7.2. Conquista y colonización.

Después de unos primeros años de conquista y colonización de la zona caribeña, los españoles habían comprobado que las Antillas no ofrecían riquezas suficientes, por lo que, a partir de 1519, se desarrollaron expediciones que extenderían la conquista al continente americano Hernán Cortés desembarcó en la costa (Veracruz) y se internó en las tierras del Imperio azteca, que ocupaba buena parte de México, aprovechando las disputas internas se hizo con el poder en 1521. En 1535, se convirtió en el virreinato de Nueva España, con capital en Méjico, abarcando desde California hasta Panamá, incluyendo también las Antillas. La conquista del Perú, en la que el Imperio inca dominaba desde Colombia hasta Chile fue iniciada en 1531 por Francisco Pizarro, que capturó al inca Atahualpa y, fundó Lima. Se convirtió en el virreinato del Perú en 1542 y a él se incorporarán las tierras de Chile, exploradas por Almagro y Valdivia, y del Río de la Plata, por Mendoza. La conquista se realizó mediante expediciones particulares, en las que los conquistadores firmaban unas capitulaciones con la Corona y los gobernadores. En ellas se fijaban los objetivos y el reparto del botín. La colonización fue hecha, en su mayoría, por andaluces, extremeños y vascos. Eran marinos, campesinos y artesanos. Hacia 1550 habían emigrado a América unos 150.000 castellanos, hombres en su inmensa mayoría. En los primeros tiempos, en las islas del Caribe, para conseguir oro, sometieron a los indígenas a duros trabajos forzosos. En el continente, los colonos se adueñaron de la tierra y obligaron a los indios a trabajarla mediante el sistema de encomiendas1. El impacto sobre la población indígena de la introducción de enfermedades europeas y la imposición del trabajo en minas y campos de cultivo, trajo consigo una hecatombe demográfica. En las Grandes Antillas, la población indígena casi se extinguió, y fueron repobladas con esclavos de África. Con todo, y después de un largo debate sobre los derechos de los indios, se aprobaron las leyes de Burgos, en 1512. Estas antepusieron el deber de evangelizar a los naturales de aquellas tierras y trataron de regular las formas de dominio con un sentido protector y humanitario. En 1542 las Leyes Nuevas abolieron las encomiendas y recordaron la prohibición de esclavizar a los indios. En este sentido, fue decisiva la influencia del fray Bartolomé de las Casas, que había denunciado los abusos de los conquistadores en su obra, publicada ese mismo año: Breve Relación de la Destrucción de las Indias.

1 Las encomiendas partían del derecho medieval castellano. Según esta institución, el rey cedía a un súbdito (encomendero) la capacidad de recibir los tributos que los indígenas tenían que pagar a la corona. A cambio, el encomendero debía procurar la salud material y territorial de los encomendados.