You are on page 1of 170

Agradecimientos .

Quise escribir este libro por la necesidad que he constatado de que las matemáticas se
vean como algo que forma parte de nuestra vida. Con el objetivo de que mis lectores
tomen conciencia de que los números están en todo, gobiernan el mundo y, con unos
métodos adecuados, se puede llegar a ser un buen calculador.
or ello, quiero agradecer a todas esas personas que me han animado a escribirlo, a que
e!pusiese mis métodos de cálculo, y a que tratase de aportar mi gran"to de arena en la
divulgaci#n de la magia de las ciencias.
Agradecimiento especial a mi amiga Chari, por haber le"do el borrador con mucha
atenci#n, aportando sus siempre interesantes consejos.
A mi hermano $oni, por el cap"tulo sobre la música y las matemáticas que, como buen
maestro en la materia, hace comprender esta e!traordinaria relaci#n de una forma
sencilla.
% a ti, querido lector, con el deseo de que a partir de este momento veas el mundo que
nos rodea con ojos matemáticos.
Testimonio-Introducción &ace apenas unos meses yo era una de tantas
personas que hasta para devolver un sencillo cambio a un cliente tecleaba en la
calculadora' ( ) * +,,- ) . /,+- ). ues s", hasta este punto llegaba mi incultura numérica
o, mejor dicho, mi falta de confian0a, pues estoy segura de que si me parase a pensar un
momento me vendr"a a la cabe0a que son solo /,+- C. ero 1nos paramos a pensarlo2
3o se4or, enseguida hacemos uso de la calculadora sin miramiento alguno.
$odo esto forma parte del pasado, pues decid" preparar unas oposiciones y, para ello,
dejé el trabajo y me volqué en cuerpo y alma en mis estudios. $odo marchaba bien hasta
que tropecé con las matemáticas, y es que ten"a que superar un gran escollo en esta
oposici#n' un test psicotécnico con un gran número de preguntas de cálculo que me
bloqueaban e imped"an que saliese de m" cualqu"er m"nimo resultado, por sencillo que
fuese. 556adre m"a77 8stuve perdida durante meses, buscando por todas partes, contraté
a un profesor particular que intent# ense4arme como buenamente pudo, me inscrib" en
una academia de prestigio que preparaba oposiciones9 estudié y estudié la materia por mi
cuenta, pero nada, 55las mates no me entraban77 $antos a4os de calculadora me estaban
pasaando factura. 55Cuántos meses de angustia por no saber77 ero aun as", no me rend"
y segu" insistiendo en el tema.
:n buen d"a, mi amigo ;osema me coment# que en 8spa4a ten"amos al Campe#n del
6undo de Cálculo 6ental y que de ve0 en cuando daba conferencias en diferentes foros,
que me pusiese en contacto con él a través de su página web y que quizá viniese por mi tierra. Ni
corta ni perezosa, decid contactarlo y !ace unos meses conoc a "lberto #oto en Teneri$e. %,
aunque al principio no daba crédito, descubr a un c!ico &oven y accesible, con una visión del
cálculo y de las matemáticas tan positiva, que desde el primer instante que lo escuc!é !ablar de
ellas me cautivó. 'escubr con "lberto que todas las clases que !aba recibido no iban en la onda
adecuada, y por eso me !aba costado tanto entenderlas, ((claro que me resultaban pesadas)) *#ómo
no me van a resultar tediosas $órmulas y más $órmulas sin entender antes los conceptos+ "lberto me
e,plicó para qué sirven y cómo valorar sus resultados a través de la lógica, que de nada me servira
entrar a saco en la materia sin antes ver su lado bonito, su lado práctico, y sin antes estar motivada.
-e e,plicó, con suma sencillez, que las matemáticas están en todas partes. en la m/sica, en el arte,
en la naturaleza, o... en el supermercado0 me !abló de la sucesión de 1ibonacci y ya no !e vuelto a
ver un girasol de la misma manera0 de cómo los n/meros primos protegen los más altos secretos de
2stado0 o cómo un cálculo es decisivo en una partida de cartas.
Todo esto es solo una peque3a muestra de algunas !istorias que me !a ido contando y con las
cuales !e ido ampliando in$ormación, ya que !a despertado en m una curiosidad inmensa, y es que
lo que yo pensaba que eran matemáticas... s, lo son, pero matemáticas es muc!simo más. % creo
que cualquiera que desee aprenderlas debe empezar por saber para qué sirven, y cómo son, antes de
meterse con todas las $órmulas tan $ras y serias.
4ueno, en mi caso !a $uncionado, y a!ora que estoy con otra visión de las mates y s* para qué se
utilizan, las estoy viendo desde otro ángulo y me están gustando. "ntes no tena ni idea de qué es lo
que estaba !aciendo, e incluso algo dentro de m las rec!azaba, pues pensaba. *pero para qué
necesito yo aprenderme esto+, y *para qué sirve esto+ 4ueno, a!ora que s veo su lado práctico, ya
son otra !istoria.
"lberto continuó su gira y yo segu con mis estudios para mi oposición, pero me siguió ayudando
en la distancia. 5racias a sus conse&os pude ir resolviendo los psicotécnicos de este a3o sin ning/n
tipo de problemas. "!ora, con peque3os e&ercicios que me propuso y sus técnicas y truquillos, soy
muc!simo más rápida con cualquier operación que me propongan, #aramba... pero si incluso me
divierte &ugar con los n/meros en cualquier atasco con el coc!e en el que estoy a diario. i ("lgo
impensable en m !ace tan solo unos meses)) % todo esto, *en qué repercute, además de en un buen
calcular+ 6ues antes pasaba muc!o apuro en cualquier reunión de amigos y, si !aba que realizar
alguna operación y no tena la calculadora cerca.... siempre recurra a la socorrida $rase 7es que yo
soy de letras8, pero en el $ondo yo me so$ocaba y lo pasaba muy mal, pues a nadie le gusta que le
descubran su punto débil, *verdad+ 9 "!ora me siento segura de m misma. -e siento $eliz porque
!e superado un obstáculo. %a puedo leer las cartas del banco y entenderlas sin tener que ir corriendo
a por la calculadora, ya puedo ir a la compra y no de&ar que me enga3en con esas 7supero$ertas8,
que luego no lo son tanto, puedo mirar el cambio que me dan al realizar cualquier compra y ver si
está bien o no sobre la marc!a... 2n $in, puedo !acer tantas y tantas cosas :a merecido la pena y,
encima, !a sido divertido, y gracias a los conse&os de todo un campeón.
#:";I "6";I#I
6rólogo cz<<=' >oy corredor de maratón y, como tal, los entrenamientos son continuos y
largos, no !ay otra $orma de !acerlo para salvar los ?@ Ailómetros y =BC metros con cierta garanta.
#uando estoy en mi tierra, suelo entrenar con un grupo de amigos y conocidos y, curiosamente, !oy
pude ver a dos de ellos corriendo mientras yo iba vestido de calle. "l saludarlos no me
reconocieron. 2l motivo es muy sencillo. solo me !aban visto vestido de atleta, con camiseta de
tirantes y en pantalón corto.
Duiero contar esta anécdota porque estoy seguro de que muc!os de mis lectores solo conocéis las
matemáticas con la 7pantalla viciada8 de una pizarra, un pro$esor escribiendo $órmulas en ella, y la
sensación de estar ante algo tedioso y di$cilmente comprensible por su aparente le&ana de la
realidad.
-e !ara inmensamente $eliz que t/, querido lector, después de leer estas páginas, pases a tener otra
opinión, !ayas dado una oportunidad a los n/meros y a las matemáticas y consideres que puedes ser
una persona per$ectamente válida para dominar todo lo que numéricamente se nos aparece a lo largo
de la vida, que no es poco.
"nte este ambicioso ob&etivo, !e estructurado el libro en cuatro grandes bloques.
2n el primero se muestran diversas situaciones o temas en los que los n/meros intervienen, sin que
a veces nos demos cuenta. 'e esta $orma veremos que nos acompa3an en nuestro da a da.
En segundo captulo trata de cuatro maravillosos n/meros y de cómo las matemáticas están en la
naturaleza, en el arte y en nuestro paisa&e diario.
Fos n/meros de 1ibonacci, con su proporción áurea y todas las situaciones en que podemos verlos.
Fos n/meros primos, trascendentales en nuestra sociedad por ser quienes protegen los más altos
secretos.
Fos ma&estuosos grandes n/meros, con toda su $uerza y la di$icultad para imaginarlos.
%, cómo no, para el n/mero que más !a perseguido el ser !umano, el n/mero 6I.
Ena vez vistas estas maravillas numéricas, pasarnos al captulo más esperado. las me&ores técnicas
para e&ercitar tu mente y desarrollar una gran !abilidad de cálculo. Técnicas que yo utilizo en mis
demostraciones y que, con un poquito de práctica, a buen seguro que te llevarán a dominar el
mundo de los n/meros y quizá convertirte en una 7calculadora !umana8.
2l cuarto, y /ltimo captulo, lo !e querido dedicar a la !istoria de los grandes calculistas !abidos.
Ena !abilidad tan peculiar que la !an posedo desde genios matemáticos, !asta casos de personas
con un cierto grado de autismo.
#"6TEFG =
Fas matemáticas en la sociedad #H=--n
=. =. 2F -EN'G 2> -"T2-ITI#G
F" -"T2-ITI#" 2> la reina de las ciencias, y el mundo está organizado de $orma misteriosa por el
poder del n/mero, 4ertrand ;ussell lo e,puso de $orma maravillosa en su autobiogra$a. %o !e
buscado el conocimiento con la misma pasión. :e deseado comprender el corazón del !ombre. :e
deseado saber por qué brillan las estrellas y !e intentado entender el poder pitagórico por el que los
n/meros dominan el $lu&o.
Fa matemática está, de una u otra $orma, en todo. Ni siquiera el pensamiento más simple puede ser
$ormulado sin que conlleve el concepto $undamental de n/mero Juna casa, dos personas... K .
'el concepto de n/mero surge otro de indiscutible importancia. la noción de medida. 6ara medir
!ay que comparar y, cuando no se compara, se crean medidas estándar.
Fa aritmética es la rama de la matemática que estudia los n/meros, sus propiedades y
trans$ormaciones. #onocidos los n/meros es posible aplicarlos a la evaluación de dimensiones que
vanan o que son desconocidas, pero que se pueden representar por medio de relaciones y $órmulas.
Tenemos as el álgebra.
2stos valores que medimos en la realidad están representados por cuerpos materiales o smbolos,
dotados de tres atributos. $orma, tama3o y posición. 2l estudio de estos atributos se llama
geometra.
Fa aritmética, el álgebra y la geometra se apoyan entre ellas, y son la base de todas las ciencias y
las artes. Fa pintura, escultura, arquitectura, la m/sica, la $iloso$a... no tendran avance si no $uese
por esa !erramienta indispensable denominada matemáticas.
'e igual $orma, el comercio no se desarrollara, ni !abramos conocido el resto de las ciencias.
2sta intensa presencia de la matemática en nuestra cultura no es algo que vaya a menos, sino todo
lo contrario. " &uzgar por las tendencias que se mani$iestan cada vez con más $uerza, parece claro
que el predominio de la madre de las ciencias va a ser un distintivo bien patente de la civilización
$utura.
Fas matemáticas se !an convertido en !erramienta conceptual para casi todas las ciencias, incluidas
las del comportamiento, son un instrumento capaz de $acilitar la comprensión de los $enómenos
propios de cada disciplina cient$ica y se !an instalado en nuestra vida cotidiana. protección a las
tar&etas de crédito contra los abusos0 envo de datos de las sondas espaciales0 dise3o de alas de
avión0 e,perimentos de laboratorio planteados en la pantalla del ordenador0 estadsticas0 proyecto
genoma0 mercados $inancieros0 meteorologa0 simulación de la realidad y todas las nnumerables,
crecientes y asombrosas $unciones del ordenador y la in$ormática.
>in embargo, pese a esta importancia, polticos y vacas sagradas de nuestra cultura no suelen tener
ning/n empac!o, sino más bien un e,tra3o y est/pido orgullo, en con$esar su ignorancia absoluta en
temas relacionados con las matemáticas, contagiando de esta $orma al resto de la sociedad.
-uc!as veces me !e encontrado en la situación de estar con gente con un alto nivel cultural y, sin
embargo, ante un sencillo cálculo, lanzar un soy de letras. Impensable sera que yo escribiese burro
con 7v8 y se pasase por alto0 sin embargo, el argumentar ante un sencillo cálculo que se es de letras
no parece estar mal visto.
2n nuestro pas, $uertemente escorado !acia las !umanidades desde !ace siglos, parece que cultura
viene a coincidir, más o menos, con m/sica, escultura, cine y otras mani$estaciones artsticas.
No digo que sea negativo considerar cultura a estas áreas, que evidentemente lo son, pero s que se
debera tratar a las ciencias, y más en concreto a la madre de todas ellas, como lo que se merecen,
buscando su divulgación entre el pueblo.
" lo largo de este captulo me propongo e,poner situaciones en las que sera más que interesante
ver con o&os matemáticos, situaciones en las que los n/meros intervienen y que muc!as veces
de&amos de lado, o en las que no percibimos esa incidencia.
No es di$cil adoptar una postura matemática, solo es perderle el miedo, interpretar de qué $orma
están los n/meros en nuestra vida y, sobre todo, romper ese bloqueo psicológico que, de entrada,
provocan.
=.@. 2F TI-G 4E;>ITIF
:ay muc!o !ábil con los n/meros. 6or eso es importante tener una buena cultura numérica, de esta
$orma nos protegemos ante muc!os $raudes, como el $amoso timo bursátil que a continuación voy a
contar y que está basado en !ec!os reales. En determinado esta$ador se !izo pasar por asesor
$inanciero, enviando L?.MMM cartas a potenciales inversores. Fas cartas !ablan de los importantes
contactos que esta persona tiene, contando con in$ormación privilegiada, y de los sistemas punteros
e in$ormatizados en análisis $inanciero a los que tiene acceso.
2n N@.MMM de las cartas predice que las acciones subirán. 2n las otras N@.MMM predice que las
acciones ba&arán. 2videntemente, !abrá acertado en la predicción de N@.MMM Jen las otras N@.MMM
!abrá $allado y las desestimaráK.
'e las N@.MMM acertadas !ace una segunda predicción igual a la primera. 2n =L.MMM !ablará de una
subida, y en las otras =L.MMM de una ba&ada. "certará en =L.MMM, $allará en =L.MMM.
=L.MMM predicciones correctas y vuelta a lo mismo. 2n O.MMM predice subida, y en otras O.MMM
ba&ada. Tras esta tercera predicción !abrá acertado en O.MMM, y tres veces consecutivas.
6ues bien, siguiendo con el envo de cartas, tendramos en una cuarta predicción ?.MMM correctas.
2n una quinta, @.MMM correctas. 2n una se,ta, =.MMM.
% a!ora imaginemos que después de seis predicciones correctas a un total de =.MMM personas,
nuestro asesor nos dice que si queremos una séptima predicción !emos de abonar CMM curos.
"!ora vamos a !acer cuentas. "unque solo el OMP de estas mil personas acepten, el asesor-
esta$ador estara ingresando un total de ?MM.MMM euros JOM personas ,CMM euros cada unoK.
'espués de todo este proceso !abra enviado un total de unas =@Q.MMM cartas que, a un total de CM
céntimos cada una, suman LN.CMM euros de gastos.
=@Q.MMM , M,CM R LN.CMM #omo obtuvo unos ingresos de ?MM.MMM euros, y gastos por LN.CMM euros.
?MM.MMM - LN.CMM R NNL.CMM 6or tanto, nuestro !ábil esta$ador bursátil !abra obtenido unos
bene$icios de NNL.CMM euros JCL millones de pesetasK.
=.N. 2F T"4"#G 2N N/-2;G>
2n mis con$erencias casi siempre !ago re$erencia a lo que supone en términos numéricos la
adicción al tabaco. 'e esta $orma se da una connotación matemática a algo tan !abitual en nuestra
sociedad como es el $umar.
Imaginemos a un $umador de un paquete diario, @M cigarrillos. F-== paquete no es tanto para un
buen $umador, como bien sabemos.
S-. sobre todo, y por eso se magni$ica la cantidad, un $umador con- SFinie tabaco todos los das.
2n términos numéricos, en un mes de NM das !ablaramos de =TKMM cigarrillos $umados J@M al daK.
2n un a3o seran Q.NMM cigarrilos J@M , NLCK. 2n diez a3os estamos !ablando de QN.MMM cigarrillos
$umados. % en veinte a3os, un $umador de un paquete diario se !a $umado =?L.MMM cigarrillos.
"!ora, !agamos el sano e&ercicio de imaginar =?L.MMM cigarrillos uno encima de otro... *>orprende
imaginarse tal cantidad de cigarrillG>, verdad+ >i cada cigarrillo mide apro,imadamente B
centmetros, si colocamos los =?L.MMM cigarrillos uno tras otro, recorreramos un trayecto de
=.N=?.MMM centmetros, que es lo mismo que =N.=?M metros. o =N ATlómetros y =?M metros...
2s decir, quien $ume un paquete al da, si empieza a $umar a los SFiince a3os, cuando tenga
treinta y cinco se !abrá $umado toda esa ,Saiitidad. #uando tenga cincuenta y cinco se !abra
$umado el do- ble J@B@.MMM cigarrillosK.
#ontenido del cigarrillo. :ay numerosos estudios !ec!os sobre los e$ectos del tabaco en la vida y
en la salud de las personas. 2l $umar implica autoe,ponerse a unas ?.MMM sustancias tó,icas, que son
las que contiene el !umo del cigarrillo. 2ntre estas podemos citar a las más conocidas Jcancergenas
todas ellasK. la nicotina, el alquitrán y el monó,ido de carbono.
Fa nicotina. 2s una droga adictiva, la sustancia responsable de la aparición de signos y sntomas
tras la reducción o supresión, y la que genera la dependencia del tabaco.
2sta sustancia puede ser entre seis y oc!o veces más adictiva que el alco!ol, pudiendo generar una
dependencia más $uerte que la !erona.
Fa nicotina tarda entre siete y diez segundos en llegar al cerebro tras su in!alación.
2l alquitrán. 2n la calada de un cigarrillo se respiran partculas de alquitrán, las cuales van
recubriendo los pulmones.
6ues bien, trasladándolo a términos numéricos, si cada cigarrillo tiene unos =C miligramos de
alquitrán, en veinte a3os !abramos ingerido, con un paquete de tabaco al da, nada menos que
@,=BM Ailos de alquitrán. Fo que puede ser una taza de alquitrán al a3o... #on estos n/meros a!ora
se comprende me&or el que los pulmones de un $umador tengan una tonalidad 7oscura8.
'atos económicos 2l 4anco -undial !a estimado que el consumo del tabaco su- pone más de
@MM billones de curos de gastos directos e indirectos.
6or su parte, los $umadores se gastan unos =MM.MMM millones de curos en todo el mundo. "!ora,
vamos a comprobarlo en economas do- m*sticas, que proporcionalmente genera un impacto en las
mismas muy interesante de analizar. "! van los datos.
>i cada paquete cuesta @,CM euros, nos !abramos gastado J$umando un paquete al daK QC euros en
un mes de treinta das0 B=@,CM euros en un a3o0 B.=@C curos en diez a3os0 =O.@CM euros en veinte
a3os.
"!ora, si seguimos calculando, es el equivalente a... todoslos a3os unas vacaciones de quince das
a un lugar paradisaco, en !o- tel de lu&o y con yacusi incorporado, por e&emplo...
F"> -"T2-ITI#"> 2N F" >G#I2'"' N= 2videntemente, más importante que el gasto
económico es el iema de salud y de a3os de vida Jy de calidad de vidaK que quita c,Sta adicción.
-e !e encontrado muc!as veces con el anumérico ,Somentario de 7tal o cual persona $umó !asta
los noventa a3os8... SU os evidente que !ay casos de estos, todos los conocemos. 6ero se trata de
!ablar de matemáticas, de probabilidades, de datos estads- cos $iables0 nunca las e,cepciones !an
de ser tomadas como datos Siables desde un punto de vista matemático, por ese mismo motivo.
-on e,cepciones, Fos datos sobre lo que esta adicción produce son la realidad, veri- ,icables, son
n/meros a tener en cuenta, ya que cada da mueren =?.MMM personas por en$ermedades relacionadas
con el tabaco o, lo que @ ,, lo mismo, una persona cada seis segundos. 2s decir, el tabaquismo ,nata
más personas en el mundo que cualquier otra en$ermedad.
=.?. F"> -"T2-ITI#"> 2N 2F '26G;T2 -e gustan los deportes en general, soy
practicante, y partidario, ,&ii duda alguna, de lo e,presado por 6latón. -ens sana in corpore 0J==QM.
6ues bien, *nos imaginamos las competiciones deportivas sin --tVrneros+ *"caso en la 1órmula = o
en las carreras de motos no es .Endamental !acer cálculos para determinar si en un determinado
-nomento nos puede venir bien sacar un pu3ado de puntos y decidir que el riesgo por ganar no
merece la pena+ *M el lder de una @airera ciclista, !aciendo cálculos constantemente para regular
su ,, enta&a ante eventuales escapadas+ Todo ello es puro cálculo y ,uele salir victorioso, aparte del
me&or, el que más cálculos !ace y Wliás $ro es al valorarlos, midiendo en todo momento el riesgo.
Nos imaginamos una competición de $/tbol sin n/meros, no !a'ra clasi$icaciones. Nos la
imaginamos sin goles, también son n/- ,neros... Incluso dentro del terreno de &uego se puede
calcular el ángulo con el que !ay que pegarle a la pelota para que salga de determinada $orma.
2n pocas $acetas se ven tantos e&emplos de imprecisiones, por no decir otra cosa, que en temas
deportivos y, sobre todo, en temas $utbolsticos.
2scribo esta parte durante el #ampeonato -undial de 1/tbol de "lemania @MML, en concreto en
vsperas de un partido de oc- tavos de $inal entre 2spa3a y 1rancia. :ace un par de !oras tena la
radio puesta y o a un $amoso &ugador del ;eal -adrid y de nuestra >elección !acer el siguiente
comentario Japarte de los tópicos evidentes que se dicen en todas las entrevistas $utbo- leras. X.
-a3ana contra 1rancia no servirá &ugar al =MMP, tenemos que &ugar al @MMP...
'e acuerdo, ya sé que es una $rase !ec!a, pero *quiere alguieil e,plicanne qué signi$ica &ugar al
@MMP+ 'esde luego, yo $innara, sin lugar a la menor duda, que &ugasen al =MMP.
6or cierto, antes también escuc!é que la media de edad de la se- lección $rancesa era de @B,C a3os,
mientras que la espa3ola era de @?,C a3os Jcinco a3os más &oven que la selección galaK. También
que la altura media de los &ugadores $ranceses era de =O@ centme- tros, la espa3ola se acercaba a
los =QB centmetros.
>i entramos en las clasi$icaciones de los equipos, a! s que está lleno de n/meros y de continuos
aportes matemáticos, algo muy bonito de analizar y ante lo que sera más que /til que los equipos
contratasen a un buen equipo de matemáticos y estadsticos JIgual que se !ace con médicos
$isioterapeutas o psicólogosK. " buen se- guro que les resultara de gran utilidad.
F"> -"T2-ITI#"> 2N F" >G#I2'"' NN 2DEI6G> #asa 1uera 5oles = 6untos X.
5.
2.
6.
5, 2.
6.
1.
#- 4arcelona =M ? = = @ M M =M ;eal -adrid =M ? = = M Q N Yalencia =M ? M M = = M L ? >evilla B ? M M = =
N? 2NTEN"-I2NTG -2NT"F mos comenzar nuestro análisis dedicado a la relación entre la
m/- sica y las matemáticas.
%a en la antigZedad se constata la llamada 7leyenda de la $ragua8, que relata cómo el maestro
6itágoras escuc!ó el golpeo de cuatro martillos de !errero sobre un yunque mientras traba&aban el
acero. >orprendido de la per$ecta consonancia de los sonidos, !izo pesar los citados martillos,
comprobando que el peso de los mismos se !allaba en proporciones numéricas. " partir de esta
e,periencia, la 2scuela 6itagórica continuó sus e,perimentos en pos de las relaciones aritméticas
que regan los sonidos, con campanas, tubos sonoros y cuerdas vibrantes. Fa importancia de los
e,penimentos pitagóricos radica en la constatación de que la armona -la belleza- es un concepto
que se $undamenta en la proporcionalidad, o lo que es lo mismo, en estructuras mensurables.
2n m/sica, el concepto de armona se basa en leyes sobre las cuales se construyen las tonalidades y
los acordes. 2n lengua&e co- loquial, entendemos la armona cuando resulta 7agradable8 lo que
estamos escuc!ando.
En acorde lo constituyen al menos tres sonidos e&ecutados si- multáneamente que producen ese
e$ecto en nosotros. 2n el caso de los llamados acordes per$ectos mayores, se $orman con la Fa, la
N.a y la C.a nota de su respectiva escala. >iguiendo con el e&emplo de la tonalidad de do mayor 'G-
;2[-I-1"->GF-F"->I-'G, el acorde está $ormado por las notas 'G--I->GF JF-,, N.a y C.aK. 2sta
combinación, que se puede trasladar a todas las tonalidades, las cuales tomarán el nombre de su
primera nota, resulta en su base matemática en relación numérica en cuanto al n/mero de vibracio-
nes, de a! que nuestro odo lo perciba como agradable0 de lo con- trario, si ese n/mero de
vibraciones no estuviera en proporción, percibiramos una especie de 7c!oque8 en nuestra
percepción auditiva.
#uando pulsamos una cuerda, por e&emplo de una guitarra, se produce un sonido $undamental, pero
curiosamente va acompa3ado de otros sonidos que lo re$uerzan. 2stos sonidos, que acom-
F"> -"T2-ITI#"> 2N F" >G#I2'"' NC pa3an siempre al $undamental, son sobre todo el N.M y
el C.M Jaunque !ay más, se pueden considerar como ntidos estos dosK, que ,,on los que antes
mencionaba como base de los acordes.
Imaginemos pulsar una cuerda partiendo de una de las notas 'G, por e&emplo la que tiene =@O
vibraciones por segundo0 si $ueramos dividiendo la cuerda sucesivamente en una, dos, tres, cuatro,
cinco, seis partes.... obtendramos la siguiente relación. N/mero de vibraciones =@O @CL NO? C=@
L?M QLO 'G 'G >GF 'G mi >GF Fongitud de la cuerda entera ==@ =\N =\? =\C =\L 2n este
cuadro se constata que son las notas del acorde las que ,iparecen ba&o una de esas relaciones
proporcionales que están subacentes en ese 7mundo mágico8 que es la m/sica.
Eno de los más grandes directores de orquesta que !a !abido, Foopold >toAowsAi J=OO@-=BQQK,
escribió en su libro -éisca para QMdos nosotros. #uando alguno de nosotros escuc!a m/sica, toda
nuestra con- ciencia se llena !asta derramarse, con el sentimiento causado por la belleza de los
sonidos y la e,presión emotiva de la m/sica, pero al ]sino tiempo, y aunque no siempre seamos
conscientes de ello, !ay escondido en el mundo de la m/sica otro mundo. En mundo ine$ablemente
comple&o de ondas, de sonido y de relaciones matemáticas que controlan estas ondas. 6uede no ser
nunca posible para nosotros or conscientemente comple&idades matemáticas como esas, pero quizá
alguna vez podremos encontrar una manera de !a- cerlas visibles.
2,isten en m/sica dos conceptos, uno la a$inación, que es la di- <.-renci a de nuestras sensaciones
causada por sonidos altos o ba&os que es algo sub&etivo, y otro la $recuencia, que e,presa el n/mero
X J.K de vibraciones que se producen en un segundo y que es un con- cepto ob&etivo.
;esulta que las notas musicales que $orman una escala com- pleta están relacionadas por
proporciones matemáticas seg/n el n/mero de vibraciones que producen en un determinado
intervalo de tiempo.
2n m/sica, una escala completa toma el nombre de su primera y su /ltima nota. "s, como e&emplo,
si tomamos la llamada escala del tono de 'G -"%G;, estara constituida por los siguientes so-
nidos, que además llevan asociada una numeración romana. 'G - ;2 - -I - 1" - >GF - F"
>I - 'G = - == - === - IY - Y - vi vil - YIII ;esulta que entre todas las notas consecutivas
e,iste una distan- cia sonora que llamamos de un tono, menos entre los intervalos === y IY, es
decir, entre -I-1", y entre el YII y YIII, es decir, de >I a 'G, cuyas distancias son de medio tono,
también llamado semitono. 6ues bien, de esto deducimos que entre todas las notas consecutivas,
menos en estos dos /ltimos casos, al e,istir un tono de distancia es lo mismo que decir que !ay dos
medios tonos o semi- tonos. >i re$le,ionamos un instante, nos daremos cuenta de que una escala
completa tiene una e,tensión de cinco tonos y dos semitonos o, dic!o de otro modo, de doce
semitonos. Yalga como e&emplo el siguiente esquema. # 'GX = ;Q2 -= = S 1" = F" = = > F'
J L Q O B =M == =@ 2ntre cada rectángulo consecutivo del anterior esquema !ay medio tono, y con los
doce semitonos tenemos una escala completa que también se llama en m/sica una e,tensión de
octava.
F"> -"T2-ITI#"> 2N F" >G#I2'.- NQ 2s como si, por &emplo, dividiései-nos un rrietro en doce
se-- #i Sr .nentos iguales o un Ailogramo de cualquier sustancia lo
reparti*senos en doce partes iguales. 2stos dos e&erriplos son $áciles de en- ..nder para nosotros
porque son magnitudes que se 7pueden ver8.
2n el caso de las alturas sonoras es más complicado. , porque aun- Siie el odo distingue estas
variaciones en la altura del sonido, es ,Siás di$cil, por no decir imposible, que el mismo odo sepa
el n/mero de vibraciones de cada sonido. 6ero resulta que las doce dis- que !ay para completar la
escala son similares, rnedidas en .^incro de vibraciones J>istema temperado 9K.
=.C.@. #E;IG>I'"' 2l compositor 2mst Toc! poda retener $ácilmente ti-as su simple Itildicón
una serie muy larga de n/meros0 pero lo !aca 7convirtiendo8 a serie de n/meros en una meloda
Juna meloda compuesta por él inismo, y que 7corresponda8 a los n/merosK.
=.L. FG> NV-2;G> 2N FG> XE25G> '2 "H"; =.L. =. Fos XE25G> '2 #";T"> %
F" ;EF2T" No recuerdo con e,actitud la edad a la que empecé a calcular, pero $ue alrededor de los
cinco-seis a3os, y lo que s recuerdo es q ue aprend &ugando a las cartas. % es que este tipo de &uegos es- ián
repletos de cálculos. Fa correcta toma de decisiones en cada i.u-ada se basa en las probabilidades y en el
buen mane&o de los n/meros.
9 2ste es un sistema acordado para corregir peque3as desviaciones que se producen que se llaman 7comas8, cuyo
análisis e,cede de los $ines de este libro.
NO 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F #onsidero muy importantes los &uegos de mesa para
desarrollar las !abilidades de cálculo e, incluso, para desarrollar otras !abilidades como pueden ser
la concentración o la memoria.
%o, ante las &ugadas de cartas -tute, mus, brisca, escoba, cte.-, siempre &uego calculando. 6rocuro
llevar la cuenta de las cartas que !an salido y de los puntos que llevo acumulados y, ante
cada&ugada, tomo la me&or decisión en $unción de los puntos que me puede re- portar o de si me
interesa un grado mayor o menor en el riesgo a tomar.
Xugando de igual a igual, si somos buenos calculadores y con- trolamos las cartas que van saliendo,
tenemos muc!sima venta&a y mayor probabilidad de resultar vencedores. 2sto es as porque te
pueden venir cartas malas y perder, pero &ugando con criterio a me- dio o largo plazo te van a venir
cartas de todo tipo.
2n los &uegos de casino la complicación es muc!o mayor, va- mos a ver cómo se podra atacar la
ruleta.
>i tuviese que escoger un método para tratar de ganar dinero en la ruleta, lo !ara basándome en
una suposición. 7No !ay ruleta per$ecta, $sicamente !ablando8. >i no !ay ruleta per$ecta, esto im-
plica que las ruletas son imper$ectas. % si las ruletas son imper$ectas, la bola caerá más en unos
casilleros que en otros.
*#ómo determinar en cuáles+ ;espuesta sencilla. 2studiando cada ruleta. 2sto es, armarse de
paciencia, traba&ar pre$eriblemente en equipo para ser lo más discretos posible y tomar nota de la
cada de la bola en las ruletas Jesto está pennitido, sin problemaK.
#uantas más tiradas tomemos, pues me&or. " partir de aqu, !acemos un estudio matemático,
estadstico. >i la bola cae más en unos casilleros que en otros, podremos concluir que en esa ruleta
!ay mayor $acilidad para caer en esos lugares, con lo que nuestras apuestas se di$igirán a esos sitios
concretos.
