Lectura del Éxodo desde el contexto de Amós

Yahve y la alianza
La alianza es una categoría amplia y basta, aunque nuestra intención no es
profundizar en el significado de esta, a somera manera y en relación al Éxodo digo
en consonancia a Walter Eichrodt que, Moisés acogiéndose a un viejo concepto
de la vida profana, tomó como punto de partida el culto
1
para poder enjuiciar la
relación de Israel con Dios. Amós, y los profetas en general, ¿son radicalmente
hostiles al culto? Hay que matizar la respuesta. Mientras que en su época el culto
constituía el medio por excelencia del encuentro con la divinidad para el conjunto
de las religiones, todos los profetas (excepto Ageo, Zacarías en parte y Joel) lo
criticaron violentamente, intentando sustituirlo, en el orden de las prioridades, por
la justicia y la fraternidad
2
. Esto hace todavía más importante la tarea de captar
con claridad el significado teológico de la idea de alianza.
Aunque en el libro de Amos no se hace mención de la palabra Berit (alianza) no es
acción caprichosa del profeta, podría tomarse como forma de protesta ante el
cuerpo religioso/eclesiástico del momento, aquel cuerpo ¿tendría acaso idea de lo
que significa la alianza cuando sus actos están lejos de agradar a Yahvé? La
palabra en desuso se debe a la exterioridad muerta y rutinizacion mecánica del
hecho religioso
3
. Amós, al igual que Isaías y Miqueas, da por descontado que la
relación de Israel con Dios partió de la libre voluntad de éste como un don
insondable; por ejemplo: Amós 3, 2 expresa claramente el orgullo de todo el
pueblo hablando de cómo Yahvé eligió a Israel por encima de todos los pueblos.
Pero todavía es más sorprendente que precisamente en tales momentos, cuando
la palabra "alianza" aflora a nuestros labios, los profetas no la utilicen
4
.

Yahvé y la liberación
En el libro del Éxodo capitulo 20 encontramos el Decálogo y como preámbulo la
siguiente y univoca afirmación “YO soy YAHVE, tú Dios, que te ha hecho salir del

1
En Amós 5, 21 vemos como Yahvé está rechazando las celebraciones culticas de Israel. Como aplicación
contemporánea, digo que los cultos elaborados en nuestras iglesias al igual que Moisés son los que califican
nuestra (toda iglesia) relación con Dios, más allá de eso hay un verdadera manera de reverenciar la alianza
que Dios nos proporciona a través de Cristo y es practicando el amor al prójimo.
2
ASURMENDI, Jesús Maria. Amós y Oseas. EN: Revistas Bíblicas Verbo Divino. No.64. Año 1989. PP 20.
3
EICHRODT, WALTHER. TEOLOGÍA DEL ANTIGUO TESTAMENTO. Vol. I. MADRID: EDICIONES CRISTIANDAD,
1975. Pp 47.
4
Ibidem
país de Egipto, de la casa de esclavitud”. En la fórmula señalada, pasa a primer
plano el pronombre personal de primera persona, referido a Yahvé, de modo que
sus palabras se presentan como un discurso directo de Yahvé (Ex 20,2-6 /Dt 5,6-
10)
5
.
La alusión al éxodo en el libro de Amós la encontramos en tres partes 2, 10 “yo
mismo los saqué de Egipto y los guié durante 40 años por el desierto”; 3, 1
“Israelitas escuchen este mensaje del señor contra ustedes, la familia entera que
sacó de Egipto”; y 9,7 “¿acaso Israelitas, no son ustedes para mi iguales a los
etíopes? ¿Acaso nos los saqué de Egipto, a los Filisteos de Caftor y a los arameos
de Quir?
6
Siendo acertado Amós refuerza el carácter teológico de la salida de
Egipto, hacer mención de ello es traer a la memoria del pueblo los
acontecimientos nefastos y situaciones adversas que dejaron una cicatriz negativa
en el pueblo de Israel, pero que pareciera que a la fecha se hubiese borrado y solo
queda la reminiscencia de la tierra prometida, solo esplendor y gozo alrededor,
dada la situación política y económica del reino del norte.
Estrictamente en el círculo profético de Israel no se hace frecuente el uso de la
palabra Alianza, aunque si tiene una relación estrecha con esta; en el Éxodo
Yahvé se compromete a ser el Dios de Israel y este se compromete a ser el
pueblo del señor. Sin embargo en el pueblo pervivió la idea de un compromiso
incondicional por parte de Dios, que le ataba las manos para cualquier castigo.
Frente a esta opinión se alza de nuevo Amós 3,1-2, que ve en la alianza no un
motivo para sentirse seguro, sino un argumento para mayor responsabilidad
7

La postura altruista le recuerda a Israel su condición de esclavitud de la cual
Yahvé los sacó, Éxodo 22, 21-22 habla de la atención a los pobres y a los débiles
la cual contrasta con la denuncia que hace Amós en el capítulo 2 desde el
versículo 6 en adelante. Se espera que así como Dios los trató a ellos, ellos
tratarían a sus prójimos.

Yaveh y el juicio
Otros autores versan en cuento a la concepción de Alianza en el libro de Amós.
Expresan que jamás se ha expresado con tal claridad, dentro del profetismo el

5
GARCIA LOPEZ, Felix. El decálogo. EN: Revistas Bíblicas Verbo Divino. No.81. Año 1994. PP 12.
6
Ante esta ultima alusión encontramos la siguiente relación en el libro de teología del antiguo testamento
Volumen I de Walter Eichrodt: El Dios de la alianza es el Dios del mundo, cuyos planes sobrepasan los límites
de Israel; el poder del pueblo es el efecto inmerecido de la eficacia de las promesas hechas a los
antepasados, y exige humildad. Pp 46.
7
SICRE, Jose Luis. Los profetas de Israel y su mensaje. Ediciones Cristiandad. Año 1986. Pp 57
hecho que la pavorosa realidad del juicio que se cierne sobre Israel hay que
entenderla desde la óptica de la alianza con Dios
8
. Es verdad que aquí no aparece
la palabra alianza, en su lugar aparece la palabra elección, acción que es regulada
por medio de la ley, Yahvé como señor de la ley a la vez hace de juez, y como tal
emite un juicio a favor o en contra según sea el caso revisado bajo la legislación
vigente.
Al principio mencionamos que la medida en la que se calificaba la relación de
Yahvé con su pueblo es a partir del culto, autores como Zummerli apropian el
juicio contra Israel debido a la práctica indebida del culto y las acciones corruptas
de los sacerdotes del templo, más que a la situación de injusticia social por parte
de los adinerados en el reino del norte; sin embargo no es ajeno a que Amós
simultáneamente se queja de las elites, los sacerdotes y el culto popular.
La salvación y elección divinas, alcanza su verdadero y propio sentido en la
entrega confiada del hombre a Yahvé en la fe, el amor y la obediencia, y en la
consiguiente forma de vida, así también la esencia del pecado no es en definitiva
más que un alejamiento voluntario del pueblo con respecto a su Dios. Ese
alejamiento lleva a la alienación interior que se manifiesta en la falta de respeto a
sus imperativos. El tiempo de la terrorífica ruina que supone la falta de fidelidad y
se ve con toda claridad que no puede haber discontinuidad entre el pecado y el
castigo. Israel aparece en el mismo plano que las naciones y por eso, del día en
que Yahvé (Amós 5,18-20) implante su reinado universal, ha de esperar no solo el
castigo de los paganos, sino sobre todo su propia condenación
9
.

Lectura del Éxodo
Después del anterior recorrido, mi propuesta es una lectura inversa; es decir
desde la libertad en el reino del norte hasta el momento de esclavitud en Egipto.
El reino del norte en pleno apogeo económico, el culto manifestado en su total
esplendor es considerado cortina de humo que llevó al pueblo al cautiverio. Si bien
se ha expuesto que Dios quería enseñar a su pueblo elegido como tratar a su
gente esclavizada (defendiendo al pobre y al oprimido) a partir de recordarles su
condición como tales, y como el culto no podía sobreponerse al amor hacia el
prójimo; valdría la pena mirar desde el libro de Amós el decálogo, “YO soy
YAHVE, tú Dios, que te ha hecho salir del país de Egipto, de la casa de

8
ZIMMERLI, Walther. La ley y los profetas. Ediciones Sigueme. Salamanca, 1980. Pp 135
9
EICHRODT, WALTHER. TEOLOGÍA DEL ANTIGUO TESTAMENTO. Vol. I. MADRID: EDICIONES CRISTIANDAD,
1975. Pp 426
esclavitud”. Pero que también soy quien te puede regresar a la condición pasada,
de allí que se dé fin a los buenos tiempos Amós 6.
El libro de este profeta no es extenso, así que a mi parecer es insistente dadas la
advertencia de por medio de Amós hacia un retroceso, lo que en el Éxodo se
expone como palabras de liberación, en el libro de Amós serán palabras de
condenación, de esclavitud, de oscuridad. La peregrinación (del Éxodo a la tierra
prometida) supone pues, un tiempo de reconformación, renovación de la vida,
establecimiento de nuevos vínculos con los seres sagrados, pero ahora su
antónimo el destierro hacia Asiria.
No me cabe duda que para ese tiempo existían Israelitas atentos a la profecía de
Amós, ante tales oráculos de condenación cualquier oído que le escuchase podría
acceder al llamado de volverse a Dios, hacer el bien y buscar la justicia Amos 5,
14-15, pero es de reflexionar respecto al carácter comunitario de la elección, y
como aquellas minorías deben fortalecerse para movilizar las masas a favor de
hallar gracia delante de los ojos de Dios. Actualmente es desgarrador ver cuanta
injusticia está presente en nuestro alrededor, pero que las políticas evangélicas no
apuntan más que alimentar el metabolismo incesante del sistema económico, y
como las pequeñas iniciativas académicas, no gubernamentales, desde
comunidades de base, grupos ecuménicos, grupos denominacionales, parecieran
inútiles ante el clamor del pobre, el desprotegido, el necesitado, la viuda, el
huérfano, el enfermo, la mujer violada, los niños maltratados, la falta de
posibilidades y demás adversidades que hoy por hoy muchos atraviesan. En
Colombia, nuestra condenación no será la deportación a un desierto, están
haciendo de nuestro país uno, y para muchos de nosotros como cristianos aún
estamos en Canaán. O aún más exagerado, seguimos retrocediendo y pensamos
que estamos en el Edén, donde se particulariza la relación con Dios, y el bienestar
es mío y de mi familia (representación de Adán y Eva).



Sign up to vote on this title
UsefulNot useful