You are on page 1of 50

ASOCIACIÓN DE CENTROS DE ESTUDIOS GNÓSTICOS

,
ANTROPOLÓGICOS, PSICOLÓGICOS Y CULTURALES, A. C.








EL APOCALIPSIS
DEVELADO




DISTRIBUCIÓN GRATUITA



ASOCIACIÓN DE CENTROS DE ESTUDIOS GNÓSTICOS,
ANTROPOLÓGICOS, PSICOLÓGICOS Y CULTURALES, A. C.
















EL APOCALIPSIS
DEVELADO



























SAMAEL AUN WEOR
Director General




ESTUDIOS Y TEMÁTICA
Departamento de Antropología




REVISIÓN Y TEMÁTICA
Junta Directiva Nacional




ASESORÍA
Junta de Instructores Gnósticos




EDITOR
División del Comité de Estudios Sexuales (CES)




CORREOS ELECTRÓNICOS:
jesusgnos@yahoo.com.mx
asociaciondeestudiosgnosticos@yahoo.com




ASOCIACIÓN DE CENTROS DE ESTUDIOS GNÓSTICOS,
ANTROPOLÓGICOS, PSICOLÓGICOS Y CULTURALES A.C.
Matrícula Cámara de Comercio S0-500484 de 2004
Personería jurídica 1294 de 1990. Nit. 800-160659-0
e-mail: asociaciondeestudiosgnosticos@yahoo.com

Portada

os astrónomos de todos los lugares del mundo, ya levantaron el MAPA DE LA GRAN
CATÁSTROFE que se avecina; nosotros tenemos en nuestra Institución ese mapa. Lo
hemos conseguido en una Hemeroteca del Distrito Federal; es de orden oficial. Todos los
astrónomos del mundo lo han levantado, no hay astrónomo que ignore la Gran Catástrofe que se
avecina; mas no hacen publicación de ese evento por prohibición expresa de los gobiernos, que
censuran para evitar, precisamente, el fenómeno de la psicosis colectiva. Así, pues, se trata, de
un hecho concreto, de un hecho oficial que la ciencia actual no desconoce. Como secuencia o
corolario, el mundo aquel que hace juego con este Viaje Sideral, el mundo aquel que aparece
siempre al final del viaje, ya está a la vista de todos los telescopios del mundo: Se llama
“HERCÓLUBUS” (los científicos lo han bautizado con el nombre de “BARNARD I”;
Nostradamus y los antiguos le llamaban “Hercólubus”). Es seis veces más grande que Júpiter, el
Titán de nuestro Sistema Solar; se trata de un monstruo cósmico extraordinario.
Cuando Hercólubus se acerque un poco más, cuando ya sea visible para todo ojo, halará o
atraerá magnéticamente el fuego líquido del interior de la Tierra; entonces vendrá la gran
explosión que se aguarda; ya hemos dicho que el interior del mundo está lleno de presiones y
vapores que se intensifican de instante en instante, debido al contacto preciso del fuego y del
agua. Obviamente, Hercólubus tiene una potencia magnética extraordinaria; producirá tal
explosión, volando en pedazos parte de la corteza geológica de la Tierra; el fuego líquido
brotará a la superficie por todas partes; millones de volcanes aparecerán por aquí, por allá y
acullá, y se originarán terribles terremotos y horrorosos maremotos. El fuego líquido, circulando
por toda la superficie del globo terráqueo, quemará todo aquello que tenga vida; será un
Incendio Universal que nadie podrá apagar y perecerá toda la humanidad doliente. Mucho más
tarde, cuando se produzca el mayor acercamiento de ese gigantesco mundo que viene a devorar
la Tierra, se producirá una REVOLUCIÓN DE LOS EJES de nuestro mundo: Los Polos se
transformaran en Ecuador y el Ecuador se convertirá en Polos; cambiarán de lecho los océanos
y los actuales continentes quedarán sumergidos bajo las aguas; entonces habrá desaparecido
para siempre esta “perversa civilización de víboras, y no quedará, de todo esto, piedra sobre
piedra” (como lo manifestó Jesús el Cristo) ...
Ya Hercólubus está a la vista de todos los observatorios del mundo; llegará un momento
en que será visible, aún en pleno mediodía. Cuando se coloque entre el Sol y Tierra, habrá un
eclipse que durará tres días. Estamos hablando sobre hechos que se pueden demostrar
matemáticamente; los astrónomos que han levantado el mapa de este evento, pueden
demostrarlo con números, con cálculos exactos. No estamos hablando de conceptos “a priori”,
no estamos haciendo afirmaciones empíricas, los astrónomos respaldan nuestras palabras en
todos los rincones de la Tierra, y no hay telescopio a través del cual no se haya visto lo que
estamos afirmando: Hercólubus, reiteramos, está a la vista; esto es incuestionable…





L

Prefacio

l Apocalipsis de Juan de Padmos es el único libro bíblico cristiano con el cual
nadie se ha metido; y el motivo de esta situación es que nadie lo entiende, y por eso
nadie se ha entrometido con él, por eso se ha podido salvar de la desgracia de ser
adulterado, mutilado, etc. Pero toda la Gran Obra del Padre que está en secreto que
enseña el Gnosticismo Universal está en el Apocalipsis, ese es el Libro de la Sabiduría,
el Libro donde están las Leyes de la Naturaleza. Pero, cada uno de nosotros tiene su
propio Apocalipsis Interior. Existe el Apocalipsis de Pedro, el de Juan, el de Pablo y
también existe el Apocalipsis dentro de cada uno de nosotros.
Cada uno tiene su propio Apocalipsis y hay dos formas de vivirlo: o lo vivimos
dentro de nosotros mismos haciendo la Gran Obra, o lo vivimos con la Naturaleza, con
la humanidad en general. Por ejemplo, la humanidad actual ya lleva roto el Sexto Sello,
está aguardando romper el Séptimo Sello. Cuando eso sea, habrá un Gran Temblor,
vendrá el Cataclismo final, la destrucción de esta raza.
Si eso lo vive uno dentro de sí, es pavoroso pero se logra con el Maestro
Resurrecto. Los Siete Sellos representan los Siete Cuerpos. Físico, Etérico, Astral,
Mental, Causal, el Búddhico y el Átmico. El Apocalipsis es Interior Profundo y es para
vivirlo dentro de uno mismo. Lo mismo que los Evangelios. Los Cuatro Evangelios de
Cristo son Tratados de Alquimia y son para vivirlos dentro de uno mismo, ya que el
Cristo está dentro de uno mismo y dentro de uno mismo uno debe encontrarlo. El es el
Director de todo el Trabajo de Laboratorio.









E

La Tierra y la Ley de Entropía

a Tierra, nuestro hogar, es una hermosa esfera azul y blanca cuando es vista desde el
espacio. Es el tercer planeta desde el Sol; es el mayor de los planetas interiores. El color
azul de nuestro planeta se debe a la abundancia de agua, que lo hace ideal para la vida. Dispone
de una importante atmósfera constituida principalmente por nitrógeno y oxígeno, y de una
magnetosfera ligada al campo magnético terrestre. La Tierra da una vuelta alrededor del Sol,
con una velocidad media de 29,76 Kilómetros/segundo, en 365 días, 5 horas, 48 minutos y 46
segundos. En este recorrido recorre una elipse en uno de cuyos focos se encuentra el Sol
(primera ley de Kepler). El plano de su recorrido recibe el nombre de eclíptica. En fecha dos de
enero se encuentra la Tierra a la menor distancia del Sol (perihelio, 147 millones de
Kilómetros); su mayor distancia (afelio) la tiene el tres de julio (151,9 millones de Kilómetros);
la velocidad de la tierra en el perihelio es mayor (segunda ley de Kepler) lo que implica que
tiene como consecuencia que los inviernos del hemisferio septentrional sean ocho días más
cortos y los veranos ocho días más largos.
Además, la Tierra tiene un movimiento de rotación de oeste a este y da una vuelta
completa sobre su eje en 23 horas, 56 minutos y 4,1 segundos. Debido a la posición inclinada
del eje de rotación, el plano del Ecuador y la eclíptica se cortan formando un ángulo de 23º 27';
por ello va variando la duración de la iluminación solar en el transcurso del año, lo que da lugar
a las distintas estaciones. La rotación de la Tierra tiene también como consecuencia un
achatamiento junto a los Polos que forma un elipsoide de revolución: el radio ecuatorial mide
6378,2 Kilómetros, el radio polar 6356,9 Kilómetros, la circunferencia de un meridiano
40009,15 Kilómetros.


EL PLANETA TIERRA

Pero en estos últimos tiempos nuestra morada planetaria, está marchando toda, bajo la Ley de
la Entropía. Observemos cómo se encuentran los mares: convertidos en basureros; peces
moribundos, ríos contaminados, la atmósfera contaminada con “Smog”; frutos de la tierra
adulterados. Los sabios, los pseudo-sapientes, que "todo se lo saben", han acabado con los frutos
verdaderos de la Tierra; ahora ya no encuentra uno ni manzanas para comer y le toca tragar "pe-
roles" ("naranjas de California" sin semillas: ¿habráse visto cosa más estúpida?). Claro, he ahí la
Ley de la Entropía: los sabihondos, satisfechos de su "sabiduría", sin saber que lo que han hecho es
degenerar a los vegetales, haciéndolos marchar por el camino de la Entropía. Al paso que vamos,
las tierras se irán volviendo estériles; las explosiones atómicas se están intensificando y de
proseguir así, un día la Tierra quedará igualada, entonces será otra luna.
Afortunadamente, la sabiduría, dijéramos, del Teomertmalogos (El Logos Creador), lo tiene
todo muy bien calculado; ya sabemos nosotros que sólo mediante la transformación es posible
vencer a la Ley de la Entropía, pues la transformación incluye sacrificio; eso es ostensible. Por
ejemplo, si uno sacrifica el deseo sexual, esa fuerza nos provee de otra cosa: cristaliza dentro de
uno, en nuestro Real Ser los Cuerpos Existenciales Superiores del Ser. Si uno sacrifica la ira,
aparecerá la gema preciosa de la mansedumbre; si uno sacrifica el ansia de dinero, la codicia
L
insoportable, nacerá en uno el altruismo; si uno sacrifica la envidia, se manifestará en uno la
filantropía, el deseo de trabajar por el prójimo, la alegría por el bien ajeno; es decir, que no puede
haber transformación si no hay sacrificio.
El petróleo en una locomotora, por ejemplo, se sacrifica. ¿En aras de qué? De la energía que
pone en movimiento todo el tren; eso es sacrificio. Y si la máquina es de carbón, como eran las
antiguas, se sacrifica ese combustible, ¿para qué? En aras del movimiento del tren.
Ostensiblemente, cuando uno sacrifica una fuerza inferior en aras de una superior, hay
transformación. Lo que pasa es que el resultado es tan distinto; porque veamos: un combustible
como el carbón es distinto a la energía del ferrocarril; al ser sacrificado, se convierte en algo tan
distinto, en la energía que pone en movimiento al ferrocarril; es completamente distinta de la
energía del carbón, son diferentes. Asimismo, cuando un hombre sacrifica la fornicación, el deseo
bestial de eyacular en la vagina de su esposa, el resultado de esa energía vienen a ser los Cuerpos
Existenciales Superiores del Ser; ¿ve qué distinto, qué diferente es el resultado? Así, si se sacrifica
durante el coito el esperma convirtiéndose en energía creadora; de esa energía liberada se crea al
hombre interior profundo y entonces se escapa uno de la Ley esa tan horrible de la Entropía
degenerativa.

GRAN EXPLOSIÓN ATÓMICA

La Tierra actualmente está marchando de acuerdo con la Ley de la Entropía, y si no hay un
gran sacrificio, quedará igualada el día de mañana, convertida en una Luna más, en un cadáver
planetario; pero como no se ha terminado el programa ya que cada planeta debe tener sus siete
razas, antes de convertirse en Luna, el Logos Creador debe hacer un gran sacrificio: se necesita la
catástrofe, y el sacrificador va a ser el Teomertmalogo. Se necesita una catástrofe, ¿para qué? Para
poder transformarla, hay que sacrificar esta humanidad incluyendo el escenario donde ésta se ha
desenvuelto; todo esto hay que transformarlo, sacrificarlo. Se necesita una transformación, y como
resultado de esa transformación de energías, resurgirá una Tierra nueva con su Edad de Oro y su
belleza. De manera que la catástrofe es una necesidad indispensable para poder vencer a la Ley de
la Entropía; si no hubiera esa catástrofe, este Apocalipsis, la Ley de la Entropía terminaría
igualando a la Tierra con la Luna, sería una Luna más antes de tiempo; pero gracias a la transforma-
ción que se va a producir con ese sacrificio, que será una catástrofe, surgirá una nueva Edad de Oro
y una nueva humanidad.
Palmariamente, la Tierra está agonizando, la Entropía la está llevando poco a poco hasta el
final, y esto lo puede saber cualquier persona que tenga un poquito de visión. Sólo mediante la
transformación se puede conseguir que todavía no se convierta en Luna, que surja de entre el caos
algo nuevo. La transformación que se va a realizar se hará sobre la base del sacrificio y terminará
con una gran catástrofe. Cristo mismo se sacrificó en la Tierra Santa para vencer a la Ley de la
Entropía, y al Dios Mitra lo ponían sobre un toro, con el cuchillo clavado sobre el lomo del animal;
de la sangre que manaba del toro, brotaban las plantas y todo lo que es, ha sido y será (eso nos dice
lo mismo: sacrificio, indispensable para la transformación, transformación urgente para trascender a
la Entropía). Las gentes no quieren ahora sacrificarse (claro, no comprenden la Ley del Sacrificio);
las gentes creen que la Tierra puede ser transformada sin sacrificio, lo cual es absurdo, pues si
alguien quisiera hacer una labor pero no se sacrificase, tarde o temprano entrará la Entropía y
fracasará su labor; pero si uno comienza haciendo una labor sobre la base del sacrificio, producirá
transformaciones incesantes y su obra crecerá y será fecunda sobre la Tierra. ¡Así será!
La Ley de la Entropía en la misma forma en que iguala dos cadáveres, aunque uno haya sido
sepultado en cajita de oro y el otro en caja de palo, a la larga quedan iguales, tanto el uno huesudo
como el otro, así la Ley de la Entropía se encarga de igualar a los ricos y a los pobres y a todo el
mundo; ¡esa es la cruda realidad de los hechos! La Entropía, a la larga, sólo produce desordenes,
como lo vemos nosotros entre los átomos y moléculas de un cadáver en descomposición. En una
biblioteca si no la limpia, si no se pone un orden, pues se va amontonando libro sobre libro, papel
sobre papel, y a la larga eso es un caos que nadie entiende, un desorden. En cambio, en una
transformación es diferente; en la transformación se produce un orden, un orden atómico.
Hay una fuerza ordenadora en todo el universo y por eso en toda molécula del universo
encontramos orden; en los pétalos de una flor hay orden, en los protones y electrones de un átomo
hay orden. Obviamente, si existe orden en un átomo, en una molécula, entonces quiere decir que
hay una fuerza ordenadora; porque nadie podría concebir un orden en una molécula de cobre o de
almidón, sin una fuerza ordenadora. Al haber una fuerza ordenadora, tiene que ser una fuerza
inteligente, porque no se podría aceptar jamás una fuerza ordenadora surgida del "acaso" (el
"acaso" no es inteligente). Ahora, si el "acaso" es capaz de producir una fuerza ordenadora,
indudablemente ese "acaso" deja de ser "acaso", se convierte en un principio inteligente. Por lógica
exacta podemos decir que el PRINCIPIO DIRECTRIZ ORDENADOR que fue, que es, ha sido
y será, es el Demiurgo Creador (Dios); sólo esa fuerza ordenadora maravillosa, que puso en
actividad el universo, puede realizar transformaciones extraordinarias; pero si uno no utiliza esa
fuerza ordenadora, entonces la Ley de la Entropía, poco a poco, va produciendo el desorden de las
moléculas, el desorden de los átomos, el desorden de la mente, el desorden de los principios
psicológicos y así terminaremos todos igualados, convertidos en algo que no tiene la menor
importancia. ¡Esa es la cruda realidad de los hechos!


HAMBRE Y MISERIA EN TODO EL PLANETA

Gracias a la Ley de Entropía, pronto millones de habitantes de África, Asia y América
Latina, han de morir de hambre. El gas que arrojan los “Spray” puede acabar radicalmente con
el Ozono de la atmósfera terrestre. Algunos sabios pronostican que se agota el subsuelo de
nuestro globo terráqueo. Las especies marítimas están muriendo debido a la contaminación de
los mares, esto ya está demostrado. Incuestionablemente al paso que vamos todos los habitantes
de las grandes ciudades deberán usar máscaras de oxígeno para defenderse del humo. De
continuar la contaminación en su forma alarmante actual antes de poco tiempo ya no será
posible comer peces, estos últimos viviendo en agua así, totalmente contaminada, serán
peligrosos para la salud. Ya es imposible encontrar una playa donde uno pueda bañarse con
agua pura.
Debido al desmedido consumo y explotación del suelo y del subsuelo, pronto las
tierras ya no podrán producir los elementos agrícolas necesarios para la alimentación de
las gentes. Los peligrosos habitantes de este planeta, al contaminar los mares con tanta
inmundicia, envenenar el aire con el humo de los carros y de las fábricas, destruir la
Tierra con sus explosiones atómicas subterráneas y abuso de elementos perjudiciales
para la corteza terrestre, es claro que ha sometido al planeta Tierra, a una larga y
espantosa agonía que indubitablemente habrá de concluir con una Gran Catástrofe, ya
que se encuentra destruyendo el ambiente natural a mil por hora. Sin duda alguna estamos
empeñados en destruir la Tierra, queremos hacerla inhabitable, y es obvio que lo estamos
logrando. En cuanto a los mares se refiere, es ostensible que éstos han sido convertidos por
todas las naciones en una especie de Gran Basurero: El setenta por ciento de toda la basura del
mundo está yendo a cada uno de los mares.
Enormes cantidades de petróleo, insecticidas de toda clase, múltiples substancias
químicas, gases venenosos, gases neurotóxicos, detergentes, etc., están aniquilando a todas las
especies vivientes del océano. Las aves marítimas y el plancton tan indispensable para la vida,
están siendo destruidos. Incuestionablemente, la aniquilación del plancton marino es de una
gravedad incalculable porque este microorganismo produce el setenta por ciento del oxígeno
terrestre. Mediante la investigación científica se ha podido verificar que ya ciertas partes del
Atlántico y del Pacífico se encuentran contaminadas con residuos radioactivos, producto de las
explosiones atómicas.
Lo peor de todo esto es que las reservas subterráneas de agua dulce, se encuentran en
peligro debido a los abusos de los terrícolas. La explotación sin misericordia de los pozos de
petróleo, continúa siendo fatal. El petróleo que se extrae del interior de la tierra, atraviesa las
aguas subterráneas y las contamina. Como secuencia de esto, el petróleo ha hecho impotables
las aguas subterráneas de la Tierra durante más de un siglo. Como resultado de todo esto
mueren los vegetales y hasta multitud de personas. ¿Y qué diremos del aíre tan indispensable
para la vida de las criaturas? Con cada aspiración e inhalación los pulmones toman medio litro
de aire, o sea, unos doce metros cúbicos al día, multiplíquese dicha cantidad por los seis mil
quinientos millones de habitantes que posee la Tierra, entonces tendremos la cantidad exacta de
oxígeno que diariamente consume la humanidad total, sin contar con el que consumen todas las
otras criaturas animales que pueblan la faz de la Tierra.
La totalidad del oxígeno que inhalamos, se encuentra en la atmósfera y se debe al plancton
que ahora estamos destruyendo con la contaminación y también a la actividad fotosintética de
los vegetales. Desgraciadamente las reservas de oxígeno ya se están agotando, porque mediante
nuestras innumerables industrias está disminuyendo en forma continua la cantidad de radiación
solar, tan necesaria e indispensable para la fotosíntesis, y es por esto que la cantidad de oxígeno
que producen actualmente las plantas, es ahora muchísimo menos que en los siglos pasados. Lo
más grave de toda esta tragedia mundial es que continuamos contaminando los mares,
destruyendo el plancton y acabando con la vegetación.


SE MUEREN LOS OCÉANOS

El “Smog”, que estamos expulsando constantemente al aire; además de matar pone en peligro la
vida del planeta Tierra, y no sólo está aniquilando las reservas de oxígeno, sino, además, está matando a
las gentes. El “Smog”, origina extrañas y peligrosas enfermedades imposibles de curar, esto está ya
demostrado. El “Smog”, impide la entrada de la luz solar y de los rayos ultravioletas, originando por ello,
graves desórdenes en la atmósfera.
Viene una era de alteraciones climáticas, glaciaciones, avance de los hielos polares hacia el
Ecuador, ciclones espantosos, terremotos, etc. Debido no al uso, sino al abuso de la energía eléctrica en
los próximos años habrá más calor en algunas regiones del planeta Tierra y esto coadyuvará en el proceso
de la Revolución de los Ejes de la Tierra. Ya pronto los Polos quedarán constituidos en el Ecuador de la
Tierra, y este último se convertirá en Polos. El deshielo de los Polos ha comenzado y un nuevo Diluvio
Universal precedido por el fuego se avecina. En próximos decenios, se multiplicará el “Dióxido de
Carbono”, entonces este elemento químico formará una gruesa capa en la atmósfera de la Tierra. Tal filtro
o capa, absorberá lamentablemente la radiación térmica y actuará como un invernadero de fatalidades.
El clima de la tierra se hará más caliente en muchos lugares y el calor hará fundir el hielo de los
Polos, subiendo por tal motivo el nivel de los océanos escandalosamente. La situación es gravísima, el
suelo fértil está desapareciendo y diariamente nacen doscientas mil personas que necesitan alimento. La
catástrofe mundial de hambre que se avecina, será ciertamente pavorosa; esto está ya a las puertas.
Actualmente están muriendo cuarenta millones de personas anualmente por hambre, por falta de comida.
La criminal industrialización de los bosques y la explotación despiadada de minas y petróleo están
dejando a la Tierra convertida en un desierto. Si bien es cierto, que la energía nuclear es mortal para la
humanidad, no es menos cierto que actualmente existen también, “Rayos de Muerte”, “Bombas
Microbianas” y muchos otros elementos terriblemente destructivos, malignos; inventados por los
científicos.
Incuestionablemente, para conseguir la energía nuclear, se requiere de grandes cantidades de calor
difíciles de controlar y que en cualquier momento pueden originar una catástrofe. Para lograr la energía
nuclear, se requiere de enormes cantidades de minerales radioactivos, de los cuales sólo se aprovecha un
treinta por ciento, esto hace que el subsuelo terráqueo se agote rápidamente. Los desperdicios atómicos
que quedan en el subsuelo resultan espantosamente peligrosos. No existe lugar seguro para los
desperdicios atómicos. Si el gas de un basurero atómico llegara a escapar, aunque sólo fuese una mínima
porción, morirían millones de personas. La contaminación de alimentos y aguas trae alteraciones
genéticas y monstruos humanos: criaturas que nacen deformadas y monstruosas. Indubitablemente, el
grave accidente de la planta nuclear de Chernobil causó verdadero espanto con consecuencias
inimaginables.
Ciertamente la humanidad no sabe vivir, se ha degenerado espantosamente y francamente se ha
precipitado al abismo. Lo más grave de toda esta cuestión, es que los factores de tal desolación, cuales
son: hambres, guerras, destrucción del planeta en que vivimos, etc., están dentro de nosotros mismos, los
cargamos en nuestro interior, en nuestra Psiquis.

