You are on page 1of 4

ABORTO EN CURSO

Se define como aborto en curso al cuadro clí-
nico caracterizado por contracciones uterinas
dolorosas, intermitentes y progresivas acom-
pañadas de borramiento y dilatación cervica-
les y sangrado de origen uterino. Las membra-
nas ovulares se encuentran íntegras. El trata-
miento consiste en hidratación, administrar
analgésicos parenterales, reforzar la actividad
uterina si es necesario y esperar la expulsión
fetal para proceder al legrado o la revisión
uterina.
Conducta. Hospitalización inmediata de la pa-
ciente. Revisión de los exámenes de labora-
torio. Solicitar hemograma, hemoclasificación.
Si se trata de un aborto de primer trimestre:
• Legrado uterino, previa dilatación del cue-
llo uterino. Si es posible constatación eco-
gráfica posterior de la evacuación uterina.
• Efectuar siempre exploración vaginal bajo
anestesia en el momento del legrado, para
descartar un posible embarazo ectópico.
Anotar en la historia clínica los datos obte-
nidos.
Aborto de segundo trimestre:
• Si el cuello uterino está abierto o semiabier-
to, si existe una dinámica uterina instaurada
y si la metrorragia no es alarmante, procu-
rar el vaciamiento del útero mediante goteo
de oxitocina (15-30 UI de oxitocina en 500
mL de Lactato de Ringer). Después de la
expulsión del feto, practicar revisión uterina.
En lo posible evitar el uso de las legras.
ABORTO RETENIDO
En estos casos el embrión muere o se despren-
de pero queda retenido dentro del útero. Debe
sospecharse cuando el útero no aumenta de
tamaño, los síntomas y signos del embarazo
disminuyen hasta desaparecer y el control eco-
gráfico visualiza embrión sin actividad cardiaca,
con distorsión del saco gestacional, disminu-
ción del líquido amniótico y, en embarazos del
segundo trimestre, cabalgamiento de los hue-
sos del cráneo. El advenimiento de la ecografía
permite el diagnóstico de la muerte embrionaria
y de la muerte fetal en forma precoz; por esta
razón, para el manejo clínico no tiene lugar en
la actualidad el considerar aborto retenido so-
lamente a aquel que tiene tres o más semanas
de muerte intrauterina.
ABORTO INCOMPLETO
Se denomina aborto incompleto al cuadro clí-
nico caracterizado por la expulsión parcial de
los productos de la concepción. Cuando que-
da retenida la placenta el tratamiento consis-
te en completar el aborto por medio del legrado
o la revisión uterina
a pérdida del líquido amniótico ya configura
un cuadro de aborto incompleto; sin embar-
go, se utiliza el término de aborto inevitable
cuando las contracciones uterinas son más
enérgicas, el cuello sufre borramiento y dila-
tación, las membranas están rotas y se pal-
pan a través del cuello las partes fetales. En
estos casos el tratamiento consiste en hidratar
la paciente, reforzar la actividad uterina con
oxitocina si es necesario, administrar analgé-
sicos parenterales y esperar la expulsión del
feto. Posteriormente se procederá a practicar
legrado o revisión uterina. desde
el punto de vista clínico se identifica porque
desaparece el dolor y el sangrado activo des-
pués de la expulsión de todo el producto de la
concepción. Puede persistir un sangrado es-
caso por algún tiempo.
Conducta. Hospitalización, ordenar hemogra-
ma, hemoclasificación y serología.
Si se trata de un aborto incompleto y la pérdi-
da sanguínea es notable, es necesario reali-
zar legrado uterino inmediato con goteo
oxítocico simultáneo.
Los cuidados posteriores incluyen:
• Goteo oxitócico durante 2-3 horas después
de la evacuación uterina.
• Globulina anti D en las pacientes Rh nega-
tivas.
• Efectuar un adecuado soporte psicológico
Se denomina aborto completo a la situación
en la cual hay expulsión total del embrión o
del feto y de las membranas ovulares. Desde
el punto de vista clínico se identifica porque
desaparece el dolor y el sangrado activo des-
pués de la expulsión de todo el producto de la
concepción. Puede persistir un sangrado es-
caso por algún tiempo.
