You are on page 1of 12

El tiempo de una tesis: puntuaciones

*
Jacques Derrida
Traducción de Patricio Peñalver en DERRIDA, J., El tiempo de una tesis. Deconstrucción e
implicaciones conceptuales, Proecto A Ediciones, !arcelona, "##$, pp. ""%&&. Edición
di'ital de Derrida en castellano.
(De)er*a +a)larse de una ,poca de la tesis- (De una tesis que requerir*a tiempo, muc+o
tiempo, o de una tesis a la que le +a)r*a pasado su tiempo...- En una pala)ra, (+a un
tiempo de la tesis- E incluso, de)er*a +a)larse de una edad de la tesis, o de una edad para la
tesis-
Perm*tanme que empiece susurrando una de esas con.idencias de las que no vo a a)usar:
/am0s me +e sentido tan /oven , a la ve1, tan vie/o. A la ve1, en el mismo instante, se
trata del mismo sentimiento, como si dos +istorias dos tiempos, dos ritmos, se entre'asen
a una especie de altercado dentro del mismo sentimiento de s*, en una especie de anacron*a
de s*, de anacron*a en s*. As* me e2plico, por una parte, un cierto trastorno de la identidad.
Por cierto que esto no me resulta totalmente desconocido, no me esto que/ando siempre
por eso, pero +e aqu* que aca)a de a'ravarse de una .orma )rutal, este arre)ato casi me
de/a sin vo1.
Entre la /uventud la ve/e1, la una la otra, ni la una ni la otra, una indecisión de la edad
es como un malestar de la instalación, una inesta)ilidad, no dir, un trastorno de la
esta)ilidad, de la estancia, de la estación, de la tesis o de la postura, sino de la pausa en la
vida m0s o menos )ien ordenada de un universitario, un .inal un comien1o que no
coinciden, en el que entra en /ue'o, sin duda, adem0s, una cierta separación alternativa
entre el 'oce la .ecundidad.
Esta anacron*a 3me re.iero evidentemente a la m*a4 tiene un 'usto mu .amiliar para m*,
como si siempre se me +u)iese dado cita con lo que, ante todo, de)*a, mu puntualmente,
no lle'ar /am0s a su +ora. Demasiado pronto o demasiado tarde.
Desde +ace demasiado tiempo me +e preparado para la escena en la que compare1co aqu*
para una de.ensa de la tesis: sin duda la +e premeditado, despu,s apla1ado, .inalmente
e2cluido, desde +ace demasiado tiempo e2cluido como para que en el d*a en que, 'racias a
ustedes esa escena tiene lu'ar, ,sta no manten'a para m* un car0cter de irrealidad un, poco
.ant0stica, una especie de impro)a)ilidad, de imprevisi)ilidad, incluso de improvisación.
5ace a+ora casi &6 años emprend* la preparación de una tesis. Era apenas una decisión, me
limita)a a se'uir entonces el movimiento que se pod*a considerar poco m0s o menos
natural, que era cuando menos cl0sico, clasi.ica)le, t*pico de quienes se encontra)an en
una situación social mu determinada, al salir de la 7cole 8ormale despu,s de la
9a're'ación:.
Pero estos &6 años +an sido )astante sin'ulares. 8o me re.iero aqu* a mi modesta +istoria
personal, ni a todas las traectorias que me +an llevado primeramente a ale/arme de aquella
primera decisión, despu,s incluso a ponerla deli)eradamente en cuestión, deli)eradamente,
, cre*a o con toda sinceridad, de.initivamente, para, .inalmente, +ace mu poco tiempo,
asumir el ries'o de otra valoración, de otro an0lisis en un conte2to que, con ra1ón o sin ella,
+e considerado )astante di.erente.
Al decir que estos &6 años +an sido sin'ulares, no esto pensando, pues, en primer lu'ar, en
esa +istoria personal, ni siquiera en el camino de mi tra)a/o, suponiendo que se pueda
inveros*milmente aislarlo del medio por el que +a avan1ado, mediante un /ue'o de
intercam)ios, de seme/an1as, de a.inidades, de in.luencias como suele decirse, pero
tam)i,n cada ve1 m0s, de separaciones de mar'inali1ación, en un aislamiento creciente
a veces a)rupto, a se trate de los contenidos, de las posiciones, di'amos precisamente de
las 9tesis:, o )ien se trate so)re todo de las maneras de +acer, de las pr0cticas socio%
institucionales, del estilo en la escritura como tam)i,n % cueste lo que cueste, que +o en
d*a es muc+o% en las relaciones con el medio universitario, con las representaciones
culturales, pol*ticas, editoriales, period*sticas, a+* donde se empla1an +o en d*a, me parece,
al'unas de las responsa)ilidades m0s 'raves, m0s a'udas, tam)i,n m0s oscuras de un
intelectual.
8o, no es en m* en quien esto pensando al +acer alusión a la traectoria de estos &6 años,
sino m0s )ien en una secuencia mu señala)le dentro de la +istoria de la .iloso.*a .rancesa
de la institución .ilosó.ica .rancesa. 8o vo a tener aqu* los medios, no es ,ste el lu'ar,
para anali1ar esa secuencia. Pero como, por motivos que no dependen sólo del tiempo
limitado de que dispon'o, no es tampoco cuestión de reunir los tra)a/os que les +an sido
sometidos a su consideración en lo que ser*a una presentación en .orma de conclusiones o
de tesis; como, por otra parte, no quiero limitar con una introducción demasiado lar'a la
discusión que de)er0 venir a continuación, +e pensado que podr*a qui10s aventurar al'unas
proposiciones .ra'mentarias preliminares desi'nar al'unos puntos de re.erencia entre los
m0s visi)les a propósito de las intersecciones entre aquella secuencia +istórica ciertos
movimientos o motivos que me +an atra*do, retenido o despla1ado dentro de los l*mites de
mi tra)a/o.