Peligrosos síntomas

minentes hombres de ciencia de la famosa Universidad de Columbia, han echado a volar
por el mundo la noticia de que existe una monstruosa grieta en el fondo de los mares,
resultante fatal de las diversas conmociones telúricas de los últimos años. Los hombres de
ciencia calculan que dicha grieta tiene por lo menos 90.000 Kilómetros de largo, con una
anchura media de cuarenta y una profundidad promedio de dos y medio. Nosotros tuvimos
noticia de que, un anciano Lama Tibetano, antes de morir informó a cierto caballero sobre tal
grieta; no hay duda de que los Lamas no ignoran esto. Las informaciones científicas dicen que
la citada grieta va desde el Atlántico hasta el Índico y desde el Antártico hasta el Ártico. Bordea
el continente Americano, así como el Asiático, quedando en el centro del espantoso anillo de
fallas submarinas, todo el Océano Pacífico.


ALERTA ROJA: AGRIETAMIENTO EN EL FONDO DE LOS MARES

Las últimas investigaciones realizadas por los científicos, han venido a demostrar que el
agrietamiento sale de la Antártica y sigue hasta muy cerca del Cabo de Hornos, bifurcándose
luego en dos ramales principales; uno que se dirige hacia el Oriente y otro hacia el Occidente.
Se nos informa que el ramal del Pacifico sigue una trayectoria muy sinuosa casi costeando el
Continente Americano, de manera que va pasando por Chile, Perú, Ecuador, Nicaragua, El
Salvador, Guatemala; Oaxaca y Guerrero, en México; Golfo de California, Seatle, Estados
Unidos; Vancouver, en Canadá y Alaska. Se nos informa que en Alaska dicho ramal se quiebra
para continuar su curso a lo largo de las Islas Aleutianas y un ramal dizque parece atravesar
todo Alaska, pues los temblores de tierra en Fairbanks, situada en todo el centro de la península,
han sido muy fuertes como el que ocurrió en el mes de Marzo de 1964. El famoso ramal de las
Islas Aleutianas, va hasta Tokio, Japón, tocando peligrosamente las Islas Sapporo, Hokkaido,
Ohaua, Waohua, Kawailoa y algunas otras.
Un sabio autor dice que del Japón parece que parten ciertos ramales secundarios que se
dirigen hacia Hawai; no cabe duda alguna de que el principal agrietamiento se orienta hacia
Filipinas y Nueva Zelanda, de donde luego regresa a su punto de partida situado en la Antártica;
cerrando así un circulo mágico tremendamente peligroso.

Agrietamiento del Atlántico

Los hombres de ciencia dicen que el agrietamiento del Atlántico parece tener su origen en
el Mar de Noruega. En su recorrido bastante enigmático pasa frente a España, Portugal y parte
de África, para terminar muy aproximadamente en la Guinea Portuguesa.

Ramal del Oriente

No hay duda de que la grieta que viaja hacia el Mundo Oriental nace en la Antártica
misteriosa y pasa frente al Cabo de Buena Esperanza, Madagascar y Mar de Arabia para
terminar en algún desconocido lugar del océano Indico. A todas luces resulta claro que la grieta
E
más peligrosa y que inevitablemente llegará a producir un tremendo cataclismo, se encuentra en
el Océano Pacifico. Las noticias dadas constantemente por la prensa, han venido a
demostrarnos que los lugares más castigados por los terremotos se encuentran precisamente en
el Pacifico.
Estas grietas del suelo marítimo indican, señalan síntomas peligrosos que fuera de toda
duda nos están advirtiendo sobre la proximidad de una Gran Tragedia. Los tiempos del fin ya
llegaron y estamos en ellos. La espada de la Justicia Cósmica pesa amenazante sobre la cabeza
de la Gran Ramera (La humanidad actual). Es urgente saber que existe todo un conjunto de
Grietas en lo profundo de los mares y que esto es el resultado concreto de una acción geológica
de tipo mundial totalmente definida. Algunas de esas grietas son ciertamente ya tan profundas
que hasta han logrado poner en contacto el agua exterior con el fuego interior de la tierra.


LLANURAS ABISALES O FONDO OCÉANICO

En estos instantes de crisis mundial se está produciendo dentro del interior del organismo
planetario, vapor de agua a tal presión, que seguramente llegará el día en que ninguna montaña
por poderosa que sea podrá resistirla y volará por los aires hecha polvo como ya lo profetizó
Mahoma en el Corán. Los terremotos en serie ya comenzaron y serán cada vez más y más
intensos, y las ciudades caerán como Castillos de Naipes, hechas polvo, y la tierra se tragará a
toda la humanidad. Esta humanidad está perdida, ya no tiene remedio, debemos reconocerlo y
por lo tanto debe perecer. Por lo pronto, y como para ir comenzando con la gran catástrofe, es
ya innegable que la costa Chilena se está hundiendo y que otro tanto viene sucediendo en
diversos lugares de este afligido y martirizado mundo. Los expertos saben muy bien que en
diversos lugares del Atlántico y del Pacifico, el mar ha perdido profundidad porque el fondo se
ha venido acercando cada vez más a la superficie, a consecuencia de la interna presión que ha
producido un hinchamiento en el fondo marino. Los científicos saben muy bien que mientras las
montañas se hunden, el fondo del mar se levanta.
Grandes volúmenes de agua están ya fuera de toda duda en contacto con el fuego liquido
que corre por el interior de la tierra y el resultado no se hará esperar mucho tiempo, las
presiones y vapores tienen que producir inevitablemente una intensiva actividad volcánica
acompañada de terribles y espantosos terremotos y grandes maremotos. La presión del interior
de la tierra es ahora horrible y lo peor del caso es que está aumentando minuto a minuto. El
instante culminante se acerca, la presión interna tendrá que llegar inevitablemente a su limite
máximo, la catástrofe está ya para suceder, cualquier fenómeno exterior puede producir el final,
tal vez una explosión atómica, el paso de cualquier cuerpo celeste que se acerque demasiado, un
fenómeno de atracción solar y lunar debidamente combinados, etc.
La explosión en el fondo de los mares será espantosa; por el humo y las cenizas, el Sol se
verá negro como silicio, y la Luna parecerá roja como sangre debido al fuego que se levantará
de la faz de la tierra. La espada terrible de Damocles aparece amenazadora sobre la cabeza
horrible de la Gran Ramera, cuyo numero es 666 (cabalísticamente es el Arcano 18, pues,
6+6+6=18. 18 es el Enemigo Oculto. Y el Enemigo Oculto es la Bestia. La Bestia todo ser
humano la lleva en su interior mientras existan en nuestra psiquis la ira, el orgullo, la pereza, la
lujuria, la codicia, la envidia, la gula, etc., etc.). Los pecados de la Gran Ramera han llegado
hasta el cielo, y la espada flamígera de la Justicia Cósmica la herirá de muerte. Caerá Babilonia
la Grande, la Madre de todas las fornicaciones y abominaciones de la tierra (que es esta
humanidad actual), porque todas las naciones han bebido el vino del furor de su fornicación; y
los reyes de la tierra han fornicado con ella, y los mercaderes de la tierra se han enriquecido por
ella, de la potencia de sus deleites.
Esta perversa civilización de víboras, esta gran Babilonia, será quemada con fuego, porque
resultó millones de veces más corrompida que la Atlántida (la anterior raza humana). La gran
Babilonia, la abominable civilización moderna, se ha hecho habitación de demonios y guarida
de todo espíritu inmundo, y albergue de toda ave inmunda y aborrecible. Se estremece el mundo
con sus terremotos, los peligrosos síntomas de la Gran Tragedia anuncian una catástrofe, y
varias catástrofes peores, mil veces peores que aquellas que acabaron con la Atlántida.
Obviamente, el fuego “consumirá a toda esta perversa civilización de víboras”; así está
escrito y se cumplirá: “De toda esta perversa civilización de víboras (que los Arios han
levantado en el Norte y en el Sur, en el Este y en el Oeste del mundo), no quedará, en verdad,
piedra sobre piedra”. La civilización actual será quemada con fuego vivo. Así, pues, decimos en
forma enfática, que el fuego líquido de la Tierra se encuentra actualmente en desasosiego, y esto
hay que comprenderlo. Es obvio que algunas grietas muy profundas del Pacífico han logrado
poner en contacto el fuego con el agua. Ahora se explicarán ustedes, en forma precisa, por qué
el fuego líquido del mundo se haya en desasosiego. Reiteramos, cualquier conjunción de
mundos sería suficiente como para hacer que todas estas presiones y vapores que actualmente
existen, y que está originando los terremotos y los maremotos, estallará rompiendo en pedazos
parte de la corteza geológica del mundo y originando la salida del fuego líquido por todas
partes. Este fuego es suficiente como para consumir, totalmente y en forma unitotal, toda la
civilización que actualmente existe. Pero en esto, entra en juego algo muy importante: la
MECÁNICA DE LOS MUNDOS. Porque no será en forma meramente casual como podría
explotar la corteza geológica de la Tierra. Para que esta corteza pueda romperse por alguna
parte, debe haber una cadena de causas y efectos. Indubitablemente, tal cadena se encuentra
íntimamente relacionada con la Mecánica de los Mundos.


LOS SERES VIVOS QUE VIVEN EN LOS OCÉANOS SON LOS MÁS AFECTADOS POR LA CONTAMINACIÓN

Obviamente, siempre ha habido un planeta que ha puesto fin a toda Raza; ese mundo, ese
planeta existe, llega siempre al final de todo viaje del Sistema Solar alrededor del Zodíaco.
Cuando llegó al final de la Lemuria, volteó la página de la historia: los volcanes entraron en
erupción, se produjeron terribles maremotos y grandes terremotos que acabaron con toda
poderosa civilización del Continente Mu. Cuando llegó al final del viaje relacionado con la
Atlántida, se produjo una revolución de los ejes de la Tierra, los mares cambiaron de lecho y se
tragaron a ese gran continente, con todos sus millones de habitantes. Ahora, nuevamente, viene
de viaje tal planeta; y viene en instantes en que nuestro viaje alrededor del Zodíaco ha
terminado (decimos así, porque sólo faltan unos pocos grados para el final total)...
Este viaje en que estamos se inició en la Era del Acuarius; y el Sistema Solar ha regresado
otra vez al signo de Acuarius, es decir, se ha completado el viaje; sólo faltan unos pocos grados
para quedar, exactamente, en el final del viaje; y esos pocos grados implican tan sólo unos
pocos años.

















Las diversas razas

ara el pensamiento azteca, el mundo había existido, no una sino varias veces consecutivas.
Así la Piedra del Sol más conocida como "El Calendario Azteca", que es considerada por
los sabios Gnósticos como una pieza de extraordinario valor científico, artístico, místico y
filosófico, menciona esta magnifica pieza que cuatro (4) razas anteriores nos precedieron,
coincidiendo extraordinariamente con otros pueblos como los Mayas que afirman que no somos
la primera raza existente en la tierra, sino que otras han existido alcanzando su esplendor y
luego decayendo.
La primera la denominaron Oceltonatiuh de Ocelotl (Jaguar) y Tonatiuh (sol); esta primera
raza, aseguran, fue devorada por los tigres. Es muy importante hacer notar que los antepasados
de Anáhuac tenían al tigre como símbolo de sabiduría y perfección; es decir que esta primera
raza alcanzó grados de desarrollo místico elevadísimos. La Segunda raza la llamaron
Ehectonatiuh de Ehectal (dios del Viento) y Tonatiuh (el sol), esta raza, afirman, fue arrasada
por fuerte huracanes, analizando la palabra Huracán encontramos que es uno de los nombres
que dan los Mayas a el “Corazón del Cielo”, que dividían en tres partes Chípi Kukulha, Raxá
Kukulha y Kukulha y en su conjunto decían Huracán; con esto podemos entender que la
Segunda raza existente en nuestra tierra estuvo llena de Principios Anímicos (Alma) y
espirituales (Ser).


LA PIEDRA DEL SOL

La tercera Raza se denominó Quiauhtonatiuh de Quiauh (Lluvia) y Tonatiuh (Sol), aquí
podemos deducir que esta raza fue destruida por lluvia de fuego y terremotos. La Cuarta raza la
llamaron Atonatiuh de Atl (agua) y Tonatiuh (sol), esta raza fue destruida por agua; la catástrofe
que relatan los aztecas es muy similar a la que se encentra en muchos pueblos de la tierra y que
conocemos como el “Diluvio Universal”. Platón asegura la existencia de esta raza dándole el
nombre de Atlántida, cuyos vestigios de su presencia existen por decenas.
Alrededor de Tonatiuh se encuentra el símbolo de Ollin (Movimiento) y el numeral 4, que
según los aztecas es la fecha en la que ha de perecer nuestra actual raza (los hijos del Quinto
Sol) por Fuego y por terremotos, cosa que curiosamente por nuestros tiempos los volcanes (el
fuego) se han puesto en creciente actividad y los terremotos se han incrementado en número y
en intensidad. No cabe duda que nuestros antepasados alcanzaron en su época de oro grandes
conocimientos que les permitieron plasmar verdaderas obras de arte, combinándolas con
conocimientos míticos, religiosos, matemáticos, astronómicos, etc.
De manera, pues, que la que se llamó “primera fundamentación de la tierra”, había tenido
lugar hacía muchos milenios, tantos, que en conjunto habían existido ya cuatro soles y cuatro
tierras, anteriores a la época actual. En esas edades, llamadas “Soles” por los antiguos
mexicanos, había tenido lugar una cierta evolución “en espiral”, en la que aparecieron formas
cada vez mejores de seres humanos, plantas y de animales. Las cuatro fuerzas primordiales
P
(agua, tierra, fuego y viento), que coincide con el pensamiento clásico de Occidente y del Asia-
habían presidido esas edades o Soles, hasta llegar a la quinta época.
Cada edad o Sol termina siempre con un cataclismo. El texto que aquí se transcribe
proviene de una antigua recopilación de Cuauhtitlán: “Se refería, se decía que ahí hubo ya
cuatro vidas, y que ésta era la quinta edad. Como lo sabían los viejos, en el año 1-Conejo se
cimentó la tierra y el cielo. Y así lo sabían, que cuando se cimentó la tierra y el cielo, habían
existido ya cuatro clases de hombres, cuatro clases de vida. Sabían igualmente que cada una de
ellas había existido en un Sol [una edad]. Y decían que a los primeros hombres su Dios los hizo,
los forjó de ceniza. Esto lo atribuían a Quetzalcóatl, cuyo signo es 7-Viento, él los hizo, él los
inventó. El primer Sol [edad] que fue cimentado, su signo fue 4-Agua, se llamó Sol de Agua. En
él sucedió que todo se lo llevó el agua. Las gentes se convirtieron en peces. Se cimentó luego el
segundo Sol [edad]. Su signo era 4-Tigre. Se llamaba Sol de Tigre. En él sucedió que se oprimió
el cielo, el Sol no seguía su camino. Al llegar el Sol a medio día, luego se hacía de noche y
cuando ya se oscurecía, los tigres se comían a las gentes. Y en este Sol vivían los gigantes.
Decían los viejos que los gigantes así se saludaban: “no se caiga usted” porque quien se caía, se
caía para siempre”.


LAS DOS XIUCOATL (XIU = FUEGO, COATL= SERPIENTE), RODEANDO EL CALENDARIO AZTECA.

“Se cimentó luego el tercer Sol. Si signo era 4-lluvia. Se decía Sol de Lluvia [de fuego].
Sucedió que durante él llovió fuego, los que en él vivían se quemaron. Y durante él llovió
también arena. Y decían que en él llovieron las piedrezuelas que vemos, que hirvió la piedra
tezontle y que entonces se enrojecieron los peñascos. Su signo era 4-Viento. Se cimentó luego el
cuarto Sol, se decía Sol de Viento. Durante él todo fue llevado por el viento. Todos se volvieron
monos. Por los montes se esparcieron, se fueron a vivir los hombres-monos. El Quinto Sol: 4-
Movimiento su signo. Se llama Sol de Movimiento, porque se mueve, sigue su camino. Y como
andan diciendo los viejos, en él habrá movimientos de tierra, habrá hambre y así pereceremos.
En el año 13-Caña, se dice que vino a existir nació el Sol que ahora existe. Entonces fue cuando
iluminó, cuando amaneció el Sol de Movimiento que ahora existe, 4-Movimiento es su signo.
Es éste el quinto Sol que se cimentó en él habrá hambres. Este Sol, su nombre 4-Movimiento,
este es nuestro Sol, en el que vivimos ahora, y aquí está su señal, cómo cayó en el fuego el Sol,
en el fogón divino, allá en Teotihuacán. Igualmente fue este Sol de nuestro príncipe, en Tula, o
sea de Quetzalcóatl”.
La QUINTA RAZA ARIA, somos nosotros. Terminará con un gran cataclismo. Está
perfectamente descrita en el Ahau Katún, que es el decimotercero que se cuenta, Cabalixbach
Chachalaca, poblado Kinchil Cobá, Chachalaca de Rostro Solar, es el asiento del decimotercer
katún.
Los Soles de Anáhuac nos invitan a la reflexión, puesto que son interesantísimos. Son del
fuego, del aire, del agua y de la tierra. Ellos marcan terribles catástrofes cósmicas. Se dice que
los hijos del Primer Sol, los Hombres Protoplasmáticos, perecieron devorados por los tigres.
¡Claro está, los Tigres de la Sabiduría! Se dice que los hijos del Segundo Sol, los Hombres
Hiperbóreos, perecieron arrasados por fuertes huracanes. Se refiere a la humanidad que vivió en
la herradura que está alrededor del Polo Norte. Se afirma que los hijos del Tercer Sol, los
Hombres Lemures, perecieron por sol de lluvia de fuego y grandes terremotos. Los hijos del
Cuarto Sol, los Hombres Atlantes, perecieron por las aguas. Los hijos del Quinto Sol, que es
esta quinta raza actual, conocida como los Arios, pereceremos por el fuego y los terremotos. Así
será y se cumplirá dentro de poco tiempo.
Los aztecas dicen que los hombres de la primera raza fueron gigantes extraordinarios de
color negro. Muy civilizada, una raza andrógina, asexual, semi-física, semi-etérica. Los
individuos podían reducir su tamaño al de una persona normal de la actual raza aria. Los rituales
y sabiduría fueron portentosos. La barbarie no existía en aquella época. Esta raza fue devorada
por los tigres de la sabiduría. El regente de esta raza fue el dios Tezcatlipoca. Cada individuo
era un Maestro de Sabiduría. La reproducción se realizaba por el acto fisíparo, similar al sistema
de reproducción de las células orgánicas mediante el proceso de división celular; así, el
organismo padre-madre brotaba el hijo. El hijo andrógino seguía sosteniéndose por un tiempo
del padre-madre. La primera raza vivió en la Isla Sagrada, situada en el casquete polar norte.
Todavía existe dicha isla, pero en estado de Jinas, dentro de la cuarta vertical.


