You are on page 1of 6

Mosca de la Futa

 La mosca de la fruta o del Mediterráneo, es un insecto holometábolo (se refiere al proceso en
el cual un insecto pasa en su desarrollo por una metamorfosis completa de cuatro estados:
huevo, larva, pupa y adulto) originario de África.
 La actividad de Ceratitis capitata aumenta en primavera llegando a máximos de actividad en
verano, pudiendo permanecer inactivas las pupas durante el invierno si las condiciones
climatológicas no le son favorables.
 El ciclo tarda en completarse de 21 a 30 días en condiciones óptimas. Dependiendo de las
condiciones climáticas concretas de cada zona y cada año, Ceratitis capitata puede llegar a
tener hasta 7 u 8 generaciones anuales.

Daños:
Directos
 Daño producido por el efecto de la picadura de la hembra sobre el fruto, para realizar la
ovoposición, que es una vía de entrada de hongos y bacterias que descomponen la pulpa; y a
las galerías generadas por las larvas durante su alimentación. Todo esto produce una
maduración precoz y caída del fruto, y la consiguiente pérdida de cosecha.
Indirectos
 Restricción impuesta por otros países a la exportación de fruta con riesgo de haber sido
atacada por Ceratitis capitata. Así como al destrío por pudrición en almacén.

TEORÍA CROMOSÓMICA DE LA HERENCIA MENDELIANA
Cuando Mendel realizó sus experimentos, no se conocía la existencia de la molécula de ADN ni, por
tanto, que esta se encontrara en los cromosomas.
Los investigadores de finales del siglo pasado y principios del actual elaboraron la teoría cromosómica
de la herencia mendeliana, según la cual los genes residen en los cromosomas.
En 1902, Sutton, en EEUU, y Boveri, en Alemania, observaron que había un paralelismo entre la
herencia de los factores hereditarios y el comportamiento de los cromosomas durante la meiosis y la
fecundación, por lo que dedujeron que los factores hereditarios residían en los cromosomas.
Esta afirmación sirvió de base para la formulación de la teoría cromosómica de la herencia unos años
más tarde.
En 1909, Johannsen designó “el factor hereditario” de Mendel con el término gen.
En 1910, Morgan, observó en sus experimentos con la mosca del vinagre que los machos de esta especie
tenían tres pares de cromosomas homólogos, llamados autosomas, y un par de cromosomas parecidos, pero
no idénticos, a los que designó con las letras X e Y y denominó heterocromosomas o cromosomas sexuales,
ya que son los responsables del sexo.
Más tarde, Morgan descubrió que muchos caracteres hereditarios se transmiten juntos, como por
ejemplo, el color del cuerpo de la mosca, el color de los ojos, el tamaño de las alas, etc. Después de efectuar
numerosos cruces comprobó que había cuatro grupos de genes que se heredaban ligados.
Se llegó a la conclusión de que los genes estaban en los cromosomas y que estos se encontraban en el
mismo cromosoma tendían a heredarse juntos, por los que se denominó genes ligados.
Posteriormente, Morgan determinó que los genes se localizan sobre los cromosomas de forma lineal y
que el intercambio de fragmentos de cromosomas se corresponde con el fenómeno de la recombinación.
También afirmó que los cromosomas conservan la información genética y la transmiten de generación
mediante la mitosis.
Cromosoma Sexuales

Los Cromosomas sexuales (**-XY) son aquellos cromosomas que son portados por las Gametos
(Espermatozoide y el Óvulo) destinados a la Determinación del Sexo del Nuevo individuo, sea
Hembra (**) o Macho (XY)
Los cromosomas sexuales o heterocromo somas son cromosomas de organismos eucariontes que
están representados diferentemente en los dos sexos.

Los cromosomas sexuales típicamente son designados como cromosoma X y como cromosoma Y.

En muchos organismos, un sexo posee un par de cromosomas idénticos y el sexo opuesto posee
un par de cromosoma visiblemente diferente, tanto estructural como funcionalmente. Estos
cromosomas reciben el nombre de cromosomas sexuales o heterocromos somas y como se siguen
apareando en la meiosis se consideran cromosomas homólogos.
Genes y cromosomas
Cromosomas