2so s, tenemos que contar con que en la ruleta 2uropea el #asino tiene un @,QP de bene$icio, con
lo cual sera lógico que apostásemos cuando la imper$ección superase ese @,QP Jen la ruleta
F"> -"T2-ITI#"> 2N F" >G#I2'"' NB -,SSiencana el bene$icio del casino es del C,@LCr. con lo que
tendra- ._M> que encontrar ruletas quizá demasiado 7imper$ectas8K.
Gtra cuestión a tener en cuenta es que estamos !ablando de una .@ndencia que se dará a
largo plazo, con lo cual nuestro é,ito. ma- @iná$icamente !ablando, tendrá lugar también a
largo plazo. 2sto -igni$ica que !abra que contar con un capital previo Jestamos !a-lando de
tendencias a largo plazo, a corto plazo podramos perderK.
2l principio $undamental sobre el que se !a de basar el traba&o @n la ruleta es $ácil de
entender. los NQ casilleros que se reparten alre- W-dor de la circun$erencia de una ruleta no
son $sicamente WJ&uales por lo tanto, la bola tiene más $acilidad para entrar en unos que Fn
otros, dependiendo de las caractersticas $sicas de cada casilla.
Gtro posible $actor que otorgue imper$ecciones al &uego de la .-,ileta es que el crupler,
cansado de !acer siempre lo mismo, tuviese <ina tirada un tanto automatizada y lanzara la
bola y el plato de la -Eleta a una velocidad parecida. 2s lógico suponer, entonces, que -i
bola caera apro,imadamente a la misma distancia del sitio en el Siie salió.
:ay casos de &ugadores que traba&aron la ruleta de esta $orma y -t largo plazo consiguieron
ganar muc!o dinero. >iempre con disci- .N=ina y paciencia y, por supuesto, aplicando
siempre un criterio ma-emático a la !ora de &ugar.
?M 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F =. L.@. Fos XE25G> '2 "H"; 2N2s6"`" >eg/n el IN2
JInstituto Nacional de 2stadsticaK, cada espa3ol se gasta al a3o unos @NM euros de media en &uegos
de azar. 2n este apartado vamos a !ablar de matemáticas en los &uegos de azar, en la que toman el
nombre de estadstica0 vamos a ver en qué &uegos !ay más probabilidades Jo menosK de que nos
toque.
"ntes, analicemos brevemente en qué consiste esto de la estadstica y las probabilidades.
Fa probabilidad y la estadstica se encargan de_ estudio del azar desde el punto de vista de las
matemáticas. la primera porque propone modelos para los $enómenos aleatorios, es decir, los que se
pueden predecir con certeza, y estudia sus consecuencias lógicas, rruentras que la segunda o$rece
métodos y técnicas que permiten entender los datos a partir de modelos. 'e esta manera, el cálculo
de las probabilidades es una teora matemática y la estadstica es una ciencia aplicada donde !ay
que dar un contenido concreto a la noción de probabilidad.
Fa teora de probabilidad se utiliza en campos tan diversos como la demogra$a, la medicina, las
comunicaciones, la in$orrnática, la economa o las $inanzas. " di$erencia de otras ramas clásicas de
la matemática, su certi$icación como teora matemática no se produce !asta los a3os treinta del siglo
,,, gracias al $sico y ma- temático "ndrei N. aoImogorov. :asta entonces, la teora de
probabilidad se movió entre aquellos que pretendan comprender los &uegos de azar, lo
que llevó, por e&emplo, a que la clase alta europea durante el siglo ,vii se planteara
numerosas cuestiones teóricas.
Fa probabilidad y el azar siempre !an estado en la mente del ser !umano. 6or
e&emplo, sumerios y asirios ya utilizaban un !ueso JastrágaloK que tallaban para que
pudiera caer en cuatro posiciones distintas, por lo que son considerados como los
precursores de los dados. 2n el caso de la civilización egipcia, algunas pinturas en-
contradas en las tumbas de los $araones muestran tanto astrágalos
F"> -"T2-ITI#"> 2N F" >G#I2' -b ' ?= =.M===M tableros para el registro de los resultados. 6or su
parte. los n iieFyos con dados se practicaron ininterrumpidainente desde los tiem-KGs del Imperio
romano !asta el ;enacimiento. aunque no se cono- ,en apenas las reglas con las que Wugaban. Eno
de estos de- & .lon-iinado 7!azard8, palabra que en inglés y $rancés signi$ica riesgo peligro,
$ue introducido en 2uropa con la Tercera #ruzada. Fas --a$ees etimológicas del término provienen
de la palabra árabe 7al- .Szar8, que signi$ica 7dado8. 6osteriormente, en el 76urgatorio8 de 'ante
el término aparece ya como 7azar8.
Fa estadstica tiene su origen mil o dos mil a3os antes de #risto, @n 2gipto, #!ina y -esopotamia,
donde ya se !acan censos para administración de los imperios. #omo e&emplo cunioso, los
egip*los tuvieron un instrumento llamado 7nilórnetro8, que serva para -i&ar los impuestos a partir
del caudal del Nilo. cuanta más agua se meda, más $értiles eran las orillas del ro y, por lo tanto,
más im- --Kiiestos podan pagar los lugare3os.
Fotera Nacional Tendramos dos tipos de sorteo. el que se celebra semanal- mente, en el que
se emiten seis series de =MM.MMM n/meros JMM.MMM- ,KB.BBBK, de los cuales NC.?CM se llevan alg/n
tipo de premio.
% el popular sorteo de Navidad, en @= que se ponen en &uego =QM series de WS'.MMM billetes, de
los cuales =N.NN? se llevan premio. "s, por e&emplo, si &u- Q-QQ zarnos un billete de lotera en el
premio de Navidad, la probabilidad de que __G> toque el premio mayor es de = en- tre =? millones
y medio J=QM series , OC.MMM billetesK, mientras que en un Sorteo de los Wueves, la probabilidad es
& de = entre LMM.MMM.
?@ 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F FaGN#2 2n el sorteo de la GN#2 los boletos constan de
cinco ci$ras, que representan un total de =MM.MMM n/meros, y en los sorteos especiales se entrega
además un premio especial si coincide también con la serie J=CM seniesK. 6or ello, acertar el
7cuponazo8 signi$ica una probabilidad de = entre =C millones J=CM series , =MM.MMM n/merosK.
Duiniela de $/tbol 2n la quiniela tenemos una posibilidad entre casi cinco millo- nes, siempre
y cuando !agamos una apuesta sencilla. 2l cálculo se !ace de la siguiente $onna. tenemos tres
posibles resultados. =, c, @, y tenemos un total de =? partidos. 2l resultado se obtiene elevando N a
la =? J?.QO@.BLBK. % coi-no solo tenemos una apuesta, pues esa será nuestra probabilidad de acierto.
2n el caso de la quiniela de $/tbol, !ablamos de probabilidades sin tener en cuenta que algunos
resultados son más probables que otros, debido a las di$erencias entre los equipos de $/tbol en
&uego.
También podramos !acer m/ltiples combinaciones de &uego tratando de buscar el mayor bene$icio,
pero sera complicar demasiado el asunto.
Fotera 6rimitiva 2n el caso de la Fotera 6rimitiva, !aciendo una apuesta sencilla
de seis n/meros, la probabilidad de acertar seis es de una en- tre casi =? millones.
2sto se calcula de la siguiente $orma. Tenemos ?B n/meros, de los que seis resultan
ganadores. 2n el primer n/mero e,trado nos resultan $avorables seis casos,
cualquiera de los nuestros, de entre los posibles cuarenta y nueve0 por
?= F"> -"T2-ITI#"> 2N F" >G#I2'"' tanto, !ay que dividir L entre ?B. 2n la segunda e,tracción. al !a-
Sci- salido ya un n/mero, quedan cinco $avorables y cuarenta b- oc!o = ibles, es decir, C entre ?O, y as, en
progresión !asta llegar a la Gsi Sr Hr -.-,ta, donde llegaramos a dividir el
/ltimo n/mero entre los ?? <pae nos quedaran posibles. "l !acer estos cálculos, resulta que la -robabilidad
de ganar el premio mayor con esta apuesta s imple es <i- = entre =N.BON.O=L.
=.L.N. F"> 6;G4"4IFI'"'2> '"N -E#:G XE25G Te planteo la siguiente pregunta. *#uántas
personas, como m- lino, !a de !aber en un grupo para que la probabilidad de que dos 0e ellas
compartan cumplea3os supere el CMP+ Fa respuesta es. solo @N personas. 6uede parecer-nos
sorprendente, pero la realidad es que entre @N -,Sc-rsonas se pueden $ormar @CN pare&as posibles.
2s decir, imaginemos un partido de $/tbol. 'entro del rectánzulo de &uego tenemos @@ &ugadores
más el árbitro. 6ues bien, es .iiás probable que dos de los participantes en el partido cumplan ,t3os
el mismo da a que no se dé esta circunstancia.
#uantas más personas superen las @N, mayor es la probabilidad de que dos de ellas cumplan a3os el
mismo da.
6odemos concluir con que, si te gustan las apuestas. , puedes, en grupos iguales o mayores a @N
personas, apostar a que dos de ellas com- p arten cumplea3os. -atemáticamente tendrás mayor
probabilidad de acierto que lanzando una moneda al aire y decantándote por cara o cruz.
=.Q. FG> -2'IG> '2 #G-ENI#"#IóN Nuestros medios de comunicación, con
contadas e,cepciones, apenas son capaces de rese$iar con mediano sentido de rigor in$ormativo, a
no ser copiando de otros medios e,tran&eros, los !ec!os
?? 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F más sustanciales que van surgiendo en el mundo de la ciencia
en general y de las matemáticas en particular. Todo lo que tenga n/meros parece que se atraganta
sin el más mnimo sonro&o.
2n los in$ormativos 2n cierta ocasión, !ace un par de a3os, estaba de gira impartiendo
unas c!arlas por las maravillosas Islas #anarias. #omo en otras muc!as ocasiones
acudieron los medios in$ormativos, que !icieron sus reporta&es y grabaciones. #uando
estaba en el !otel, pude ver en las noticias de la Televisión #anaria acerca de mi presencia
en las Islas0 la in$onnación, de entrada, era la siguiente. 2stos das se encuentra en las Islas
el popular "lberto #oto, ;écord 5uinness y #ampeón de( -undo en Yelocidad de #álculo
-ental. 2ntre sus logros está el !aber sumado =MM n/meros del M al B en un increble crono
de =B minutos y @N segundos.
#uando o la noticia me quedé estupe$acto0 la presentadora es evidente que leyó lo que
alguien le !aba escrito, pero resulta cu- rioso que alguien pueda tener un 5uinness en
velocidad de cálculo por !aber sumado =MM n/meros sencillos en más de i =B minutos)
Jevidentemente, la realidad son =MM n/meros en =B segundos y @N centésimas de segundo ...
K.
2ste gazapo apareció en el diario 2l -undo en $ec!as recientes. # -ás turismo en agosto
#rece un =M,B P En total de Q.OCN millones de turistas llegaron a 2spa3a en agosto, lo que
supone un =M,BP más que en el mismo periodo del a3o pasado.
F"> -"T2-ITI#"> 2N F" >G#I2'"' ?SS No de&a de ser simpático, *verdad+ 2stá claro que e,
un error.
----comos que as es, de imprenta. Fo interesante del teina era que lector inmediatamente se dé
cuenta de lo que implicara ese dato.
-,e en muc!os casos estoy seguro que pasó desapercibido.
Q.OCN millones de turistas superaran la población inundial. con lo ---al se me anto&a un poquito
di$cil que esta ci$ra pueda ser correcta.
,S-tl<o que durante el pasado mes de agosto nos !ayan visitado de planetas.
;eba&as en el "Y2 2n diciembre de @MMC se dio la noticia de la reba&a de las taridel "Y2 entre
-adrid y Haragoza. 'e esta $orma dieron la no[ -S,Sla dos de los más importantes periódicos de
nuestro pas. #omo término medio, las tari$as de los trenes "Y2 que circu- lan por la lnea -adrid-
Haragoza-Férida tendrán una reducción de un QP en euros por Ailómetro y un =LP en todo el
con&unto del recorrido.
#aramba, *cómo se come esto+ " ver cómo plantea la noticia el periódico n/mero @, quizá nos
,aque de la duda...
2l secretario de 2stado de In$raestructuras, Yctor -orián. anunció !oy que via&ar en el "Y2
-adrid-Haragoza-Fleida costará de media a partir de ma3ana un =LP menos, con lo que se pretende
establecer unas tari$as similares a las de la lnea que une -adrid#órdoba->evilla.
-orlán, en una con$erencia de prensa en la sede de la 'elega- ción del 5obierno en "ragón &unto
al presidente de ;en$e, Xosé >algueiro, e,plicó que esta reducción de precios supone que los
usuarios del tren entre -adrid-Haragoza-Fleida pagarán un QP menos por Ailómetro del trayecto.
?L 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F *Dué $ácil nos lo !an puesto, verdad+ 6or $avor, a m
que no me cobren por Ailómetro JQP de reba&aK, que me cobren por trayecto completo J=LP de
reba&aK.
2l precio del cordero 2ste titular apareció en el diario Fas 6rovincias. 2l precio del cordero se
multiplica por =C.
2l precio del cordero se multiplica !asta =C veces desde que el ganadero lo vende y !asta que llega
al consumidor, pasando de ?,@Q euros\Ailo a =B,NN euros\Ailo que paga el consumidor $inal.
Dué barbaridad.... a!ora me entero de que ?,@Q , =C R =B,NN euros...
#onsumo de !elados #ada espa3ol consumió el a3o pasado oc!o litros de !elado, dos más que
en @MM@...
En crecimiento e,traordinario del NNP en un a3o Jde L a >K. 6ero seguramente $also, si esta otra
ci$ra, que aparece en el te,to, es cierta Jvaya usted a saberK. Fas grandes marcas distribuyeron el
a3o pasado N@L millones de litros, casi un =MP más que en @MM@.
N@L JmillonesK entre ?M Jmillones de espa3olesK son algo más de oc!o litros por cada espa3ol. 6ero
entonces, *los dos litros de crecimiento a los que se aluda anteniormente+ >era recomendable que
los ni3os que !an suspendido las ma- temáticas y están con sus cuademos de verano no lean los
suplementos de los periódicos...
F"> -"T2-ITI#"> 2N F" >G#I2'"' ?Q "lergia al polen Gbserva el siguiente titular, quizá
!abra que cambiar lo de aleral polen por 7alergia a los n/meros8.
Fa alergia al polen podra aumentar a la ir/tad de la población en @M a3os.
"lrededor de seis millones de personas su$ren alergia al polen = n 2spa3a y se prevé que la ci$ra aumente...
% a continuación. >e calcula, por tanto, que un @@P de la población espa3ola su- $re alergia a los pólenes...
"lgo $alla, o que en el periódico no sepan la gente que vive en 2spa3a, o sencillamente que no saben lo que
es un porcenta&e.
Fa sección de econonna no se libra 2n páginas de prensa económica también aparecen
lindezas como la siguiente. Fas mu&eres ganan de media un Q =, = P menos que los !ombres.
No contentos con el titular, la noticia contin/a de la siguiente $orma. 2l salario medio bruto por
traba&ador se situó en =B.OMO,ML enros en @MM@, correspondiendo @@.=Q?,MO euros a los empleados
va- rones y =C.QQC,MQ euros a las mu&eres, lo que sit/a el salario promedio anual $emenino un Q =,=
P por deba&o del masculino.
2vidente es que lo que quieren decir y no dicen es que el salario medio de las mu&eres es el Q=,=P
del de los !ombres, no 7un Q=,=P menos8. "! es nada la di$erencia.
?O 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F 2ste s que es curioso ... 2n las @.==Q bodas del cuarto
trimestre del pasado a3o, con- tra&eron matrimonio @.M?@ varones y @.MB@ mu&eres.
>in comentarios...
=.O. F" 6>I#GFG5d" '2 FG> NV-2;G> #omo bien sabemos, la $orma de interpretar
o de plantear datos numéricos puede cambiar desde un punto de vista psicológico el e$ecto que
cause en las personas. Todos !emos visto tras unas elec- ciones cómo parece que el con&unto de los
partidos !an ganado las mismas. Enos interpretan los datos en $unción de si !an subido o no en
n/mero de votos0 si as no $uese, lo interpretaran seg/n el porcenta&e de votos, o si tampoco $uese
as, buscaran resquicios basándose en unas deterri$linadas previsiones que !ubiesen resultado más
desastrosas en $unción de determinados !ec!os acaeci- dos, etc.
Gbserva a continuación, con el siguiente e&emplo, cómo in$luye el $actor psicológico seg/n se
plantee el problema.
Nos imaginamos que estamos ante un desastre natural y somos los &e$es del servicio de
salvamento. 2n peligro !ay BMM personas. >e nos abren dos posibles vas de escape. Fa primera va
nos dice que, si la tomamos, salvaramos a NMM personas. -ientras que, si tomamos la segunda va,
!ay una probabilidad de un tercio de que las BMM se salven y una probabilidad de dos tercios de que
no lo consiga ninguna de las personas a$ectadas. *Du* camino tomaras+ #on encuestas
realizadas, la mayora de la gente eligió la pnimera va, pues de este modo es seguro
que se salven NMM vidas,
F"> -"T2-ITI#"> 2--, F" >G#I2'"' ?B mientras que con la segunda opción !ay dos tercios de
probabilidad de que no se salve ninguna.
:asta aqu todo correcto, pero a!ora vamos a plantear el problema de otra $orma.
Imagina que ante la primera va de escape te dicen que es seguro Slite conlleve LMM muertos.
-ientras que si eliges la segunda va !ay Fina probabilidad de un tercio de que ninguno muera Jy
una proba- bilidad de dos tercios de que caigan todosK. *Dué ruta elegiras en esta ocasión+ Fa
mayora de la gente optó por la segunda ruta, &usti$icando su elección en que la primera de ellas nos
lleva a LMM muertes seguras, -ientras que por la segunda va !ay un tercio de probabilidades de
.Xue todos se salven.
Fas dos preguntas son idénticas desde un punto de vista mateinático. 2l motivo por el que las
respuestas !ayan sido completa- SSiente distintas depende del modo en que !an sido planteadas.
en Sii-minos de vidas perdidas o de vidas salvadas.
#omo este e&emplo que acabamos de citar se dan in$inidad de -llos en los medios de
comunicación, con otro $orrnato y otro men- ,,ti e. Todo depende de qué pretenda la persona que
lanza el mensa& e, de lo que le interese respecto a la opinión del gran p/blico. Intere- Warite es
saberlo valorar desde un punto de vista matemático.
=.B. 2F 52NIG NE-e;I#G :ace unos a3os le una !istoria muy bonita de un matemático
=rabe, la cual paso a contar de la $ori-na en que la recuerdo. Yagaban por el desierto un !ombre
mayor, conocido como el -natemático, y su compa3ero de via&e a lomos de un solo carne- !aban
su$rido la pérdida del segundo camello N- de esta pesa $orma consiguieron llegar a un albergue
donde poder des- insar.
CM 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F " la ma3ana siguiente $ueron testigos de la discusión
acalorada de tres !ombres.
2l matemático preguntó entonces al mayor de ellos por el mo- tivo de la misma, y este pasó a
contarle. >omos tres !ermanos y recibimos como !erencia NC camellos, voluntad e,presa de
nuestro padre. " m, por ser el mayor, me co- rresponden la mitad de los camellos0 a m( !ermano,
el segundo en edad, le corresponde una tercera parte de los NC camellos, y al peque3o de los tres le
corresponde la novena parte de los camellos.
No sabemos cómo !acer la partición, ya que la mitad de los NC seran =Q,C camellos, y no es
posible partir un camello por la n-/tad. "l mediano le correspondera un tercio, y eso son ==,LL
camellos, algo que tampoco es posible. -ientras que al peque3o de los tres le corresponde la
novena parte, y NC\B es casi N,B camellos...
:emos ensayado varias particiones pero ninguno está de acuerdo, ninguna nos resulta satis$actoria.
%o soy calculador, me comprometo a mediar en la disputa y vosotros diréis si aceptáis la partición
que os propongo, intervino el matemático.
"delante, di&eron los tres !ermanos, nada tenemos que perder.
4ien, permitidrne, pues, que el camello que nos !a trado a este lugar $onne parte del grupo de
camellos, de esta $orma tendrais NL camellos y uno más para que podáis repartir.
Fos tres !ombres miraron asombrados por tal ma&adera, pero no di&eron nada.
Tenemos N L camellos y vamos a proceder al &usto reparto de los mismos...
>e dirigió entonces al mayor de los tres !ombres y le di&o.
F"> -"T2-ITI#"> 2N F" >G#I2'"' C= Tendras que recibir la mitad de NC camellos, que
son =Q,C. 6ues bien, recibirás la mitad de NL, que son =O camellos, y de esta $orma sales ganando.
>e dirigió al segundo de los !ermanos y le di&o. Te corresponde un tercio de NC camellos, que es
menos de =@ camellos. 6ropongo que recibas un tercio de NL camellos, que son =@, y también
saldrás ganando.
6or /ltimo, le di&o al menor de los !ermanos. Fa voluntad de tu padre es que recibas la novena
parte de los NC camellos, o sea, menos de ? camellos. 6ues bien, recibirás la novena parte de NL y
tendrás as ? camellos.
-iró entonces a los tres !ombres para comprobar que estaban acuerdo. Fos tres asintieron
complacidos, *cómo no iban a estar -le acuerdo si los tres ganaban con el reparto+...
6ues bien, concluyó el matemático, el mayor de los tres recibirá =O camellos, el mediano =@ y el
peque3o ?. % =O f =@ f ? son N? camellos. 'e los NL camellos sobran por lo tanto dos. Eno lo
!emos puesto mi amigo y yo, el otro, si me permits, es de X usticia que me corresponda por !aber
resuelto vuestro problema y !aberos de&.ado satis$ec!os con el reparto.
Fos tres !ermanos, satis$ec!os plenamente, asintieron elogiando a-radeciendo al matemático su
brillante intervención.
'e esta $orma, el matemático y su amigo continuaron ruta por @= desierto, cada uno en su camello.
C@ 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F =. =M. #ó'I5G> '2F '" " '" Nuestra cuenta
coriSente, la letra del NI1, los códigos de barras o el I>4N de los libros, son cuatro e&emplos que
$orman parte de nuestro da a da, de nuestro paisa&e !abitual. Yamos a ver cómo se construyen,
pues no están !ec!os de $orma aleatoria, sino que lo es- tán con un procedimiento cuyo ob&etivo
está en poder detectar posibles errores al ser introducidos en un ordenador.
=. =M. =. F" F2T;" '2F NI1 #omo bien sabemos, nuestro NI1 Jn/mero de identi$icación $iscalK está
$ormado por nuestro n/mero de 'NI JQ u O dgitosK y una letra de control.
2sta letra se calcula a través de una $ón-nula matemática y de una tabla creada con equivalencias. 'e esta
$orma, podemos calcular la letra que corresponde a una serie de n/meros y, por otra parte, a partir de una serie
de n/meros, puede comprobarse si es correcta la letra que lleva asociada.
1orma de calcular la letra. >e divide el 'NI entre @N y obtenemos un cociente y un resto. 6ues bien, lo que
nos interesa sera el resto.
" continuación, la letra se sabe utilizando esta tabla. Fetra T= ; w " 5 m yS 1 p ' ,S
4 N X H > DS vS : F # a 2 ;esto M = @ N 2? C L Q O B =M == =@ =N =? =C =L
=Q =O =B @M @= @@ >i el resto da M, la letra será la T0 si da =, la ;0 si da =Q, la Y, cte.
=. =M.@. 2F I>4N '2 FG> FI4;G> 2l I>4N JIntemational >tandard 4ooA NumberK. que aparece
S-ii todos los libros, está $ormado por di$erentes bloques que identi- .dcan el pas, la editorial y
libro Jen total B ci$rasK. y un /ltimo d- ,nto Jo la letra cK que sirve como dgito de control. 2ste
dgito de control se calcula de una manera muy sencilla Siie pasamos a e,plicar mediante un
e&emplo. >upongamos que las nueve primeras ci$ras de la izquierda del I>4N de un libro son O?-
LMQ-QQNO. 6ara calcular el /ltimo dgito Xel I>4N se realizan las siguientes operaciones. JO,
=KfJ?,@KfJL,NKfJG,?KfJQ,CKfJQ,LKfJQ,QKf fJN,OKfJO,BKROfOf =OfMfNCf?@f?Bf@?fQ@R@CL 2s
decir, cada una de las ci$ras del n/mero, ledas de izquierda S.t derec!a, se !an ido multiplicando
por =, @, N, ?, C, L, Q, O, B, y (Fie-o se !an sumado estos resultados.
2l /ltimo paso es dividir el resultado entre == y quedamos con el resto. @CL entre == es @N de
cociente y N de resto Jsi el resto diese =M, pondramos una cK.
Fuego, el I>4N de este libro sera O?-LMQ-QQNO-N.
"ctualmente, cualquier programa pro$esional de ordenador que traba&e con I>4N tiene rutinas que
calculan el dgito de control y comprueban si este coincide con el introducido por el usuario. >i no
coincide, el I>4N dado es erróneo0 si coincide, puede que lo sea o puede que no. 2sto es as porque
a un n/mero le corresponde un /nico dgito de control, pero un mismo dgito de control
corresponde a muc!os n/meros.
C? 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F =. =M. N. #ó'I5G '2 F" #E2NT" #G;;I2NT2 Nuestra
cuenta corriente tiene un código de @M ci$ras. 2mpezando por la izquierda, los cuatro primeros
dgitos identi$ican a la entidad, los cuatro siguientes a la sucursal, luego vienen dos dgitos de
control, y las diez /ltimas ci$ras corresponden al n/mero de la cuenta corriente.
2l primero de los dgitos de control es el de la entidad\sucursal.
2l segundo es el dgito de control del n/mero de la cuenta corriente. En e&emplo ense3ará a
calcularlos.
>upongamos que el n/mero de una cuenta corriente es el M =@N?CLQOB0 para calcular su dgito de
control se realiza la operación. M , =M f = , B f @ , Q f N , N f ? , L f C , = f L , @ f Q , ? f f O ,
O f B , C R @ =M 2s decir, cada una de las ci$ras del n/mero de la cuenta, ledas de izquierda a
derec!a se !an ido multiplicando por =M, B, Q, N, L, =, @, ?, O, C y luego se !an sumado estos
resultados.
"!ora dividimos @ =M entre == y el resto, que en este caso es =, es el dgito de control. >i el resto
!ubiera sido =M, se toma como d- gito de control =.
>ean a!ora M=@N el código de una !ipotética entidad y ?CLQ el código de una de sus sucursales.
6ara calcular el dgito de control de entidad\sucursal se realiza la operación.
G,QfI,Nf@,LfN,lf?,@fC,?fL,OfQ,CR=@B #alculamos el resto de =@B entre ==, que es O, y ya
tenemos el dgito de control de entidad\sucursal. #omo antes, si el resto es =M, el dgito de control
será =.
Fo nrismo que decimos para el I>4N sirve para el #ódigo #uenta #orriente. 6or e&emplo, el
programa de ayuda para la declaración
F"> -"T2-ITI#"> 2N F" >G#I2'"' C,C =@= I;61 tiene incorporadas rutinas de cálculo de los
d$g=tos de -,-Kntrol, detecta la introducción de un código cuenta corriente errá- .Sco y aparece una
ventana de aviso.
=. =M.?. Fos #ó'I5G> '2 4";;"> B Q ? =MQL = Fos códigos de barras están presentes a todas
!oras en nuestras idas y, sin embargo, con $recuencia no sabemos e,actamente lo Sue representan.
5racias a los códigos de barras se pueden identi-.icar toda clase de productos y servicios en todo el
mundo.
#onstan de vanos n/meros, siendo el /ltimo el dgito de control. iTundamental es que sea correcto.
6ues bien, este dgito veri$icador se obtiene mediante un cálculo -$ectuado para asegurar la
e,actitud del código de un producto.
2l cálculo que se realiza sera el siguiente. 6rimero. Numerar todos los dgitos del código de
derec!a a izquierda.
>egundo. >umar todas las posiciones impares del código y inultiplicarlas por tres.
Tercero. >umar todas las posiciones pares del código. #uarto. >umar el resultado $inal del segundo
y tercer paso. Duinto. 2l resultado se resta a la decena inmediata superior, de donde resulta el dgito
veri$icador. 2ste puede ser un n/mero entre M y B.
2&emplo práctico para un código 2"N-=N.
CL 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F 6aso #ódigo #álculos Q ? M = @ N ? C M M M = =@ == =M B O Q L
=
F"> -"T2-"TI#"> 2N F" >G#I2'"' 2l algoritmo a utilizar para cada uno de los sisteina-, de codi$i-
,SI#Kn es el mismo. 9 6ara #ódigo E6#. == dgitos Jel dgito =@ es el dgito de controlK.
9 6ara #ódigo 2"N-O. Q dgitos Jel dgito O es el dSilto de controlK.
==. 'G> N/-2;G> #GN -"F" >E2;T2. =N - LLL ==. =. 2F N/-2;G =N #omo
bien sabemos, el n/mero =N está considerado en las so-dades occidentales como el n/mero de la
mala suerte.
Fa superstición en tomo a este n/mero no es algo $ruto de los ---iripos modernos, debemos
remontamos muc!os siglos atrás para <Grnprender estos miedos. 'e !ec!o, se debe a que en la
/ltima --na se sentaron los doce apóstoles más Xesucristo, y este murió. 6or eso la tradición
primitiva cristiana considera que nunca se !an sentar trece personas en una comida o cena, pues
e,istida el esgo de que alguna muera antes de terminar el a3o.
>i continuamos con las tradiciones religiosas, vemos que el ca- QStulo decimotercero del
"pocalipsis está dedicado al "ntieristo.
'e todas $ormas, no es solo de la religión cristiana, los !ind/es a vean el =N como un n/mero
maldito, el #ódigo de :ammurabi, ,nor e&emplo, lo omite.
-ientras que para nosotros el martes y =N es el da de la mala ,Fierte, para los anglosa&ones se
mantiene el n/mero =N pero es el lemes. >in embargo, para los &aponeses el viernes, y si encima es
=N, es el da propicio para tener todo tipo de suertes. #omo vemos, uodo depende de las
interpretaciones. 6or cierto, cuando alguien tiene miedo al n/mero =N se dice que padece
triscadecq$obia.
CO 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F " modo de curiosidad Fo cierto es que !ay casos que
son para pensar que s que !ay algo raro en este n/mero, como lo que le pasó al m/sico alemán
;ic!ard ^agner. nació en un a3o acabado en =N0 la suma de las letras de su nombre y apellido son
=N0 los n/meros de su a3o de nacirmiento, =O=N, suman también =N0 compuso =N óperas y $alleció
un da =N.
>implemente son $obias que en mayor o menor medida podemos tener cualquier persona, pero no
nos de&emos llevar por ellas. Fa ciencia no casa con las casualidades. *Nos !abramos $i&ado en
este detalle si en lugar de con el =N el baile de ci$ras !ubiese sido, por e&emplo, con el @?+ No
olvidemos nunca que la mayor de las casualidades seria que no las !ubiera. >e dan tantos sucesos y
!ay tantas personas como interpretaciones posibles. >iempre !abrá alguien decidido a sacar- las a
la luz y a !acemos creer que tienen alg/n signi$icado.
=. ==. @. 2F LLL ("qu !ay sabidura) 2l que tiene entendimiento, cuente el n/mero de la 4estia0
pues es n/mero de un !ombre. % su n/mero es LLL.
"pocalipsis =N, =O Fa 4iblia, en el Fibro de las ;evelaciones o "pocalipsis de >an Xuan, es quien
identi$ica al LLL como al n/mero de la 4estia, siendo el sello o la marca del "nticristo.
2n las doctrinas religiosas será la marca que impondrá el "nticrIsto en la mano derec!a o la $rente
de cada ser !umano, al $inal de los tiempos de la tierra. >e cree que el !ec!o de que esa marca sea
el LLL implica denotar la trinidad satánica Jsatanás, el "nticristo y el $also pro$etaK.
F"> -"T2-ITI#"> 2N F" >G#I2'"' SB :ay más n/meros con cierto signi$icado en laS,
>aSiradaS, 2,,cnT- W.ras, por e&emplo. =M R Fo completo.
Q R Fo per$ecto.
N R 'a én$asis.
L R Imper$ección Jpues no alcanza el Q, y el que mencione N ve[ ces indica én$asis en lo
imper$ecto...
