2008 - 2011

Plan de Desarrollo Departamental

Magdalena

Diagnóstico

Oficina Asesora de Planeación
Departamento de Magdalena

República de Colombia

Departamento de Magdalena

Oficina Asesora de Planeación

Magdalena
Plan de Desarrollo Departamental 2008 – 2011
Diagnóstico

Santa Marta D.T.C.H. Abril 29 de 2008

2

Gabinete Departamental
Omar Ricardo Diazgranados Velásquez
Gobernador 2008 - 2011 Diocelina de Diazgranados Gestora Social Mario Jacobo Ariza Méndez Manuel Julián Mazzeneth Corrales Heidy Pinedo de Amashta César Suárez Durán Alvaro Cantillo Carlos Retamoso Fabián Saumeth Pacheco Laura María Usuga Hilaria Silva Ortiz Luis Enrique Barraza Escamilla Carmen Saade Diazgranados Edwin Robles Manigua Secretario del interior y Bienestar Social Secretario Privado Secretaria de Hacienda Departamental Secretario (e) de Desarrollo Económico Secretario de Educación Secretario de Salud Secretario de Infraestructura Secretaria General Jefe Oficina Jurídica Jefe (E) de Planeación Departamental Asesora Oficina de Cultura y Turismo Jefe Oficina Asesora de Comunicaciones

Equipo de elaboración del Plan de Desarrollo Departamental Coordinación General Luis Barraza Escamilla Jefe (E) de Planeación Departamental Coordinación Técnica y Redacción Claudio Omar Devani Prado Profesional Especializado Oficina Asesora de Planeación Margarita Fernández De Castro Rita Hernández Humberto Cansario Núñez Hernando Domínguez Oficina Asesora de Planeación Oficina Asesora de Planeación Oficina Asesora de Planeación Oficina Asesora de Planeación

3

Asamblea del Magdalena
Período 2008 – 2011 ANTONIO JOSE MATERA RAMOS Partido Social de Unidad Nacional, La U Presidente 2008 LUIS MIGUEL COTES HABEYCH Partido Liberal Vicepresidente, 2008 JUDITH C. BRUGES DE FERNANDEZ DE CASTRO EPARQUIO CAREY RODRIGUEZ ARMANDO RAFAEL CASTILLO SUAREZ RAFAEL SAUL JARABA DEL CASTILLO JORGE LUIS LOPEZ AGUILAR CARLINA CECILIA SANCHEZ MARMOLEJO SANDRA MILENA RAMIREZ CAVIEDES FRANCISCO JOSE PORTO INFANTE NIDIA ROSA ROMERO CABAS ALEX ANTONIO VELASQUEZ ALZAMORA MARGARITA VIVES LACOUTURE Partido Cambio Radical Partido Cambio Radical Movimiento Apertura Liberal Movimiento Apertura Liberal Partido Conservador Colombiano Polo Democrático Alternativo Partido Social de Unidad Nacional, La U Partido Liberal Partido Convergencia Ciudadana Partido Conservador Colombiano Partido Convergencia Ciudadana

4

Consejo Departamental de Planeación
Período 2008 - 2011

ALFREDO DIAZGRANADOS CABALLERO Presidente del Consejo

CARLOS ALBERTO CARBONELL ALVAREZ, en representación de los municipios del Departamento ALFREDO DIAZGRANADOS CABALLERO y EDGAR RAMIREZ PERDOMO, en representación del Sector Económico JORGE AGUDELO MORENO y JOSE HERNÁNDEZ, en representación del Sector Social FREDY CUERVO LARA y ALDEMAR RACEDO MIRANDA, en representación del Sector Educativo MANUEL JOSE QUINTO CEBALLOS, en representación del Sector Cultural SALVADOR VALDEBLANQUEZ, en representación del Sector Ecológico FELIX RAMON TORRES, en representación de los Indígenas MILEIDIS YANES LANCHES, en representación de las Mujeres SONIA GOMEZ DE RUIZ, en representación del Sector Comunitario DAIMER ELIAS DANGOND DE LA CRUZ, en representación de las Juventudes MIGUEL EDUARDO CELEDON DIAZ, en representación de los Discapacitados SALVADOR DE JESUS ATENCIO REDONDO, en representación de los Afro-descendientes RAFAEL DAVID ELIAS HERNANDEZ y MARIA CHOLE TORO, en representación de los Desplazados

5

TABLA DE CONTENIDO
Página

1. Principales características del departamento de Magdalena
1.1. Geografía 1.1.1. Unidades fisiográficas 1.1.1.1. Sierra Nevada de Santa Marta 1.1.1.2. Unidad Valle irrigado por el río Magdalena 1.1.1.3. Unidad de llanuras centrales y valle del río Ariguaní 1.1.2. Clima 1.1.3. Hidrografía 1.1.3.1. Ladera septentrional de la Sierra Nevada de Santa Marta 1.1.3.2. Ladera sur y occidental de la Sierra Nevada de Santa Marta 1.1.3.3. Cuenca del río Magdalena 1.1.3.4. Cuenca del río Ariguaní 1.1.4. Vegetación 1.1.4.1. Monte espinoso tropical (Me-T) 1.1.4.2. Bosque seco tropical (bs-T) 1.1.4.3. Bosque muy seco tropical (bms-T) 1.1.4.4. Bosque muy húmedo subtropical (bmh-ST) 1.1.4.5. Bosque muy húmedo montano bajo (bmh-MB) 1.1.4.6. Bosque Muy húmedo montano (bmh-M) 1.1.4.7. Bosque pluvial montano (bp-M) 1.1.4.8. Formaciones vegetales por encima de los 4.000 m.s.n.m. 1.1.5. Suelos 1.1.5.1. Clase I 1.1.5.2. Clase II 1.1.5.3. Clase III 1.1.5.4. Clase IV 1.1.5.5. Clase V 1.1.5.6. Clase VI 1.1.5.7. Clase VII 1.1.5.8. Clase VIII 1.2. Político – administrativas 1.3. Demográficas 2. Línea de Base Departamental 2.1. Estado de la protección social de la población 2.1.1. Seguridad social integral 2.1.2. Capital humano 2.1.3. Calidad de vida 2.1.4. Estado de la salud 2.1.4.1. Morbilidad por causas simples de consulta externa 2.1.4.2. Aseguramiento en el régimen de seguridad social en salud subsidiado 2.1.5. Seguridad, convivencia y derechos humanos 2.1.6. Hábitat 2.2. Situación del medio ambiente y los recursos naturales 2.2.1. Agua 2.2.2. Ecosistemas 2.2.2.1. Costero

7 8
9 9 10 11 13 13 13 14 14 14 16 16 16 16 17 17 17 17 17 17 18 18 18 18 19 19 19 19 20 22 26 26 26 30 34 37 41 46 47 54 58 58 66 66

6

2.2.2.2. 2.2.2.3. 2.2.2.4. 2.2.2.5. 2.2.3.

Ciénaga Grande de Santa Marta Sierra Nevada de Santa Marta Humedales del Sur Valles y colinas del río Ariguaní Suelo

Página 67 69 71 73 74 79 79 82

2.3. Economía 2.3.1. Estructura y dinámica del Producto Interno Bruto departamental 2.3.2. Competitividad departamental

7

1. Principales características del Departamento de Magdalena
El departamento del Magdalena nace mediante la Ley de 8 octubre de 1821, luego de sancionada la Constitución de la República de Colombia, aprobada en el Congreso de Cúcuta. En 1824, con la Ley del 25 de junio, la República de Colombia quedó dividida en doce departamentos, siendo uno de ellos Magdalena. Uno de los rasgos más destacados del departamento del Magdalena a través de su historia es la transformación territorial, siendo el punto culminante de su historia político-administrativa su carácter de estado soberano confederado que adquirió con la Ley del 15 de junio de 1857, al amparo de varias constituciones nacionales de corte federal y la sanción de la Constitución de 1886, con la que Colombia adoptó un modelo político-administrativo de centralismo político con descentralización administrativa en la que los ahora departamentos se convertirían en secciones de la administración nacional y sus agentes (primero los intendentes y luego los gobernadores) serían agentes del Presidente de la República e, incluso, hasta la reforma constitucional de 1991, estos serían nombrados por el Jefe del Estado. Entonces, se puede considerar en la historia moderna como punto de partida de la vida institucional del departamento del Magdalena la expedición de la Constitución de 1886 (5 de agosto). Inicialmente, el departamento de Magdalena incluyó a La Guajira, que por decisión del Gobierno Nacional en 1898 sería una intendencia, hasta su conversión en departamento mediante la Ley 19 del 10 de noviembre de 1964, siendo inaugurado el 1º de julio de 19651 y al hoy departamento del Cesar, creado mediante la Ley 25 del 21 de junio de 19672.

1.1.

