METODOLOGÍAS Y TÉCNICAS DE INVESTIGACIÓN APLICADAS A LA

CARACTERIZACIÓN DE ECOSISTEMAS BOSCOSOS

Gustavo Andrés Hermann Rodríguez
1

1. INTRODUCCIÓN
Los ecosistemas boscosos y árboles fuera del bosque
2
, desempeñan importantes funciones
relacionadas con la generación de alternativas que promuevan la seguridad alimentaria,
además de ser fuentes generadoras para la producción de recursos maderables y no
maderables, la conservación de la biodiversidad y la generación de servicios ecosistémicos
para garantizar el bienestar humano tanto de las comunidades asentadas en las áreas de
influencia de las mismas, como de las poblaciones humanas aisladas.
Diferentes estudios demuestran que es posible trabajar en torno al desarrollo de
estrategias enfocadas a garantizar la seguridad alimentaria y la nutrición de las
poblaciones a partir de los recursos provenientes de los ecosistemas boscosos, haciendo
uso además de las especies existentes dentro y fuera de los mismos, pues es claro que la
seguridad alimentaria depende de la diversidad derivada de la biota, paisajes, cultivos,
dietas, unidades de producción y de gestión.
Visto bajo este enfoque, los bosques y los árboles son fundamentales para el
mantenimiento de la diversidad, sin embargo, la deforestación y la degradación de los
bosques pueden producir la pérdida de muchas de las especies provenientes de áreas
boscosas, como resultado en gran medida de la expansión agrícola entre otras actividades
de tipo antrópico responsables también de pérdida de áreas boscosas y diversidad alojada
en las mismas. Aun cuando claramente existen técnicas desarrolladas para generar
productos alimenticios a gran escala, es también claro que existe la posibilidad de
incrementar la producción agrícola y pecuaria paralelamente a la protección de los
bosques, esto mediante la implementación de técnicas encaminadas a la restauración de
las tierras degradadas, el mayor uso de árboles en la agricultura y en la producción
animal, la participación activa de las comunidades y productores asentados en las áreas de
influencia, además de la alineación de las políticas y los marcos institucionales
determinados por los gobiernos para tal fin.
Sumado a lo anterior, las áreas boscosas prestan una serie de servicios ecosistémicos que
brindan contribuciones fundamentales a las comunidades que dependen de los bosques y
la producción agropecuaria, además de favorecer diferentes condiciones que garantizan el
bienestar humano de las poblaciones cercanas. Algunos de los aspectos relevantes
relacionados con los servicios ecosistémicos provenientes de los bosques hacen referencia
a la protección del suelo y del agua, el mantenimiento de la fertilidad del suelo, la

1
Zootecnista Universidad Nacional de Colombia, aspirante a Magister en Agroforestería Tropical
Universidad de Ciencias Aplicadas y Ambientales U.D.C.A.
2
El término «árboles fuera del bosque», como se utiliza en este documento, abarca los sistemas
agroforestales, otros árboles en fincas, y los árboles en paisajes rurales no boscosos.
regulación del clima y el mantenimiento del hábitat de especies silvestres encargadas de
actividades de polinización, así como depredadores de las plagas agrícolas, entre otras.
Para alcanzar tal fin, se hace necesario previamente evaluar y definir las metodologías y
técnicas de investigación más adecuadas para el desarrollo de estudios que permitan
obtener como producto final propuestas encaminadas a articular de forma eficaz aquellos
aspectos relacionados con el desarrollo de las poblaciones a la vez que se trabaja en la
conservación de áreas forestales. El presente documento, recopila y evalúa algunas de las
metodologías utilizadas en diversos estudios encaminados a conservar ecosistemas
boscosos y por ende a conservar también los recursos presentes en dichas áreas.
2. ANÁLISIS DE LAS METODOLOGÍAS EVALUADAS
Como parte de la revisión de los estudios desarrollados en torno a la conservación de
ecosistemas boscosos, se identificaron seis metodologías mediante las cuales se analizan
las características de áreas boscosas, evaluando las ventajas y desventajas que cada una
de ellas presenta en su ejecución.
2.1. Transectos lineares
Este método es uno de los más ampliamente utilizados, debido a la rapidez con la que se
mide y gracias a la alta heterogeneidad con la cual se muestrea la vegetación. Cada
transecto es un rectángulo ubicado en un punto determinado para medir algunas
características de un tipo de vegetación determinado. Las características de área de cada
transectos pueden variar de acuerdo al grupo de plantas que se vaya a medir se ven
representados en la imágen 1. Gentry en 1995, utilizó transectos de 2x50m para realizar
las mediciones en árboles y bejucos con diámetro a la altura del pecho - DAP superior a
2.5cm. Dentro de cada transecto se evaluó el número de individuos hallados, registrando
datos sobre la altura y diámetro de cada planta. Sin embargo, es necesario tener en
cuenta que el tamaño de cada transecto debe corresponder a las características del área
de estudio, en virtud de lo anterior, un transecto como el descrito no es adecuado para
medir la vegetación presente en condiciones de sotobosque de un bosque húmedo; en
este caso, el transecto debe tener un tamaño menor (2x4m). Por otra parte, para
muestrear vegetación arbórea con DAP mayor a 20 cm, se debe incrementar el área del
transecto (por ejemplo 10x50m o 10x100m), puesto que el número de árboles de estas
características sería poco representativo. Para llevar a cabo inventarios de áreas
forestales, es común utilizar transectos de 10x100m o 20x100m, en vista de que es
necesario muestrear algunas especies de interés que posean DAP mayores. Cuando se
trabaja con transectos, comúnmente se miden características como altura de la planta,
abundancia, DAP y frecuencia.
Imagen 1: Diseño de transectos utilizados para el muestreo de la vegetación


