PROTOCOLO

DE INDICACIONES DE ESTUDIOS MANOMÉTRICOS ESOFÁGICOS
M.P. Fernández Orcajo, P. Díez Redondo y R.E. Madrigal Domínguez
Servicio de Aparato Digestivo. Hospital Universitario del Río Hortega. Valladolid.

Introducción
La manometría esofágica es la técnica de elección para el estudio cuantitativo y cualitativo de la actividad motora esofágica, tanto en cuerpo como en ambos esfínteres, inferior (EEI) y superior (EES). Su utilidad es múltiple, por una parte es fundamental para desarrollar estudios que permitan conocer los cambios motores producidos en el curso de la enfermedad, que pueden explicar aspectos de la misma; también es útil para identificar alteraciones que sirvan para establecer el diagnóstico de la misma, contribuye a escoger el tratamiento más apropiado y predecir el resultado del mismo, y en último extremo evaluar de manera cuantitativa los beneficios obtenidos. Cuando existe sospecha de trastorno motor esofágico (TME), el primer paso es realizar una historia clínica detallada y posteriormente un estudio radiológico de esófago. Con esto es posible descartar procesos orgánicos y nos puede sugerir el diagnóstico de algunos TME; si el estudio radiológico no es concluyente, se indicará fibrogastroscopia que nos va a descartar definitivamente lesiones orgánicas, asimismo puede sugerirnos el diagnóstico de TME y ofrece posibilidades terapéuticas. Finalmente, si queremos tipificar el TME debemos realizar manometría, que nos va a dar el diagnóstico y permite una valoración posterior del tratamiento.

Pacientes con disfagia funcional
Sintomatología característica de los TME primarios y secundarios, así como de alteraciones motoras de EES y/u orofaringe. Trastornos motores primarios Existen varios tipos, se manifiestan de manera diferente y su tratamiento es diverso. Generalmente la manometría es la prueba más específica para su clasificación. Dentro de este grupo figuran los siguientes: EEI hipertónico, peristalsis sintomática, espasmo difuso esofágico, acalasia vigorosa, acalasia típica y trastornos motores inespecíficos, con patrón manométrico mal definido. Trastornos motores secundarios Pueden aparecer en enfermedades musculares (músculo estriado y liso) como la distrofia muscular oculofaríngea, distrofia miotónica, miastenia gravis, polimiositis y dermatomiositis, esclerodermia y enfermedad mixta del tejido conjuntivo. Enfermedades del sistema nervioso central Accidentes vasculares, esclerosis múltiple, enfermedad de Parkinson y enfermedades nerviosas congénitas. Neuropatías periféricas Diabetes mellitus, alcoholismo y pseudoobstrucción intestinal crónica. Por último tenemos un grupo de trastornos motores secundarios o enfermedades

autoinmunes, infecciones (enfermedad de Chagas) y secundarias al tratamiento endoscópico mediante esclerosis de las varices esofágicas.

Pacientes con reflujo gastroesofágico (RGE)
Las alteraciones motoras esofágicas constituyen el factor patogénico principal en la enfermedad por reflujo gastroesofáfico (ERGE), por tanto hay que presuponer que las pruebas que estudian la motilidad esofágica, como la manometría, sirven para conocer mejor la fisiopatología de la enfermedad. Los síntomas atípicos que presentan los pacientes son pulmonares, otorrinolaringológicos y dentales; los más frecuentes son tos crónica, laringitis posterior, otitis crónica, faringitis crónica, asma bronquial, fibrosis pulmonar, erosiones dentales, etc. Está también indicado realizar manometría en los casos de fracaso del tratamiento médico de la ERGE y previa al tratamiento quirúrgico antirreflujo como complemento a la pH-metría.

Pacientes con dolor torácico no cardíaco
Las similitudes entre el dolor esofágico y cardiológico sugieren que la organización central de los impulsos aferentes de ambos órganos comparte una representación sensorial común. La manometría esofágica se indicará cuando la fibrogastroscopia sea normal. Los trastornos de la motilidad son, después del reflujo, los hallazgos más frecuentes en estos pacientes. La peristalsis esofágica sinto-

Indicaciones de manometría esofágica
Debemos indicar la realización de manometría esofágica en los siguientes procesos:
Medicine 2000; 8(1): 46-47

46
© DOYMA 2001

PROTOCOLO DE INDICACIONES DE ESTUDIOS MANOMÉTRICOS ESOFÁGICOS

Disfagia funcional Trastornos motores primarios Alteraciones motoras del EES y/o orofaringe Trastornos motores secundarios RGE Fracaso del tratamiento médico Soporte de la pH-metría Precirugía Síntomas atípicos Farmacológico Cirugía antirreflujo Miotomía en la acalasia Miotomía del cricofaríngeo Dilatación neumática en acalasia

Dolor torácico no cardíaco Dolor torácico clínicamente relevante. Causa conocida Cardiopatía isquémica con sintomatología a pesar de tratamiento correcto Esófago irritable Valoración de la eficacia de los tratamientos

Fig. 1. Indicaciones de la manometría esofágica. EES: esfínter esofágico superior; RGE: reflujo gastroesofágico.

mática o esófago en cascanueces es el trastorno motor más frecuentemente asociado. Algunos trastornos psiquiátricos como la ansiedad se asocian con frecuencia a alteraciones de la motilidad esofágica.

BIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA Benages A. Valores de referencia en los estudios manométricos esofágicos. Rev Esp Enferm Digestivas 1998; 90 (9): 607-612, Cerveró F. Sensory innervation of the viscera: Peripheral basis of visceral pain. Phys Rev 1994; 74: 95-138. Díaz Rubio M. Trastornos motores del Aparato Digestivo. Madrid: Editorial Médica Panamericana, S.A., 1996.

Harding SM, Richter JE. The role of gastroesophageal reflux in cronic cough and asthma. Chest 1997; 111: 1.3891.402. Mones Xiol J. Función motora del esófago y esofagitis por reflujo gastro-esofágico. Rev Esp Enferm Digestivas 1998; 90 (3): 141-144. Ponce García J. Motilidad digestiva. Tomo I. Barcelona: J.R. Prous, S.A., 1996.

47
© DOYMA 2001

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful