You are on page 1of 33

I.

INTRODUCCIÓN
La violencia contra la mujer es una realidad en Nicaragua. Las mujeres son
maltratadas física, psicológica, sexual y económicamente, llegando inclusive a ser
víctimas del femicidio. Se trata de un problema de derechos humanos y de salud
pública, cuyas causas y consecuencias deben ser estudiadas.
ste fenómeno est! determinado por el orden social de g"nero, pero tambi"n por
la pobre#a, la cultura de violencia, la falta de escolaridad, los bajos ingresos
económicos de las mujeres. Los efectos son múltiples, ocurren a nivel personal,
familiar y comunitario. n el !mbito personal, experimentan miedo, baja
autoestima, prostitución, tendencia al suicidio, depresión, alcoholismo,
drogadicción, entre otros. $ nivel familiar, tiene lugar la desintegración del hogar,
bajo nivel educativo de los hijos e hijas, violencia intrafamiliar, descuido de los
hijos e hijas, etc. n el !mbito comunitario, la mujer violentada es menos
productiva e interactúa con los dem!s de forma m!s agresiva o en menor medida.
l estudio de la violencia contra la mujer aparece como m!s oportuno en este
momento por%ue se ha reci"n aprobado la Ley &&', Ley (ntegral contra la
)iolencia hacia las mujeres %ue tipifica los delitos %ue en lo público y lo privado se
cometen contra las mujeres en el !mbito social y familiar. *or tanto, el an!lisis de
la violencia contra la mujer en la pareja desde la perspectiva de g"nero, es un
tópico importante y pertinente. Se trata de un objeto de estudio %ue re%uiere para
su explicación de una mirada sociológica, de la cual participo como profesional. Se
espera %ue esta investigación contribuya a la generación de conocimientos y a la
reflexión sobre la violencia contra la mujer en la pareja en el país.
l objetivo de la investigación, ha sido anali#ar la violencia contra la mujer en la
pareja en Nicaragua y el rol de los distintos actores sociales en la prevención y
atención de la misma. *ara ello se identificaron las causas y consecuencias de la
violencia contra la mujer en la pareja y se determinaron las acciones de los
distintos actores gubernamentales y civiles para la prevención y atención de este
tipo de violencia.
l estudio concibe a la violencia contra la mujer en la pareja como +cual%uier acto
de violencia basado en el g"nero %ue resulte o pueda resultar en el da,o físico,
sexual o psicológico o en el sufrimiento de las mujeres por acciones de los
hombres, e incluye amena#as de dichos actos, la coacción o la privación de la
libertad, ya sea %ue ocurra en la vida pública o privada- .Naciones /nidas, 0''12.
l enfo%ue metodológico de la investigación fue documental, de tipo informativa.
Se consultaron informes, notas de los diarios del país y artículos especiali#ados
tanto impresos como digitales relacionados directamente con el tema. 3icha
información fue procesada en fichas bibliogr!ficas y de contenido.
l informe est! dividido en cuatro apartados. n el primero, se presenta la
introducción al tema referido, %ue conduce a los propósitos del estudio y la
metodología propuesta, en el segundo, el desarrollo, %ue refiere conceptos,
estudios %ue hacen referencia al tema, teoría en %ue se basa el estudio, el marco
jurídico así como las causas y consecuencias de la violencia contra la mujer en la
pareja, el rol de los actores civiles y gubernamentales y en el tercero, las
conclusiones y recomendaciones. 4inalmente en el apartado número cuatro se
exponen la lista de referencias
II. DESARROLLO
1.- Modelos teóricos sobre el origen de iolenci! contr! l! "#$er en l! %!re$!.
/na parte importante de las investigaciones sobre el tema de la violencia se ha
centrado en el desarrollo de modelos explicativos %ue permitan entender por %u"
ocurre y, en base a ello, dise,ar programas de prevención y tratamiento. stos
modelos se pueden agrupar en dos grandes blo%ues .)illavicencio,0''15
)illavicencio 6 Sebasti!n, 0'''27 teorías sociológicas y psicológicas.
Las teorías sociológicas incluyen, en opinión de 8ohnson .0''92, la denominada
perspectiva de la violencia familiar y la perspectiva feminista. 3esde la perspectiva
de la violencia familiar se considera %ue el origen del maltrato est! en la crisis de
la institución familiar, generada por los estresores externos y los cambios a los %ue
est! sometida. Se considera %ue, cuando se da, esta violencia no aumenta y %ue
hombres y mujeres son violentos por igual e igualmente responsables del
problema, aun%ue las mujeres lleven la peor parte de las consecuencias.
3esde la perspectiva feminista se considera %ue el maltrato tiene su origen en los
valores patriarcales %ue llevan a los hombres a tratar de someter a las mujeres. n
este sentido, se piensa %ue en las relaciones de maltrato suele existir una
escalada de violencia con objeto de generar primero, y mantener, despu"s el
control, donde la violencia en la pareja es ejercida por los hombres y padecida por
las mujeres.
Las teorías psicológicas buscan la causa del maltrato en factores individuales, y
muy especialmente en la presencia de algún tipo de psicopatología. $ctualmente
estos factores est!n descartados como causa única .:oberts et al., 0'';2 y se
cuestiona si la psicopatología del maltratador desempe,a algún papel en la
g"nesis de este problema .4errer et al., <==<2.
Los modelos multicausales .Stith 6 :osen, 0''<5 Stith 6 4arley, 0''15 >orsi 0''95
?er@oAit# 0''B5 CDNeil 6 EarAay 0''&5 cheburúa 6 4ern!nde#FGontalvo 0'';5
Eeise 0'';2 consideran el maltrato de mujeres como un fenómeno complejo %ue
sólo puede ser explicado a partir de la intervención de un conjunto de factores
diversos, incluyendo factores individuales, sociales y del contexto concreto de la
pareja.
ntre los factores %ue se barajan en estos modelos est!n las creencias y actitudes
de los maltratadores. $sí, por ejemplo, Hal@er .0';I2, ?riere .0';&2, 4ern!nde#F
Gontalvo 6 cheburúa .0''&2 obtuvieron resultados %ue relacionaban la presencia
de creencias y actitudes negativas de los maltratadores hacia las mujeres con el
maltrato, mientras Neidig, 4riedman 6 >ollins .0';B2 no observaron relación en
este sentido. *or su parte, los resultados obtenidos por 3obash 6 3obash .0'&;2,
:osembaum 6 CDLeary .0';02, Hal@er .0';12, Jelch 6 Lind%uist .0';I2, Saunders
et al. .0';&2 y >rossman, Stith 6 ?ender .0''=2 establecieron la existencia de una
relación entre la adscripción de los maltratadores al estereotipo de rol de g"nero
tradicional y la presencia de maltrato. n cambio, los resultados de ?roAning
.0';12, La)iolette, ?arnett 6 Giller .0';I2, Eotaling 6 Sugarman .0';B2 y 3utton
.0';;2 negaban dicha relación.
Jrabajos como los de Kllo 6 Straus .0';I2 y Smith .0''=2 detectaron %ue la
presencia de maltrato estaba estrechamente relacionada con la ideología
patriarcal de los maltratadores. 4inalmente, ?riere .0';&2 y Saunders et al. .0';&2
observaron %ue la actitud positiva hacia la violencia .interpersonal o contra la
pareja2 y la presencia de maltrato de mujeres estaban relacionadas. ?roAning
.0';12 y 3utton .0';;2 obtuvieron resultados contrarios.
*or lo %ue se refiere a los modelos explicativos, y en la teoría feminista, las
actitudes se incluyen en casi todos los modelos multicausales. $sí, por ejemplo,
Stith 6 4arley .0''12 incluyen en su modelo el igualitarismo de rol sexual y las
actitudes positivas hacia la violencia dom"stica. >orsi .0''92 y Eeise .0'';2
examinan la función de las creencias y valores patriarcales imperantes. ?er@oAit#
.0''B2 considera %ue las normas y valores sociales %ue legitiman el dominio
masculino en la familia y la sociedad y la dependencia femenina favorecen la
aparición de violencia contra la mujer en la relación de pareja.