#uadrado -ágico >atánico Fos cuadrados mágicos son una $orma antiqusima de acerti&o
.-.Fiiiiérico, consistente en $orinar un cuadrado de n/meros cuyas $i- .lis, columnas y diagonales
sumen lo mismo. 'ice la leyenda que zSl piimer cuadrado mágico nació en el siglo ,,iii a. de #., y
$ue en- Gntrado por el emperador c!ino de la época en el caparazón de una -.AKiluga que pasaba
por el ro amarillo. #on este peculiar origen no llS de e,tra3ar que siempre !ayan tenido un
signi$icado cabalstico rnágico, considerando que preservaban de todo tipo de en$eri-nelados.
'urante la 2dad -edia se utilizaron como amuletos para bue- .ws o malos encantamientos,
asociándolos con la religión, la astro- .oga y la alquimia. También se grababan como amuletos en
lámi- iias de plata con la creencia de que mantendran ale&ada la peste neara.
6ues bien, si se utilizaban en toda clase de supersticiones, ob- ,erva este cuadrado mágico de orden
L JL $ilas por L columnasK. Todas sus $ilas, columnas y diagonales suman LLL, es decir, el n/inero
del diablo, por eso es conocido como #uadrado -ágico >a- ^\== co.
?y<y LM 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F =OL =OM =MO ==? Q@ L NM =CL
=M@ =NO ?O =B@ @M? C? =@L BM =LO @? =O LM =N@
BL =L@ =BO =@ =Q? =@M O? LL @=M @=L ?@ QO =??
=CM NL ;icemos el rizo de la $antasa y de la magia, porque el siguiente cuadrado mágico no
solo es satánico, sino que además to[ dos los n/meros que lo integran son n/meros primos.
N =MQ C =N= =MB N== Q NN= =BN == ON ?= =MN CN
Q= OB =C= =BB ==N L= BQ =BQ =LQ N=
F"> -"T2-ITI#"> 2N F" >G#I2' Sb' L= - S.Sio de buena $ortuna, el O de riqueza y el B de
loiiF-c-S idad b eter-Xad.
Fos c!inos s tendrán una celebración el O de mosto de @MMO ya que $ue la $ec!a elegida para
inaugurar los Xuegos Glrnde 6eAn.
#"6TEFo @ "lgo mas que numeros czP.n N este captulo voy a !ablar de lo que
son cuatro maravillas numéricas y de sus implicaciones. Trataré los n/meros de 1ibonacci y 7su8
proporción áurea, que We una u otra $orma está presente en nuestras vidas, aunque muc!as eces no
nos demos cuenta.
También de los irreductibles n/meros primos que, entre otras ,SFKsas, protegen los más altos
secretos. >i !ay un n/mero con ganc!o, este es el n/mero 6i, con sus in-initos decimales y todas sus
peque3as !istorias.
% !aré re$erencia a los grandes n/meros. 2l concepto de in$ito t ene su !ec!izo, y también quiero
representar de alguna $orma =-M que son esos n/meros que, por su magnitud, cuesta traba&o si-
Suiera imaginarlos.
=. NE-2;G> '2 1I4GN"##I % F" 6;G6G;#IóN IE;2" 2n mis con$erencias
siempre suelo !acer re$erencia a los n/- meros de 1ibonacci y a la proporción áurea basada en
ellos. 'esde que el e,itoso libro de 'an 4rown, 2l #ódigo 'a Yinci, apareció en escena con
enorme $uerza, y que en la trama que el libro sigue aparezcan estos n/meros como re$erencia clave,
se !an !ec!o muc!o más populares, y aprecio cómo la gente sabe de qué !ablo
L? 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F cuando los menciono. 6ues bien, estos mágicos n/meros estaban muc!o
antes de la aparición del best seller y de su posterior incursión en el cine. Yamos a continuación a
!ablar de ellos.
@. =. =. Fo> N/-2;G> '2 1I4GN"##I *Duién $ue 1ibonacci+ Feonardo de 6isa, alias
1ibonacci J!i&o de 4onacciK, $ue el más sobresaliente de los matemáticos durante la 2dad -edia. Nació en
6isa en ==QM Jépoca en que se estaba construyendo la $amosa Torre #ampananio, o Torre Inclinada de 6isaK.
Tuvo la oportunidad de via&ar por todo el norte de I$rica, su padre era comerciante, y de conocer nuevos
sistemas de cálculo.
2n =@M@ publicó Fiber abbaci, en el que e,plicaba cómo sumar, restar, multiplicar o dividir con n/meros
arábigos Jdel M al BK, as como otros problemas sobre álgebra y geometra.
2ste libro consta de =C captulos y $ue de trascendental importancia en la $ormación de mercaderes y
comerciantes aptos en ma- temáticas, lo que contribuyó al desarrollo del capitalismo.
Introdu&o en 2uropa, por tanto, uno de los mayores descubnimientos matemáticos de su tiempo, el sistema de
numeración indoarábigo, el sistema decimal que !oy todos conocemos y utilizamos.
'espués de =@@O poco se sabe de 1ibonacci, salvo sus condecoraciones, que le $ueron concedidas por el
emperador. 1ibonacci murió en =@CM en su ciudad natal, 6isa.
1ibonacci.
"F5G -I> DE2 N/-2;G> LC 2l problema de los cone&os 2n su Fiber abbaci plantea un problema
cuya resolución da lu--XIr a la secuencia de n/meros de 1ibonacci. *#uántos pares de cone&os
situados en un área cercada se pueden reproducir en un a3o, a partir de un par de cone&os, si cada
par da lugar al nacimiento de uno nuevo por cada mes, comenzando con el segundo mes+ -ediante
una sencilla grá$ica podemos observar el crecimiento en n/mero de pares de cone&os. "s, en el
primero y segundo meses ten- <:arnos solo un par de cone&os. "l $inalizar este segundo mes, la
!em- nmer parto y, por tanto, para e a !ara su p d = tercer mes ya tendramos
pares de cone&os. 2l cuarto mes los padres tendran otro parto, pero -= ==== no los !i&os, con lo que
tendramos tres pares. 6ara el quinto mes se -=-Mducira el primer parto de los !i&os y otro más de
los padres, con lo ya tendramos cinco pares de cone&os correteando por el campo. >i continuamos
con esta lógica y seguimos el proceso, podemos -=cular el n/mero de cone&os que tendramos
durante los siguien- S@z, meses, y que cumpliran la siguiente sucesión. =- =-@-N-C-O-=N-@=-
N?-CC-OB-=??-@NN-NQQ-L =M- BOQ-=CBQ-@CO?-?=O=-LQLC-=MB?L-=QQ==...
N/mero de pares
LL 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F 2sta sucesión es conocida con el nombre de n/meros de 1ibonacci y tiene la
peculiaridad de que cada nuevo término es la suma de los dos anteriores.
1ibonacci no investigó sobre ella, simplemente presentaba el 7trivial8 problenia de los cone&os en su libro.
1ue en el siglo ,i, cuando el matemático $rancés 2douard Fucas lo rescató. " partir de ese momento, la
sucesión de 1ibonacci !a intrigado a los matemáticos debido a su tendencia a mani$estarse en los lucares más
curiosos, tanto de la naturaleza como de la creación !umana.
2n árboles y plantas. Fa $lota,is Fos n/meros de 1ibonacci se presentan en la naturaleza en
di- versas situaciones que rozan lo mágico pero que se deben, por su- puesto, a una serie de
razones lógicas.
Fas semillas de girasol. >i contamos las semillas que se $or- man en los espirales del girasol !acia
la derec!a y !acia la iz- quierda, podemos observar que !ay N? curvas en un sentido y @= en el otro,
siendo ambos dos n/meros consecutivos en la sucesión de 1ibonacci.
'isposición de 1ibonacci de las seti/llas *le girasol.
"F5G -I> DE2 N/-2;G> L- Gtra observación que se puede realizar es con lo, iiiiio, de al-
<<=.inas plantas. 6or Xemplo. si observamos una pi3a y la rnirarnos por el lado e& estaba su&eta al
árbol, podemos ver dos conXuntos de espiras. que giran en sentido de las ac, Xas del relo&U y, otras en
sentido lru& <,Kiitrario. 6ues bien, si las contamos, podemos contemplar corno el -.uniero de espiras
en una y otra dirección son dos n/meros conse- Xuvos de 1ibonacci0 en unas especies C y O. y en
otras O y =N.
Fos pétalos de muc!as $lores también siguen la sucesión de 1i-,SKiiacci. - Fas margaritas tienen,
por lo general, N?. CC Fl OB pétalos. los tres son n/meros de 1ibonacci.
- Fa azucena tiene tres pétalos y, con $recuencia, dos bateras de tres pétalos.
- Fa rosa salva&e tiene cinco pétalos, otro n/mero de 1ibo- nacci.
- Gc!o p*talos Jse,to n/mero de 1ibonacciK tiene la espuela de caballero.
- #on =N pétalos cuentan la caléndula y la !ierba lombriguera.
- Fa ac!icoria tiene @= pétalos.
- 2tcétera.
También podemos encontrar n/meros de 1ibonacci en el or- &enamiento de las !o&as en una rama o
en el de las ramas de un ,Si-bol.
*6or qué sucede esto+ 2l !ec!o de que encontremos tantas veces los n/meros de 1i!onacci en
la naturaleza tiene un porqu* y es en los empaques para ordenar los ob&etos de la $orma que
minimice me&or el espacio perdido.
LO 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F 'e la misma $orma que los ob&etos cuadrados quedan me&or
empacados en estructuras cuadradas o los redondos en estructuras !e,agonales, la $orma más
e$iciente de ordenar las !o&as en un tallo o las semillas de una $lor, cuando ambas siguen creciendo,
es siguiendo la secuencia de n/meros de 1ibonacci.
2ste patrón corresponde a un ángulo de rotación a partir del punto central, mediante el cual los
nuevos elementos J!o&as, pétalosK se van organizando a medida que crecen.
Fas !o&as a lo largo de un tallo de una planta o las ramas a lo largo de un tronco tienden a crecer en
posiciones que optirnzan su e,posición al sol, lluvia o aire. " medida que el tallo crece, se
producen !o&as espaciadas de una $orma bastante regular, y sin estar unas encima de otras.
6or el contrario, el pasa&e de una !o&a a la siguiente está carac- terizada por un desplazamiento de
tipo 7atornillado8 alrededor del tallo. 2structuras similares pueden encontrarse en las pi3as o en las
semillas de los girasoles, como ya !emos mencionado.
2ste $enómeno se llama 7$ilota,is8, palabra acu3ada por el na- turalista suizo #!arles 4onnet. 6or
e&emplo, el tilo tiene !o&as opuestas Jque corresponden a media vuelta alrededor del talloK, y tiene
por lo tanto un $actor $ilotáctico igual a =\@. 2n otras plantas, como el avellano, zarzamora y !aya,
el paso de una !o&a a otra necesita un tercio de vuelta J$actor $ilotáctico igual a =\NK. 2n el
manzano, roble y árbol de damascos JalbaricoqueK, tienen !o&as cada @\N de vuelta y el peral y el
sauce llorón las tienen cada N\O de vuelta. 2s $ácil darse cuenta de que todas estas $racciones están
$ormadas por n/meros de 1ibonacci.
2l !ec!o de que las !o&as de las plantas siguen ciertos patrones $ue observado en la "ntigZedad por
Teo$rasto JNQ@-@OQ a. de #.K en Investigación sobre las plantas. 2scribe aquellas plantas que tienen
!o&as c!atas, las tienen siguiendo un patrón regular 6linio el Yie&o J@N-QB d. de #.K realizó una
observación similar en su gran obra :istoria Natural, cuando !abla sobre 7intervalos regulares8
entre !o&as 7posicionadas circularmente alrededor del tallo8. 2l es-
"F5G -I> DE2 N/-2;G> LB -,Idlo de la $ilota,is no $ue más allá de estas obsen-aciones
cualita- -S<as, !asta que en el siglo ,v Feonardo da Yinci J=?C@-=C=BK ,UI-##,ó un elemento
cuantitativo a la descripción de la distribución H, Hr <0-. las !o&as al notar que estas estaban
distribuidas en patrones es-iralados, en ciclos de a C Jque corresponde a un ángulo de @\N de ueltaK.
Fa primera persona en descubrir JintultivamenteK la rela- <Ión entre la $ilota,is y los n/meros de
1ibonacci $ue Xo!annes aepler.
Fas abe&as y los n/meros de 1ibonacci Fas abe&as también tienen relación con las serios de
1ibonacci. <,Sc observan las celdas !e,agonales de una colmena y se coloca una abe&a en una
cualquiera de ellas, y se le permite alimentar a la arva, suponiendo que continuará siempre por la
celda contigua de i derec!a, veremos que !ay solo una ruta posible para la siguiente ---ldilla, dos
!acia la segunda, tres !asta la tercera, cinco !asta la ,Uuarta, oc!o rutas posibles !acia la quinta,
etcétera.
%, ya que estamos !ablando de abe&as, diremos que los mac!os zánganos de la colmena tienen
árboles genealógicos que siguen @=,trictamente una distribución de 1ibonacci. 2n e$ecto, los
mac!os W=M tienen padre, por lo que él J=K tiene una madre J=, lK, dos abue-os -los padres de la
reina- J=, =, @K, tres bisabuelos -porque el padre de la reina no tuvo padre- J=, =, @, NK, cinco
tatarabuelos =. =, @, N, CK y oc!o tataratatarabuelos J=, =, @, N, C, OK.
1ibonacci en la m/sica 2n la m/sica también !ay presentes n/meros de 1ibonacci, siendo el
instrumento que me&or los re$le&a el piano. Fa subdivisión de un teclado se !ace en octavas,
compuestas cada una de ellas por oc!o teclas blancas y cinco negras0 las teclas negras se distribuyen
QM 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F a lo largo del teclado alternando en grupos de dos y tres. En
teclado completo se compone de once octavas, aunque puede tener una tecla más, es decir, OB. 2l
acorde y arpegio por e,celencia que permiten identi$icar cualquier tonalidad son los $on-nados por
las notas primeras, terceras, quinta y octava de la escala de dic!a tonalidad.
2l compositor !/ngaro 4ela 4artoA y el $rancés Glivier -essiaen utilizaron esta serie de 1ibonacci
para deteri---ninar la duración de las notas en algunas de sus obras.
= 2n los mercados rinancieros >orprendente y curioso es que también tengan su aplicación
en los mercados $inancieros, en bolsa0 vamos a verlo de pasada, no quiero aburrir con un tema tan
técnico, de qu* manera lo !acen.
Fos n/meros de 1ibonacci se utilizan sobre todo en el análisis técnico. Fos 1ibonacci
7;etrJceinentv8 nos indican áreas de so- porte !asta las cuales puede corregir la tendencia actual.
:abra tres áreas de corrección importantes, siguiendo estos n/meros, a una tendencia en
evolución. 2l área de 7má,ima corrección8 de L=,OP, el área de 7mnima corrección8 de NO,@P y
el área de 7corrección media8 del CMP.
También se utilizan las 1ibonacci 76rq&ections8 para ver posibles áreas de proyección de donde
podra llegar el precio del activo que estemos estudiando.
*#ómo utilizaramos estas áreas+ 2stas áreas pueden ser áreas de posibles soportes o resistencias
en las que podemos $i&arnos para marcar nuestros puntos de entrada o de salida o para !acer trading
entre ellas.
*#ómo se trazan+ >i tenemos un so$tware que nos permita utilizar el análisis 1ibonacei -como, por
e&emplo, 4loomberg-, tenemos que buscar un punto mnimo -tendencia alcista- o un punto má,imo
-tendencia ba&ista---, y trazar las lneas uniendo este punto con el punto má,imo
"F5G -I> DE2 N/-2;G> Q= -tendencia alcista- o con el mnimo -tendencia ba&ista- del
---#riodo que estamos analizando.
'e esa manera, veremos cuánto !a evolucionado positiva -ten- a alcista- o negativamente
-tendenc7a ba&ista- el valor, -.@ndremos un rango, y de a! sabremos cuáles son las posibles áreas =
>oporte !asta donde puede corregir el valor.
6ara simpli$icar, tenemos que buscar el má,imo y el mnimo -T--= periodo que nos interesa --corto,
medio o largo plazo-, de$i- as el rango entre ambos, para poder aplicar los porcenta&es N O, @, CM y
L=,OP, y ver nuestros posibles puntos de entrada o de ]XIda.
@. =.@. 2F N/-2;G IE;2G 7J'8 Fos n/meros de 1ibonacci tienen varias propiedades. >in duda
nias curiosa, e importante, es que el cociente de dos n/meros <onsecutvos se apro,ima a lo que
llamamos n/mero áureo, cuya S,i-oporción se ve muc!o en la naturaleza, en muc!as obras de arte,
en -=S,N partes del cuerpo !umano, en construcciones modernas conio el ',N= o las tar&etas de
crédito, etcétera.
6roporción áurea 2l n/mero de oro $ue descubierto por los antiguos griegos Jaun- Sue culturas
anteriores ya lo utilizaban en sus construccionesK. >u Xe$inición es la siguiente. Fa sección áurea se
obtiene dividiendo un segmento en dos parde tal $orma que el segmento menor es al segmento
mayor ,.omo este es a la totalidad. 'e esta $orma se establece una relación de tama3os con la
misma proporcionalidad. 2sta $orma de seleccionar proporcionalmente una lnea se llama
proporción áurea.
Q@ 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F 2s decir, vamos a tomar un segmento de longitud uno y
!agamos en el mismo la división indicada anteriormente. "plicando la proporción áurea obtenemos
la siguiente ecua- ción, que tendremos que resolver. = - = - = ---g = - c R c@ ziS c@ f c M , = Ena de las
soluciones de esta ecuación Jla solución positivaK es -= f SC @ Fo sorprendente a!ora es calcular
el valor que se obtiene al di- vidir el segmento mayor entre el menor, -= fSC @ -= f SC J-= f
SCK.JN f SCK -N-SCfNSCfC I-,R---- <R--- <R--- - ---YCK R N - -SC N-TC JN -TCK.<JN f
B-C @ f @hC - = f SC R =,L=O... Fzg el n/rnero de oro ? @ 2s decir, la relación entre las dos
partes en que dividimos el segmento es el n/mero de oro, cuyo smbolo es J'.
"F5G -I> DE2 N/-2;G> -Q= ;elación entre los n/meros de 1ibonacci y estas solucion es
6ues bien, la relación entre los n/meros de 1ibonacei y este re- -Eltado Jproporción de oroK es la
siguiente. si dividimos dos n/me- -os consecutivos de 1ibonacci, obtenemos... i i , el n/mero de
oro) == Gtro dato curioso es que J', el n/mero de oro, es el /nico cuyo m,erso es él rrusmo menos
uno Jse puede comprobar $ácilmente .SK== las dos soluciones de arribaK. c - = R =\c, que es la
misma -.uación que la de la de$inición Jcon un valor de M,L=OK.
2l rectángulo de oro >i construimos un rectángulo cuyos dos lados estén en la pro- Qcirción
áurca, obtenemos el siguiente. =\@ =\@ =,L=O 6ues bien, resulta que ese rectángulo, con esas
proporciones, ,-iparece en diversas obras de arte y construcciones a lo largo de la :istoria y en
varios ob&etos de uso cotidiano.
6or e&emplo, la relación entre los lados de una tar&eta de crédito del 'NI es el n/mero de oro.
= . . = = = = a = . a a C a 2l B . = a C a su a B - o
"F5G -I> DE2 N/-2;G> -> 2sta curva !a cautivado, por su belleza N, propiedadeS,. la
atenI.ión de matemáticos, artistas y naturalistas. 2l S.raii inateniático i. 4ernoulli, $ascinado por
sus encantos, la llamó spra .-ogando que $uera grabada en su tumba.
%todo esto, *por qué+ Fa respuesta de que !aya n/mero de oro por todas partes es .miy sencilla.
simplemente porque es una relación muy estética y ligradable al o&o.
2l n/mero de oro en la naturaleza 2n la naturaleza aparece la proporción áurea también en el
cre- cimiento de las plantas, las pi3as, la distribución de las !o&as en un tallo, dimensiones de
insectos y pá&aros, y la $ormación de caracolas.
QL 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F 2l n/mero de oro en el arte 1igura esta proporción
dorada en muc!simas obras de arte. Ya- mos a ver alguna de las obras maestras más importantes.
2n el 6artenán Fa proporción áurea o n/mero de oro ya era conocida desde la "ntigZedad, apareciendo
regularmente en geometra. 'e !ec!o, se conoce ya de su e,istencia en los pentágonos regulares y
pentagramas de las tabletas sumerias de alrededor del N@MM a. de #. No obs- tante, $ueron los griegos los
primeros que lo traba&aron de una $orma, digámoslo as, consciente.
Fos antiguos griegos establecan con él las proporciones de los templos. 1idias lo aplicó en la composición de
sus esculturas Jde !ec!o, el que sea llamado n/mero 1l es en !onor a 1idiasK.
2l propio 6latón consideró la sección áurea como la más importante de las relaciones
matemáticas, considerándola incluso la llave a la $sica del cosmos.
"F5G -I> DE2 N/-2;G> 2n la 6irámide de aéops :ay un precedente a la cultura griega donde
también apareció --l n/mero de oro. 2n la 5ran 6irámide de aéops el cociente entre la ---ltura de
uno de los tres triángulos que $orman la pirámide y el lado N'. Due en la 6irámide de aéops !aya
proporción áurea por cono[ = lento del tema o simplemente por casualidad ya es otro cantar.
I-a divina proporción Fa sección áurea tuvo especial relevancia en el ;enacirruiento, so-Sre todo
en las artes plásticas y en la arquitectura. >e consideraba la -roporción per$ecta entre los lados de un
rectángulo, la proporción -nás estética posible, lográndose con ella el equilibrio y la belleza.
Feonardo da Yinci, por e&emplo, lo utilizó para de$inir todas las pro- ,norciones $undamentales en
su pintura Fa Vltima #ena, desde las di- .nensiones de la mesa !asta la disposición de #risto y los
discpulos ,entados, as como las proporciones de las paredes y ventanas al $ondo.
QO 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F 2n el cuerpo !umano. 2l :ombre de Yitruvio
Feonardo da Yincl creó su :ombre de Yitrlvio o Fa 'ivilla 6roporción para unas ilustraciones
publicadas por el matemático Fuca 6acioli en =CMB.
2n particular, 6acioli propone un !ombre per$ecto en el que las relaciones entre las distintas partes
de su cuerpo sean proporciones áureas. 2stirando manos y pies y !aciendo centro en el ombligo, se
dibu&a la circun$erencia. 2l cuadrado tiene por lado la altura del cuerpo que coincide, en un cuerpo
armonioso, con la longitud en[ tre los e,tremos de los dedos de ambas manos cuando los brazos
están e,tendidos y $ormando un ángulo de BM grados con el tronco. ;esulta que el cociente entre la
altura del !ombre Jlado del cua[ dradoK y la distancia del ombligo a la punta de la mano Jradio de
la circun$erenciaK es el n/mero áureo.
"F5G -I> DE2 N/-2;G> -B 2l n/mero áureo en el pentáculo 2l pentáculo es un
smbolo pa- = -==M. -ás tarde acogido por la -lesia católica para representar .= Yirgen -ara, y
también por <#onardo da Yine( para asentar *I al :ombre de Yitrtivio.
5rá$icamente, el n/mero áureo la rel ación entre el lado del penono regular y la recta que une dos
-S== utTvos de este. >i se toma . ices no consee d Kmo unidad un lado del pentágono interior,
cualquier lnea que marca K, brazos de la estrella mide J'. También la longitud total de cualFliera
de las cinco lneas que atraviesan la estrella mide J'?, -ien- que la suma del lado interior y
cualquiera de sus brazos es J'U[. Teniendo en cuenta la gran simetra de este smbolo, se observa
<.Fle dentro del pentágono interior es posible dibu&ar una nueva es- -.-.$la, !asta el in$inito. 'el
mismo modo, es posible dibu&ar un pen- - W-ono por el e,terior, que sera a su vez el pentágono
interior de -Siia estrella más grande.
"l medir la longitud total de una de las cinco lneas del pentá-FI=M resulta igual a la longitud
de cualquiera de los brazos Xe la estrella mayor, o sea J'.
;ectángulo áureo en la actualidad Fas tar&etas de crédito o nuestro 'NI tienen n/mero
áureo. si dividirnos el lado mayor del rectángulo entre su lado menor. tendré- inos un resultado de
=,L=OMNNBO, que es nuestro amigo per$ecto.
Fos paquetes de tabaco también están dise3ados de $orma tan per$ecta que llevan esta divina
proporción en su $orma rectangular.
Fos $olios 'in "? también siguen esta proporción.
OM 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F 2videntemente, todo esto está muy estudiado, pues nuestra
capacidad perceptiva se acomoda más $ácilmente a estas dimen- siones.
Duizá, y o&alá, a partir de este momento, querido lector, !agas el e&ercicio de observación y
compruebes por ti mismo que el n/mero áureo impregna nuestra visión. >i algo nos llama la
atención por su belleza, tal vez sea porque el n/mero de oro está en la $uente de dise3o.
#oncluyamos diciendo que las peculiaridades de las series de 1ibonacci y de sus propiedades son,
en apariencia, in$initas. >on tan atractivas que es $ácil caer encandilados ba&o su !ec!izo.
@.@. FG> 5;"N'2> NV-2;G> Introducción 2n este apartado vamos a !ablar de
los grandes n/meros, de los n/meros e,ponenciales. " modo de curiosidad veremos los
nom- bres que reciben alguno de ellos y lo inalcanzables que pueden llegar a ser para la
mente !umana.
Fos grandes n/meros son ma&estuosos, poseen un atractivo muy peculiar. ;esiden en las
$ronteras de la imaginación, siendo di$ciles de mane&ar y de de$inir.
2l interés por los grandes n/meros se remonta a milenios atrás. Fos inventores de nuestro
sistema de numeración decimal, los !ind/es, los consideraron, aludiendo a muc!os de ellos,
por e&emplo a un n/mero de =CN ci$ras se alude un mito sobre 4uda.
También los egipcios, los griegos o los romanos re$le,ionaron sobre ellos. 'e todas
$ormas, un n/mero grande es lo que la propia cultura quiera determinar como tal. Fos
romanos no tenan smbolos para denotar cantidades mayores que =MM.MMM. % los griegos
solan terminar de contar en la mirada, palabra que signi$ica =M.MMM.
"F5G -I> DE2 N/NI2;G> O= 2n la 5recia clásica estaba di$undida la idea de que ning/n
n/mero podra ser más grande que el del n/mero de granos de arena necesarios para llenar todo el
universo.
Fos estudiosos de los siglos ,vin y ,i, consideraron n/meros grandes a los de importancia
cient$ica. 6or e&emplo. el qumico italiano "medeo "vogadro ideó el llamado mniero de "i,ogad&-
o, o mol, cuyo valor es L,M@ , =M@N, y que representa el n/mero de átomos contenidos en =@ grarnos
de carbono puro.
2n la actualidad, las máquinas modernas poseen la memoria y elocidad su$iciente para ideárselas
con n/meros enortries, pudiendo a!ora caracterizar ci$ras sobre las cuales los matemáticos de
anta3o apenas podan so3ar.
-iles de millones :ablar de #arl >agan es !acerlo de uno de los más grandes di- b-ulgadores
cient$icos de los /ltimos a3os. #reador de la $amosa y e,traordinaria serie televisiva #osmos, que
enganc!ó a la ciencia a toda una generación de estudiantes, en su /ltimo libro recordaba una
anécdota que le ocurrió a un con$erenciante que, en un planetario, e,plica a sus oyentes que al cabo
de C.MMM Imillones de a3os el >ol se !inc!ará !asta convertirse en una estrella gigante ro&a. en-
gullendo planetas como -ercurio y Yenus, y, $inalmente, quizá también a la TierTa. Tras la c!arla,
un oyente inquieto lo aborda. -6erdóneme, doctor. *'i&o usted que el >ol abrasará la Tierra dentro
de C.MMM millones de a3os+ ->, más o menos. -5racias a 'ios. 6or un momento cre que !aba
dic!o cinco millones.
6or interesante que pueda resultar para el de-stino de la Tierra. poco importa para nuestra vida
personal el que vay a a durar cinco o C.MMM millones.
O@ 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F Fa distinción entre n/meros, sin embargo, es muc!o más
vital en cuestiones tales como los presupuestos p/blicos, la población mun- dial o las ba&as en una
guerra nuclear. 2stos s que son n/meros muc!o más mane&ables y $áciles de interpretar.
2ste /ltimo libro de #arl >agan, que nos !a recordado la peculiar anécdota, lleva por ttulo -iles
de millones y su autor enumera el billón que se cierne sobre nosotros. 2l astrónomo y escritor
desaparecido recordaba que los gastos militares mundiales ascendan ya a casi un billón de dólares
al a3o0 la deuda total de los pases en vas de desarrollo se acercaba en aquel momento a los dos
billones de dó- lares, y el presupuesto anual de los 2stados Enidos rondaba también los dos
billones de dólares.
>agan e,pone todo esto como preámbulo a una llamada de atención sobre la 7notación
e,ponencial8 y el desconcierto entre millones, billones y tnillones, causa de numerosos errores en
los medios de comunicación, pero no solo en ellos.
En millón es un millar de millares, o un uno seguido de seis ceros J=.MMM.MMMK0 un billón es un
millón de millones, o un uno seguido de doce ceros J=.MMM.MMM.MMM.MMMK, y un trillón, un millón de
billones, o un uno se-&uido de diecioc!o ceros.
b 2l invento del a&edrez #omo e&emplo de astucia, interpretación numérica y la dimensión de
algunos n/meros, e,pongo a continuación la $orma en cómo $ue inventado uno de los mayores
tesoros que la !umanidad !a creado. >e trata de algo más que un &uego. el a&edrez.
#uenta la leyenda que el a&edrez se inventó en la India, y no poda ser de otra $orma, $ue creado el
&uego por un brillante calcula- dor y matemático oniginanio de este gran pas.
6ues bien, se !allaba abatido un $amoso monarca tras la pérdida en una batalla de su !i&o mayor.
#onstantemente le daba vueltas a esta tragedia situando las di$erentes posiciones de los elementos
de su e&ército y no encontraba consuelo para tal pérdida.
"F5G -I> DE2 N/-2;G> Fe llegó entonces un s/bdito con un &uego desconocido. al que ,S,iiiaba
a&edrez, con el ob&etivo de intentar paliar sFil, penas. "l rey le resultó curioso y pidió al s/bdito que
le e,plicase su .,ncionarmento. "l e,plicarle el sioni$icado de cada pieza el $un-
S,Kiiamiento del &uego, !izo ver de inmediato al nionarca que en --Slteililinadas circunstancias
!ay que sacri$icar alguna pieza en la -=I6,queda del bien colectivo y del triun$o $inal.
2sto produ&o un gran consuelo al monarca, que vio re$le&ada en- Kl=ces la necesidad de la pérdida
de su !i&o. Fe di&o entonces el monarca que le pidiera lo que quisiera por =
= z<t!er consegudo curar sus penas con aquel marav lloso &uego que acababa de entregar.
--e con$ormo con @ granos de trigo por la primera casilla del tablero, ? por la segunda, O por la
tercera, =L por la ciiarta, y as doblando la cantidad !asta la casilla L? del tablero de a&edrez. 6ues
bien, me con$orino con recibir los -ranos de trigo correspondientes a la /ltima casilla.
2l soberano casi se indignó de una petición que, a su parecer, -SSi !aba de !acer !onor a los
maravillosos e$ectos que aquel Xuego liaba procurado.
-*No quieres nada más+ -preguntó. -#on eso me bastará -le respondió el mateinático.
2l monarca dio la orden a su ministro de que, inmediatamente. quedaran satis$ec!os los deseos del
sabio.
(6ero cuál no sera el asombro de este, después de !acer el cálculo. iendo que era imposible dar
cumplin---iiento a la orden) 6ara darle al inventor la cantidad que peda, no !aba tnT-o bastante en
los reales graneros, ni en los de toda la India, ni en todos los de "sia.
2l rey tuvo que con$esar al sabio que no poda cumplir su pro- mesa.
O? 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F Fos términos de la progresión arro&an, en e$ecto, el siguiente re-
sultado. diecioc!o trillones, cuatrocientos cuarenta y seis mil setecientos cuarenta y cuatro billones,
setenta y tres mil setecientos nueve n/llones, quinientos cincuenta y un mil seiscientos dieciséis
granos de trigo J@L?K.
=O.??L.Q??.MQN.QMB.CC=.L=L @ ? O =L N@ L? =@O @CL C=@
"F5G -I> DE2 N/-2;G> S> *0 6ara comprar esa cantidad de trigo, si la !ubiera. no !abra
di- .<<=,M bastante en este mundo.
#oncluyó el calculador, tras perdonarle al rev su deuda. con es- sabias palabras. Fos !ombres más
inteligentes se obcecan a veces no solo ante la apariencia enga3osa de los n/meros, sino también
con la $alsa modestia de los ambiciosos. In$eliz aquel que toma sobre sus !om- bros el
compromiso de una deuda cuya magnitud no puede valorar con la tabla de cálculo de su propia
inteligencia.
