You are on page 1of 2

La Utopía, Tomas Moro

Tomás Moro fue un notable intelectual, abogado, político y teólogo de la Inglaterra de
finales del siglo XV y de las primeras décadas del siglo XVI. Su pensamiento e ideas
influyeron ciertamente en la política de aquellos años y también se destacó por haber
mantenido durante un primer tiempo una excelente relación con el rey, que incluso lo llevó
a ocupar diversos cargos públicos de relevancia, aunque, vale mencionarse, que en sus
últimos años de vida la férrea oposición que asumió contra la tiranía y las locuras de
Enrique VIII derivaron en una relación tirante que terminaría con su vida.
La Utopía de Tomas Moro fue escrita en 1518. El siglo XVI puede considerarse como
pionera para la formación de los Estados Nacionales. En esa misma época surge la forma
económica conocida como mercantilismo. El sistema feudal se va resquebrajando y
perdiendo hegemonía. Esta época de cambio está marcada por un importante aumento de
problemas sociales: robos, desempleo y despojos de tierras por parte de señores feudales,
que influyeron en el descontento y levantamiento de la gente.
El relato trata de una república en la que todos sus habitantes han alcanzado la felicidad. La
cual alcanzan debido a una organización, idealizada, la cual creen que es la mejor y única
para el Estado. La Utopía es un país en el cual no existe nada privado, todo es común y para
todos, por lo cual nadie posee el miedo a carecer de comida, trabajo o estudios. Las
ciudades también son iguales en lengua, costumbres, instituciones y leyes; además la
distribución del terreno es prácticamente igual para todas, y ninguna de ellas siente el deseo
de ensanchar sus confines, ya que sus habitantes se consideran cultivadores de las tierras y
no sus dueños. Para el cultivo de las tierras intervienen todos sus habitantes. Lo hacen por
turnos y por familias, ocupando unas casas que el Estado tiene distribuidas y equipadas con
los instrumentos necesarios. El tiempo exacto de permanecer en el campo es de dos años, y
después regresan a la ciudad, por lo que todos los habitantes conocen las tareas del campo.
Los agricultores a su vez crían los animales y transportan a la ciudad sus productos. Es por
esto que son ricos, pero de conocimiento y dicha, que en ningún otro lugar podrían obtener.
La Utopía está escrita en un ánimo festivo, simple y sin pretensión, el relato constituye una
defensa de los valores del hombre, y, al mismo tiempo una exposición de las principales
causas que explicarían, según el autor del libro, la miserable y ruinosa condición en que se
desenvuelve la vida social y política de los pueblos.
El problema que plantea la obra está estrictamente relacionado con la desigualdad y la
infelicidad que sufren las sociedades europeas tanto en la época del renacimiento como en
épocas anteriores, y la gran pregunta que se plantea Tomás Moro es si acaso sería posible
hacer de la sociedad europea una cultura similar a la que él plantea en el libro.
Es importante destacar que de esta cultura Tomás Moro enfatizó en lo malo que el estaba
presenciando en su vida. Se puede decir que, realmente, “Utopía” es una crítica satírica a la
organización político-social de la Europa de la época. Es una crítica simplemente porque
cuando describe la república ideal está describiendo una nación de características
diametralmente opuestas a las de su propia nación.
Al efectuar una comparación entre Inglaterra y Utopía podemos observar que si en
Inglaterra todos buscan el enriquecimiento y la satisfacción personal, o sea no demuestran
interés, en Utopía los intereses de los individuos se encuentran subordinados a los de una
sociedad como conjunto.
Si en la Inglaterra del siglo XVI los hombres más poderosos y adinerados son los que
menos trabajan, en la república de Utopía todos los individuos deben desempeñar un
trabajo que le sea útil a la comunidad.