You are on page 1of 5

AMA Y NO SUFRAS

WALTER RISO

RESUMEN

Introducción:

No hay nada más hipersensible que el amor, nada más arrebatador, nada más vital. Renunciar
a él es vivir menos o no vivir. El amor en todas sus formas nos embiste y trasciende, pero las
concepciones erróneas del amor son una de las principales fuentes de sufrimiento afectivo. Se
debe racionalizar el amor pero solamente lo necesario. Amor deseado y amor pensado, es
decir, emoción y razón en cantidades adecuadas.

Pero el amor debe estudiarse en tres dimensiones básicas, que al estar acopladas de amanera
adecuada, se está ante un amor unificado y funcional. De acuerdo a sus raíces griegas estos
tres amores son: Eros (El amor que toma y se satisface), philia (el amor que comparte y se
alegra) y ágape (El amor que dá y se compadece).

Eros: Es deseo sexual, posesión, enamoramiento, amor pasional. Lo más importante es el yo
que anhela, que apetece, que exige. Es la faceta egoísta y concupiscente del amor. Es
conflictivo y dual por naturaleza. Es el amor que duele. Peo no se puede prescindir de él, el
deseo es la energía vital de cualquier relación, ya sea como sexo puro o como erotismo. Bien
llevado, evoluciona hacia la phillia de pareja (Amistad con deseo). Siempre le falta algo, no es
un amor completo, es la idea del amor de Platón.

Phillia: Es el amor de pareja, el llamado amor conyugal o la amistad marital. Trasciende el Yo
para integrar al otro como sujeto: Yo y tú, aunque el yo sigue por delante. La emoción central
es la alegría de los quecomparten, la reciprocidad, estar tranquilos. No requiere de un acople
total, basta con cierta complicidad de intereses. No excluye a eros, lo serena pero no lo
aniquila, pero tanto eros como phillia son necesarios para conformar un vínculo estable, lujuria
simpática y amena, hacer el amor con el mejor amigo o amiga.

Ágape: Es el amor desinteresado, la ternura, la delicadeza, la no violencia. Es el amor de
entrega, el Tú puro y descarnado. Es la dimensión más limpia del amor, la benevolencia sin
contaminaciones egoístas. Es la disciplina del amor que no requiere esfuerzo, su aparición no
suprime a sus dos antecesores, los incluye y los completa.

Entonces, no hay un amor de pareja, hay tres amores reunidos alrededor de dos personas, y la
alteración de cualquiera de ellos hará que el equilibrio vital del afecto se pierda y el
sufrimiento aflore. El amor incompleto duele y se enferma.

EROS

El amor que duele:

Eros es ante todo un amor fluctuante, turbulento y contradictorio, nace y se extingue, se
reencarna. Está orientado a la autogratificación.

La naturaleza desbordada de eros: el enamoramiento

La estructura psicológica del enamoramiento o amor apasionado, amor obsesivo, deseo
pasional, incluye una mezcla de romanticismo crónico, euforia y desvelo. Tiene algunos
elementos:

Idealización del ser amado, exclusividad y fidelidad absoluta, sentimientos intensos de apego y
de atracción sexual, la convicción de que el amor será para siempre, pensamiento obsesivo
sobre el ser amado, deseo de unión yfusión total con el amado, disposición a correr cualquier
riesgo para conservar la relación.

Componentes químicos:

La excitación romántica está directamente ligado a la feniletinamina, y algunos transmisores
cerebrales (dopamina, serotonina y noradrenalina) que se relacionan con enfermedades
mentales como los trastornos maníaco-depresivos y los trastornos de ansiedad. Unos
productos volátiles que exuda el organismo llamados feromonas que siente la pareja a través
de la nariz por el olor del amado. Esto explicaría el amor a primera vista. De la lujuria es
responsable la testosterona.

Sexo y erotismo: Deseo de posesión, apoderarse del ser amado, adueñarse a cualquier precio,
así solo sea una fusión ficticia, la sensación basta. Deseo sexual: Manifestado como sexo puro
e instintivo. El sexo carnal baja su frecuencia con la familiaridad y el tiempo, el erotismo pude
prosperar de manera ilimitada, a pesar de los años. En el erotismo el sexo no está
exclusivamente al servicio de la reproducción, también está al del placer, al goce de amar a
través del contacto físico.

Para no sufrir:

Disfrutar la sexualidad en pareja sin estorbo, en una buena relación de amantes o de pareja no
hay aburrimiento ni fastidio postcoito. Se tiene derecho a sentirse atractivo (a),
independientemente de lo que digan los expertos en belleza. Arreglarse, exaltar los encantos y
utilizar la seducción y la belleza física no es imprescindible para el placer sexual.

La patología del amor erótico:

El enamoramiento ha sido asociado aun trastorno mental llamado hipomanía, alteración
caracterizada por un estado de euforia y optimismo exagerados. Porque las personas con
enamoramiento y con hipomanía son expansivas, promiscuas, exageradamente alegres,
hiperactivas y arriesgadas, lo que las convierte en un fácil blanco de eros. “Locos amores”.

El riesgo de sufrir por amor no depende tanto de la biología como de algunos esquemas
psicológicos adquiridos durante la infancia: Pérdida o abandono, necesidad de aprobación y
perfeccionismo, inamabilidad y dependendencia, personalidad histriónica.

Los delirios de eros:

El delirio celotípico o los celos enfermizos, el delirio erotomaníco o imaginarse amores que no
existen, (DSM IV-TR): Por lo general la persona sobre quien recae el sentimiento de amor
ocupa un estatus más elevado, pero también puede ser un perfecto exacto.

Para no sufrir: Elegir bien con quién, no confundir pasado con presente, si hay enfermedad:
Terapia Urgente.

PHILIA:

La tendencia es inevitable, eros declina con el paso del tiempo. Algunos sostienen que dentro
de los tres o cuatro primeros años de matrimonio es cuando se da el mayor descenso. Esto
tiene una base fisiológica, se activan componentes químicos niveladores de la euforia tales
como Vasopresina, Oxitocina y las Endorfinas. La hormona que màs se opone a la dulzura y
expresiòn de afecto es la testosterona.

Philia se refiere al amor cariñoso, querencias familiars, amigos o relaciones de pareja. En el
siglo XII en Francia, los poetas inventaron el amor amable yrefinado, orientado màs a la
admiraciòn de la amante que al deseo sexual duro.

La amistad amoroso: el nùcleo vivo de la relaciòn

Si alguien dijera “te amarè toda la vida” No le creerìa si se trata de amor eròtico, pero si a lo
que alude es al amor en acto, es decir al amor trabajado, construido y ejecutado en el dìa a
dìa, llegarìa a creerlo porque depende de la voluntad y no de un sentimiento. Porque la philia
se aprende y se hace sobre la marcha. No solo hacemos el amor, tambièn hacemos la amistad,
en tèrminos afectivos. Cocinar juntos, reìrse, cantar, leer poesìa, confesarse sueños no
realizados aùn. Es alegrìa, alegrìa de que nuestra pareja ronde nuestra vida.

Para no sufrir: En una buena relaciòn de pareja debe haber alegrìa, que podamos ser amigos
de nuestra pareja. La semejanza produce agrado y favorece las relaciones estables. Concenso
en gustos, opiniones y aficiones. Una buena relaciòn propicia la cercanìa y la intimidad.
Confianza: Los miembros de una buena pareja tienen la certeza de que el otro nunca les harà
daño intencionalmente.

La philia y los Apegos:

Apego seguro: Los adultos que tuvieron buenas relaciones de apego con su madre, se acercan
a los demàs sin problemas.

Apego inseguro/evasivo: Si los padres fueron indiferentes o distantes, cuando se es adulto se
tiende a rechazar las relaciones ìntimas, son desconfiados y autònomos.

Para no sufrir: Ser compatibles en lo fundamental, sentir admiraciòn por la pareja, no idolatrìa,
amor justo y digno y confianza bàsica.

ÀGAPE:

Si hemoslogrado integrar de manera ponderada y unificada a eros y philia, nos deseamos con
pasiòn y nos realizamos mutuamente en la alegrìa compartida, parecerìa que no falta nada.
Pero el amor sigue su curso, eros se transforma en philia, que lo incluye, y a su vez philia se
conecta a un nuevo amor que incluye a ambos. Un amor distinto, que no sufre ni ambiciona
tanto como eros, ni espera tanto a cambio como philia. Se ubica enteramente en el tù. No soy
yo, ni somos nosotros, eres tù en primera instancia. A ese amor se le llama àgape.

Es la dimensiòn ètica del amor que se transforma en eros, el sufrimiento que se regala.

Es la dimensiòn ètica del amor que se transforma en altruismo.

La condiciòn de àgape: Solo una condiciòn requiere, que la persona depositaria del àgape no
se aprovecha de nuestras debilidades. Dar amor àgape sin restricciones no es altruismo sino
insensatez.

Dulzura y no violencia: Se tiene la capacidad de renunciar al poder para evitar herir a la
persona amada. “Respetarte es saber leer tu no, tu inseguridad, reconocerlas de manera
horizontal y no vertical, hacerlas mìas sin contagiarme. Es ser exacto y cuidadoso en mis
aproximaciones para no aplastarte con mi ego ni lastimarte con mi indiferencia. Amarte es
ablandar el corazòn”.

El amor conlleva su propia disciplina, porque aliviana la carga de las exigencias o al menos las
transforma y les confiere un sentido de responsabilidad indolora.

Para no sufrir: Retirar las exigencias que no sean vitales, recordar que el egoìsta siempre sufre
y queel àgape no implica ir en contra de tu dignidad.

El dolor que nos une: El enamorado entregado plenamente al goce del àgape es poco menos
que un ente abstracto, pero ante la posibilidad de perder a su amada, el mismo individuo
saltarìa para restaural el control afectivo.

Reglas de oro de la convivencia: Ama a tu pròjimo como a tì mismo, tratar a los demàs como
nos gustarìa que nos traten, hacer el bien con el menor daño posible al pròjimo. “No te harè
nada que no quisiera que me hicieras. Darè un paso atràs, un paso amable, para luego avanzar
sobre lo positivo. Despuès ensayarè tus gustos pero sòlo cuando tenga claro tus disgustos. No
puede crecer el amor si no se abona primero la tierra del buen trato. Es muy fàcil saber cuàles
son tus derechos, basta con mirar los mìos”. No olvidar la compasiòn.

Para no sufrir ni hacer sufrir: Negarse a todo tipo de agresiòn, no subestimar el dolor de mi
pareja, no agredir a mi pareja de ninguna manera, ni aprovecharme de sus debilidades, no
fomentar la indiferencia afectiva, la frialdad, la falta de cotacto fìsico o la ausencia de caricias.

Agape es maternal, nada disculpa el abandono afectivo de la persona que amas.