You are on page 1of 11

Contenido

3.1.- EL DERECHO A LA INFORMACION ........................................ 2
3.2.- LOS PROBLEMAS DE SU SISTEMATIZACION ........................ 2
3.3.- EL REGIMEN JURIDICO DE LA INFORMACION EN MEXICO . 3
3.4.- MARCO CONSTITUCIONAL ...................................................... 4
3.5.- LIBERTAD DE EXPRESION ....................................................... 4
3.6.- DERECHO DE PETICION ........................................................... 6
3.7.- LAS TELECOMUNICACIONES .................................................. 8













3.1.- EL DERECHO A LA INFORMACION
El acceso a la información es el derecho que tiene toda persona de buscar,
recibir y difundir información en poder del gobierno. Las Naciones Unidas, en una
de sus primeras asambleas generales afirmó que: “la libertad de información es un
derecho fundamental y... la piedra angular de todas las libertades a las que están
consagradas las Naciones Unidas”.
En otras palabras, es un derecho instrumental que puede ser utilizado para
garantizar el cumplimiento de otros derechos esenciales del ser humano. También
todos tenemos derecho a ser informados como por ejemplo las noticias una buena
fuente de información que les ha servido a muchas personas tanto ahora como les
va a servir en el futuro
En la actualidad, la extensión del dominio público ha sido objeto de ataques
en los últimos años, ya que vendedores de bases de datos han ampliado los
derechos de autor y leyes contractuales para eliminar conceptos como el uso
legítimo.
3.2.- LOS PROBLEMAS DE SU SISTEMATIZACION
El tratamiento del fenómeno de la información por parte del derecho es un
problema complejo. Baste considerar la naturaleza inmaterial de la información, la
complejidad del proceso informativo contemporáneo, o el carácter transnacional
de sus flujos. Además, a las numerosas normas aplicables a los procesos de
información se encuentran dispersas y carecen de un principio que permita
sistematizarlas.
Las disposiciones en materia de información tienen una extrema variedad
en su objeto, contenido, origen, inspiración, funciones y naturaleza; se encuentran
en instrumentos de naturaleza constitucional, administrativa, civil, penal,
comercial, laboral, electoral e internacional; fueron redactadas en momentos
distintos y con frecuencia sus contenidos están completamente rebasados por la
realidad económica, tecnológica y social.
Desde el punto de vista doctrinal, tampoco existe en sentido estricto un
“derecho de la información” aunque los esfuerzos se han multiplicado en los años
recientes, aun no se elabora un cuerpo organizado de principios que permitan
sistematizar el estudio de las normas jurídicas en materia de la información. En la
mayoría de los casos su estudio responde a tipologías ad hoc que describen la
situación en países y circunstancias específicas.
3.3.- EL REGIMEN JURIDICO DE LA INFORMACION EN
MEXICO
En México, como en otros países, existe un número importante de
disposiciones, generales o particulares, con contenido y objetivos distintos, incluso
contradictorios, que conforman el régimen jurídico de la información. Estas
disposiciones no tienen unidad alguna ni responden a un mismo principio.
Además, respecto a otros países, se tienen lagunas muy importantes en materia
tales como las obligaciones informativas del Estado, el estatuto de las empresas y
los profesionales de la información, así como el régimen de responsabilidad.
En otras palabras, la disposición en materia de información en México no
responde a una visión de conjunto del manejo de la información. Se han expedido
en el curso de los años, para responder a los intereses más diversos, y con
concepciones distintas sobre su objeto y alcance. Sobre todo, por distintas
razones, las omisiones son las más preocupantes en esta materia.
Por otra parte, la interpretación y aplicación de la legislación en materia de
la información por los tribunales han sido muy limitadas. Esto se debe en parte a la
falta de ejercicio de acciones de los particulares ante los tribunales. Pero también
debe señalarse que, como se demostrara adelante, cuando se han ejercido
acciones jurisdiccionales, los tribunales han adoptado en general una actitud muy
conservadora, inhibiendo con ello la posibilidad de un desarrollo jurisprudencial de
los principios contenidos en la legislación.
La situación que guarda la legislación y la jurisprudencia mexicanas en
materia de la información, se explica sobre todo por la ausencia de una política de
comunicación social que permita estructurar de manera coherente el régimen
jurídico de la información. Lo anterior sólo podrá alcanzarse mediante un
consenso político acerca de los objetivos, las funciones, los medios y las garantías
de la información, el cual debería tomar en cuenta las condiciones económicas y
tecnológicas de la información, en particular la existencia de redes de la
información a escala global. Este consenso podría entonces traducirse en las
medidas legislativas o reglamentarias correspondientes.
En México, a pesar de los largos e intensos debates que han tenido y tienen
lugar respecto de la regulación de la información, aun no se logra establecer el
consenso que permita una revisión y reformulación de la legislación vigente en la
materia.
3.4.- MARCO CONSTITUCIONAL
El punto de partida del examen del marco jurídico de la información será las
normas de la Constitución Política de los Estados Unidos mexicanos que regulan
esta materia. Se analizará en primer lugar las libertades tradicionales de prensa e
imprenta, para considerar después las implicaciones jurídicas de la reforma
constitucional de 1977 a la parte final del artículo 6 de la Constitución y que
introdujo en el derecho mexicano el derecho de la información. Vale la pena
apuntar dese ahora que de acuerdo con la concepción del autor, el derecho de la
información es la reformulación jurídica de las libertades tradicionales de
expresión e imprenta para adaptarlas a las nuevas condiciones de la información a
finales del siglo xx
3.5.- LIBERTAD DE EXPRESION
La libertad de expresión es un derecho fundamental o un derecho
humano, señalado en el artículo 19º de la Declaración Universal de los Derechos
Humanos de 1948, y las constituciones de los sistemas democráticos, también lo
señalan. De ella deriva la libertad de imprenta también llamada libertad de prensa.
El derecho a la libertad de expresión es definido como un medio para la
libre difusión de las ideas, y así fue concebido durante la Ilustración.