3esde la perspectiva del modelo ecológico del desarrollo humano (S .0'''2
considera %ue +la violencia es un fenómeno multifac"tico fundamentado en la
interacción entre factores personales, situacionales y socioculturales- .p.<12. Los
cuatro niveles %ue propone este modelo nos aportan una mejor comprensión del
fenómeno de la violencia contra la mujer en la relación de pareja.
l primer nivel representa los factores de la historia personal %ue todo individuo
lleva en sus relaciones y comportamiento .haber sido testigo de violencia conyugal
en la infancia, haber sufrido abuso físico o sexual en la infancia, padre ausente o
recha#ante2.
l segundo denominado microsistema, representa el contexto inmediato en el %ue
se lleva a cabo los actos de violencia, incluye la familia y los íntimos o sea el
espacio interpersonal .dominación masculina en la familia, control masculino del
patrimonio de la familia, conflicto conyugal, uso del alcohol2.
l tercer nivel est! relacionado con la comunidad, instituciones sociales formales e
informales, en las %ue est! integrado el microsistema7 el mundo del trabajo,
vecindario, redes sociales y grupos de identidad .bajo nivel socioeconómico,
desempleo, aislamiento de la mujer y la familia, asociación con delincuentes2

l cuarto nivel es el mundo de los valores, mitos y construcciones culturales,
costumbres y tradiciones %ue conforman la cultura y +modelan- la mente de las
personas, se,alando su pertenencia al grupo cultural de origen .apropiación y
posesión de la mujer por el hombre, masculinidad asociada a la dominación y a la
agresividad, roles de g"nero estereotipados, aceptación de violencia como m"todo
de resolución de conflictos, naturali#ación de la misma, aceptación de castigos
físicos como m"todo de crian#a2.
Jodo lo anteriormente dicho se debe a factores o causas %ue influyen a %ue dicha
problem!tica se desencadene.
&.- De'inición de iolenci! contr! l! "#$er
l t"rmino violencia contra las mujeres se refiere a cual%uier acto de violencia
basado en el g"nero %ue resulte o pueda resultar en el da,o físico, sexual o
psicológico o en el sufrimiento de las mujeres, e incluye amena#as de dichos
actos, la coacción o la privación de la libertad, ya sea %ue ocurra en la vida pública
o privada .Naciones /nidas, 0''12.
*or su parte en el a,o <==< la Crgani#ación Gundial de la Salud, a %uien los
estados delegaron la responsabilidad de definir las políticas de salud y los
programas de prevención, atención y rehabilitación de las victimas, define como
violencia7
l uso deliberado de la fuer#a o el poder , ya sea en grado de amena#a o
efectivo contra uno mismo, otra persona o un grupo, %ue cause o tenga
muchas probabilidades de causar, lesiones, muerte, da,os psicológicos,
privaciones, considerando tres tipos de violencia entre ellas la violencia
conyugal.
(.- Cl!si'ic!ción de l!s 'or"!s de iolenci! contr! l! "#$er
La violencia de g"nero, es una expresión extrema de la dominación masculina,
existiendo situaciones de servidumbre, dependencia y temor por parte de las
mujeres, incluso en ausencia de violencia física, %ue pueden afectar la autonomía,
la capacidad para tomar decisiones y los cuidados a la salud .>astro, 0''95
Lon#!le#, 0'';2
$simismo, la violencia de g"nero se expresa de muy variadas formas pero difiere
en el contexto en el %ue ocurre y las consecuencias diversas %ue origina. Jambi"n
es posible advertir diferencias culturales en cuanto a la valoración de cada hecho y
lo %ue la sociedad define como violento .:amíre#, <==<2. n el fondo de un
comportamiento violento hay varias constantes o sucesos similares pero los
medios utili#ados pueden variar.
>astillo .s.f.2 cita a Jorres .<==02, %uien define los distintos tipos de maltrato %ue
perciben las mujeres, a saber, la violencia física, emocional, sexual y económica.
n palabras textuales, menciona %ue7
El "!ltr!to ')sico es todo acto de agresión intencional en el %ue se utilice
alguna parte del cuerpo, algún objeto, arma o sustancia para sujetar,
inmovili#ar o causar da,o a la integridad física del otro, encaminado hacia
su sometimiento y control. n la literatura acerca del tema existen otros
elementos %ue podrían complementar la definición de violencia física del
!mbito jurídico como7 el uso de alguna parte del cuerpo de agresor como de
la víctima, %ue cause da,o permanente o temporal o %ue se materialice en
un da,o o tambi"n intento de da,o .p. I12.
El "!ltr!to e"ocion!l es el patrón de conducta consistente en actos u
omisiones repetitivas, cuyas formas de expresión pueden ser7 prohibiciones,
coacciones, condicionamientos, intimidaciones, amena#as, actitudes
devaluatorias, de abandono y %ue provo%uen en %uien las recibe, deterioro,
disminución o afectación a su estructura de personalidad .p.I12.
El M!ltr!to se*#!l es el patrón de conducta consistente en actos u
omisiones reiteradas y cuyas formas de expresión puede ser la reali#ación
de pr!cticas sexuales no deseadas o %ue generen dolor. n esta definición
est!n ausentes algunos puntos %ue tambi"n deberían formar parte de la
definición de maltrato sexual como son7 los actos ocasionales, la inducción
o manipulación a reali#ar actos no deseados y las relaciones sexuales en
circunstancias en %ue la mujer tiene incapacidad física y psicológica para
tomar decisiones .p.II2.
L! +iolenci! econó"ic! re'iere a a%uellas formas de agresión %ue
pretenden excluir a la mujer en la toma de decisiones económicas como el
control de los recursos monetarios y no monetarios, propios o ajenos, %ue
ingresan al hogar y %ue forman parte del patrimonio de la pareja. n todos
los actos de violencia en la pareja se pueden observar ciertos aspectos
comunes7 en primer lugar, la violencia empie#a de manera leve y
gradualmente aumenta en intensidad5 el segundo elemento, es la
combinación de las diferentes tipos de violencia anteriormente se,alados,
%ue pueden ser una clasificación útil para el an!lisis, pero no
necesariamente como formas excluyentes, dado %ue en muchas ocasiones
confluyen uno o m!s tipos de violencia .p.II2
$ esto todavía tendríamos %ue agregar la violencia invisible %ue Luis ?onino
G"nde# .0''=F0''02 G"dico *si%uiatra, *sicoterapeuta, nos aporta con los
micromachismos %ue es la violencia de g"nero m!s encubierta, son pr!cticas
ignoradas de violencia y dominación masculina en lo cotidiano .intimidación,
control del dinero, maniobras de explotación emocional etc.2 %ue al igual %ue la
violencia visible afectan a la mujer.
?ourdieu .<===2, refiere acerca de la iolenci! si"bólic!, %ue en el juego de
polaridades, la relación entre sexos aparece como una relación de dominación
construida por el principio de división fundamental entre masculino .activo, claro,
público, etc.2 y femenino .pasivo, oscuro, privado, etc.2. ste principio crea,
organi#a, expresa y dirige el deseo masculino como deseo de posesión, como
dominación eroti#ada, y el deseo femenino como deseo de la dominación
masculina, como subordinación eroti#ada y, m!s aún, como reconocimiento
eroti#ado de la dominación. n palabras textuales de ?ourdieu .<===2
l movimiento circular %ue va desde la fisiología de los sexos hacia
estructuras cognitivas universalistas %ue los incluyen, se cierra con el
retorno de estas estructuras sobre la anatomía sexual7 la masculini#ación
del cuerpo masculino y la femini#ación del cuerpo femenino se constituyen
en procesos históricos de largo aliento %ue determinan una somati#ación de
la relación de dominación, así naturali#ada.
,.- Ciclo de l! iolenci!
Se%ueira .<=0=2, cita a Halter .s.f2, una de las primeras estudiosas de la violencia
conyugal, %uien despu"s de anali#ar múltiples historias de violencia, llegó a la
conclusión %ue este fenómeno era predecible, pues logró descubrir %ue los
episodios de violencia seguían un patrón desarrollado en tres fases, las %ue
denominó el ciclo de la violencia en la pareja. 3e manera concreta, las fases del
ciclo de la violencia son7
( fase7 de acumulación y aumento de tensiones, a partir de un momento
muchas veces discernible, se inicia un aumento de conductas de tensión
traducidas generalmente por pe%ue,os incidentes de violencia psicológica
producidas por el hombre %ue va escalando5 (( fase7 incidente agudo de
agresión5 el cónyuge arremete físicamente a la mujer. Leneralmente la
explicación es7 ella me provocó, por lo tanto es culpa suya5 ((( fase7
arrepentimiento y comportamiento cari,oso, +luna de miel- .p.II2.
*ara Santa >ru# ?olívar .<==&2 +la violencia al interior de la pareja se mantiene
por%ue existe un proceso muy especial llamado ciclo de la violencia, %ue involucra
a ambos y los hace pensar %ue todo puede cambiar de la noche a la ma,ana,
aun%ue esto no tiende a ocurrir así-.
>uando una pareja vive violencia se pude decir %ue hay períodos de calma en la
relación. stos períodos pueden durar meses o días, pero lentamente comien#an
los desacuerdos, las peleas, la tensión entre ambos, en %ue cual%uier cosa es mal
interpretada por el otro. *oco a poco las peleas y roces aumentan de volumen
hasta %ue la tensión es tan insoportable %ue surge el episodio violento y se
producen las grandes agresiones.
3espu"s de esto viene una calma, como despu"s de la tormenta, pero la tensión y
el enojo siguen. K a continuación viene la MLuna de mielM en %ue el agresor .o los
agresores2 pide disculpas al agredido y promete realmente de cora#ón no volver a
agredir de ese modo e intentar cambiar. l agredido, %ue generalmente ama al
otro %uiere creer en todas las promesas de cambio y así se vuelven a reconciliar
pasando por un tiempo de pololeo y regaloneo, muy rico para los dos. n este
período se llevan mejor, pero lentamente se tiende a volver a relacionarse como
est!n acostumbrados, y comien#an nuevamente los roces, las peleas y la tensión
vuelve a aumentar, para llegar nuevamente a un episodio violento y otra luna de
miel, y así nuevamente.
ste ciclo de la violencia es lo %ue mantiene a ambos integrantes de la pareja en
la relación, esperando %ue los espacios de Mluna de mielM lleguen luego. *ero
lamentablemente a trav"s del tiempo las reconciliaciones tienden a durar menos
tiempo y a desaparecer, cuando la relación violenta lleva muchos a,os. adem!s
con el paso del tiempo los episodios de maltrato y violencia tienden a agravarse y
hacerse m!s fuertes y peligrosos.
-.- L! iolenci! contr! l! "#$er en Nic!r!g#!. !lg#nos d!tos
l (nstituto (nteramericano de 3erechos Eumanos en su *rimer informe regional7
Situación y an!lisis del femicidio en la región centroamericana, presenta los
siguientes datos %ue nos dan una idea de la grave situación %ue viven las mujeres
nicaragNenses en cuanto a la violencia en relación de pareja.
Según el (nforme Nacional7 )iolencia contra las mujeres5 *N/3, Nicaragua. mar#o
0'''.
+La prevalencia de violencia contra las mujeres en 0''; fue del <9O. l tipo de
violencia fue física, sexual y emocional5 en un <=O las mujeres sufrieron los tres
tipos de abusos. *ara 0''', el &=O de la violencia contra la mujer se caracteri#ó
por graves lesiones como amputaciones de miembros, así como violaciones de
ni,as y asesinatos. La situación fue m!s severa en #onas rurales-,
3e la misma manera, en una investigación reali#ada sobre la prevalencia y
características de la violencia conyugal en Nicaragua se se,ala +si se considera a
esta población como representativa de Nicaragua, significaría una frecuencia
anual de maltrato de aproximadamente 0&=,=== mujeres- llsberg y otros. se
estudio arrojó %ue el 9<O de mujeres %ue han estado casadas o en unión de
hecho reportaron haber sufrido por lo menos un episodio de violencia por parte de
sus compa,eros .una de cada dos mujeres ha reportado ser maltratada
físicamente alguna ve# por su marido y una de cada cuatro mujeres es maltratada
cada a,o2. 3e ese total, el &=O de mujeres %ue sufrieron violencia fue en actos de
violencia severa y un B=O de mujeres reportaron haber sido víctimas de algún tipo
de abuso físico, sexual o psicológico en su vida.
$sí mismo, en el estudio Confites en el Infierno se se,ala %ue el 1BO de las
mujeres reportaron %ue los golpes físicos solían estar acompa,ados con el sexo
for#ado, el B=O de "stas %ue fueron obligadas a tener relaciones sexuales en el
momento de la violencia reportaron haber sufrido secuelas del abuso sexual
.da,os físicos 1IO y emocional B<O2.
*or consiguiente, en una encuesta reali#ada por el Crganismo no Lubernamental
>$NJ:$B9, a 00< hombres %ue participaron en sus cursos de masculinidad, B<
declararon haber ejercido violencia de algún tipo en contra de su pareja5 esta
cantidad representa el 99O de la muestra. l dato es coincidente con lo expresado
por las mujeres.
n el diagnóstico sobre procedimientos probatorios en los casos de violencia
intrafamiliar y sexual contra las mujeres, la ni,e# y la adolescencia reali#ado por
Golina, Norori 6 Gargarita Puintanilla .<==<2, se se,aló %ue las estadísticas
indican un aumento de las denuncias por violencia dom"stica. Según sus
conclusiones esto era producto de los procesos de sensibili#ación llevados a cabo
por la sociedad civil y por el *lan Nacional de Lucha contra la )iolencia.
(gualmente se se,alaba %ue las personas %ue viven violencia, al acudir a las
distintas instancias se encuentran con un proceso complejo y revictimi#ante, entre
otros motivos por las actitudes inadecuadas de algunos de los operadores del
sistema de administración de justicia. *ese a %ue como se indica en todas las
instancias el e%uipo ha recibido capacitación, aún falta mayor apropiación y
aplicación de los conocimientos ad%uiridos para visibili#ar la problem!tica, agili#ar
los procesos probatorios, facilitar la información y mejorar la calidad de la
atención.
*or otra parte, en el diagnóstico sobre las implicaciones del >ódigo *rocesal
*enal ante la violencia sexual contra mujeres, ni,as, ni,os y adolescentes
reali#ado por 3os Leneraciones y publicado en el <==9, se hace una comparación
entre las estadísticas del Ginisterio *úblico %ue reflejan %ue la mayoría de las
víctimas de violencia son mujeres. >omparativamente tanto en Ganagua como en
Gatagalpa las estadísticas arrojan un '1,I& mujeres víctimas por B,9< hombres.
3Q$ngelo .<==B2 en un estudio sobre femicidio en Nicaragua, refiere %ue la
comisión de delitos de violencia intrafamiliar han pasado de I.&0' en el a,o <===
a 0<.<19 en el <==I, lo %ue significa pr!cticamente un aumento del 1== por ciento.
*or tanto, citando datos de las >omisarías, muestra %ue en el a,o <==9
atendieron ;.=&& casos de violencia intrafamiliar. *r!cticamente la mayor cantidad
de delitos se cometen en mujeres %ue por sus edades en su mayoría deben estar
en relaciones de pareja.
3e la misma manera, otro dato relevante se,alado en el estudio de 3Q$ngelo
indica %ue en el a,o <==9 la 4iscalía reporta un total de 1.=9I casos, dato muy
inferior a los 0<.09=, reportados por las >omisarías en el mismo período. Lo %ue
nos da un d"ficit significativo7 sólo el <9O de los casos denunciados en las
>omisarías en el <==9 pasaron a la 4iscalía BB.
C#!dro de /orror en Nic!r!g#!
n los últimos cinco a,os en Nicaragua han sido asesinadas 11& mujeres de
diferentes edades a manos de hombres cercanos a su entorno social y afectivo,
según datos extraídos de medios nacionales por la :ed de Gujeres >ontra la
)iolencia.
Sólo en el <==', la mayoría de las &' mujeres asesinadas tenía entre 10 y I=
a,os, seguidas del grupo de edad de <0 a 1= y a continuación mujeres de la
tercera edad5 aun%ue tambi"n hay excepciones, como la de una beb" de tres
meses asesinada a golpes.