Tratamiento. Cuando ocurre en embarazos
tempranos el tratamiento consiste en la ob-
servación solamente, confirmación por eco-
grafía y, si se considera necesario, el segui-
miento de la hCG.
. Anomalías genéticas
La mayoría corresponden a pérdidas que suceden antes de las 8 semanas de embarazo,
generalmente como huevos anembrionados. Las distintas alteraciones que se producen
llevan a la formación de un cigoto anormal como consecuencia de un error en la meiosis I
o II, ya sea materna o paterna; superfecundación o bien división cromosómica sin división
citoplasmática.
A continuación se mencionan las Anomalías cromosómicas más frecuentes:
• Trisomías autosómicas (T 16)
• Triploidías (doble fertilización)
• Monosomía X (45XO)
• Translocaciones e inversiones
B. Incompetencia cervical
Consiste en la dilatación indolora del cuello que lleva a una protrusión de las membranas y
la consecuente expulsión fetal si no se maneja oportuna y adecuadamente. Ocurre por lo
general durante el 2o o 3er trimestre y tiende a recurrir en embarazos posteriores.
Etiología: Entre las causas más frecuentes destacan las de tipo congénita principalmente,
seguidas de aquellas secundarias a conizaciones, traumáticas o dilatación cervical manual.
El diagnóstico es obtenido por la historia obstétrica más la ecografía.
El tratamiento es quirúrgico consistente en el reforzamiento del cuello mediante un
cerclaje el cual puede ser profiláctico si se realiza antes de las 16 semanas o de rescate si
se practica después de esa fecha y asociado a síntomas. Esta última modalidad se asocia a
mayor tasa de complicaciones.C. Endocrinas
Los factores endocrinos pueden originar abortos principalmente en estadíos tempranos.
Dentro de estas causas, cabe destacar:
C1. Deficiencia de Progesterona:
 Secundaria a insuficiente producción lútea o placentaria, o bien debido a un
deterioro o mal mantenimiento de la decidua.
 La medición de sus niveles plasmáticos pueden ser útiles para determinar el
pronóstico y servir como guía terapéutica.
 El hallazgo de concentraciones disminuidas pueden deberse a daño de la UFP no
correspondiendo en este caso interpretar el déficit como causa primaria del
aborto. Se recomienda su administración en caso de sospechar deficiencia.
C2. Hipotiroidismo: Secundarios a la producción de auto-anticuerpos tiroideos
C3. Diabetes Mellitus: mal controlada al momento de la concepción.
D. Separaciones corioamnióticas:
Corresponde a un cuadro de hemorragia asociado o no a dinámica uterina.
El diagnóstico es ecográfico, apreciándose áreas de separación de las membranas en el
polo opuesto en relación a la implantación placentaria.
Por lo general presentan un pronóstico favorable.
E. Infecciosas:
Las enfermedades pueden provocar muerte fetal ya sea por infección del feto o por
hipertermia materna. Sin embargo, en muchas infecciones el mecanismo patogénico sólo
se conoce parcialmente.
La rubéola junto con la producción de malformaciones produce mayor frecuencia de
abortos. Las infecciones por virus de inclusión citomegálica pueden causar muerte fetal. La
infección por Ureaplasma urealyticum se asocia a infecciones del cuello uterino en
mujeres con antecedentes de abortos espontáneos y partos prematuros. La ListeriaMonocytogenes también se ha
involucrado como causante de aborto espontáneo. La
toxoplasmosis debe ser investigada de rutina, especialmente en los casos de abortos
repetidos. Las infecciones endocervicales por Mycoplasma pueden producir aborto.
También se ha aislado Chlamydia de material de aborto en la mujer.
La sífilis es causa de aborto espontáneo. En estudio reciente realizado en África se
comprobó mayor frecuencia de aborto espontáneo en las portadoras de sífilis con cifras
semejantes a las informadas en el mundo occidental a principios de 1900.
