You are on page 1of 3

La pregunta fundamental por el ser

mismo[i]
Martin Heidegger
en: Heidegger-Studien, vol. 2, Berlin 1982, 1-9; M. Heidegger, Was ist das sein selbst?
12.9.1946, en: M.H., Reden und andere Zeugnisse eines e!ens"eges. 191#-19$6. %&., vol.
16, 42'-2(, 8#(s

A raíz de mi propio desarrollo filosófico, que tuviera su punto de partida en mi
ocupación con Aristóteles iniciada ya en el Gimnasio y continuada nuevamente con él,
la pregunta por el tÛ tò n siguió siendo, siempre, para mí, la pregunta rectora de la
filosofía!
"especto de la confrontación con la filosofía antigua en su totalidad, que fuera
aclar#ndose cada vez m#s, reconocí un día que, en el inicio de la filosofía occidental y,
seg$n esto tam%ién, para toda la filosofía posterior, la pregunta resultó ser rectora& 'qué
es el ente en cuanto tal( y que, sin em%argo, nunca se preguntó& 'qué es el ser mismo y
en qué se funda y consiste la patencia del ser y su relación con el )om%re(
*ólo a través de mi encuentro con +usserl, cuyos escritos ya conocía yo, de
antes, pero que precisamente )a%ía leído al igual que cualquier otro escrito filosófico,
pude lograr una relación m#s viva y fructífera con la acción efectiva del preguntar y el
descri%ir fenomenológico!
,e ese modo, pude desarrollar recién en forma filosófica la pregunta
fundamental por el ser mismo, que me motiva%a propiamente!
-ntretanto me )alla%a situado desde un principio y constantemente fuera de la
posición filosófica de +usserl en el sentido de una filosofía transcendental de la
conciencia!
',e dónde vendr# el )ec)o de que se interprete Ser y Tiempo siempre
$nicamente como un tipo de antropología fenomenológica o como una fenomenología
de la conciencia del mundo natural(
.ue en la parte de Ser y Tiempo /la que fuera pu%licada/, se )a%le
tem#ticamente del ,asein )umano no es cuestión alguna! 0ero una pregunta a$n m#s
importante es& 'por qué entonces y con qué propósito se pregunta por el ,asein del
)om%re y por su ser 1esto es, por su e2istencia3 en el sentido de la temporalidad del
,asein( 4o se trata de ninguna manera de )acer una ontología del )om%re, en el sentido
de una disciplina parcial delimitada en forma especial dentro de una ontología general
/no se pretende en a%soluto algo seme5ante, sino en la medida que se )a%le de una
ontología, de lo que se trata es de una ontología fundamental, lo que significa /dic)o en
lengua5e de la tradición/ de una fundamentación de la ontología, y por ende
primeramente tam%ién de una fundamentación de la ontología en general! 0ues la
pregunta no es m#s, pensado rigurosamente, una pregunta ontológica, si por ella )a de
entenderse la pregunta general y la pregunta especial por el ser del ente, dic)o m#s
claramente& no por el ente respecto del ser, cuyo 6sentido7 es ya supuesto como algo fi5o
e incuestiona%le por doquier desde 0arménides )asta 4ietzsc)e, sino por el ser mismo y
eso significa, a la vez, por la patencia y el claro del ser 1no del ente3, tal es la $nica
cuestión!
-l título para esta pregunta reza en Ser y Tiempo como la pregunta por el
sentido del ser 1pag!83 9y sentido 1p#g!8:8, 6y p#g!;<;7 /=! >eaufret3, podría decirse
%revemente, es el #m%ito del desocultamiento o del claro 1comprensi%ilidad3, donde
toda comprensión, es decir, todo proyectar 1llevar a lo a%ierto3, se )ace primeramente
posi%le!
?a pregunta en Ser y Tiempo va $nicamente tras la verdad del ser, no del ser del
ente, por lo tanto nunca m#s detr#s de una ontología, se trate ésta de una general o de
una particular o especial!
0ero, por )a%erme dado cuenta temprano de que, para los griegos, y sin que ellos
mismos lo pensaran, el ser fue determinado como presencia 1o sea, a partir de tiempo3,
aquello me dio el gui@o decisivo, de que el ser est# puesto de alg$n modo oculto en el
claro del tiempo!
,e tal modo que, tiene luego, si )a de ser preguntado por la verdad del ser 1es
decir, por el claro del ser3, plantearse la pregunta seg$n Ser y Tiempo / y puesto que el
)om%re se )alla puesto en una relación destacada con el ser, a sa%er, en el claro del ser,
que de un modo muy oculto es el tiempo mismo, )a de ser preguntado por la relación
originaria del tiempo con la esencia del )om%re! 0or eso es que al comienzo de Ser y
Tiempo se trata la temporalidad del ,asein )umano!
Aodas estas preguntas por la temporalidad del )om%re, orientadas $nicamente
)acia la pregunta por el sentido del ser, son, por e5emplo, para un pensador como
BierCegaard por completo e2tra@as, como lo son del todo desconocidas para toda la
filosofía tradicional, y no )an sido comprendidas en lo m#s mínimo )asta a)ora,
incluso, a pesar de Ser y Tiempo!