Las ra#ones %ue dieron los agresores fueron7 celos, infidelidad, no aceptar una
nueva relación o no volver, negarse a tener relaciones sexuales y por vengan#a5
todas son justificaciones absurdas de los hombres basadas en la idea e%uivocada
de %ue nuestros cuerpo y vida les pertenecen.
Ganagua, Gatagalpa y la :egión $utónoma del $tl!ntico Sur encabe#an la lista de
femicidios por departamento. Según el monitoreo de la :G>), la mitad de los
agresores est! prófuga de la justicia y la otra mitad est! dividida entre los %ue
esperan juicio y los %ue la *olicía ni si%uiera tiene como sospechosos del crimen.
n el (nforme anual femicidio <=00, emitido por la :ed de Gujeres contra la
violencia, los datos presentan la cantidad de &B mujeres asesinadas,
prevaleciendo las edades entre <0 a 1= a,os, siendo en la mayoría de los casos el
escenario de la casa, a manos del esposo, sobresaliendo el arma cortopun#ante
como el principal instrumento utili#ado, seguido de arma de fuego y la fuer#a
física. Ganagua sigue siendo el departamento con mayor incidencia de femicidio
seguido de la :egión $utónoma $tl!ntico Sur, :$$S y Gatagalpa
n lo %ue va del a,o <=0< la :ed de Gujeres informa %ue ya existen 09 femicidios
en el país, producto de la violencia en contra de la mujer.
l problema no sólo es de nuestro país, como bien estima el (nforme de 3esarrollo
Eumano de >entroam"rica <=='F<=0=, pues +dos de de cada tres mujeres
asesinadas en la región mueren por ra#ón de su g"nero-.
0.- C!#s!s 1 consec#enci!s de l! iolenci! de %!re$!
Según los expertos de la CGS .<=002 hay una serie de factores de riesgo entre los
hombres %ue los hacen m!s propensos a abusar de las mujeres como es la
existencia de antecedentes de violencia familiar, en especial si ellos mismos
fueron agredidos cuando eran ni,os. Jambi"n la inseguridad personal, la baja
autoestima, la depresión o los problemas de personalidad pueden incidir en las
conductas violentas. Eay numerosos estudios %ue demuestran una evidente
relación entre el consumo excesivo de alcohol y la violencia, aun%ue no est! claro
si la bebida es el desencadenante o sirve de justificación.
ntre los factores %ue se barajan los modelos anteriormente expresados est!n las
creencias y actitudes de los maltratadores. $sí, por ejemplo, Hal@er .0';I2, ?riere
.0';&2 6 4ern!nde#FGontalvo y cheburúa .0''&2 obtuvieron resultados %ue
relacionaban la presencia de creencias y actitudes negativas de los maltratadores
hacia las mujeres con el maltrato, mientras Neidig, 4riedman y >ollins .0';B2 no
observaron relación en este sentido. *or su parte, los resultados obtenidos por
3obash 6 3obash .0'&;2, :osembaum 6 CDLeary .0';02, Hal@er .0';12, Jelch y
Lind%uist .0';I2, Saunders et al. .0';&2 y >rossman, Stith y ?ender .0''=2
establecieron la existencia de una relación entre la adscripción de los
maltratadores al estereotipo de rol de g"nero tradicional y la presencia de maltrato.
n cambio, los resultados de ?roAning .0';12, La)iolette, ?arnett y
Giller .0';I2, Eotaling 6 Sugarman .0';B2 y 3utton .0';;2 negaban dicha
relación.
Jrabajos como los de Kllo 6 Straus .0';I2 y Smith .0''=2 detectaron %ue la
presencia de maltrato estaba estrechamente relacionada con la ideología
patriarcal de los maltratadores. 4inalmente, ?riere .0';&2 y Saunders et al. .0';&2
observaron %ue la actitud positiva hacia la violencia .interpersonal o contra la
pareja2 y la presencia de maltrato de mujeres estaban relacionadas. ?roAning
.0';12 6 3utton .0';;2 obtuvieron resultados contrarios.
chebunía 6 4ern!nde#FGontalvo .0'';2 entienden los estereotipos sexuales
machistas como uno de los factores %ue influye sobre la actitud de hostilidad %ue
presenta el maltratador. K CDNeil 6 EarAay .0''&2 %ue presentan un modelo con
cuatro grupos de factores %ue consideran presentes en la violencia entre hombres
y mujeres7 factores macrosociales, relacionales, de sociali#ación del rol y, por
último, de tipo biológico y psicológico.
Los factores macrosociales nos sitúan en una sociedad %ue es percibida como
contribuyente a la violencia contra las mujeres, apoyando directa o indirectamente
comportamientos tradicionales %ue mantienen las desigualdades de poder a trav"s
de la violencia dom"stica.
Ctros factores relacionales apenas est!n estudiados, pero sería interesante
verificar, por ejemplo, en %u" medida las interrelaciones personales y verbales
entre hombres y mujeres est!n en el origen de la violencia de pareja, de modo %ue
se pudiera verificar si en realidad estamos ante patrones de comunicación
sociali#ados de diferente modo o, dicho de otro modo, ante culturas de g"nero
diferente, ante dos culturas en conflicto. La única y muy superficial conclusión a la
%ue se ha llegado en este sentido es %ue la violencia psicológica es precursora de
la violencia física .Euici, <==B2
Los factores de sociali#ación de rol est!n referidos a actitudes y creencias
negativas contra la mujer y a la idea de %ue existe un conflicto existencial entre
hombres y mujeres, percibiendo la masculinidad de una manera defensiva,
asemej!ndose el propio sentimiento machista o la homofobia a un sentimiento de
racismo sexual.
Los factores psicológicos est!n relacionados con los perfiles del maltratador7 el
violento sólo en familia, el disfórico límite, y el antisocial .Eol#AorthFGunroe y
Stuart, 0''I2, coincidiendo todos ellos en proceder de un entorno deficitario en
afecto, comunicación y habilidades sociales7
l %ue es violento solo con la familia muestra, en general, alta dependencia
respecto a su pareja, bajos niveles de impulsividad, pocas habilidades de
comunicación y procede de familias con experiencia en la violencia de pareja.
l disfóricoFlímite tiene antecedentes de recha#o parental, incluso de haber
padecido abuso infantil, muestra tambi"n alta dependencia respecto a la pareja,
poca capacidad de comunicación y pocas habilidades sociales, pero se caracteri#a
adem!s por la hostilidad hacia las mujeres y su falta de remordimientos.
l generalmente violento o antisocial suele tener tambi"n antecedentes de
violencia familiar de origen, d"ficit en comunicación y habilidades sociales, se
mueve a veces en !mbitos cercanos a la delincuencia y percibe la violencia como
una respuesta apropiada a la provocación o como una conducta arbitraria
admisible.
n cuanto a los patrones de relación, los tres tipos de maltratadores tienen
diferentes tipos de conductas agresivas. *or%ue, aun%ue se suela decir %ue la
violencia puede tener en cual%uier !mbito y circunstancia, si %ue existen ciertos
patrones de conducta.
Puien es violento sólo con la familia es m!s probable, por su baja capacidad de
comunicación y de resolución de problemas, %ue entre en ciclos de escalada entre
conflicto verbal y agresión física. *ero la mujer puede a veces contestar a la
agresión, dada la menor gravedad %ue suelen presentar los problemas.
l disfórico límite, es el m!s peligroso de los tres y especialmente el %ue m!s
peligroso hace %ue la mujer deje la relación, se caracteri#a por la intensa
posesividad, los celos, la exigencia de lealtad, el recha#o de todo control, la
vigilancia intensa de la mujer, el acecho y el control de su conducta. n una
relación, tal tipo de conducta se puede detectar pronto.
l generalmente violento o antisocial se caracteri#a por la impulsividad e
impredictibilidad de su conducta, la despersonali#ación de la pareja y la extrema
opresión7 las mujeres informan de ata%ues sin previo conflicto, lo %ue da lugar a un
grado superlativo de terror y traumati#ación .Euici, <==B2.
/na teoría alternativa a todas las anteriores es la planteada por ?lanca )!#%ue#
.0'''2 ligada a las teorías feministas y alternativa a estos enfo%ues.
