You are on page 1of 32

La creatividad en una cultura conformista

Un desafío a las masas


Robert J. Sternberg y Todd I. Lubart
Paidós, 1997
Nº de páginas: 333
Resumen y traducción: M Teresa Rodríguez de Castro

COMENTARIO
Este libro trata del proceso creativo, desde los primeros pasos de una idea. Se basa en los
conceptos de "creatividad" e "inteligencia". Sternberg describe a la persona creativa, y
utiliza ejemplos procedentes del mundo de los negocios, la educación, la política y las
artes para explicar el método intuitivo que suelen utilizar las personas creativas para
anticiparse a la creación de productos e ideas. El libro también aborda el papel que
desempeñan la inteligencia y el poder

INDICE
CAPITULO 1. La naturaleza de la creatividad
Los psicólogos generalmente están de acuerdo en que para ser creativo se necesita
generar ideas que sean relativamente nuevas, apropiadas y de alta calidad (Sternberg,
1988b). A fin de ser creativas, las personas tienen que actuar como si fueran buenos
inversores: tienen que “comprar a la baja y vender al alza”. “Compran a la baja” al
rechazar las ideas convencionales actualmente populares que otros compran, en lugar de
proponer y defender ideas frescas. Este individuo luego “vende al alza” cuando la idea
“comprada” a un “precio bajo” alcanza valor en sociedad, a medida que otros, finalmente,
reconocer su valor y se suben al carro. ¿Qué tipo de recursos son necesarios para ser
creativo? Ser un buen inversor en el mercado de las ideas.
En el enfoque de los autores, existe una distinción entre el potencial creativo y la
realización creativa. Se centran en el último aspecto. El potencial creativo puede
permanecer latente a menos que se manifiesta de alguna forma observable.

La investigación de los autores señala la existencia de seis recursos personales que son
necesarios para producir un trabajo creativo:
-LA INTELIGENCIA. La inteligencia sintética, analítica y práctica-la habilidad de ver las cosas
de nuevas maneras o de modos no fijos, redefinir los problemas y poner las cosas del
derecho; estructurar los problemas, asignar recursos y evaluar ideas; y promover una idea
y utilizar la reacción de otras-son esenciales para hacer un trabajo creativo.
-EL CONOCIMIENTO. En el mundo de las ideas es preciso conocer gran cantidad de cosas
acerca del ámbito en el que uno espera ser creativo.
-LOS ESTILOS DE PENSAMIENTO. Consisten en cómo se utiliza o explora la propia
inteligencia. No son habilidades sino más bien modos en los que uno escoge comprometer
y utilizar esas habilidades.
-LA PERSONALIDAD. La creatividad implica rasgos de personalidad, como por ejemplo, el
ser capaz de asumir riesgos, querer dar testimonio, o tener sentido del humor.
-LA MOTIVACIÓN. Las personas creativas están fuertemente motivadas intrínsecamente
por una vinculación con el trabajo o la obra en cuestión. -EL CONTEXTO
MEDIOAMBIENTAL. Ciertos medios nutren la creatividad, mientras otros la aplastan. Un
marco que estimula las ideas creativas, las alienta cuando son presentadas y recompensa
una amplia gama de ideas y comportamientos, seguramente fomentará un pensamiento
original e inconformista.
CAPITULO 2. ¿Qué es la creatividad y quién la necesita?
Describimos un producto como creativo cuando es original y apropiado. Un producto es
original cuando estadísticamente es poco común, cuando es diferente de los productos
que otras personas tienden a producir. Un producto debe desempeñar también cierta
función, debe ser una respuesta apropiada a cierta pregunta, tiene que ser útil. A la
originalidad y la adecuación hay que añadir la calidad y la importancia. Describimos a una
persona como creativa cuando de manera regular produce productos creativos.
CAPITULO 3. Una perspectiva de la creatividad como inversión
“Comprar a la baja y vender al alza” es el sine qua non de una realización creativa
fructífera. Comprar a la baja significa adoptar activamente ideas que son desconocidas o
que carecen del favor pero que, sin embargo, contienen un potencial de desarrollo.
Vender al alza implica pasar a nuevos proyectos cuando una idea o producto se ha
valorado y produce una ganancia significativa. ¿Por qué las personas tienen tendencia a
“comprar al alza”, siguiendo y dando continuidad sólo a ideas que son obvias, caminos
habitualmente utilizados para abordar un problema? La clave pueden ser los riesgos.
Comprar a la baja en cualquier ámbito comporta contraer riesgos, ya que el ámbito, el
producto o la idea en los que se invierte puede que nunca se revaloricen. La aversión al
riesgo puede identificarse finalmente con una baja tolerancia al fracaso.

CAPITULO 4. Consecuencias de la perspectiva de la inversión
La teoría de la inversión tiene varias consecuencias:

-cualquiera puede hacerlo (en cierto sentido, la creatividad es un estado mental: aquel
que una persona puede escoger adoptar),
-comprar a la baja y vender al alza es un modo de vida,
-lo que se considera que es creativo difiere no sólo con el tiempo sino de un lugar a otro,
-el truco es saber cuándo las cosas realmente se encuentran a la baja y cuándo realmente
están al alza,
-puedes comprar cualquier cosa que se venda a la baja,
-espero ser ignorado o incluso ser activamente criticado,
-necesitamos el valor para luchar por lo que creemos.

CAPITULO 5. El papel de la inteligencia en la creatividad
Según la teoría triárquica, la inteligencia tiene tres partes-una sintética, otra analítica y
otra práctica-, cada una de las cuales participa activamente en la creatividad.

EL PAPEL SINTÉTICO DE LA INTELIGENCIA: GENERAR IDEAS. Es la parte de la proposición de
las ideas. Tanto la capacidad de las personas para redefinir los problemas como la
intuición se pueden medir.

EL PAPEL ANALÍTICO DE LA INTELIGENCIA: LOS FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN DE
PROBLEMAS. Es la parte de reconocer y estructurar las ideas, asignarles recursos y evaluar
la calidad de las ideas. Son necesarias una serie de habilidades analíticas para resolver
cualquier problema: reconocimiento y definición del problema, optar por cómo
representar mentalmente la información relativa a un problema, formular una estrategia y
asignar recursos para solucionar un problema, control y evaluación de la resolución de
problemas.

EL PAPEL PRÁCTICO DE LA INTELIGENCIA: HACER QUE LAS BUENAS IDEAS FUNCIONEN.
Hay que saber de qué modo promocionar y refinar las ideas propuestas, tomando como
base las críticas que se reciben de los demás. Porque la creatividad es algo que se
construye socialmente-el trabajo creativo lo es en virtud de las personas que lo designan
como tal-no podemos hablar de creatividad fuera del contexto social.

CAPITULO 6. El papel del conocimiento en la creatividad
En el mundo de las ideas es importante conocer gran cantidad de cosas acerca del ámbito
en el que uno espera ser creativo. El conocimiento puede dividirse en dos clases, el formal
y el informal. Ambos son importantes para la creatividad.

El conocimiento formal es el saber de una disciplina o trabajo que aprendemos en los
libros, las conferencias y a través de otros medios directos de enseñanza. Este saber
puede constar de hechos, principios, valores estéticos, opiniones sobre una cuestión, o en
el saber de las técnicas y los paradigmas generales. El conocimiento, en primer lugar,
ayuda a que una persona produzca una obra que es innovadora en un dominio particular.
En segundo lugar, también fomenta la creatividad, ayuda a una persona a ir
contracorriente. En tercer lugar, ayuda a la producción de un trabajo de alta calidad, que
es tomado en consideración en los juicios que se expresa acerca de la creatividad. En
cuarto lugar, el conocimiento, en su forma práctica, puede permitir que una persona
concentre los recursos mentales en las nuevas ideas y no en las que son básicas.
Finalmente, el saber puede ayudar a que una persona observe y utilice los
acontecimientos fortuitos como una fuente de ideas creativas.
El conocimiento informal es el saber que recogemos acerca de una disciplina o de un
trabajo a partir del tiempo que dedicamos a ese ámbito. El conocimiento informal impacta
en la vida diaria. Muchas personas dejan escapar las oportunidades que se le presentan en
la vida porque vacilan.

CAPITULO 7. El papel de los estilos de pensamiento en la creatividad
Los estilos de pensamiento son las vías preferidas para aplicar la propia inteligencia y
saber a un problema o labor que ha de completarse. Un estilo de pensamiento no es una
capacidad intelectual sino más bien un modo de utilizar las capacidades intelectuales de
las que disponemos.

