importante. <a acti%idad del Becreta +
rio ten5a tres )acetas: <a consulta %er,al1 o despacho a ,oca con el re4. El despacho %er,al del Be+
cretario con el re41 pero haciendo el acuerdo por escrito. El despacho escrito1 en%iando el Becreta+
rio las consultas 4 reci,i.ndolas resueltas por el monarca. El propio &elipe II regular7 4 ordenar7 el
cargo en 1!67 iniciando una separación de competencias al di%idir la Becretar5a de Estado en dos:
1) la Becretar5a de Estado para los asuntos del @orte 4 /) la Becretar5a de Estado para los asuntos
de Italia. El Becretario de Estado despacha,a con el monarca 4 tam,i.n esta,a al )rente de la di +
rección del onse*o de Estado. -l llegar al reinado de &elipe III1 el despacho directo con el re4 que+
dar7 reser%ado al %alido1 que ser7 en ocasiones la 8nica persona que puede acceder al monarca.
/) <os secretarios pri%ados 4 el Becretario del Gespacho =ni%ersal: Junto a las Becretar5as de Esta+
do se encontra,an las Becretar5as pri%adas1 con)iguradas como secretar5as personales del re4 4
como tales encargadas de la correspondencia del monarca1 aunque llegaran a reunir otras compe+
tencias importantes. Bu in)luencia 4 7m,ito de actuación dependieron de la preponderancia del
Becretario de Estado1 pues en los momentos en los que esta )igura retrocede1 %eremos resurgir un
secretario pri%ado que consolida su actuación cerca del re4. En el reinado de &elipe II estos secre+
tarios tienen *urisdicción uni%ersal1 mandando a los dem7s secretarios1 pero no puede esta,lecer+
se entre ellos una relación de *erarqu5a. Be encontra,an al ser%icio directo del monarca1 e#istien+
do tam,i.n secretarios in)eriores 4 honor5)icos. Bu n8mero aumentó de,ido a la comple*idad del
aparato administrati%o. Otra peculiaridad del o)icio en esta etapa es que se transmite dentro de la
misma )amilia1 e#istiendo lina*es de Becretarios. <os secretarios pri%ados eran entidades inter+
puestas entre el re4 4 los onse*os1 actuando ante los mismos como su porta%o2. 0or ello pod5an
emitir órdenes a los Becretarios de los onse*os e incluso llegaron a asistir a las sesiones de algu+
nos de ellos. -l llegar al s. 93II1 el despacho directo con el re4 quedar5a reser%ado a los %alidos. Ge
ah5 que el Becretario de Estado %iera reducida su la,or a la de ser secretario del onse*o de Esta+
do1 4a que al go2ar los %alidos de la especial con)ian2a real1 ser7n .stos los que realmente contro+
len 4 diri*an al onse*o de Estado1 desapareciendo tam,i.n de la escena el secretario pri%ado. Be+
cretario del Gespacho =ni%ersal: -l pertenecer el %alido al estamento no,iliario1 el despacho de
los papeles se de*ó a una tercera persona1 el Becretario de Gespacho =ni%ersal1 un tipo de secre+
tario pri%ado que se encarga,a de que el %alido no tu%iera que ocuparse de la tarea de redactar
los documentos1 pero que no pose5a el car7cter de con)ian2a real que dis)rutaron aqu.llos. El
"7
puesto )ue creado por &elipe I3 cuando intentó go,ernar solo 4 precisó de alguien que le lle%ara
los papeles. on )recuencia1 los titulares de la Becretar5a del Gespacho =ni%ersal ocuparon una de
las Becretar5as de Estado1 )undamentalmente la de Italia. 0oco a poco1 la )igura tender7 a consoli +
darse. Be encargaron de centrali2ar toda la documentación procedente de los onse*os. Dracias a
su e)ica2 la,or en el control de todos los papeles1 se pudo e%itar el desmem,ramiento de la -dmi +
nistración entral. 0asaron desaperci,idos pol5ticamente1 pero cargaron con todo el peso de la
-dministración.
) EL RÉGIMEN MINISTERIAL BORBÓNICO
1) <as Becretar5as de Estado 4 del Gespacho: <os secretarios del Gespacho =ni%ersal %er7n su
puesto re%alori2ado por el cam,io de dinast5a1 pasando a llamarse Becretarios de Estado 4 del
Gespacho. -l caer el sistema de %alidos1 4 dado que &elipe 3 pretende dotar de una nue%a planta a
la administración1 estos persona*es se con)iguran como los que me*or sa,en cual es el )unciona+
miento de la misma. <a re%alori2ación de sus )unciones se inició en 17;! cuando &elipe 3 estructu+
ró la Becretar5a del Gespacho en dos departamentos: 1) Duerra 4 Aacienda 4 /) >los dem7s asun+
tos?. Estos secretarios pasaron a tratar directamente de los asuntos con el re4 ante el de,ilita+
miento del onse*o de Estado. Es decisi%o el Gecreto de / de octu,re de 17;6 por el que los dos
negociados en que se di%id5a la Becretar5a de Estado O@orte e Italia+ se unen quedando ,a*o la ti +
tularidad de la Becretar5a del Gespacho. <as re)ormas sucesi%as consistir7n en una progresi%a di%i +
sión por materias a medida que %an reca4endo so,re ellos las atri,uciones de los onse*os. on
estas re)ormas1 los onse*os queda,an ,a*o la autoridad de los secretarios. Gespu.s1 las Becreta+
r5as del Gespacho tomaron el nom,re de Becretar5as de Estado 4 del Gespacho. Estos Becretarios
)ueron hom,res mu4 preparados que )ueron a,sor,iendo las )unciones de los onse*os hasta con+
%ertirse en persona*es tan importantes que el nom,re de ministros (que se aplica,a a cualquiera
que perteneciese a un onse*o) quedar5a reser%ado para ellos. =n ministro pod5a ocupar %arias
Becretar5as1 4 cada %e2 con m7s )recuencia1 se )ueron incorporando contenidos pol5ticos al puesto.
<os Becretarios de Estado 4 de Gespacho pudieron garanti2ar con .#ito su actuación sin que los
onse*os )ueran suprimidos gracias a la >%5a reser%ada?1 que supon5a la e#istencia de ciertos asun+
tos de los que sólo pod5a entender el monarcaE en la pr7ctica signi)ica,a que esos asuntos eran re+
ser%ados para los Becretarios.
/) <os or5genes del onse*o de Ministros: <a Junta Buprema de Estado: En 1714 se seFala,a la po+
si,ilidad de que los secretarios del Gespacho participaran en un onse*o de Da,inete1 aunque el
onse*o de Estado creado por &elipe 3 no puede considerarse un %erdadero onse*o de ministros.
<o que se deduce de la medida es la necesidad de coordinar el despacho de los distintos secreta+
rios. En el reinado de arlos III1 son )recuentes las Juntas de los Becretarios de Estado 4 del Gespa+
cho que culminaron el ' de *ulio de 17'7 con la creación de la Junta Buprema de Estado1 o,ra de
&lorida,lanca1 que reun5a a los Becretarios de Gespacho1 4 que era presidida por el primer Becre+
tario de Estado. Este órgano es el precedente del onse*o de Ministros de la etapa constitucional1
4 supuso la suspensión de toda acti%idad del onse*o de Estado. <a Junta Buprema de Estado se
reun5a una %e2 por semana para que los Becretarios pudieran deli,erar 4 tomar decisiones. &ue un
importante centro donde se resol%5an las posi,les cuestiones de competencias surgidas entre los
distintos órganos de la monarqu5a. Bu actuación estu%o dominada por una Instrucción que1 a
modo de programa pol5tico1 escri,ió &lorida,lanca. <a ca5da de &lorida,lanca en 17(/ supondr7 la
supresión de la Junta Buprema de Estado 4 el resta,lecimiento del onse*o de Estado.
") 0ersistencia 4 ocaso del r.gimen de onse*os: En el s. 93III se producen una serie de aconteci+
mientos que es preciso tener en cuenta: En primer lugar1 se pierden territorios italianos 4 )lamen+
"'
cos1 lo que repercute en un aumento del control del monarca en los restantes territorios. <a -d+
ministración se %erte,ra en torno a las Becretar5as de Estado 4 del Gespacho Oorigen de los Minis+
terios+1 por lo que nos %amos a encontrar con la coe#istencia de Becretar5as 4 onse*os del mismo
ramo1 lo que repercutir7 en el ni%el de operati%idad de los mismos. &elipe 3 prescinde del onse*o
Ge Estado que sustitu4e por un onse*o de Gespacho o de Da,inete en el que se re8nen personas
de con)ian2a del re41 con%ocadas in)ormalmente para a4udarle en el go,ierno. -unque el onse*o
de Estado contin8a e#istiendo1 ni se reun5a1 ni otorga,a t5tulos de conse*eros1 con%irti.ndose el
cargo en un puesto honor5)ico. El onse*o de Da,inete ser7 relegado por las Becretar5as de Estado
4 del Gespacho. 6ras la ca5da de &lorida,lanca 4 supresión de la Junta Buprema de Estado1 arlos
I3 re%alori2ar7 el onse*o de Estado1 que %uel%e a con%ertirse en el órgano m7s importante de la
monarqu5a desde 17(/ hasta 1'"41 )echa en que muere &ernando 3II 4 desaparece el onse*o de
Estado. -lgunos de los dem7s onse*os se suprimir7n al pasar sus materias a las Becretar5as de
Gespacho 4 otros al perderse los territorios 4 en )unción del esta,lecimiento de los Gecretos de
@ue%a 0lanta. En 17;6 se suprime el de &landes. El onse*o de Italia1 4a reducido con la p.rdida
de Mil7n 4 @7poles1 su,sistir7 hasta la p.rdida de Bicilia. En 17;7 desapareció el onse*o de -ra+
gón al ha,erse opuesto a la a,olición de los &ueros de la orona. El onse*o de la Inquisición es el
que m7s actuación %a a re%estir1 pues al ser un órgano pol5tico1 se con%ierte en un motor e)ica2 en
la lucha contra las ideas reaccionarias 4 logra conser%ar su posición de )uer2a. &ue suprimido en
las ortes de 7di2 de 1'1/. <os onse*os de astilla1 Aacienda e Indias1 )ueron re)ormados por un
decreto de 171"1 a instancias de Macana21 al igual que ocurrió con el de Duerra. 0ero a la ca5da
del ministro en 171!1 los onse*os %uel%en a su planta anterior. El onse*o de astilla conser%a su
importancia1 su,sistiendo hasta el )inal del -ntiguo $.gimen1 pues es suprimido con la onstitu+
ción de 1'1/. @o o,stante1 ser7 restaurado en los per5odos a,solutistas hasta que en 1'"/1 el Mi +
nisterio de &omento1 creado por &ernando 3II1 asuma sus competencias. &ue suprimido1 al igual
que el resto de onse*os1 en 1'"4. El onse*o de Indias s5 se %er7 a)ectado por las Becretar5as del
Gespacho1 de )orma que ir7 perdiendo poderes a lo largo del s. 93III. 6ras la re,elión de los terri +
torios americanos en 1'1; pierde su ra2ón de ser1 pero la administración a,solutista de &ernando
3II lo mantendr7 como )orma de no reconocer la emancipación. 6am,i.n se %io a)ectado el on+
se*o de Aacienda1 que %a a su)rir muchas modi)icaciones1 aunque su,sistir7 hasta 1'"4. El onse*o
de ru2ada se suprime en 17!; al ser sustituido en sus )unciones por un omisario Deneral.
"(
LECCIÓN .
SISTEMAS DE VERTEBRACIÓN TERRITORIAL Y LOCAL
I. LA ADMINISTRACIÓN TERRITORIAL
-) EL SISTEMA BAJO LOS AUSTRIAS: VIRREINATOS Y PROVINCIAS: En astilla apenas e#istió un
r.gimen de administración territorial propiamente dicho1 que en cam,io tu%o aprecia,le entidad
en los territorios de la orona de -ragón 4 @a%arra1 go,ernados por %irre4es. Entre el poder cen+
tral 4 el local1 o en los seFor5os en su caso1 se da en astilla un %ac5o casi a,soluto1 solo atenuado
por la e#istencia de ciertas demarcaciones o pro%incias1 de naturale2a )inanciera1 as5 como1 la con+
solidación de los corregimientos municipales (de ma4or entidad que lo estrictamente local 4 de
menor que la pro%incial). -ragón1 ataluFa1 3alencia1 Mallorca1 @a%arra 4 Dalicia1 en la 0en5nsula1
4 @7poles 4 Bicilia )uera de ella1 )orman otros tantos %irreinatos1 regidos por persona*es que repre+
sentan al monarca. El o)icio de %irre41 de car7cter temporal1 comporta )unciones de go,ierno 4
una suprema )iscali2ación de cuanto sucede en sus territorios1 pero en principio no se traduce en
atri,uciones espec5)icas 4 determinadas. <as legislati%as 4 de go,ernación las asume cuando es
nom,rado go,ernadorE las *udiciales1 como presidente de la -udiencia1 4 las militares cuando el
cargo de %irre4 se agrega al de capit7n general. En la orona de -ragón el a)ian2amiento del r.gi +
men %irreinal tiene lugar como consecuencia del )racaso del antiguo sistema de >go,ernación ge+
neral (/71I31:) a )inales del B. 93. En astilla desaparecen en el s. 93I las demarcaciones adminis+
trati%as caracter5sticas de la etapa anterior 4 surge una nue%a di%isión1 de car7cter )iscal1 que se+
g8n el censo de 1!(1 comprend5a un total de 4; circunscripciones. <os cuarenta distritos )ueron
agrupados en torno a las 1' ciudades con %otos en ortes. En el 0a5s 3asco: el go,ierno de Hla%a 4
Duip82coa corrió a cargo de Juntas 4 Giputaciones. <as Juntas )ueron generales o particulares.
Juntas 4 Giputaciones dis)rutaron de m8ltiples competencias1 entre ellas1 de la concesión del pase
)oral. En el BeFor5o de 3i2ca4a la organi2ación de la tierra llana se articula en merindades 4 ante+
iglesias1 mientras la Encartación 4 el Guranguesado se constitu4en a modo de ,loques peri).ricos.
:) LAS REFORMAS BORBÓNICAS: CAPITANÍAS GENERALES E INTENDENCIAS: <a administración
territorial del 93III tu%o un signo cam,iante en astilla 4 mu4 distinto en la orona de -ragón1
donde como consecuencia de los decretos de @ue%a 0lanta se introdu*o una organi2ación castella+
na. <as re)ormas ,or,ónicas signi)icaron un aumento del n8mero de pro%incias1 donde )igurar7n
nue%os capitanes generales 4 -udiencias1 4 so,re todo la aparición de los intendentes como ma+
gistratura cla%e del nue%o sistema. @a%arra 4 las pro%incias %ascas mantu%ieron su r.gimen tradi +
cional. <os antiguos %irreinatos )ueron con%ertidos en pro%incias1 nom,r7ndose por cada territo+
rio un capit7n general como go,ernador1 el cual asume la suprema autoridad pol5tica 4 militar. El
capit7n general de,5a actuar en armon5a con el órgano colegiado de la -udiencia. -l iniciarse el s.
93III1 EspaFa aparece di%idida en doce capitan5as generales1 que ahora se llaman pro%incias1 de las
que siete corresponden a la orona de astilla (-ndaluc5a1 anarias1 astilla la 3ie*a1 Dalicia1 osta
de Dranada 4 Duip82coa)1 cuatro a la de -ragón (-ragón1 Mallorca1 ataluFa 4 3alencia) 4 una a
@a%arra. Estos capitanes )ueron en t.rminos generales aristócratas dedicados a lo militar1 cu4o
poder )ue destacado en <a orona de -ragón. <a segunda re)orma de la pol5tica centralista consis+
tió en la introducción intendentes1 )igura de origen )ranc.s1 con atri,uciones militares1 que en Es +
paFa )ue creada con esos 4 otros poderes ()inan2as1 polic5a 4 *usticia)1 para con%ertirse )inalmente
en una autoridad territorial como intendente de pro%incia. <a $eal Ordenan2a de 1"+1;+174( dis+
4;
puso la constitución de /' intendencias o pro%incias1 repartidas de la manera siguiente: cuatro de
e*.rcito o militares en los territorios de la orona de -ragón1 una en @a%arra1 otra en anarias 4
// en la astilla peninsular. Ge .stas 1' )ueron pro%incias1 4 cuatro de e*.rcito (-ndaluc5a1 E#tre+
madura1 astilla <a 3ie*a 4 Dalicia). <a presencia del intendente )ue mu4 signi)icati%a en ataluFa1
gracias a los poderes del principado 4 de los organismos reales alcan2ó una gran capacidad )inan+
ciera 4 pol5tica.
) LA ADMINISTRACIÓN TERRITORIAL DE INDIAS: Beg8n las capitulaciones de Banta &e1 todo lo
descu,ierto en la e#pedición quedar5a ,a*o la autoridad de olón1 como almirante en la mar 4
como %irre4 4 go,ernador en las islas 4 tierra )irme. Equi%al5a a constituir una circunscripción pe+
culiar a)ecta a su persona. Gesde el descu,rimiento hasta mediados del B93I hu,o muchos pro+
,lemas para la -dministración de los territorios 1 de,ido a ello Be intentó esta,lecer un nue%o sis +
tema que1 a tenor de cuanto ho4 d5a sa,emos1 atra%esó cuatro etapas: la primera d.cada del 93I1
en la que queda suspendida la autoridad del %irre4 4 se trata de esta,lecer cierto sistema plural
de pro%incias 4 go,ernadoresE una segunda (1!11+1!/") que supone el retorno al sistema %irrei +
nalE una tercera (1!/4+1!"!) con la reha,ilitación de las go,ernaciones1 4 una cuarta (1!"!+1!6;)1
en la que aparecen %irreinatos 4 -udiencias go,ernadoras1 a modo de grandes distritos1 4 distintas
pro%incias dentro de ellos. En la d.cada de 1!6!+1!7!1 se intenta di)erenciar la acti%idad adminis +
trati%a de las cuestiones de *usticia1 guerra o hacienda. Be )i*an as5 los cinco distritos de go,ierno
superior1 4 que corresponde a @ue%a EspaFa1 0er81 Banto Gomingo1 Duatemala 4 @ue%a Dranada.
Gos de ellos (@ue%a EspaFa 4 0er8)1 son regidos por un %irre41 mientras el resto corresponde a
una presidente de la -udiencia con t5tulo de go,ernador. 6anto uno como otros act8an en nom+
,re del re4. Gependientes de los %irre4es 4 go,ernadores1 e#isten distritos menores1 que son las
pro%incias o go,ernaciones. En las pro%incias cu4a sede coincide con la del distrito superior1 su go+
,ernador es el mismo %irre4 o presidente. El resto dispone de go,ernadores propios. Gicho siste+
ma perdura hasta que1 a mediados del 93III1 repercute en -m.rica las re)ormas e)ectuadas en la
administración territorial de la metrópoli. -parece un nue%o %irreinato (@ue%a Dranada)1 los %irre+
4es 4 presidentes son capitanes generales1 t5tulo que por su car7cter superior despla2a al de presi +
dente1 con lo que las presidencias aparecen ahora como capitan5as generales1 mientras los go,er+
nadores de las pro%incias dependientes de ellas )iguran como el de comandantes generales. <as
circunscripciones menores o pro%incias son asimismo o,*eto de re)orma1 aplic7ndoseles el r.gi +
men de intendencias. 6al re)orma alcan2a a unas pro%incias 4 a otras no. <os que mantienen el sis +
tema antiguo reci,en la denominación de go,iernos pol5ticos 4 militares1 cali)ic7ndose de inten+
dencias a las pro%incias re)ormadas. Ge todo ello deri%a una do,le organi2ación territorial: 0ro%in+
cias regidas por un go,ernador que es comandante general 4 aquellas a cu4o )rente esta,a un in+
tendente que centrali2a las )unciones de go,ierno1 *usticia1 hacienda 4 guerra.
II. LA ADMINISTRACIÓN LOCAL
-) EL MUNICIPIO EN LOS S" XVI Y XVII: REGIMIENTOS, JURADOS Y CORREGIDORES: 0or de,a*o
del poderoso pero le*ano poder central1 4 dada la inconsistencia de las estructuras intermedias de
Do,ierno1 la %ida pol5tica cotidiana se desarrolla en la EspaFa de los -ustrias en el marco de las
ciudades 4 las %illas que han impuesto su autoridad a las aldeas 4 territorio circundante. Be genera
un poder ciudadano controlado por las oligarqu5as no,iliarias1 que se disputan de manera especial
las ciudades con %otos en cortes. <a monarqu5a no permanece impasi,le ante ello 4 trata de con+
trolar dicho poder de di%ersas maneras: oncesión de o)icios a personas adeptasE oncesión a mi +
nor5as no,iliariasE 0or medio de un centralismo con los corregidores como )iguras principales 4
41
otras medidas de car7cter uni)icador. <as Ordenan2as (reguladoras del conce*o 4 de la %ida ciuda+
dana en general)1 el )uero del pue,lo 4 los pri%ilegios regios )ormaron la ,ase de la estructura *ur5 +
dica de los municipios. uestión important5sima )ue la )inanciación de la localidad.
1) $egimientos 4 Jurados: El ca,ildo o a4untamiento est7 compuesto de un n8mero %aria,le de
regidores1 elegidos o designados mediante sorteo1 aunque de ordinario )ueran nom,rados por el
re4 con car7cter %italicio entre miem,ros de la no,le2a ciudadana. En el s. 93I la pr7ctica totalidad
de los municipios importantes esta,an dominados por los oligarcas locales. ontrapeso de la
asam,lea no,iliaria pudo ha,er sido otra paralela1 la de los *urados1 elegidos por el pue,lo para
de)ender sus intereses 4 controlar la actuación de los regidores. <os *urados se con%ierten en as+
tilla en o)icios %italicios 4 hereditarios. El conse*o municipal es presidido por el corregidor. <a %en+
ta de los o)icios de regidores contri,u4ó en astilla a que quedaran en manos de los poderosos1 si
,ien su logro por dinero escapar7 al control no,iliario en la medida que los ,urgueses pudieran
permitirse la operación. a,e preguntarse si ello supuso un despla2amiento de la no,le2a por la
,urgues5a1 pero no )ue as51 4a que estos ,urgueses solo intenta,an conseguir un t5tulo no,iliario.
En cuanto al acceso a los o)icios de las capas sociales podemos decir que hu,o una relación in%er +
sa entre la representati%idad de la asam,lea 4 la demogra)5a del lugar1 es decir1 a ciudad mas
grande1 menos representati%idad 4 a ciudad mas pequeFa1 ma4or representati%idad. <a aristocra+
ti2ación municipal )ue un )enómeno principalmente castellano1 que sólo se dio en <a orona de
-ragón en escala mu4 limitada. -qu5 e#istieron e#clusi%amente *urados1 4 no regidores1 4 los car+
gos conce*iles no )ueron o,*eto de %enta ni se con%irtieron en %italicios. O)icios municipales )ue+
ron: alcalde1 al).re2 ma4or (porta el pendón de la ciudad)1 procurador general o s5ndico ()unción
de %elar por los intereses de la ciudad)1 alguacil ma4or1 )ieles e*ecutores1 contadores1 ma4ordo+
mos1 escri,anos1 pregonero1 porteros1 etc. Estos o)icios )ueron elegidos por los regidores 4 *ura+
dos. En cuanto a las reuniones del regimiento municipal1 )ueron de " tipos: once*o a,ierto (al p8+
,lico en general)E $egimiento ordinario (determinadas autom7ticamente sin necesidad de con%o+
catoria pre%ia) 4 el e#traordinario (o,*eto de con%ocatoria e#presa).
/) orregidores: El control regio de la %ida municipal tu%o como pie2a cla%e a los corregidores1 he+
redados de la etapa ,a*omedie%al ("; .II1 :1 1)1 que sir%en en astilla a una pol5tica de corte uni)i +
cador 4 di)erenciada de la que pod5an practicar los monarcas en <a orona de -ragón1 donde dis+
ponen de menos poder 4 donde los ,a4les 4 %egueres se encuentran con conce*os m7s %igorosos
e insumisos. El corregidor lo es casi todo o todo. Es representante 4 delegado pol5tico del monar+
ca1 nom,rado por cierto tiempo1 que preside el a4untamiento1 act8a con poderes gu,ernati%os
como una especie de go,ernador ci%il en el distrito de la ciudad 4 dis)ruta de atri,uciones *udicia+
les 4 tam,i.n a %eces militares. Be hace presente en cuestiones )iscales a la hora de recaudar las
rentas regias. Es autoridad *udicial en lo ci%il 4 lo penal. on%oca 4 dirige las reuniones del ca,ildo1
4 e*ecuta luego los acuerdos adoptados. 6ales competencias son e*ercidas en el corregimiento o
demarcación geogr7)ica que1 con el municipio como centro1 cae ,a*o su *urisdicción. En cuanto a
su inter%encionismo en las decisiones del ca,ildo1 podemos decir que .ste dispon5a de %oto de ca+
lidad para deshacer igualdadesE que su opinión re%est5a gran importancia en la modi)icación de las
ordenan2asE 4 so,re todo que pod5an con)rontarse a los regidores en los llamados >negocios gra+
%es? (tan gen.rico era su concepto que pod5an permitirse cualquier inter%encionismo). <os corre+
gidores eran letrados o militares. Estos 8ltimos1 los de capa 4 espada1 contaron con la asistencia
de los alcaldes ma4ores1 uno de los cuales le a4uda,a en los *uicios ci%iles 4 otro en los penales. El
cargo )ue retri,uido1 a costa de la hacienda municipal.
:) EL MUNICIPIO BORBÓNICO: GENERALI!ACIÓN DEL MUNICIPIO CASTELLANO /CORREGIDORES
E INTENDENTES0 Y REFORMAS DE CARLOS III
4/
1) Denerali2ación del municipio castellano: corregidores e intendentes: <os decretos de @ue%a
0lanta lle%an consigo la e#tensión a la orona de -ragón del r.gimen municipal castellano. <os co+
rregidores aparecen as5 en 1711 en -ragón 4 3alencia1 4 en 1716 en ataluFa1 donde cada corregi +
miento suele a,arcar una o dos de las antiguas %eguer5as. <a aplicación del sistema astellano
aristocrati2ó a la estructura municipal atalana. En las localidades importantes los regidores )ue+
ron nom,rados por el re4 entre gentes de alta alcurnia1 con lo que desapareció el antiguo sistema
4 se instauró uno autoritario 4 elitista. El corregidor ,or,ónico tanto en astilla como en -ragón
)ue arrasado por la )igura del intendente1 que ocupó sus )unciones 4 dio lugar a la sincr.tica )igura
del >intendente+corregidor?1 con desmedidas competencias1 todo ello hasta las re)ormas de ar+
los III.
/) <as re)ormas de arlos III: <a sim,iosis intendente+corregidor se e#tingue en 17661 cuando ar+
los III separa am,os cargos1 con)iando a los corregidores los asuntos de *usticia 4 polic5a1 4 a los in+
tendentes los de hacienda 4 guerra. En 17'"1 tiene lugar una pro)unda re)orma de los corregi +
mientos 4 de sus titulares. -quellos son ordenados en tres clases (entrada1 ascenso 4 t.rmino) 4
los antiguos corregidores pol5ticos aparecen ahora a modo de )uncionarios acomodados a ese es+
cala)ón. =n segundo aspecto de la re)orma a)ecta al regimiento1 acaparado hasta entonces por
grandes seFores. 6ras los motines de 17661 un decreto de cinco de ma4o de ese aFo pro4ecta so+
,re los conce*os una ,ocanada de aire democr7tico 4 reno%ador. Be esta,lece as5 que >todo el
pue,lo?1 di%idido en parroquias o en ,arrios1 eli*a a unos diputados del com8n 4 aun s5ndico per +
sonero. <a competencia de los primeros1 limitada en principio a cuestiones de a,astos1 se e#ten+
dió luego a otras materias. El s5ndico personero sustitu4e a un antiguo o)icial1 el procurador gene+
ral. &unción del s5ndico personero )ue pedir 4 proponer lo con%eniente al p8,lico en general1 pero
careció de %oto en el a4untamiento 4 de cualquier tipo de )acultades resoluti%as. Esas re)ormas
tu%ieron escasos resultados 4a que los representantes del pue,lo en %e2 de com,atir a los regido+
res perpetuos1 se con%irtieron en ellos.
) EL MUNICIPIO INDIANO: En -m.rica e#istieron pue,los o ciudades espaFolas 4 pue,los de in+
dios. <os pue,los indianos estu%ieron ,a*o la dirección de los caciques1 que contó con una ,uena
aceptación por el mundo americano1 e#istiendo alcaldes 4 regidores a,or5genes1 *unto a una serie
de o)iciales seme*antes a los de los pue,los espaFoles. En las ciudades espaFolas )ue implantado
el r.gimen municipal castellano. El poder central reca4ó en el corregidor 4 alcalde ma4or1 )igura
que con)lu4e en un solo cargo. El go,ierno de la ciudad corresponde a los alcaldes ordinarios1 uno
en las pequeFas localidades 4 dos en las ma4ores. O)icios municipales tam,i.n )ueron al).re2 real1
alguacil ma4or1 depositario general1 el )iel e*ecutor 4 el receptor de penas. E#cepcionalmente1
para la discusión de gra%es asuntos1 los ciudadanos nota,les1 ci%iles 4 eclesi7sticos1 se reun5an con
el a4untamiento en una especie de ca,ildo a,ierto. Estas asam,leas tu%ieron car7cter deli,erati%o
4 sus resoluciones no %incularon al ca,ildo normal.
4"
LECCIÓN (
CONTROL SOCIAL Y RELACIONES CON LA IGLESIA
I. LA ADMINISTRACIÓN DE JUSTICIA
-) LA JURISDICCIÓN ORDINARIA: LOS JUECES INFERIORES: <a estructura *udicial de la EspaFa mo+
derna aparece integrada por los *ueces in)eriores1 cu4a )igura m7s destacada es la del corregidor1
por los 6ri,unales de hanciller5as 4 -udiencias1 4 como Buprema Instancia onse*os que tienen
atri,uidos ese tipo de )unciones. on la consolidación del corregidor castellano1 .ste se con%ierte
en *ue2 8nico de su distrito1 tanto en lo ci%il como en lo penal. En primera instancia imparte *usti +
cia por s5 mismo o a tra%.s de sus tenientes. Es adem7s *ue2 de apelación en territorios como 3i2+
ca4a o Duip82coa de las sentencias dictadas por sus *ueces propios en algunas cuestiones mercan+
tiles1 4 tam,i.n por lo *u2gado por -lcaldes se sacas 4 de Banta Aermandad. Ge sus sentencias en
causas ci%iles se pod5a recurrir en ciertos casos a los regidores municipales1 reuni.ndose entonces
dos de ellos con un asesor para con)irmar o re%ocar el )allo. En lo criminal queda )uera de su com+
petencia los casos de corte. En los territorios de -ragón sigue la administración de *usticia a cargo
del %erguer real o del ,a4le local1 con el concurso de las asam,leas locales. En BeFor5os astella+
nos 4 -ragoneses conser%an su *urisdicción propia1 m7s dura 4 reser%ada en los 8ltimos1 pudi.n+
dose impugnar sus sentencias ante el merino designado por el seFor. -l e#tenderse en el s. 93III
el r.gimen de corregidores a la orona de -ragón1 desaparecen sus antiguos *ueces. -dem7s1 con
la creación de los intendentes1 que administra,an *usticia au#iliados por un alcalde ma4or para lo
ci%il 4 otro para lo penal. <os corregidores quedan su,ordinados a ellos o desaparecen de las capi +
tales de circunscripción donde la nue%a )igura tiene su sede.
:) LA JURISDICCIÓN ORDINARIA: C#ANCILLERÍAS Y AUDIENCIAS
1) <os tri,unales con los -ustrias: -l iniciarse el s. 93I e#iste en astilla las dos hanciller5as 4 -u+
diencias de 3alladolid 4 Dranada. ompuesta am,as por oidores 4 alcaldes del crimen1 para lo ci%il
4 penal1 )ueron )undamentalmente tri,unales de apelación1 aunque tam,i.n pod5an entender en
primera instancia de casos de corte. on la gran e#tensión de sus demarcaciones1 ha,5a pro,le+
mas de control de las 2onas ale*adas1 los $e4es atólicos nom,raron para ello en Dalicia a un Do+
,ernador 4 tres -lcaldes ma4ores )ormando la -udiencia de Dalicia1 .sta es la primera *unto a la
de Be%illa 4 anarias de un sistema denominado por Darc5a O Dallo de -udiencias $egionales. <a
-udiencia de Dalicia nace por una pragm7tica de 147(1 en %irtud de la cual el go,ernador 4 los al +
caldes de,en recorrer el reino para e*ercer *usticia1 tener audiencia todos los d5as no )esti%os 4 %i +
sitar las c7rceles. El mismo te#to )i*a los casos en que sus sentencias se puede apelar a la hanci +
ller5a de 3alladolid. Gurante el reinado de &elipe II el tri,unal su)rió rea*ustes. Bu sede se traslada
desde Bantiago a - oruFa. En 1!66 un regente sustitu4ó al go,ernador al )rente del tri,unal rea+
parece la )igura del go,ernador capit7n general como ca,e2a pol5tica del organismo aunque el re+
gente mantenga su competencia en las estrictas cuestiones *udiciales. - principios del 93III el ca+
pit7n general ostenta el t5tulo de presidente de la -udiencia. <a -udiencia de Be%illa )ue creada en
1!/!. - di)erencia de la gallega1 de la que )ormó parte el go,ernador1 la de Be%illa est7 por encima
del asistente que go,ierna la ciudad 4 tierra. 6iene competencias *udiciales1 en los ci%il 4 lo penal1
pero no de go,ierno. Biempre act8a como tri,unal de apelación 4 no conoce asuntos de primera
instancia. <a de anarias se desarrolla a tra%.s de los tres *ueces de al2ada1 que entend5an en ape+
44
lación de las sentencias dictadas por el go,ernador de las islas 4 presidente del ca,ildo. Esos *ue+
ces ampl5an su *urisdicción al conocimiento en primera instancia de los casos de corte <as senten+
cias de la -udiencia de anarias se pueden recurrir en determinados casos ante la hanciller5a de
Dranada 4 m7s tarde ante la -udiencia de Be%illa. En la orona de -ragón1 la -udiencia de atalu+
Fa es reorgani2ada a )ines del s. 93 con ocho >*urista solemnes? que atienden de asuntos ci%iles1 4
dos *utges de cort para los criminales. -l aumentar el n8mero de aquellos quedan distri,uidos en
dos salas para lo ci%il.Ge las sentencias de una ca,e recurrir a la otra1 en 8ltima instancia decide el
pleno. En 1!64 las ortes dispusieron la creación de un nue%o tri,unal para asuntos penales1 sus +
tituido m7s tarde por una tercera sala de la -udiencia1 en la que )iguran seis magistrados 4 tres
*ueces de corte ,a*o la presidencia del regente de la chanciller5a. <a m7s importante *urisdicción
reca4ó en el Justicia Ma4or1 quien *u2ga asistido de sus lugartenientes 4 con el concurso de un
conse*o asesor de letrados. Gesde las ortes de 6ara2ona de 1!(/1 el Justicia 4 los lugartenientes
quedan ,a*o la autoridad del re41 perdiendo as5 su autonom5a 4 signi)icación. En 3alencia &ernan+
do el atólico en 1!;7 esta,leció un onsell e -udiencia real1 presidida por el portant %eus del go+
,ernador general 4 luego por el %irre41 a principios del B. 93II contó con dos salas ci%iles1 de cuatro
oidores cada una1 4 una criminal1 la -udiencia de Mallorca )ue creada en 1!71.
