You are on page 1of 3

Año difícil para las reservas

Según un informe de la Cepal, las naciones de América latina registraron tensiones en el frente externo,
lo que impactó en sus reservas. En México y Perú subieron a un ritmo menor. En Brasil, Chile,
Venezuela y Argentina cayeron.






En 2013, las reservas internacionales cerraron en 30.856 millones de dólares, al caer 12.564 millones respecto
al año pasado y ubicarse en niveles similares a los de diciembre de 2006. Según un informe de la Cepal, los
países de América latina también registraron tensiones en el frente externo, lo cual se observó en una fuerte
desaceleración del ritmo de acumulación de reservas. La mayor volatilidad financiera internacional, por la
posibilidad del retiro de estímulos monetarios de Estados Unidos, potenció esa situación a través de un
incremento en la fuga de capitales especulativos. En Argentina, el retroceso de las divisas del Central se
explicó también por el pago de deuda, por el menor saldo comercial y por la salida de dólares a través del
turismo.
Latinoamérica incrementó sus reservas internacionales en 2003 millones de dólares durante 2013. Esta cifra
muestra algunas dificultades externas para la región si se tiene en cuenta que, en 2011, las divisas de los
bancos centrales habían avanzado en 104.935 millones de dólares, al tiempo que en 2012 lo habían hecho en
59.332 millones. La menor performance de este año se debió a que la cuenta corriente (saldo del intercambio
de bienes y servicios) alcanzó un rojo de 141.452 millones de dólares, para aumentar 43,7 por ciento, mientras
que la cuenta capital (saldo de los flujos financieros) computó un superávit de 143.456 millones de dólares,
para caer 9,1 por ciento interanual.
En el detalle por países de la región, la Cepal estimó los siguientes resultados para las reservas
internacionales en 2013.
- Brasil. La cuenta corriente marcó un rojo de 77.624 millones de dólares, al aumentar 43,1 por ciento
respecto del 2012, al tiempo que el superávit de la cuenta capital ascendió a 73.024 millones de dólares, una
cifra casi idéntica a la del año pasado. El resultado fue que las reservas tuvieron un retroceso de 4600
millones de dólares, lo cual contrasta con el incremento computado en 2011, de 58.637 millones de dólares, y
en 2012, de 18.900 millones de dólares.
- Chile. La cuenta corriente anotó un déficit de 7725 millones de dólares, contra el rojo de 9497 millones de
2012. A su vez, la cuenta capital sumó 7234 millones de dólares, para disminuir 20,8 por ciento interanual. De
este modo, las reservas computaron una merma de 491 millones de dólares, cuando en 2011 habían subido
14.190 millones de dólares y en 2012 habían retrocedido 367 millones.
- En Perú. El saldo del comercio y los servicios alcanzó un desequilibrio de 11.690 millones de dólares,
contra 6842 millones del año pasado, mientras que la cuenta capital ascendió a 14.094 millones de dólares,
para retroceder 34,9 por ciento. El balance implicó un incremento de reservas de 2404 millones de dólares,
cifra que resulta moderada si se la compara contra 14.808 millones acumulados durante 2012.
- México. La cuenta corriente totalizó con un déficit de 17.568 millones de dólares, al subir 19,9 por ciento en
relación con el año pasado. Por su parte, los flujos financieros dejaron un saldo favorable de 29.368 millones
de dólares, 8,7 por ciento de baja interanual. Como resultado, las divisas acumuladas en el Banco Central
marcaron un alza de 11.800 millones de dólares, contra el aumento de 17.524 millones del año anterior.
México fue el país de la región con mayor incremento de reservas durante 2013, dato no menor si se tiene en
cuenta que Brasil había ocupado ese lugar en 2010, 2011 y 2012.
- Venezuela. La cuenta corriente sumó 6644 millones de dólares, contra 11.016 millones del 2012. Sin
embargo, el resultado adquiere relevancia porque fue uno de los tres países de América latina que alcanzaron
superávit a través del intercambio de bienes y servicios. Los otros dos fueron Bolivia y Paraguay. En cuanto a
la cuenta capital, Venezuela anotó un rojo de 15.236 millones de dólares, por lo cual las reservas cerraron en
20.876 millones, con una caída de 43,2 por ciento. Este retroceso, de casi 9000 millones de dólares, ubicó al
país en segundo puesto detrás de Argentina entre los que más reservas perdieron en 2013.
- Bolivia. El saldo del intercambio comercial y de servicios fue favorable en 1321 millones de dólares, contra
2127 del año anterior, mientras que la cuenta capital computó un déficit de 998 millones de dólares, cuando
habían sido 416 millones en 2012. El resultado fue que Bolivia acumuló reservas por 323 millones de dólares,
una cifra menor a los 1712 millones del año pasado y 2160 millones del 2011.
- Argentina. El rojo de la cuenta corriente fue de alrededor de 3000 millones de dólares, contra el resultado
positivo de 22 millones del año pasado. A su vez, el flujo financiero anotó un déficit superior a 7000 millones
de dólares. Mientras que las economías de América latina financiaron el desequilibrio de cuenta corriente con
un ingreso neto de capitales, Argentina computó durante los últimos tres años fuerte salida de divisas a través
del canal financiero. Esto implicó que, a diferencia de lo que ocurrió en la región, se perdieron reservas. En
2013, las divisas del Central bajaron 12 mil millones de dólares y la caída asciende a 22 millones de dólares
desde finales de 2010. El desequilibrio de las cuentas externas fue mayor este año por el retroceso del saldo
comercial, lo cual estuvo potenciado por maniobras de exportadores e importadores que buscaron ganancias
cambiarias. También por la mayor salida de divisas a partir del turismo. A su vez, siete de cada diez dólares
que se perdieron de reservas en 2013 fueron por pago de deuda.
Informe: Federico Kucher.
Compartir: