You are on page 1of 12

Introducción

:
El proceso administrativo
La administración, como ciencia, exige en su desarrollo teorico y practico un estilo
de pensamiento sistematizado, con bases solidas en la investigación y en la
elaboración de sus teorías, que rompa con sistemas rutinarias e improvisaciones
por parte de quien la practica.
Éstas son algunas de las características de la administración que da como
resultado el uso de la herramienta más importante que pudo haber adoptado el
administrador en su práctica: el método científico, y con ello, la creación de una
verdadera estructura de trabajo adecuada a su particular forma de ser: el proceso
administrativo.

El proceso administrativo se define como una consecución de fases o etapas a
través de las cuales se lleva a cabo la práctica administrativa. Algunos autores que
estudian dicho proceso lo han dividido de acuerdo con su criterio en tres, cuatro,
cinco o seis etapas, pero sólo se refieren al grado de análisis del proceso, ya que
el contenido es el mismo que manejan todos. Por eso, en la actualidad, la división
cuatripartita, de cuatro fases, es la más aceptada universalmente: planeación,
organización, dirección y control.

Considerando la importancia de este instrumento, mencionaremos algunas
características del proceso administrativo:

a) El proceso administrativo está formado por un conjunto de fases o pasos de
manera cíclica, es decir, el fin se convierte de nuevo en el principio de la
tarea administrativa.

b) Una de las principales observaciones es que en cualquier modelo que
analicemos del proceso administrativo, las fases que invariablemente
encontraremos son las de planeación y control.

c) El principal objetivo es sistematizar el conocimiento y generar una
estructura de eficiencia.

d) Estimula la innovación y el progreso

e) Fomenta el desarrollo de una filosofía y cultura gerencial y empresarial.

La planeación y su aplicación en áreas funcionales
La planeación es la primera fase del proceso administrativo y consiste
básicamente en actividades que se realizarán en el futuro, a partir de decisiones
tomadas en el presente y cuyos resultados se verán u obtendrán también en el
futuro.
Planear es proyectar y generar escenarios. La proyección es la base de la
percepción; tal como un hombre piensa, así percibe. Esta fase de la práctica
administrativa tiende por naturaleza a desarrollar el aspecto intelectual de una
organización, y quien lleva a cabo tal función es un individuo o grupo de personas
con un alto grado de abstracción de la realidad en que se desenvuelve la
institución.
La planeación tiene por objeto conducir a la organización hacia el estado que
desea la dirección de la empresa, mediante la formulación de estrategias y toma
de decisiones. Desde un punto de vista sistémico, la planeación involucra a toda la
organización y las decisiones que se toman afectan a todo el sistema; por tal
motivo, debe abordarse con un enfoque integral. Dentro de los propósitos de la
planeación está el definir al objetivo o camino concreto, siendo esto fundamental
para determinar las directrices de una organización; la racionalización de los
planes es otro de los propósitos básicos, ya que permite un juicioso consumo de
recursos. Todo plan tiende a ser económico y la organización trabaja con recursos
humanos, económicos, técnicos y, sobre todo, con el tiempo siempre encima. Por
ello, el mejoramiento de sus bolsillos tiende a ser paralelo al mejoramiento de su
cerebro organizacional. Control sin planeación es, simplemente, imposible.
Por último, reconsideraremos varias definiciones de planeación. Según Terry y
Franklin: “La planeación es seleccionar información y hacer suposiciones
respecto al futuro para formular las actividades necesarias a fin de realizar los
objetivos organizacionales”.
De acuerdo con Ackofff, la planeación es un proceso de toma de decisiones
anticipadas, en el cual deben considerarse dos aspectos fundamentales: el
proceso determinará qué hacer y cómo hacerlo antes de que se requiera la acción.
Agustín Reyes Ponce: “La planeación consiste en fijar el curso concreto de
acción que ha de seguirse, estableciendo principios, secuencias de operaciones y
las determinaciones de tiempos y de números necesarios para su realización”.
Koontz y Weihrich: “La planeación es el proceso gerencial que incluye
seleccionar la misión de la organización, los objetivos y las acciones para
alcanzarlos, provee de un enfoque racional para lograr los cursos de acción
futuros.
La Planeación comprende tanto el programa de acción normativo del consejo
directivo y/o alta dirección de una empresa, como sus metas y objetivos.
El programa de acción define los objetivos, metas, políticas y prioridades a
mediano y largo plazo, para cada uno de los niveles de decisión de la empresa
(áreas sustantivas y adjetivas).