Fuente: Mostacedo y Fredericksen, 2000
En la anterior imagen, la línea gruesa y central indica la senda a partir de la cual se
muestrea ambos lados del transecto A. El transecto A es el más grande y se utiliza para
muestrear árboles mayores de 10cm de DAP (puede ser de 10x100m). Los transectos B
generalmente son de tamaños menores (4x25m) y sirven para muestrear árboles menores
a 10cm de DAP y mayores a 2m de altura. Los transectos C son de tamaño mucho menor
(1x4m, 2x5m) y sirven para muestrear hierbas y arbustos menores a 2m de altura. A
medida que se va reduciendo el área de muestreo, se debe aumentar el número de
muestras (Mostacedo y Fredericksen, 2000).
2.1.1. Ventajas
Presenta una heterogeneidad de muestreos de vegetación, debido a que atraviesa áreas
que pueden presentar características diferentes dentro del mismo transecto.
La calibración de medida y el mejoramiento en la exactitud de las estimaciones
provenientes del método de transectos lineales es importante, principalmente como
alternativa para evaluar áreas de gran extensión, ya que el esfuerzo requerido disminuye a
medida que se incrementa la superficie evaluada (Baigún et al. 2008).

2.1.2. Desventajas
Se debe ajustar el tamaño de cada transecto en relación con el área de estudio
El análisis de datos puede requerir de software especializado para el procesamiento de los
datos y las series de tiempo provenientes de las observaciones.
2.2. Transectos variables
Este método corresponde a una variante de la metodología de transectos, fue propuesto
por Foster et al. en 1995, con el fin de realizar evaluaciones rápidas de las características
de la vegetación.
En ésta metodología, se toman muestras de un número estándar de individuos a cambio
de una superficie estándar, además no es necesario tomar medidas precisas de los datos.
El uso de éste método requiere muestrear un número de individuos determinado dentro
de un transecto con medidas de ancho y largo definido de acuerdo al número estándar de
individuos a muestrear. Los transectos variables, permiten muestrear todo tipo de plantas
de diferentes características, clasificados por formas de vida (árboles, arbustos, bejucos,
hierbas, epífitas), familias, o individuos de una sola especie. También es posible agrupar
las plantas por estratos (plantas del dosel, del estrato alto, del estrato medio, del
sotobosque). Se debe tener en cuenta que es mejor hacer un alto número de muestreos
pequeños y no un bajo número de muestreos grandes, que permita determinar el número
de plantas a muestrear. Foster et al. en 1995 afirman que un muestreo de 50 individuos
es adecuado para cada clase de plantas, cantidad con la que es posible hacer varios
muestreos representativos en un mismo día. El tamaño asignado a cada transecto varía
dependiendo del tipo de planta y la densidad de individuos.
Cuando se desarrollan muestreos de árboles en bosques densos, se usa un ancho de
transecto menor, mientras que las áreas de muestreo con pocos árboles (quemadas o
pastoreadas) deberán ser mayores. En el caso de árboles medianos (10-30 cm DAP), se
recomienda un ancho que puede variar entre 10 y 20 m, y cuando se realizan muestreos
de arbustos, árboles pequeños (1-10 cm DAP) y hierbas, es recomendable un ancho de 1
a 2 m.
2.2.1. Ventajas
Permite realizar evaluaciones rápidas a la vegetación en diferentes tipos de plantas.
Permite agrupar plantas por estratos.
Permite obtener datos dinámicos, más económicos y más adecuados a masas con un
marcado gradiente espacial (Garitacelaya et al., 2006).
2.2.2. Desventajas
Es necesario adaptar la metodología general de los transectos, analizar las posibilidades
de trabajo y consolidar el diseño de los mismos, fundamentalmente en cuanto a los
parámetros relevantes de medición, la superficie muestreada, el trazado más adecuado o
las dimensiones de los diferentes tramos (Garitacelaya et al., 2006).