La clave de la vida y de la herencia está en el núcleo de la célula, que es el centro que gobierna todas sus
actividades.
El núcleo de cada célula sexual humana, contiene 23 cromosomas, que son unos orgánulos filiformes en
forma de hilos y cada uno de ellos, tiene una larga molécula enroscada de una sustancia química
llamada ADN Acido desoxirribonucleico, que es la molécula informativa de la vida.
El ADN contiene más o menos 30,000 genes, cada uno de los cuales contiene información precisa sobre
las características de la especie humana y las que van a tener la persona de forma particular.
En el momento de la fecundación, cuando los núcleos de las células sexuales se fusionan, se unen los
cromosomas en pares y la célula empieza a dividirse en millones de nuevas células que si bien son iguales
porque contienen las mismas partes, son diferentes en el contenido genético que contienen y que definen
desde tejidos diferentes como es el sanguíneo del óseo o muscular, hasta las características de una persona.
El mundo de los genes es fascinante y gracias a los estudios del genoma humano se ha identificado el
papel de cada uno de ellos en la conformación de la persona y hasta se han identificado los que determinarán
ciertos problemas de salud en la vida adulta.
Los genes trabajan toda la vida, porque nuestro cuerpo no deja de producir nuevas células para suplir las
que mueren, se desgastan o lastiman, por lo que gracias a ellos todos los tejidos de nuestro cuerpo, excepto el
nervioso se renueva constantemente.
Genes
Cada ser humano tiene aproximadamente 30.000 genes que determinan el crecimiento, el desarrollo y
el funcionamiento de nuestros sistemas físicos y bioquímicos. Normalmente, los genes se encuentran
distribuidos en 46 cromosomas (23 pares) dentro de nuestras células.

Los pares del 1 al 22 son iguales en hombres y mujeres y se conocen como autosomas. El par número 23
está compuesto por los cromosomas que determinan el sexo. Las mujeres tienen dos cromosomas X y los
hombres un cromosoma X y un cromosoma Y.

Los espermatozoides y las células ováricas son diferentes de las demás células del organismo. Estas
células reproductivas tienen sólo 23 cromosomas independientes cada una. Cuando un espermatozoide y un
óvulo se combinan, al comienzo del embarazo, forman una célula nueva con 46 cromosomas. El ser humano
resultante es genéticamente único y su diseño está determinado por el padre y la madre en partes iguales.

Entrecruzamiento cromosómico

El entrecruzamiento cromosómico es el proceso por el cual las cromáticas de cromosomas
homólogos se aparean e intercambian secciones de su ADN. La sinapsis comienza antes de que se
desarrolle el complejo sinaptonémico, y no está completo hasta cerca del final de la profase 1. El
entrecruzamiento usualmente se produce cuando se aparean las regiones en las rupturas del
cromosoma y luego se reconectan al otro cromosoma. El resultado de este proceso es un intercambio
de genes, llamado recombinación genética. Los entrecruzamientos cromosómicos también suceden en
organismos asexuales y en células somáticas, ya que son importantes formas de reparación del ADN.
1


Mapas Cromosómicos

Se refiere a la ubicación de los genes ligados en el o los cromosomas. Para ubicar la posición
relativa de genes en el cromosoma, se requieren por lo menos valores de ligamiento entre tres
genes, es decir mapa de tres puntos.
A través de la elaboración de los mapas genéticos se puede establecer la ubicación exacta de los
genes en los cromosomas. Estos mapas tienen como objetivo representar gráficamente las
distancias a las que se encuentran los genes en cada cromosoma.
HERENCIA LIGADA AL SEXO
Hay algunos caracteres que están determinados por genes que se encuentran en los cromosomas
sexuales y, por tanto, se heredan a la vez que el sexo. El tipo de herencia de estos caracteres se denomina
herencia ligada al sexo.
Algunas enfermedades que padece la especie humana se deben a la presencia de algún gen defectuoso en
algún cromosoma. Si el gen defectuoso se localiza en un cromosoma sexual, las enfermedades a que de lugar
se heredan ligadas el sexo.
El hombre solo tiene un cromosoma X. Por ello, todos los genes situados en él se manifestarán, sean
dominantes o recesivos. En cambio, en la mujer, un gen recesivo no se manifestará si en el otro cromosoma X
se encuentra su alelo dominante. En ese caso se dice que la mujer es portadora, y la probabilidad de que sus
hijos varones exhiban dicho carácter es del 50%.
Por ejemplo, el daltonismo, un tipo de distrofia muscular y la hemofilia son enfermedades determinadas
por genes en el cromosoma X y, por tanto, se heredan ligadas al sexo.
Ambas anomalías se producen por sendos genes recesivos localizados en el cromosoma X.




Mapa de cromosoma


Cromosomas sexuales


Entrecruzamiento


Genes y cromosomas