El proceso de planeación consta básicamente de las siguientes etapas:
 Establecimiento de objetivos
 Formulación de estrategias
 Desarrollo de los planes de operación
 Establecimiento de presupuestos financieros
 Ejecución de las operaciones


2.1. Objetivos

La organización que no tiene idea de sus alcances y limitaciones, así como de
hasta dónde quiere llegar, tendrá serias dificultades para lograr sus metas. Un
objetivo es, entonces, un resultado final, un estado ideal que se pretende alcanzar.
Terry y Franklin nos definen el objetivo como la meta que se persigue, que
prescribe un ámbito definido y sugiere la dirección a los esfuerzos de planeación.
Los objetivos exigen ser claros y precisos para determinar los escenarios
necesarios y los esfuerzos correspondientes al logro de los mismos. Los objetivos
mal planteados e inapropiados, lejos de ayudar a la dirección, entorpecen la
eficiencia y no permiten lograr la misión de las organizaciones.
Los objetivos son como el hilo que mantiene la unidad entre todos los planes.
De ahí la importancia de plantear cabalmente objetivos que motiven, exhorten al
triunfo y definan la misión y propósitos de una organización.
8.2.2.1.1. Tipos y clasificación

Al analizar diferentes autores, estudiosos de la práctica administrativa,
encontramos que existe una galería inmensa sobre la clasificación de los
objetivos. La institución desarrolla sus objetivos con base en renglones
estratégicos tales como su misión, proyectos y cultura propia. Analicemos algunos
modelos al respecto. El libro Efectividad gerencial (Reddin, 1997) nos muestra la
siguiente clasificación de los objetivos.

Objetivos normales. Son los que se basan directamente en las áreas de
efectividad establecidas para la posición. Son los más importantes dentro de la
organización.

Objetivos especiales. Se refieren a los estudios de factibilidad que exploran
nuevas áreas, la experimentación de sistemas y procedimientos nuevos;
asimismo, se relacionan con la creatividad y formas nuevas de pensamiento.

Objetivos de desarrollo. Son aquellos que tienen que ver con la formación del
gerente en sus funciones y pueden referirse a cursos, visitas a plantas,
conferencias o a la lectura de libros y publicaciones.

Hicks y Gullet, en su obra Administración, desarrollan la siguiente clasificación de
los objetivos.

Objetivos de actuación. Son aquellos que se identifican con las tareas de las
personas relacionadas con su puesto. Se subdividen a su vez en categorías de
rutina, resolución de problemas y de innovación.

Objetivos personales. Los objetivos de desarrollo personal tienen como intención
fomentar las habilidades y conocimientos de un individuo.

La siguiente clasificación es la más común, ya que son los objetivos que
caracterizan a una organización en cualquier renglón.

Objetivos económicos. Responden a las perspectivas de los inversionistas en
cuestión de su dinero, a la vez que satisfacen las necesidades de poder
económico de sus trabajadores.

Objetivos sociales. Internamente crean un ambiente agradable de trabajo,
desarrollan ética y fomento de valores individuales y organizacionales, satisfacen
en todos los valores que debe contener el producto (materia prima, peso,
contenido) a una sociedad cada vez más ávida de creaciones y calidad. También
ayudan a acabar con el desempleo, desarrollan una apropiada infraestructura de
la entidad en que se trabaja, etcétera.

Objetivos políticos. Crean imagen, la alimentan y venden ante sus competidores y
la sociedad en general. Promueven enlaces, estrategias que ayuden al desarrollo
de la industria en específico, intercambio de información entre empresas,
unificación de estándares de calidad y filosofía de trabajo, etcétera.

Objetivos técnicos. Fomentan la educación entre los trabajadores a través de la
constante capacitación y promueven cada vez más profesionistas en la línea
gerencial de la institución, estimulan la creatividad y el uso de tecnología de punta
en su línea de trabajo.

