You are on page 1of 4

Aspergilosis

• Las aspergilosis son un amplio y heterogéneo grupo de enfermedades oportunistas
causadas por hongos filamentosos del género Aspergillus.
• Se agrupan en dos categorías:
• Alérgicas (por colonización)
• Patogénicas (invasivas)
• Principalmente en pacientes que presentan neutropenias graves y prolongadas.
Aspergilosis broncopulmonar alérgica
Se presenta por exposiciones repetidas a los antígenos o a los conidios, pero en ausencia de
invasión de micelio en el tejido pulmonar, pudiendo aislarse formas fúngicas y cuyos síntomas
disminuyen con la administración de corticoides.
• En pacientes asmáticos (1-2%)
• pacientes con fibrosis quística (7-35%).
• Clínicamente: asma bronquial.
• Diagnóstico:
• Eosinofilia > 1000 mm-3
• Prueba cutánea positiva
• Niveles elevados de IgE (> 1 µg/mL)
• Infiltrado pulmonar
• IgE, IgG e IgM anti-A. fumigatus.
El paciente puede expectorar tapones mucosos en los que incluyen filamentos, cristales de
Charcot-Layden y eosinófilos.

Aspergiloma
Es una patología que involucra cavidades preformadas, ya sea por tuberculosis (TBC) o por
Sarcoidosis, donde se alojan masas proteicas que incluyen desarrollo saprofítico de formas
fúngicas semejantes a micetomas, lo que le da el aspecto de bola, pero sin invadir paredes u
otros tejidos.)
Frecuentemente se presenta con hemoptisis, debido a la liberación de enzimas proteolíticas y
a la fricción mecánica que provocan las masas fúngicas.
El aspergiloma puede ser el resultado de ABPA al alojarse en un bronquio ectático.
Clínicamente se manifiesta igual que la ABPA pero se caracteriza por hemoptisis severa. En el
estudio inmunológico de estos pacientes se observan títulos de IgE e IgG, y reacciones
cutáneas (+). Kac y col. realizaron un estudio retrospectivo de las aspergilosis en un hospital de
París, y observaron que los aspergilomas se encuentra en franco descenso a lo largo del
tiempo, ya que en 1981 representaban el 65% de la patología aspergilar y en 1992 descendió
hasta el 20%. La edad promedio de presentación es entre 50 y 60 años.
Otras localizaciones extrapulmonares de estas “bolas fúngicas” son los senos paranasales y la
vejiga.

Aspergilosis Pulmonar Invasiva (API):
es la forma más grave y fatal. Se da frecuentemente en pacientes con alguna forma de
inmunosupresión. La gravedad depende de la persistencia de la aplasia en el tiempo y/o la
asociación con corticosteroides. Se presenta entre 5-15% de pacientes inmunocompetentes.
Causa la muerte entre el 57 y 100% de los casos dependiendo de la celeridad en el diagnóstico
y tratamiento, asociación con más de dos factores de riesgo, enfermedad de base y el tiempo y
tipo de inmunosupresión.
Se la puede definir como una neumonitis necrotizante con invasión de los vasos sanguíneos
secundaria a la colonización del parénquima pulmonar. Se presenta con fiebre, nódulos o
infiltrados pulmonares con mala respuesta al tratamiento antibacteriano.
Las manifestaciones clínicas se observan de diferentes maneras: neumonía, bronconeumonía
necrotizante, hemoptisis, infarto hemorrágico, abscesos pulmonares múltiples o únicos,
invasión de las estructuras torácicas contiguas para posterior diseminación. Los síntomas más
frecuentes son fiebre con nódulos o infiltrados pulmonares. La API suele presentarse a partir
de la segunda semana en neutropénicos después del tratamiento de quimioterapia o
transplante de médula ósea (TMO) o entre el 1º y 2º mes en un transplante de órgano sólido.
La hemoptisis puede explicarse como la invasión de hifas en la capa elástica media de la pared
de los vasos pulmonares y bronquiales dando como resultado un aneurisma que al romperse
causa hemorragias que pueden resultar fatales.
El hongo puede también diferenciarse a través de la pleura hacia el espacio pleural, músculos
intercostales o hacia pericardio y miocardio que puede llevar al infarto.
Diagnostico convencional
Examen directo
• Esputo, lavado bronquio alveolar (BAL), aspirado traqueal, aspirado bronquial biopsia
pulmonar o renal, raspados oftálmicos, secreciones óticas, lavados de los senos
nasales y en muestras oculares y de piel, revelan en el examen directo con KOH al 10%
o con azul de lactofenol la presencia de hifas anchas tabicadas y con ramificaciones
dicotómicas en ángulo de 45°, de aproximadamente 2,5 a 4,5 µm de ancho

