You are on page 1of 3

Definición del Índice Glicémico

El índice glicémico mide la capacidad que un glúcido dado tiene de elevar la glicemia después de la comida,
con respecto a una referencia estándar que es el glucosa puro.
Definición de la glicemia
La glicemia es la cantidad de "azúcar" (en realidad de glucosa) en la sangre. Cuando estamos en ayunas, la
glicemia es de 1 gramo de glucosa por litro de sangre más o menos.
Si se come un glúcido, este se trasforma en glucosa por medio de la digestión y genera el aumento de la
glicemia.
El nivel de la glicemia en la sangre es de importancia capital con respecto al tomar y perder peso. La glicemia
que engendra la digestión engendra la secreción de una hormona: la insulina. Según la importancia esta
hormona es susceptible de engendrar o no la perdida de peso.
Calculo del Índice Glicémico
Durante mucho tiempo creímos que los glúcidos engendraban una respuesta glucídica idéntica con respecto
a una misma porción. A mediados de los años 70, Phyllis Crapo, una investigadora californiana de la
Universidad de Stanford, comprobó que por una misma cantidad glúcido puro, cada uno engendraba una
elevación diferente de la glicemia.
Asimismo, conviene medir la capacidad hiperglicemiante de cada glúcido (su potencial glicémico de una cierta
manera) para compararlos entre si.
Luego, en 1981, David Jenkins define los índices glicémicos a partir de los estudios científicos de Phyllis
Crapo en 1976.
En vez de considerar simplemente la importancia glicémica de cada glúcido, David Jenkins tomó en cuenta la
totalidad de la curva glicémica generada por el alimento estudiado de manera aislada en ayunas.
Para construir una graduación de los índices glicémicos, David Jenkins le dio arbitrariamente el índice 100 a
la glucosa (de la misma manera en que se decidió el 0° del termómetro centígrado). El valor 100 corresponde
también a 100 % de la absorción intestinal de la glucosa ingerida.
El concepto
El valor de los índices de los alimentos medidos con la misma cantidad de glúcido puro, se determina con la
fórmula siguiente:

Superficie del triángulo del
glúcido probado
Superficie del triángulo de
glucosa
x 100
El índice glicémico mide la capacidad glicemiante de un glúcido, es decir su capacidad en liberar una cierta
cantidad de glucosa después de la digestión. Por ello, se pude decir que el índice glicémico mide la
biodisponibilidad de un glúcido, lo que corresponde a la tasa de absorción intestinal.
Para mayor información sobre sobre la fisiología de la absorción intestinal
Si el índice glicémico es alto (como el de la papa/patata), la tasa de absorción del glúcido genera una
respuesta glicémica alta.
Al contrario, si el índice glicémico es bajo (como el de las lentejas) la tasa de absorción del glúcido genera
una respuesta glicémica baja y hasta insignificante.
De esta manera, con respecto al índice de referencia 100 del glucosa, las papas a la francesa / patatas fritas
tienen un índice glicémico (IG) de 95 siendo que las lentejas verdes tienen un IG de 25.
Sin embargo, el índice glicémico de un glúcido no es fijo, puede variar en función de diversos parámetros
como el origen botánico o la variedad de un cereal, la madurez de una fruta, los eventuales tratamientos
térmicos, la hidratación, etc.
Para mayor información sobre los factores de modificación del índice glicémico
¿Cuál es el interés del índice glicémico (IG)?
Como lo hemos dicho previamente, el IG indica el potencial glicemiante de un glúcido y por ello de la
capacidad de este en generar una secreción de insulina correspondiente. Ahora que sabemos que mientras
más alta es la respuesta insulínica, más importante es el riesgo de engordar.
El grave error de los nutricionistas actuales
A pesar de las advertencias de especialistas de los índices glicémicos, como el profesor Gérard Slama, la
comunidad nutricionista continúa en su mayoría a referirse a los glúcidos con respecto a su velocidad de
absorción.
En realidad hay dos categorías de nutricionistas.
La primera es la de los conservadores. Ellos incluso ignoran los índices glicémicos y aún si han entendido
hablar de ellos, no han entendido su interés metabólico. De esta manera, continúan de hablar de los glúcidos
“lentos y rápidos”. Ellos son en particular miembros de la corporación del os dietistas deportivos o
periodistas. Así, ellos contribuyen a entretener la ignorancia del Gran Público dándoles una concepción
totalmente errónea de la nutrición.
La segunda categoría es la de los hipócritas aunque la mayor parte del tiempo lo son por ignorancia e
incomprensión. Ellos han admitido e integrado la clasificación de los índices glicémicos en sus discursos pero
continúan obstinadamente amalgamándolos a la antigua clasificación de los azúcares complejos y simples.
Según ellos, la noción de los índices glicémicos solo sirve para medir la rapidez de absorción de un glúcido.
En este sentido, la totalidad del contenido glucídico de un alimento se transformaría en glucosa y mientras
más bajo sería el IG más lenta sería la absorción intestinal, lo que engendraría una glicemia más baja pero
más duradera. Entonces, el índice glicémico solo serviría a medir la duración de la absorción intestinal de la
glucosa.
Esta concepción es totalmente errónea porque no corresponde a ninguna realidad fisiológica.
Todo lo contrario, todas las experimentaciones sobre los índices glicémicos y en particular las de David
Jenkins, demuestran que un índice glicémico bajo (por ingestión de cantidades equivalentes) revela que una
menor cantidad de glucosa fue absorbida y no que la absorción intestinal fue más lenta.
Desafortunadamente esta concepción inexacta de la noción de índice glicémico es ampliamente difundida por
una torpe comunidad científica. En su libro “La diététique du cerveau” (La dietética del cerebro) el profesor
Jean-Marie Bourre, miembro de la Academia de Medicina Francesa, dice claramente que el índice glicémico
mide la rapidez de absorción del glucosa, siendo esto absolutamente falso.
En conclusión, podemos deplorar una ignorancia del cuerpo médico en cuanto al fenómeno de los índices
glicémicos pero sobre todo de su importancia con respecto a la secreción de insulina siendo que ésta es el
factor más determinante en engordar y en la diabetes.