Para filósofos como Montesquieu, Voltaire y Rousseau la posibilidad del disenso
fomenta el avance de las artes y las ciencias y la auténtica participación política.
Fue uno de los pilares de la Guerra de la Independencia de los Estados
Unidos (Primera Enmienda) y la Revolución francesa, hechos que revolvieron las
cortes de los demás estados occidentales.
Otro argumento clásico, asociado a John Stuart Mill, es que es esencial
para el descubrimiento de la verdad. Oliver Wendell Holmes Jr. y Louis Brandeis,
famosos juristas estadounidenses, acuñaron el argumento del mercado de ideas.
Según esta analogía con la libertad de comercio, la verdad de una idea se revela
en su capacidad para competir en el mercado. Es decir, estando en igualdad de
condiciones con las demás ideas (libertad de expresión), los individuos apreciarán
qué ideas son verdaderas, falsas, o relativas. Este argumento ha sido criticado por
suponer que cualquier idea cabría en el mercado de ideas. Y aun así, el que unas
ideas tengan mayores medios de difusión las impondría sobre otras, al margen de
la verdad. La alternativa a esta debilidad del mercado de ideas sería la
persecución de la falsedad. Pero esta presenta su propia debilidad, ¿cómo saber
si se está en lo cierto si se persigue la opinión disidente? Incluso si pudiéramos
tener la certeza de la verdad de una opinión, la existencia de opiniones disidentes
permite poner a prueba, mantener viva y fundamentada la opinión verdadera y
evita así que se convierta en dogma o prejuicio infundado.
Lo cierto es que esta metáfora se presta a equívocos, y Mill no comparó la
libertad de expresión con un mercado. En Sobre la libertad (1859) apelaba a la
libertad para exponer y discutir con el fin del conocimiento. Esto implica unas
normas implícitas de conducta que aseguren el mutuo respeto entre los ponentes.
3.6.- DERECHO DE PETICION
El derecho de petición es un derecho que la Constitución nacional en su
artículo 23 ha concedido a los ciudadanos para que estos puedan presentar
peticiones a las autoridades, para que se les suministre información sobre
situaciones de interés general y/o particular.
TEXTUALMENTE EL ARTÍCULO 23 DE LA CONSTITUCIÓN NACIONAL
CONTEMPLA:
“Toda persona tiene derecho a presentar peticiones respetuosas a las
autoridades por motivos de interés general o particular y a obtener pronta
resolución. El legislador podrá reglamentar su ejercicio ante organizaciones
privadas para garantizar los derechos fundamentales”.
El artículo 5 del Código contencioso administrativo, viene a desarrollar este
principio constitucional en los siguientes términos:
Peticiones escritas y verbales. Toda persona podrá hacer peticiones
respetuosas a las autoridades, verbalmente o por escrito, a través de cualquier
medio.
LAS ESCRITAS DEBERÁN CONTENER, POR LO MENOS:
1. La designación de la autoridad a la que se dirigen.
2. Los nombres y apellidos completos del solicitante y de su representante
legal o apoderado, si es el caso, con indicación del documento de identidad
y de la dirección.
3. El objeto de la petición.
4. Las razones en que se apoya.
5. La relación de documentos que se acompañan.
6. La firma del peticionario, cuando fuere el caso.
Si quien presenta una petición verbal afirma no saber o no poder escribir y
pide constancia de haberla presentado, el funcionario la expedirá en forma
sucinta.
Las autoridades podrán exigir, en forma general, que ciertas peticiones se
presenten por escrito. Para algunos de estos casos podrán elaborar formularios
para que los diligencien los interesados, en todo lo que les sea aplicable, y añadan
las informaciones o aclaraciones pertinentes.
A la petición escrita se podrá acompañar una copia que, autenticada por el
uncionario respectivo, con anotación de la fecha de su presentación y del número
y clase de los documentos anexos, tendrá el mismo valor legal del original y se
devolverá al interesado. Esta autenticación no causará derecho alguno a cargo del
peticionario.
ALCANCE DEL DERECHO DE PETICIÓN.
Los particulares pueden solicitar y tener acceso a la información y
documentación que repose en las diferentes entidades, siempre y cuando no se
trate de información que por ley, no tengan el carácter de reservados, caso en los
cuales no procede el derecho de petición.
TIPOS DE PETICIONES QUE SE PUEDEN FORMULAR.
Mediante un derecho de petición se puedan hacer las siguientes peticiones:
 Quejas, cuando ponen en conocimiento de las autoridades conductas
irregulares de empleados oficiales o particulares a quienes se ha
atribuido o adjudicado la prestación de un servicio público.
 Reclamos, cuando se da a las autoridades noticia de la suspensión
injustificada o de la prestación deficiente de un servicio público.
 Manifestaciones, cuando hacen llegar a las autoridades la opinión del
peticionario sobre una materia sometida a actuación administrativa.
 Peticiones de información, cuando se formulan a las autoridades para
que estas:
 Den a conocer cómo han actuado en un caso concreto.
 Permitan el acceso a los documentos públicos que tienen en su poder.
 Expidan copia de documentos que reposan en una oficina pública.
 Consultas, cuando se presentan a las autoridades para que manifiesten
su parecer sobre materias relacionadas con sus atribuciones.
TERMINO DE QUÉ DISPONEN LAS AUTORIDADES PARA DAR
RESPUESTA A LOS DERECHOS DE PETICIÓN.
Como máximo, las autoridades a quienes se les presente un derecho de
petición, deben responder dentro de los siguientes plazos:
Quince (15) días para contestar quejas, reclamos y manifestaciones.
Diez (10) días para contestar peticiones de información.
Treinta (30) días para contestar consultas.
En el caso que las autoridades no den respuesta a las peticiones
solicitadas, los funcionarios responsables de dar respuesta, pueden ser objeto de
sanciones disciplinarias, pues se incurre en causal de mala conducta.
ACCIÓN DE TUTELA PARA PROTEGER EL DERECHO DE PETICIÓN.
Cualquier ciudadano que considere que por acción u omisión de las autoridades o
de los particulares que presten un servicio público o actúen o deban actuar en
desarrollo de funciones públicas, vulneren o amenacen el derecho constitucional
de petición, puede recurrir a la acción de tutela para reclamar ante los jueces la
protección inmediata de su derecho constitucional.
3.7.- LAS TELECOMUNICACIONES
Una telecomunicación es toda transmisión y recepción de señales de
cualquier naturaleza, típicamente electromagnéticas, que
contengan signos, sonidos, imágenes o, en definitiva, cualquier tipo
de información que se desee comunicar a cierta distancia.
1