Geografía3

El departamento del Magdalena está localizado al norte de Colombia, flanqueado por la margen oriental del río del mismo nombre, desde el punto en el que el río se bifurca en dos brazos (Mompóx y Loba), hasta su desembocadura en el Mar Caribe y lo recorre a lo largo de 365 kilómetros; continúa su extensión por la costa en dirección noreste hasta la desembocadura del río Palomino, punto límite con el departamento de La Guajira4 y se extiende en parte de la Sierra Nevada de Santa Marta, compartida con los departamentos de La Guajira y Cesar y de la cual, el Magdalena tiene las dos mayores alturas del país, los picos Colón y Simón Bolívar, con 5.775 m.s.n.m., además de comprender el valle del río Ariguaní, que sirve de límite con el departamento de Cesar. Su posición astronómica es 11º36´58” Norte (Punta de Neguanje); 8º56´25” Norte (al sureste de El Banco en la Isla del Jobo sobre el río Magdalena); 73º32´50” Occidente en el límite con el departamento de Cesar en el nacimiento del río Mamamancananca (Cuchilla de Ichachuí) y 74º56´45” Occidente en una isla sobre el río Magdalena al oeste de la Ciénaga de Morena y al noreste del corregimiento de El Yucal en el departamento de Bolívar.
1

RODRIGUEZ PIMIENTA, José Manuel (1993). Apuntes históricos sobre el Departamento del Magdalena: Siglo XX; Desde la Hegemonía Conservadora hasta el Frente Nacional. p200. 2 IBID. p203. 3 Este apartado se basa principalmente en: IGAC (1993). Magdalena; Características geográficas. Santa Fé de Bogotá D.C.; CORPAMAG (2007). Plan de Acción Trianual 2007 – 2010, Santa Marta D.T.C.H. y GOBERNACION DEL MAGDALENA (Secretaría de Planeación, 2003). Anuario Estadístico 2002 – 2003, Santa Marta D.T.C.H. 4 Según el Instituto Geográfico Agustín Codazzi: “…(este límite aún sin definirse, para los magdalenenses debe ser el río Cañas)”. Tomado de: IGAC (1993), Op. Cit., p15.

8

La superficie del departamento es de 23.188 kms2, aproximadamente el 2% del territorio nacional y el 15% del área de la región Caribe colombiana; su perímetro5 es de 1.065 kms (Mar Caribe, 220 kms; departamentos de La Guajira, 80 kms; Cesar, 390 kms; Bolívar, 265 kms y Atlántico, 110 kms). Desde el punto de vista físico, se destacan tres grandes unidades fisiográficas6: la Sierra Nevada de Santa Marta, el valle del río Magdalena y las llanuras centrales y adyacentes al río Ariguaní. 1.1.1. Unidades fisiográficas

1.1.1.1. Sierra Nevada de Santa Marta La Sierra es un macizo montañoso situado cerca del mar; sus cumbres se elevan bruscamente en todos los sentidos, por lo que existen todos los pisos térmicos, diversidad de especies de flora y fauna y abundancia de agua, siendo más abrupta la ladera septentrional, que presenta una pendiente fuerte desde una cresta por encima de los 5.400 m.s.n.m. hasta el mar Caribe, a una distancia de 50 kms de la costa. Mientras, la ladera meridional muestra una serie de cuchillas que se extienden de oriente a occidente separadas por valle paralelos. Dos fallas de rumbo limitan estructuralmente a la Sierra: la falla de Oca y la falla de Santa MartaBucaramanga; la primera, la limita por el norte y tiene rumbo este-oeste. La falla Santa Marta-Bucaramanga desplazó y desconectó la cuenca del Magdalena del valle del Cesar que formaban una sola cuenca antes del desplazamiento. Dada la presencia de todos los pisos térmicos, la Sierra Nevada de Santa Marta es un elemento geográfico determinante en el clima en la parte norte del departamento, por la influencia que ejerce en las corrientes de vientos, la formación de lluvias por efectos del relieve que impide el paso de las nubes, mientras que aquellas que logran sobrepasar el macizo, se disuelven en la vertiente opuesta por el efecto Föhen, por lo que se dan características de mayor nubosidad y precipitación en la parte norte y noroeste; a su vez, su influencia se extiende entre el municipio de Plato y la desembocadura del río Magdalena, por encontrarse esta zona dentro de la “sombra seca de la Sierra Nevada”, lo que hace que los vientos alisios no penetren este sector y se genere escasa precipitación. Ello trae como consecuencia una gran biodiversidad, la posibilidad de contar con fuentes de agua, riqueza de paisajes y heterogeneidad en la producción de alimentos, constituyéndose la Sierra Nevada de Santa Marta en el ecosistema más estratégico del departamento y de gran parte del país, con proyección global, dada su importancia en el recorrido de aves migratorias entre los hemisferios norte y sur, en la regulación microclimática por la vegetación boscosa primaria y el potencial de reforestación protectora clave en la protección de las cuencas hídricas que abastecen de agua a una población circundante de alrededor de 1´200.000 habitantes, 32.000 hectáreas en la zona bananera, actividades productivas como turismo, puertos y agroindustria, además de la Ciénaga Grande de Santa Marta, el mar Caribe y el río Magdalena a través de los ríos Ariguaní y Cesar. Esta diversidad geográfica posibilita el desarrollo de actividades turísticas con características ecológicas, amistosa con la naturaleza, agroturismo, de sol y playa o de aventura. No obstante, las posibilidades de turismo y actividades agropecuarias, además de la agroindustria asociada, en la Sierra Nevada de Santa Marta enfrentan el reto de la producción sostenible, esto es, sin exceder la capacidad de resiliencia del ecosistema que produce bienes y servicios ambientales como agua, bosque,
5 6

COLOMBIA. CORPORACION AUTONOMA AMBIENTAL DEL MAGDALENA, CORPAMAG. www.corpamag.gov.co Con base en: IGAC (1993), Op. Cit., pp18-38.

9

clima, suelo, paisaje y biomasa de manera que la cantidad y calidad de estos elementos no entre en riesgo (por ejemplo, la disponibilidad de agua en determinadas cuencas afectadas por la pérdida de área y volumen glacial) en razón a prácticas no sostenibles y predatorias (quemas de árboles y suelo, entrampamiento de corrientes de agua, cultivos ilícitos, uso excesivo y no adecuado de agroquímicos, cacería indiscriminada de especies de fauna y avifauna, introducción de especies vegetales y/o animales con riesgo fitopatológico y zoopatológico, etc.). Así, pues, la intervención sobre la Sierra Nevada de Santa Marta no solo debe ser militar para combatir al narcotráfico y los grupos ilegales alzados en armas, la cual es necesaria mas no suficiente; el componente de sostenibilidad ambiental, además del social, cultural y económico como se verá más adelante, es el fundamental para garantizar una base de sustento física sostenible a la población serrana como a la que se sirve de la Sierra en la parte plana circundante. 1.1.1.2. Unidad de Valle irrigado por el río Magdalena Esta unidad fisiográfica comprende tres sectores: el oriental del gran delta del río Magdalena, el lecho mayor y terrazas aluviales del río Magdalena, que incluye una franja de ciénagas aledañas a la margen oriental de dicho río y la zona de la depresión momposina. El tramo oriental del delta exterior del río Magdalena se extiende desde el límite con el departamento del Atlántico y la Ciénaga Grande de Santa Marta y desde el litoral del Mar Caribe donde se encuentra la Isla de Salamanca hasta el Caño Ciego, el cual se desprende de la Ciénaga de Cerro de San Antonio. Este delta es una gran llanura de inundación y acumulación compuesta por numerosos caños, ciénagas y pantanos de diferentes tamaños que son alimentados por el desbordamiento del río. La franja de ciénagas aledañas al río Magdalena comienza en la ciénaga de Zapatosa, al sur del departamento y se extiende al noroeste y al norte para confundirse con el delta del río; en el área se presenta un cambio de aguas altas y bajas, provocando el desbordamiento de las ciénagas inundando caños y tierras llanas o, en caso contrario, el lecho mayor se seca y se puede utilizar en pastos para ganadería7, no obstante, al tratarse de terrenos que forman parte del flujo y reflujo de las ciénagas y, por ende, vinculados a la diversidad hidrobiológica de las mismas y la base de sustento pesquera de numerosas comunidades, estos terrenos forman parte del suelo de protección de las ciénagas. La depresión momposina es la parte topológicamente más baja del departamento, por lo que es la más inundable del país; el área está sujeta a los desbordamientos de los ríos Magdalena, Cauca, San Jorge y Cesar que alimentan una gran cantidad de caños y brazos que se comunican entre sí. Los tres primeros ríos recorren la zona en dirección norte encajonados en los valles que se forman en medio de las cordilleras andinas cuya altura disminuye hasta terminar en esta depresión, formada por tierra de aluvión. El terreno plano permite que los ríos se ramifiquen y se dirijan al mar Caribe por la parte más baja de la región. Durante la época de máximas lluvias, estas zonas se convierten en un mar interior, ya que los caños y ciénagas se saturan e inundan todo a su alrededor. El elemento predominante de esta unidad fisiográfica es el agua, con una corriente principal como lo es el río Magdalena, pero con desplazamientos laterales que desbordan el cauce del río, los caños, brazos y ciénagas que forman parte de este sistema hidrológico, especialmente en la parte sur del departamento. De esta manera, el agua es fuente de alimento humano y para animales, abastecimiento de acueductos y medio de transporte fluvial, aunque también recepta desechos líquidos y sólidos producto de las actividades urbanas y

7

IGAC (1993). Op. Cit., p23.