>oncretamente, propone %ue7
en ve# de contemplar el maltrato de mujeres como una variable discreta
%ue ocurre o no, podría entenderse como un continuum %ue ocurre en
mayor o menor medida en todas las familias. Cbviamente, esto no significa
%ue todas las familias sean abusivas, sino %ue en ellas se refleja de algún
modo el sistema de poder jer!r%uico, estructurado y patriarcal .
sta autora sigue argumentando %ue hasta hace algunas d"cadas esa estructura
jer!r%uica era aceptada sin discusiones. Sin embargo, actualmente se produce
una situación paradójica pues teóricamente la relación de pareja se establece
entre dos personas iguales en derechos y deberes .igualitarismo teórico2 pero en
la pr!ctica la estructura implícita .el poder patriarcal2 no ha desaparecido ni ha
sido sustituida por nuevas formas de relación entre hombres y mujeres. n esta
indefinición, la problem!tica de pareja podría desembocar f!cilmente en el abuso
psicológico del hombre a la mujer, llegando al abuso físico en ciertos casos.
Giravalles .<=0=2, cita a 4errer 6 ?osch, <===5 ?osch 6 4errer, <==<, %uienes
afirman %ue7
l motor %ue frenaría R liberaría los mecanismos %ue impiden o permiten
%ue el abuso siga avan#ando en ese continuum y llegue a convertirse en
formas extremas de violencia son las actitudes y creencias misóginas, %ue,
por otra parte, correlacionan directamente con mayores niveles de
masculinidadR feminidad tradicionales. stas actitudes misóginas estarían
relacionadas con la presencia de creencias sesgadas y estereotipadas
sobre los roles de g"nero, sobre la inferioridad natural de las mujeres, y
sobre la legitimidad de usar la violencia contra ellas como forma aceptable
de resolver los conflictos interpersonales y constituir!n el elemento clave
para diferenciar a maltratadores de no maltratadores.
$lgunas hipótesis tambi"n apuntan a las actitudes y creencias misóginas como
factor explicativo importante en los casos de violencia de pareja. *odría ser un
elemento común y característico diferenciador de los maltratadores .>oleman,
0';=5 :oy, 0';<5 Son@in, Gartin y Hal@er, 0';95 Gedina, 0''I5 4ern!nde#F
Gontalvo y cheburúa, 0''&5 cheburúa y 4ern!nde#FGontalvo, 0'';5 3efensor
del *ueblo, 0'';2. $sí, se citan como características propias de "stos las
siguientes7
Se trataría de hombres tradicionalistas, %ue creen en los roles sexuales
estereotipados, es decir, en la supremacía del hombre y en la inferioridad de la
mujer. >itando textualmente el reciente (nforme del 3efensor del *ueblo .0'';27
MNo presentan una psicopatología específica sino m!s bien una serie de rasgos y
actitudes propias y características del estereotipo masculinoM.
>onsecuentemente con lo anterior, creen %ue, como hombres, tienen el poder
dentro del sistema familiar y desean mantenerlo, usando para ello la violencia
física, la agresión sexual, etc.
K tambi"n relacionado con su modo de entender el estereotipo masculino,
entenderían %ue la mujer no es una persona, sino un ser inferior, una McosaM a la
%ue tienen %ue manejar y controlar. >omo parte de ese control aparecerían los
celos, el aislamiento social de su pareja, el mantenerla en una situación de
dependencia. 3e hecho, los celos patológicos aparecen con harta frecuencia
como una característica típica de los maltratadores .4aul@ner, Stoltemberg, Logen,
Nolder y Shooter, 0''<5 Saunders, 0''<2.
cheburúa 6 >orral .0'';2, concluyen %ue +la conducta violenta en el hogar
constituye un intento de controlar la relación y es el reflejo de una situación de
abuso de poder, por ello se ejerce por parte de %uienes detentan ese poder y la
sufren %uienes se hallan en una posición m!s vulnerable-
3e la misma manera el Ganual de uso pr!ctico7 >ausas, efectos y acciones para
combatir el maltrato. >3(G701F0B, expone las ra#ones por las cuales la mujer
permanece en relaciones abusivas, haciendo notar como el ciclo de la violencia en
la pareja sigue un patrón de conductas habituales y como el conocimiento de ello
puede propiciar la ruptura para %ue la mujer logre vivir sin violencia y hacer uso del
derecho %ue tiene a protegerse y ser protegida, identificando los mecanismos y
formas de tratamiento, prevención y erradicación de este problema.
$ún con todas estas conductas agresivas, las mujeres citan ra#ones por las cuales
permanecen en relaciones abusivas7 temor a la retribución, falta de otros medios
de apoyo económico, dependencia emocional, falta de apoyo de la familia y
amistades, una eterna esperan#a de %ue +"l cambiar!-, socialmente no ser!n
recha#adas y el temor al estigma social
n cuanto a las consec#enci!s de este fenómeno7 La violencia contra la mujer en
la relación de pareja, es claro %ue es un fenómeno social , %ue desencadena en
violaciones a los derechos humanos de las mujeres, lo %ue incluye la p"rdida de la
vida, bien jurídico tutelado, m!s preciado. n ese !mbito privado, la mujer ha
sufrido y padecido innumerables ata%ues a su dignidad.
Según los datos investigados, esta problem!tica conlleva consecuencias fatales
contra la mujer en la relación de pareja.
La consecuencia mas común para la salud física del maltrato basado en el g"nero
no son las lesiones físicas o psicológicas, sino los +trastornos funcionales-,
afecciones %ue no suelen tener una causa identificable y entre los %ue est!n el
síndrome de colon irritable, los trastornos gastrointestinales y varios síndromes de
dolor crónico %ue incluye el dolor p"lvico entre otras. *ara muchas mujeres las
consecuencias psicológicas son m!s graves %ue sus efectos físicos ya %ue
erosiona la autoestima predisponi"ndolas a mayor riesgo de sufrir una variedad de
problemas de salud mental como7 depresión, ansiedad, fobias, estr"s, abuso de
drogas y alcohol.
$ largo pla#o el maltrato a la mujer tiene consecuencias graves para la
autoestima, implica grandes costos para la sociedad, por un lado se incrementa el
ausentismo laboral de las mujeres y por el otro los gobiernos deben invertir en
servicios legales, m"dicos y de salud mental para protegerlas5 sin embargo el
mayor costo es el sufrimiento humano de las mujeres y su núcleo familiar.
3e acuerdo a llsberg 6 (S .<==&, p.0;2, +los estudios indican %ue entre el 0= y
B=O de las mujeres %ue alguna ve# estuvieron casadas o %ue han convivido con
alguien, han experimentado al menos un incidente de violencia física por parte de
una pareja íntima actual o anterior. La mayoría de los estudios calculan una
prevalencia de violencia por parte de la pareja entre el <= y 9=O en el transcurso
de la vida-.
3e la misma manera, Santa >ru# ?olívar .<==&2, refiere en la investigación
)iolencia >onyugal, %ue la violencia a la mujer en la pareja tiene efectos negativos
tanto a nivel individual como familiar.
$mbos integrantes de la pareja se ven envueltos en la relación violenta y sienten
%ue no hay posibilidades de salir de la situación o cambiarla m!s definitivamente.
La relación de amor %ue al principio permitía aceptar las situaciones violentas para
no perder al otro, comien#a a ser reempla#ada por temor y rabia. $sí los dos viven
un verdadero infierno de desconfian#a, rabia con el otro .por una sensación de
desamor o injusticia2, temor de perder al otro, junto con una sensación de recha#o
y dudas sobre su amor. sto confunde y hace %ue por lo general los agredidos se
sientan culpable de provocar a los agresores y los agresores tambi"n lo pasan
muy mal y se sienten culpables, pero no lo admiten frente al otro.
*or lo general tanto los %ue maltratan como los maltratados sufren problemas de
angustia, tensión, pena, rabia y desesperación, teniendo a veces síntomas físicos
%ue muestran lo mal %ue se sienten psicológicamente por vivir en una relación de
pareja violenta. xiste en ellos, la mayor parte de las veces, una especie de
sensación de Mni contigo, ni sin tiM %ue %uiere decir %ue no se puede imaginar una
vida sin el otro, pero la vida actual con la pareja los hace muy infelices.