En función del área que abarcan y del tiempo que se establezca pueden ser:
Objetivos estratégicos o generales. Comprenden a toda la empresa y se
establecen a largo plazo.

Objetivos tácticos o departamentales. Se refieren a un área o departamento
de la empresa, se subordinan a los objetivos generales y se establecen a
corto y mediano plazo.
Objetivos operacionales o específicos. Se definen en niveles o secciones
específicas de la empresa, se refieren a actividades más detalladas, son a
corto plazo, responden en función a los objetivos departamentales y
generales.

8.2.2.1.2. Medición, jerarquía e integración
Los objetivos forman una jerarquía en el concepto de su elaboración e
implementación en la práctica administrativa, y este concepto se puede ilustrar en
forma piramidal, desde el objetivo global hasta los objetivos individuales
específicos.
A continuación, retomando a Koontz y Weihrich, de su libro Administración, una
perspectiva global, consideraremos la enunciación de los objetivos
organizacionales, desde su perspectiva de jerarquía.

a) Los objetivos socioeconómicos. Es la cúspide, el nivel más alto que
persigue una organización; el propósito socioeconómico genera no sólo
bienestar a sus propietarios, sino también a los integrantes de la misma.

b) En segunda instancia se encuentra la misión, que es definida como la razón
de ser de las organizaciones. Esta misión es un breve enunciado que
sintetiza los principales propósitos estratégicos y los valores esenciales que
deberán ser conocidos, comprendidos y compartidos por todas las
personas que deseen colaborar en el desarrollo del negocio.

c) En tercera instancia tenemos a los objetivos generales de la organización.
Son aquellos objetivos integrales que se consideran a largo plazo o
estratégicos, que visualizan a la organización como un todo. Dentro de esta
clasificación tenemos algunos objetivos planteados, tales como eficiencia
organizacional, maximización de utilidades, liderazgo industrial, bienestar
del empleado, entre otros.

d) En siguiente plano tenemos los objetivos de división, que son creados en
un área de trabajo definida por cierta especialidad.


e) Los objetivos de departamento. Este tipo de objetivos tiende a desarrollar
metas más específicas de trabajo y tiene mucho que ver con el aspecto
operativo de la organización. Los jefes de departamento y los supervisores
son los encargados de elaborar dichos objetivos, ya que son, en teoría, los
más experimentados en las funciones y actividades de la organización.

f) Por último, se encuentran los objetivos individuales. Son aquellos que
genera el empleado en su puesto de trabajo y tienen que ver con el
desempeño individual, objetivos de desarrollo personal y cumplimiento con
estándares de trabajo.

¿Quién fija los objetivos?

Los objetivos pueden ser fijados de cuatro modos. En el primero, los objetivos son
fijados por el superior para el subordinado, esto es en forma unilateral y parece ser
el método más utilizado y tradicional; es como una orden más específica que la
usual.
El segundo método implica que el superior fije los objetivos y los discuta con su
subordinado, esto es que los objetivos se consideran por el momento como
tentativas susceptibles a modificaciones y estudios. Sigue existiendo una
autoridad sobre lo “estudiado”, el subordinado se siente presionado a “compartir”
las ideas de su jefe y es poco probable que se logre compromiso del subordinado.

El tercer método implica fijar los objetivos a través de un binomio superior-
asesores; este método es muy utilizado para el establecimiento de los objetivos.

Un asesor interno o externo que se entrevista en privado y conjuntamente con el
superior y subordinado e instrumenta su acuerdo sobre un conjunto de objetivos y
medidas. El subordinado siente que la situación está en dos por uno, es decir, que
existen dos autoridades contra él solo. El subordinado y el superior sufren los
cambios porque es necesario contar con el asesor en todo el proceso de
implementación de los objetivos, por lo tanto, el método tiende a ser muy costoso,
ya que un asesor externo es un especialista que no regala su tiempo ni su trabajo.

El cuarto método es el de subordinado-superior. El subordinado formula y propone
un conjunto de objetivos y elabora una serie de reuniones con su superior para
comunicar cuáles son sus objetivos. Con este método, ambos contribuyen en
forma equilibrada a los objetivos.