Los estilos de pensamiento que tienen en cuenta los autores provienen de una taxonomía
de estilos de pensamiento denominada “teoría del autogobierno mental” (Sternberg
1988ª,1988e, 1990b). La idea básica es que, al igual que se precisa de los gobiernos para
regir diferentes países, estados y ciudades, del mismo modo las personas necesitan
gobernarse a sí mismas. Los estilos de pensamiento de las personas pueden fomentar o
desaprobar la creatividad. Hay que tener en cuenta que los estilos son propensiones, no
capacidades, y que las personas no siempre muestran los mismos estilos en todos los
cometidos y situaciones que enfrentan.

Así como los gobiernos tienen distintas funciones, lo mismo sucede con el autogobierno
mental de las personas. Los tres estilos son el legislativo, el ejecutivo y el judicial.

ESTILO LEGISLATIVO: cuando trabajo en un proyecto, me gusta planificar qué hacer y
cómo hacerlo; me gustan aquellas tareas que me permiten hacer las cosas a mi modo; me
gusta realizar tareas o abordar problemas que tienen poca estructura.
ESTILO EJECUTIVO: me gustan las situaciones en las que queda claro qué papel debo
interpretar o de qué modo debo participar; me gusta seguir las instrucciones para resolver
un problema; me gustan los proyectos que proporcionan una serie de pasos a seguir a fin
de alcanzar la solución. ESTILO JUDICIAL: me gusta analizar la conducta de las personas;
me gustan los proyectos que me permiten evaluar el trabajo de otras personas; me gustan
las tareas que me permiten expresar mis opiniones a otras personas.
Aunque el estilo de pensamiento legislativo es el elemento clave de los tres funcionales
para el trabajo creativo, el estilo judicial puede cumplir también una función: cuando se
lleva a cabo un trabajo creativo, no sólo se han de proponer ideas sino también la crítica.

Haremos también una breve referencia a otros estilos de pensamiento. Se estudian en el
capítulo las formas de autogobierno mental. Las personas pueden organizarse también de
distintas maneras cuando enfocan una labor; cuatro son las formas más comunes: la
monárquica, la jerárquica, la oligárquica y la anárquica. Y los niveles de autogobierno
mental serían el estilo global y el estilo local. El alcance del autogobierno mental incluye el
estilo internalizador y el externalizador. Las orientaciones del autogobierno mental
incluyen el estilo liberal y el conservador.

CAPITULO 8. El papel de la personalidad en la creatividad
Sternberg y Lubart consideran que autores como Johnson-Laird, Langley y Weisberg
incurren en graves errores al preocuparse de modo exclusivo por el aspecto cognitivo de
la creatividad (creen que la creatividad se puede comprender completamente como un
fenómeno cognitivo sin tomar en cuenta en absoluto todos los rasgos de la personalidad
de los individuos creadores). Los procesos cognitivos pueden bastar para que una persona
sea creativa una o dos veces en un punto u otro de su vida. Pero no bastan para que una
persona sea creativa a lo largo de su vida. De las personas potencialmente más creativas
nunca se dan cuenta de su potencial porque carecen de la perseverancia u otros rasgos de
personalidad relevantes para la creatividad. Para darnos cuenta del potencial creativo que
nos habita necesitamos un enfoque no sólo del aspecto cognitivo de la creatividad sino
también de la personalidad. Cuando los autores hablan de rasgos de personalidad se
refieren a disposiciones relativamente estables, aunque se trata de disposiciones que
pueden cambiar con el entorno y ciertamente con el tiempo. Cualquiera de los rasgos de
los que se ocupan pueden desarrollarse si una persona aplica su mente a hacerlo. Por
consiguiente, aunque no se tengan los atributos que constituyen una personalidad
creativa, uno puede desarrollarlos en sí mismo. Cualquier persona puede hacerlo.
Estos atributos son los siguientes:

-PERSEVERANCIA ANTE LOS OBSTÁCULOS. Esto tiene alguna consecuencia. Una primera
consecuencia es que tanto el mejor como el peor trabajo es probable que sea recibido con
rechazo. Una segunda consecuencia es que a lo largo del tiempo un gran número de
personas creativas desaparecerán entre bastidores para siempre, sin volver a hacer nunca
nada creativo. ¿Por qué? Porque cuando no pueden reducir la tensión, se escabullen.
Pero no todos los obstáculos son exógenos: a veces provienen de nuestro propio interior.
Los obstáculos endógenos pueden ser de varios tipos. Uno de los tipos es el bloqueo
mental. Otro obstáculo endógeno es la rigidez interna.

-VOLUNTAD DE ASUMIR RIESGOS SENSIBLES. En un estudio de 1977 de John Glover,
ochenta y cuatro estudiantes de arquitectura completaron los tests Torrance de
creatividad (pruebas de papel y lápiz que implican al pensamiento divergente) y un Choice
Dilemma Questionnaire (CDQ), que mide las tendencias a asumir riesgos preguntando a
las personas cómo responderían a situaciones hipotéticas que implican la asunción de
riesgos de tipo financiero, físicos o mentales en el mundo del trabajo y de la vida
cotidiana. Las personas de cambio arriesgado también mostraron aumentos significativos
en la originalidad y flexibilidad de sus respuestas a las prepruebas de creatividad. En otras
palabras: el procedimiento de discusión experimentalmente inducía a un estado mental
de asunción de riesgos, que a su vez conducía a una creatividad acrecentada.

-VOLUNTAD DE CRECER. Por razones de carácter meramente estadístico, si uno tiene una
idea creativa, excepcionalmente creativa, es bastante probable que la siguiente idea que
se le ocurra no conseguirá tanto éxito. El problema es, no obstante, que no se puede tener
éxito sin intentarlo.

-TOLERANCIA DE LA AMBIGUEDAD. Se refiere esto a la capacidad de aguantar la
incertidumbre y el caos que resultan cuando un problema no está claramente definido o
cuando no queda claro cómo llegarán a encajar las diferentes piezas de una solución. El
problema consiste en que, para optimizar nuestro potencial creativo, nos es preciso ser
capaces de tolerar la incomodidad de una situación ambigua el suficiente tiempo, de
modo que lo que produzcamos sea lo mejor o lo más próximo a lo mejor de lo que somos
capaces.

-APERTURA A LA EXPERIENCIA. Algunas personas parecen siempre sondear con su antena
en todas direcciones, a la busca de nuevas experiencias; plantean preguntas, quieren
saber acerca del mundo. Otras personas se encierran en sí mismas negándose con ello la
posibilidad de ser creativos. Según Costa y McCrae (1985), los individuos abiertos son
personas que muestran curiosidad por su “self” interior y el mundo en el que viven, y que
quieren experimentar cosas a las que los demás se cierran en banda. Costa y McCrae
distinguen diferentes tipos de apertura. En primer lugar, la apertura a la fantasía hace
referencia a la voluntad de la persona de explorar sus mundos mentales internos y dejar
que su mente vague. En segundo lugar, la apertura a la estética hace referencia a la
voluntad de la persona de apreciar y valorar la diversidad de tipos de expresión artística.
En tercer lugar, la apertura a los sentimientos hace referencia a la voluntad de la persona
de aceptar sus propias emociones, tanto las positivas como las negativas. En cuarto lugar,
la apertura a las acciones hace referencia a la voluntad de la persona de intentar realizar
nuevas actividades. En quinto lugar, la apertura a las ideas hace referencia a la curiosidad
intelectual de la persona y a su voluntad y disposición para reexaminar los valores
fundamentales en los que asienta su vida.

-FE EN UNO MISMO Y EL CORAJE DE LAS CONVICCIONES PROPIAS. Utilizando una muestra
formada por 740 químicos y psicólogos, Chambers (1964) descubrió que los científicos
investigadores creativos eran significativamente más dominantes y autosuficientes que los
científicos de control no creativos.
También, en relación a la independencia de juicio, Ochse (1990) ha pasado revista a
muchos estudios de investigación y descubrió que las personas creativas pueden ser
independientes de tres modos. Primero, está la independencia emocional. Las personas
creativas tienden a ser reservadas, retraídas o introvertidas. En segundo lugar, la
independencia intelectual. La creatividad está marcada por la autonomía y autosuficiencia
a la hora de pensar en un problema. En tercer lugar viene la independencia con respecto a
los patrones de la sociedad. Las personas creativas no se sienten obligadas a cumplir con
las convenciones, son inconformistas.