As*, +acia "#6$, re'istr,, como suele decirse, un primer tema de tesis. <o titul, entonces
9<a idealidad del o)/eto literario:. Actualmente ese t*tulo parece e2traño. En un 'rado
menor, a lo era entonces, vo a e2plicarme al respecto en un instante. Reci)ió la
apro)ación de Jean 5ppolite, quien de)*a diri'ir esta tesis, cosa que +i1o cosa que +i1o sin
+acerlo, es decir, como sa)*a +acerlo, como, a mi /uicio, .ue uno de los mu pocos en sa)er
+acerlo, como esp*ritu li)re, li)eral, siempre a)ierto, atento a lo que no era o no era todav*a
inteli'i)le, siempre preocupado por no e/ercer nin'una presión, si no nin'una in.luencia,
de/0ndome ir 'enerosamente adonde me llevaran mis pasos. =uiero aqu* saludar su
memoria recordar todo lo que le de)o a la con.ian1a a los 0nimos que me dispensó, aun
cuando, eso me di/o un d*a, no ve*a )ien adónde i)a o. Era en "#>>, durante un coloquio
en el que particip0)amos los dos en los Estados ?nidos. Tras al'unas o)servaciones
amistosas so)re la con.erencia que o aca)a)a de pronunciar, Jean 5ppolite añad*a:
9Aparte eso, verdaderamente no veo adónde va usted:. @reo +a)erle contestado poco m0s o
menos lo si'uiente: 9Ai viese claramente, por anticipado, adónde vo, creo realmente que
no dar*a un paso m0s para lle'ar all*:. =ui10s pens, entonces que sa)er adónde se va puede
induda)lemente audar a orientarse en el pensamiento, pero no +a +ec+o /am0s dar un paso,
todo lo contrario. (Para qu, ir adonde se sa)e que se va adonde se sa)e uno destinado a
lle'ar- Al recordar +o esta respuesta, no esto se'uro de comprenderla )ien, pero
se'uramente no quer*a decir que nunca veo adónde vo ni que no lo s,, que, en
consecuencia, en esa medida, en la medida en que s,, no es se'uro que +aa dado /am0s un
paso, o, que +aa dic+o al'o.
Eso quiere decir tam)i,n, qui10s, que de ese lu'ar adonde vo s, lo )astante como para
pensar, con un cierto terror, que all* las cosas no marc+an )ien, que, teni,ndolo en cuenta
todo, me/or valdr*a no diri'irse all*. Pero +a 8ecesidad, una .i'ura que +e querido llamar
recientemente 8ecesidad, con la maBscula de un nom)re propio 8ecesidad dice que
siempre +a que rendirse. @on ries'o de no lle'ar. @on ries'o, dice, de no lle'ar. <i)erado
con que no lle'ues. 3=uitte 0 ne pas arriver. =uitte, dit%elle, 0 ne pas arriver. =uitte pour ce
que tu nCarrives pas.4
<a idealidad del o)/eto literario: este t*tulo se entend*a un poco me/or en "#6$, en un
conte2to m0s marcado que +o por el pensamiento de 5usserl. Para m* se trata)a entonces
de ple'ar, m0s o menos violentamente, las t,cnicas de la .enomenolo'*a trascendental a la
ela)oración de una nueva teor*a de la literatura, de ese tipo de o)/eto ideal mu particular
que es el o)/eto literario, idealidad encadenada, +a)r*a dic+o 5usserl, encadenada a la
len'ua, a la len'ua llamada natural, o)/eto no matem0tico o no matemati1a)le, pero
di.erente, sin em)ar'o, de los o)/etos de arte pl0stico o musical, es decir, de todos los
e/emplos privile'iados por 5usserl en sus an0lisis de la o)/etividad ideal. Pues, ten'o que
señalarlo un poco toscamente simplemente, mi inter,s m0s constante, dir*a que anterior
incluso al inter,s .ilosó.ico, si es posi)le, i)a +acia la literatura, +acia la escritura llamada
literaria.
(=u, es la literatura- D en primer lu'ar, (qu, es 9escri)ir:- (@ómo el escri)ir lle'a a
trastornar +asta la cuestión 9qu, es...:- E incluso la cuestión 9qu, quiere decir eso:. Dic+o
de otra manera % +e aqu* el decir de otra manera que me importa)a% (cu0ndo cómo la
inscripción se convierte en literatura qu, pasa entonces- (A qu, a qui,n corresponde
esto- (=u, pasa entre .iloso.*a literatura, ciencia literatura, pol*tica literatura, teolo'*a
literatura, psicoan0lisis literatura, +e aqu* en la a)stracción de su t*tulo la cuestión m0s
insistente. D sin duda se sosten*a en m* so)re un deseo +acia el que asimismo se volv*a la
inquietud: (por qu, .inalmente me .ascina la inscripción, me preocupa, me precede +asta
ese punto-, (por qu, me .ascina la astucia literaria de la inscripción toda la paradó/icidad
ine2pu'na)le de una +uella que no consi'ue sino arre)atarse, )orrarse ella misma en la
consideración de s*, ella misma su propio idioma, el cual para alcan1ar su reali1ación
de)e )orrarse se produce a costa de )orrarse.