10

agropecuarias y genera desastres naturales por inundaciones. Así, en esta zona es preciso intervenir su manejo desde tres ópticas: Primero, en el tratamiento de los sistemas que abastecen a los acueductos urbanos y rurales del área en razón a los sedimentos y contaminantes que arrastra el río y deposita a través de los caños en las diferentes ciénagas; concomitantemente, en el tratamiento de las aguas residuales que bajan al río Magdalena y, en especial de los desechos sólidos cuya destinación al río debe eliminarse y manejarse por medio de aprovechamiento para su reuso o reciclaje y, finalmente, mediante rellenos sanitarios microrregionales. Segundo, en el mantenimiento de las condiciones del lecho tanto del río como de los caños y ciénagas para reducir el proceso de sedimentación, mantener el flujo de aguas y las condiciones hidrobiológicas en caños y ciénagas; ello es posible en la medida que se implementen cabalmente los planes de ordenamiento territorial en cuanto a suelo de protección para evitar la presencia de actividades y usos del suelo nocivos en los alrededores de las ciénagas, caños y márgenes del río Magdalena; también, mediante la sistemática limpieza y/o dragado de estos cuerpos y corrientes de agua, en particular en las zonas más críticas y la crianza de especies hidrobiológicas en cautiverio. En tercer lugar, y aparejado con lo anterior, la intervención sobre el agua en esta unidad fisiográfica debe pasar por una adecuada prevención de desastres por inundaciones: la amenaza existe, la cual es el aumento de los caudales de agua del río Magdalena y de las ciénagas y caños que se entrelazan con este; no obstante, es preciso manejar la vulnerabilidad dada por la pérdida de cobertura vegetal en la ronda del río y los demás cursos y cuerpos de agua cenagosos, las construcciones de vivienda e infraestructuras urbanas sobre las riberas que, acompañadas a una mayor susceptibilidad a la amenaza producto de la creciente sedimentación del curso del río incrementan la probabilidad de desastre. 1.1.1.3. Unidad de llanuras centrales y valle del río Ariguaní Esta gran unidad fisiográfica se divide en dos sectores: la zona bananera y el valle del río Ariguaní. La zona bananera está limitada al norte por la ciudad de Ciénaga, al oriente por el piedemonte de la Sierra Nevada, al sur por el río Fundación y al occidente por las Ciénagas y áreas de inundación; comprende los municipios de Ciénaga, Aracataca, El Retén, Pueblo Viejo y el municipio del mismo nombre, Zona Bananera. El límite entre la Sierra Nevada de Santa Marta y la zona bananera es muy marcada y consiste en la falla de Santa Marta, que tiene una dirección norte-sur; separa rocas metamórficas e ígneas de las capas terciarias que forman el subsuelo de la Zona Bananera. En la Zona Bananera se distinguen diversas geoformas; terrazas, las cuales son planas a onduladas, construidas por los ríos que descienden de la Sierra; llanuras aluviales inundables y no inundables, las primeras se hallan cerca de la Ciénaga Grande, en donde las pendientes son mínimas por lo tanto el drenaje es deficiente y en época de lluvia los cauces no son suficientes para drenar el agua. Las llanuras no inundables tienen buen drenaje; por último se encuentran las vegas de los ríos, quebradas y ciénagas que son de origen aluvial con pendientes planas e inclinadas. Es en esta zona donde se desarrolla la más importante actividad agrícola del departamento, los cultivos de banano para exportación y la mayor parte de la siembra de palma africana, asociada a la agroindustria de extracción y refinación de aceites y grasas localizada también en esta subregión del departamento. Más de 32.000 hectáreas entre banano y palma africana con cuatro sistemas de riego que se abastecen de los ríos Frío, Sevilla, Aracataca y Tucurinca que bajan de la Sierra Nevada de Santa Marta; por ello, el destino de esta producción agrícola en esta zona está ligado al manejo de las cuencas hídricas del macizo montañoso.

11

Por su parte, el Valle del río Ariguaní comprende terrenos terciarios que coinciden con la llanura ondulada y de clinas al sur de la zona bananera, mientras que los sedimentos del cuaternario cubren la depresión Momposina. Los suelos de esta zona cuentan con buen drenaje y se constituyen en el epicentro de la actividad agropecuaria, en particular, de ganadería bovina en el departamento del Magdalena. Mapa 1 Magdalena. Mapa físico

Fuente:

INSTITUTO GEOGRAFICO AGUSTIN CODAZZI (Colombia). Mapas departamentales. En: www.igac.gov.co

12

1.1.2.

Clima

Lo constituyen el conjunto de fenómenos atmosféricos que caracterizan el ambiente de una región. Es tan importante que determina el tipo de suelo y de vegetación propios de una zona e influye en un alto grado en el uso de la tierra. Entre los más importante fenómenos están la temperatura y la lluvia, en función de los cuales se encuentran otros como la humedad, el brillo solar y la nubosidad. En las bajas latitudes como Colombia, las temperaturas varían con la altitud, definiendo franjas de características térmicas similares denominadas pisos térmicos. Los pisos térmicos del departamento del Magdalena son: Tabla 1 Pisos térmicos del departamento del Magdalena
Altitud (msnm) Temp. media Precipitación anual anual (°C) promedio (mm)

Piso Térmico

Areas 80% territorio departamental; depresión momposina, zona bananera, valle del río Ariguaní y Ciénaga Grande de S anta Marta Estribaciones S ierra Nevada de S anta Marta S ierra Nevada de S anta Marta S ierra Nevada de S anta Marta

Cálido

0 - 1.000

>24°C

1.000 - 2.000

Templado Frío Páramo
Fuente:

1.000-2.000 2.000-3.000 >3.000

18°C-24°C 12°C-18°C <12°C

2.000-4.000 2.000-4.000 1.500

Elaboración propia con base en: IGAC (1993), Op. Cit., pp25-26.

La distribución de las lluvias se encuentra supeditada al paso anual de la CIT (Centro de Convergencia Intertropical) y del relieve mismo. Tanto el departamento como la Sierra Nevada están dentro del paso de la CIT, lo que ocasiona un tiempo ciclónico (nublado, lluvioso y fresco); antes de su paso, el tiempo es anticiclónico, o sea, soleado, seco y con variación de las temperaturas diurnas. Así, de acuerdo con el desplazamiento de la CIT a través del año, el departamento del Magdalena presenta dos temporadas de lluvia: la primera, en parte de abril y mayo, mientras que la segunda, entre los meses de septiembre y noviembre; una temporada de menor intensidad de lluvias se da entre junio y agosto y, por último, una temporada seca entre los meses de diciembre a marzo. 1.1.3. Hidrografía

El departamento del Magdalena está conformado por cuatro cuencas hidrográficas: 1.1.3.1. Ladera septentrional de la Sierra Nevada de Santa Marta Esta cuenca coincide con el Distrito Turístico, Cultural e Histórico de Santa Marta y está compuesta por los ríos Palomino, Don Diego, Buritaca, Guachaca, Mendiguaca, Piedras, Manzanares y Gaira, los cuales desembocan en el mar Caribe.

13

1.1.3.2. Ladera sur y occidental de la Sierra Nevada de Santa Marta Los ríos que nacen en esta cuenca desembocan en la Ciénaga Grande de Santa Marta irrigando a su paso grandes extensiones de superficie como la zona bananera y sirviendo a los municipios de Fundación, Aracataca, El Retén, Zona Bananera, Ciénaga y Pueblo Viejo. Los ríos que la componen son: Ríofrío, Sevilla, Tucurinca, Mamancana al cual se une el Duraimena para formar el río Aracataca, Fundación, la quebrada Rosa y un gran número de caños que también desembocan en la Ciénaga Grande y que solo son aprovechables en épocas de lluvia, ya que en época seca sus caudales desaparecen. La Ciénaga Grande de Santa Marta es un complejo lagunar compuesto por 16 ciénagas que se comunican entre sí. El balance hídrico de este complejo depende de los aportes de aguas dulces de la Sierra Nevada y del complejo de caños y ciénagas mantenidas por las inundaciones periódicas del río Magdalena. Los aportes de agua salina se realizan por medio de la Boca de la Barra por acción de las mareas y temporalmente por la influencia de los vientos. La productividad de la Ciénaga está basada principalmente en los aportes de biomasa de los manglares, con la cual se inician las cadenas tróficas y sirven de criaderos para gran cabtidad de especies ícticas. Por ello, el mantenimiento del equilibrio ecológico en el complejo lagunar producto de un adecuado balance hídrico, mantenimiento de la biomasa que genera el manglar, controlando la descarga de desechos líquidos y sólidos por la población y las prácticas nocivas de pesca está entre los retos esenciales en el manejo ambiental de este sistema estuarino. Las obstrucciones a los caños alimentadores entre la ciénaga y el mar o con el río Magdalena, sea por obras de infraestructura, intervención humana o sedimentación, así como la contaminación de sus aguas con productos químicos y la deforestación atentan contra dicho equilibrio ecológico generando la pérdida de manglar y, por ende, de biomasa, disminución de la productividad ictiológica, eutroficación, desaparición de especies de aves y riesgo a la seguridad alimentaria, nutricional y económica de las comunidades habitantes en su área. 1.1.3.3. Cuenca del río Magdalena Es la cuenca más grande y extensa del departamento, está formada por una gran cantidad de caños y arroyos que fluyen a las ciénagas y al río Magdalena. En esta cuenca se encuentra la denominada Depresión Momposina, franja ribereña de poca altura y de unos 15 a 20 kilómetros de ancho y que actúa como un área colectora de aguas, en la que confluyen los ríos Cauca, San Jorge y Cesar, a través de la ciénaga de Zapatosa, además del Magdalena. Esta depresión se extiende hasta la zona conocida como La Mojana, hacia el sur, la cubre los departamentos de Bolívar, Sucre, Córdoba y parte de Antioquia. El río Magdalena aporta la mayor cantidad de agua y en sus crecidas obliga a los ríos nombrados a correr hacia atrás, no sin antes provocar el desbordamiento de ciénagas y caños en esta área. Esta es la zona de mayor inundación del país, por lo que las acciones preventivas corresponden al tipo de intervención que debe esperarse tanto de las autoridades gubernamentales como por las propias comunidades en riesgo. 1.1.3.4. Cuenca del río Ariguaní El río Ariguaní nace en la Sierra Nevada de Santa Marta y desemboca en el río Magdalena por intermedio de la ciénaga de Zapatosa y baña las llanuras centrales de los departamentos de Magdalena y Cesar, generando

14

una importante actividad ganadera para el país, aunque con no menos importantes desarrollos de cultivos de palma africana, especialmente en el municipio de Algarrobo en nuestro departamento. Un riesgo asociado a este río es la inundación léntica producto de un cauce reducido por alta sedimentación, en particular a su paso por la cabecera municipal de Algarrobo, al igual por arrastre de materiales en deslizamientos de tierra aguas arriba. Mapa 2 Magdalena. Mapa hidrográfico

Fuente:

CORPAMAG

15

1.1.4.