CAPITULO 9. La relación de la motivación con la creatividad
La motivación es la fuerza rectora o el incentivo que conduce a cierta acción. Básicamente
se reduce a la naturaleza y la intensidad del deseo de comprometerse en una actividad.
Los investigadores sobre la motivación por regla general distinguen entre dos tipos
básicos de motivación: la intrínseca y la extrínseca. La motivación EXTRÍNSECA proviene
del exterior. Estamos extrínsecamente motivados cuando hacemos algo a fin de alcanzar
cierto beneficio que en poco o en nada tiene que ver con la actividad en la que estamos
comprometidos. Básicamente la actividad es un medio para un fin. En cambio, la
motivación INTRÍNSECA proviene del interior. Estamos intrínsecamente motivados cuando
hacemos algo porque disfrutamos haciéndolo, porque obtenemos satisfacción personal o
porque la actividad es significativa en sí misma, sin tener en consideración recompensas
externas. Con los años se ha desarrollado una amplia literatura sobre la relación existente
entre motivación extrínseca y creatividad, y el mensaje ha sido que la motivación
extrínseca envenena la creatividad. En el enfoque de los autores, la motivación intrínseca
y extrínseca a menudo son altamente interactivas, y pueden funcionar juntas más que en
oposición una respecto a la otra. En resumen, las personas a menudo intentan modelar
sus entornos de modo que les permitan tanto ser creativos como ser recompensados por
serlo.

Aunque los autores se centran en las motivaciones intrínseca y extrínseca, hablan de otro
tipo de motivaciones relacionadas con la creatividad. Uno de estos tipos es la
CONSECUCIÓN. Las personas varían en cuanto a la necesidad que tienen de conseguir
algo, y el nivel de esta necesidad se relaciona con la creatividad.

Se extraen de todo esto una serie de consecuencias para la enseñanza:

-desvalorizar las notas, que son un destacado motivador extrínseco,
-hacer de la creatividad una parte explícita del contenido para mostrar que se valora la
creatividad,
-dar reconocimiento verbal al trabajo creativo,
-alentar a los estudiantes a que presenten su trabajo en exposiciones exteriores o
concursos,
-intentar utilizar una combinación de motivadores.
Y también se extraen una serie de consecuencias para el mundo de los negocios:
-conocer a la persona que se intenta motivar,
-la efectividad y el uso de incentivos económicos para motivar la creatividad es una
estrategia que precisa reexaminarse,
-además del dinero, existen algunos otros motivadores posibles para el trabajo creativo en
los marcos comerciales.

CAPITULO 10. La relación entre el entorno y la creatividad
El punto de vista según el cual la creatividad precisa un entorno alcista considera que la
creatividad es algo altamente delicado y precisa de un entorno que la apoye. Sin embargo,
existe otro punto de vista, que la creatividad en realidad necesita ciertos aspectos de un
entorno bajista. Esta perspectiva considera la creatividad como algo arduo y resistente
ante condiciones medioambientales adversas, y precisa de todo menos de un apoyo
constante. En realidad, en el enfoque bajista, la creatividad incluso llega a sentirse a gusto
ante la adversidad. Existe un enfoque, intermedio, entre los descritos. Se trata del
enfoque según el cual el tipo de entorno que fomenta el desarrollo y la realización del
potencial creativo puede depender tal vez de algunos factores, como son el alcance del
potencial creativo de una persona, el tipo de potencial creativo que una persona muestra
o posiblemente el ámbito en el que la persona creativa se expresa. Según este enfoque, el
entorno que facilita la expresión creativa interactúa con las variables personales y
situacionales.

Las variables del entorno que afectan a la creatividad son:

-el contexto del trabajo (parece ser que un entorno rico en estímulos alienta más la
creatividad que un entorno que es estéril y escueto),
-limitaciones de la labor (el hecho de que los límites estimulen la creatividad no depende
de la naturaleza de los límites y su relación con las personas que intervienen en el estudio
y posiblemente tampoco de la edad de las personas),
-evaluación (existen estudios que prueban que el hecho de ser evaluado interfiere en la
creatividad, aunque no todos los estudios están de acuerdo en esto. Si la evaluación se
percibe como una amenaza, normalmente daña la creatividad, pero si les ayuda a saber
con qué criterios serán evaluados no tiene por qué afectar a la creatividad),
-competición (cierta presión exógena o endógena es buena, pero superado cierto umbral
la presión interfiere en la producción creativa),
-cooperación (si recibimos la cooperación ansiada por parte de todos los grupos con los
que estemos en relación, de ello no se infiere una garantía de que los productos
resultantes sean los más creativos que somos capaces de generar),
-clima doméstico (suele ser importante una vida doméstica intelectualmente
estimuladora, y existe una tendencia a que las personas creativas sean primogénitos. El
trabajo creativo a veces se ha utilizado como una huida de un entorno doméstico
displacente. Es importante que los niños aprendan a ser independientes, tanto
intelectualmente como de otro modo),
-modelos de rol (es importante proporcionar un modelo de rol o papel creativo a aquellos
en los que queremos influir),
-clima escolar (en parte la razón de que tantas escuelas desalienten la creatividad puede
que no tenga que ver tanto con los educadores y directivos, sino con aquello que a estos
individuos se les ha encargado producir),
-clima organizativo (el entorno de trabajo es una variable que subyace a la creatividad),
-atmósfera social (el nivel de la sociedad considerada como un todo influye en la
creatividad).

CAPITULO 11. Resumiéndolo todo: el espíritu creativo
Algunas etapas básicas que siguen las personas creativas conducen a la realización
creativa:

-redefinir los problemas. No limitarnos a aceptar lo que se nos dice acerca de cómo hemos
de pensar o actuar
-Buscar lo que otros no ven. Reunir las cosas de modos que otros no hacen; y pensar de
qué modo las experiencias pasadas, incluso aquellas que inicialmente pueden parecer
irrelevantes, pueden desempeñar un papel en nuestros afanes creativos.
-Aprender a distinguir nuestras ideas buenas de las precarias, y prestar atención a su
contribución potencial.
-No nos sintamos como si lo supiéramos todo acerca de un ámbito en el que trabajamos
antes de que seamos capaces de realizar una contribución creativa.
-Cultivar un estilo legislativo, global.
-La perseverancia ante los obstáculos, asumir riesgos sensibles y querer crecer.
-Descubrir y ahondar en las propias motivaciones endógenas.
-Encontrar los entornos creativos que nos recompensen por lo que nos gusta hacer.
-Los recursos necesarios para la creatividad son interactivos y no aditivos.
-Tomar una decisión acerca del modo de vida que fomenta la creatividad




QUÉ ES
LA INTELIGENCIA EXITOSA

El Nuevo Paradigma de Aprendizaje y Acción para la Prosperidad Individual
y Organizacional en el Siglo XXI

BREVE HISTORIA DEL CONCEPTO “INTELIGENCIA”
Desde su origen, el ser humano ha tenido una gran curiosidad por conocer la
génesis de la inteligencia y sobre todo sus mecanismos y funciones, con el
propósito de dominarla.
El término inteligencia (intelligentia), tal vez compuesto de "intus lego" (leer
dentro de mí), o de „inter legere‟ (leer entre líneas) fue acuñado por Cicerón (siglo
I antes de Cristo) con el fin de designar la capacidad para entender,
comprender e inventar.
Entre otras cosas, la inteligencia ha significado: el nivel o la capacidad cognitiva, la
función intelectual simple, la nota esencial del ser humano, el principio espiritual y
un ente inmaterial, de acuerdo con esto suelen utilizarse términos como: razón,
intelecto, entendimiento, pensamiento, juicio o conocimiento, para referirse con lo
que actualmente se conoce como inteligencia.
LOS PRIMEROS MODELOS DE MEDICIÓN DE LA INTELIGENCIA
El fracaso escolar no es un fenómeno nuevo. A principios del siglo XX, el
Ministerio de Educación y Cultura francés, preocupado por descubrir aquellos
alumnos que mostraban dificultades en la escuela, pidió la colaboración de los
psicólogos Alfred Binet y Théophile Simon. El principal objetivo de su misión era
diseñar un procedimiento que permitiera detectar a tiempo a los alumnos más
rezagados en el programa curricular.
Transcurridos dos años de intensa labor, ingresó a la escena psico-educativa el
primer test de “inteligencia”, test que en muchos lugares del mundo todavía hoy se
aplica a millones de niños y decide su futuro académico... y su futuro personal.
Originalmente era una batería de preguntas que servían para evaluar
objetivamente las capacidades mentales de los niños con edades comprendidas
entre los tres y los once años.
Entre las pruebas que sugirieron Binet y Simon encontramos las siguientes: citar
los colores que figuran en una imagen, encontrar los sinónimos de una palabra
extraña, recordar una lista de la compra, clasificar pesos por orden creciente, e
incluso desenvolver un caramelo y comérselo. Los tests de Binet y Simon pronto
gozaron de una gran aceptación no sólo en Francia, sino en Estados Unidos,
donde, en 1916, se vendieron más de 16.000 ejemplares del test traducido.
Partiendo de la observación directa de las respuestas de los niños, Binet tomó
conciencia del concepto de edad mental que, posteriormente, denominó “nivel
mental”. De esta forma percibió que, a medida que crecían, los niños conseguían
asimilar nociones cada vez más complejas. Por ejemplo, Binet observó que, a los
cinco años, un niño era capaz de reproducir fielmente un cuadrado, mientras que,
a los ocho años, podía dibujar un rombo y, finalmente, a los diez años, un cilindro.
Años más tarde, estudiando los trabajos de Binet, el psicólogo alemán Wilhelm
Stern transformó el concepto de nivel mental en el de edad mental, y propuso
dividir la edad mental de un niño por su edad cronológica y de esa manera obtuvo
un cociente más estable a través del tiempo.