2l 5oogol Jo gVgo=K En buen da, en el a3o =BNO, el matemático norteamericano 2d- S,,-i-d
aasner escribió un n/mero en un papel. 2l n/mero en cues- Kn constaba de un = seguido de =MM
ceros J=M elevado a =MMK. "l -,aber cómo llamarlo, le di&o a su sobrino -ilton, de nueve a3os, -i,- le
pusiese un nombre. 2ste respondió 5oogol. 'esde entonces, -este numento en cuestión se lo
denomina 5oogol.
=M.MMM.MMM.MMM.MMM.MMM.MMM.MMM.MMM.MMM.MMM.MMM.MMM.MMM.MMM.
MMM.MMM.MMM.MMM.MMM.MMM.MMM.MMM.MMM.MMM.MMM.MMM.MMM.MMM.
MMM.MMM.MMM.MMM.MMM No es que el 5oogol tenga muc!a importancia dentro de las --Katemáticas, de
!ec!o el propio aasner lo creó para ilustrar la di- ==crencia entre un n/mero inimaginablemente
grande y el in$inito.
#uando aasner lo mencionó, resultaba un n/mero di$cilmente abordable0 de !ec!o, solo !ay que
tener en cuenta que es tan grande que supera al n/mero de átomos en el universo, cuyo n/mero se
es- tima entre =MQ@ y =MOQ Jsin tener en cuenta a la materia oscuraK. No obstante, en la actualidad, con
la invención de las computadoras. el cálculo de n/meros del tama3o de un 5ooFyol se !a
convertido en rutina.
OL 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F 2l 5oogolple, Jo g/golple,K En 5oogolple, representa a
=M elevado a la gugolésima potencia.
= gMogolple, R =MBMMgol R ==M,===
=M=JK.MMM.MMM.MMM.MMM.MMM.MMM.MMM.MMM.MMM.MMJK.MMM.MMM.MMM.MMJK.JKJKM.JKMM.MMM.MJKM.MMM.MMM.
MMM,MJKJK.MMM.MMM.MMJK.JKJKM,MMM.MMM.JKJKJK.JKJKM.MMM.MMM.MMJK 2ste numerito es tan 7c!iquitn8 que
si nos ponemos a escribirlo no nos cabra en todo el universo. -enos mal que la notación
matemática nos simpli$ica esto. No obstante, no de&a de ser un n/- mero $inito. 'e !ec!o, se
encuentra más cerca del cero que del propio in$inito.
2l 5oogoledro Imaginemos que nos ponemos a construir una $igura geométrica con un 5oogol de
caras. 2sta $igura sera literalmente imposible de construir, pues no !ay su$icientes partculas en el
universo para ello. 6or otra parte, es tan grande su n/mero de caras que sera prácticamente una
es$era.
" modo de curiosidad. el buscador 5oogle 2ste buscador internauta debe su nombre al n/mero
5oogol. "s lo iban a llamar sus $undadores originales, pero tenuinaron con 5oogle debido a un
problema ortográ$ico.
"F5G -I> DE2 N/-2;G> "lgunos datos curiosos 6robabilidad de ser $ulminado por un rayo Jpor
daK = entre B.MMM.MMM.MMM J@=-,<U, 6robabilidad de ganar la Fotera 6rimitiva 2spa3ola = entre
=N.BON.O=L J@T?K 6robabilidad de ganar la Fotera 6rimitiva 2spa3ola y ser $ulminado por un rayo el inismo
da = entre @CQ Tiempo !asta la pró,ima glaciación =?.MMM J@=?K a3os Tiempo !asta que el >ol estalle =MB
J@NMK a3os 2dad de la Tierra =MB J@iJ8 a3os 2dad del universo =MUJK J@N?K a3os N/mero de átomos en el
universo Je,cluyendo la materia oscuraK =MQQ J@@CC -asa de la Tierra C,B , =M@? J@O-UK Acy -asa del >ol @ ,
=MNM J@ =MJ8 Ag i Fa descendencia de las !ormigas #uando una especie animal
encuentra di$icultades para reproducirse, la naturaleza pone remedio y permite que
sea inmenso el n/mero de !uevos o cras que van a permitir el correcto desarrollo de
la especie.
OO 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F Yamos a calcular de qué manera crecera la descendencia de
las !ormigas si no es porque las di$icultades que se encuentran en el medio implican la muerte de
muc!simas de ellas y, por supuesto, a que solo son las reinas las que pueden tener descendencia.
>upongamos que cada !ormiga pudiese poner !uevos y $uesen =MM !uevos en cada puesta, y que en
el curso de un verano se alcancen seis generaciones de !ormigas. 2n la primera generación saldrán
=MM !ormigas, de ellas CM !embras0 de estas CM !embras, en la segunda generación salen C.MMM
!ormigas, de las cuales @.CMM serán !embras..., y siguiendo el proceso, en la se,ta generación
apareceran =.CL@.CMM.MMM.MMM !ormigas.
6ues bien, si pusiésemos este n/mero de !onnigas en $ila, enbnTran unas @M veces la distancia entre
la Tierra y la Funa. 2stá claro que las cosas no suceden as, son relativamente pocos !uevos los que
prosperan y dan lugar a individuos adultos, y pocas las !ormigas elegidas para ponerlos... (-enos
mal) 5eorg #antor y el in$inito #antor $ue uno de los grandes matemáticos de los siglos ,u, y
,,0 &unto a 'edeAind $ue el creador de la Teora de #on&untos, base de las matemáticas modernas.
También $ue el primero en $ormalizar la noción de in$inito, ba&o la $onna de n/meros trans$initos.
"sinidsmo, a$irmó que los con&untos in$initos no tienen siempre el mismo tama3o.
2mpezó a interpretar el in$inito absoluto Jreunión de todos los in$initos, y por lo tanto el /ltimo de
ellosK0 este in$inito no es con-
"F5G -I> DE2 NV-2;G> OB ible por la mente !umana. #antor esc ibió numerosos
artculos n = Fnosos sobre el toma...
>u mente luc!ó contra vanas parado&as relacionadas con estos .-mas, $lirtear con el in$inito lo llevó
a ser intemado en repetidas la,,iones en !ospitales psiquiátricos por su$rir constantes depre- Siies y
recadas.
:oy en da, la comunidad matemática reconoce plenamente su ba&o y admite que signi$ica un salto
cualitativo importante en el * ocinio lógico.
FG> NE-2;G> 6;I-G> =. Fos IN'G-2>TI#"4F2> N/-2;G> 6;I-G> #oncepto En
n/mero primo es todo aquel n/mero entero que solo es di- por s mismo y por la unidad, como, por e&emplo,
=, @, N, C, == ... 2s una de$inición simple y sencilla que se aprende en los m---neros anos de la ense3anza. Fo
contrario a n/mero primo se de- mina n/mero -M compuesto J?, L, O, B, =M...
En poco de !istoria 'esde la antigua 5recia, los n/meros primos $ueron ob&eto de .nterés y
estudio, y no lo !an de&ado de ser en ning/n momento wSasta la actualidad.
2stas peque3as &oyas de las matemáticas son indomesticable s.
-otalmente impredecibles, y no e,iste ninguna ley de $ormación de n/meros primos. 6or poner un
e&emplo, entre los n/meros = y =.MMM liay =LO n/meros pirimos, pero entre las mil unidades que van
desde =M. =MM !asta ==.=MM solo !ay dos.
BM 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F Fos teóricos de los n/meros consideran a los n/meros
primos los más importantes de todos, porque son los átomos de la matemá[ tica. Fos n/meros
primos son los bloques de la construccion numenca, porque todos los otros n/meros pueden ser
creados multiplicando combinaciones de n/meros primos.
Fos pitagóricos Fos pitagónicos, en su idea de que los n/meros gobiernan el mundo, consideraban
que estos n/meros tenan propiedades msticas y mágicas. 6or su carácter indivisible, presentaban
todas las carac- tersticas para ser adorados por los discpulos de 6itágoras.
;educción al absurdo de 2uclides 2n el libro Fos 2lementos JNMM a. de #.K, uno de los
tratados más importantes de la !istoria de las matemáticas, ya aparecen es- tudios sobre los
n/meros primos. 2l propio 2uclides, en su libro, enuncia un teorema importante sobre
n/meros primos. :ay inrinitos n/meros primos Fa prueba que 2uclides !ace se trata de la
primera prueba co- nocida mediante el método de reducción al absurdo, y este método
consiste en suponer cierto lo contrario de lo que se quiere probar para llegar a una
contradicción descubriendo $alsa la suposición !ec!a.
2ratóstenes de #irene " lo largo de la !istoria !a !abido m/ltiples intentos por tratar de
buscar una $orma precisa y de$initiva de encontrar numeros primos, pero la tarea !a sido
árdua y sin resultados de$initivos. 2l in-
"F5G -I> DE2 N/-2;G> B= más conocido, y uno de los primeros, es un procedinnento S,ido por el
genio matemático griego 2ratóstenes de #irene. >u que recibe el nombre de la criba de 2ratóstenes,
consiste Iiiiiinar los n/meros que no sean primos % que. por tanto. sean .==tiplos de alg/n n/mero.
Tomamos el n/mero @, divisible solo entre s mismo v la unidad. lo cual es primo Jel /nico par que
lo esK. " continuación vamos .S--Siinando de la consideración de primos a los m/ltiplos de @, o
sea, So,, los pares. Fuego tomamos el N y climi /ltiplos.
i inamos a sus m i el proceso con el C, el Q y los n/meros que no !an sido !asta ese momento,
porque todos ellos van siendo primos. 6ues bien, una vez !ec!o este proceso, tenemos en neorita
Jdende los =MM primeros n/merosK los que nos quedan como prirnos. resto son n/meros compuestos.
" este sencillo pero e$icaz método se lo denomina criba de 2ra- tenes, aunque nos podemos
imaginar lo tedioso que sera cuando .iblamos de !acerlo con miles, o incluso millones, de n/meros.
@ N C -? C -L Q -B -=M = =@ =N = -=? -iC -=L =Q =B -@M = -@= = -@@ @N = -@? = -@C = -@L = -@Q -SO @B -NM N= = -N@
= -NN = -N? = -NC = -NL NQ = -NO = -NB -?M ?= = -?@ ?N = -?? -SC -SL ?Q -SO SB -CM = -C= = -C@ CN = -C? = -CC = -CL
= -CQ -SO CB -LM L=
B@ 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F " continuación $igura el listado con los n/meros primos
in$eriores al =.MMM, y no !ay ning/n método matemático por el que con- tinuar obteniéndolos.
Fos primeros =MM n/meros primos son. @ N C Q == =N =Q =B @N @B N= NQ ?= ?N ?Q CN CB L= LQ
Q= QN QB ON OB BQ =M= =MN =MQ =MB ==N =@Q =N= =NQ =NB =?B =C= =CQ =LN =LQ =QN =QB =O=
=B= =BN =BQ =BB @== @@N @@Q @@B @NN @NB @?= @C= @CQ @LN @LB @Q= @QQ @O= @ON @BN NMQ
N== N=N N=Q NN= NNQ N?Q N?B NCN NCB NLQ NQN NQB NON NOB NBQ ?M= ?MB ?=B ?@= ?N= ?NN
?NB ??N ??B ?CQ ?L= ?LN ?LQ ?QB ?OQ ?B= ?BB CMN CMB C@= C@N C?= :ay =LO n/meros
primos menores a =.MMM. @ N C Q == =N =Q =B @N @B N= NQ ?= ?N ?Q CN CB L= LQ Q= QN QB ON OB
BQ =M= =MN =MQ =MB ==N =@Q =N= =NQ =NB =?B =C= =CQ =LN =LQ =QN =QB =O= =B= =BN =BQ
=BB @== @@N @@Q @@B @NN @NB @?= @C= @CQ @LN @LB @Q= @QQ @O= @ON @BN NMQ N== N=N N=Q
NN= NNQ N?Q N?B NCN NCB NLQ NQN NQB NON NOB NBQ ?M= ?MB ?=B ?@= ?N= ?NN ?NB ??N ??B
?CQ ?L= ?LN ?LQ ?QB ?OQ ?B= ?BB CMN CMB C@= C@N C?= C?Q CCQ CLN CLB CQ= CQQ COQ CBN
CBB LM= LMQ L=N L=Q L=B LN= L?= L?N L?Q LCN LCB LL= LQN LQQ LON LB= QM= QMB Q=B Q@Q
QNN QNB Q?N QC= QCQ QL= QLB QQN QOQ QBQ OMB O== O@= O@N O@Q O@B ONB OCN OCQ OCB OLN
OQQ OO= OON OOQ BMQ B== B=B B@B BNQ B?= B?Q BCN BLQ BQ= BQQ BON BB= BBQ #ómo se
protege la cigarra con n/meros primos Due la naturaleza es sabia no cabe la menor
duda. Due también es matemática, tampoco cabe duda alguna, y es algo que quiero
de&ar patente en este libro, a través de numerosos e&emplos.
"F5G -I> DE2 NV-2;G> B N 2l siguiente caso nos lo cuenta >imon >ing! en su obra 2l
eni-nia 1e-mat. Fas cigarras periódicas, muy especialmente la -a 5icicada septendecim, tienen el
ciclo vital más lar-o de todos los insectos. >u /nico ciclo vital empieza ba&o tierra, donde las nin$as
absorben pacientemente el zumo de las races de los árboles. 2ntonces, después de =Q a3os de
esperar, las cigarras adultas emergen de la tierra en gran n/mero e invaden temporalmente nuestro
paisa&e. Enas semanas después se aparean, ponen los !uevos y mueren. Fa cuestión que inquietaba
a los zoólogos era. *6or qué el cielo vital de la cigarra es tan largo+ *Dué quiere decir que el ciclo
vital sea un n/mero primo de a3os+ Gtra especie, la -agicicada tredecini, aparece cada =N a3os, lo
que indica que los cielos vitales que son un n/mero primo de a3os dan alg/n tipo de venta&a para la
conservación de la vida.
>eg/n una teora, la cigarra tiene un parásito que también recorre un cielo vital, y que la cigarra
está intentando evitar. >i el parásito tiene un ciclo vital, pongamos, de dos a3os, entonces la e(-arra
quiere evitar un ciclo vital que sea divisible por @, si no el parásito y la cigarra coincidirán
regulannente. 'e esta manera parecida, si el parásito tiene un ciclo vital de tres a3os, entonces la
cigarra querrá evitar un cielo vital divisible por N, si no el parásito y a e(garra vol- verán a
coincidir. "l $in, si se quiere evitar encontrarse con su parásito, la me&or estrategia de la cigarra es
darse un cielo de vida laiSjio. que dure un n/mero primo de a3os. #omo nada dividirá el =Q. la
-agicicada septendecini raramente se encontrará con su parásito. >i el parásito tiene un ciclo de dos
a3os, solo se encontrarán cada N? a3os, y si tiene un ciclo vital más largo, de =L a3os, por e&emplo,
solo se encontrarán cada @Q@ J=L , =QK a3os.
2l parásito, en su luc!a por sobrevivir, solo tiene dos cielos vi- tales que incrementan la $recuencia
de las coincidencias. el del ciclo anual y el mismo ciclo de =Q a3os que la cigarra. "!ora bien. es
poco probable que el parásito pueda sobrevivir y reaparecer =Q a3os seguidos, porque durante las =L
primeras apariciones no !a[ brá cigarras a las cuales parasitar. 'e otro modo. si quieren conse-
guir el ciclo de =Q a3os, las generaciones de parásitos tendrán que #
B? 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F evolucionar primero durante un ciclo vital de =L a3os. 2sto
signi- $icara que., en alg/n estadio evolutivo de su vida, el parásito y la cigarra no coincidirán
durante -@Q@ a3os) 2n cualquier caso, el largo ciclo vital de las ci-arras, y el n/mero primo de a3os,
los protege.
(2sto podra e,plicar por qué el supuesto parásito no !a sido encontrado nunca) 2n la luc!a por
coincidir con la cigarra, el parásito probablemente !a continuado alargando su ciclo vital, !asta
conseguir traspasar la barrera de los =L a3os. 2ntonces de&ará de coincidir durante @Q@ a3os0
mientras tanto, su $alta de coincidencia con las cigarras lo !abrá llevado a la e,tinción. 2l resultado
es una ci- garra con un ciclo vital de =Q a3os0 ciclo que ya no le !ace ninguna $alta porque su
parásito ya no e,iste.
@.N.@. *DEe 2> F" #;I6TG56"1d"+ "ctualmente, los ritirneros primos y la criptogra$a tienen
una relación muy estrec!a, por esa razón voy a dar unas pinceladas a este apasionante tema.
#onceptos 'esde el antiguo 2gipto a la era digital, el !ombre siempre !a tenido la necesidad de
guardar secretos. "rma de militares, espas o diplomáticos, el !ombre !a !ec!o gala a lo largo de la
!istoria de su ingenio para garantizar el secreto de sus comunicaciones.
>iempre que dos personas se tenan que comunicar !an necesi- tado de técnicas para que una
tercera persona que interceptase el mensa&e no consiguiese saber de qué se estaba !ablando.
" la codi$icación de estos mensa&es para !acerlos secretos se le denomina eriptogra$a Jdel griego
Aryptos, escondido, y grap!ein, escribirK.
Fa cniptogra$a $ue considerada un arte !asta que >!annon publicó en =B?B la Teora de las
comunicaciones secretas. 'esde este
"F5G -I> DE2 N/-2;G> BC empezó a considerarse una ciencia aplicada. debido a la Sóii
con otras ciencias y ramas de las matemáticas. como la es- -ii*a, la in$ormática, la teora de
n/meros o la comple&idad --.-Ktitacion-al. b!ora bien, esta ciencia e,iste por el !ec!o de que !ay
gente -rata siempre de desci$rar esos mensa&es secretos, de lo contra- tendra sentido. " la ciencia
de desci$rar los códigos secretos denomina #riptoanálisis. "l con&unto de ambas, ci$rado y des- ,,do,
se le denomina #riptologa.
iS--;I6TGFG5" R #;I6TG5;"1" f #;I6TG"NIFI>I> 4 reve !istoria de la
criptogra$a Fos n/meros primos son, !oy en da, de vital importancia en el ..lido de la
criptogra$a, pero antes de meternos en el estudio de qiié lo son, vamos a dar un breve repaso
!istónico. Fos espartanos utilizaron, en el ?MM a. de #., la scitala, que puede .,,S,iderarse el primer
sistema de criptogra$a por transposición, es que se caracteriza por enmascarar el signi$icado real
de un -,io alterando el orden de los signos que lo con$orman. Fos mil(- de la ciudad griega
escriban sus mensa&es sobre una tela que olva una vara. 2l mensa&e solo poda leerse cuando se
enrollaba 6re un bastón del mismo grosor, que posea el destinatario lcito.
2l método de la scitala era e,tremadamente sencillo, coi-no -<<ubi*ri, lo era el que instituyó Xulio
#ésar, basado en la sustitución ---@ cada letra por la que ocupa tres puestos más allá en el al$abeto.
>,-ncillos, pero e$icaces en su época.
2n los escritos medievales sorprenden térnuinos como cile$ o T!$p$Idbct,,. 6ara esconder sus
nombres, los copistas empleaban -SS al$abeto zodiacal, $ormaban anagramas alterando el orden de
las ,iras Jes el caso de cile$, anagrama de 1éli,K o recurran a un -n*todo denominado $uga de
vocales, en el que estas se sustituan
BL 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F por puntos o por consonantes arbitrarias JT!$p$ldbct,, por
T!eo$iactusK.
Fa criptogra$a resurgió en la 2uropa de la 2dad -edia, impulsada por las intrigas del papado y las
ciudades-estado italianas. 1ue un servidor del papa #lemente YII, 5abriele de Favinde, quien es-
cribió el primer manual sobre la materia en el vie&o continente.
2n =?LL Feón 4attista "lberti, m/sico, pintor, escritor y arquitecto, concibió el sistema
polial$abético, que emplea varios abecedarios, saltando de uno a otro cada tres o cuatro palabras. 2l
ernisor y el destinatario !an de ponerse de acuerdo para $i&ar la posición relativa de dos crculos
concéntricos, que deten-ninará la correspondencia de los signos.
En siglo después, 5lovan 4attista 4elaso de 4rescia instituyó una nueva técnica. Fa clave, $ormada
por una palabra o una $rase, debe transcnTbirse letra a letra sobre el te,to original. #ada letra del
te,to se cambia por la correspondiente en el al$abeto que comienza en la letra clave.
6ero los métodos clásicos distan muc!o de ser in$alibles. 2n al- gunos casos, basta !acer un simple
cálculo para desentra3ar los mensa&es ocultos. >i se con$ronta la $recuencia !abitual de las le- tras
en el lengua&e com/n con la de los signos del criptograma, puede resultar relativamente sencillo
desci$rarlo. 1actores como la longitud del te,to, el uso de más de una clave o la e,tensión de esta
&uegan un papel muy importante, as como la intuición, un arrna esencial para todo criptoanalista.
Fa >egunda 5uerra -undial Fa criptogra$a siempre !a tenido una gran importancia en el
campo militar. 'urante la 6rimera 5uerra -undial se utilizaron técnicas sin grandes resultados. "l
$inal de la guerra se impulsó el uso de las tecnologas electromecánicas. 2l e&emplo más claro de
ello es la utilización de la máquina 2nigma, utilizada por los ale-
"F5G -I> DE2 N/-2;G> BQ Yista general de itiza tiz*qiiii*i 2nigina. dispuesta pat-a ci$irar o
desui$rar inensa& es qtie se ititt-odii,-J,J=== el tral,és de su teclado.
---.anes durante la >egunda 5uerra -undial para ci$rar y desci$rar S,-Icnsa&es.
Fa máquina 2nigma era buena, pero no su$icientemente buena, a que llegó a ser desci$rado su
$uncionamiento. #uando la "rmada ,..Iemana la empezó a utilizar en los a3os @M nadie pudo
desci$rarla0 -tiando el 2&ército la utilizó, ligeramente modi$icada, tampoco se +Edo desci$rar.
2l principio del $in de su inviolabilidad se inició en =B@B, cuando .os polacos interceptaron una
máquina 2nigma enviada de 4erln a Yarsovia y no protegida, por error, como equipa&e
diplomático. No .,ra una versión militar, pero puso sobre la pista de que los alema- .les podran
utilizar esta máquina en el $uturo.
%a se sabe que la necesidad agudiza el ingenio, y los polacos se encontraban al (rucio de los a3os
NM entre los rusos, con gran ansia de consolidar su incipiente ;evolución, y los alemanes, donde los
nazis !aban conseguido el poder y amenazaban de $orma latente a sus S-ecinos.
2l &oven matemático polaco -arian ;e&ewsAi !izo una de las mayores aportaciones en la !istoria
del criptoanálisis usando t*cnicas $undamentales de matemáticas y estadstica en el desci$ra- n-
/ento de 2nigma y encontrando una manera de combinarlas.
BO 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F Fa invasión alemana se cerna sobre los polacos, que,
conscientes de su incapacidad para e,tender sus técnicas con los recursos disponibles, decidieron
enviar todas las réplicas de 2nigma y los resultados obtenidos a 1rancia y 5ran 4reta3a. Tanto
$ranceses como británicos daban por sentado que durante la guerra que se avecinaba, las
comunicaciones alemanas no iban a poder ser alte- radas, pero este primer paso dado por los
polacos cambiara el rumbo de la guerra.
2n 4letc!ley 6arA, al norte de Fondres, tenan los servicios se- cretos británicos montada su
72scuela gubernamental de códigos y ci$rados8. "ll traba&aban desde grandes matemáticos !asta
los me- &ores &ugadores de a&edrez, e,pertos en lenguas o $anáticos de los crucigramas. #ualquier
persona con un talento especial podra ser reclutada. 2ntre ellos estaba el &oven matemático "lan
Turing, pieza clave en el desci$ramiento de 2nigma y uno de los padres de las modernas
computadoras.
2n el verano de =B?M desci$radores británicos ya consiguieron sus primeros é,itos desci$rando
mensa&es secretos enviados por la Fu$twa$$e Jla aviación alemanaK.
6ero la -arina nazi tena versiones de la 2nigma un tanto más comple&as y con mayor di$icultad
para su desci$rado. >in embargo, el B de mayo de =B?= $ue capturado el submarino alemán E-==M,
equipado con una máquina 2nigma, un libro de códigos, un manual de operaciones y otras
in$orinaciones que permitieron que el trá$ico submarino de mensa&es codi$icados se mantuviera roto
!asta $ina- les de &unio, cosa que los miembros de la "rmada prosiguieron !aciendo poco después.
Nos podemos imaginar lo que en el transcurso de una guerra su- pone saber lo que va a !acer tu
enemigo con su$iciente antelación.
No obstante, el !ec!o de que el ci$rado de 2nigma !ubiese sido descubierto durante la guerra
permaneció en secreto !asta $inales de los sesenta. Fas importantes contribuciones de muc!as
grandes personas no $ueron !ec!as p/blicas, y no pudieron compartir su parte de gloria, pese a que
su participación $ue probablemente una
"F5G -I> DE2 N/-2;G> BB las razones principales por las que los aliados ganaran la
guerra eQ rápidamente como lo !icieron. 1inalmente, la !istoria salió a la <kH. pero con más
de veinte a3os de retraso, por el siguiente motivo. Tras el $in de la guerra, los británicos y
estadounidenses vendieron máquinas 2nigma sobrantes a muc!os pases en todo el mundo, W<ie se
mantuvieron en la creencia de la seguridad de esta. >u in$or--.-,ación no era tan segura como ellos
pensaban, lo que, por supuesto, -X, la razón para que británicos y norteamencarios pusieran a su
-i,Sposición las máquinas.
Fos primos en criptogra$a >i !emos !ablado de criptogra$a en este captulo de n/meros
WNnmos es porque tienen una e,traordinaria importancia. Fa teora le los n/meros primos !a
encontrado en nuestros das un buen @ampo de aplicación en criptogra$a. 2l proceso de ci$ra&e
requiere z-l uso de una clave secreta0 lo más corriente es que para desci$rar el mensa&e, al receptor
solo le !ace $alta aplicar la clave al revés. #on = .ste procedimiento, la clave de ci$ra&e y desc$ra&e
es el elemento inás débil de la cadena de seguridad. 2n primer lugar, el emisor y cl receptor !an de
ponerse de acuerdo sobre los detalles de la clave, b la transmisión de esta in$ormación es un proceso
arriesgado. >i un tercero, un enemigo, puede interceptar la clave mientras se está intercambiando,
podrá traducir todo aquello que se comunique desde entonces. 2n segundo lugar se !an de cambiar
las claves de vez en cuando para preservar la seguridad de las transimisiones, y cada vez que esto
ocurre !ay un nuevo riesgo de que la clave sea interceptada.
2l problema de la clave gira en tomo al !ec!o de que aplicarla en un sentido ci$rará el mensa&e, y
aplicarla en el sentido contrario lo desci$rará0 es decir, que desci$rar un mensa&e es casi tan $ácil
como ci$rarlo. " pesar de ello, la e,periencia nos dice que !ay mu-
=MM 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F c!as situaciones cotidianas en que desci$rar es muc!o más
di$cil que ci$rar.
'urante la década de los setenta, ^!it$ield 'i$$ie y -artin :ellman se propusieron encontrar un
proceso matemático que $uese $ácil de llevar a término en una dirección, pero muy di$cil de rea-
lizar en la dirección opuesta. En proceso como este $ormara la clave per$ecta para los mensa&es
ci$rados. 6or e&emplo, yo podra tener la clave dividida en dos partes y publicar la parte
correspondiente al ci$ra&e. #ualquiera podra envianne mensa&es ci$rados, pero solo yo conocera la
parte desci$radora de la clave.
2n =BQQ ;onald ;ivest, "di >!amir y Feonard "dleman, un equipo de matemáticos y cient$icos
in$ormáticos del -assac!usetts Institute o$ Tec!nology, se dieron cuenta que los n/meros primos
eran la base ideal para un proceso de ci$ra&e $ácil y desci$ra&e di$cil.
#uando quisiera tener mi propia clave, tendra que tomar dos n/meros primos muy grandes, de
!asta OM dgitos cada uno, y los multiplicaria para encontrar un n/mero no primo más grande. 6ara
ci- $rar el mensa&e solo !ara $alta conocer el n/mero grande no primo0 para desci$rarlo !ara $alta
conocer los dos n/meros primos originarios que $ueron multiplicados, conocidos como $actores
primos. "!ora puedo publicar el n/mero grande no primo Jparte ci$radora de la claveK y guardarne
los dos $actores primos Jparte desci$radoraK. Fo que cuenta es que aunque todo el mundo pueda
conocer el n/mero grande no primo, la di$icultad de obtener los n/meros primos sera inmensa.
6onemos el e&emplo del COB Jque yo podra !acer p/blico como la parte ci$radora de la claveK0 a un
ordenador personal le !ara $alta menos de un segundo para encontrar que los dos n/meros primos
son el N= y el =B JN= , =B R COBK. 6ero nos re$erimos a un n/mero de más de =MM ci$ras, lo cual
signi$icara varios a3os de traba&o para los ordenadores más potentes del mundo0 por tanto, para
!acer perder el rastro a los espas sera su$iciente con cambiar la clave una vez al a3o.
"F5G -I> DE2 N/-2;G> =M= 2l $uturo. #riptogra$a cuántica 'aré unas breves
pinceladas en este apartado. pues !ablar de te- cuánticos no resulta nada $ácil y roza lo que
llamaramos ciena-$icción.
% es que un tipo de criptogra$a se cierne sobre nosotros. la cripra$a cuántica, que garantiza
absoluta con$idencialidad de la inormación, transmitida por $ibras ópticas, almacenando
in$orinación @n el elemento constituyente de la luz, el $otón.
Nace en los a3os oc!enta con la propuesta de #!arles 4ennett 5illes 4rassard de utilizar la $sica
cuántica para transmitir men- -a&es con$idenciales. Fa transmisión se logra utilizando $otones
ndividuales Jcuantos de luzK enviados entre el emisor y el recep-Kr mediante una $ibra óptica. En
interceptor qu intente leer el Su e i niensa&e enviado solo podra
destruir la in$ormación transmitida, ,In poderla reproducir, perturbándola de tal $orma que los
interocutores de la comunicación se daran cuenta de lo que se intenta !acer.
Fos primeros productos comerciales de criptogra$a cuántica ,alieron al mercado en @MM@. 'esde
entonces, los avances no de&an de producirse y la adopción de esta tecnologa, si bien lenta al pnTn-
@ipio, tiende a acelerarse.
Fa cuestión que se plantea es la siguiente. si se pone en marc!a este tipo de tecnologa, la b/squeda
de la privacidad !abra llegado a su $in. >e garantizaran las comunicaciones seguras para
gobiernos, militares, empresas y particulares. Fa /mTca cuestión en el tin- tero sera si los gobiernos
nos permitiran a los ciudadanos usarla. E#ómo regularán los 2stados la criptogra$a cuántica+,
porque de la misma $orma que la protección de in$ormación sera segura para los 7buenos8, tambi*n
lo podra ser para las actividades criminales. 2l $uturo nos dirá.
=M@ 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F "nécdota criptográrica Fa !istoria de la criptogra$a
está llena de anécdotas y persona&es pintorescos. 'avid aalin nos cuenta, en T!e #odebreaAers, la
!istoria de T!omas Xe$$erson 4eale, un aventurero que en =O@= emprendió un arriesgado via&e.
"ntes de partir de&ó a ;obert -orris, su !uésped, dos documentos ci$rados para que los abriese si
él desapareca. -oms se decidió a !acerlo al cabo de veinte a3os. #on la ayuda de unos amigos
desci$ró el segundo te,to. era una sucesión de n/meros comprendidos entre el = y el =.N@@, que
corresponda a la 'eclaración de Independencia de los 22. EE. >ustituyendo cada n/mero por las
iniciales de las palabras de la 'eclaración, se obtena la descripción de un tesoro de una tone- lada
y media de oro, dos y media de plata y gran cantidad de &oyas. 2l lugar en el que se encontraba
enterrado estaba indicado con precisión en el primer te,to. 2s una secuencia de C@M n/meros com-
prendidos entre el = y el @.BML, pero nadie !a descubierto la razón de en qué documento están
numeradas las palabras, lo que permitira desci$rar el mensa&e. 'urante un siglo y medio se !a
intentado relacionarlo con la #onstitución estadounidense y con la 4iblia, entre otros te,tos, y se
!an realizado costosos análisis por ordenador, sin resultados.