/) <as -udiencia ,or,ónicas: En el 93III se )undan en astilla nue%as -udiencias. Gurante el reina+
do de &elipe 31 la sala de alcaldes de casa 4 corte pasa a ser -udiencia de Madrid. =na real c.dula
de 1717 esta,lece la -udiencia de -sturias1 en ra2ón de la di)icultad de acudir a la hanciller5a de
3alladolid1 compuesta por un regente1 por cuatro alcaldes ma4ores 4 un )iscal. -l )inal del siglo en
17(; aparece la -udiencia de E#tremadura. <a reorgani2ación m7s importante a)ectó sin em,argo
a los tri,unales de la orona de -ragón1 que de,ieron acomodarse al r.gimen castellano. El pro+
ceso se inicia con la trans)ormación de las -udiencias de -ragón 4 3alencia en hanciller5as1 seg8n
el modelo de las de 3alladolid 4 Dranada. En 3alencia1 tras cierta pugna1 la hanciller5a )ue reduci +
da a la categor5a de -udiencia1 tal como ha,5a sucedido a -ragón1 quedando completamente su+
,ordinada a la autoridad del capit7n general1 4 con sede en su propio palacio. Este modelo -rago+
n.s in)lu4ó en ataluFa 4 en 1716 nace una -udiencia presidida por un apit7n Deneral 4 tam,i.n
Mallorca con un Bala de cinco Ministros. <as -udiencias de la orona de -ragón1 cu4os rasgos
principales )ueron la presidencia del capit7n general1 el segundo lugar asignado al regente como
ca,e2a propiamente *udicial del organismo1 la presidencia de oidores 4 alcaldes del crimen para lo
ci%il 4 lo penal1 4 la )igura del )iscal1 uno en las -udiencias m7s simples 4 dos1 para lo ci%il 4 crimi +
nal.
") <a -udiencia en Indias: En Indias el tri,unal aparece con el mismo t5tulo de -udiencias 4 hanci +
ller5a $eal1 lo que no implica una a,soluta identidad con el modelo peninsular. <a -udiencia india+
na )ue ante todo un tri,unal de *usticia1 con competencias en lo *udicial superiores a las de la me+
trópoli1 4 con una organi2ación distinta a las de ella. -s5 como las -udiencias espaFolas son órga+
nos simult7neos 4 equili,rados de *usticia 4 go,ierno1 las indianas tienen m7s atri,uciones *udicia+
les 4 menos gu,ernati%as. <a -udiencia no sólo )alla pleitos1 sino que adem7s e*erce una actitud
pre%enti%a tutelando el cumplimiento de las le4es. <o gu,ernati%o1 es su,sidiario. En cuanto a la
organi2ación indiana no ha4 magistrados di)erenciados para lo ci%il 4 penal1 sino que los mismos
oidores asumen la do,le *urisdicción. El cargo de presidente quedó con)igurado a imagen del cas+
tellano. on la creación del o)icio de regente en 17761 a seme*an2a del que e#ist5a en los tri,una+
les de EspaFa1 quedando su,ordinada al presidente1 pasó a ser la principal en la administración de
*usticia de la ma4or parte de las -udiencias de Indias. lases de -udiencias: %irreinales1 donde el
%irre4 preside 4 go,ierna1 pretoriales1 con un presidente de >capa 4 espada? con mando militar 4
)acultades de go,ierno 4 su,ordinadas o dependientes de otras.
4!
) LAS JURISDICCIONES ESPECIALES: JURISDICCIÓN PALATINA, ECLESI+STICA, INQUISITORIAL Y
MERCANTIL
1) 0alatina1 eclesi7stica e inquisitorial: Gesde el reinado de arlos 31 e#iste en la orte la $eal Jun+
ta del ,ureo1 erigida por el monarca al introducir el orden de la casa de :orgoFa. Junto a )uncio+
nes de go,ierno 4 administración1 esta Junta se constitu4e como tri,unal de *usticia para conocer
los pleitos entre los criados de su ma*estad1 soldados palatinos 4 pro%eedores de la asa $eal1 en+
tendiendo tam,i.n los delitos cometidos en palacio1 cualquiera que )uese su autor. En la Edad
Moderna )ueron )recuentes los con)lictos entre la *urisdicción ordinaria o real1 la eclesi7stica (la
que depende de los o,ispos)1 4 la del Banto O)icio1 aunque de eclesi7stico de )achada ten5a m7s
,ien un car7cter mi#to. El uso 4 a,uso de la *urisdicción eclesi7stica1 so,re todo en las Indias1 )ue
recortado mediante el procedimiento de los recursos de )uer2a. onsist5an .stos en el derecho re+
conocido a los eclesi7sticos de poder recurrir las sentencias dictadas por sus tri,unales ante los
del Estado (-udiencias1 onse*os de 7mara o de astilla). on ellos se asegura,a la supremac5a
de la *urisdicción secular. 0or encima de la *urisdicción episcopal1 4 a )in de entender de las apela+
ciones dirigidas a $oma1 se constitu4e en 1!"7 un tri,unal de la @unciatura1 dependientes del
nuncio 4 compuesto por un auditor 4 seis protonotarios. En 1771 se trans)orma dicho tri,unal de
la @unciatura en el tri,unal de la $ota1 presidido por el @uncio 4 compuesto por seis *ueces espa+
Foles nom,rados por el papa. Gicho tri,unal1 que queda ,a*o el control del re41 dis)rutó de am+
plias atri,uciones en lo ci%il 4 de lo criminal1 entendiendo de las apelaciones de metropolitanos 4
su)rag7neos. <a *urisdicción inquisitorial entro en con)licto con los tri,unales ordinarios seculares
4 eclesi7sticos1 incluso con los del e*.rcito 4 Ordenes Militares. <as )ricciones con los tri,unales 4
organismos de los di%ersos reinos1 se resol%ieron mediante las llamadas concordias o acuerdos
que limita,an las es)eras de *urisdicción1 la m7s importante de ellas )ue la oncordia de 1!!" as+
tilla.
/) Mercantil: <os di%ersos onsulados que en EspaFa 4 -m.rica agrupan a las corporaciones de
comerciantes1 dis)rutan de una *urisdicción propia en ,ase a sus ordenan2as respecti%as. En las
Ordenan2as ,urgalesas de 1!"'1 aparecen el esquema *urisdiccional per)ilado1 complet7ndose
con las que el mismo organismo reci,e en 1!7/1 as5 como la de los restantes consulados esta,leci +
dos en la ultramar 4 metrópoli entre los s. 93I 4 93III. <a administración de *usticia corresponde al
prior 4 dos o tres cónsules1 que *u2gan en primera instancia los con)lictos mercantiles. Ge sus sen+
tencias ca,e apelar al corregidor1 quien resuel%e el caso au#iliado por dos colegas mercaderes1
elegidos por .l1 e#istiendo en ciertos onsulados como el de :urgos la posi,ilidad de una tercera
instancia. Gichos tri,unales1 por el car7cter temporal de los cónsules1 no dan lugar a una *udicatu+
ra pro)esional 4 esta,le. En el 93III de,ieron ampliarse competencias en ra2ón de las personas1 al
admitir la *urisdicción consular no sólo a los mercaderes1 sino tam,i.n a los dueFos de )7,ricas 4 a
los hacendados dedicados a acti%idades agropecuarias. 6ales par7metros1 el7sticos e imprecisos
plantea,an m8ltiples con)lictos en lo material 4 personal. <as )ricciones surgieron1 desde la conso+
lidación de los onsulados castellanos en el s. 93I1 los de :urgos 4 :il,ao1 ten5an con la hancille+
r5a de 3alladolid pro,lemas de competencia. En ataluFa1 por $eal .dula de 16+III+1!7' se dio
nue%a organi2ación al onsulado del omercio de :arcelona1 4 otra de /4+II+176" esta,leció las
Ordenan2as de los tres uerpos de omercio (Aerederos del onsulado del Mar)1 los con)lictos
)ueron *u2gados en 1Y Instancia por los ónsules1 4 en /Y por el Jue2 de -pelaciones. En el tri,unal
de -l2adas )iguran unos -d*untos1 cu4o sistema de nom,ramiento 4 )unciones )ue modi)icado en
17(7.
II. LA IGLESIA Y EL ESTADO: EL REGALISMO
46
-) REFORMA Y CONTRARREFORMA: Gesde el inicio del reinado los $e4es atólicos acometieron
un programa reno%ador de la ristiandad. Bi ,ien la iglesia ha,5a mantenido la unidad dogm7tica 4
la o,ediencia al primado del papa1 es cierto que la disciplina 4 costum,res de*a,a mucho que de +
sear. <as di)erencias entre el alto clero1 4 el clero in)erior o parroquial eran e#ageradas. -utores
del s. 93I denuncia,an la opulencia 4 ,oato de o,ispos 4 ca,ildos1 sus pri%ilegios1 su r.gimen de
%ida poco edi)icante de ese alto clero 4 del in)erior1 los desarreglos de la %ida mon7stica1 4 un de+
,ilitamiento moral contra el que clamaron algunos concilios como el de -randa 147" o el de Be%i +
lla 14'/. En el planteamiento del nue%o Estado1 donde los intereses religiosos quedan asumidos1
los monarcas se proponen as5 tres o,*eti%os: la eliminación del paganismo1 la erradicación de la
here*5a (lo que *usti)ica el esta,lecimiento de la Inquisición) 4 la re)orma de la %ida eclesi7stica. En
la re)orma con%entual 4 de las Srdenes Militares 4 religiosas1 )ue protagonista isneros. - ra52 del
otorgamiento de la ,ula Luanta in Gei Ecclesia1 autori2ando en la EspaFa de 14(" la re)orma *e+
r7rquica de los religiosos1 4 tras ser designado -r2o,ispo de 6oledo1 emprendió primero el rea*us +
te disciplinar de los )ranciscanos1 4 de otras Ordenes como carmelitas 4 agustinos. omo contra+
punto a la $e)orma luterana1 que al cuestionar aspectos dogm7ticos con%ulsionó a Europa entera1
prosigue en la EspaFa del s. 93I ese mo%imiento de reno%ación eclesi7stica. <a ,ula Meditatio cor +
dis nostri de 1!"11 amplió la acción restauradora a otras Ordenes mon7sticas como ,enedictos 4
cistercenses 4 a las redentoras de cauti%os trinitarios 4 mercedarios1 para autori2ar la centrali2a+
ción estatal de las re)ormas1 dirigidas en el reinado de arlos 3 por el ardenal 6a%era. -nte la
magnitud 4 pro4ección uni%ersal de la ontrarre)orma católica1 centrada en el oncilio de 6rento
(1!4!+1!6")1 queda en segundo plano su desigual .#ito. En oncilio de 6rento (1!4!+1!6")1
ontrarre)orma1 sancionó una serie de decretos dogm7ticos en las cuestiones contro%ertidas con
el protestantismo1 como otros decretos de re)orma1 aplicados a la )ormación del clero 4 la discipli +
na eclesi7stica. Bus prescripciones )ueron promulgadas como le4 ci%il en di%ersos pa5ses de Europa
4 en EspaFa en concreto en 1!64. En lle%ar a la pr7ctica la reno%ación cola,oró especialmente la
ompaF5a de Jes8s1 sum7ndose la acción re)ormista de Banta 6eresa.
:) RELACIONES ENTRE IGLESIA Y ESTADO, EL REGALISMO DE AUSTRIAS Y BORBONES" CONCOR&
DATOS
1) El regalismo de los -ustrias: <a de)ensa de la )e1 tu%o como contrapartida la permanente inter+
)erencia del Estado en las cuestiones propias de la Iglesia. <os re4es intentaron condicionar la
elección del papa a )a%or de cardenales adictos1 someten a super%isión las disposiciones de los
pont5)ices antes de que puedan aplicarse en los reinos de la monarqu5a1 deciden en la pr7ctica el
nom,ramiento de o,ispos1 4 re8nen *unta de teólogos que a %eces dictaminan a )a%or del monar +
ca 4 en contra del papa. 6odas estas e#tralimitaciones del poder ci%il1 que en con*unto con)iguran
el llamado regalismo1 se une el hecho de los e#cesos de un ponti)icado que con )recuencia se en+
tromete en cuestiones temporales 4 act8a como una potencia pol5tica. <as relaciones de los $e4es
atólicos con la Banta Bede eran di)5ciles1 especialmente en el caso de &elipe II cu4as desa%enen+
cias con 0aulo I31 por su ,eligerancia antiespaFola: con 05o 31 por la prisión inquisitorial del -r2o+
,ispo de arran2aE 4 con Bi#to 31 por otras ra2ones a punto estu%ieron de pro%ocar la ruptura con
$oma. Ese regalismo consiste en los derechos que los re4es reclaman en el orden espiritual1 com+
prenden principalmente tres cosas: el derecho de presentación de los cargos eclesi7sticos1 el pase
regio 4 los recursos de )uer2a. El derecho de presentación1 relati%o a o,ispados 4 otras dignidades1
es la )acultad de proponer a quienes han de desempeFar esos puestos. 6al derecho deri%a,a del
de patronato1 del que se ha,5a reconocido a patronos 4 )undadores de iglesias a la hora de pro+
%eer los cl.rigos titulares. Ge esta )orma los re4es pretenden pro,ar su condición de patronos a
)in de e*ercer luego el derecho de representación1 e#presamente reconocido para Dranada e In+
47
dias1 que comporta la percepción de los die2mos a cam,io de la e%angeli2ación1 4 en consecuencia
son acreedores al derecho de presentación. uando los papas pretenden nom,rar nuncios en
-m.rica1 los re4es se interponen consider7ndose %icarios generales del pont5)ice en aquellos terri +
torios1 *unto al patronato aparece el %icariato indiano. El pase regio es el derecho que se atri,u+
4en los re4es de otorgar el placet o %isto ,ueno a las ,ulas 4 documentos ponti)icios antes de su
pu,licación. - tal e)ecto1 dichas disposiciones de,en ser e#aminadas por el onse*o de astilla1 or+
ganismo que las autori2a si no atentan a las regal5as del monarca1 o las retiene en caso contrario.
/) El regalismo ,or,ónico 4 los oncordatos: El inter%encionismo estatal arrecia con los :or,ones
4 degenera en una especie de >nacionalismo eclesi7stico?. -caece tanto en EspaFa como en In+
dias1 donde se mantiene el pro,lema patronal 4 %icarial1 4 donde los antiguos derechos de los re +
4es deri%ados de los t5tulos del Gescu,rimiento persisten. <a Inquisición conser%a 4 e#trema su ca+
r7cter de órgano de acción del Estado. M&ue el regalismo ,or,ónico distinto del de los -ustriasN <a
doctrina tradicional ha estimado que s51 seg8n la cual1 arlos 3 4 sus sucesores se ha,r5an e#trali +
mitado en )unción de una de)ensa de la religión que consist5a el )in primordial del Estado1 mien+
tras que &elipe 3 4 los restantes :or,ones1 so,re todo arlos III1 instrumentali2aron lo religioso en
e#clusi%o ,ene)icio de los intereses pol5ticos. El regalismo de los -ustrias )ue )ruto de una concep+
ción pro%idencialista1 que depara,a a los monarcas la con%icción de ser ,ra2o armado de la Igle+
siaE mientras que el ,or,ónico1 so,re todo desde arlos III1 )ue un regalismo de aire laicista 4 se+
culari2ado. Este 8ltimo pro%oca la e#pulsión de los *esuitas por su )idelidad al papa. <a regal5a no
es 4a >una intromisión real en materias eclesi7sticas1 sino un derecho inherente a la orona de re+
gular1 en %irtud del propio poder real determinadas materias eclesi7sticas. <as relaciones Igle+
sia+Estado )ueron en el s. 93III di)icultosas desde el principio. 0or su posición )a%ora,le al preten+
diente austriaco en la Duerra de Bucesión1 &elipe 3 e#pulsó al nuncio en 17;(. 6ras una tregua pa+
sados ocho aFos1 hu,o una nue%a ruptura en 17"6 cu4a recomposición dio lugar al oncordato de
17"7 te#to gen.rico1 di)uso 4 poco 8til. El oncordato suscrito entre :enedicto 9I3 4 &ernando 3I
en 17!"1 reconoce a los re4es el derecho uni%ersal de patronato1 con lo que quedó en sus manos
tanto el nom,ramiento de o,ispos como el sistema ,ene)icial de dignidades. En el aspecto econó+
mico1 la Iglesia )ue despro%ista de di%ersos ingresos pro%enientes de sus o)icios 4 dignidades1 a
cam,io de reci,ir un capital de compensación. on arlos III hu,o una alternancia de periodos de
)ricción 4 tranquilidad1 esta,leci.ndose relaciones a tra%.s de la em,a*ada 4 el nuncio1 4 por las
-gencias de 0reces en Madrid 4 $oma. Gestacar la e#pulsión de los *esuitas1 el Monitorio de 0ar+
ma 4 la condenación del atecismo de Messengu41 que *usti)icaron la %uelta del pase regio por el
onse*o de astilla. <a etapa )inal de arlos I3 estu%o marcada por las primeras medidas sistem7+
ticas de desamorti2ación de los ,ienes eclesi7sticos1 as5 como por el llamado cisma de =rqui*o1 de+
creto dictado en 17(( de contenido 4 )orma totalmente regalista1 el cu7l coincidió con una gra%5si +
ma crisis de la Iglesia en cuanto a institución poderosa. 6odos estos acontecimientos signi)icaron
el comien2o del )in del -ntiguo $.gimen.
4'
LECCIÓN 1
RECURSOS DEL ESTADO Y PRESTACIONES PERSONALES DE LOS S,BDITOS
I. LA #ACIENDA
<a Aacienda se di%ersi)icó en la Edad Moderna de,ido a la comple*idad de organismos1 a la ampli +
tud del territorio 4 al aumento de los gastos del Estado.
-) CARACTERES GENERALES DE LA ADMINISTRACIÓN FINANCIERA: El 0atrimonio $eal )ue una
importante )uente para los recursos ordinarios )undamentalmente a tra%.s de las rentas de los te+
rritorios de la orona1 pues los ha,itantes segu5an pagando tri,utos que ahora se llama,an rentas
pro%inciales 4 sólo se satis)ac5an por astilla. <a Aacienda de los -ustrias esa pala,ra ser5a d.)icit1
)ruto de la disminución de los ingresos del Estado 4 del ele%ado gasto que las m8ltiples guerras
ocasionaron1 que lle%aron a la Aacienda a continuas suspensiones de pagos. En el s. 93III tras la
guerra de sucesión se posi,ilitó esta,lecer para todos los territorios de la monarqu5a una carga
)iscal similar a la soportada en .pocas anteriores por astilla. 0or ello los :or,ones impusieron un
nue%o sistema de tri,utos com8n a todos. <os ingresos pro%en5an tanto de los impuestos como de
las llamadas regal5as. <os impuestos directos ten5an distinto )undamento pues unos se satis)ac5an
por parte de determinadas clases sociales 4 otros por o,tener determinados ,ene)icios. <os im+
puestos indirectos proced5an de la Edad Media 4 eran el pea*e1 porta2go1 ponta2go1 ser%icio 4
monta2go. 0ero algunos se englo,aron en las rentas pro%inciales1 como la alca,ala (impuesto so+
,re las %entas que las gra%a,a en un 1;U de su %alor).Junto a los ser%icios )ueron recursos e#tra+
ordinarios1 las con)iscaciones de ,ienes1 la %enta de ,ienes del patrimonio real 4 derechos1 los em+
pr.stitos 4 los *uros. Gurante la etapa ,or,ónica1 se produce un incremento moderado en los in+
gresos1 )undamentalmente durante la guerra de Bucesión1 que se %e minorado por el consiguiente
aumento de gastos. 6res )ueron las caracter5sticas principales de la hacienda del -ntiguo $.gi+
men. En primer lugar su di%ersidad1 por cuanto que cada uno de los antiguos reinos mantu%o uno
propio. En segundo lugar1 el reconocimiento1 *unto al sistema )iscal ordinario1 de otro singular 4
m7s ,ene)icioso para las clases sociales pri%ilegiadas. 0or 8ltimo1 la pl.tora de )iguras impositi%as
que coe#isten 4 se multiplican para hacer )rente a las necesidades de un Estado hegemónico. Aa4
que aFadir el protagonismo de astilla en el sustento de la monarqu5a1 las secuelas del )lu*o de
metales de ultramar1 4 la con)iguración del peculiar r.gimen )inanciero de las Indias. Gentro de los
ingresos1 ha4 que hacer distinción entre los impuestos directos e indirectos1 en los que descansa
casi e#clusi%amente la hacienda estatal. Miguel -rtola di%ide los ingresos en cinco categor5as tri +
,utarias: los impuestos en general1 las regal5as o derechos )inancieros inherentes al poder so,e+
rano1 las rentas procedentes de contri,uciones eclesi7sticas1 los propios ser%icios1 4 un con*unto
de ingresos e#traordinarios donde destacan los pr.stamos que la orona o,tiene de ,anqueros1
%ales1 etc. que dar7 lugar a la deuda p8,lica. <os gastos ordinarios correspondieron a la edi)ica+
ción1 reparación 4 mantenimiento de las casas reales1 %ida cortesana1 salario de )uncionarios 4 o)i +
ciales1 cuerpo diplom7tico 4 so,re todo la e#istencia del e*.rcito 4 de )recuentes guerras. El ór+
gano supremo de la administración )inanciera )ue en astilla el onse*o de Aacienda1 donde se
mantu%ieron ontadur5as Ma4ores de Aacienda 4 uentas aparecidas en la etapa anterior. Gesde
16'7 un Buperintendente Deneral de Aacienda dirig5a la administración de hacienda1 rami)ic7ndo+
se por los territorios mediante Buperintendentes de 0ro%incia. 0or de,a*o de este Becretario se
encontra,a un 6esorero general1 que inspecciona,a los ingresos 4 gastos1 a cu4o mando tra,a*a+
,an los Intendentes de 0ro%incia. El insatis)actorio grado de centrali2ación lle%ó a esta,lecer una
4(
6esorer5a Deneral ,a*o el control del onse*o. El reinado de &elipe 3 supuso una reorgani2ación de
la administración )inanciera En la orona de -ragón la gestión de hacienda siguió dependiendo
del maestre racional1 mientras el ,a4le general act8o en cada uno de los territorios como encarga+
do de la recaudación de rentas. En @a%arra persiste la 7mara de omptos como órgano central
de administración )inanciera. El recaudo 4 control de los ser%icios %otados en ortes corresponde
a las diputaciones de los reinos. En la administración central ,or,ónica los asuntos de hacienda
corrieron a cargo desde 1714 de un %eedor general 4 de un tendente uni%ersal. Gesde 171! e#is +
tió una Becretar5a de Estado 4 del Gespacho para estas cuestiones1 es decir1 un Ministerio de Aa+
cienda. <a administración )inanciera quedó en las pro%incias a cargo de los intendentes1 4 en los
distritos municipales el corregidor acumuló las )unciones de su,delegado de rentas.
:) LOS IMPUESTOS
1) Impuestos directos: lan2as 4 medias annatas: Bon impuestos directos a pagar por determinadas
clases sociales: el Gerecho de <an2as creado en 16"1 para que los no,les pagasen en sustitución
de los soldados que de,5an equipar para el e*.rcito real. on ello compensa,an sus ol%idadas o,li +
gaciones militares. El car7cter discriminatorio del sistema )iscal soportado sólo por las clases pe+
cheras1 se atenuó a principios del s. 93II con la introducción de los impuestos de lan2as 4 medias
annatas1 se paga,a por ha,er o,tenido una dignidad u o)icio o por ha,er alcan2ado alg8n pri%ile+
gio o dispensa1 4 que consist5a en la mitad del primer sueldo del primer aFo. -quel sustitu5a a las
lan2as con que los grandes seFores 4 t5tulos esta,an o,ligados a ser%ir en la guerra. El importe de
la recaudación que quedó por de,a*o de las pre%isiones teóricas1 )ue destinado al pago de las
guarniciones de los presidios. En impuesto de la media annata apareció el mismo aFo para gra%ar
todos los o)icios gracias1 mercedes1 honores. Otros impuestos directos importantes )ueron: El Im+
puesto de Aermandad1 pagado para mantener a la Banta hermandad 4 la $enta de po,lación1 pa+
gado por los repo,ladores de las tierras a,andonadas por los moriscos a su e#pulsión del s. 93II.
/) Impuestos indirectos: las alca,alas: <a alca,ala1 heredada de la .poca ,a*o ,a*omedie%al como
un gra%amen so,re la circulación de ,ienes1 )ue el impuesto indirecto por e#celencia. $eportó al
)isco1 un 1;U del precio de las mercanc5as. 6u%o car7cter uni%ersal por ra2ón del o,*eto1 las tran+
sacciones de ,ienes mue,les e inmue,les1 4 tam,i.n por ra2ón de las personas1 al aplicarse a to+
dos1 aunque con el tiempo los monarcas concedieran ,uen n8mero de e#enciones. <a recauda+
ción de alca,alas1 dados los a,usos que conlle%a,a1 )ue sustituida por el enca,e2amiento. <a pe+
culiaridad del sistema consist5a en que eran los once*os los que se encarga,an de su recaudación
procediendo di%idir el importe a recaudar por ca,e2as1 dentro de su territorio. Este sistema de co+
,ro de impuestos )ue aplicado a muchos de los impuestos1 pero no a todos pues de la recaudación
de otros se encargaron directamente los agentes )iscales. <as %enta*as del enca,e2amiento )ueron
e%identes entre los comerciantes dado que ellos1 que eran los que ten5an en realidad que satis)a+
cer la alca,ala1 %e5an como toda la po,lación se encarga,a de ello. 0or el contrario los m7s per*u+
dicados )ueron los campesinos. &iguras m7s o menos seme*antes a ella e#istieron en distintos te+
rritorios de la 0en5nsula. <a alca,ala )ue recaudada en su origen mediante agentes p8,licos 4
arrendatarios1 pero desde )ines del 931 se )i*a una cantidad glo,al mediante acuerdo entre la o+
rona 4 los conce*os (enca,e2amientos municipales). -l no imponerse tal procedimiento en la tota+
lidad del reino1 e#istiendo en el primer tercio del 93I un r.gimen dualista1 de municipios enca,e+
2ados 4 de otros con e#acción por arrendamiento1 hasta que en 1!"6 se llegó al enca,e2amiento
general. Gurante los s. 93I 4 93II la Aacienda $eal reali2ó %entas de alca,alas a particulares1 pro+
duci.ndose una reducción importante en la recaudación de las mismas1 ra2ón por la que &elipe I3
trata de reco,rarlas en muchas ocasiones1 pero en otras se aclimató al sistema 4 continuó con la
pol5tica de %entas. <os enca,e2amientos generales 4 prórrogas con%irtieron a las alca,alas en ren+
!;
tas )i*as hasta el 93III1 si ,ien durante el 93II su)rieron el incrementos de los llamados cientos o re+
cargos sucesi%os del 1U so,re la tasa del impuesto.
") Impuestos indirectos: el ser%icio de millones: Entre los recursos e#traordinarios )iguran los ser+
%icios (peticiones de su,sidios que el re4 hac5a a las ortes1 que por las necesidades de la Aacien+
da de)icitaria se con%irtieron en rentas ordinarias)1 el ser%icio de Millones (reci,e este nom,re por
ele%arse a millones lo que se paga,a 4 se )i*ó con el impuesto de millones: gra%a el consumo del
%ino1 el aceite1 el *a,ón1 a28car1 %elas de se,o1 que se recauda,a mediante sisa o re,a*a en el
peso)1 pero e#istieron muchos pro,lemas para lograr una ,uena recaudación. <os millones )ue un
impuesto so,re el consumo de las cuatro especies (%ino1 carne1 aceite 4 %inagre)1 surgidos a )ina+
les del 93I 4 que sol5a reportar dos millones de ducados anuales. El impuesto consistió inicialmen+
te en un octa%o del %alor de la renta de esa mercanc5a1 cu4o importe era pagado por el %endedor1
quien lo repercut5a so,re el comprador mediante la sisa o detracción del octa%o del g.nero1 es de+
cir1 el comprador reci,5a sólo 7Q' del producto1 que .l a,ona,a completamente. on el tiempo
aumentó el gra%amen (16"/) 4 se e#tendió a otros g.neros nue%os. El ser%icio de millones era %o+
tado en ortes 4 queda,a luego concertada en escritura p8,lica1 con su correspondiente cantidad
4 pla2os. &ue o,*eto de animad%ersión pues al gra%ar art5culos de primera necesidad su peso reca+
%ó en las gentes m7s po,res1 encareciendo adem7s los productos agr5colas.
) REGALÍAS: ESTANCOS Y ADUANAS: - las tradicionales regal5as de montes1 prados1 aguas1 acu+
Fación de moneda1 salinas1 etc.1 se incorporen otras gracias a los escritos de los ar,itristas1 como
la regal5a de aposentamiento (cantidad que se paga,a en la orte por cada casa e#istente para
aposentar al personal de la orte)1 las siete rentillas (renta que se paga,a por la )a,ricación 4 %en+
ta de pól%ora1 plomo1 a2u)re1 almagre1 ,ermellón1 naipes 4 lacre)1 el estanco o monopolio del ta+
,aco 4 la loter5a. <as regal5as o derecho de la orona *usti)ican el estanco de ciertos g.neros1 es
decir1 el monopolio de su producción 4 %enta. <as minas )ueron la regal5a m7s lucrati%a1 tanto las
de la 0en5nsula como especialmente las descu,iertas en Indias. -simismo )ue importante el mo+
nopolio de la sal. El estanco de otros productos como el a2u)re1 el plomo1 la pól%ora 4 el a2ogue
con)iguró las llamadas siete re*illas. 0or otra parte las salinas pertenec5an a la orona desde 1"'61
pero las rentas se encontra,an arrendadas. <a e#plotación de la sal1 aportó tam,i.n ingresos a la
orona mediante la llamada renta de la sal1 que gra%a,a la e#plotación1 )a,ricación 4 %enta de la
sal. En el s. 93I se )ormali2ó el estanco de los escla%os lle%ados a Indias. 6am,i.n el de los naipes1
desde que en 1!66 la orona ad*udicó a unos )inancieros geno%eses el monopolio de la produc +
ción e importación de ,ara*as. 0osteriormente se )ue esta,leciendo el ta,aco 4 el papel sellado1
esto 8ltimo m7s para garanti2ar la autenticidad de documentos que por ra2ones estrictamente )is+
cales. $egal5a )ue la acuFación de moneda1 cu4a cesión ha,5a dado lugar desde antiguo el tri,uto
de la moneda )orera en astilla 4 del moneda*e en la orona de -ragón. El tr7nsito de mercanc5as
por los puertos aduaneros )ue o,*eto de di%ersos gra%7menes1 e#igidos tanto en los puertos de
mar con los terrestres o secos. En 1!64 se esta,leció el arancel de los puertos )ronteri2os1 )i*7ndo+
los en un 1;U del >%erdadero %alor? de todas las mercanc5as importadas e e#portadas. En los
puertos de mar se lle%ó el control tri,utario del comercio e#terior. En el sur1 el comercio con In+
dias era sometido a los aranceles de los almo*ari)a2gos de Be%illa 4 7di2. En el norte1 los puertos
cant7,ricos e#igieron el pago del die2mo de la mar1 que en Duip82coa era conocido como die2mo
%ie*o. -lgunas tasas incrementaron el %olumen de la Aacienda1 como la del papel sellado que se
usa,a en los documentos p8,licos 4 por el que se paga,a la cantidad esta,lecida en el mismo. <a
moneda )orera1 pagada sólo por los pecheros. &ue suprimida en 17/4.
G) CONTRIBUCIONES ECLESI+STICAS: on car7cter de impuestos directos1 tenemos las 6ercias
!1
realesE el Bu,sidio de Daleras1 pagado por los cl.rigos para armar escuadras contra el in)ielE la
$enta del E#cusado1 die2mo que paga,a la casa m7s rica de cada parroquiaE la :ula de la Banta
ru2ada1 que se paga,a por no ir a luchar contra el in)iel. ru2ada1 su,sidio 4 e#cusado eran cono+
cidas por el pue,lo como las tres gracias. <os ,ienes eclesi7sticos estu%ieron en principio e#entos
de cargas )iscales. <a Iglesia cooperó al sostenimiento de la hacienda p8,lica mediante di%ersas
aportaciones: <as tercias reales consist5an en /Q( partes de los die2mos perci,idos por las iglesias
del reino1 co,rados so,re los cereales1 %ino 4 otros productos agr5colas. Bu recaudación se e)ect8o
con*untamente con las alca,alas1 .stas 8ltimas eran e#igidas por aFos naturales1 mientras las ter+
cias se a*ustan a la anualidad eclesi7stica1 de )echas %aria,les1 a cargo a %eces de los ca,ildos cate+
dralicios o de los seFores en sus seFor5os. <a ,ula de la ru2ada correspondió al producto o,teni +
do por limosnas para la guerra contra in)ieles1 aportadas por los cre4entes que a cam,io se lucra+
,an con indulgencias 4 otros ,ene)icios espirituales. Bu administración estu%o en manos del on+
se*o de ru2ada1 cu4o presidente actua,a como comisario general. El otorgamiento de ,ulas su+
)rió di%ersas alternati%as1 llegando en ocasiones a ser re%ocado. El su,sidio )ue una contri,ución
directa so,re las rentas del clero1 que los monarcas perci,5an por concesión papal a )in de su)ra+
gar gastos de la guerra contra in)ieles. <a $enta del su,sidio )ue conced5a por 05o I3 a &elipe II en
1661para pagar sesenta galeras para luchar contra los piratas turcos 4 ,er,eriscos. -s5 pues la
Iglesia se compromet5a a entregar esta cantidad )i*a por lo que pronto de%ino escasa1 al costar
m7s la )a,ricación de las galeras. Be llamó asimismo d.cima por e%aluarse en la d.cima parte de
esas rentas1 4 su,sidio de galeras por aplicar principalmente sus )ondos a la construcción 4 soste+
nimiento de ellas. El e#cusado1 05o I3 tam,i.n concedió a &elipe II en 1!71 la )acultad de esta,le+
cer el e#cusado1 otro impuesto pagado por la Iglesia a la Aacienda1 cu4a )inalidad )ue contri,uir a
los gastos producidos por la guerra contra los here*es e in)ieles1 consistió en el die2mo de la )inca
m7s rica de cada parroquia. on car7cter de recursos e#traordinarios esta,an los e#polios 4 sedes
%acantes por las que la Aacienda reci,5a la mitad de los ,ienes mue,les de los o,ispos que mor5an
(e#polios) 4 las rentas de los o,ispados que %aca,an hasta que las ocupase un nue%o sucesor. -si +
mismo )ueron recursos e#traordinarios los donati%os hechos al $e4 (que en ocasiones eran em+
pr.stitos )or2osos).