Vegetación

En la distribución de la vegetación de una zona interactúan factores como el clima, el relieve, el suelo, los animales y el hombre. La actividad antrópica en el Magdalena ha sido devastadora, a tal punto que la vegetación natural ha desaparecido y únicamente se encuentran algunos relictos, especialmente en la Sierra Nevada de Santa Marta y parte del complejo lagunar de la Ciénaga Grande de Santa Marta. En el departamento las formaciones vegetales se encuentran distribuidas así, de acuerdo con la clasificación de Holdridge: 1.1.4.1. Monte espinoso tropical (Me-T) Está ubicado en una pequeña faja que bordea la costa desde Punta Brava al sur de Santa Marta hasta Quitasombrero en la ensenada de Neguanje, posee una temperatura por encima de los 24°C, lavegetación de esta formación está compuesta por arbustos espinosos de hojas pequeñas tales como el trupillo, guacamacho, tuna, piñuela, etc. 1.1.4.2. Bosque seco tropical (bs-T) Se presenta en alturas que oscilan entre los 0 a 1.100 msnm, con una temperatura superior a 24°C, está ubicado en la zona agrícola del departamento, es decir, la zona bananera y el valle del río Ariguaní; ocupaba casi el 70%, pero con la incorporación de éstos a sistemas de agricultura intensiva, ganadería y pastos artificiales los bosques originales han desaparecido. 1.1.4.3. Bosque muy seco tropical (bms-T) Se encuentra en una temperatura superior a los 24°C y alturas que oscilan entre los 0 a 500 msnm. La mayor parte de la vegetación de esta formación pierde su follaje en el período de sequía, solamente algunas especies como el naranjuelo la conservan. En esta formación cabe mencionar la presencia de los manglares, la cual es una vegetación adaptada a vivir en suelos regularmente inundados y salobres; se localizan en zonas aledañas a las desembocaduras de los ríos y caños de agua dulce. Para su funcionamiento necesitan de factores externos tales: el flujo de la marea, salinidad del suelo, disponibilidad de aguas dulces y nutrientes. La importancia del manglar radica en que es uno de los principales elementos de la cadena trófica, ya que aportan materia orgánica en forma de hojas, flores y frutos que al caer al agua sirven de alimento a algunas especies de peces y organismos acuáticos, éstos a su vez, sirven de alimento a las aves que anidan en su follaje o se albergan allí durante alguna época del año cuando pasan en su recorrido migratorio. En el Magdalena existen tres clases de mangle: el Rojo, el Salado y el Negro; estos se encuentran principalmente bordeando la planicie fluviomarina de la Ciénaga Grande de Santa Marta y la planicie aluvial del pie de monte de la Sierra Nevada de Santa Marta. Por su parte, en la Sierra Nevada de Santa Marta, en donde se pueden observar una gran variedad de especies, se encuentran entre otras, las siguientes formaciones vegetales:

16

1.1.4.4. Bosque muy húmedo subtropical (bmh-ST) Esta formación pertenece el llamado “Cinturón cafetero”; se encuentra entre los 1.500 y 2.500 msnm y una temperatura que varía entre 17°C y 24°C. El bosque de esta formación es alto, siempre verde con algunas epifitas sobre sus ramas, pero debido al alto grado de intervención humana, casi la totalidad del bosque ha desaparecido y cambiado por cultivos. 1.1.4.5. Bosque muy húmedo montano bajo (bmh-MB) A una altitud entre los 2.500 y 3.500 msnm y ubicado en un relieve bastante quebrado con poca vegetación; debido a esto, en las épocas de lluvia se presentan deslizamientos. 1.1.4.6. Bosque muy húmedo montano (bmh-M) Localizado entre los 3.500 a 4.000 msnm, entre los 6°C y 12°C expuesto a los vientos húmedos se desarrolló este tipo de vegetación. El área es abrupta y se encuentra vegetación de páramo y subpáramo, compuesta por frailejón, pajonales y arbustillos; desafortunadamente, la acción antrópica es muy grande ya que existen cultivos, ganadería y como si fuera poco quema de vegetación natural lo cual hace que se extinga la poca cantidad de esta vegetación. 1.1.4.7. Bosque pluvial montano (bp-M) Se localiza entre los 4.000 y 5.000 msnm con temperaturas que van de 6°C y 12°C. Está constituido por arbustos y árboles de tamaño pequeño, musgo, líquenes y pajonales; esta es un área que se debe conservar ya que sirve como protectora de cuencas hidrográficas, además de almacenadora y reguladora de los caudales de los ríos que nacen en la Sierra. 1.1.4.8. Formaciones vegetales por encima de los 4.000 msnm Corresponden a las formaciones de páramo, pluvial subalpino, tundra pluvial alpina y la nival; están por encima de los 4.500 msnm y la escasa vegetación está dominada por pajonales. 1.1.5. Suelos

El suelo es la capa superficial y la base natural de la tierra donde crecen y se desarrollan las raíces de las plantas las cuales producen los alimentos y materias primas para la industria que el hombre utiliza para su subsistencia. Los elementos climáticos que más relación tienen con las propiedades del suelo son la temperatura y la precipitación; el clima sirve como regulador de las reacciones físicas, químicas y biológicas que ocurren en el suelo; el agua sirve como medio de solubilidad de materiales, además es indispensable en el desarrollo de las plantas y organismos que aportan materia orgánica; la temperatura determina la calidad y el tipo de vegetación que puede presentarse y, por consiguiente, la cantidad de materia orgánica que se produce, así mismo determina en forma directa la velocidad de descomposición de la materia orgánica.

17

Dada la gran diversidad de formaciones geológicas, clases de rocas encontradas y diferentes aspectos climáticos y topográficos que caracterizan el territorio magdalenense, los suelos se agrupan en clases agrológicas que varían desde la clase I a la clase VIII, con gradaciones descendientes en cuanto a la calidad y aptitud de los mismos. Las diferentes clases agrológicas se encuentran distribuidas en el departamento del Magdalena de la siguiente manera: 1.1.5.1. Clase I Son suelos aptos para la agricultura y la ganadería intensiva, necesitan de algunas prácticas sencillas de manejo como riego y fertilización para mantener su productividad. Esta clase se encuentra localizada en la zona plana que se extiende desde la parte sur del municipio de Ciénaga hasta las amplias llanuras de la parte norte de Aracataca. Estos suelos son profundos y bien drenados, facilitándose la explotación agrícola intensiva ya que es el sector que posee los mejores suelos del departamento; allí se encuentran los principales cultivos de banano, palma africana, cacao, yuca, tomate y papaya. 1.1.5.2. Clase II Son suelos de gran aptitud agrícola y ganadera; presentan algunas limitaciones como: susceptibilidad a la erosión y exceso de humedad, lo que se puede corregir con la canalización del drenaje y la aplicación de prácticas de conservación para obtener buenas cosechas; estos suelos están cultivados con algodón, plátano, palma africana, banano y frutales. Ocupan áreas pequeñas al noreste del departamento, en cercanías de la Sierra Nevada de Santa Marta y en la faja comprendida entre los ríos Mendiguaca y Don Diego, así como cerca a la población de El Retén. 1.1.5.3. Clase III Se localizan en una amplia área al noroccidente del departamento en los municipios de Pivijay, El Piñón y Cerro de San Antonio; son suelos que presentan problemas de erosión, encharcamiento o inundación y alto contenido de sales; tienen limitación radicular por la poca profundidad debido a la presencia de capas de arcillas endurecidas, poseen una baja capacidad de retención de humedad y baja fertilidad; para su manejo es necesario realizar algunas prácticas culturales tales como protección contra las inundaciones, fertilización y control de drenajes, entre otras. En esta clase de suelo se explotan actividades agrícolas y ganaderas, hay cultivos de algodón, maíz, sorgo, arroz, ñame, plátano, yuca y hortalizas. 1.1.5.4. Clase IV Los suelos de esta clase se localizan en pendientes pronunciadas, son susceptibles a la erosión y también se encuentran en zonas planas, pero son muy superficiales; se encuentran distribuidos alrededor de los suelos clase III, además, en la carretera Aracataca-Santa Marta, también en el sector de Algarrobo, a lo largo del río Ariguaní y al sur del departamento entre la Ciénaga de Zapatosa y los límites con el departamento del Cesar.