TONATIUH, EL VERBO DE SAN JUAN

La sabiduría Gnóstica afirma la existencia de una segunda raza humana, desenvuelta como
la raza primera en las dimensiones superiores de la naturaleza, nombrada como la raza
Hiperbórea, por ser el lugar donde estuvo asentada, en la parte norte del mundo, en el
septentrión, formando como una especie de herradura el Polo Norte. Se afirma que esta raza fue
arrasada por fuertes huracanes, siendo el huracán -en maya y náhuatl- símbolo del hálito divino,
del espíritu. “Formó, pues, El SEÑOR Dios al hombre [del] polvo de la tierra, y sopló en su
nariz [el] aliento de vida; y fue el hombre un alma viviente”. (Génesis 2: 7) Biblia de Casiodoro
de Reina, 1569).
La segunda raza fue gobernada por Quetzalcóatl. Fue la humanidad Hiperbórea, La
segunda raza se degeneró y se convirtieron en monos, antepasados de los monos actuales. Se
reproducían por el proceso de brotación, tan común en los vegetales, del tronco brotan muchas
ramas. Fueron arrasados por fuertes huracanes.
La tercera época cosmogónica, denominada por nosotros, los estudiantes de la Gnosis
como la Raza Lemur, que se desarrolló principalmente en un continente que ocupo el espacio de
que es hoy el océano Pacífico. Fue una época de incesantes cambios geológicos. La isla de
Pascua y parte de México devienen desde aquella época, es por eso que México tiene muchos
tesoros arqueológicos y esotéricos de gran trascendencia. Helena Petrovna Blavatsky, Elliot
Scott y otros sabios junto a los aztecas, afirman que esta raza fue extinguida por la lluvia y lava
de fuego. Los hombres, entonces, fueron transformados en pájaros. Los hijos del Tercer Sol o
Sol de Lluvia, fueron destruidos por las lluvias de fuego, las que estaban relacionadas con el sur,
de donde, decían, provenía el fuego.
La tercera raza fue la raza Lemur, que habitó lo que hoy es el Océano Pacífico. Perecieron
arrasados por el sol de lluvia de fuego (volcanes y terremotos). Esta raza estuvo gobernada por
el dios azteca Tláloc. La reproducción era por gemación. La Lemuria fue un continente muy
extenso. Los lemures se degeneraron y tuvieron después rostros semejantes a pájaros, por eso
los salvajes, recordando la tradición, se adornaban con plumas en la cabeza”.
Los hijos del Cuarto Sol o Sol 4 Agua, correspondiente a Chalchitlicue (Diosa de las
Aguas) Tonatiuh. Está representada por una vasija llena de agua que sirve de marco a
Chalchiutlicue, esposa de Tláloc (Dios de las Lluvias). Representa la cuarta época, tan
mencionada por multitud de sabios de todas las épocas, principalmente por tratarse de la raza
que nos precedió: la de la Atlántida, que constituyó una inigualable civilización, pues unió la
ciencia a la mística trascendental, logrando con ello portentos extraordinarios que no han sido
logrados por nuestra actual civilización.
Geográficamente se ubicó en un continente del océano que rememora su nombre: el
Atlántico. Herederos de los atlantes son los egipcios, mayas, incas, etc., con todas sus
similitudes en arquitectura, religión y cultura. Esta raza se degeneró. En su Edad de Hierro, se
mancharon con los defectos psicológicos (la ira, lujuria, orgullo, pereza, gula, envidia, etc.). Al
desarrollar manifiestamente sus vicios y olvidarse del Corazón del Cielo (lo espiritual, entre los
mayas), la raza pereció a causa de terroríficas tempestades y torrenciales lluvias que cubrieron
la tierra, alcanzando los picos de las montañas más altas. Los hijos del cuarto sol perecieron por
las aguas, se transformaron en peces, es decir, fueron devorados por el océano.
La cuarta raza, los atlantes, estuvo gobernada por el dios azteca Atonatiuh.
Terminó con una gran inundación. Las tribus precolombinas de América son
descendientes de esta raza, también los chinos primitivos y los primitivos egipcios, etc.”
Olin Tonatiuh (Sol de Terremoto), también llamado Nahui Olin (4 Temblor), debido a
que hay cuatro puntos numerales que lo acompañan, de la misma forma que acompaña
este numeral a los cuatro soles anteriores. Esta es la quinta época en su Edad Solar;
indicando además la siguiente destrucción de la vida humana en el mundo por medio de
terremotos, fuego y vapor de agua. Somos nosotros los hijos el quinto sol. A esta raza se
le conoce además con el nombre de raza aria.
Así, pues, ha habido cinco razas en el mundo, que corresponden a cinco épocas diferentes.
Nuestro planeta Tierra no ha sido siempre como es ahora, ha cambiado su fisonomía geológica
varias veces. Si nosotros examinamos los cuatro mapas de Elliott Scott veremos que la Tierra,
hace un millón de años, era completamente diferente. Esos cuatro mapas geográficos merecen
ser tenidos en consideración. Se parecen a cuatro mapas que existieron y que todavía siguen
existiendo en algunas criptas subterráneas del Asia Central. Tales mapas son desconocidos para
los sabihondos de la ciencia materialista. Se guardan secretamente con el propósito de
conservarlos intactos, pues bien sabemos que los señores de la falsa ciencia están siempre
dispuestos a alterar todo con tal de justificar sus tan cacareadas teorías. El primero de esos
mapas de Elliott Scott llama mucho la atención, resulta interesantísimo. En él se ve lo que era el
mundo hace unos ochocientos mil años antes de Jesucristo. Entonces la región de los
braquicéfalos de la tan cacareada antropología ultramoderna no existía.


MAPA DE ELLIOT SCOTT

Desde el estrecho de Bering, pasando por Siberia y Europa hasta Francia y Alemania, lo
único que había era agua. No había surgido propiamente dicho la Siberia y la Europa de entre el
fondo de los océanos. Del África no existía sino la parte oriental, porque el Oeste y el Sur de
aquel continente estaban sumergidos entre las olas embravecidas del océano. Aquel pequeño
continente que entonces existiera en el África Oriental era conocido con el nombre de Grabonci.
La América del Sur estaba hundida entre las aguas del océano, no había surgido a la existencia.
Estados Unidos, Canadá, Alaska, todo eso estaba sumergido entre el océano y sin embargo
¡México existía! Parece increíble que ochocientos mil años a. de Jesucristo ya existía México.
Cuando todavía Europa no existía ¡México existía! Cuando Suramérica no había salido de entre
el fondo del océano ¡México existía! Esto nos invita a comprender que entre las entrañas de esta
tierra sagrada de México, tan arcaica como el mundo, existen tesoros arqueológicos y esotéricos
extraordinarios que todavía no han sido descubiertos por la pala de los arqueólogos.
La Lemuria fue por aquella época un gigantesco continente que se extendía por el
Pacífico, que cubría toda esa área de la Australia, de la Oceanía, el Índico, tan gigantesco, y que
se proyectaba por todo el Pacífico hasta esos lugares donde más tarde brotó Suramérica. Vean
Uds. ¡cuán gigantesca era la Lemuria, cuán enorme! La fisonomía del globo terráqueo era pues
completamente distinta hace unos ochocientos mil años a. de Jesús el Cristo. La capital de la
Atlántida era Toyan, la ciudad de las siete puertas de oro macizo.
Dirán los antropólogos materialistas, que no ven más allá de sus narices, que en qué nos
basamos nosotros para poder hablar sobre la gran capital. Queremos decirles a esos señores que
tanto han hecho por quitarle a la humanidad sus Valores Eternos y precipitarla por el camino de
la involución, que tenemos datos exactos para poder hablar sobre la Lemuria, que hay mapas
que se conservan muy en secreto en algunas criptas subterráneas, que indican dónde estaba
Toyan, la capital de la Atlántida. Y si hablamos así, lo hacemos con pleno conocimiento de
causa. Si citamos a la Lemuria y a la Atlántida, es porque fueron continentes que realmente
tuvieron existencia real. Que bien sabemos nosotros que hasta el mismo Darwin aceptó la
existencia de la Lemuria.
Toyan estaba situada en un ángulo, en el suroeste de aquel gran país, frente a la costa
sudeste o suroeste de una franja de tierra que se extendía claramente hasta el Loira, y el
Mediterráneo, y Este de África, y por último llegaba hasta el sur de Asia, que ya existía. La
Atlántida en sí se proyectaba desde el Brasil hasta las Azores, eso está completamente
comprobado, y desde Nueva Escocia, directamente por todo el océano Atlántico. Así que en
realidad de verdad la Atlántida cubría en su totalidad el océano que lleva su nombre. Era un
gran continente. Imaginen por un momento ustedes a la Atlántida proyectándose hasta las
Azores, hasta Nueva Escocia y descendiendo hasta donde hoy es Brasil. ¡Cuán enorme
continente era! Se extendía de Sur a Norte, era grandioso. Se hundió a través de incesantes
terremotos. Varias catástrofes fueron necesarias para que la Atlántida desapareciera
definitivamente.


MAPA DE ELLIOT SCOTT

Así que, en realidad de verdad, el escenario del mundo ha venido cambiando, la fisonomía
de este globo terrestre no ha sido siempre la misma y en ella se han desenvuelto distintas razas
humanas. Pero antes que todo, es urgente revisar los distintos cambios geológicos por los cuales
ha pasado la Tierra. Comprendemos que cada raza ha tenido un escenario, que necesitamos
conocer el ambiente, el clima, las condiciones en que ha tenido que vivir y esto es
indispensable. Nosotros necesitamos en verdad estudiar cuidadosamente la fisonomía del
mundo en los tiempos antiguos, los distintos cambios geológicos por los cuales la Tierra ha
pasado. Sólo así podremos formarnos un concepto claro, preciso sobre el origen del hombre, de
sus diversas culturas, de sus distintos procesos evolutivos e involutivos. Pero si,
desgraciadamente, nosotros quedáramos completamente embotellados en todos los prejuicios
contemporáneos, no lograríamos en verdad conocer nada sobre la Geología y mucho menos
sobre los procesos de evolución y desarrollo de la raza humana.
Es necesario inquirir, investigar, analizar un poco... Hay muchos enigmas sobre la faz de
la Tierra que son desconocidos por la ciencia oficial. Cuando se dice que las culturas de
América vinieron a través del estrecho de Bering desde el continente asiático, se está
aseverando una espantosa falsedad, porque los mapas antiguos demuestran que el estrecho de
Bering, la Siberia, el Canadá y los Estados Unidos ¡no existían! Hace ochocientos mil años
México tenía una población solemne, maravillosa, separada del estrecho de Bering por los
grandes océanos. Así que la ciencia materialista está hablando de lo que no ha visto, de lo que
no le consta. Nosotros estamos hablando sobre la base de mapas como los de Elliot Scott y en
otros similares que se encuentran en las criptas subterráneas de la cordillera del Himalaya, en el
Asia Central.
Los que aseveran que la raza humana llegó a América a través del estrecho de Bering,
están demostrando una gran ignorancia, un desconocimiento total de las antiguas cartas
geográficas. Con esa clase de aseveraciones los antropólogos materialistas están engañando a la
opinión pública y abusan de la inteligencia de los lectores. Nosotros, repetimos, somos amantes
de la investigación científica, del análisis exacto. No nos permitimos la vergüenza de aceptar
teorías materialistas, no somos los tontos que nos vamos a dejar engañar por las suposiciones
basadas en falsos utopismos.
Frente a las costas del Perú, a 1.500 metros de profundidad, se han podido observar
columnas muy bien labradas, muy bien talladas de edificios atlantes, y se han logrado obtener
magníficas fotografías sobre el particular. Queda así demostrada la existencia de Atlántida. Pero
los pseudo-científicos continúan, como siempre, negando, negando. Hay civilizaciones
desaparecidas, como la de la isla de Pascua, donde existen hoy en día efigies gigantescas,
enormes cabezas humanas talladas por manos de gigantes. Nunca ha dicho nada la ciencia
materialista, ella calla, calla, calla. ¿Qué diremos de la Antártica? No hay duda de que antes de
la revolución de los ejes de la Tierra, en los Polos Norte y Sur existieron poderosas
civilizaciones. Incuestionablemente, en los hielos de la Antártica deben existir restos de esas
antiquísimas culturas. Un día llegará en que la pala de los arqueólogos podrá desenterrarlos.
Mientras tanto, la ciencia materialista, calla, calla como siempre sin dar explicaciones. El ser
humano ha tenido que desarrollarse en distintos escenarios.
Que el ser humano esté relacionado con su ambiente es algo que no se puede negar.
Conviene conocer algo sobre el ambiente donde se desarrollaron las distintas razas, urge que
estudiemos los distintos escenarios de la Naturaleza. No negamos en modo alguno que hay
hechos que los astrónomos verdaderamente no conocen. ¿Qué saben ellos, por ejemplo, sobre
los cambios o modificaciones del eje deja Tierra en relación con la oblicuidad de la elíptica?
Laplace, aquel que inventara su famosa teoría que hasta hoy existe, afirmando que todos los
mundos salen de sus correspondientes nebulosas, hecho que nunca ha sido comprobado, llega
hasta decirnos fanáticamente que la declinación del eje de la Tierra, en relación precisamente
con la oblicuidad de la elíptica es casi nula, y que así ha sido siempre en forma secular.


MAPA DE ELLIOT SCOTT

La Geología, incuestionablemente, está en contra, hasta cierto punto, de estos conceptos
de la Astronomía. Claro que la desviación del eje de la Tierra dentro de la oblicuidad de la
elíptica o la inclinación, para ser más claro, implica períodos, dijéramos, glaciarios que se
suceden siempre a través de las edades. Si negáramos los períodos glaciarios, estaríamos
afirmando cosas absurdas, porque las glaciaciones están completamente demostradas y tienen su
base precisamente en la desviación del eje de la tierra, en su inclinación dentro de la oblicuidad
de la elíptica. Así que está demostrada con entera claridad mediante los estudios geológicos tal
desviación que niegan los astrónomos. Geología y Astronomía se encuentran pues opuestas en
esta cuestión. Hay pruebas de tremendas glaciaciones. Ya Magallanes anota determinadas
épocas de calor en el Ártico, acompañadas simultáneamente de glaciaciones y frío intenso en el
Antártico.
Hemos llegado a un punto bastante interesante y es esta cuestión de los glaciares. Parece
increíble que en el sur de Europa y en el norte de África hubieran existido en otros tiempos
terribles glaciaciones. En España, por ejemplo se ha podido saber, con cargo a la época silúrica,
que existieron glaciaciones tremendas. Y ésto está demostrado a través de todos los estudios de
la Paleontología. En tanto, nadie podría hoy en día negar que se han descubierto, por ejemplo,
en la Siberia, y especialmente en la desembocadura de ciertos ríos, como el Obi u Ob y otros,
cadáveres momificados de animales antidiluvianos. Esto significa que la Siberia, que es tan fría,
en otros tiempos fue trópico de gran calor, lo mismo que la Groenlandia, la península
Escandinava, de Suecia y Noruega, hasta Islandia y toda esa herradura que rodea totalmente al
Polo Norte.
¿Que hubiera calor en esas regiones? ¡Imposible!, Diría cualquiera, y sí, la Paleontología
lo ha confirmado. Criaturas bastante interesantes han sido descubiertas precisamente en las
bocas de los ríos que se citan, que se mencionan, y ésto nos invita a todos a la reflexión.
Durante la época de la Atlántida, los Polos Norte y Sur no estaban donde están ahora. Entonces,
el Polo Norte, el Ártico estaba ubicado sobre la línea ecuatorial, en el punto más extremo
oriental del África y del Antártico. El Polo Sur se hallaba exactamente ubicado sobre la misma
línea ecuatorial, hacia lo opuesto, un lugar específico en el Pacífico
Ha habido, pues, cambios tremendos en la fisonomía del globo terrestre. Los verdaderos
mapas antiguos son desconocidos para los sabios de esta época. En las criptas secretas de los
Lamas, en los montes Himalaya, hay mapas de la Tierra antigua, cartas geográficas que
demuestran que nuestro mundo tuvo otra fisonomía en el pasado.
Pensemos en Lemuria, ese gigantesco continente ubicado entonces en el Índico. Estaba
unido a Australia, pues Australia es parte de la Lemuria, lo mismo que toda la Oceanía. El
Ártico se hallaba ubicado en el punto más oriental sobre la línea ecuatorial del África. Todo era
diferente, distinto. Por aquella época acaeció un glaciar de esos terribles. Esa glaciación se
proyectó precisamente desde el Polo Ártico, ubicado en el África, hacia la Arabia o sea hacia el
Sudoeste de Asia. Y también cubrió casi completamente la Lemuria. Toda esa zona se llenó de
hielos, mas no logró pasar tal glaciación el Mediterráneo. Resulta pues interesante que hay
épocas en que nuestro mundo Tierra pasa por tales glaciaciones, en que el hielo invade
determinadas zonas, en que mueren millones de criaturas. Todo eso se debe realmente a la
inclinación del eje de la Tierra en relación con la oblicuidad de la elíptica.


GLACIACIONES

Aquí estamos tocando asuntos que molestan a los materialistas. Ellos dicen que no
creen sino en lo que ven y, sin embargo, creen en todas sus utopías. Andan buscando al
Hombre Primordial entre las capas subterráneas de la época cuaternaria. Inventan cada
día más teorías en las que creen sin haberlas visto. Andan diciendo mentiras, están
creyendo en lo que no ven, son unos falsarios. Nosotros podemos comprobar lo que
decimos, tenemos sistemas de investigación a través de la técnica de la Meditación,
mediante los cuales podemos desarrollar ciertas facultades, tales como el tipo de
Intuición Prajnaparamita, que nos permite estudiar los Registros Akáshicos de la
Naturaleza. En esos registros está toda la historia de la Tierra y de sus razas. Si los
señores del materialismo dejan su posición fanática y se resuelven entrar en las
disciplinas de la Gnosis, podrán desarrollar ciertas facultades mediante las cuales les
será asequible la historia de la tierra y de sus razas. Los antropólogos del materialismo
que no creen sino en lo que ven, que jamás aceptarían nada que no hayan visto con sus
ojos o palpado con sus manos, están creyendo en lo que nunca han visto, en lo que
nunca han palpado, están afirmando en forma absurda suposiciones falsas. Las
afirmaciones de estos señores materialistas sobre el origen del hombre, de la vida, del
universo, etc., resultan completamente falsas, mentirosas. Ellos están creyendo en lo que
nunca han visto, en lo que nunca han palpado, están afirmando en forma increíble sus
supuestos mentales.















La raza actual

n el viejo Egipto de los Faraones, los Sacerdotes de Sais dijeron a Solón que la Atlántida
había sido destruida 9.000 años antes de conversar con él. En un antiguo manuscrito Maya
conservado en el Museo Británico puede leerse lo siguiente:
“En el año 6 de Kan, el II Muluc, en el mes Zrc, ocurrieron terribles terremotos que
continuaron sin interrupción hasta el 13 Chuen. El país de las Lomas de Barro, la tierra
de MU, fue sacrificado. Después de dos conmociones, desapareció durante la noche, siendo
constantemente estremecida por los fuegos subterráneos que hicieron que la tierra se
hundiera y reapareciera varias veces y en diversos lugares. Al fin la superficie cedió y diez
países se separaron y desaparecieron. Se hundieron 64 millones de habitantes, 8.000 años
antes de escribirse este libro”.


CAÍN Y ABEL” DE TIZIANO. SANTA MARÍA DE LA SALUD, VENECIA

El famoso Doctor Pablo Sclieman quien tuvo el alto honor de haber descubierto las ruinas
de la vieja Troya, halló entre el Tesoro de Priamo un extraño jarrón de forma muy peculiar
sobre el cual está grabada una frase con caracteres fenicios, que textualmente dice: “Del Rey
Cronos de la Atlántida”. Resulta interesante saber que entre los objetos desenterrados en
Tlahuanaca, Centro América, se encontraron jarrones muy semejantes a los del Tesoro de
Priamo. Cuando dichos jarrones misteriosos fueron intencionalmente rotos con propósitos
científicos, se encontraron entre éstos ciertas monedas en las cuales se podía leer con entera
claridad una frase que decía: “Emitido en el Templo de las paredes transparentes”. El citado
templo mencionado en los jarrones misteriosos, era la Tesorería Nacional Atlante.
En los archivos del antiguo templo buddhista de Lhassa, puede leerse todavía una
inscripción caldea muy antigua escrita 2.000 años antes de Cristo y que dice:
“Cuando la estrella Bal cayó en el lugar donde ahora solo hay mar y cielo, las siete
ciudades con sus puertas de oro y templos transparentes temblaron y estremecieron como
las hojas de un árbol movidas por la tormenta. Y he aquí que una oleada de fuego y de
humo se elevó en los palacios: los gritos de agonía de la multitud llenaban el aire.
Buscaran refugio en sus templos y ciudadelas y el Sabio MU, el Sacerdote de RA-MU, se
presentó y les dijo: ¿No os predije esto? y los hombres y las mujeres, cubiertos de piedras
preciosas y brillantes vestiduras, clamaron diciendo: ¡MU, sálvanos! Y MU replicó:
Moriréis con vuestros esclavos y vuestras riquezas, y de vuestras cenizas surgirán nuevas
naciones. Si ellas se olvidan de que deben ser superiores, no por lo que adquieren sino por
lo que dan, la misma suerte les tocará. Las llamas y el humo ahogaron las palabras de Mu,
y la tierra se hizo pedazos y se sumergió con sus habitantes en las profundidades en unos
cuantos meses”.
Los Sacerdotes de Sais dijeron a Solón: “Todos cuantos cuerpos celestes se mueven en sus
órbitas, sufren perturbaciones que determinan con el tiempo, una destrucción periódica de las
cosas terrestres por un gran fuego”. La historia del Diluvio Universal cuyas versiones se
encuentran en las tradiciones de todas las razas humanas, son simples recuerdos de la gran
catástrofe atlante.
E
La Atlántida unía geográficamente a la América con el viejo mundo. Las antiguas
civilizaciones Indo-americanas tienen origen atlante. Las religiones egipcia, incaica, maya, etc.,
fueron las primitivas religiones de los Atlantes. El alfabeto fenicio, padre de todos los famosos
alfabetos europeos, tiene su raíz en un antiguo alfabeto atlante, que fue correctamente
transmitido a los mayas por los atlantes. Todos los símbolos y jeroglíficos de los egipcios y de
los mayas, provienen de la misma fuente Atlante, y así se explica su semejanza, demasiado
grande, para ser resultado de la casualidad. La catástrofe que acabó con la Atlántida fue
pavorosa. No cabe duda alguna que el resultado de la violación de la Ley es siempre
catastrófico.