IMPORTANCIA DE LOS OBJETIVOS ORGANIZACIONALES

Los objetivos organizacionales dan a los gerentes y a los demás miembros de la
organización importantes parámetros para la acción en áreas como:

1. Guía para la toma de decisiones: una parte importante en la
responsabilidad de los gerentes es tomar decisiones que influyen en la
operación diaria y en la existencia de la organización y del personal de la
misma. Una vez que los gerentes formulan los objetivos organizacionales,
saben en qué dirección deben apuntar. Su responsabilidad se convierte,
pues, en tomar las decisiones que lleven a la empresa hacia el logro de sus
objetivos.

2. Guía para la eficiencia de la organización: dado que la ineficiencia se
convierte en un costoso desperdicio del esfuerzo humano y de los recursos,
los gerentes luchan por aumentar la eficiencia de la organización cuando
sea posible. La eficiencia se define en términos de la calidad total del
esfuerzo humano y de recursos que una empresa invierte para alcanzar sus
objetivos. Por lo tanto, antes de que pueda mejorar la eficiencia de una
empresa, los gerentes deben lograr una clara comprensión de los objetivos
organizacionales. Sólo entonces los gerentes podrán utilizar los recursos
limitados a su disposición tan eficientemente como les es posible.

3. Guía para la coherencia de una organización: el personal de una
organización necesita una orientación relacionada con su trabajo. Si los
objetivos de la empresa se usan como actividad productiva, la toma de
decisiones de calidad y la planeación efectiva.

4. Guía para la evaluación de desempeño: el desempeño de todo el personal
de una empresa debe ser evaluado para medir la productividad individual y
determinar lo que se puede hacer para aumentar. Los objetivos
organizacionales son los parámetros o criterios que deben utilizar como
base de estas evaluaciones. Los individuos que aportan más al
cumplimiento de los objetivos organizacionales deben ser considerados
como los miembros más productivos de ella. Las recomendaciones
específicas para aumentar la productividad deben incluir sugerencias sobre
lo que los individuos pueden hacer para contribuir a que la empresa se dirija
hacia el alcance de sus objetivos.












Estrategia
A menudo las estrategias denotan, por tanto, un programa general de acción y un
conato de empeños y recursos para obtener objetivos amplios. Anthony los define
como el resultado de " ... el proceso de decidir sobre objetivos de la organización,
sobre los cambios de estos objetivos, sobre los recursos usados para obtener
estos objetivos y políticas que deben gobernar la adquisición, uso y organización
de estos recursos". Y Chandler define una estrategia como "la determinación de
los propósitos fundamentales a largo plazo y los objetivos de una empresa, y la
adopción de los cursos de acción y distribución de los recursos necesarios para
llevar adelante estos propósitos."
El propósito de las estrategias, entonces, es determinar y comunicar a través de
un sistema de objetivos y políticas mayores, una descripción de lo que se desea
que sea la empresa. Las estrategias muestran la dirección y el empleo general de
recursos y de esfuerzos. No tratan de delinear exactamente cómo debe cumplir la
empresa sus objetivos, puesto que ésta es la tarea de un número enorme de
programas de sustentación mayores y menores. Pero son una referencia útil para
guiar el pensamiento y la acción de la empresa. Esta utilidad en la práctica y su
importancia como guía en los planes justifican su consideración por separado
como un plan para fines analíticos. Las estrategias pueden ser:







Bibliografía

http://www.monografias.com/trabajos11/plantac/plantac.shtml
http://www.slideshare.net/max.zambrana/unidad-vi-proceso-iterativo-diseo-y-seleccion-
estrategias
http://biblioteca2.ucab.edu.ve/anexos/biblioteca/marc/texto/AAQ6888.pdf
http://www.dachary.edu.ar/materias/DirEmpresas/docs/UII_-
_Estrategia_2_Direccion_Estrategica.pdf
http://www.slideshare.net/asertijot/chiavenato-introduccion-a-la-teoria-general-de-la-
administracion
http://www.cecuc.ipn.mx/v3/pdfs/Fundamentos_Administracion.pdf
http://fcasua.contad.unam.mx/apuntes/interiores/docs/98/1/admon_bas1.pdf

http://www.monografias.com/trabajos15/objetivos-organizacionales/objetivos-
organizacionales.shtml