*or otra parte el resto de la familia tambi"n vive las consecuencias de la violencia
al interior de la pareja. $dem!s de la tensión, el dolor de ver a sus seres %ueridos
hacerse da,o, y el tener %ue muchas veces tomar partido por uno o por otro, son
las cosas %ue m!s afectan a los ni,os u otras personas %ue conforman la familia.
Los ni,os y ni,as %ue viven en hogares violentos tienen dificultades para
relacionarse con otros ni,os y hacer amigos, tienden a bajar su rendimiento o a
tener problemas de conducta, suelen ser agresivos y a demostrar su rabia .%ue a
diario viven en sus hogares2 en todas partes.
Lamentablemente los ni,os y ni,as %ue se ven expuestos a modelos de padres
%ue resuelven los problemas con la fuer#a y la violencia, tienden a hacer lo mismo
en la escuela, con los amigos, y aprenden %ue "ste es un modo útil de lograr %ue
los dem!s hagan lo %ue ellos %uieren. *or otra parte los %ue no aceptan la
agresión por %ue no les gusta o por %ue no va con su modo de ser, aprenden el
temor y aceptar las agresiones de los otros como una forma de sobrevivir a los
conflictos.
La violencia conyugal tiene adem!s un efecto de repetición en las generaciones
siguientes. Según llsberg 6 (S .<==&, p.0;2,
l '9O de los agresores y agredidos provienen de hogares en %ue los
padres vivían una relación de violencia intrafamiliar. *or eso es muy
probable %ue los ni,os y ni,as %ue cre#can siendo observadores de
violencia en la pareja vivan cuando adultos violencia en su pareja y familia.
2.- 34#5 /!cer 'rente ! l! iolenci! contr! l! "#$er en l! rel!ción de %!re$!6
La violencia contra la mujer en la relación de pareja puede ser enfrentada de muy
diversas maneras. Lo primero es reconocer %ue se vive una relación violenta y
asumir las responsabilidades al dejarse agredir por el otro.
La mayor parte de las veces, en el caso de violencia contra la mujer, el hacer la
denuncia es determinante en el inicio de un proceso de solución. *or %ue la
violencia no se resuelve de la noche a la ma,ana es un proceso %ue puede durar
a,os, y %ue a veces parte bien y se viven recaídas.
/na de las cosas %ue permite %ue la situación se defina m!s f!cilmente es poder
pedir apoyo profesional .social, psicológico yRo legal2 para ambos, como terapias
de apoyo para cada uno por separado o terapia de pareja cuando la relación no
lleva mucho tiempo siendo violenta, y la agresión no ha sido muy destructiva. La
terapia de pareja puede ser muy útil en casos de violencia cru#ada o de
agresiones mutuas. n cambio la terapia individual es m!s recomendable cuando
uno es el agredido y el otro el agresor. Los centros especiali#ados en violencia
intrafamiliar, trabajan con grupos de personas agredidas ense,!ndoles a manejar
sus capacidades y a enfrentar este problema, a trav"s de grupos de autoayuda.
8.- Marco jurídico
l marco jurídico internacional en materia de violencia de g"nero es amplio y es el
resultado del reconocimiento de los derechos humanos de la mujer. Los
principales instrumentos jurídicos internacionales referidos al derecho de las
mujeres a vivir sin violencia han sido suscritos por Nicaragua, entre ellos7 (2
>onvención para la eliminación de todas las formas de discriminación contra la
mujer, >3$H .0';025 ((2 >onferencia sobre derechos humanos. .)iena, 0''125
(((2>onvención internacional de los derechos del ni,o y la ni,a .Nueva Kor@, 0';'25
()2 La 3eclaración sobre la eliminación de la violencia contra la mujer .CN/,
:esolución I;F0=I 0''I25 )2 >onferencia internacional de *oblación y 3esarrollo
.l >airo, 0''I25 )(2 >onvención (nteramericana para *revenir, Sancionar y
rradicar la )iolencia contra la Gujer .?el"m do *ar!. 0''925 y )((2 la *lataforma
de $cción, aprobada en la () >onferencia Gundial sobre la Gujer .?eijing, 0''92.
n Nicaragua, los logros en materia jurídica para combatir la violencia contra la
mujer han sido impulsados desde los movimientos de mujeres y entre ellos se
encuentran7 (2 la >onstitución *olítica de Nicaragua .0';&25 ((2 Ley 09= o Ley de
:eformas y $diciones al >ódigo *enal .0''<25 (((2 Ley <1= o Ley de :eformas y
$diciones al >ódigo *enal .0''I25 ()2 Ley <0<, creadora de la *rocuraduría para
la 3efensa de los 3erechos Eumanos .0''B25 )2 Ley <;&, >ódigo de la Ni,e# y la
$dolescencia .0'';25 )(2 Ley No. 190, Crgani#ación del >onsejo Nacional de
$tención y *rotección (ntegral a la Ni,e# y la $dolescencia y la 3efensoría de las
Ni,as, Ni,os y $dolescentes .<===25 )((2 Ley 1'<, *romoción y 3esarrollo (ntegral
de la 8uventud .<==025 )(((2 el >ódigo *rocesal *enal .<==025 (S2 Ley I<1, Ley
Leneral de Salud .<==<2 y su :eglamento5 S2 el $rt. <00 del :eglamento de la Ley
Leneral de Salud. Ley <<;5 S(2 Ley de la *olicía Nacional, %ue brindó asidero para
la institucionali#ación de la >omisaría de la Gujer y la Ni,e#5 S((2 Ley de
*aternidad y Gaternidad :esponsable .<==&25 S(((2 Ley BI;. Ley de (gualdad de
3erechos y Cportunidades .<==;25 y S()2 el >ódigo *enal .<==;2.
$ partir de <==1 se han formulado políticas, planes y programas para atender la
problem!tica de la violencia entre las %ue se destaca el *lan Nacional para la
*revención de la )iolencia (ntrafamiliar y Sexual, período <==0 F <==B, el cual
representó un instrumento de políticas públicas %ue integró y potenció acciones
%ue tanto el stado como los organismos no gubernamentales desarrollaron en la
prevención y atención de los hechos de violencia. Tste fue el último esfuer#o de la
sociedad civil y el stado identificado en el presente estudio.
La $samblea Nacional .<=0<2 aprobó recientemente la Ley 779, Ley integral
contra la violencia hacia las mujeres, un proyecto impulsado por el movimiento
de mujeres de Nicaragua.
La ley tipifica los delitos %ue en lo público y lo privado se comenten ejerciendo
violencia contra las mujeres, en cual%uier !mbito de la vida social o familiar. Se
introduce el delito de femicidio a la legislación penal nicaragNense y se penali#a
ampliamente el ejercicio de la violencia física, psicológica, patrimonial, económica,
laboral, el delito de sustracción de hijos e hijas y la violencia en el ejercicio de la
función pública contra las mujeres. La ley establece las penas a los delitos nuevos
introducidos y elevó las penas a los %ue estaban establecidos de previo.
Las disposiciones incluyen las políticas públicas y las medidas de protección a las
víctimas %ue deben ser cumplidas por las instituciones del stado, incluyendo el
sistema judicial en el %ue se establecen ju#gados de distrito especiali#ados en
violencia.
7.- El rol de los !ctores est!t!les 1 ciiles en l! %reención 1 !tención de l!
iolenci! contr! l! "#$er.
$m"rica Latina y el >aribe es una de las regiones del mundo %ue mayor atención
ha prestado a la lucha contra la violencia hacia la mujer. Lo ha hecho desde hace
m!s de dos d"cadas, cuando el movimiento de mujeres logró dar visibilidad a uno
de los mayores crímenes encubiertos %ue afectaban a nuestras sociedades. s
indispensable reconocer %ue la lucha contra la violencia hacia la mujer recorrió un
largo trayecto de construcción de redes sociales y tramas institucionales %ue han
implicado la reformulación de marcos jurídicos, la creación de normas e
instituciones, el dise,o de metodologías, la capacitación de operadores de
políticas, la sensibili#ación de los medios de comunicación y un permanente
debate para incorporar a múltiples actores en la prevención y erradicación de este
flagelo calificado como una violación a los derechos humanos.
