You are on page 1of 7

1

SANTIAGO

Carácter General:

La carta de Santiago es el libro más judío del Nuevo Testamento, tanto que se ha
sugerido que fue originalmente un tratado judío al cual se le hizo cristiano al
insertar el nombre de Cristo (1:1; 2:1). Sin embargo, fuera de los evangelios
muestra más relación íntima con el Sermón del Monte que cualquier otro escrito
del Nuevo Testamento.
Santiago es un libro muy sencillo y muy práctico. Los cristianos no pueden
esperar la salvación sencillamente por saber de Cristo y creyendo en su
divinidad, deben responder con una vida obediente.
Lutero que acaba de escapar de un sistema de “justificación por obras” del
sistema sacerdotal del catolicismo romano, llamó a Santiago “un libro de paja”
porque enfatizaba las obras demasiado como para complacerlo. Al lector se le
urge llevar una vida marcada por paciencia, humildad, generosidad, paz y
oración.


Paternidad Literaria:
El escritor se llama a sí mismo sencillamente “Santiago” siervo de Dios y del
Señor Jesucristo”. No hay mención de apostolado o de alguna otra relación.
Ninguno de los dos apóstoles originales que llevan el nombre de Santiago son
considerados como el escritor. Santiago, el hijo de Zebedeo, fue matado por
Herodes Agripa I en la primavera del 44 (Hechos 12). Santiago, el hijo de Alfeo,
nunca subió a prominencia. Sin embargo, un de los hermanos de Jesús que no
era uno de los Doce (Mateo 13:55; Marcos 6:3) pronto tuvo prominencia en la
iglesia. Jesús se le apareció poco después de la resurrección (I Corintios 15:7);
Pablo menciona haberlo conocido tan temprano como el 37 (Gálatas 2); Pedro
deseaba que él fuera informado de su libertad de la cárcel durante la
persecución en la cual el apóstol Santiago fue matado en el año 44 (Hechos
12:17); participó del concilio apostólico sobre la circuncisión alrededor de 49-50
(Hechos 15) y es aún una figura sobresaliente en Jerusalén cuando Pablo llegó
allí al final del tercer viaje misionero (Hechos 2:18). Josefo, el historiador judío
dice que Santiago fue apedreado por una orden del sumo sacerdote alrededor del
61. Eusebio, el historiador de la iglesia del siglo cuatro dice que él fue echado
del pináculo del Templo y se le dio muerte a garrotazos. Hegesipo combina estos
elementos y pone el evento durante la guerra romana-judía en 66-70.
Del papel de Santiago en la iglesia en Jerusalén esperaríamos un libro con mucho
“judaísmo”. Cuando lo comparamos con el discurso de Santiago y la carta de los
Hechos 15, encontramos que el libro de Santiago es muy semejante. Como
hermano de Jesús, esperaríamos naturalmente que se reflejara el tipo de
enseñanza de proverbio y parábola semejante a la de Jesús.



2

Ocasión y Fecha:
La carta es dirigida a las “doce tribus que están en la dispersión” (esparcidas en
el extranjero). Evidentemente esto significa judíos cristianos en dondequiera
que se puedan encontrar, aunque algunos escritores piensan que Santiago tenía
en mente al “verdadero Israel” o el “Israel espiritual” que incluiría a toda la
iglesia tanto judía como gentil.
Sin embargo, si el libro fue escrito en una fecha temprana (véase abajo), el
elemento gentil sería pequeño de todas maneras. Evidentemente, estos cristianos
están en peligro de vivir una vida suelta moralmente hablando, bajo la impresión
que el meramente ser cristiano los salvaría.
Y luego también, podrían haber estado procurando complacer a la gente más
próspera para hacer parecer a la iglesia más distinguida.
Las fechas fluctúan desde el 46 al 50, hasta muy tarde (los sesentas y aun hasta
el final del siglo).
La simplicidad de la doctrina y la organización de la iglesia, una falta de
referencia a la cuestión de la circuncisión y la referencia de la adoración en la
sinagoga han sido tomadas para sugerir una fecha anterior al concilio del 50
(Hechos 15). Mientras que no es concluyente, estos puntos parecen firmes y
Santiago puede ser considerado tentativamente entre los primeros escritos del
Nuevo Testamento. En todo caso, tendría que ser antes de la muerte de Santiago
en los sesentas.