Fo más probable es que sea una broma pesada, pero, por si acaso, aqu están los C@M n/meros. Q=,
=B?, NO, =QM=, OB, QL, ==, ON, =L@B, ?O, B?, LN, =N@, =L, ===, BC, O?, N?=, BQC, =?, ?M, L?, @Q, O=,
=NB, @=N, LN, BM, ==@M,O,=C,N,=@L,@M=O,?M,Q?,QCO,?CO,LM?,@NM,?NL, LL?, CO@, =CM, @C=, @O?, NMO,
@N=, =@?, @==, ?OLL, @@C, ?M=,NQM,==,=M=,NMC,=NB,=OB,=Q,NN,OO,@MO,=BN,=?C,
=,B?,QN,?=L,B=O,@LN,@O,CMM,CNO,NCL,==Q,=NL,@=B, @Q, =QL, =NM, =M, ?LM, @C, ?OC, =O, ?NL, LC, O?,
@MM, @ON, ==O,N@M,=NO,NL,?=L,@OM,=C,Q=,@@?,BL=,??,=L,?M=,
NB,OO,L=,NM?,=@,@=,@?,@ON,=N?,B@,LN,@?L,?OL,LO@,
"F5G -I> DE2 N/-2;G> Q, @=B, =O?, NLM, QOM, =O, L?, ?LN. ?Q?. =.N=. =LM. -B- -N.
??M, BC, =O, L?, CO=, N?, LB, =@O, NLQ, ?LM. =Q. O =. = -@. =MN.
O@M,L@,==L,BQ,=M,OL@,QM,LM,=N=Q,?Q=.C?M.=MO.===.
OBM, N?L, NL, =CM, CB, CLO, L=?, =N, =@M. LN. @=B. O=-@.
@=LM,=QOM,BB,NC,=O,@=,=NL,OQ@,=C,@O,=QM.OO.?.-KM.
??, ==@, =O, =?Q, ?NL, =BC, N@M, NQ, =@@, ==N. L. =?M. O.
=@M, NMC, ?@, CO, ?L=, ??, =ML, NM=, =N, ?MO, LOM. BN, OL, ==L, CNM, O@, CLO, B, =M@, NO, ?=L, OB, Q=, @=L, Q@O.
BLC, O=O, @, NO, =@=, =BC, =?, N@L, =?O, @N?, =O, CC, =N=, @N?,
NL=,O@?,C,O=,L@N,?O,BL=,=B,@L,NN,=M,==M=,NLC,B@, OO,=O=,@QC,N?L,@M=,@ML,OL,NL,@=B,N@M,O@B,O?M,LO,
N@L,=B,?O,=@@,OC,@=L,@O?,B=B,OL=,N@L,BOC,@NN,L?, LO, @N@, ?N=, BLM, CM, @B, O=, @=L, N@=, LMN, =?, L=@, O=,
NLM,NL,C=,L@,=B?,QO,LM,@MM,N=?,LQL,==@,?,@O,=O, L=,=NL,@?Q,O=B,B@=,=MLM,?L?,OBC,=M,L,LL,==B,NO,
?=,?B,LM@,?@N,BL@,NM@,@B?,OQC,QO,=?,@N,===,=MB, L@,N=,CM=,O@N,@=L,@OM,N?,@?,@CM,=MMM,=L@,@OL.=B, @=, =Q,
N?M, =B, @?@, N=, OL, @N?, =?M, LMQ, ==C, NN, =B=, LQ,=M?,OL,C@,OO,=L,OM,=@=,LQ,BC,=@@,@=L,C?O,BL,
==,@M=,QQ,NL?,@=O,LC,LLQ,OBM,@NL,=C?,@==,=M,BO, N?, ==B, CL= @=L, ==B, Q=, @=O, ==L?, =?BL, =O=Q, C=. NB,
@=M,NL,N,=B,C?M,@N@,@@,=?=,L=Q,O?,@BM,OM,?L,@MQ, ?==,=CM,@B,NO,?L,=Q@,OC,=B?,NL,@L=,C?N,OBQ,L@?, =O,
@=@, ?=L, =@Q, BN=, =B, ?, LN, BL, =@, =M=, ?=O, =L, =?M, @NM,?LM,CNO,=B,@Q,OO,L=@,=?N=,BM,Q=L.@QC,Q?,ON,
==, ?@L, OB, Q@, O?, =NMM, =QML, O=?, @@=, =N@, ?M, =M@, N?, OCO,BQC,==M=,O?,=L,QB,@N,=L,O=,=@@,N@?,?MN,B=@,
@@Q,BNL,??Q,CC,OL,N?,?N,@=@,=MQ,BL,N=?,@L?,=MLC, N@N, N@O, LM=, @MN, =@?, BC, @=L, O=?, @BML, LC?, O@M. @,
NM=, ==@, =QL, @=N, Q=, OQ, BL, @M@, NC, =M, @, ?=, =Q, O?, @@=,QNL,O@M,@=?,==,LM,QLM.
=M? 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F @.N.N. 1"-IFFáS;2> '2 FG> N/-2;G> 6;I-G> %
GT;G> #GN 4E2N" ;2F"#IóN N/meros primos gemelos 6arientes de los n/meros
primos tenemos otros tipos, como, por e&emplo, los n/meros primos gemelos, que son aquellos
n/meros primos que están separados por una distancia de dos.
Fos primeros n/meros primos gemelos son. JN, CK, JC, QK, J==, =NK, J=Q, =BK, J@B, N=K, J?=, ?NK, JCB,
L=K, JQ=, QNK, J=M =, =MNK, J=MQ, =MBK, J=NQ, =NBK, J=?B, =C=K, J=QB, =O=K, J=B=, =BNK, J=BQ, =BBK,
J@@Q, @@BK, J@NB, @?=K, J@LB, @Q=K, J@O=, @ONK, JN==, N=NK, JN?Q, N?BK, J?=B, ?@=K, J?N=, ?NNK, J?L=,
?LNK, JC@=, C@NK, JCLB, CQ XK, JCBB, LM=K, JL=Q, L=BK, JL?=, L?NK, JLCB, LL=K, JOMB, O==K, JO@=, O@NK,
JO@Q, O@BK, JOCQ, OCBK, JOO=, OONK.
2l /nico n/mero primo par es el @, por lo que todos los primos gemelos son impares, como es
evidente. 'eben su nombre al ma- temático 6aul >tacAel.
Fa con&etura de los primos gemelos nos dice que deben de ser in$initos, aunque no !ay una
demostración matemática que lo certi$ique.
Fos primos gemelos más grandes conocidos son. =L.OLB,BOQ.NNB.BQC , @=Q=-BLM - = y
=L.OLB.BOQ.NNB.BQC , @=Q=-BLM f =.
2sta pare&ita $ue descubierta por los !/ngaros Holtán Xárai, 5abor 1arAas, Timea #sa&boA, Xanos
aasza y "ntal Xárai. #ada n/mero tiene la $riolera de C=.QQB dgitos.
2l matemático aurt 5ódel estudió cómo los n/meros, sobre todo los primos, pueden servir de
indicadores de ideas, personas, lugares, de cualquier cosa0 y esta indicación godeliana cimentara la
va de una 7aritmetización8 o 7numeralización8 del mundo.
"F5G -I> DE2 NV-2;G> =M C= -N/meros primos de -ersenne Fos primos de
-ersenne tienen la $orma @6 - =. donde p es un primo. Tan solo se conocen ?@ primos de
-ersenne. el primo de -er- ,rine más alto de todos, @@CBL?BC= =, tiene oc!o millones de dgitos. 2l
!allazgo de primos de -ersenne requiere una enorme capaidad de computación, que puede lograrse
a través de sistemas dis- .<-ibuidos. 'e !ec!o, los oc!o /ltimos primos de -ersenne, descu- .
==ortos desde =BBQ a la actualidad, !an sido localizados por 5I-6> T!e 5reat Internet -ersenne
6rime >earc!K.
#omo ya !emos visto, estos n/meros primos tan grandes son --iuy importantes para encriptar
mensa&es secretos, por lo que no re- +resentan peque3a cosa.
"unque no tengan relación directa con los n/meros primos, voy !ablar de otros n/meros con
relaciones especiales.
Fos n/meros amigos >e denomina de esta $orma a dos n/meros enteros positivos ta- S,-s
que la suma de los divisores del uno sea igual al otro, y viceersa Jal = se le considera divisor propio,
pero no al mismo n/meroK.
Fos n/meros amigos ya eran conocidos por los pitagóricos. a los que les atribuan propiedades
msticas.
En e&emplo es el par J@@M, @O?K, donde los divisores propios de [M son =, @, ?, C, =M, ==, @M, @@, ??,
CC y ==M, que suman @O?.
Nllentras que los divisores propios de @O? son =, @,?, Q= y =?@. que SFiman @@M.
Gtros pares de n/meros amigos son. JL.@N@, L.NLOK, J=Q.@BL, =O.?=LK y JB.NLN.CO?, B.?NQ.MCLK.
Fos n/meros amigos $ueron ampliamente estudiados durante muc!os a3os, entre otros por dos
genios. el racionalista ;ené 'escartes y el matemático suizo Feon!ard 2uler.
=ML 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F N/mero per$ecto #on este término se denomina a aquel
n/mero que es amigo de s irismo. 2s decir, aquel n/mero entero que es igual a la suma de sus
divisores Jsin contarse a s mismoK.
6or e&emplo, el n/mero L es per$ecto porque sus divisores propios son =, @ y N0 y L R = f @ f N. Fos
siguientes n/meros per$ectos son @O, ?BL y O.=@O.
2l matemático griego 2uclides descubrió una $órmula para calcular estos primeros cuatro n/meros.
2l quinto n/mero per$ecto consta de O dgitos. NN.CCM.NNL0 el siguiente consta de =M dgitos.
O.COB.OLB.MCL.
No se conoce la e,istencia de n/meros per$ectos impares, y no se puede demostrar su e,istencia de
$orma matemática. >in em- bargo, e,isten algunos resultados parciales. >i e,iste un n/mero
per$ecto impar, debe ser mayor que =MNMM, debe tener al menos oc!o $actores primos distintos Jy al
menos == si no es divisible por NK. Eno de esos $actores debe ser mayor que =MQ, dos de ellos deben
ser mayores que =M.MMM y tres $actores deben ser mayores que =MM.
N/meros narcisistas En n/mero es narcisista cuando es igual a la suma de las potencias
de sus ci$ras. 6or e&emplo, el =CN es un n/mero narcisista porque. =CN R =NfCNfNN 2l NQM
también lo es porque. NQM R NNfQN fMN
"F5G -I> DE2 N/-2;G> =M-= Fos primeros n/meros narcisistas son los siguiente>. = @ N ?
C L Q O B =CN NQM NQ= ?MQ =LN? O@MO B?Q? C?Q?O B@Q@Q BNMO? C?OON? =Q?=Q@C ?@=MO=O BOMMO=Q BB@L-:C
@?LQOMCM @?LQOMC= OOCBN?QQ =?LC==@MO ?LQBNMQQQ? N@=L?M?BLCM N@=L?M?BLC= ?MM@ONB?@@C
?@LQO@BMLMN ??QMOLNCLQB ?BNOOCCMLML O@LBNB=LCQO B?@M?CB=B=? "l !ablar del narcisista =CN no puedo
resistirme a citar al maes- ..-o matemático -artin 5ardner, y a su obra sobre numerologa, Fos S0S*c,icos
n/meros del 'octor -atri,. ,Sy Nos cuenta 5ardner. No es casual que, seg/n se relata en el versculo
== del /ltimo captulo del 2vangelio de >an Xuan, la red arro&ada por >imón 6edro al mar de Tiberades
contuviera =CN peces. 2s un n/mero que posee importantes propiedades msticas. J ... = >i mal no recuerdo
--di&e-, >an "gustn !ace un comple&o análisis numerológico para demostrar por qué !aba =CN peces. >, >an
"gustn parte del =M. el n/mero de los mandamientos y smbolo del antiguo designio divino seg/n la ley
mosaica. Fe suma Q, el n/mero de los dones del espritu y smbolo del nuevo designio. 2l =Q simboliza. pues.
la unión de lo antiguo con lo nuevo. Fuego suma los n/meros del = al =Q y obtiene =CN. = ... l También es
interesante observar que =CN R l) f @) f % f ?) f C) = 2l binario que corresponde a =CN es el palndromo
=MM ==MM =.
@.?. :I>TG;I"> '2F N/-2;G 6l JT2K No sera de recibo !ablar de n/meros y no !acer
re$erencia al más $amoso de ellos, el n/mero 6I. 2n las pró,imas páginas vere- mos su concepto, as como la
luc!a del !ombre por tratar de obtener su valor, algo inalcanzable por ser in$inito en sus decimales.
"F5G -I> DE2 N/-2;G> =MB - !asta el momento en que el polgono obtenido a&ustara casi con
arlillo Jdarle tantos lados al polgono que se pareciese lo más po- N=e a un crculoK.
2uclides también investiga este procedimiento de doblar el n/-T<<@=,M de lados del polgono.
Gtro genio, "rqumedes de >iracusa, re/ne y ampla estos re- ,,==tados. 6rueba que el área de un
crculo es la mitad del producto su radio por la circun$erenca y que la relación del permetro al s
= = = Inietro está comprendida entre N,=?MO? y N,=?@OC.
N-alores de 6l obtenidos antes de =LMM -aterná$ico o lugar "3o Yalor Fa 4iblia J;eyes-=-Q-@NK
N 6apiro de "!mes J2giptoK =LCM a. de #.
N,=L Tablilla de >usa J4abiloniaK =LMM a. de #.
N,=@C 4and!ayana JIndiaK CMM a. de #.
N,MB "rqumedes de >iracusa J@OQ-@=@ a. de #.K entre @@N\Q= y @@M=QM Fiu :ui J#!inaK @LM N,=?=L Tsu #!ung
#!ilt, ?OM entre N,=?=CB@L y N,=?=CB@Q "l-aas!i J6ersiaK =?@B N,=?=CB@LCNCOBQBN@ 1ranciscus Yieta J1ranciaK
J=C?M-=LMNK N,=?=CB@LCNL
==M 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F 1ec!as relevantes 1ec!as relevantes relacionadas con la
!istoria de 6i son las siguientes. 9 Xo!an :einric! Fambert J=Q@O-=QQQK, matemático alemán,
probó que 6i es irracional.
9 1erdinand Findemann J=OC@-=BNBK demostró que 6i es un n/mero trascendental. 2sto signi$ica,
entre otras cosas, que el problema de la cuadratura del crculo no tiene solución. -u- c!os intentos
para determinar 6i con e,actitud están relacio- nados con el clásico problema de la cuadratura del
crculo. #onstruir, utilizando /nicamente regla y compás, un cuadrado de área igual a un crculo
dado.
9 2l matemático alemán Fudolp! van #eulen J=C?M-=L=MK pi- dió que, como epita$io, inscribiesen
en su lápida las NC ci$ras del n/mero 6i que !aba calculado. Fos alemanes llaman a 6i el 7n/mero
ludo$iano8.
9 ^illiam >!anAs, matemático inglés, dedicó veinte a3os de su vida a la obtención de QMQ
decimales de 6i. 2n =B?C se descubrió que !aba cometido un error en el decimal C@O y a partir de
este todos los demás eran incorrectos.
9 2n =B?B uno de los primeros ordenadores, el 2NI"#, traba- &ando durante QM !oras, determinó
6i con @.MNQ decimales.
9 2n =BCB, ordenadores en 1rancia e Inglaterra calcularon más de =M.MMM ci$ras de 6i.
9 2n =BL=, 'anlell >!anAs Jsin relación con ^illiam >!anAsK y ^renc! obtuvieron en O !oras @N
minutos =MM.@LC ci$ras en un I4- QMBM.
9 2n =BON, %os!iaAi Tamura y %asumasa aanada, en menos de NM !oras, en un :IT"# --@OM :,
obtuvieron =L.QQQ.@ML J@@?K ci$ras.
9 2n &ulio de =BBQ %asumasa aanada y 'aisuAe TaAa!as!( obtuvieron C=.CNB.LMM.MMM ci$ras,
utilizando un :IT"#:I
"F5G -I> DE2 N/-2;G> === >;@@M= con =.M@? procesadores. 2stos &aponeses alcanzaron los
@ML.=CO.?NM.MMM en el a3o =BBB. 2l propio aanada llegó en @MM@ a los =.@?=.=MM.MMM.MMM
decimales de 6I.
2stadstica sobre los decimales de 6I 2n la siguiente tabla, y a modo de curiosidad, $iguran
los datos -,,tadsticos sobre la aparición de cada dgito en un n/mero deter- -ninado de decimales de
6I, #antidadldgito =MM.MMM =.MMM.MMM L.MMM.MMM.MMM CM.MMM.MMM.MMM @MM.MMM.MMM.MMM B.BBB BB.BCB CBB.BLN.MMC
C.MMM.M=@.L?Q @M.MMM.MNM,O?= = =M.=NQ BB.QCO LMENN.@LM ?BBB.BOL.@LN =B.BBB.B=?.Q== @ BBMO =MMM@L
CBBBBB.=LB C MMM.M@M B-NQ @M MMM.=NL.BQO N =M.M@C =MM.@@B LMM.MMM.@?N ?.BBB.B=?.?MC @M.MMM.MLB.NBN ?
B.BQ= =MM.@NM CBB.BCQ.?NB C.MMM.M@N.CBO =B.BBB.B@=.LB= C =M.M@L =MM.NCB LMM.M=Q.=QL ?.BBB.BB=.?BB
=B.BBB.B=Q.MCN L =M.M@B BB.C?O LMM.M=L.COO ?.BBB.B@O.NLO =B.BBB.OO=.C=C Q =M.M@C BB,OMM LMM.MMB.M??
C.MMM,M?OLM =B.BBB.BLQ.CB?
==@ 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F -emorizar decimales de 6l 2s tal el $ervor que crea el
n/mero 6l que desde !ace a3os se celebran campeonatos y récords del mundo para ver quién consi-
gue memonzar mayor n/mero de dgitos de 6I.
2n la actualidad, el ;écord del -undo lo tiene el &aponés :iroyuAi 5oto, que logró recitar de
memoria la $riolera de ?@.=BC decimales Jla distancia en metros del -aratónK. :iroyuAi estuvo reci-
tando decimales de 6l durante @L !oras Ja casi un dgito cada dos segundosK.
N/mero de dgitos memorizados 6ersona "3o BNM Nigel :odges J5ran 4reta3aK =BQN =.=== 1red 5ra!am J#anadáK
=BQN =.@=M Tirnot!y 6earson J5ran 4reta3aK =BQN =.CMC 2dward #. 4erberic! JE>"K =BQ? N.M@C -ic!ael Xo!n
6oF$itney J5ran 4reta3aK =BQ? ?.MBL >imon 6lou$$e J#anadáK =BQC C.MCM -ic!ael Xo!n 6oultney J5ran 4reta3aK
=BQQ L.NCM 'avid >anAer JE>"K =BQO =M.MMM 'avid >anAer JE>"K =BQO =M.L@C 'avid 1iore JE>"K =BQB ==.B??
:ans 2berstarA J"ustriaK =BQB =C.=C= :ideaAi Tomoyori JXapónK =BQB =C.=OL #reig!ton #arvello J5ran 4reta3aK
=BQB @M.MMM :ideaAi Tomoyori JXapónK =BQB @M.M=N #reig!ton #arvello J5ran 4reta3aK =BOM N=.O== ;a&an
-a!adevan JIndiaK =BOC ?M.MMM :ideaAi Tomoyori JXapónK =BOQ ?@.=BC :iroyuAi 5oto JXapónK =BBC
#"6TEFo N Técnicas y trucos para calcular me&or =.
INT;G'E##IóN Fa importancia del cálculo mental N nuestra sociedad todo se reduce a
representaciones numéricas, a estadsticas. #on esta evidente prermisa es $ácil de- ducir que una
$ormación nuniénico-lógica aportará una vi- = ón correcta para la vida práctica que no da ninguna
otra disciplina.
'esarrollar nuestra capacidad de cálculo no solo es de impor- ."licia para el aprendiza&e de las
matemáticas, sino, y sobre todo, .Sara desarrollar aspectos tales como la memoria, la
concentración, t atención, la agilidad mental, etc.
En correcto desarrollo de la capacidad de cálculo da a la per- ,ona la posibilidad de valorar de
$orma adecuada todo este mundo repleto de n/meros, estadsticas, porcenta&es, proporciones, des-
@uentos y operaciones, para interpretar en de$initiva todo ese len- gzua&e enga3oso que se esconde
tras las ci$ras.
6ienso que la rapidez y e,actitud en la realización de cálculos mentales más o menos comple&os,
producto del buen entrenaimento, no son la conclusión más importante de su aprendiza&e. Fa
seguridad psicológica y el desarrollo de ciertas $ormas de imaginación matemática son resultados
más importantes que los anteriores.
2studios psicológicos !ec!os con alumnos demuestran la $arni- liarización que una persona con
cierta !abilidad para el cálculo tiene con los n/meros, algo por otra parte evidente, recurriendo a
==? 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F combinaciones y relaciones entre ellos cada vez más
comple&as. No olvidemos que en pases donde se traba&a muc!o el cálculo desde temprana edad,
como pueden ser Xapón o #!ina, los alumnos están a la cabeza mundial en cuanto a $ormación
matemática se re$iere.
En buen mane&o del cálculo nos permite un correcto desarrollo de la capacidad lógico-deductiva.
'ebera cuidarse en la ense3an- za del buen dominio de las distintas operaciones y la razón
e,presada numé3eamente, ya que nunca una materia va a ser tan importante para la vida de cada
persona.
No !ay caminos reales 6ara me&orar nuestra capacidad de cálculo se requiere práctica. Nadie
nace aprendiendo, y practicar cualquier $aceta implica me&ora. 2n las sociedades modernas estamos
muy !abituados, demasiado para mi gusto, a utilizar la máquina para todo. 2sta utilización abusiva
lleva a no desarrollar las capacidades mentales, y en el caso del cálculo mental es algo obvio, ya
que muc!a gente utiliza para todo la calculadora, perdiendo as la posibilidad de desarrollar estas
!abilidades.
2l gran matemático 2uclides $ue uno de esos persona&es que !an pasado a la :istoria por su
contribución sin igual. 1ue autor de la obra sobre geometra Fos 2lementos, a la cual debe su
inmorta- lidad, y la cual rivaliza, por su di$usión, con los libros más $amosos de la literatura
universal.
>e cuenta que el rey egipcio 6tolomeo = JNML-@ON a. de #.K empezó a leerlo, pero se cansó
enseguida porque le costaba muc!o traba&o seguir los largos y minuciosos razonamientos. -andó
llamar a 2uclides y le preguntó si e,ista alguna va más corta y menos tra- ba&osa. 2uclides
respondió que no, que en matemáticas no !ay ca- minos reales, #ierto es que tampoco !ay can/nos
reales para el cálculo, pero s que !ay tmnicas que nos pueden ayudar, y con motivación S
Te#NI#"> % T;E#G> 6";" #"F#EF"; -2XG;, ==C= 'ráctica conseguiremos me&orar nuestro nivel.
"dernás. no cs nece- ,ano dedicarle demasiado tiempo, es más. se puede e&ercitar ]en-ras estamos
en la cola de la panadera, del médico. o al retirar un -iroducto en el supermercado. #ualquier
situación es buena sin ,Soste alguno en tiempo.
2n las siguientes páginas e,pondr* las me&ores técnicas los -e&ores entrenamientos, aplicados
por m mismo, para dominar el ai---te de calcular y llegar a ser una 7calculadora !umana8.
2l camino para convertirse en un buen calculador 2n este captulo veremos las cuatro
operaciones $undamentales. ,,umar, restar, multiplicar y dividir. También las potencias, races
@uadradas, c/bicas, la técnica del calendario para cualquier $ec!a y para un a3o concreto.
6orcenta&es, que tanto pululan en nuestra so- @iedad. También e&ercicios de gimnasia mental, como
ala/n truco numérico, o la resolución de cuadrados mágicos.
'aré una serie de conse&os y pautas para me&orar la !abilidad operando, as como e&ercicios
prácticos que $acilitarán, mediante un adecuado entrenamiento, un mayor dominio de los n/meros y
del cálculo mental. %, como repetiré en más de una ocasión, no olv(demos nunca una má,ima. 7No
solo es importante dar el resultado preciso, también lo es !acer estimaciones y apro,imaciones 8.
"ntes de entrar en las distintas operaciones, quiero resaltar la importancia de &ugar con n/meros.
%o aprend a calcular &ugando a las cartas a edad muy temprana, de esta $orma vea el n/mero en
un conte,to de &uego, de &uguete. >era muy aconse&able que los mi3os &ugasen a todo ese tipo de
cosas que llevan implcito el con- cepto de n/mero, de contar. 'esgraciadamente, en la sociedad
mo- derna se tiende al uso abusivo de la calculadura y de los Xuegos electrónicos, que poco o nada
estimulan la capacidad de cálculo y de e&ercicio mental.
==L 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F N.@. >E-"; Fa suma es la operación aritmética básica
y, por lo tanto, la más importante de todas para el cálculo puro, ya que en ella no se reve- lan como
en otras operaciones las propiedades de los n/meros.
" la !ora de dar un primer conse&o para me&orar la velocidad y precisión en las sumas, dira que lo
más importante es la repetición. ;epetir e&ercicios constantemente nos ayudará a $amiliarizamos
con la adición y poco a poco se ganará velocidad y soltura. No dudar en ning/n momento de la vida
diaria en practicar. >ituaciones !ay muc!as. &uguetear con las matrculas de los coc!es sumando
dgito a dgito, tratar de sumar los productos en un supermercado o practicar con un mazo de cartas.
"dquirir cierta destreza sumando es clave para poder realizar otro tipo de cálculos con soltura. 6or
ello, es la operación más im- portante y que más debemos tratar de me&orar.
-ecanismo para sumar me&or >iempre !e considerado que era más sencillo sumar de iz-
quierda a derec!a y no en la $orina que nos !an ense3ado Jde derec!a a izquierdaK. ;ecuerdo cómo
en el colegio siempre ten-ninaba de !acer las sumas mientras mis compa3eros seguan !aciendo los
cálculos.
6oder llegar a !acer sumas mentales a una considerable velocidad no es producto de la magia0
practicando adecuadamente puedes llegar a me&orar muc!o tu actual capacidad, todo es cues- tión
de proponérselo. % ya sabemos que las numerosas situacio- nes en que nos en$retamos a los
n/meros bien merecen un es$uerzo.
Fa venta&a de !acer las sumas de izquierda a derec!a son $un- damentalmente dos. por un lado, no
tenemos que llevar en cuenta el resultado de las unidades. % por otra parte, aunque no diésemos
Te#NI#"> % T;E#G> 6";" #"F#EF"; -2XG; ==Q resultado correcto, siempre será muc!o más
$ácil dar una apro,i----.ación si lo !acemos de izquierda a derec!a. % aprovec!o para in- en la
importancia que tiene !acer estimaciones o apro,imacio- Jaunque no calculemos el
resultado e,actoK. Yamos a dar una breve e,plicación sobre cómo podemos sumar
-lis dgitos más dos dgitos, !aciéndolo por este método.
Imaginemos que queremos sumar ?Q f N@.
Fa me&or estrategia será sumar ?Q f NM R QQ, y a ello f @ -Q f @ R QBK. 2s decir,
apro,imamos siempre uno de los su- --Sandos a n/mero e,acto para que resulte
más $ácil y, por su- <uesto, !acemos la suma de izquierda a derec!a.
6ara sumarlo sigue siempre el mismo proceso mental, nunca lo ares, de esta $orma
irás logrando velocidad sin dudar en la $orma -e !acerlo. No en vano, una de las
7obligaciones8 para ser calculista -Sitrarrápido, al menos en rm caso, es !acer las
operaciones siempre &.- la misma $orma.
L?f?O L?f?MfO =M?fO ==@.
Insisto en que la clave de me&orar en la velocidad sumando es ponerlo en práctica,
pero no solo en los e&emplos de este libro, sino -n cualquier situación que se nos
plantee.
Trata de sumar estos n/meros seg/n nuestro método. 9 CNf@? 9 L@fNC 9 ?Lf?? 9
?Qf@@ 9 NNf=L 9 OCfNN 9 ?Lf?@
==O 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F 9 CNf =Q 9 Q@f?C 9 OBfLN Fa estrategia para sumar
n/meros de tres dgitos es la misma que la que !emos utilizado para sumar n/meros de dos dgitos.
Fa cuestión es ir dando pasos en la suma e ir reduciendo su magnitud.
6or e&emplo, vamos a sumar L@O f ?NQ.
Fo que debemos !acer es tener en cuenta que ?NQ es igual a ?MM f NM f Q e ir sumando estas partes
por orden. L@O f ?MM R =.M@O =.M@O f NM R =.MCO =.MCO f Q R =.MLC >i tenemos que sumar ?NQ f
=CL0 =CL =MM f CM f L.
?NQ f =MM R CNQ CNQ f CM R COQ COQ f L R CBN 6ractica a!ora con estas sumas. 9 ?@OfNL@ 9
QNCf@@L 9 @CNf=Q? 9 LONfC@@ 9 C?NfNO= 9 @?Lf@NO 9 BOQf?NC 9 LC?fN@= 9 CL?fNCN 9 O?NfL@C
Te#NI#"> % T;E#G> 6";" #"F#EF"; NI2XG; ==B Todos los problemas de sumas pueden ser
resueltos por este método, la clave está en practicarlo muc!as veces e. insisto. en !a- cerlo siempre
de la misma $orma, tomar un !ábito de cálculo sin necesidad de pensar en cómo !acerlo. 4uscar en
de$initiva, que Scas mecánico.
En buen entrenamiento. las series de 1ibonacci Eno de mis &uegos $avoritos desde
que era un ni3o era el de las series numéricas de 1ibonacci Jcuyo concepto ya conocemosK, algo que
por aquel entonces desconoca que e,istiera con ese nombre.
2ste e&ercicio se puede realizar mentalmente y en cualquier mo- mento. 6or e&emplo, mientras
vamos en el autob/s. Fa serie con- siste en tomar dos n/meros y !acer que el siguiente sea la suma
de los dos anteriores.
2&ercicios "unque no sean n/meros de 1ibonacci propiamente dic!os, !az que las siguientes
secuencias numéricas sigan su lógica. O - =? - @@ - NL - CO... JO f =? R @@0 =? f @@ R NL0 @@ f NL R
CO...K Q- =C ...
B-=Q ...
=L-@C...
==-=?...
>i al principio te notas atascado, es normal. >i te lo propones, no tardarás en ganar velocidad.
Gtra $orma muy e$ectiva de practicar las sumas es ir de aba&o !acia arriba sumando. %o mismo
!aca muc!o este 7&uego8 y realmente se puede practicar mientras esperamos en el banco, en el mé-
=@M 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F dico o en la cola del cine. 'e esta $orma mantenemos la
mente en- tretenida, eliminando el estrés de la espera, y a la vez !acemos gimnasia mental, *qué
más se puede pedir+ = f @ f N f ? f C f L f Q f O f B f =M f == f =@ f =N f ...+ %a sumados sera.
= - N - L - =M - =C - @= - @O - NL - ?C - CC - LL - QO - B=...
6odemos !acerlo !asta el n/mero que queramos y, practicándolo, cada vez llegaremos a un n/mero
más alto.
Gtro e&ercicio que desde peque3ito !ago, y que también es muy /til para ganar velocidad, es el de
doblar n/meros mentalmente.
-e e,plico. pensamos en un n/mero, por e&emplo el Q, y lo vamos doblando mentalmente !asta
donde podamos o nos apetezca.
Q - =? - @O - CL - ==@ - @@? - ??O - OBL - =QB@, etc.
6rueba a doblar mentalmente los siguientes. ? =N ?= 2ste tipo de e&ercicios mentales, que se
pueden realizar de $orma sencilla en cualquier tiempo muerto, nos llevarán a tener una gran
agilidad de cálculo.
N.N. ;2>T"; ;estar sera quitar a una cantidad otra. 2s decir, lo opuesto a sumar.
Te#NI#"> % T;E#G> 6";" #"F#EF"; -2XG; =@= 'ado que restar no de&a de ser 7sumar al rev*s8.
potenciando la .labilidad sumando se va a me&orar a la vez la velocidad restando. 'e todas $ormas, a
continuación e,pongo las técnicas que yo aplico S-n la resta Jaunque muc!as veces, cuando resto.
no sé si estoy res- .ando o !aciendo la suma al revés, el proceso es muy mecánicoK.
6ara la mayora de las personas, restar es más di$cil que sumar, a que la tendencia natural es a
sumar, pero si continuamos e&erci- .ando de izquierda a derec!a y continuamos simpli$icando los
cál- @Fi los, podemos llegar a convertirlo en similar.
;estas de dos dgitos QN-@? Fo primero que !aremos será reducir la suma. 2sto es. QN-J@Mf?K
QN - @M R CN CN - ? R ?B >i nos encontramos ante la resta QQ - NB, podramos usar dos tipos de
estrategias y elegir la que nos resulte más $ácil. QQ - JNM f BK L J?M - =K aK QQ - NM R ?Q ?Q - B R NO
bK 6uedes !acerlo por la otra va. QQ - ?M R NQ NQ f = R NO
=@@ 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F #uando lleves unos das de entrenamiento, empezarás a notar que
cada vez lo !aces con más soltura y rapidez.
