DESCUBRIMIENTO Y CONQUISTA

* Con la llegada de los españoles a América también de allí empiezan a llegar
informes OVNI. En el capítulo CCXVIII (213) “De las señales y planetas que hubo en
el cielo de la Nueva España antes que en ella entrásemos, y pronósticos de declaración
que los indios mejicanos, diciendo sobre ellos y de una señal que hubo en el cielo y
otras cosas que son de traer a la memoria.”, perteneciente a la obra de Bernal Diaz del
Castillo, cronista de Hernán Cortés en la campaña de Méjico, titulada “Historia
verdadera de la conquista de la Nueva España”: “Dijeron los indios mexicanos que poco
tiempo había antes que viniésemos a la Nueva España, que vieron una señal en el cielo
que era como verde y colorado y redonda como rueda de carreta (ver L. Cobelli en
Forlí 1487 y el texto chino “Notas sobre el cielo” sobre el 16-17 de julio del año
Dingchow y otras descripciones del clásico disco, que puede combinar los citados
colores) y que junto a la señal venía otra raya y camino hacia donde sale el sol y se
venía a juntar con la raya colorada; y Moctezuma, gran cacique de Méjico, mandó
llamar a sus papas y adivinos, para que mirasen aquella cosa y señal...Nosotros nunca
las vimos sino por dicho de mexicanos lo pongo aquí, porque lo tienen en sus pinturas,
las cuales hallamos verdaderas. Lo que yo vi y todos cuantos quisieron ver, en el año
veinte y siete (1527) estaba una señal del cielo de noche a manera de espada larga
(recordemos el sable volante chino), como entre la provincia de Pánuco y la ciudad de
Tezcuco, y no se mudaba del cielo a una parte ni a otra en más de 20 días.” El hombre
no fabricaba artefactos voladores y ningún fenómeno atmosférico o astronómico tiene
esta forma cilíndrica alargada, no la tiene un cometa, ni se sitúa a baja altura
localizándose entre dos localidades concretas en posición fija más de 20 días, cosa
también impropia de un cometa y que en cambio describe bien la nodriza tipo puro.
* El experto navegante Pedro Sarmiento de Gamboa, intelectual conocedor de
las obras de Platón, Ptolomeo, Solón, Estrabón, Jenofonte, Dante y las Escrituras, narra
en su diario de vitácora: “Al penetrar en el Estrecho de Magallanes, el domingo 7 de
febroro de 1580, vimos salir una cosa redonda, roja como fuego, que iba subiendo por el
cielo o el viento. Sobre un alto monte se alargó y estando como una lanza sobre el
monte, se hizo como media luna entre roja y blanca.” Otra noche, el rescate de un
náufrago coincide con una luz que baja del cielo y se detiene a observar la escena,
regresando al cielo cuando el rescate ha finalizado, el capitán Mendaña lo interpretó
como algo religioso. Ese mismo 1580 el célebre astrónomo danés Tycho Brahe relata:
“Una noche, como de costumbre, observaba la bóveda celeste cuando, para asombro
mio, vi próximo al zenit, en Casiopea, una brillante estrella de tamaño extraordinario.
Aturdido, no sabía si podía creer lo que veían mis ojos.”
SIGLO XIX Y XX (HASTA 1940)
* 12 y 13-8-1883. El astrónomo José A. Bonilla, director del observatorio
Zacatecas (a 2.502 mts sobre el nivel del mar, Méjico) y su ayudante registran el paso
de 283+48=331 OVNIs y al día siguiente 116 (total 447) volando en grupos de hasta 15-
20 teniendo como fondo el disco solar. La red ICUFON, dirigida por el mayor Colman
S. Von Vonkeviczky se dirigió al observatorio pidiendo información sobre el caso (31-
8-76) pero no recibió respuesta. El 15-1-77 el representante de ICUFON en Sudamérica,
Dr. Francisco Han de la Universidad argentina de Tucumán, solicitó repetidamente
información oficial del caso pero se le ignoró en Zacatecas ¿es esa una postura objetiva
por parte de la ciencia oficial? ¿es esa una postura científica? ¿cómo puede después esa
misma ciencia académica acusar a la ufología de que no progresa si es una de las pocas
disciplinas a la que se le ponen obstáculos extra-científicos para acceder a las
evidencias? Afortunadamente existe el documento original del caso y se ha publicado:
La observación del astrónomo y una de las fotos que logró con su ayudante, en un
artículo que publicó la revista especializada “L’Astronomie” del observatorio de París
dirigida por el célebre C. Flamarion, pag 347, vol. 1885, titulado “Paso a través del
disco solar de un pequeño grupo de objetos vistos por el observatorio de Zacatecas
(Méjico)”. En él, el director del observatorio explica que había hecho arreglos para la
observación diaria de la superficie del sol por medios directos y por proyección de
puntos y granulación de la cromosfera solar por espectroscopio usando un telescopio
ecuatorial de 16 cm de apertura y un proyector útil para un tamaño de 26 cm. en el que
se proyecta la imagen del sol sobre un papel de 25 cm de diámetro. Se toman fotografías
de 6 cm de diámetro con placas instantáneas de gelatina y bromuro de plata /proceso
fotográfico daguerrotipo). El observatorio tenía un dispositivo para que sólo el disco
solar atravesase el objetivo, lo que unido a la gran transparencia atmosférica de la
altitud y el cielo tropical, permitía observar los puntos y detalles menores de las
granulaciones con precisión y claridad. El día 12 a las 8 am.comenzó a a extraer puntos
del sol cuando de repente observó un pequeño objeto brillante que penetró en el campo
del telescopio, siendo marcado en el papel de marcar puntos. Al cruzar el disco solar era
una sombra casi circular. Apenas repuesto de su sorpresa, confiesa Bonilla, el fenómeno
se repitió con tal frecuencia que en dos horas contó 283 objetos cruzando el disco solar.
Las nubes gradualmente impidieron observaciones adicionales imposible reanudarlas
hasta que el sol pasó de meridiano y sólo por 40 min. más intervalo en que contó 48
nuevos objetos. La trayectoria de los objetos era W-E pero inclinados más o menos N-S
respecto al disco solar. Algunos objetos eran perfectamente redondos y otros alargados,
negros o grises cuando pasaban ante el sol pero luminosos al abandonarlo y seguir por
el campo del telescopio. Los intervalos eran variables: 1/3 de seg., ½ seg., máx. 1 seg. y
pasaron durante 1 o 2 min. Entonces aparecieron de pronto casi juntos 15-20 objetos.
Bonilla estableció la trayectoria de varios de los objetos marcando en el disco solar los
puntos de entrada y salida sobre la hoja para marcar puntos solares. Este papel y el
telescopio ecuatorial siguen el movimiento diurno que aparecen en el firmamento con
un sistema de relojería. El Dr. Bonilla hizo el correspondiente diagrama de del disco
solar marcando los círculos de declinación, los paralelos, el ecuador solar, el diámetro
polar solar y una banda A-A’ y B-B’ que es la zona que comprende las trayectorias de
los objetos. El astrónomo explica que solía fotografiar el sol cuando mostraba puntos o
fáculas (llamaradas de la fotósfera visible en los bordes) así que estaba preparado para
fotografiar el fenómeno remplazando la lente de 16 cm. por otra de igual intensidad con
foco químico (apta para fotografiar) y el ocular por una cámara fotográfica. Tras varios
ajustes logró varias tomas de los objetos, de las que envió la más interesante a
“L’Astronomie”, mientras un ayudante contaba objetos con el descubridor ecuatorial del
telescopio. La foto se tomó con placa húmeda con exposición 1/100 seg. velocidad que
no permitió valorar y preparar los baños adecuadamente y quedando el negativo
oscurecido por el revelador. El foco no estaba centrado en el sol sino en el objeto de
interés. En varias tomas los objetos aparecen en forma no esférica, como a simple vista,
sino irregular en su mayoría y se observa al estudiar las imágenes que se trata de un
cuerpo rodeado de nebulosidad y como apéndices, luminosos al salir del disco solar, que
posiblemente absorbieron sus propiedades fotográficas al cruzar la faz solar. la
nubosidad de la tarde impidió más observaciones pero el director estableció un plan de
observación por si el fenómeno se repetía los días siguientes. Al día siguiente el cielo
nuboso impide la observación las dos primeras horas pero a las 8 a.m. queda visible el
sol y pronto reaparece el fenómeno durante 45 min. con 116 cuerpos pasando (la misma
frecuencia que la observación del día 12, 2’5 objetos por min.). Tras la observación del
día 12 telegrafió a los observatorios de Méjico y Puebla pidiéndoles que observaran el
fenómeno pero desde allí era inobservable. Determinó cuidadosamente la distancia
aproximada de los grupos de objetos regulando el descubridor ecuatorial del telescopio
Folcault con espejo de plata de 10 cm, concluyendo que era de 242.000 km. Por la
noche aplicó el sistema a los planetas y la luna (1er cuarto en los dos días anteriores) sin
cambiar el foco y sólo la luna (a 456.736 km.) estaba cerca del foco; los objetos estaban
más cerca de la Tierra que de la luna y su paralaje considerable fue causa de que en
Méjico y Puebla no se proyectasen dentro del disco solar.
Hasta aquí el informe del Dr. Bonilla. Si el diámetro solar es de 1.380.000 km..
tomando como eje estadístico de la banda de cruce de los objetos el diámetro solar
(como así se justifica en el gráfico 118 del Dr. Bonilla) tenemos que. diámetro solar =
diámetro del disco solar a la distancia de los objetos (X) x distancia Tierra-Sol
(149.000.000 km.), dividido este producto por distancia de los objetos al observador
(242.000 km.). Por tanto X o sea la distancia real recorrida por los objetos al cruzar ante
el disco solar, pero mucho más cerca de nosotros que el sol, sería 2.232,35 km. y sus
velocidades irían entre 2.232,35 km./seg. (1 seg. en cruzar) y 6.697,05 km./seg. (1/3
seg. en cruzar). A partir de la foto en “L’Astronomie” tenemos un diámetro aparente del
sol A= 7.9 cm, un diámetro aparente del objeto, una vez eliminado su resplandor
neblinoso, B= 1,1 - 0,5 = 0,6 cm y un diámetro aparente del sol a la distancia de los
objetos de C= 223235294,1 cm, por tanto el diámetro o eje mayor real del objeto tiene
el valor de X (incógnita). B es a como X es a C por lo que X = 169,54 km. de largo
correspondiente a un eje menor de (0,3 cm) real de 84,77 km. de alto. Según Bonilla los
objetos eran esféricos pero en la foto aparece uno irregular, la explicación es que a ese
tiempo de exposición (1/100 seg.) el objeto ha recorrido más de 22 km.. Conviene
señalar que los asteroides presentan una inclinación de su órbita respecto al plano de la
eclíptica de entre 0º y 10º y en cambio estos objetos presentan más de 60º de
inclinación. Los asteroides son muy infrecuentes entre la Tierra y el sol, su casi
totalidad están detrás de la Tierra por tanto no cruzarían en tal cantidad entre la Tierra y
el sol y además presentan poca inclinación orbital. Los asteroides giran periódicamente
en torno al sol y son visibles repetidamente mientras que estos objetos sólo son visibles
de forma breve y no repetida. No coinciden tampoco en su distancia demasiado cercana
a la Tierra. Si tales objetos fueran naturales serían identificables muchas veces y más
con ese tamaño. La velocidad de los objetos de Bonilla es miles de veces mayor que la
velocidad máxima que cualquier objeto puede tener para quedar en órbita a esa distancia
del sol (42 km./seg.) lo que explicaría que estos objetos sólo pasaran una vez (2 días de
observación). Con esa enorme velocidad pudieran ser fragmentos ocasionales de una
explosión pero tal explosión, estando tan cerca de la Tierra como para capturar los
restos, hubiera sido observada desde nuestro planeta, cosa que no ocurrió. La teoría de
la explosión no explica cómo se alinearon los objetos en una banda estrecha, en la
misma trayectoria ya que tales arreglos sólo se logran en una órbita estabilizada cosa
que no pudo ser el caso por la tremenda velocidad y ausencia de periodicidad; tampoco
explica que unos fueran alargados y otros esféricos y en grupos de 15-20. En realidad,
de ser una explosión debería haberse visto una nube de pedruscos de todos los tamaños
y formas irregulares procedentes de todas direcciones y desde luego no luminosos al
salir de ante el disco solar (tal luminosidad, a diferencia de las milimétricas estrellas
fugaces, no pueden deberse a fricción con la atmósfera pues los objetos estaban muy
lejos de ésta, así que tenían luz propia).Las lluvias de meteoros son siempre desde el
lado opuesto del sol y nunca frente a él; las lluvias de meteoros son por objetos
milimétricos y no de casi 170 km., las lluvias entran ramificándose en la atmósfera y no
en banda paralela, tampoco coinciden en trayectoria, velocidad, aspecto visual, etc., así
que la coincidencia con las Perséidas (29 de julio al 17 de agosto máx el 12 de agosto)
es mera coincidencia. Las Perséidas dependen de la órbita de un cometa (Swift-Tutle)
con inclinación 113’6º (ángulo opuesto 66,4 º es el ocupado por los objetos de
Zacatecas) y son fenómenos conocidos y clasificados desde el s. XVIII por los
astrónomos por lo que es improbabilísima la confusión de Bonilla (además se vería
desde Méjico, Puebla y todo el planeta), un astrónomo profesional al tanto de las
novedades. Y en el raro caso de que se engañase, en el observatorio de París hubieran
rechazado el artículo por obedecer a una confusión cosa que no sucedió. Si lo observado
por Bonilla fueran objetos relacionados con meteoritos, asteroides o lluvias de estrellas
(cosa que sabemos que no puede ser) ya habría sido explicado satisfactoriamente, ya
habrían propalado a los cuatro vientos los escépticos pues esta es la primera foto de
OVNI en la historia y no sólo es fiable y hecha en condiciones científicas sino que la
hizo un astrónomo, y ya se sabe que según los escépticos, los astrónomos “nunca ven
OVNIs”. Uno de los más ilustres astrónomos que ha observado OVNIs claramente
anómalos es el profesor Pierre Guérin, descubridor del 4º anillo de Saturno y autoridad
mundial en fotografía astronómica. Pero de este tipo de datos no se acuerdan los
escépticos cuando, falsa y temerariamente, dicen que los astrónomos nunca ven OVNIs.
En 1975, el Dr. Peter Sturrock, del Instituto de Investigaciones sobre el Plasma de la
Stanford University realizó una encuesta (cfrs. Hynek A.J. “International UFO
Reporter”, nºs 3 y 4 de 1977) enviando a cada uno de los 2.611 astrónomos miembros
de la Sociedad Astronómica Americana un cuestionario sobre el problema OVNI.
Respondieron 1356 astrónomos, o sea el 52 % de los interpelados. Al 48 % que no
contestó se le envió a 100 de ellos elegidos al azar un nuevo cuestionario preguntando
las razones de su silencio resultando que de ellos 54 respondieron siendo que 36
simplemente lo habían olvidado y sólo 18 declararon haberse negado a colaborar
intencionadamente. A la pregunta de cuánto tiempo habían dedicado a informarse sobre
el problema OVNI la mayor parte de ellos contestaron que un tiempo comprendido
entre 2 y 80 horas; en la pregunta sobre la fuente de sus informaciones sobre OVNIs
señalan que eran libros populares, artículos científicos y en menor cantidad el examen
de la casuística y la indagación directa, mientras que el apartado periódicos y revistas
carecía de importancia. Como se ve la mayoría de los astrónomos no representan un
colectivo muy formado en el tema ni en cantidad ni en calidad, por lo que es curioso que
a menudo algunos de ellos se pronuncien tan categóricamente en contra de los OVNIs.
A la pregunta de si consideran que el problema OVNI merece un estudio científico el 80
% era afirmativo (23 % “ciertamente”, 30 % ”probablemente”, 27% “posiblemente”)
siendo curioso observar que la actitud positiva hacia el fenómeno OVNI disminuye con
el aumento de edad: Los más favorables fueron los científicos jóvenes (hasta 30 años) y
los más contrarios los que pasaban de los 60. Es importante subrayar que la actitud de
los astrónomos hacia los OVNIs era tanto más positiva cuanto mayor tiempo habían
dedicado a documentarse sobre el tema no hallándose diferencias en la cantidad de
documentación en función de la edad. Al ser preguntados por la disciplina más
adecuada para el estudio del fenómeno la meteorología fue mencionada el 82 % de las
veces, la psicología el 68 %, la técnica aeronáutica el 40 %, la sociología el 34 % y la
astronomía y la física el 8 %. A la pregunta de qué explicación propondrían para un
avistamiento hecho por alguno de sus colegas el 78 % propuso un fenómeno raro (23%
ej.: rayo en bola) uno natural normal (22%) un artefacto insólito experimental (21%) o
un truco o burla (12 %), mientras que el 22 % restante, sobre todo científicos jóvenes
propuso una explicación no convencional (9% fenómeno natural desconocido, 3%
artefacto extraño). El 75 % de los astrónomos respondió que desearía tener mayor
información sobre el fenómeno OVNI, en un 92% se mencionó que mediante informes
científicos, en un 32% que mediante revistas y conferencias, en un 31 mediante libros y
en un 26 % mediante simposiums. El 80 % reconoció que si vislumbrara un medio para
contribuir a la solución del enigma OVNI lo pondría en práctica (88% hasta 30 años y
65% entre los que pasan de 60, con lo que el deseo de contribuir disminuía con la
avanzada edad y además era directamente proporcional a la cantidad de tiempo
dedicado a lecturas ufológicas) pero el 90 % afirmó que no tenía en ese momento
ninguna sugerencia que hacer con ese fin. 50 de los interrogados mostraron
manifestaron interés por la investigación OVNI directa, 34 astrónomos se ofrecieron a
participar y 7 afirmaron que estaban investigando el fenómeno a título personal. La
encuesta muestra que un 5% de los astrónomos (62 casos, pues en 8 más lograron luego
reducir la observación a algo convencional) han observado OVNIs que no podían ser
reducidos a explicaciones convencionales, destaquemos que sólo 18 de ellos trataron de
informar del hecho a alguna entidad oficial (Fuerza Aérea, NORAD, Policía,
periodistas, etc.) y es que el miedo al poder de la ciencia oficial persiste: casi todos los
astrónomos consultados en la encuesta prefirieron quedarse en el anonimato. En una
investigación sobre 825 casos selectos, realizada por el profesor Claude Poher, se halló
la presencia de observadores cualificados como científicos y técnicos, un 4,12 %
indicaron haber sido testigos del hecho, o pilotos o astrónomos, que fueron estos
últimos testigos OVNI en un 4,36 %. El acuerdo de los astrónomos testigos de OVNI
con que se emprenda un estudio científico del fenémeno es mayor (53 % opinaron que
“ciertamente”) que el de los astrónomos no testigos (“ciertamente” 22%). De los 65
avistamientos (porque 3 de los 62 eran reincidentes) 39 eran objetos luminosos
nocturnos, 18 eran diurnos, tres de radar y dos encuentros cercanos del tipo II, con
interferencias electromagnéticas (tres casos más no fueron descritos) hallándose que la
gama de distribución de la variable extrañeza es igual a la de los informes de los testigos
corrientes aunque en el colectivo astronómico eran muy superiores los detalles y la
exhaustividad de los datos recogidos. Estos resultados son especialmente notables si se
considera que la probabilidad de que un astrónomo que está desarrollando su trabajo vea
un OVNI es bastante pequeña pues los telescopios son instrumentos diseñados para
observar objetos lejanos y lejanísimos, externos a la atmósfera terrestre, a elevada
altitud aparente sobre el terreno y relativamente estáticos para poder ser enfocados y
seguidos mientras que los OVNIs se manifiestan dentro de la atmósfera, muchas veces a
poca altura del suelo (donde los telescopios no enfocan nunca) y son muy dinámicos por
lo general por lo que son difíciles de situar y seguir en un telescopio. Otro aspecto es
que los telescopios están diseñados para ver objetos grandes a distancias enormes y su
campo visual es pequeño; para ver OVNIs se requiere exactamente lo contrario,
distancias cortas y campo visual panorámico para ver objetos relativamente pequeños.
El investigador Frank Edwards envió en 1964 un cuestionario a un centenar de
astrónomos profesionales preguntándoles cuántos aviones en vuelo han visto a través
del telescopio y se comprobó que ninguno de ellos había visto ningún avión comercial
en tales circunstancias, lo cual, tomen nota los escépticos, no prueba la inexistencia de
los aviones sino que pone de relieve las dificultades de ver pequeños objetos móviles a
distancias cortas con aparatos no diseñados par ello. De todas formas veremos en este
catálogos cómo numerosos y célebres astrónomos han sido testigos OVNI, como Frank
Halsted, director del observatorio Darling durante 25 años, el premio Nobel Bart Bok,
del observatorio de Mt. Stromlo (Australia), La Paz, Hall, , Fletcher, Chapuis, Reyna y
un largo etc. Por otro lado, en los años 60 el 2% de los científicos norteamericanos
decía creer en los OVNIs por experiencia mientras que en la segunda mitad de los 70 ya
eran un 8% y continúan subiendo, lo que es lógico pues los casos mundiales suben ya a
millones. Por cierto, que en 1998, el Washington Post publica que un consejo científico
independiente de la Sociedad para la Exploración Científica, dirigida por el citado Peter
Sturrock, profesor de física en la Universidad de Stanford (California) y con 9
miembros de talla internacional (como F. Louange, JJ.Papike, G. Reitz, Von R.
Eshelman ó T.E. Holzen, de universidades y centros científicos del mundo), elaboró un
informe (dic-1996) considerando que los OVNIs son inexplicables, citando encuentros
con ocupantes, quemaduras de los testigos, trazas de radar, estimaciones luminosas,
interferencias electrónicas y gravitatorias, luces que reiteran su aparición en un lugar,
huellas sobre el terreno, análisis químicos, rastros de radiación, daños en la flora,
fotografías, etc y asegura que si se superase el miedo a las críticas, los científicos
podrían aprender de la investigación OVNI investigando de forma objetiva. La
repercusión del informe, que sin embargo dice que no hay pruebade que estos
fenómenos inexplicables sean extraterrestres, ha sido tal que han solicitado al presidente
Clinton transparencia en la información oficial.