A+ora )ien, curiosamente la .enomenolo'*a trascendental pudo serme de auda, en un
primer tiempo, para a'udi1ar al'unas de estas cuestiones que no esta)an entonces tan
a)iertamente practicadas como parecen estarlo +o. En los años 6E, en el momento en que
esta)a todav*a mal reci)ida, en que era poco o demasiado indirectamente conocida en la
universidad .rancesa, la .enomenolo'*a +usserliana parec*a al'o ineludi)le para al'unos
/óvenes .ilóso.os. <a veo todav*a +o en d*a, de otra manera, como una disciplina de ri'or
incompara)le. 8o, so)re todo no, en la versión sartreana o merleau%pontana que
domina)an entonces, sino m0s )ien contra ella, o sin ella, especialmente en aquellos lu'ares
que una cierta .enomenolo'*a .rancesa parec*a a veces evitar, se trate de la +istoria, de la
ciencia, de la +istoricidad de la ciencia, de la +istoria de los o)/etos ideales de la verdad,
por consi'uiente tam)i,n de la pol*tica, incluso de la ,tica. =uisiera recordar aqu*, como un
*ndice entre otros, un li)ro del que a no se +a)la +o, un li)ro cuos m,ritos se pueden
valorar de mu diversas maneras, pero que marcó para al'unos de nosotros, el lu'ar de una
tarea, de una di.icultad, sin duda tam)i,n de un impasse. Ae trata de Fenomenolo'*a
materialismo dial,ctico de Tran Duc T+ao. Tras un comentario que reconstitu*a el proceso
de la .enomenolo'*a trascendental especialmente el paso de la constitución est0tica a la
constitución 'en,tica, el li)ro intenta)a, con un ,2ito menos evidente, a)rir el camino +acia
un materialismo dial,ctico que +ar*a /usticia a ciertas e2i'encias ri'urosas de la
.enomenolo'*a trascendental. @a)e ima'inar cu0les pod*an ser los envites en /ue'o de una
tentativa como ,sa, el ,2ito importa)a menos que lo que se pon*a en /ue'o. Por otra parte,
ciertas conclusiones dial,cticas, dialecticistas de @availl,s, pod*an interesarnos por los
mismos motivos. Es en un espacio marcado, imantado por estos envites en /ue'o
3.ilosó.icos pol*ticos4 como emprend* al principio la lectura de 5usserl, empe1ando con
una Gemoria so)re el pro)lema de la ',nesis en la .enomenolo'*a de 5usserl. Da entonces
Gaurice de Handillac quiso supervisar ese tra)a/o; +ace &> años .orma)a por s* solo mi
tri)unal en su inte'ridad, si recuerdo que se redu/o a la tercera parte del tri)unal para una
tesis de tercer ciclo 3De la 'ramatolo'*a en "#>$4, a la se2ta parte del tri)unal de +o, no
es sólo para e2presarle mi a'radecimiento con esa emoción de la .idelidad que no se puede
comparar a nin'una otra cosa, sino para prometerle que en adelante a no e2tender, m0s
esa parcelación esa división proli.erante. 7sta ser0 mi Bltima de.ensa.
Tras este primer tra)a/o, la Introducción a El ori'en de la 'eometr*a me permitió una
apro2imación a al'o as* como la a2iom0tica impensada de la .enomenolo'*a +usserliana, de
su 9principio de los principios:, a sa)er el intuicionismo, el privile'io a)soluto del presente
viviente, la inatención al pro)lema de su propia enunciación .enomenoló'ica, al discurso
trascendental, como dec*a FinI, a la necesidad de recurrir, dentro de la descripción eid,tica
o trascendental, a un len'ua/e que no pod*a estar sometido ,l mismo a la epo/, %sin ser ,l
mismo simplemente mundano%, as* a un len'ua/e in'enuo /usto cuando era ,ste el que
+ac*a posi)le todos los par,ntesis o las comillas .enomenoló'icas. Esta a2iom0tica
impensada me parec*a que limita)a el desplie'ue de una pro)lem0tica consecuente de la
escritura de la +uella, cua necesidad esta)a desi'nada sin em)ar'o en El ori'en de la
'eometr*a, sin duda por primera ve1 con ese ri'or en la +istoria de la .iloso.*a.
E.ectivamente, 5usserl situa)a el recurso a la escritura en la constitución incluso de los
o)/etos ideales por e2celencia, los o)/etos matem0ticos, pero sin en.ocar % con motivo% la
amena1a que la ló'ica de esta inscripción +ac*a pesar so)re el proecto .enomenoló'ico
mismo. 8aturalmente, todos los pro)lemas ela)orados en la Introducción a El ori'en de la
'eometr*a no +an de/ado de or'ani1ar las investi'aciones que emprend* m0s adelante en
torno a corpora .ilosó.icos, literarios, incluso no%discursivos, especialmente picturales:
pienso por e/emplo en la +istoricidad de los o)/etos ideales, en la tradición, en la +erencia,
en la .iliación o en el testamento, en el arc+ivo, en la )i)lioteca en el li)ro, en la escritura
en la pala)ra viva, en las relaciones entre semiótica lin'J*stica, en la cuestión de la
verdad de lo indecidi)le, en la irreducti)le alteridad que viene a dividir la identidad
consi'o del presente viviente, en la necesidad de nuevos an0lisis concernientes a las
idealidades no%matem0ticas, etc.