6rueba con estos e&ercicios. 9QN-@L 9OC-?N 9B?-NO LL-C? NB-=L OQ-?? LB-NN BC-?Q OL-@B C=-@@
;estas de tres dgitos Fas restas con tres dgitos son similares, lo /nico que !ay que mantener
es la técnica simpli$icada.
>i restamos BNL - ?@? J?MM f @M f ?K BNL - ?MM R CNL CNL - @M R C=L C=L - ? R C=@ >i la cantidad
que se sustrae se apro,ima a la centena, podemos optar por la siguiente va. LOQ - NBO J?MM - @K LOQ
- ?MM R @OQ @OQ f @ R @OB 6rueba con estos.
Te#NI#"> % T;E#G> 6";" #"F#EF"; -2XG; =@ N 9 QCL - ?B@ R 9 ONO - ?@? R 9 NQL - @C? R 9 LLO -
NBN R 9 =CQ - Q? R 9 BOM - @CB R 9 ?LQ - @NC R 9 QQQ - @BO R 9 O?N - @B? R 9 CCO - N@Q R
2&erccios En e&ercicio muy interesante que potencia la resta y, de paso, re- $uerza la suma, es el
de buscar el complementario a =MM de cual- quier n/mero de dos ci$ras.
6or e&emplo. el complementario a =MM de QN es el @Q, porque =MM - QN R @Q0 el de ?= es CB, porque
=MM - ?= R CB.
4usca el complementario de los siguientes, practicándolo aca[ barás mecanizando el proceso. ON
?Q LL NB O@ ?? BN @N CC ?L
=@? 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F N.?. -EFTI6FI#"; Ena vez traba&ados los apartados
anteriores, de suma y resta, !abrás adquirido el !ábito de !acer los cálculos de izquierda a derec!a
y, de esta $orma, te resultará más $ácil la técnica de multiplicar.
-étodo de izquierda a derec!a Imagina que tenemos que multiplicar ON , Q. -i propuesta es
!acerlo de la siguiente $orma. ON , Q R OM , Q f N , Q OM , Q R CLM N , Q R @= CLM f @= R CO=
J6ara multiplicar OM , Q !acemos Q , O y a3adimos un MK. >iempre !ay que descomponer la
multiplicación en operaciones más sencillas.
?@ , O R ?M , O f @ , O N@M f =L R NNL 2&ercicios 6rueba t/ con estas multiplicaciones. L? , N
R OC , L R NO , ? R C@ , L R @Q , O R
Te#NI#"> % T;E#G> 6";" #"F#EF"; NI2XG; L?, N R ON ,Q R ?= ,BR LN , L R NQ ,C R " medida que
vayas e&ercitándote lo verás más $ácil.
-ultiplicaciones con tres ci$ras Ena vez que consigas !acer mentalmente con cierta soltura
las multiplicaciones de dos dgitos, !acerlas de tres dgitos no te resul- tará muc!o más
complicado. Yamos a ver alg/n e&ercicio. ?@M , Q 'escomponemos el ?@M en ?MM f @M y nos
quedara J?MM f @MK , Q R ?MM , Q f @M , Q ?MM , Q R @.OMM @M , Q R =?M @.OMM f =?M R @.B?M >i el
n/mero de tres ci$ras no termina en cero, !acemos una descomposición más, por e&emplo. N?L , Q
JNMM f ?M f LK , Q NMM , Q R @.=MM ?M , Q R @OM L , Q R ?@ y a!ora sumamos. @.=MM f @OM R @.NOM
@.NOM f ?@ R @.?@@
=@L 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F Yamos con este. @N? , B J@MM f NM f ?K , B @MM , B R =.OMM
NM , B R @QM ? , B R NL =.OMM f @QM f NL R @.=ML 2n este tipo de e&ercicios corremos el riesgo de
olvidarnos de la primera operación parcial0 por ello, es importante que susurremos vanas veces el
primer cálculo, de esta $orma nos quedará grabado.
2&ercicios L=@ , L R @?O , Q R NQN , O R ?@= , C R LNL , O R =N? , Q R L?N , ? R ON? , L R @==
, B R Q?C , N R Fa anécdota de 5auss En e&emplo de lo que es la multiplicación lo Ilustra
una anécdota que le sucedió al genial matemático alemán aarl 2 5auss. Tena 5auss unos diez
a3os y estaba en clase con sus compa3eros cuando al pro$esor se le ocurrió una 7brillante8 idea para
poder escribir una carta a su amada. 6or ello, les puso el siguiente e&ercicio para que lo realizasen.
Te#NI#"> % T;E#G> 6";" #"F#EF"; -2XG; =@Q ,>umar todos los n/meros del = al =MM Tarea
su$iciente pareca esta para que el maestro tuviera i empo de realizar 7su labor8. >in embargo, no
contaba con que en zS,,a clase !aba uno de los más grandes genios que dieron las ma-
--ernáticas, dotado ya de unas cualidades e,traordinarias a edad -emprana.
5auss pensó cómo podra sumar los =MM primeros n/meros sin -iecesidad de realizar la ardua tarea
de sumarlos uno a uno, cosa que ya estaban !aciendo sus compa3eros.
"l cabo de unos pocos segundos 5auss llevó la respuesta a su inaestro que, seg/n se cuenta, quedó
anonadado por tan rápida res- puesta, pero más a/n cuando vio que el resultado era correcto.
*#ómo lo !izo 5auss+. 7>implemente8 pensó que. =MM f = R =M= BB f @ R =M= BO f N R =M= BQ
f ? R =M= y de esta $orma llegara !asta C= f CM R =M= 2s decir, todo suma =M= y estamos
utilizando todos los n/meros del = al =MM.
#omo todo suma =M= y se repite un total de CM veces, tan solo !ay que multiplicar =M= , CM para
obtener la suma de los n/meros del = al =MM.
% =M= , CM R C.MCM.
'e esta $orma, 5auss resolvió el problema y de&ó boquiabierto a su pro$esor. 5auss !aba utilizado
el 7cerebro8.
=@O 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F -ultiplicar es sumar repetidas veces. 'e !ec!o, con los
e&ercicios de multiplicación que os propongo estaremos practicando también la suma.
-étodo cruzado de multiplicación 2n &ulio de @MM@ tuve la $ortuna de !omologar por
primera vez mi ;écord 5uinness en velocidad multiplicando. 2ste nuevo récord $ue
realizado en la localidad alemana de 1lensburg durante una competición con otros
calculistas mentales.
6ara ello, consegu multiplicar dos n/meros de oc!o dgitos cada uno en CL,CM segundos.
2ste récord volv a batirlo en otras tres oportunidades, siendo mi actual ;écord -undial de
NO segundos.
" continuación voy a e,plicar la técnica que llevo a cabo para desarrollar esta
multiplicación, basada en sucesivas multiplicaciones y sumas cruzadas. Yeámoslo con un
e&emplo. Yamos a multiplicar C? , QN C? , QN N.B?@ Fo que !ago es lo siguiente. =K N c ? R
=@, coloco un @ y llevamos =.
@K = f N , C R = f =C R =L0 =L f Q , ? R =L f @O R ??, coloco un ? y llevamos ?.
NK ?fQ,CR?fNCRNB,ycolocounNB.
%a !emos terminado0 si lo practicas con papel y lápiz, comprobarás que no es tan di$cil.
Te#NI#"> % T;E#G> 6";" #"F#EF"; -2XG; =@B >i lo !acemos con tres dgitos por tres dgitos, la
cosa se com- ,Slica un poquito. 6or e&emplo. @CO , O?Q @CO , O?Q @=O.C@L 6asos a seguir. =K
-ultiplico Q , O, coloco un L llevamos C.
@K C f ? , O R C f N@ R NQ0 NQ f Q , C R NQ f NC R Q@, coloco un @ y llevamos Q.
NK Q f O , O R Q f L? R Q=0 Q= f ? , C R Q= f @M R B=0 B= f Q , @ R B= f =? R =MC, coloco un C y
llevamos =M.
?K =Mf O,C R =Mf?MRCM0 CMf?,@RCMf O RCO, coloco un O y llevamos C.
CK C f O , @ R C f =L R @=, coloco el @=, y ya terminamos la operación.
#omo se puede ver, voy cruzando las multiplicaciones, corriendo un lugar a cada paso que se va
dando.
6ara poder desarrollar este método multiplicativo se necesita muc!a rapidez y agilidad sumando, ya
que combina las multiplicaciones con sumas sucesivas. >in embargo, este método cuenta con la
venta&a de que solo se requiere una memorización a 7corto plazo8 Jen mi caso particular muy /til
porque me baso en la velocidad sumando, utilizando la memoria en menor medidaK.
También es cierto que se requiere otra cualidad, que es básica. una gran concentración.
En gran calculista de mediados de siglo, el !olandés ^in alein, consegua acortar el n/mero de
pasos de este método, gracias a que
=NM 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F se saba de memoria la tabla de multiplicar del = al =MM
Jalgo que conocan la mayor parte de calculistasK.
6ropongo que se e&ercite esta técnica empezando con multiplicaciones de dos dgitos. 6rueba con
las siguientes. ?Q , CO Q@ , =? CN , NO N.C. 'IYI'I; #on muc!a $recuencia nos
encontramos en la vida diaria con divisiones. *Duién no !a ido a cenar con amigos y al $inal del
banquete !a tenido que dividir la cuenta entre el n/mero de personas para ver a cuánto toca cada
una+ No es la división una operación $ácil de resolver con e,actitud de $orma mental. 'ado que es
la operación inversa a la multiplicación, si me&oramos en esta también obtendremos mayor soltura
para dividir.
Técnica para dividir Yoy a e,plicar la técnica que me&ores resultados me !a dado a la !ora de
e$ectuar divisiones.
Imagina que tenemos que dividir ?LC entre O J?LC . OK. Fo primero que debemos !acer es una
valoración del posible resultado.
Te#NI#"> % T;E#G> 6";" #"F#EF"; -2XG; = X = 'ado que O , =M es OM0 y O , =MM es OMM, la
respuesta va a ser un n/mero de dos ci$ras Jun n/mero entre =M y =MMK.
"!ora recurrimos a nuestra memorizada tabla de multiplicar de un dgito por un dgito, y vemos
que O c C es ?M J?MM es menor que ?LCK, y que O , L es ?O J?OM es mayor que ?LCK. #omo el
resultado tiene dos ci$ras o dgitos, va a ser un n/mero entre CM y LM.
%a tenemos !ec!a la apro,imación, ya tenemos algo muy importante, no lo olvidemos.
"!ora restamos ?LC - ?MM R LC, y lo dividimos entre O0 LC . OR O Jcon un resto de lK.
6or lo tanto, nuestra respuesta será CO y =\O.
2&ercicios 6ractica con las siguientes divisiones. LNO . Q R ?@O. L R NNC B R QCL C R ?=O .O R
Ena e,celente oportunidad para e&ercitar con la división es la de pasar euros a pesetas seg/n el
método que en las pró,imas páginas voy a e,poner y que espero pueda ayudarte en nuestra
convivencia con la nueva moneda.
6racticando con el euro Transcurridos ya cuatro a3os desde la aparición del euro, no de- &an
de salir in$ormes de que a los espa3oles nos está costando mu- c!o olvidamos de la a3orada peseta.
Incluso en encuestas !ec!as a
=N@ 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F pie de calle más del CMP de los espa3oles consideran que
&amás podrán olvidarse de ella y que siempre la tomarán como re$erencia.
Fa verdad es que no es nada $ácil, !emos convivido toda nuestra vida con una moneda con un valor
determinado y que de la no- c!e a la ma3ana se reduzca su valor numérico en más de =LL veces
!ace saltar por los aires todo el mecanismo mental asociado a algo tan !abitual como es la moneda
de cambio.
2n mi cabeza !ago muc!os cálculos mentales relacionados con la economa y, aunque me es$uerzo
constantemente por olvidarme del cambio de curos a pesetas, reconozco que a veces necesito tomar
como re$erencia la antigua moneda.
'e todas $ormas, creo que el !ec!o de poder !acer los cálculos es una ayuda muy importante no
solo para orientarnos, sino también para acercarnos muc!o más al concepto de curo y superar más
rápidamente el valoy de la peseta.
" continuación voy a mostrar cómo personalmente trans$ormo curos a pesetas, un método con el
que se puede alcanzar cierta me- cánica y dominio de las situaciones. Ena técnica que, dada la can-
tidad de veces en las que podremos ponerlo en práctica, nos puede servir, además de para !acer
menos traumático el cambio de moneda, también para e&ercitar el cálculo mental. No
desaprovec!emos, pues, la oportunidad.
6ara ello, por supuesto, es necesario perder el miedo a calcular y practicarlo de $orma tranquila y
rela&ada. Nunca !ay que partir de la idea de que 7nunca voy a poder calcularlo8, porque es el primer
paso, y decisivo, para el $racaso.
#ómo paso mentalmente de euros a pesetas >abemos que la conversión de curo a peseta se !izo de
tal $orma que = # R =LL,NOL pesetas.
6ara !acerlo mentalmente, vamos a olvidarnos de ese valor concreto y vamos a limitamos al
apro,imado de L # R =.MMM pesetas.
Te#NI#"> % T;E#G> 6";" #"F#EF"; -2XG; =NN "l $in y al cabo, el concepto de peseta ya no
e,iste. solo en .iuestras mentes, y por lo tanto la e,actitud no es relevante.
#omo L son mil pesetas, dominar la tabla del L es $undamental.
L , = L L , @ =@ L , N =O L , ? @? L , C NM L , L NL L , Q R ?@ L , O R ?O L , B R
C? L , =M R LM L , == R LL L, =@RQ@ L, =N RQO L , =? R O? L , =C R BM L, =LRBL 6">2-G>
'2 2E;G> " 62>2T">, DE2 Y" " >2; FG -I> I-6G;T"NT2 6or deba&o de un curo, es
decir, céntimos de curo Jdividimos entre L y multiplicamos por =MK.
2&emplos. =@ céntimos de euro, *cuántas pesetas son+ -uy sencillo, dividimos =@ entre L0 =@ . L
R @, y le a3adimos un cero R @M pesetas.
=@ céntimos de euro son @M pesetas.
=N? 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F *% @ Q céntimos de euro + @Q . L R ?,C. 2n este caso no
a3adimos cero, sino que movemos un lugar la coma R ?C pesetas.
>i nos agobia la idea de los decimales y lo queremos !acer más sencillo, llevamos el @Q al m/ltiplo
de L más cercano, en este caso el NM Jo el @? por aba&oK0 NM . L R C, y a3adimos el cero CM, por tanto
@Q céntimos de euro está muy cerca de CM pesetas.
*% QN céntimos de euro + Flevamos al m/ltimo de L más cercano, o sea, Q@, dividimos entre L R =@
y a3adimos el cero R =@M pesetas.
*?O céntimos+ ?O . L R O0 y a3adiendo un cero R OM pesetas.
*% si nos encontrarnos con más de un euro+ 2l sistema es el nismo con alguna lógica
modi$icación. 1amilianTcémonos con las equivalencias !asta L euros. = S2 R =LL ptas.
@ # R NNN ptas.
N S2 R CMM ptas.
? S2 R LLL ptas.
C 2 R ONN ptas.
L 2 R =.MMM ptas.
Te#NI#"> % T;E#G> 6";" #"F#EF"; -2XG; =NC 2&emplos L- @C euros cuántas pesetas son+
'ividimos entre L y la cantidad será en miles, por /ltimo a3adimos el resto.
@C . L R ?.MMM f = # , que nos queda de resto.
M sea, ?.=LL pesetas.
% C@ euros+ C@ . L R O.MMM f ? # , que son LLL pesetas. 6or tanto, O.LLL pesetas.
*% NB euros+ NB . L R L.MMM f N S2 R L.CMM pesetas.
*% con cientos de euros+ 6asemos a!ora a mane&ar cantidades superiores a los =MM euros.
2s muy sencillo, tan solo tendremos que dividir las dos primeras ci$ras entre L y a3adir un cuarto
cero.
* #uántas pesetas son ?OM euros + >i no queremos dividir el ?OM, !agámoslo con las dos primeras
ci$ras0 ?O . L R O J?O curos seran O.MMM pesetasK, pero a!ora a3adimos un cero más, o sea, OM.MMM
pesetas.
*% N=M euros+ Flevamos el N= al m/ltiplo más cercano de L, esto es, a NM. % NM . L R C, por lo que
NMM serán CM.MMM pesetas, y N=M serán CM.MMM pesetas f =M euros.
M sea, que NM euros son C.MMM pesetas.
=NL 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F Ena vez que tengamos soltura, al ver N =M veremos
rápidamente que está por encima de CM.MMM pesetas.
*:ablemos de miles de euros+ >abiendo que L.MMM euros son =.MMM.MMM de pesetas,
enseguida nos daremos cuenta de que cuando los euros aparezcan en miles la cosa se pone
7millonaria8.
*#uánto son =O.MMM euros+ -uy sencillo, dividimos =O . L R N, a3adimos los N ceros que nos
quedan de =O.MMM0 N.MMM, y los otros N ceros de siempre0 o sea, =O.MMM euros son apro,imadamente
N.MMM.MMM de pesetas.
* % cuánto CC. MMM euros + CC . L R B, esto es, B millones de pesetas Jy a/n sobran =.MMM eurosK.
>i consigues mane&ar con soltura estos cálculos Jte aconse&o que practiques !asta dominarloK, te
será muc!o más $ácil orientarte !asta que 7cambies el c!ip8 y tu mente acepte el euro sin mirar a la
peseta.
6ero, insisto, es $undamental perder el miedo y tratar a los n/- meros como amigos, procurando
evitar el bloqueo psicológico que con tanta $recuencia producen.
N.L. 6GT2N#I"> JN/-2;G> "F #E"';"'GK 2levar n/meros al cuadrado
'entro de las potencias resulta muy interesante la técnica para elevar los n/meros al cuadrado. %
elevar un n/mero al cuadrado es multiplicarlo por s mismo Je&. @ @ R @ , @ R ?K.
Te#NI#"> % T;E#G> 6";" #"F#EF"; -2XG; =NQ Fa técnica que paso a e,plicar es un buen
e&ercicio de cálculo, pues !ay que realizar varios pasos, siendo además muy agradecido, cuando lo
!agas varias veces te va a sorprender la agilidad que em- piezas a adquirir.
2stas cosas se entienden me&or con un buen e&emplo, as que vamos al grano. Yamos a elevar el
n/mero BL al cuadrado.
BL@ 2s muc!o más $ácil elevar =MM al cuadrado que BL, por lo tanto, procederemos de la siguiente
$orma. = .BL es ? menos que =MM, entonces vamos a restar ? al n/mero que queremos elevar al
cuadrado JBL - ? R B@K.
@. -ultiplicamos B@ , =MM R B.@MM, y ya tenemos la primera parte de la respuesta.
N. Fa di$erencia entre =MM y BL ya vimos que es ?. 6ues a!ora elevamos ? al cuadrado, y ? , ? R =L.
?. % !acemos la suma de estos dos /ltimos pasos. B.@MM f =L B.@=L.
6or lo tanto, BL @ R B.@=L.
2&emplo @ Yamos a elevar al cuadrado el N@. "pro,imamos a la decena más cercana JNMK y
calcularnos la di$erencia. N@ - NM R @.
N@ f @ R N?.
N? , NM R =.M@M.
@@ R ?. %, por /ltimo, =.M@M f ? R =.M@?.
N@ @ R =.M@?.
=NO 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F 2&emplo N "!ora uno un poco más complicado. LL @.
QM - LL R ?.
LL - ? R L@.
L@ , QM R ?.N?M.
?@ R =L.
?.N?M f =L R ?.NCL. 6or lo tanto, LL @ R ?.NCL.
2&ercicios Trata de resolver con nuestro método los siguientes cuadrados. ON @ R ?Q @ R B@@ R NO @
R L?@ R #on la práctica te darás cuenta que !abrá cuadrados que llegues a saber de memo3a, lo que
te !ará ir con mayor agilidad. No ven- dra mal tener memorizado que ==@ R =@=, o que =@ @ R =??...
te acabara dando mayores posibilidades y rapidez.
Gtros cuadrados pueden ser resueltos con truquitos más sencillos. Gbserva los que terminan en =, y
los que lo !acen en C. #uadrados que terminan en = C=@ Fo puedes !acer as.
Te#NI#"> % T;E#G> 6";" #"F#EF";-2XG; =NB CM @ R @.CMM CM , @ f = R =M= @.CMM f =M= R @.LM=
O=@ OM @ R L.?MM OM , @ f = R =L= L.?MM f =L= R L.CL= *1ácil, verdad+ 6ues de esta $orma estamos
!aciendo cuadrados a la vez que practicando sumas y multiplicaciones.
2&erctate con estas. L=@ R @=@ R Q=@ R N=@ R #uadrados que terminan en C 6ara los cuadrados
que terminan en C !ay un truco bien distinto, observa la técnica que podemos utilizar.
Yamos a elevar ?C al cuadrado J?C @K. Todos terminan en @C. % a!ora multiplicamos la decena J?K
por la decena más = J? f = R CK. %? , C R @M.
;espuesta. @.M@C.
Gtro e&emplo. QC@ Terminación siempre @C0 y Q , O R CL. 6or lo tanto, QC @ R C.L@C.
=?M 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F erc cios :az t/ estas. NC @ R BC @ R LC @ R @C @ R Te atreves con.
=MC @ R N.Q. ;"dH #E"';"'" 2n la época de estudiante a todos nos !a asustado el concepto
de raz cuadrada, y más a/n el calcularlo. 'e !ec!o, poca gente co- nozco que recuerde como se
desarrolla el algoritmo de raz cua- drada con lápiz y papel.
" continuación, voy a contar como yo lo !ago mentalmente si se trata de races e,actas con un
resultado !asta el =MM.
;aces con resultado de dos dgitos Fo primero que tenemos que !acer es memorizar la
siguiente tabla, con los cuadrados del M al B. M@RM =@ R = @@R? N @ B ? @ =L C @ @C
Te#NI#"> % T;E#G> 6";" #"F#EF"; -2XG; =?= L@ R NL Q@ R ?B O @ R L? B @ R O = Fa técnica es
la siguiente. Nos pregunta, por e&emplo, la raz cuadrada de C.N@B. Fa decena de la
respuesta la obtenemos $i&ándonos en las dos primeras ci$ras. CN.
Yamos a la tabla y CN está entre Q @ R ?B, y O @ R L?.
Fa decena será el menor del intervalo. Q.
Fa unidad la obtendremos $i&ándonos en la terminación. C.N@B termina en B.
Yolvemos a la tabla y vemos que en B terminan el N @ y el Q @. *#ómo saber si es uno u otro+
:acemos el cuadrado de QC y nos da C.L@C Jrecordar que termina en @C y multiplicamos Q ,
OK.
C.L@C es mayor que C.N@B, por lo tanto, la unidad va a ser un N, y nuestra respuesta será QN.
2&emplo @ ;az cuadrada de Q.MCL. 'ecena será O Jentre O @y B@K. Fa unidad será ? ó L JOC @
R Q.@@CK. 6or ser Q.MCL menor que Q.@@C, la respuesta será O?.
2&ercicios :az t/ las siguientes races cuadradas.
=?@ 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F =.NLB C.=O? LQL @.M@C ?.L@? #ómo e,traer decimales Yamos a
calcular races cuadradas para n/meros del = al =.MMM. 6ara !acer satis$actoriamente esta operación
debemos conocer per$ectamente los cuadrados del = al N =. Yoy a apuntarlos.
== =@= @= ??= N= BL= =@ =?? @@ ?O? =N =LB @N C@B =? =BL @? CQL =C @@C @C L@C
=L @CL @L LQL =Q @OB @Q Q@B =O N@? @O QO? =B NL= @B O?= @M ?MM NM BMM 2ste
método nos dará un resultado apro,imado, cuanto más alto sea el n/mero más cercano será nuestro
resultado al real, también dependerá de nuestra agilidad en el cálculo y de nuestra pericia.
#omo siempre se dice, un e&emplo vale más que mil palabras.
Te#NI#"> % T;E#G> 6";" #"F#EF"; -2XG; =?N 6aso #álculo 2,plicación = ;az entera J@?MK R
=C "l conocer per$ectamente los cuadrados del = al N= no nos costará identi$icar el entero.
@ @?M - =C @ R =C " @?M le restamos =C @.
N J=C==CK \ @ R M,C 2l resultado anterior lo dividimos por el entero del paso = y el resultado lo
dividimos entre @.
? =C f M,C R =C,C 2l resultado anterior más el entero nos da el resultado de$initivo.
2&emplo @ ;az cuadrada de ?C@.
6aso #álculo 2,plicación = ;az entera J?C@K R @= 2sta vez el entero es @=.
@ ?C@ - @=@ R ?C@ - ??= R == " ?C@ le restamos @=@.
N J== \ @=K \ @ R M,C@ \ @ R M,@L 2l resultado anterior lo dividimos por el entero del paso =
y el resultado lo dividimos entre @.
? @= f M,@L R @=,@L 2l resultado anterior más el entero nos da el resultado de$initivo.
#omo antes !e dic!o, puede !aber un peque3o de s$ase entre los resultados obtenidos y los reales,
aunque a medida que los n/meros crecen el margen de error disminuye.
=?? 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F 2&ercicios 6rueba con las siguientes races cuadradas.
LON ?OB @QQ OLO CC? N.O. ;"H #/4I#" 6ara las races c/bicas, yo utilizo un algoritmo que
paso a e,- poner a continuación y que nos va a desmiti$icar un poco la com- ple&idad de esta
operación.
2l truco 6ara poder !acer races c/bicas !ay que tener memorizada la tabla con los n/meros del
M al B elevados al cubo. M M = = @ O N @Q ? L? C =@C L @=L Q N?N O R C=@ B R Q@B
Te#NI#"> % T;E#G> 6";" #"F#EF"; -2XG; =?C #onocida esta tabla, sera muy sencillo realizar
las races e,ac- tas con resultado de dos dgitos.
>e pide a alguien que eleve un n/mero de dos ci$ras al cubo.
Ena vez elevado al cubo le pedimos que nos diga el resultado, y nosotros !aremos la raz c/bica Jel
inverso a elevar al cuboK. 2s decir, le calculamos el n/mero de dos ci$ras.
2&emplo. Nos dicen =M.L?O. >olo nos $i&amos en la terminación JOK, gracias a la cual obtene- mos
la unidad de la respuesta0 y en la cantidad anterior al punto de mil J=MK, gracias a lo que obtenemos
la decena.
Yamos a la tabla de los cubos. *Duién termina en O+ 2l que termina en O es el @, que será la
unidad -@. *2n qué intervalo está =M+ 2ntre O y @Q, o sea, entre @ y N Jtomamos siempre el anterior,
en este caso el @, que será la decenaK.
;espuesta. @@.
2&emplo n/mero @. ;az c/bica de B=.=@C. 2l C es el que termina en C0 -C. % B= está entre ? y C.
;espuesta. ?C.
2&emplo n/mero N. ;az c/bica de CQ=.QOQ. 2l N es el que termina en Q0 -N. % CQ= está entre el O y
el B. ;espuesta. ON.
'e esta nidsina $orma y modi$icando tan solo la tabla memorizada, podemos calcular races quintas
de n/meros de =M ci$ras, séptimas de n/meros de =? ci$ras, o races CQ de n/meros de ==? ci$ras.
% es que una de las propiedades de las potencias de ndice iinpar es que cada uno de sus =M dgitos
tiene siempre una terminación distinta.
=?L 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F 2&ercicios Ena vez conocida la técnica, intenta resolver las
races c/bicas de los siguientes n/meros. ?CL.CNN =QC.L=L @=.BC@ OM?.NCQ @Q?.L@C N.B.
#"F#EF"; '"> '2 F" >2-"N" Ena de las pruebas que más !ago y gustan es la de
calcular el da de la semana que $ue o será cualquier $ec!a que se pregunte Jes posible que alguno
de mis lectores me !aya visto en televisión o escuc!ado por la radio !aciendo esta pruebaK. 6ues
bien, voy a e,plicar el truquillo, más bien lo de$inira como técnica, que utilizo para llevarlo a cabo.
Técnica para calcular el dia de la semana de cualquier $ec!a 6ara ello, tengo
memorizado un código numérico de =@ dgitos de tal $orma que cada dgito equivale
a uno de los =@ meses del a3o.
2nero R M.
1ebrero R N.
-arzo R N.
"bril L.
-ayo =. Xunio ?.
Xulio L.
Te#NI#"> % T;E#G> 6";" #"F#EF"; -2XG; =?Q "gosto R @. >eptiembre R C. Gctubre R M.
Noviembre N.
'iciembre C.
>i nos preguntan qué da de la semana $ue el @? de agosto de =BLQ, procederemos de la siguiente
$orma. =.M @? - el da.
@.M @ - equivalencia a agosto, en nuestra tabla.
N.M LQ - dos /ltimas ci$ras del a3o.
?.U =L - Jparte entera de dividir LQ entre ?, obtenemos as el n/- mero de bisiestosK.
>umamos estos ? pasos @? f @ f LQ f =L y nos da =MB.
Fo dividimos entre Q y obtenemos un cociente igual a =C y un resto de ?, que es el dato que nos
interesa.
"!ora aplicamos la siguiente equivalencia. 'omingo M. Funes =.
-artes @.
-iércoles N.
Xueves ?.
Yiernes C.
>ábado L.
#omo nuestro resultado era un ?, esto implica que el @? de agosto de =BLQ $ue un &ueves.
6ara los meses de enero y $ebrero de a3os bisiestos Jaquellos cu- yas dos /ltimas ci$ras son
m/ltiplo de ?K tendremos que restar uno al resultado $inal.
=?O 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F Fa $órmula es válida para todo el 7#alendario 5regoriano8,
desde =CO@, !aciendo peque3os a&ustes. Tal cual está escrita, sera para $ec!as desde el = de enero
de =BMM, !asta el N= de diciembre de =BBB.
1ec!as desde el = de enero de @MMM !asta el N= de diciembre de @MBB !acemos lo mismo, pero al
$inal sumamos L Jo restamos =K al resultado.
'e @=MM a @=BB los mismos pasos, pero sumando ? al $inal. 'e @@MM a @@BB sumamos @ como
/ltimo paso. 1ec!as anteriores. 'esde =OMM !asta =OBB sumamos @. 'e =QMM a =QBB sumamos ?. 'e
=LMM a =LBB sumamos L.
Te recomiendo que practiques con tu propia $ec!a de nacimiento o la de tus $amiliares y amigos, o
incluso mirando un calendario para comprobarlo. >i se !ace varias veces, pronto se comprenderá el
mecanismo y veremos que no es tan di$cil como quizá de entrada parece Jtema aparte es el tiempo
que se tarde en resolverloK.
2n de$initiva, practicar con n/meros, mane&arlos sin miedo, es uno de los ob&etivos de este libro.
'as de la semana de un a3o concreto 'ominando lo que a continuación te cuento, siempre
llevarás un calendario en tu mente y, de esta $orma, podrás en cualquier si- tuación calcular el da
de la semana de cualquier $ec!a del a3o en el que estás en pocos segundos.
"l partir de un a3o concreto, se reducen los pasos a seguir res- pecto a la $ónnula anterior.
Yamos a suponer que queremos saber una $ec!a de @MMQ, lo primero es tener memorizado el código
para este a3o, que es un M, vamos a ver por qué.
Te#NI#"> % T;E#G> 6";" #"F#EF"; -2XG; =?B Q . ? R = Q . Q R =, y el resto es igual a M Jen este
paso nos interesa el restoK.
>umamos los dos pasos. = f M R =, y recordemos que para los a3os de @MMM a @MBB se suma L.
% = f L R Q.
'ividimos Q entre los das de la semana, Q, y nos quedamos con el resto.
Q . Q R =, y el resto es igual a M.
#onclusión, para @MMQ el código que tenemos, y que ya podemos memorizar, es un M.
"!ora !acemos los mismos pasos que !icimos en cualquier $ec!a pero sin tocar los que conciernen
al a3o.
En e&emplo. 'a de la semana del =? de agosto Jde @MMQK.
=? Jel daK.
@ Jcódigo del mes de agosto seg/n la tabla que ya conocemos para los mesesK.
Fo sumamos =? f @ R =L.
"!ora dividimos entre Q y nos quedamos con el resto =L. @ R Q, y el resto es @.
% un @ es un martes, seg/n nuestra equivalencia. 6ractcalo, te aseguro que es muc!o más sencillo
de lo que al principio te pueda parecer.
Yamos con el =O de noviembre...
=OfNR@=0@= .QRN,yrestoM. En M es un domingo.
B de $ebrero...
B f N R =@0 =@ . Q R =, y de resto nos da C.
En C es un viernes.
=CM 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F 2&ercicios 6rueba t/ con estos para @MMQ.
=? de octubre.
NM de septiembre.
O de diciembre.
@Q de $ebrero.
=@ de enero.
L de &unio.
@M de mayo.
N= de agosto.
=? de abril.
2l da de tu cumplea3os.