AÑOS 40-50
* 4-3-46. Araçariguama, distrito de Sao Roque (Brasil). Joao Prestes Filho (40
años), casado, agricultor y comerciante, que gozaba de excelente salud, quedó con su
amigo Salvador Dos Santos para pescar en el rio Tiete, mientras que su mujer y sus
hijos estaban en las fiestas de carnaval del pueblo. Joao había pedido a su esposa que le
dejara entreabierta la ventana de la casa para poder entrar cuando volviese de pescar. A
las 19,30 los pescadores regresan a sus humildes casas, Joao entra por su ventana, se
pone a preparar el pescado y a quitarse la ropa mientras calienta agua con leña para
bañarse, cuando “algo como un fuego o una antorcha entró en el cuarto donde me
encontraba. Caí al suelo y sentí que todo el cuerpo me ardía.” Al recuperarse del
impacto de esta luz amarilla, se envolvió en una manta y corrió descalzo 2 km al pueblo
a pedir socorro. Los vecinos lo encontraron en gran nerviosismo y lo trasladaron a casa
de su hermana María. Allí, Joao narró lo que le había acontecido, se tiró a la cama y dijo
estar quemado. Se extendieron rumores falsos y sensacionalistas entre los vecinos
acerca de que su carne se empezó a caer allí mismo en segundos, pero su hermano
Roque Prestes, subdelegado de la Policía de Santana de Paraiba, desmitió todo eso a los
investigadores y explicó que tenía una apariencia penosa, con graves quemaduras y la
piel y la carne oscuras, pero por demás no parecía herido. Otro vecino, Virgilio
Francisco Alves explicó que “su piel blanca había quedado como tostada, sus manos
retorcidas y el rostro quemado, pero su pelo no se quemó ni sus pies ni su ropa, Sólo
desde la cintura para arriba”). Su hermano y unos vecinos le llevan en un carro al
Hospital de Santa Case, en Santana de Paraiba, pero el paciente murió durante el viaje
murmurando “ha sido la luz, eso era cosa de otro mundo”. El parte médico indicaba
“quemaduras generalizadas de primer y segundo grado y colapso cardíaco” Tamto el
investigador Fernanado Grossmann como el médico Luis Braga concluyeron que las
quemadouras se asemejaban a “los efectos indirectos de una explosión nuclear” con
efectos parecidos a los heridos de Hiroshima y Nagasaki: las heridas afectaron a las
célular vivas pero no a las muertas como las del cabello o las ropas (el detalle del pelo
intacto indica que la quemadura no fue por llama sino por radiación). Su hermano
ordenó una investigación de la policía científica en la casa de la víctima pero no halló
huella de incendio o quemadura alguna; lo único que surgió de las pesquisas es que
varias personas de la localidad dicen haber observado en esos días luces no
identificadas. Según uno de los testigos “lo que vi era como una antorcha o bola de
fuego. Eran las tres o las cuatro de la mañana y esa cosa era como tres veces más grande
que la luna. Pasó cerca de mí y sentí calor. Luego se alejó a una velocidad tremenda.
dado el buen tiempo (que permitió las celebraciones de carnaval y la jornada de pesca)
no parece probable algún tipo de rayo en bola eléctrico como explicación. Sobre el caso
del infortunado campesino se cuenta también con el testimonio de su sobrino Luis (hijo
de Roque)
* 7-5-52. 16,30 h. Barra do Tijuca, bahía de Río de Janeiro (Brasil). Los
periodistas E. Keffel y J. Martins, de “O’Cruzeiro” observan desde la playa un azul
oscuro-luminoso disco perfecto de unos 70-80 mts de diámetro, sin humo o gases, sin
toberas ni hélices y silencioso que vuela de costado, y Keffeel lo fotografía 5 veces con
su Rolleiflex, objetivo 1 essar, durante el minuto que está presente. En la 1ª toma el
objeto alcanza la playa y frena la marcha algo, quedando sobre el mar a unos 1,5 kms de
distancia. En la 2ª toma vuela sobre los árboles y la playa mostrando su parte inferior (2
km). En la 3ª (1,2 km) muestra su parte inferior y en la 4ª (1,1 km) la superior. En la 5ª
(3 km) el OVNI se aleja hacia el mar. Esos cambios se debían a su peculiar y anómala
forma de volar, con incluso caídas de hoja muerta. Sobre el mar vuela de lado pegando
un acelerón impresionante hasta desaparecer hacia las islas Alfavaca y Pontuda.
Estuvieron buscando otros testigos pero no hallaron nadie dispuesto a hablar. Las fotos
eran las 5 últimas de un carrete que contenía otras normales de la jornada periodística.
El caso atrajo la atención de políticos, militares e investigadores que visitaron la
redacción de O’Cruzeiro, como los generales Ciro do E.S. Cardoso y Caiado de Castro,
jefe de la casa militar de la Presidencia, que entrevistaron a los testigos, y los mayores
Artur Peralta y Fernando Hall, el capitán Minio Scevola, estos tres del Estado Mayor
del Ejército. El coronel Hughes, agregado militar de la embajada USA en Brasil declaró
“Estoy muy impresionado. Los negativos son extraordinarios y no puedo poner en duda
su autenticidad. Por primera vez en el mundo hemos fotografiado un platillo volante en
condiciones que no se prestan a ninguna duda.” Desde el 10 de mayo la Fuerzas Aéreas
Brasileñas reunen un equipo de especialistas con el escéptico propósito de “buscar una
explicación convencional a estos clichés”. Fabricaron incluso una mauqeta de madera
idéntica al OVNI y la lanzaron al aire en el mismo lugar, hora y condiciones en que se
fotografió el OVNI (posición solar, altitud, luces y sombras, trayectoria). Tomaron
cientos de fotos, hicieron planos muy precisos de la topografía local, se verificaron las
medidas numerososas veces y se agotaron las posibilidades técnicas de análisis de los 5
negativos. Se estudió al detalle las declaraciones de cada testigo y se investigó su vida
privada y profesional. La investigación militar se mantuvo en secreto hasta el 11-10-54
en que se hizo pública su conclusión gracias al F. Nunes Pereira, veterano ufólogo con
acceso a los archivos de la Fuerza Aérea Brasileña, y que fue invitado al Estado Mayor
del Ejército del Aire por el coronel Joao Adil de Oliveira, recién nombrado director de
la primera comisión oficial para el estudio OVNI, por orden del general Eduardo
Gomes, futuro ministro del ejército (ya el 3-10-54, en una reunión en la Escuela
Superior de Guerra se supo que el equipo de técnicos había concluído que las fotos eran
auténticas). En el curso de esta reunión conoció a dos oficiales de la base aérea de
Gravatai (Porto Alegre-Río Grande do Sul) que el 24-10-54 vieron 5 OVNIs sobre dicha
base por varias horas. Allí estaban los dos periodistas de O’Cruzeiro autores de las 5
fotos citadas. Se presentó un grueso dosier sobre el caso que contenía los citados
detalles. Nunca se lograron con maquetas lanzadas tomar 5 fotos consecutivas; se
concluyó, en palabras del coronel Adil “que no era posible ningún trucaje y que el
asunto era perfectamente auténtico en su totalidad.” A los investigadores se les presentó
una serie de croquis reconstrucctivos incluidos en los expedientes oficiales sobre el
tamaño real y posiciones del OVNI. Un destacado médico de la región de Rio, en carta
(firmada pero con petición de anonimato) a la representante de APRO (Irene Granchi)
en que se explicaba que él y su entonces novio (ya esposa) vieron el OVNI en el mismo
lugar una semana antes hacia las 15 h. en un momento inmóvil y reflejando el sol
durante 2-3 min tras lo cual aceró veloz. Los escépticos del comité Condon tildaron las
fotos de fraude, sin haber estudiado los negativos, sin haber establecido contacto con los
testigos y sin valorar la voluminosa y rigurosa investigación militar brasileña (luego los
escépticos gustan de autocalificarse de escépticos). Tan sólo se basaron en que el cliché
el OVNI aparecía iluminado por la izquierda mientras que una palmera en una colina (4ª
foto) aparecía iluminada (y esto es dudoso porque sólo se aprecia en el tronco) por la
derecha. Era el único detalle discordante que pudieron hallar, y además tenía una
explicación muy simple y evidente en la misma foto. El Dr. Olavo Fontes (APRO-
Brasil) explica que hay dos palmeras quebradas y secas y una de ellas está inclinada
mientras que la otra está pegada al tronco por lo que recibe sombras anómalas de las
hojas por la izquierda; además ese lado izquierdo está oscurecido porque está a cubierto
de los vientos marinos, mientras que el lado derecho se ve expuesto a la carga de sal que
llevan dichos vientos logrando una superficie mucho más clara. De hecho en ningún
periodo del año es posible obtener una sombra sobre ese lado derecho de la palmera
salvo que se admita que el sol puede salir por el sur y ponerse por el norte. Para
comprobar que esta contra-argumentación no hace falta más que trasladarse al lugar
como hicieron los investigadores de la Fuerza Aérea Brasileña (que desde luego no
habían pasado por alto y comprobado el asunto de la palmera); desgraciadamente los
escépticos no se tomaron esa molestia. Por el contrario, prefirieron divulgar el rumor de
que los autores de las fotos o el gobierno brasileño había vendido al gobierno USA, a la
CIA, a los ufólogos (vendedores y compradores varían según la versión del rumor) los
negativos por 25 mil dólares. Sin embargo los investigadores han comprobado
directamente con los directivos de la revista O’Cruzeiro, que los negativos siguen en
poder de dicha revista, y que ese rumor no es más que una calumnia interesada. Además
3 OVNIs idénticos y manera perpendicular de vuelo fueron fotografiados el 3-8-54 en el
monte Reichstein, Austria por el alpinista Erich Kaiser. También un objeto con idéntica
descripción y forma al de la primera foto fue captado por un arqueólogo amateur en las
ruinas de Baelo Claudia (Cádiz, España) por dos veces a 800-1000 mts ascendiendo con
balanceo, silencioso (en el paraje reina gran silencio así que el mínimo motor se hubiera
oído) y color oscuro plomizo. Ocurrió un domingo del verano de 1973 entre las 11 y las
12,30 am. Expertos cualificados y nada sospechosos en fotografía de Madrid y Bilbao
determinaron para J.J. Benítez, que no existe manipulación en el negativo (uniformidad
del grano) ni signos claros de trucaje por maquetas o pegado de forma bidimensional (la
dureza del perfil de la pieza sería patente a simple vista y en los sondeos
granulométricos; el testigo es sincero (no es aficionado a OVNIs, no ha pretendido sacar
ventaja de las fotos sino ha permanecido en silencio durante años, puso todo a
disposición de los investigadores. Otro dato favorable es que el perfil del objeto
presenta un halo o radiación que emana de él. Desgraciadamente el segundo negativo ya
no está en poder del testigo y el que hay supone escasa prueba pues es un OVNI en el
cielo sin más puntos de referencia para medir y comparar.
* 3-7-54, 00,41 a 00,45 h. Bermudas: 7 ecos de OVNI en el radar captados en
varias fotos. Dos de ellos desaparecen súbitamente (fotos 2 y 6) y van en formación
circular con uno en el centro. No podían tratarse de buques (como declaró el gobierno
oficialmente) pues estos no desaparecen y reaparecen instantáneamente ni adoptan una
formación tipo margarita, ni avanzan cientos de millas en pocos segundos, según
arguyen los técnicos de radar.
* 22-11-54 en Santa María (Brasil), un radiotelegrafista de la base aérea local
observa con cuatro testigos durante varias horas un objeto oscuro de 30 mts de diámetro
cerniéndose sobre unos árboles, que a veces brillaba suavemente y en otros momentos
parecía casi aterrizar.
* Primeros de diciembre de 1954. Guanaré (Venezuela). El director del colegio
de Barquisimeto fue perseguido por un disco luminoso cuando iba en coche. Disparó
contra el objeto con su revolver sin efecto aparente. Detuvo otro coche ocupado por un
abogado y dos policías y los cuatro vieron la nave alejarse.
* 25-7-57 19,10 h. Sâo Sebastiao (Brasil), el profesor Joao Guimarâes, jurista y
profesor de Derecho Romano en la Facultad Católica de Derecho de la Universidad de
Santos, estaba sentado en la playa cuando vio aterrizar cerca un disco luminoso en
forma de sombrero del que descendió una escalerilla metálica y dos hombres jóvenes
con trajes enterizos, estatura normal y pelo rubio se le aproximaron. Él les hizo
preguntas pero no le contestaron verbalmente sino que el jurista sintió la fuerte
impresión mental de que le invitaban a subir a la nave, cosa no muy rara en los casos
OVNI; lo hizo y halló un departamento iluminado con un asiento circular en el que se
sentó con los tripulantes mientras efectuaba un breve paseo aéreo. Al regreso descubre
que su reloj se ha parado (FSR 57,12). Este caso tiene precedentes en otras
observaciones: el 10-11-54, un ingeniero agrónomo va con su familia en coche en Porto
Alegre (Brasil) cuando observa un disco posado del que salen dos hombres estatura
normal, vestidos con un traje enterizo y que se acercaban al coche con los brazos
levantados (¿señal de paz?), pero los testigos se dieron a la fuga y observaron como los
seres entraban de nuevo en el disco que partió veloz. Poco tiempo después, la tarde del
9-12-54, en Linha Bela Vista (Brasil), el campesino O. de Costa e Rosa ve un disco con
cúpula (forma de sombrero) estacionado, color crema, con neblina y un zumbido, y a
su lado tres ocupantes, uno junto a la nave, otro examinandola y otro dentro. Cuando el
testigo dejó, asombrado, caer su azada, un ocupante sonrió, lo recogió del suelo y se lo
devolvió, indicándole por señas que se apartase. Los hombres eran de estatura media,
hombros anchos, largos cabellos rubios, tez pálida y ojos oblicuos y trajes enterizos
marrones terminados zapatos sin tacones. Más cerca de la observación del profesor
jurista tenemos esta otra: 1-5-57 (7 am). Aeropuerto de Pajas Blancas (Argentina), un
testigo nota que su moto falla y distingue un disco de 20 x 5 mts suspendido cerca del
suelo y desde una cuneta observa que el disco hace un zumbido y emite un ascensor por
debajo. De ahí sale un hombre con traje enterizo ajustado como de buzo como plástico,
que con amables gestos le invita a seguirle. Sube al aparato y ve 6 hombres iguales
manejando tableros de instrumentos y dentro hay una luz extraordinaria; luego le
acompañaron hasta la moto y el disco partió al N.W. dándose durante la hora siguiente
varios testigos independientes hicieron 6 observaciones sobre ese mismo rumbo (FSR
65, 1 y 4).
* 10-9-57. Mediodía. Ubatuba, Sao Paulo (Brasil). Cientos de pescadores y
bañistas que se hallaban en la playa ven descender un disco volante a velocidad
vertiginosa en rumbo de colisión, pero en el último momento ya rozando el mar, el
disco hace un viraje repentino hacia arriba con gran velocidad. Ganada cierta altura el
objeto explota con gran llamarada despidiendo multitud de fragmentos o chispas
incandescentes en todas direcciones, bien visibles pese a lucir el sol de pleno. Casi
todos los fragmentos cayeron al mar pero algunos pudieron ser recogidos de la playa.
Los pescadores posiblemente no colaboraron por presiones del gobierno. Algunas
muestras se enviaron a un periodista que las hizo llegar al Dr. Olavo Fontes, que llevó
un fragmento al laboratorio de la Producción Mineral, del Ministerio de Agricultura. El
Dr. Fontes los describe como fragmentos de superficie irregular, claramente arrancados
de una masa mayor; la superficie de una de las muestras presentaba grietas pequeñísmas
siempre longitudinales sugiriendo la acción de una fuerza mecánica, otras muestras
tenían una capa ultradelgada y blancuzca reducible a polvo con un rascado, sugiriendo
calcinamiento o calor intenso, era mucho más ligero que el aluminio. En el citado
laboratorio se realizó un análisis espectrográfico que mostró que era magnesio en un
elevadísimo grado de pureza casi el 100 %, sin otros elementos metálicos, lo cual se
confirmó por análisis por difracción con rayos X. Se halló también algo de óxido de
magnesio. La densidad de la muestra era de 1,866 mientras que si fuera una muestra de
magnesio fabricada en la Tierra su densidad debía haber sido de 1,741. Otros
laboratorios y técnicos corroboraron esos resultados. Los análisis químicos ocupan más
de 40 páginas en Lorenzen (1962) cuyos autores facilitaron una muestra a los técnicos
del amañado Comité Condon, que realizaron un análisis por el método de activación de
neutrones que confirmó que la muestra era magnesio puro en entre un 99,85 % (1466,3
ppm de impureza) y un 99,9 % (994,3 ppm de impureza). Sin embargo una muestra de
magnesio triplemente purificado por la Dow Chemical Company era un 99,99 % puro,
por tanto la pureza del fragmento de Ubatuba no era tan grande como para ser imposible
para la tecnología terrestre, no tenía necesariamente que proceder de una fuente
extraterrestre, incluso por activación neutrónica medida con espectrometría gamma se
determinó que su contenido de isótopo 26 de magnesio no difería de otras muestras. Sin
embargo, el biólogo de la Sorbona prof. Remy Chauvin insiste en que debemos
desconfiar de la sinceridad del Comité Condon; es sospechoso que al menos 4
laboratorios independientes coincidan en que las muestras son anómalas y que sólo los
técnicos de la Comisión Condon, demostradamente falta de objetividad y destinada a
priori a negar a los OVNIs a cualquier precio, sean los únicos que las consideran
magnesio corriente: para ello cita los trabajos del Dr. J.A. Harder y cols. , del
departamento de Ingeniería Civil de la Universidad de California, que analizaron una
muestra enviada por Fontes a Lorenzen. El equipo del Dr. Harder sometió el fragmento
a un análisis por activación de neutrones que confirmó que era magnesio puro al 99,9
%. Pero lo más sorprendente es lo que la muestra analizada no contiene: Si fuera
magnesio terrestre muy purificado contendía algo de aluminio y/o de cobre pero no hay
ni trazas de esos elementos (en el sospechoso análisis de la Comisión Condon, en la
muestra de la Dow Chemical hay cobre, que también se “añade tranquilizadoramente” a
la muestra Ubatuba). Al menos debería existir un poco de calcio, la impureza más difícil
de eliminar, pero en la muestra de Ubatuba no hay ni trazas de ello (tampoco en la de la
Chemical según Condon). Para eliminar el calcio hubiera sido preciso el empleo de un
crisol de cuarzo pero ello significaría una inevitable contaminación de la muestra con
silicio en pequeñas cantidades, pero la muestra de Ubatuba carece hasta de trazas de
silicio (no se da información de este elemento en el informe Condon). La mejor técnica
de purificación conocida en 1957 era la sublimación bajo un vacío extremo sólo
lograble con una bomba de mercurio, lo que obligatoriamente contaminaría el magnesio
con pequeñas cantidades de mercurio, hecho que no se da en la muestra de Ubatuba, que
además está formado por un ensamblaje de cristalizaciones hexagonales destinadas a
ofrecer gran resistencia mecánica y que en 1957 no se sabía producirlas y menos en un
magnesio tan puro; también llama la atención de los técnicos el alto contenido de
estroncio (400-600 ppm) que tiene la muestra de Ubatuba, ausente de otras muestras de
magnesio convencionales (tanto el magnesio como el estroncio se usan para ligeras y
especiales aleaciones). Se puede concluir que ese material fue preparado con ayuda de
una técnica desconocida en la Tierra aun hasta hoy.
* 4-11-57, 2 am Fuerte Itapú, Sâo Vicente, cerca de Santos (costa de Brasil).
Dos centinelas del fuerte ven una luz brillante sobre ellos descendiendo a gran
velocidad (y aumentando su luz) lo que les hace abandonar su idea inicial de que fuera
una brillante estrella sobre el horizonte del Atlántico. No dan la alarma pues piensan
que es un avión. A unos 360 mts el OVNI moderó su velocidad y bajó despacio hasta
los 50-60 mts de altura sobre la torreta de cañones más elevada y se detuvo. Era un
silencioso objeto circular con movimientos controlados inteligentemente, de unos 30
mts de diámetro (era del tamaño del un Douglas grande, según los testigos). Los dos
soldados, armados y junto a unos cañones que apuntan en dirección al OVNI,
contemplan el objeto. Entonces emite un potente zumbido (como un generador) y los
alcanza una ola de calor y sensación de quemadura. No hubo ni llamas ni rayos
dirigidos hacia ellos. Uno de los soldados se tambalea y cae sin sentido, el otro llega a
trompicones a esconderse debajo de uno de los cañones y empezó a dar gritos que
alertan a la tropa, pero antes que esta pudiera reaccionar, el fuerte quedó sin electricidad
y a oscuras. Un oficial trató de encender un generador de emergencia pero no pudo. Los
gritos seguían oyéndose y el caos era grande en los oscuros pasillos hasta que la luz
volvió y algunos oficiales y soldados llegan a tiempo para ver una gran luz anaranjada
alejándose en vertical y luego en horizontal.. Hallaron al centinela inconsciente y al otro
con una crisis de pánico. En la enfermería descubrieron que tenían “quemaduras de 1º y
2º grado, profundas, la mayor parte en zonas que estaban protegidas por la ropa. Los
relojes eléctricos de la base se detuvieron a las 2,03 am, indicando que el incidente duró
4 min. Esa misma mañana el coronel jefe de la base prohibió hablar del incidente. Hubo
una investigación del servicio de inteligencia y se envió un informe al cuartel general y
la base fue visitada por oficiales de la USAF y de las fuerzas aéreas de Brasil. Los
centinelas fueron enviados en avión a Río de Janeiro e ingresados en el Hospital Central
del Ejército y custodiados por fuerzas de seguridad. Tres semanas después, un oficial de
la base que había estado en ella en el momento del incidente y que se interesaba por los
OVNIs, comunicó los detalles del caso al Doctor Olavo Fontes, prestigioso ufólogo
brasileño, tras recibir garantías de que su nombre no sería conocido. Él Dr Fontes
consultó a otros médicos del citado hospital y estos le confirmaron que dos soldados
eran atendidos por quemaduras pero se negaron a decirle nada más. Al no tener más
pruebas, el prudente doctor no quiso revelar el caso y lo mantuvo en secreto hasta
mediados del 59 en que obtuvo el testimonio de otros tres oficiales que también
exigieron anonimato. Sólo ante esta confirmación independiente accedió a publicar un
caso que oficialmente nunca se cerró. No se aclara si los soldados fueron víctimas de un
ataque o de un incremento accidental de energía al retroceder el OVNI con algún
problema técnico.
* 16-1-58, 12,15 pm. En el crucero de la marina brasileña Almirante Saldanha
decenas de oficiales observan un OVNI que tras la reconstrucción del incidente, resulta
ser del tamaño de un avión DC-3 (medía 30 mts de diámetro y 6 de alto). El buque, del
servicio de hidrografía y navegación de la marina, realizaba experimentos hidrográficos
para el Año Geofísico Internacional y en ese momento iniciaba la navegación en la Isla
Trinidade. El OVNI sobrevoló el pico Cresta do Galo y Pico Desejado y giró sobre el
navío (fallaron en ese instante los motores, la electricidad, las radiofrecuencias y el
compás magnético del buque). El objeto era metálico naranja oscuro con halo verdoso y
movimiento ondulatorio y saltos de velocidad, que era de unos 600 km/h. Almiro
Barauna, fotógrafo profesional de la expedición hizo 6 fotos del objeto. Los negativos
se procesaron de inmediato en el mismo barco ante unos oficiales. Las fotos fueron
analizadas intensamente y declaradas auténticas por el gobierno, la Armada y el
presidente del Brasil. El 3-3-58 en informe confidencial del jefe del comando de
operaciones navales, Antonio M. de Carvalho, almirante de lo flota, al departamento de
inteligencia del Ministerio de Marina, se indica la presencia del OVNI sobre Trinidade
entre el 5-12-57 y el 16-1-58. Explica el informe que el capitán de corbeta Carlos A.
Ferreira Bacellar, comandante del puesto oceanográfico de la isla Trinidade fue llamado
al Alto Comando el 27-1-58 ante el que informó que el 31-12-57 un OVNI fue
observado sobre la isla por el oficial médico tte. primero Ignacio C. Moreira Murta,
m.d. y que ese día a las 7,40 am fue visto por un marinero y 5 trabajadores de la isla. La
convicción de los 48 observadores y la coherencia y correlación entre los informes dio
origen al radiograma que provocó la investigación oficial. En el informe se habla de
falsas alarmas no concluyentes que muestran la prudencia y objetividad de los
observadores y su nula propensión a lo maravilloso y por fin se habla del caso de las
fotos del Almirante Saldanha cuyos miembros de popa y proa dieron la alarma ante el
OVNI según el informe. Los escépticos dicen que es demasiada casualidad que el
fotógrafo profesional estuviera en la cubierta con la cámara preparada pero si se
molestasen en leer el informe oficial verían que estaba cumpliendo con su trabajo
fotografiando las operaciones de izado de un bote de la expedición para visitas a tierra.
Se explica cómo el carrete del fotógrafo fue extraído y revelado inmediatamente tras el
avistamiento, en presencia del capitán de corbeta y comandante del puesto
oceanográfico Carlos Alberto Bacellar, y otros oficiales que testimonian junto con los
otros testigos, que lo aparecido en los negativos coincide con lo que avistaron con
detalles que sólo posteriores ampliaciones mostraron más claramente. De esto no se
“acuerdan” los escépticos a la hora de atacar este caso, sólo dicen que estaba presente el
capitán de la Fuerza Aérea, J.T. Viegas (en la reserva) especialista de un grupo de
submarinismo que fue el que alertó al fotógrafo y el que acompañó al capitán Bacellar.
