You are on page 1of 3

Santiago, veinte de marzo de dos mil doce.

Dando cumplimiento a lo dispuesto en el artículo 786 del
Código de Procedimiento Civil, se dicta la sentencia de
reemplazo que sigue.
Vistos:
Se reproduce la sentencia en alzada.
Y se tiene, además, presente:
Primero: Que la recurrente sostiene que por haberse
tenido por establecido el hecho fundante de la acción, debió
necesariamente acogerse la demanda, a lo que agrega que no se
está en presencia de ninguno de los eventos que describe el
artículo 45 del Código Civil, para estimar concurrente el caso
fortuito y que, por el contrario, el estallido de una botella
de vino espumante en el interior del supermercado, no es un
imprevisto imposible de resistir, sino que al elaborar ese
líquido de naturaleza efervescente sabe que puede estallar, de
modo que está obligado a prever ese hecho y debe adoptar todas
las medidas necesarias para evitarlo y si se produce, es
responsable de su ocurrencia y debe indemnizar.
Segundo: Que, como se razona en el fallo apelado, el
estallido de la botella de vino espumante ha sido un
imprevisto imposible de resistir, de modo que no ha resultado
acreditado el hecho ilícito necesario para establecer la
responsabilidad de las demandadas, conforme lo exigen los
artículos 2314 y siguientes del Código Civil. En efecto, el
caso fortuito supone la imprevisibilidad y la
irresistibilidad a que se ve expuesto el afectado por el
evento que lo constituye. Es decir, una contingencia no
posible de advertir o vislumbrar y a la que no puede oponerse
el agente, que no puede ser contrariada o rechazada por éste,
supuestos que, como se dijo, concurren en la especie, sin que
la enumeración que se contiene en el artículo 45 del Código




Civil revista el carácter de taxativa, como parece entenderlo
el recurrente. Por tales motivos el rechazo de la pretensión
de la actora se ajusta a derecho.
Tercero: Que la demandante tuvo motivos atendibles para
litigar, de modo que la demandada no será oída en su solicitu
de condenar en costas a la actora.
Por estas consideraciones y en conformidad con lo
preceptuado en los artículos 186 y siguientes del Código de
Procedimiento Civil, se confirma, sin costas de la instancia,
la sentencia apelada de trece de agosto de dos mil siete, que
figura a fojas 380 y siguientes.
Redacción a cargo del Ministro suplente, señor Juan
Escobar Zepeda.
Regístrese y devuélvanse, con sus agregados.
N° 9.477-09.

Pronunciado por la Cuarta Sala de la Corte Suprema integrada
por los Ministros señor Patricio Valdés A., señora Rosa Egnem
S., señor Juan Fuentes B., el Ministro Suplente señor Juan
Escobar Z., y el Abogado Integrante señor Ricardo Peralta V.
No firma el Abogado Integrante señor Peralta, no obstante
haber concurrido a la vista y al acuerdo de la causa, por
estar ausente. Santiago, veinte de marzo de dos mil doce.


Autoriza la Ministra de Fe de la Excma. Corte Suprema.


En Santiago, a veinte de marzo de dos mil doce, notifiqué en
Secretaria por el Estado Diario la resolución precedente.






Related Interests