2.3. Cuadrantes
Es uno de los métodos más comunes para el muestreo de vegetación. Los cuadrantes
permiten hacer muestreos más homogéneos con un menor impacto de borde en
comparación a los transectos. El método busca tomar las mediciones mediante un
cuadrado determinar la densidad, cobertura y frecuencia de las plantas. Debido a su
facilidad para determinar la cobertura de especies, los cuadrantes eran comúnmente
utilizados para muestrear la vegetación de sabanas y vegetación herbácea. Actualmente,
los cuadrantes pueden ser utilizados para realizar muestreos en cualquier clase de plantas.
El área del cuadrante tiene una relación inversa a la facilidad y velocidad de muestreo, de
igual forma, el tamaño del cuadrante, depende de la forma de vida y de la densidad de los
individuos. Para muestreos de vegetación herbácea se recomienda un cuadrante de 1m
2

(1x1m), usado también para muestrear las plántulas de especies arbóreas. En el caso de
muestreos de bejucos o arbustos, el área puede ser de 4m
2
(2x2m) o 16m
2
(4x4m). Para
muestreos de árboles (mayor a 10cm DAP), los cuadrantes recomendados son de 25m
2

(5x5m) o 100m
2
(10x10m). El tamaño de los cuadrantes se determina de acuerdo a la
densidad de las plantas a medir; es necesario tener en cuenta realizar pre muestreos que
permitan definir el tamaño adecuado del cuadrante, con el fin de evitar parcelas con
ausencia de individuos, o cuadrantes en los que se utilizará mucho tiempo por altas
densidades.
2.3.1. Ventajas
La determinación del área más adecuada, depende del propósito del muestreo, de la
composición y el tamaño del sitio a estudiar, así como también de los recursos con los que
se disponga (Rivas, 2008).
Posibilidad de realizar el inventario continuo, puesto que los árboles que estarán
localizados en la parcela son siempre los mismos.
Facilidad para aplicar la técnica en varios terrenos, sin importar el tipo de árbol que se
esté estudiando.
2.3.2. Desventajas
Es necesario realizar varios muestreos previos para definir y ajustar el tamaño adecuado
del cuadrante.
2.4. Líneas de Intercepción
Es un método aplicado para el estudio de vegetación densa dominada por arbustos,
además de permitir caracterizar la vegetación graminoide (Canfield, 1941; Cuello, et al.,
1991). Las líneas de intercepción, producen datos para cálculos de cobertura y frecuencia
de especies; es rápido, objetivo y relativamente preciso (Smith, 1980). La cobertura de
cada especie representa la proyección horizontal de las partes aéreas de los individuos
sobre el suelo y se expresa como porcentaje de la superficie total. Sobre las líneas de
muestreo se deben contar todas las intercepciones o proyecciones de las plantas (ramas,
tallos, hojas, flores) y registrar la información en un formato de planilla.
Este método es utilizado para determinar la estructura y composición de una formación
vegetal, basado en la posibilidad de registrar las plantas presentes o ausentes sobre un
punto del suelo (Mateucci y Colma, 1982), además es adecuado para muestrear
vegetación graminoide y arbustiva. En ocasiones se utiliza para evaluar la estructura de la
vegetación, determinando en los diferentes estratos (clases de altura), la cobertura
hallada en cada una de las formas de vida. Para las mediciones, se utiliza una varilla
delgada con escala graduada; la cual se coloca de forma vertical, con el fin de registrar
aquellas plantas que se interceptan en las diferentes alturas. Posteriormente, se registra la
forma de vida (hierba, graminoide, subarbusto, arbusto, árbol, trepadora, epífita, etc.) de
cada planta medida. Los puntos se establecen en forma general cada uno o dos metros,
de acuerdo a la intensidad de muestreo.
2.4.1. Ventajas
Con la aplicación de este método se puede obtener para las especies relevadas en una
comunidad la densidad, la frecuencia y la cobertura.
También se puede estimar la superficie de suelo cubierto por vegetación denominada
„cobertura de la comunidad‟ o „cobertura total‟.
2.4.2. Desventajas
La probabilidad de que una especie sea registrada en un intervalo de la transecta está
relacionada con el tamaño de cada planta tanto como con su abundancia y distribución.
2.5. Punto Centro Cuadrado
El punto centro cuadrado es uno de los métodos utilizados, principalmente conocido para
desarrollar el muestreo de árboles, este método permite realizar muestreos con rapidez,
además de su poco requerimiento en equipos y mano de obra, sumado a la flexibilidad de
medición, debido a que no requiere adecuar el tamaño de la unidad de muestreo a las
condiciones particulares de la vegetación (Matteuci y Colma, 1982). Este método requiere
la medida de cuatro puntos a partir de un centro, ubicando puntos a través de una línea
(senda, picadas, línea imaginaria). Sobre la línea, cada distancia determinada (50 o 10 m)
o al azar, se debe ubicar un punto a partir del cual se hará el muestreo de la vegetación.
En este punto se cruzan dos líneas imaginarias, con las cuales se obtienen 4 cuadrantes
con ángulos de 90°. Dentro de cada cuadrante procedemos a ubicar el árbol más cercano
al punto central, midiendo la distancia respectiva. Finalmente, dentro de cada punto se
consideran 4 árboles, a los cuales se procede a tomar el registro de datos adicionales
como especie, altura, DAP, forma de copa e infestación de bejucos. Evaluando
principalmente parámetros como especies, densidad, DAP y frecuencia.
Para realizar los cálculos de densidad de árboles por hectárea se debe sacar el promedio
de la distancia del punto centro hacia cada individuo.
Imagen 2. Esquema del método de muestreo “punto centro cuadrado”.