LA ACTIVIDAD VOLCÁNICA SE INTENSIFICA

La época de la sumersión de la Atlántida fue realmente una era de muchos cambios
geológicos. Emergieron desde el seno profundo del inmenso mar otras tierras firmes que
formaron nuevas islas y continentes. Algunos sobrevivientes Atlantes se refugiaron en el
pequeño continente de Grabontzi, hoy África, el cual aumentó en tamaño y extensión debido a
que otras áreas de tierra firme que emergieron de entre las aguas vecinas se sumaron al mismo.
El Golfo de México antiguamente fue un hermoso valle, Las islas de las antillas, las Canarias y
España, son pedazos de la sumergida Atlántida. El antiguo mar de Kolhidius situado al Noroeste
del continente recién formado entonces y conocido como Ashhartk (Asia), cambió de nombre y
hoy se le conoce con el nombre de mar Caspio. Las costas de éste estaban formadas por tierras
que al emerger del océano se habían unido al continente del Asia.
El Asia, el mar Caspio y todo ese bloque de tierra junto, es lo que hoy en día se conoce
como Cáucazo. Dicho bloque, en aquellos tiempos se llamó Frianktzanarali y más tarde
Kolhidishissi, pero hoy en día como ya dijimos y lo repetimos, es el Cáucazo. Por aquellas
épocas un gran río que fertilizaba toda la rica tierra de Tikliamis, desembocaba en el Mar
Caspio, ese río se llamaba entonces Oksoseria, y todavía existe pero ya no desemboca en el Mar
Caspio, debido a un temblor secundario que le desvió hacia la derecha. El rico caudal de aguas
de ese río se precipitó violentamente por la zona más deprimida del continente asiático, dando
origen al pequeño mar de Aral; Pero el antiquísimo lecho de ese viejo río llamado ahora Amu
Darya, todavía puede verse como sagrado testimonio del curso de los siglos.
La Atlántida pasó por terribles y espantosas catástrofes antes de desaparecer totalmente.
La primera catástrofe se sucedió hace 800.000 años poco más o menos; la segunda catástrofe se
sucedió hace unos 200.000 años; la tercera catástrofe acaeció hace unos 11.000 años y de la cual
como de su diluvio, guardan más o menos confuso recuerdo todos los pueblos. Después de la
tercera gran catástrofe que acabó con la Atlántida, el antiguo país de Tikliamis con su
formidable capital situada en las riberas del ya citado río que desembocaba en el Mar Caspio y
que más tarde dio origen al Mar de Aral, fue cubierto con todos sus pueblos y aldeas por las
arenas, y ahora es sólo un desierto.
Fueron atlantes los que construyeron las pirámides de los egipcios y de los aztecas,
quienes fundaron la civilización incaica, quienes establecieron los Misterios de la India, China,
Egipto, Yucatán, etc. Desapareció la Raza Atlante tragada por el océano, dicha raza tuvo siete
sub-razas, la última de ellas, la séptima, corresponde a los sobrevivientes de la gran tragedia.
La semilla de la raza actual, que se conoce con el nombre de Raza Aria es Nórdica, pero al
mezclarse con los sobrevivientes Atlantes dio origen a las sub-razas del tronco Ario.
Es realmente imposible negar que estemos en instantes de Crisis Mundial; nunca antes en
la historia de nuestra Raza Aria, hubo un momento más terrible. Por doquiera se escuchan ayees
y lamentos; por todas partes paredones de fusilamiento; infelices que agotan los últimos
instantes de su vida, en trabajos forzados, recordando con suprema angustia a sus seres
queridos; viudas que se mueren de hambre con sus hijos, etc. La tierra toda está llena de
ejércitos y por todas partes guerras y rumores de guerras. Es espantoso el caos actual, y los
tiranos sentados en sus tronos de blasfemia, inútilmente intentan establecer un Nuevo Orden a
base de sangre y aguardiente. Paris como una Gran Ramera, continúa revolcándose inmunda en
su lecho de placeres; Londres se ha convertido en una nueva Sodoma; Estados Unidos de Norte
América ha caído en la locura colectiva, no sólo destruye a otros pueblos sino también a sí
mismo se destruye; China, la Venerable China de Confucio y de Lao-Tsé, ha caído como una
prostituta en brazos del Marxismo-Leninismo, ha importado una doctrina corrompida del
Mundo Occidental y sin embargo, se declara “dizque” enemiga del Occidente. La Tercera
Guerra Mundial es inevitable, aquellos que planearon y realizaron la Primera y la Segunda
Guerra Mundial, ya están trabajando muy activamente para dar forma y realidad a la Tercera
Gran Guerra, que será millones de veces más horrible que las dos Grandes Guerras precedentes.


LOS POLOS SE FUNDEN

Todo sentido de piedad ha desaparecido, ahora hasta se considera un lujo tener corazón de
piedra, corazón de pedernal; en muchas escuelas y colegios se les enseña a los alumnos que la
caridad es una debilidad y que jamás se deben dar limosnas; así los alumnos se tornan perversos
y crueles desde los mismos bancos de la escuela. Después de la Segunda Guerra Mundial cayó
sobre la humanidad entera, la epidemia moral de los así llamados “Rebeldes Sin Causa”; estos
muchachitos de la “Nueva Ola”, sin Dios y sin Ley, andan en pandillas por doquiera, matan,
hieren, violan, se emborrachan, etc., y ningún gobierno logra controlarlos. Lo más grave de los
así llamados “Rebeldes Sin Causa” es su estado de absoluta irresponsabilidad moral; cuando se
les conduce ante los tribunales, nunca saben por qué mataron, por qué hirieron, y lo peor de
todo es que ni siquiera les interesa saber. El mundo artístico sublime, ha llegado al máximun de
la degeneración; el templo del arte ha sido convertido en un burdel, en un prostíbulo donde
buscan refugio, los homosexuales, drogómanos, alcohólicos, meretrices, asesinos, ladrones, etc.
Es tan grave la corrupción humana, que ya se ha hecho del homicidio un arte, y para colmo de
los colmos, actualmente existen clubes de asesinos y abundante literatura sobre el arte del
asesinato.
Todas las ramas del arte actual acusan lujuria, alcoholismo, drogas, homosexualismo,
sangre... horror... Los autores clásicos son mirados por estos tiempos con el mismo infinito
desprecio; tocar a Beethoven o a Mozart en cualquier fiesta moderna, significa retirada general
de todos los invitados. Los Cuatro Payasos Blasfemos de la música degenerada de Inglaterra
fueron condecorados por la Reina del Imperio y las multitudes imbéciles besan hasta el suelo
que ellos pisaron. Por todas partes abundan los asesinatos, robos, infanticidios, matricidios,
parricidios, uxoricidios, atracos, violaciones, genocidios, prostitución, odios, venganzas,
hechicerías, mercaderes de almas y mercaderes de cuerpos, codicia, violencia, envidia, orgullo,
soberbia, glotonería, calumnias, etc. Realmente, la raza Aria es una fruta podrida, una fruta que
caerá del Árbol de la Vida bajo el peso de su propia podredumbre.
Nunca en la historia de los siglos hubo perversidad más grande que la de esta Raza Aria
caduca y degenerada, y para colmo de males ahora ha levantado la Torre de Babel con el
propósito de conquistar el espacio infinito. Si Aquello que es lo Divinal no interviniera en eso
de la conquista del espacio, antes de poco las hordas terrícolas asaltarían a Marte, Venus,
Mercurio, etc. y entonces se repetirían en esos mundos habitados todos los crímenes de un
Hernán Cortes en México o de un Pizarro en el Perú. Si Eso que no tiene nombre, si Eso que es
lo Real, lo Divinal, no interviniera ahora, se convertiría en cómplice del delito. La nueva
catástrofe que acabará con la Raza Aria, es totalmente justa y absolutamente indispensable.







Origen y muerte de la presente raza

demás del Año Terrestre, existe también el Año Sideral. Entiéndase por ‘Año Terrestre’, el
movimiento de la Tierra alrededor del Sol, en 365 días y algunas fracciones, con minutos y
segundos. Obviamente, este Año Terrestre tiene Cuatro Estaciones: Primavera, Verano, Otoño e
Invierno. Mas también existe el Año Sideral, tal año se realiza en 25.968 años, con fracciones de
minutos, segundos, etc. Durante el viaje de nuestro Sistema Solar, acaecen cosas insólitas.
Sucede que el Sistema Solar viaja alrededor del Zodiaco desde su punto de partida original.
Cuando regresa nuestro Sistema Solar, al punto de partida original, después de haber recorrido
todo el Cinturón Zodiacal, concluye el Año Sideral. Obviamente, tal año tiene también cuatro
estaciones: Primavera, Verano, Otoño e Invierno. Primavera, la Edad de Oro; Verano, la Edad
de Plata; Otoño, la Edad de Cobre; Invierno, la Edad de Hierro.
Una raza dura tanto tiempo, cuanto dura el viaje del Sistema Solar alrededor del Cinturón
Zodiacal. Nuestra Raza actual (la Raza Aria), que puebla los cinco Continentes del mundo,
nació después del Diluvio Universal, y durará exactamente hasta esta Era del Acuarius, la cual
ya comenzó. Obviamente, el viaje de nuestro Sistema Solar se inició en Acuarius y termina en
Acuarius. Antes de este viaje (en el que estamos) nuestro Sistema Solar, previamente, había
realizado ya otro viaje. Nos referimos en forma enfática, a la Raza Atlante.


CONSTELACIÓN DE ACUARIO

Los Atlantes, como lo hemos dicho, vivieron en un continente que se llamó “Atlántida” y
esto nos recuerda a Atlanteotl y también a Atlas. El Continente Atlante, como lo podemos ver
en los mapas antiguos, era inmenso, corría de Sur a Norte, desde las regiones Australes hasta el
Septentrión.
Pasada la Gran Catástrofe Atlante, el Sistema Solar inició un nuevo viaje alrededor del
Cinturón Zodiacal. Los que se salvaron de la Gran Catástrofe, emigraron hasta el altiplano que
está situado en la Meseta Central del Asia y que hoy se llama Tíbet. Fue en ese Tíbet, fue en esa
Meseta Central del Asía donde los sobrevivientes se mezclaron con los Hiperbóreos, con los
Nórdicos, para originar la nueva Raza, nuestra Raza, la Raza Aria. Después del Diluvio, se
inició un nuevo viaje alrededor del Cinturón Zodiacal, después del Diluvio, nació nuestra Raza.
Obviamente, cada Raza tiene Siete Subrazas: La Primera Subraza se formó en la Meseta
Central del Asia, que entonces se llamaba Ashah. La Segunda Subraza floreció en la India, y las
migraciones llevaron pues, hasta las tierras de Persia, Caldea, Egipto, donde floreciera la
Tercera Subraza de la Gran Raza Aria. La Cuarta Subraza fue formada por griegos y romanos.
La Quinta está formada por Germanos, ingleses, etc. La Sexta se formó en la América Latina.
Había aquí, como bien sabemos, mucha gente. Moraban, aquí en México, nuestros antepasados:
Los Náhuatl, los Zapotecas, los Toltecas, etc. En Yucatán, en Honduras, en Centroamérica
vivían los Mayas. En América del Sur existieron los Incas, con su poderosa civilización. No hay
duda de que las civilizaciones prehispánicas más poderosas, fueron las de los Náhuatl, Mayas e
Incas. No queremos decir que los Chibchas, Taironas, etc., no hubieran tenido también
hermosas culturas; pero es verdad que las civilizaciones más fuertes, fueron las del México
antiguo; y la de los Mayas en Yucatán y Centroamérica; y las de los Incas en el Perú y en el alto
Cuzco. Cuando los españoles llegaron a lo que hoy se llama América, y cuando invadieron en
A
general a toda esta tierra, se mezclaron con las razas autóctonas y de esta mezcla nacieron los
hombres de la Sexta Subraza de la Raza Aria. La Séptima se está formando en los Estados
Unidos, ya existe, es el resultado de la mezcla de todas las subrazas del mundo.
Así, pues, una Raza, dura lo que dura el viaje del Sistema Solar alrededor del Cinturón
Zodiacal. Nuestra Raza nació en la Constelación de Acuario, durante la Era del Aguador,
después del Diluvio Universal. El fin se acerca, ha terminado el viaje del Sistema Solar; ha
vuelto después de muchos años al punto inicial de partida. En estos precisos momentos, nos
encontramos en la Era del Acuarius. Esta Era se inició el 4 de Febrero del año 1962, entre las
dos y tres de la tarde. Entonces todos los Astrónomos del mundo pudieron ver con sus
telescopios, el “embotellamiento” del tránsito celeste, bajo la Constelación del Aguador. Lo que
estamos diciendo está, pues, debidamente documentado; no estamos afirmando nada que no
tenga debida documentación. Que alguien diga que ‘la Era de Acuario todavía no se ha
iniciado’, o que otros sostengan que ‘se inició mucho antes del 4 de Febrero de 1962’, ¿qué
importa a la Ciencia y qué a nosotros?


EL CINTURÓN ZODIACAL

La cruda realidad de los hechos es que la Era del Aguador se inició el 4 de Febrero del año
ya citado, y esto lo vieron los astrónomos de todos los países del mundo; es un hecho oficial,
concreto, comprobado. Hubo, por aquella época, un eclipse de Sol y de Luna, que algunos
todavía recuerdan.
Faltan pocos grados para que el viaje del Sistema Solar, en Acuarius, llegue exactamente
al punto inicial de partida original. Durante el viaje alrededor del Cinturón Zodiacal, los Polos
de la Tierra se van desviando. Si hoy saliéramos en un avión, orientados exclusivamente por la
aguja de la brújula, al llegar al Polo Norte, está quedaría “como loca” y si descendiéramos
verticalmente de acuerdo con la Ley, veríamos que allí ya no está el Polo; es decir, ya el Polo
Geográfico no coincide con el Polo Magnético. Los Polos de la Tierra ya están desviados, y al
concluir definitivamente el viaje, al llegar al grado exacto, al punto preciso de partida original,
los Polos se convertirán en Ecuador y el Ecuador en Polos. Entonces los mares furiosos
cambiarán de lecho, y estas tierras en las cuales habitamos se sumergirán entre el fondo del
océano.
Un acontecimiento insólito acelerará o coadyuvará, con esta cuestión de la revolución de
los ejes de la Tierra. Y es el caso de “Hercólubus”. Dicho planeta es tres o seis veces más
grande que Júpiter; pertenece a un Sistema Solar muy lejano: al Sistema Solar de Tylo. Este
planeta se está acercando a la Tierra. Algunos científicos pretenden alejar a Hercólubus, con
explosiones atómicas, mas esto resulta inútil. Es imposible, con puras bombas atómicas, alejar a
un planeta monstruoso, gigantesco, poderoso. Hechos son hechos, y ante los hechos tenemos
que rendirnos. Hercólubus llegó en la época de la LEMURIA, antes de que existiera la
Atlántida; acabó con tal continente. Bien sabemos que el Continente Mu o Lemur, a través de
10.000 años de terremotos e incesantes erupciones volcánicas, se fue hundiendo entre las aguas
del borrascoso océano Pacífico. Cuando Hercólubus pasó (al final del Kali-Yuga) por un ángulo
del Sistema Solar, al final del Kali-Yuga del Continente Atlante, vino el DILUVIO
UNIVERSAL: Los mares se desplazaron, cambiando de lecho, y se acabó la Atlántida. Así
pues, cuando Hercólubus pase nuevamente, por este ángulo del Sistema Solar, puede estar
usted, caro lector (a), absolutamente seguro que vendrá la otra catástrofe. Así pues, la catástrofe
que se avecina, no es la primera, tampoco será la última. Y así lo constatamos si estudiamos
cuidadosamente la “Piedra Solar”, o sea, el Calendario Azteca, allí encontraremos una Sabiduría
extraordinaria en relación con este asunto que aquí analizamos. No dicen nada sobre los Hijos
del Quinto Sol. Mas si investigamos a fondo cuál ha de ser la suerte de los Hijos del Quinto
Sol’, no dicen cómo se convirtieron en el pasado, porque están hablando con respecto a un
futuro, pero sí dicen cómo va a perecer esta raza, pronostican, ya hablando para el futuro: “Los
Hijos del Quinto Sol perecerán por el fuego y los terremotos”. Luego aseguran que “en la época
del Quinto Sol, morirán los Dioses, que se abandonará el culto a los Dioses”. Cosa que se ha
cumplido. Mas, ponen luego énfasis los Nahuas, en su Calendario Azteca, para decir que
“durante la época del Sexto Sol, resucitarán los Dioses” y que “en la época del Séptimo Sol,
todo será Divinal”.
Nosotros, los Hijos del Quinto Sol, hemos de perecer por el fuego y los terremotos, así lo
dice la “Piedra Solar”. Los terremotos se están intensificando de instante en instante, de
momento en momento. Y la causa secreta de esta situación es que en el fondo de los océanos,
como dijimos en el capítulo “Peligrosos síntomas”, está la tierra agrietada; un sistema de grietas
existe en los lechos de los Océanos Atlántico y Pacífico. Algunas grietas de esas son ya tan
profundas, que el océano está penetrando dentro de ellas y se ha puesto en contacto con el fuego
que circula dentro del interior de la Tierra. A consecuencia de eso, se producen vapores y
presiones que aumentan de instante en instante, de momento en momento. Ya no convence a
nadie la teoría aquélla de que “tal o cual terremoto se debió simplemente a un cambio, o a un
movimiento, o a un deslizamiento de determinadas capas geológicas”. La cruda realidad es que
tan pronto tiembla en un país como tiembla en otro, y cada día los terremotos se hacen más y
más intensos, y se harán cada día más intensos; de eso no cabe la menor duda. Si se añade a eso
las explosiones atómicas que “tirios y troyanos están realizando dentro del interior del planeta
Tierra, no puede sorprendernos que en cualquier momento haya pues, alguna gran catástrofe.


EL SIMBOLISMO DE LAS CUATRO EDADES DE LA RAZA SEGÚN DANIEL

Recordemos a Daniel, el Profeta. Decía Daniel que había visto en visión un gran océano y
que cuatro vientos combatían entre sí. Después, relataba que había visto también a cuatro bestias
que salían de entre el fondo de las aguas. La primera bestia, dice, era semejante a un león, tenía
alas de águila, y le fue dado corazón de hombre. La segunda bestia, dice que, parecía un oso. La
tercera, decía que tenía alas, y que tenía cuatro alas y cuatro cabezas, más bien parecía un
leopardo. Y la cuarta bestia, dice, era diferente a todas en gran manera: Sus uñas eran de hierro
y sus dientes también de acero, y todo lo que mascaba lo reducía a polvo. Y le fue dado que
pudiera destruir la Tierra por todas partes, y que llevara a la desolación a todos los rincones del
mundo. También le fue dado que combatiera contra los Santos del Altísimo. Mas, vino el Juez,
se sentó, y le fue quitado el Reino, y este Reino fue entonces entregado a los Santos. llegó la
Edad de Oro.
Obviamente, se refiere Daniel a las Cuatro Edades: A la Edad de Oro, a la Edad de Plata, a
la Edad de Cobre y a la Edad de Hierro (que es la que estamos en este momento, todos
nosotros).
En la Edad de Hierro, la humanidad llega al estado actual en que se encuentra. La cuarta
bestia realmente ha sido espantosa en gran manera, como dijo Daniel, distinta a todas las otras
bestias. Mas tendrá su fin, de la noche a la mañana, porque “el Cristo vendrá, cuando menos se
aguarde”. Así está escrito, que “Él llegará, como ladrón en la noche”. Y en este preciso
momento nos encontramos en el principio del fin. El Apocalipsis nos habla del principio del fin;
estamos precisamente en el final de todos los tiempos, en el final del Kali-Yuga, en el final de la
cuarta bestia. Y vamos a ver, dentro de poco, caer las grandes ciudades del mundo: Nueva York,
Washington, París, Londres, quedarán reducidos a cenizas. Los terremotos se irán intensificando
espantosamente. Muchos de nuestros lectores van a ser testigos, en carne y hueso, de todo lo
que va a suceder en las próximas décadas; y se acordarán de lo que leyeron en este Cuadernos
de Formación de Cultura Gnóstica.
Es necesario, pues, que pongamos atención, porque los tiempos del fin han llegado. Con
mecánica celeste, se puede demostrar que el Sistema Solar está llegando al final de un viaje, y
todo viaje del Sistema Solar alrededor del Zodíaco, termina, en verdad, con una catástrofe. Por
otra parte, el mal del mundo es tan grande que ya llegó hasta el cielo. Babilonia la Grande, la
Madre de todas las fornicaciones y abominaciones de la Tierra, será destruida, y de toda esta
perversa civilización de víboras no quedará piedra sobre piedra.
PEDRO, profetizando, dijo: “Los cielos arderán con grande estruendo, y la Tierra y todas
las obras que en ella hay, serán quemadas”. Ciertamente, el fuego es lo primero que entrará en
acción, con el acercamiento de Hercólubus. Es tan grande la fuerza de atracción de aquel mundo
y pasará tan cerca de nosotros, que atraerá al fuego que corre en el interior de la Tierra; entonces
surgirán por donde quiera muchísimos volcanes y un gran incendio se propagará desde el Polo
Norte hacia el Sur. Sin embargo, es obvio que antes de ese gran acontecimiento, el Anticristo
realizará verdaderas maravillas, el Anticristo, que es la falsa ciencia, realizará prodigios: hará
cohetes atómicos, capaces de viajar a Marte, hará cohetes atómicos con los que se podrá llegar a
todos los planetas del Sistema Solar; se inventarán armas extraordinarias, y las gentes, todas, se
prosternarán en tierra, adorando a la Gran Bestia y diciendo: “No hay como la Ciencia Oficial,
no hay como el Anticristo”.


LLEGA EL GRAN FINAL

Nos encontramos pues, en la Edad de Hierro; en esta Edad el Ego, que todos llevamos en
nuestro interior, los “Pecados Capitales” se han fortalecido espantosamente; y fortalecidos, se
han tornado terriblemente malignos. La humanidad terrestre ya fracasó espantosamente y se
tornará cada vez más y más perversa. Dentro de poco tiempo vivir en la Tierra será algo más
que imposible. Dentro de poco, será tan grande la maldad, que los seres humanos tendrán en su
mente solamente dos pensamientos: “primero: matar”. “Segundo: ser muerto. A la velocidad
que vamos, en todas las casas reinará la muerte, el asesinato, el vicio, la perversidad,
multiplicadas al máximo. Y estando las cosas así de graves, la grande catástrofe que se aguarda
se convertirá en una necesidad impostergable. Solamente la gran catástrofe podrá salvarnos de
los pavores más horrendos que el Ego desencadenará sobre la Tierra. Ya no tenemos otra
esperanza sino el incendio universal. Si el cataclismo que es aguardado demorase mucho, los
seres humanos se destruirían entre sí de forma horripilante. Indiscutiblemente, a medida que el
tiempo pasa, el Ego se complica cada vez más y más.
Afortunadamente, para aquellos que han vivido (no creído) el Evangelio Crístico, conocen
por experiencia directa que el Cristo es la virtud que sale de los Espacios con los Misterios del
Reino de la Luz. El Cristo Intimo, expresándose a través del Hombre Perfecto, es siempre el
Maestro que enseña. El Cristo habla siempre. Es el Verbo que nos muestra el peligro. La palabra
del Señor ya nos había advertido sobre la hora actual y la catástrofe que se avecina.
Antes de la gran catástrofe se multiplicarán las guerras, el hambre, las enfermedades y horribles
holocaustos atómicos destruirán esta perversa civilización de víboras. Esta vez los justos no
pagarán por los pecadores. Esto aconteció una vez y ese tiempo pasó. Antes del gran cataclismo,
los justos serán salvos secretamente. Recordemos a Lot, sacado de la ciudad maldita, a Elías
arrebatado al cielo por un coche de fuego. Los justos serán sacados de la grande Babilonia antes
del gran cataclismo. Muchos discos voladores vendrán a la Tierra.















Hercólubus

os Nativos Hopi de Norteamérica, llaman a Hercólubus, “el Purificador”, “La
Kachina Roja” o “Estrella Roja”: “... vendrá el Purificador – La Kachina Roja, que
traerá el Día de Purificación. En este día la Tierra, sus criaturas y toda vida tal como la
conocemos cambiará para siempre. Habrá mensajeros que precederán esta venida del
Purificador. Ellos dejarán mensajes para aquellos en la Tierra que recuerdan las Viejas
maneras.” “... Cuando venga el Purificador nosotros lo veremos primero como una
pequeña Estrella Roja, la cual vendrá muy cerca y se sentará en nuestros cielos,
observándonos. Observándonos para ver cuán bien nos recordamos de las enseñanzas
sagradas.” (Profecías Hopi).