Durante los años que si'uieron, desde "#>K a "#>L apro2imadamente, intent, constituir
%especialmente en las tres o)ras pu)licadas en "#>$% al'o que no de)*a, que so)re todo no
de)*a ser un sistema sino una especie de dispositivo estrat,'ico a)ierto, so)re su propio
a)ismo, un con/unto no cerrado, no clausura)le no totalmente .ormali1a)le en re'las de
lectura, de interpretación, de escritura. Tal dispositivo me permitió qui10s revelar, no sólo
en la +istoria de la .iloso.*a en el con/unto socio%+istórico en relación con ,sta, sino
tam)i,n en presuntas ciencias o en discursos sedicentes post%.ilosó.icos entre los m0s
modernos 3en la lin'J*stica, la antropolo'*a, el psicoan0lisis4, revelar a+*, pues, una
evaluación de la escritura, a decir verdad una devaluación de la escritura cuo car0cter
insistente, repetitivo, incluso oscuramente compulsivo, apunta)a a un con/unto de
constricciones de lar'a duración. Estas constricciones se e/erc*an al precio de
contradicciones, de dene'aciones, de decretos do'm0ticos, no se las pod*a locali1ar en un
topos circunscrito de la cultura, de la enciclopedia o de la ontolo'*a. Al sistema no%cerrado
.isurado de esas constricciones, propuse anali1arlo )a/o el nom)re de lo'ocentrismo en su
.orma .ilosó.ica occidental, )a/o el nom)re de .onocentrismo en el 0rea m0s e2tendida de
su imperio. 8aturalmente, o no pod*a ela)orar ese dispositivo esa interpretación sin
privile'iar o m0s )ien sin reconocer e2+i)ir el privile'io del +ilo conductor, o el
anali1ador llamado escritura, te2to, +uella, sin proponer una reconstrucción una
'enerali1ación de estos conceptos: la escritura, el te2to, la +uella, como del /ue'o el
tra)a/o de la di..,rance, cuo papel era a la ve1 constituente desconstituente. Esta
estrate'ia pudo parecer una de.ormación a)usiva %al'unos precipitadamente la llamaron
meta.órica% de las nociones corrientes de escritura, de te2to o de +uella, pudo dar lu'ar,
para quien se aten*a a esas vie/as representaciones interesadas, a todo tipo de
malentendidos. Pero o me +e es.or1ado incansa)lemente en /usti.icar esta 'enerali1ación
sin l*mite, creo que toda ruptura conceptual consiste en trans.ormar, es decir, en de.ormar
una relación acreditada, autori1ada, entre una pala)ra un concepto, entre un tropo lo que
se ten*a inter,s en considerar como un indespla1a)le sentido primitivo, propio, literal o
corriente. Por otra parte, el alcance estrat,'ico retórico de estos 'estos no +a de/ado
nunca de ocuparme despu,s en numerosos te2tos. Todo esto se a'rupó )a/o el t*tulo de la
desconstrucción, la 'r0.ica de la di..,rance, de la +uella, del suplemento, etc., no puedo
desi'narlo aqu* m0s que de manera al'e)raica. <o que propon*a o entonces 'uarda)a una
relación o)licua, desviada, a veces .rontalmente cr*tica con respecto a todo lo que parec*a
entonces dominar el a.loramiento m0s visi)le, el m0s vistoso a veces el m0s .,rtil de la
producción teórica .rancesa que se llama)a sin duda a)usivamente 9estructuralismo:,
)a/o sus di.erentes .ormas. Estas .ormas eran ciertamente mu diversas mu nota)les, en
los dominios de la antropolo'*a, de la +istoria, de la cr*tica literaria, de la lin'J*stica o del
psicoan0lisis, en las relecturas, como se sol*a decir, de Freud o de Gar2. Pero cualquiera
que .uese su indiscuti)le inter,s, en el curso de este per*odo, que .ue tam)i,n
aparentemente el m0s inmóvil de la repB)lica 'aullista, lo que o intenta)a lo que me
tenta)a se manten*a esencialmente +etero',neo a ellas. D, sensi)le como era a todo aquello
con lo que se pa'a)an esas avan1adas, en t,rminos de presuposiciones meta.*sicas, por no
decir nada de lo que .ue, menos visi)lemente, su precio pol*tico, me sum*, a partir de ese
momento, en una especie de retirada, en una soledad que evoco aqu* sin pat+os, como al'o
simplemente evidente, sólo para recordar que, cada ve1 m0s, con respecto a la tradición
acad,mica como a la modernidad esta)lecida % en este caso las dos coinciden% esta soledad
era si'ue siendo considerada como el e.ecto merecido de un +ermetismo un
atrinc+eramiento in/usti.icado. (Aer0 necesario decir que no creo eso en a)soluto, que
interpreto de mu otra manera los considerandos de un veredicto como ,se- Es verdad
tam)i,n que los pensadores vivos que m0s me da)an entonces o que me provoca)an a
pensar % que si'uen +aci,ndolo% no son de los que rompen una soledad, no de los que uno
puede sentirse simplemente pró2imo, no de los que .orman 'rupo o +acen escuela, a se
trate de 5eide''er, de <,vinas o de !lanc+ot, o de otros que no vo a nom)rar, de esos que
se llama e2trañamente los pró2imos que son, m0s que otros, los otros. D que est0n
tam)i,n solos.
