Cincuenta Sombras de Grey EDITADO

SERÍA UNA GUÍA PARA UNA VIDA ROMÁNTICA MÁS FELIZ

La novela erótica “Cincuenta sombras de Grey” es
más de autoayuda que porno
Alison Flood (*)
De acuerdo a la socióloga y catedrática Eva Illouz de la Universidad Hebrea de Jerusalen el libro de
E.L. James “codifica las aporías de las relaciones heterosexuales”
Illouz ha escrito un análisis de la novela erótica ‘Cincuenta sombras de Grey”, y luego de señalar
“que es de lo peor que ha leído pero que su trama la hizo erizar” ha referido que la novela de
James es “más de autoayuda que porno”.
FANTASÍA CULTURAL Y SEXUAL
Eva Illouz acaba de publicar ‘Romance Hard-Core’ con la editorial de la Universidad de Chicago.
Según el editor, Illouz muestra que las novelas de E.L. James son “un romance gótico adaptado a
los tiempos modernos en que la sexualidad es tanto una fuente de división entre hombres y
mujeres cuanto ocasión para reconciliarse”, que sus descripciones gráficas de sometimiento y
sadomasoquismo son “una fantasía cultural y sexual, que sirve como guía para una vida romántica
más feliz.” El libro de Illouz ha sido considerado el primer análisis académico serio de ‘Cincuenta
sombras’.
Bestsellers, escribe Illouz , “son probablemente textos que codifican las condiciones sociales
problemáticas, es decir, aquellas que amenazan la capacidad de los individuos para alcanzar
objetivos vitales, comoplenitud, felicidad o riqueza material”. En el caso de James, la historia de
‘Cincuenta sombras’ “pone en escena muchas de las aporías de las relaciones sexuales entre
hombres y mujeres”, creeIllouz,y con la relación sadomasoquista en su núcleo ofrece “tanto una
solución simbólica como una técnica práctica para superar dichas aporías.”
INSTRUIR
La obra de James es de autoayuda ya que “los escritos pornográficos están destinados
explícitamente a excitar sexualmente, generalmente hablamos de un varón, de un espectador
solitario”, escribe Illouz. “’Cincuenta sombras’, por el contrario, está escrita asumiendo la
presencia de un compañero/a. Las escenas sexuales no están escritas para estimular, sino para
instruir a los hombres y mujeres en formas innovadoras y eficaces para mejorar su placer sexual.”
En un momento dado, por ejemplo, Christian le insiste a Ana en que no vaya al baño. Ella le
pregunta por qué. “Tu vejiga llena, hace más intenso el orgasmo, Ana”, le responde. “Esta
explicación para nada excitante sugiere que lo que distingue este libro de novelas eróticas
convencionales es que su propósito no es estimular al lector solitario, sino invitar a las mujeres a
‘experimentar algo [...] y ese ‘algo’ es una mayor pericia en el arte de hacer el amor”, escribe Illouz
.
Una “versión caricaturesca de un romance gótico”, escribe la académica, ‘Cincuenta
sombras’ofrece “un comentario sobre la condición de falta de amor y sexo, una fantasía romántica
y las instrucciones de autoayuda sobre cómo mejorar esa vida carente”.
(*) Artículo aparecido en The Guardian traducido y editado por Carlos Castro



Sign up to vote on this title
UsefulNot useful