Cultivo
• El diagnóstico micológico tradicional, basado en el cultivo, se caracteriza por su
lentitud (21 días) y, en el caso de las micosis sistémicas, por su baja sensibilidad y por
la necesidad de obtener muestras por métodos invasores.
• El hemocultivo, buen método diagnóstico de las micosis sistémicas; pero requiere
incubación prolongada y posee una sensibilidad global de alrededor del 50% en el caso
de la infección producida por levaduras, que en el caso de la aspergilosis invasora no
llega al 10%.
• Los hemocultivos son generalmente negativos para la aspergilosis. Para mejorar los
aislamientos se deben tomar varias muestras en el episodio febril.
• Utilidad: Aspergilosis invasiva
Cultivo:
El medio Sabouraud (crecen bien en estos medios generales) a los que podemos agregar
antibióticos. Algunas cepas del género Aspergillus son sensibles a la cicloheximida por lo que
no se recomienda el uso de medios de cultivo con este antibiótico (Mycosel o microbiotic).
• La temperatura también influye en el desarrollo de las especies involucradas, pero
podemos considerar que la temperatura óptima es de aproximadamente 28 °C.

Diagnostico no convencional
11.3.2. Diagnóstico de la aspergilosis 11.3.2.1.
Detección del antígeno.
La detección de antigeno galactomanano
El galactomanano es un componente de la pared celular del género Aspergillus.
En enfermos con aspergilosis invasiva el GM puede ser detectado en suero, orina, líquido
cefalorraquídeo, líquido pericárdico/pleural y BAL.
Específico del género Aspergillus
Diagnóstico de la aspergilosis invasiva.
La detección de galactomanano mediante un ELISA comercializado,
Platelia Aspergillus de Bio Rad.

La detección de galactomanano, un antígeno específico del género Aspergillus, se considera la
posibilidad más interesante para el diagnóstico de la aspergilosis invasora en pacientes
neutropénicos. La detección de galactomanano mediante un ELISA comercializado, Platelia
Aspergillus de Bio Rad, permite el diagnóstico de la aspergilosis invasora con una especificidad
del 89,6 % y una sensibilidad del 87,5 %. Esta prueba es más sensible que el látex Pastorex
Aspergillus y en algunos estudios se ha demostrado que es positiva antes de que aparezca la
sintomatología clínica. Actualmente se han modificado los puntos de corte establecidos,
unificando el criterio americano y el europeo, y facilitándose de esta manera los estudios
comparativos sin modificarse la especificidad y sensibilidad de la técnica. En la ultima década
se ha avanzado mucho en la caracterización de los antígenos de A. fumigatus (el agente
etiológico más importante). Entre los cientos de antígenos descritos se ha conseguido
caracterizar 4 de los más importantes: la catalasa CAT1 (90 kDa), la dipeptidildipeptidasa
también llamada quimotripsina (79 kDa), la restrictocina (18 kDa) y el galactomanano (residuo
polisacarídico unido a distintas proteínas). Los dos primeros son fuertemente inmunogénicos y
se utilizan ampliamente para la detección de anticuerpos. En la aspergilosis broncopulmonar
alérgica (ABPA) se detectan anticuerpos anti A. fumigatus específicos de la clase IgG en casi el
100% de los casos. 11.3.2.2. Detección de anticuerpos. La detección de anticuerpos frente a
organismos del género Aspergillus en el suero es, desde hace muchos años,
una prueba complementaria clásica para confirmar el diagnóstico de aspergiloma pulmonar y
de la aspergilosis broncopulmonar aguda (ABPA). Las técnicas empleadas han sido muy
diversas, siendo la más clásica la inmunodifusión (ID) en sus diferentes variantes y
modificaciones. Sin embargo, estas técnicas clásicas disponibles comercialmente presentan
una serie de problemas: i) Falta de estandarización en los procedimientos de extracción de los
antígenos de Aspergillus, debido a los medios de cultivo empleados, las condiciones de
incubación (tiempo de incubación, temperatura, etc.) y a los procedimientos de extracción y
purificación. ii) Variabilidad antigénica generada por estas mismas causas, que origina una
falta de concordancia en los resultados obtenidos por los diferentes laboratorios y reacciones
cruzadas entre diferentes especies de Aspergillus o con otros hongos. Se pueden utilizar varias
técnicas para poner en evidencia la presencia de anticuerpos específicos frente a Aspergillus
en pacientes con aspergiloma pulmonar. Las más utilizadas se basan en la inmunoprecipitación
y detectan la formación de líneas de precipitación llamadas precipitinas que se forman por la
reacción antígeno-anticuerpo. Hay numerosas variantes de esta técnica, pero las dos más
ampliamente empleadas son la inmunodifusión (doble difusión, técnica de Ouchterlony) y la
contrainmunoelectroforesis, que es una aceleración de la anterior utilizando campos
eléctricos.