E) LOS SERVICIOS: El ser%icio )ue en principio1 la contri,ución e#traordinaria que a instancias del
monarca conceden las ortes en representación del reino1 cuando no era su)iciente para satis)a+
cer los gastos con el montante de los tri,utos o se produc5an nue%as situaciones impre%istas1 ge+
neralmente de,ida a la pol5tica e#terior1 a las que ha,5a que hacer )rente. Ge cuant5a %aria,le al
iniciarse la Edad Moderna 4 )i*a desde las ortes de 6oledo en 1!"'. Ge hecho con arlos 3 se dis +
tingu5a entre ser%icios ordinarios 4 e#traordinarios1 si pro%en5an de necesidades e#cepcionales. El
ser%icio tu%o car7cter personal. Dra%ó a los pecheros 4 quedaron e#entos de .l los no,les1 ecle+
si7sticos1 4 quienes dis)ruta,an de )ranquicia por cualquier pri%ilegio. Bólo los pecheros (clases in+
)eriores: la,riegos de %illas 4 %ecinos de ciudades) ten5an la o,ligación de contri,uir. Bu distri,u+
ción tu%o lugar mediante repartimiento1 controlados por los contadores ma4ores. :ase del repar+
timiento )ue el censo de la po,lación pechera en la totalidad del reino (repartimiento por ma4or)1
con el correspondiente desglose por distritos (repartimiento por menor). Mediante las llamadas
cartas de receptor5a se comunica,a a las di%ersas %illas 4 lugares el importe de su contri,ución1
distri,uido luego por el conse*o entre los %ecinos. En el s. 93II deca4ó el ser%icio por la de%alua+
ción monetaria 4 por la aparición de nue%as )iguras impositi%as1 signi)icando la ena*enación de
esta renta su p.rdida en la pr7ctica para la orona.
&) ASIENTOS Y JUROS: 6am,i.n como recursos e#traordinarios se de,en mencionar los empr.sti+
tos1 que eran recursos que el monarca solicita,a a los ,anqueros en momentos de crisis económi +
!/
caE 4 *uros1 censos que el monarca esta,lec5a so,re rentas de su patrimonio 4 cu4o origen est7 en
las compensaciones a los propietarios del oro 4 la plata de -m.rica de que se ha,5a apropiado el
so,erano por necesidades de remanente. <as necesidades de la pol5tica imperial no pudieron se
con )recuencia ser atendida con los ingresos m7s o menos normales. El importe de las contiendas
,.licas 4 su misma urgencia1 e#ig5an que los monarcas dispusieran en un tiempo m5nimo de enor+
mes sumas de dinero. En estas circunstancias1 ante la )alta de liquide2 del tesoro p8,lico1 tu%ieron
que acudir con pr.stamos de ,anqueros a8n pagando por ello intereses desmesurados. oncreta+
mente arlos 3 depend5a e#clusi%amente de los pr.stamos 4 trans)erencias reali2ados por los
,anqueros1 cada %e2 a un ma4or inter.s 4 por menor espacio de tiempo1 por lo que el monarca
llegó a %erse o,ligado a con)iscar remesas de metal americano1 compensando a sus titulares con
*uros. 0ara garanti2ar las disponi,ilidades de e)ecti%o los monarcas )irma,an contratos o asientos
con asentistas por .stos se compromet5an a entregar ciertas cantidades de dinero en una pla2a
(lugar) 4 )echa determinada1 a cam,io del pago de una cantidad. <os asentistas eran grandes hom+
,res de negocios internacionales1 cu4o negocio consist5a en el pr.stamo de dinero. Estas opera+
ciones de pr.stamos1 llamadas asientos consist5an tanto en el anticipo de dinero como en el a,as+
tecimiento de tropas o entrega de armas en un determinado lugar1 a reintegrar o pagar luego en
el pla2o )i*ado. 0ero teniendo en cuenta que el prestamista asume los riesgos de una posi,le insol +
%encia1 hace que este se gra%e con un inter.s 4 ciertas garant5as. El cr.dito queda entonces asegu+
rado1 comprometiendo alg8n otro ingreso o renta ha,itual de la orona1 que adquiere la condi +
ción de situado que ser5an los *uros. El sistema utili2ado sol5a ser el de letras de cam,io giradas en
una determinada localidad 4 pagada en otra gracias a una importante 4 comple*a red de cam,ios1
generalmente coincidiendo con grandes )erias que sol5an cele,rarse apro#imadamente cada tres
meses. El *uro es una especie de contrato entre la orona 4 una persona )5sica o *ur5dica1 por el
cual aqu.lla1 como contraprestación del dinero reci,ido1 concede una pensión anual en especie o
met7lico so,re determinada renta en la hacienda regia1 ,ien sea de )orma perpetua o temporal1
con la de%olución en este caso del importe del pr.stamo. <os *uros supusieron la creación de una
deuda p8,lica1 que en la ma4or5a de las ocasiones llegó a suponer una carga para el Estado que
su)rió gran descr.dito1 al no amorti2ar los monarcas sus deudas. <os *uros )ueron perpetuos o re+
dimidos (*uros al quitar)1 di)erenci7ndose .stos 8ltimos los %italicios (*uros de por %ida) de los tras +
misi,les por herencia (*uros por heredad). <os *uros con los -ustrias alcan2aron un inusitado auge.
El crecimiento masi%o de los *uros 4 su acumulación en manos de ,anqueros 4 asentistas (por mo+
ti%os de especulación)1 tu%o que %er con la incapacidad de la orona para hacer )rente a una de+
%olución de los pr.stamos por la %5a normal1 como 4a ha,5a sucedido en la .poca de arlos 3 que
aca,ó en ,ancarrota de la monarqu5a. on todo esto1 el mercado de *uros llegó a tal e#tremo que
los monarcas se %ieron imposi,ilitados para hacer )rente a los cr.ditos que se ha,5an contra5do
con lo que durante los s. 93I 4 93II )ueron )recuentes las suspensiones de pagos1 4 las quie,ras o
,ancarrotas de la Aacienda1 al no e#istir medios con los que su)ragar dichas cantidades. <os *uros
representan lo que ser7n luego los t5tulos de la deuda p8,lica1 di)erenci7ndose unos de otros en
que la responsa,ilidad del )isco quedó limitada en aqu.llos a la renta a)ectada1 mientras en .stos
re%iste car7cter general. En un )ase intermedia encontramos los %ales reales1 los :or,ones crea+
ron en 17'; una nue%a )ormula de cr.dito p8,lico1 los 3ales reales1 que )ueron t5tulos de la deu+
da1 amorti2a,les en %einte aFos con un inter.s del 4U anual1 transmisi,le por endoso1 pero que
en los 8ltimos aFos se deprecia con lo que los tenedores procuran desprenderse de este papel
moneda.
D) LAS REFORMAS DEL S" XVIII Y LA ,NICA CONTRIBUCIÓN: orona de -ragón: equi%alente1 con+
tri,ución 8nica1 talla 4 catastro. 6odos los intentos de la -dministración se centraron en el deseo
de uni)icar la di%ersidad impositi%a e#istente esta,leciendo una 8nica contri,ución <a >nue%a
planta? )iscal en la orona de -ragón no supuso la importación del sistema castellano.1 pero tu%o
!"
lugar el esta,lecimiento de otro m7s moderno1 con lo que hasta 1'4! los reg5menes )inancieros
de la orona de -ragón 4 astilla )ueron distintos. <a caracter5stica ,7sica del periodo consiste en
intentar equiparar )iscalmente las oronas de -ragón 4 astilla1 de ah5 que las ,arreras aduaneras
entre am,as O los puertos secos O sean suprimidas en 17;'. En 3alencia1 se introduce en el 93III
una nue%a contri,ución llamada el $eal Equi%alente >equi%alente?. En principio )ue un importe
que gra%a,a la rique2a de cada persona1 pero desde 1716 comen2ó a recaudarse una parte en las
puertas de la ciudad1 con%irti.ndose as5 en un impuesto indirecto so,re el consumo. En -ragón1 se
implanta la contri,ución 8nica1 tam,i.n como gra%amen pare*o de las mismas rentas. En Mallor +
ca1 el 8nico impuesto )ue la talla. En 1716 se implantó en ataluFa1 4 se )i*ó el catastro1 que con+
sistió en la )i*ación de una suma anual a recaudar1 gra%ando por una parte las )incas ur,anas 4 r8s +
ticas1 4 por otra parte el tra,a*o personal 4 los ,ene)icios comerciales 4 mercantiles. Bi ,ien del ca+
tastro personal queda,an e#entas las clases pri%ilegiadas1 el real alcan2ó a todas 4 lógicamente en
ma4or medida a los grandes propietarios 4 terratenientes. astilla: el atastro de Ensenada: 6ras
el .#ito de ese impuesto en los territorios orientales1 4 del catastro en ataluFa1 la cuestión que se
plantea en la astilla del s. 93III )ue )undir las rentas pro%inciales en una contri,ución 8nica. <a re +
)orma de Ensenada1 trató de lograr dos o,*eti%os: en primer lugar >reducir a una sola contri,ución
las de millones1 alca,alas1 cientos1 ser%icio ordinario 4 sus agregados?E 4 en segundo lugar trans)e+
rir a la propiedad agraria la carga impositi%a que %en5a gra%ando el consumo 4 las transacciones. Bi
em,argo tras tres reales decretos las di)icultades hicieron que quedara sólo en pro4ecto.
II. EL EJÉRCITO Y SU ORGANI!ACIÓN
En toda Europa asistimos a una institucionali2ación de la guerra 4 a una racionali2ación de sus me+
dios que superan las precarias 4 de)icientes condiciones en las que la misma se reali2a,a en la an+
tigTedad1 para tender al nacimiento de una estrat.gica en las ,atallas 4 una maquinaria de guerra
acorde con los tiempo que transcurren 4 que moti%ar7n nue%os cauces para el desarrollo de los
com,ates. El concepto de guerra moderna pues es un nue%o modelo de de)ensa militar. <a esta,i +
lidad de la milicia tiene que %er m7s con la )i*ación de sus estructuras organi2ati%asE con la consoli +
dación de los cuadros de e#pertos1 directores 4 mandos del e*.rcito que se reclutaE 4 con el esta+
,lecimiento 4 ordinaria asistencia de las )7,ricas de productos ,.licos1 4 de los medios de pro%i +
sión 4 suministro de las tropas. Junto a ello se desarrolla un largo proceso regulari27ndose el siste+
ma de milicias hasta la )ormación de un e*.rcito nacional. - ni%el general es )undamental indicar
que aunque con &elipe 3 se promulgan las Ordenan2as1 )ue arlos III quien en las Ordenan2as de
176' sistematice el derecho militar de )orma homog.nea.
-) LA ADMINISTRACIÓN MILITAR: En la c8pula de la administración militar durante los s. 93I 4
93II )igura el onse*o de Duerra. Bus competencias1 se %ieron limitadas de una parte por los supe+
riores del onse*o de Estado 4 de otra parte por las propias de algunos de los restantes conse*os
como el de Aacienda 4 el de Indias. <a 8nica secretar5a del onse*o se desdo,ló en 1!'6 en dos1
de Mar 4 6ierra. Gurante el s. 93I el onse*o aparece como un cuerpo cada %e2 m7s especiali2ado1
con conse*eros 4 secretarios. <a con%eniencia de tratar por separado asuntos militares mu4 con+
cretos1 o ,ien aquellos con)licti%os donde con)lu5an los intereses del onse*o de Duerra 4 de otros
onse*os1 dio lugar a la creación de *untas con *urisdicción determinada. <a interrelación entre los
asuntos de guerra 4 hacienda propició la aparición de una serie de )uncionarios militares 4 car7c+
ter )iscal1 como el %eedor encargado de las pagas 4 de *usti)icar los gastos1 el contador en cuanto
encargado de la gestión de los recursos1 el pagador para materiali2ar los pagos o el tenedor de
,astimentos1 encargado de %5%eres1 ropa 4 enseres. En la ,ase1 la administración militar contó con
una serie de )uncionarios que ten5an a su cargo la distri,ución de armas1 pertrechos 4 dinero. En+
!4
tre ellos destaca el %eedor1 ocupado en altas )unciones inspectoras1 al contador o inter%entor de
cuentas1 al pagador 4 al tenedor de ,astimentos. Junto a los capitanes generales del e*.rcito en+
contramos la )igura del capit7n general de artiller5a. En el s. 93III1 a8n manteni.ndose el onse*o1
las competencias centrales )ueron progresi%amente asumidas por la Becretar5a del Gespacho co+
rrespondiente1 aparece una especie de Estado Ma4or1 que da,a ca,ida al con*unto de generales1 4
desde 1';1 aparecer7 un *e)e de Estado Ma4or a la ca,e2a de cada uno de los tres e*.rcitos. - ni +
%el territorial1 los capitanes generales asumen en sus pro%incias1 con el poder ci%il1 la m7#ima au+
toridad castrense. En lo relati%o a las *erarqu5as militares1 &elipe 3 re)ormó el sistema1 )i*ando de+
)initi%amente cuatro clases de o)iciales generales: capit7n general1 que nada tiene que %er con el
de pro%inciaE teniente general1 mariscal de campo 4 ,rigadier.
:) LAS MILICIAS Y SU RECLUTAMIENTO: $.gimen ,a*o los -ustrias: Gesde los tiempos de los $e+
4es atólicos el e*.rcito se )undamentó en la e#istencia de tropas de %oluntarios o mercenarios
que ,usca,an a%enturas o escapar de la *usticia. -l no )i*arse un tiempo de incorporación para los
mercenarios1 el e*.rcito as5 )ormado aca,ó con%irti.ndose en una especie de e*.rcito pro)esional.
omo complemento 4 en caso necesario se acud5a a una le%a: o,liga,a a todos los s8,ditos en %ir +
tud el de,er de au#ilio militar. <a e#pansión pol5tica de la monarqu5a no )ue acompaFada de una
ordenación sistem7tica de las milicias 4 su reclutamiento. $eali2ada la estimación por cada empre+
sa del n8mero de hom,res necesarios1 el onse*o de Duerra esta,lec5a los distritos de recluta+
miento1 coincidentes a menudo con un corregimiento o compresi%os tam,i.n de tierras seForia+
les1 4 designa,a un capit7n para cada uno de ellos. Este comparec5a ante el conce*o principal del
distrito1 acredita,a su condición1 instala,a la sede para el alistamiento 4 proced5a a pregonar el
llamamiento a )ilas. El capit7n era la )igura cla%e del sistema. <a selección de las tropas se e)ectuó
por lo com8n en 2onas pró#imas a los puntos de destino1 teni.ndose en cuenta para las e#pedicio+
nes mar5timas la cercan5a de los puertos de em,arque. 0rimero se reali2ó por sorteo 4 durante los
-ustrias )ue o,ligatorio para todo el que tu%iera entre 1! 4 6; aFos: Milicias pro%inciales. arlos III
%ol%ió al sistema de sorteo: uno de cada cinco hom,res presta,a ser%icio por ocho aFos. Este sis +
tema se llamó de quintas1 no siendo reci,ido ,ien entre la po,lación1 lo que originó gra%es con)lic+
tos en ataluFa 4 0a5s 3asco1 no siendo )7cilmente soportado por la Aacienda. <os :or,ones intro+
du*eron la le%a )or2osa de los %aga,undos para contri,uir a reclutar el E*.rcito. En el caso de tras+
lado a lugares le*anos1 aconse*aron la )ormación de con%o4es de %arias compaF5as1 ,a*o la autori +
dad 4 control general de un comisario. <a monarqu5a llegó a contar con la ma4or )uer2a armada
de Europa. <os $e4es atólicos cam,iaron la estructura del e*.rcito1 *erarqui2ando sus mandos:
oronel5as o escuadrones: unidad superior. -l )rente esta,a un oronel o *e)e militar. Be di%id5an
cada una en doce ompaF5as o capitan5as1 al mando de apitanes. <a ma4or parte de las tropas
e#tran*eras (alemana1 ,orgoFona1 %alona1 inglesa e italiana) )ue organi2ada en regimientos1 mien+
tras los espaFoles quedaron encuadrados en los tercios. <os tercios consta,an de un n8mero %a+
ria,le de compaF5as1 compuesta cada una de /!; soldados agrupados en die2 escuadras. El 6ercio
lo manda,a el Maestre de ampo (el oronel manda,a las tropas de mercenarios1 4 por de,a*o
de .l un Bargento Ma4or). - su %e2 el capit7n1 el al).re2 o lugarteniente1 los sargentos 4 los ca,os
)orman la l5nea *er7rquica de cada compaF5a. arlos I reorgani2ó estas unidades sustitu4endo las
coronel5as por 6ercios1 )ormados por piqueros1 arca,uceros 4 mosqueteros. El 6ercio se )orma,a
por %arias ompaF5as o capitan5as (capit7n1 al).re21 sargento1 ca,o...) $.gimen en el s. 93III: Ges +
de el s. 93II1 por la importancia que adquirieron las armas de )uego1 los 6ercios )ueron sustituidos
por nue%as unidades llamadas $egimientos1 mandados por Maestres de ampos o oroneles <os
oroneles ten5an un lugarteniente llamado 6eniente de Maestre de ampo o 6eniente oronel1
continuando el Bargento Ma4or como segundo *e)e. <a *erarqu5a se incrementó al aFadirse el a+
pit7n general como *e)e supremo1 la del 6eniente general como su lugarteniente1 4 otras )iguras
como el :rigadier1 omandante1 6eniente o <ugarteniente. <a Duerra de Bucesión originó las pri +
!!
meras re)ormas militares ,or,ónicas1 cre7ndose otros tercios llamados ahora regimientos1 cu4os
*e)es de*aron de denominarse maestres de campo para pasar a ser coroneles. =na c.dula de
17;41 ordena el reclutamiento de cien regimientos en astilla1 seFalando la o,ligatoriedad del ser+
%icio militar para todos los ciudadanos. Lueda pre%isto as5 un sistema de quintas1 mediante la in+
corporación de un mo2o por sorteo entre cada cinco con numerosas e#enciones. <a implantación
del ser%icio o,ligatorio trope2ó con tres di)icultades: En primer lugar con lo que signi)ica,a e#ten+
der el criterio uni)ormista a los reinos de la orona de -ragón.En segundo lugar hu,o que %encer
la anquilosada mentalidad de unos )uncionarios que no secunda,an en la pr7ctica las nue%as me+
didas. &inalmente )ue la resistencia de los municipios1 acostum,rados a pro%eer por s5 mismos el
cupo que tradicionalmente ten5an asignado. on arlos III se lle%ó a ca,o importantes re)ormas 4
me*oras. Junto a la creación de la -cademia de -rtiller5a de Bego%ia 4 el )ortalecimiento 4 reorga+
ni2ación de las milicias pro%inciales1 el monarca implantó un r.gimen de quintas anuales1 %erdade+
ro preludio del ser%icio militar o,ligatorio del Estado onstitucional. Bo,re todo ha pasado a la
historia castrense por las )amosas >Ordenan2as para el r.gimen1 disciplina1 su,ordinación 4 ser%i +
cio de sus e*.rcitos? en // de octu,re 176'.1 compuestas por unas *untas generales. En el s. 93III
apareció una *urisdicción militar especial o )uero de guerra por lo que empe2ó a surgir una admi +
nistración territorial militar.
) LA ARMADA: - principios del s. 93I la )lota de galeras en el Mediterr7neo era e#igua. &elipe II
intentó acentuar el control real1 pero las di)icultades )inancieras impidieron una adecuada reorga+
ni2ación de la )lota. En las galeras ser%5a un mundo %ariopinto de gentes1 la llamada chusma1 com+
puesta por cauti%os 4 prisioneros de guerra1 as5 como por los condenados a ellas en %irtud de sen+
tencia *udicial. 6odos compart5an unas condiciones de %ida sumamente precarias. En el -tl7ntico
el pro,lema no era el de las galeras1 sino el de los galeonesE es decir1 la necesidad de disponer de
,uques para la guerra directa1 para asegurar el tr7)ico indiano de las remesas de oro 4 plata1 o
para atender la de)ensa de los territorios de ultramar ante el acoso de los piratas. on los :or,o+
nes tu%o lugar el %erdadero )omento 4 reorgani2ación de la marina de guerra. &elipe 3 )undó en
1714 la $eal -rmada1 que aglutina,a a ,uena parte de las )uer2as dispersas1 4 tres aFos despu.s
)ue creada la ompaF5a de a,alleros Duardia Marinas1 cuerpo que incorporó al o)icio na%al a la
no,le2a espaFola1 e incluso tam,i.n a los aristócratas italianos 4 rusos que %en5an a )ormarse en
ella. :a*o 0atiFo )ueron constituidos los departamentos mar5timos 4 se esta,leció en 17"71 si +
guiendo el e*emplo ingl.s1 el -lmiranta2go. <a pol5tica de Ensenada tu%o como e*e el )omento de
los astilleros1 la ampliación de la )lota 4 la me*ora t.cnica de los ,uques1 as5 como la ordenación
*ur5dica de esta nue%a marina de guerra. on arlos III (177;) es creado el cuerpo de Ingenieros de
Marina. Gesde 17761 en el reinado de arlos I31 se da la 8ltima etapa de decadencia. -l comp7s de
los desastres mar5timos proli)eran nue%as ordenan2as e instrucciones. Gurante el s. 93III se intro+
du*eron me*oras en los arsenales1 se creó la Escuela de Duardias Marinas 4 se redactaron unas Or+
denan2as generales de la -rmada @a%al para la Marina (17(")1 4 se di%idió territorialmente la ad+
ministración mar5tima. En 1';7 reaparece el -lmiranta2go.
!6
LECCIÓN 1)
LA IMPLANTACIÓN DEL LIBERALISMO EN ESPAÑA
I. TRIUNFO DEL LIBERALISMO POLÍTICO
-) EL DERRUMBAMIENTO DEL ANTIGUO RÉGIMEN: <a represión del Gos de Ma4o dio lugar a un
le%antamiento general del pa5s. En *unio @apoleón ha,5a trans)erido la corona a su hermano Jos.1
con%ertido as5 en re4 de EspaFa. El alcalde del pequeFo pue,lo de Móstoles rei%indica re%olucio+
nariamente el poder1 su,le%7ndose en pocas semanas -sturias 4 las restantes regiones peninsula+
res. -l le%antamiento1 donde se depone o da muerte a las autoridades anteriores1 sigue la consti +
tución de unas Juntas supremas pro%inciales1 las cuales1 recuperan o reasumen la so,eran5a consi +
derada %acante. Esas *untas esta,lecen en -ran*ue2 en septiem,re del mismo aFo 1';' una Junta
central suprema 4 gu,ernati%a de EspaFa e Indias1 trasladada luego a Be%illa 4 )inalmente a la isla
de <eón (Ban &ernando). <a Junta entral compuesta por treinta 4 cinco miem,ros 4 presidida por
el onde de &lorida,lanca. Bu disolución en 1'1; 4 el nacimiento entonces de un onse*o de $e+
gencia presidido por el o,ispo de Orense. - instancias sucesi%as de uno 4 otro organismo1 se re8+
nen las ortes de 7di2 que en 1'1/ promulgan la primera onstitución nacional. <a pugna ,.lica
en)rentó a un e*ercito )ranc.s1 superior en n8mero 4 me*or organi2ado1 con los cien mil hom,res
del e*.rcito espaFol1 pero tam,i.n 4 so,re todo con la o,stinada resistencia del pue,lo mismo en
ciudades 4 pue,los. <a con)rontación en campo a,ierto registró el hito importante de :ail.n (*ulio
de 1';')1 cu4o .#ito ha,r5a de gal%ani2ar la conciencia nacional. Mientras la e#altación patriótica
da,a lugar a la insólita reacción de Warago2a 4 Derona.
:) LAS CONVULSIONES LIBERALES Y ABSOLUTISTAS
<a restauración a,solutista (1'14+1'/;): E#pulsado el re4 Jos. 4 suscrito el tratado de 3alencia
(1'1")1 &ernando 3II %uel%e a EspaFa1 lo que lle%a consigo que las *untas pro%inciales 4 el mismo
onse*o de $egencia care2can de sentido. <as ortes surgidas de 7di2 no representan al monar+
ca1 sino al pue,lo considerado como so,erano1 4 de ah5 que dichas ortes se atri,u4an la so,era+
n5a nacional 4 diri*an una proclama al pa5s1 donde entre otras cosas %inculan el reconocimiento del
re4 a que .ste acate 4 *ure la onstitución. En 1'141 con el regreso de &ernando 3II1 un grupo de
diputados le hacen llegar un documento1 el Mani)iesto de los 0ersas1 donde impugnan la repre+
sentati%idad de la ortes e#istentes1 sugieren )ormar otra 4 piden1 la derogación de la onstitu+
ción. <os escasos escr8pulos del re4 conclu4en con el golpe de Estado del general Egu5a1 4 un de+
creto de 4 de ma4o sanciona la nue%a situación1 de*ando sin e)ecto la onstitución 4 las ortes.
Muchos li,erales )ueron arrestados 4 otros hu4eron como primeros e#iliados pol5ticos de la Espa+
Fa contempor7nea.
El 6rienio li,eral (1'/;+1'/"): <a imposi,ilidad de recuperar la %5a constitucional desde dentro del
propio sistema1 lle%a a los li,erales a reclamar el apo4o del e*.rcito que act8a mediante pronun+
ciamientos. El 1 de enero de 1'/; el teniente coronel $a)ael de $iego se su,le%a en a,e2as de
Ban Juan (Be%illa)1 proclama la onstitución de 7di2 4 resta,lece las autoridades constitucionales
de la localidad. El .#ito del pronunciamiento o,liga a &ernando 3II a )irmar un decreto1 donde ma+
ni)iesta que en ra2ón de >la %oluntad general del pue,lo1 me he decidido a *urar la onstitución
por las ortes Denerales 4 e#traordinarias en el 1'1/?. -hora los perseguidos son los persas mien+
!7
tras los a)rancesados %uel%en del e#ilio 4 dirigen la restauración constitucional. <os emperadores
de $usia 4 -ustria1 *unto a los re4es de 0rusia 4 &rancia 4 el propio &ernando 3II1 )orman una Banta
-lian2a que deciden la inter%ención militar para li,erar a las monarqu5as del acoso re%olucionario.
El e*.rcito de los ien mil hi*os de Ban <uis1 penetra en la 0en5nsula1 pone sitio a 7di2 4 hace capi +
tular al go,ierno constitucional. &ernando 3II declara nulos los actos lle%ados a ca,o por ese go+
,ierno 4 promete al tiempo una amnist5a general que quedar7 incumplida. $iego es ahorcado 4
muchos li,erales %uel%en al e#ilio.
<a >G.cada Ominosa? (1'/"+1'""): El decreto de 1 de octu,re de 1'/" liquida la etapa anterior 4
a,re una d.cada de despotismo a,solutista. En ella no )altan conspiraciones 4 golpes de signo li +
,eral +como le de 6orri*os1 )usilado en M7laga. En 1'";1 ante el em,ara2o de la cuarta esposa del
re41 Mar5a ristina de :or,ón1 4 la e%entualidad de una descendencia )emenina1 cierta disposición
de /" de mar2o hace p8,lica la 0ragm7tica sanción de 17'(1 derogatoria de la le4 s7lica1 con las
consiguientes posi,ilidad de que en de)ecto de hi*os %arones reinaran las hem,ras1 queda,an
anuladas las e#pectati%as del in)ante arlos1 hermano del re4. En el %erano de 1'"/1 ante la ame+
na2a de guerra ci%il1 tienen lugar unos contro%ertidos acontecimientos1 los sucesos de la Dran*a1
que dan lugar a un decreto derogador de la 0ragm7tica Banción1 el cual en consecuencia resta,le+
c5a la le4 s7lica. $esta,lecido &ernando 3II1 el 8ltimo d5a de ese agitado aFo el re4 hace p8,lica en
el mismo lugar una declaración anulatoria del decreto anterior1 argu4endo ha,er sido o,*eto de
engaFo1 con lo que queda re%alidada la 0ragm7tica sanción 4 por los mismos el derecho de Isa,el
a heredar el trono. on%ertida en reina al aFo siguiente tras el )allecimiento de su padre1 la regen+
cia de Mar5a ristina se inicia con un ahonda escisión entre los partidarios de Isa,el (isa,elinos) 4
los de don arlos (carlistas)1 cuanto a un presunto derecho adquirido a reinar en de)ecto de hi*os
%arones del monarca1 al ha,er nacido cuando inequ5%ocamente reg5a la le4 B7lica. En -m.rica cul +
mina en esta etapa el proceso emancipador iniciado aFos atr7s. -l coincidir el con)licto en esos
primeros aFos con la Duerra de la Independencia1 las autoridades espaFolas de ultramar hu,ieron
de hacer )rente a los insurrectos sin a4uda de la metrópoli. -quella con)rontación inicial )ue una
especie de guerra ci%il entre americanos. EspaFa sólo pose5a en -m.rica la 2ona insular del ari,e1
con u,a 4 0uerto $ico. El gigantesco descala,ro se ha,5a saldado entre la incompetencia de los
pol5ticos1 la inha,ilidad de los militares1 las inter)erencias de unos 4 otros1 4 la inconsciencia de to+
dos. Bólo la p.rdida de los restos del Imperio1 al t.rmino del siglo1 ser%ir7 como amargo re%ulsi%o
de la conciencia espaFola.
<a guerra carlista 4 el pro,lema sucesorio (1'//+1'4;): &ernando 3II muere el /( de septiem,re
de 1'"". El 1 de octu,re1 don arlos Mar5a Isidro pu,lica el Mani)iesto de -,rantes en de)ensa de
sus derechos. -l asumir Mar5a ristina las )unciones de regente surgen los primeros le%antamien+
tos de %oluntarios realistas1 cu4a alian2a con los de)ensores del a,solutismo tradicional tu%o como
contrapartida la coalición de Mar5a ristina con los li,erales. <a guerra1 desarrollada en los dos
)rentes principales del pa5s %ascona%arro 4 del Maestra2go1 conclu4e con el on%enio de 3ergara
(1'"() que signi)ica el triun)o del li,eralismo so,re el -ntiguo $.gimen. Bu secuela *ur5dica )ue un
decreto que a,olió el r.gimen )oral %asco1 aunque pro%isionalmente )uera resta,lecido tres aFos
despu.sE 4 so,re todo la importante le4 paccionada de 16 de agosto de 1'41 a tra%.s del pacto
que le dio nom,re1 e#tendió a @a%arra la organi2ación pol5tica 4 *udicial %igente en el resto de Es+
paFa1 de*ando sólo a sal%o un residuo de autonom5a administrati%a 4 )inanciera. El triun)o del li,e+
ralismo radical1 para el que 4a no sir%e el modelo gaditano1 tendr7 su arquetipo en la onstitución
de 1'"7. En el campo del re)ormismo económico+social 4 de las relaciones con la Iglesia1 la acción
de los progresistas se mani)iesta a tra%.s de la campaFa desamorti2adora de Mendi27,al.
!'
II. DE LA CONSOLIDACIÓN LIBERAL A LA REVOLUCIÓN
$egencia de Espartero (1'41+1'4"): oncluida la guerra carlista 4 asentado el r.gimen li,eral se
produce entonces una apro#imación de los pol5ticos dirigentes a los militares de prestigio. En esas
circunstancias1 un general de humilde cuna1 :aldomero Espartero1 4 el 1; de ma4o de 1'41 se
hace .l mismo con la regencia que acumula a la presidencia del ga,inete. Espartero intentó con+
ducir el pa5s apo47ndose en los progresistas1 6u%o as5 en)rente a un sector del e*ercito. uando el
general perdió el respaldo de su propio partido1 la con*unción de todos le hi2o caer. 6ras unas su+
,le%aciones en -ndaluc5a 4 ataluFa1 @ar%7e2 entra %ictorioso en Madrid1 4 liquida el llamado ces +
arismo li,eral de Espartero el mismo aFo 1'4" en que Isa,el II1 entonces ma4or de edad1 inicia
e)ecti%amente su reinado.
<a d.cada moderada (1'44+1'!4) 4 el primer centrismo pol5tico: En 1'44 @ar%7e2 disuel%e las
ortes 4 con%oca elecciones1 su triun)o )ue rotundo. <a s5ntesis moderada tu%o tres cla%es princi+
pales. <a primera )ue el propio ordenamiento constitucional1 la segunda1 relati%a a las pro,lem7ti +
cas relaciones con $oma1 se resol%ió en el oncordato de 1'!11 la tercera )ue la posi,ilidad1 )rus +
trada1 de cerrar el pleito din7stico mediante el matrimonio de la reina con el conde de Montemo+
l5n1 primog.nito del pretendiente Gon arlos. El r.gimen de @ar%7e21 ,asado constitucionalmente
en la coe#istencia de los dos grandes partidos1 moderado 4 progresista. El centrismo moderado se
disol%ió desde dentro por las desa%enencias de los pequeFos grup8sculos de puritanos1 polacos1
reaccionarios 4 neocatólicos.
