Señores de La Silla Vacía, He leído atentamente su artículo " Papeleta por Colombia: la 'derecha junior' se organiza", publicado en www.

lasillavacia.com el día 9 de Noviembre 2009. Un artículo claro e informativo, que sin embargo me genera alguna inquietud por la inexactitud en una de sus afirmaciones. El artículo afirma que la fundación "Un Millón de Voces", liderada actualmente por Oscar Morales Guevara, fue la organizadora de la "exitosa marcha contra las Farc" en febrero de 2008. Esta afirmación es inexacta, y creo que vale la pena revisarla en aras de contribuir a un análisis más objetivo de lo sucedido en dicha marcha y entender con mayor claridad el rol de este movimiento ciudadano en nuestra realidad política actual. La marcha del 4 de febrero de 2008 fue gestada, organizada y liderada por más de un centenar de personas (Colombianos y algunos pocos extranjeros). Su detonante fue la coyuntura política y mediática existente en el país a finales de 2007 comienzos de 2008. Los secuestros perpetrados por las Farc, las frustradas liberaciones, el caso de Clara Rojas y su hijo Emmanuel, la presencia mediática de una cautiva Ingrid Betancourt y muchos otros eventos ampliamente conocidos por el país generaron una gran indignación en la población, que decidió protestar frente a la barbarie. Fue un movimiento espontáneo que aprovechó el poder de comunicación que brindan las redes sociales y el internet para organizar un grupo heterogéneo de personas que se quisieron unir en un momento determinado y transmitir un mensaje claro, sencillo y contundente: No Más a las Farc. Oscar Morales fue el creador del grupo en facebook, al cual se unieron más de 400 mil personas en los meses posteriores a su creación. Su rol como creador lo convirtió en la cabeza más visible del grupo pero él, al igual que todos los otros coordinadores alrededor del mundo, se encargó simplemente de hacer un trabajo de carácter logístico, de comunicación y de organización. En ningún momento Oscar Morales sentó las bases ideológicas para la marcha, al igual que no lo hicimos ninguno de los otros coordinadores, pues esta marcha nunca tuvo la intención de enmarcarse bajo una ideología política determinada. El mensaje era un simple y claro rechazo a la violencia, al secuestro, a la mentira; y debido a una coyuntura específica todo esto se encarnó en uno de los actores del conflicto en particular: las Farc. Gracias al éxito de la marcha, a la abrumadora convocatoria y al impacto mediático, Oscar Morales y algunos otros coordinadores adquirieron mayor visibilidad para transmitir su mensaje. De esta manera se crearon organizaciones como Colombia Soy Yo, liderada por Rosa Cristina Parra (coordinadora general de la marcha de febrero); Colombia en Mi, liderada por Claudia Cújar (coordinadora de la marcha de febrero en la zona nor-este de EEUU) y el Movimiento de Unidad Nacional, liderado por Pierre Onzaga (coordinador de la marcha en Bogotá), entre otros. Paralelamente, Oscar encontró la posibilidad de estructurar la fundación "Un Millón de Voces" en conjunto con personas que comparten su ideología política pero que no necesariamente estuvieron vinculadas con la coordinación de la marcha del 4 de febrero. Desarrollan un trabajo enfocado en la denuncia de las atrocidades cometidas por las Farc, desde su punto de vista particular.

Las organizaciones surgidas como consecuencia de la marcha del 4 de febrero tienen fines diversos, aunque se puede leer un denominador común: el rechazo a la violencia y al secuestro. La mayoría dice no querer enmarcarse en ninguna ideología política aunque se reconocen claramente sus tendencias. Si bien alguna se muestra cercana a los postulados conservadores y de derecha de los que habla su artículo, otras tienen visiones políticas claramente de centro o incluso de centro-izquierda. La hetereogeneidad fue la principal característica del grupo de coordinadores de la marcha. Jóvenes, mayores, estudiantes, profesionales, empleados, independientes, desempleados; con tendencias políticas de derecha, de centro, de izquierda, o sin tendencias políticas; una muestra de una sociedad diversa, heterogénea y tolerante, respetuosa de las diferencias y dispuesta a llegar a acuerdos. Ese fue el grupo que coordinó la marcha del 4 de febrero. Quiero recalcar que la fundación "Un Millón de Voces" surgió posteriormente a la marcha del 4 de febrero, y sus posiciones políticas-ideológicas no comprometen a ninguno de los cordinadores de la marcha, ni fueron motivadores para la movilización. Personalmente, leo con mucha preocupación su artículo. No comulgo con radicalismos ni nacionalismos. Me preocupa que el mensaje que con tanta intensidad, empeño y trabajo quisimos transmitir los coordinadores de la marcha del 4 de febrero, que era el rechazo a la violencia, el secuestro y la mentira, se pierda entre el sectarismo y la polarización política que tanto daño le están haciendo a nuestro país. Cordialmente, Camilo Garavito Coordinador de la Marcha del 4 de febrero de 2008 en Madrid, España. Han adherido el contenido de esta carta en el momento de su envío, Rosa Cristina Parra, Coordinadora General. Manolo Azuero, Coordinador en Bucaramanga, Colombia. Jorge Ferney Cubides Antolínez, Coordinador en Sogamoso, Boyacá, Colombia. Juan Carlos Milán S, Coordinador en Maracaibo, Venezuela. Rafael Arturo Fuentes Carbonell - Coordinador en Manaus, Brasil. Marcela Escobar-Gomez MD, Coordinadora en Charleston, Carolina del Sur, USA. Andres Galvis, coordinador en Orlando, Florida, USA. Rafael Acosta, coordinador en Boston, Massachussetts, USA. Orlando A Carvajal, coordinador en Winnipeg, Canada.