Esta)a a claro para m* que la marc+a de mis investi'aciones no podr*a a someterse a las
normas cl0sicas de la tesis. Estas 9investi'aciones: no reclama)an sólo un modo de
escritura di.erente, sino un tra)a/o trans.ormador so)re la retórica, la puesta en escena los
procedimientos discursivos particulares, +istóricamente mu determinados, que dominan el
+a)la universitaria, especialmente ese tipo de te2to que se llama 9tesis:; se sa)e que
todos esos modelos escolares universitarios dictan tam)i,n la le de tantos discursos
presti'iosos, incluso de o)ras literarias o de elocuencias pol*ticas que )rillan .uera de la
universidad. D despu,s, las direcciones en las que me +a)*a comprometido, la naturale1a
la multiplicidad de los corpora, la 'eo'ra.*a la)er*ntica de los itinerarios que me atra*an
+acia lu'ares poco acad,micos, todo eso me persuadió de que a no era tiempo, de que a
decir verdad a no me ser*a posi)le, incluso si lo quisiese, de consi'nar lo que escri)*a en el
volumen )a/o la .orma e2i'ida entonces a la tesis. <a idea misma de presentación t,tica,
de ló'ica posicional u oposicional, la idea de posición, de Aet1un' o de Atellun', lo que
llama)a aqu* al principio la ,poca de la tesis, era una de las pie1as esenciales del sistema
sometido a un cuestionamiento desconstructor. <o que se aventura)a entonces )a/o el t*tulo
sin t*tulo de diseminación trata)a e2pl*citamente, se'Bn modos .inalmente no tem0ticos
no t,ticos, del valor de tesis, de la ló'ica posicional, de su +istoria, de los l*mites de su
derec+o, de su autoridad, de su le'itimidad. Esto no implica)a por mi parte, al menos en
aquel momento, una cr*tica institucional radical de la tesis, de la presentación de tra)a/os
universitarios con vistas a una le'itimación, de la autori1ación por medio de representantes
titulados de la competencia. Ai, a partir de aquel momento, esta)a ciertamente persuadido
de que era necesaria una trans.ormación pro.unda, a decir verdad una inversión en la
institución universitaria, eso no era, claro est0, con vistas a sustituirla con la no%tesis, la no%
le'itimidad, la incompetencia. @reo en este dominio en las transiciones en la ne'ociación
%incluso si ,sta es a veces )rutal acelerada%, creo en la necesidad de una cierta tradición,
en particular por ra1ones pol*ticas que son cualquier cosa menos que tradicionalistas, creo
por otra parte en la indestructi)ilidad de los procedimientos re'lados de le'itimación, de
producción de los t*tulos, de autori1ación de las competencias. 5a)lo aqu* en 'eneral no
necesariamente de la universitas, que es un modelo potente pero mu particular, mu
determinado .inalmente mu reciente para este procedimiento de le'itimación. <a
estructura de la universitas tiene un la1o esencial con el sistema de la ontolo'*a de la
onto%enciclopedia lo'oc,ntrica; desde +ace varios años la indisocia)ilidad entre el
concepto moderno de universidad una cierta meta.*sica me parece que reclama tra)a/os a
los que me +e dedicado en enseñan1as o en ensaos, pu)licados o en curso de pu)licación
acerca de El con.licto de las .acultades, de Mant, acerca de 5e'el, 8iet1sc+e 5eide''er
en su .iloso.*a pol*tica de la universidad. Ai insisto en este tema es porque, dada la
circunstancia la imposi)ilidad en que esto de resumir o presentar conclusiones t,ticas,
creo que de)o interesarme prioritariamente en lo que pasa aqu* a+ora, de lo que quisiera
responder lo m0s claramente lo m0s +onestamente posi)le desde mi lu'ar, mu limitado,
a mi manera.
En "#>$, tan escasamente pon*a o en cuestión la necesidad de una institución as*, en
cualquier caso de su principio 'eneral, si no de su estructura universitaria de su
or'ani1ación de +ec+o, que cre* poder proceder a una especie de compromiso de
partición, de/0ndole su parte a la tesis, al tiempo de la tesis: por una parte, +a)r*a de/ado
que se desarrollase li)remente, al mar'en de las .ormas las normas +a)ituales, un tra)a/o
en el que esta)a comprometido que decididamente no se con.orma)a a tales e2i'encias
universitarias, que ten*a incluso que someter a an0lisis a ,stas, discutirlas, despla1arlas,
de.ormarlas en todas sus implicaciones retóricas o pol*ticas; pero al mismo tiempo por
otra parte, ,sta +a)r*a sido la transacción o la ,poca de la tesis, aislar una pie1a de ese
tra)a/o, una secuencia teórica que /u'ase un papel or'ani1ador, tratarla )a/o una .orma
reci)i)le, si no tranquili1adora, en la universidad. Ae +a)r*a tratado de una interpretación de
la teor*a +e'eliana del si'no, del +a)la la escritura en la semiolo'*a de 5e'el. Ge parec*a
indispensa)le, por motivos que +e e2plicado, especialmente en G0r'enes, proponer una
interpretación sistem0tica. Jean 5ppolite me dio una ve1 m0s su acuerdo este se'undo
tema de tesis quedó, a su ve1, re'istrado.
Esto era, pues, en "#>$. <as cosas estar*an tan enca)estradas so)redeterminadas, que no
puedo ni siquiera empe1ar a decir cómo repercutió en m*, en mi tra)a/o mi enseñan1a, en
mi relación con la institución universitaria con el espacio de la representación cultural ese
acontecimiento que no se sa)e llamar nunca de otra manera que por su .ec+a, "#>L, sin que
se sepa mu )ien a qu, se le llama as*. <o menos que podr*a decir es esto: al'o de mis
anticipaciones se +a con.irmado entonces acelerando un movimiento de ale/amiento. Ge
ale/, entonces m0s deprisa m0s resueltamente por una parte de los lu'ares en los que,
desde el otoño del >L, se recentra)a, reconstitu*a, reconcentra)a precipitadamente el
anti'uo arma1ón, por otra parte, cada ve1 m0s resueltamente, de una escritura 'uiada por
el modelo de la tesis cl0sica, esto es de una preocupación de reconocimiento por parte de
las autoridades acad,micas que, por lo menos en las instancias en las que se concentra)a
o.icialmente maoritariamente su maor poder de evaluación de decisión, me parec*a,
despu,s del >L, demasiado reactiva, demasiado e.ica1 en su resistencia a todo lo que no se
ple'ase a los criterios m0s tranquili1adores de la recepti)ilidad. Tuve de eso m0s de un
si'no, al'unos me concern*an mu personalmente, si di'o que se trata)a tam)i,n de
pol*tica es que en este caso lo pol*tico no tiene sólo la .orma codi.icada de la distri)ución
derec+aNi1quierda. <a .uer1a reproductiva de la autoridad se con.orma m0s .0cilmente a
declaraciones o tesis sedicentes revolucionarias en su contenido codi.icado con tal que se
respeten los ritos de le'itimación, la retórica la sim)ólica institucional que desactiva
neutrali1a todo lo que viene de otra parte. <o irreci)i)le es aquello que, por de)a/o de las
posiciones o las tesis viene a trastornar ese contrato pro.undo, el orden de esas normas,
que lo +ace a en la .orma del tra)a/o, de la enseñan1a o de la escritura.
