You are on page 1of 3

EL APEGO AFECTIVO· Francisco Cándido Xavier

En una carta Chico Xavier nos explica los antecedentes del ensa!e re"erente al
ape#o a"ectivo en el edio "ailiar$
%En la noche anterior a una de nuestras reuniones p&'licas estuvios !untos(
pro'a'leente unas cincuenta personas( en un encuentro ai#o dedicado al culto
del Evan#elio en el ho#ar) * el asunto de esa reuni+n doestica "ue la di"icultad
para separarnos de los la,os de la "ailia( cuando los entes aados esco#en
cainos di"erentes a los nuestros) Coo era natural( ardienteente "ue de'atido el
tea) *( a la noche si#uiente( antes de la sesi+n p&'lica( el asunto prosi#ui+)
Iniciadas nuestras tareas( El Evan#elio -e#&n el espiritiso nos o"reci+ para el
estudio el .te / del cap.tulo XIV( claraente colocado en las apreciaciones
"ocali,adas) *( al "in de la reuni+n( nuestro a'ne#ado Eanuel nos dio la pá#ina
titulada 0esvinculaci+n( 1ue se expone a continuaci+n con la esperan,a de 1ue ella
sirva al 1uerido lector para estudio 2 re"lexiones)3
0E-VI4C5LACI64· Eanuel
Para muchos compañeros en la Tierra, la desvinculación en el campo afectivo es una
prueba difícil.
Desligamiento del grupo familiar, distancia de la convivencia.
Hora de la diferenciación de alguien delante de otro alguien.
Si te ves en un momento así, en la posición de quien puede liberar asociados de ideal
de afinidad, no hesites en el bien por hacer.
!quellos que ansían por independencia cambio, despu"s de compartir la vida, son
mendigos de la tranquilidad renovación. #o precisan tanto de tu oro asistencia,
nombre prestigio. Te ruegan, por encima de todo, escoras de tolerancia bondad, a
fin de que te puedan de$ar sin que el espino de la angustia te inunde el cora%ón.
&edita en aquel que, un día, igualmente de$aste para tomar otras embarcaciones,
diferentes del navío en el que se te locali%aba en el 'rea domestica, de modo a lan%arte
al mar profundo vasto de la e(periencia terrestre.
)os familiares que amaban tu presencia los amigos que disputaban la la compañía
se vieron, de un instante para otro, apartados de ti por efecto de tus propias
deliberaciones.
#os e(presamos así porque, frecuentemente, la harmonía en la desvinculación
depende de aquellos que a maduraron en la vida física, a los cuales se pide amparo
seguridad, au(ilio aprobación.
Si alguien a tu lado te solicita la cancelación de compromisos deberes asumidos
para contigo, concede la pa% a quien necesita de pa%, a fin de entender los impositivos
de la vida en otros sectores de evolución.
*
+ealmente deseas que los descendientes se aseguren para la felicidad, no quieres que
los hi$os mu amados atraviesen tribulaciones engaños que te amargaran la
infancia o la $uventud, te habituaste a desaprobar las resoluciones de amigos que se
apartan para caminos que a sabes estar'n encharcados de lagrimas , ni concuerdas
en que los entes queridos vengan a transitar por caminos que a trillaste entre
piedras aflicciones, entretanto, por m's que nos duela el cora%ón - muchos de
aquellos que m's amamos llegaron a la Tierra e(actamente para eso.
!nte los compañeros que se distancian de la convivencia o que te dicen adiós para
reencontrarte m's tarde, en otros nuevos niveles de espacio tiempo, no lastimes no
condenes.
.endice au(ilia siempre.
)os que parten o se separan del camino, en el día a día, esperan de ti, sobretodo, el
patrocinio del amor el refugio de la bendición.
E4 EL T7E4 0E LO- E-T50IA4TE-· 8)
9erculano Pires :9erano -aulo;
/mmanuel coloca el problema de la desvinculación afectiva en dos planos0 el del
ale$amiento de personas queridas que se retiran del hogar el de la partida para
1otros nuevos niveles de espacio tiempo2. /n ambos casos se rompe el vínculo de
la convivencia. /n ambos casos ha sufrimiento moral de parte a parte. /l asunto es
tratado en el ítem 3 del capítulo 456 de /l /vangelio seg7n el /spiritismo, allí
encontramos el siguiente aviso a los que sufren0 1)as grandes pruebas son casi
siempre el indicio de un fin de sufrimiento de un perfeccionamiento del espíritu,
desde el momento que sean aceptadas por amor a Dios.2
/l desastre del Tren de los /studiantes, el 8 de $unio de 93:;, entre Su%ano
<undiapeba, se inclue en el capítulo de las pruebas colectivas. &'s all' de los
muertos heridos est'n sufriendo esa prueba los familiares golpeados duramente, los
amigos colegas de las víctimas. )a tragedia caó sobre la verdadera multitud.
/stamos cara a un proceso de desvinculación en masa. =>u'ntos hogares enlutados
por la p"rdida de entes queridos, cuantos cora%ones dilacerados, cuantos espíritus
aturdidos por la brutalidad de las ocurrencias?
)o que m's impresiona es el n7mero de $óvenes que tuvieron su vida bruscamente
cortada, cuando a camino de las escuelas superiores que cursaban en &ogi de las
>ruces. Todo eso parece aterrador, inaudito, como si estuvi"semos en un mundo
caótico, sin orden, sin le, sin Dios. #o obstante, el @niverso nos responde con el
orden absoluto de sus lees que todo lo rigen, desde el c"sped humilde en la Tierra
hasta las constelaciones gigantescas en el infinito.
#ada acontece por acaso. Todo resulta de la le de causa efecto. A todo efecto tiene
un sentido0 el de la evolución. Todos somos espíritus imperfectos sufrimos las
pruebas que pedimos antes de encarnar. Tenemos deudas colectivas que recargar.
&'s all' del rescate nos espera la libertad, la pa% el progreso los $óvenes que
murieron fueron evitados de sufrimientos futuros en una vida en la que la
enfermedad, la ve$e% la muerte son el salario de todos nosotros.
Transferidos para la vida maor, que realmente corresponde a sus necesidades a su
naturale%a, son todos ellos seres espirituales no materiales. !hora precisan de la
comprensión de los padres, de los hermanos, de los amigos que de$aron en la Tierra.
Precisan de pa%, de oraciones, de buenos pensamientos, de vibraciones de sincera
amistad para recuperarse en espíritu.
Art.culo pu'licado ori#inalente en la coluna doinical %chico Xavier pide
licencia3 del !ornal 0iario de -) Paulo( en la d<cada de =/>?)