<a re%olución 4 el ,ienio progresista1 1'!4+1'!6: <a $e%olución de 1'!4 se inicia con un pronun+
ciamiento de militares conser%adores en 3ic7l%aro (/' de *unio) para deri%ar luego a la alian2a con
las )uer2as progresistas. <a coalición concurrió a las elecciones constitu4entes ,a*o el lema de
=nión <i,eral. El ,ienio postre%olucionario contó en su ha,er con algunas signi)icadas re)ormas.
a,e destacar la le4 de desamorti2ación general de Mado2 4 la de )errocarriles. En *ulio de 1'!!
tu%o lugar en :arcelona una huelga general de alarmantes proporciones. 6ras la ca5da de Esparte+
ro se adoptaron numerosas medidas contra el re%olucionarismo o,rero1 que culminar7n luego en
la prohi,ición general de todo tipo de asociaciones.
<a =nión <i,eral1 1'!6+1'6": En 1'!6 OZGonnell asume el resta,lecimiento del r.gimen moderado
que .l mismo ha,5a contri,uido a derrocar con su participación en la %ical%arada. <a =nión <i,eral
representó una positi%a aportación a la esta,ilidad pol5tica. :a*o .sta coalición electoral1 tu%o lu+
gar entre 1'!' 4 1'6" el go,ierno largo de OZGonell1 que )ue el de ma4or duración de todos los
que e#istieron en el reinado de Isa,el II. Aa4 que destacar la recuperación de la imagen interna+
cional de un pa5s hasta entonces enclaustrado. &ue espectacular el progreso económico: me*oras
agr5colas1 despegue industrial1 construcción de la red )erro%iaria1 potenciación del comercio1 etc.
Esta segunda e#periencia centrista sucum,ió por males mu4 seme*antes a los que destru4eron la
primera. <a reina se negó a disol%er las ortes 4 OZGonnell hu,o de dimitir el /7 de )e,rero de
1'6".
El preludio de la re%olución1 1'6"+1'6': En los cinco aFos 4 medio que transcurren desde la ca5da
de OZGonnell hasta que Isa,el II pierde el trono1 se suceden siete go,iernos. <a desaparición de
OZGonnell 4 @ar%7e21 generales que ha,5an presidido algunos de esos go,iernos1 de*a desguarne+
cido el trono. El partido demócrata se orientó al repu,licanismo1 mientras los progresistas eran 4a
decididamente antidin7sticos. 0ara los demócratas sólo era posi,le alcan2ar el poder por medio
de la re%olución1 mientras los progresistas conclu4eron por desengaFarse so,re la posi,ilidad de
que la reina les llamara al poder. - un clima pol5tico depresi%o1 se sumó la crisis económica. 0rim
)ue el l5der de la conspiración 4 en septiem,re de 1'6' la conspiración triun)a e Isa,el II se re)ugia
!(
en &rancia.
El se#enio re%olucionario1 1'6'+1'74: -l go,ierno pro%isional1 presidido primero por Berrano 4
luego por 0rim1 correspondió organi2ar el Estado salido de la $e%olución. =nionistas 4 progresistas
constitu5an )ormalmente el ,loque mon7rquico1 mientras que en el partido demócrata e#ist5a un
sector1 los cim,rios1 partidario tam,i.n del trono1 4 otro de esp5ritu )ederalista que llegar7 a cua+
*ar en el primer partido repu,licano de EspaFa. Ge,5a ha,er monarqu5a1 pero descartada Isa,el II1
el duque de -osta acepto el trono. -madeo de Ba,o4a %ino a reinar a EspaFa en 1'7;. Bu candida+
tura ha,5a sido apro,ada por las ortes con casi un tercio de los %otos en contra 4 ,astantes a,s+
tenciones: 4 al desem,arcar en artagena reci,ió la noticia del asesinato de 0rim. Gurante los dos
aFos de su reinado se sucedieron tres elecciones generales 4 seis ga,inetes. -quello era di)5cil que
lo go,ernara cualquiera 4 mucho m7s di)5cil que lo go,ernara un re4. -madeo hu,o de a,dicar. El
mismo d5a 11 de )e,rero de 1'7" se produ*o la proclamación pac5)ica de la primera $ep8,lica. &ue
presidida por cuatro personalidades: &igueras1 0i 4 Margall1 Balmerón 4 astelar. <a $ep8,lica que
carec5a de arraigo careció tam,i.n de apo4os. En el e#terior )ue %ista con recelo1 siendo sólo reco+
nocida por Estados =nidos 4 Bui2a. Gentro del pa5s sus 8nicos soportes )ueron el sector pol5tico de
la ,urgues5a de i2quierdas1 algunos elementos o,reros1 4 un n8cleo mu4 heterog.neo de intelec+
tuales. <a nue%a guerra carlista apro%echó el desconcierto e#istente 4 aFadió otras di)icultades.
Entretenido el e*.rcito en ellas1 surgieron las re%ueltas cantonales de -ndaluc5a 4 <e%ante. -nte la
derrota parlamentaria de astelar en la madrugada del " de enero de 1'741 4 la consiguiente
amena2a )ederalista1 el general 0a%5a en%ió sus tropas al ongreso 4 el /( de diciem,re Mart5ne2
ampos dio en Bagunto el grito de [3i%a -l)onso 9II\
III. LA RESTAURACIÓN Y LA CONVIVENCIA CANOVISTA
<a empresa restauradora contar7 ahora con el apo4o )inanciero de la alta ,urgues5a. Be necesitar7
adem7s 4 so,re todo un art5)ice que deseche las )ormulas agotadas de con%i%encia pol5tica1 4 per +
geFe otras nue%as de cara al )uturo. Esa persona1 el malagueFo 7no%as del astillo1 es consciente
de tres cosas )undamentales: la $estauración no es posi,le en la personalidad amorti2ada de Is+
a,el II 4 ha4 que ,uscarla en su hi*o -l)onsoE el mosaico pol5tico de,e ser reducido a un ,ipartidis +
mo esta,leE el poder ci%il de,e primar 4 ha4 que apartar el e*.rcito de los pronunciamientos hac5a
los que antes )ue empu*ado por unos 4 otros. <a monarqu5a de Bagunto tu%o propiamente dos
etapas. =na primera hasta 1'('1 en la que se inscri,e el reinado de -l)onso 9II1 muerto en 1''!1
que es el gran per5odo de la $estauraciónE 4 otra segunda1 4a en el s. 991 de signo re%isionista 4
paulatina de,ilidad. 7no%as consigue nada m7s 4 nada menos que la neutralidad del Estado. El1
al )rente de la derecha moderada1 4 el rio*ano Bagasta1 al )rente de la i2quierda li,eral1 se al2an
como las grandes )iguras garantes al tiempo del pluralismo 4 la esta,ilidad. M.rito de 7no%as )ue
idear el sistema. M.rito de Bagasta1 no menor1 )ue incorporar a la i2quierda 4 rescatarla de los e#+
cesos re%olucionarios. El r.gimen de con%i%encia cano%ista se plasmó en la onstitución de 1'76.
3encidos los carlistas en una 8ltima guerra1 la le4 de /1 de *ulio de 1'76 e#tinguió de)initi%amente
los )ueros %ascongados1 logrando la uni)icación general del derecho p8,lico en EspaFa. <os anti +
guos organismos )orales )ueron sustituidos por diputaciones pro%inciales. 7no%as da un decisi%o
paso adelante imponiendo en la le4 la o,ligación del ser%icio militar 4 la del pago de impuestos. <a
ingente la,or pol5tica de la $estauración tu%o sin duda algunas som,ras1 4 seguramente entre
ellas la desatención regional1 el descuido de los pro,lemas sociales 4 la escasa solicitud por el que+
hacer intelectual1 rei%indicado entonces por la Institución <i,re de EnseFan2a. Bu gran contrapar+
tida )ue en todo caso el desastre colonial. 6ras la guerra hispano+norteamericana1 si ca,e llamar
as5 al despropósito del desigual en)rentamiento de am,as escuadras en el 0ac5)ico 4 en el ari,e1
6;
EspaFa perdió lo que queda,a del Imperio: u,a1 0uerto $ico 4 &ilipinas. &ue aquello un desastre
económico1 pero )ue so,re todo un pro)undo desastre moral. Jos. <uis omellas %alora como >el
sistema pol5tico m7s completo1 homog.neo 4 )ecundo que ha edi)icado el li,eralismo espaFol?.
61
LECCIÓN 11
LAS REFORMAS ECONÓMICAS Y SOCIALES DE LA IDEOLOGÍA LIBERAL
I. ESTRUCTURA ECONÓMICA
-) LA AGRICULTURA: En este siglo1 en lo que a la agricultura se re)iere1 podemos distinguir tres
etapas: Aasta 1'"7 que nos conduce hasta la re%olución agraria. Ge 1'"7 a 1'6; en la que se e#+
panden los terrenos de culti%o1 al mismo tiempo que mengua el rendimiento de determinados
productos. <as 8ltimas 4 d.cadas en las que se produce un rea*uste de sentido in%erso. Be da ma+
4or producti%idad 4 disminu4en las super)icies culti%adas. @o es di)5cil entender la $e%olución
-graria como el punto de partida de la $e%olución Industrial en nuestro pa5s1 si tenemos en cuen+
ta que las dos terceras partes de la po,lación tra,a*a,an en este sector 4 m7s de la mitad de la
renta del sector procede del campo al iniciarse el s. 9I9. -quella hi2o posi,le .sta 4a que los e#ce+
dentes agrarios )acilitaron el )lu*o emigratorio del campo a la ciudad1 con lo que se genera el pro+
letariado que acude a las )7,ricas. Gesde los aFos del -ntiguo $.gimen1 la agricultura %en5a arras +
trando una serie de lastres que empie2an a eliminarse ahora. 0or un lado1 se elimina la prohi,i +
ción de cerrar las heredades esta,leciendo la li,ertad de acercamiento 4 arrendamiento de tie+
rras. 0or otro lado1 la prohi,ición de roturar ,ald5os 4 montes. P por 8ltimo la sustracción de tie+
rras al culti%o en ,ene)icio de la ganader5a a tenor de las le4es que ha,5an protegido el desarrollo
de la Mesta. <a e#pansión agr5cola quedó asegurada1 en )in1 con: la a,olición de tasas1 la li,re cir+
culación de los productos del campo1 4 la des%inculación de ma4ora2gos 4 desamorti2ación de
,ienes ra5ces. 6ras la crisis pro%ocada por la Duerra de la Independencia1 que hi2o su,ir el precio
de los cereales 4 die2mó la ganader5a1 se esta,leció un sistema proteccionista prohi,iendo la im+
portación de trigo e#tran*ero1 4a que la producción nacional era m7s que su)iciente para a,aste+
cer el mercado1 con lo que se consiguió que se e#tendiera a la peri)eria el trigo castellano1 pero
desde entonces el crecimiento de la producción no )ue demasiado considera,le1 pero esto solo
duro unos aFos de grandes e#cedentes que satis)ac5an el consumo nacional pero aca,o ca4endo
en una crisis que o,ligó a su importación nue%amente. 0or otro lado el %iFedo si que progresó sin
retroceso1 mediante una continua e#pansión de las 2onas de culti%o desde la peri)eria al interior1
llegando a con%ertirse la producción de %inos 4 pasas en primera partida de las e#portaciones. En
la d.cada de 1''/ O 1'(/1 EspaFa se situó como primer productor mundial1 aunque esto cam,ió a
la entrada del s. 99. El aceite se manten5a como el primer )actor de econom5a nacional1 destacar la
importancia que empe2aron a adquirir los )rutales 4 culti%o de regad5o1 en cam,io de di)5cil %alora+
ción se hace el proceso de e%olución ganadera en gran medida por la )alta de datos de los censos
lle%ados desde el s. 9I9.
:) LA PROPIEDAD AGRARIA Y SUS REFORMAS: <a propiedad agraria es caracter5stica del Estado
<i,eral 4 descansa so,re tres grandes re)ormas1 que ser%ir7n para destruir las ,ases de la sociedad
estamental.
1) Gisolución del r.gimen seForial: <os legisladores de 7di2 reha,ilitaron la distinción entre los
seFor5os *urisdiccionales 4 aquellos otros con una simple ,ase territorial o solariega1 lo que permi +
tió que mediante decreto en 1'11 los primeros se incorporaran a la nación1 4 que los segundos
quedaran incluidos en la clase de los dem7s derechos de propiedad particular. Esta decisión )ue
re%isada en los siguientes aFos1 terminando el proceso con la le4 de /6 de agosto de 1'"7. $es+
6/
pecto a los t5tulos se ar,itró e#imir a los dueFos de los seFor5os solariegos de la o,ligación de pre+
sentarlos 4 e#igir a cam,io el t5tulo de los seFor5os *urisdiccionales. <as le4es a,olicionistas cum+
plieron el triple o,*eti%o: suprimir lo *urisdiccional1 recortar lo tri,utario 4 respetar lo territorial.
/) Ges%inculación de ma4ora2gos: El ma4ora2go es una )orma de propiedad de la no,le2a seForial
que impide la ena*enación de los ,ienes pre)erentemente inmue,les1 constituti%os de patrimonio
o que su titular incorpora a .l. <os ,ienes de esta suerte quedan %inculados 4 por tanto sustra5dos
al li,re comercio1 pasando en ,loque al heredero pre)erente. El titular pod5a disponer de las ren+
tas1 aunque no de los ,ienes mismos1 pero por otro lado s5 que pod5a aumentar el patrimonio con
nue%as adquisiciones. <a %igencia del ma4ora2go condu*o al aumento de las propiedades no,ilia+
rias1 so,re todo de la propiedad r8stica1 lo que lle%ó a que estas se acumularan en manos de un
grupo reducido de personas. Este )enómeno1 por supuesto1 produc5a malas consecuencias econó+
micas que 4a apreciaron los re)ormistas del s. 93III1 pero para ellos segu5a pre%aleciendo el dere+
cho a la propiedad pri%ada. Es al )inal del s. 93III 4 a principios del siguiente cuando se empie2an a
introducir medidas de car7cter corrector1 con el o,*eto de hacer repercutir en la hacienda p8,lica1
el ,ene)icio de ena*enaciones. Gesde entonces el re)ormismo se dedica a la a,olición de ma4ora2+
gos1 haci.ndolo de manera de)initi%a al instaurarse el trienio li,eral1 con una <e4 que se presentó
ante las ortes como >protectora de la li,re circulación de la rique2a nacional?. Esta des%incula+
ción del ma4ora2go1 lo que %iene a signi)icar es que el propietario pod5a disponer de sus ,ienes1
nada que %er con la e#propiación. El dueFo de )incas %inculadas puede %enderlas si quiere. 3iene
a ser una transición histórica entre la no,le2a1 propietaria de tierras 4 la ,urgues5a que hasta ese
momento de la des%inculación no pod5a comprarlas. Esta le4 (1'/;) )ue a,olida 4 resta,lecida
nue%amente. &inalmente1 la des%inculación decretada en 1'411 con la le4 so,re %inculaciones 4
ma4ora2gos1 )ue irre%ersi,le1 quedando de)initi%amente consagrada en el ódigo i%il (arts. "4' 4
7'!).
") <a Gesamorti2ación: <a desamorti2ación )ue un )enómeno *ur5dico1 pol5tico 4 económico que
consist5a en sustraer la propiedad acumulada en manos muertas (personas *ur5dicas como la Igle+
sia o municipios1 titulares de tierras inaliena,les)1 restitu4.ndolas al tr7)ico *ur5dico normal. <a
desamorti2ación )ue lle%ada a ca,o por el Estado incaut7ndose de ,ienes pri%ados 4 luego %en+
di.ndolos en su,asta p8,lica. - di)erencia con la des%inculación1 que li,era ,ienes de los propie+
tarios la desamorti2ación se los arre,ata mediante una compensación 4 los nacionali2a1 para re+
pri%ati2arlos. <o que respond5a1 e%identemente1 tanto a la preocupación por reordenar estos terri +
torios 4 al a)7n de conseguir nue%os ingresos para el Estado. -dem7s1 en lo que se re)iere a la des +
amorti2ación eclesi7stica1 se de,ió en mucho al signo mani)iestamente anticlerical. <a desamorti +
2ación se lle%ó a ca,o en %arias etapas empe2ando en el s. 93III 4 terminando en el s. 9I9. 0rimera
etapa B. 93III1 preparatoria1 reali2ada entre los dos siglos. - los ilustrados les preocupa,a de di)e+
rente manera la acumulación de ,ienes seg8n se tratara de tierras de los municipios o de la Igle+
sia. uando se trata,a de tierras de los municipios1 el o,*eti%o era hacerlas accesi,les a los campe+
sinos1 4 si se trata,a de la Iglesia1 el o,*eti%o era e%itar su aumento. Esta desamorti2ación de
,ienes de la iglesia 4 municipales supondr7 la trans)ormación de la EspaFa del -ntiguo $.gimen a
su estado contempor7neo. Begunda etapa onsta de dos )ases complementarias: Gesamorti2a+
ción de Mendi27,al 4 la 3enta de Espartero. 6ercera etapa decretada el 1 de Ma4o de 1'!! por la
le4 Mado2. &ue la m7s importante de todas1 superando el %olumen de sus %entas a lo desamorti +
2ado en anteriores ocasiones. -dem7s de la desamorti2ación eclesi7stica esta nue%a le4 inicia un
proceso de desamorti2ación general de todas las propiedades 4 ,ienes amorti2ados. Esta nue%a
le4 estu%o %igente durante toda la segunda mitad del s. 9I9 siendo su alcance territorial %aria,le
seg8n pro%incias1 pero en todo caso enorme. uando nos preguntamos por el signi)icado real de
la desamorti2ación podemos o,ser%ar claramente dos cosas: 0ara adquirir los ,ienes en las su,as+
tas p8,licas se e#ig5a de los postores que tu%ieran una determinada situación económica1 no po+
6"
d5an ser campesinos culti%adores de tierras a*enas1 con lo que los lati)undios cam,iaron de ma+
nos1 de las muertas a las m7s %i%as1 pero siguieron e#istiendo. <a situación de los campesinos em+
peoró1 4a que pasan de ser culti%adores de la propiedad eclesi7stica con m7rgenes de tolerancia 4
descontrol en los arrendamientos a depender de seFores lati)undistas que sólo quer5an un m7#i +
mo apro%echamiento de sus tierras. <a contrapartida positi%a )ue la me*ora del rendimiento de las
tierras1 4a que se e#plotaron tierras que hasta entonces permanec5an a,andonadas. El saldo nega+
ti%o )ue la p.rdida mediante la dispersión del tesoro art5stico custodiado hasta entonces por la
Iglesia.
) LA INDUSTRIA Y LA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL: <a $e%olución Industrial se inicia en Inglaterra
e#tendi.ndose despu.s al resto de Europa 4 a EE==. onsistió en nue%os a%ances tecnológicos 4
producti%os1 cu4a ,ase )ue: la in%ención de la m7quina a %apor alimentada por car,ón1 el descu+
,rimiento 4 utili2ación de nue%os m.todos de trans)ormación de materias ,7sicas (hierro1
aceroR)1 la organi2ación racionali2ada del tra,a*o en el proceso producti%o 4 el apro%echamiento
de los a%ances tecnológicos en la agricultura 4 el transporte. En EspaFa se produce en torno a la
producción te#til catalana 4 a los est5mulos del mercado colonial1 en la medida en que desde )ines
del 93III se produce para la %enta 4 no solo para el consumo1 pero su tard5o desarrollo1 llegan a
*usti)icar que se ha,le de un )racaso de la $e%olución industrial en nuestro s. 9I9. <os sectores in+
dustriales: <a a,undancia de recursos mineros apenas )ue apro%echada hasta las 8ltimas d.cadas
de la centuria. El inter%encionismo 4 el control estatal supusieron un estancamiento en los prime+
ros tiempos que solo se romper5a m7s tarde con las doctrinas li,recam,istas que inspiraron la le+
gislación posterior al reinado de Isa,el II. <a <e4 de :ases (1'6') inauguró una nue%a etapa al sim+
pli)icar las ad*udicaciones so,re las minas 4 conceder las minas a perpetuidad a cam,io del pago
de un canon. Esta le4 *unto con la que permit5a la li,re creación de sociedades1 supuso algo pare+
cido a la desamorti2ación del su,suelo1 lo que pro%ocó la a,undante presencia de compaF5as e#+
tran*eras interesadas en su e#plotación (ingleses 4 )ranceses). El hierro espaFol entró en auge de+
,ido a que cumpl5a las necesidades de Inglaterra1 para su tecnolog5a del acero. EspaFa se con%irtió
en una de las grandes potencias productoras de hierro 4 la primera en %olumen de e#portación.
Estas e#portaciones produ*eron importantes ,ene)icios en el norte1 lo que )ue )actor cla%e para el
desarrollo de la industria sider8rgica 4 el desarrollo del 0a5s 3asco. Bin em,argo1 se carec5a de una
hulla adecuada lo que limitó ,astante. Instalado primero en M7laga se locali2ó luego en la cuenca
asturiana 4 )inalmente en 3i2ca4a. - su %e21 la industria te#til algodonera surgida en ataluFa1
pasó por %arias di)icultades de,ido1 en parte1 a la desaparición del mercado colonial 41 so,re todo1
a la ,a*a calidad del car,ón espaFol. - pesar de ello consiguió un nota,le desarrollo a )inales del s.
9I9. El resto de sectores industriales tu%ieron menos importancia. El )racaso de la $e%olución In+
dustrial: - pesar de ha,erse producido %erdaderos logros en algunos sectores1 la doctrina no de*a
de ha,lar de )racaso de esta re%olución en EspaFa. <5neas de pensamiento a)irman que el despe+
gue industrial de EspaFa1 coincidente en el tiempo con el de otras naciones de Europa occidental1
perdió ritmo 4 terminó )racasando.
G) EL COMERCIO: POLÍTICA ARANCELARIA" BANCO DE ESPAÑA Y BOLSA: aminos 4 )errocarriles:
la legislación )erro%iaria: <os in%entos ingleses del )irme liso para los caminos 4 so,re todo la loco+
motora a %apor1 trans)ormaron las posi,ilidades del comercio. Gesde entonces el desarrollo de
cada pa5s dependió en gran medida de su red de carreteras 4 de los nue%os )errocarriles. <a cons+
trucción de carreteras en EspaFa1 tu%o 4a su impulso durante el reinado de arlos I31 pero lo cier +
to es que no alcan2ó hasta 1'4; un ritmo de construcción1 que por otro lado ha,r5a que seFalar
que )ue1 por lo menos1 ra2ona,le1 llegando a ha,er construidos 4;.;;; ]m a )inales de siglo. 0ero
lo que %erdaderamente conmocionó el mundo del transporte )ue la aparición del )errocarril. 6ras
64
la construcción de tres tramos cortos a mediados de siglo1 )ue el punto de partida de la construc +
ción a gran escala1 que se inició con la <e4 Deneral de &errocarriles de 1'!!. on esta le4 se reme+
diaron numerosos desa*ustes1 sal%o la anchura de la %5a1 punto importante porque no coincid5a
con el ancho de otros pa5ses (adoptada para la ma4or comodidad 4 seguridad de los %ia*eros).
-dem7s se a,rió una pol5tica de su,%enciones 4 )ranquicias arancelarias. Esta <e4 *unto a la de Bo+
ciedades de r.dito de 1'!6 que regula,a la creación de ,ancos de in%ersión1 sir%ió de cauce para
el gran desarrollo de los aFos siguientes. -l t.rmino del siglo la red de consta,a de m7s de trece
mil ]ilómetros. <a e#plotación quedó en manos de dos sociedades: la del @orte 4 la MW-.( ompa+
F5a de los aminos de Aierro a Warago2a 4 -licante). El ,alance económico para EspaFa de estas
in%ersiones es negati%o1 so,re todo en detrimento para la agricultura1 se ten5a una gran in)raes+
tructura1 pero la d.,il econom5a apenas pod5a ,ene)iciarse de ella. omercio e#terior 4 pol5tica
arancelaria: En la primera mitad del siglo el comercio e#terior su)re un colapso de,ido a dos ra2o+
nes: la general de la contracción del mercado europeo por las guerras napoleónicas 4 la espec5)ica
de la p.rdida del imperio colonial americano. 0osteriormente1 pasada 4a la mitad del siglo1 se su+
ceden di%ersas )ases de e#pansión1 esta,ilidad 4 crisis1 destacando de entre todas1 la eu)oria de la
d.cada de los '; 4 el 8ltimo ,ache que cierra el siglo. En la 8ltima d.cada se produce la )ie,re del
oro1 que coincide con las e#portaciones de %ino1 minerales 4 te*idos1 la industriali2ación del pa5s 4
el despliegue de las grandes compaF5as de transporte mar5timo que han sustituido la na%egación
a %ela por el ,uque de %apor. Be instaura el r.gimen de aranceles1 de,ido a que el arancel (im+
puesto so,re el comercio e#terior)1 constitu4e un instrumento que ordena la pol5tica comercial.
Luedan suprimidas todo tipo de restricciones para importar o e#portar 41 desaparece el derecho
di)erencial de ,andera entre ,uques espaFoles 4 e#tran*eros .<a situación posterior hace que se
%uel%a a la pol5tica proteccionista. -s5 es como surge el arancel de 1'(11 que suprime las )ranqui +
cias comerciales 4 posi,ilita el desarrollo de la industria te#til 4 metal8rgica. El :anco de EspaFa 4
la :olsa: El :anco @acional de Ban arlos )ue trans)ormado en el :anco EspaFol de Ban &ernando1
coincidiendo con una etapa de prosperidad en los aFos siguientes 4 surge en 1'44 el :anco de Is +
a,el II1 dirigido )undamentalmente al cr.dito comercial e industrial 4 a la )inanciación de empre+
sas )erro%iarias 4 que enseguida )racasó. Intentando e%itar la crisis1 Isa,el II se )usiona con el :an+
co @acional haciendo que este no lo superara 4 entrara en suspensión de pagos. <a <e4 de :ancos
de Emisión de enero de 1'!6 re,auti2ó esta nue%a institución con el nom,re de :anco de EspaFa.
-simismo en la ,anca pri%ada tam,i.n se produce un nota,le auge. 6ras el :anco de :arcelona
aparecen el :anco de :il,ao 4 el de Bantander1 desde ese momento coe#isten ,ancos autori2ados
a producir ,illetes con arreglo a determinadas normas 4 las sociedades de cr.dito que se dedica a
otorgar cr.ditos a di)erentes negocios 4 mu4 en especial a los )erro%iarios. En 1'74 una le4 conce+
dió el monopolio de emisión de ,illetes al :anco de EspaFa1 por lo que muchos de estas nue%as
entidades no pudieron superarlo 4 o ,ien se ane#ionaron a .l o se con%irtieron en sucursales su+
4as. <os pocos que resistieron1 como el de :arcelona1 :il,ao o Bantander1 representan lo que ser7
la )utura ,anca pri%ada. <a la,or del :anco de EspaFa )ue complementada por el :anco Aipoteca+
rio. 6am,i.n surgen las :olsas de omercio1 al ser creada la ,olsa de Madrid en 1'"1. El hecho se
e#plica por la aparición de instituciones similares en 0ar5s 4 <ondres1 si ,ien ha,5a en EspaFa una
rica tradición como son las lon*as1 consulados1 que encuadra,an un acti%idad mercantil con un
preciso marco *ur5dico. En 1'(; )ue )undada la :olsa de :il,ao 4 en 1(1! la :olsa de :arcelona.
II. ESTRUCTURA SOCIAL
-) CLASES SOCIALES
Gemogra)5a 4 clases sociales: Gurante el s. 9I91 la po,lación en EspaFa i,a aumentando en propor+
6!
ción a como lo i,a haciendo el occidente europeo1 m7s r7pidamente en la primera mitad 4 m7s
lentamente en la segunda. En 1(;; la po,lación ha,5a alcan2ado el n8mero de 1'1! millones1 so+
,re los 11 del s. 93III. <a natalidad en la primera mitad se ha,5a esta,ili2ado1 incluso disminuido.
En la segunda mitad hi2o mella la alta mortalidad 4 emigración a -m.rica. <as crisis demogr7)icas
coincidieron con las agr5colas1 al2a de precios1 grandes epidemias de cólera procedente de -sia 4
con la )ie,re amarilla. 6ampoco se puede o,%iar el de)iciente ni%el sanitario que )acilitó que otras
en)ermedades gracias al de)icitario ni%el sanitario hicieran mella en la po,lación como el ti)us1 la
%iruela 4 la tu,erculosis. En lo que se re)iere a la emigración1 el n8mero de personas que a,ando+
naron el pa5s es di)5cil de precisar1 4a que solo se anota,an entre 1''/ 4 1(14 las personas que
em,arca,an en puertos espaFoles pero se suele ci)rar por alg8n autor en mas de un millón de es +
paFoles los que salieron inicialmente hacia -rgentina 4 :rasil por lo que la emigración es el )actor
demogr7)ico m7s caracter5stico de la .poca seg8n @adal. En de)initi%a1 la estructura social se
trans)orma e#traordinariamente. <a po,lación 4a no se centra en astilla1 sino en las 2onas peri).+
ricas1 en las nue%as 7reas de desarrollo. El r.gimen de estamentos desaparece con todos sus pri%i +
legios 4 caracter5sticas por el Gecreto de =ni)icación de &ueros de 6 de diciem,re de 1'6'1 consa +
gr7ndose un 8nico )uero1 status legal. Ge esta sociedad estamental pasamos a una sociedad de
clases1 en la que sólo se depend5a de la in)luencia 4 de la )ortuna personal. Entre las clases pri%ile+
giadas destaca ahora la aristocracia terrateniente1 ,ene)iciaria de la desamorti2ación1 mientras
del sector de las clases medias despega tanto la ,urgues5a agraria1 como la ,urgues5a industrial
catalana1 asturiana 4 %asca. En la ,ase social emerge el proletariado )a,ril1 con una nue%a concien+
cia de clase o,rera1 ,eligerante a tra%.s de asociaciones mo%imientos de di%erso tipo1 en tanto los
campesinos1 des)a%orecidos por la pol5tica agraria por la reci.n nacida opción industrial1 protago+
ni2an numerosas agitaciones 4 re%ueltas.
<as clases pri%ilegiadas: El derrum,amiento de los pri%ilegios de la aristocracia se inicia 4a en las
ortes de 7di21 donde quedan a,olidas las prue,as de sangre para el acceso a determinadas pro+
)esiones 4 cargos1 son suprimidos los derechos *urisdiccionales 4 se esta,lece la igualdad ci%il 4 de
)uero de todos los espaFoles. El poder lati)undista de las )amilias ricas su)re el impacto de la des +
%inculación de los ma4ora2gos1 pero con la instauración del Estatuto $eal 4 su sanción del Esta+
mento de 0róceres como c7mara parlamentaria1 los grandes de EspaFa1 en de)initi%a la no,le2a se
reha,ilita pol5ticamente algo1 4a que los grandes de EspaFa son miem,ros natos 4 a la que tiene
acceso los t5tulos de astilla1 reconocido a su %e2 por la onstitución de 1'4! 4 por la <e4 de 17 de
*ulio de 1'!7 <as %entas de ma4ora2gos 4 de propiedades eclesi7sticas desamorti2adas pudieron
ser adquiridas por los m7s poderosos1 )a%orecieron la presencia a mediados de siglo de una alta
no,le2a lati)undista. En la segunda mitad del 9I9 aparece la no,le2a rom7ntica1 )ormada por el
con*unto de pol5ticos1 militares 4 gente de la ,anca distinguidos por la monarqu5a con numerosos
t5tulos 41 que normalmente segu5an la l5nea del pensamiento li,eral. El lero1 por su parte1 pasa de
estar en mu4 ,uena posición en los primeros aFos del siglo a su)rir las consecuencias del giro que
se produce en la pol5tica del pa5s: se suprime la ompaF5a de Jes8s1 en 1'"! se clausuran numero+
sas casas religiosas que no cuenten con un m5nimo de doce miem,ros 4 se nacionali2an todos sus
,ienes1 por no ha,lar de la desamorti2ación. - partir del oncordato de 1'!1 que limitó a tres
congregaciones religiosas masculinas1 se inicia una recuperación del sentimiento católico1 re%alo+
r7ndose el papel de los religiosos 4 del clero secular. -parece el catolicismo li,eral1 pero tu%o un
alcance mu4 limitado. En los 8ltimos aFos del siglo1 las órdenes religiosas protagoni2an un proceso
de reno%ación cultural1 mientras1 al mismo tiempo1 el clero secular empie2a a aparecer en las es+
cuelas1 donde ha,r7 de li,rarse la ,atalla de la enseFan2a.
:urgues5a 4 clases medias: <a acumulación de propiedades r8sticas )acilitó en el centro de la 0e+
n5nsula aparece la )ormación de una ,urgues5a terrateniente1 mientras en la peri)eria se consolida
la ,urgues5a industrial. Estos )ueron llamados ,urgueses por los o,reros a partir de la $e%olución
66
de 1'6'. Be con%irtieron en un sector progresista1 pero los acontecimientos re%olucionarios 4 la
presión de los o,reros les hicieron retornar a su posición conser%adora que se mantu%o durante
toda la $estauración. <a crisis del (' a)ecta a los intereses comerciales de los ,urgueses siendo
solo capaces de resistir los sectores ,urgueses de ataluFa 4 del 0a5s 3asco. -l mismo tiempo1 la
alta ,urgues5a1 enno,lecida con t5tulos llegar5a a con%ertirse en una nue%a no,le2a. <os dedicados
a las pro)esiones li,erales1 pequeFos comerciantes 4 artesanos1 militares de regular graduación1
)uncionarios p8,licos 4 propietarios menores1 )orman el amplio espectro social de la ,urgues5a
,a*a1 identi)icada con las clases medias. -lgunos de estos son capaces de mantener su posición e
incluso me*orarla1 pero la gran ma4or5a de ellos se desli2an hacia el proletariado de acuerdo a la
ampliación de la ,ase social de las clases in)eriores.
:) MOVIMIENTOS OBREROS Y SINDICALES
El proletariado Industrial: El desarrollo del maquinismo 4 la e#istencia de grandes )7,ricas1 propi+
ciaron la )ormación de un proletariado industrial con gentes que1 procedentes del campo1 se con+
gregan en esos n8cleos )a,riles. on la li,ertad para esta,lecer industrias1 contratar 4 la compe+
tencia en el mercado sin tra,as las di)erencias que se producen entre el )a,ricante o amo 4 los
operarios u o,reros cada %e2 eran m7s amplias. Be consolida la desigualdad en un sistema en el
que sal%o el o,rero especiali2ado1 el resto de o,reros1 el peona*e1 hom,res1 mu*eres e incluso los
niFos %i%5an en condiciones de degradación 4 miseria. En de)initi%a1 se en)rentaron los intereses
del capital 4 tra,a*o1 se intenta,a mantener un ele%ado rendimiento con el menor coste1 lo que
e%identemente implica,a la ,a*ada de salarios. <as primeras rei%indicaciones o,reras )ueron es+
trictamente la,orales 4 sin contenido pol5tico. <os patronos 4 o,reros llegaron a unirse para hacer
)rente a la importación de productos te#tiles e#tran*eros1 la pol5tica arancelaria etc. 0ero1 los
o,reros se empe2aron a sentir utili2ados 4 desamparados en su alian2a con los patronos. &inal +
mente las di)erencias pasaron a la con)rontación ideológica 4 pol5tica lle%ada a ca,o por el partido
repu,licano de lado de los o,reros1 pasando a la lucha en la clandestinidad.