Stern ideó una fórmula fácilmente comprensible para el cálculo de la inteligencia
que designó con el término de “cociente mental”. La ecuación que proponía era la
siguiente: el cociente mental es la edad mental dividida entre la edad real y
multiplicado por 100. Así, un niño de 8 años con una edad mental de 10 años
tendría un CI de 10/8 × 100 = 125. En base a los cálculos de Wilhelm Stern, el
americano Lewis Terman bautizó, en 1971, esta relación como cociente
intelectual , el célebre IQ (intelligence quotient), donde un IQ entre 90 y 109
representa una inteligencia media. Se creó un procedimiento sencillo de
administrar estas pruebas en forma simultánea a muchas personas, lo que
extendió notablemente su aplicación, dando lugar a una verdadera industria de
tests de inteligencia.
El propio Terman seleccionó a más de 1000 niños con un IQ superior a 135 y los
siguió estudiando por décadas. Estos sujetos fueron apodados, cariñosamente, los
“termitas”, pero esta prolongada y meritoria investigación no fue concluyente.
Muchas personas con IQ comparables tuvieron desempeños intelectuales muy
dispares, y viceversa. Este incansable investigador de la Universidad de Stanford
logró en pocos años clasificar a dos millones de norteamericanos mediante la
primera aplicación masiva de esos tests, y el éxito fue tan arrollador que en poco
tiempo el CI pasó a ser considerado universalmente como el principal indicador del
talento personal.
El CI es un número que indica las capacidades relativas y comparativas que se
pueden utilizar para obtener habilidades y conocimientos académicos. Una
persona tiene cientos de capacidades mentales específicas, algunas de las cuales
son mensurables y pueden ser predictoras de los logros académicos de un
individuo.
Pero es claro que las pruebas del cociente intelectual miden solo algunas de las
capacidades mentales de un ser humano.
 Un índice de inteligencia de 100 es más alto que el
50% de las personas que toman esta prueba.
 Un índice de inteligencia de 110 es más alto que el
75% de las personas que toman esta prueba.
 Un índice de inteligencia de 120 es más alto que el
93% de las personas que toman esta prueba.
 Un índice de inteligencia de 130 es más alto que el
98% de las personas que toman esta prueba.
La razón de la existencia de este índice es obtener una información independiente
de su potencial académico probable. Si el valor es alto, la persona podrá alcanzar
fácilmente la educación que al momento del test duda si es capaz de obtener.

Si es bajo, podrá serle útil dicho resultado para fijar metas realistas respecto de la
cantidad de tiempo y esfuerzo que deberá utilizar para alcanzar un determinado
nivel de educación.

Sin embargo, el cociente intelectual no mide la totalidad de las capacidades
humanas, tales como el talento musical, artístico, estabilidad emocional,
coordinación física o nivel espiritual.

Un índice alto no es garantía que se alcanzará la felicidad, se mantendrá la
cordura o se alcanzará un mayor crecimiento espiritual. Por el contrario un índice
bajo no significa que el sujeto será un fracaso laboral, financiero, emocional o
moral.

Casi todas las tareas ordinarias requieren de un individuo que las realiza un
coeficiente de 50 o mayor.

Si se toma una muestra de personas presuntamente normales se hallará que
tienen un coeficiente del 75% o mayor, aunque un 50% sería suficiente para que
dichas personas tengan un éxito normal en el desempeño de sus actividades
educativas.

La historia está llena de sujetos de capacidad intelectual limitada, pero que sin
embargo han alcanzado a dar contribuciones importantes a la humanidad.
No hay prueba que pueda abarcar todas las capacidades de un ser humano.
Pero la idea de contar con una “medida general” para la inteligencia, llamada
factor G, por Charles Spearman, sigue teniendo defensores. Se llegó incluso a
afirmar que “la inteligencia es lo que mide un test”, una definición muy poco
satisfactoria. Tiene razón Howard Gardner al decir que “la inteligencia es algo muy
importante para dejarla en manos de quienes construyen tests”.
”Diseñado para reconocer niños limitados intelectualmente –escribe en ese
sentido Miguel de Zuviría-, hoy el Test de C.I. decide si el alumno sube o baja
cursos, se remite a psicología, recibe tratamientos complementarios, ingresa al
aula regular como “alumno integrado”, es superdotado, ... Tantas decisiones como
Binet, ni ninguno de sus artífices, soñó jamás.
Es justo reconocer lo que el test de C.I. aportó en su momento. Entregó un índice
cuantitativo general (el cociente intelectual, o C.I.), válido “psicométricamente” en
su época, confiable, “libre de cultura” y de “educación”. Nadie puede desconocerlo.
El aporte de Binet y su equipo re-evolucionó la antigua psicología diferencial, al
crear el primer instrumento de medida psico-educativa:
a) general (cociente intelectual, o C.I.),
b) “válido psicométricamente” en su época,
c) confiable,
d) “libre de cultura” y “de educación”, y
e) que pronostica bajo desempeño en alumnos.
QUÉ ES LA INTELIGENCIA EXITOSA (II):
DE LOS AÑOS ‟20 A LOS „50
Consultas:

subsidios@inteligencia-emocional.org
info@theodinstitute.org
QUÉ ES
LA INTELIGENCIA EXITOSA II

El Nuevo Paradigma de Aprendizaje y Acción para la Prosperidad Individual
y Organizacional en el Siglo XXI

DE LOS AÑOS ‟20 A LOS „50
En 1920 el psicólogo Edward Thorndike se convirtió en un claro precursor del
concepto actual de Inteligencia Emocional, al postular el de Inteligencia Social,
término definido como "la habilidad para comprender y dirigir a los hombres y
mujeres, muchachos y muchachas, y actuar sabiamente en las relaciones
humanas". Para Thorndike, además de la inteligencia social, existen también otros
dos tipos de inteligencias: la abstracta -habilidad para manejar ideas- y la
mecánica- habilidad para entender y manejar objetos- . Pero las ideas de
Thorndike, al parecer, eran muy avanzadas para su tiempo, y no lograron torcer el
rumbo de la concepción occidental acerca de la inteligencia y sus funciones.
En los años 30, con el auge del conductismo, se entró en una larga etapa de
"silenciamiento" de los procesos no directamente observables, como la
inteligencia. No obstante, aparecen algunos trabajos, en esta época, como los de
David Wechsler con el diseño de las dos baterías de pruebas de inteligencia:
para adultos (1939) -WAIS- y el de niños (1949) -WISC-. Ambas siguen siendo
utilizadas hoy en día.
“Diversas limitaciones de los test C.I. –comenta Miguel de Zubiría- aparecieron
pronto. Tres graves:
1) Sobrevalorar el componente cognitivo del desempeño
escolar,
2) Opacar las funciones motivacionales y afectivas.
3) Hipertrofiar funciones intelectuales. No únicamente
sobrevaloraron los test C.I. el componente cognitivo del
desempeño escolar opacando las funciones motivacionales y
afectivas, sino que para completar, entre los procesos
cognitivos escogieron y privilegiaron los subprocesos
cognitivos más elementales: información, retención de dígitos,
operaciones aritméticas, ... sobre otros procesos cognitivos
con mediana o alta complejidad.
“Hipertrofiar funciones intelectuales elementales (información, retención de dígitos,
operaciones aritméticas) en si mismo NO es grave. Todo el mundo (incluidos Bient
y Weschsler) está en su derecho de evaluar lo que le venga en gana. Lo
extremadamente grave fue denominar a subprocesos tan simples (información,
retención de dígitos, operaciones aritméticas...) INTELIGENCIA. ¿Es inteligente,
en alguna acepción socialmente genuina del vocablo inteligencia, alguien que tan
sólo posee información, retiene dígitos, efectúa operaciones aritméticas…? Por
supuesto que NO. He aquí, entonces, el grave error de los tests de inteligencia:
precisamente su nombre, autodenominarse test de inteligencia... sin serlo”.
DE LOS ‟50 HASTA 1982
El debilitamiento de las posturas conductistas y la emergencia de los procesos
cognitivos aparecen con el estructuralismo. Los trabajos de Jean Piaget y su
teoría sobre el desarrollo intelectual contrasta visiblemente de las posturas
psicometricistas y del procesamiento de la información (Hardy, 1992).
Desde el procesamiento de la información se desarrollan dos enfoques: por un
lado, el de los correlatos cognitivos en el que el estudio de la inteligencia se ha
llevado a cabo seleccionando una capacidad que pueda medirse en un test; por
otro lado, el de los componentes cognitivos en el que su interés estriba más bien
en conocer qué es lo que mide un test de inteligencia.
Aparece el modelo computacional y el interés por el estudio de la Inteligencia
Artificial. Con ello llega, a nuestro juicio, uno de los errores más graves de las
teorías cognitivas. Cuando se estudian los procesos cognitivos sobre inteligencia
artificial lo que estudiamos es la inteligencia computacional y no la humana.
Siguiendo a José Antonio Marina (1993), si bien es cierto que las ciencias
cognitivas han realizado aportaciones valiosas muy aprovechables, la labor
pendiente es la elaboración de una ciencia de la inteligencia humana, donde no se
trate sólo de lógica formal, sino también de lógica inventiva, no sólo de razón sino
también de emoción y de sentimientos.
La idea que subyace a la inteligencia actualmente no sólo es la de la capacidad de
adaptación sino también de la de creación (Robert Sternberg, 1997). Es como si
la idea de la globalización hubiese llegado a este campo de estudio de la
Psicología, donde la inteligencia está muy vinculada con la emoción, la memoria,
la creatividad, el optimismo, la personalidad y en cierto sentido, con la salud
mental.
QUÉ ES LA INTELIGENCIA EXITOSA (III):
Las Inteligencias Múltiples, La Inteligencia Emocional y el Modelo de Tony
Buzan
Consultas:

subsidios@inteligencia-emocional.org
info@theodinstitute.org
QUÉ ES
LA INTELIGENCIA EXITOSA III

El Nuevo Paradigma de Aprendizaje y Acción para la Prosperidad Individual
y Organizacional en el Siglo XXI

LAS INTELIGENCIAS MÚLTIPLES, LA INTELIGENCIA EMOCIONAL Y
EL MODELO DE TONY BUZAN
Durante buena parte del siglo XX, el mayor problema fue que la idea de que la
inteligencia es un dato de partida invariable en nuestra vida impregnó a toda la
sociedad occidental: nacemos más o menos inteligentes, según nuestro CI, y eso
es algo que ya nunca podrá cambiar.
Por suerte, esta creencia entró en crisis en 1983, cuando Howard Gardner
publicara su libro Frames of Mind („ESTRUCTURAS DE LA MENTE: LA TEORÍA
DE LAS INTELIGENCIAS MÚLTIPLES‟), obra de investigación en la que propone
una nueva visión de la inteligencia como una capacidad múltiple: no hay
propiamente un único tipo de inteligencia, sino un amplio abanico de capacidades
intelectuales, que Gardner agrupó en siete inteligencias básicas, cada una de ellas
relativamente independiente de las otras: Inteligencia Musical; Inteligencia
Quinestésica-Corporal; Inteligencia Lógico-Matemática; Inteligencia Lingüística;
Inteligencia Intrapersonal e Inteligencia Interpersonal- (Gardner, 1983; Walters y
Gardner, 1986; Krechevsky y Gardner, 1990). Esta teoría, introdujo dos tipos de
inteligencias muy relacionadas con la competencia social y emocional: la
Inteligencia Interpersonal y la Intrapersonal.
Gardner (1983,1993) definió a ambas como sigue:
"La Inteligencia Interpersonal se construye a partir de una capacidad nuclear para
sentir distinciones entre los demás: en particular, contrastes en sus estados de
ánimo, temperamentos, motivaciones e intenciones. En formas más avanzadas,
esta inteligencia permite a un adulto hábil leer las intenciones y deseos de los
demás, aunque se hayan ocultado... " (Gardner, 1993: 40)
En cambio, Inteligencia Intrapersonal es "el conocimiento de los aspectos internos
de una persona: el acceso a la propia vida emocional, a la propia gama de
sentimientos, la capacidad de efectuar discriminaciones entre las emociones y
finalmente ponerlas un nombre y recurrir a ellas como un medio de interpretar y
orientar la propia conducta..." (Gardner 1993).
LA INTELIGENCIA EMOCIONAL
En 1990, dos psicólogos norteamericanos, el Dr. Peter Salovey y el Dr. John
Mayer, acuñaron, en una tesis doctoral, un término cuya fama futura era difícil de
imaginar. Ese término es „inteligencia emocional‟.
El concepto de inteligencia emocional nace con la necesidad de responder a una
cuestión que puede parecer simple: ¿por qué hay personas que se adaptan mejor
que otras a las diferentes contingencias de la vida?
Salovey la definió como "un tipo de inteligencia social que incluye la habilidad de
supervisar y entender las emociones propias y las de los demás, discriminar entre
ellas, y usar la información para guiar el pensamiento y las acciones de uno"
(Mayer y Salovey, 1993: 433). Según Salovey y Mayer (1990), este concepto de IE
subsume a los conceptos de inteligencia intrapersonal e interpersonal que propone
Gardner (1983), dándole además un enfoque menos cognitivo, pero añadiéndole
el componente emocional que Gardner obvia, probablemente por estar inmerso en
el enfoque de la época, donde la Psicología Cognitiva todavía predominaba como
paradigma. Este concepto propuesto por Salovey y Mayer incluye además el
hecho de que son metahabilidades que pueden ser categorizadas en cinco
competencias o dimensiones (Salovey y Mayer, 1990; Mayer y Salovey, 1993,
Mayer y Salovey, 1995, Goleman, 1996 y Goleman 1998):
1.- Autoconciencia
2.- Control Emocional y Autorregulación
3.- Automotivación y Motivación
4.- Empatía
5.- Habilidades Sociales
Por otra parte, la IE parece tener una base biológica considerable, tal y como
muestran los estudios de LeDoux (1999). El papel de la amígdala es como un
nexo de unión entre el cerebro emocional y el racional.
Quien difundió con mayor fuerza la IE (sobre todo en el campo de las empresas)
es el psicólogo y escritor Daniel Goleman. Su obra „La Inteligencia Emocional
(Emocional Intelligence)', ya superó los 5 millones de ejemplares, y ha sido
traducida a 29 idiomas.
En la actualidad, Goleman (1996, p. 74), interpreta y resume las dos capacidades
propuestas por Gardner (intrapersonal e interpersonal), como "la capacidad de
discernir y responder apropiadamente a los estados de ánimo, temperamentos,
motivaciones y deseos de las demás personas" en referencia a la inteligencia
interpersonal, y en cuanto a la inteligencia intrapersonal como "la capacidad de
establecer contacto con los propios sentimientos, discernir entre ellos y
aprovechar este conocimiento para orientar nuestra conducta".
EL MODELO DE TONY BUZAN
Tony Buzan es el Padre de los “Mapas Mentales” y uno de los más reconocidos
expertos, a nivel Mundial, en el campo de la inteligencia. Originalmente se dio a
conocer por sus memorables intervenciones en la BBC de Londres, donde
presentó una serie de 10 programas que hablaban de "cómo utilizar el cerebro".
Ha escrito más de 85 libros (traducidos a más de 30 idiomas) y ganado varios
premios internacionales de literatura. El libro “Use su cabeza” y el "Libro de los
Mapas Mentales" han vendido más de 2,000,000 de copias cada uno.
Buzan ha asesorado a diversos presidentes y primeros ministros de gobiernos de
varios países y a CEOs de las principales empresas Fortune 500. Asimismo ha
sido asesor de equipos olímpicos y atletas dentro y fuera de la Gran Bretaña.
Además, es un miembro electo del Consejo Internacional de Psicología y miembro
activo del Instituto de Entrenamiento y Desarrollo Mundial.
Buzan posee el record mundial de IQs creativos. Estableció la “Fundación de la
Mente” que organiza las competencias Mundiales de Memoria y encabeza “el
Club de la Mente” (MENSA) a nivel internacional. Es co-fundador de las
“Olimpiadas Internacionales Deportivas de la Mente” y parte de su trabajo se
enfoca a ayudar a personas con problemas de aprendizaje.
En su obra “USTED ES MÁS INTELIGENTE DE LO QUE CREE”, postula que
existen, en el ser humano, 10 inteligencias diferentes: inteligencia creativa,
inteligencia social, inteligencia física, inteligencia sexual, inteligencia sensual,
inteligencia numérica, inteligencia verbal, inteligencia espacial, inteligencia
personal e inteligencia espiritual.
QUÉ ES LA INTELIGENCIA EXITOSA (IV):
La Inteligencia Exitosa
del Dr. Robert Sternberg
Consultas:

subsidios@inteligencia-emocional.org
info@theodinstitute.org




QUÉ ES
LA INTELIGENCIA EXITOSA IV

El Nuevo Paradigma de Aprendizaje y Acción para la Prosperidad Individual
y Organizacional en el Siglo XXI