3e acuerdo a la >omisión conómica para $m"rica Latina .<==<.2, este proceso
se ha llevado a cabo en distintos !mbitos interconectados entre sí. 3e forma
textual, plantea %ue
n primer lugar, desde los espacios locales donde las CNLs identificaron,
denunciaron e iniciaron la construcción de servicios de atención
especiali#ada a mujeres maltratadas5 en segundo lugar, en el !mbito
internacional donde se produjo uno de los debates m!s importantes en
materia de derechos humanos y %ue concluyó con el reconocimiento por
parte de los gobiernos de la violencia contra la mujer como objeto de
políticas públicas5 y en tercer lugar a nivel nacional, donde las oficinas de la
mujer y otros organismos sectoriales han dise,ado planes de prevención y
atención de la violencia %ue incluyen a organismos judiciales, policiales, de
salud y educación. $ esto se suma una reciente preocupación en los
espacios municipales y una cada ve# m!s amplia participación de nuevas
especialidades %ue han descubierto la conexión entre violencia contra la
mujer y distintos aspectos del desarrollo .p.00F0<2
n t"rminos de políticas públicas, la *olicía Nacional, .<=00, p.<'F1=2 plantea %ue7
n Nicaragua, antes del 0' de julio de 0'&', no existía ninguna política
especiali#ada en el tema, despu"s de esta fecha los planteamientos de la
ciudadanía organi#ada en >3S .y de los a,os '= en adelante en >*S32,
*romotoras de Gujeres )oluntarias contra la )iolencia, así como
organismos no gubernamentales e (nstituciones de Lobierno y stado, se
abrieron y se democrati#ó la demanda en la atención a este flagelo. Las
primeras expresiones surgieron a trav"s del m"todo :elación *olicíaF
>omunidad %ue se refiere a todos estos organismos se,alados y %ue
funcionan de acuerdo a la coordinación de la *olicía Nacional y sus
especialidades en los servicios policiales. n el caso de los procesos
investigativos rutinarios, lo asumían oficiales especiali#ados en la 3irección
de $uxilio 8udicial, por la demanda se hace necesario crear un
departamento especiali#ado y posteriormente en el a,o <==B, por el avance
de la apropiación del tema, se organi#a y establece la 3irección de
>omisarías de la Gujer y la Ni,e#, para investigar con mayor autonomía el
tipo delictivo +violencia intrafamiliar y sexual-. l concepto y el modelo de la
>omisaría se toman de algunas experiencias en ?rasil, $rgentina y >hile
%ue en nuestro caso se van desarrollando producto de las buenas pr!cticas
surgidas en el proceso organi#ativo de esta estructura.
18.- El Est!do de Nic!r!g#! en l! %reención 1 !tención de l! iolenci!
contr! l! "#$er.
$ partir del a,o <==&, el (nstituto NicaragNense de la Gujer .(N(G2 ha modificado
su estrategia, focali#ando sus acciones en la capacitación dirigida a mujeres
vinculadas al Lobierno y a los >oncejos del *oder >iudadano, en coordinación
con el *rograma de >onvivencia y Seguridad >iudadana de la *olicía Nacional, en
el marco de la ejecución del cr"dito ?(3 .09'=RS4FN(2.
l Ginisterio de ducación .G(N32 desarrolla acciones dirigidas a impulsar una
cultura de pa#, con el objetivo de promover actitudes positivas en el estudiantado y
docentes, trabaja con padres y madres de familia con el fin de fortalecer las
relaciones con sus hijos e hijas, y cuenta con redes para la prevención del abuso
sexual.
l Ginisterio de la 4amilia no cuenta con un programa especial sobre )(4S. Los
jóvenes son sujetos de programas dirigidos a la prevención del uso de drogas y
factores de riesgo de la VIFS, habilitación laboral, trata de personas, entre otros.
Sus acciones están encaminadas a sustituir la mentalidad asistencialista por una
de desarrollo.
El Ministerio de Salud MI!S"# ha iniciado la acreditación con $!I%EF de las
primeras unidades de salud entre ellas& 'inotega, !ueva Segovia, (luefields, San
%arlos, )*o San 'uan, Estel*, Matagalpa, y +a ,alia, para capacitar a todas las
casas maternas. "simismo, el MI!S", con el apoyo t-cnico de la ./S, está
promoviendo la participación de los hombres en el aborda0e de la violencia
intrafamiliar.
+a /olic*a !acional, a trav-s del /rograma de Seguridad %iudadana (I,
12345SF6!I#, está desarrollando actividades para la prevención de la violencia
0uvenil y la violencia intrafamiliar en once cabeceras municipales Managua,
7ipitapa, %iudad Sandino, +eón, %hinandega, Masaya, 'inotepe, ,iriamba,
8ranada, Matagalpa y Estel*6. +a %omisar*a de la Mu0er y la !i9e: cuenta con un
/lan de /revención, incorporado en el /lan .perativo "nual de la ,irección de la
%omisar*a a partir del a9o ;44<. +a ,irección de "suntos 'uveniles de la /olic*a
traba0a la prevención primaria con 0óvenes =ue no tienen ning>n riesgo, y la
prevención secundaria con 0óvenes =ue no están detenidos y tienen conflictos con
la ley.
+a "lcald*a de Managua, por medio de la .ficina de la Mu0er, está desarrollando
procesos de capacitación dirigidos al personal de la entidad, sobre el acoso
se?ual, con -nfasis en g-nero y salud se?ual y reproductiva.
11.- Actores ciiles en l! %reención 1 !tención de l! iolenci! contr! l!
"#$er.
Eay centros organi#ados por mujeres donde, adem!s de dar atención m"dica y
psicológica, tambi"n orientan sobre los derechos y los procedimientos a seguir en
caso de maltrato. n estos centros brindan respaldo legal, asesoría y
orientaciones en todas las etapas, cuando la mujer est! dispuesta a romper el
silencio.
La >omisaría de la Gujer, :ed de Gujeres contra la violencia, >entro de 3erechos
>onstitucionales, >olectivo ; de mar#o, >olectivo SC>E(LJL, >olectivo (JU$, l
>entro Gujer y 4amilia, Servicios de $sesoría Legal para la Gujer, Los >entros de
Gujeres (S>EN, Las >asas de la mujer de $GNL$, >entro NicaragNense de
3erechos Eumanos .>N(3E2, Si Gujer, >entro de documentación e información
de la mujer .>3(G2, entre otros.
+os %entros "lternativos han contribuido en los procesos de sensibili:ación para la
prevención de la violencia intrafamiliar y se?ual. Su traba0o se ha focali:ado hacia
las propias mu0eres para darles a conocer =ue son su0etas de derechos, y
particularmente, =ue go:an del derecho a vivir una vida sin violencia.
En el caso de la ni9e: y la adolescencia, los centros alternativos han venido
traba0ando en la protección y defensa de sus derechos, incluyendo esfuer:os
preventivos y proporcionando información para rescatarles de las situaciones de
riesgo.
+os .rganismos !o 8ubernamentales reali:an acciones de prevención,
incorporando recientemente el traba0o con hombres a trav-s de talleres de
masculinidad. .rganismos !o 8ubernamentales Internacionales, con sede en
!icaragua, reali:an en la actualidad acciones dirigidas a la prevención de la
violencia, implementando de manera directa programas dirigidos hacia la ni9e: y
adolescencia, en cuanto a la prevención y protección de la violencia contra la
mu0er en la relación de pare0a.
III. Concl#sión
*ese a los avances experimentados en el tratamiento o abordaje del tema,
)iolencia contra la mujer en la pareja en Nicaragua, la mujer sigue siendo objeto
de violencia física, psicológica, económica así como de violencia invisible, con las
pr!cticas del micromachismo y m!s doloroso aún, cuando todas esas formas de
violencia llegan al fin último como es la privación de la vida.
stas agresiones a la mujer en la pareja se agudi#an por crisis generadas debido
a la marginalidad, pobre#a, desórdenes conductuales, problemas de autoestima,
adicciones al licor o drogas, sin dejar al margen el patrón patriarcal %ue impone
determinadas conductas sociales %ue hacen %ue se d" la supremacía del hombre
sobre la mujer en todos los espacios de convivencia en %ue se relaciona la pareja,
sin importar clase social o posición económica ya sea del !rea rural o urbana.