<a muerte de Jean 5ppolite en "#>L no .ue solamente para m*, como para otros, el
momento de una 'ran triste1a. Tam)i,n marcó, por una e2traña coincidencia, en esa .ec+a
%el otoño de "#>L, .ue realmente el otoño% el .inal de un cierto tipo de pertenencia a la
universidad. @ierto que desde el primer d*a de mi lle'ada a Francia esa pertenencia no
+a)*a sido simple, pero .ue en estos años cuando comprend* me/or +asta qu, punto la
necesidad de la desconstrucción 3por decirlo r0pidamente me sirvo de esta pala)ra que no
+e amado /am0s cua .ortuna me +a sorprendido desa'rada)lemente4 no concern*a en
primer lu'ar a contenidos .ilosó.icos, temas o tesis, .iloso.emas, poemas, teolo'emas,
deolo'emas sino, so)re todo e insepara)lemente a marcos si'ni.icantes, a estructuras
institucionales, a normas peda'ó'icas o retóricas, a las posi)ilidades del derec+o, de la
autoridad, de la evaluación, de la representación en su mercado mismo. Gi inter,s por esas
estructuras de encuadre m0s o menos visi)le, por esos l*mites, esos e.ectos de mar'en o
esas parado/as del )orde, se'u*a respondiendo a la misma cuestión: (cómo est0 inscrita la
.iloso.*a, m0s )ien que se inscri)e ella a s* misma, en un espacio que ella querr*a pero que
no puede dominar, un espacio que la a)re a un otro que no es siquiera su otro, como intent,
+acerlo entender en un T*mpano tan poco +e'eliano como .uese posi)le- @ómo nom)rar la
estructura de este espacio, es al'o que no s,, no s, si puede dar lu'ar a lo que se llama un
sa)er. <lamarlo socio%pol*tico es una trivialidad que no me satis.ace, los m0s necesarios
de los llamados socio%an0lisis si'uen siendo .recuentemente a este respecto mu limitados,
cie'os a su propia inscripción, a la le de sus per.omances reproductivas, a la escena de su
propia +erencia de su auto%autori1ación, en suma a lo que llamar*a su escritura.
5e esco'ido, como pueden ver, con.iarles sin rodeos, si no sin simpli.icación, todas las
incertidum)res, las vacilaciones, las oscilaciones a trav,s de las que +e )uscado la relación
m0s /usta con la institución universitaria, en un plano que no era sólo pol*tico que no
concern*a sólo a la tesis. Distin'uir,, pues, a 'randes ras'os, tres per*odos en el tiempo que
me separa +o del momento en que empec, a a)andonar el proecto de una tesis. 5u)o
primero un per*odo un poco pasivo: la cosa no me interesa)a a muc+o. 5a)r*a tenido que
tomar de nuevo la iniciativa de una nueva .ormulación, entenderse con un nuevo director de
tesis, etc. D como los doctorados so)re la )ase de tra)a/os, que se +a)*an +ec+o posi)le en
le, visi)lemente no eran alentados, es lo menos que se puede decir, me +e separado,
primero un poco pasivamente, repito, de aquellos lu'ares que me parec*an cada ve1 menos
a)iertos a lo que me importa)a. Pero como ten'o que constatar que en ciertas situaciones,
especialmente en aquellas en las que escri)o o escri)o de la escritura, mi o)stinación es
'rande, apremiante para m*, incluso compulsiva cuando le +ace .alta requerir a los caminos
m0s ale/ados, tras las tres o)ras pu)licadas en "#$& +e se'uido practicando la misma
pro)lem0tica, la misma matri1 a)ierta 3a)ierta a las cadenas de la +uella, de la di..,rance,
de los indecidi)les, de la diseminación del suplemento, del in/erto, del +men, del parer'on,
etc.4 en dirección a con.i'uraciones te2tuales cada ve1 menos lineares, a .ormas ló'icas
tópicas incluso tipo'r0.icas m0s arries'adas, cruce de corpora, me1cla de ',neros o modos,
Oec+sel der TPne, s0tira, ter'iversación, in/erto, +asta el punto de que todav*a +o, aun
cuando est0n pu)licados desde +ace años, no +e osado, no +e considerado oportuno
inscri)irlos aqu* entre los tra)a/os a de.ender como doctorado. Esto a.ecta tam)i,n a Hlas, a
pesar de que a+* se prose'u*a el proecto 'ramatoló'ico, la e2plicación con la ar)itrariedad
del si'no la teor*a de la onomatopea se'Bn Aaussure as* como con la Au.)e)un'
+e'eliana, la relación entre lo indecidi)le, la dial,ctica lo indecidi)le, el concepto de
.etic+ismo 'enerali1ado, el arrastre del discurso de la castración +acia una diseminación
a.irmativa +acia otra retórica del todo de la parte, la reela)oración de una pro)lem0tica
del nom)re propio de la .irma, del testamento del monumento, muc+os otros motivos
m0s: todo eso era realmente la e2pansión de tentativas anteriores. <o mismo dir*a de otras
o)ras que +e de/ado deli)eradamente al mar'en de esta de.ensa, como Espolones, los
estilos de 8iet1sc+e o <a tar/eta postal que e2tienden sin em)ar'o a su manera una lectura
3de Freud, de 8iet1sc+e de al'unos otros4 emprendida anteriormente, la desconstrucción
de una cierta +ermen,utica as* como de una teori1ación del si'ni.icante de la letra con su
autoridad su poder institucional 3me re.iero aqu* tanto al apartado psicoanal*tico como a
la universidad4, el an0lisis del lo'ocentrismo .alo'ocentrismo, concepto con el que +e
intentado señalar, en el an0lisis, la indisocia)ilidad esencial de .alocentrismo del
lo'ocentrismo, de locali1ar sus e.ectos en todas partes donde pod*a descu)rirlos %pero
est0n en todas partes, tam)i,n all* donde se mantienen i'norados.