18

Tienen limitaciones debido a las grandes inundaciones que anualmente se presentan, contienen sales y un drenaje pobre. Ello obliga a restringir el uso del suelo para la agricultura y por lo tanto, es necesario controlar la erosión en los sectores altos, construir drenajes para las inundaciones y aplicar fertilizantes para obtener buenos cultivos. Se dedican al cultivo de arroz, en áreas donde se puede adecuar el agua por medio de canales de drenaje y cultivo de pastos en los sectores bajos, con especies como el pará, que resiste los excesos de humedad. 1.1.5.5. Clase V Son suelos que se encuentran en las zonas planas, bajas, mal drenadas y sujetas a inundaciones periódicas; son pedregosos, demasiado secos, debido a la escasa precipitación, por ello es difícil establecer cultivos de buen rendimiento. Se encuentran distribuidos en las cercanías de los ríos y ciénagas al noroeste del departamento entre los ríos Magdalena y la Ciénaga de Pajaral, en la desembocadura de los ríos Sevilla y Frío; desde el municipio de Santa Ana siguiendo la margen derecha del río Magdalena hasta el municipio de Plato y por los lados de los arroyos Guamito, Culebra y Chimicuica; también, se encuentran en la parte baja del municipio de El Piñón en los límites con Pivijay. Estos suelos se destinan a la ganadería, bosques y vegetación permanente. 1.1.5.6. Clase VI Los suelos de esta clase tienen grandes limitaciones para la explotación agrícola. Son susceptibles a la erosión ya que se encuentran en pendientes pronunciadas y los que están zonas planas, contienen sales, pero pueden adecuarse con prácticas de manejo y conservación, presentan un drenaje pobre, fertilidad baja y están sujetos a inundaciones periódicas. Se encuentran ocupando un gran sector de la parte centro y sur del departamento en los municipios de Ariguaní y Santa Ana, al norte en los municipios de Salamina y Sitio Nuevo a lo largo del río Magdalena. Se usan para la ganadería extensiva con pastos mejorados resistentes a la sequía, para reforestación y crecimiento de vegetación espontánea. 1.1.5.7. Clase VII Los suelos de esta clase están dedicados fundamentalmente a bosques o cobertura permanente, pastos, conservación y protección de cuencas hidrográficas; se encuentran en sitios quebrados y ondulados, son excesivamente pedregosos, presentan erosión severa y en las partes planas son superficiales. Estos suelos se encuentran distribuidos a lo largo del departamento. 1.1.5.8. Clase VIII Los suelos de esta clase se estiman que son inaprovechables para la agricultura y ganadería. Son improductivos, esqueléticos y pantanosos. Están distribuidos en dos áreas del departamento, una al norte de la Sierra Nevada de Santa Marta haciendo parte del pico Cristóbal Colón, pico Bolívar, La Reina, etc. y otra al sur dividida en unidades pequeñas cerca a las poblaciones de El Banco, Guamal, San Sebastián, San Zenón, cerca a las ciénagas. El siguiente mapa muestra la fertilidad de los suelos del departamento del Magdalena por tipo de relieve.

19

Mapa 3 Fertilidad y relieve en el Magdalena

Fuente:

ROMERO P., Julio (2006). Movilidad social, educación y empleo: Los retos de la política económica del departamento del Magdalena. Cartagena: Banco de la República (Centro de Estudios Económicos Regionales), p12 (Mapa 3).

1.2.

Político-administrativas

El Departamento de Magdalena cuenta con 29 municipios y un distrito (Santa Marta, que es distrito turístico, cultural e histórico desde 1989, aun cuando inicialmente fue erigido como municipio en 1.533). La siguiente tabla resume información sobre el año de fundación, extensión, coordenadas, año de erección en municipio, entre otros datos de cada uno de los municipios del departamento del Magdalena. Tabla 2 Municipios y Distrito del Departamento de Magdalena
Municipios Santa Marta
Algarrobo Aracataca Ariguaní Cerro S. Antonio Chibolo Ciénaga Concordia El Banco El Piñón El Retén Fundación Guamal Nueva Granada Pedraza Pijiño del Carmen Pivijay Plato Pueblo Viejo Remolino S. de San Angel Salamina San Sebastián San Zenón Santa Ana Santa Bárbara de Pinto Sitionuevo Tenerife Zapayan Zona Bananera

Año Fundación 1.525 1.895 1.853 1.902 1.525 1.820 1.521 1.784 1.747 1.770 1.903 1.902 1.747 1.885 1.792 1.750 1.774 1.754 1.526 1.752 1.599 1.765 1.748 1.750 1.750 1.750 1.751 1.543 1.800

Erigido Municipio 1.533 1.999 1.915 1.966 1.912 1.974 1.876 1.999 1.915 1.996 1.945 1.904 2.000 1.908 1.996 1.912 1.853 1.892 1.814 1.999 1.865 1.957 1.904 1.918 2.000 1.848 1.923 2.000 1.999

Extensión Km2 2.381 409 1.755 1.109 184 558,7 1.366 111 816 511 268 922 565 813 312 739 1.636 1.501 691 611 1.196 175 421 238 1.120 502 967 491 353 446

Latutud Norte G 11 10 10 9 10 10 11 10 8 10 10 10 9 9 10 9 10 9 10 10 10 10 9 9 9 9 10 9 10 10 M 15 11 35 51 19 1 0 15 59 24 36 31 8 48 11 20 28 47 59 42 2 29 14 14 19 26 46 54 10 45 S 18 19 49 46 44 49 34 54 21 57 33 51 14 26 3 7 26 52 13 9 34 26 49 25 4 48 6 18 53

Longitud Oeste G 74 74 74 74 74 74 74 74 73 74 74 74 74 74 74 74 74 74 74 74 74 74 74 74 74 74 74 74 74 74 M 13 3 11 14 52 37 15 50 58 49 16 11 13 23 55 27 37 47 17 43 13 48 21 30 34 42 43 51 43 9 S 45 53 45 12 27 55 16 11 29 46 17 13 51 55 17 25 14 30 16 16 1 1 22 8 38 25 32 53 10 31

A.S.N.M. 6 100 40 175 11 26 3 12 25 7 40 45 25 20 12 25 32 20 2 7 75 6 25 25 25 10 5 20 20 2

Distancia a la Capital Km 129 88 216 210 310 35 220 297 200 98 95 396 220 215 325 150 266 38 160 170 175 315 325 335 350 126 285 215 87

Temp. Media oC 28 28 28 28 28 28 28 28 33 28 28 28 28 30 28 29 28 28 28 28 28 28 28 28 28 30 28 28 28 28

Notas: La altura sobre el nivel del mar (a.s.n.m.) corresponde a la altitud promedio de la cabecera municipal o distrital G: Grados, M: Minutos, S: Segundos Fuente: OFICINA ASESORA DE PLANEACION

20

Mapa 4 Magdalena. Mapa político-administrativo

Fuente:

INSTITUTO GEOGRAFICO AGUSTIN CODAZZI (IGAC)

Mediante Ordenanza 05 de 2004, por la cual se adoptó el Plan de Desarrollo Departamental 2004 – 2007, el Magdalena cuenta con una subregionalización para fines de planificación del desarrollo territorial, en particular

21

para promover el desarrollo y crecimiento de funciones urbanas en determinados centros que fungen como nodos subregionales para servicio de las poblaciones circundantes, en este caso los municipios que forman parte de cada subregión. La siguiente es la subregionalización vigente: Mapa 5 Magdalena. Mapa de Subregiones

Fuente:

DEPARTAMENTO DE MAGDALENA (2004). Plan de Desarrollo Departamental 2004 – 2007 “Liderazgo, Seguridad y Transparencia”

1.3.

Demográficas

En los últimos veinte años, la participación de la población del departamento de Magdalena no ha superado el 3% del total de habitantes del país. Tal como se observa en la siguiente gráfica hasta 1993 la población total del Magdalena tuvo un crecimiento sostenido, sin embargo, para 2005, unos doce años después, este fue muy bajo, ya que la población solo creció en 9.210 personas8. Se destaca que entre 1985 y 1993 operó una transición en la distribución geográfica de la población departamental; en efecto, ya para 1993 la población rural dejó de ser mayoría en el Magdalena y desde 1985
8

Según DANE, Censos de 1993 y 2005

22

el área rural empezó a perder población, mientras que las áreas urbanas crecían a un ritmo superior al de las décadas precedentes, lo cual configura una situación de enorme reto en la modernización urbana (viviendas, servicios públicos domiciliarios, demanda de educación, salud, transporte, empleo, combate a la delincuencia, entre otros). Hoy, el 68,7% de la población habita en cabeceras, mientras el restante 31,3% lo hace en las áreas rurales9. Por rangos de población, el 45% de los habitantes residen en municipios de más de 100.000 personas (el Distrito de Santa Marta y Ciénaga), el 32,4% en municipios de rango entre 25.001 a 100.000 habitantes (nueve municipios), el 18,1% de la población en municipios entre 10.001 a 25.000 habitantes (13 municipios) y, finalmente, el 4,4%, unas 51.000 personas, residen en municipios con población inferior a 10.000 habitantes. Gráfica 1 Magdalena. Población total, en cabecera y resto, Censos 1951, 1964, 1973, 1985, 1993 y 2005

Fuente:

Elaboración propia con base en DANE, Estadísticas censales

La tercera parte de la población habita en cabeceras de más de 25.000 habitantes, concentradas en cinco de ellas (Santa Marta, Ciénaga, Fundación, Plato y El Banco), aunque se destaca la primacía urbana de Santa Marta cuya población urbana es muy superior al conjunto de la población de las tres ciudades siguientes (Ciénaga, Fundación y Plato); por su parte, el 77% de la población magdalenense habita en áreas rurales de municipios inferiores a 25.000 habitantes.

De acuerdo al Censo 1993, el 64% de la población del Magdalena habitaba en áreas urbanas, mientras el restante 36% lo hacía en las áreas rurales.

9

23

Tabla 3 Magdalena. Distribución de población por rangos en total municipal, cabecera y resto, según Censos 1993 y 2005 Censo 2005
Rango de población < 10.000 habs. 10.001 - 25.000 habs. 25.001 - 100.000 habs. > 100.000 habs. Total Municipios 51.051 208.611 373.000 517.255 1.149.917 Cabecera 91.978 105.903 206.620 385.122 789.623 Resto 87.878 189.503 82.913 0 360.294 % Total % Cabeceras 4,4% 11,6% 18,1% 13,4% 32,4% 26,2% 45,0% 48,8% 100,0% 100,0% % Resto 24,4% 52,6% 23,0% 0,0% 100,0%

Censo 1993
Rango de población < 10.000 habs. 10.001 - 25.000 habs. 25.001 - 100.000 habs. > 100.000 habs. Total
Fuente:

Municipios Cabecera 16.664 75.643 156.883 50.409 294.703 168.889 414.321 270.253 882.571 565.194

Resto % Total % Cabeceras % Resto 33.886 1,9% 13,4% 10,7% 219.117 17,8% 8,9% 69,0% 64.374 33,4% 29,9% 20,3% 0 46,9% 47,8% 0,0% 317.377 100,0% 100,0% 100,0%

Elaboración propia con base en: DANE. Censo 2005.