EL PLANETA HERCÓLUBUS PERTENECE AL SISTEMA SOLAR DE TILO

“El purificador aparecerá como la Kachina Roja, tal vez eso signifique que aparecerá rojo
en los telescopios, que los científicos usan. Permanecerá casi en un solo lugar durante mucho
tiempo. Como un ojo que nos mira. Eso es cuando Saquasohuh, el que es llamado la Estrella
Kachina Azul también regresará. Saquasohuh es benevolente, pero los otros no lo serán. Cuando
vengan los otros comenzará la guerra en los cielos, como nos han dicho.” (“Anciano Hopi”).
En el Zohar, Hercólubus es llamado “Potente Estrella de color purpúreo”: "... aparecerá en
los cielos una potente estrella de color purpúreo, que en el día llameará ante los ojos de todo
mundo, llenando el firmamento con su luz." (El Zohar, III "Shemot"). "Y en ese tiempo saldrá
una llama, en los cielos del norte; y llama y estrella se hallarán la una frente a la otra durante
cuarenta días, y todos los hombres se maravillarán y aterrarán. Y cuando hayan pasado cuarenta
días, la estrella y la llama guerrearán juntas a la vista de todos...” (El Zohar).
En “El Kolbrin“, colección de antiguos manuscritos que fueron salvados antes del
incendio del Monasterio de Glastonbury, guardados y protegidos por un grupo de personas,
durante varias generaciones (y cuyos últimos depositarios lo han comenzado a publicar desde el
año de 1994...) hay revelaciones sobrecogedoras al Diluvio, al Éxodo y a los Tiempos del Fin, y
a un Gigantesco Cuerpo Celeste llamado “El Destructor“, que vino al final del Diluvio (es decir,
al final de la Atlántida, aunque se le asocie también a la época del Profeta Moisés, la época del
becerro de oro... cuando sacó al Pueblo de Egipto al Desierto atravesando el Mar Rojo...) y es
descrito como “la visión más horrible que se puede imaginar... un feroz cuerpo de fuego“...
Cada vez que "El Destructor" vuelve a aparecer, dice “El Kolbrin”, “en los cielos, la Tierra abre
su vientre por efecto del calor,... Entonces las llamas explotan hacia arriba a través de la
superficie del terreno y sus lenguas lamen la vecindad, como feroces demonios sobre sangre
negra. El terreno queda calcinado y despojado de toda humedad, y los pastos, los cultivos y los
árboles son consumidos por las llamas quedando convertidos en blancas cenizas.” “Cuando
llueva sangre desde los cielos, el Destructor aparecerá y las montañas se abrirán escupiendo
fuego y cenizas. Entonces los árboles quedarán destruidos y todos los seres vivos abandonados.
Las aguas serán tragadas por la tierra y los mares hervirán.”
L
“Y el tercer ángel tocó la trompeta, y cayó del cielo una grande estrella, ardiendo como
una antorcha, y cayó en la tercera parte de los ríos, y en las fuentes de las aguas.”
“Y el nombre de la estrella se dice Ajenjo. Y la tercera parte de las aguas fue envuelta en ajenjo:
y muchos murieron por las aguas, porque fueron hechas amargas.” (Apocalipsis 8: 10-11).
“... Un cuerpo celeste posiblemente tan grande como el gigante planeta Júpiter... que es tan
frío que no lanza luz... es un gigante... tan grande como Júpiter... el cuerpo celeste más cercano
a la Tierra más allá del extremo planeta Plutón... podría estarse moviendo hacia la Tierra...
rodeado por tanto polvo que la luz de sus estrellas no puede penetrar la envoltura que lo cubre...
"The Washington Post", "Viernes 30 de Diciembre 1983".
“La Luna oscurecida en profundas tinieblas, su hermano (el Sol) pasará a estar de
color ferruginoso, el grande oculto largo tiempo bajo las tinieblas, entibiará hierro en la presa
sanguinolenta.” (Nostradamus).


SAMAEL AUN WEOR EXPLICANDO CÓMO SERÁ LA GRAN CATÁSTROFE

Nuestro Director General, V. M. SAMAEL AUN WEOR, nos dice: “Quiero referirme a
Hercólubus, el monstruo gigantesco que ha de tragarse a nuestro planeta tierra. Ya viene, se
encuentra a la vista de todos los astrónomos del planeta tierra; es un mundo gigantesco,
poderoso, seis veces más grande que el titán de nuestro sistema solar Júpiter, y pertenece al
Sistema Solar de Tilo. No es como muchos suponen, un planeta dislocado de un sistema solar.
No, no se ha dislocado; gira alrededor del centro gravitacional del sistema solar de Tilo.
Antes de poco, aquel gigantesco mundo pasará por un ángulo de nuestro sistema solar, y
entonces precipitará la catástrofe. Cuando Hercólubus pase cerca de la Tierra, obviamente,
precipitará la catástrofe. El gigantesco mundo posee una fuerza de atracción extraordinaria, y
secuencialmente, el fuego de los volcanes saltará por aquí y por allá. El fuego líquido del
interior de la Tierra originará nuevos volcanes, y en general, el elemento ígneo hará que arda
todo lo que es y todo lo que ha sido. Por eso dijo Pedro: “Los elementos, ardiendo, serán
desechos, y la tierra y todas las obras que en ellas hay, serán quemadas”. El agua hará un dúo
con el fuego, la revolución de los ejes de la tierra cambiará de lecho a los mares, y perecerán
todos los seres humanos”.....
“Vean ustedes, pues, que los Mayas no son ignorantes como suponen las gentes. Se
equivocan: los Mayas, realmente, se pasan el tiempo haciendo cálculos astronómicos y saben
que se acerca a la Tierra un mundo que los mismos hombres de ciencia ya bautizaron con el
nombre de "Barnard I"; ese mundo pertenece a otro Sistema Solar, tiene una órbita enorme y se
acerca peligrosamente a nuestro mundo Tierra. Cuando "Barnard I" sea visible a simple vista, se
producirán acontecimientos catastróficos extraordinarios; esto no lo ignoran los Mayas.
Entonces, tal como está escrito en el "Katum-13", aquel gigantesco mundo, por fuerza
magnética, atraerá hacia la superficie de nuestra Tierra todo el fuego liquido, brotarán volcanes
por aquí, por acá y se producirán terribles terremotos y grandes cataclismos; esto será, según los
Mayas, en el "Katum 13" (año 2043)”.
“Así que, ellos son sabios en gran manera. De acuerdo con sus doctrinas, esta escrito que
"en el máximo de acercamiento de "Barnard I", se producirá una revolución de los ejes de la
Tierra, los mares cambiarán de lecho y las tierras actuales serán devoradas por los océanos, esto
es, habrá un cambio radical de toda la fisonomía geológica de nuestro mundo..." Lo mas
asombroso es que los Mayas, desde tiempos antiguos, enjuiciaron a la Humanidad actual; ellos
dicen que "acercándose el Katum-13, se verán por las calles de todas las ciudades del mundo,
HOMBRES DE DOS DÍAS, que serian la vergüenza de esta raza" (escudriñando un poco sobre
estos citados "HOMBRES DE DOS DÍAS", vinimos al fin a descubrir que se trataba de
homosexuales); "el mundo todo será pervertido por el homosexualismo y el lesbianismo", cosa
que se esta cumpliendo actualmente.”
La Biblia en el Apocalipsis llama al planeta Hercólubus con el nombre de “ajenjo” que
significa amargura, y lo figura como una gran estrella que caerá del cielo... Veamos lo que nos
dice el profeta Mahoma en el Corán: "El golpe que es" Será el día del Juicio Final. Quienes
tengan obras que pesen en la balanza, tendrán una vida agradable. Quienes ligeras, tendrán por
morada la fosa ardiente”. Cuando la tierra tiemble con este temblor que le está reservado...
Cuando haya vomitado los muertos que reposan en sus entrañas... El hombre se preparará para
ser juzgado. El Sol será desgarrado, las estrellas caerán, las montañas serán puestas en
movimiento y terminarán estrellándose contra el suelo. El cielo estallará en mil pedazos y los
mares y los ríos confundirán sus aguas. Las tumbas se entreabrirán y resucitarán los muertos.
Los que hayan practicado el bien tendrán la felicidad sin límites; pero los réprobos serán
también castigados sin mesura”. El célebre vidente Michelle de Nostradamus en célebre carta
dirigida a Enrique II dice: “Cuando el sol quede completamente eclipsado, pasará en nuestro
cielo, un nuevo y colosal cuerpo celeste que será visto en pleno día, pero los astrólogos
(refiriéndose a los astrónomos modernos), interpretarán los efectos de este cuerpo de otro
modo… por esta mala interpretación, ninguno tendrá provisiones para las fases de penurias”


SEGÚN LOS ASTRÓNOMOS ASÍ SERÁ EL CHOQUE ENTRE LA ELÍPTICA DE LA TIERRA Y HERCÓLUBUS

En mecánica celeste, Hercólubus ayuda a verticalizar los Polos, él es pieza fundamental de
la gran maquinaria celeste. En el año de 1999, Hercólubus estuvo visible ante todos los seres
humanos y en pleno medio día apareció como otro Sol, en aquel eclipse de agosto de ese año.
Los tiempos que nos aguardan son pues terribles en gran manera; los científicos,
han podido confirmar con entera exactitud la cuestión esa del planeta que viene a chocar
con el nuestro. Se han dado noticias por doquiera, han hecho su publicación, hay un
libro por ahí que habla precisamente sobre el Planeta Rojo. Se preparan los sabios con
bombas atómicas para alejarlo; ellos quieren a base de explosiones alejar aquel mundo
de nuestra orbita.

























¿Por qué esta raza ha de ser destruida?

xiste miríadas de motivos por los cuales esta humanidad ha de ser aniquilada, estudiando
esos argumentos encontramos entre los más prominentes los siguientes:

1.- Una gran frialdad entre las gentes de la humanidad actual, es el frío de lo que no tiene
importancia, de lo superficial. Creen las multitudes actuales que importante es lo que no es
importante, suponen que la última moda, o el coche último modelo, o la cuestión esta del salario
fundamental es lo único serio. Llaman serio la crónica del día, la aventura amorosa, la vida
sedentaria, la copa de licor, la carrera de caballos, la carrera de automóviles, la corrida de toros,
el chismorreo, la calumnia, etc. Obviamente, cuando el hombre del día o la mujer del salón de
belleza escuchan algo sobre esoterismo, como quiera que esto no está en sus planes, ni en sus
tertulias, ni en sus placeres sexuales, responden con un no sé qué de frialdad espantosa, o
sencillamente retuercen la boca, levantan los hombros, y se retiran con indiferencia. Esa apatía
psicológica, esa frialdad que espanta, tiene dos basamentos:

primero: la ignorancia más tremenda,
segundo: la ausencia más absoluta de inquietudes espirituales.

Falta un contacto, un choque eléctrico, nadie lo dio en la tienda, tampoco entre lo que se
creía serio, ni mucho menos en los placeres de la cama. Si alguien fuera capaz de darle al
imbécil frío o a la mujercita superficial el toque eléctrico del momento, el chispazo del corazón,
alguna reminiscencia extraña, un no sé qué demasiado íntimo, tal vez entonces todo sería
distinto. Pero algo desplaza a la vocecilla secreta, a la primera corazonada, al anhelo íntimo;
posiblemente una tontería, el hermoso sombrero de alguna vitrina o aparador, el dulce exquisito
de un restaurante, el encuentro de un amigo que más tarde no tiene para nosotros ninguna
importancia, etc. Tonterías, necedades que no siendo transcendentales, sí tienen fuerza en un
instante dado como para apagar la primera inquietud espiritual, el íntimo anhelo, la
insignificante chispa de luz, la corazonada que sin saber por qué nos inquietó por un momento.


LOS JINETES DEL APOCALIPSIS

Si esos que hoy son cadáveres vivientes, fríos noctámbulos del club o sencillamente
vendedores de paraguas en el almacén de la calle real, no hubiesen sofocado la primera
inquietud íntima, serían en este momento luminarias del espíritu, adeptos de la luz, hombres
auténticos en el sentido más completo de la palabra. El chispazo, la corazonada, un suspiro
misterioso, un no sé qué, fue sentido alguna vez por el carnicero de la esquina, por el engrasador
de calzado o por el doctor de primera magnitud, mas todo fue en vano, las necedades de la
personalidad siempre apagan el primer chispazo de la luz; después prosigue el frío de la más
espantosa indiferencia. Incuestionablemente, a las gentes se las traga el Ego lunar tarde o
temprano; esta verdad resulta incontrovertible.
No hay nadie que en la vida no haya sentido alguna vez una corazonada, una extraña
inquietud, desgraciadamente, cualquier cosa de la personalidad, por tonta que esta sea, es
E
suficiente como para reducir a polvareda cósmica eso que en el silencio de la noche nos
conmovió por un momento. El Ego lunar gana siempre estas batallas, ella se alimenta, se nutre
precisamente, con nuestras propias debilidades. El Ego lunar es terriblemente mecanicista; el
humano lunar, desprovisto por completo de toda inquietud solar, es incoherente y se mueve en
el mundo de sus sueños.
Si alguien hiciera lo que nadie hace, esto es, avivar la íntima inquietud surgida tal vez en
el misterio de alguna noche, no hay duda de que a la larga se asimilaría la inteligencia solar y se
convertiría por tal motivo en Hombre Solar. Eso es, precisamente, lo que el Logos Creador
quiere, pero a estas sombras lunares tan frías, apáticas e indiferentes, siempre se las traga el Ego
lunar; después viene la igualación de la muerte. La muerte iguala todo. Cualquier cadáver
viviente desprovisto de inquietudes solares, degenera terriblemente en forma progresiva hasta
que el Ego lo devora.


DANIEL Y EL APOCALIPSIS

El Logos Creador quiere crear Hombres, está haciendo ese ensayo en el laboratorio de la
naturaleza; desgraciadamente, tal experimento no le ha dado muy buenos resultados, el Ego
animal se traga la gente. Sin embargo, esto que estamos diciendo no le interesa a nadie, mucho
menos a los ignorantes ilustrados; ellos se sienten la mamá de los pollitos o el papá de Tarzán.
Cuando una raza humana pierde todo interés por las ideas solares, el Logos Creador la
destruye porque no le sirve ya para su experimento. Como quiera que esta raza actual se ha
vuelto insoportablemente lunar, egoica, “yoista”, terriblemente superficial y mecanicista, ya no
sirve a los intereses del Logos, motivo más que suficiente por el cual será destruida.
Para que haya inquietud espiritual continua se requiere pasar el centro magnético de
gravedad a la Esencia, a la Conciencia. Desafortunadamente, las gentes tienen el centro
magnético de gravedad en la personalidad, en el café, en la cantina, en los negocios del banco,
en la casa de citas o en la plaza de mercado, etc. Obviamente, todas éstas son las cosas de la
personalidad y el centro magnético de la misma atrae a todas estas cuestiones; esto es
incontrovertible y cualquier persona que tenga sentido común puede verificarlo por sí misma y
en forma directa.
Desgraciadamente, al leer todo esto, los bribones del intelecto, acostumbrados a discutir
demasiado o a callar con un orgullo insoportable, prefieren tirar este Cuaderno con desdén y leer
el periódico. Unos cuantos sorbos de buen café y la crónica del día resultan magnífico alimento
para los mamíferos racionales. Sin embargo, ellos se sienten muy serios; indubitablemente, sus
propias sabihondeces los tienen alucinados, y estas cosas de tipo solar escritas en este Cuaderno
insolente, para ellos, les molestan demasiado. No hay duda que los ojos bohemios de los
embotellados en la razón subjetiva no se atreverían a continuar con el estudio de este tema.

2.- Dolorosamente esta humanidad está controlada por el chispeante intelectualismo que
como funcionalismo manifiesto del “Yo” psicológico, indubitablemente es el Anticristo.
Quienes suponen que el Anticristo es un personaje extraño nacido en tal o cual lugar de la tierra
o venido de este o de aquel país, están ciertamente completamente equivocados. El Anticristo no
es en modo alguno un sujeto definido, sino todos los sujetos. Obviamente el Anticristo radica en
el fondo de cada persona actualmente y se expresa en forma múltiple.
El intelecto puesto al servicio del espíritu resulta útil; el intelecto divorciado del espíritu
deviene inútil. Del intelectualismo sin espiritualidad surgen los bribones, viva manifestación del
Anticristo. Obviamente, el bribón en sí mismo y por sí mismo es el Anticristo.
Infortunadamente, el mundo actual con todas sus tragedias y miserias está gobernado por el
Anticristo. El estado caótico en que se encuentra la humanidad actual, indubitablemente, se debe
al Anticristo. El inicuo de que hablara Pablo de Tarso en sus Epístolas es ciertamente un crudo
realismo de estos tiempos. El inicuo ya vino y se manifiesta por doquier, ciertamente tiene el
don de la ubicuidad: Discute en los cafés, hace negociaciones en la ONU, en la OEA, se sienta
cómodamente en Ginebra, realiza experimentos de laboratorio, inventa bombas atómicas,
cohetes teledirigidos, gases asfixiantes, bombas bacteriológicas, etc., etc., etc.
Fascinado el Anticristo con su propio intelectualismo, exclusividad absoluta de los
sabihondos, cree que conoce todos los fenómenos de la naturaleza. El Anticristo creyéndose a sí
mismo omnisciente, embotellado entre todo el podridero de sus teorías, rechaza de plano todo
aquello que se parezca a Dios. Su auto-suficiencia, su orgullo y la soberbia que posee, es algo
insoportable. Él odia mortalmente las virtudes cristianas de la fe, la paciencia y la humildad.
Toda rodilla se hinca ante el Anticristo. Obviamente, aquel ha inventado aviones ultrasónicos,
barcos maravillosos, flamantes automóviles, medicinas sorprendentes, etc. En estas condiciones,
¿quién podría dudar del Anticristo? Quien se atreva en estos tiempos a pronunciarse contra
todos estos milagros y prodigios del hijo de perdición, se condena a sí mismo a la burla de sus
semejantes, al sarcasmo, a la ironía, al calificativo de estúpido e ignorante.


LOS BRIBONES DEL INTELECTO GOBIERNAN AL MUNDO

Cuesta trabajo hacer entender esto a las gentes serias y estudiosas, éstas en si mismas
reaccionan, oponen resistencia. Es claro que los seres humanos actuales son robots programados
con kinder, primaria, secundaria, preparatoria, universidad, etc. Nadie puede negar que un robot
programado funciona de acuerdo con el programa, y de ninguna manera podría funcionar si se le
sacase del programa. El Anticristo ha elaborado el programa con el que se programan los robots
humanos de estos tiempos decadentes. Hacer estas aclaraciones, poner énfasis en lo que estamos
diciendo, resulta espantosamente difícil por estar fuera de programa, ningún humano robot
podría admitir cosas que están fuera del programa. Es tan grave esta cuestión y tan tremendos
los enfrascamientos de la mente, que en modo alguno, un robot humano cualquiera, sospecharía
ni remotamente que el programa no sirve, pues él ha sido arreglado de acuerdo con el programa,
y dudar del mismo le parecería una herejía, algo incongruente y absurdo.
Que un robot dude de su programa es un adefesio, algo absolutamente imposible pues su
mismísima existencia se debe al programa. Desdichadamente, las cosas no son como las piensa
el robot humano; existe otra ciencia, otra sabiduría, inaceptable para el robot humano.
Reacciona el robot humano y tiene razón en reaccionar pues no ha sido programado para otra
ciencia ni para otra cultura, ni para nada diferente a su consabido programa. El Anticristo ha
elaborado los programas del robot humano, el robot se prosterna humilde ante su amo. ¿Cómo
podría dudar el robot de la sapiencia de su amo?
Nace el niño inocente y puro; la esencia expresándose en cada criatura es preciosa en gran
manera. Evidentemente, la naturaleza deposita en los cerebros de los recién nacidos todos esos
datos salvajes, naturales, silvestres, cósmicos, espontáneos, indispensables para la captura o
aprehensión de las verdades contenidas en cualquier fenómeno natural perceptible para los
sentidos. Esto significa que el niño recién nacido podría por si mismo descubrir la realidad de
cada fenómeno natural, desgraciadamente, interfiere el programa del Anticristo y las
maravillosas cualidades que la naturaleza ha depositado en el cerebro del recién nacido pronto
quedan destruidas.
El Anticristo prohíbe pensar en forma diferente; toda criatura que nace, por orden del
Anticristo debe ser programada. No hay duda de que el Anticristo odia mortalmente aquel
precioso sentido del Ser, conocido como "Facultad de Percepción Instintiva de las Verdades
Cósmicas". Ciencia pura, distinta a todo el podridero de teorías universitarias que existen por
aquí, por allá y acullá, es algo inadmisible para los robots del Anticristo.
Muchas guerras, hambres y enfermedades ha propagado el Anticristo en toda la redondez
de la tierra, y no hay duda de que seguirá propagándolas antes que llegue la catástrofe final.
Desventuradamente, ha llegado la hora de la gran apostasía anunciada por todos los profetas y
ningún ser humano se atrevería a pronunciarse contra el Anticristo.


3.- Esta humanidad ama la guerra y detesta la paz. “Y miré cuando el Cordero abrió uno de los
sellos, y oí a uno de los cuatro animales (del Gran Arcano) diciendo como con voz de trueno:
Ven y ve” (Apocalipsis 6: 1). “Y miré, y he aquí un caballo blanco (la raza blanca); y el que
estaba sentado encima de él, tenía un arco; y le fue dada una corona, y salió victorioso, para que
también venciese” (Apocalipsis. 6: 2). (La raza blanca venció al Japón, y tiene muchas
ilustraciones contra el Japón). “Y cuando él abrió el segundo sello, oí al segundo animal que
decía: Ven y ve. Y salió otro caballo, bermejo (la raza roja atlante de la cual descienden los
piel rojas de los Estados Unidos de Norte América). Y al que estaba sentado sobre él (el Tío
SAM), fue dado poder de quitar la paz de la tierra, y que se maten los unos a los otros, y fuele
dada una grande espada” (Apocalipsis 6: 3-4).