Según la imagen 2, los individuos seleccionados son aquellos que dentro de cada
cuadrante se encuentran lo más cerca posible al punto central; y d1, d2, d3 y d4
corresponden a las distancias medidas desde un punto imaginario hasta cada individuo.
El cálculo es el siguiente:

Donde:
Dh = Densidad por hectárea,
D = Distancia promedio
También es posible calcular el área basal por hectárea. El cálculo es el siguiente:

Donde:
ABha = Area basal por hectárea
D = Diámetro promedio a la altura de pecho
Dh = Densidad de árboles por hectárea

2.5.1. Ventajas
Permite hacer cálculos fácilmente sobre las densidades de árboles por unidad de área y
algunas medidas dasométricas.
2.5.2. Desventajas
Es una metodología muy específica para uso forestal, sin una aplicabilidad práctica en
áreas boscosas, puesto que no tiene en cuenta diferencias entre especies presentes en la
misma área de muestreo.
2.6. Puntos y Áreas Flexibles
Línea
La metodología se basa en el trazado de una línea de 50m con un hilo marcado cada
50cm en pasturas, para otros tipos de vegetación es posible tomar distancias mayores,
pudiendo variar su longitud de acuerdo al tipo de terreno. La distancia entre marcas,
depende de los fines del estudio (si se pretende distinguir los individuos de las plantas, las
distancias deben ser mayores al diámetro esperado de dichas plantas) y el tamaño
estimado del área a muestrear (para áreas pequeñas de un humedal o pendiente puede
ser necesario reducir las distancias, o repetir varias líneas paralelas). Es necesario tener
en cuenta los siguientes aspectos: Tener un número de puntos suficiente (100 en este
caso), que el largo total de la muestra se encuentre ubicado dentro de una asociación
relativamente continua, y por último, que sea posible replicar la línea varias veces hasta
llegar a niveles de especie-área adecuados para el objetivo del estudio (300, 500 puntos o
lo que se necesite).
En cada marca de la línea, se usa desde arriba un puntero (palo, alambre) en forma
vertical hasta que haga el primer contacto con planta o suelo, el puntero debe ser recto y
delgado para facilitar la identificación de un solo punto de toque. Para trabajos con
vegetación arbustiva, ese contacto puede estar arriba. El aspecto a considerar es el
primer punto que tocaría una gota de lluvia al caer verticalmente. La idea es que la
combinación de puntos corresponde a la información del pixel que identifica o registra un
satélite, lo cual será expresado (en el promedio de pixeles de mucho mayor tamaño) en la
firma espectral de una imagen satelital (por ejemplo, NDVI). De este modo, los
porcentajes de cobertura obtenidos de la combinación de puntos representan la imagen
de la vegetación vista desde arriba.
Para cada uno de los puntos o toques, se marca una barra en la planilla sp A - II, sp B -I,
arena - IIII, materia orgánica - II y otros). La proporción de cada punto representa su
abundancia relativa en porcentaje (ej. sp A -2%, arena - 4%, sp B -1 %, materia orgánica
- 2% y otros).
Imagen 3. Línea de puntos de intercepción (hilo en negro, bajada vertical hasta tocar el
primer objeto en línea de puntos).