Un hecho notorio que se desprende de los anteriores cuadros es la ganancia de participación de los municipios con población inferior a 10.000 habitantes, al pasar de una participación porcentual en su conjunto de menos de 2% en 1993 a más de 4% en 2005, mientras los demás rangos de población perdieron participación; en efecto, parece que ello obedece al mayor influjo de población entre 1993 y 2005 en el área rural de este tipo de municipios, cuya participación creció de un 10,7% en 1993 a más de 24% en 2005. En la Gráfica 2 se observa cómo la estructura de la población tiende a una forma de pirámide clásica, es decir, si entre 1985 y 1993 existían proporciones similares en la base (grupos de edad de 0 a 14 años), para 2005, la proporción de población por grupos de edad disminuye escalonadamente, destacándose la ganancia de participación en los grupos de más edad (superiores a los 30 años). Gráfica 2 Magdalena. Estructura de población por sexo y grupos de edad 1985

24

Gráfica 2 (continuación) Magdalena. Estructura de población por sexo y grupos de edad 1993 2005

Fuente:

Elaboración propia con base en DANE, Estadísticas censales

Aun cuando este hecho no puede considerarse como un fenómeno de “envejecimiento” de la estructura de población, puesto que los grupos de población más jóvenes participan en una alta proporción, es de anotar que los mayores de 45 años han aumentado su participación en el total, al pasar de un 13,6% en 1985 a 18,9% en 2005. Ello, con el tiempo, genera mayores presiones para que la población económicamente activa más joven (en particular, los menores de 25 años) incremente su participación en el mercado laboral con puestos de trabajo formales, estables y de ingresos crecientes. No obstante, el índice de dependencia ha disminuido desde 1985, cuando estaba en 79,3% a 70,3% en 2005; es decir, que 100 personas entre los 15 y 64 años, sin que necesariamente implique que tengan un empleo o ingreso, tienen que sostener la carga económica de ellos y de 70 personas más, la gran mayoría niños. Tabla 4 Magdalena. Distribución de población por municipios, Censo 2005
Municipio D.T.C.H. Santa Marta Algarrobo Aracataca Ariguaní Cerro San Antonio Chivolo Ciénaga Concordia El Banco El Piñón El Retén Fundación Guamal Nueva Granada Pedraza Pijiño del Carmen Pivijay Plato Puebloviejo Remolino Sabanas de San Angel Salamina San Sebastián de Buenavista San Zenón Santa Ana Santa Bárbara de Pinto Sitionuevo Tenerife Zapayán Zona Bananera Total 413.006 11.530 34.906 30.541 8.056 16.007 100.758 9.891 53.470 16.668 18.408 56.055 25.051 15.962 7.865 13.850 38.307 48.882 24.865 7.840 11.392 8.236 16.924 8.749 22.834 10.919 26.757 12.291 8.430 56.249 Hombres 198.586 6.076 17.738 15.848 4.200 8.613 49.861 5.267 27.188 8.853 9.741 27.539 13.204 8.543 4.143 7.447 20.018 25.303 12.850 4.158 6.326 4.249 8.871 4.554 12.048 5.797 14.340 6.677 4.588 29.210 Mujeres 214.420 5.454 17.168 14.693 3.856 7.394 50.897 4.624 26.282 7.815 8.667 28.516 11.847 7.419 3.722 6.403 18.289 23.579 12.015 3.682 5.066 3.987 8.053 4.195 10.786 5.122 12.417 5.614 3.842 27.039 Cabecera 382.911 7.311 19.907 18.148 4.256 10.252 87.205 3.919 32.482 5.785 13.657 49.415 7.126 6.254 2.320 6.308 19.079 35.672 8.425 5.363 3.331 4.954 5.129 1.504 11.400 6.123 12.952 5.637 3.147 4.120 Resto 30.095 4.219 14.999 12.393 3.800 5.755 13.553 5.972 20.988 10.883 4.751 6.640 17.925 9.708 5.545 7.542 19.228 13.210 16.440 2.477 8.061 3.282 11.795 7.245 11.434 4.796 13.805 6.654 5.283 52.129

Fuente: DANE. Censo 2005

25

2. Línea de Base Departamental
2.1. Estado de la protección social de la población

Dada la heterogeneidad socioeconómica de las familias y sus individuos, que incide en la desigual distribución de capacidades, activos, ingresos y oportunidades en un territorio, es necesario acercarnos a un perfil del desarrollo social de los habitantes del Magdalena, para establecer el grado en el que se encuentra protegida socialmente. Por protección social se entiende un conjunto de intervenciones públicas dirigidas a ayudar a las personas, familias y comunidades a manejar mejor el riesgo y apoyar a los más pobres en situación crítica10. Este concepto involucra, a su vez, los conceptos de riesgo y vulnerabilidad en el sentido que las personas y los hogares enfrentan con diferente capacidad situaciones estructurales y coyunturales de caídas en el ingreso y de pobreza. Es decir, unos cuentan con mejores esquemas de aseguramiento y capacidades frente a los diferentes riesgos socioeconómicos. Por consiguiente, los principales componentes de la protección social son el aseguramiento y la asistencia social; el primero, consiste en un conjunto de seguros regulados por el Estado y financiados con contribuciones de trabajadores y empleadores para proteger a las personas frente a riesgos económicos asociados a la salud, la vejez y el desempleo; es importante recalcar que estos seguros buscan cubrir a toda la población y no sólo a quienes tienen un contrato de trabajo formal, incorporan mecanismos de prevención y pueden ser provistos por instituciones públicas o privadas11; el segundo, comprende una serie de intervenciones estatales orientadas a reducir la pobreza a través de estrategias de carácter estructural (dotando a la población de un nivel suficiente de capital físico y humano con el fin que puedan generar un ingreso aceptable y de carácter asistencial, el cual otorga subsidios (en especie o dinero) a quienes tienen insuficiente capacidad para generar ingresos12. Para establecer el perfil de protección social de la población magdalenense dividiremos el análisis en tres temas: seguridad social integral, capital humano y calidad de vida. 2.1.1. Seguridad social integral Como se dijo, el aseguramiento se enfoca a la protección social de los individuos frente a riesgos a la salud (enfermedades, riesgos profesionales), la vejez (jubilación) y desempleo (pérdida de ingresos). Aunque la adscripción principal de los individuos se da por medio del contrato de trabajo (régimen contributivo), el Estado colombiano procura que todos los individuos dispongan de cobertura en seguridad social. Así, hay dos regímenes básicos: el contributivo, para quienes tienen un contrato de trabajo formal y el subsidiado, para los desempleados, los trabajadores informales y los más pobres, con coberturas parciales de seguridad social, centradas en la salud.

GUERRERO, Ramiro. El concepto de la protección social. Bogotá D.C: Ministerio de la Protección Social (Viceministerio Técnico); p7. 11 Op. Cit., p10. 12 Op. Cit., p11.

10

26

Lo primero, es identificar la estructura del mercado laboral del Magdalena. Como se muestra en la siguiente gráfica, para el año 200513 menos de la mitad de la población en edad de trabajar (PET), el 47,8%, se encuentra ocupada y del total de la población económicamente activa (PEA), un 6,6% se encontraba en situación de desempleo y casi el 20% estaba subempleada; esto quiere decir que de cada cuatro magdalenenses en disponibilidad de trabajar en 2005, uno no tenía trabajo o se desempeñaba en un empleo precario; a su vez, de los 107.000 ocupados subempleados, una gran mayoría aspiraba a un empleo con mejores ingresos. Gráfica 3 Magdalena. Estructura del mercado laboral 2005

Notas: PT: Población Total Departamental, según proyección DANE 1993-2005 PET: Población en Edad de Trabajar PEA: Población Económicamente Activa SUB EMP SUBJ: Subempleo Subjetivo Horas: Subempleo por insuficiencia de horas Comp/clas: Subempleo inadecuado a las competencias Ingresos: Subempleo por ingresos TGP: Tasa Global de Participación TO: Tasa de Ocupación TD: Tasa de Desempleo T. SUB: Tasa de Subempleo Fuente: Elaboración propia con base en: MINISTERIO DE LA PROTECCION SOCIAL (Colombia). Principales indicadores laborales; Boletín N° 23, Mayo de 2007, Cuadros 40 a 49

MINISTERIO DE LA PROTECCION SOCIAL (Colombia). Principales indicadores laborales; Boletín mensual, Mayo 2007. Bogotá D.C., Cuadros 40 a 49.

13

27

La población ocupada del Magdalena se concentra en tres grandes actividades económicas: agricultura, comercio y servicios. En efecto, el 80% de los trabajadores se distribuye entre esas actividades, lo cual demuestra, por un lado, la importancia de las actividades comerciales y de servicios como generadoras de empleo en las áreas urbanas y, por otro lado, la trascendencia de la economía agropecuaria en los municipios marcadamente rurales. Gráfica 4 Magdalena. Distribución de la población ocupada por rama de actividad económica, 2004 y 2005

Fuente:

Elaboración propia con base en: DANE. Encuesta Continua de Hogares – Anual por Departamentos (2004 y 2005). Cuadro Nº 62 (TS-ECH-TAB-62)

En el perfil del mercado laboral del Magdalena destaca el hecho que la población ocupada en su mayoría (58,21% en 2003) lo es por cuenta propia, es decir, se autoemplea y menos del 21% es empleada particular, a diferencia del promedio nacional en el que un 34% es empleado particular y menos del 39% es cuentapropista; además, desempeña puestos de trabajo como trabajador agrícola o forestal, operario no agrícola (las instalaciones portuarias influyen principalmente en este empleo), trabajador de servicios y comerciantes o vendedores. Un 47,6% de los ocupados no tiene ningún nivel educativo o apenas ha estudiado primaria completa o incompleta y un 39,8% ha terminado o estudiado algunos grados de educación secundaria; sólo un 12,6% cuenta con estudios superiores14. Ello se refleja en el nivel de ingreso de los ocupados: un 55,3% obtiene en promedio menos de un salario mínimo mensual legal y un 21,5% devenga máximo 1,5 salarios mínimos mensuales legales15, por lo que la gran mayoría de los trabajadores tiene un ingreso laboral apenas suficiente para los más importantes gastos de sostenimiento.