>i queremos saber $ec!as de otro a3o distinto, solo tenemos que reducir los pasos !aciendo
previamente las operaciones para el a3o y memorizando el código correspondiente.
2ste e&ercicio es muy interesante para agilizar con las operaciones de cálculo y, por qué no
decirlo, para marcarse un buen tanto ante los amigos.
N. =M. F" 'I#T"'E;" '2F 6G;#2NT"X2 Yivas en el intrincado mundo de los
negocios o traba&es con más o menos !abilidad en cualquier otra actividad !umana, siempre estarás
sometido a una dictadura silenciosa e inevitable. la del tanto por ciento.
Fa palabra porcenta&e proviene del latn per centum Jpor cientoK. #uando queremos decir el @M por
=MM de las personas J@MPK, queremos decir @M de cada =MM personas.
Te#NI#"> % T;E#G> 6";" #"F#EF"; -2XG; =C= ;egla de tres Fa $orma matemáticamente
correcta de calcular porcenta&es es !aciendo una regla de tres. >i nos dicen que de una clase de ?N
es- tudiantes =@ son rubios, *qué porcenta&e son rubios+ 6rocederemos de la siguiente $orma. >i de
?N.. ..... ... ................................................... =@ rubios.
'e cada =MM ..................................................... *+ rubios.
;ecuerda que en una regla de tres multiplicamos en cruz. =@ , =MM R ?N *+ =.@MM R ?N *+ =.@MM .
?N R *+ *+ R @Q,B 6or lo tanto, serán rubios el @Q,BP.
:ace unos meses pude apreciar cómo una buena amiga que preparaba oposiciones para la
"dministración Jcom/n es !acer e&ercicios de cálculo en concursos y oposicionesK !aca cálculo de
porcenta&es con la regla de tres que acabamos de ver. "s se lo !aban e,plicado en la academia, lo
cual me parece demasiado 7rgido8. 6or ello, te cuento cómo resuelvo yo este tipo de problemas.
Truquillo que te aconse&o "qu recomiendo que utilicemos la lógica y una sencilla multi-
plicación, de esta $orma evitaremos !acer por completo la regla de tres. Yamos a comparar.
=C@ 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F 2&emplo. >i en un grupo de LM personas nos dicen que el @MP
llevan ga$as, *cuál es el n/mero de personas que las llevan+ 'e cada =MM 'e LM ;egla de tres. @M
personas llevan ga$as ............................. *+ personas llevan ga$as .............................
@M , LM R =MM *+ =.@MM R =MM *+ =.@MM. =MM R *+ *+ R =@ personas llevan ga$as.
Fo que yo propongo 2l @MP de LM lo calculamos multiplicando @ , L R =@ personas llevan ga$as.
>e requiere una sencilla multiplicación y aplicar la lógica. Ya un e&emplo de lo que quiero decir
con esto. >i $uese el =CP de LM, multiplicara =C , L R BM, y como BM no pueden ser, aplico la
lógica, quito el cero, y seran B.
>i $uese el =CP de LMM, !ago lo mismo. =C , L R BM, que, con aplicación de la lógica, vemos que es
BM.
>i nos piden el =CP de L, mantengo la misma multiplicación. =C , L R BM. 2s evidente que el =CP
de L, aqu no puede ser BM, tampoco B, por lo tanto será. M,B.
*% el =CP de L.MMM+ 6ues será... BMM. 2tcétera.
Nos vamos de compras #alcular porcenta&es es muy importante a la !ora de ir de compras y
ver descuentos0 de esta $orma podremos saber lo que nos re- ba&an, y también lo que pagaremos
tras el descuento.
Te#NI#"> % T;E#G> 6";" #"F#EF"; -2XG; =CN " continuación voy a dar unos sencillos trucos para
evitarnos la regla de tres y calcularlo rápidamente. >e requiere multiplicar bien, restar y aplicar la
lógica.
2&emplo = Yamos de compras y un determinado producto nos cuesta OM euros, pero tiene un
descuento del =MP. *#uánto nos cuesta el producto+ #onstantemente veo a las dependientas, por
supuesto con cal- culadora, !allar el =MP de OM JOK y restarlo de OM JOM - O R Q@K.
2l conse&o que yo doy ante este tipo de cálculo es que se busque el complementario del descuento
J=MPK.
2s decir, si nos descuentan el =MP, estaremos pagando el BMP, por lo que podemos multiplicar los
OM euros por el BMP.
"qu !ay que usar la lógica, O , B R Q@ euros.
2&emplo @ >i estamos ante un descuento del ?MP de algo que cuesta LM, vamos a calcular
el ?MP de LM.
? , L R @?, que es lo que nos descuentan. Nosotros pagaremos el LMP del producto, o sea,
L , L R NL euros.
2&emplo N >i algo nos cuesta =@M euros y nos descuentan el OP. -ultiplicamos O , =@ R
BL, y utilizamos la lógica, ya que el OP de =@M nunca puede ser BL, será B,L JB,LM eurosK.
>iempre &ugamos con la coma en $unción de criterio lógico.
=C? 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F 6ara calcular lo que nos cuesta el producto una vez !ec!o el
descuento, tan solo tendremos que restar, =@M - B,LM R ==M,?M.
2n este caso no !allamos el complementario del OP, que es B@P, por la sencilla razón de que
multiplicar un n/mero por B@ se complica un poquito.
2&emplo ? >eguimos comprando, a!ora vemos un producto reba&ado un NMP, el precio es de QM
euros.
N , Q R @= euros de reba&a. >i vemos un producto que cuesta QO,@N euros y nos descuentan el @MP,
yo recomendara que se despreciasen los céntimos a la !ora de !acer el cálculo, de esta $orma
daremos una apro,imación muy válida y nos evitamos complicar el cálculo.
QO , @ es =CL, pero como no puede ser, pues sera =C,LM el descuento del producto.
2&ercicios 6ractica con estos. >i tenemos los siguientes descuentos, *cuánto nos descuentan en
cada uno de ellos, y cuánto pagamos al $inal+ =MP de ?M R @MP de NC R LMP de OM R NMP de ?@
R @MP de Q?M R
Te#NI#"> % T;E#G> 6";" #"F#EF"; -2XG; =CC 5azapos de porcenta&es 2n materia de
porcenta&es se pueden ver constantemente erro- res, a veces intencionados y otras porque
simplemente no se do- mina bien el concepto.
Fa Eniversidad de >alamanca Yamos a analizar el siguiente dato, aparecido en la prensa
de >alamanca. Fas universidades de >alamanca -la p/blica y la 6onti$icia!an perdido entre
las dos un ==, N?P del alumnado en el curso aca- démico @MMC-@MML con respecto al a3o
anterior Fa Eniversidad de >alamanca re/ne a @L.CO@ alumnos$rente a los @ Q.OOL del
periodo anterior J-?,LOPK, mientras que la 6onti$icia de >alamanca con- centra L.C=L
alumnos, un L,LLP menos que en @MM?-@MMC cuando matriculó a Q.=CO alumnos.
2videntemente, no se pueden ir sumando porcenta&es de esta $on-na, porque acabaramos
rebasando el =MMP, lo bueno del tema es que !ay solo dos Eniversidades en la bella ciudad
castellana, porque si !ubiese ?M a buen seguro que !ubiesen superado el =MMP o, lo que es
lo mismo, se !ubiesen quedado con menos alumnos que cero.
Gtro porcenta&e atragantado Fo de los porcenta&es en titulares de prensa resulta ser una cosa
patológica. Gbserva el siguiente titular de prensa. #onstruir una vivienda de NM m@ cuesta un NQP
más que una de BM.
=CL 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F 2l problema se incrementa cuando en el primer párra$o se
man- tienen en sus trece. 2l coste de construir un piso de NM -@ es un NL,LP mayor que el de uno
tres veces superior JBM metros cuadradosK, seg/n un estudio realizado por el #olegio G$icial de
"pare&adores y "rquitectos Técnicos de -adrid a partir de precios de mercado.
>iguiendo esta misma proporción, quizá uno de NMM m@ nos salga a ? euros...
2videntemente, lo que quieren decir es que el coste por metro cuadrado es un NQP más caro en una
de NM metros cuadrados que en una de BM.
Yiendo estos gazapos surge aquella vie&a idea de que, en deterini- nadas cuestiones o ante
determinadas personas, lo importante es lo que quieren decir, no lo que dicen.
N.==. N/-2;G> #GN -"5I" " continuación paso a e,poner una serie de n/meros que
tienen una magia especial y con los cuales se pueden !acer trucos. 'e esta $orma siempre podemos
impresionar a $anliares y amigos.
2l mágico n/mero =.??N 2l n/mero =.??N se puede multiplicar rápidamente por otro de dos
dgitos JabK dividiendo ababab entre Q.
Yamos a comprobarlo con un e&emplo. 2scribimos =.??N y pedimos un n/mero de dos dgitos. Nos
dicen, por e&emplo, el LQ.
6ensamos en LQL.QLQ y lo dividimos mentalmente entre Q, escribiendo el resultado de izquierda a
derec!a.
Te#NI#"> % T;E#G> 6";" #"F#EF"; -2XG; =CQ 2l resultado es BL.LO=.
6or lo tanto, =??N , LQ R BL.LO =. % si multiplicamos =M. =M = por cualquier n/mero de dos dgitos,
ab, el resultado será siempre ababab.
6rueba t/ con este. =.??N , ON.
Fa magia del =?@.OCQ.=?N 2scribimos en un papel el n/mero =?@.OCQ.=?N. " continuación
pedimos otro n/mero de O dgitos al azar Jnos dicen, por e&emplo, ?LO.NCQ.@?QK.
"!ora decimos que vamos a multiplicar mentalmente los dos n/meros de nueve ci$ras.
=?@.OCQ.=?N , ?LO.NCQ.@?Q 6rocederemos de la siguiente $onna. 'ividiremos el segundo n/mero
repetido entre Q.
?LO.NCQ.@?Q.?LO.NCQ.@?Q . Q Fo !acemos mentalmente para no levantar sospec!as, y escribiendo el
resultado de izquierda a derec!a.
LLBMO=QO@MBQLCN@= *'ónde está el truco+ =?@.OCQ.=?N es igual a =.MMM.MMM.MM= . Q >i se
multiplica =.MMM.MMM.MM= por cualquier n/mero de B dgitos, abc. de$ g!i, el producto será,
obviamente, abc. de$ g!i. abc. de$ g!i.
2l truco con el N.NLQ >e puede multiplicar cualquier n/mero de dos ci$ras JabK por N.NLQ sin
más que dividir ababab entre N.
2&emplo. 2scribimos N.NLQ y pedimos un n/mero de dos ci$ras Nos dicen el C?, y a!ora !acemos lo
siguiente. C?C?C? N R =O=.O=O >i $uese N.NLQ , NQ NQNQNQ N R =@?.CQB Fa razón de que esto
sea as es porque N.NLQ R =M. =M = . N.
Fa magia - =.MOB 6ara este truco !ay que !acer los siguientes pasos. =. 6ide a alguien que
escriba un n/mero de tres dgitos, de tal $orma que el dgito de la centena sea mayor que el de la
unidad.
@. " continuación dile que reste al n/mero inicial el mismo n/- mero pero escrito al revés.
N. "l resultado que le de que le sume el n/sino n/mero, pero escrito al revés.
9 a!ora t/ le dices que su resultado es... =.MOB.
9 tu respuesta será siempre correcta.
Yamos a ver estos dos e&emplos a la vez. Q?L -L?Q ON@ - @NO MBB fBBM CB? f?BC =.MOB =.MOB
Te#NI#"> % T;E#G> 6";" #"F#EF"; -2XG; =CB lb n/mero $avorito 6iensa en tu n/mero
$avorito, !a de ser del = al B, y anótalo en la calculadora.
"!ora multiplcalo por =@.N?C.LQB. "l resultado multiplcalo por B. 'a al igual y... >orpresa.
W$tuco del complemento a B Gtro truco de 7mago8 es el del complemento a B, y consiste en lo
siguiente. 6edimos un n/mero de tres dgitos al azar. Nos dicen, por e&emplo, el L?N.
Fo escribimos dos veces en un $olio.
L?N L?N " continuación pedimos otro n/mero de tres dgitos Jnos dicen, por e&emplo,
el CL@K y lo colocamos deba&o del primer L?N. 'eba&o del segundo L?N colocamos el complemento
a B de CL@.
2s decir, restamos de BBB el n/mero CL@. % BBB - CL@ R ?NQ, que es el complemento a B de CL@.
L?N L?N CL@ ?NQ % a!ora decimos que vamos a e$ectuar mentalmente las
dos multiplicaciones y sumar ambos resultados.
;esolución. L?N - = R L?@. >u complemento a B es NCQ Jporque BBB - L?@ NCQK, de tal $orma que la
suma de los dos productos es L?@.NCQ.
=LM 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F *#uál es el truco+ Fa suma de los dos productos es igual al
producto de L?@ , BBB, que a su vez equivale al de L?N , =.MMM menos L?N.
Truco para adivinar la edad 2ste truco nos permitirá adivinar la edad de una persona Jy de su
madreK de $orma muy original. 6ara ello le pedimos que !aga las siguientes operaciones Jsi utiliza
calculadora, dar al R tras cada pasoK. =. -ultiplicar su edad por @.
@. >umar C.
N. -ultiplicar , CM.
?. >umar la edad de su madre.
C. ;estar NLC.
" continuación pedimos que nos diga el resultado y, !aciendo lo siguiente,
obtendremos la edad de esa persona y la edad de su madre. =. >umamos ==C al
n/mero que nos !an dado.
@. Fas dos primeras ci$ras serán la edad de esa persona y las dos /ltimas la edad de
su madre.
Yamos a verlo con un e&emplo. imaginemos que esa persona tiene @C a3os y su
madre tiene CQ.
=. @C,@RCM @. CMfCRCC N. CC , CM R @.QCM ?. @.QCM f CQ R @.OMQ C. @.OMQ - NLC R
@.??@
Te#NI#"> % T;E#G> 6";" #"F#EF"; -2XG; =L= 2l resultado que nos darán será @.??@, solo
tendremos que su- marle ==C.
@.??@ f ==C R @.CCQ 'e tal $orma que nuestro amigo tiene @C a3os y su madre CQ.
N.=@. 5I-N">I" -2NT"F Fa importancia de e&ercitar la mente 2studios realizados
demuestran que e&ercitar el cálculo previene de en$ermedades mentales, de igual $orma que el
e&ercicio $sico previene de en$ermedades $sicas. #omo ya !e comentado, en cualquier momento
del da se pueden !acer estos e&ercicios, pocas cosas resultan tan $áciles de practicar y sin gasto de
tiempo. en la cola del banco, &ugando a las cartas, en el supermercado, con las matrculas de los
coc!es... podemos !acer peque3os cálculos, siendo uno de los me&ores y más /tiles e&ercicios de
gimnasia para nuestra mente que puede !aber.
2n apartados anteriores ya podemos !acer e&ercicios de cálculo y gimnasia mental con cada una de
las operaciones. 'e todas $ormas, vaya este apartado para e&ercitar con algo antiqusimo, como son
los cuadrados mágicos Jlos populares sudoAu tienen cierto parecido pero sin sumarK.
5imnasia con cuadrados mágicos "l !ablar del LLL vimos el concepto de cuadrado mágico.
>e co- locan n/meros distintos en los casilleros de tal $orma que sumando las $ilas, columnas o en
diagonal, dan el mismo resultado. Te prononp,o a continuación ono intentos resolver loq si pii i
entes-
2NT;2N"-I2NTG -2NT"F =. #onstruye un cuadrado mágico de N , N cuya suma de $ilas y columnas
sea @?. 2s decir, tienes que colocar en cada casillero los n/meros que quieras, sin repetir, y que
sumando cada $ila, cadad columna, o en diagonal, sume @?.
@. #onstruye otro de N , N cuya suma sea =O.
N. #onstruye un cuadrado mágico de ? , ? cuya suma sea igual aN?.
Te#NI#"> % T;E#G> 6";" #"F#EF"; -2XG; =LN ?. #ompleta el siguiente cuadrado para que sea
mágico.
== =@ O =Q =N B =O =? @N =B =C C. ;ellena el
siguiente de C , C. = @M @N @? @ =M =Q @C =? =C ?
Q @= @@ == =B
=L? 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F L. #onstruye un cuadrado con los primeros nueve n/meros
pares.
Q. #onstruye otro cuadrado mágico con los B primeros n/me- ros impares.
#"6TEFo ? Fos grandes calculistas #0H<.n N(Aolaev 4odanov-4eIsAy en el cuadro
7-ental calculation8.
?. =. '"TG> ;2F2Y"NT2> lo largo de la 1Istoria se !an dado algunos casos de personas
con !abilidades realmente e,cepcionales para desarrollar cualquiera de las actividades !umanas.
=LL 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F 2n este captulo vamos a tener la oportunidad de !ablar de
una de las !abilidades más curiosas que se puedan dar en el ser !u- mano. la !abilidad para !acer
todo tipo de cálculos comple&os a ve- locidades de vértigo con la /nica ayuda de la mente.
?. =. =. Fos iNicios 2sta es una !abilidad que se mani$iesta en la mayora de los ca- sos en
edades muy tempranas, que pueden oscilar entre los cuatro y oc!o a3os. #uriosamente, !a !abido
un buen n/mero de calculis- tas que perdieron la $acultad con el paso del tiempo, aunque otros la
conservaron !asta edades muy avanzadas.
?.=.@. 1"#TG; 52NeTI#G 2l !ec!o de que vanos de los grandes calculistas !ayan tenido
$amiliares con una gran capacidad de cálculo parece indicar que la $acultad pueda tener un
componente !ereditario, quizá como todo en la vida. 'e todas $ori-nas, quisiera a3adir que tal vez
sea tanto M más importante el ambiente en el que la persona se desarrolle, es decir, en los estmulos
que el ni3o reciba desde la más temprana edad. 2n mi caso concreto se estimuló la !abilidad con los
&uegos de mesa, sobre todo de cartas, y también de esa maravilla que es el a&edrez. 2stos estmulos
pueden iniciarse desde la etapa de beb*.
?.=.N. INT2FI52N#I" 52N2;"F 2n cuanto a su relación con la inteligencia general, curiosamente se !a
dado alg/n e&emplo de calculadores prodigiosos con un cierto retraso mental, considerados poco menos que
máquinas
FG> 5;"N'2> #"F#EFI>T"> =LQ de calcular Jeste es el caso de los llamados idiot-savantv, de
los que tenemos e&emplos en páginas postenioresK.
6or otra parte, !a !abido muc!os casos de !ombres brillantes, incluso genios, dotados de una
asombrosa capacidad para mane&ar los n/meros.
?.=.?. :2-I>12;IG> #2;24;"F2> 2n la mayor parte de los casos es el !ernis$enio izquierdo el que
regula la capacidad anitni$$ica, aunque parece que no siempre es as. No obstante, estudios realizados
demuestran que un OLP de personas con lesiones en el !ermis$erio izquierdo perdieron la !abilidad para el
cálculo.
?.=.C. :G-4;2> % -EX2;2> 6ocas son las mu&eres reconocidas como prodigios del cálculo. 2l
desequilibrio entre !ombres y mu&eres probablemente derive de las distintas oportunidades para
demostrar su talento. 2n la actuali- dad tienden a igualarse las oportunidades entre !ombres y
mu&eres, pero no siempre $ue as.
#abe aqu citar el e&emplo de una de las grandes mu&eres matemáticas, >op!ie 5ermain, dotada de
un gran talento, pero que tena que asistir a las clases de matemáticas vestida de !ombre, ya que las
mu&eres no tenan acceso a este derec!o.
?.=.L. #IF#EFG % -2-G;I" "unque el cálculo y la memoria son !abilidades distintas, no es
menos cierto que con $recuencia se asocia al prodigio del cálculo con una gran memoria,
particularmente para n/meros.
Yese a que pana Sa ge-nSt noym-áS tS un ceso consciente Jse
tendran memorizados métodos para las distintas operacionesK, dada la e,traordinaria rapidez para
calcular de los prodigios del cálculo, se !a sugerido que una parte del proceso debe ser inconsciente.
6ersonalmente me atrevera a a$irmarlo, ya que cuando sumo una columna de dgitos, por e&emplo,
consigo !acerlo a una media sostenida de seis dgitos por segundo y soy incapaz de e,plicar cómo
lo !ago. >implemente los veo y los sumo tan rápido como la vista los recoge, siendo para m igual
verlos que sumarlos, tardo lo mismo. Fa verdad es que no sé cómo lo !ago, simplemente lo !ago, y
no encuentro ninguna di$icultad para ello.
2l !ec!o de que los calculadores ultrarrápidos podamos e$ectuar operaciones de $orma inconsciente
presenta una clara ven- ta&a, ya que las manipulaciones inconscientes son más rápidas que las
conscientes. 6or esta misma razón tenemos problemas para describir cómo procedemos realmente.
2l gran matemático y calculista "le,ander "itAen comentó lo siguiente sobre el papel del
inconsciente en sus cálculos. :e notado a veces que mi mente tena que anticiparse a mis ini-
ciativas voluntarias0 !aba obtenido la respuesta antes incluso de !aber decidido !acer el cálculo. Fo
veri$icaba y en cada ocasión quedaba sorprendido de ver que el resultado era correcto. >upongo
Jpero no estoy seguro de que la terminologa sea la adecuadaK que !aba intervenido un proceso
inconsciente. -e parece que el inconsciente puede estar activo a varios niveles y creo que cada uno
de estos niveles está caracterizado por una velocidad propia, distinta de la de nuestro estado de
vigilia ordinario en el que los procesos mentales son más bien lentos.
=QM 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F ?.=.B. #"F#EF"'G;2> YI>E"F2> % "E'ITIYG> Fos
prestigiosos psicólogos "l$red 4inet y Xean--artin #!arcot estudiaron el $uncionamiento mental de dos
calculadores prodigiosos. Xacques Inaudi y 6ercles 'iamandi. >us resultados están consignados en el libro de
4inet sobre los grandes calculadores y &ugadores de a&edrez.
"ntes de los estudios del psicólogo $rancL se admita que los prodigios del cálculo vean los n/meros
mientras calculaban.
2sto no era muy plausible, pues algunos de ellos no saban ma- ne&ar los n/meros por escrito. Fa conclusión
de 4inet $ue que !ay al menos dos tipos de calculadores. los visuales, como el caso de 'iamandi Jvea los
n/meros mientras calculabaK, y los auditivos, como Inaudi Jlos oaK.
2l descubrimiento $ue tan sorprendente, que 4inet y #!arcot interrogaron con insistencia a Inaudi. 2ste $ue
categórico. Gigo los n/meros y es mi odo el que los retiene0 los oigo reso- nar en mi odo tal como los !e
pronunciado con mi propio timbre de voz y esta audición interior persiste en m durante buena parte del da.
Interrogado otra vez, Inaudi dio la precisión siguiente. Fa vista no me sirve de nada0 dira incluso que me es
muc!o más di$cil acordarme de los n/meros cuando se me comunican por escrito que cuando se me
comunican oralmente. -e siento bastante incómodo en el primer caso. Tampoco me gusta escribir los
n/meros0 el escribirlos no me servira para recordarlos. 6re$iero orlos.
1inalmente, algo e,asperado, declaró. >e me pregunta si veo los n/meros. *cómo podra verlos, cuando !ace
apenas cuatro a3os que los conozco y ya calculaba mentalmente muc!simo antes+
FG> 5;"N'2> #"F#EFI>T"> =Q= = .Fos calculadores auditivos son precoces. #on $recuencia
aprenden a calcular mentalmente antes de a leer y escribir Jmuc!os de ellos son pastores que
durante la in$ancia solo !aban aprendido a contarK. Fos visuales, aunque precoces, aprendemos
antes a leer y escribir.
@. Fos calculadores auditivos calculan de izquierda a derec!a, método que descubren por s
mismos. Fos calculadores vi- suales llevamos a cabo, con $recuencia, multiplicaciones cruzadas.
N. Fos calculadores auditivos tienen un comportamiento ner- vioso, desarrollan tics y mun-nuran al
calcular. >uelen ser !i- peractivos. 2n comparación, los calculadores visuales somos plácidos.
?.@. #">G> '2 6;G'I5IG> '2F #IF#EFG 'entro de los prodigios del cálculo
tenemos e&emplos muy va- riados. desde grandes genios matemáticos !asta pastores de ove&as que
tenan un talento increble para contarlo y calcularlo todo, y !asta casos de idiot-savants Jidiotas-
sabiosK.
6aso a continuación a e,poner los casos más notables de prodigios del cálculo.
2l eminente matemático Xo!n ^al$is estaba dotado de una e,traordinaria memoria y capacidad de
cálculo. 2ntre sus logros más destacados podemos citar la creación de un algoritmo para calcular
decimales del n/mero 6I.
#uenta ^allis que en una noc!e de insomnio llegó a calcular la raz cuadrada de un n/mero de ?M
ci$ras, recordándolo y escribiéndolo al da siguiente. >e sabe que el resultado era erróneo en solo
dos dgitos.
^allis también dio sentido a los n/meros imaginarios y $ue, además, el creador del smbolo con el
que representamos al in$inito.
=Q@ 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F Eno de los más grandes matemáticos que la !umanidad !a
dado, Feon!ard 2uler, también era e,traordinariamente !ábil con los n/meros.
>u legado no !a sido superado en la larga !istoria de las matemáticas. 2n cantidad y calidad sus
logros son apabullantes. >us traba&os, reunidos en sus Gpera Gmnia, ocupan unos QM vol/menes,
testamento de este genio suizo que cambió la $az de las matemáticas.
2uler $ue tutelado por otro grande, Xo!an 4emoulli, que pronto vio sus cualidades.
2n =Q@Q $ue nombrado rmTembro de la "cademia ;usa de >an 6etersburgo, la cual buscaba
rivalizar con las grandes academias de 6ars y 4erln.
2uler !a sido descrito por sus contemporáneos como un !om- bre amable y generoso que
dis$rutaba con los sencillos placeres de cultivar !ortalizas y contar relatos a su prole de trece !i&os,
algo que resulta recon$ortante, ya que no necesariamente a un genio de este calibre lo tiene que
acompa3ar una personalidad neurótica.
>u aportación $ue tan inmensa que se cuenta que catalogar y recopilar su obras se prolongó
cuarenta y siete a3os después de su muerte. 2n prácticamente todas las ramas de las matemáticas
!ay grandes teoremas atribuidos a 2uler. YI, 6ues bien, otra $aceta de la que al propio 2uler le
gustaba !ablar era la de calculista.
>us investigaciones en teora de n/meros se vieron apoyadas por el !ec!o de que dominaba
Feon!ard 2uler mentalmente no solo los primeros =MM n/me- ros primos, sino también sus
cuadrados, cubos, cuartas, quintas y se,tas potencias. 2ra capaz de !acer men- talmente di$ciles
cálculos, algunos de los cuales requeran retener en la cabeza !asta CM ci$ras. "rago cuenta de él que
calculaba sin es$uerzo aparente. Igual que una persona respira o un águila se mantiene en el aire.
FG> 5;"N'2> #"F#EFI>T"> =QN :ablar de "ndré -arie "mpére, nuestro siguiente caso de
$enómeno del cálculo, es !acerlo de uno de esos prodigios que muy de vez en cuando da la
!umanidad.
"prendió a calcular a la edad de cuatro a3os, y es que la aritmética es una de las cualidades que
primero empiezan a mani$estarse en este tipo de genios. #on apenas doce a3os ya !aba alcanzado a
dominar la matemática más avanzada.
"mpére es com/nmente conocido por su ley sobre el magnetismo y por ser el $undador de la rama
de la $sica que conocemos como electrodinámica, y el primero en usar el vocablo corriente para
identi$icar a la electricidad, legándonos además los medios para medirla. el amperio y el ammeter.
6ese a ello, también $ueron importantes sus contribuciones en campos tan diversos como las
matemáticas, la biologa, la poesa o la psicologa.
>u vida personal estuvo llena de tragedias. >u padre, un adine- rado $uncionario de la ciudad, $ue
guillotinado durante la ;evolución 1rancesa, y la muerte de su esposa en =OMN le causó una
pro$unda depresión. "mpére murió de neumona a la edad de sesenta y un a3os. 2l &uicio de su vida
es claro a partir del epita$io que eligió para su lápida. Tandem$$li, J"l $in $elizK.
% de genio a genio, porque aarl 1redric! 5auss está considerado como uno de los grandes
matemáticos de la :istoria Jalgunos autores lo sit/an &unto a "rqumedes y Newton en la c/spideK.
>us contribuciones a la matemática, $sica, óptica o astronoma $ueron de una importancia
e,traordinaria. Nunca publicó un traba&o !asta asegurarse de que estaba per$ectamente elaborado,
por lo que no !ay manera de saber cómo obtena sus resultados. "l e$ecto, él mismo deca. ...
#uando se $inaliza un edi$icio no deben quedar visibles los andarnios.
=Q? 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F 2sta caracterstica suya !izo que tras su muerte se
encontrasen importantes resultados que no !aba dado a conocer, con lo que su $ama siguió
creciendo.
#on veinticuatro a3os escribió su más relevante obra, 'isquisitiones "rit!meticae, donde, entre
otras, inventó la aritmética modular, para estudiar problemas aritméticos relacionados con la divisi-
bilidad J!oy en da es básica en #riptogra$aK.
5auss $ue un ni3o prodigio, mostrando sus impresionantes !a- bilidades aritméticas a la increble
edad de tres a3os, !abilidad que le acompa3ó durante toda su vida.
" esta tempransima edad aprendió a leer y a !acer cálculos mentales con tanta !abilidad que
corrigió los cálculos de una nó- rmna que estaba revisando su padre.
También es muy conocida la anécdota ya contada de cómo $ue capaz de sumar los n/meros del = al
=MM en pocos segundos.
Nuestro siguiente persona&e, Hera! #o=burn, $ue uno de los más $amosos calculistas !abidos.
Nacido en Yermont, 22. EE., tena seis dedos en cada mano y en cada pie Jme pregunto si sera
determinante a la !ora de que el &oven Herali se interesase por el cálculoK.
#uando tena solo cinco a3os se descubrió su !abilidad para calcular y se inició su carrera
pro$esional como calculista, dando desde entonces numerosas e,!ibiciones por Norteamérica y
2uropa.
-uc!os $ilóso$os lo cali$icaron como el más e,tra3oXenómeno en la :istoria de la !umanidad que
quizá !aya e,istido.
>u $ama alcanzó tan altos niveles que persona&es como 1araday, -orse o Faplace !ablaron de él.
^as!ington Irving y otros admiradores intervinieron para $avorecer su educación, primero en 6a-
rs y luego en Fondres, y el propio Napoleón e,presó su deseo de conocerlo personalmente.
2l gran matemático inglés ^illiam ;owan :amilton con$esó !aberse iniciado en las matemáticas
tras ver una e,!ibición del &o-
FG> 5;"N'2> #"F#EFI>T"> =QC ven Herali en 'ubln. -e a$icioné entonces a rea$izar largas
operaciones aritméticas mentalmente. 2,traa races cuadradas y c/bicas y meditaba todo lo
relacionado con las propiedades de los n/meros.
Herali aprendió la tabla de multiplicar !asta el =MM antes de que pudiese leer o escribir.
#uando se le pidió multiplicar @=.QN? por C?N di&o en poco tiempo. ==.OM=.CL@. "l preguntarle
cómo lo !aba !ec!o, e,plicó que C?N es igual a =O= veces N, y como era más $ácil multiplicar por
=O= que por C?N, !aba multiplicado primero @=.QN? por N y luego el resultado por =O=.
>us poderes para el cálculo decrecieron con la edad. Yolvió a "mérica cuando tena @M a3os,
e&erciendo luego otros diez como misionero metodista.
2n =ONN publicó su pintoresca autobiogra$a titulada " -emoir o$ Hera! #o=burn.- written by
!imseSJ.. wit! !is peculiar met!ods o$ calculation.
2n el momento de su muerte, a los treinta y cinco a3os, ense3aba lenguas e,tran&eras en la
Eniversidad de Norwlc!, en Yermont.
2l caso de 5eorge 6arAer 4idder es el de otro ni3o prodigio, que empezó a calcular a la edad de
seis a3os.
Nació en Inglaterra en =OML. " la edad de nueve a3os $ue presentado ante la ;eina, donde
respondió a numerosos problemas de cálculo causando gran asombro.
6arece ser que aprendió a contar y calcular &ugueteando con piedrecillas y botones.
>u padre encontró una $orma de vida tan agradable con las demostraciones del &oven 5eorge que
descuidó por completo la educación de su !i&o.
Importantes pro$esores de la Eniversidad quedaron prendados no solo con su !abilidad para el
cálculo, sino con su inteligencia general, de tal $orma que persuadieron a su padre para que recibiera
educación, algo que !izo gratuitamente en los me&ores colegios.
=QL 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F 5eorge 6arAer 4idder >u paso por la Eniversidad de 2dimburgo $ue
brillante, graduándose y convirtiéndose en uno de los me&ores ingenieros de su época.