<as clases rurales: <o acontecimientos pol5ticos 4 económicos de la primera mitad del s. 9I9 )ueron
igualmente per*udiciales para la po,lación agraria. on la Duerra de la Independencia se %ieron
o,ligados a tomar las armas1 con lo que su producción agr5cola quedó a,andonada 41 mientras
tanto1 la re)orma desamorti2adora tampoco les )a%oreció en a,soluto1 a esos *ornaleros que culti +
%a,an la tierra a*ena. En el norte1 la propiedad agraria se )racciona,a1 permitiendo cierta indepen+
dencia a cam,io de altos rendimientos1 pero en -ndaluc5a 4 E#tremadura1 por el contrario1 au+
menta,an los lati)undios con multitud de peones mal retri,uidos. Esta situación en -ndaluc5a pro+
du*o la e#plosión de agitaciones de campesinos1 hartos de la in*usticia practicada por los *ueces
que sentencia,an a )a%or de sus patronos. - mediados de siglo estos mo%imientos 4a se ha,5an
con%ertido en un pro,lema pol5tico sin sa,er e#actamente si eran re%ueltas espont7neas o accio+
nes desesperadas de quien 4a ha,5a agotado las %5as legales. En 1'6'1 d5as despu.s de la Dloriosa
se producen %iolentas ocupaciones de tierras que consiguen ser dominadas. - partir de los ';
aparece la asociación Mano @egra1 durante reprimida por los go,iernos de la $estauración 4 otros
grupos re%olucionarios como el llamado >-sociación de po,res Aonrados ontra los $icos
6iranos?. <a situación que %i%5an los arrendatarios1 aparceros 4 4unteros en -ndaluc5a 4 E#trema+
dura )a%oreció el clima de %iolencia 4 la solidaridad de anarquistas )rente a los propietarios. El
asociacionismo agrario apareció en otras 2onas del norte 4 <e%ante. En ataluFa se creó <a =nión
de $a,assaires 4 en Dalicia <a =nión de ampesinos.
67
LECCIÓN 1
PENSAMIENTO LIBERAL Y REFORMAS POLÍTICAS
I. INTRODUCCIÓN
onstitución 4 onstitucionalismo (-ristóteles). lasi)icó las )ormas de go,ierno en )unción de la
,8squeda del ,ien de todos o parte de los ciudadanos1 ,uenas onstituciones: Monarqu5a 4 $ep8+
,lica1 malas onstituciones: 6iran5a1 Oligarqu5a 4 Gemocracia. -ctualmente1 onstitución son las
disposiciones )undamentales de rango superior a la le4 ordinaria1 que rigen el Estado. Est7n reco+
gidas por escrito1 e#cepto en Dran :retaFa. <a aparición de la onstitución se de,e a: Esta,leci +
miento de una comunidad pol5tica como Estado independiente1 agregación de comunidades %eci +
nas en un mismo Estado 8nico 4 romper con las )ormas de go,ierno del pasado. <a $e%olución
&rancesa1 primera onstitución en &rancia. Bustitu4en el -ntiguo $.gimen por un Estado de Gere+
cho. <os ciudadanos son titulares de la so,eran5a nacional. Ela,oran la onstitución a tra%.s de
sus representantes. Be da amparo a la di%isión de poderes: 0oder <egislati%o (dicta las le4es)1 E*e+
cuti%o (las lle%a a la pr7ctica) 4 Judicial (dirime los con)lictos). El onstitucionalismo espaFol aca,ó
con la monarqu5a a,soluta e introdu*o la monarqu5a li,eral 4 parlamentaria. Be produ*o en %arias
etapas: tenemos %arias onstituciones: Estatuto de :a4ona 1';'1 Estatuto $eal 1'"41 7di2 1'1/1
1'"71 1'4!1 1'6'1 1'761 1("11 1(7'.
-) EL ESTATUTO DE BAYONA
En 1';' @apoleón con%oca una Junta @acional (1!; miem,ros) para legitimar su poder en Espa+
Fa1 con la presentación de su 0ro4ecto de onstitución. Be aprue,a el tercer pro4ecto en Julio de
1';'1 la onstitución de :a4ona. @o de,e considerarse onstitución 4a que no es redactada ni
apro,ada por representantes de la nación espaFola1 sino que es impuesta por un e#tran*ero. El
Estatuto de :a4ona organi2a EspaFa como una monarqu5a hereditaria1 titular Jos. I1 4 católica.
&ue una arta Otorgada1 que estimuló la ela,oración de una onstitución alternati%a por el sector
nacional anti)ranc.s.
:) LA CONSTITUCIÓN DE C+DI!
0roceso constitu4ente 4 %aloración del te#to: ortes de 7di2 (1;4 miem,ros)1 ela,oran en 1'1;
la )utura gran onstitución de Aispanoam.rica del B.9I9. <a $egencia del $eino (&ernando 3II au+
sente 4 cauti%o)1 pu,lica el 1( de Mar2o de 1'1/ la >onstitución pol5tica de la Monarqu5a espaFo+
la?1 )irmada por 1'4 diputados. <a gran no%edad es la declaración de que la so,eran5a reside esen+
cialmente en la nación1 a la que corresponde dictar le4es. Be promulga en nom,re de la Bant5sima
6rinidad 4 de un Gios reconocido como autor 4 supremo legislador de la sociedad. Esta onstitu+
ción de 1'1/ rompe con el -ntiguo $.gimen. En cuanto a la so,eran5a nacional1 la onstitución de
7di2 representa el triun)o del li,eralismo. 0rincipios 4 re)ormas: 0ro4ección de la constitución <a
onstitución atri,u4e: ortes ^ $e4: poder legislati%o1 al Monarca: poder e*ecuti%o 4 a los 6ri,una+
les: poder *udicial. Luedan reconocidos los derechos indi%iduales de los s8,ditos (igualdad *ur5di+
ca1 li,ertad de imprenta1 su)ragio1 garant5as penales1 etc). Bon "'4 art5culos ,ien organi2ados con
la pretensión de organi2ar el poder1 te#to program7tico del li,eralismo occidental. Be tradu*o a
6'
%arias lenguas. ompara,le a la onstitución @orteamericana de 17'7 4 a la )rancesa de 17(11 ins +
piró las de 0ortugal1 Italia 4 0er81 siendo est5mulo de la ideolog5a independentista.
) EL ESTATUTO REAL
Enero 1'"41 Mart5ne2 de la $osa sustitu4e en la presidencia del onse*o de Ministros a ea :er +
m8de2. @o consideró el resta,lecimiento de la onstitución de 1'1/1 sino que acometió un nue%o
cuerpo pol5tico presentado en $eal Gecreto1 para esta,lecer la )uer2a de la monarqu5a1 es el Esta+
tuto $eal1 sancionado en -,ril de 1'"4. on)igura una orona de poderes limitados1 el $e4 puede
con%ocar las ortes1 suspenderlas o disol%erlas. Introduce un sistema :I-ME$-<1 con un >esta+
mento de próceres hereditarios o de designación real? 4 otro >estamento de procuradores elegi +
dos?. <as le4es han de apro,arse por el $e4 4 am,as c7maras. onstitución _ te#to ela,orado por
una asam,lea so,erana. onstitución 0actada _ acuerdo entre la asam,lea 4 el monarca. arta
Otorgada _ concesión del monarca. El Estatuto $eal de 1'"4 liquida el r.gimen a,solutista1 conci +
lia el orden con la li,ertad e introduce mecanismos pol5ticos m7s a%an2ados1 pero no tiene el ran+
go de onstitución.
G) LA CONSTITUCIÓN DE 1($.
6ras el triun)o progresista1 la reina go,ernadora dicta el decreto de 1'"61 restaurando la onstitu+
ción de 1'1/. <as ortes1 presididas por -rgTelles1 proponen el ,icameralismo1 )ortalecen la oro+
na e institu4en la elección directa. 0romulgan una onstitución intermedia entre la de 1'1/ 4 el
Estatuto $eal. <a declaración de so,eran5a nacional pasa de articulado a pre7m,ulo1 se )ortalecen
los poderes del re41 4 se introduce el Benado como cuerpo colegislador con el ongreso1 los dipu+
tados pre%alecen so,re los senadores. Be sistemati2an los derechos indi%iduales1 destacando la
presencia del tri,unal popular. Esta onstitución de 1'"7 se in)ringió sistem7ticamente.
E) LA CONSTITUCIÓN DE 1(%*
Do,ierno de @ar%7e21 moderado1 plantea la modi)icación de la onstitución de 1'"7. Gisuel%e las
ortes en 1'44 4 la orona sanciona la nue%a onstitución en Ma4o de 1'4!. onser%a la estruc+
tura anterior1 con 1" cap5tulos. Gesaparece el reconocimiento de la so,eran5a nacional. El Benado
se modi)ica1 as5 como el sistema de elección de diputados. <a declaración de con)esionalidad reli +
giosa es m7s e#pl5cita. Be ampl5an los poderes de la orona (en el pre7m,ulo se equiparan orona
4 ortes)1 pudiendo el re4 designar li,remente a todos los senadores1 con lo que controla,a una
de las dos 7maras1 pudiendo adem7s disol%er la otra.
&) LA CONSTITUCIÓN DE 1('1
Ge 1'!4 a 1'!61 ,ienio progresista1 unas ortes onstitu4entes apro,aron la onstitución de
1'!6. Ese aFo OZGonnell resta,leció la de 1'4! %igente hasta la $e%olución de 1'6'. @ue%a nor+
mati%a para las elecciones a ortes onstitu4entes. Gerechos indi%iduales como derecho de reu+
nión 4 asociación1 li,ertad de tra,a*o para los e#tran*eros por primera %e21 li,ertad de pensamien+
to 4 de cultos. El $e4 es un %erdadero monarca constitucional1 que act8a a tra%.s de ministros.
0rimera onstitución democr7tica de nuestra historia. <a onstitución de 1'6( )ue suspendida 4
%iolada igual o m7s que las anteriores.
6(
D) LA CONSTITUCIÓN DE 1(.'
Impulsadas por 7no%as1 "( personas )ormulan las ,ases de la >legalidad com8n?1 intermedio en+
tre las onstituciones de 1'4! 4 1'6(. @ue%a onstitución apro,ada por las 7maras el / de Julio
de 1'761 hasta su supresión por 0rimo de $i%era en 1(/". <a *usti)icación del te#to se ,asa en la
e#istencia de una legitimidad suprema1 que seg8n 7no%as reca5a en la institución de la monar+
qu5a 4 en la representación del pue,lo en ortes. En la onstitución podr5a desarrollarse cualquier
clase pol5tica 4 entrar en *uego los di%ersos partidos. Bu)ragio uni%ersal1 derechos indi%iduales1 Es+
tado con)esional con respeto a cualquier culto1 aunque sólo se permiten ceremonias católicas. Be
asegura el predominio del monarca que nom,ra,a al Do,ierno 4 pod5a disol%er las ortes. <e4es
como la de imprenta1 reunión o asociación1 tardan tiempo en lle%arse a ca,o desde su reconoci +
miento teórico.
7;
LECCIÓN 1$
TEORÍA Y PR+CTICA DE GOBIERNO EN EL SISTEMA LIBERAL
I. EL REY
El Estado li,eral se articuló como monarqu5a parlamentaria (e#cepto en la primera $ep8,lica)1
cu4o re4 tu%o un peso 4 poderes pol5ticos %aria,les seg8n las .pocas. El re4 ostenta la m7#ima re+
presentación de la nación1 declara la guerra 4 rati)ica la pa21 dando cuenta documentada a las or +
tesE cuida de que en el reino se administre *usticiaE dirige las relaciones diplom7ticas 4 comerciales
con otros pa5sesE e#pide los decretos conducentes a la e*ecución de las le4esE dispone de la )uer2a
armada distri,u4.ndola seg8n con%engaE decreta la in%ersión de los )ondos aplica,les a los di%er +
sos ramos de la administraciónE acuFa moneda1 4 designa 4 separa li,remente a los ministros. <e
corresponde tam,i.n la sal%aguardia del orden p8,lico 4 el nom,ramiento de todos los )unciona+
rios ci%iles 4 militares. -ntes de contraer matrimonio de,e comunicarlo a las ortes para que den
su apro,ación. @ecesita de autori2ación especial para ena*enar1 ceder o permutar cualquier parte
del territorio nacional1 para admitir tropas e#tran*eras en el pa5s1 para rati)icar los tratados 4 para
a,dicar la orona. <a sucesión se rige por los principios del derecho castellano1 esta,lecidas en la
>0ragm7tica sanción de 17'(?1 )i*ando su orden por los derechos de primogenitura 4 representa+
ción1 pre)iri.ndose las l5neas anteriores a las posteriores1 el grado m7s pró#imo al m7s remoto1 los
%arones a las hem,ras 4 la ma4or a la menor edad. <a ma4or5a de edad del re4 para go,ernar osci +
la entre los 1' aFos e#igidos por la onstitución de 7di2 4 los 14 prescritos por la onstitución de
1'"7. <a regencia durante la minor5a de edad responde a distintos criterios. <a onstitución de
1'76 hi2o recaer la regencia en el padre o la madre del re41 4 en su de)ecto en el pariente m7s pr +
ó#imo (esto hi2o que la reina %iuda Mar5a ristina go,ernara antes del nacimiento 4 durante la mi +
nor5a de edad de -l)onso 9III).
II. LAS CORTES Y EL BICAMERALISMO
<as ortes )ueron de)inidas en la onstitución de 7di2 como la >reunión de todos los diputados
que representan la nación1 nom,rados por los ciudadanos?. Estos diputados1 elegidos a tra%.s de
*untas de parroquia1 de partido 4 de pro%incia1 )ormaron una asam,lea 8nica1 siguiendo as5 el
e*emplo de los Estados Denerales reunidos en &rancia en 17'(. 6al sistema romp5a por supuesto
con la tradición del -ntiguo $.gimen1 por cuanto del cuaderno de instrucciones del procurador li +
gado a unos concretos ciudadanos1 se ha,5a pasado al mandato gen.rico que %incula a los diputa+
dos a la nación. 0ero no era tampoco acorde con la doctrina de la di%isión de poderes )ormulada
por Montesquieu1 la cual preconi2a,a un cuerpo legislati%o compuesto de dos c7maras1 >cada una
de las cuales reprimir7 a la otra por su mutua )acultad de impedir?1 ni con el e*emplo ,rit7nico
que ha,5a inspirado al c.le,re teórico )ranc.s. En los aFos siguientes1 la e#periencia propia 4 la
acumulada m7s all7 de los 0irineos por los li,erales huidos1 aconse*aron superar el r.gimen unica+
meral1 sustitu4.ndolo por el ,icameral con las dos asam,leas del ongreso de los Giputados 4 el
Benado.
-) EL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS: El Estatuto $eal di)erencia el estamento de próceres del es+
tamento de procuradores del reino1 quedando este compuesto por los naturales del reino o hi*os
71
de padres espaFoles1 ma4ores de "; aFos1 que de,5an poseer una renta anual de doce mil reales 4
ha,er nacido1 residido o ser titulares de alg8n predio o capital de censo en la pro%incia por la que
)uesen designados. 6iene lugar as5 la separación de c7maras1 pero las precarias )acultades de am+
,as1 en concreto de la popular1 as5 como la nomenclatura aFe*a de procurador en lugar del diputa+
do aparecido en 7di21 restauran en ,uena medida el clima del -ntiguo $.gimen 4 a,ren un com+
p7s de espera a re)ormas ulteriores. El ongreso de los Giputados aparece como tal en la onsti +
tución de 1'"7 con la instauración de un sistema ,icameral1 la 7mara ,a*a reci,ió entonces ese
nom,re. &unciones: la asam,lea se con)igura,a como un órgano colegislador1 con atri,uciones )i +
nancieras lo que le dio prioridad so,re el Benado1 con capacidad para controlar al e*ecuti%o a tra +
%.s del e#amen del presupuesto1 de las interpelaciones 4 de la posi,ilidad de e#igir responsa,ili +
dad a los ministros. 0ara ser diputado se requirió la condición de ser espaFol1 ma4or de edad o de
%einticinco aFos (. de 1'"7 4 1'4!)1 quedando imposi,ilitados de ordinario los eclesi7sticos (e#+
cepto en la . de 1'6(). <as mu*eres no )ueron elegi,les durante el s. 9I9 hasta la onstitución re+
pu,licana de 1("1. <a duración del mandato parlamentario osciló en teor5a entre los tres aFos (.
de 1'"7 4 1'6() 4 los cinco (1'4! 4 1'76). En la pr7ctica las )recuentes disoluciones de las ortes
interrumpieron esos per5odos. <a onstitución de 7di2 proclamó la in%iola,ilidad parlamentaria
instaurando un >tri,unal de ortes? para *u2gar las causas criminales contra diputados. <a . de
1'"7 esta,leció que los diputados 4 senadores sólo pudieran ser procesados 4 arrestados con au+
tori2ación de la c7mara correspondiente. <a onstitución de 7di2 ha,5a )i*ado un se%ero r.gimen
de incapacitación1 declarando inelegi,les a ministros 4 altos cargos as5 como a los empleados p8+
,licos por la pro%incia donde e*ercieran su o)icio. 6al sistema )ue modi)icado por la legislación
electoral 4 por la . de 1'"7 al admitir que los ministros pudieran ser parlamentarios (con .l de,er
de concurrir a una reelección) del que )ueron e#imidos en la . de 1'4!.
:) EL SENADO: <as ortes de 7di2 ha,5an proclamado su propósito de a*ustarse a la tradición par+
lamentaria espaFola1 lo que les lle%ó a a,ordar el pro,lema de la representación por separado de
los estamentos pri%ilegiados. -lg8n diputado llegar5a a admitir la posi,ilidad de dos 7maras1 a )in
de sal%ar ese sistema de representación tradicional. Ello no logró prosperar por considerar la co+
misión el sistema estamental de >,ra2os? como una costum,re de incierto origen no su*eta a nin+
guna regla conocida1 aduciendo adem7s que supondr5a el a,andono de las diócesis respecti%as de
muchos prelados 4 la di)icultad de separar a no,les 4 eclesi7sticos del estamento popular. El Esta +
tuto real de 1'"4 esta,leció un estamento de próceres del reino )ormado por ar2o,ispos1 o,ispos1
grandes de EspaFa1 t5tulos no,iliarios1 ministros1 procuradores del reino1 conse*eros de Estado1 di +
plom7ticos1 generales o miem,ros de los tri,unales supremos1 propietarios territoriales 4 dueFos
de )7,ricas con ele%adas rentas que hu,iesen sido procuradores e indi%iduos destacados en la en+
seFan2a1 ciencias o letras con un ni%el de renta )i*ado en 6;.;;; reales. Esta c7mara aristocr7tica
carec5a de iniciati%a legislati%a 4 pose5a sólo el derecho de ele%ar peticiones al $e4. El Benado apa+
rece en la . de 1'"7 con car7cter de c7mara colegisladora. <os senadores en n8mero igual a las
"Q! partes de diputados1 eran nom,rados por el $e4 a propuesta de los electores de las pro%in+
cias1 contando al menos con uno1 estar5an representadas en )unción de su po,lación. 0ara ser
senador ha,5a que ser espaFol ma4or de cuarenta aFos 4 tener un cierto ni%el de sol%encia econó+
mica. <os hi*os del $e4 4 del heredero se con%ert5an en senadores a los %einticinco aFos. El esta+
,lecimiento del Benado se *usti)ico1 seg8n el estudio de :ertelsen1 para recoger con ma4or propie+
dad la opinión nacional 4 legislar con)orme a ellaE para amortiguar la )uer2a e hipot.ticos e#tre+
mismos del ongreso actuando como poder moderadorE para re%isar1 garanti2ando su e)iciencia1
la acti%idad legislati%a de la 7mara ,a*aE para seguir un e*emplo que en el e#tran*ero ha,5a dado
,uenos resultados. - partir de 1'"7 los sucesi%os te#tos introdu*eron continuas modi)icaciones en
el procedimiento 4 requisitos para acceder al Benado1 . 1'4!: nom,rados en n8mero ilimitado
por el $e4E 1'!7: se di)erenciaron dos tipos 1 los que lo eran por derecho propio (altos eclesi7sti +
cos1 magistrados1 grandes de EspaFa 4 capitanes generales con ele%adas rentas) 4 los designados
7/
por el $e4E . 1'6(: esta,lece un procedimiento de elección indirecta seg8n el cual cada distrito
escog5a por su)ragio uni%ersal cierto n8mero de compromisarios1 quienes asociados con la Giputa+
ción 0ro%incial constitu4en unas *untas electorales que eligen a 4 senadoresE . 1'76: tres tipos:
por derecho propio (seme*antes a 1'!7)1 senadores %italicios nom,rados por la corona 4 los elegi +
dos por las corporaciones del Estado 4 los ma4ores contri,u4entes. <a 7mara alta tu%o siempre
iniciati%a legislati%a 41 en este terreno resultó equiparada al ongreso. Bus )acultades *udiciales %a+
riaron seg8n las constituciones entre poder simplemente *u2gar a los ministros acusados por el
ongreso o estar )acultada adem7s para conocer causas criminales de especial signi)icación pol5ti +
ca 4 *u2gar en lo penal a sus propios medios1 en la pr7ctica tu%o tam,i.n )acultades )iscali2adoras
(sólo reconocidas e#pl5citamente en le . de 1'6().
) CONVOCATORIA, REUNIÓN Y ATRIBUCIONES DE LAS CORTES LIBERALES: <as ortes son con%o+
cadas por el re4 4 se re8nen cada aFo en Madrid. <as sesiones son p8,licas1 sal%o decisión en con+
trario1 4 la adopción de acuerdos tiene lugar por pluralidad de %otos. -l )i*ar este 8ltimo e#tremo1
las ortes de 7di2 esta,lecieron el requisito1 mantenido despu.s1 de un quórum m5nimo de la
mitad m7s uno de diputados 4 senadores. 6ras el discurso o mensa*e de la orona1 dirigido a am+
,as c7maras1 que de)ine las grandes directrices pol5ticas1 ongreso 4 senado inician su %ida parla+
mentaria independientemente ,a*o sus presidentes. Gesde la . 1'"7 el re4 puede disol%er alguna
de las c7maras o las ortes en su totalidad. P al terminar el periodo de sesiones suele proceder a
su clausura. <os poderes de las ortes %ar5an seg8n los te#tos constitucionales1 siendo m7#imos
en 7di2 4 m5nimos con el Estatuto $eal. Bus competencias se centraron en las altas cuestiones
concernientes a la so,eran5a 4 al trono. Inter%inieron as5 en los pro,lemas sucesorios1 de,iendo
autori2ar la a,dicación del monarca1 su matrimonio o cualquier ausencia del territorio nacional.
-nte ellas de,e prestar *uramento el re41 el pr5ncipe heredero 4 en su caso el regente1 el cual es
designado por las c7maras. Ge ordinario e*ercieron la potestad legislati%a *untamente con el mo+
narca1 aunque la . 1'6( remitió a las cortes en e#clusi%a dicha potestad. <os pro4ectos pod5an ser
presentados indistintamente ante cualquier 7mara. Ge e#istir desacuerdo entre am,as queda en
8ltima instancia la de)initi%a resolución del $e4.
G) LA DIPUTACIÓN DE CORTES EN EL S" XIX: - seme*an2a de la tradicional Giputación de las or+
tes del -ntiguo $.gimen1 la onstitución de 7di2 esta,leció una Giputación permanente que ha+
,r5a de durar de unas ortes ordinarias a otras. Luedó compuesta entonces por siete diputados
(tres de Europa1 es decir1 peninsularesE tres de ultramar1 4 un s.ptimo por sorteo entre los de am+
,as procedencias). &unciones su4as )ueron as5 el %elar por la o,ser%ancia de la onstitución 4 de
las le4esE con%ocar a ortes e#traordinarias si procediereE reci,ir a los nue%os diputados 4 actuar
como *unta preparatoria de las ortes siguientesE pasar a%iso a los diputados suplentes que hu,ie+
ren de concurrir en lugar de los propietariosE 4 en caso de )allecimiento o imposi,ilidad de unos u
otros1 dictar las oportunas órdenes para que en la pro%incia correspondiente se procediese a nue+
%a elección. - tenor de ello1 4 seg8n el an7lisis de :aró1 la naturale2a *ur5dica de la Giputación
constitucional quedó con)igurada por los rasgos siguientes: Be trata de una comisión de las ortes
que act8a en el per5odo de %acancia1 di)erenci7ndose de cualesquiera otras comisiones cu4a %ida
se desarrolla en el per5odo parlamentario. Es un órgano delegado1 con competencias que pro%ie+
nen de lo que le atri,u4e el órgano o asam,lea principal. onstitu4e un instrumento que sal%a+
guarda el principio de la di%isión de poderes1 al e%itar que el e*ecuti%o1 no e#istiendo las ortes1
asuma )unciones propias del legislati%o. on ello se garanti2a la o,ser%ancia de los principios de la
onstitución. @o es un 6ri,unal de Darant5as onstitucionales. <a Giputación permanente de or+
tes )ue suprimida en la onstitución de 1'"7 4 )ue resta,lecida por la de 1("1.
7"
III. LOS PARTIDOS POLÍTICOS
-) EL AFIAN!AMIENTO DEL SISTEMA LIBERAL
1) GoceaFistas 4 $adicales: <a crisis de 1';'1 di%idió a las minor5as pol5ticas 4 luego al resto de la
sociedad espaFola1 en dos ,loques de ideolog5a antagónica: + -,solutistas: Ge)ensores del -ntiguo
$.gimen1 del poder a,soluto1 del monarca 4 de la sociedad estamental. + <i,erales: &a%ora,les a la
Bo,eran5a @acional 4 a la di%isión de poderes. 6ras lo sucedido en 7di2 4 el regreso del monarca1
los -,solutistas presentaron el >Mani)iesto de los 0ersas?1 te#to que constitu4e la declaración
program7tica1 no de un partido pol5tico1 entonces ine#istente1 pero s5 al menos del grupo parla+
mentario por el que )ue suscrito. En los aFos del 6rienio se produce una honda escisión en el seno
de los li,erales1 distingui.ndose:+ GoceaFistas: Ge)ensores moderados de la onstitución de
7di2. + $adicales o e#altados: Lue propugnaron un programa re%olucionario. Esta ,ipartición1
m7s que en la )ormulación de programas pol5ticos rigurosos1 se hace nota,le en los discursos par+
lamentarios1 sociedades de distinto signo 4 art5culos period5sticos1 cu4o denominador com8n )ue
el recha2o al a,solutismo.
/) El 0artido Moderado: 6ras el Estatuto $eal 4 los sucesos de la Dran*a1 el li,eralismo espaFol
cristali2ó pol5ticamente en dos grandes sectores: Moderados 4 0rogresistas. + Moderados: -)ines
al li,eralismo doctrinario1 a)ectos a una do,le representación que enmarca,a la Bo,eran5a tanto
en la orona como en las ortes. + 0rogresistas: Ge)end5an un modelo radical1 donde las ortes
asum5an en e#clusi%a la Bo,eran5a @acional 4 se nega,a a la orona un papel moderador 4 deciso+
rio. Gesde la crisis de 1'4'1 se llamó 0artido Moderado al sector pol5tico que antes ha,5a apareci +
do como >Mon7rquico onstitucional? 4 >onser%ador?1 que lógicamente enla2a,a con los docea+
Fistas del 6rienio onstitucional. Be llegó a esta denominación por e%itar las connotaciones nega+
ti%as que ha,5a adquirido el partido >onser%ador?1 qui27s por la permanencia en el poder. El 0ar +
tido Moderado ten5a como )ondo com8n el respeto al orden 4 a la institución mon7rquica1 recon+
ciliación con la Iglesia 4 sentido de ar,itra*e entre el tradicionalismo 4 la re%olución. En .l ha4 una
corriente de centralismo r5gido (@ar%7e2)1 que recha2a el di7logo con los sectores ma#imilianistas
del carlismo 4 el progresismo1 4 dependiendo de su a)inidad a unas o a otras se producen dos )rac+
ciones. + &racción 3iluma: 0rocli%e al entendimiento con los arlistas. + <os 0uritanos: &racción con
tendencia al acercamiento con los 0rogresistas. El centralismo antes aludido 4 el )racaso dialogan+
te de sus )racciones1 %erte,ró en un mismo centrismo teóricamente li,eral1 pero plasmado de he+
cho en una dictadura. En 1'!61 con la constitución de la =nión <i,eral1 se eclipsó durante alg8n
tiempo al partido Moderado1 que de*ó de participar en las elecciones siguientes para reaparecer
en 1'711 e#traFamente aliado con $epu,licanos 4 arlistas. Mantu%o entonces la pretensión de
resta,lecer la onstitución de 1'4! e incluso reponer a Isa,el II en el trono1 logrando una acepta+
,le implantación. El posterior auge de la tendencia -l)onsina1 har7 recaer la herencia moderada
en el partido que 7no%as dirige con la $estauración.
") El partido progresista: <a tendencia m7s radical del li,eralismo de los aFos treinta1 constitu4ó el
0artido 0rogresista1 encarnado en la )igura de Espartero 1'4;. Aerederos directos de los princi +
pios de 7di2 4 del magma ideológico del 6rienio1 sus miem,ros no llegaron a de)inir un programa
pol5tico homog.neo 4 consistente1 lo que en ,uena parte e#plica la escisión por la i2quierda en
1'4( del sector que se con%ertir5a en un nue%o partido demócrata. El partido de)endió la igualdad
*ur5dica de los ciudadanos1 la e#tensión del derecho electoral1 el )ortalecimiento de los poderes lo+
cales 4 pro%inciales1 la li,ertad de imprenta 4 la li,ertad de comercio. $etra5do del *uego electoral
4 ha,iendo sumado sus )uer2as a las de otros grupos para derri,ar la monarqu5a1 el 0artido 0ro+
gresista quedó ac.)alo al ser asesinado 0rim en 1'7;. Be dio entonces un )raccionamiento en dos
tendencias: el partido radical de $ui2 Worrilla 4 el li,eral de Bagasta. El 0artido progresista como
74
tal1 desapareció.
4) El partido demócrata repu,licano: <a respuesta al discurso de la corona en la legislatura de
1'4' dio lugar a / te#tos1 el /` de los cuales se con%irtió en el mani)iesto de 6 de a,ril de 1'4(1 la
carta 0ragm7tica del nue%o 0artido demócrata. -ll5 se seFalan los o,*eti%os del partido 4 lo que
permite di)erenciarle del 6ronco progresista del que se desga*a. -rtola di)erencia tres e*es doctri +
nales: <a declaración de los derechos del hom,re1 donde se integra la li,ertad de conciencia1 los
derechos de reunión 4 enseFan2a p8,lica gratuita. <a trans)ormación del sistema en ,ase a la so+
,eran5a popular1 lo que conlle%a el su)ragio uni%ersal1 la representación en una 7mara1 el car7c+
ter electi%o del a4untamiento 4 las diputaciones 4 el *uicio por *urados. <a orona ordena la %ida
parlamentaria 4 sanciona las le4es. <os demócratas propugnan un Estado inter%encionista en
cuestiones sociales 4 en el r.gimen )iscal1 lo que les aparta de la neutralidad de los progresistas. El
0artido Gemócrata concurrió 4a por separado a las elecciones en 1'!11 cuando ha,5an aparecido
4a los primeros ,rotes del socialismo. En su seno ha,5a dos tendencias en la )orma de go,ierno1 la
democr7tica+mon7rquica 4 la repu,licana. Esta 8ltima di%idida esta a su %e2 entre los que opta,an
por la rep8,lica unitaria 4 los )ederalistas1 representados por 0i 4 Margall. En 1'6( el partido se
organi2a seg8n patrones )ederales. -l alcan2ar la %ictoria en 1'7" las querellas internas lle%an a la
disgregación del partido.
:) EL BIPARTIDISMO DE LA RESTAURACIÓN
1) El partido conser%ador: 7no%as1 en 1'7!1 se con%ierte en el l5der del partido conser%ador1 )or+
mado en un principio por antiguos moderados 4 unionistas 41 ,a*o la tutela del poder. Bin apenas
organi2ación1 sin a)iliados ni estructura1 gracias al apo4o gu,ernamental 4 a los leales en las pro+
%incias consigue triun)ar1 rotundamente1 en las elecciones. 7no%as sigue1 en todo momento1 la )i +
loso)5a de la $estauración m7s que un programa pol5tico de un partido 4 trata de asegurar que la
nue%a legalidad mon7rquica garantice el li,re *uego de instituciones 4 partidos pol5ticos. Esta nue+
%a legalidad es la que a,re el camino al ,ipartidismo1 pero ha,r7 que esperar ! aFos para que en+
tre el partido li,eral en 1''1. Entretanto los conser%adores go,iernan solos1 con la reser%a ideoló+
gica de todo lo que 7no%as dice en las ortes1 e#plica o pu,lica. El partido estar7 )ormado por la
,urgues5a1 aristocracia 4 altos )uncionarios a los que se sumaron las clases medias despu.s. Pa en
los 8ltimos lustros del siglo1 el partido empe2ó a pasar di)icultades de,ido al autoritarismo de 7+
no%as1 el retorno al su)ragio uni%ersal1 en 1'(; 4 a la disidencia de Bil%ela1 dos aFos despu.s. 6ras
la muerte de 7no%as1 a manos de un anarquista1 Bil%ela es promo%ido a la *e)atura de go,ierno
en 1'((. <os conser%adores ahora propugnan un programa regeneracionista ,asado en a) promo+
%er los intereses económicos1 ,) eliminar el caciquismo1 c) re)ormar la administración1 d) organi2ar
la de)ensa 4 relaciones internacionales.