F. Inmunológicas:
Las causas inmunológicas tienen relación con la presencia de anticuerpos antifosfolípidos
(anticoagulante lúpico y anticardiolipina) principalmente de tipo Ig G, los cuales se asocian
con abortos tardíos y repetidos; pre eclampsia, migraña y complicaciones puerperales.
G. Anomalías anatómicas del útero:
Las malformaciones uterinas muy acentuadas (útero doble, útero tabicado, etc.) y más
frecuentemente las adherencias por bridas intrauterinas pueden ser causa de alteraciones
en la implantación o en el desarrollo del huevo fecundado. Los miomas su mucosos
pueden ser causa de una disminución de la vascularización en la zona de implantación del
huevo cuando ésta ocurre en la vecindad. Las lesiones del cuello uterino por desgarros
previos constituyen también causa de aborto por incompetencia cervical (origen
traumático, ya mencionado).
Brote: Presencia de dos o más casos de una enfermedad que
tienen relación entre sí, en tiempo, lugar o exposición. Ejemplo: una familia que sufre intoxicación alimenticia por
consumir arroz contaminado con la bacteria del cólera
Endemia: Presencia continúa de una enfermedad o un agente
infeccioso en una zona geográfica determinada (municipio,
departamento o país
Epidemia: Manifestación, en una comunidad o región, de casos
o brotes de una enfermedad con una frecuencia que excede netamente la incidencia o número de casos nuevos prevista
como normal.
Pandemia: Enfermedad que se propaga en varios países, supera
el número de casos esperados y persiste en el tiempo. Ejemplo:
peste bubónica y viruela
Fuente de infección: Persona, animal, objeto o sustancia de la
cual el agente infeccioso pasa a un hospedador.
Infección: Penetración, desarrollo y multiplicación de un
agente infeccioso en el organismo de personas o animales.
Infestación: Alojamiento, desarrollo y reproducción de
artrópodos en la superficie del cuerpo, pelos, ropas objetos e
incluso ambientes. Se emplea también en el caso de roedores
Periodo de incubación: Intervalo de tiempo que transcurre
entre la infección de un sujeto susceptible (persona o animal) y el momento en el cual se presentan las primeras
manifestaciones de la enfermedad.
Periodo de transmisibilidad: Período de tiempo en el que un
agente infeccioso puede ser transferido directa o indirectamente de una persona infectada a otra o de un animal infectado
a un ser humano o de una persona infectada a un animal.

Portador: Persona o animal que alberga un agente infeccioso
específico de una enfermedad, sin presentar signos o síntomas
y que es una fuente potencial de infección.
Portador crónico: Se refiere a aquel individuo que presenta un
agente infeccioso y que es capaz de transmitirlo por más de seis
meses o en casos más dramático, por tiempo indefinido.
Portador incubatorio: Aquel individuo infectado de cierto
microorganismo en etapa temprana de la enfermedad en la cual
las manifestaciones clínicas no son aparentes.
Hospedero: Organismo que alberga a un agente
(microorganismo). También suelen utilizarse los términos
hospedador o huésped
Reservorio: Organismo (animal, vegetal o humano) donde
vive y se multiplica un agente infeccioso. El agente infeccioso depende del reservorio para su supervivencia y en él se
reproduce hasta que pueda alojarse en un huésped susceptible.
Vector: Un organismo que transmite los microorganismos de
las enfermedades de personas o animales infectados a personas
o animales sanos. Ejemplo: mosquito.
Caso sospechoso: Caso clínicamente compatible sin
resultados de laboratorio presuntivos o confirmatorios, es decir, caso que es clasificado como sospechoso para propósitos
de notificación.
Susceptible: Cualquier persona o animal que no posee
suficiente resistencia que lo proteja contra un agente patógeno
determinado y contra la enfermedad que éste cause.
Infectividad: Capacidad del agente patógeno de penetrar,
sobrevivir y multiplicarse en el hospedador.
Patogenicidad: Capacidad del agente para producir lesiones o
alteraciones anatómicas y fisiológicas en el hospedero
Virulencia: Grado de patogenicidad de un agente infeccioso,
indicado por las tasas de letalidad o por su capacidad para
invadir y lesionar los tejidos del hospedero
Mutación: Capacidad que tiene el microorganismo para
modificar determinado carácter genético, manteniendo su
especificidad.