En realidad el único “crimen” de Viegas para los escépticos es que era amigo de
Barauna, lo cual lejos de ser sospechoso era lógico porque tanto Viegas como Barauna
habían pertenecido al mismo grupo submarino. Además no estaban allí como amigos,
Viegas estaba como jefe de Barauna y además no sólo Viegas le alertó sino que lo hizo
al mismo tiempo otro de sus jefes, A. Vieira Filho y pocos segundos después el dentista
de abordo Tte. Homero Ribeiro, tan nervioso que tropezó con un cable (de hecho el
informe de la inteligencia describe “una fuerte perturbación emocional” entre los civiles
y los militares que vieron el OVNI y en el mismo fotógrafo, que según consta en el
informe estuvo una hora sin recuperarse). El capitán de corbeta Bacellar testimonia en el
mismo informe que había observado a plena luz en dos ocasiones y con ayuda de
teodolito de alta precisión sendos OVNIs sobre la isla. En el 2º avistamiento seguía un
globo meteorológico que había caído a tierra según el radiosonda y la línea de trazado
registrada cuando localiza un OVNI a 30º sobre la horizontal del punto en que el globo
cruzó una nube y que a través del teodolito parecía un hemisferio brillante que se movía
a la misma velocidad angular que el sol y tras 3 y ½ horas quedó cubierto por las nubes.
No se identificó con el globo lanzado (caído a los 40 min de las pruebas) ni con la luna
u otro astro por su aspecto y posición. Esta observación la ratificó el oficial médico,
marineros de la Armada y un técnico del departamento de hidrografía y navegación de
la marina. El informe se refiere a esta observación en sus conclusiones diciendo que
fueron testigos “el propio comandante militar, un oficial superior del cuerpo de la
Armada, un hidrógrafo experimentado en meteorología y operaciones de radio sonda y
otros testigos de un fenómeno no explicable sobre la base de las condiciones
atmosféricas o astronómicas. Volviendo al caso de las fotos el informe oficial ratifica
que fueron obtenidas en presencia de otros testigos que afirman haber visto el objeto
fotografiado. El mismo Barauna muestra una prudencia que le honra indicando por
ejemplo que aunque el cree que el OVNI era silencioso no se atreve a asegurarlo por el
estrépito del mar y de los marineros, dice que el objeto era brillante pero no está seguro
si tenía luz propia o reflejada, aunque cree lo primero porque el cielo estaba encapotado
y el sol no lo podía iluminar. Siendo civil se dejó conducir por el capitán Bacellar ante
el Alto Comando militar y presentó declaración y dejó sus señas personales; es
demasiado para alguien que sabe que no sólo él es fotógrafo y que los fotógrafos
gubernamentales son verdaderos especialistas que podrían descubrir sus trucos,
quedando constancia en una declaración oficial de que habría mentido. Según el
informe oficial Barauna ofreció los negativos originales al Alto Comando para todos los
exámenes y análisis necesarios para probar su autenticidad y él mismo sugirió
examinarla con microscopio. El informe concluye que entre los testigos que avistaron
OVNIs aquellos días estaban obreros, oficiales, médicos, dentistas, marineros,
sargentos, civiles y un fotógrafo profesional (Barauna)y que todos coinciden en forma
discoidal o lenticular; incluso el del día 31-12-57 que parecía esférico era desde lejos un
disco con forma de saturno, como el fotografiado por Barauna que los testigos
describen como metálico y nebuloso tal como se ve en las imágenes. El informe sigue
diciendo que los numerosos testigos siempre coincidían en que eran silenciosos, muy
veloces, con movimientos discontinuos y bruscos cambios de velocidad y dirección y
maniobras imposibles (todo ello descarta aeronaves convencionales) y todos coinciden
en que se trataba sin duda de cuerpos sólidos. El informe insiste en que los observadores
más cualificados conocen perfectamente como identificar aviones: todos los aviones
sobre la isla fueron correctamente identificados en todos los casos y se informaron por
nota al departamento de hidrografía y navegación. Los escépticos no aceptan el caso
porque Barauna era un experto fotógrafo y como tal sabía de trucos habiendo practicado
algunos (como han hecho todos los profesionales de la fotografía) pero olvidan que: 1)
Esos trucos fotográficos (“Mundo Ilustrado”, 1952) ilustraban un artículo del propio
Barauna, totalmente escéptico y defendiendo que las famosas fotos de Barra do Tijuca
eran solo maquetas y trucajes, lo que trataba de ilustrar con ejemplos de cómo podrían
falsificarse. Nótese que Barauna escribió este artículo en tono burlesco y descalificador
pues era ardiente partidario de la NO existencia de los OVNIs, hasta que 6 años después
él mismo se vio ante uno. Como esto no lo pueden reconocer los escépticos ahora tratan
de presentar a Barauna como un trucador sin decir nada de su cruzada anti-OVNI. Si lo
que pretendía era burlarse de los partidarios de los OVNIs con las fotos de Trinidade
escogería un lugar que no fuera su trabajo, con menos testigos y lejos del control oficial
e indudablemente hubiera confesado al fin su burla para mostrar cómo había los había
engañado, cosa que nunca hizo. Además los escépticos presentan lo del pasado de
trucos de Barauna como si fuera un hallazgo novedoso e incómodo, cuando en realidad
fue algo considerado desde el primer momento por los investigadores militares
brasileños, y que Barauna no dudó en admitirlo. Tampoco dicen que eran trucos tan
simples que, como el mismo fotógrafo dijo no soportarían un estudio preciso y atento. la
carta del agregado naval USA está llena de errores y contradicciones: Dice que el caso
tiene dos explicaciones pero sólo habla de una y sin aclararla, solo dice de la existencia
de algún “poder avasallador” que ordenó a la armada brasileña no verificar el incidente,
a renglón seguido dice que tal conspiración no existió, con lo que uno no sabe a qué
atenerse, y además es falso porque está documentalmente probado que la armada sí
investigó el incidente. Luego añade que con la clásica prepotencia norteamericana que
los brasileños son todos unos cuentistas sensacionalistas y jamás dicen la verdad. No se
molestó en interrogar a los casi 50 testigos, ni en conocer la exhaustiva documentación
de las Fuerzas Armadas Brasileñas y sus servicios de inteligencia. Niega la autenticidad
de las fotos diciendo que si el OVNI hubiera ido tan rápido como explicaba la prensa
hubiera aparecido más borroso; si hubiera leído los informes oficiales vería que el
OVNI no iba tan rápido como para distorsionarse, pero en cambio aparece menos
definido que el nítido paisaje isleño y con el escaso contraste de un objeto iluminado.
Por último el agregado naval termina negando la autenticidad del caso diciendo que los
marcianos no visitarían una isla como Trinidade tan árida, pues son muy aficionados a
la comodidad (punto 4), con lo que confirma su nula seriedad. 2) reveló el film en el
mismo barco en presencia del comandante Bacellar y de prisa y sin preparación pues no
tenía ni papel fotográfico a bordo y hubieron de esperar a llegar a Río para hacer copias.
Las fotos eran 6 pero 2 de ellas, la 4ª y la 5ª se malogran y en las demás el objeto,
aunque rotundo, aparece borroso (tal como lo describen los testigos), lo cual no es
propio de una maqueta. Nada de eso no tiene pinta de un truco premeditadamente
preparado. 3) Con las prisas no ajustó debidamente el objetivo de la cámara por lo que
las fotos están sobre-expuestas, lo que tampoco sugiere un trucaje premeditado. 4)
Fueron otras personas presentes las que gritaron a Barauna que fotografiase el objeto y
éste no se encontraba muy bien pues había olvidado tomar su medicación para una
afección física que sufría, además el capitán Bacellar tomó medidas para salvaguardar la
autenticidad de la película, no sólo acompañarlo e insistir en que fuera revelado de
inmediato sino que insistió en que Barauna se quitase antes de entrar en el cuarto de
revelado su equipo de buceo, traje que además no facilita precisamente por estar ceñido
al cuerpo y carecer de bolsillos, ocultar nada. 5) Expertos en fotografía del Ejército
Brasileño examinaron los negativos y se halló que eran auténticos, sin trampa o engaño,
cosa de la cual los analistas debieron asegurarse muy bien pues se atrevieron,
comprometiendo en ello la seriedad de las Fuerzas Armadas nacionales y del gobierno
ante el pueblo y la opinión internacional, a reconocer la existencia de los OVNIS a
partir de este caso (el informe de inteligencia dice en el punto e de la conclusión “Que,
finalmente, la existencia de informes personales y de evidencias fotográficas de cierto
valor considerando las circunstancias envueltas, permite la admisión de que hay
indicadores de la existencia de objetos volantes no identificados”). 6) Varios testigos,
militares sobre todo y técnicos, muchos de ellos desde el barco vieron el OVNI en el
aire mientras Barauna lo fotografiaba así que de maquetas nada. Si no se pudo hallar
marineros que admitiesen haber visto algo ante la prensa que fue a preguntarles varias
semanas después fue sin duda porque no estaban autorizados a hablar antes que sus
superiores y, como sucede en estos casos, se les pide discreción y sobre todo a partir de
la discreción impuesta tras la intervención de la Inteligencia Norteamericana. De hecho
las autoridades militares pidieron a Barauna (cuyas declaraciones coinciden al detalle
con lo expuesto en el informe de la inteligencia militar independientemente) que callase
el suceso hasta que le concedieran permiso para hablar con la prensa para no causar
pánico a la población, detalle que muestra una tesis de origen e influencia
norteamericana, cuya participación en el caso y su absurdo interés en negar se pueden
demostrar. Barauna recibió autorización verbal de Bacellar a fines de febrero, cuando a
partir del día 21 el asunto se filtró a la prensa mundial, otra cosa es el personal militar:
pese a la inmensa presión periodística, el Gabinete del Ministerio de Marina confirmó el
incidente en nota oficial del 22 de febrero pero sin dar detalle alguno (sólo que fue
observado por gran número de los tripulantes del buque militar y que se habían tomado
fotos), luego aun seguían guardando reserva. El 27 de febrero el diputado Sergio
Magalhanes presentó 8 preguntas al ministro de Marina incluyendo una referencia
confirmatoria a la nota oficial de día 22. Por fin el 16 de abril el Ministerio de Marina
publica una nota más extensa, confirmando la autenticidad del caso y tratando de
demostrar que ellos no trataban de ocultar nada aunque no podían pronunciarse sobre la
naturaleza del objeto observado y fotografiado. Por tanto es una falsedad demostrable lo
que escépticos como Klass afirman de que la Armada había contestado no tener ninguna
conexión con el tema. Además el Dr. Olavo Fontes descubrió la existencia de una 5º
fotografía del mismo objeto tomada por un sargento de una estación meteorológica de la
isla tomada dos días antes y que le fue enseñada también a Barauna por los militares. El
20-2-58 el presidente de Brasil, Kubitsheck avaló personalmente la autencicidad de las
fotos en conferencia de prensa. El 25-2-58, el ministro de Marina, almirante Antonio A.
Cámara declaró tras su entrevista con el presidente de Brasil, J. Kubitsheck en
Petrópolis, que estaba personalmente convencido de la autenticidad de las fotografías y
añadió que “La Marina posee un gran secreto que no puede divulgar porque no es
posible explicarlo. 5) Pese a su suspicacia, los escépticos no han podido señalar y
mantener una explicación alternativa concreta de cómo se hizo el truco. La USAF dice
que las fotos son un truco pero en sus archivos públicos no hay ninguna interpretación
del caso, si tienen pruebas ¿por qué no mostrarlas como se hace a menudo frente a casos
fraudulentos? todo sugiere que no hay pruebas disponibles contra las fotos de Barauna.
La carta del agregado naval norteamericano a Washigton, El informe oficial de la
inteligencia militar es concluyente: “h) Que -considerando las circunstancias en que las
fotos fueron tomadas, seguidas de la inmediata revelación de la película, las condiciones
en que esta fue realizada y el estado emocional del fotógrafo- todo indica que ningún
fotomontaje se efectuó en el laboratorio de abordo.” Más adelante informa de que “El
informe del capitán de corbeta Bacellar, que vio en la película inmediatamente después
de revelada y todavía húmeda, las imágenes que identificó en las copias como el objeto
fotografiado y también que las instantáneas que preceden a la secuencia conectada con
el paisaje del objeto corresponden a escenas tomadas a bordo pocos minutos antes del
suceso. “ Explica el informe “las declaraciones de las personas que avistaron el objeto:
Ellas vieron las copias de las fotografías y declararon que habían visto exactamente lo
que aparece en las fotografías.” En el punto j se lee: “En lo que respecta a los negativos,
fueron sometidos al examen de los técnicos del Departamento de Hidrografía y
Navegación y de expertos del Servicio Aerofotográmétrico de Cruzeiro do Sul, con los
siguientes resultados: 1) El técnico del Departamento de Hidrografía y Navegación de
la Armada, luego de analizar los negativos afirma que son naturales (no trucados). 2)
Los técnicos del Servicio Aerofotográmétrico de Cruzeiro do Sul, luego de exámenes
microscópicos para verificar la granaulación, análisis de las señales, verificación de
luminosidad y detalles de contornos, afirmaron: No había signo alguno de fotomontaje
en los negativos mencionados, y toda la evidencia demostraba que eran realmente
negativos de un objeto verdaderamente fotografiado; la hipótesis de un fotomontaje
tramado luego de la observación es definitivamente excluida. Es imposible demostrar
tanto la existencia como la inexistencia de un fotomontaje previo, el que requiere, no
obstante una técnica de alta precisión y circunstancias favorables para su ejecución.”
Obviamente tales circunstancias no se dieron y además un examen por ordenador de la
GSW concluye que las imágenes son auténticas y ahí sí se hubiera detectado un montaje
previo. El testimonio del capitán de corbeta Bacellar confirma que vio las imágenes
mientras salían húmedas del revelador y que era el mismo que luego se podía ver en las
copias obtenidas. Explica que las dos fotos que le salieron mal a Barauna (¿por qué si
era un truco previamente preparado?) mostraban el mar y unas rocas de la costa, lo que
huele a no preparación, a los nervios de lo inesperado. Añade que todos los testigos de
la observación reconocieron el objeto visto por ellos, y que durante la observación del
OVNI (que según la reconstrucción estuvo a 14 km del buque) los equipos eléctricos del
buque dejaron de funcionar y a partir de ahí hubo tras caídas de tensión eléctrica que
detenían el barco lo que hacía que los oficiales salieran con prismáticos a observar el
cielo encapotado sin logra ver nada. Barauna cedió los negativos que le fueron
devueltos con una invitación del Ministerio de Marina ante cuyos oficiales superiores
compareció siendo interrogado profusamente en dos ocasiones y entregando los
negativos que fueron analizados durante 4 días seguidos. Los oficiales en el segundo
interrogatorio le cronometraron mientras disparaba su cámara, confirmando que las
tomas se podían hacer en los 14 segundos que él decía. Los oficiales al estudiar la
posición del buque estiman que el artefacto volaba a 900-1.000 km/h durante sus
aceleraciones y de acuerdo con el paisaje y comparando con mapas precisos se le
determinó un ancho de 8 mts y un diámetro de 40. Queda por tanto sin fundamento la
perversa sugerencia de los escépticos sobre la complicidad de un oficial y la
manipulación del negativo durante el revelado y tanto los análisis digitales como las
tomas fallidas, como la sucesión natural de los fotogramas, como los testimonios
visuales independientes oficialmente certificados, excluyen la preparación previa de un
truco y el lanzamiento de una maqueta, que además de enorme no se hubiera mantenido
en el aire tanto tiempo, ni hubiera ascendido ni alejado tanto y tan alta, ni hubiera
pasado desapercibida como truco a los tripulantes del barco, ni hubiera dejado de
detectarse en los análisis digitales. Los escépticos han elaborado entonces una última
hipótesis (S. Campbell 1994) que muestra cómo no están satisfechos con sus anteriores
acusaciones pues han sido refutadas: las fotos eran reales pero se trata de la
combinación de un espejismo del planeta Júpiter y una inversión de temperatura y
viento. Sin embargo, Júpiter no es suficientemente brillante para ser visible de día y ya
estaba demasiado alto sobre el horizonte para crear un espejismo.
* 24-4-59 Piata Beach, distrito de Amaralina, Brasil se fotografía un disco
diurno con amplia ala y cúpula en el centro (como un capelo cardenalicio). El fotógrafo
toma 4 imágenes y queda sin consciencia, despierta con una inexplicable nota escrita
inconscientemente por él mismo advirtiendo contra el uso con fines bélicos de la
energía nuclear. El mismo objeto fue fotografiado con total independencia el 18-3-75 en
Ontario (Canadá).
AÑOS 60
* Febrero-60 Golfo Nuevo (Argentina). La Marina persigue durante dos semanas
a 2 OSNI pensando que eran submarinos rusos. Pero su velocidad y su maniobrabilidad
enormes no coincidían con esa hipótesis. Uno de ellos a veces quedaba inmóvil en el
fondo. No se identifica y al ser lanzadas cargas de profundidad contra él aparecieron dos
nuevos ecos de sonar y una hora después los tres desaparecieron sin ser dañados ni
capturados, pese al asesoramiento de técnicos norteamericanos. Los argentinos hacen un
comunicado truinfalista pero a la hora vuelven los OSNI y durante semanas se detectan
y persiguen inútilmente 6 OSNIs que al fin se esfuman estando rodeados y vigilados por
todas las rutas posibles y sin hacer saltar la alarma del sonar. Además esa zona, como
las de Golfo San Martín y Golfo San Jorge son conocidas por la gran actividad OVNI y
8 meses antes en el puerto de Buenos Aires, las autoridades navales detectaron un OSNI
grande, veloz y muy maniobrable, con forma de pez, color metálico y gran aleta caudal
vertical, que pudo ser examinado pero no identificado por submarinistas militares. Al
mes siguiente se detectó otro OSNI en el Caribe, otro a la altura de Seatle descrito como
“objeto mecánico articulado” mientras que otro reposó 10 días en el fondo marino en
Sydney. En mayo, barcos de la US-Navy detectan e intentan desalojar por todos los
medios a un OSNI sumergido a gran profundidad frente a Florida. Las autoridades
militares reconocieron que no podía tratarse de un submarino. Ya el 16-1-57 (efe), el
almirante Delmer S. Fahrney, ex-jefe del centro de control de misiles de la US-NAVY
explicó sobre los OVNIs: “Como resultado de largas investigaciones en las que han
acumulado conocimientos tecnológicos excepcionales, puede ya afirmarse que una serie
de objetos no identificados dirigidos inteligentemente, están penetrando en la atmósfera
terrestre procedentes del espacio exterior...Los discos volantes existen, son de origen
extraterrestre y guiados por inteligencias conscientes”.En 1963, el portaviones Wasp, de
la US-Navy y otros 12 buques en maniobras en el Atlántico norte detectaron una gran
nave submarina que se desplazaba a 150 nudos (280 km/h) que estuvo cerca de la flota
militar maniobrando alrededor de ella durante 4 días y sumergiéndose a veces a 8.200
mts de profundidad, cuando el record de los submarinos modernos es de 1.900 mts y
ello si no es un submarino convencional pues en tal caso no llega ni de lejos a esa
profundidad por el gran peligro de exceso de presión. La velocidad de los submarinos
más modernos es de 45 nudos (80 km/h) pero los OSNIs van bajo las aguas a tres veces
esa velocidad.
* 1-1-61. La Victoria (Venezuela) A. P. Pisani, topógrafo del gobierno, fue
adelantado por un camión en la autopista andina. Un disco brillante azul acero pasó en
vuelo junto al camión y se alejó. El camión fue levantado casi 1 mts sobre la calzada y
volcó en un margen arenoso quedando el conductor con heridas leves (véase caso 5-4-
67 ruta 72).
* 8-1-62 noche. Catamarca (Argentina). Un camionero y otros dos testigos ven
dos luces potentes un instante y luego a 150 mts de la carretera un aparto aterrizado que
al ser enfocado por los faros de los vehículos despegó muy veloz. Más lejos ven 2
OVNIs sobre la carretera de La Bajada. Cuando un coche patrulla de la Policía se dirigía
al lugar vio uno de los aparatos en el suelo, cerca de Loma Brava. El caso fue estudiado
por CODOVNI,62.
* 12-5-62, 4, 10 a.m. Provincia Pampa (Argentina) dos testigos ven un objeto
zumbante y alargado aterrizando 1 min. a 100 mts en la carretera. Al acercársele, se
elevó, cruzó la carretera a baja altura y ascendió con una llamarada dividiéndose en dos
secciones que se alejaron volando en distintas direcciones. En 120 mts de diámetro la
hierba apareció quemada, los insectos carbonizados y la tierra petrificada. La base
naval de Puerto Belgrano analizó las muestras.
* 2-8-62 Aeropuerto de Punta Camba (Argentina). Luis Harvey, director del
aeropuerto y sus técnicos creyeron que una nave no se había anunciado previamente y
se disponía a aterrizar, pues un luminoso OVNI daba vueltas veloces sobre las pistas.
Descendió y se inmovilizó a 1 mts sobre ellas por 4 minutos. Era esférico, rotante, con
destellos azules, verdes y anaranjados. Cuando se acercaron a él partió a gran velocidad
(FSR 64,4).
* 21-12-62, 21,15 h. Aeropuerto de Ezeiza, Buenos Aires (Argentina). Un gran
disco de fuego fue observado sobre una de las pistas por Horacio Alora y Mario
Pezzuto, dos técnicos de la torre de control, siendo visto también por las tripulaciones
de dos aviones, un DC-8 norteamericano que intenta aterrizar y un vuelo posterior de
Aerolíneas Argentinas que iba a despegar. Se elevó a 10 mts de altura, se inmovilizó y
voló al N.E. El caso fue documentado por CODOVNI, 62. Como vemos no es
infrecuente la presencia OVNI en torno a aeropuertos, a veces con efectos
electromagnéticos (EM). Por ejemplo el 26-7-55 la luz del aeropuerto nacional de
Washington se apagó cuando la zona era sobrevolada por un OVNI circular. Al
observarlo, el personal de servicio lo iluminó con un potente reflector que al instante
dejó de funcionar. Algo parecido sucedió el 9-7-65 a las 15,45 con cielo despejado
sobre el aeropuerto de Santa María (Islas Azores) al sobrevolar la torre de control un
objeto extraño, ora esférico ora cilíndrico que hizo que los relojes electromagnéticos se
detuviesen 10 min hasta que el OVNI desapareció; unos volvieron a funcionar solos,
otros hubo que ponerlos en marcha manualmente y se pararon incluso los relojes anti-
magnéticos. Menos notables fueron los efectos, perturbaciones radioeléctricas en las
comunicaciones de la torre de control, sufridas el 26-6-67 en el aeropuerto de Junin,
Buenos Aires (Argentina).
* 15-2-63 Ascensión (Paraguay) Un estudiante A. Lenven ve aterrizar un objeto
en los terrenos de la escuela. Desde un lugar distintos varios habitantes de la capital,
incluso un funcionario del Ministerio del Interior, vieron un objeto volando a gran
velocidad sobre Ascensión, según los archivos ATIC. Cinco días antes un objeto
aterrizó en Cañada de Alsogaray (Argentina) provocando una investigación policial
sobre unas huellas en la hierba que mostraban un calor intenso y un polvo blanquecino
parecido al denunciado en un aterrizaje en la Roche-en-Breuil (Francia, 5-11-54, 10,10
a.m.). La investigación la realizó FSR (66,1). Sorprendentemente, el 31-1-63, en
Cañada de Alsogaray (Argentina), se informó del aterrizaje de un objeto y se hallaron
huellas en la hierba y señales de intenso calor; hubo una investigación policial, pero lo
interesante es que también allí se halló un polvo blanquecino (FSR 66,1). La
Universidad Nacional Sur (La Nación 15-5-62) analizó el polvillo resultando estar
compuesto casi completamente de calcio y carbonato potásico (requiere más de 2 mil
grados) en el lugar de aterrizaje del OVNI El 21-10-63 a las 21,30 h. se presentaron 6
objetos durante 40-45 min sobre unas vías de tren 180 mts al este del rancho Santa
Teresa en Trancas (Tucumán, Argentina), ante la familia Moreno (un matrimonio de
edad madura, tres hijas adultas dos de ellas casadas con oficiales del ejército y una
doncella de 15 años) Dos OVNIs estaban sobre la vía férrea y otro flotaba cerca de la
casa, Junto a los 2 primeros discos y a través de un cilindro de luz que los unía se vieron
circular numerosas sombras humanoides. Los testigos asustados (el generador eléctrico
había dejado de funcionar a las 19 h y ahora se veían extrañas luces, que no podían ser
relámpagos por escasamente nublado) piensan en un descarrilamiento por la guerrilla y
salen llevando una pistola Colt 38. El OVNI más cercano, de unos 9 mts de diámetro
que flotaba y se balanceaba ligeramente cerca de la casa presentaba 6 ventanales o
paneles rectangulares, presentaba varias secciones unidas con remaches, salvo en la
cúpula y mientras algo multicolor giraba dentro formaba humo a su alrededor (como los
demás), en especial por debajo y se oía un suave “trun-ca-tra” mecánico; ellos le
iluminaron con la linterna y el OVNI lanzó un foco de luz sólida que derribó indemne al
trío (que sintió como si le hubiera golpeado un chorro de agua a gran presión), mientras
se revelan sobre la vía otros tres discos completando un sexteto. Entonces lanzó un haz
sobre la casa que quedó bañada de luz (como examinándola por todos los ángulos) y la
temperatura pasó de 16 a 40º mientras había fuerte olor a azufre, y los testigos sufrían
de ardor cutáneo, que Yoli aliviaba a Dora con pomada en su rostro (la doctora R. Vera
de Kairuz atendió a la joven de ello posteriormente viendo que era una alergia debida a
nervios, sin duda por los sucesos de esa noche). Para entonces el matrimonio ya se había
percatado de todo los que observaban los demás, todos rezaban, gritaban o lloraban. Los
tres niños no se despertaron pero sudaban copiosamente y luego hubieron de ser
mudados. El calor y el olor persistieron hasta la llegada al día siguiente de personas que
venían a investigar los hechos, como el periodista y escritor y actual director del serio y
prestigioso diario La Gaceta, A. Álvarez Sosa y el escéptico redactor jefe de noticias V.