Bosquejo:
I El punto de vista cristiano de la prueba y tentación: 1:1-8
II Conducta apropiada hacia otros cristianos: 1:19 – 3:18
III Conducta apropiada hacia no cristianos: 4:1 – 5:12
IV Conclusión: 5:13-20


I PEDRO

Carácter General:
La preocupación de I Pedro es persecución, particularmente de la esperanza que
los cristianos deben tener en medio del sufrimiento. Los cristianos son
recordados que tal sufrimiento es de esperarse, y que deben soportarlo
pacientemente.
La carta es dirigida a áreas geográficas en la costa sur del Mar Negro justamente
al norte de las áreas al centro del Asia Menor que Pablo había evangelizado.
Evidentemente Pedro evangelizó estos distritos después del concilio en Jerusalén
más o menos al mismo tiempo del segundo y tercer viajes misioneros de Pablo
(alrededor de 50-57).

3


Paternidad Literaria:
I Pedro es uno de los libros del Nuevo Testamento del cual menos dudas se
levantan.
Fue primeramente atribuido específicamente a Pedro por Irineo (alrededor de
170), pero fue muy usado por Tertuliano, Clemente de Alejandría, Orígenes, el
hereje Basilides y otros. Eusebio lo puso entre aquellos libros de los cuales nadie
duda. Algunos han levantado objeción con la excelencia del griego como siendo
más allá de la capacidad de Pedro, pero 5:12 sugiere a Silvano (Silas) como el
amanuense, que quitaría esta objeción.


Ocasión y Fecha:
Los cristianos están bajo alguna clase de persecución y pueden esperar más. Pudo
haber habido problemas en el norte de Asia Menor de los cuales no sabemos
nada o la presión de parte de Nerón a los cristianos en Roma después del
incendio del 64 puede haber aguijoneado una persecución semejante en las
provincias. La evidencia es amplia de que Pedro estuvo en Roma (la presencia
de los amigos de Pablo, Silas y Marcos compare I Pedro 5:13; Filemón 24;
Colosenses 4:10; II Timoteo 4:11 así como la referencia de la “iglesia en
Babilonia”, 5:13) y que él escribió esta carta de allí antes de su martirio.

Bosquejo:
I Introducción: 1:1-2
II La esperanza del cristiano: 1:3 – 2:10
III La conducta del cristiano: 2:11 – 4:11
IV Las pruebas del cristiano: 4:12 – 5:14



II PEDRO

Carácter General:

Esta pequeña carta es una advertencia contra la herejía (así como I Pedro había
animado a permanecer contra la persecución).
Las especulaciones crecientes de tipo “gnóstico” de las cuales Pablo había
advertido a los colosenses sólo cuatro o cinco años atrás eran ahora un verdadero
problema. El escritor anima a crecer en gracia y fuerza para combatir la
enseñanza falsa para que no sean llevados por los errores de los malos.
Puesto que la epístola se refiere a una carta anterior (3:1), sin duda que ella fue a
la parte norte de Asia Menor (véase I Pedro 1:1).

4

Paternidad Literaria:
Quizá de ningún otro libro del Nuevo Testamento se ha levantado tanta duda
sobre la paternidad literaria como éste.
Se debe admitir que los primeros escritores cristianos tenían duda en cuanto a su
genuinidad. No es mencionada en el Canon Muratoriano. Orígenes dijo que
Pedro dejó una epístola. Eusebio se refiere a las dos epístolas, pero dice que la
tradición no reconocía una de ellas. Jerónimo dijo que muchos dudaban de la
segunda carta.
Aunque la carta no reclama ser de Pedro por nombre, si se refiere a una primera
carta ( 3:1), el escritor reclama ser apóstol ( 3:2 ; 1:3-15) y de haber sido un
testigo ocular y compañero del Señor ( 1:14-16). Puesto que no hay nada de
herejía en ella, y ningún falsificador tendría algo que ganar de ella, su
genuinidad es aquí aceptada.