Área flexible (cuadrante flexible)
Al finalizar la lectura de los puntos sobre la línea, se observa a ambos lados de la línea
identificando las especies no tocadas. Al pasar por primera vez, los observadores deben ir
anotando y registrando las especies más raras, condición que facilita el trabajo, pues en
la segunda pasada se identifican y registran todas las especies no tocadas, con la
superficie total que cubren. La evaluación de la superficie cubierta puede realizarse de
dos formas dependiendo del tipo de planta:
a) Para plantas de forma bien definida y relativamente regulares (cojines, rosetas,
arbustos): Se estima o mide el diámetro de la planta y posteriormente se
multiplica por el número de plantas halladas. En las planillas se registra de la
siguiente forma: 12 cm x 5 cm x 4 plantas.
b) Para plantas dispersas o de tamaños muy irregulares (algunas hierbas, anuales,
plantas reptantes): Se estima mentalmente que superficie cubrirían todas las
plantas de dicha especie dentro del cuadrante si se reunieran en un solo grupo. En
las planillas se registra de esta forma: 25 x 30 cm. Cuando es muy difícil estimar el
área combinada, se pueden sumar áreas parciales: 2cm x 3cm + 5cm x 4cm, etc,
Sin embargo, esta práctica requiere más trabajo y puede arrojar errores en el
cálculo final.
Al no ser necesario medir las plantas comunes, puesto que ya que fueron tocadas por el
lineante, se elimina una de las grandes desventajas de los muestreos de tipo areal (en
general no es práctico medir explícitamente la cobertura de las especies de amplia
cobertura). El área de muestreo es flexible, al incorporar principios de distance sampling
(muestreo a distancia), usados en muestreo de aves y mamíferos grandes (Morrison
2002, Hines 2006). Es decir, el área es definida por la distancia de las plantas a la línea
(Imagen 4)
Imagen 4. Área alrededor de la línea (líneas de trazos).