Murga, que constataron el pánico genuino y reciente de los testigos. Varios lanzaban
tubos o focos de luz sólida, a veces a pares perfectamente paralelos, que avanzaron
lentamente hacia la casa, un gallinero y la casa de los vecinos. Los tres feroces perros de
los Moreno quedaban tranquilos y apáticos al ser bañados por la luz, en cambio las
gallinas sólo se activaban al ser tocado el gallinero por los focos. Varios de estos haces
de luz (perfectamente cilíndricos de 3 mts de diámetro y que no proyectaban sombras),
una de las testigos (Yolie) metió su brazo en uno de los haces compactos y coherentes y
notó un impulso y sensación de calor, uno de los focos se dobló increíblemente en
forma de U (sur-norte) tras avanzar unos 10 min y luego fue recogido por el OVNI que
se reunió con sus compañeros. Los 6 discos despegaron hacia Sierra Medina (20-25
km). La familia Moreno no tenía razón para mentir ni obtuvo nada por ello. Además
hubo otros testigos, como demostró la investigación policial que se inició de inmediato
(la delicada situación política del momento en Argentina aconsejaba no mentir ni
entretener para nada a la Policía, mejor no llamar su atención, así que una fabulación
queda descartada, pues la misma familia avisó a la policía tras poner un telegrama a un
familiar), Francisco Tropiano que vio extrañas luces en vuelo a las 22,25, justo cuando
el episodio del rancho acababa de terminar, José Acosta y toda la familia Huanca vieron
los discos sobre las vías del tren. Los testigos fueron encuestados por separado por el
profesor Orlando Brabo, físico de la Universidad de Tucumán y el capitán de fragata
Omar R. Pagani que hizo un informe oficial para la Armada Argentina, conservándose
aun hoy un Formulario de Información Técnica sobre Objetos Voladores No
Identificados (OVNI) de la Armada Argentina, Estado Mayor Naval del 29-11-64
ejemplar 02416 del Servicio de Inteligencia Naval. Los testigos eran personas normales,
algunos con un alto nivel cultural. No se sabe el propósito de esta acción de los OVNIs,
aunque tal vez estuviesen reparando sus naves o investigando algo en el cercano lugar
(tal vez era un punto de cita para un estudio de las maniobras militares próximas a
comenzar) y los rayos de luz eran usados para evitar que se acercaran los observadores,
a los que obviamente no se quería hacer ningún daño. Los escépticos no dudan que los
Moreno y sus vecinos vieron algo pero afirman que fue unas maniobras militares
desarrolladas en Tucumán el 25 de octubre ya que por esa vía férrea se transportaron
numerosas tropas, y que los OVNIs eran tanques o vehículos con sus reflectores. Pero el
OVNI de cerca de la casa estaba demasiado próximo para confundirse, los testigos no
vieron ningún tren en ese momento ni oyeron su ruido característico que conocían bien.
Y contra lo que dijeron los escépticos (que sólo entrevistaron a los testigos 25 años
después), en esas maniobras que no eran secretas, los periodistas enviados a cubrirlas no
vieron que se usara ningún reflector por lo que ni los haces ni el polvillo provenían de
ellos (ni los reflectores militares tienen esas propiedades dinámicas, térmicas y táctiles y
nunca emiten tal cantidad de residuos por sus rejillas). Tampoco se usaron gases de
niebla en esa maniobras. La teoría de las maniobras militares fue duramente criticada
por el ufólogo y capitán de fragata Perissé, que recordó que las tropas de esa maniobra
no disponían de vehículos blindados por lo que difícilmente podían ser eso los OVNIs,
esto mismo lo confirmó a la prensa el coronel Luis Alberto Sarmiento, jefe del servicio
de seguridad de la del Ejército en Tucumán. Además las tropas no llegaron a las
maniobras por esas vía férrea de Trancas sino por La Lagunilla, 40 km. de Salta y al
norte de Trancas (no al este que era donde estaba la vía). Además las tropas no
empezaron a desplazarse hasta el día 24, tres días después de caso Trancas, según el
capitán Perissé, que confirma que no llevaban reflectores, que califica de absurda la idea
de que las unidades militares realizasen maniobras en la finca de los Moreno sin
informarles como es habitual en tan raros casos (hay zonas habilitadas para maniobras).
Perissé explica que el humo de camuflaje no se usa por la noche pues basta con la
oscuridad, además los blindados y tanques hacen un ruido ensordecedor y típico nada
que ver con el suave ruido mecánico oído por los testigos. Además las hermanas
Moreno estaban muy habituadas a ver maniobras militares por la profesión de sus
maridos y ya desde pequeñas conocían las maniobras nocturnas militares. El auxiliar de
estación A. Brozicevich aclaró que esa noche no hubo ningún accidente o cuadrilla
ferroviaria trabajando. Citar el caso de Trancas viene a que en el lugar donde habían
estado los discos, tanto sobre la vía férrea como en la casa, se halló, aparte de la hierba
aplastada una acumulación cónica de 1 mts de esférulas blancas de 1,25 cm de diámetro
desmenuzables formando un polvillo blanquecino más pesado que el talco e impalpable.
Los análisis de laboratorio de la Universidad Nacional de Tucumán, facultad de
Ciencias Exactas y Tecnología, por el jefe de laboratorio químico del Instituto de
Ingeniería Química, Walter Gonzalo Tell mostraron que eran 96,45 % carbonato
cálcico y un 3,51 % de carbonato potásico (la misma composición que el caso anterior).
Tell declaró a la revista 2.001 (n5, dic-68) que era evidente que no se trataba de un
producto natural y que por su composición química y su consistencia era improbable
que procediese de alguna industria cercana o que alguna persona realizara esa mezcla y
la pulverizara sobre el áreas. El Dr. Tell comentó al director de la Gaceta que el polvo
blanco hallado en Trancas era “resultado de una reacción nuclear que nosotros no
podemos reproducir porque carecemos de una tecnología capaz de crear una fuente de
energía que no produzca radiación.”
* 24-5-65, 18,40 h. Paso Carretas (Argentina). Unos cazadores con prismáticos
observan un plato invertido muy luminoso con luz roja superior que se posó en un cerro
tras volar en círculos. La policía de Luján, envió una patrulla al mando del comandante
Osvaldo Pagella que distinguió un gran objeto metálico posado en la colina a la que no
pudieron acceder antes de que despegara dado lo accidentado del terreno (Vallèe).
* 24-3-65. Valparaiso (Chile). El astrónomo Muñoz Ferrada observa un OVNI
anaranjado y azul por los bordes, sobrevolando la ciudad a unos 2 mil mts. durante 6-7
min.
* 19-6-65. Isla Decepción (Antártida) Los científicos chilenos, argentinos y
británicos (Islas Shetland) avistan un objeto luminoso volando en zigzag que queda
suspendido en el aire. El comandante M. Jahn Barrera de la base antártica chilena
Arturo Prat envió de inmediato un radiograma con los detalles de dicha observación al
Cuartel General de Aeronáutica de Chile que publica la información el 3-7-65, con
motivo de otra observación OVNI por el personal del destacamento naval argentino de
Isla Decepción en que se lograron numerosas fotos. Los chilenos detectan en la misma
dirección (SW) posiblemente el mismo objeto y el transporte Punta Medanos de la
Armada Chilena sufrió serias alteraciones en los compases y brújulas coincidiendo con
el paso de un objeto luminoso. Los 5 ingleses miembros de la base antártica británica
ven al mismo tiempo un objeto luminoso rojo con variaciones amarillas y verdes que
permaneció estático 10 min. dos variómetros del laboratorio del destacamento naval
argentino de las Islas Orcadas, notaron fuertes perturbaciones del campo magnético
mientras pasa el objeto, lo mismo que los magnetómetros de los observatorios de la
Plata y Córdoba (Argentina). En una comunicación radioeléctrica entre el tte. de fragata
de infantería de marina D. Perissé al jefe del Destacamento Naval Decepción (Antártida
Argentina), el primero reafirma los datos de este avistamiento OVNI y explica que los
datos informados se atienen simplemente a lo observado por el personal del
destacamento: un objeto luminoso como una estrella de primera magnitud, velocidad
variable, a veces estático pero con aceleraciones y cambios de rumbo repentinos y cuyas
características niegan que fuese un globo, astro o avión. Los testigos fueron 17 incluso 3
suboficiales chilenos de la base Aguirre. Tras expresar la dificultad para obtención de
fotos, el informe prosigue “Por otra parte, las informaciones procedentes del
Destacamento Naval Orcadas destacan un hecho de gran importancia, y este es que en el
momento en que se producía el paso del objeto por aquel punto, dos variómetros en
funcionamiento acusaron, para la hora del avistaje, perturbaciones al campo magnético,
registrados por la cinta de dichos aparatos.” Todo ello consta en el boletín informativo
de la Secretaría de la Marina Argentina, nº 172 del 7-7-65 (los variómetros miden las
variaciones de intensidad del campo magnético para ajustar la diferencia polo
geográfico-polo magnético debida a la rotación terrestre, a ciclos amplios y a efectos
solares; la presencia de un aparato metálico voluminoso puede perturbarlos pero no si
está a pocos kilómetros de distancia o pocos cientos de metros de profundidad, sin
embargo el OVNI los perturbó estando, según cálculos con teodolito, a 10-15 km de
distancia de la base Orcadas, demasiado lejos para que un objeto convencional que no
posea un intenso campo magnético pueda causar tales efectos, ningún aparato
construido por el hombre pudo causar ese efecto). Pocos días después el Ministro de
Defensa chileno declaraba que “Un objeto volador, grande, desconocido, muy similar a
los llamados OVNIs, apareció en la Isla Decepción, causó una serie de perturbaciones
electromagnéticas a bordo del transporte Punta Médanos, en el Océano Antártico. Las
agujas de las brújulas a bordo del navío se comportaron de manera fantástica desde el
preciso momento en que el OVNI apareció sobre sus cabezas. Las agujas dejaron
repentinamente de apuntar al rumbo que seguía el barco y señalaron directamente hacia
el OVNI, pese a que el mismo se encontraba a más de una milla de distancia.” La
Secretaría de Marina argentina informó a los pocos días en nota oficial que la tarde “del
día 3 del corriente, fue observado desde el destacamento naval Decepción, en la
Antártida argentina, un objeto volador de forma lenticular, aspecto sólido, coloración
predominante rojo y verde, adquiriendo por momentos tonalidades amarillas, azules,
naranjas y blancas. Fue registrado su desplazamiento en dirección general este,
modificando breves instantes su rumbo al oeste, a una altura de 45º sobre el horizonte y
a una distancia aproximada de 10 a 15 km.” Señala el informe la ausencia de ruido, las
variaciones de velocidad y el estacionamiento en el cielo, así como las condiciones
meteorológicas despejadas, con escasos estratos y cúmulos aislados y luna visible en
cuarto menguante, y aclara que el objeto fue visto por el meteorólogo de la base y 10
técnicos más de la dotación por 15-20 min. pudiendo el cabo Uladislao Martínez tomar
varias fotografías, así como confirma la observación desde el destacamento naval de
Orcadas. Explica por fin que el objeto se alejó al NW a 30º sobre el horizonte. El
comandante M. Jahn Barrera (testigo OVNI del 19-6) explicó: “Sería un disparate
afirmar que hemos visto un platillo volante de los que aparecen en las series de ciencia
ficción. Lo que avistamos fue algo real, un objeto sólido que se movía a increíbles
velocidades, ejecutaba maniobras, despedía una luz verdosa y causaba interferencias en
los instrumentos electrónicos de la base argentina situada junto a la nuestra en la
pequeña isla de Decepción. Iba volando a corta distancia con una elevación de 45º sobre
el norte de la isla y moviéndose en rumbo zigzagueante. Quedó suspendido en el cielo
después de ejecutar una de sus maniobras, permaneciendo inmóvil durante 20 minutos
para luego alejarse a gran velocidad. Nosotros observamos dicho objeto a través de unos
binoculares: no creo que pudiera tratarse de una nave de fabricación terrestre.” Negó
que pudiese tratarse de un astro un meteorito o una nave terrestre, pues ningún aparato
humano coincide en forma, tamaño, velocidad, maniobras, etc. Aclaró que entre las
bases implicadas no han existido comunicaciones previas que pudieran inducir a
sugestión. Después de todas estas declaraciones llegó el silencio militar impuesto pero
los hechos son que el personal altamente cualificado de tres bases distintas y separadas
vieron lo mismo simultáneamente y lo detectaron instrumentalmente. Ni los gobiernos
de Chile y Argentina emitieron más comunicados, se sabe del avistamiento inglés por el
testimonio del comandante Barrera que estuvo en comunicación por radio con los
ingleses al día siguiente del avistamiento que además hicieron pública una escueta nota:
“A las 19,45 h. 5 miembros de la dotación británica avistaron un objeto celeste al norte
de la isla Decepción, que se desplazaba de forma zigzagueante y que se detuvo en el
horizonte entre 5 y 10 min. Su color era rojo amarillento, variando al verde y se mostró
a una altura de 20 grados.” Mientras todo esto sucedía, las estaciones de seguimiento
espacial de Tidnibilla y Goldstone (Australia) ocupadas en seguir las evoluciones de la
sonda Mariner 4 que enviaba fotos desde Marte, registraron una serie de irregularidades
electromagnéticas a causa de la presencia de un OVNI (ver anexo “Marte”).
A principios de 2001 el gobierno USA, gracias a la ley de libertad de
información, desclasifica documentos oficiales sobre avistamientos OVNI chilenos
producidos en Arica, Iquique, Antofagasta, Chañaral, Antártida, Sector Mininco de la 8ª
Región Militar (21-6-65 un matrimonio informó al Agregado Aéreo de USA), y que van
desde los años 50 a mediados de los 80. Los documentos fueron elaborados por el
coronel de la USAF, Hubert Brandon para la Agencia de Inteligencia de Defensa (DIA)
tomando como fuentes, entre otras, el Agregado de los USA en Santiago de Chile,
funcionarios de LAN Chile y personal de la Fuerza Aérea Chilena (FACH), a pesar de
que esta siempre ha negado públicamente la existencia de archivos de OVNIs, lo que
recientemente (durante la FIDAE, feria del aire y el espacio, en 2000) ha ratificado el
general Ricardo Bermúdez, presidente del Comité de Estudio de Fenómenos Aéreos. El
6-9-65 Marcelo Cisternas y 5 miembros de la tripulación de un avión del LAN Chile,
que atravesaba Arica, vieron un objeto claramente mecánico y que realizaba
movimientos en zig-zag. El piloto afirmó que “yo nunca he tenido una experiencia
similar. No era una visión óptica debida a reflexiones atmosféricas. Estoy seguro de que
era un aparato metálico” Otro de los casos desclasificados es el expedinte que acabamos
de narrar en la Antártida.
El 4-12-67 durante la erupción volcánica de dicha isla constantemente vigilada
por geólogos y vulcanólogos, en plena evacuación de sus escasos habitantes
(científicos) un vulcanólogo fotografía una columna de humo del volcán y en las fotos
reveladas en uno de los barcos de rescate se observa un disco volante de gran cúpula
inmóvil sobre la catástrofe. El caso aparece confirmado entre los documentos
desclasificados de la DIA (Agencia de Inteligencia del Departamento de Defensa) sobre
OVNIs gracias a la Ley de Libertad de Información. Desde luego algo sucedía en la
zona, el 7 de junio, el meteorólogo Jorge Stanich de la base argentina Primero de Mayo
(Isla Decepción) observa en el cielo a 2 km un OVNI estático, brillante y amarillo, con
diámetro entre 35-50 mts y que desapereció rápido al cabo de 5 seg. Al dia siguiente
observa algo similar. El 18 de junio, sobre la base chilena Pedro Aguirre Cerdá
(Decepción) aparece un OVNI zigzagueante verde-rojo-amarillo por 15 minutos. El 2 de
julio el personal de la base briutánica B (Decepción) observa 15-20 min. un OVNI rojo-
verde; el 3 de julio nueve miembros de la citada base chilena ven un OVNI rojo-
amarillo maniobrando 20 min a gran velocidad. El mismo objeto fue visto 2 min.
después por 17 miembros del personal de la base argentina durante 62 min. y ese mismo
dia una esfera blanca se observó desde la base argentina Laurie (Orcadas del Sur). La
Antártida parece ser a menudo visitada por OVNIs: Ya en 1948, el capitán de la marina
chilena Orrego avistó y fotografió un OVNI en la zona pero el jefe de la Misión Naval
Chilena se apresuró a negar los hechos. El 8-1-57, dos científicos en la isla Robertson
(Antártida) ven independientemente dos grandes cilindros plateados suspendidos osbre
la base a gran altura, que durante 4 h. hicieron movimientos acrobáticos y fueron
fotografiados; en algunos momentos se desplazaban a 8 mil mts de alto y 40 mil km/h
según los cálculos de los científicos. El 20 de enero un helicóptero de la Royal Navy
recogió a los científicos para llevarlos a declarar, entregaron las fotos a representantes
del ATIC, pero el físico Rafael Vera Mege, de la Universidad de Concepción (Chile)
entrevistó a los científicos años después y estos dijeron que el ATIC no les devolvió los
negativois de las fotos y les dijo que estaban veladas (en tal caso ¿por qué no
devolvérselas?). El 16-3-61, el meteorólogo brasileño Rubens Junqueira Vilella y otros
5 observadores más ven en bahia Admiralty (Antártida) un OVNI ovoide rojo que se
mueve lentamente y luego se divide en dos objetos idénticos al original; quedó
convencido de que lo observado no era un fenómeno natural ni un aparato fabricado por
el hombre.
* 25-7-65 Noche, Central Hidroeléctrica de Chosica (Perú). El señor Alva fue
despertado por un ruido extraño y vio un objeto aterrizado con destellos verdes y de 3
mts con ventanillas en la parte superior y apéndice telescópico giratorio. Despertó a
otros empleados que lo observaron. La Comisión Investigadora halló huellas oscuras y
triangulares en el suelo, documenta FSR 67,6. Dos días antes en un rancho a 45 km al
N. de Lima aterrizó un OVNI siendo testigos un ingeniero químico, su mujer y varios
campesinos. Permaneció en el suelo 45 min. y dejó huellas según Saucer News, 61.
* 25-8-65, 10,10 a.m.. Callao (Perú). Un plato rojo que echaba fuego y humo
por debajo, por dos aberturas, aterriza en el tejado de una escuela haciendo temblar el
edificio, según los testigos, miembros de la Facultad Universitaria y estudiantes del
colegio Santa Leonor. El OVNI tenía dos antenas cuando se elevó girando con rayos
rojos para luego acelerar al N.E. informa FSR 67,6.
* 8-5-66. Ipameri (Brasil). A primera hora de la tarde dos docenas de testigos
ven un OVNI en forma de jarrón de alfarero, tinaja o trompo, color luz-marfil sobre un
río bordeado de selva, que es fotografiado por James Pfeiffer, ejecutivo de una línea
aérea, de vacaciones en la localidad. La exigente GSW analizó por ordenador la imagen
determinando que se trata de un objeto grande a 400 mts de la cámara y 50-70 mts de
alto. Sus sombras coinciden con las de la foresta. Silbaba agudamente, cruzó el río y
rozó los árboles rompiendo ramas que fueron halladas, todo durante los 90 seg que duró
la observación.
* 30-12-66.2 a.m.. Un piloto y tres miembros de la tripulación de un reactor DC-
8 de pasajeros de la Canadian Pacific en ruta Lima-Ciudad de Méjico son testigos de un
OVNI. El capitán Robert Milbank presentó un escrito a las autoridades aeronáuticas de
Méjico, explicando que volaba a 10 mil mts frente a las costas peruanas, al sur del
Ecuador. El piloto y el capitán vieron 2 luces blancas a la izquierda del avión. El
copiloto, John D. Dahl de White Rock (Columbia Británica) e informó al navegante
Mike Mole de Ciudad de Méjico, al piloto de prácticas Wolfgang Poepperi y el
sobrecargo Joseph Lugs. Los 5, consta en le informe escrito, observaron las luces, muy
próximas entre sí que parpadeaban y se iban separando poco a poco entre sí y
acercándose al avión; eran blancas y cambiantes, muy distintas de las luces fijas rojas,
blancas o verdes de un avión. Las dos luces proyectaron sendos rayos hacia arriba que
se unían formando una V, descendieron hasta ponerse a la altura del avión. Era evidente
que no era otro avión ni la reentrada de un satélite. En la máxima aproximación al
avión, a la altura su ala izquierda, se veía una hilera de luces entre ambas luces blancas
y a la luz de la luna se percibía entre las dos luces principales una forma, al parecer más
gruesa en su parte central. Estuvo junto al avión 2 min. y luego desapareció tras el
mismo. El capitán Milbank dijo no creer en los OVNIs pero reconoció que lo visto por
él y su tripulación era el mismo fenómeno que la gente llama OVNIs.
* Es conocido mundialmente el fenómeno de los puntos de luz de tamaño y
aspecto de estrellas pero que solas o en grupo vuelan a gran velocidad por el cielo, en
distintas direcciones y se detienen. No se trata pues de estrellas (que no “corren”), ni
estrellas fugaces (no duran tanto, ni se paran ni carecen de estela), ni satélites (no se
detienen bruscamente ni corren ni cambian de dirección). Uno de estos misteriosos
objetos fue fotografiada el 17-5-67 desde el observatorio astronómico de El Infiernillo
(Chile) que forma parte de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la
Universidad de Chile y está a 4.343 mts sobre el nivel del mar lo que le da una precisión
observacional 150 veces mejor que si estuviera en el borde del mar. Los técnicos y
científicos del observatorio venían observando esas extrañas luces desde octubre
anterior y los habían llamado FPE o sea Fenómeno Pendiente de Explicación. El autor
de las tres fotos fue G. Alvial Cáceres, director del observatorio y que las logró entre la
1,35 a.m.. y las 2,35 a.m.. En una de las placas se observa abajo a la izquierda una luz
que corresponde al observatorio de El Roble (2 mil mts y 100 km de distancia) y en el
centro un disco luminoso con cúpula plana inferior y otra pequeña y redonda superior,
como un par de platos soperos pegados por el borde con una semiesfera arriba.
* 13-8-67 Hacienda Santa María, de A.S.M. entre Crixás y Pilar de Goiás
(estado de Goiás, Brasil). El administrador de la propiedad desde hacía 6 años, Inácio de
Souza (41 años) y su esposa María de Souza, sencillos e iletrados pero estimados como
veraces en su medio socio-laboral, sin interés ni conocimientos previos sobre OVNIs,
regresaban a la hacienda cuando en la pista de aterrizaje privada vio un objeto como una
palangana invertida de 35 mts de diámetro y junto 3 seres humanos altos y calvos
“brincando y jugando” pero en silencio, vestidos con monos enterizos amarillos y
ajustados que le señalaron con el dedo al verle y echaron a correr hacia el matrimonio.