LA INTELIGENCIA EXITOSA
DEL DR. ROBERT STERNBERG
Robert Stenberg es uno de los máximos especialistas mundiales en el tema de la
inteligencia, su obra en 4 tomos “INTELIGENCIA HUMANA” constituye sin duda
la más completa descripción publicada hasta el momento sobre lo que se sabe y
se supone acerca de la inteligencia.
Este investigador de la Universidad de Yale ha publicado numerosas obras,
ensayos y artículos sobre el aprendizaje, la creatividad y la inteligencia.
En su obra LA INTELIGENCIA EXITOSA (1999) describe a ésta como la habilidad
intencional para adaptarse a diferentes ambientes, moldearlos y seleccionarlos,
así como para lograr propósitos propios y de nuestra sociedad y cultura. Este
autor define un nuevo concepto de inteligencia, la cual según él es la que lleva al
éxito en la vida y se diferencia de otros tipos de "Inteligencias Inertes" porque
conlleva acción.
La Inteligencia Exitosa, entre otras cosas, implica que un individuo pueda distinguir
su patrón de fortalezas y debilidades, para luego hallar las formas de capitalizar
las primeras y de compensar o corregir las segundas. Según esto, no existe un
solo conjunto de habilidades a medir para caracterizar completamente la
inteligencia exitosa de las personas. La gente, al menos parcialmente, alcanza el
éxito de maneras idiosincrásicas, lo cual implica encontrar cuál es la mejor
manera de explotar sus propios patrones de fortalezas y debilidades.
Para la inteligencia exitosa de prácticamente cualquier persona son relevantes
ciertas habilidades: las creativas, las analíticas y las prácticas. Las tres se
encuentran muy relacionadas. Las primeras son necesarias para formular buenos
problemas y buenas ideas. Las segundas se utilizan para resolver los problemas y
juzgar la calidad de las ideas. Las terceras se aplican para usar las ideas de
manera eficaz en la vida cotidiana.
Las habilidades analíticas son necesarias para analizar y evaluar las opciones
disponibles en la vida; las creativas, para generar dichas opciones; y las prácticas,
para implementarlas y hacerlas funcionar.
Es importante aprender a saber cuándo y cómo usar cada una de estas
inteligencias de manera efectiva.
El concepto de Inteligencia Exitosa reconoce valores personales, sociales, y
culturales, así como su interacción. Las culturas e incluso las subculturas pueden
diferir en sus conceptos acerca del significado de inteligente. La conducta que
puede llevar al éxito en una cultura, puede llevar al fracaso en otra.
Poseer una Inteligencia Exitosa en un dominio, no implica poseerla en todos. Las
personas pueden tener y dominar exitosamente habilidades en un dominio dado, y
sin embargo tener pocas no poseer ninguna habilidad en otros dominios. Es decir,
que la inteligencia exitosa está desarrollada en un dominio en particular.
Esta idea es muy importante desde el punto de vista organizacional porque:
Permite explotar las competencias de un individuo en un área determinada, donde
se haya demostrado su efectividad, la cual puede ser utilizada en beneficio de la
empresa.
Otro enfoque de las habilidades involucradas en la Inteligencia Exitosa es el
siguiente:
 Inteligencia analítica: Implica la dirección consciente de nuestros procesos
mentales para analizar y evaluar ideas, resolver problemas y tomar decisiones.
 Inteligencia creativa: Es la capacidad para ir más allá de lo dado y
engendrar nuevas e interesantes ideas. Se pone en marcha el enfrentarse a un
rango de problemas, algunos más novedosos que otros.
 Inteligencia práctica: Es la capacidad para traducir la teoría en la práctica
y las teorías abstractas en relaciones prácticas. Involucra a individuos aplicando
sus habilidades al tipo de problemas que se enfrentan en la vida cotidiana, tales
como en el trabajo o en la casa. La inteligencia práctica está asociada con adquirir
y usar el conocimiento tácito.
 Conocimiento tácito: Se refiere al conocimiento orientado a la acción, que
se adquiere típicamente sin ayuda directa de otros y que permite a los individuos
conseguir objetivos que tienen para ellos un valor personal. La adquisición y uso
de este conocimiento es importante para el rendimiento competente en actividades
del mundo real.
En una empresa, por ejemplo, la inteligencia analítica es importante para conocer
el mercado del producto o el servicio; pero la creativa es, ante todo, la
que permite generar nuevos productos para ponerlos a la venta. Cuando esto
ocurre, ya se está generando el sucesor de ese producto o servicio. La mayoría
de las ocupaciones en el mundo empresarial son muy pragmáticas y se
necesita generar ideas innovadoras constantemente.
La inteligencia exitosa tiene una serie de características tales como:
1. Es modificable, se puede aumentar o disminuir, es susceptible de cambios
2. No es un problema de cantidad sino de equilibrio de cada uno de sus
componentes
3. Se debe aprender a saber cuándo usar cada tipo: analítica, creativa o práctica
4. A menudo, quienes usan en exceso la analítica son menos efectivos en la vida
que quienes la usan sólo en las situaciones que lo requieren
5. Las escuelas tienden a premiar habilidades que no son importantes después en
la vida laboral. Alguien puede ser lento en las instituciones docentes y ser brillante
fuera de ellas
6. La inteligencia es, en parte, heredada y, en parte ambiental.
7. Las diferencias entre la inteligencia de las personas son, en su mayoría de
origen social o ambiental
8. Un elemento importante de la inteligencia es la flexibilidad, hay que enfocar los
problemas desde una variedad de puntos de vista, ver cómo otras personas y
otras culturas abordan los problemas
Las personas con Inteligencia Exitosa conocen sus virtudes y compensan o
corrigen sus debilidades, pues nadie es bueno en todo. Ellas valoran el medio en
el que se encuentran, para saber si éste puede o no capitalizarlos para sacar
el máximo partido a su talento. Buscan los ambientes en el que no sólo puedan
realizar su trabajo con efectividad, sino también introducir la diferencia. Crean sus
propias oportunidades, antes de aceptar las limitaciones que le imponen las
circunstancias en las que les toca vivir.
Para desarrollar la Inteligencia Exitosa pueden existir obstáculos. Uno de ellos,
son las expectativas negativas por parte de las figuras que enmarcan la autoridad,
como los padres, los maestros y los administradores. Las expectativas pobres
suelen llevar al individuo a que alcance sólo lo que se espera de él. Pero las
personas con inteligencia exitosa aprenden a desafiar las expectativas negativas.
No permiten que la evaluación de otras personas les impida alcanzar sus
objetivos. Encuentran su camino y luego lo siguen, conscientes de que
encontrarán inconvenientes, a su paso, y que parte de su reto consiste en
superarlos.
La inseguridad sobre la propia eficacia es otro impedimento. Las personas con
Inteligencia Exitosa son autosuficientes, confían en sus posibilidades. Advierten,
con claridad, que sus limitaciones están más en lo que se dicen a sí mismas que
no pueden hacer, que en lo que realmente no pueden efectuar.
Las personas con Inteligencia Exitosa tienen modelos por los cuales se guían para
actuar. Los modelos son ejemplos de personas o arquetipos a imitar.
Posiblemente tengan varios modelos de personas que los inspiren a lo largo de su
vida, y su propio éxito represente la unificación de los mejores atributos de esos
diversos modelos. No son completamente fieles a un modelo, sino forman su
propia identidad distintiva.
Cuando las personas con Inteligencia Exitosa fracasan en algo, toman nota de la
causa.
20 criterios o competencias que presentan en común las personas con Inteligencia
Exitosa, que posibilita su identificación en una organización:
Las características más comunes de las personas con Inteligencia Exitosa, con
independencia de la naturaleza del éxito, se resumen en 20 aspectos:
1. Automotivación. No importan las capacidades de las
personas, si no están motivadas.
2. Aprender a controlar los impulsos. No dejarse llevar por
primeros impulsos y actuar con más cautela.
3. Saber cuándo perseverar. Saber distinguir cuándo la
perseverancia es necesaria y cuándo un obstáculo.
4. Saber cómo sacar el máximo partido de sus habilidades. Este
tipo de personas, conoce sus virtudes y las potencian.
5. Traducir el pensamiento en acción. No es sólo importante
tener ideas, sino también capacidad para actuar según esas
ideas.
6. Orientarse hacia el producto. Es importante no sólo ocuparse
del proceso de producción sino también del producto.
7. Completar las tareas y llegan al final.
8. Tener iniciativa. No tener miedo al compromiso.
9. No tener miedo de arriesgarse al fracaso, corregir sus errores
y aprender de ellos.
10. No postergar. No dejar para después lo que se puede realizar
en el momento.
11. Aceptar el reproche justo. El reconocimiento del error es el
paso para no volver a cometerlo.
12. Rehusar la autocompasión. La autocompasión constante es
muy perjudicial para la adaptación.
13. Ser independientes, confiar en sí mismo, si quieren hacer
algo, saben que la mejor manera es hacerlo ellos mismas y no
dejar que otros asuman responsabilidades que son suyas.
14. Tratar de superar las dificultades personales. Existen
personas que mantienen una excesiva interferencia de las
dificultades personales en su trabajo.
15. Centrarse y concentrarse en alcanzar sus objetivos.
16. No tratar de hacer demasiadas cosas a la vez ni de hacer
demasiado pocas.
17. Tener la capacidad para aplazar la gratificación.
18. Ser capaces de ver al mismo tiempo los pequeños detalles y
el cuadro más amplio de los proyectos que emprenden.
19. Tener un nivel razonable de autoconfianza y creen en su
capacidad para alcanzar sus objetivos.
20. Las personas con Inteligencia Exitosa equilibran el
pensamiento analítico, el creativo y el práctico. Hay momentos
en la vida en que necesitamos ser analíticos, en otros
prácticos y en otros creativos. Es importante saber cuándo se
aplican estas habilidades.
Estas características son el resultado de la configuración de los seis
componentes necesarios para desarrollar este tipo de inteligencia, los cuales son
la motivación, el conocimiento, el estilo de pensamiento, las características
de personalidad, el conocimiento y las condiciones ambientales.
QUÉ ES LA INTELIGENCIA EXITOSA (V):
El Modelo Ampliado
de la Inteligencia Exitosa