Por metonimia, también se denomina telecomunicación (o telecomunicaciones,
indistintamente)
nota 1
a la disciplina que estudia, diseña, desarrolla y explota
aquellos sistemas que permiten dichas comunicaciones; de forma análoga,
la ingeniería de telecomunicaciones resuelve los problemas técnicos asociados a
esta disciplina.
Las telecomunicaciones son una infraestructura básica del contexto actual.
La capacidad de poder comunicar cualquier orden militar o política de forma casi
instantánea ha sido radical en muchos acontecimientos históricos de la Edad
Contemporánea —el primer sistema de telecomunicaciones moderno aparece
durante la Revolución Francesa—. Pero además, la telecomunicación constituye
hoy en día un factor social y económico de gran relevancia. Así, estas tecnologías
adquieren una importancia propia si valoramos su utilidad en conceptos como
la globalización o la sociedad de la información y del conocimiento; que se
complementa con la importancia de las mismas en cualquier tipo de
actividad mercantil, financiera, bursátil o empresarial. Los medios de comunicación
de masas también se valen de las telecomunicaciones para compartir contenidos
al público, de gran importancia a la hora de entender el concepto de sociedad de
masas.
La telecomunicación incluye muchas tecnologías como
la radio, televisión, teléfono y telefonía móvil, comunicaciones de datos, redes
informáticas o Internet. Gran parte de estas tecnologías, que nacieron para
satisfacer necesidades militares o científicas, ha convergido en otras enfocadas a
un consumo no especializado llamadas tecnologías de la información y la
comunicación, de gran importancia en la vida diaria de las personas, las empresas
o las instituciones estatales y políticas.







MATERIA:
TALLER DE LEGISLACION INFORMATICA

UNIDAD: 3

TEMA:
DERECHO DE LA INFORMACION Y LOS DATOS
PERSONALES

PRESENTA:
RUIZ MORALES XAYCA ELIZETH
ANTONIO JIMENEZ SANDYBEL
MARIN LEON DIANA IRIS
MATUZ MENDOZA ALAN GIRES
RODRIGUEZ CORTES MIGUEL ANTONIO


CATEDRATICO:
PERALTA GONZALES LORENA

ESPECIALIDAD:
ING. EN INFORMATICA.


SEMESTRE: 6 GRUPO: “S”


Juchitán de Zaragoza, Oax., A 9 de Junio del 2014

S.E.P. S.E.I.T. D.G.I.T.
INSTITUTO TECNOLOGICO
Del Istmo