Inácio se asustó y, excelente tirador, le disparó a la cabeza del más próximo, momento
en el que un rayo verde partió del objeto e impactó en el lado izquierdo del pecho de
Inacio derribándolo. Su mujer recogió el arma pero los seres habían vuelto rápidamente
al aparato que se elevó vertical y veloz con zumbido de abejas. Como los testigos no
habían oído hablar de OVNIs creyeron en definitiva que era algún tipo de avión y que
sus ocupantes venían de Sao Paulo. Inacio tuvo que guardar cama y así le halló su
patrón, ASM, extrañado al saberlo sano siempre. El patrón, para no asustarlo decidió, al
conocer de sus boca los hechos, no hablarle de OVNIs y llevarle al médico a Goiânia,
capital del estado, a 180 km del SW de Brasilia. El primer y segundo día del encuentro
sufrió nauseas, hormigueo y entumecimiento general y temblor de manos. En la capital,
el médico, que desconocía el incidente (éste fue investigado entre otros por el Dr en
medicina Olavo Fontes), le halló una quemadura circular de 15 cm de diámetro en la
parte izquierda del pecho cerca del hombro. Le administró picrato de Butesín
atribuyendo los demás síntomas a alguna intoxicación vegetal. Al conocer el incidente
de parte del hacendado el médico le hizo hospitalizar para hacerle análisis de orina,
sangre y heces, siendo enviado a casa el 4º día con diagnóstico de leucemia (cáncer de
sangre) con un par de meses de vida por delante. Decidieron por deseo del testigo
olvidar el incidente. A Inacio le aparecieron manchas amarillentas de 1 cm de diámetro
y adelgazamiento masivo, falleciendo el 11-10-67 con la sintomatología propia de la
radiactividad, especialmente de los afectados por rayos gamma: nauseas que duran 2-3
días y luego desaparecen para aparecer todos los demás síntomas.
Parece que el mismo tipo de seres se han dejado ver en otros lugares por testigos
completamente independientes de los otros casos, lo que refuerza la realidad de lo
informado. Así, el 11-12-54, 17, h. en Linha Bela Vista, el campesino Pedro Morais
observó 2 seres de aspecto humano, como en el caso anterior, vestidos de amarillo,
como en el caso anterior, que arrancaron una planta de tabaco y robaron una gallina. Su
nave fue comparada con una enorme y pulida cacerola de latón, descripción semejante
al caso citado, que se elevó haciendo un ruido que esta vez el testigo comparó con una
máquina de coser, pero que se puede comparar al de abejas. Pese al caso de Inácio,
motivado, estos seres no son agresivos sino más bien amistosos. Así, se les vió
saludando a una testigo, Mary Starr (Old Saybrook, Conneticut, noche del 18-12-57)
levantando la mano derecha (FSR 60,3) y en Cadivilla (Bolonia, Italia, 9-12-62) estos
seres de aspecto humano luciendo un ancho cinturón y vestiduras enterizas amarillas se
acercaron a menos de 2 mts del testigo Antonio Candau y observando el miedo de éste,
uno de los seres le hizo un gesto tranquilizador con la mano. También en este caso, el
aparato partió con un sonido peculiar.
* En otras ocasiones cada caso parece aislado, sin testigos múltiples, pero en la
misma época y lugar aparecen casos independientes que obviamente describen lo
mismo, valiendo tanto el conjunto como un caso con testigos independientes: El 4-9-67
a las 5,10 a.m.. en Valencia (Venezuela), el policía P.A. Andrade se hallaba de servicio
en el Ayuntamiento cuando oyó un zumbido y pasos en el garaje. Allí se encontró con
un enano de 1 mts, de cabeza enorme y ojos saltones con resplandor rojizo y mono
plateado. Andrade le apuntó con la metralleta pero una voz procedente de un disco
cuasi-aterrizado le dijo en español que no debía hacer daño al pequeño ser, el cual
intentó convencer al agente que visitase su mundo, muy distante, mucho mayor que la
Tierra y con muchas ventajas para los terrestres. Cuando Andrade declinó la invitación,
el ser regresó volando al disco, que partió. Lo notable es que estos mismos seres con
idéntico aspecto, capacidades y propósito fueron vistos en Venezuela de forma
independiente e incomunicada entre sí en al menos 7 ocasiones entre el 3-agosto-67 y el
8-septiembre-67 destacando la tarde del 7 de agosto en el que en uno de los dos casos
de ese día , el Dr. S. Vegas, médico, llegó a auscultar a uno de estos seres hallando en él
curiosos ruidos cardíacos y que no entendía la noción de edad; y el 26 de agosto-67 a las
2 h. en el Aeropuerto de Maiquetía, el soldado de infantería de marina Esteban D. Cova,
es relevado de su guardia en dicho aeropuerto y de regreso al cuartel halla un enano de 1
mts macrocéfalo, ojos saltones y cubierto de pelo que emitió un silbido que provocaba
hormigueo y le preguntó en castellano: “¿Quieres venir conmigo? Necesitamos un ser
humano.” El soldado Cova se desmayó.
* 30-10-67. Según el director del Observatorio astronómico de Adhara
(Argentina), padre Reyna, el astrónomo L. Ferro del Observatorio de San Miguel a las
0,35 h. y con exposición de 6 seg., captó fotográficamente 2 objetos voladores. Al
someter la placa a grandes aumentos se detectan 5 OVNIs. Por entonces un ingeniero
del Dpto. de Carreteras de USA avista y fotografía una silenciosa nave de gran cúpula.
* 16-6-68 Noche, El Choro (Argentina) Don Germán Rocha, jefe de la Policía
Provincial y Nicéforo León, comandante de la Policía, observaron el aterrizaje de una
esfera con luz azul que dejó al marcharse un olor extraño y fuerte y quemó la hierba y
los arbustos, todo ello en medio de la oleada mundial del 68 que afectó con profusión a
la Argentina. El caso fue estudiado por la seria FSR (68,5).
* 19-7-68. Arroyo Tapalqué. Olavarría (Argentina) Una multitud avisa al cabo
Menéndez y los soldados Flores y Hernández del Regimiento 2 de Tiradores de
Caballería Blindada General Paz, de la presencia de un OVNI en la zona y los militares
se dirigen al lugar donde parece ir a aterrizar (sobre las 2 a.m..) a juzgar por la intensa
iluminación del área acompañada de un zumbido creciente. Menéndez iba a relevar a su
compañero de guardia cuando presenció el fenómeno y con otros testigos informó al
oficial de servicio que le autorizó a ir a lugar en un jeep a investigar armados con
ametralladoras. Observaron las rápidas evoluciones a baja cota de la nave metálica
ovalada, plana, con cortas patas y destellos multicolores, que aterrizó al lado de unos
arbustos próximos a una pista militar para aterrizajes de emergencia, a espaldas de los
militares cortándoles la retirada hacia su base. De la nave salieron tres seres humanos de
casi 2 mts de alto con trajes enterizos ajustados de brillo metálico, que iniciaron un
paseo. El cabo Menéndez asustado disparó una corta ráfaga (5-6 tiros) de ametralladora
contra ellos, que respondieron alzando sus manos en las que portaban sendas esferas
luminosas sintiéndose los tres militares dominados por un tremendo cansancio y abulia,
incapaces de usar sus armas. Los seres volvieron indemnes a la nave, que despegó. Las
autoridades negaron el suceso pero un suboficial confirmó a la prensa el incidente y
haber oído los disparos, pese a la negativa del mayor Catani, que hizo prohibición
expresa a sus hombres, en nombre del jefe de la unidad Tte. coronel L. Máximo
Premoli, de comentar con nadie lo ocurrido. De esto se deduce que en efecto el hecho
ocurrió y es natural que quiera ser ocultado, no ya sólo por la censura de los gobiernos
sobre el tema sino porque el incidente es vergonzoso para el orgullo militar: se dispara
sin motivo contra seres desconocidos posiblemente extraterrestres, dando una imagen
pésima de nuestra especie y del ejército como agresivo, irracional e imprudente, queda
en evidencia la impotencia de las armas de un ejército (que pagan todos los
contribuyentes argentinos) y encima los soldados no pueden completar su estúpida
acción por una explicación tan embarazosa como que les entra un gran cansancio ante
unas bolas alzadas.
Poco antes, el 13-6-68, 12,50 a.m.. en el Motel Las Cuestas, Autopista 20 Villa
Carlos Paz (Córdoba, Argentina) a 800 km. de Buenos Aires se manifiesta un ser
idéntico es altura, aspecto físico, traje y equipamento, a los seres de Olavarría. La
recepcionista del motel María Elodia Pretzel (19 años) terminaba su trabajo, minutos
antes se había despedido de unos clientes y de su prometido y volvió a la cocina. A la 1
a.m. vio inundada de luz azul la recepción del motel y vio en ella a un ser humano
esbelto y ágil que le sonreía todo el tiempo con cara de bondad y gentileza, pelo rubio-
blanco, ojos claros y dientes brillantes, usaba uniforme enterizo (incluyendo los pies
pero no la cabeza) brillante compuesto de escamitas plateadas, movimientos lentos
precisos, así como un ancho anillo de 10 cm rectangular que desde el dedo anular
ocupaba 4 dedos. Al ser alzado dicho anillo provocó en la testigo una extraña sensación
de estiramiento vertical corporal mientras María oía en su mente “no temer, no temer”.
Llanto y nervios por varios días De la mano derecha y los pies emanaba luz mientras
caminaba elegantemente y llamaba a la testigo, incluso alzando la voz, en un idioma
extraño parecido al chino según la joven (ikisigui iglikli). Llevaba una bola con
protuberancias que iluminaban en un haz tubular compacto con luz celeste mientras
giraba la esfera, la sostenía en la mano derecha y cuando la alzaba la testigo quedaba sin
fuerzas(igual que los soldados de Olavarría) y sentía que caía, incluso experimentó dos
caídas lentas (hecho conocido en otros casos) quedando su cabeza a 20 cm del suelo. A
los 5 min. la esfera paró y el ser se marchó (la puerta lateral se cierra sola cuando se va)
dejando a la joven casi desmayada y sin conocimiento sobre el suelo de la cocina,
estado en que la halló su padre Pedro Pretzel (39 años) a la 1,05 a.m., Este señor, que
regresa por la ruta 20, ve a 50 mts tras el motel en plena cúspide 2 focos que proyectan
2 finos haces de luz rectos paralelos sobre el motel, unos segundos pareciéndole que era
una máquina, no un coche, que se alejaba rápida. Corre allí y halla a su hija, que al
reaccionar le dice que hay un hombre en el vestíbulo pero él revisa la casa sin resultado.
A las 11,15 a.m.. del día siguiente la familia Pretzel denuncia el hecho ante la vecina
comisaría de policía, cuyo responsable, subinspector Héctor Cáceres que no quería
contestar preguntas de los periodistas que se presentaron a las 10 p.m., pues el caso ya
había pasado a jurisdicción de la Fuerza Aérea, pero sí declaró estar seguro de que la
joven no mentía a conciencia, de que ella creía sinceramente haber visto lo que dice,
pues entre los policías se había discutido el caso y todos estuvieron de acuerdo en su
sinceridad, ya que tienen mucha experiencia en hacer interrogatorios. El Dr. H.
Vaggione, ex-director del hospital municipal de Villa Carlos Paz reconoció a la joven a
las 12 del mediodía siguiente y la halló en un estado de nervios agudizado por las
investigaciones, era un estado de miedo normal no de angustia, habiendo sido siempre
una joven muy introvertida que no acostumbraba ni deseaba a ser el centro de atención
de la gente pues eso le alteraba los nervios. El Dr. Vaggione permitió escuchar a los
periodistas la cinta que grabó con la primera narración de María ante el facultativo,
comprobándose que coincidía exactamente con lo que les había contado a ellos en el
interrogatorio sin el menor adorno adicional ni retoque ni cambio. Cuando por segunda
vez la joven narró, al Dr Vaggione el incidente dijo que el ser llevaba la bola en la mano
izquierda (siempre había dicho la derecha) pero al decirlo erróneamente esta vez, alzó
su mano derecha, la correcta, como si repitiera un gesto visto grabado en su memoria y
no uno pensado (fabulado). Tres jóvenes técnicos en electrónica, F.C. Scholti, M.A.
Fossa y C.A. Palacios de una empresa dedicada a instalar equipos de música
ambientales en las confiterías, parte la abundante infraestructura de locales de
esparcimiento de la turística Villa Carlos Paz, utilizando un contador Geiger de cateo de
intensidad (con audífono, sin aguja) marca “El-Tronics” modelo P.R.4, propiedad de
Fossa lograron medir una intensidad de radiactividad mayor en una proporción de 1 a 4
en todos los lugares de la casa (y sólo en ellos) donde la testigo indicaba que había
deambulado el ser, lo que les sorprendió mucho ya que no esperaban hallar nada pues el
cemento, las vigas metálicas, etc. desvían los rayos cósmicos. También hallaron
radiactividad en el coche (un Cross Country Rambler mat. 5673) de M.J. Fabra
propietario de un restaurante-parrilla, “El Palenque” que hay en frente del motel pese a
que lo había usado durante dos días en que podía haber perdido una débil radiación, se
da la circunstancia que Fabra deja siempre su coche en el 2º garaje del motel o sea el
más cercano a la puerta por donde entró el extraño visitante en el edificio. Reconocen
que deberían venir especialistas con aparatos mejores para averiguar la causa del
fenómeno pero que ellos lo consideran sin razón aparente. El caso también fue
investigado por el Dr. O.A. Galindez, presidente del CADIU argentino, que descubrió
en la joven una crisis nerviosa aguda en los días siguientes, incrementada por el acoso
periodístico. Por ello el Dr. Vaggione aconsejó que la joven se fuera unos días de la
ciudad, reposó 20 días en la provincia de Salta y regresó restablecida. El caso tiene
numerosos puntos coincidentes con el caso Olavarría, pero no pudo ser una copia de
éste porque no se publicó hasta el 2 de octubre.
* 15-8-68 Mendoza (Argentina). Adela Caslaverri, enfermera del hospital
municipal, observa a través de la ventana un objeto esférico volador que de repente
emite unas chispas. La enfermera se sintió paralizada y sufrió quemaduras faciales. El
objeto aterrizó cerca del lugar. Un equipo de los servicios de información de las Fuerzas
Aéreas Argentinas y otro de la Comisión de Energía Atómica realizan una
investigación hallando huellas de 50 cm de diámetro en el lugar del aterrizaje en un
lugar donde la radiactividad indicada por los contadores Geiger era mucho mayor que la
natural.
* 20-9-68. Una escuadrilla OVNI formada por 4 objetos con halos de luz
sobrevuelan las regiones de Comodoro Rivadavia, Ranosa y Dreleur, siendo observados
por muchos testigos, entre ellos el presidente del Observatorio Astronómico de Bahía
Blanca y un grupo de universitarios que estaban con él, así como un químico en
Viedasa.
* Fines de diciembre de 1968, 13,30 h. Durante las vacaciones de Navidad el Dr.
Sebastián José Tardá, traumatólogo y director del Hospital Central de Mendoza
(Argentina) se desplazaba en lancha con unos estudiantes del colegio Hnos. Maristas
por el lago Nahuel Huapí, cerca de Puerto Blest mientras toman fotografías sin observar
nada raro. Al revelar las diapositivas aparece en una de ellas aparece un objeto elíptico
con una subimagen inferior. Técnicos cualificados determinaron que aquello no podía
ser un truco fotográfico, defecto de revelado, fallo en la emulsión, reflejo parásito
óptico, ni ningún fenómeno conocido identificable (globo, avión, ave, etc.), sino un
objeto distante de la cámara y con entre 10-20 mts de diámetro. La subimagen inferior,
con los mismos límites del OVNI, reveló que en el tiempo de exposición (1/25 seg.) el
OVNI subió desde el extremo inferior de la imagen por lo que debía volar a entre 0,6 y
1,8 km./seg. o sea entre 2 y 5 veces la velocidad del sonido. La explicación de que nadie
viera el OVNI a simple vista es que en el momento de la toma concreta sólo el fotógrafo
estaba mirando a la dirección en que el objeto estaba acelerando no viendo a través del
visor de la cámara tan veloz movimiento. Además según esas velocidades el objeto
debía llevar entre 600 y 1.800 m/seg
2
(suponiendo que acelerase) y el ojo humano no
puede ver cualquier objeto que se desplace con aceleración superior a 20 veces la
gravedad (9,8 mts/seg
2
) o sea 196 mts/seg
2
.
* 4-1-69 Observatorio astronómico de Adhara en S. Miguel (Buenos Aires,
Argentina) el astrónomo F. Busciglio a las 00.00 h. fotografía un OVNI increíblemente
veloz pues en lo que tarda en dispararse la máquina, el objeto deja una tortuosa y
compleja senda o rastro de luz, lo que supone una velocidad tal que destrozaría
cualquier nave humana. el mismo fenómeno ha sido captado en Huelva y en Roma. El
mismo día entre las 19,35 a 20,20 h. fue observado en Colibita (Rumania) por un grupo
de disertantes universitarios, ingenieros y convalecientes que descansaban en la
montaña, un objeto ovalado, rojo-amarillo que lentamente volaba W-NW, del tamaño ¼
y medio de la Luna y tenía la potencia de una lámpara de 500 Watt a 200 mts. Cambió
repetida y bruscamente de altura y velocidad sin variar su rumbo aunque de vez en
cuando retrocedía. Fue fotografiado 6 veces con teleobjetivos de 400 mm. por este
grupo de testigos competentes y fidedignos que no aceptan que fuera una máquina
convencional ni un fenómeno natural. No podía ser un globo iluminado por el sol
poniente pues este se puso a las 16,48. Del examen de los negativos se deduce, por los
abetos, estrellas y motel que aparece en ellos, que era mucho más luminoso que las
estrellas, planetas o luces artificiales, que su trayectoria no fue recta, lo que coincide
con el testimonio de los testigos y descarta que fuera un meteorito o un cometa.
profesores universitarios y maestros suelen ser testigos OVNI que reportan sus informes
con abundancia en los países del este de Europa, porque son más propensos a escribir
que el resto de la población. Así, Knabe Richalda, profesora del Liceo de Capatanei, vio
el 8-6-68 un objeto parecido a un “sombrero de vaquero” en vuelo entre las 16,30 y las
17 h. lento de N-W sobre un valle y en silencio, que brillaba más por el lado derecho.
Iba a gran altura y tenía 50 cm de diámetro aparente.
* 6-2-69, 5 p.m.. En los cielos de Guymallén (Mendoza, Argentina) el
meteorólogo Bernardo Razquin fotografiaba con fines de estudio la estela dejada por un
avión cuando un objeto discoidal se situó cerca de dicha estela apareciendo en la
imagen.
* 4-7-69, 20 h. Anolaima, a 65 km de Bogotá (Colombia). Arcesio Bermúdez se
halla con 5 adultos y 4 niños, familiares o amigos, en una granja cuando Mauricio
Gnecco de 13 años que estaba fuera con el niño Enrique Osorio, empieza a gritar. Todos
salen y ven una luz amarillo naranja volando a 180 mts de distancia. Mauricio le hace
señales con una linterna y el objeto acelera acercándose a la casa. Se detiene a 50 mts y
flota entre los árboles unos 5 seg. en silencio completo. Era una bola achatada naranja
(1,20 a 1,80 de alta) con un anillo ecuatorial de luz blanca tipo Saturno y dos patas o
apéndices inferiores azules-luz divergentes ambas con el extremo verde. El OVNI
reanudó el movimiento y A Bermúdez corrió hacia él con la linterna mientras los demás
testigos lo observaban desde la colina y vieron a la luz elevarse y volar hacia Bogotá.
Otro testigo Luis Carvajal no se atrevió acercarse pero lo vio alejarse entre los árboles.
Bermúdez volvió a la granja y explicó que había llegado a 6 mts del OVNI viendo a un
ocupante en su interior, cuya parte inferior parecía una letra “A” luminosa siendo su
aspecto humano por lo demás. El OVNI se encendió, alzó y desapareció, siendo visto al
cabo de unos minutos volando lento a 100 mts de altitud. A la misma hora, dos testigos
independientes Clemente Bolivar y Rosalba Prieto, a 3 km de la granja viendo una luz
brillante amarilla volando hacia Bogotá (coinciden aspecto y dirección). A los dos días
A. Bermúdez enfermó, su temperatura bajó a 35ºC, frío al tacto pero él no decía sentir
frío. A los pocos días tenía vómitos negros (con sangre) y diarrea sanguinolenta.
Llevado a Bogotá el 12 de julio fue atendido por el Dr. Luis Borda y el Dr. César
Esmeral que ignoraban el caso OVNI. Bermúdez murió antes de esa medianoche, a los 8
días de su encuentro, según el informe por gastroenteritis. El caso fue cuidadosamente
investigado por el APRO norteamericano. El día 16, J. Simhon, de esta organización,
entrevistó a los testigos y pidió a los niños que dibujaran lo que habían visto. A las 8
p.m.. los 4 niños fueron hipnotizados e interrogados por el Dr. Luis E. Martínez de la
Universidad Nacional de Colombia para ver si añadían más detalles a su relato en vigila.
Pero no fue así, sus relatos coincidían casi exactamente con sus declaraciones en vigilia
y con las declaraciones de los testigos adultos. Los dibujos del OVNI que los niños
hicieron bajo hipnosis eran muy parecidos a los que habían hecho en estado normal pero
la prueba de que no se habían puesto de acuerdo entre sí, es que detalles básicos como
la forma del OVNI varía de la esférica (dibujo de M. Gnecco bajo hipnosis) a la de
huevo horizontal o croqueta (dibujo de Enrique Osorio en vigilia) y en cambio sí
coinciden detalles menores como la forma quebradiza a mitad de las patas o algún
detalle queda no bien definido (resplandor o foco superior) mientras que en una historia
inventada los datos importantes coincidirían entre los testigos, los datos secundarios
podrían variar y no habría datos indefinidos pues los testigos los aclararían mejor. El día
17 de julio Simhon y Elias Nessim (APRO) fueron al lugar del encuentro pero tras casi
2 semanas ya no había restos (si es que los hubo alguna vez). Como la granja estaba
emplazada en una ruta aérea del Aeropuerto Internacional de Bogotá, los investigadores
sugirieron que podría ser un avión convencional (un arma secreta no sería probada en
una ruta aérea) pero todos los testigos estuvieron completa y unánimemente seguros de
que lo que vieron no tenía nada que ver con un avión (es de suponer que estarían
acostumbrados a verlos sin sorprenderse precisamente por vivir bajo una ruta aérea).
Simhon envió detalles de la enfermedad de Bermúdez junto a sus ropa y su reloj de
pulsera al Instituto Colombiano de Asunto Nucleares, que extraoficialmente le informó
que los síntomas se parecían a las causadas por rayos gamma (radiación asociada
frecuentemente a casos OVNI) y parece concluirse que el testigo no paró su carrera
hasta el OVNI por lo que tras este avistamiento con otros 12 testigos más, falleció el 12-
7-69 a las 23,45 h. tras sufrir gastroenteritis, vómitos negros y fiebre alta que según el
Dr. Horace C. Dudley, profesor de física radiactiva del Centro Médico de la
Universidad de Illinois (Chicago), corresponde a los síntomas de haber sido afectado
por radiación pero sin una autopsia completa y un estudio micro-patológico no había ni
un solo dato de laboratorio que apoyase tal conclusión médica sobre la causa de la
muerte, y según el asesor médico del APRO Benjamin Sawyer, experto de la USAF, los
síntomas de enteritis son casi idénticos a una de las tres formas básicas de enfermedad
intestinal causada por radiación gamma, y que, de hecho, superficialmente, no aparece
nada que permita distinguir las dos enfermedades y explica que problemas burocráticos
impidieron exhumar el cuerpo de Bermúdez. Un OVNI virtualmente idéntico en sus
medidas y estructuras (achatada bola roja con anillo ecuatorial y finas patas) fue visto
aterrizar brevemente por el universitario RMM el 1-8-70 a las 4,30 h. en Plasencia-
Bejar (Cáceres, España).