NIÑOS EXILIADOS POR CAUSA DE LA GUERRA

(Actualmente, aquel caballo bermejo, de hirsuta crin alborotada y plateados cascos, come
tranquilo en los establos de Augias. El brioso corcel piel roja, ágil y ligero, nos recuerda la
aguerrida raza atlante, cuyos últimos vástagos nobles y fuertes fueron destruidos por el
yanqui. Los rubios ciudadanos de los Estados Unidos del Norte, llevan en sus venas la
sangre roja de los viejos guerreros cuyo tronco real nació en el continente atlante. Por
estos tiempos los ciudadanos de los Estados Unidos se preparan para la guerra atómica.
Pronto estallará la tempestad en los Estados Unidos. El huracán aullará horriblemente en
los Estados Unidos. El cielo se llenará de negros nubarrones, y habrá muchos lamentos,
lágrimas y muy grande tribulación).
“Y cuando él abrió el tercer sello, oí al tercer animal que decía: Ven y ve. Y miré y he aquí
un caballo negro (la raza negra, y toda raza morena, como indostanes, africanos, etc.; este
caballo representa también el trabajo honrado) Y el que estaba sentado encima de él (la
raza negra, o morena, árabe, indostana, etc.), tenía un peso en su mano (la esclavitud)”
(Apocalipsis 6: 5). “Y oí una voz en medio de los cuatro animales que decía: Dos libras de trigo
por un denario, y seis libras de cebada por un denario; y no hagas daño al vino ni al aceite”
(Apocalipsis 6: 6). (He aquí el trabajo, el duro bregar por el pan de cada día. Y los
iniciados quieren paz y dicen: “No hagas daño al vino sagrado ni al aceite de oro puro que
alimenta el fuego del candelero”. Trabajad en paz; luchad por la paz; “amaos los unos a
los otros como yo os he amado”; y cuidad el vino y el aceite, para que vuestra alma pueda
desposarse con el Cordero. Empero, los moradores de la tierra sólo quieren guerra).
“Y cuando él abrió el cuarto sello, oí la voz del cuarto animal que decía: Ven y ve. Y
Miré, y he aquí un caballo amarillo (la raza amarilla); y el que estaba sentado sobre él (el
chino), tenía por nombre muerte y el infierno le seguía y le fue dada potestad sobre la cuarta
parte de la tierra, para matar con espada, con hambre, con mortalidad, y con las bestias
(humanas) de la tierra” (Apocalipsis 6: 7, 8). (La guerra entre el Este y el Oeste será
horrible, y la China matará a millones de seres humanos. El peligro chino es aterrador. El
caballo chino arrastra tras de sí, el infierno y la muerte. Jamás habrá un peligro más
terrible. El ejército chino es terriblemente poderoso, y está armado de toda clase de armas
de muerte. Los tiempos del fin ya llegaron y la guerra entre el Este y el Oeste es inevitable.
Relincha el caballo amarillo, ágil y lleno de gran ira, y arrastra tras de sí el infierno y la
muerte).
“Y cuando él abrió el quinto sello, vi debajo del altar las almas de los que habían sido
muertos por la palabra de Dios y por el testimonio que ellos tenían. Y clamaban en alta voz
diciendo: ¿Hasta cuándo, Señor, santo y verdadero, no juzgas y vengas nuestra sangre (de
acuerdo con la Ley Kármica) de los que moran en la tierra?” (Apocalipsis 6: 9, 10). (Los
moradores de la tierra han matado a los profetas y aborrecen al Eterno). “Y les fueron
dadas sendas ropas blancas, y fueles dicho que reposasen todavía un poco de tiempo, hasta que
se completaran sus consiervos y sus hermanos (Iniciados) que también habían de ser muertos
como ellos (por la palabra del Señor)” (Apocalipsis 6: 11). “Y miré cuando él abrió el sexto
sello, y he aquí fue hecho un gran terremoto; y el sol se puso negro como un saco de cilicio, y la
luna se puso toda como sangre” (Apocalipsis 6: 12).
(Las partículas radiactivas de las explosiones nucleares alterarán profundamente las
zonas superiores de la atmósfera terráquea. Esas zonas superiores son el filtro supremo
para los rayos solares. Cuando ese filtro haya sido totalmente alterado por las explosiones
atómicas, entonces ya no podrá analizar y descomponer los rayos solares en luz, energía,
sonido y calor. El resultado será que veremos el sol negro como un saco de cilicio. Habrá,
terremotos por todas partes, tinieblas, hambre, enfermedades desconocidas, blasfemias y
muy grande tribulación. Las explosiones atómicas provocarán todas esas grandes
calamidades. Los tiempos del fin ya llegaron. ¡Ay!, ¡Ay!, ¡Ay! de aquellos que como en los
días de Noé, comían y bebían y se daban en matrimonio diciendo: “Todavía tenemos
tiempo para gozar”. ¡Ay! de los moradores de la tierra. Los tiempos del fin ya llegaron.
Las explosiones atómicas traerán pestes, terremotos, hambres, maremotos y terribles
cataclismos. Habrá turbación espantosa en el sonido del mar, y olas monstruosas nunca
antes jamás vistas. Habrá guerras a muerte, y el caballo amarillo arrastrará tras de sí el
infierno y la muerte. El principio del fin ya empezó).


ACCIÓN DE LA RADIOACTIVIDAD

(Empero todas estas calamidades, no son sino el aviso, el prefacio, el preludio del
acontecimiento final. Los hombres están levantando nuevamente la torre de Babel. La
punta de la torre es la luna. Todo clarividente iluminado puede ver en los mundos
superiores la torre de Babel. Hueca torre de frágil cristal, traición al Eterno, que pronto
será quebrantada. Por entre esa frágil y hueca torre, desprovista de toda sabiduría divina,
suben y bajan las naves de Babilonia la Grande, la madre de todas las fornicaciones y
abominaciones de la tierra. Esta vez, la torre de Babel está representada por la ciencia
hueca, superficial y vana de los científicos materialistas. Dios confundirá sus lenguas, y la
torre de Babel será fulminada por el rayo terrible de la Justicia Cósmica. La torre frágil,
hueca y desprovista de toda espiritualidad, hoy como ayer, amenaza nuevamente a los
cielos estrellados. Los ateos enemigos del Eterno quieren asaltar el cielo, y conquistar otros
mundos del espacio. Pronto serán heridos de muerte. En el sagrado espacio donde sólo
bullen y palpitan los innumerables mundos, reina el terror de amor y ley. Los viajes
interplanetarios sólo son para las Humanidades Divinas del espacio estrellado. El hombre
terrestre todavía no es digno de penetrar en el espacio estrellado. Póngase a un mono
(chango) en un laboratorio, y obsérvese lo que sucede. Cuando los ateos enemigos del
Eterno profanen el espacio sagrado, cuando los sabios de la gran Babilonia llenos de
orgullo y soberbia, preparen la conquista de otros mundos, entonces es el fin. La torre de
Babel caerá fulminada y de toda esta gran Babilonia no quedará piedra sobre piedra).
“Y las estrellas del cielo (los grandes genios de la torre de Babel, las grandes lumbreras
del firmamento intelectual, los grandes señores de la gran Babilonia) cayeron sobre la tierra,
como la higuera echa sus higos cuando es movida de gran viento” (Apocalipsis 6: 13). (Las
espigas de la ciencia materialista ya se volvieron maduras, y el hombre cosechará los
frutos del deseo. Ahora recogerá el resultado de esta civilización sin Dios y sin ley). “Y el
cielo se apartó como un libro que es envuelto (con el choque planetario entre la Tierra y
Hercólubus), y todo monte y las islas fueron movidos de sus lugares” (Apocalipsis 6: 14).
(Cuando esto suceda habrá cielos nuevos y tierra nueva, para la futura sexta gran raza. “Y
los reyes de la tierra, y los príncipes, y los ricos, y los capitanes, y los fuertes, y todo siervo y
todo libre (ya después de muertos y en su cuerpo astral) se escondieron en las cuevas y entre
las peñas de los montes (horrorizados y sorprendidos con un cataclismo que no aguardan, y
que ni remotamente sospechan)” (Apocalipsis 6: 15).
“Y decían a los montes y a las peñas: Caed sobre nosotros, y escondednos de la cara de
aquél que está sentado sobre el trono, y de la ira (Justicia) del Cordero” (Apocalipsis 6: 16).
“Porque el gran día de su ira (de la Gran Justicia Divina) es venido; ¿y quién podrá estar
firme?” (Apocalipsis 6: 17). (Realmente sólo podrán estar firmes aquellos que hayan
edificado la iglesia del Cordero sobre la peña viva, el sexo y su clave regia: “Conexión del
Lingam-Yoni sin eyacular el varón el “Ens Seminis” y la mujer sin llegar al orgasmo”. Los
que edificaron su iglesia sobre la arena de las teorías, rodarán al abismo, a los mundos
sumergidos, a los infiernos atómicos de la gran naturaleza. Esos son los perdidos. Por
aquellos días sólo serán salvados secretamente los justos. Aquellos que ya levantaron la
serpiente sobre la vara, tal como lo hizo Moisés en el desierto. De ellos saldrá el semillero
para la futura sexta gran raza). “Los tiempos del fin ya llegaron, y estamos en ellos. “Muchos
son los llamados y pocos los escogidos” (Mateo 20: 16).
El Gran Maestro Jesús el Cristo, dijo: “DE MIL QUE ME BUSCAN, UNO ME
ENCUENTRA. DE MIL QUE ME ENCUENTRAN, UNO ME SIGUE. DE MIL QUE ME
SIGUEN, UNO ES MÍO”.


CONSECUENCIAS DE LA RADIOACTIVIDAD

(En verdad decimos: que en toda eternidad sólo se ha conocido única y
absolutamente una sola puerta angosta, y un solo camino estrecho y difícil que conduce a
la luz. Esa puerta y ese camino es el sexo). “Porfiad a entrar por la puerta angosta (el sexo);
porque os digo que muchos procurarán entrar y no podrán” (Lucas 13: 24). “Angosta es la
puerta y estrecho el camino que conduce a la luz, y muy pocos son los que lo hallan”. (Nuestro
Adorable Salvador Jesucristo nunca dijo que hubiera muchos caminos, Él sólo nos habló
claramente y sin rodeos, de una sola puerta y de un solo camino, el sexo) (Juan 10: 7:9,14).
(Nosotros, os invitamos, querido lector, a estudiar los cuatro evangelios. Allí podréis
comprobar, por vos mismo, que sólo hay una sola puerta y un sólo camino, estrecho y
difícil. Los predicadores que afirman la existencia de muchos caminos para llegar a Dios,
ignoran que en la Gran Obra necesitamos mitad aceite y mitad agua).

4.- Esta humanidad es esclava de la Gran Bestia. “Después vi otra bestia que subía de la tierra; y
tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero; mas hablaba como un dragón” (Apocalipsis 5:
11). “Y ejerce todo el poder de la primera bestia en presencia de ella; y hace a la tierra y a los
moradores de ella adorar la primera bestia cuya llaga de muerte fue curada” (Apocalipsis 5: 12).
“Y hace grandes señales, de tal manera que aún hace descender fuego del cielo a la tierra,
delante de los hombres” (Apocalipsis 5: 13). “Y engaña a los moradores de la tierra por las
señales que le ha sido dado hacer en presencia de la bestia, mandando a los moradores de la
tierra que hagan la imagen de la bestia que tiene herida de cuchillo y vivió” (Apocalipsis 5: 14).
(Esta bestia que tiene dos cuernos semejantes a los de un cordero, mas habla como un
dragón, es la ciencia materialista de los moradores de la tierra. Realmente la gran bestia es
doble, porque tiene mente que habla grandezas. La ciencia materialista juega con lo que
no conoce, y cojea entre las tinieblas. La ciencia materialista engaña a los moradores de la
tierra por las señales que le ha sido dado hacer en presencia de la bestia. Cohetes
teledirigidos, cohetes cósmicos, radio-televisión, aviones ultramodernos, bombas de
hidrógeno que hacen llover fuego del cielo sobre las ciudades indefensas, bombas
atómicas, submarinos atómicos, rayos mortales, etc. Todos esos inventos son las señales
con que la bestia de dos cuernos engaña a los moradores de la tierra. Entonces los
hombres engañados adoran a la gran bestia, y dicen: ¡No hay como la bestia! ¿Quién
puede ser superior a la bestia?)
“Y le fue dado que diese espíritu a la imagen de la bestia, para que la imagen de la bestia
hable; y hará que cualesquiera que no adoren la imagen de la bestia, sean muertos” (Apocalipsis
5: 15). (Los hombres de la ciencia materialista envenenan con sus teorías a las multitudes.
Entonces, la imagen de la bestia habla. Los santos que no adoren a la bestia, son
asesinados, perseguidos, encarcelados y odiados. La bestia de dos cuernos es terrible). “Y
hacía que todos, los pequeños y los grandes, ricos y pobres, libres y siervos, se pusiesen una
marca en la mano derecha, o en sus frentes” (Apocalipsis 5: 16). “Y que ninguno pudiese
comprar o vender, sino el que tuviera la señal, o el nombre de la bestia, o el número de su
nombre” (Apocalipsis 5: 17). “Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento, cuente el número
de la bestia; porque es el número de hombre: y el número de ella, seiscientos sesenta y seis”
(Apocalipsis 5: 18). (La marca de la bestia son los dos cuernos en la frente. Millones y
millones de seres humanos ya tienen la marca de la bestia en la frente y en las manos. Casi
toda la población humana de este valle de lágrimas, ya tiene la marca de la bestia en la
frente y en las manos. Todas esas almas se perdieron y desde 1950 están entrando en el
abismo).


EL 666 DE LA BESTIA

(La evolución humana fracasó totalmente. Realmente el mundo está ya tan perdido,
que en el mundo del comercio nadie puede comprar ni vender si no tiene la marca de la
bestia en la frente y en las manos. Así se ha vuelto el mundo de los negocios. El número de
la gran bestia es seiscientos sesenta y seis. Ese es el número de hombre porque ese número
se descompone cabalísticamente así: 6 + 6 + 6 = 18. Luego, sumando este resultado entre
sí, tenemos lo siguiente: 1 + 8 = 9. Nueve es el sexo. Nueve es el hombre, porque el hombre
es hijo del sexo. Total: en el 666 están contenidos los arcanos 18 y 9. El arcano 18, es el
abismo, las tinieblas. Las tentaciones sexuales contra las cuales tiene que luchar el
Iniciado. El arcano 9, es la novena esfera, la Iniciación. Los dioses juzgaron a la gran
ramera, cuyo número es 666. La sentencia de los dioses fue: ¡Al abismo! ¡Al abismo! ¡Al
abismo!)

5.- Esta humanidad se polarizó por la inmunda fornicación. “Y yo me paré sobre la arena del
mar, y vi una bestia subir del mar, que tenía siete cabezas y diez cuernos; y sobre sus cuernos
diez diademas; y sobre las cabezas de ella nombre de blasfemia” (Apocalipsis 5: 1). (Esa bestia
de siete cabezas es la humanidad fornicaria, la que derrama las secreciones sexuales para
vil complacencia del placer de los sentidos. Los diez cuernos son la rueda del destino, o sea,
el ciclo de nacimientos y muertes, que según el Budismos esotérico, a cada alma humana le
corresponden 108 existencias. La bestia sube del abismo y cae al abismo. Las diez
diademas sobre las siete cabezas significan que la bestia reina soberana durante la edad de
Hierro, o Kali Yuga. Empero, cuando la rueda del destino gire sobre su eje, la bestia
rodará al precipicio).
“Y la bestia que vi, era semejante a un leopardo, y sus pies como de oso, y su boca como
boca de león. Y el dragón le dio su poder, y su trono, y grande potestad” (Apocalipsis 5: 2). “Y
vi una de sus cabezas como herida de muerte, y la llaga de su muerte fue curada: y se maravilló
toda la tierra en pos de la bestia” (Apocalipsis 5: 3). (Cuando los Hermanos del Templo
examinan esa cabeza de la bestia herida y sanada, ven un nuevo símbolo. Ven un hombre
semejante a un gorila, lleno de inteligencia maligna. El hombre-gorila, espantoso y
terrible, lleva delante de sí cuatro bestias siendo él la quinta. Las cuatro van encadenadas
y él las lleva delante. Con este símbolo entendemos que la cabeza herida es el hombre
perverso de la quinta raza, el hombre actual. Esta raza maligna se lanza a la guerra
fratricida y bárbara, y luego de ser mortalmente herida, es curada y se maravilla toda la
tierra en pos de la bestia).
“Y adoraron al dragón (el Satán) que había dado la potestad a la bestia, y adoraron a la
bestia, diciendo: ¿Quién es semejante a la bestia, y quién podrá lidiar con ella?” (Apocalipsis 5:
4). (Todo el mundo se cree civilizado y adora a la gran bestia. Todos adoran al “Yo”, al Mí
Mismo”, al Satán que llevamos dentro. La gente vive en el mal. Todos aman a la bestia, y
se revuelcan en el lodo). “Y le fue dada boca que hablaba grandes cosas y blasfemias: y le fue
dada potencia de obrar cuarenta y dos meses” (Apocalipsis 5: 5). (La bestia tiene
preeminencia durante todo el Kali Yuga y reina soberana. Ella es la gran ramera cuyo
reinado está terminando). “Y abrió su boca en blasfemias contra Dios, para blasfemar su
nombre (con el ateísmo) y su tabernáculo (fornicación) y a los que moran en el cielo (los
santos)” (Apocalipsis 5: 6). “Y le fue dado hacer guerra contra los santos, y vencerlos (muchos
iniciados se cayeron sexualmente: Fornicaron). También le fue dada potencia sobre toda tribu
y pueblo, y lengua, y gente” (Apocalipsis 5: 7). (La humanidad entera capituló ante la gran
bestia que sube del abismo y que ya está cayendo al abismo). “Y todos los que moran en la
tierra le adoraron, cuyos nombres no están escritos en el libro de la vida del Cordero, el cual fue
muerto desde el principio del mundo” (Apocalipsis 5: 8). (En el Corán, el Libro de la Vida es
llamado Aliín, y contiene la conducta de los justos y de los ángeles. El libro de los perdidos
es llamado entre los mahometanos con el nombre de Syyín. Las buenas y malas obras son
pesadas en la balanza de la Justicia Cósmica. Aquellos que no están escritos en el Libro de
la Vida, ya se están hundiendo en el espantoso abismo. La fe gnóstica es la única que puede
salvar a los perdidos. El Cordero fue muerto desde el principio del mundo, cuando
nosotros fornicamos. Ahora debemos resucitar al Cordero dentro de nosotros mismos con
el Arcano A.Z.F. Esa es la Suprasexualidad que está entregando el Gnosticismo Universal
a esta pobre humanidad doliente).


LA GRAN RAMERA

“Si alguno tiene oído, oiga” (Apocalipsis 5: 9). “El que lleva en cautividad va en
cautividad, el que a cuchillo matare, es necesario que a cuchillo sea muerto. Aquí está la
paciencia y la fe de los santos” (Apocalipsis 5: 10). (Ley es ley. Lo que se hace se paga. Los
santos conocen la ley y por eso son pacientes. En verdad os decimos, caro lector (a): que
los tiempos del fin ya llegaron. El que lleva en cautividad, va en cautividad. El que a hierro
mata, a hierro muere. Sólo entrando en el arca de la ciencia, podremos ser salvos.
Nosotros salimos del Edén por la puerta del sexo. Sólo por esa puerta podemos entrar al
Edén. El Edén es el mismo sexo. Nadie puede entrar al Edén por puertas falsas. Ley es ley.
Por donde salimos tenemos que entrar. Esa es la ley).
(El Opus Magnus es la ciencia de la transmutación sexual. Hay que hacer retornar la
energía del Tercer Logos hacia adentro y hacia arriba. Así nos convertimos en genios
mutantes. En la gran obra del alquimista se necesita el agua y el aceite. Mitad agua, mitad
aceite. Aquellos que desprecian el agua (el Semen), fracasan en la Gran Obra. Sólo
podemos iluminarnos con nuestro propio aceite espiritual, cuando tenemos agua pura de
vida (semen acumulado). ¿Qué significan las dos ramas de olivas que por medio de dos
tubos de oro vierten de sí aceite como oro? “Estos son los dos hijos de aceite que están
delante del Señor de toda la tierra” (Zacarías 4: 12-14). Estos son los dos testigos que en
síntesis nacen del lago (vesículas seminales). Ellos salen de las vesículas seminales. Por
entre esas dos olivas, fluye la energía sexual transmutada, el aceite de oro puro. Aquellos
que afirman que existen muchos caminos para llegar a Dios y que el sexo es tan sólo uno
de tantos, realmente están despreciando el agua pura de vida, y por lo tanto, fracasan y se
hunden en el abismo).
“Mas tengo unas pocas cosas contra ti, porque permites a aquella mujer Jezabel (que se
dice profetisa) enseñar y engañar a mis siervos a fornicar y a comer cosas ofrecidas a los
ídolos”. “Y le he dado tiempo para que se arrepienta de la fornicación; y no se ha arrepentido”.
“Y mataré a sus hijos con muerte; y todas las iglesias sabrán que yo soy el que escudriño los
riñones y los corazones: y daré a cada uno de vosotros según sus obras”. (Apocalipsis 2: 20-23).
(En la mesa de Jezabel comen los profetas de los Baales. (Los Baales son los demonios que
enseñan a fornicar “místicamente”; y a comer cosas ofrecidas a los ídolos, son todos los
teorizantes espiritualistas del mundo. Todas estas enseñanzas son comidas ofrecidas a los
ídolos. Son seres tenebrosos que aconsejan la eyaculación seminal en forma “mística”. Así
es como Jezabel engaña a los siervos del Señor Jesucristo).