<a e2pansión de estos te2tos que se ocupan de te2tualidad pod*a parecer anamór.ica o
la)er*ntica, o una cosa otra, pero lo que la +ac*a casi impresenta)le en particular como
tesis era menos la multiplicidad de contenidos, de conclusiones de posiciones
demostrativas que, me parece, los actos de escritura la escena per.ormativa a las que
ten*an que dar lu'ar, de las que son insepara)les, en consecuencia di.*cilmente
representa)les, trasporta)les traduci)les en otra .orma; esta)an inscritos en un espacio
que a no se pod*a, que o mismo a no pod*a identi.icar, clasi.icar )a/o la cate'or*a de la
.iloso.*a o de la literatura, de la .icción o de la no%.icción, etc., so)re todo en el momento en
que el compromiso que otros llamar*an auto)io'r0.ico de estos te2tos tra)a/a)a la idea
misma de lo auto)io'r0.ico la tras.er*a a lo que la necesidad de la escritura, de la +uella,
del resto, etc., pod*a plantear como m0s desconcertante, indecidi)le, retorcido, o
desesperante. D puesto que aca)o de +acer alusión a la estructura per.ormativa, preciso de
paso que, por las mismas ra1ones, +e sustra*do al corpus de la tesis, entre )astantes otros
ensaos, un de)ate que tuve en los Estados ?nidos con un teórico de los speec+ acts, Jo+n
Aearle, en un opBsculo que +e titulado <imited Inc.
Durante un primer per*odo, del >L al $Q, me +e limitado as*, simplemente, a descuidar la
tesis. Pero en los años si'uientes decid* deli)eradamente % cre*a mu sinceramente que era
para siempre% no de.ender la tesis. Pues aparte de las ra1ones que +e evocado +ace un
momento que me parec*an cada ve1 m0s se'uras, emprend* desde "#$Q, con ami'os,
cole'as, estudiantes alumnos de instituto, un tra)a/o que me atrevo a llamar un com)ate
de lar'o aliento que concierne directamente a la institución .ilosó.ica, especialmente en
Francia, en primer t,rmino en una situación determinada desde +ac*a tiempo, pero
tam)i,n a'ravada en "#$6 por una pol*tica cuo desenlace ser*a %o ser0, se puede temer% la
destrucción de la enseñan1a de la investi'ación .ilosó.ica, con todo lo que esto supone o
mueve en el pa*s. Para aquellas para aquellos que, como o, tra)a/aron en or'ani1ar el
Hroupe de Rec+erc+es sur lCEnsei'nement P+ilosop+ique 3HREP54, +ace a+ora un año,
para todos nosotros esa tarea era la m0s ur'ente, la responsa)ilidad inelucta)le. Preciso:
ur'ente e inelucta)le en los lu'ares que +a)itamos %la enseñan1a, o la investi'ación
.ilosó.ica, lu'ares a los que no podemos ne'ar que pertenecemos en los que nos
encontramos inscritos. Pero claro est0, +a otras ur'encias, este espacio .ilosó.ico no es el
Bnico para el pensamiento, ni el primero en el mundo, ni el m0s determinante, por e/emplo
en cuanto a la pol*tica. 5a)itamos tam)i,n en otro lu'ar, +e intentado siempre no olvidarlo,
por otro lado eso mismo no permite que se le olvide. Adem0s, lo que pon*amos en
cuestión en el HREP5 en cuanto a la enseñan1a .ilosó.ica no se lo pod*a separar, a esto
+emos estado siempre mu atentos, de todas las dem0s relaciones de .uer1a cultural,
pol*tica, de otro tipo, en el pa*s en el mundo.
En todo caso, a mis o/os, la participación en los tra)a/os en las luc+as del HREP5 de)*a
ser tan co+erente como .uese posi)le con lo que o intenta)a escri)ir por otra parte, incluso
si los t,rminos intermedios entre las dos necesidades no siempre eran cómodos
mani.iestos. Ten*a que decirlo aqu*: aunque entre los tra)a/os que les +an sido presentados
no +e inscrito ni los te2tos que +e .irmado o que preparo como militante del HREP5, ni a
.ortiori, las acciones colectivas en las que +e participado o que +e suscrito a ese t*tulo, las
considero insepara)les, di'amos que en esp*ritu, de mis otros actos pB)licos %de las otras
pu)licaciones especialmente. D el 'esto que +a'o +o, le/os de si'ni.icar al'Bn a)andono a
este respecto espero por el contrario que +ar0 posi)les otros compromisos u otras
responsa)ilidades dentro de la misma luc+a.