[*iga escri%iendo]

.uisiera )acer notar aquí algo muy personal, y es que& con este pensar, en el sentido de
la pregunta por la verdad del ser, no se trata en a%soluto de un rendimiento especial o de
un descu%rimiento peculiar de un )om%re particular, sino que en la misma pregunta el
ser y su misterio fuerzan al )om%re de la tierra a su apremio m#s e2tremo, a sa%er, como
lo )e llamado, le reclaman por el olvido del ser y le fuerzan a la meditación! 0ara que un
)om%re pueda estar siquiera un poco a la altura de esta meditación de esta pregunta, se
requerir# quiz#s atravesar por un silencio de dos o muc)as décadas!

Martin Heidegger
Araducción de >reno Dnetto, 0laya Anc)a, 88! de -nero, <EE8

[i] -l te2to que a)ora reproducimos fue dictado a =ean >eaufret en *eptiem%re de 8FGH,
durante su primer encuentro con Iartin +eidegger en Aodtnau%erg 1en la *elva 4egra3
como respuesta a muc)as preguntas, que =ean >eaufret se )iciera respecto del autor de
6*er y Aiempo7! [=! >!, -ntretiens avec J! AoKarnicCi, 0aris 8FLG, p!H s!]
*i %ien =ean >eaufret )a%ía intentado ya )ace algunos a@os descifrar a +usserl y a
+eidegger, +eidegger tiene noticias de >eaufret /como lo testifica una carta del <;! de
4oviem%re de 8FG: [impreso al final de 6?ettre sur lM)umanisme7, 0aris 8FHG]/ recién
por dos de sus ensayos [en& Confluences, 4r! </H, ?yon 8FG:], por los que reconoce en
él, con todo, de inmediato, a un interlocutor con un oído despierto para su camino del
pensar!
-ste decisivo encuentro, en *eptiem%re de 8FGH, pero ante todo la 6Carta sobre el
Humanismo7 dirigida a =ean >eaufret, en ,iciem%re del mismo a@o, permitió que
surgiera entre am%os un fructífero di#logo, y que perdurara ininterrumpidamente )asta
la despedida y separación de +eidegger, el a@o 8FNH!
-l significado de este te2to reside, en particular, en que recuerda la pregunta de
+eidegger, como fuera planteada y desarrollada, en 6*er y Aiempo7, en dirección al
sentido del ser / una pregunta que fuera incesantemente reiterada como preguntaO su
e2posición que a)ora repetimos da un paso en el camino de su preguntar!
=ean >eaufret presentó este te2to el <F! de Dctu%re de 8FNH, como Pntroducción del
*eminario que él diera en invierno de 8FNHQNN, en la Iaison des ?ettres 1en 0aris3!
[4ota de 0)ilippe RlidiSre]