Esto implica que la superficie de cada especie se divide en el área que corresponda a la
distancia dentro de la que fue encontrada, en múltiplos de 1m. Todas las plantas
encontradas hasta 1m de distancia de la línea, corresponden a plantas que están en el
área de 50m x 2m (1m a cada lado de la línea), es decir 100m
2
. Las plantas encontradas
a más de 1m pero menores de 2m, corresponden a áreas de 200m
2
y así sucesivamente.
En la práctica, la idea de un muestreo eficiente y rápido es explorar en detalle solo el
primer metro y anotar en los 2 ó 3m siguientes solamente las plantas que se ven desde la
línea central. En el caso de áreas definidas como secciones de cumbres montañosas en el
método GLORIA (que proviene del proyecto internacional en inglés: Global Observation
Research Initiative in Alpine Environments), el área es simplemente el área calculada de
la sección cumbral (Pauli et al. 2002).
2.6.1. Ventajas
El método de puntos y áreas flexibles de inventario rápido (PAF) combina los clásicos
métodos de intercepción de puntos con áreas de muestreo o cuadrantes.
Incorporando además un área de uno a varios metros (cuadrante flexible) a cada lado
para incluir las especies más raras en forma cuantitativa, lo que resuelve la tensión que
existe entre la objetividad de la evaluación de cobertura vs. inclusión de las especies más
raras.
En el PAF las áreas incluyen a las especies más raras de manera cuantitativa y
relacionable con el área muestreada, pero con un mínimo de pisoteo a la vegetación y un
mínimo de esfuerzo de muestreo.
Permite análisis estadísticos más avanzados como obtención de curvas especie-área,
derivación de curvas de rango-abundancia y los análisis respectivos, cálculo de índices
como los de diversidad de Shannon-Weaver, equitatividad y ajuste lognormal (ΔL), entre
otros.
2.6.2. Desventajas
Comparativamente, los métodos alternativos pueden producir un listado de todas las
especies, pero no proveen información sobre la estructura comunitaria y biodiversidad (se
pierde entre la mitad y tres cuartos de la información potencialmente disponible).
3. BIBLIOGRAFÍA
Baigún, R.; Bolkovic, M.; Aued, M.; Li Puma, M.; Scandalo, R. 2008. Manejo de fauna
silvestre en la Argentina. Primer censo nacional de camélidos silvestres al norte del Río
Colorado. 1a ed. Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, Buenos
Aires, Argentina.
Canfield, R. 1941 Aplication of the line-intercept method in sampling range vegetation.
Forestry.
Cuello, N.; Killeen, T.; Antezana, C. 1991. Línea de intercepción, una metodología
apropiada para el estudio de las sabanas tropicales. en: C. Miranda, D. Restrepo, y E.
Castellano (Eds.). Memoria del Curso de Vegetación y Ecología Tropical con un énfasis en
los métodos.
Foster, B., Hernández, E., Kakudidi, E., Burnham, R. 1995. Un método de transectos
variables para la evaluación rápida de comunidades de plantas en los trópicos. Manuscrito
no publicado. Chicago: Environmental and Conservation Programs, Field Museum of
Natural History; and Washington, D. C.: Conservation Biology, Conservation International.
Garitacelaya, S.; Gómez, N.; López, M.; Rodrigálvarez, A. Teoría y práctica del transecto
como método de inventario para el sabinar (Juniperus thurifera).
Gentry, H. 1974. Flowering phenology and diversity in tropical Bignoniaceae. Biotropica,
6(1).
Hines, J. 2006. PWRC Software archive. Patuxent Wildlife Research Center, U. S.
Geological Survey.
Matteucci, D.; Colma, A.; 1982. Metodología para el estudio de la vegetación. Secretaría
General de la Organización de los Estados Americanos, Washington.
Moreno, C. 2001. Métodos para medir la biodiversidad. Programa Iberoaméricano de
Ciencia y Tecnología para el Desarrollo. Zaragoza, España.
Morrison, M. L. 2002. Wildlife restoration: techniques for habitat analysis and animal
monitoring. Island Press, Washington DC.
Orjuela, O.; Jiménez, G. 1996. Estudio de la abundancia relativa para mamíferos en
diferentes tipos de coberturas y carretera, finca hacienda cristales, área cerritos - La
Virginia, municipio de Pereira, departamento de Risaralda – Colombia. Universitas
Scientiarum, Revista de la Facultad de Ciencias, Pontificia Universidad Javeriana. Bogotá,
Colombia
Pauli, H.; Gottfried, D. Hohenwallner, K. Reiter & G. Grabherr (eds.) 2002. The GLORIA
field manual - multi-summit approach. 4th version (draft), Dec 2002 edic. Global
Observation Research Initiative in Alpine Environments - A contribution to the Global
Terrestrial Observing System (GTOS), Viena, Italia.
Phillips, O; Lawrence, A.; Reategui, A.; Lopez, M.; Wood, D.; Rose, S.; Farfan, A. 2001.
Una metodología de evaluación de la biodiversidad y de los recursos del bosque - Manual
del campo: Evaluaciones botánicas y forestales, y evaluación del impacto sobre los
recursos del bosque por las poblaciones locales. Instituto de investigaciones de la
Amazonía Peruana – Madre de Dios, Universidad Nacional San Antonio Abad del Cuzco,
Universidad de Leeds – UK. Lima, Perú.
Rivas, L. 2008. Evaluación del método de muestreo de parcelas de áreas fijas circulares en
presencia de correlación espacial. Universidad de Los Andes. Bogotá, Colombia.
Smith, R. 1980. Ecology and Field Biology. 3ra. ed. New York, EE. UU.
Strong, C. 1966. An improved method of obtaining density from use line-transect data.
Ecology 47.
Vásquez, M. 2008. Comparación de dos métodos de muestreo para el estudio de la
comunidad herbácea de Las Lomas. Zonas Áridas 12(1), Lima, Perú.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful