You are on page 1of 4

La cultura Organizacional de Google

La cultura de google es atípica, es básicamente tecnocrática, pues los individuos progresan
según la calidad de sus ideas y por su saber tecnológico. Google también trata de brindar
mucha estimulación intelectual, la que, para una empresa que se funda en la tecnología
puede ser la oportunidad para aprender de los mejores. Si una empresa realmente adoptara
la idea de que las personas son su principal activo en lugar de solo declamaría, las trataría
más o menos como lo hace google.
Google es una empresa que constantemente crea nuevos productos para los
consumidores, y/o mejora los ya existentes... la innovación tecnológica es una
característica de la institución. En este punto, los recursos humanos cobran
mayor importancia, porque son ellos los que van a diferenciar a la empresa de
las demás. Google comprende que la creatividad debe ser incentivada y lo peor
que puede hacer es reprimirla o eliminarla... Así como otras empresas
poderosas en el mundo, el factor más importante de la institución es el recurso
humano.

. El proceso de selección
Las personas que deseen trabajar en Google deberán pasar por un proceso de
selección extenso y extremadamente riguroso. Lo primero e imprescindible es
haber culminado en primer puesto donde haya estudiado, sin cumplir este
requisito, no se puede avanzar. Luego deben ser propuestos por personas que
ya se encuentran trabajando dentro de la institución. Una vez que esto sucede,
empiezan las pruebas, se debe pasar diferentes niveles. Al final del proceso se
tiene una entrevista con Larry Page, la cual es decisiva, pues él decide. No
importa si pasaste todos los niveles con excelencia, lo importante es convencer
a Larry Page que debes trabajar en Google.

Requisitos que se pide para trabajar en Google:
 Unas notas por encima de la media. Durante todo el proceso hicieron
bastante hincapié en que fuera actualizándoles las notas en la medida
que las recibiera, que les enviase todas las que pudiese conseguir de
cursos pasados, etc. Para ellos el expediente es importante.
 Conoce bien Internet. Hablar en términos digitales y con terminología
propia de la Web no debería ser problema.
 Más aún, conoce al dedillo las aplicaciones de Google. Google no es solo
un buscador, también es Gmail, Google Maps, Google Earth, Google
Books, Google Apps, etc., etc. Aprende a usarlas y analiza sus ventajas y
desventajas.
 Ten vida más allá de la red. Google valora tus hobbies. Si perteneces al
club de radiocontrol de tu provincia y os reunís periódicamente házselo
saber. Si eres un director de cine en ciernes y has rodado tus propios
cortos: cuéntaselo.
 Se natural y cercano. La mayoría de las personas que te entrevisten
serán tus futuros compañeros así que tendrás que caerles bien. De nada
sirve ser el mejor si no caes bien a la gente.
 Demuestra pasión por la tecnología e intenta dar soluciones novedosas a
los retos que te planteen. Ellos ya saben que los pop-up no funcionan,
que el spam no le gusta a la gente, etc. Sé original. Aporta valor.

Al interior de la institución se desplazan en bicicletas y carros pequeños
puestos por la institución... la comida y bebida de los ambientes de
descanso es gratis... tienen salas para jugar billar, cabinas de masaje,
salas de videojuegos... y es normal encontrar problemas matemáticos y/o
algoritmos por resolver en las paredes de los servicios higiénicos!!!!...
 Google nos ofrece algunas fotos por dentro... aquí podemos darnos una
idea del cuidado que han tenido en otorgar al trabajador una
infraestructura que permita desarrollar su creatividad.







 Algo motivador es el hecho que en la cafetería puedes encontrar a las
mentes más brillantes en el campo tecnológico, creadores de las
herramientas que usamos normalmente en Internet. Sentarse y conversar
con alguno de ellos es sumamente gratificante. Nos habló de un
programador ciego con mucha sabiduría con quien había tenido una
excelente conversación, pero no recuerdo el nombre...

Hay otro beneficio cuando se tienen políticas de incentivo al personal,
desarrollo de ambientes gratificantes y motivadores: los mejores
profesionales quieren trabajar en tu empresa. Google es la empresa en la
que la mayor parte de americanos quisieran trabajar, recibe 3,000
solicitudes de trabajo diariamente, es decir, algo de un millón de
solicitudes al año

¿Por qué son tan atractivas las oficinas de
Google?

Tener oficinas con tantas comodidades es un gesto inequívoco de seducción. Y
todo el mundo quiere ser seducido. Es una cuestión de autoestima: sentirse
seducido, es sentirse valorado.
Trabajar en Google es sentirse seducido en forma permanente.
Todo eso dice Google con sus oficinas. ¿Y qué EGO se resiste a un amor así?
Sin embargo, para emitir un mensaje de esas características, además de un
modelo de negocios que se vea favorecido como es el hecho de trabajar por
proyectos, implica que además ese modelo de negocios sea casi imbatible.
¿Qué cultura reflejan las oficinas de Google?
Trabajar en Google significa formar parte de la compañía que está escribiendo
una parte importante de la historia de las comunicaciones. Y si tomamos en
cuenta que la historia de las comunicaciones modifica directamente la historia
del hombre, de alguna manera, ser parte de Google, es ser parte de la historia
del hombre. Y no vamos a explicar lo atractivo que esto resulta.
Desde Adán y Eva que la historia no se hace en el paraíso. La historia la hacen
los imperios. En este caso el pasaje que ocurre entre la percepción de paraíso
a la percepción de imperio es el mismo que se da de la teoría a la práctica, de
los sueños a los hechos y de los ideales al pan nuestro de cada día. En
síntesis, de afuera hacia adentro.
Desde afuera, Google es el paraíso; desde adentro, el imperio.
El mensaje “Google es un paraíso” no es para los Googlers, sino para el resto
del mundo. Para los Googlers, el mensaje de sus oficinas es más directo aún:
“para gozar de los beneficios de la cultura organizacional de un imperio,
primero hay que comprometerse en la construcción del imperio omnipresente
que todo lo ve y todo lo sabe.
En el trabajo se pasa la mayor parte de nuestra vida activa. Y parte de ese
racional es el que utiliza la lógica de resignación que la posmodernidad tiene
reservada para el trabajo: “Con nosotros, esa parte de tu vida va a ser mejor”.
¿Las oficinas de Google son la última gran
revolución en beneficios corporativos?
Sin dudas. Del tema se ha hablado demasiado y hasta dejó de ser noticia para
ser una percepción instalada en el inconsciente colectivo: trabajar en Google,
otra vez, es trabajar en el paraíso.
Pero el asunto no fue una casualidad. Sin olvidar que después de todo se
trataba de un trabajo, Google definió el posicionamiento de “paraíso” y lo
comunicó de la manera correcta al diferenciar comunicación de estrategia, es
decir, diferenciando públicos: la percepción para los públicos externos no es la
misma que para sus empleados.
El impacto de la innovación hizo el resto.