You are on page 1of 3

El libro “La Vaca” es un relato que motiva a desafiar al lector a eliminar todas las

excusas, justificaciones, creencias y pretextos, que los limitan a utilizar su verdadero
potencial y que los mantiene atados a una vida de conformidad y mediocridad.
Este texto nos plantea en sus inicios de cómo nació el titulo de la vaca, la historia se
origina en la vivencia de un maestro y su joven discípulo explicándole de cómo cada
ser humano tenemos nuestra propia vaca y que el mayor enemigo del éxito no es el
fracaso mismo sino el conformismo, lo que el autor desea lograr es que las personas
traten de olvidarse de ataduras, creencias y autoengaños para así poder lograr éxito
en todo lo que nos proponemos. Esto lo realiza a través de una vivencia en la cual se
acercan a un caserío en medio de un terreno baldío era una casa muy vieja que tenía
un aspecto decadente a su vez que solo tenía como posesión una vaca la cual
representaba la manutención para vivir con una escasa pero nutriente leche, esa vaca
era lo único que los separaba de la miseria total y respeto con los demás vecinos.
El viejo sabio en ausencia de aquella familia y presencia de su discípulo degolló la
vaca único sustento de aquella pobre familia dejándola en la total ruina, el discípulo sin
obtener explicación alguna de esa macabra escena partieron, el joven siempre
mantuvo la idea de que la familia no pudo sobrevivir sin el único sustento.
Pasado el tiempo el anciano y su discípulo regresaron a donde la familia donde al
llegar se percataron que era evidente el progreso que habían tenido y fue al escuchar
a la familia que el joven entendió aquella, pues se habían dado cuenta de que al no
contar con lo que la vaca les proveía tuvieron que buscar otras fuentes de sustento y
emprendieron la cosechas de productos, allí el joven comprendió que es una situación
en la cual nos encontramos mucho de los seres humanos ya que en muchas
ocasiones, no nos damos cuenta que lo poco que tenemos se convierte en un castigo,
debido a quen o nos permite buscar un poco más de las cosas que queremos; no
somos felices con la situación, pero a la vez nos cegamos tanto que no nos damos
cuenta de la frustración que esta genera en la vida que llevamos, tan cegado como
para no querer cambiarla.
Esta historia nos muestra que muchas veces nosotros mismos hacemos el papel de
esta familia pobre, conformista y no vemos que podemos lograr y obtener mucho más
de lo que tenemos si solo no nos conformamos con las comodidades que ya
poseemos, sino que tenemos que mirar cómo podemos obtener mejores cosas sin
tener que depender de una sola fuente de ingresos o llevar una vida llena de plenitud
en caso de que la atadura sea al lado de una persona.
Con el paso de la lectura se muestran ejemplos claros de las diferentes vacas y como
identificarse con la que cada cual posee, ejemplariza como nuestros miedos y las
falsas creencias permiten que hondemos en vacas disfrazadas y que no nos permitan
utilizar nuestro potencial al máximo.
En cada capítulo se desglosan situaciones de las vacas más comunes qué tenemos
los seres humanos y se detallan entre otras las vacas “justificaciones de la
mediocridad” *No tendremos mucho, pero al menos no nos falta la comida. Las vacas
de “la culpa no es mía” *Yo tengo buenas intenciones pero con esta economía
pues…ni modo. Las vacas de las falsas creencias. *Yo no quiero tener mucho dinero
porque el dinero corrompe. Las vacas que buscan excusar lo inexcusable. *Es que no
quiero empezar hasta no estar absolutamente seguro. Las vacas de la impotencia.
*Es que el éxito no es para todo el mundo. Las vacas filosofales *Si Dios quiere que
triunfe, él me mostrará el camino. Hay que esperar con paciencia. Las vacas del
autoengaño. *Lo importante no es ganar sino haber tomado parte en el juego. LOS
ORÍGENES DE LAS VACAS Las vacas que cargamos a cuestas no se generan
porque deliberadamente nos hayamos propuesto mantenerla. Por más absurdo que
parezca, ellas son el resultado de intenciones positivas. Detrás de todo
comportamiento, sin importar que tan autodestructivo sea, subyace una intención
positiva para con nosotros mismos. Nosotros no hacemos nada simplemente por
causarnos daño sino porque creemos que, de alguna manera, obtendremos un
beneficio de ello. VACAS: Creencias limitantes que, en su mayor parte, son ideas
erróneas acerca de tu verdadero potencial y de lo que te es o no posible. CUANDO
NUETRAS VACAS HAN SIDO REGALOS DE OTRAS PERSONAS. Las personas que
nos rodean siempre han buscado influir en mis y nuestras decisiones personales. En
principio uno entiende que ellas desean lo mejor para uno. El problema es que sus
consejos se convierten en reproches, sus reproches en críticas y sus críticas en vacas
que no nos dejan salir adelante. Sin embargo, ten presente que el futuro no tiene que
ser igual al pasado, ya que siempre podemos cambiar, aprender y crecer. CÓMO
DESHACERNOS DE NUESTRAS VACAS. Empecemos por entender que las vacas no
existen en la realidad y que sólo están en nuestra mente. En otras palabras, las vacas
no son persona, circunstancias reales ni limitaciones físicas sino ideas que albergan
en tu cerebro. Tu vaca no es esa persona, tu vaca es una ida o un concepto errado
que involucra a esa persona. De manera que cuando hablo de matar la vaca, me
refiero a eliminar una excusa, cambiar un hábito, modificar un patrón de pensamiento
o establecer un nuevo comportamiento en nuestra vida. En otras palabras cambiar
nuestra manera de pensar y actuar. UNA VIDA LIBRE DE VACAS. Cuando matas tus
vacas aceptas la total responsabilidad por tu éxito. Te conviertes en el arquitecto de tu
propio destino; querer triunfar, tener buenas intenciones y contar con grandes sueños
no te conducirá al éxito por sí solo. En el juego de la vida o eres jugador o eres
espectador.