Fos poderes de cálculo de 4idder no decrecieron con la edad. 6oco antes de su muerte, acaecida en
=OQO, alguien citó lante de él que !ay NL.B=O de ondas de luz ro&a por pulgada. >uponiendo que la
velocidad de la luz es de =BM.MMM InI$$las por segundo, *cuántas ondas de luz ro&a, se preguntaba,
llegarán al o&o en un segundo+ No !ace$alta que lo calcules, di&o 4idder. 2l n/mero de vibraciones
es ???.?NN.LC=.@MM.MMM.
Yarios $amiliares de 4idder se distinguieron por una memoria prodigiosa, y su !i&o tuvo, en menor
grado, una capacidad como la suya.
Truman :enri >a$$ord nació en Yermont, 22. EE. 1ue un ni3o precoz, empezando a mostrar
interés por la aritmética a los tres a3os, pero sus padres no descubrieron su talento innato !asta los
seis. " partir de entonces, el &oven prodigio adquirió importantes conocimientos de aritmética,
álgebra y geometra.
Eno de sus pro$esores, 4en&amin 6ierce, di&o de él que sus ca- pacidades de cálculo están
acompa3adas de un gran poder de abstracción y de concentración raramente observable e,cepto en
las mentes más privilegiadas.
#uando tena nueve a3os se le sometió a un test, respondiendo a cuestiones tales como el n/mero
de segundos que !ay en @Q a3os0 decir los dos n/meros que suman O y cuyos cubos suman =C@ JC y
NK0 o las races c/bicas de N.Q@N.OQC y C.=QQ.Q=Q= de $orma instantánea.
FG> 5;"N'2> #"F#EF=>T"> =QQ " los diecioc!o se graduó en :arvard y $ue pro$esor de
"stronoma y director del Gbservatorio de 'eambom. 1ue el descubridor de algunas ne- bulosas,
además de calcular las órbitas de algunos planetas y cometas.
1ue un calculador audi- tivo, que realizaba movimientos nerviosos mientras calculaba.
;econozco que tengo una Truman :enry >q$$nrd. especial debilidad por nuestro siguiente
protagonista. >rinivasa ;amanu&an.
1ue ;amanu&an uno de los más curiosos genios que !a dado la !umanidad. Nacido en el seno de una $an---
iilia pobre de la India en =OOQ, estaba dotado de una capacidad intuitiva para las matemáticas muy inusual.
>in tener los tradicionales estudios matemáticos, consiguió logros importantsimos gracias a su capacidad de
abstracción y a su portentoso dormnio de los n/meros y sus propiedades. >u presentación en Gccidente $ue a
través de una carta que envió al prestigioso matemático inglés 5. :. :ardy con varios de sus teoremas y
$órmulas matemáticas.
#uando :ardy lo leyó !izo el siguiente comentario. Nunca !aba visto antes nada ni siquiera parecido. Ena
o&eada es su$iciente para comprender que solamente podan ser escritas por un matemático de la más alta
categora. Tenan que ser ciertas, porque si no lo $ueran, nadie !abra tenido su$iciente imaginación para
inventarlas.
=QO 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F Tena una memoria e,traordinaria, pudiendo recordar las
carac- tersticas de los di$erentes n/meros de una manera casi misteriosa. #omo él mismo deca,
cada entero positivo es uno de mis amigos personales.
"ntes de su $allecimiento, de tuberculosis a los treinta y tres a3os, :ardy $ue a visitarlo y de
entonces nos cuenta la siguiente anécdota. Ena vez $ui a verlo cuando yaca en$ermo en 6utney.
6ara rom- per el !ielo le conté que !aba via&ado en un ta,i cuyo n/mero me resultaba un tanto
inspido, el =.Q@B. ;ápidamente me respondió. 7No, arr/go, no, es un n/mero muy interesante. 2s
el n/mero más peque3o que se puede e,presar como la suma de dos cubos de dos $ormas di$erentes.
=@ al cubo f = al cubo0 y =M al cubo f B al cubo8.
Traba&aba por intuición a partir de e&emplos numéricos, pero a3adió a su memoria, a su paciencia y
a su capacidad de cálculo, un poder de gene ralización, un sentido de la $orma y una capacidad de
mo- di$icación rápida de sus !ipótesis realmente sorprendente, que lo sit/an, en su campo, en el
lugar más destacado.
#omo su mentor :ardy >rinivasa ;amanu&an. vuelve a decirnos. 6robablemente,
;amanu&an !abra sido me&or matemático si lo !ubieran descubierto y educado un poco en su
&uventud. :abra descubierto más cosas nuevas y, sin duda, de mayor importancia. 6or otra parte,
!abra sido menos parecido a ;amanu&an y más seme&ante a un pro$esor europeo, y as la pérdida
!ubiera sido tal vez mayor que la ganancia.
FG> 5;"N'2> #"F#EFI>T"> =QB "le,ander #raig "itAen $ue un eminente matemático
neozelandés cuyas contribuciones al álgebra, análisis nume rico y a la estadstica $ueron notables.
" los trece a3os ingresó en una es- cuela para superdotados. >u gran a$ición, como la de otros
muc!os calculadores, era la m/sica, llegando a ser un virtuoso violinista y compositor.
Fa mayor parte de su vida la pasó en 2dimburgo, donde logró un grand- ". #. "(tAen.
simo prestigio como pro$esor en la Eniversidad.
"itAen tena una memoria prodigiosa y estaba dotado de unas condiciones enormes para el cálculo
y para la creación matemática. 2ra capaz de reconocer n/meros primos sin apenas es$uerzo.
>e sabe que conoca de memoria la tabla de multiplicar al me- nos !asta el =MM y los cuadrados de
n/meros de cuatro dgitos con poco es$uerzo. 2n sus con$erencias siempre se esperaba con sumo
interés que !iciese demostraciones de cálculo y memoria.
Xo!n Yon Neumann $ue uno de los padres de la computadora moderna. También desarrolló la rama
de las -atemáticas conocida como Teora de Xuegos.
6ues bien, este genial matemático !/ngaro Jque adquirió la na- cionalidad estadounidenseK estaba
dotado de una gran capacidad para el cálculo.
>e cuenta la anécdota de que durante la >egunda 5uerra -undial estaban reunidos en Fos Ilamos,
Nuevo -é,ico Jdonde se gestó la creación de la bomba atómicaK, cuatro genios de la $sica y las
matemáticas. Xo!n Yon Neumarin, 2nrico 1ermi, 2dward Teller y ;ic!ard 1eynman.
#ontinuamente se lanzaban ideas y siempre que !aba que e$ectuar un cálculo matemático Jnos
cuenta ;obert XungA citando a otro $sicoK 1errni, 1eyrimann y Yon Neumann se ponan en acción.
1ermi empleaba una regla de cálculo, 1eynmann
una calculadora de mesa y von Nenmann su cabeza. Fa #abeza terminaba normalmente la primera,
y es notable lo pró,imas que es- taban siempre las tres soluciones.
?.@. =. #">G> '2 I'IGT->"Y"NT> ;ainman "l !ablar de casos espec$icos de autismo con
capacidades asombrosas, inmediatamente se me viene a la mente la pelcula ;anman,
protagonizada por 'ustin :o$$man, que !ace un sober- bio papel por el que este recibió el Gscar de
:ollywood.
;ainman, basada en un caso real, nos sit/a en la vida de un persona&e J;aymond 4abbit en la
pelculaK con un peculiar tipo de autismo, a los que se conoce como 7ldiot savants8 JIdiotas sabiosK.
Fos 7savant8 poseen unas e,traordinarias !abilidades mentales para aquello que les pueda llamar
la atención.
2sto es as porque están muy en su mundo, lo que implica una concentracón e,trema sobre algo
que les llame la atención y les motive. 'e esta $ori-na, pueden llegar a adquirir una memoria Jmás
que cálculo en sK o una capacidad de contar increbles.
6or e&emplo, ;ainman contó el n/mero de palillos que se !a- ban cado al suelo de un simple
vistazo.
También memorizó una gua de telé$onos, para luego recitarle a una camarera su n/mero de
telé$ono con tan solo verle el nombre.
Gtra de las !abilidades que mostró ;ainman en la pelcula $ue su capacidad para &ugar a las cartas,
a través de una muy peculiar e ine,plicable técnica de conteo.
-i cita con #asimiro 2n diciembre de @MMC tuve la oportunidad de conocer a un idiot-savant
en la localidad cántabra de Torrelavega.
FG> 5;"N'2> #"F#EFI>T"> =O= En periodista que me !aba entrevistado me !abló de un
se3or mayor con un grado de autismo y una peculiar !abilidad para !acer cálculos de $ec!as Jalgo
relativamente $recuente en estos ca- sosK. Tras conseguir el n/mero de telé$ono de su $amilia, no
de&é pasar la oportunidad de visitarlo.
#on gran amabilidad, $ui recibido y pude !ablar as con #asimiro, un se3or de unos sesenta a3os,
prácticamente ciego y con un peculiar autismo.
'espués de !ablar con su $amilia y sondearlo también a él con algunas preguntas, pasé a
comprobar cómo realizaba la prueba del calendario.
Fe pregunté una batera de unas @M $ec!as, en todas di&o correc- tamente el da de la semana en que
!aba cado, pero también di&o algo más...
"nte mi asombro, cuando le pregunté la primera $ec!a, =? de agosto de =BQQ, su respuesta, en
apenas siete u oc!o segundos, $ue la siguiente. 1ue un domingo y... en Torrelavega aquel da cayó
una tor- menta muy grande...
#ierto es que $ue un domingo. 'esconozco si cayó una tormenta o no, pero, seg/n su $amilia,
#asimiro no sabe mentir. 2s más, ante todas las $ec!as di&o algo que aquel da !aba ocurrido y que
!aba quedado de $orma iristeriosa grabado en su mente.
#uando le pregunté por el O de agosto de =BNN, #asimiro no supo responder. 2sto me !izo
comprender que tiene grabado el da de la semana de las $ec!as que !a vivido y puede recordar,
a3adiéndole más datos, pero que realmente no calcula, ni utiliza ning/n algoritmo espec$ico, al
menos como nosotros lo de$iniramos.
#asimiro no sabe calcular, ni siquiera sabe leer y escribir, su principal a$ición es or la radio Jno sé
!asta qu* punto la escuc!ará, o simplemente la escuc!a a su maneraK.
FGSl- 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F 'esgraciadamente, los autistas inteligentes o savants, as como
los más comunes autistas no savants, poseen caractersticas del desorden que les !ace prácticamente
imposible llevar una vida plena independiente.
Xededia! 4u,ton 1ue un gran&ero inglés nacido en =QM@ en 2linton. "prendió a calcular a la
edad de doce a3os y era un $anático de la memoria. >u $ama como calculista lo llevó a Fondres,
donde alguien lo acompa(ó a ver una representación de ;icardo III, de >!aAespeare. "l $inal,
cuando le preguntaron si le !aba gustado, él respondió que el actor principal !aba dic!o =?.??C
palabras y dado C.@M@ pasos. 6ara 4u,ton era una mana contarlo y medirlo absolutamente todo.
2sta capacidad para memonzar lo llevaba a !acer grandes multiplicaciones mentales, recordando
las partes de la multiplicación durante largos periodos de tiempo.
2l caso de los gemelos Nos cuenta Gliver >acAs, en su libro 2l !ombre que con$undió a su
mu&er con un sombrero, el caso de los gemelos Xo!n y -ic!ael.
2stos !ermanos $ueron muy $amosos en los a3os LM en 22. EE., siendo llevados a programas de
televisión y apareciendo en nume- rosas revistas. 2l plato $uerte de sus !abilidades era el decir el
da de la semana de cualquier $ec!a que se les preguntara. Fos gememos dicen. 'ganos una$ec!a
de los /ltimos o de los pró,imos ?M. MMM a3os, y casi al instante responden el da de la semana que
$ue. Gtra $ec!a, gritan, y se repite la operación. >e puede apreciar que mue- ven los o&os y los $i&an
de un modo peculiar cuando !acen esto, como si estuviesen desplegando, o escudri3ando, un
paisa&e interior, un calendario mental.
FG> 5;"N'2> #"F#EFI>T"> =ON Fa memoria que tienen para los n/meros es e,cepcional, y
posiblemente (limitada. 6ero cuando uno pasa a e,aminar su capacidad de cálculo, resulta que lo
!acen asombrosamente mal Jno son capaces de !acer bien una resta o una suma simplesK.
>e los denomina 7calculadores del calendario8, y, sin embargo, son incapaces de calcular y carecen
de las nociones más básicas de la aritmética. 6ese a ello, se !a llegado a la conclusión de que rea-
lizan esta prueba con el algoritmo que se utiliza para los cálculos calendáricos J$orman en su mente
algoritmos inconscientementeK.
2n otro momento, contin/a Gliver >acAs, se cayó de su mesa una ca&a de cerillas y su contenido se
esparció por el suelo. 7 === 8, gritaron ambos simultáneamente0 y luego, en un murmullo, Xo!n di&o
7NQ8., -ic!ael repitió esto, Xo!n lo di&o por tercera vez y se paró. #onté las cerillas Jme llevó un
ratoK y !aba ===.
-*#ómo pueden contar las cerillas tan de prisa+ -pregunté. -Nosotros no contamos -di&eron-.
Nosotros vimos las ===. -% por qué murmuraron ustedes 7NQ8 y lo repitieron tres ve- ces+
-pregunté a los gemelos.
-NQ, NQ, NQ --di&eron al unsono.
>u realidad es que, simplemente, !aban visto el n/mero de ce- rillas en un relampagueo.
Nos cuenta Gliver >acAs un tercer episodio en su estudio de los gemelos. 2staban los !ermanos
sentados en un rincón, sonrientes, una sonrisa con$idencial y misteriosa, una sonrisa que yo no les
!aba visto nunca, gozando de la e,tra3a paz y el e,tra3o placer del que parecan dis$rutar. -e
acerqué silenciosamente para no molestarlos.
6arecan encerrados en un singular diálogo puramente numérico. Xo!n deca un n/mero de seis
ci$ras. -ic!ael escuc!aba el n/mero, asenta, sonrea y pareca saborearlo. Fuego él deca a su vez
otro n/mero de seis ci$ras, y entonces Xo!n era el que escuc!aba y lo consideraba muy
detenidamente. "l principio parecan dos entendi-
=O? 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F dos en vinos que estuviesen saboreando caldos diversos,
compartiendo sabores e,óticos, valoraciones e,óticas. -e senté all en silencio, sin que me viesen,
!ipnotizado, desconcertado.
:aba tal seriedad y concentración en los gemelos, por lo general e,citados y distrados, que me
limité a anotar los n/meros con los que estaban &ugando y que les procuraban un gozo que
saboreaban en comunión.
Flegué a mi casa, prosigue >acAs, y busqué tablas de potencias, $actores, logaritmos y n/meros
primos, recuerdos y reliquias de un periodo e,tra3o y aislado de mi propia in$ancia en que yo
también $ui una especie de rumiador de n/meros, un 7vidente8 numérico, y sent una pasión e,tra3a
por los n/meros. %o ya tena una !ipótesis, y con esas tablas pude con$irmarla. Todos los n/meros,
los n/meros de seis ci$ras que los gemelos !aban estado intercambiándose eran primos Jn/meros
que solo pueden dividirse por s mismos y por la unidadK. *:aban tenido los gemelos acceso a
alg/n libro como el mo y se !aban memorizado los n/meros primos, o estaban, de alg/n modo
inconcebible 7viendo8, por s solos, n/meros primos, de $orma parecida a como !aban visto las ===
cerillas+ 'esde luego, no podan calcularlos, ya que eran absolutamente incapaces de calcular.
Yolv al pabellón al da siguiente, llevaba conmigo el valioso libro de n/meros primos. Fos
gemelos estaban encerrados en su comunión numérica, como el da anterior, sin decir nada, me un
a ellos. "l principio mostraron recelo, pero al ver que no deca nada, reanudaron su 7&uego8 de
primos de seis ci$ras.
"l cabo de unos minutos decid incorporanne al &uego, aven- turé un n/mero, un primo de oc!o
ci$ras Jevidentemente, lo !aba memorizado previamenteK, >e giraron los dos !acia m, luego se
quedaron silenciosos e inmóviles, con una e,presión de absoluta concentración. :ubo una larga
pausa Jde casi un minutoK y luego s/bita y simultáneamente sonrieron los dos.
:aban visto de pronto, tras un proceso interno incompresible, que mi n/mero de oc!o ci$ras era un
n/mero primo, y esto les produ&o claramente una gran alegra, una alegra doble0 primero porque yo
!aba introducido un elemento nuevo de &uego, un primo de
FG> 5;"N'2> #"F#EFI>T"> =OC oc!o ci$ras, de un orden con el que no se !aban
encontrado !asta entonces0 y, en segundo lugar, porque era evidente que yo me !a- ba dado cuenta
de lo que estaban !aciendo, me !aba gustado, me !aba causado admiración, y me !aba unido al
&uego.
>e apartaron un poco, para de&arme sitio, un &ugador nuevo, un tercero en su mundo. 'espués,
Xo!n se pasó un rato pensando y $ormuló un n/mero de nueve ci$ras0 -ic!ael replicó con otro
n/mero de nueve ci$ras. %o, por mi parte, y tras ec!ar un vistazo subrepticio al libro, a3ad mi
propia aportación un tanto des!onesta, y pronuncié un n/mero de =M ci$ras.
Yolvieron a quedarse callados un buen rato, inmóviles, atónitos0 y luego Xo!n, tras una pro$unda
meditación, $ormuló un n/- mero de =@ ci$ras. %o no tena ning/n medio de comprobarlo y no
pude responder, pues n/ libro de primos no recoga más n/meros de =M ci$ras. 6ero -ic!ael s,
aunque debió tardar cinco minutos.... y al cabo de una !ora los gemelos estaban intercambiando
n/meros primos de !asta @M ci$ras, o eso supongo que eran, ya que no te[ na ning/n medio de
comprobarlo.
Fos gemelos no !aban memorizado ninguno de estos n/meros y, sin embargo, conseguan
7calcular8 sin saber calcular. Tienen una sensibilidad asombrosa para los n/meros, no son
calculadores propiamente dic!os porque desconocen el propio arte de calcular, quizá ni les interese
saberlo. >u en$oque de los n/meros es 7(có- nico8, con&uran e,tra3as escenas de n/meros, !abitan
entre ellas0 vagan libremente por grandes paisa&es de n/meros0 crean, dramat/rgicamente, todo un
mundo constituido por n/meros. Tienen una imaginación singularsima, y de esta $onna pueden
imaginar n/meros. Yen los n/meros como un enorme paisa&e natural. Yen los n/meros como sus
amigos, sus aliados, dentro de su mundo autstico. Ni siquiera se les puede llamar calculadores
porque no calculan, viven en un mundo armónico y esa armona la dan los n/meros. No les interesa
ni el brillo de las estrellas ni el corazón del !ombre.
%, sin embargo, los n/meros son para ellos, concluye Gliver >acAs, no 7solo8 n/meros, sino
signi$icaciones, signi$icadores cuyo signi$icando es el mundo.
?.@.@. GT;G> #"F#EFI>T"> 6;G12>IGN"F2> 5iacomo Inaudi $ue el nombre de uno de los calculistas
más $amosos y de los que más conocemos, ya que $ue estudiado por uno de los me&ores psicólogos de la
época, "l$red 4inet.
Nació en =OLQ en el seno de una $amilia pobre del 6iamonte, Italia. 2mpezó a calcular a una edad tpica. los
seis a3os. 'urante los siguientes a3os Inaudi sostuvo económicamente a su $amilia, dando numerosas
e,!ibiciones en ca$és y teatros.
" los doce a3os su cráneo $ue e,aminado por 4roca en 6ars, encontrando este que su cabeza era muy grande
e irregular en comparación con su cuerpo, y que presentaba de$ormaciones.
#uando tena veinticuatro a3os $ue e,aminado por "l$red 4inet, el cual descubrió que tena una gran
inteligencia pero una edu- cación muy limitada.
2ra un !ombre olvidadizo, incapaz de recordar las ciudades donde !aba estado. #uriosamente, tena una
impresionante memoria para los n/meros, de tal $orma que traba&aba sin mirarlos.
2ra un calculador de tipo auditivo, como ya !emos dic!o anteriormente.
"l igual que otros calculistas de este tipo, realizaba movimientos con las manos mientras calculaba, a modo
de tics nerviosos.
"lcanzó $ama mundial, dando demostraciones por 2uropa y "mérica. 1alleció en =BCM a los oc!enta y tres
a3os de edad y, !asta su muerte, siguió calculando.
Gtro calculista estudiado por psicólogos y contemporáneo de Inaudi $ue 6ericies 'iamandi, nacido en =OLO
en la isla griega de 6ylaros.
" los dieciséis a3os abandonó la escuela para unirse a los negocios $amiliares, $ue entonces cuando descubrió
su talento para el cálculo y para la memorización, que usaba $recuentemente en los negocios. >aba !ablar
cinco idiomas.
FG> 5;"N'2> #"F#EFI>T"> =OQ #uando tena veinte a3os se presentó por su cuenta ante la
"ca- demia 1rancesa de las #iencias para demostrar su !abilidad. 2l caso $ue estudiado por 4inet
y #!arcot.
'iamandi tena catorce !ermanos, dos de los cuales estaban dotados de cierta capacidad para el
cálculo. >iempre deca que su !a- bilidad la !aba !eredado de su madre, que posea una gran
capacidad de memorización.
4inet estudió con&untamente a 'iamandi y a Inaudi, pudiendo observar las grandes di$erencias que
!aba entre uno y otro en los procesos psicológicos. 'e !ec!o, 'iamandi era un calculador de tipo
visual, dotado de gran capacidad para visualizar todo tipo de co- sas y mantener esas imágenes.
6ese a que siempre quiso en$rentarse a Inaudi para ver quién era más rápido, 4inet nunca accedió a
ello. 'e !ec!o, saba que Inaudi era bastante más veloz.
>alo 1inAeIstein nació en Fodz, 6olonia, en =OBL. 'esarrolló su carrera como calculista en
Norteamérica, tras darse cuenta de su gran !abilidad cuando tena veintitrés a3os, !asta entonces
traba&aba como dependiente de comercio.
"parte de sus demostraciones, también colaboró en el recuento de votos en las elecciones.
"demás de esto, los 4ancos de Nueva %orA solicitaban sus servicios una vez por semana para
llevar a cabo el repaso de las cuentas.
1inAeIstein tena una buena !abilidad en la adición, siendo capaz de sumar CM dgitos en =N
segundos y =MM dgitos en @O segundos.
^in -e=n $ue uno de los más admirados calculistas. Nació en "nisterdam J:olandaK, en =B=@, y su
interés por el cálculo co- menzó a los oc!o a3os.
"podado la 7#omputadora :umana8 o 7^illie ;az8, tuvo como gran a$ición, aparte de los
n/meros, la m/sica clásica y el &azz.
=OO 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F 2ra un calculador de tipo auditivo y, curiosamente, su
!ermano Feo, que también estaba dotado de gran capacidad de cálculo, era de tipo visual.
6ara multiplicar utilizaba el método cruzado, y el !ec!o de sa- ber de memoria la tabla de
multiplicar !asta el =MM le permita operar con dos n/meros a la vez.
6ero su mayor podero estaba en el cálculo de races, de !ec!o tuvo en su poder varios ;écords
5uinness Jcreó algoritmos para !acer estos cálculos y aplicaba reglas mnemotécnicasK.
2n Xapón, en =BO =, logró e,traer la raz =N de un n/mero de =MM dgitos en OO segundos.
2n =BQO batió otro récord por e,traer la raz QN de un n/mero de CMM dgitos en =LN segundos.
2n cuanto a la raz QN de un n/mero de CMM dgitos, si el resultado tena siete dgitos, llegó a decir
que era un &uego para él0 con oc!o dgitos uno de ellos no es seguro0 con nueve son dos los
conocidos, y con =M dgitos dar el resultado le resultaba in$ernal.
Fa india >!aAuntala 'evi, nacida en =BNB, tiene un talento innato para el cálculo que comenzó a
mani$estarse cuando apenas contaba tres a3os. " los seis a3os de edad inició su carrera pro$esional
como calculista asombrando a todos con su $acilidad para e&ecutar complicadas operaciones
mentales.
2n los a3os CM comenzó a realizar demostraciones por toda 2uropa y 22. EE., demostrando sus
capacidades en programas televisivos y en los más diversos $oros.
>!aAuntala vive actualmente en 4angalore, India, dedicándose al mundo de la astrologa y la
adinivación, temas sobre los que !a escrito varios libros.
#on este repaso !istórico de los grandes calculistas, !e querido !acerles un peque3o !omena&e,
además de acercar un poquito lo que es esta !abilidad y lo que en otros tiempos supuso una
pro$esión para los acróbatas del cálculo. :oy en da, con el uso de las
FG> 5;"N'2> #"F#EFI>T"> =OB calculadoras y ordenadores, ya no e,isten como tal los
calculistas pro$esionales y quien pudiera tener una gran !abilidad de cálculo es bastante improbable
que la desarrolle.
?.N. *6G; DEe :"% 6G#G> #"F#EF"'G;2> 6;G'I5IG+ "unque !aya
coincidencia entre las $acultades que regulan el lengua&e y el cálculo mental, sorprende que !aya tan
pocos calculistas prodigio.
Fa respuesta a esta cuestión viene dada por el entorno. #ierto es que se acompa3a una capacidad
innata, pero no menos cierto que el $actor ambiental &uega un papel decisivo para desarrollar esta
ca- pacidad. Fos ni3os aprenden a !ablar porque en su entorno todo el mundo !abla. 2l que muy
pocos practiquen el cálculo mental se debe a que es un e&ercicio muy poco corriente entre los
adultos que los rodean. >olo los ni3os que tienen un carácter o un modo de vida algo especial
prosiguen una !abilidad no alentada colectivamente.
2n mi caso concreto, quiero recalcar el !ec!o de que mis &uguetes tenan muc!o n/mero, o as los
vea yo. 'e !ec!o, mi primer entrenamiento con n/meros $ueron los &uegos de cartas.
Todos los calculadores prodigio coincidimos en que los n/meros son verdaderos amigos y aliados.
2l propio alein di&o al pro$esor >mit! durante una entrevista. Fos distintos n/meros son para m
como amigos más o menos queridos. 2l N.O?? no signi$ica lo mismo para usted que para m. 6ara
usted es solo un N, un O, un ? y un ?. 6ero yo le digo. (!ola L@ al cuadrado) 2n una sociedad que se
preocupara del cálculo mental tanto como de otra materia, no cabe la menor duda de que la gente
calculara muc!o me&or Jquizá no interese ... K. :oy da, sin embargo, el
=BM 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F mismo arte de calcular pierde terreno ante las calculadoras de bolsillo.
%a en =BC? "le,ander "ltAen de$ina as ante la >ociedad de Ingenieros los ne$astos e$ectos de las
máquinas de calcular para el cálculo mental. 2s posible que, lo ]sino que los tasmanos o los
moriori, los calculadores mentales estemos condenados a la e,tinción. 6odra ser que yo estuviera
aqu en calidad de especimen curioso y que me miraseis con un interés puramente etnológico... 2n
el a3o @MMM, tal vez algunos de vosotros dirán. 71ues s, yo conoc a uno de ellos8.
?.?. FG> #"F#EFI>T"> EFT;";;I6I'G> 2N F" "#TE"FI'"'.
#"-62GN"TG '2F -EN'G '2 #IF#EFG 2n la localidad alemana de "nnaberg-
4uc!ooIz Jlugar natal del eminente calculista "dam ;iesK se celebró el NM de octubre de @MM? el
primer #ampeonato del -undo de #álculo -ental. 2n el mismo participamos =Q calculistas de diez
pases distintos, obteniéndose los siguientes resultados.
FG> 5;"N'2> #"F#EFI>T"> ;esultados =B= >uma de =M bloques de =MM dgitos cada uno
JTiempo má,imo de =M minutos.K 6articipante ;esultados correctos "lberto #oto J>painK =M en
C.CM minutos ;écord del -undo.
Xan van aonigsveld JNet!erlandsK B ;obert 1ountain J5reat 4ritainK B -o!aramed >eg!ir >ad J"lgerienK
B 'ives! ;amanlal >!a! JIndiaK B 4en 6ridmore J5reat 4ritainK L "run -angal JIndiaK C "$i 4ayat
-ova!!ed JIránK ? Elric! >c!olter J5ermanyK N >te$an Fc!mann J5ermanyK @ Xo!n >eott 1lansbourg
JE>"K = -ultiplicación de dos n/meros de oc!o dgitos =M veces JTiempo má,imo de =C minutos.K
6articipante ;esultados correctos "lberto #oto J>painK O -o!anuned >eg!ir >ad J"lgeriaK Q ;Zdiger
5amm J5ermanyK L Xan van aoningsveld JNet!erlandsK ? 4en 6ridmore J5reat 4ritainK N >te$an
Fe!mann J5ermanyK @ ;obert 1ountain J5reat 4ritainK =
=B@ 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F #álculo del calendario J1ec!as de =LMM a @=MM d. de #. durante un minuto.K
6articipante ;esultados correctos -att!ias aesseIsc!Iáger J5ermanyK NN ;écord del -undo ;Zdiger
5amm J5ennanyK @@ >ilAe 4etten J5ermanyK @M Xan van aoningsveld JNet!erlandsK =B ;obert 1ountain
J5reat 4ritainK =B -o!ammed >eg!ir >ad J"lgeriaK B "lberto #oto J>painK B 4en 6ridmore J5reat
4ritainK O ;a&eev aumar JIndiaK Q "run -angal JIndiaK C Xo!n >eott 1lansbourg JE>"K ? ;aces
cuadradas de seis dgitos Je,trayendo un total de oc!o ci$rasK J=M races en un má,imo de =C
minutos.K 6arilcipante 'gitos correctos por cada raz Xan van aoningsveld JNet!erlandsK OOOLOOQN?O
Issam a!neisser JFibanonK OOOOQLCC?Q ;obert 1ountain J5reat 4ritainK OCQQCQNQ?O "$l 4ayaty
-ova!!ed JIránK CCLCCL?CQN 'ives! ;amanlal >!a! JIndiaK N?NN?N?NNN 4en 6ridrnore J5reat 4ritainK
@=N?NMN?N= Yalentin 4arraud J1ranAreic!K ?=N?@=NN@ = >te$an Fe!mann J5ermanyK N==@@@@@@@ Eric!
>c!olter J5ermanyK @=M@@M===M
FG> 5;"N'2> #"F#EFI>T"> =BN 'entro de las pruebas que $iguran en los campeonatos del
mundo !ara la siguiente clasi$icación. #álculo puro. >umar. >umar a toda velocidad es leer y
sumar, no !ay ata&o posible.
#álculo 7casi8 puro. -ultiplicar. 'igo lo de 7casi7 puro porque algunos de mis colegas se saben
de memoria la tabla de multiplicar !asta el =MM, tomando as ata&os en lo que a calcular se re$iere
Jno es lo mismo multiplicar ?N , NO que sabérselo ya de memori aK.
:brido. 6rueba del calendario.
2n mi caso concreto lo calculo, !ago las mismas operaciones que e,plicaba en el captulo anterior,
con la memorización del có- digo para cada mes.
2n el caso de otros 7calendaidstas8, la memoria &uega un papel decisivo, como en aesseIsc!=ager,
el ganador en el calendario que, calculando más lento que yo, !izo esta prueba muc!o más rápido. %
es que tiene memorizados códigos para los a3os y reduce a la cuarta parte los cálculos mentales a
realizar.
-nernotécnica. Fas races cuadradas.
2n esta prueba la memoria es $undamental, también se !acen cálculos mentales pero en menor
medida. Fos grandes calculistas de races tienen una base mnemotécnica muy importante.
Duiero $inalizar este captulo resumiendo las claves que se requieren para llegar a ser un buen
calculista. 2n primer lugar, ver los n/me- ros como algo atractivo. 2n segundo lugar, creer siempre
en uno mismo y en nuestras posibilidades. 2n tercer lugar, desarrollar unas buenas téc- nicas de
concentración y de cálculo. %, por /ltimo, entrenamiento, !acer cálculos mentales en cualquier
situación que se nos plantee.
2spero !aber conseguido despertar en ti la curiosidad por los n/meros y la realidad de su presencia
en nuestras vidas, creando as
=B? 2NT;2N"-I2NTG -2NT"F una actitud numérica y siempre crtica, contrastando los
datos que se nos aparecen constantemente como algo que te resultará muy positivo.
>era para m un enorme placer que el siguiente de los calculistas mentales $ueses t/, querido
lector, y, con ello, contradi&éramos las palabras de "le,ander #raig "itAen en cuanto a la tendencia
a e,tinguirse de los prodigios del cálculo.
>i desea contactar con el autor, puede !acerlo a través de. www.albertocoto.com
-l-%