Ocasión y Fecha:
La herejía creciente de tipo “gnóstico” fue la ocasión para escribir. La doctrina
cristiana, con su base en las realidades históricas de la encarnación y la
resurrección, estaban en peligro de ser diluida por especulaciones mitológicas de
aquellos que combinaban filosofía griega, dualismo persa y el evangelio para
formar una doctrina que negaba estas realidades y enseñaba que la pureza moral
no necesaria (puesto que los cristianos eran salvos por conocimiento y no bajo la
ley).
Si Pedro escribió esta carta como secuela de su primera al norte de Asia Menor,
entonces se habría escrita a mediados de los sesentas. La muerte de Pedro es
fijada entre el 64 y el 67 y esta carta habría sido escrita poco antes de su muerte.

Bosquejo:
I La naturaleza de la vida cristiana: 1: 1-21
II Advertencia contra falsos maestros: 2: 1-22
III La segunda venida de Cristo: 3: 1-18


LOS ESCRITOS DE JUAN

Cinco escritos por separado en nuestro Nuevo Testamento llevan títulos con el
nombre de Juan. El evangelio según Juan ya ha sido tratado con los otros
evangelios; las tres epístolas serán tratadas aquí y Apocalipsis será considerada
después.

Paternidad Literaria:

¿Fueron estos cinco libros escritos por el mismo hombre? Y si es así ¿era el
apóstol Juan? Muchos eruditos modernos niegan que fueran escritos por la
misma persona.
Muchos admitirán que el evangelio y I Juan se escribieron por la misma persona,
pero piensan que las otras dos epístolas fueron escritas por otra persona.
5

Algunos admiten que estas últimas dos epístolas también fueron escritas por
Juan, pero niegan que Apocalipsis lo haya sido sobre la base de que su griego es
áspero y lleno de palabras y frases judías, mientras que los otros escritos están en
un griego bueno y claro (aunque no elegante). Si se recuerda que Juan mismo
escribió desde Patmos, mientras que los otros escritos fueron ejecutados en Éfeso
con la ayuda de un amanuense, esta objeción desaparece.


I JUAN

Carácter General:
Esta carta, como II Pedro es una refutación clara de la enseñanza de tipo
“gnóstico” (especialmente el tipo “docético”) que llegó a ser un verdadero
peligro para la iglesia. En oposición a aquellos que enseñaban que Cristo no
estaba en carne vil pero que sólo “aparentaba” (dokeo, la raíz de docético) serlo,
Juan tiene una refutación clara y explícita (1:1-3; 2:22-23; 4:1-3; 5:4-5). Si
tienen orgullo de su conocimiento
(Gnosis, la raíz de “ gnósticos”) los elevaban en orgullo sobre la chusma común
de sus hermanos, a los cuales no sentían obligación de amar o de respetar; Juan
otra vez tiene palabras para ellos al hablarles del verdadero conocimiento y
recordándoles de las obligaciones del amor cristiano ( 2:6-11; 20-21, 27; 3:11-21;
4:7-21; 5:1-3).
Para aquellos que pensaban que el conocimiento salvador los libertaba de su
necesidad para pureza moral, puesto que es vil de todas maneras y sus acciones
no afectan el espíritu puro encarcelado en él, Juan señala la unidad del hombre,
su vida pura y es el espíritu puro siendo uno (1:6-10; 2:3-4, 15-16, 29; 3:1-10).

Bosquejo:
I Introducción: 1:1-4
II Comunión con Dios: 1:5 – 2:29
III Hijos espirituales: 3:1 – 4:6
IV Amor: 4:7 – 5:3
V La vida victoriosa: 5:4-12
VI Conclusión: 5:13-12

Fecha:
Juan vino a Éfeso después de la muerte de Pablo (alrededor del 67) y de la caída
de Jerusalén (70). Durante el reinado de Domiciano (81-96) fue desterrado a
Patmos como consecuencia de la persecución general contra los cristianos.
Desde Patmos escribió Apocalipsis. Libertado regresó a Éfeso durante el reinado
de Nerva, vivió, según Irineo, hasta los días de Trajano (comenzando en el 98).
Si el evangelio y las epístolas se escribieron en los ochentas antes del destierro o
a mediados de los noventas, después del destierro, es una cuestión difícil, pero la
mayoría de los escritores se inclinan hacia los noventas.