AÑOS 70
* 30-8-70. Itatiánia, Río de Janeiro (Brasil). Almiro Martins De Freitas (31
años), casado y con tres hijos, vigilante de servicio a las 9,30 p.m., perteneciente al
servicio especial de patrullas de seguridad interna de la represa Hidroeléctrica de
Barragem de Funil de Itatiánia, patrullaba su sector con terreno mojado tras intensas
lluvias. Casi al final de su ronda ve en un montículo un hemisferio con una hilera
horizontal inferior de luces multicolores (naranja, rojo, azul, etc.). Pensó retirarse pero
se sobrepuso y se acercó al objeto. A 15 mts de él aun no distinguía su forma con
precisión. Entonces oyó un intenso y ensordecedor ruido como el de un reactor.
Sorprendido sacó su revolver y empezó a disparar contra las luces. Al segundo disparo
el objeto emitió un brillante destello blanco-azul hacia él, que quedó cegado. Al tercer
tiro notó una ola de calor y se sintió inmóvil. Al rato llegaron otro vigilante y un
motorista que lo hallaron rígido en pie, frente al vacío montículo, blandiendo su pistola
y gritando que no mirasen, que cuidado con el destello y que estaba ciego. Lo llevaron
al coche y al rato se podía mover pero no recuperó la vista en 10 días. En el montículo
había una zona circular seca pese a que la fortísima lluvia había empapado poco antes
toda la tierra. En el Hospital de Guanabara, psiquiatras y oftalmólogos le hicieron
pruebas que demostraron que era una persona normal pero que su ceguera era por
shock, se ponía muy inquieto al hablar del asunto. El 3 de septiembre se publicó el
incidente. Freitas aun estaba ciego. Entonces las investigaciones quedaron en manos de
las autoridades de Seguridad del Gobierno, Departamento de Estudios OVNI, que
llevaron el caso en total secreto bloqueando a los investigadores civiles. El 14 de
septiembre recuperó la vista y volvió a trabajar a la misma empresa pero ya no como
vigilante nocturno. Es interesante anotar que el mismo tipo de nave ha sido vista en
varias ocasiones. por ejemplo en sept-68, un matrimonio y dos hijos, de vacaciones, van
por la carretera de Sierra Nevada (Granada, España) cuando el marido y los hijos deben
ocuparse de cambiar una rueda. Son las 22 h. y la esposa, 45 años y ama de casa,
observa primero desde el coche y luego desde la carretera, un objeto en forma de
semiesfera (hemisferio superior) oscuro a 150-200 mts de la carretera y 50 del suelo,
sobre unos peñascos. En la parte baja ancha (cercana al ecuador o fin de la semiesfera)
presenta por todo el perímetro luces blancas pulsantes e iguales y simétricas del tamaño
de faros de coche; el OVNI oscilaba balanceándose tipo “hoja muerta” a poca altura del
suelo (había descendido) y en perfecto silencio. La mujer llama a su familia y apenas lo
hace, el objeto se eleva oblicuamente muy veloz tomando un color naranja, tras 15 seg
de observación, con cielo despejado y sin luna; los suyos sólo pudieron ver una luz
mayor que una estrella alejándose por el cielo a gran velocidad y trayectoria rectilínea
en dirección norte. El 17-4-75, Jean Emmanuel Foucher y su prometida Srta.
C.D.circulan en coche entre Ciotat y Marsella a las 2,15 am.; tras pasar Cassis y al
abordar la última recta de la nacional 559 junto al campo militar de Carpiagne, la chica
observa un extraño objeto que vuela sobre ellos emitiendo luz blanca y roja de S.E. a
N.E dirección Cap Canaille y Faro Planier (Bahía de Marsella) a velocidad de un avión.
Circulan ellos a 60 km/h y al enfilar la recta observban que viene hacia ellos y se trata
de un objeto hemisférico oscuro que tiene dos focos blancos potentes en su perímetro
horizontal inferior (delante y atrás), pero sin haz luminoso, y que a gran velocidad se
coloca a la misma velocidad que el cohe y a 10 mts por encima. El conductor aminora la
marcha y le hace señales con los faros a lo que responde el OVNI guiñando los suyos
por unos centenares de metros hasta que giró sobre su eje vertical y mostró sus faros
hacie el coche. El conductor va por un camino forestal para poder iluminar al OVNI con
sus faros ya que es un cuerpo oscuro. Una vez detenido el conductor en la loma, el
OVNI aminoró la velocidad y pasó muy lento a 50 mts del coche siguiendo con sus
señales luminosas mostrando unas pequeñas luces rojas al lado exterior de los faros
blancos. El objeto prosiguió su lento vuelo hasta perderse tras una colina; eran 2,30 am.
y el conductor acompañó a casa a su prometida y media hora después volvió a pasar por
la zona hallando de nuevo al objeto que pasó sobre él emitiendo señales y luego fue al
Este lento hasta que de repente no se ve (como si hubiese apagado sus luces). Al dia
siguiente Foucher habla con los soldados de guardia del campamento militar de
Carpiagne, pero los soldados no han visto nada aunque en enero algo ha aterrizado en el
campo militar, entre el abarrancamiento de carros y el acantonamiento a juzgar por unas
huellas aparecidas con hierba calcinada al dia siguiente. Se calcula por la reconstrucción
que el OVNI tenía unos 15 mts de diámetro y era silencioso.
* En 1971 innumerables personas contemplan OVNIs en Rosario y Buenos
Aires (Argentina) y se obtienen varias fotografías. En este contexto, en el mes de
agosto, el cámara de la Fuerza Aérea Argentina F. C. Sartorio filma en película 16 mm.
un disco perfecto que sobrevolaba el Mar del Plata.
* 4-9-71 El Instituto Geográfico de Costa Rica, centro oficial, realizaba
fotografías aéreas cartográficas, cuando en una secuencia sobre el volcán Arenal
(Alajuela) a 900 mts de altitud y a las 8,25 a.m.., los técnicos del Ministerio de Obras
Públicas y Transportes, intentando captar la laguna Cote, fotografían un disco convexo
y metálico en pleno vuelo bajo ellos. Incómodos por el hallazgo, no lo dan a conocer
hasta varios años después. Se trata de una secuencia, propiedad de un organismo oficial,
cuyas tomas son cada 17 seg. y el OVNI aparece en la toma 300 no estando presente en
ninguna anterior ni posterior pues vuela a gran velocidad. Como fondo hay nubes,
tierra, la laguna Cote, casas, árboles, caminos, etc. vistos desde arriba y que sirven de
referencia para valorar la imagen del OVNI. La foto fue analizada en 1979 por la GSW
con los medios computerizados que mostraron la gran calidad de la toma debido al
equipo usado en la cartografía aérea; el test de distorsión señala que las figuras del suelo
están más distorsionadas por tanto más lejanas y perturbadas por la atmósfera y que la
imagen del OVNI está más cerca del avión que el fondo, lo que apunta a la autenticidad.
Se trata de un objeto estructurado, con sustancia y no una irregularidad en el proceso
fotográfico, reflexión, etc. y que su relación diámetro altura es 6 a 1, siendo el diámetro
40 mts y estando más lejos de la cámara. Su borde inferior no es curvo sino recto debido
quizá a una nube tenue que lo oculta pues no hay ninguna evidencia evaluativa de
fotomontaje. La GSW concluye que es una imagen fiable de un objeto aéreo
desconocido. El matemático Jacques Vallèee estudió todas las características del avión,
la gran calidad en ampliación y detalles del negativo, la hora de la toma, latitud,
longitud y altitud del avión y las características técnicas de la imagen, concluyó que era
imposible una explicación convencional y que era un artefacto sólido y de grandes
dimensiones.
* 28-10-72, 22 h. Isla de Lobos (Uruguay). Entre los 5 encargados de un faro de
61 mts, el cabo Juan Fuentes inspecciona los generadores en la base del faro y observa
un objeto aterrizado en una colina cercana y retorna con su rifle. Se encamina hacia el
objeto cuyas luces blancas, amarillas y moradas iluminan a un ser humanoide mientras
otras dos seres descienden del disco. El cabo Fuentes, a 24 mts del objeto alzó su arma y
apuntó pero se sintió paralizado mientras los seres volvían a la nave que se eleva y
desaparece a enorme velocidad. Fuentes explica el caso a un oficial superior suyo que lo
trasmitió a miembros del personal de la embajada de USA. El grupo investigador
CIOVI contó con psiquiatras y psicólogos que sometieron al testigos a una batería de
test psicológicos que mostraron que su salud mental era normal y que no estaba
mintiendo.
* 24-10-73. Los fotógrafos profesionales W. Rosario y M. González trabajaban a
las 9,30 a.m.. en el Campus de la Universidad de Puerto Rico, pues a Rosario, fotógrafo
titular de dicha Universidad, se le había encomendado tomar una serie de fotos de los
edificios del complejo universitario de Mayagüez. Avistan y fotografían dos veces un
silencioso disco cupulado mayor que dos avionetas juntas que volaba hacia el Campus
con 45º de inclinación. El objeto era color aluminio y rotaba sobre sí mismo, cambió de
posición, incrementó su brillo y ascendió vertiginosamente tras 15 seg. recibiendo
entonces la 2ª toma. Las fotos fueron analizadas por técnicos de la prensa que las
declararon buenas.
* 3-11-73 4,45 pm Cocoyoc (Morelos, Méjico). Un matrimonio con su hijo y la
niñera regresan del balneario y junto a otros testigos locales vieron como aparecía un
primer objeto que da una pasada y desaparece y segundo objeto igual a baja cota sobre
los árboles y tomaba tierra a 250-300 mts. Sólo el marido tuvo el ánimo suficiente para
fotografiarlo 3 veces antes de huir. Era un objeto verde-gris oscuro mate sin humo,
llamas o gases, de 12 mts de alto x 8 de diámetro mayor (era algo piriforme); la
observación duró 8 min. El gran especialista Roberto Padilla de los Servicios Especiales
de kodak demostró que los negativos eran auténticos, tanto el primero como los 2
últimos tomaados con un objetivo de 135 mm., con pel. kodacolor 80 ASA 20 DIN en
un Minolta SRT 101. La cortina de la cámara está desajustada y proyecta una ligera
sombra en el negativo en todas las fotos del rollo, lo que indica que fue tomado todo en
una sola secuencia y la misma cámara. En las fotos 2-3 aparece una nube que sirve de
referencia para la trayectoria descendente del objeto. Las tres fotos OVNI se hallan
antecedidas y seguidas de fotos familiares corrientes, pero un falsificador hubiera
tomado varios rollos y escogido las mejores, no 3 solamente entre fotos corrientes. La
conclusión es que als fotos son reales, no trucados, son verdaderas y honestas, si fuera
un truco se hubiera podido hacer mejor y sin tantas limitaciones. Además los testigos
han exigido siempre el anonimato (el fotógrafo, según los investigadores que sí lo
conocen, es persona seria de conducta intachable con importante cargo en una industria
financieray no han aceptado dinero por los negativos ni las fotos. El 10-9-90 sobre
Alfena (Portugal) es fotografiado en un dia nuboso una esfera oscura con 4 patas a poca
distancia. Ni el caso ni la foto han podido ser explicadas convencionalmente y se trata
del mismo objeto fotografiado forma totalmente independiente en Cocoyoc.
* 17-2-77, 21,30 h. Hacienda La Aurora, cerca del río Tayman, depart. de Salto
(Uruguay), J.M. Tonna, propietario, y su familia notan que la luz eléctrica se apagaba y
encendía varias veces en casa, por lo que él se dirige a una caseta donde guardan el
grupo electrógeno Diesel de 220 V. que funcionaba siempre perfectamente y que fue
conectado a las 21 h. manteniéndose antes el suministro con baterías de 12 V. Al
acercarse a la caseta percibe una luz blanca potentísima en movimiento que Tonna
interpreta como un cortocircuito con incendio por lo que corre hasta 25-30 mts del lugar
pero se detiene al ver alzarse sobre la caseta un tremendo resplandor (como mirar al sol)
que desciende en el potrero, ante lo cual el testigo queda confuso e indeciso sin saber
qué hacer (pero rechaza la información falsa que se difundió después sobre su caso, de
que quedó paraliza, rechazo que indica su nula tendencia al sensacionalismo. Entonces
se acercan varios peones de la finca y el propietario del pregunta a gritos si ven gente,
porque ahora supone que se trata de un helicóptero averiado cuyos faros ve (esa
negativa constante a interpretar el evento como algo extraño y por el contrario esa
insistencia en interpretarlo racionalmente, habla de la veracidad del caso). La luz,
haciendo bucles en el aire, llega hasta un potrero cuyos animales parten en estampida y
casi atropellan a un peón. La luz vuelve a alzarse superando el alambrado y colocándose
cerca de un depósito rectangular de agua, hecho de hierro y de 3 mts de alto. El Sr.
Tonna estaba con su feroz perro policía que avanza decidido hacia el objeto pero queda
bruscamente detenido e inmóvil mientras dura el fenómeno y sentado sobre sus patas
traseras tras emitir un aullido lastimero de dolor. El objeto varía el rumbo y queda a 9,6
mts (según la reconstrucción) del testigo, distancia mínima, que para protegerse la cara
alza el brazo derecho sufriendo dolorosas quemaduras en el mismo, en la parte de la piel
expuesta, según acredita a los investigadores con un certificado médico. El OVNI se
alza y aleja siempre en silencio (lo que descarta la idea de un helicóptero o un incendio
eléctrico) dando con la distancia la posibilidad de verlo en el cielo como tres luces
concéntricas pulsantes a distinto ritmo. Tras alejarse, el generador eléctrico y los
animales volvieron a la normalidad. Se halló gran cantidad de ramas gruesas arrancadas
de las copas de los árboles, como retorcidas; eucaliptos de 3 a 5 mts semivolteados de
raíz y arrancados de cuajo en el momento de la proximidad del OVNI como por una
fuerza descomunal; se hallaron grupos de marcas sobre el suelo en forma de gigantesca
herradura de distinta profundidad (7-8-10 cm) sobre la tierra blanda que apuntan a un
grupo de piedras calcinadas con procesos de vitrificación de la arenisca, lo que requiere
temperaturas mayores a mil grados y recuerda el caso de San José de Jarchel, San Juan
(Argentina), febrero del 75 donde también se halló restos de vitrificación de la arenisca.
Esta alta temperatura explica las quemaduras del Sr. Tonna y los efectos sobre animales.
En los bordes de algunas marcas podían observarse 1 año después hongos locales
normales pero anormalmente crecidos (hasta 50 cm de diámetro del sombrerillo).
mientras que otras huellas de aterrizajes en la zona, atribuidos a luces lejanas detenidas
sobre el terreno que se veían desde la casa, se observan círculos de entre 3 y 17 cm en
los que hay 1 año después un interior de pasto semi-seco rodeado de un anillo de 40 cm
de ancho de pasto muy verde alto y lozano. Todos estos son efectos de gigantismo
típicamente asociados a la presencia de radiación sobre seres vivos y en efecto se
denuncia la presencia de sectores de 1-2 mts
2
en los que perecen pequeños animales y
en los que, dato éste no comprobado por los investigadores, el contador Geiger se
vuelve loco.
El Dr. Menoni, conocido y respetadísimo médico de la capital, revela que ha
analizado algunas muestras de troncos traídos del lugar y no duda de que contienen un
gran porcentaje de radiación desconocida. Las muestras proceden de lugares pequeños
asociados a aterrizajes en los que sapos, insectos y ratas aparecen muertos por radiación
con frecuencia. se trata de una radiación letal que, hasta donde el doctor pudo
comprobar, no disminuye un años después. Declara que él y técnicos especialistas en
radiación han estudiado algunas emulsiones expuestas a las ramas del tronco y que
reaccionaron positivamente convenciendo a los científicos de que lo que la placas
muestran es radiactividad de origen desconocido. El médico mantuvo una clara actitud
científica de establecer los límites entre lo real y lo posible pues ante la pregunta del
escéptico investigador A. de las Heras, a quien se deben los datos del caso, respondió no
entender nada de OVNIs ni tener juicio al respecto y limitarse a analizar el hecho de la
presencia de una radiación. En cuanto el perro, el ser que estuvo más cerca del OVNI,
murió a los 3 días tras arrastrarse penosamente, sin apetito ni ferocidad; según una
autopsia minuciosa firmada por varios veterinarios profesores en papel membrete de la
Universidad de Salto, donde se realizó por profesores y alumnos de veterinaria (el
documento original fue mostrado a los investigadores) el animal estaba sin sangre (sin
habérsela extraído normalmente por ningún conducto), la carne inconsistente, como
muy cocinada o hervida, piel quemada en grandes sectores y pelos de la cola erizados
como alambres. Ninguno de los facultativos se atrevió a emitir un diagnóstico de lo
sucedido. Un toro francés de exposición de gran valor, perteneciente a la granja del Dr.
Tonna, murió a la semana y el semental “padrillo” de 5 y ½ años quedó estéril; varias
ovejas aparecieron con marcas circulares como marcas candentes rodeando la zona
genital en otros aterrizajes de la zona, lo que resulta inexplicable a investigadores
franceses veterinarios desplazados al lugar. Respecto a los hongos anormalmente
crecidos, el 3-11-76 en Centeno (Argentina) apareció una huella oval de 6 x 4 mts en la
que brotaron hongos enormes de 4-5 kg. y las hormigas de un hormiguero desarrollaron
alas y crecieron mucho más que otras hormigas del mismo campo no afectadas por la
huella que, con la misma edad, aun no habían superado la fase larvaria, mientras que el
15-10-76 en Correa, cerca de Rosario (Argentina) un OVNI dejó una huella chamuscada
en la que luego crecieron grandes hongos de hasta 40 cm. El análisis demostró que el
terreno retenía mucha humedad, sin duda porque bajo él había una capa calcificada
producto de un objeto incandescente. Las hormigas huyeron del lugar, mientras que el
trébol y la gramínea dejaron de crecer en los bordes de la huella. Los hongos fueron
analizados pero según el Dr. R. E. Banchs eran especies conocidas pero con un grado de
crecimiento anormal. Estas huellas no deben confundirse con los círculos de
crecimiento de hongos que no están asociados a OVNIs, no presentan quemaduras ni
signos de alta temperatura, no causan efectos en los insectos ni debilitan las hierbas en
el borde sino lo contrario.
* 25-4-77, 4,25 a.m. El cabo 2º Armando Valdés Garrido (23 años, 5 en el
ejército) y 7 soldados a su mando del Regimiento Rancagua (Humberto Rojas, Iván
Robles, Germán Riquelme, Raúl Salinas, Pedro Rosales, Juan Reyes y Julio Rato),
patrullan las afueras de Putre (Chile) con menos de 10 mil habitantes, cerca de los
Andes a unos 150 km. al NW de Arica y a 2.170 de Santiago. Como estaban a 18 ºC
bajo cero el grupo se calentaba alrededor de una fogata bajo un cielo totalmente
despejado, aun no había salido la Luna que al día siguiente estará en cuarto creciente,
por lo que la noche era muy oscura. Rosales, de guardia tras un peñasco (la zona, Pampa
Lluscuma, es accidentada inhóspita y montañosa) llegó corriendo a avisar a su superior,
Valdés, que una extraña luz roja estaba detenida sobre un pico montañoso. Eran las 3,50
a.m.. El cabo Valdés pensando que eran contrabandistas ordenó preparar las armas y
apagar la fogata con una manta. El grupo se dirigió al lugar al mando de Valdés y vieron
la luz bajar recta por la montaña, falda abajo, sin seguir la línea de los accidentes
topográficos, por lo que no podían ser contrabandistas, ni ningún vehículo sino algo en
vuelo o flotación descendente. Cuando el OVNI pareció dos focos con una niebla
violácea alrededor, Valdés dio orden a sus hombres de detenerse y estos declararon
después no haber visto nada igual en su vida. El OVNI volvió a ser un punto de luz roja
rodeado de niebla violeta y bajó toda la falda del monte hasta quedar detenido a unos
200 mts de la patrulla, que entonces reanudó la marcha. A 50 mts lo distinguen como un
objeto ovalado de unos 25 mts de diámetro con intensa luz y niebla violeta, bien visible
en contraste con la oscuridad nocturna. El cabo Valdés siguiendo la norma militar, gritó
al objeto que se identificara pero el objeto siguió inmóvil y en silencio. En una gran
tensión nerviosa, avanzó varios metros más con su arma preparada, él sólo, pues dejó a
sus soldados alineados en tierra preparados para disparar al aparato. Penetró en la niebla
violeta que encontró profunda y densa y tras confundirse en ella desapareció en su
interior a la vista de sus soldados. Eran las 4,30 a.m. Los soldados, asustados, no sabían
qué hacer pero al fin se desplegaron y empezaron a llamar y buscar a Valdés entre las
peñas. A los 15 minutos oyeron sus gritos débiles de ayuda y apenas le cogieron cuando
se desmayaba inconsciente de bruces (otro soldado también cayó porque se le enredó la
bota en un saliente). El cabo Valdés había reaparecido a unos 70 mts de donde
desapareció, 30 mts tras el lugar donde se apostaban los soldados, que sin embargo no le
vieron pasar. Al aparecer Valdés, el OVNI remontó el vuelo y ya alto, parecido a una
estrella, tomó rumbo NW. El moderno reloj digital del cabo quedó detenido a las 4,30
a.m.. y pocos segundos, justo cuando le vieron desaparecer entre la niebla, pero marcaba
la fecha del 30 de abril o sea 5 días adelantado (el reloj funcionaba perfectamente
luego). La cara del cabo, siempre bien afeitado y con grueso bigote, presentaba barba
crecida de varios días. Llegó al Regimiento Rancagua al amanecer y allí recuperó el
conocimiento tras un descanso. Su examen médico no detectó nada anormal pero
desconoció haber desaparecido 15 min., sólo sabía que intentó acercarse al OVNI, entró
en la niebla y luego pidió ayuda a sus hombres pero no recordaba nada entre medias
(desde luego si fuera un fraude se habría inventado alguna historia o mensaje interesante
en este punto, aunque antes de desmayarse totalmente, tuvo varios desmayos
consecutivos, dijo según los soldados “ustedes no saben quienes somos ni de dónde
venimos, pero volveremos de nuevo”). Durante el suceso un rebaño de ovejas al raso un
perro y los caballos militares se agruparon atemorizados y en silencio total. Se
efectuaron nuevos exámenes médicos del cabo y sus hombres, que no presentaban
alteraciones físicas ni psíquicas ninguna, salvo un fuerte nerviosismo por lo
presenciado.
El cabo Valdés, junto con sus hombres, hicieron declaraciones a la prensa, sobre
todo al Canal 13 de Santiago, dependiente de la Universidad Católica de Chile
(interesada en la oleada OVNI de abril y mayo) mostrándose locuaz, ameno, preciso en
sus expresiones y sincero pues reconoce su intenso miedo en el incidente. El ingeniero
aeronáutico Dr. Guillermo Fonck O’Brien insistió en la veracidad del “Caso Valdés” y
entregó a los investigadores otros sucesos OVNI de la misma zona durante los últimos 5
años. El físico y astrónomo Rodrigo de la Vega, catedrático de la mencionada
Universidad, admitió que el caso podría ser un ejemplo de la pluralidad de mundos
habitados y de culturas suficientemente avanzadas para llegar a la Tierra. Un
comunicado del Ejército Chileno confirmaba que el cabo 2º Armando Valdés Garrido y
sus 7 hombres habían presenciado el aterrizaje de un “fenómeno no identificado”.