14 15

Con base en DANE, Encuesta Continua de Hogares 2003, estadística anual por departamentos IBID.

28

En cuanto a la afiliación a la seguridad social, para el año 2006 existían 337.774 afiliados al régimen contributivo en salud, 611.647 personas en el régimen subsidiado en salud y 397.368 en pensiones (de los cuales 267.325 estaban activos). La participación de los afiliados en salud en el régimen contributivo llegaba al 35,6% del total de afiliados a la seguridad social en salud Tabla 5 Magdalena. Población afiliada al sistema general de seguridad social en salud por municipio, 2006

Nota: La columna de afiliados al régimen subsidiado incluye 72.946 con subsidios parciales, por lo que la afiliación para SISBEN 1 y 2 es de 538.689 personas. Fuente: DEPARTAMENTO DE MAGDALENA (Colombia) - Secretaría de Salud, 2006.

Como dato preliminar (a 31 de octubre de 2007), la afiliación para SISBEN 1 y 2 más desplazados aumentó en 60.54716 personas más en el régimen subsidiado en salud, lo cual arroja una cobertura preliminar de 599.236 pobres en 2007, sin tener en cuenta los 72.946 beneficiarios con subsidios parciales (SISBEN 3), lo cual indica una cobertura preliminar en 2007 respecto a la población objetivo más pobre (SISBEN 1 y 2) del 65%.

16

Según SIGOB, consultado el 30 de enero de 2008 a las 11.30 am.

29

2.1.2. Capital humano Un 71,3% de la población magdalenense cuenta con educación secundaria o de niveles inferiores, 74,8% si se considera la aprobación de la media técnica y 75,1% el grado 13 de normalista; por su parte, un 15,6% no tiene nivel alguno de educación17 y apenas un 7,8% ha estudiado educación superior (incluyendo postgrado). Esto es un desempeño muy malo si nos comparamos con Bogotá, donde la población que manifestó no tener nivel alguno de educación ascendía al 4,3%, mientras que la que ha alcanzado estudios superiores llega al 21,4%. De acuerdo con el Censo 2005, en ese año el 15,6% de la población magdalenense no sabía leer ni escribir, siendo mayor la incidencia del analfabetismo en los hombres (9%) que en las mujeres (6,6%), con picos altos en municipios como Sabanas de San Angel (33,9% de la población analfabeta) y Sitio Nuevo (33,5%). Excepto Santa Marta, el resto de municipios tienen tasas de analfabetismo de dos dígitos y superiores al promedio nacional. Tabla 6 Magdalena. Tasa de analfabetismo en mayores de 15 años por sexo y total, Censo 2005
Municipio / Distrito Magdalena Santa Marta Algarrobo Aracataca Ariguaní Cerro San Antonio Chibolo Ciénaga Concordia El Banco El Piñón El Retén Fundación Guamal Nueva Granada Pedraza Pijiño del Carmen Pivijay Plato Puebloviejo Remolino Sabanas de San Angel Salamina San Sebastián San Zenón Santa Ana Santa Bárbara de Pinto Sitionuevo Tenerife Zapayán Zona Bananera Pobl. > 15 años 703.229 272.717 6.614 20.038 17.937 5.126 9.441 62.642 6.565 31.280 10.611 10.329 33.092 14.579 8.829 4.958 7.278 22.282 29.768 14.574 4.879 8.315 5.320 10.052 4.796 13.435 6.077 16.816 7.406 5.087 32.386 Mayores 15 años que no saben leer y escribir Hombres Mujeres Total 63.352 46.612 109.964 8.746 8.844 17.590 996 682 1.678 1.982 1.781 3.763 2.846 2.048 4.894 908 562 1.470 1.555 774 2.329 3.880 3.324 7.204 1.236 743 1.979 3.198 2.775 5.973 1.810 975 2.785 1.273 821 2.094 2.448 2.148 4.596 1.699 1.279 2.978 1.479 921 2.400 847 474 1.321 985 653 1.638 3.418 2.012 5.430 4.411 3.033 7.444 2.305 1.584 3.889 821 416 1.237 1.787 1.030 2.817 834 510 1.344 1.084 939 2.023 818 609 1.427 1.911 1.249 3.160 951 540 1.491 3.539 2.091 5.630 1.181 617 1.798 1.100 504 1.604 3.304 2.674 5.978 Tasa de analfabetismo Hombres 9,0% 3,2% 15,1% 9,9% 15,9% 17,7% 16,5% 6,2% 18,8% 10,2% 17,1% 12,3% 7,4% 11,7% 16,8% 17,1% 13,5% 15,3% 14,8% 15,8% 16,8% 21,5% 15,7% 10,8% 17,1% 14,2% 15,6% 21,0% 15,9% 21,6% 10,2% Mujeres 6,6% 3,2% 10,3% 8,9% 11,4% 11,0% 8,2% 5,3% 11,3% 8,9% 9,2% 7,9% 6,5% 8,8% 10,4% 9,6% 9,0% 9,0% 10,2% 10,9% 8,5% 12,4% 9,6% 9,3% 12,7% 9,3% 8,9% 12,4% 8,3% 9,9% 8,3% Total 15,6% 6,4% 25,4% 18,8% 27,3% 28,7% 24,7% 11,5% 30,1% 19,1% 26,2% 20,3% 13,9% 20,4% 27,2% 26,6% 22,5% 24,4% 25,0% 26,7% 25,4% 33,9% 25,3% 20,1% 29,8% 23,5% 24,5% 33,5% 24,3% 31,5% 18,5%

Fuente:

Elaboración propia con base en: DANE. Estadísticas Censo 2005

17

DANE. Censo 2005

30

Por su parte, la cobertura escolar es del 88%, inferior en dos puntos a la nacional, de acuerdo con las siguientes cifras de cobertura preliminares del Ministerio de Educación Nacional. Tabla 7 Matrícula y cobertura escolar 2002 – 2006, Colombia y departamento de Magdalena
2002 Entidad Colombia Magdalena Santa Marta Ciénaga Resto Departamento Matrícula Oficial 7.808.110 255.204 75.308 20.959 158.937 Total 9.994.404 310.220 107.170 26.645 176.405 Cobert. bruta Matrícula Oficial Total 10.720.493 360.446 114.990 34.225 211.231 2005 Cobert. bruta 88% 86% 97% 90% 81% 2006 Incrementos 2002 - 2006 Cobert. Matrícula Matrícula Cobert. Cobert. Matrícula en % bruta bruta Oficial Total Oficial Total bruta Oficial Total Censo 87% 9.227.537 90% 1.419.427 8,4% 18% 85% 338.552 379.165 88% 83.348 68.945 13,7% 33% 22% 88% 92.114 116.560 94% 16.806 9.390 2,0% 22% 9% 82% 30.529 35.185 90% 9.570 8.540 18,8% 46% 32% 83% 215.909 227.420 91% 56.972 51.015 24,6% 36% 29%

82% 8.855.391 74% 317.602 92% 90.346 71% 28.930 67% 198.326

Notas: - 2002 certificada. 2005 con base en resolución 166 (SINEB) antes de hallazgos de auditoría. 2006 con privada incompleta. - La cobertura bruta 2006 fue calculada con base en el corte de matrícula de enero 30 de 2007. La población empleada para el cálculo de la cobertura bruta 2006 hace referencia a la proyección efectuada por la Oficina Asesora de Planeación y Finanzas con base al Censo 1993 del DANE. Fuente: MINISTERIO DE EDUCACION NACIONAL (Colombia) – Oficina Asesora de Planeación y Finanzas. Enviado por correo electrónico

La cobertura de la población entre los 18 y 24 años de edad en la educación superior en el Magdalena para el año 2005 asciende al 11,3%, por debajo de la media de la región Caribe colombiana y del promedio de Bogotá, que es el mayor del país. Gráfica 5 Tasa de cobertura en educación superior 2002 – 2005, Bogotá, Región Caribe y Magdalena

Fuente:

Elaboración propia con base en: MINISTERIO DE EDUCACION NACIONAL (Colombia). Estadísticas sector Educación Superior 2002 - 2005

31

Un hecho que debe llamar la atención acerca de por qué la educación debe ser un pilar esencial de aquí en adelante en la política magdalenense, es la poca movilidad intergeneracional en el nivel educativo alcanzado; es decir, el nivel educativo de los hijos está determinado fuertemente por el nivel educativo alcanzado por los padres, en particular de la madre. En efecto, para 2003 más del 25% de los hijos con nivel educativo cero es explicado por igual nivel educativo alcanzado por la madre y como máximo, más del 45% de los hijos alcanzó la primaria o algunos años de primaria18. Además, para el conjunto de población entre los 20 y 60 años de edad, menos del 16% ha alcanzado algún año de estudio de educación superior19. Para los demás niveles educativos alcanzados por la madre, el logro educativo de los hijos es similar para la mayoría o, en algunos casos, para un nivel contiguo y menos para niveles superiores, o sea, saltos en el logro educativo20. Tabla 8 Logro educativo y movilidad generacional en el Magdalena

Fuente:

ROMERO P., Julio (2006). Op. Cit. p41 (Tabla 16).