/) El partido li,eral: Gurante el reinado de -madeo I de Ba,o4a1 un grupo de gente dirigida por el
Deneral Berrano 4 de hecho por Bagasta se unen )ormando el 0artido onstitucional1 estos eran
progresistas de derecha 4 unionistas de i2quierda1 de)end5an la onstitución de 1'6( 41 aceptaron
desempeFar un papel de oposición a la legalidad representada unos aFos despu.s por la onstitu+
ción de 1'76. 6iene entonces lugar la escisión de un sector liderado por -lonso Mart5ne2 que )or +
ma el 0artido entralista1 porque surge entre los constitucionalistas 4 los conser%adores. Be llama
as5 tanto por su ideolog5a como porque sus diputados esta,an sentados en el centro del hemiciclo
parlamentario. En 1'7' es a,sor,ido por el 0artido onstitucional. En Ma4o de 1'';1 el directorio
presidido por Bagasta logra la )usión de algunas personalidades 4 secciones parlamentarias de su
derecha1 este ser5a el n8cleo del 0artido <i,eral+&usionista1 que inspira a 7no%as la su)iciente
con)ian2a como para reconocerle su condición alternati%a en un sistema ,ipartidista consolidador
7!
de la $estauración. Ese partido alcan2a el poder en )e,rero de 1''1. En 1''! se institucionali2a
de)initi%amente el 0artido <i,eral1 que de)iende la re%isión de onstitución 4 la democrati2ación
del su)ragio uni%ersal. Bu acta de nacimiento es la <e4 de Darant5as de 4 de *unio so,re la ,ase de
la unión del 0artido &usionista 4 la I2quierda Gin7stica. Este partido de)iende que la so,eran5a re +
caiga en las ortes 4 el re4 para garanti2ar el su)ragio uni%ersal1 los derechos indi%iduales1 la res +
ponsa,ilidad de los )uncionarios o el *uicio por los *urados. on la muerte de -l)onso 9II en 1''!
se consagra el 0acto del 0ardo entre los / dirigentes que lle%ar7 al poder a Bagasta precisamente a
instancias de 7no%as. 6ras go,ernar durante un siglo el partido li,eral 4 di%ersas alternancias en+
tre los dos partidos1 en la 8ltima d.cada del siglo1 el partido se consolida ,a*o el personalismo en
la c8spide de su l5der1 4 la e#istencia1 en la ,ase1 de unos comit.s que entran en acción a la hora
de las elecciones.
") <a aparición de los partidos pol5ticos o,reros: El 0BOE: El primer partido espec5)icamente clasis+
ta de nuestra historia es el 0BOE1 )undado en Madrid el / de Ma4o de 1'7( por /! personas1 la
gran ma4or5a eran o,reros 41 aparecen dirigidos por 0a,lo Iglesias siendo hasta su muerte (1(/!)
l5der 4 presidente del partido1 *e)e de la =D6 4 director del periódico >El Bocialista? que nació en
1''6. Junto a di%ersas rei%indicaciones la,orales el programa1 apro,ado el /; de *unio1 de inspira+
ción mar#ista1 da,a ca,ida a tres pretensiones )undamentales: a) la a,olición de clases o emanci +
pación de los tra,a*adores1 ,) trans)ormación de la propiedad indi%idual en propiedad social o de
la sociedad entera1 c) posesión del poder pol5tico por la clase tra,a*adora. Bu primer congreso se
cele,ró en :arcelona en 1''' donde se rati)icó 4 amplió la cla%e ideológica 4 se plantean pro,le+
mas entre le sector catal7n 4 el madrileFo. 0or encima de esa ,ase organi2ati%a de las agrupacio+
nes locales se constitu4ó un omit. @acional elegido por los a)iliados de la ciudad de Madrid1
donde radica,a su sede. -pareció por primera %e2 en una elecciones en el aFo 1'(1 con /4 candi +
daturas1 sin em,argo en todo lo que queda,a de siglo no consiguió ni un solo escaFo1 eso s51 lle%ó
a ca,o una tena2 la,or de implantación 4 propaganda 4 o,tu%o puestos en los a4untamientos1 co+
locando los cimientos de )uturo que le lle%ar7n a nuestro siglo.
76
LECCIÓN 1%
CIENCIA Y POSITIVISMO JURÍDICO
I. INTRODUCCIÓN
<a pretensión iusnaturalista de deducir de la ra2ón un derecho uni%ersal que pudiera ser aplicado
a todos los pa5ses como instrumento para per)eccionar sus respecti%os ordenamientos1 %en5a a so+
lucionar los pro,lemas generados por la caótica situación pro%ocada por el derecho %igente en los
pa5ses europeos1 el constante acarreo de siglos ha,5a creado un maraFa de legislación con)usa1
dispersa 4 contradictoria 4 totalmente inmane*a,le.
-) CÓDIGO Y CODIFICACIÓN: ódigo: Gesde una perspecti%a e#terna código es cualquier tipo de
manuscrito en )orma de li,ro1 con ho*as cosidas en ,loque compacto1 que reempla2ó %enta*osa+
mente a rollos1 papiros 4 pergaminos. 0ero desde el punto de %ista *ur5dico 4 en ra2ón del conteni +
do1 ódigo es un li,ro de le4es. -ceptaciones de la pala,ra ódigo: Ga ca,ida a cualquier tipo de
te#to1 como de los religiosos (<a :i,lia). Be re)iere al concepto de ódigo como cuerpo legal. a,e
cali)icar de código a cualquier compilación de le4es procedentes de .pocas distintas o1 en sentido
m7s restringido1 circunscri,ir tal t.rmino al cuerpo legal e#tenso que se ela,ora de una %e2 me+
diante la redacción e# no%o del derecho1 4 que resulta ordenado con)orme a determinados crite+
rios (los &ueros de -ragón o ódigo de las Biete 0artidas). $e)erente a todo lo anterior el código
recoge el derecho antiguo1 pero en el s. 93III1 quie,ra esta concepción por in)lu*o del racionalismo
*ur5dico1 a,ri.ndose paso otra m7s estricta 4 t.cnica1 que llega a nuestros d5as. En la actualidad
código es la regulación sistem7tica de una determinada rama del derecho1 de acuerdo con los
principios que sus redactores estiman oportunos1 en un li,ro ordenado en cap5tulos 4 art5culos1
relacionados e interdependientes. odi)icación: Es la tarea de reali2ar cualquier tipo de código.
Esta tarea se acometió en el s. 9I91 a gran escala 4 de )orma m7s espec5)ica 4 cient5)ica en Europa.
:) LA MOTIVACIÓN IDEOLÓGICA: &uer2a motri2 de la codi)icación )ue el racionalismo *ur5dico 4 un
esp5ritu ordenador de la sociedad1 con ra5ces en la Ilustración $e)ormista1 para aplicar la %erte,ra+
ción del mundo *ur5dico del nue%o Estado tras la ca5da del -ntiguo $.gimen. <a di)erencia en la co+
di)icación radica en el inter.s de los antiguos códigos en recopilar o re)ormar el derecho1 mientras
que los que ahora se redactan responden a una cuidada plani)icación 4 tratan de construir un or+
den nue%o 4 *usto1 igual para todos 4 de alto rigor t.cnico. El racionalismo *ur5dico tiene como
punto de partida el optimismo de los a%ances logrados en las ciencias )5sico+naturales1 ,asado en
la creencia de un Gerecho natural o,*eti%o e inmuta,le1 utili2ando como m.dula la ra2ón. :astar7
aplicar la ra2ón para deducir un sistema de le4es positi%as que resulten tan seguras como las cien+
cias )5sicas...1 deslig7ndose de las ataduras (cuerpos legales anteriores) 4 organi2ar la %ida *ur5dica
utili2ando la le4 como instrumento. Ello conduce a la estrategia racionalista de ordenar el Gerecho
como un sistema completo 4 cerrado1 de per)iles geom.tricos 4 presunta %alide2 intemporal. El
gran precursor de este m.todo es <ei,nit21 quien lo di%ulga 4 lo hace e#pl5cito en un disc5pulo
su4o1 hristian Iol). Este persona*e est7 in)luenciado por dos corrientes: del Gerecho natural de
Drocio 4 del racionalismo matem7tico de Gescartes. Xl se con%ierte en el mentor de la *urispru+
dencia de conceptos1 mediante el encadenamiento lógico de una serie de preceptos cada %e2 m7s
4 m7s concretos. Este sistema dominar7 luego la ciencia pandect5stica del s. 9I9. <a codi)icación es
la ciencia *ur5dica que trata de enla2ar con el gran dogma de los derechos del hom,re 4 de la
igualdad c5%ica. Ge tal modo que1 los códigos iusnaturalistas aparecidos en &rancia 4 los estados
77
Derm7nicos aparecen como o,ra de gentes con )ormación )ilosó)ica1 pol5tica 4 *ur5dicaE pero al
mismo tiempo1 conta,an con la e#hortación de los poderes p8,licos al pue,lo a que cola,oren
mediante in)ormes 4 sugerencias. Ge esta suerte el código resulta ser >un patrimonio pol5tico co+
m8n de los ciudadanos?. El modelo uni)orme de te#to codi)icado entra en colisión con el derecho
consuetudinario1 adem7s de eliminar particularismos. Ge otro lado1 lo que la codi)icación origina
es un te#to homog.neo a,stracto 4 unitario1 4 ca,e preguntarse si es pre)eri,le a otras %5as qui27s
menos ela,oradas1 pero sin duda m7s el7sticas1 espont7neas 4 con)ormes con el distinto esp5ritu
de los pue,los. uestión que da lugar a una contro%ersia ente Ba%ign4 4 6hi,aut: 6hi,aut: 0ropug+
na un ódigo para toda -lemania. Ba%ign4: @iega a su .poca 4 a su pa5s >%ocación? para la codi)i +
cación1 a)irmando que constitu4e un o,st7culo para el desarrollo org7nico del derecho1 de)en+
diendo que el )uturo del mundo *ur5dico depende m7s del genuino esp5ritu popular1 del derecho
consuetudinario1 de la *urisprudencia 4 de la ciencia.
) INICIOS DEL PROCESO CODIFICADOR EN EUROPA: El )enómeno de la codi)icación aparece en la
Europa del s. 93III1 en :a%iera1 0rusia1 -ustria 4 territorios italianos1 aplicado a cuatro aspectos
)undamentales: i%il1 Mercantil1 0enal 4 0rocesal. Estos te#tos )ueron ela,orados en el seno del
-ntiguo $.gimen. 0ero en el s. 9I9 los te#tos )ranceses son )ruto de un nue%o esp5ritu. <a codi)ica +
ción )rancesa no tu%o nada que %er con el a,solutismo ilustrado 4 si con el triun)o de la so,eran5a
popular 4 con la )igura de @apoleón. Bu s5m,olo es el ódigo i%il de 1';41 redactado por una co+
misión designada por los ónsules 4 sometido a las o,ser%aciones 4 sugerencias de los ciudada+
nos1 4 que )ue apro,ado por la -sam,lea @acional. El alto rango cient5)ico de este cuerpo legal 4
un cuidado estilo literario1 e#plican la r7pida propagación del mo%imiento codi)icador en &rancia 4
en Europa. on%irti.ndose &rancia en el adalid de la nue%a codi)icación ,urguesa en el mundo. El
ode i%il1 )ue modelo principal1 4 a %eces literal1 de los ela,orados en otros pa5ses durante el s.
9I9. -l iniciarse el s. 991 los grandes ódigos germ7nicos 4 el sui2o o)recen una alternati%a ideoló+
gica 4 t.cnica al te#to )ranc.s1 disput7ndose la primac5a cient5)ica. En una situación intermedia
queda el ode i%ile italiano de 1'6!1 construido a imitación del modelo )ranc.s pero con in)luen+
cias alemanas. &ueron productos de id.ntico esp5ritu las onstituciones1 las Geclaraciones de Ge+
rechos 4 los ódigos1 los cuales trans)ormaron el sem,lante *ur5dico de Occidente en las 8ltimas
d.cadas del s. 93III 4 9I9. En cuanto )i*ación sistem7tica del derecho1 onstituciones 4 ódigos res+
ponden a un mismo impulso racionali2ador1 uni)ormista e igualitario. Ge esta manera se deduce
que la onstitución ser5a unos ódigos 0ol5ticos1 al igual que los restantes lo )ueron de materias ci +
%il1 mercantil1 penal o procesal. -un reconociendo el parentesco ideológico1 no parece que las
onstituciones 4 ódigos constitu4an o,ras *ur5dicas a)ines1 de,ido a que no o,ser%an una crono+
log5a acompasada 4 que los te#tos onstitucionales suelen anunciar el ad%enimiento de los ódi +
gos1 denotando el rango primordial de la onstitución.
II. LA CODIFICACIÓN DEL DEREC#O PENAL
-) INTRODUCCIÓN: FUNDAMENTOS IDEOLÓGICOS DE LA CODIFICACIÓN PENAL: <as grandes l5+
neas orientadoras de la codi)icación penal proceden de la reno%ación pro%ocada por la Ilustración
europea. - los principios que in)ormaron el derecho penal del -ntiguo $.gimen1 las mentes de
%anguardia opusieron otros arraigados en: El =tilitarismo: <a acción puniti%a de,e de correspon+
derse con la utilidad social. El Aumanitarismo: 0ropugna la corrección de e#cesos de cualquier
tipo1 como la tortura o la penosa situación de esta,lecimientos penitenciarios. <a 6eor5a de la pro+
porcionalidad. 6oda pena de,e ser proporcional a la culpa. <a conclusión de lo anterior es que al
derecho penal le a)ecta .l mismo1 al proceso 4 al r.gimen carcelario. El anticipo re)ormista )ue
m.rito de Montesquieu1 quien re)le#ionó so,re las normas ordenadoras de la sociedad pol5tica.
7'
-unque la m7s temprana sistemati2ación de principios del )uturo derecho penal corresponde al
milan.s :eccaria1 )igura de la que depende todo el mo%imiento ulterior en Europa en el s. 9I9 en
pro de la re)orma de la legislación 4 de la humani2ación de la *usticia. <as primeras consideracio+
nes penales de Montesquieu1 se encuentran en las >artas 0ersas?1 pero su desarrollo tu%o lugar
en >El Esp5ritu de las <e4es?. <a aportación principal de Montesquieu consiste en: $eclamar unas
le4es penales que garanticen la seguridad. =nos tri,unales independientes que1 en con)ormidad
con su cl7sica tesis de di%isión de poderes1 aseguren la li,ertad del ciudadano. =n sistema de pro+
porcionalidad de penas para lle%ar a la pr7ctica la equidad 4 la *usticia. El segundo persona*e1 :ec+
caria1 con)esar7 >ha,erse con%ertido a la )iloso)5a al leer las artas 0ersas?. 0or entonces empren+
de :eccaria la redacción de una pequeFa o,ra1 >Ge los delitos 4 de las penas?1 que tu%o un .#ito
inmediato1 siendo traducida a todas las lenguas de Occidente. Bu o,ra se ,asa,a en: <as le4es de+
,en )i*ar las penas 4 .stas no pueden quedar al ar,itrio 4 %oluntad del *ue2. <a autoridad reside
8nicamente en el legislador. Ge,e de ha,er proporción entre delitos 4 penas. <as penas de,en ser
las mismas para todos los ciudadanos. El )in de las penas no es atormentar1 sino impedir al reo
causar nue%os daFos 4 retraer a los dem7s de reali2ar actos iguales. =n hom,re no es un reo an+
tes de la sentencia de un *ue2. <a pena de muerte no es un derecho de la sociedad. -dem7s no es
8til ni necesaria. En 17741 )ue traducida al castellano1 suscitando el )er%or de algunos como -ce%e+
do1 a,ogado del onse*o de astilla 4 acad.micoE 4 el recha2o de otros1 como el canónigo de Be%i +
lla1 autor de la Ge)ensa de la tortura 4 le4es patrias1 que consiguieron que )uera prohi,ida por la
Inquisición. =n sector intermedio lo presenta,a Manuel <ardi27,al1 quien pu,licó en 17'/ un im+
portante >Giscurso so,re las penas1 contra5do a las le4es criminales de EspaFa para )acilitar su re+
)orma?1 que pese a de)ender la pena de muerte1 constitu5a una especie de e#ordio doctrinal a las
re)ormas reali2adas luego para la codi)icación.
:) LOS CÓDIGOS PENALES DE 1(, 1(%( - 1(.)
I) El ódigo 0enal de 1'//: <as ortes del 6rienio <i,eral )ueron m7s )ecundas que las de 1'1/1 de+
,ido )undamentalmente a: En 1'// se encuentran la onstitución redactada1 redacción que tu%ie+
ron que hacer en 1'1/ por ra2ón de la )eli2 organi2ación en comisiones1 que tra,a*aron con rigor 4
celeridad. Esta e)icacia )ue especialmente signi)icati%a en el campo 0enal1 haciendo posi,le la rea+
li2ación del primero de los ódigos espaFolesE el ódigo 0enal de 1'//. En 1'/; se constitu4e la
omisión que reca,a in)ormes de las uni%ersidades1 tri,unales1 colegios de a,ogados1 logrando
presentar un pro4ecto en las ortes en menos de 1 aFo. El ódigo consta de un 65tulo preliminar
so,re cuestiones generales 4 otro ,loque di%idido en dos partes so,re delitos contra la sociedad 4
delitos contra los particulares. <as )uentes inspiradoras )ueron te#tos nacionales 41 especialmente1
los tratadistas 4 códigos e#tran*eros. $eci,ió se%eras cr5ticas (:entham) 4 estimaciones pondera+
das de 0acheco >...es un código cient5)ico...me*ora,a inmensamente la situación penal de la na+
ción...di)uso1 4 sacri)ica la claridad...a pretensiones art5sticas 4 a un %anidoso aparato literarioR?.
3igencia: para algunos no llegó a entrar en %igorE para otros1 tu%o una %ida e)5mera 4 se aplicó de
)orma ,re%e1 imper)ecta 4 desigual (-ntón Oneca). El te#to )ue criticado por su )alta de sistem7ti +
ca1 )arragosa redacción 4 la e#cesi%a dure2a de sus penas.
II) El ódigo 0enal de 1'4': Gesde la derogación de 1'/" del ódigo del 6rienio <i,eral1 se intentó
salir en los aFos siguientes con di%ersos pro4ectos1 ninguno de los cuales llegó a ser apro,ado. Ge+
rri,ado Espartero1 el go,ierno moderado progresista de Joaqu5n Mar5a <ópe21 esta,leció en 1'4"
una omisión de odi)icación de los te#tos relati%os a derecho penal1 ci%il 4 de en*uiciamiento1 la
redacción de los pro4ectos de códigos )ue reali2ada por primera %e2 por t.cnicos del derecho 4 no
como hasta ese momento por pol5ticos o diputados. <a codi)icación 0enal quedó )undamental +
mente en manos de un a,ogado Manuel Bei*as <o2ano. 6ras de,ate en el ongreso 4 Benado1 el
7(
te#to )ue apro,ado en 1'4'1 entrando en %igor al aFo siguiente1 apareciendo di%idido en tres li +
,ros: disposiciones generales1 delitos 4 )altas. El ódigo de 1'4'1 est7 inspirado principalmente en
el ,rasileFo de 1'"; 4 en el ódigo &ranc.s de 1'1;1 mereciendo de los e#pertos *uicios decidida+
mente )a%ora,les. - consecuencia de las crisis re%olucionarias de 1'4'1 el go,ierno de @ar%7e2 re+
)undió 4 adicionó di%ersos art5culos al ódigo 0enal1 la nue%a edición de 1'!; aumentó la pena en
numerosos tipos penales so,re todo en delitos pol5ticos. El código penal comprende 4(4 art5culos
di%ididos en tres li,ros: <I:$O I: 0arte Deneral1 <I:$O II: Gelitos 4 0enas1 <I:$O III: &altas. 6.cnica +
mente )ue superior al ódigo 0enal de 1'//1 sin em,argo el te#to resultó ser mu4 riguroso en el
castigo de delitos religiosos 4 en general e#cesi%amente se%ero en sus penas 4 en la consideración
delicti%a del e*ercicio de algunos derechos (prohi,5a la li,ertad de imprenta1 reunión1 etc.). 6u%o el
m.rito de aca,ar con el ar,itrio *udicial al )i*ar pre%iamente a cada tipo penal una pena di%idida
en grados. 6u%o algunas de)iciencias t.cnicas1 como castigar cómplices como a los autores1 etc. El
te#to resultó ser mu4 riguroso en el castigo de delitos religiosos 4 en algunas otras cuestiones1 re+
sultando acentuado por %arios decretos dictados1 que entre otras cosas agra%ó las penas de los
delitos pol5ticos. -rmoni2ó los principios de retri,ución e intimidación 4 esta,leció un riguroso sis+
tema de garant5as penales.
III) El ódigo 0enal de 1'7;: El ódigo de 1'7; es en realidad una pro)unda re)orma de 1'4' cu+
4as l5neas )undamentales llegan hasta nuestros d5as1 moti%ada por los insatis)actorios resultados
de la corrección de 1(!; 4 por la necesidad de adecuar el te#to a los nue%os principios de la ons+
titución de 1'6(1 especialmente los principios pol5ticos 4 en materia de derechos 4 li,ertades pol5 +
ticas. En 1'7;1 el Ministro de Dracia 4 Justicia1 Montero $5os1 presentó un pro4ecto a las ortes1
pro4ecto que )ue apro,ado de manera pro%isional1 para con posterioridad ser pu,licado 4 corregi +
do mediante decretos1 para mantenerlo en %igencia que sal%o par.ntesis duró hasta la re)orma
penal de no%iem,re de 1("/. on el ódigo de 1'7; se propuso )undamentalmente tres cosas:
<le%ar a ca,o una re)orma consecuente con los principios pol5ticos de la onstitución. Mitigar el ri +
gor del te#to anterior. orregir los de)ectos t.cnicos del te#to anterior. Gestaca de entre las m7s
importantes modi)icaciones: Gesaparición del t5tulo >Gelitos contra la religión?1 en consonancia
con la reci.n instaurada li,ertad de cultos. El esta,lecimiento de nue%as )iguras penales para pre+
%enir atentados contra las ortes 4 el onse*o de Ministros. <a tutela por primera %e2 de los dere+
chos indi%iduales reconocidos en la onstitución del 6(. Inclusión de los delitos de imprenta1 que
antes eran regulados por le4es especiales. -tenuación de las penas. El ódigo )ue testigo de elo+
gios 4 cr5ticas. <a ma4or de las cr5ticas )ue la del catedr7tico <uis Bil%ela1 que lo cali)icó de incon+
gruencias pr7cticas 4 escaso >sentido com8n?. -unque los autores parecen estar de acuerdo en
que supuso un considera,le a%ance en pol5tica penal 4 calidad t.cnica1 son un7nimes en la %alora+
ción de la precisión de su lengua*e *ur5dico.
III. LA CODIFICACIÓN DEL DEREC#O MERCANTIL
-) INTRODUCCIÓN: El ódigo ci%il )ranc.s de 1';4 no ha,5a procedido a la uni)icación de la legis +
lación ci%il 4 mercantil. 0or ra2ones de )ondo Osu singular naturale2a+ 4 qui27s tam,i.n co4untura+
les1 el ordenamiento mercantil quedó al margenE dando lugar en aquel pa5s al ódigo de omercio
de 1';7. on ello quedó a,ierta en Europa la codi)icación separada del Gerecho mercantil. En Es+
paFa el ódigo de omercio (1'/( 4 1''!) apareció ante incluso que el propio ódigo i%il (1''().
El Gerecho mercantil ha,5a sido en sus or5genes el derecho especial de los mercaderes (ius merca+
torum)1 es decir1 un derecho gremial o de clase. on el tiempo se e#tendió ese ordenamiento a los
actos de comercio cualesquiera que )ueran los inter%inientes. <a )iloso)5a *ur5dico+pol5tica deri%ada
de la $e%olución )rancesa1 de temple esencialmente igualitario1 no pod5a acoger un derecho pri%i +
';
legiado o clasista1 4 en consecuencia se adhirió a esa segunda interpretación del llamado acto o,+
*eti%o de comercio1 desligando al derecho mercantil del e*ercicio pro)esional de las acti%idades co+
merciales. Ello dio lugar a un con)uso )enómeno >%olatili2ación de la esencia del Gerecho Mercan+
til? (Darrigues). =n mercantilista alem7n1 Aec]1 seFaló en 1(;/ que el o,*eto del Gerecho mercan+
til consist5a en los actos *ur5dicos reali2ados >en masa? 4 con esp5ritu pro)esional de ganancia du+
radera. -hora ,ien1 al reali2arse de ordinario tales actos dentro de un marco organi2ati%o1 dentro
de una empresa1 el derecho mercantil resulta ser el derecho de la empresa 4 de su tr7)ico1 o m7s
e#tensamente1 como dicen los ingleses1 el >derecho de los negocios? (,usiness laa). <os ódigos
de comercio )ueron hechos cuando históricamente no se ha,5a e)ectuado el desarrollo de la mo+
derna empresa1 empu*ada en )echas tard5as por los aires del capitalismo industrial 4 )inanciero.
-conteció en consecuencia que si los ódigos del omercio )ueron necesarios en Europa porque
el ódigo i%il )ranc.s se ha,5a centrado en el concepto de >propiedad?1 desatendiendo el de
>empresa?1 cuando en EspaFa se promulga el ódigo de 1''! O4 con ma4or ra2ón cuando surge el
primero1 de 1'/(+1 sus redactores no alcan2an a sistemati2ar el derecho mercantil de la gran em+
presa industrial. Ge ah5 que1 como ha seFalado Men.nde21 tenga que a,rirse camino al margen de
esos te#tos un derecho mercantil descodi)icado: >...Gerecho Mercantil descodi)icado... se ha ido
recogiendo en una legislación que acusa ciertas incoherencias e insu)icientes t.cnicas...? (ódigo
omercio 4 re)orma de la <egislación Mercantil).
:) EL CÓDIGO DE COMERCIO DE 1(1 Y DE 1((*
1) El ódigo de omercio de 1'/(: <a reali2ación de un 8nico ódigo de comercio para >EspaFa e
Indias? ha,5a sido 4a ordenada por el Estatuto de :a4ona (art. 11") 4 lo )ue luego1 por la onstitu+
ción de 7di2. 0edro Bain2 de -ndino1 se o)rece a &ernando 3II en 1'/7 para reali2ar esa tarea.
-ceptada la propuesta1 )ue constituida una comisión1 con .l como secretario. oncluido su tra,a+
*o1 la comisión remite al monarca el te#to resultante (del que Bain2 de -ndino era autor en la par+
te que le ha,5a correspondido)1 pero el *urista andalu2 en%5a al tiempo otro antepro4ecto redacta+
do por .l solo. Entre am,os1 &ernando 3II elige este 8ltimo 4 promulgó el "; de ma4o de 1'/( el
primer ódigo de omercio. onsta,a de cinco li,ros so,re cuestiones generales1 contratos1 co+
mercio mar5timo1 quie,ras 4 administración de *usticia. Aeredero ideológico de su homónimo
)ranc.s 4 de la doctrina nacional1 el ódigo de 1'/(1 t.cnicamente lauda,le1 arrinconó de)initi%a+
mente la concepción del derecho mercantil como sistema propio de un sector pro)esional comer +
ciante1 para plasmar ese nue%o ordenamiento *ur5dico de los actos de comercio. En la *urisdicción
mantu%o el r.gimen de consulados como tri,unales en primera instancia1 clasi)ic7ndolos en dos
clases seg8n el %olumen económico de sus operaciones1 4 atri,u4ó la segunda 4 tercera instancia
a los tri,unales ordinarios. El /4 de *ulio de 1'"; )ue pu,licada la ><e4 de En*uiciamiento so,re los
negocios 4 causas del omercio?1 reguladora del *uicio mercantil ordinario 4 de los especiales1
cu4a principal preocupación )ue aligerar el em,rollo 4 pesade2 de prue,as 4 tr7mites. El con*unto
de la *urisdicción especial mercantil desapareció con el Gecreto de uni)icación de )ueros1 de 6 de
diciem,re de 1'6'1 siendo desde entonces sustituida por la *urisdicción ordinaria.
/) El ódigo de omercio de 1''!: El ritmo de %ida mercantil1 el cam,io pol5tico consiguiente 4 la
ad%ertencia de algunos de)ectos e#plican que1 a los cinco aFos de ser promulgado ese primer ó+
digo1 en *unio de 1'"41 nos encontremos con la e#istencia de una comisión para redactar otro
nue%o. Be a,re as5 una etapa re%isionista1 con otros pro4ectos1 que %a a durar medio siglo. -l
tiempo se promulgaron le4es especiales so,re importantes materias (,olsa1 le4 de sociedades
anónimas...)1 que marginaron la o,ra de Bain2 de -ndino. <a $e%olución de 1'6' )ue el pre7m,ulo
pol5tico al ódigo de 1''!. <a )iloso)5a *ur5dica de la Dloriosa quedó plasmada en un decreto de /;
de no%iem,re de 1'6( donde1 tras apelar1 entre otras cosas1 a los principios del li,eralismo eco+
'1
nómico1 se anuncia,a un nue%o ódigo a )in de >interpretar )ielmente los nue%os usos 4 las nue+
%as costum,res del comercio?1 acomod7ndolos >a la %ida moderna 4 magn5)ico esp5ritu industrial
4 de asociación?. &ue nom,rada una comisión1 cu4a tarea ha,r5a de consistir en ela,orar un te#to
in)ormado por los principios de li,ertad de comercio 4 carencia de requisitos especiales para e*er+
cerlo1 m5nimas e#igencias en cuanto a )ormalidades de contratación o m.todos de tra,a*o mer +
cantil1 apartamiento de monopolios 4 pri%ilegios1 4 recha2o a colegios o agremiaciones )or2osas. -
ello se aFad5an di%ersas recomendaciones t.cnicas so,re tipos de sociedades1 seguros 4 quie,ras.
Bo,re tales pautas se presentó un antepro4ecto en 1'7!. El antepro4ecto se pu,licó cinco aFos
despu.s 4 )ue re%isado por otra comisión. Be entregó a las ortes1 promulg7ndose el ódigo en
agosto de 1''! 4 entró en %igor en enero del aFo siguiente. El ódigo de 1''! repite la estructura
4 l5neas )undamentales del de 1'/(. <a 8nica gran di)erencia )ormal es la desaparición del li,ro 31
re)erente a la *urisdicción mercantil que 4a ha,5a sido suprimida1 por lo que el nue%o código cons +
ta sólo de cuatro li,ros. 0retende dotar de autonom5a al derecho mercantil como derecho espe+
cial de o,ligaciones )rente al derecho ci%il. -l no tratar de constituir un sector *ur5dico indepen+
diente1 sino de a)irmar la peculiaridad sosteniendo su pro4ección general so,re el acto de comer+
cio1 da pie a la comerciali2ación del derecho ci%il. El ódigo de 1''! no ha suscitado grandes entu+
siasmos1 qui27s porque su esp5ritu conser%ador le impidió apuntarse el .#ito de cualquier auda2
re)orma1 de,iendo cargar en cam,io con el lastre de las ine%ita,les insu)iciencias t.cnicas. <os
mercantilistas 4 Dacto han seFalado de)ectos de sistem7tica 4 contenidos. Bu pecado de )ondo )ue
el anacronismo: repetir m7s o menos a tres lustros del s. 991 lo que ha,5a hecho Bain2 de -ndino
en los 4a le*anos 4 des)asados tiempos de &ernando 3II.
I3. LA CODIFICACIÓN DEL DEREC#O PROCESAL
El derecho procesal es el con*unto de normas reguladoras del proceso1 es decir1 del litigio *ur5dico
que las partes sustancian ante los tri,unales. uando alguien pone en marcha la acción procesal
e*erce un derecho p8,lico o >derecho c5%ico? 4 e#cita la acti%idad *urisdiccional del Estado. 6ras
ese primer impulso se produce el *uego de alegaciones 4 de)ensas ante el tri,unal de *usticia1 cu4a
sentencia e#presa la %oluntad del Estado en el uso de su )unción *urisdiccional. Aa,lamos de pro+
ceso ci%il 4 penal 4 trataremos de la codi)icación de las normas relati%as a uno 4 otro. @o es clara1
sin em,argo1 la di)erencia esencial entre am,os tipos de proceso1 4 por ello los especialistas man+
tienen al respecto una pertina2 discrepancia. <os partidarios del dualismo ponen de relie%e la he+
terog.nea naturale2a de los su*etos1 o,*eto 4 acti%idad t.cnica1 en el proceso ci%il 4 en el penal1
concurriendo en el proceso ci%il las partes en plano de igualdad1 mientras que en el penal aparece
el Estado como parte principal acusadora. Luienes de)ienden la tesis unitaria destacan que el de+
recho procesal es )undamentalmente uno1 en el que tiene un papel pre%alente el Estado Ocon que
se quiere di)erenciar al proceso penalaparece tam,i.n en algunos procesos ci%iles (%.gr. el de in+
capacitación). <a ela,oración de am,as normati%as procesales se reali2ó por separado1 dando lu+
gar a unos códigos de derecho procesal ci%il (<e4 de en*uiciamiento ci%il) 4 de derecho procesal
penal (<e4 de en*uiciamiento riminal).
-) LA CODIFICACION PROCESAL CIVIL
1) <e4 de En*uiciamiento i%il de 1'!!: Aasta mediados de siglo1 todo cuanto se ha,5a hecho en la
codi)icación procesal ci%il1 se reduc5a a la <e4 de En*uiciamiento del omercio de 1'";1 a un $egla+
mento para la -dministración de Justicia de 1'"!1 4 a una <e4 de 1; de enero de 1'"' que preten+
dió remediar las lagunas del $eglamento desarrollando las normas correspondientes al *uicio de
'/
menor cuant5a. En 1'!" )ue nom,rado ministro de Dracia 4 Justicia1 Jos. de astro 4 Oro2co1 mar+
qu.s de Derona1 que pu,licó una Instrucción del procedimiento ci%il con respecto a la real *uris +
dicción ordinaria1 mediante la cual pretend5a re)ormar la pr7ctica procesal. <a oposición de los po+
l5ticos 4 la cr5tica anclada en lo tradicional de algunas corporaciones (so,re todo del olegio de
-,ogados de Madrid) )rustraron el .#ito de la Instrucción1 que hu,o de ser derogada en ma4o del
aFo siguiente. 0or entonces se constitu4e una comisión para que acometa la ela,oración de una
le4 8nica de En*uiciamiento ci%il. 6ras pocos meses conclu4e su tra,a*o1 apro,7ndose como <e4 de
:ases en ma4o de 1'!!. &ruto de su re%isión por una nue%a *unta1 )ue la <e4 de En*uiciamiento i +
%il1 promulgada el ! de octu,re del mismo aFo1 con casi millar 4 medio de art5culos distri,uidos en
una primera parte1 mu4 e#tensa1 relati%a a la *urisdicción contenciosa1 4 otra segunda1 mucho m7s
,re%e1 de la *urisdicción %oluntaria.