6

II JUAN

Carácter General:
Esta carta es dirigida a “la señora elegida y a sus hijos”. Si esto quiere decir
alguna familia cristiana que Juan conocía, es una manera de dirigirse a la
congregación (como parece que Pedro habría hecho en I Pedro 5:13).
Probablemente se refiere a la iglesia. El tema de la carta es una cuestión del trato
con los predicadores caminantes. Se ha sugerido que la herejía tratada en la
primera epístola era enseñada por predicadores errantes y la iglesia es aquí
advertida a no animar el esparcimiento de enseñanza falsa al aceptar a estos
hombres y ayudándoles en su trabajo.

Bosquejo:
I Introducción: versículos 1-4
II Animados a continuar: versículos 5-6
III Advertencias contra falsos maestros: versículos 7-11
IV Conclusión: versículos 12-13


III JUAN

Carácter General:
La tercera carta de Juan fue escrita a un cierto “Gayo”, si era una de las personas
con en el nombre de Gayo mencionadas en otras partes del Nuevo Testamento o
no, no lo sabemos (véase Hechos 19:29; 20:4; Romanos 16:23; I Corintios 1:14).
Puesto que esta carta trata con la aceptación de predicadores caminantes,
mientras que la carta anterior aconsejaba rechazo de predicadores ambulantes
heréticos; algunos la han visto como una carta que corregía lo dicho de la carta
anterior, algunos han sugerido que se escribió por otro como una refutación. Sin
embargo, la diferencia está entre (1) maestros que traían doctrinas diferentes de
la doctrina apostólica en contraste con (2) representantes apostólicos
acreditados.
Un cierto Diótrefes había rechazado a los representantes de Juan y sacaba de la
comunión a otros cristianos que los aceptaban.

Bosquejo:

I Salutación: versículo 1
II Fidelidad y hospitalidad de Gayo: versículos: 2-8
III Advertencia contra Diótrefes: versículo 9-11
IV Recomendación de Demetrio: versículo 12
V Conclusión: versículo 13-14




7

JUDAS


Carácter General:
Judas refleja la misma preocupación que Colosenses, II Pedro y I Juan, la herejía
gnóstica que evidentemente se inició en la última parte de los cincuenta y se
había desarrollado hasta poseer gran fuerza para fines del siglo. Judas refleja un
grado más allá de desarrollo del que encontramos en Colosenses y II Pedro, pero
aun no al nivel de los problemas tratados en I Juan. Su meta es para escribirles de
la “común salvación” (en contraste con las diversas doctrinas que eran
rechazadas de un lado para otro) y que debieran contender “ardientemente por la
fe (un cuerpo de enseñanza) que ha sido una (la fuerza de la palabra griega es
“una vez por todas”) dada a los santos”.


Paternidad Literaria:
El escritor se identifica a sí mismo como “Judas, siervo de Jesucristo y hermano
de Jacobo....” Jacobo es sin duda el hermano del Señor (véase los comentarios
sobre el libro de Santiago). Sabemos que Jesús tuvo dos hermanos con esos
nombres (Mateo 13:55; Marcos 6: 3) Judas no reclama ser un apóstol (versículo
17).


Fecha:
No hay ninguna evidencia concreta disponible para asignar una fecha. El
desarrollo de la herejía que él refuta ha sugerido una fecha aproximadamente del
80-85, especialmente puesto que Judas parece decir que las profecías de Pedro y
de Pablo se han cumplido (versículos 17-18; compárese con II Pedro 2:1; I
Timoteo 4:1.).


Bosquejo:
I Introducción: versículos 1-2
II Advertencias contra herejes: versículos 3-4
III El juicio que vendrá: versículos 5-11
IV Los malhechores descritos: versiculos12-18
V La manera cristiana de vivir: 19-23
VI Conclusión: 24-25