Poder antigénico: La más débil concentración de una sustancia
capaz de detener el desarrollo de un microbio
Susceptibilidad:Cualquier persona o animal que no posee
suficiente resistencia que lo proteja contra un agente patógeno
determinado y contra la enfermedad que éste cause.
Resistencia: Conjunto de mecanismos corporales que sirven de
defensa contra la invasión o multiplicación de agentes infecciosos o contra los efectos nocivos de sus productos tóxicos.
Factor de riesgo: Cualquier característica o
circunstancia
detectable en una persona o grupo de persona, que se
sabe
asociada con un aumento en la probabilidad de padecer
una
enfermedad.
Umbral mínimo: Es aquel que por debajo del mismo
no se
produce ningún tipo de adaptación
Foco: Ambiente inmediato que rodea un caso. Núcleo
bien
delimitado desde donde irradia la infección.
Canal endémico: Es un método o instrumento
epidemiológico
que nos permite conocer, el comportamiento de una
enfermedad sea transmisible o no para saber si su
naturaleza es endémica (casos esperados) o epidémica
(casos no esperados).
Riesgo: Probabilidad de que un evento (enfermedad o
muerte)
ocurra en un periodo específico.
Población a riesgo: Personas susceptibles a una
enfermedad
particular, pero que aún no están afectadas
Cuarentena: Restricción de las actividades de personas o
animales sanos que hayan estado expuestos a un caso de
enfermedad transmisible durante el período que es
transmisible.
La cuarentena es un mecanismo de control para prevenir
la
propagación de las enfermedades.
Segregación: Separación, vigilancia u observación
especial de
un grupo de personas o animales domésticos de los
demás, a fin
de facilitar el control de la enfermedad transmisible
Quimioprofilaxis: Administración de una sustancia
química,
inclusive antibióticos, para prevenir el desarrollo de una
infección o su evolución.
Desinfección terminal: Es aquella que se aplica sobre la
habitación, ropas y demás objetos contaminados, una
vez el
enfermo es trasladado.
Desinfestación: Cualquier proceso físico o químico,
por medio
del cual se eliminan animales pequeños indeseables, en particular artrópodos o roedores que están en el ambiente, en las
personas o animales domésticos
Aislamiento: Es la separación de personas o animales
infectados de los demás, durante un período en que se puede transmitir la enfermedad. El aislamiento debe hacerse en
condiciones que eviten o limiten la transmisión directa o indirecta del agente infeccioso
Letalidad: Expresión de la gravedad de la enfermedad.
Contaminación: Presencia de un agente infeccioso en
la
superficie del cuerpo, ropa, utensilios, objetos
personales, agua
y alimentos.
Desinfección: Eliminación de agentes infecciosos que
están
fuera del cuerpo por medio de la exposición directa a
agentes
químicos o físicos.
Desinfección concurrente: Es aquella que se opera en
presencia del enfermo
Desinfección terminal: Es aquella que se aplica sobre la
habitación, ropas y demás objetos contaminados, una
vez el
enfermo es trasladado.
Desinfestación: Cualquier proceso físico o químico,
por medio
del cual se eliminan animales pequeños indeseables, en particular artrópodos o roedores que están en el ambiente, en las
personas o animales domésticos.
Aislamiento: Es la separación de personas o animales
infectados de los demás, durante un período en que se puede transmitir la enfermedad. El aislamiento debe hacerse en
condiciones que eviten o limiten la transmisión directa o indirecta del agente infeccioso
Inmunidad: Estado de resistencia que suele provenir de la
presencia de defensas en el cuerpo contra microorganismos
causantes de las enfermedades infecciosas o contra sus toxinas.
Morbilidad: Medida que representa la magnitud de la
enfermedad, indica el número de individuos enfermos en un área
y tiempo determinado.
Incidencia: Número de casos nuevos de una enfermedad
identificada, en un lugar determinado y durante un tiempo
específico.
Prevalencia: Número de individuos enfermos en una población
dentro de un periodo determinado dividido por la población en
riesgo