=ueda que durante este se'undo per*odo, a partir del $Q apro2imadamente, +e cre*do con
ra1ón o sin ella que no era ni co+erente ni desea)le ser candidato a al'Bn nuevo t*tulo o
nueva responsa)ilidad acad,mica. 8i co+erente dado el tra)a/o de cr*tica pol*tica en el que
participa)a, ni desea)le en un pequeño .orum m0s interior, m0s privado donde a trav,s de
toda una esceno'ra.*a de s*m)olos, de representaciones, de .antasmas, de trampas de
estrata'emas sin .in, una ima'en de s* se cuenta todo tipo de +istorias, intermina)les e
inenarra)les. As* cre* decidir que sin cam)iar a m0s en mi situación universitaria, se'uir*a
+aciendo )ien o mal lo que +a)*a +ec+o +asta entonces, desde el lu'ar en que esta)a
inmovili1ado, sin sa)er me/or, sin duda menos )ien que nunca, adónde i)a. 8o es
insi'ni.icante, creo, que durante este per*odo, la maor parte de los te2tos que +e pu)licado
pusiesen el acento m0s insistente, sino el m0s nuevo en la cuestión del derec+o de lo
propio, del derec+o de propiedad, del derec+o de las o)ras, de la .irma del mercado, del
mercado de la pintura o m0s 'eneralmente de la cultura de sus representaciones, de la
especulación so)re lo propio, so)re el nom)re, so)re el destino la restitución, so)re todos
los )ordes estructuras institucionales de los discursos, so)re los aparatos editoriales los
media. Da se trate de lo que +e anali1ado como la ló'ica del parer'on o la estrictura en
cordón del dou)le )ind, a se trate de las pinturas de Ran Ho'+, de Adami o de Titus
@armel, de la meditación so)re el arte de Mant, 5e'el, 5eide''er, !en/amin 3en <a verdad
en pintura4, a se trate de intentar nuevas cuestiones con el psicoan0lisis 3por e/emplo, en lo
que +e podido intercam)iar con los tra)a/os +o en d*a tan vivos de 8icol0s A)ra+am de
Gario ToroI4, en todos esos casos me preocupa)a cada ve1 m0s la necesidad de reela)orar,
)a/o nuevos planteamientos, las cuestiones consideradas cl0sicamente institucionales.
5a)r*a deseado a este respecto poner de acuerdo un discurso una pr0ctica, como suele
decirse, con las premisas de un traecto anterior. De +ec+o, sino de derec+o, esto no era
siempre .0cil, ni siempre posi)le, a veces mu oneroso en muc+os escenarios.
Del tercer Bltimo per*odo, ,ste en el que me encuentro aqu* mismo, sólo puedo decir
mu poco. 5ace sólo al'unos meses, teniendo en cuenta un nBmero mu 'rande de
elementos de naturale1a diversa que no puedo anali1ar aqu*, +e lle'ado a la conclusión de
que todo lo que +a)*a /usti.icado mi resolución anterior 3en lo que se re.iere a la tesis, claro
est04 corr*a el ries'o de no valer a para los años pró2imos. D que en particular por las
ra1ones incluso de pol*tica institucional que +asta este momento me +a)*an retenido, era
me/or qui10s, di'o qui10s, prepararse para al'una nueva movilidad. D como muc+as
veces, como siempre son conse/os amistosos de tal o cual, que est0n aqu*, delante o detr0s
m*o, los otros, siempre los otros, son ellos quienes +an arrancado en m* una decisión que o
no +a)r*a sa)ido tomar solo. Pues no sólo no esto se'uro, no lo esto /am0s, de tener
ra1ón en dar este paso, sino que no esto se'uro de ver con toda claridad lo que me
resuelve a darlo. =ui10s porque empe1a)a un poco demasiado a sa)er no adónde i)a, sino
dónde esta)a, no dónde +a)*a lle'ado sino dónde me +a)*a parado.
5e empe1ado diciendo que esta)a como privado de vo1. <o +an entendido ustedes )ien, no
era m0s que una manera de +a)lar, pero no era .also. Pues la captatio a la que aca)o de
dedicarme no era sólo demasiado codi.icada demasiado narrativa %la crónica de tantas
anacron*as%, es que era tan po)re como un si'no de puntuación, dir*a incluso un apóstro.e
en un te2to inaca)ado. D so)re todo, so)re todo +a resonado todav*a demasiado como el
)alance de un c0lculo, una auto/usti.icación, un autosostenerse, una autode.ensa 3en los
Estados ?nidos se dice en lu'ar de soutenance de t+ese de.ensa de la tesis4. En ella +an
o*do +a)lar demasiado de estrate'ias. Estrate'ia es una pala)ra de la que +e a)usado qui10s
en tiempos, tanto m0s porque era siempre para precisar al .inal, de manera aparentemente
contradictoria con el ries'o de cortar la +ier)a )a/o mis pies %cosa que casi nunca de/o de
+acer% que era una estrate'ia sin .inalidad. <a estrate'ia sin .inalidad %pues me sosten'o en
ella ella me sostiene%, la estrate'ia aleatoria de quien con.iesa no sa)er adónde va, no es
pues .inalmente una operación de 'uerra ni un discurso de la )eli'erancia. =uerr*a que
.uese tam)i,n, como la precipitación sin rodeo +acia el .in, una 'o1osa contradicción de s*,
un deseo desarmado, es decir, una cosa mu vie/a mu astuta pero que tam)i,n aca)a de
nacer, que 'o1a estando inde.ensa.
Jacques Derrida
* Este te2to .ue presentado en la sesión de de.ensa de la tesis, )asada en las o)ras
pu)licadas, que tuvo lu'ar en la ?niversidad de la Aor)onne, el & de /unio de "#LE, ante un
tri)unal .ormado por los pro.esores Au)enque, De Handillac, Desanti, Jol, <ascault
<,vinas.