Consultas:

subsidios@inteligencia-emocional.org
info@theodinstitute.org

QUÉ ES
LA INTELIGENCIA EXITOSA V

El Nuevo Paradigma de Aprendizaje y Acción para la Prosperidad Individual
y Organizacional en el Siglo XXI

LA INTELIGENCIA EXITOSA
DEL DR. ROBERT STERNBERG

El Modelo Ampliado de la Inteligencia Exitosa
Basados en el modelo descripto en el libro “INTELIGENCIA EXITOSA”, de Robert
Stenberg, miembros de ORGANIZATION DEVELOPMENT INTERNATIONAL -
Región Latinoamérica (www.theodinstitute.org), una organización pionera en el
mundo en Ciencias del Comportamiento en las Organizaciones, descubrieron la
necesidad de una ampliación de las habilidades propuestas en su momento por
este prestigioso investigador de la Universidad de Yale (EE.UU.).
Si Usted ha leído atentamente hasta aquí, puede comprender la solidez de los
planteos del Dr. Sternberg, acerca de que el éxito se construye con habilidades
analíticas (que nosotros hemos re-bautizado como RACIONALES), creativas y
prácticas.
Sin embargo, hemos encontrado, en nuestra investigación, serias limitaciones a
este modelo, en el sentido de que estas tres habilidades son NECESARIAS pero
no SUFICIENTES para el éxito personal y organizacional.
Le proponemos que use su propio criterio y responda entonces a las siguientes
preguntas:
1. ¿Cree Usted que para un éxito sostenido, en el siglo XXI, no
tienen importancia las habilidades emocionales e
interpersonales, el saber manejar emociones propias y ajenas,
el tratar con personas difíciles, saber negociar, afrontar el
estrés, superar la adversidad, etc.?
2. ¿Cree Usted que para un éxito sostenido, en el siglo XXI, no
tienen importancia las habilidades comerciales, que implican
detectar oportunidades, necesidades, nichos de mercado,
sabiendo construir un negocio, conociendo herramientas de
marketing, distribución, etc.?
3. ¿Cree Usted que para un éxito sostenido, en el siglo XXI, no
tienen importancia las habilidades para manejar bien el
dinero y para reinvertirlo, conociendo las diferentes opciones
para ello?
4. ¿Cree Usted que para un éxito sostenido, en el siglo XXI, no
tienen importancia las habilidades de tipo organizacional:
saber liderar, realizar una buena administración, trabajar en
equipo y servir excelentemente a los clientes?
Si sus respuestas a estas cuatro preguntas han sido positivas, está pensando en
la misma dirección que el grupo de profesionales de ODI INTERNATIONAL, que
contestándose también, en forma afirmativa, esas cuatro preguntas, ampliaron el
modelo del Dr. Sternberg a SIETE HABILIDADES, que descriptas muy
brevemente, son las siguientes:
1. Inteligencia Cognitiva, que es definida como la "capacidad de conseguir,
almacenar, combinar, procesar y extraer información que apoye una conveniente y
provechosa toma de decisiones" (Abel Cortese y Eric Gaynor: "Congreso de
Desarrollo Organizacional: Presentación sobre Procesos Cognitivos", Medellín,
2004).
2. Inteligencia Emocional, que es definida como la "capacidad de conocer,
direccionar y controlar tanto las emociones propias como las de otros" (Daniel
Goleman, EMOTIONAL INTELLIGENCE, Bantam Books, 1995).
3. Inteligencia Creativa, que es definida como "el proceso de presentar un
problema a la mente con claridad (ya sea imaginándolo, visualizándolo,
suponiéndolo, meditando, contemplando, etc.) y luego originar o inventar una idea,
concepto, noción o esquema según líneas nuevas o no convencionales”. (Edward
de Bono, SERIOUS CREATIVITY, The McQuaig Group, Inc, 1992).
4. Inteligencia Práctica, la "capacidad de hacer las cosas de la manera más
simple posible con el mínimo uso de recursos, entre los cuales, por supuesto, se
incluye el tiempo". (Eric Gaynor: "Congreso de Desarrollo Organizacional:
Inteligencia Práctica y Administración del Tiempo", Buenos Aires, 2002).
5. Inteligencia Organizacional, “la capacidad de crear un organismo vivo que se
comporta, crece y se sostiene en el tiempo como resultado de la visión de sus
líderes, la capacidad de gerenciamiento de sus ejecutivos, y el grado de
cumplimiento y adhesión del resto de los participantes organizacionales a las
tácticas gerenciales que están en línea con la filosofía de dirección del Líder”. (Eric
Gaynor Butterfield, Michigan State University – 1975).
6. Inteligencia Comercial, la "capacidad de poder beneficiarse económicamente
por la transferencia de productos y servicios, propios y ajenos, hacia terceros".
(Eric Gaynor Butterfield, World Congress ODI, Dublín, 1997).
7. Inteligencia Financiera, “el manejo hábil y productivo del dinero, tanto a nivel
personal como colectivo (familias, comunas, organizaciones, países, etc.), para
incrementarlo consistentemente a lo largo del tiempo”. (Robert Kiyozaki, CASH
FLOW CUADRANT, Mc Graw Hill, 2000).
Las habilidades que, de acuerdo con la investigación de ODI
INTERNATIONAL, componen cada una de las 7 Inteligencias son las siguientes:
INTELIGENCIA COGNITIVA
1. INPUT: Captación Veloz de Datos (Lectura Dinámica y Audición Rápida)
2. Capacidad de Memoria
3. Procesamiento de la Información, Análisis, Toma de Decisiones y Fijación de
Objetivos
4. OUTPUT: Comunicación Oral y Escrita

INTELIGENCIA EMOCIONAL
1. Autoconciencia y Autoestima
2. Autogestión de las Emociones,
Motivación y Manejo del Stress
3. Empatía
4. Habilidades sociales

INTELIGENCIA CREATIVA
1. Desarrollo del Poder de Observación y Percepción
2. Planteamiento de Problemas y Mejoras
3. Técnicas para Pensar lo Impensable
4. Métodos Multiplicadores de Ideas

INTELIGENCIA PRÁCTICA
1. Proactividad e Iniciativa (Emprendizaje)
2. Los Seis Sombreros para Pensar
(Toma de Decisiones Grupales)
3. Habilidades de Pensamiento
para Resolver Problemas
4. Administración del Tiempo, la Energía Física, los Recursos Mentales y
Materiales

INTELIGENCIA COMERCIAL
1.Creación o Adquisición de un Negocio
2.Capacidad de Negociación
3.Marketing Emocional
4.Innovación


INTELIGENCIA ORGANIZACIONAL
1. Liderazgo (Visión, Misión y Valores)
2. Administración Financiera y Logística
3. Trabajo en Equipo (Resolución de Conflictos)
4. Servicio al Cliente

INTELIGENCIA FINANCIERA
1. Manejo del Dinero
2. Inversiones en Negocios
3. Inversiones en Muebles e Inmuebles
4. Inversiones Bursátiles
Cada una de estas Siete Inteligencias, y sus respectivas Habilidades, pueden ser
aprendidas, aumentadas o perfeccionadas, y se han desarrollado programas,
desde hace décadas, y en todo el mundo, para llegar a ese objetivo de
mejoramiento.