Coincidentemente, otro comunicado militar indicaba que se había prohibido hacer
nuevas declaraciones públicas a cualquiera de los integrantes de la patrulla hasta que las
autoridades militares no indagaran debidamente lo sucedido. La censura oficial actuó
amparándose en el Decreto-Ley 12/81 del 11-2-76, mediante el cual el coronel Oscar
Figueroa Marquez, gobernador provincial de Arica ordenó que fuesen sometidos a su
aprobación previa todos los artículos y publicaciones relacionados con el suceso, lo que
obligó al periódico “La Estrella” de Arica a retirar un extenso reportaje que ya tenía en
prensa pero la enorme difusión del caso, sobre todo en “El Mercurio” de Santiago,
obligó al gobernador a retirar la censura; fue entonces cuando los protagonistas fueron
ampliamente entrevistados, aunque la primera entrevista grabada realizada a la patrulla
se hizo la misma mañana del día siguiente al suceso, con todas las impresiones del
suceso frescas por un profesor de enseñanza primaria y corresponsal de “La Estrella de
Arica” y publicado por el Mercurio el 19 de mayo. La presión popular hizo que la
Comandancia en jefe del Ejército difundiera un comunicado oficial indicando que ante
las numerosas consultas de los medios de comunicación sobre “los sucesos ocurridos en
las proximidades de Putre el 25 de abril de 1977 a una patrulla militar” aclaraba que el
Ejército no se pronuncia sobre lo relatado por los miembros de la patrulla, que hasta
entonces no se había dado una versión oficial por parte de la institución militar y “3)
Conforme a las consultas realizadas por vía oficial se manifiesta que las versiones dadas
por la prensa hasta este momento, son en lo general coincidentes con los relatos de los
integrantes de la patrulla.” Se piensa que el reloj se detuvo justo al entrar en la niebla,
producto del enrarecimiento de la atmósfera ante un potente campo electromagnético.
Se comentó que Valdés iba a ser sometido a hipnosis regresiva para ver si su mente
recordó lo sucedido en el ¼ de hora que estuvo dentro de la niebla, datos que nunca se
dieron a conocer.
Es cierto que el reloj sufrió 5 días (fechas) de aldelanto y no puede justificarse
por un mero desajuste del reloj ¿por qué habrían de volverse locos solamente los dígitos
de la fecha y en cambio no los dígitos horarios que avanzaron apenas segundos antes de
paralizarse a la hora en que el cabo entró en la niebla del OVNI? Además ¿cómo
explicar la barba crecida (¿de 5 días como el tiempo pasado en la fecha del reloj?) si de
veras no transcurrió tiempo? No hay efecto psicosomático del miedo o de cualquier
emoción que pueda hacer crecer una barba de varios días en sólo 15 min. Todo sugiere
que en efecto pasó tiempo de forma acelerada. El efecto de la dilatación del tiempo de la
Relatividad einsteniana predice que el acortamiento del tiempo se da en un sistema
móvil (por ejemplo, una nave viajando próxima a la velocidad de la luz) y el tiempo
prolongado en el sistema fijo (ej.: la Tierra), en cambio en este caso sucede
aparentemente al revés: en la nave pasan 5 días (432.000 seg.) y en la Tierra 15 minutos
(900 seg.) pero ello no origina un imposible tiempo negativo, ni exige suponer el
absurdo de que la Tierra es el sistema móvil viajando a velocidad luz, ni arroja
resultados matemáticos aberrantes. Sea la fórmula
T= T
0
/ √ 1 - (V
2
/C
2
) siendoT
0
tiempo del sistema fijo (Tierra), T tiempo del
sistema móvil (nave, en la que en el Caso Valdés el movimiento es la dinámica de un
campo de energía, al fin y al cabo movimiento es energía), V velocidad del sistema
móvil (que ignoramos en el Caso Valdés). 432000 = 900 / √1 - (V
2
/299793
2
) y así
0,002083333 = √1 - (V
2
/C
2
) y entonces √0,002083333 = 1 - ( V
2
/299793
2
) y por fin V
= 292871,2869, lo que supone un 97,69 % de la velocidad de la luz. Este resultado no es
cualquiera, sino que es significativo ya que no da un resultado absurdo (como ocurre si
consideramos la Tierra como el sistema móvil, lo que a parte de innecesario da una
velocidad unas 48 veces mayor que la de la luz, cosa totalmente absurda). Por el
contrario, el resultado obtenido es lo suficientemente alto (cercano a la velocidad de la
luz) para lograr una dilatación temporal tan grande y lo suficientemente bajo para no
superar el límite que impone la velocidad de la luz. Repetimos que ciertamente el OVNI
no era un sistema móvil lejano a la Tierra pero su energía pudo acelerar su interior,
incluyendo a Valdés, a velocidad próxima a la de la luz. Si M = M
0
/ √1 - (v/c)
2
, donde
M es la masa del OVNI viajando a la velocidad V que acabamos de calcular, M
0
es la
masa del cuerpo de Valdés (digamos unos 80 kg.), entonces M es de 1,75 toneladas.
Es significativo que en 1996 (Conferencia Internacional Nuevas Ideas en
Ciencias Naturales, San Petesburgo) el físico ruso Vadim Chernobrov, del Instituto de
Aviación de Moscú y responsable del programa espacial, crea un dispositivo en cuyo
interior el tiempo pasa a entre 1,5 seg más lento y 0,5 seg más rápido que fuera de él. El
dispositivo consiste en una serie de electroimanes unidos a 3-5 esferas situadas unas
dentro de otras y de entre 1 mts y 11,5 cm de diámetro para crear un potente campo
electromagnético entrte la periferia y el centro, midiendo la diferencia de tiempo con
cronógrafo precisos como medición de los cambios de frecuencia de generadores de
cuarzo. Este físico inició sus investigaciones en 1987 a partir de su estudio de las
peculiaridades de los OVNIs. 22 años después, el ex-militar Valdés ratifica en todo su
historia (Cnal 7; 16-7-99).
* A partir de julio 1977. Zonas rurales de los estados de Marahuao y Pará, en la
bahía de los ríos Gurupi y Sao Marcos (N. de Brasil). Naves (aparatos estructurados, no
luces) desconocidas de aspecto casi siempre ovoidal, muchas veces con un largo cuello
en forma de pipa alineado en el sentido de la marcha, sobrevuelan los poblados.
Numerosas personas denuncian que rayos de estos objetos les produjeron heridas y
quemaduras (sobre todo en cara y tórax) y a algunos les fue extraída sangre tras
inmovilizarles. Las gentes, no entendiendo de extraterrestres, lo consideraron algo
diabólico y abandonaron en masa sus aldeas. Todas ellas tenían un cuadro clínico
extraño: quemaduras superficiales 2-10 cm, sin ampollas y distintas de las producidas
por fuego y agua hirviendo. Parecían quemaduras radiactivas por cobalto; presentaban
ardor en el área afectada, disminución del número de hematíes, presencia de puntos
pequeños como pinchazos de aguja que desaparecen en 72 h., caída del vello en la
región supuestamente afectada por el rayo, descamación de la epidermis unos días
después del incidente, vértigo, cefalea, astenia, falta de ánimo, Son rasgos compatibles
con patología por radiaciones y conocidos en ufología. En octubre de ese año, la Fuerza
Aérea Brasileña, por medio del 1er Comando Aéreo Regional (I COMAR ) inicia una
investigación secreta “Operación Prato”. Dicho Comando, entre noviembre y diciembre
del 77 tomó al menos 6 fotografías explícitas de OVNIs en el curso de sus
investigaciones, y concluyó que el 99% de los casos sucedieron de noche, el fenómeno
elude los núcleos importantes de población sobrevolando siempre zonas apartadas (el
exagerado número de casos nocturnos y la exagerada evitación de núcleos de población
estadísticamente comparados con el fenómeno OVNI sugieren mayor secretismo por
parte de la inteligencia implicada en esta ocasión). Olimpio Almeida Souza, ex-
delegado de la policía de Colares confirmó la existencia de los objetos y Alfredo Bastos
Filho, jefe de policía de Colares testimonia el auténtico terror popular durante la oleada
OVNI. Según testigos y miembros de la Operación Prato, los OVNIs se sumergían en el
mar del que salían por la noche; son raros los casos de ocupantes, descritos como de 1,5
mts, macrocéfalos,, calvos, ojos grandes y oscuros, trajes reflectantes y ajustados con
escamas lo mismo que en su piel, dedos largos y unas grandes tipo garra, membrana
interdigital, pies palmeados, salían de esas naves flotando en medio de luz. Varias
mujeres dijeron que estos seres manipulaban sus pechos y aunque las autoridades
sanitarias hablaban de histeria colectiva, presentaban heridas semejantes a biopsias
(toma de muestras de tejidos). Por ejemplo, la joven de 18 años Aurora do Nascimento
Fernandes vio hacia las 9 p.m. una luz roja acercándosele. Llamó a su madre pero antes
de que esta llegara se vio envuelta por la luz y sintió que algo pinchaba sobre su seno
derecho y se desmayó hallándola así su madre. Fue examinada por el Dr. Weiton Reis,
profesor de Histología de la Universidad Federal de Pará (Brasil) que diagnosticó que
las heridas fueron causadas por algún instrumento y no con la uñas como decían los
escépticos. Otras 8 personas, dos de ellas varones, habían sido víctimas de pinchazos
semejantes con extracción de sangre (1-2,5 litros) conociéndose perfectamente su
identidad. La Dra. Weillade Cecim Carvalho de la Unidad Sanitaria de Colares, no creía
la versión de las víctimas que venían contando las agresiones, aunque el número de
afectados crecía por días; entonces decidió examinar en detalle las heridas: Afirma que
vio que no existían en los libros de Medicina nada igual, sólo se parecían a las
quemaduras parecidas a las bombas de cobalto. Las lesiones variaban de tamaño: 1º una
rojez en el área afectada, luego el pelo se caía en el área afectada a los pocos días y poco
después la piel descamaba. al principio los pinchazos no eran fáciles de localizar debido
al oscurecimiento de la piel causada por el impacto de los rayos. Todas las víctimas
presentaban el cuadro clínico arriba descrito, incluso una de las pacientes de la Dra.
Wellaide murió a las pocas horas de ser alcanzada por los rayos y presentarse en la
consulta con el pecho izquierdo totalmente enrojecido y con dos orificios. A las 3 h. la
doctora fue llamada al domicilio de la víctima pues estaba en coma, rígida y con gran
dificultad respiratoria. Fue llevada al hospital en coche policial con las piernas
sobresaliendo por la extrema rigidez. A las 3 h. se extendió el parte de defunción por
parada cardíaca según el Hospital Renato Chaves, ignorando sin más todo el historial
clínico que envió la doctora junto al paciente. A partir de entonces, la doctora sintió
miedo de seguir informando de estos casos a la Secretaría de Salud ya que los médicos
del Renato Chaves no mencionaron nada de las lesiones de la víctima ni hicieron
análisis complementarios. eso y el silencio de las autoridades sobre el fenómeno, hizo
que la doctora destruyese un expediente de 300 páginas especificando todos los
informes clínicos (luego nos preguntamos por qué la ufología no progresa ni logra
pruebas definitivas).
* A fines de 1977. Puebla (Méjico). La Dra. en medicina Soledad Peña, filmaba
en vídeo OVNIs a menudo y les enviaba señales de linterna durante semanas siendo
respondida al fin en el mismo código (tanto las repetidas visitas como la respuesta
inteligente a señales luminosas se notifica en otros casos y ha sido constatado por el
autor de estas líneas). En la segunda oportunidad en que esto sucedía, alguien lanzó una
bengala y el OVNI se apagó dejando de enviar señales, se acercó a la doctora pasando a
color azul fuerte y sobre la doctora emitió un intenso y deslumbrante rayo. La doctora
arrojó lo que tenía en las manos y las elevó en son de paz con intención de mostrar que
no era ella la que lanzó la bengala. El OVNI se alejó y no volvió a ser visto. Cara y
cuello estaban quemadas en 2º-3º tipo solar, conjuntivitis, cefaleas, sed intensa, diarrea
intermitente, ausencia de anemia. No se trataba de diabetes ni de ningún tipo de efecto
de parásitos. La doctora afirma que no hay explicación médica.
* 12-7-78 en la sección 8ª de Policía de la provincia de San Juan (Argentina) se
recibe notificación del envío de una ambulancia para atender a un testigo OVNI, Felipe
Orozco (empleado ferroviario) que sufría una crisis nerviosa por su avistamiento de una
nave desconocida en El Ramblón, en plena oleada OVNI del 78. El comisario Félix
Alfredo Balmaceda se trasladó al lugar del hecho hallando a Orozco bajo los efectos de
un shock. Mientras levantaba el atestado sobre el caso, el comisario observó un objeto
rojo que resplandecía con luz blanca intensa iluminando el campo hacia el W. Se
detenía de vez en cuando para reanudar su marcha en una dirección distinta. Además del
comisario y de Orozco, el OVNI fue visto por un trabajador de la hacienda Santa Ana,
Lorenzo Correa y por toda su familia, que se alertaron cuando la emisión de TV se
alteró de repente apareciendo en la pantalla sólo la imagen de algo parecido a un hongo
extraño. Oyeron entonces fuera el ruido de un motor, salieron al patio y observaron el
brillantísimo objeto. Además un tal Zosso y un nutrido grupo de vecinos de la comarca
declararon haber visto lo mismo: Zosso declaró que el OVNI era como “la baliza de un
patrullero policial”. Estos datos proceden del jefe de policía de la provincia, coronel
Guillermo Juan Voguet, que afirma que es “indudable que los habitantes del lugar” y
personas que circulaban por la zona “estuvieron ante la presencia de un fenómeno
extraño que no es común ni habitual.”
AÑOS 80
* 14-6-80 Medianoche. Una granja cerca de Libertad (Uruguay). Una persona
considerada culta y seria J. Fochs duerme con su esposa A. Parodi cuando se sobresalta,
enciende la luz y pregunta si hay alguien tras la puerta de la cocina. La abre y ve en el
patio un hombre y una mujer con traje muy ajustado de facciones humanas agradables y
estatura normal, pero con una marca o cicatriz vertical de las cejas al cuero cabelludo.
El ser masculino fue hacia la puerta haciendo ademán de entrar con gestos no agresivos
pero severos pero Fochs le puso una mano en el pecho y le increpó verbalmente
despertando con el ruido a su mujer que al llegar halló graves quemaduras en la mano
de su marido. La comisaría de policía y la Fuerza Aérea investigaron el caso y el Dr.
Ramón Nuñez certificó la existencia de 43 puntos de quemaduras parecidas a las que se
sufrirían con puntas de clavos al rojo. Desde luego autolesionarse tan cruelmente sólo
para inventarse una historia sin mensaje ni grandiosidad no lo haría ni un loco y contar
una historia tan increíble para encubrir un caso de lesión también es absurdo. Además a
la misma hora unas 20 personas observaron un objeto desconocido sobre el lugar.
* 10-2-82; 1,50 am. Brasil. El piloto Gerson Marciel de Britto despega en el
VASP Boeing 727 del aeropuerto de Rio de Janeiro y tras casi 90 min de vuelo observa
a su izquierda y algo próxima (según el radar a 38 millas) la presencia de una luz
intensa. El comandante Britto anunció a los pasajeros la prsencia del aparato y muchos
pudieron ver sus luces anaranjadas y rojas escoltando durante 10 min al avión. El caso
fue muy conocido en todo el mundo e investigado por la autoridad.
* Enero de 1986. Cerro Pajarillo, cerca de Córdoba (Argentina). Aparece una
forma elíptica en la falda del montículo, causada, según testigos, por un foco de energía
proyectado hacia abajo desde un OVNI, en la que el pasto estaba quemado clara pero
ligeramente de arriba a abajo, sin haber ardido, lo que no puede atribuirse a un incendio,
e insectos y animalillos estaban secos y deshidratados como por un calor repentino e
intenso que los hubiera desecado al instante. Contrastaba con el pasto verde intenso del
resto del montículo A las pocas semanas el pasto volvió a crecer en la huellas y más
vigoroso que antes (típico efecto de radiación) pero el ganado no lo comía, lo rechazaba
inexplicablemente mientras que comía perfectamente el pasto de al rededor de la huella,
sin entrar jamás en el interior de esta. Al año hubo un incendio normal en el cerro y todo
el pasto ardió menos el del interior de la huella pese a su aspecto normal y a que los
análisis no revelaban que hubiese nada especial en el pasto ni en el suelo de la huella.
Su incombustibilidad y el rechazo del ganada no pudieron aclararse. A los casi 4 años,
como comprobó la expedición del neuropsiquiatra español Dr. Fernando Jiménez del
Oso, se presentaba muy pálida (en contraste con la hierba verde circundante), el ganado
ya no la rechazaba y caminaba dentro, pero el doctor y el ingeniero de sonido de la
expedición comprobaron que en el interior y sólo en el interior de la huella se producían
fuertes interferencias en la pequeña emisora portátil de micrófono, como si persistiera
un intenso campo electromagnético. Todas las fases descritas fueron fotografiadas y
filmadas en llamativas imágenes.
* 19-5-86 (lunes) al anochecer. Brasil. Las pantallas de radar que controlan las
regiones SE y centro del país detectan numerosos ecos desplazándose a gran velocidad
y con movimientos desconexos y bruscos. Los técnicos aseguraron que no se trataba de
espejismos o falsos ecos. En el aeropuerto de Sao José dos Campos dos objetos a 15 km
y a 2 de alto aparecen en los radares a las 18,30 h. y los operadores con binoculares
observan una luz esférica con definido halo redondo naranja con luces parpadeantes
inferiores . A las 19 h. las instalaciones militares de Sao Paulo y Brasilia confirman la
presencia de los ecos no identificados que ya eran 8 a las 20 h. A las 21,10 h. un
bimotor Xingú PT-MBZ pilotado por Alcir Pereira y en el que viaja el presidente de
Embratur (la mayor empresa estatal de fabricación de aviones militares), el coronel de
aeronáutica, Ozires Silvam, observa cuando va a aterrizar en el citado aeropuerto varios
objetos rojo anaranjados y veloces a 600 mts de alto que acompañan su vuelo sobre
Brasilia y que rehuían todo intento de aproximación durante 30 min hasta que el avión
abandonó, según declaró él mismo a la prensa. Ya en tierra observan 3 OVNIs rojizos
que parpadeaban su luz cada 10 y 15 seg. y hacían cambios de velocidad vertiginosos,
según declaró el militar que añade “tenemos pruebas de lo que vimos en las cintas
grabadas de las imágenes de radar”. Al mismo tiempo los radares de Santa Cruz,
Congohas, Anápolis y Brasilia detectaron la presencia OVNI. El Ejército del Aire
Brasileño (el mejor equipado de América latina) hizo despegar dos cazas Norththrop F-
5E Tiger Fighter, desde la base de Santa Cruz a las 22,30) y tres Dassault Mirage
Fighter III iniciando una persecución en que los OVNIs bajaban, subían, zigzagueaban,
acompañaban a los aviones, se inmovilizaban en el aire, pasaban de 250 a 1500 km/h.
en décimas de segundo, cambiaban de color, desaparecían y aparecían en otra parte,
todo lo cual, imposible para nuestra tecnología actual, produjo la interrupción del tráfico
aéreo en varias zonas del país, saturó los radares y produjo interferencias en el equipo
electrónico de los aviones. A la hora y media los aviones militares debieron regresar por
falta de combustible El investigador C. Covo, ingeniero electrónico y especialista en
denunciar fraudes OVNI y en análisis informáticos de imágenes, explica que lo que se
reveló oficialmente (dada la ingente cantidad de testigos y los buenos antecedentes de
apertura sobre el tema OVNI de la autoridad brasileña, hubo que revelar algo sobre el
incidente) es menos del 20% de lo que en realidad sucedió y ha entrevistado a pilotos
protagonistas de la persecución, que explicaron a la prensa muchos datos que no se
incluyeron en los boletines oficiales. Así, cuando a las 22,50 un F-5E fue perseguido
por 13 OVNIs localizados en el radar a menos de 2 millas. y visualmente, el piloto hizo
un looping para darles la frontal pero los OVNIs hicieron inmediatamente lo mismo.
Otro piloto explicó que uno de los OVNIs se le acercó de frente a gran velocidad y
cuando la distancia era mínima y el impacto inminente, el OVNI escapó en un brusco
ángulo de 90º. El ministro de aeronáutica, general de brigada J. Octavio Moreira Lima
declaró a la cadena nacional de TV que el espacio aéreo nacional había sido invadido
por OVNIs cuya procedencia no pudo explicar, pero sin riesgo para la seguridad de los
ciudadanos. “Saturaron los radares e interrumpieron el tráfico aéreo. No puedo dar más
explicaciones técnicas. No las tenemos”. Anunció la constitución de una comisión de
investigación para los sucesos del 19 de mayo. El ministro explicó en un informe oficial
en Brasilia el día 23, que en el espacio aéreo entre Río de Janeiro y Sao Paulo, 4 cazas,
dos F5 y dos Mirage persiguieron varios minutos a una flota de 13 OVNIs y poco
después la situación se invirtió. El ministro dijo textualmente que “técnicamente no hay
explicación”. Moreira Lima presentó un detallado informe al presidente José Sarney el
día 21. El relato oficial indica que a las 22 h. (23 GMT), el radar del Centro Integrado
de Tráfico y Control Aéreo de la Fuerza Aérea Brasileña detectó extraños ecos no
identificados. A los 5 min., prosigue el informe, aviones de la FAB despegaron de
Anápolis (cerca de Brasilia) y Santa Cruz (cerca de Río de Janeiro) para interceptarlos.
Entonces se produjo lo que él denominó “duelo” en el espacio “en medio de una
atmósfera límpida y una luminosidad óptima para la observación gracias a la luz de la
luna”. Tras un rato, los OVNIs desaparecieron igual que irrumpieron en los radares
militares. Afirmó que las condiciones meteorológicas eran buenas y no hubo error
posible con acúmulos eléctricos o nubes. estrellas y planetas deben descartarse, los
registros de radar coherentes con observaciones visuales indica la presencia de objetos
desconocidos estructurados. Moreira Lima prometió en TV un informe completo
público pero no cumplió su palabra, sin duda por la existencia de presiones. Sin
embargo no siempre las autoridades brasileñas son tan abiertas pues al año siguiente,
ocho campesinos de cacería, hallan cerca de Bamburrai (sur de Sao Paulo) una huella
circular de 30 mts de diámetro con matorrales quemados y árboles y arbustos derribados
y torcidos: Dentro de la huella había un área en forma de sol con 14 fragmentos
metálicos de 20 cm de largo c/u que produjo quemaduras a uno de los testigos cuando
intentó cogerlo obligándole a soltarlo. Sus dedos no sufrieron dolor ni quemaduras
graves posteriores sólo despellejamiento y marcas dactilares que permanecían dos años
después del suceso. El GUG (centro ufológico mejor equipado del Brasil) apoyado en
sus resultados por C,. Covo, explicó que los militares aislaron el lugar y se llevaron las
extrañas barras tras haber interrogado exhaustivamente a Jarbas Ribeiro Mendes y a sus
siete compañeros.
Desde 2001 se ha confirmado la existencia de informes oficiales brasileños con
filamciones militares sobre OVNIs. Un comité de investigación oficial coordinado por
el organismo militar Comdabra (Comando de Defensa Aérea Brasileña) elaboró el
Livro Verde Amarelo. Uno de los informes divulgados, con los sellos de “secreto” y el
oficial está fechado el 13-6-89 y ha sido emitido por el entonces jefe del Servicio
Regional de Protección de Vuelo de Sao Paulo (SRPV-SP), coronel Hélio Pereira Rosa.
El informe fue preparado por el Núcleo del Comando de Defensa Aeroespacial
Brasileño, precursor de Comdabra. El documento es la transcripción de un diálogo entre
un controlador y el comandante de un avión Marilia 573 de la TAM, ocurrido el día 30
de mayo de 1989. El comandante del avión estableció contacto visual con un OVNI
circular de un diámetro estimado en 50 mts. Tras varias maniobras, y atendiendo
órdenes de tierra para evitar riesgos, el avión continuó su ruta.
AÑOS 90
* Se produce la oleada mejicana de 1991, la primera documentada
exhaustivamente con decenas de pruebas viodeográficas independientes pero
plenamente coincidentes y estudiables que duran abundantes minutos y abundantes
referencias de contexto para comprobarlas como auténticas.