/) <e4 de En*uiciamiento i%il de 1''1: on algunos ligeros retoques1 la le4 de 1'!! estu%o %igente
un cuarto de siglo. En 1'77 se intenta proceder a su re)orma creando una comisión al e)ecto.
&rustrado ese intento1 al aFo siguiente el ministro de Dracia 4 Justicia encarga a la sección primera
de la omisión de odi)icación1 las modi)icaciones a introducir en el te#to antiguo. Be redacta as5
una <e4 de :ases cu4o o,*eto es respetar la estructura general de la le4 de 1'!!1 introduciendo en
ella las disposiciones dictadas ulteriormente 4 un procedimiento m7s a,re%iado 4 simple. Bo,re
tales presupuestos aparece la <e4 de En*uiciamiento i%il de 1''11 apro,ada por real decreto de "
de )e,rero. <a <e4 de 1''11 con sus /.1'1 art5culos repartidos en tres li,ros (el segundo 4 el terce+
ro destinados a la *urisdicción contenciosa 4 a la %oluntaria1 4 el primero a disposiciones comunes
a am,as)1 )ue no sólo el m7s e#tenso de los cuerpos legales de EspaFa1 sino incluso la m7s amplia
le4 de procedimiento ci%il de Europa. Esto 8ltimo se e#plica por incluir esa *urisdicción %oluntaria
que no )igura,a en la de otros pa5ses.
:) LA CODIFICACIÓN PROCESAL PENAL
1) <e4 de En*uiciamiento riminal de 1'7/: <a <O0J de 1'7; dispuso >re)ormar los procedimientos
criminales? dictando al e)ecto una serie de reglas. onsecuencia de ello )ue la <e4 de En*uicia+
miento riminal de // de diciem,re de 1'7/1 que entró en %igor al aFo siguiente1 consta de un t5 +
tulo preliminar so,re disposiciones generales1 tres relati%os al sumario1 *uicio oral 4 procedimien+
to so,re )altas1 4 un t5tulo )inal so,re el procedimiento de e#tradición. <a <e4 de 1'7/ introdu*o el
*uicio oral 4 dio entrada a la institución del *urado. Bu aplicación resultó di)5cil1 tanto por esas no+
%edades como so,re todo por la inadecuada estructura *udicial entonces e#istente. En 1'7( se
trató de remediar el desa*uste encargando a la omisión de odi)icación que lle%ara a ca,o una
ompilación Deneral del procedimiento criminal1 o,ra promulgada ese mismo aFo 4 que por su
insatis)actorio resultado pro%ocar7 la redacción del siguiente código procesal.
/) <e4 de En*uiciamiento riminal de 1''/: El // de *unio de 1''/ )ue promulgada una <e4 de :a+
ses para re)ormar el procedimiento criminal con arreglo a los principios de ,re%edad1 pu,licidad1
prisión reser%ada a los delitos gra%es1 instancia 8nica1 creación de procesos especiales 4 aquellas
otras modi)icaciones aconse*adas por >la ciencia 4 la e#periencia?. <os redactores lle%aron a ca,o
su tarea 4 el 14 de septiem,re del mismo aFo se pu,licó la nue%a <e4 de En*uiciamiento riminal1
con casi un millar de art5culos repartidos en siete li,ros. <a <e4 de 1''/1 como asegura su e#posi +
ción de moti%os1 )ue en realidad un código procesal nue%o1 de esp5ritu progresista 4 ,uena )actura
t.cnica. Entre sus logros1 el aseguramiento del *uicio oral1 procesos especiales 4 sumarios para de+
litos >in )raganti?1 in*uria1 calumnia 4 delitos de imprenta. Merece reconocimiento su sistema de
garant5as1 especialmente en algunos temas como la regulación de )ian2as. <os procesalistas han
%isto som,ras como la separación de tri,unales 4 *ueces1 )ue insatis)actoriamente resuelta1 o la
'"
propia de *ueces de instrucción 4 *ueces ci%iles1 que la le4 no desarrolla.
3. LA CODIFICACIÓN DEL DEREC#O CIVIL
-) ALGUNOS PROYECTOS PREVIOS /1(1&1(())
1) Introducción: El ódigo i%il no sólo no a,rió en EspaFa el proceso codi)icador1 sino que consti +
tu4ó su 8ltimo cap5tulo. El mandato de la onstitución de 7di2 de que los espaFoles tu%ieran un
8nico ódigo i%il1 tardó en ser cumplido setenta 4 siete aFos. El primer pro4ecto surge al iniciarse
el 6rienio <i,eral1 cuando las ortes organi2an una comisión de siete diputados encargada de rea+
li2ar el ódigo. $eali2aron una o,ra mu4 amplia 4 comprensi%a de sectores que la propia onstitu+
ción no ten5a asignada codi)icación autónoma. on casi quinientos art5culos1 reunieron *unto a
preceptos ci%iles1 otros procesales 4 administrati%os. El 0ro4ecto de 1'/ i,a precedido de un dis+
curso rei%indicador de la tradición *ur5dica nacional.
/) El pro4ecto de ódigo i%il de 1'!1: on la creación de la omisión Deneral de odi)icación se
inicia una segunda etapa1 cali)icada J. :aró de o)iciali2ación de la codi)icación 4 coincidente con el
moderantismo pol5tico. -l crearse la omisión de odi)icación de 1'4" 4 ser luego reorgani2ada1 la
sección ci%il correspondiente reemprendió la tarea. Be presentó en ma4o de 1'!1 de un 0ro4ecto
suscrito por cuatro *uristas1 Darc5a Do4ena1 como inspirador1 :ra%o Murillo1 <u2uriaga 4 B7nche2
0uig. &ue de corte centrali2ador 4 anti)oral. El esp5ritu uni)ormista empapa el con*unto del articu+
lado Ge )orma ta#ati%a1 el 8ltimo de los art5culos deroga el con*unto del derecho )oral 4 consuetu+
dinario. Beme*ante radicalismo1 desconocedor de la %italidad 4 empu*e de la legislación )oral1 4 sus
posiciones tam,i.n ta*antes en otras cuestiones que ro2aron los principios e intereses de la Iglesia
(a la que un art5culo1 el 6;'1 nega,a o limita,a su capacidad de adquirir ,ienes)1 impidieron que el
0ro4ecto llegara a ,uen t.rmino. El te#to1 de induda,le calidad t.cnica1 )ue incapa2 de aniquilar el
)oralismo. &ue apro%echado "; aFos m7s tarde.
:) LAS LEYES ESPECIALES: Medida la d.cada de los cincuenta1 4 a tenor de lo sucedido1 parec5an
,astante claras dos cosas. <a primera1 que no era nada )7cil instaurar un ódigo i%il de %igencia
general. <a segunda1 que era necesario regular de modo uni)orme ciertas materias 4 que ello era
adem7s posi,le si se e%ita,a colisionar con los mismos o,st7culos que hasta entonces ha,5an he+
cho in%ia,le el ódigo. Be procedió en consecuencia a ela,orar una serie de le4es1 especiales en
cuanto a la materia1 pero de aplicación general en todo el pa5s. <e4 Aipotecaria: <a omisión De+
neral de odi)icación redactó un 0ro4ecto de <e4 de :ases que1 presentado por %e2 primera en
1'!71 su)rió di%ersas alternati%as 4 quedó )inalmente en desamparo. En el ,ienio 1'6;+1'61 las
ortes discutieron un nue%o te#to que Isa,el II sancionó 4 )ue pu,licado el ' de )e,rero de ese 8l +
timo aFo. <a <e4 Aipotecaria de 1'61 se completó a los cinco meses con un proli*o reglamento 4
)ue re)ormada en 1'6(. Ge ordinario se ha admitido que el r.gimen hipotecario que arranca de
esa le4 )ue construido so,re los dos grandes principios de pu,licidad 4 especialidad1 caracter5sti +
cos del sistema germ7nico. <e4 de @otariado: En )e,rero de 1'!( el ministro &ern7nde2 @egrete
presentó un pro4ecto de le4 >re)ormando las disposiciones so,re el notariado?. =na comisión
mi#ta procedió a la redacción de)initi%a del te#to1 pu,licado el /' de ma4o de 1'6/. <a <e4 de
1'6/1 de)inidora del notario como >)uncionario p8,lico autori2ado para dar )e1 con)orme a las le+
4es1 de los contratos 4 dem7s actos e#tra*udiciales?. BeFaló la separación de la )e p8,lica *udicial 4
e#tra*udicial1 esta,leció la unidad notarial1 desapareciendo las di%ersas clases de escri,anos 4 no+
tarios. Be )i*a el acceso mediante oposición ante las -udiencias1 siendo la gran no%edad de la le4 4
'4
su art5culo correspondiente1 *u2gado como el >m7s trascendental? de todos. <e4es de -guas: En
a,ril de 1'!( )ue creada una comisión ministerial para redactar el pro4ecto de <e4 de -guas 4 lo+
grar as5 la uni)icación del caótico panorama entonces e#istente: &ue designado como ponente $o+
dr5gue2 de epeda 4 el pro4ecto que redactó se con%irtió en la primera <e4 de -guas1 de " de
agosto de 1'661 intentando regular toda la materia. Junto a numerosos aciertos t.cnicos1 rigor de
estructura 4 adopción de criterios progresistas1 la le4 integró la e#periencia del pasado. <a le4 in+
tentó regular toda materia1 incluso la de aguas mar5timas1 aunque queda,an )uera de su conside+
ración el r.gimen de puertos. <a re%olución de 1'6' tra*o nue%as disposiciones so,re aguas1 dis+
crepantes a %eces con la normati%a anterior. 0ara normali2ar la situación1 se redacto un nue%o
te#to1 la le4 de -guas de 1'7(1 que ha estado %igente hasta 1('!. <a le4 de 1'7( es ,7sicamente
la de 1'661 e#cepto en la supresión del t5tulo relati%o al uso de las aguas del mar 4 de las pa4as.
<e4 de Matrimonio i%il: - )ines de 1'6( )ue presentado en las ortes un pro4ecto de le4 de ma+
trimonio ci%il. El 1' de *unio de 1'7; )ue pu,licada la le41 que1 tras una curiosa proclamación de la
indisolu,ilidad del matrimonio (art.1)1 esta,lec5a la o,ligatoriedad del matrimonio ci%il1 al negar a
cualquier otro esos e)ectos ci%iles 4 someter a la *urisdicción ordinaria el conocimiento de los con+
)lictos. $echa2ados sus principios por la *erarqu5a eclesi7stica cuando toda%5a esta,a en )ase de
ela,oración1 la <e4 de 1'7; atra%esó m8ltiples di)icultades en el lustro escaso en que estu%o %i +
gente. &ue derogada1 en la .poca de 7no%as1 por decreto de ( de )e,rero de 1'7!. &ue el primer
intento de esta,lecer en EspaFa el matrimonio ci%il o,ligatorio. <e4 de $egistro i%il: El 17 de *u+
nio de 1'7; )ue promulgada la le4 instauradora de un registro donde se hicieran constar los actos
concernientes al estado ci%il de las personas. - la le4 siguió en diciem,re un reglamento1 com8n a
ella 4 a la <e4 de Matrimonio i%il. Mediante esta normati%a1 los nacimientos1 matrimonios 4 de+
)unciones1 antes inscritos en los registros parroquiales1 pasaron a ser o,*eto de la %eri)icación 4
control del Estado. Be encomendó ese registro ci%il a los *u2gados por la descon)ian2a hacia la -d+
ministración <ocal. 0resentó e#cesi%a rigide2 al e#igirse ante cualquier modi)icación la e*ecutoria
del tri,unal competente. Estu%o en %igor hasta 1(!(1 )echa en que empe2ó a regir la le4 de $egis+
tro i%il de ' de *unio de 1(!7.
) EL CÓDIGO CIVIL DE 1((1: <a etapa )inal de la codi)icación ci%il arranca de la nue%a constitución
de la omisión Deneral de odi)icación1 a ra52 del decreto de 1; de ma4o de 1'7!. <a empresa co+
di)icadora adopta aires m7s realistas de un te#to radical 4 e#clu4ente1 parece ,uscar la solución
armónica 4 )le#i,le que respete el peculiarismo )oral1 quedando a,ierta por la . 1'6( 4 luego por
la . 1'76. 0or Gecreto de / de )e,rero de 1''; se integra,a en la omisión de odi)icación a im+
portantes *uristas de ataluFa1 -ragón1 :aleares1 @a%arra1 Dalicia 4 3ascongadas1 que de,5an re+
dactar una memoria so,re aquellas instituciones ci%iles de sus regiones que con%iniera conser%ar.
En octu,re de 1''11 -lonso Martine21 presentó a las ortes un pro4ecto de <e4 de :ases del ódi +
go i%il1 en el se autori2a,a al Do,ierno para pu,licar el 0ro4ecto de 1'!1 con las %ariaciones
oportunas1 disponi.ndose que una le4 especial mantu%iera las instituciones so,re propiedad 4 )a+
milia de singular arraigo en los territorios )orales. @o se llegó a concluir. 0osteriormente1 se %ol%ió
so,re el mismo procedimiento a un segundo pro4ecto de talante m7s concesi%o1 apro,7ndose por
las ortes la <e4 de :ases de 11 de ma4o de 1'''1 cu4os preceptos atend5an tanto a la )orma de
reali2ación del ódigo como a resol%er el pro,lema complementario de la heterogeneidad )oral.
En lo 1` dispuso que la redacción tu%iera como )undamento el pro4ecto de 1'!1(>en cuanto se
halla contenido en .ste sentido 4 capital pensamiento de las instituciones ci%iles del Gerecho his+
tórico patrio?)E en lo /`1 que el código )uera completado con -p.ndices que recogieran >las insti +
tuciones )orales que con%iene conser%ar?1 respecto a las cuales1 en su respecti%o 7m,ito de %igen+
cia1 el propio código1 ser5a derecho supletorio. El 8nico -p.ndice que se materiali2ó )ue el -rago+
n.s de 1(/!. El ódigo se pu,licó de )orma paulatinamente la Daceta de Madrid entre octu,re 4
diciem,re de 1'''. 0or $eal Gecreto de /4 de *ulio de 1''(1 se promulgó una segunda edición1
'!
corregida1 que constitu4e el te#to de)initi%o. ontenido 4 %aloración: El ódigo i%il consta de un
t5tulo preliminar 4 cuatro li,ros (por ha,er desdo,lado en dos el tercero del 0ro4ecto de 1'!1)1
con un total de 1(76 art5culos (el 8ltimo de los cuales contiene la cl7usula general derogatoria)1
seguidos de una serie de disposiciones transitorias 4 otras adicionales1 destinadas .stas a ar,itrar
el procedimiento de re%isión del cuerpo legal. Gos terceras partes del articulado proceden directa+
mente del 0ro4ecto de 1'!11 4 en ellas 4 en el resto la ,ase )undamental de inspiración es el ódi +
go )ranc.s1 ,ien a tra%.s de su mane*o directo o por la utili2ación de otros códigos europeos in)lui +
dos por .l. El ódigo i%il de 1''( )ue acogido con )rialdad 4 desencanto1 cuando no con hostili +
dad mani)iesta 4 m7s que se%eros *uicios1 incluida la propia %aloración negati%a de la comisión del
senado >...el ódigo i%il no coincide %erdaderamente...con los progresos del tiempoR?.
'6
LECCIÓN 1*
IDEOLOGÍA LIBERAL Y CENTRALISMO
I. LA ORGANI!ACIÓN MINISTERIAL DURANTE EL S" XIX
-) EVOLUCIÓN Y REFORMAS
1) El Estatuto de :a4ona 4 la administración de Jos. :onaparte: -l iniciarse el s. 9I9 el sistema mi+
nisterial esta,a compuesto por los cinco departamentos de Estado1 Duerra1 Marina1 Justicia 4 Aa+
cienda. Esa estructura no )ue respetada por el Estatuto de :a4ona que pro4ectó modi)icaciones
de )ondo. El Estatuto dispuso un r.gimen de nue%e ministerios (Justicia1 @egocios Eclesi7sticos1
@egocios E#tran*eros1 Aacienda1 Duerra1 Marina1 Indias1 Interior 4 0olic5a Deneral)1 )acultando al
re4 cuando lo estimara con%eniente para )usionar los dos primeros 4 los dos 8ltimos. <os ministros
eran responsa,les de la e*ecución de las le4es 4 de las órdenes del monarca1 no e#istiendo entre
ellos otra prelación que la deri%ada de la antigTedad. =n secretario de Estado con la calidad de
ministro de,5a re)rendar todos los decretos. En esta regulación ha4 que hacer notar importantes
no%edades1 como el esta,lecimiento de departamentos hasta entonces desconocidos (Interior 4
0olic5a Deneral)1 4 cam,ios de la nomenclatura de otros. 6ras su segunda entrada en Madrid (ene+
ro de 1';()1 Jos. :onaparte procedió a organi2ar la maquinaria gu,ernamental1 regulando por un
decreto de 6 de )e,rero las atri,uciones de cada ministerio. <as personas designadas para desem+
peFarlos eran gentes cultas 4 a)rancesadas. El m7s am,icioso de los nom,ramientos )ue el de Jo+
%ellanos para Interior1 pero el ilustre persona*e no aceptó el cargo. <as propias caracter5sticas del
go,ierno de :onaparte 4 la situación de guerra1 impidieron que esta reorgani2ación tu%iera conti +
nuidad 4 trascendencia.
/) El r.gimen ministerial de la onstitución de 7di2: Manteniendo la denominación tradicional de
Becretarios del Gespacho1 la onstitución de 1'1/ )i*ó un sistema de siete departamentos en el
que1 *unto a los cinco conocidos1 surgen como nue%os los de Do,ernación para la 0en5nsula e islas
ad4acentes 4 Do,ernación para =ltramar. <as ortes )ueron autori2adas a %ariar este esquema si
las circunstancias lo aconse*a,an1 4 se dispuso que un reglamento posterior determinase los ne+
gocios propios de cada ministerio. 6odos los Becretarios del Gespacho de,er5an )irmar las órdenes
regias correspondientes a su ramo 4 )ormar el oportuno presupuesto. <a aparición de los dos nue+
%os departamentos trata,a en realidad de resol%er con una )órmula in.dita el %ie*o pro,lema1 tan
discutido a )ines del 93III1 de la autonom5a de los asuntos de Indias1 pero al quedar sin e)ecto la
constitución de 7di2 en ma4o de 1'141 desaparecieron am,os ministerios. <as materias del de
Do,ernación para la 0en5nsula )ueron redistri,uidas con )acilidad entre los departamentos restan+
tes1 Menos )7cil resultó disponer qu. se hac5a con lo de =ltramar. P lo que se hi2o )ue crear en *u +
nio de ese aFo un Ministerio =ni%ersal de Indias1 4 suprimirlo en septiem,re del siguiente para re+
partir la gestión americana entre los cinco departamentos espaFoles. Bu,sistieron en consecuen+
cia desde entonces los de Estado1 Duerra1 Justicia1 Marina 4 Aacienda. El retorno del r.gimen li,e+
ral en 1'/; tra*o consigo la reposición de la estructura gaditana1 pero la %uelta de los a,solutistas
en 1'/" %ol%ió a anularla 4 el sistema de los cinco ministerios rigió durante la d.cada siguiente.
-ntes de que conclu4era1 se produ*o sin em,argo la no%edad importante de la creación del Minis +
terio de &omento.
") <a creación del Ministerio de &omento (1'";): @o parec5a mu4 normal que una estructura mi+
'7
nisterial o,*eto de tantos rea*ustes1 no hu,iera dispuesto de un departamento destinado espec5)i +
camente a la promoción 4 orden interior1 desarrollo 4 ,ienestar. Importantes pol5ticos trasmiten
al re4 la necesidad de la creación del ministerio de )omento con argumentos como el que >lo tie+
nen 4a todas las naciones cultas de Europa?. &ernando 3II ordena que el tema sea estudiado por
el onse*o de Ministros 4 el onse*o de Estado1 4 un decreto de ! de no%iem,re de 1'"; dispone
)inalmente la creación de la Becretar5a de Estado 4 del Gespacho del &omento Deneral del $eino.
Este Ministerio de &omento cam,iar7 su nom,re por el de Interior en 1'"41 rescatando as5 el 4a
utili2ado en el Estatuto de :a4ona1 4 por el de Do,ernación (del $eino o de la 0en5nsula1 seg8n los
casos) a partir del aFo siguiente. - los o*os de ho41 las competencias de este departamento resul +
tan1 por desmesuradas1 casi incre5,les: estad5stica1 pesos 4 medidas1 o,ras pu,licas1 na%egación
interior1 agricultura1 ganader5a1 comercio1 industria1 uni%ersidades1 escuelas1 correos1 a4untamien+
tos1 sanidad1 seguridad p8,lica1 moneda1 minas1 teatros1 etc.1 etc. =n modesto pol5tico1 3ictoriano
Encima 4 0iedra1 que para colmo era al tiempo ministro de Aacienda1 )ue el primero con optimis+
mo su)iciente como para hacerse cargo de todo aquello.
4) <as re)ormas moderadas (1'"4+1'6"): on ocasión de la gran re)orma de los onse*os lle%ada a
ca,o en 1'"41 se crea en todos los departamentos la )igura del su,secretario. Burge este cargo1
con similares tra2os a los que en la actualidad conser%a1 para ir >descargando a los ministros de
los asuntos de menor importancia?. <os ministerios quedan adem7s di%ididos en secciones o ne+
gociados generales correspondiendo al su,secretario <a presidencia de la *unta de secciones o
reunión de todos sus titulares. <as onstituciones de 1'"7 4 1'4! no se pronuncian por una deter +
minada estructura ministerial1 limit7ndose en un ,re%5simo 4 repetido t5tulo (el I9 en am,as) a or+
denar que los ministros )irmen las disposiciones regias 4 a permitirles ser diputados o senadores.
=no 4 otro te#to ha,lan 4a de ministros 4 no de Becretarios del Gespacho1 aunque esta denomina+
ción siga manteniendo car7cter o)icial. En enero de 1'47 se crea la llamada Becretar5a de Estado 4
del Gespacho de omercio1 Instrucción 4 O,ras p8,licas1 que a,sor,e ,uena parte de las compe+
tencias que hasta entonces ten5a la de Do,ernación. En 1'!1 aqu.lla pasa a denominarse de &o+
mento1 nom,re que como sa,emos corresponde al que en su origen ha,5a tenido esta 8ltima. Ge
tal )orma1 a mediados del siglo e#ist5an los siguientes siete ministerios: Estado1 Dracia 4 Justicia1
Aacienda1 Duerra1 Marina1 Do,ernación 4 &omento.
!) $esta,lecimiento 4 e#tinción del Ministerio de =ltramar: El Ministerio de Indias ha,5a sido crea+
do en 17!41 di%idido en dos en 17'71 disuelto en 17(;1 reha,ilitado en parte en 1'1/1 resta,leci +
do en su integridad en 1'14 4 suprimido en 1'1!. uando EspaFa sólo conser%a,a en -m.rica
unos pocos restos del gran Imperio1 un decreto de /; de ma4o de 1'6" %ol%ió a instituir un Minis +
terio de =ltramar que ni siquiera dispuso de competencias glo,ales en los territorios su,sistentes1
ha,ida cuenta de que Estado1 Duerra 4 Marina se reser%aron las que hasta entonces ten5an en
ellos. Ba,emos sin em,argo1 la prol5)ica acti%idad desarrollada por este nue%o ministerio para
adaptar a las pro%incias ultramarinas las muchas le4es especiales dictadas en la metrópoli1 de las
tareas económicas que desarrolló1 P de otras %arias atri,uciones 4 competencias. 6ras el desastre
del (' un decreto de /! de a,ril de 1'(( e#tinguió para siempre el departamento.
6) $ea*ustes de la $estauración al)onsina: Gos )ueron las re)ormas emprendidas durante la $es+
tauración en los 8ltimos aFos del 9I9. =na de ellas (la re)erida supresión del departamento de =l +
tramar) resultó )or2ada por las circunstancias. <a otra consistió en el desdo,lamiento en 1''6 del
Ministerio de &omento1 con el o,*eti%o de lograr un despacho m7s e)iciente. =n decreto de 7 de
ma4o de 1''6 suprimió el Ministerio de &omento 4 creó en su lugar el de Instrucción 08,lica 4 de
iencias1 <etras 4 :ellas -rtes1 4 el de O,ras 08,licas1 -gricultura1 Industria 4 omercio. Beg8n ha
o,ser%ado Darc5a Madaria1 el decreto condicionó al rea*uste presupuestario la entrada en %igor de
la re)orma1 que sólo llegó a cumplirse tras la <e4 de 0resupuestos de mar2o de 1(;;. =n lustro
''
despu.s1 el segundo de esos dos departamentos a,andonó su largo nom,re para llamarse de &o+
mento1 t.rmino .ste que1 como hemos %isto1 )ue sometido a un %erdadero ,aile institucional. En
suma1 la estructura consolidada en 1(;! dio ca,ida a los siguientes ocho departamentos: Estado1
Duerra1 Justicia1 Marina1 Aacienda1 Do,ernación1 Instrucción 08,lica 4 &omento.
II. EL CONSEJO DE MINISTROS
-) CREACIÓN Y ANTECEDENTES: El onse*o de Ministros aparece en EspaFa por un decreto de 1(
de no%iem,re de 1'/"1 dirigido al titular del departamento de Estado. En .l1 &ernando 3II1 tras se+
Falar que las pro%idencias de los ministros >ser7n m7s con)ormes al ,ien de mi ser%icio 4 al inte+
r.s de mis pue,los1 siendo dictadas de com8n acuerdo?1 ordena al destinatario >que %os1 con los
dem7s mis Becretarios de Estado 4 del Gespacho1 )orm.is un onse*o que se denominar7 onse*o
de Ministros >. Este te#to es la partida de nacimiento del onse*o de Ministros tal como el orga+
nismo es conocido ho41 4 contiene1 tres prescripciones. <a primera1 que los ministros despachen
*untos los asuntos de utilidad general. <a segunda1 so,reentendida la presidencia del re41 que en
su ausencia presida el ministro de Estado. <a tercera1 que el ministro de Justicia haga )unciones de
secretario 4 lle%e el li,ro de acuerdos. Esta no es una institución nue%a 4 el propio decreto reco+
noció con modestia que lo que se pretend5a hacer era lo que ha,5a hecho &elipe 3 en 17141 con
un llamado onse*o de Gespacho1 4 lo que posteriormente hi2o arlos II al esta,lecer la Junta Bu+
prema de Estado. -hora ,ien1 el onse*o de Gespacho )ue una reunión de ministros 4 no minis +
tros1 4 la Junta Buprema de Estado1 en cam,io1 una rigurosa asam,lea ministerial1 esta 8ltima po+
demos considerarla antecedente del onse*o de Ministros. Gesde su )undación el onse*o de,ió
reunirse con asiduidad. <a primera de las actas ho4 conocidas de este supremo organismo corres +
ponde a una sesión de " de enero de 1'/41 4 ha sido hallada 4 pu,licada por el pro)esor &emando
de -r%i2u.
:) LA PRESIDENCIA DEL CONSEJO: En una primera etapa no e#iste presidencia del onse*o )ormal+
mente instituida. -l no concurrir el re41 hace ca,e2a 4 dirige las sesiones el ministro de ma4or ran+
go. Ese ministro ha,5a sido 4 segu5a siendo el de Estado1 que desde 1'/4 queda autori2ado a ha+
cer uso del t5tulo de 0residente del onse*o de Ministros. En la segunda etapa1 1'"4+1'7"1 la pre+
sidencia del onse*o se con)igura como un cargo independiente. El proceso arranca del Estatuto
$eal1 te#to donde el presidente aparece 4a1 de una parte1 di)erenciado del re41 4 de otra1 con de+
terminadas )acultades especiales que directamente le son atri,uidas (re)rendar los decretos rela+
ti%os a la apertura1 cierre1 suspensión 4 disolución de las ortes). Be di,u*a as5 con timide2 el per)il
autónomo peculiar del presidente1 si ,ien tal cargo suele seguir adscrito al Becretario del Gespa+
cho de Estado. Pa en la etapa anterior1 no o,stante1 la presidencia ha,5a sido espor7dicamente
desempeFada por alg8n ministro de otro ramo1 en 1'/7 )iguró un ministro que no era de Estado
(el de Marina) como presidente del onse*o de Ministros. En 1'4; accede al cargo un persona*e1
el general Espartero1 que ni si quiera es ministro. Gesde entonces el 0residente del onse*o es una
)igura org7nica distinta1 representati%a del partido pol5tico que ha alcan2ado el poder1 4 a quien
corresponde1 tras ser nom,rado por el monarca1 la propuesta de designación del ga,inete. En
este proceso institucional concurre adem7s otra circunstancia digna de ser tenida en cuenta: la
atri,ución a la 0residencia del Do,ierno de un cap5tulo presupuestario independiente. En una ter +
cera etapa1 desde 1'7"1 la 0residencia es 4a el órgano rector de la acción administrati%a. 6ras
unos con)usos meses en que1 con ocasión de la primera $ep8,lica1 se 4u#taponen los cargos de
Je)e del Estado 4 0residente del onse*o1 resta,lecida la dualidad1 este 8ltimo asume la iniciati%a
pol5tica1 es centro de decisión1 7r,itro 4 8ltima instancia de los con)lictos entre ministros 4 coordi +
nador general de la acti%idad de go,ierno 4 administración.
'(
III. EL DERRUMBE DEFINITIVO DE LOS VIEJOS CONSEJOS
1) <a re)orma de 1'"4: supresión de onse*os 4 creación del onse*o $eal de EspaFa e Indias: <a
marginación pol5tica de los onse*os1 ostensi,le en el siglo anterior1 se hace ahora de)initi%a1 4 4a
la Junta entral decreta el /! de *unio de 1';( la constitución de un 8nico onse*o de EspaFa e In+
dias1 compuesto por miem,ros procedentes de los tradicionales onse*os de astilla1 Indias1 Or +
denes 4 Aacienda1 con tres salas destinadas a *usticia1 go,ernación de la 0en5nsula 4 de Indias. Ese
organismo1 )ue e)5mero 4 desapareció por un decreto de 16 de septiem,re de 1'1;1 que resta,le+
ció aquellos onse*os. uando la constitución de 7di2 no rigió 4 los %ie*os conse*os resucitaron1 el
pro,lema )ue el mantenimiento en ellos de una con)usa amalgama de atri,uciones *udiciales 4 ad+
ministrati%as. 0oco despu.s de desaparecer &ernando 3II1 Mart5ne2 de la $osa1 remite a la reina
go,ernadora en )e,rero de 1'"4 una memoria acompaFada de seis importantes decretos. Be tra+
ta por tanto de remediar el desorden. 0ero como adem7s aquel con*unto de corporaciones era
%isto como una incómoda herencia del -ntiguo $.gimen1 esos decretos b)echados todos el /4 de
mar2ob lle%an a ca,o una re)orma en pro)undidad. E#tinguen as5 los onse*os de astilla e Indias1
con sus 7maras respecti%as1 4 crean el 6ri,unal Bupremo de EspaFa e Indias. Buprimen asimismo
los onse*os de Duerra 4 Aacienda1 4 esta,lecen de un lado el 6ri,unal Bupremo de Duerra 4 Mar1
4 de otro el 6ri,unal Bupremo de Aacienda. $e)orman adem7s el onse*o de Ordenes1 4 proceden1
en )in1 a )undar un organismo nue%o1 el onse*o $eal de EspaFa e indias1 di)erente del de parecido
nom,re mencionado antes. El onse*o $eal de EspaFa e indias )ue un supremo órgano consulti%o1
sin atri,uciones e*ecuti%as ni *udiciales1 con una estructura compuesta por la presidencia1 secreta+
r5a general 4 siete secciones (Estado1 Dracia 4 Justicia1 Duerra1 Marina1 Aacienda1 &omento e In+
dias) correspondientes a los respecti%os ministerios1 e#cepto la de Indias cu4o departamento en+
tonces no e#ist5a. ada uno de los ministros de,5a consultar con la respecti%a sección aquellos ne+
gocios gra%es e importantes de su ramo1 pudiendo dirigirse todos a la Indias para reci,ir asesora+
miento en los asuntos relati%os a ultramar. Org7nicamente el onse*o $eal dependió del presiden+
te del onse*o de Ministros1 a quien correspond5a la propuesta de las personas destinadas a ocu+
par la presidencia 4 secretar5a general del organismo. El onse*o $eal de EspaFa e indias1 en *uicio
de &ernando de -r%i2u1 )uncionó con regularidad 4 e)icacia1 pudiendo ser %alorada su la,or de po+
siti%a. &ue suprimido por un decreto de /' de septiem,re de 1'"61 como consecuencia de que
con el resta,lecimiento de la onstitución de 7di21 .sta reconoc5a la e#clusi%a del alto quehacer
asesor al onse*o de Estado.