¿ES LA INTELIGENCIA EXITOSA UN CONCEPTO VÁLIDO, O SE TRATA DE
UNA MODA O UN RECURSO DE MARKETING?
Para contestar esta pregunta bastaría conocer la trayectoria del Dr. Robert
Sternberg, y los conocimientos y la práctica que posee en el dominio de las
habilidades y funciones de la inteligencia humana, pero además es interesante
saber que el famoso filósofo español José Antonio Marina, recientemente ha
escrito una obra titulada, justamente, “LA INTELIGENCIA FRACASADA”. En
esta obra, escribe Marina:
“La inteligencia fracasa cuando es incapaz de ajustarse a la realidad, de
comprender lo que pasa o lo que nos pasa, de solucionar los problemas afectivos
o sociales o políticos; cuando se equivoca sistemáticamente, emprende metas
disparatadas, o se empeña en usar medios ineficaces; cuando desaprovecha las
ocasiones; cuando decide amargarse la vida; cuando se despeña por la crueldad o
la violencia. Carlo Cipolla, que ha enunciado las leyes de la estupidez, avanza la
siguiente definición: «Una persona estúpida es la que causa un daño a otra
persona o grupo de personas sin obtener, al mismo tiempo, un provecho para sí, o
incluso obteniendo un perjuicio.» Me parece insuficiente. El asunto es más grave.
Hay que incluir a las que se perjudican a sí mismas exclusivamente y, como
espero mostrar, a las que perjudican a otros, aunque saquen un beneficio”.
Después de definir la inteligencia como “la capacidad de un sujeto para dirigir su
comportamiento, utilizando la información captada, aprendida, elaborada y
producida por él mismo”, Marina agrega:
“La culminación de la inteligencia, su éxito, está en dirigir bien la conducta. Ya sé
que introducir la palabra «bien», un adjetivo sospechoso, habrá acabado de
escandalizar a un purista. Pero no estoy diciendo nada extraño. Una definición
clásica de la inteligencia, admitida por tirios y troyanos, dice que es la capacidad
de resolver problemas nuevos. Por lo tanto, la inteligencia dirige bien si permite
resolver esas situaciones conflictivas, de lo contrario está funcionando mal. La
principal función de la inteligencia es salir bien parados de la situación en que
estemos. Si la situación es científica, consistirá en hacer buena ciencia; si es
literaria, en escribir brillantemente; si es económica, en conseguir beneficios; si
afectiva, en ser feliz”.
Refiriéndose al Dr. Sternberg, Marina, en su reciente obra, señala “No hace mucho
ha publicado un libro titulado “¿Por qué las personas inteligentes pueden ser
tan estúpidas?” que alerta sobre una paradoja de la condición humana. Es fácil
ilustrar con ejemplos la realidad del fenómeno”.
En definitiva, la Inteligencia Exitosa es el nuevo paradigma del siglo XXI, que trata
de ayudar a las personas para que enfrenten los retos inéditos que nos plantea el
presente y el futuro.
Sería muy difícil expresarlo mejor que Marina:
“Si queremos ser fieles a la realidad, hemos de admitir que nuestra inteligencia
tiene dos pisos, es una inteligencia dúplex. Una cosa es la capacidad intelectual —
el piso bajo— y otra el uso que hacemos de esa capacidad —el piso de arriba—.
Una persona muy inteligente puede usar su inteligencia estúpidamente. Esta es la
esencia del fracaso, la gran paradoja de la inteligencia, que, como todas las
paradojas, produce una especie de mareo. La discrepancia entre «ser» inteligente
y «comportarse» inteligentemente nos revela que entre ambos niveles hay un
hiato, donde actúa un campo de fuerzas mal descrito, y esto abre un interesante y
urgente campo de investigación”.
Este campo de investigación constituye la pasión principal de los
profesionales que trabajamos en el modelo de la Inteligencia Exitosa.

Consultas:

subsidios@inteligencia-emocional.org
info@theodinstitute.org


Robert Sternberg: los perfiles de estilos y la inteligencia
Desarrollada por: Robert J. Sternberg.
Catedrático e investigador de la universidad de Yale, publicó en 1985 una teoría a la que llamó
teoría triádica de la inteligencia humana.
Descripción del modelo:
La teoría triádica describe la relación de la inteligencia con tres dimensiones de la persona, áreas a
las que el autor denomina subteorías. Se describen a continuación:
 La subteoría componencial tiene que ver con el mundo interno del individuo, con el
pensamiento analítico y académico. Investiga, planea y ejecuta.
 La subteoría experiencial explica su relación con el mundo externo, la forma en que
maneja su experiencia en las situaciones cotidianas, su pensamiento creativo. Busca
originalidad e innovación.
 La subteoría contextual hace referencia a la forma en que el individuo se mueve en su
entorno, al pensamiento práctico (street-smart), adaptativo y exitoso. Implica la solución de
problemas.
Adaptado de (Almaguer, 1998 y Howard, 1999).
Howard (1999) establece que la combinación de estas tres subteorías genera como resultado seis
pasos:
 Información acerca del objetivo a seguir.
 Investigación.
 Creación de estrategias.
 Establecimiento de los pasos claros a seguir.
 Creatividad.
 Implementación.

Presione sobre los cuadros naranja para mas información
(Sternberg, 1998)
A partir de la teoría triádica de la inteligencia, Sternberg y Grigorenko desarrollaron otra teoría a la
que llamaron teoría del autogobierno mental (publicada en 1997). Se puede relacionar con el
aprendizaje ya que estudia la forma en que las personas dirigen sus esfuerzos y sus preferencias
intelectuales. (Lozano, 2000).
Para explicar su teoría utilizaron la metáfora de los poderes del gobierno, ya que, en palabras de
Sternberg (1997) "la esencia de la inteligencia es el proporcionar los medios para gobernarnos a
nosotros mismos, de modo que nuestros pensamientos y nuestras acciones sean organizadas,
coherentes y adecuadas, tanto a nuestras necesidades internas, como a las necesidades del
medio ambiente. Por lo tanto, la inteligencia puede considerarse que hace para el individuo lo que
un gobierno hace para la colectividad" (pp.168).
Teoría del autogobierno mental:
Funciones  Ejecutivo: individuos que implementan sus ideas, siguen reglas, les
gusta aplicar lo que saben para resolver problemas.
 Legislativo: individuos que disfrutan crear reglas, formular estructuras y
planear soluciones.
 Judicial: individuos que les gusta evaluar, juzgar y analizar reglas, ideas
y procedimientos.
Formas De aquí se derivan cuatro, las cuales pueden combinarse por separado con
cualquiera de los estilos anteriores:
 Monárquico: son las personas que tienen una sola meta o necesidad
por cubrir y dirigen todos sus esfuerzos al cumplimiento de la misma. Son
intolerantes e inflexibles. Creen que los fines justifican los medios.
 Jerárquico: personas que tienen varias metas con diversas prioridades.
Son conscientes de sus acciones, tolerantes y medianamente flexibles,
se encuentran cómodos haciendo las cosas de manera sistemática.
 Oligárquico: personas que tienen varias metas de igual importancia. Les
cuesta trabajo definir prioridades. Son versátiles y tolerantes.
 Anárquico: personas que tienen muchas metas por cumplir pero no las
tienen claras. Se oponen a los sistemas preestablecidos para resolver
problemas, pero no presentan alternativas. Son intolerantes, no
reflexivas.
Niveles  Global: personas que gustan conceptualizar y trabajar con ideas. Son
difusos. Ven el bosque, pero no los árboles. Prefieren trabajar con
problemas generales que requieren pensamiento abstracto.
 Local: personas que prefieren detalles específicos y concretos que
requieren precisión en la ejecución. Son detallistas, concretas, con ideas
aterrizadas. Ven los árboles, más no el bosque.
Orientaciones  Externo: individuo extrovertido, abierto, socialmente sensible, le gusta
trabajar con la gente en grupos.
 Interno: individuo introvertido, reservado, poco sociable, le gusta trabajar
individualmente.
Tendencias  Conservador: personas que prefieren seguir las reglas establecidas y
las situaciones familiares, no les gusta el cambio, evitan situaciones
ambiguas.
 Liberal: personas que les gusta ir más allá de las reglas, les gusta el
cambio. Buscan situaciones ambiguas y novedosas.

Adaptado de Sternberg (1992), Howard (1999) y Lozano (2000).
Ya que todos los estilos puede combinarse, es decir, una persona puede tener una característica
de cada una de las cinco categorías, Sternberg establece que más que estilos únicos, lo que hay
son perfiles de estilos.
"La inteligencia, como el gobierno, ha de ser juzgada en función de diversos criterios… Lo que
interesa es el perfil de la inteligencia… La eficiencia del autogobierno mental, como la eficacia de
los gobiernos políticos, es producto de muchas cosas y debe ser comprendida y medida desde
múltiples perspectivas." (Sternberg, 1992, pp. 175).