La primera sucede el 25-11 del 90 en Méjico D.F., la familia Barranco filma un
objeto oscuro diurno en pleno cielo: al ampliar y computerizar la imagen se aprecia una
forma ovoide nada convencional que desprende una radiación rotante rojiza en su parte
inferior. El 31-5-91, en el cerro Pachuca (Hidalgo), la TV local que prepara el
informativo de las 8 recibe abundantes llamadas de la gente sobre luces anómalas y el
jefe de informativos, Eugenio Imas sube el al filo de las 8 pm con dos camarógrafos a la
azotea del edificio de TV y avistan hasta 8 luces anómalas, dos de ellas las filan:
zigzaguean bruscamente para moverse luego suave y erráticamente en el cielo o
denerse, para en cualquier momento reiniciar sus extraños movimientos a velocidades
imposibles para cualquier aeronave o globo o astro. Los movimientos filamdos son
reales ya que la cámara es sostenida fija por profesionales y una estrella sirve de
referencia estática. Comprobaron que no era una proyección laser ni era un foco de
seguimiento porque no había foco de seguimiento. Al ampliarlo se ve un ovoide de luz
blanca discoidal dando flashes de luz. El 7-7-91 un comandante de la Policía Judicial de
Puebla, dos agentes judiciales y un fotógrafo profesional, siguen la pista de una banda
de delincuentes en Atlixco (Puebla). Ven una gran luz, paran sus coches y como el
comandante cree que sea una avioneta de los delincuentes ordena fotografiarla con la
idea de que una gran ampliación muestre la matrícula de la aeronave. Sin embargo les
extrañó que tuviese tres colores y fuera silenciosa, cosa impropia de una avioneta. La
luz en vez de aterrizar se aleja y se pierde. La esperada ampliación mostró un ovoide
horizontal naranja con una fila de ventanillas blanco-amarillentas ecuatoriales muy
distinguibles y cuadrangulares, y un resplandor rojizo en torno al OVNI. Los policías no
pueden mostrar su rostro ni su nombre pero declaran ante los investigadores y sus
cámaras.
Pero lo más notable sucedió el 11-7-91, dia del eclipse total de sol que dura 6
min 54 seg. casi al mediodia, el eclipse del siglo visible en casi toda América . Mucha
gente lo intentó filmar logrando filmar OVNIs antes, durante y después del eclipse, en
torno a la 1,30 pm. Hay hasta 17 videos tomados ese dia desde lugares independientes y
por personas que no se conocen entre sí. Al analizar y amplificar la filmación de
Guillermo Arreguin, al SW de la ciudad, se aprecia un objeto estructurado metálico
rotante en forma de cúpula suspendido en el aire (sin toberas ni alas ni hélices), los
perfiles de ordenador confirman que tiene volumen y que refleja diferentes
temperaturas. David Alamilla, desde el S.E. lo filma el mismo objeto brilante con los
mismos movimientos y demasiado bajo para ser un astro. Al ampliarlo se ve que es de
planta circular, metálico con cúpula con doble ondulación e idéntica sombra inferior que
permanece estable unos 10 min, antes, durante y después del eclipse, cuando no se veía
ninguna estrella. Sin duda es el mismo objeto de antes. Desde el N.E. la srta Laura
Hernández filma el mismo OVNI, idéntico en aspecto y movimiento, metálico, doble
cúpula, sombra inferior, a los anteriores. Miguel Ängel Torres desde el centro de la
capital filma exactamente el mismo objeto brillante. Desde el N.E. Eduardo Mejía lo
filam antes y después del eclipse (con cielo oscuro y claro): se ve muy claro el ovoide
metálico brillando al sol por una lado, con sombras y volumen. El mismo objeto lo
filma desde el N.E. Miguel Vallejo fugazmente (está lejos) y peor, pero las
ampliaciones y análisis por ordenador demuestran que es el mismo, con su cúpula y
radiación características. Desde el SW Erik A. Aguilar filma este mismo ovoide
horizontal con clara apariencia metálica, volumen, reflejando el sol y sombras . Desde el
S.W. el ingeniero Fuentes filma un objeto desconocido marchándose: es un punto que se
lanza en parábola ascendente con gran pendiente a increible velocidad y desaparece. No
es un movimiento accidental de la cámara porque al contrastar la imagen por ordenador,
un grueso haz de rayos solares, sirven de referencia y demuestran que la cámara estaba
fija.
Los 17 videos de Méjico D.F. se grabaron sobre todo en el sur de la ciudad, los
mejores son los del S.W. y los peores del N.E., hay indicios que sugieren que el OVNI
se movió de E. a W. David Fronning, ingeniero aeronáutico de la McDonell Douglas
Space Company estudió las filmaciones y atribuye la pulsación característica del objeto
a un campo electromagnético que emite, además produce una distorsión en el espacio
circundante como lo haría una aeronave. Con las curvas de nivel por ordenador, el
especialista confirma la presencia de ese campo y confirma que las estrellas tienen
distintas características de espectro, no emiten esos patrones de color.
Mientras esto sucedía en la capital, también en Puebla, la familia Pardo (Efraín
Pardo Bretón) filma el eclipse, captando un OVNI cada vez que sube la cámara,
tomando cables y una estrella como referencia (aparte de las casas y personas de abajo).
La ampliación demuestra que se trata de exactamente el mismo tipo de OVNI, idéntico
a los filmados en Méjico, con su cúpula, metálico, sombra inferior, movimiento típico.
También Rafael Golzález lo fila cerca de una estrella y al ampliarlo es el mismo objeto
que ya conocemos. Sorprendentemente se trata del mismo objeto que en filmación
diurna fue captado muy claramente (se ven varios pájaros cruzar la filamción) el 23-11-
91 a las 10,48 am sobre Monte Unsen (Japón), volcán que acaba de entrar en erupción.
Al comparar las ampliaciones de los OVNIs de Méjico, Puebla y Japón se comprueba
que son el mismo modelo de objeto.
La oleada mejicana continuó: el 1-8-91, en Metepec (Puebla), el Dr. Marco
Antonio Rosas y otros desde un campamento nocturno a las 2 am filman una extraña luz
que se mueve sobre las luces de la ciudad, muy lento hasta detenerse unos segundos,
luego regresa. Es una plataforma plana que ampliada es trapezoidal o romboidal con 4
luces en los vértices.El 15-9-91 a las 00,30 en Atlimeyaya (Puebla), la familia Barranco
filma el mismo objeto volando lento, haciendo círculos y deteniéndose: son dos luces
potentes en los extremos y algo menos luminoso que las une. Es un OVNI triangular
con luces en los vértices y otra central filmado en abril del 90 sobre Bélgica, cuando
vuela de perfil es completamente idéntico a lo filmado en Puebla (parece que esta
oleada nos muestra que a más filmaciones y no meras descripciones subjetivas, el
fenómeno presenta en su aspecto mayor intercoherencia mundial). El 16-9-91, en
Méjico D.F. el ingeniero Vicente Sanchez Guerrero filma 24 aviones “Pilato” en
formación durante el desfile militar del aniversario de la indpendencia. Al pasar la
escuadrilla filma a su lado izquierdo un objeto que flota suavemente ovoide oscuro
estático que se desplaza sobre la ciudad, asciende al acercarse y luego se aleja hacia el
cerro Estrella, durante la máxima aproximación, la cámara de video se quedó sin batería
aunque acababa de ser recargada, para recuperarse después cuando el objeto va
ascendiendo rápido hacia el sur en diagonal. 5 cazas abandonan la formación y vuelan
entonces en dirección del objeto. No es un globo sonda: el único lo lanza el Servicio
Meteorológico Nacional desde el aeropuerto a una hora concreta diaria conocida (ese
dia festivo a las 6 am) y sólo sigue un ascenso hasta 15 mil mts, no se pasea sobre la
ciudad como el OVNI, con el que no coincide en color ni forma. El 19-10-91 la TV
Super 3 en directo filma OVNIs sobre Puebla mientras cientos de vehículos se
detienden a observar y la gente sale de sus casas. El objeto da destellos y permanece
estático demasiado tiempo para ser un avión. La ampliación y cámara lenta de la
filmación muestra que cada flash de luz ilumina una estructura inferior discoidal plana,
lo que coincide en diferentes tomas y fotograma a fotograma. El 30-10-91sobre
Zacatelco Tlaxcala, un volcán de Puebla, el Dr. Carlos Pérez y el profesor Holguin a las
8 pm fotografían un objeto idéntico al de los policías judiciales del 7-7-91 que también
será filmado varias veces. El cámara Noe Chanli, de un programa de investigación de la
TV capta el 2-11-91 luces que se mueven como si formaran parte de un disco rotante y
que no es aeronave conocida alguna. El 9-11-91, a las 16 h. Angel Cruz filma un
extraño objeto polilobulado o multiesférico ovoide con dos cúpulas girando suspendido
sobre una torre y desplazándose suavemente . No podía ser un globo sostenido desde
tierra pues iba recto y no seguí la curvatura de la carretera. El 16-11-91 una potentísima
luz brilló entre las 18,30 y la 1,30 sobre el sur de Méjico D.F. estática y se divide en dos
y luego en tres; la fiilmó el sacerdote Manuel Ferrer que nunca en 5 años desde que vive
ahí con esa vista cada noche, ha visto nada semejante, era algo en el cielo. El 17-12-91
Eduardo Mejía desde Netzahualcoyotl filma el mismo tipo de objeto filmado el 15-9-91
y en Bélgica en abril del 90. El 12-1-92, Eduardo Callejo en Méjico D.F. filma con
trípode la luna y Venus cuando capta un objeto ovoide de luz que se mueve casi 180º
mientras lo filma. El 20-4-92 tiene la suerte de filmar otro flotando sobre una torre de
TV. Varios aviones se acercan y son filmados con el OVNI; en cada ocasión el OVNI se
aleja de los aviones y regresa luego, en unos fotogramas se ve a un avión y al OVNI
reflejar el sol en sus sendas superficies metálicas, por el mismo lado y al mismo tiempo
revelando que ambos son objetos reales y metálicos que maniobran. El OVNI ascendía
y descendía suavemente. En mayo del 92, un equipo de la Nippon TV al mando de
Ionishi Yahui llega a Méjico desde Japón a investigar y acaba él mismo filmando un
OVNI girante trinagular con las luces en vértices y otra central, idéntico a los OVNIs
belgas. El 18-5-92, en Juchipila (Zacatecas) los perros ladran en la madrugada
despertando alos vecinos; Ramón Larillo Tello y sus sobrinos ven un OVNI y lo filman
hasta que se apaga repentinamente: Es una luz horizontal que parece formada por dos
luces muy cercanas, bajo esto hay un punto de luz a un lado, dos centrales y otro
simétrico al otro que pulsa; da la sensación que pertenecen aun objeto trapezoidal o
cupular (típico disco volante). El 1-6-92 desde Tucancingo (Hidalgo) se logran 3 fotos
de un típico platillo volante metálico dorado con cúpula y tres cuerpos inferiores que se
dice frecuentaba la zona desde marzo, por parte de Hector Carranza y Rolando Briseño
que camninan haciendose fotos. El funcionario de la seguridad social Demetrio Feria
consigue varias filaciones alas 4,14, 504, y 6,46 pm de discos u ovoides perfectos
diurnos, metálicos y con movimiento autónomo. En Méjíco, desde entonces se han dado
más de 30 filmaciones, como el 1-2-92 una flotilla de OVNIs opacos y lenticulares a
plena luz del día sobrevoló la capital y se detuvo sobre su centro urbano siendo
observado desde las 14 horas por miles de mejicanos que colapsaron el tráfico. Por fin
la escuadrilla se desplazó hasta desaparecer salvo uno, estático hasta las 18 h. El
planetario, el observatorio meteorológico y el aeropuerto internacional no pudieron dar
ninguna explicación al fenómeno, que se repitió a las 20 h.(un sólo OVNI luminoso).
* 17-7-92. El satélite geoestacionario Goes-8 fotografía con infrarrojos (por 3
veces en 10 min.) en el espacio, cerca de la Tierra, sobre el Pacífico cercano a Chile, un
enorme objeto volante como dos platos encarados, de más de 400 kms de diámetro
(estimativo pues faltan puntos de referencia exactos para calcular su distancia al
satélite). Las fotos fueron censuradas rápidamente en USA pero una de las imágenes
pudo ser recibida en el Servicio Aéreo Fotométrico chileno que la entregó a la Comisión
de Estudios de Fenómenos Aéreos Anómalos.
* 28-7-94 Méjico D.C. (Méjico). Hacia las 19,30 h. muchos ciudadanos
observan un objeto luminoso similar en tamaño y brillo a una estrella balanceándose
sobre el gran edificio de la capital World Trade Center, que a las 20,45 pudo ser filmado
por un testigo (Demetrio Feria). A las 22,30 un DC-9 que volaba sobre la ciudad chocó
contra algún artefacto justo sobre el citado edificio, después que la torre de control
llevase minutos detectando por radar un objeto que seguía la trayectoria del avión. Tras
el choque el eco desapareció en segundos. El comandante del avión, Cervantes, con 30
mil horas de vuelo, decidió hacer un aterrizaje de emergencia, y logrado sin novedad se
incorporó al servicio de mantenimiento, junto al que comprobó que el tren de aterrizaje
derecho tenía una fuga hidráulica provocada por una inexplicable rotura del
amortiguador que había sido cortado de tajo, muy probablemente por el objeto
desconocido.
* 31-7-95 Bariloche (Argentina). El piloto Nestor Polanco, al mando de un
Boeing 727 de Aerolíneas Argentinas entre Aeroparque y Bariloche, a unos 161 km. de
su destino recibe aviso de proseguir su vuelo pese al apagón que afecta a toda la ciudad
y al aeropuerto. Al iniciar el descenso observa una luz blanca que creyó que era otro
avión, hecho negó la torre de control y que él mismo desechó al ver cómo crecía en
intensidad. El avión le hizo señales luminosas y al instante el objeto disminuyó su
intensidad. Los tripulantes del avión pensaban que el objeto iba hacia ellos pero en
realidad les esperaba. Cuando el Boeing lo rebasó, el OVNI se colocó a 15 mts de su ala
siguiendo su descenso. Era abovedado, gris, con luces verdes en los extremos y luz
ámbar pulsante superior. Acompañó al avión ante la primera baliza y cuando este iba a
aterrizar, las luces de las pistas volvieron a apagarse lo que hizo que el piloto abortara el
aterrizaje. Mientras hacía la maniobra de escape el objeto siguió al avión y realizó
maniobras increíbles hasta que desapareció. Informó de todo al investigador Carlos
Fernández.
* 31-3-96; 00,30 a.m.. Americana (Brasil). El sargento 2º Iris Alves de Souza y
el soldado Wilton Franco, de la policía militar del barrio da Liberdade ven un aparato
volante emitiendo luces naranja, azul, roja y amarilla. El objeto pasó minutos después
sobre un cables de alta tensión lanzando hacia el suelo un potente cono de luz y
acercándose a 150 mts de los asustados testigos.“Era como mirar al sol” según Franco.
Después del acercamiento voló hasta perderse hacia Piracicaba y durante el resto de la
semana los militares sintieron una fuerte presión en la nuca e irritación ocular. A las
3,15, los policías Moacir Pereira Dos Santos y Anerilton Neves, de patrulla en el barrio
das Naçöes cuando observan en el cielo “un objeto rectangular con luces rojas, amarillas
y azules”, según el libro de registros de la policía. Era un aparato algo mayor que un
helicóptero que sobrevoló una casa y se detuvo a 200 mts de alto sobre un terreno
cercano al coche patrulla. Era totalmente silencioso y tras unos instantes Moacir decidió
encender las luces del coche patrulla a lo que el objeto respondió saliendo a gran
velocidad hacia las instalaciones del Tiro de Guerra donde se detuvo y apagó. Ese
mismo día, miembros de la Guardia Municipal de Santa Bárbara d’Oeste ven una esfera
que oscilaba entre el rojo y el azul, según el guardia Mario Enrique Pultrini. Al día
siguiente, la reportera D. Amaral y el fotógrafo F. de Holanda ven desde el barrio
Parque Morada do Sol una luz meciéndose de izquierda a derecha yendo y viniendo por
2,30 horas y logran varias imágenes, una de tres luces elípticas muy juntas y otra de
esas tres luces fundidas en un resplandor mayor con aura violeta. Durante 1996 se
produjo el caso Varginha con huellas que los escépticos atribuyeron a simples estacas
dispuestas circularmente, sin embargo los análisis de las muestras de dichas huellas
estudiadas en la Universidad de Granada y en el centro de ingeniería Vorsevia, muestran
que no se trataba de estacas, pues la presión que ejercía el objeto que se posó allí era de
26,5 tm por punto de apoyo. En las muestras aparecen insectos, dos recogidos dentro de
la huella y otros en el triángulo formado por las tres marcas. Todos ellos murieron
simultáneamente y no presentan los lógicos signos de putrefacción que deberían haber
aparecido paulatinamente, algo muy extraño según el prof. Tinaut.
* Nov-96 Itaré (Brasil) Durante una exhibición aérea el avión Tucano T-27 cae
sobre los espectadores ocasionando un muerto y seis heridos. El profesor de la
Universidad de Ceara, J. Agobar Peixoto y otros ufólogos analizaron más de 300
imágenes de los videos realizados durante la demostración y mediante ampliaciones y
tratamiento digital de imágenes, encontraron bajo el avión en pleno vuelo un objeto
desconocido que proyecta una forma cilíndrica de luz sólida controlada que atraviesa la
carlinga en fracciones de segundo (volaría a 8 mil km/h)y desaparece tras verse en otros
fotogramas como un pequeño elipsoide blanco. El capitán del avión, ileso, explica que
el panel de control no mostró ningún fallo, sólo oyó un gran estruendo y saltaron en mil
pedazos los cables de la cabina.
* Octubre de 1997. Serra do Tombador (350 km de Cuiabá, Brasil). Buscadores
de oro y diamantes observan un extraño objeto sobrevolando la zona y hacer explosión
sobre ella esparciendo restos 200 mts a la redonda.. Dos profesores de la Universidad de
Mato Grosso, Octavio Porros y Milton Riás, analizaron muestras recogidas por los
testigos y la fundación Erikson para el estudio de lo paranormal difunde su estudio
científico de las mismas, cuya conclusión es que no se trata de material fabricado en la
Tierra. El prof. Riás explica que “da la impresión de material manufacturado que
recuerda a la cerámica o al plástico.” Es de gran dureza, mal conductor de la
electricidad y resistente a temperaturas de 2.500º C y a los más potentes ácidos. Lo más
sorprendente es su análisis espectrográfico que revela que está compuesto de metano y
amonio, pero estos sólo pueden existir como sólido a bajísimas temperaturas. Aunque
las muestras parecen cálidas al tacto los termómetros no detectan emisiones de calor. En
una prueba un fragmento de la muestra se colocó sobre un bloque de hielo de 4 cm de
espesor dentro de una cámara frigorífica, lo que no impidió que en 1 h. 37 min. la pieza
hubiese cortado el hielo. Es sorprendente que a mediados de los 90 y durante la oleada
sucedida en Israel se obtuvieran muestras OVNI y mostraran públicamente ante la TV
mundial, sus extrañas propiedades y sus efectos sobre el hielo, idénticos a los del caso
brasileño. Durante 1997, toda América registra una oleada OVNI. En diciembre, la
ciudad panameña de David (Chiriquí) es sobrevolada por OVNIs filmados en dos
ocasiones, una por S. Saldaña Valenzuela y otro por el Dr. Manuel de la Cruz. Unoi de
ellos es un rombo o trompo negro sin medios convencionales de propulsión. El Centro
Meteorológico provincial y luego uno de los técnicos con más de 20 años de
experiencia confirmaron que no era ningún tipo de globo y que no se conoce aparato
similar al de las imágenes y menos que haga tales acrobacias.
* 4-7-97. Torriente (Cuba) Un parte de la emisora oficial Radio Rebelde
informa del aterrizaje de un OVNI en un campo de esa localidad y dejó huellas de pies y
plantas calcinadas y han pasado a ser estudiadas por la Academia Cubana de Ciencias.
* 3-12-97, madrugada. Ucuococha, Buenaventura, provincia de Ancash (Perú),
Medalí Salazar Campos, director de la Unidad de Servicios Educativos de la provincia
de Marañón, ve salir de la laguna de una luz intermitente. Primero pensó que la visión le
fallaba o era un espejismo pero la luz por medio de 2 divisiones, lo rodea y lo eleva a 5
mts del suelo unos 2 min. durante los que ve algo como una ciudad iluminada y entrevé
objetos y personas rojizas. Al ser liberado corrió a avisar a la policía. Muchos casos en
la región lo confirman.
* 2-3-98: Rosario (Argentina), El Dr. Pizzi, profesor de Astronomía y director
del Colegio Cristo Rey, observa un extraño objeto naranja con un halo de luz que
permanece 10 minutos sobre el observatorio local, antes de dirrigirse a toda velocidad
hacia los Andes.
* 7-7-99. Monte “La Silla”, Monterrey (México). La información meteorológica
de la mañana en el canal TV Azteca retrasmitida en directo logra filmar con las cámaras
de apoyo durante 5 min. las evoluciones de un típico disco volador con forma de plato
invertido, mientras los presentadores Luis Padua y Leticia Benavides comentan a los
telespectadores el inesperado suceso y decenas de testigos llaman a la emisora
confirmando el avistamiento. Se trata de un objeto metálico con un halo de energía.
* 7-8-99. Macaé, al N del estado de Rio (Brasil). Cientos de vecinos observan
una gran estrella suspendida sobre la población en pleno dia que permaneció fija 12 h.
Carecía de luz propia pero reflejaba intensamente la luz solar. Ricardo varela, del
Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales, determinó que el artefacto estaba a 3
mil mts y descartó que se tratase de un globo cautivo amarrado en tierra. El objeto no
pudo ser identificado. El 26-9-99, el fotógrafo Moisés L. Mendes de Souza pudo filmar
con su cámara digital un objeto luminoso haciendo primero inmóvil y luego haciendo
extrañas maniobras semicirculares sobre la ciudad de Sao José dos Pinhais (Paraná).
SIGLO XXI
* 19-12-00. Volcán Popocatepetl (México). De madrugada. Alfonso Reyes,
fotógrafo de la agencia de noticias Notimex tomó una foto del volcán en erupción en la
que se aprecia que a la izquierda del cono llameante y humeante, un objeto luminoso
blanco, que deja su recorrido en el negativo (exposición 20 seg) en forma de trazo de
luz, desciende desde todo lo alto del cielo sobre el volcán y en su punto más bajo
cambia bruscamente su dirección ascendiendo. Al final de la línea o trazo de luz se
observa una forma elipsoidal de luz más gruesa y potente (el objeto en sí), que ahora
asciende. Dado que las apariciones de OVNIs son frecuentes en la zona, que una luz
geo-eléctrica no es un fenómeno de tan alta cota ni que cambie de dirección
controladamente, etc. no parece probable que sea un fenómeno natural anómalo. El
análisis de la foto en centros expertos de USA como MUFON o la Centrasl Nacional de
Reportes sobre OVNIs de Washington, no han podido hallar una explicación
convencional. El escéptico Steve Aron, de la Sociedad de Astronomía reaccionó así “Lo
que sea que aparece en la foto no es un OVNI”, lo que demuestra un dogmatismo
apriorístico negativista visceral porque 1) si no sabe lo que es no puede asegurar que no
es un OVNI. 2) se trata de un objeto que vuela y no puede identificarse, por definición
un OVNI. 3) si se trata, como dice Aron, de una energía expulsada por el volcán, está
apelñando a un fenómeno también desconocido e incomprobable, talto al menos como
los OVNIs lo son para los escépticos; además, no puede ser una energía procedente del
volcán pues procede de una cota altísima en el cielo (se sale del ecuandre de la foto que
es más de 2/3 de cielo), baja hacia el volcán sin tener ninguna relación energética-visual
con éste, y se eleva dando una curva.
* 27-6-01. Puente Alto (Chile). 5 am. El guardia de seguridad Víctor Montero
hace su turno de vigilancia en un supermercado cuando observa un extraño objeto
luminoso en el cielo, circular, con luces rojas y verdes, que se acercaba y alejaba
rápidamente de él, se movía rápidamente a derecha e izquierda y subía y bajaba, para
luego permanecer estático. Asustado, avisa a su compañera vigilante Lorena Castro y
coloca las cámaras de seguridad de los extremos del techo del local de tal manera que
consigue grabar el objeto. Además, Julio Gatica, el jefe de seguridad del
establecimiento, explica que al principio era escéptico pero que ha cambiado de opinión
porque él mismo pudo verlo en días posteriores. Primero le pareció una esfera luminosa
compacta, luego observó una zona oscura en el centro del objeto, que le pareció
traslúcido, como la carne de una medusa.