/) <a trans)ormación del onse*o de Estado: <a onstitución de :a4ona ha,5a pre%isto un onse*o
de estilo )ranc.s1 cola,orador en la tarea legislati%a 4 7r,itro en determinadas competencias de
*urisdicción. $.plica a esa )igura )ue el onse*o de Estado creado por las ortes de 7di2 el /1 de
enero de 1'1/1 4 re)ormado luego por la propia onstitución que ordenó un organismo de cua+
renta indi%iduos1 nom,rados por el re4 a propuesta de las ortes. El ' de *unio de 1'1" )ue apro+
,ado su reglamento1 que en una serie de normas (atri,ución de la presidencia al re41 sede en pa+
lacio1 etc.)1 parec5a querer entroncar con lo que ha,5a sido la c.le,re corporación en el -ntiguo
$.gimen. El conse*o %i%ió durante el 6rienio onstitucional la .poca de m7#imo esplendor. -l ini +
ciarse la d.cada a,solutista1 el onse*o de Estado padeció cierto oscurecimiento. M7s tarde1 es+
tando ,a*o el control del partido apostólico1 se %io en)rentado por el propio monarca a un onse*o
de Ministros con ma4or5a re)ormista. &inalmente )ue de*ado en suspenso1 4 de hecho suprimido1
por el primero de aquellos seis decretos de 1'"4. En el ,ienio siguiente el onse*o $eal de EspaFa
e Indias )ue1 seg8n sa,emos1 el supremo cuerpo consulti%o. 0ero al desaparecer en 1'"6 se pro+
du*o una d.cada de %ac5o1 hasta que en 1'4!1 la le4 de 6 de *ulio erige un nue%o onse*o $eal que
(;
por decreto de 14 de *ulio de 1'!' pasa a denominarse onse*o de Estado. El reglamento mantu+
%o la estructura con la que el >onse*o $eal? se ha,5a organi2ado1 en secciones acomodadas a los
ministerios (m7s otra contenciosa)1 4 encomendó al go,ierno la presentación a las ortes de un
pro4ecto reorgani2ador del onse*o. Ese pro4ecto %a a con%ertirse en la le4 de 17 de agosto de
1'6;1 hito decisorio en la historia del onse*o de Estado constitucional. - tenor de la le4 de 1'6;1
el onse*o de Estado es el >cuerpo consulti%o supremo del go,ierno en los asuntos de go,erna+
ción 4 administración1 4 en lo contencioso administrati%o de la 0en5nsula 4 =ltramar? (art. 1). Be
ordena as5 un organismo tanto consulti%o1 en lo pol5tico 4 administrati%o1 como *urisdiccional en lo
contencioso. on rango *er7rquico m7#imo1 tras el onse*o de Ministros1 queda compuesto por un
presidente 4 treinta 4 dos conse*eros1 que act8an en plenario o por secciones. Ge,ido a la especial
en%ergadura de los pro,lemas que a,ordó durante el decenio 1'!'+1'6'1 esa .poca ha sido cali)i +
cada por ordero 6orres como la edad de oro del reno%ado onse*o de Estado. =na la le4 de 1"
de septiem,re de 1'''1 que redu*o al onse*o a lo meramente consulti%o atri,u4endo lo conten+
ciosos a un tri,unal independiente. 6al disposición1 4 otras %arias menos destaca,les pero siempre
de signo restricti%o con%irtieron en dram7tica su su,sistencia1 hasta que1 entrado el s. 991 tenga
lugar la pro)unda reorgani2ación de Bil%ela 4 Maura en 1(;4.
(1
LECCIÓN 1'
VERTEBRACIÓN Y GESTIÓN DEL TERRITORIO
I. LA ADMINISTRACIÓN TERRITORIAL
-) LA DIVISIÓN PROVINCIAL
1) <as primeras re)ormas: <a primera re)orma )ue emprendida por Jos. :onaparte. El re4 acepta
una propuesta de <lorente de di%idir el pa5s en circunscripciones articulando el territorio en "'
pre)ecturas 4 11 su,pre)ecturas. 6al di%isión era por completo re%olucionaria 4 nada ten5a que %er
con el r.gimen de go,ierno conocido hasta entonces. @o sa,emos hasta que punto esta re%olu+
cionaria di%isión pasó de los papeles a la pr7ctica administrati%a. on la %uelta del entorno li,eral1
EspaFa quedó di%idida en !/ pro%incias tras apro,ar un pro4ecto de le4 que e)ectuara la di%isión
del territorio con car7cter pro%isional1 en 1'//.
/) <a di%isión de Ja%ier de :urgos: En 1'"" Ja%ier de :urgos accede al Ministerio de &omento 4 re+
ci,e un encargo de la reina regente para reali2ar la di%isión ci%il del territorio espaFol. En 4' horas
creó en todas las circunscripciones los Bu,delegados de &omento 4 ordena pu,licar el >Giario de
la -dministración?. En %einte d5as ha,5a remitido el pro4ecto solicitado 4 poco despu.s aparecer5a
un decreto con la nue%a di%isión pro%incial1 %igente con algunos retoques hasta ho4. Es una re)or+
ma que opera so,re la de 1'//1 ,astante sólida 4 con ma4or sentido histórico que las anteriores.
P desde entonces hasta )ines de siglo hu,o algunos rea*ustes como el e)5mero rea*uste de Espar+
tero al acrecentar <ogroFo1 o la no%edad principal de 1(/71 al di%idir en dos la pro%incia 8nica de
anarias.
:) LOS ÓRGANOS: GOBIERNOS CIVILES Y DIPUTACIONES: En el plan pre)ectural de 1'1; cada cir+
cunscripción ma4or quedó a cargo de un pre)ecto1 encargado del go,ierno ci%il1 administración de
rentas 4 polic5a general. Este alto )uncionario de,5a %isitar durante un aFo las localidades de su
demarcación1 4 era asistido por un secretario general que le sustitu5a en casos de ausencia. En las
circunscripciones in)eriores1 los su,pre)ectos e*ercieron id.nticas )unciones1 sir%iendo de enlace
entre los pre)ectos 4 la autoridad municipal. <a onstitución de 7di2 dispuso que el go,ierno de
las pro%incias corriera a cargo de un *e)e superior o *e)e pol5tico nom,rado por el re41 constitu4.n+
dose en cada pro%incia una Giputación. Esta esta,a compuesta por el presidente (que era aquel
*e)e pol5tico)1 el intendente 4 siete indi%iduos electos. <as competencias de la primera autoridad
eran tanto el go,ierno pol5tico como la administración p8,lica. El *e)e pol5tico aparece como un
conducto entre el Do,ierno 4 la Giputación1 4 .sta como un organismo pro4ectado al go,ierno
económico 4 como instancia *er7rquica superior a los a4untamientos. <a Giputación resultó ser
entonces una especie de -4untamiento pro%incial. <a re)orma pro%incial de Ja%ier de :urgos de
1'"" atendió asimismo a la reestructuración de los órganos del go,ierno. Be creó el su,delegado
principal del Ministerio de &omento como >autoridad superior administrati%a? de la pro%incia1 pa+
sando el su,delegado a reci,ir el nom,re de go,ernador ci%il. Au,o tres categor5as de Bu,delega+
dos de &omento que eran nom,rados por la reina go,ernadora a propuesta del ministro del ramo
para que cumplieran e hicieran cumplir lo dispuesto por el poder central1 estudiar las necesidades
locales1 promo%er la )elicidad p8,lica 4 )a%orecer los intereses de todos. En el quinquenio 1'4!+
1'4( se produ*o otra re)orma cu4o punto de partida )ue la le4 de ' de enero de 1'4! so,re -4un+
(/
tamientos 4 Giputaciones 0ro%inciales 4 completada con otra de / de a,ril del mismo aFo relati%a
a los onse*os 0ro%inciales 4 Do,iernos pol5ticos. -l )rente de cada pro%incia %uel%e a aparecer un
*e)e pol5tico que preside la Giputación 41 o5do el onse*o 0ro%incial1 adopta acuerdos en los con+
)lictos 4 pro,lemas electorales. -hora ,ien1 al e#istir el intendente para la administración econó+
mica se produce un con)uso dualismo pro%ocando inter)erencias. Esto se solucionó re)undiendo
las dos autoridades en una nue%a )igura1 el Do,ernador de pro%incia1 poder supremo en la cir +
cunscripción o interlocutor directo en los ministerios1 que heredaron las antiguas atri,uciones de
los >*e)es pol5ticos? 4 las económicas de los intendentes. <a onstitución de 1'6( esta,leció direc +
trices so,re la organi2ación 4 atri,uciones de las Giputaciones1 cuando 4a una le4 ha,5a suprimido
los onse*os pro%inciales1 pri%ando as5 a los go,ernadores de )unciones de 5ndole *udicial. En
1'7;1 la le4 pro%incial de /; de agosto redondeó el r.gimen *ur5dico %igente en el se#enio demo+
cr7tico1 en ,uena parte adelantado por la de 1'6'. El go,ernador es la suprema autoridad ci%il 4
pol5tica de la pro%incia 4 *e)e de los )uncionarios que tra,a*en en ella. 0reside1 sin %oto1 la Giputa+
ción 0ro%incial1 correspondi.ndole asimismo )acultades para el control 4 ,uena marcha de los
a4untamientos de la pro%incia. on la $estauración1 la pro%incia se con%ierte en una agrupación
de partidos *udiciales con )in electoral 4 con un acusado sentido centralista. El go,ernador preside
con %o2 4 %oto la Giputación 4 la omisión pro%incial1 asegurando un sistema r5gido de enlace del
poder central con el municipal.
II. LA ADMINISTRACION LOCAL
-) EL SISTEMA MUNICIPAL DE C+DI!
1) 0recedentes: la re)orma de Jos. I: En el ,ienio 1';(+1'1; Jos. I crea una municipalidad en Ma+
drid1 esta,lece la composición del a4untamiento 4 la separación de las tareas municipales 4 *udi +
ciales del corregidor1 4 supedita la administración local al poder del intendente de la pro%incia. En
el con*unto de cargos del a4untamiento1 los regidores son elegidos por cargo censitario mientras a
su %e2 el corregidor representa el control del poder real 4 centralista. Esta re)orma anticipa las cla+
%es de la concepción municipal del re4 )ranc.s. 6ras esto1 se esta,leció la normati%a general a tra +
%.s de dos decretos de 4 de septiem,re de 1';( 4 17 de a,ril de 1'1;. El primero prescri,ió que
las nue%as municipalidades o a4untamientos )ueran constituidas por un n8mero de propietarios
proporcionado a la po,lación1 elegidos entre los que acreditasen ma4or adhesión a la onstitu+
ción de :a4ona. Este decretó se completó con el de 1'1;1 que organi2ó el r.gimen de municipali +
dades como una pie2a del sistema administrati%o general situando a los a4untamientos ,a*o la de+
pendencia de los pre)ectos pro%inciales. :ase de la normati%a de 1'1; )ue la *unta municipal1
nom,rada en conce*o a,ierto por los %ecinos contri,u4entes. En los pue,los m7s pequeFos1 la
*unta pod5a designar al corregidor 4 a los regidores1 mientras que en los de tamaFo intermedio
(/.;;;+!.;;; ha,itantes.) se limita,a a presentar los nom,res al pre)ecto1 quien reali2a,a el nom+
,ramiento. En las po,laciones de m7s de !;;; ha,itantes correspond5a al re41 a propuesta del
pre)ecto. @o es de creer que esta re)orma lograse una implantación e)ecti%a 4 real en las circuns +
tancias tan con)licti%as de EspaFa.
/) <a onstitución de 1'1/ 4 el uni)ormismo municipal: -nte la dis4unti%a de con)igurar un muni+
cipio autónomo o un ente mediati2ado 4 controlado por el poder central1 el te#to constitucional
con)iguró un tipo de a4untamiento uni)orme 4 pol5ticamente mediati2ado1 compuesto por alcalde
o alcaldes1 regidores 4 procurador s5ndico1 ,a*o la presidencia del *e)e pol5tico1 siendo una corpo+
ración cu4os miem,ros con%iene que sean elegidos por los %ecinos en ra2ón de la e)icacia1 pero
donde es oportuno ese control de una autoridad pol5tica legitimada por la %oluntad nacional. El
("
r.gimen municipal de la onstitución de 1'1/ constru4e un municipio sometido al poder e*ecuti +
%o. El sistema es deudor tanto de la normati%a tradicional castellana como del in)lu*o )ranc.s. En
opinión de los e#pertos es una especie de municipio sincr.tico1 heredero de lo nacional en algu+
nos aspectos (como la regulación de las competencias municipales o la )igura del alcalde)1 e imita+
dor de &rancia en otros como la tan discutida inno%ación del *e)e pol5tico.
:) LA CONSOLIDACIÓN DEL MUNICIPIO CONSTITUCIONAL: <a Instrucción para el go,ierno de las
pro%incias de 1'/" consolida aspectos del r.gimen municipal pre%istos antes1 re)orma otros1 4
sienta1 en )in1 las ,ases de la estructura que ha de perdurar. Be precisan all5 las competencias del
a4untamiento (sanidad1 %5as p8,licas1 montes comunales1 etc.) 4 su dependencia respecto a la Gi +
putación1 as5 como las propias atri,uciones de un alcalde su,ordinado al *e)e pol5tico. <a Instruc+
ción rea)irma la l5nea centralista que se %e asegurada con un decreto de /" de *ulio de 1'"! donde
mantiene la supresión de los o)icios perpetuos e introduce la no%edad del su)ragio censitario 4
acentuando la inter%ención del poder central1 de*ando al alcalde su*eto al go,ernador ci%il. <a dia+
l.ctica centrali2ación+descentrali2ación1 autoritarismo+autonom5a1 ha,5a sido 4 seguir7 siendo el
e*e de las alternati%as program7ticas al r.gimen local. En el per5odo 1'"6+1'4"1 resta,lecido el sis+
tema gaditano1 los municipios logran recuperar una cierta li,ertad 4 el centralismo resulta menos
acusado. Ge esta etapa ca,e destacar la <e4 de -4untamientos de 1'4;1 promulgada 4 suspendida
el mismo aFo. En 1'4" se %uel%e a reha,ilitar por decreto1 con lo que tiene lugar un nue%o giro
conser%ador que reduce las atri,uciones de la corporación municipal1 a la que se proh5,e inter%e+
nir en >negocios pol5ticos?1 e institucionali2a un alcalde a quien corresponde la )ormación del cen+
so electoral 4 que puede ser suspendido1 como el a4untamiento en su con*unto1 por el *e)e pol5ti +
co. <a restauración centralista se hace m7s ostensi,le con la nue%a <e4 de -4untamientos de
1'4!1 que de*a a los municipios en manos del poder central 4 de las minor5as olig7rquicas locales.
<a preocupación autonomista re,rota en la legislación de la etapa a,ierta con la $e%olución de
1'6'1 que dio ca,ida al esquema m7s sistem7tico 4 de)inido del r.gimen local en el per5odo cons +
titucional de nuestra historia1 en concreto en la le4 municipal de /; de agosto de 1'7; donde se
pretende aumentar da presencia popular1 e#tender el derecho de su)ragio 4 hacer inter%enir a los
electores en el estudio de los presupuestos. &inalmente1 con la $estauración se impone un nue%o
modelo que en lo )undamental se mantendr5a hasta )in de siglo. Bus rasgos son los siguientes: <a
restricción del su)ragio (sólo electores1 ca,e2as de )amilia con dos aFos de residencia 4 sólida po+
sición económica1 empleo ci%il o capacidad pro)esional 4 acad.mica. Elegi,les solo los que dispon+
gan de determinada rique2a). El alcalde como delegado del Do,ierno1 presidente del a4untamien+
to 4 *e)e de la administración municipal. <a atri,ución a los a4untamientos del go,ierno 4 la direc+
ción de los intereses de los pue,los en lo relati%o al )omento1 ,ene)icencia1 administración de
,ienes1 polic5a1 etc. En la cuestión de la autonom5a municipal la le4 siguió siendo sumamente res +
tricti%a. <a <e4 de 1'771 se pro4ectó so,re una %ida local dominada por el caciquismo. Ge modo
que hu,o que sumar a la e#cesi%a intromisión del poder central1 la imposición de esos caciques1
que no sólo condicionaron la acti%idad de alcaldes 4 a4untamientos1 sino que rindieron adem7s la
%oluntad de los go,ernadores de turno. <a politi2ación electoralista *unto con esos intereses caci +
quiles con%irtieron con )recuencia a los a4untamientos en meros instrumentos de acción de los
partidos. En las ocasiones precisas el go,ernador dicta,a instrucciones a los alcaldes1 que1 de no
ser seguidas1 pod5an acarrear la suspensión de la asam,lea municipal. Be sucedieron m8ltiples
pro4ectos de re)orma que1 sin resultado positi%o1 intentaron lle%ar a la pr7ctica nue%as )órmulas
descentrali2adoras como los de B7nche2 6oca 41 so,re todo1 el de 1'(( de Bil%ela. omo ,alance
del municipio constitucional ha4 que terminar diciendo que el cam,io es un mito1 porque en la
%ida municipal no ha cam,iado nada.
(4
LECCIÓN 1.
CONTROL SOCIAL Y RELACIONES CON LA IGLESIA
I. LA ADMINISTRACIÓN DE JUSTICIA
-) CARACTERES GENERALES: Pa desde :a4ona se distinguió que el orden *udicial era independien+
te del legislati%o 4 del e*ecuti%o. Esta l5nea la siguieron todas las constituciones posteriores. -de+
m7s1 se )ue reduciendo el n8mero de *urisdicciones especiales (Inquisición en 1'"41 mercantil en
1'6'). <a onstitución de 1'1/ esta,leció la unidad de legislación (un código para causas ci%iles 4
criminales)1 a,oli.ndose la *urisdicción seForial en agosto de 1'11.
:) EL PLANTEAMIENTO REFORMISTA DE C+DI!: En :a4ona1 aunque se declara,a independiente
el orden *udicial1 la *usticia se administra,a en nom,re del $e4: ello signi)ica,a que el poder *udi +
cial se ha,5a desmem,rado del e*ecuti%o. En 7di2 se propuso la unidad de )ueros 4 se reguló la
organi2ación *udicial en lo ci%il 4 lo criminal: se esta,lecieron los *u2gados de primera instancia en
lo ci%il 4 lo penal1 las audiencias (Madrid1 3alladolid1 0amplona1 Dranada 4 =ltramar: conoc5an en
apelación en segunda 4 primera instancia de las sentencias dictadas por los *ueces de partido) 4
en la c8spide se situó un 6ri,unal Bupremo que e#ig5a responsa,ilidad a *ueces 4 altos cargos. Esta
organi2ación demostró su e)icacia a partir de la di%isión pro%incial de de :urgos.
) ORGANI!ACIÓN DE LOS TRIBUNALES: Mart5ne2 de la $osa (1'"4) esta,leció que todos los tri+
,unales superiores de las pro%incias se llamar5an $eales -udiencias1 sal%o el onse*o $eal de @a+
%arra 4 las -udiencias de anarias 4 Mallorca. Be suprimieron los conse*os. =n $eal Gecreto de
1'"! esta,leció que la Justicia se impartió a tra%.s de: + Ju2gados municipales 4 de primera instan+
cia: los alcaldes o tenientes alcaldes resol%ieron causas ci%iles por in*urias 4 negocios in)eriores a
/;; reales1 as5 como cuestiones penales li%ianas. En 1'!! esas competencias )ueron asumidas por
los entonces creados *ueces de pa2. + -udiencias territoriales: En 1'"! se esta,lecieron para cono+
cer cuestiones de la *urisdicción com8n 4 de las especiales. <as de las pro%incias m7s importantes
se di%idieron en dos salas de lo ci%il 4 una de lo penal. El resto1 en una sala de lo ci%il 4 otra de lo
penal. + -udiencias: $e%isaron en segunda 4 tercera instancia las sentencias dictadas por *ueces in+
)eriores. onocieron los recursos de nulidad 4 las causas de suspensión 4 separación de cargos de
los *ueces in)eriores1 as5 como los con)lictos entre *ueces in)eriores. + 6ri,unal Bupremo de EspaFa
e Indias: Buprimido (1'"4) el onse*o de astilla1 el 6ri,unal Bupremo asumió sus competencias
*udiciales1 )ormado por un presidente1 quince ministros 4 tres )iscales1 distri,uidos en dos salas
para la pen5nsula 4 las islas 4 una tercera para las pro%incias de ultramar.
G) LEY ORG+NICA DEL PODER JUDICIAL (1'7;): En 1'6' $oncali de%ino ministro de Dracia 4 Justi +
cia1 4 se le encargó un pro4ecto de <e4 Org7nica de 6ri,unales. 6al pro4ecto )ue sancionado como
le4 en 1'6'1 comisionando al go,ierno para )ormar una le4 de organi2ación *udicial. El pro4ecto
)ue ela,orado por la omisión de odi)icación. <a le4 di%id5a en distritos 4e territorio nacional 4
.stos a su %e2 en partidos *udiciales. En cada municipio ha,r5a %arios *ueces municipales 4 en cada
circunscripción un *ue2 de instrucción. En cada partido1 un tri,unal de partido ()ormados por tres
*ueces1 uno de los cuales era presidente)1 4 en cada distrito una -udiencia ()ormadas por salas de
lo ci%il o lo penal). Bo,re ellos se situa,a el 6ri,unal Bupremo1 compuesto por cuatro salas de *us+
ticia para lo ci%il 4 lo penal 4 una de go,ierno que propon5a re)ormas.
(!
E) LA LEY DEL JURADO: El Estatuto de :a4ona esta,leció que en las ortes se de,atiera si se esta+
,lec5a o no el *uicio por *urado. En el trienio li,eral se esta,leció por primera %e2 el *urado1 limita+
do a los delitos contra la le4 de imprenta. <a onstitución de 1'6( lo consagró para los delitos po+
l5ticos 4 comunes que determinara la le41 comen2ando a )uncionar en 1'7". El Jurado esta,a com+
puesto por 1/ *urados que determina,an la inocencia o culpa,ilidad del *u2gado 4 tres *ueces que
aprecia,an agra%antes 4 atenuantes para determinar la pena. &ormar parte del Jurado era o,liga+
torio 4 gratuito1 pero una po,lación anal)a,eta 4 el conser%adurismo de la $estauración lo condu+
*eron al )racaso. on todo1 se resta,leció en la <Er de 1''/ para ser suprimido en 1(/" 4 recupe+
rado con la E 1(7'.
II. LA IGLESIA Y EL ESTADO
-) LA IGLESIA ANTE LA QUIEBRA DEL ANTIGUO RÉGIMEN: EL LIBERALISMO Y LA SUPRESIÓN DE
LA INQUISICIÓN: <a Iglesia intentó conser%ar su poder. El Estatuto de :a4ona esta,leció que la re+
ligión católica era la del $e4 4 de la nación. 6am,i.n lo reconoció as5 la constitución de 1'1/1 pero
la Iglesia se con%irtió en un enemigo por de)ender el a,solutismo. -s51 durante el trienio se supri +
mieron la ompaF5a de Jes8s 4 se disol%ieron las órdenes monacales1 re)orm7ndose las mendican+
tes. En 1'/; se declararon incorporados al Estado los ,ienes de las omunidades religiosas no su+
primidas que e#cedieran de las rentas precisas para la su,sistencia. - ello se aFadió la suspensión
del die2mo 4 la desamorti2ación. -nte ello reaccionó la Iglesia con el Mani)iesto de los 0ersas de
1'14 Osolicitando a &ernando 3II la supresión de los e)ectos de la onstitución de 1'1/+ 4 rom+
piendo relaciones. <as ortes de 7di2 tam,i.n intentaron suprimir la Inquisición1 pues entend5an
que era contraria a la constitución1 que no era esencial a la %ida de la Iglesia1 4 que las materias de
)e 4 moral de,5an ser *u2gadas por los o,ispos. Be apro,ó un Gecreto en 1'1" a,oli.ndola. &ue
restaurada luego por &ernando 3II1 nue%amente suprimida en el trienio1 nue%amente restaurada1
4 suprimida de)initi%amente en 1'"4. Bu supresión no pro%ocó situaciones gra%es.
:) IGLESIA Y ESTADO LIBERAL /1($$&1('(0: EL CONCORDATO DE 1(*1: - la muerte de &ernando
3II la reina ,uscó el apo4o li,eralE los conser%adores 4 partidarios del -ntiguo $.gimen de)endie+
ron a Gon arlos. <os li,erales culminaron su en)rentamiento con la Iglesia con la Gesamorti2a+
ción1 que lle%ó a la ruptura de relaciones por parte de Dregorio 93I. <a llegada de los conser%ado+
res (@ar%7e2) supuso una pol5tica de acercamiento a la Banta Bede (onstitución de 1'4!1 oncor +
dato de 1'!1 en el que se reconoc5a la religión católica como la 8nica1 se admit5a que los miem+
,ros de la Iglesia sólo se someter5an al derecho canónico1 que la enseFan2a se har5a de acuerdo
con los principios de la religión católica1 que el Estado mantendr5a al culto 4 sus ministros1 que se
podr5an crear nue%as casa religiosas en EspaFa1 4 que los ,ienes desamorti2ados 4 no %endidos se
restituir5an a la Iglesia.
) LA IGLESIA EN EL SEXENIO REVOLUCIONARIO /1('(&1(.%0: En medio de un am,iente anticleri+
cal1 Berrano dictó medidas que %iola,an el oncordato1 suprimiendo monasterios1 casas religiosas1
enseFan2a religiosa...1 4 se reconoció por la onstitución de 1'6( la li,ertad de culto1 apro,7ndo+
se en 1'7; una le4 de matrimonio ci%il.
G) LA IGLESIA EN LA RESTAURACIÓN /1(.%&11))0: <as relaciones Iglesia+Estado aparecen presidi+
das por el signo del equili,rio 4 la normalidad con la llegada de -l)onso 9II 4 las ideas moderadas 4
conser%adoras de 7no%as plasmadas en la onstitución de 1'761 donde la religión o)icial del es+
tado es la católica 4 a la que 8nicamente se le permit5a el culto p8,lico1 pero reconoc5a el respeto
a otras creencias 4 el e*ercicio de sus cultos respecti%os. Esta,a de nue%o %igente el oncordato
(6
de 1'!1 4 7no%as del astillo supo imponer en estas cuestiones el esp5ritu de tolerancia 4 com+
promiso. =na %e2 )allecido -l)onso 9II e iniciados los mo%imientos o,reros 4 sindicales1 se plantea
de nue%o la cuestión anticlerical que alentaron mucho los intelectuales como 0.re2+Daldós 4 Ma+
riano Jos. de <arra1 dada la mala situación social1 los malos salarios 4 las peores condiciones de
%ida1 tanto en el campesinado como en la industria minera 4 en las primeras )7,ricas. 6odo ello le+
%antó una ola anticlerical que perduró durante las primeras d.cadas del s. 99 hasta la II $ep8,lica
donde la onstitución de 1("1 esta,leció la no+con)esionalidad del Estado 4 la separación entre
.ste 4 la Iglesia.
(7
LECCIÓN 1(
LA GESTIÓN DE LOS RECURSOS Y LAS PRESTACIONES PERSONALES DE LOS
CIUDADANOS
I. LA #ACIENDA
-) CRISIS FINANCIERA E INTENTOS REFORMISTAS: <a crisis )inanciera del 9I9 se %io acentuada por
las guerras contra &rancia e Inglaterra1 la Duerra de la Independencia1 las de emancipación 4 las
carlistas. Pa Jos. I intentó re)ormar el sistema )inanciero1 4 :a4ona esta,leció que las contri,ucio+
nes )ueran las mismas para toda la nación1 a,oliendo pri%ilegios tri,utarios.
1) <a contri,ución directa de las ortes de 7di2: <as ortes esta,lecieron una contri,ución direc+
ta general para repartir las cargas entre todos los espaFoles. Igualmente esta,lecieron que las
ortes apro,ar5an anualmente una ordenación de ingresos 4 gastos del Estado en )orma de 0resu+
puesto1 limitaron la e#istencia de aduanas a los puertos de mar 4 las )ronteras1 4 di)erenciaron en+
tre el patrimonio nacional 4 el patrimonio real1 creando la superintendencia de rentas.
/) <a contri,ución general de Mart5n de Dara4: En 1'17 Mart5n Dara4 intentó reorgani2ar la Aa+
cienda a,oliendo por decreto las rentas pro%inciales1 sustitu4.ndolas por una contri,ución gene+
ral proporcional a la renta del contri,u4ente. Bu re)orma )racasó por la ine#istencia de un aparato
que esta,leciera las ,ases reales de la rique2a de los contri,u4entes.
") <a reorgani2ación de <ope2 :allesteros: <a reacción a,solutista de 1'/" mantu%o el %ie*o siste+
ma tri,utario1 restauró el onse*o de Aacienda 4 creó el 6ri,unal Ma4or de uentas para suceder
a la ontadur5a Ma4or. on <ópe2 :allesteros se ela,oraron (1'/') los primeros presupuestos
equili,rados del Estado. 0ese a la tendencia a la uni)icación )iscal1 3ascongadas 4 @a%arra conser +
%aron los conciertos económicos 4 el ser%icio %oluntario1 respecti%amente.
4) <as re)ormas de Mendi27,al: Mendi27,al Intentó amortiguar los gastos deri%ados de la guerra
carlista desamorti2ando ,ienes 4 emitiendo empr.stitos. omo estas medidas )ueron insu)icien+
tes1 tu%o que recargar algunos impuestos 4 crear otros nue%os1 como el del ser%icio militar.
:) LA REFORMA TRIBUTARIA DE 1(%*: El go,ierno de @ar%7e2 (1'44) alum,ró la re)orma de Mon1
que pretend5a solucionar los pro,lemas de la deuda con%irtiendo parte de los cr.ditos del Estado
en Geuda 08,lica 4 esta,leciendo una serie de contri,uciones directas (so,re inmue,les1 culti%o 4
ganader5a1 repartidas entre las pro%incias por un sistema de cupoE so,re industria 4 comercio 4 so+
,re el inquilinato) 4 otras indirectas (so,re el consumo de especies1 derechos de hipoteca1 dere+
chos de aduanas 4 puertas1 rentas 4 monopolios). Mon adem7s organi2ó la -dministración de la
Aacienda1 mediante cuatro ni%eles: Ministro de hacienda1 -dministración central (Becretar5a1 di +
recciones 4 contadur5a)1 pro%incial (intendentes1 administradores1 tesorer5a 4 ser%icios de conta,i +
lidad) 4 de partido (su,delegados1 administradores su,alternos 4 depositarios).
) LOS REAJUSTES POSTERIORES: DE MON A VILLAVERDE: En 1'!11 :ra%o Murillo creó un im+
('
puesto personal1 4 el impuesto de lan2as 4 media annata )ue sustituido por el de t5tulos 4 grande+
2as que )racasó porque se ,asa,a en la declaración %oluntaria por el contri,u4ente de sus ingre+
sos. &ern7nde2 3illa%erde con%irtió la deuda1 me*oró la moneda1 equili,ró los presupuestos e in+
trodu*o la contri,ución de utilidades1 con tres tari)as: para capital1 para intereses 4 di%idendos 4
para utilidades del tra,a*o. Ello permitió un super7%it a )a%or de hacienda 4 la esta,ili2ación del 5n+
dice de precios1 as5 como la re%alori2ación de la peseta.
G) LA REFORMA DE FERN+NDE! VILLAVERDE: 3illa%erde1 Ministro de Aacienda en 1'((1 planteó
una le4 de presupuestos en 1(;;. 0retend5a1 tras la ni%elación del presupuesto1 una reacti%ación
económica 4 e)ectuar una re%isión de los criterios tri,utarios. =na serie de le4es se ocuparon del
aspecto tri,utario1 acometió dos grandes o,*eti%os: onsolidar los recargos implantados antes
con ocasión de las guerras1 re)undi.ndolos en nue%os tipos impositi%osE 4 re)ormar parcialmente
el sistema tri,utario creando el impuesto de utilidades de la rique2a mo,iliaria. Xsta comprend5a "
tari)as: $e)erente a los productos de tra,a*o personalE so,re los productos del capital 4 %alores
mo,iliariosE 4 so,re los ,ene)icios netos de las sociedades. Otras re)ormas )ueron la implantación
de un impuesto so,re el a28car1 moderni2ar el de los derechos reales 4 transmisión de ,ienes 4 la
puesta al d5a de la <e4 de 6im,re. <a re)orma de 3illa%erde )ue ,astante positi%a1 de hecho cam,ió
el signo e%oluti%o de las )inan2as p8,licas.
II. EL EJÉRCITO
-) LOS MILITARES EN LA ESPAÑA DEL XIX: <os di%ersos pronunciamientos pueden clasi)icarse: +
Motines (deso,ediencia de mandos inmediatos): $iego (1'/;)1 <a Dran*a (1'"/). 0ronunciamien+
tos militares propugnados por grupos pol5ticos: Giego de <eón (1'41)1 Wur,ano (1'44)1 3ical%ara+
da (1'!4). + Dolpes de Estado por mandos militares contra el e*ecuti%o: 0rim (1'6')1 0a%5a (1'74)1
Mart5ne2 ampos (1'74). + -l2amientos nacionales: hostilidad contra autoridades por numerosos
ciudadanos que toman las armas en de)ensa de derechos conculcados. + Insurrecciones: Geclara+
ciones de ruptura p8,lica con la legalidad1 pretendiendo el dominio de la calle mediante la ame+
na2a del uso de las armas. <a clase militar lideró los partidos pol5ticos (@ar%7e2 en los moderados1
Espartero 4 0rim en los progresistas1 OZGonnell en los li,erales). <as causas esgrimidas de la politi +
2ación del e*.rcito han sido el protagonismo militar en la Duerra de la Independencia 4 en las car +
listasE la concepción pretoriana del e*.rcito como espina dorsal del Estado1 de)ensor de los intere+
ses nacionalesE la necesidad de promoción del e*.rcito dada la a,undancia de o)icialidad 4 la )alta
de recursos económicos1 4 la consideración de que el tr7nsito de la guerra a la pa2 4 la esta,ilidad
era me*or si esta,an al )rente los generales apo4ando al go,ierno.
:) ORGANI!ACIÓN: Be reser%aron los puestos de mando a las clases no,iliarias. En la Duerra de la
Independencia1 )ueron )recuentes los ascensos por m.ritos. <a constitución de 1'1/ esta,leció
que las )uer2as militares eran nacionales Ono reales+1 si ,ien el $e4 ten5a el mando supremo. Esta +
,a integradas por )uer2as de ser%icio continuo1 milicias nacionales1 )uer2as ocasionales 4 escuelas
militares. Esta organi2ación tam,i.n imperó en a <e4 constituti%a del e*.rcito (1'/1). Gesde 1'"7
se esta,leció que las ortes )i*ar5an la )uer2a militar permanente de mar 4 tierra1 reparti.ndose el
reclutamiento entre todas las po,laciones por sorteo. 6am,i.n se crearon la Duardia i%il (1'44) 4
el cuerpo de ara,ineros para %elar por el orden p8,lico1 4 en 1'7' se promulgó otra le4 constitu+
ti%a del e*.rcito. El e*.rcito quedó estructurado en armas generales (in)anter5a 4 ca,aller5a)1 cuer+
pos especiales (artiller5a1 ingenieros1 Estado Ma4or) 4 cuerpos au#iliares (administrati%o1 sanitario1
castrense1 *ur5dico+militar). Bus organismos centrales )ueron el Ministerio del E*.rcito 4 el onse*o
((
Bupremo de Justicia Militar1 sustituido en 1("1 por una Bala del 6ri,unal Bupremo. Be esta,lecie+
ron las capitan5as generales1 mandadas por un 6eniente Deneral.
) LA ARMADA: 0ara recomponerla se creó en 1'6( el almiranta2go1 imitando el modelo ingl.s.
-simismo se estructuró la marina en tres departamentos (7di21 artagena 4 &errol) 4 se organi2a+
ron dentro de la misma cuerpos espec5)icos de artiller5a1 in)anter5a1 ingenieros1 administrati%os1
etc.
1;;