JEZABEL

“Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: “De todo árbol del huerto comerás. Mas del
árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás de él; porque el día que de él comieres,
morirás”. (Génesis 12: 16-17). (Estas son las ordenanzas del señor Jehová; todo aquel que
viole estas ordenanzas es un ser tenebroso. Estas son las ordenanzas del señor Jehová, que
quien las viola será lanzado al abismo donde arderá con fuego y azufre, que es la muerte
segunda. La muerte segunda es una muerte anímica; la personalidad Tántrica del
fornicario, se separa de la divina TRÍADA (Padre, Hijo y Espíritu Santo) y se sumerge en
un estado de conciencia demoníaca y en mundos atómicos sumergidos, que llamamos
Infierno, conocidos en oriente con el nombre de AVITCHI. Esas personalidades tántricas
se van entonces desintegrando poco a poco, separadas de su Real Ser).
“Así dice Jehová de los ejércitos: Si anduvieras por mis caminos, y si guardares mi
ordenanza, también tú gobernarás mi casa, también tú guardarás mis atrios, y entre estos que
aquí están te daré plazas”. (Zacarías 7: 3). (Guardad, fino lector (a), la ordenanza del señor
Jehová, mirad la fruta prohibida, nutríos con sus aromas, embriagaos con su perfume,
pero no la comáis, porque para ellos, para los fornicarios, será el lago ardiendo con fuego
y azufre, que es la muerte segunda. Con la eyaculación seminal, se pierden trillonadas de
átomos solares y entonces nuestros órganos sexuales recogen en su reemplazo trillonadas
de átomos satánicos de los infiernos del hombre, los cuales se absorben dentro del cuerpo
astral para darle a éste la apariencia de Satán).
(Hay que transmutar el agua en vino, para levantar nuestra serpiente metálica sobre
la vara tal como lo hizo Moisés en el desierto. Así es como el alma se une con el ÍNTIMO
entre las abrasadoras llamas Universales. La mente debe volverse casta y pura, entre el
augusto tronar del pensamiento. La mente no debe comer cosas ofrecidas a los ídolos. La
mente no debe dejarse engañar por Jezabel. Sed puro, sed perfecto, sed casto: en
pensamiento, palabra y obra. El camino es muy difícil, muy angosto y muy estrecho,
porque la castidad no le gusta a nadie. Los espiritualistas de todas las escuelas odian la
castidad, porque esa es la puerta del Edén, y a ellos no les gusta el Edén, porque comen en
la mesa de Jezabel, y adoran a los Baales. Porfiad a entrar por la puerta angosta; porque
os digo que muchos procurarán entrar, y no podrán).
“Después que el padre de familia se levantare, y cerrare la puerta, y comenzaréis a estar
fuera, y llamar a la puerta, diciendo: Señor, Señor, ábrenos; y respondiendo os dirá: No os
conozco de dónde seáis”. “Entonces comenzaréis a decir: delante de ti hemos comido bebido, y
en nuestras plazas enseñaste”. “Y os dirá: Dígoos que no os conozco de dónde seáis; apartaos de
mí todos los obreros de iniquidad”. “Allí será el llanto y el crujir de dientes, cuando vieres a
Abraham y a Isaac, y a Jacob, y a todos los profetas en el reino de Dios y a vosotros excluidos”.
(Lucas 13: 24-28). (Hace más de dieciocho millones de años que la humanidad viene
fornicando, y si el camino de la fornicación fuera el positivo, la humanidad viviera en un
Edén de eternas maravillas, no habría hambres ni guerras, y ya los hombres serían
ángeles. Pero ved, amable lector (a), ahí a la humanidad: hace dieciocho millones de años
viene eyaculando el semen. ¿Es acaso feliz? ¿Ya los hombres se volvieron ángeles? ¿Ya la
tierra es un Edén? Si el camino de la pasión animal fuera el verdadero, ya el hombre sería
ángel. ¿Qué de nuevo han enseñado las sectas religiosas organizadas? Enseñarles a los
hombres a eyacular el semen, ¿y es acaso cosa nueva? ¿En qué época se han vuelto los
hombres ángeles fornicando? La evolución humana fracasó precisamente por la
eyaculación seminal. ¿Entonces qué?).


LA EDAD DE ORO

(Hubo en un templo del Tíbet oriental, una gran reunión de MAHATMAS, a la cual
asistieron todos los grandes Creadores del Hombre. De los espacios infinitos descendió un
gran Hijo del Fuego, y habló así: “Hermanos míos, hemos de reconocer que la evolución
humana fracasó, nosotros los dioses nos hemos equivocado al crear al hombre. Allá en el
amanecer de la vida, nosotros quisimos convertir esas Chispas Virginales en Dioses y nos
resultaron demonios”. Después aquel Gran Ser, fue enumerando uno a uno, todos los
profetas que fueron enviados a la humanidad, y fue narrando cómo todos ellos habían sido
apedreados, perseguidos, envenenados y crucificados por la especie humana. Terminado el
discurso, aquel gran Hijo de la Luz se retiró del recinto. Entonces los Hermanos Mayores
consultaron al Dios Sirio, para tratar de resolver este gigantesco problema. No tardó en
venir la respuesta, la cual podría sintetizarse en estos versículos: “Caída es, la grande
Babilonia, y es hecha habitación de demonios, y guarida de todo espíritu inmundo, y
albergue de todas las aves sucias y aborrecibles).
“Porque todas las gentes han bebido el vino del furor de su fornicación; y los reyes de la
tierra han fornicado con ella y los mercaderes de la Tierra se han enriquecido de la potencia de
sus deleites”. (Apocalipsis 18: 2-3). (Millones de almas humanas separadas del ÍNTIMO, se
están ahora hundiendo en el tenebroso abismo, y ellas no podrán reencarnarse durante la
nueva Era ACUARIA. Y la gran ramera, está vestida de púrpura y de escarlata, y
adornada de piedras preciosas y perlas, tiene su cáliz lleno de abominaciones, de
suciedades y de fornicaciones. Esta es Jezabel, en cuya mesa comen los profetas de los
Baales. A Jezabel comerán perros en el campo de Jezrreel. En la frente de Jezabel, que se
dice profetisa, está escrito este nombre: “MISTERIO, BABILONIA LA GRANDE, LA
MADRE DE LAS FORNICACIONES Y DE LAS ABOMINACIONES DE LA
TIERRA”).


















Cómo vivir el Apocalipsis dentro de uno mismo

El modus operandi para vivir el Apocalipsis dentro de sí mismo lo damos a conocer en
este capítulo, pero advertimos que el método a realizar, está en las Enseñanzas Bíblicas, en el
Evangelio del Señor Buda, en el Corán del Profeta Mahoma, en el Bhagavad Gitá, en el Popul
Vuh de los Mayas, en el Ramayana, en el Mahabharata, y en miles de Libros Sagrados más,
pero todo está dado en forma de parábolas, de mitos, de simbología, etc., no es una cosecha de
nosotros, particular. Nuestra Asociación ha aprendido la clave de todos los sabios que en el
mundo han sido; no la comunicamos a usted, fino lector (a), como un artículo de fe, o como un
dogma inquebrantable, ¡NO! Si usted quiere aceptarla, acéptela; y si no quiere aceptarla, no la
acepte. Miles de seres humanos la han aceptado, millones la han rechazado; cada cual es libre de
pensar como quiera. Nosotros sólo damos nuestra modesta opinión.


LA TIERRA UN INMENSO SER VIVO

Ante todo se hace necesario comprender que hay algo en nosotros que está más allá de lo
meramente físico. Tenemos un cuerpo de carne y hueso, eso es obvio y cualquiera acepta esa
realidad, pero muy pocos comprenden que tenemos una psicología susceptible de modifi-
cación; hay necesidad de comprenderla si es que en realidad de verdad deseamos
transformarnos. Quienes aceptan que tienen una psicología, de hecho comienzan a auto-
observarse; cuando alguien se auto-observa, es señal de que intenta transformarse (nosotros
necesitamos transformarnos). La vida, así como está, en realidad de verdad no es muy atractiva:
Nacer, crecer, envejecer y morir, se vuelve demasiado aburridor; trabajar para existir y existir en
una forma miserable, no tiene caso, y no solamente existen en forma miserable las gentes que no
tienen dinero, sino también las gentes que lo tienen. Hay dos formas de revolcarse en el lodo:
algunos se revuelcan entre el lodo de la miseria y otros se revuelcan entre el lodo de la riqueza,
¡todo esto es desolador! Así que, vivir así, por vivir, existir así, por que sí, sin saber por qué ni
para qué, es algo que no tiene la menor importancia.
¿Qué es lo que somos, con qué objeto existimos, para qué vivimos? ¡Tantos afanes! ¿y al
fin qué? Cada uno de nosotros es simplemente una máquina encargada de transformar energía.
Sucede que las energías planetarias de nuestro sistema solar, no pueden pasar así porque sí al
interior de la Tierra, debido al hecho mismo de que nuestro planeta es diferente, es un mundo
gobernado por cuarenta y ocho leyes, un mundo completamente distinto a los otros mundos del
sistema solar. Miradas las cosas desde este punto, es claro que necesita la Tierra de canales para
que la energía cósmica o universal pueda pasar a su interior. Y no se trata de que pase
únicamente, se necesita que se transforme mediante los mismos canales; sólo una energía
transformada y adaptada, pues, al organismo del planeta Tierra, podría ser útil al mismo.
Téngase en cuenta que la Tierra es un organismo vivo, que necesita existir, que tiene necesidad
de las energías cósmicas para poder vivir. Así como nosotros tenemos la necesidad de obtener
energías para existir, así la Tierra necesita de la energía para existir y vivir. Pero las que recibe
la Tierra para que pueda existir, vienen de los otros planetas del sistema solar. Pero se necesita
que esa energía se trasforme para que pueda alimentar al planeta Tierra, y no podría
transformarse si no existiesen canales por donde esa energía pasase.
Afortunadamente esos canales existen (los hizo el Logos Creador); están constituidos por
la vida orgánica, que como fina película, el Logos ha establecido en la costra terrestre. Así pues,
la delgada película de la vida orgánica: vegetal, animal, humana, es necesaria para que las
energías puedan transformarse y pasar al interior de la Tierra. Sólo así podría existir la Tierra;
de lo contrario no podría existir como organismo vivo. Nosotros, los seres humanos, somos
simples máquinas por donde la energía cósmica debe pasar; cada uno de nosotros recibe ciertas
cargas de electricidad y de magnetismo que luego transforma inconscientemente, y retransmite
automáticamente al interior mismo de la Tierra; para eso existimos. ¡Y tantas amarguras para
que la Tierra exista, para que esta mole planetaria gire alrededor del Sol! ¡Y nosotros que nos
creemos tan grandes, y realmente no somos más que simples maquinitas trasformadoras de
energías! Y el motivo de nuestra existencia es ese: para que esta enorme mole planetaria exista,
debemos continuar nosotros con nuestras “viditas”. ¡Infelices días ante nosotros! trabajar para
comer, para poder vivir, existir para la economía de la naturaleza... A ella no le importa qué
ideas tengamos, qué creencias; a ella lo único que le interesa es recibir el alimento
correspondiente, el alimento energético que debe pasar por nuestro cuerpo, ¡eso es todo! Y
nosotros, ¿cómo vivimos? Riñendo en casa, o en las calles, o en los campos de batalla;
sufriendo bajo el tacón de un tirano: el de la fábrica, o posiblemente el de la oficina; pagando
nuestros consabidos impuestos para poder figurar como ciudadanos, pagando una renta para que
no nos pongan “de patitas en la calle”, etc., y todo, absolutamente todo para que esta mole
pueda existir, para que este planeta pueda formar parte del concierto de los mundos, para que
pueda palpitar y tener existencia.


¿TIENE SENTIDO EL SUFRIMIENTO HUMANO?

¡Cuántas madres que sufren, cuántas que les falta el alimento; hay unas que ni siquiera
tienen la leche para sus criaturas! ¡Cuántos ancianos con sus consabidas experiencias, cuántos
niños que comienzan a recibir regaños! En fin, todo para que una mole planetaria exista. Y es un
poco duro esto, un poco cruel, diríamos, despiadado. Y eso somos, nada más que eso; si tan
siquiera fuéramos seres humanos, algo seríamos, pero ni eso: somos unos pobres humanoides
intelectuales, cargando la pena de vivir, ¡eso es lo que somos! Parecería muy pesimista, por
aquello de que “hay contrastes”. Nos acordamos de las famosas pachangas, reímos ante la copa
de alcohol, etc., y nos parece que la vida tiene sus momentos felices, y es que no sabemos
nosotros entender lo que es felicidad, confundimos a los instantes de placer con la auténtica y
legítima felicidad; obviamente, marchamos por caminos equivocados. ¿Y qué queda después
del hastío del placer? ¡Únicamente desengaños, la decepción!
¡Cuantas veces se casa un hombre que cree que adora a una mujer, y una mujer que cree
que ama a un hombre; pero en realidad de verdad estaban auto-fascinados, no se amaban; creían
que se amaban, más no se amaban (ellos pensaban que se amaban). Lo que sucede es que se
confunde el amor con la pasión; satisfecha la pasión meramente animal, lo único que queda en
la pareja que tanto se adoraba, es el asco, el hastío, la decepción y eso es todo. De ahí para
adelante, todo es rutinario: sólo se habla de cuentas de Bancos, de la renta, de la ropa “que está
sucia” y que “hay que lavarla”, que “necesitamos que el desayuno llegue a tiempo, para salir al
trabajo”. De cuando en cuando salir por ahí, a dar un paseo, para buscar un escape al
aburrimiento, o a una pachanga que termine en una tremenda borrachera, ¡Qué gran decepción!
Y así va pasando la vida, hasta que llegamos a viejos, y ya viejos nos sentimos veteranos, nos
gusta que nos llamen nuestros nietos: “abuelo”; y les narramos nuestras tristes historias, de las
cuales nos sentimos orgullosos. Esto ya es corriente en la vida: “En mis tiempos, el Presidente
don fulano de tal hizo tal, y tal, y tal obra; para contarles alguna cruenta lucha fratricida en la
que tomamos parte, posiblemente hasta documentada con nuestras heridas de guerra, de las que
bien podemos sentirnos orgullosos. ¡Puras tristezas! “Que murió nuestro hermano tal”, “que
nuestro primo perdió su fortuna”, o de que “los tiempos aquellos eran mejores”, etc. Al fin llega
la muerte... ¡Vida infeliz si para eso trabajamos tanto, si para eso sufrimos tanto!
Dichosamente, en el Logos (Dios) hay algo más, Él es compasivo: pues si bien es cierto
que nos tiene convertidos en puras maquinitas, sirviendo a su naturaleza que Él creó, no es
menos cierto que tiene un interés, creador también. Él no va a crear una naturaleza, no va a crear
una vida orgánica a costa de un mundo encargado de dar vueltas alrededor del Sol así porque sí,
como por “vacilar”, o por diversión, sin un propósito definido. No tendría caso haber creado
este planeta para nada; tiene que haberlo creado para algo, pues crear para nada sería, dijéramos,
la tontería de las tonterías. Pensamos seriamente que nadie lo haría; uno no se pondría a hacer
algún aparato y hasta sufrir por el tal aparato, exponiendo la existencia para nada, para luego
destruirlo; esta creación tiene un objetivo. Él cobra un precio, ¡SÍ! y lo exige de verdad, por
haber creado la delgada película de la existencia orgánica sobre la faz del mundo; Él quiere
sacar algo de ahí, tiene un interés, y tiene razón además: Él quiere sacar una cosecha de
Hombres Reales.
La idea no está mala, pero sí difícil. Se trata de un ensayo (muy espantoso por cierto y
bastante trabajoso) en el tubo de ensayos de la naturaleza. Eso es lo que él quiere: crear
Hombres Auténticos. Recordemos a Diógenes con su linterna. Él anduvo, un día por las calles
de Atenas con una lámpara encendida buscando a un hombre y no lo halló. Y llegaba a las casas
de los sabios con la linterna, se paseaba por las habitaciones con su lámpara, buscando en los
rincones, en los patios y en los corredores... “¿Qué buscas (le decían) Diógenes?” “¡Un
hombre!” “¡Pero si las calles están llenas de hombres, las plazas públicas están llenas de
hombres!” “¡Esos no son hombres (respondía), son bestias: comen y duermen y viven como las
bestias!” Y visitó la casa de los científicos, y de los artistas, y por dondequiera hacía lo mismo...
Es obvio que los enemigos aumentaban, a medida que visitaba casas y más casas; todos se
sentían manifiestamente ofendidos por Diógenes... Y tenía razón: ¡No lo halló!


SOMOS ROBOTS HUMANOIDES

Hombres Auténticos, en el sentido más completo de la palabra, es muy difícil encontrar,
muy trabajoso. Afortunadamente el Logos Creador ha depositado pues, en las glándulas
sexuales, los gérmenes para el hombre. Podrían desarrollarse tales gérmenes si cooperáramos
con el Logos; entonces dejaríamos de ser simplemente máquinas parlantes, como actualmente
somos, y nos convertiríamos de verdad en Hombres, en Reyes de la creación. Pero decir que
esta humanidad está compuesta por Hombres, es exagerar la nota; porque entendemos que el
Hombre es el amo, el señor, el rey, así lo dice La Biblia: el Rey de la Creación, creado para
gobernar a todas las especies animales y vegetales, para gobernar el mar, para gobernar el aire,
el fuego, y si no es rey, no es hombre. ¿Puede usted, amable lector (a), gobernar esos
elementos? ¿Es capaz de desatar las tempestades? ¿Es capaz de destruir un incendio? ¿Es capaz
de poner en actividad los volcanes de la Tierra, o hacer estremecer el mundo, desatar un
terremoto o impedirlo? Si no somos amos de la creación, entonces no somos hombres, porque
está escrito en La Biblia que el hombre es el rey de la creación, el que manda, domina...
Así, somos reyes o no somos; si somos víctimas de las circunstancias, si un terremoto
acaba con miles personas, como está sucediendo en la actualidad, ¿en qué quedamos: víctimas
de las circunstancias? ¿Dónde están los hombres? Si pueden aplastarnos los elementos en la
misma forma en que nosotros aplastamos con el pie un hormiguero, ¿entonces dónde está la
característica de “hombres” que decimos que somos? Realmente, por mucho que presumamos
de tales, en el fondo no somos más que simples animales intelectuales condenados a la pena de
vivir. Pero hay gérmenes en nuestras glándulas sexuales, gérmenes que podrían transformarnos
en Hombres. Esos gérmenes deben desarrollarse en nosotros, y pueden desarrollarse si
cooperamos con el Logos Creador y sus ideas Solares. Para eso Él ha creado esta raza, entre
otras cosas; no solamente para que sirva a la economía de la naturaleza, sino con el propósito
bien definido de sacar una cosecha de Hombres Verdaderos.
En tiempos de Abrahán El Profeta, pudo el Logos sacar una cosecha hermosa de Hombres
Solares; durante los ocho primeros siglos del cristianismo, se logró otra pequeña cosecha; en la
Edad Media unos pocos, y actualmente se está haciendo el último esfuerzo, pues como quiera
que esta humanidad perversa del siglo veintiuno se ha vuelto enemiga de las Ideas del Logos
Creador, del Señor Jehová, es terriblemente materialista, mecanicista y egoica en un ciento por
ciento, el Logos hace el último de sus esfuerzos, trata de sacar ya, una cosecha pequeña de
Hombres, es decir, de seres que anhelen la salvación de su alma. Luego, sacada la cosecha,
destruirá la raza porque ya no le sirve para su experimento. ¿Para qué sirve esta raza ya? Ya no
tiene caso que exista, ya no le sirve a sus experimentos: gentes que ya no tienen ningún interés
en las Ideas Jehovísticas, que solamente piensan en las Cuentas de Banco, en los flamantes
automóviles, en las actrices de Hollywood; gentes que solamente quieren satisfacciones
pasionarias, sexuales, drogas, etc., no sirven, ciertamente, para el Plan Divino; gentes así deben
ser destruidas, y eso es lo que va a hacer el Logos: destruir a estas gentes, y creará una nueva
raza, en continentes nuevos que surgirán del fondo del mar.


EL LOGOS CREADOR ESTÁ REALIZANDO UN EXPERIMENTO EN ESTE PLANETA

Los actuales continentes, antes de poco, estarán en el fondo de los océanos; los Palacios de
Gobiernos, las Casas Municipales, las ricas mansiones, servirán de guarida a los peces y focas,
¡esa es la realidad! Tierras nuevas habrán de surgir del océano, donde incuestionablemente,
habrá gente nueva, una raza especial, distinta, que pueda servir para el experimento del Logos.
¡Esa es la realidad de los hechos!, y comunicamos esto en tiempos angustiosos, en tiempos en
que las gentes ya no creen en el fin del mundo, en tiempos en que las gentes sólo dicen:
“comamos y bebamos, porque mañana moriremos”; en tiempos en que las gentes solamente se
preocupan por el dinero, por el “qué dirán”, por el “dicen que se dice”, por la última moda, por
la droga o por la lujuria. Hablamos, pues, esto con un solo propósito: de invitarlo a la reflexión.
¿Es posible desarrollar los gérmenes solares? Sí, allí están, para que el Hombre Real nazca en
nosotros, en la misma forma en que la mariposa nace dentro de la crisálida. PERO ANTE
TODO SE NECESITA DE LA DISPONIBILIDAD AL HOMBRE; si no existe la
disponibilidad al hombre, no puede nacer el Hombre dentro de nosotros. Allí están los
gérmenes, pero pueden perderse, y lo normal es que se pierdan (son gérmenes muy difíciles de
desarrollo). Necesitamos que esos gérmenes se desenvuelvan, y sólo podrían desenvolverse
tales gérmenes, si nosotros cooperamos con el Logos.
Para que el Hombre Real nazca en nosotros se necesita llevar a cabo dentro de sí mismo la
Revolución de la Conciencia, que tiene tres factores: 1.- Nacer o efectuar el Nacimiento Segundo;
2.- Morir o Eliminar absolutamente el Ego o “Yo” psicológico pluralizado; 3.- Sacrificarse por la
humanidad.
Empecemos con el primer factor: Nacer: Ciertamente, el hombre es un ser no logrado todavía.
Todas las criaturas nacen completas, menos el ser humano. Un perro nace siendo perro, y como
perro está completo. Un águila nace siendo águila; dispone de grandes alas y una vista maravillosa
que le permite cazar hasta las sierpes más lejanas. Nace completa, pero el pobre animal intelectual,
equivocadamente llamado hombre, nace incompleto. Sucede que nace sin los vehículos que debería
tener: nace sin un Cuerpo Astral, nace sin un Cuerpo Mental, nace sin un Cuerpo Causal. Entonces,
¿qué es lo que nace? Nace un cuerpo físico, un cuerpo planetario con un asiento vital y nada más.
¿Qué hay más allá de eso? El Ego, y éste es de naturaleza animal. ¿Posee una Conciencia el pobre
ser humano? Sí la tiene, pero embotellada entre el Ego, eso es todo. Una Conciencia dormida, una
Conciencia, dijéramos, condicionada por su propio embotellamiento. Así que, concretando, nace
incompleto. El germen que penetra en una matriz para su conveniente desarrollo, por el hecho de
haber nacido no significa, en modo alguno, que haya terminado sus procesos completos de de-
sarrollo. El germen que se gestó en un vientre materno y que nació, que vino al mundo, es un
germen incompleto en todo sentido. Porque, lo uno, no posee los Cuerpos Existenciales Superiores
del Ser; lo otro, pues no ha terminado ni siquiera de desarrollarse el mismo cuerpo físico.
El desarrollo total del cuerpo físico se procesa a través de las edades de los siete, catorce y
hasta los veintiún años. Gracias a la energía creadora, el cuerpo físico pudo gestarse entre el vientre
materno; gracias a la energía creadora, el cuerpo físico puede continuar sus desarrollos a través de
los siete, los catorce y los veintiún años de edad. De manera que el mismo cuerpo físico, por el
hecho de nacer, no está completo, necesita desarrollarse. Desgraciadamente, vemos cómo los
adolescentes, sin haber completado todavía su proceso de desarrollo, ya están fornicando,
perdiendo su simiente en masturbaciones… y más, lo cual es manifiestamente absurdo. Porque esa
energía creadora que ellos están desperdiciando, es necesaria, indispensable para completar el
desarrollo del cuerpo físico. De manera que, honradamente, el funcionalismo sexual debería
comenzar a los veintiún años de edad, no antes. Porque antes, el germen ese que entró en el vientre
materno, no ha completado todavía sus procesos de desarrollo, y someterlo a la cópula, pues resulta
absurdo.