*or lo tanto los factores relacionales surgen con la relación de pareja y son, en
muchos casos, los causantes de los brotes de conductas violentas, al intentar
repetir los patrones observados en la relación de los padres .disfuncional2 en la
propia pareja, cuyas consecuencias son el deterioro de la salud, los trastornos
funcionales, las lesiones psicológicas y los efectos negativos en la familia.
La mujer maltratada no sufre tanto las lesiones físicas como las psicológicas, pues
estas la predisponen a sufrir ansiedades, depresión, fobias, estr"s, abuso de
drogas y alcohol y como consecuencia fatal la muerte.
n Nicaragua, por medio de instancias privadas .CNLs2 y públicas .L stado2,
han provocado %ue este fenómeno social sea debatido constantemente aun%ue
sus resultados no sean del todo positivos y prosiga siendo un problema de
seguridad pública, de derechos humanos, y de salud.
La última respuesta de la presión social %ue ejercen las redes de mujeres en
contra de la violencia, es la reciente aprobación de la ley &&' %ue aborda esta
problem!tica de forma integral, estableciendo políticas y acciones públicas, en las
%ue deben intervenir todos los actores del Sistema de 8usticia *enal, adem!s de
las otras instancias públicas y privadas.
n cuanto a las recomendaciones, el fenómeno de la violencia de pareja re%uiere
de políticas preventivas %ue eviten su reproducción. n este sentido, la política de
salud y educación deben articularse. $dem!s, se necesita un sistema de justicia
m!s sensible con los problemas de las mujeres y campa,as de comunicación
social para incrementar el conocimiento y la reflexión sobre el derecho de las
mujeres nicaragNenses a no ser violentadas por sus cónyuges. *ero lo m!s
importante es %ue la mujer enfrente esta problem!tica rompiendo el silencio.
LISTA DE RE9ERENCIAS
$samblea Nacional. .<=0<2. Ley 779, Ley Integral contra la violencia hacia las
mujeres. :ecuperado el <B de febrero del <=0<, de
http7RRAAA.enlaceacad"mico.orgRbase documentalRbibliotecaRdocumentoRleyF
integralFcontraFlaFviolenciaFhaciaFlasFmujeresFleyF&&'R
>omisión conómica para $m"rica Latina y el >aribe. >*$L. .<==<2.Violencia
contra la mujer en relación de pareja: m!rica Latina y el Cari"e. Serie
Gujer y 3esarrollo, NV I=. :ecuperado el 0; de enero <=0<, de
http7RRAAA.eclac.clRpublicacionesRxmlR0R0=B10Rlcl0&IIe.pdf
?ola,os, G.L5 :odrígue# Luti"rre#, L.5 *"re# Luna, .G5 *"re# de Gatus, G.$
.<==B2. #iagnóstico de la Violencia Intrafamiliar y $e%ual en &icaragua.
:ecuperado el 0; de enero <=0< de
http7RRAAA.undp.org.niRfilesRdocR0<I'1<<&;=W3iagnosticoW)iolenciaW(ntrafa
miliarX0Y.pdf
?oletina. .<=0=2. Cuando nos matan por ser mujeres. Cuadro de horror en
&icaragua. NV &&. :ecuperado el día 1 de mar#o del <=0<, de
http7RRAAA.puntos.org.niRindex.phpResRedicionesFboletinaRboletinaFedicionF
&&RenFnuestraFopinion.html
?onino, L. .<===2. 'icromachismos. :ecuperado el 1 de mar#o del <=0<, de
http7RRhombressinviolencia.orgRdocsRGicromachismosO<=FO<=La
O<=violenciaO<=invisibleO<=enO<=laO<=pareja.doc
?ourdieu, *. .<===2. La dominación masculina. :ecuperado el 1 de mar#o del
<=0< , de http7RRAAA.libroos.esRlibrosFdeFsocialesRvariosR<<00BFbourdieuF
pierreFlaFdominacionFmasculinaFpdf.html
>omisión conómica para $m"rica Latina y el >aribe. >*$L. .0'';2.Violencia en
la pareja. (ratamiento legal, NV <1. :ecuperado el 0' de enero <=0<, de
http7RRAAA.eclac.clRpublicacionesRxmlR0R0=B10Rlcl0&IIe.pdf
>uellar Gartíne#, :. )<=002. #*a Internacional de la +liminación de la Violencia
contra la 'ujeres en las m!ricas ((3E. :ecuperado el 0; de enero <=0<,
de http7RRAAA.iidh.ed.cr R
3uarte >astellón, U. .<==B2. Violencia Intrafamiliar. :ecuperado el 0' de enero
<=0<, de http7RRAAA.poderjudicial.gob.niRarcFpdfRimlviolencia=B.pdf
judicial.gob.ni
l 4ondo de 3esarrollo de las Naciones /nidas para la mujer ./N(4G2. 0''&.
Las mujeres contra la violencia. ,ompiendo el silencio. ,efle%iones so"re la
e%periencia en m!rica Latina y el Cari"e. ed. G"xico
(nstituto (nteramericano de 3erechos Eumanos, .<==B2. I Informe regional:
situación y an-lisis del femicidio en la región centroamericana. :ecuperado el < de
mar#o del <=0< de http7RRAAA.iidh.ed.cr
Giravalles, 8. .<=0=2. $e%ismo m"ivalente. :ecuperado el 09 de mar#o de <=0<
de /tt%.::;;;.$!ier"ir!!lles.es:Se*is"o<&8A"bi!lente:9!ctores
<&8%resentes<&8en<&8l!<&8+iolenci!<&8de<&8=!re$!./t"l
Crgani#ación Gundial de la Salud. .<==<2. Informe mundial so"re la violencia y la
salud. :ecuperado el 0' de febrero del <=0<, de
http7RRportal.unesco.orgRgeographyResRev.phpF
/:LW(3Z'B<;6/:LW3CZ3CWJC*(>6/:LWS>J(CNZ<=0.html
*olicía Nacional. .<=002. $istemati.ación del modelo policial comunitario
proactivo, &icaragua. :ecuperado el < de mar#o <=0< de
http7RRAAA.policia.gob.niRcedocRsectorRrevistasRsistemati#acion.pdf
*rograma de las Naciones /nidas para el 3esarrollo. .0'''2. Informe &acional
&icaragua so"re la situación de violencia de g!nero contra las mujeres.
:ecuperado el 0' de enero <=0<, de http7RRfreeofviolence.orgRcampaignF
spanishRnicaragua.pdf
:ed de Gujeres contra la )iolencia. .<==B2. Informe &acional de &icaragua so"re
Violencia dom!stica. :ecuperado el 0' de enero <=0<, de
http7RRAAA.alian#aintercambios.orgRfilesRdocR00B&0&<&00W00B&0B&I&1W(nfo
rmeO<=Nicaragua.pdf
:ed de Gujeres contra la )iolencia. .<=0<2. Informe anual femicidios en &icaragua
en el /011. :ecuperado el 1 de mar#o <=0<, de
http7RRAAA.reddemujerescontralaviolencia.org.niRindex.php[
optionZcomWcontent6tas@ZvieA6idZ0<<6(temidZ9&
:omero, ., .<=0<, << de 4ebrero2. +nemigo en el hogar. La violencia de la 2ue
somos v*citmas cada d*a nos lleva a enfrentar serios pro"lemas
psicológicos 2ue nos marcan para toda la vida. La *rensa, p. I
Santa >ru# ?olívar, S. .<==&2. Violencia conyugal o violencia en la pareja.
:ecuperado el 09 de mar#o de <=0< de
http7RRAAA.ecovisiones.clRinformacionRviolenciaenlapareja.htm
Se%ueira,8.S., .<=0=2. Gódulo de capacitación en )iolencia (ntrafamiliar y
)iolencia Sexual. Ganagua7 >omisión de g"nero, *royecto,>orte Suprema de
8usticia ,Nicaragua5 /N4*$.
Su!re#, G. .<=002. 3rovocando la refle%ión so"re el discurso 4Violencia contra la
mujer5. :ecuperado el < de mar#o del <=0< de
http7RRAAA.agende.org.brRdocsR4ileRdadosWpes%uisasRviolenciaRprovocando
O<=reflexaoO<=sobreO<=violenciaO<=FO<=GireyaO<=pO<=/N(4G
O<=completoO<=FO<=espanhol.pdf