DESARROLLO EMBRIÓNICO HUMANO

Mirando pues todas estas cosas, estimable lector, bien vale la pena reflexionar un poco. De los
veintiún años en adelante, queda la energía sexual libre para otras actividades. Antes de los veintiún
años, la energía sexual tiene un solo objetivo: completar el desarrollo del germen que nació. Es
decir, completar el desarrollo del cuerpo físico. Después de los veintiún años, la energía ha quedado
libre. Podría utilizarse después de los veintiún años de edad la energía creadora para fabricar los
Cuerpos Existenciales Superiores del Ser y llegar al Nacimiento Segundo. Desgraciadamente, la
gente no sabe utilizar la energía creadora, la energía que fecundó al vientre materno, la energía que
permitió al feto que se desarrollara entre el mismo vientre, que naciera y pasara por la edad de los
siete, los catorce y los veintiún años. La gente no sabe utilizar esa energía sexual. Cuando ya queda
libre, en vez de utilizarla para su realización e ir completando su construcción (porque el ser
humano nace incompleto), la eliminan de su organismo ignorantemente.
Desgraciadamente, la pobre humanidad no recibe la educación sexual en el momento en que
más la necesita: así llegan a la edad de veintiún años todos degenerados. Lo normal es que se
llegara a los veintiún años, pero con los cuerpos sanos, fuertes. ¡Sería maravilloso! Si a los veintiún
años, en momentos en que la energía sexual queda liberada para cualquier clase de actividades,
pudiera utilizarse con el propósito de crear los Cuerpos Existenciales Superiores del Ser, eso sería
formidable. La clave del Nacimiento Segundo lo encontramos en el adagio latín que dice:
"Inmisium miembro virilis in vaginam faemina, sine eyaculation seminis". En síntesis diríamos:
“Conexión del Lingam-Yoni, sin derramar jamás el “Ens Seminis”. Esa es la clave, lisa y llana.
Obviamente, el gozo sexual bien manejado transmutará completamente la secreción sexual o
esperma sagrado en energía creadora. Esa energía creadora, transmutada viene a condensar, o a
cristalizar, con la forma maravillosa y esplendente del Cuerpo Astral. Así que, el Cuerpo Astral no
es un implemento necesario para la vida del ser humano. Las gentes viven sin Cuerpo Astral. El
Cuerpo Vital garantiza completamente la vida del cuerpo físico, sin necesidad de poseer un Cuerpo
Astral. El Cuerpo Astral es un lujo que muy pocos pueden darse, pero que bien vale la pena darse
ese lujo. Uno sabe que tiene un Cuerpo Astral cuando puede usarlo, cuando puede caminar con él,
cuando puede moverse en el espacio con él. Tal vehículo, pues, si uno lo tiene, da inmortalidad en
el Mundo Astral, se es inmortal en esa región.
Si continuamos con el proceso de la Transmutación del Esperma en Energía Creadora, viene a
cristalizar tal energía sexual en el esplendente Cuerpo Mental. Cuando uno posee un Cuerpo
Mental, recibe iluminación directa. Con un Cuerpo Mental podemos aprehender, capturar todas las
enseñanzas del universo. Si proseguimos tendremos el Cuerpo de la Voluntad Consciente. Nadie
nace con un Cuerpo de la Voluntad Consciente, pero mediante la transmutación de la líbido sexual,
la energía sexual viene a cristalizar en la forma extraordinaria del Cuerpo Causal o Cuerpo de la
Voluntad Consciente. Ya con tales vehículos, Físico, Astral, Mental y Causal, es obvio que viene
uno a recibir, entonces, los principios anímicos y espirituales, y se convierte en Hombre.
El primer nacimiento es el del cuerpo planetario, o cuerpo físico. El Nacimiento Segundo es el
del Nacimiento del Hijo del Hombre, el Nacimiento del Hombre. Sí, del hombre, concretamente
hablando. Por eso San Pablo nos dice que primero son los cuerpos terrenales y después los
espirituales. De manera que uno de los factores de la Revolución de la Conciencia Nacer como
hombre. En el primer caso, lo que nace es el “animal intelectual” del que se habla en la cátedra de
antropología en las universidades; en el Nacimiento Segundo nace el Hombre, el Hijo del Hombre,
el verdadero Hombre.
Es necesario morir. Es decir, el Ego animal debe dejar de existir en nuestra psiquis, si es que
queremos gozar de la unión con Dios y la auténtica Iluminación. Anormalmente la Conciencia está
embotellada entre el “Yo” de la Psicología Experimental. Y mientras la Conciencia continúe
embotellada entre el Ego, enfrascada entre el “Mí Mismo”, pues estará dormida, funcionará en
virtud de su propia perversidad e ignorancia, será subjetiva, incoherente, imprecisa.


SI EL EGO NO MUERE NO NACE LA LUZ

Todas esas cosas que suceden diariamente en las gentes: el robo, la guerra, la violencia, las
armas, la mentira, el adulterio, los crímenes más aberrantes, etc., ocurren porque esta humanidad
tiene el Ego adentro, está posesa por los “Yoes”. No habiendo Ego, no hay nada de eso.
Destruyendo el Ego, se acaba todo eso. Porque, cuando uno destruye el Ego, cuando uno pasa por
la aniquilación budista, la Conciencia entonces se emancipa, se libera, queda auto-despierta, se
vuelve objetiva, las incoherencias concluyen, no viene sino la Iluminación total, limpia, sin
manchas, sin vaguedades de ningún tipo. Cuando uno tiene la Conciencia objetivizada, lo único que
reina en uno es la claridad meridiana del Espíritu; se mueve uno, entonces, en el mundo de las
matemáticas y las perfecciones. Mas eso no sería posible si antes no pasara por la aniquilación
budista, o destrucción del “Yo”.
Podría sintetizarle a usted, querido lector (a), la didáctica para la aniquilación budista, en
muy pocas palabras: necesitamos vivir alertas y vigilantes, como el vigía en época de guerra. Es en
el terreno de la vida práctica, en relación con nuestras amistades, en la casa, en la calle, en el
trabajo, donde los defectos psicológicos que nosotros llevamos escondidos afloran en forma
espontánea. Defecto descubierto, debe ser enjuiciado de inmediato, sometido inmediatamente al
análisis mediante la autorreflexión evidente del Ser, así podemos nosotros conocer, directamente,
cualquier defecto. Una vez que hemos comprendido nosotros tal o cual error psicológico,
indubitablemente podemos darnos el lujo de desintegrarlo.
Para desintegrar un “Yo” se necesita de un poder que sea superior a la mente, y éste no es otro
sino Dios-Madre. Sólo ella podría pulverizar cualquier agregado psíquico inhumano, sea este de ira,
de codicia, o de lujuria, o de envidia, etc., etc., etc. Hay que, naturalmente, primero: descubrir el
defecto que uno quiere eliminar y luego hay que trabajarlo, comprenderlo, como segundo requisito;
y como tercer requisito: eliminarlo. Y se puede eliminar con el poder de la Divina Madre Particular,
pues cada ser humano en su interior tiene esa Madre. Con el poder de la Ella, le rogamos pulverice
tal defecto, y ella así lo hará.
Si consigue usted, fino lector, pasar por la aniquilación budista, si consigue morir
radicalmente, despertará su Conciencia absolutamente, aquí y ahora; entonces se hará consciente de
la vida en los mundos superiores. Pero hay que morir para despertar. Cuando uno despierta verda-
deramente, queda uno consciente, tanto en el mundo físico como en los mundos superiores. Y sea
que su cuerpo esté dormido, sea que esté despierto, siempre vive consciente. Ya desaparece, en
forma definitiva y para siempre, el problema del sueño de la Conciencia. Porque si su cuerpo
duerme, queda consciente, está consciente en el Mundo Astral. Vive consciente, actúa
conscientemente allí, y regresa a voluntad a su cuerpo físico, a la hora que le da la gana. Así pues,
Lo importante es despertar aquí y ahora, y eso se logra muriendo de instante en instante...
El tercer factor es el del Sacrificio por la Humanidad. Es necesario amar a nuestros
semejantes, pero el amor hay que demostrarlo con hechos concretos, claros y definitivos. No basta
decir que amamos a nuestros semejantes; ¡NO! Hay que demostrarlo con hechos, hay que estar
dispuestos a subir al ara del supremo sacrificio por la humanidad, hay que levantar la antorcha de la
sabiduría, para iluminar el camino de otros; hay que estar dispuestos a dar hasta la última gota de
sangre por todos nuestros semejantes, con amor verdadero, desinteresado, puro. Si no amamos a
nuestros semejantes, si no hacemos nada por llevar la luz del conocimiento a otras gentes, pueblos
y lenguas, caeríamos en un egoísmo espiritual muy refinado, que nos impediría todo avance in-
terior. Pues si solamente nos preocupamos por nosotros y nada más que por nosotros, olvidándonos
de tantos millones de seres que pueblan el mundo, incuestionablemente nos auto-encerramos en
nuestro propio egoísmo. En esa forma, el “Yo” del egoísmo no nos permitiría la Iluminación.


AMOR CRISTIANO

Nosotros debemos comprender que toda la humanidad es una gran familia.
Desgraciadamente, estamos embotellados en muchos afectos y consideramos únicamente como
familia a unas pocas personas que nos rodean, lo cual es egoísmo; porque todos los seres humanos,
sin excepción de razas, credo, casta o color, somos una sola familia. Esa familia se llama
“humanidad”. Si únicamente miramos como hermanos a los que nos rodearon desde la cuna, vamos
muy mal. Si únicamente queremos redimir a esas gentes que se dicen “nuestros familiares”,
marchamos egoístamente. Se hace indispensable ver en cada persona un hermano. Esto que
decimos no es por mero sentimentalismo, sino porque en verdad todos somos hermanos. No es una
frase meramente sentimentalista; es real, tal como se escucha: SOMOS UNA FAMILIA, UNA
SOLA GRAN FAMILIA QUE NO DEBERÍA ESTAR DIVIDIDA, UNA FAMILIA
ENORME QUE PUEBLA LA TIERRA Y QUE SE LLAMA "HUMANIDAD".
A esos, nuestros hermanos, necesitamos llevarles el Conocimiento Salvador, mostrarles la
senda, a fin de que algún día, ellos también puedan hollarla y llegar a la liberación final. Si nosotros
queremos la felicidad, debemos luchar por la felicidad de otros. Mientras uno más da, más recibe;
pero el que nada da, hasta lo que no tiene le será quitado. ¿Cómo podríamos nosotros alcanzar la
auténtica felicidad de nuestro Real Ser aquí y ahora, si no trabajamos por la felicidad de otros? La
auténtica felicidad del Ser se logra, únicamente, mediante el sacrificio por nuestros semejantes. Así,
quienes han logrado los estadios del Ser mas elevados, quienes han ingresado en los mundos
superiores de Conciencia, o quienes al fin han conseguido fusionarse con el Eterno Padre Cósmico
Común, obviamente se sacrificaron en alguna forma por nuestros semejantes en el mundo, y esto
les dio méritos suficientes como para lograr, en verdad, la dicha que no tiene límites ni orillas
jamás.
Así que para llevar a cabo el Apocalipsis dentro de sí mismo, debemos pensar en el bien
común; en que debemos amar de una forma extraordinaria a todos los seres que pueblan la faz de la
Tierra. Amar no sólo a los que nos aman, porque eso lo haría cualquiera, sino también a los que nos
odian. A los que nos aman, porque nos comprenden; a los que nos odian, porque no nos
comprenden.
NACER, MORIR Y SACRIFICARNOS POR LA HUMANIDAD, SON LOS TRES
FACTORES QUE NOS LLEVAN A NOSOTROS EN VERDAD A VIVIR EL
APOCALIPSIS DENTRO DE NOSOTROS MISMOS AQUÍ Y AHORA. ESOS TRES
FACTORES VIENEN A LIBRARNOS DE LA GRAN CATÁSTROFE QUE YA EMPEZÓ
A DESARROLLARSE A LO LARGO Y ANCHO DE ESTE PLANETA, Y QUE NO HAY
LIBRO SAGRADO QUE NO LA ANUNCIE. ESOS TRES FACTORES VIENEN A
HACER DE NOSOTROS ALGO DISTINTO: NOS TRANSFORMAN EN HOMBRES
REALES, NOS UNEN A LA DIVINIDAD...







EPÍLOGO

ún resuenan en el fondo de los siglos aquellas frases del sacerdote de SAIS:
“¡Oh Solón, Solón, vosotros los griegos no sois sino unos niños! ¡No hay en Grecia un anciano tan
solo!”
“Vosotros sois todos unos jóvenes de alma, por cuanto no atesoráis ninguna opinión verdaderamente
antigua y de arcaica tradición venida”.
“No poseéis, no, ningún conocimiento blanqueado por el tiempo, y he aquí porque, a lo largo de los siglos
las destrucciones de hombres y pueblos enteros se han sucedido en gran número, las mayores de ellas por
el fuego y por el agua; las menores, por otras causas diversas”.
“Así, existe entre vosotros la vieja tradición de que antaño, Phaetón, el hijo del sol al empeñarse en dirigir
el carro de su padre, había incendiado la tierra y que herido por el rayo, había él mismo perecido.
“Semejante relato es de carácter fabuloso y la verdad que tamaña fábula oculta bajo su símbolo la
Enseñanza de que todos cuantos cuerpos celestes se mueven en sus órbitas sufren perturbaciones que
determinan en tiempo una destrucción periódica de las cosas terrestres por un gran fuego”.
“En tales catástrofes, los que habitan en las montañas y parajes elevados y áridos perecen más pronto que
los moradores de las orillas del mar y de los ríos”.
“A nosotros, el Nilo, a quien por tantos modos debemos nuestra vida, nos salvó entonces de tamaño
desastre, y cuando los dioses purificaron la tierra sumergiéndola, si no todos los boyeros y pastores
perecieron sobre las montañas, al menos los habitantes de vuestras ciudades fueron poco a poco llevados
hasta el mar siguiendo por la corriente de los ríos”.
“Sin embargo en nuestro país, ni entonces ni en otra época alguna, las lluvias han fecundado nuestras
campiñas como otras, sino que la naturaleza ha dispuesto que el agua nos viniese de la tierra misma, por
el río”.
“Esta es la causa de que nuestro País pueda conservar las tradiciones más antiguas, porque ni calores
extremados ni lluvias excesivas le han despojado de sus habitantes, además de que si bien, la raza humana
puede aumentar ó disminuir en numero de individuos, jamás llega a desaparecer por completo de la faz de
la tierra.”
“De este modo y por esta razón, todo cuanto se ha hecho de hermoso, de grande o memorable en un
aspecto cualquiera, sea en vuestro país, sea en el nuestro o en otro, está escrito desde hace muchos siglos
y conservado en nuestros templos, pero entre vosotros y los demás pueblos el uso de la escritura y de
cuanto es necesario a un estado civilizado no data de una época muy reciente y súbitamente con
determinados intervalos, vienen a caer sobre vosotros como una peste cruel, torrentes que se precipitan
del cielo y no dejan subsistir sino hombres extraños a las letras y a las musas, de suerte que recomenzáis,
por decirlo así vuestra infancia e ignoráis todo acontecimiento de vuestro país o del nuestro que remonta
al tiempo viejo.”
“Así, Solón, todos estos detalles genealógicos que nos has dado relativos a vuestra patria se parecen a
cuentos infantiles.”
“Desde luego vosotros nos habláis de un diluvio, cuando se han verificado muchos otros anteriormente.”
“Además ignoráis que en vuestro país ha existido la raza de hombres más excelente y perfecta, de la que
tú y toda la nación descendéis, después que toda ella pereció, a excepción de un pequeño número”.
“Vosotros no lo sabéis, porque los primeros descendientes de aquella murieron sin transmitir nada por
escrito durante muchas generaciones, porque antaño, Solón, antes de la última gran destrucción por las
aguas, esta misma república de Atenas, que a la sazón ya existía, era admirable en la guerra y se
distinguía en todo por la prudencia y sabiduría de sus leyes, cuanto por sus generosas acciones y contaba,
en fin, con las instituciones más hermosas de que jamás se ha oído hablar bajo los cielos”.
“Solón añadía que se quedó pasmado ante semejante relato y que lleno de infinita curiosidad, rogó a los
sacerdotes egipcios que ampliasen sus relatos”.


A

Contenido

Pág.
PORTADA ________________________________________________________

PREFACIO ________________________________________________________

LA TIERRA Y LA LEY DE ENTROPÍA ________________________________

PELIGROSOS SÍNTOMAS ___________________________________________

LAS DIVERSAS RAZAS _____________________________________________

LA RAZA ACTUAL _________________________________________________

ORIGEN Y MUERTE DE LA PRESENTE RAZA _________________________

HERCÓLUBUS ____________________________________________________

¿POR QUÉ ESTA RAZA HA DE SER DESTRUIDA? _____________________

CÓMO VIVIR EL APOCALIPSIS DENTRO DE UNO MISMO _____________

EPÍLOGO __________________________________________________________

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS Y LECTURAS SUGERIDAS ____________


















Referencias bibliográficas y lecturas sugeridas

AGUSTÍN, SAN/ CONFESIONES. SARPE, 1983 –SÉPTIMA EDICIÓN.
ESPAÑA.

APULEYO/ EL ASNO DE ORO. PREINTER. PRIMERA EDICIÓN.
ESPAÑA. 1980

AUN WEOR, SAMAEL/ EL MATRIMONIO PERFECTO.
ASOCIACIÓN GNÓSTICA; MONTERREY. NUEVO LEÓN. MÉXICO,
1976.

AUN WEOR, SAMAEL/ LA DOCTRINA SECRETA DE ANAHUAC,
ARTES GRÁFICAS INDEPENDENCIA, MÉXICO, 1980

FULCANELLI/ LAS MORADAS FILOSOFALES. PLAZA & JANES,
S.A. EDITORES. CUARTA EDICIÓN. ESPAÑA 1975.

MAHOMA/ EL CORÁN. IBÉRICA GRAFIC. S. L. 1995. ESPAÑA

OVIDIO/ EL ARTE DE AMAR. CÍRCULO DE LECTORES. PRIMERA
EDICIÓN. 1980. BOGOTÁ, COL.

PLATÓN/ DIÁLOGOS. ALTAMIRA, S. A. 1983. NOVENA EDICIÓN.
ESPAÑA.














“Y después de estas cosas, vi cuatro ángeles que
estaban sobre los cuatro ángulos de la Tierra (los
cuatro archiveros del karma...), deteniendo los
cuatro vientos de la Tierra para que no soplase
viento sobre la tierra, ni sobre la mar, ni sobre
ningún árbol" (Apocalipsis 7: 1).
"Y vi otro ángel que subía del nacimiento del Sol,
teniendo el sello del Dios Vivo; y clamó con gran voz
a los cuatro ángeles, a los cuáles era dado hacer
daño a la tierra y a la mar, diciendo: No hagáis daño
a la tierra, ni a la mar, ni a los árboles, hasta que
señalemos a los siervos de nuestro Dios en sus
frentes" (Apocalipsis 7: 2-3.
CUADERNOS ANTERIORES

Educación Sexual fundamental según la Ciencia Gnóstica
Estudio de la Energía Sexual a la luz de la Ciencia Gnóstica
Visión de la Antropología Gnóstica referente a mitos y símbolos religiosos de los
grupos étnicos de la Sierra Nevada de Santa Marta
Mitos Indoamericanos y Suprasexualidad analizados por la Antropología Gnóstica
El “Yo” psicológico paso a paso
Arte Regio en las Culturas Indígenas Precolombinas
Cómo vivir inteligentemente
Las Tres Clases de Sexualidad
Relación Maya-Atlante con Indoamérica
Enseñanzas del Génesis hebraico referente al Ego
Cómo realizar el Matrimonio Perfecto
Los Misterios de la Estatuaria de San Agustín
Estudio antropológico de la “Doctrina de los Muchos”
Estudio Antropológico de las “Aguas de Vida” y el Poder de la Suprasexualidad
Introducción a la Educación Fundamental
Estudio antropológico de la Serpiente en las Culturas de Indoamérica
Personajes y la fauna mítica en el arte Tairona develados por la Antropología Gnóstica
Estudio antropológico de los símbolos del Templo del Dios Viviente
Alquimia sexual según los Evangelios Crísticos
La Energía Creadora
Estudio psicológico y cultural de los Papiros de Nag Hammadi
Esoterismo de los oficios u ocupaciones de las Culturas Indoamericanas
El Levítico XV develado
El Nacimiento Segundo
Hablemos del sexo y de su poderosa energía creadora
La Sexualidad de Indoamérica según la Antropología Gnóstica

PRÓXIMO CUADERNO

… Y si la familia se corrompe…

ASOCIACIÓN DE CENTROS DE ESTUDIOS GNÓSTICOS,
ANTROPOLÓGICOS, PSICOLÓGICOS Y CULTURALES. A. C.

División del Comité de Estudios de Antropología Gnóstica (CEAG)