Esto es inferior a los logros alcanzados en la región Caribe como un todo (con casi el 19% de la población con haber alcanzado educación superior) o Bogotá, con más del 41% de su población con logro educativo superior21. Ello es explicado en parte por considerarse al Magdalena como departamento expulsor de su población más calificada22; el 25% de su población ocupada trabaja en otros departamentos y tiene un nivel educativo superior (en promedio 8,59 años de educación) a la población ocupada que no ha migrado (7,75 años)23. De otra parte, no obstante haber incrementado los puntajes promedio de las pruebas SABER para 5° y 9° entre 2002 y 2005 (excepto en competencias ciudadanas), solamente en ciencias naturales nuestros estudiantes observaron un promedio superior al nacional de manera generalizada. En el resto de competencias, únicamente en ciencias sociales y matemáticas se superó el promedio nacional, y eso, en los municipios no certificados en educación para 5°24.
ROMERO P., Julio (2006). Movilidad social, educación y empleo: los retos de la política económica del departamento del Magdalena. Banco de la República, Cartagena, p40,41. 19 IBID. p40. 20 IBID. p41. 21 IBID. p42, 43. 22 IBID. p42. 23 IBID. p43. 24 Con base en Ministerio de Educación Nacional (2006). Perfil educativo departamental; Magdalena, Santa Marta y Ciénaga. A septiembre de 2006
18

32

Tabla 9 Resultados Pruebas SABER (puntaje promedio) 2002/2003 y 2005, Colombia y Magdalena

Fuente:

MINISTERIO DE EDUCACION NACIONAL (Colombia). Perfil educativo departamental Magdalena, Santa Marta y Ciénaga. Bogotá, septiembre de 2006.

A su vez, históricamente el desempeño de los estudiantes de grado 11 del Magdalena (no incluye a santa Marta ni Ciénaga) se han concentrado en las categorías más bajas de desempeño en los exámenes de ingreso a la educación superior del ICFES, notándose que en el año 2007 se desmejoró respecto al 2006 en cuanto al número de colegios que fueron clasificados en las categorías Superior, Alta y Media, advirtiéndose un aumento de los colegios en las categorías Inferior y Muy Inferior. Gráfica 6 Magdalena. Distribución de colegios en categorías de desempeño en Pruebas ICFES, 2003 - 2007

Fuente:

DEPARTAMENTO DE MAGDALENA (Secretaría de Educación).

33

La cobertura del SENA en programas de formación para el trabajo muestra un incremento progresivo en las principales modalidades de atención de 2002 a 2006, tal como se observa en la siguiente tabla. Tabla 10 Cobertura del Servicio Nacional de Aprendizaje en el Magdalena 2002 – 2006 y ejecución a agosto de 2007
Programa Cupo de alumnos Formación de técnicos profesionales Formación de tecnólogos Alumnos con contrato de aprendizaje Cuotas de aprendizaje reguladas en las empresas Cupos de alumnos en formación virtual Integración con la educación media Cupos de alumnos poblaciones vulnerables Horas a cursos impartidas Matriculados Jóvenes Rurales
Fuente:

2002 22.728 827 37 447 697

2003 37.834 671 37 931 825

2004 55.272 966 37 748 413 181

2005 66.816 1.090 167 661 469 2.304 4.590 8.463 312.061 6.584

2006 82.754 2.672 400 990 491 9.581 4.598 18.595 330.861 9.217

Prog. 2007 78.050 1.740 338 1.243 654

Ejec. 2007 53.810 4.538 663 839 527 8.278 3.972

300 2.094 153.918 2.698 142.286 184

3.108 2.636 249.440 5.323

17.359

12.418 182.865

5.600

5.834

SENA (Colombia). Estadísticas en www.sena.edu.co, consultadas el 30 de enero de 2008

2.1.3. Calidad de vida De acuerdo con su capacidad de ingreso, a 2005 en el Magdalena el 15,2% de la población está en pobreza extrema (214 mil habitantes) y el 42,3% (594 mil habitantes) están en pobreza moderada25. Si bien la pobreza extrema está en un nivel comparable a la media nacional, la pobreza moderada está un 24% por encima del promedio nacional; es más, se da el caso paradójico que Magdalena tiene un nivel de pobreza extremo mucho más bajo que departamentos como Chocó, Boyacá, Córdoba, Cauca, Caquetá, Huila y Nariño, pero presenta una pobreza moderada superior (1,4 veces mayor en comparación con Chocó). Si bien la pobreza por ingreso en el Magdalena bajó entre 2002 y 2005, se mantuvo estable entre 2004 y 2005 y aumentó ligeramente entre 2003 y 2004, mientras a nivel nacional decreció también levemente. El Censo 2005 del DANE arroja que el 45,8% (unas 520.663 personas) de las personas en el departamento viven en hogares con necesidades básicas insatisfechas26, siendo más alta la cifra en las áreas rurales (61,3%) que en las urbanas (38,8%).

DNP – MERPD (2006). Red de protección social contra la pobreza extrema. Presentación de Hugo López en: Debate de Coyuntura Social (FEDESARROLLO) sobre “Red Social contra la Pobreza Extrema”. 26 El Indice de Necesidades Básicas Insatisfechas (INBI) es un indicador compuesto de pobreza que mide las personas y los hogares que: (i) habitan en viviendas inadecuadas, (ii) viviendas con servicios inadecuados, (iii) hacinamiento, (iv) inasistencia escolar en niños en edad escolar y (v) alta dependencia económica. Si un hogar y las personas que lo componen presentan por lo menos una carencia, clasifica como pobre y si presenta dos o más, es pobre extremo.

25

34

El SISBEN del Magdalena muestra unas cifras aún mayores: el nivel I (los más pobres) cuentan 820.607 personas, mientras que en el nivel II hay 173.327 personas27. No obstante, el SISBEN tiene en cuenta un conjunto mayor de variables para clasificar a los hogares y sus miembros, de manera que puede considerarse más como un censo de condiciones de vida28 En este sentido, podemos concluir que (i) las personas en pobreza en el Magdalena oscilan entre 520.663 según NBI, 808.000 por ingresos y 993.934 por SISBEN niveles I y II y (ii) aún la pobreza aflige a una proporción muy alta de la población departamental. Tabla 11 Indice de Necesidades Básicas Insatisfechas, Indice de Calidad de Vida y Línea de Pobreza e Indigencia Nacional y Departamental, 1993 - 2004

Notas: ICV: Cálculos DNP-Misión Social con base en DANE, ENH, septiembre. 2004 PNDH con base en ECH. NBI: Cálculos DNPDDS-GCV con base en DANE, Censos de población y ENH, septiembre. LP y LI: cálculos MERPD- con base en DANE, ECH, 4 trimestres. Cifra total nacional con base en la ECH tercer trimestre. Fuente: DEPARTAMENTO NACIONAL DE PLANEACION (Colombia). Hacia una Colombia equitativa e incluyente; Informe de Colombia Objetivos de Desarrollo del Milenio 2005. Bogotá, diciembre de 2006. p52, Cuadro A.1.

27

El SISBEN no es una medida de pobreza sino un censo que identifica a las personas que por su condición de habitabilidad o situación socioeconómica tiene derecho a ser beneficiario de programas y subsidios sociales del Estado colombiano. Los niveles I y II corresponden a las personas con mayores carencias y vulnerabilidad socioeconómica y es a quienes va dirigida la política social contra la pobreza, por lo tanto, pueden considerarse pobres. 28 Por ejemplo, el censo SISBEN pregunta por acceso a la seguridad social, tipo de amenaza a la vivienda, existencia si o no de discapacidad, analfabetismo, entre otras variables que no consideran la pobreza por ingresos y el NBI.

35

Tabla 12 Magdalena. Porcentaje de personas con Necesidades Básicas Insatisfechas por área y total, Censo 2005
Municipio / Distrito Magdalena Santa Marta Algarrobo Aracataca Ariguaní Cerro San Antonio Chibolo Ciénaga Concordia El Banco El Piñón El Retén Fundación Guamal Nueva Granada Pedraza Pijiño del Carmen Pivijay Plato Puebloviejo Remolino Sabanas de San Angel Salamina San Sebastián San Zenón Santa Ana Santa Bárbara de Pinto Sitionuevo Tenerife Zapayán Zona Bananera CABECERA 39,87 27,43 63,03 54,88 54,88 58,11 64,39 40,67 72,37 51,23 67,28 55,07 38,78 41,15 90,18 73,32 77,96 39,32 56,51 68,32 61,95 57,79 55,73 51,84 55,19 58,16 79,85 61,55 57,16 83,76 49,19 RESTO 64,98 49,69 67,45 58,17 65,56 70,03 86,25 63,73 56,20 82,87 58,63 71,14 81,19 74,25 78,38 66,60 87,50 62,03 80,87 52,35 57,42 87,97 50,15 74,52 77,58 74,80 80,75 72,63 77,48 74,18 43,14 TOTAL 47,63 29,05 64,65 56,30 59,22 63,73 72,25 43,78 62,60 63,65 61,63 59,22 43,81 64,84 83,00 68,58 83,16 50,72 63,09 57,76 60,52 79,14 53,51 67,65 73,73 66,49 80,25 67,27 68,16 77,76 43,58

Fuente:

DANE. Estadísticas Censo 2005

Por su parte, tenemos un desarrollo humano inferior al promedio nacional y 11% inferior al de Bogotá, la región con el mayor índice de desarrollo humano del país. No obstante, el Indice de Desarrollo Humano del Magdalena mejoró en 10% entre 1990 y 2003 (de 0,668 a 0,735), ligeramente superior al crecimiento del IDH nacional y mayor al incremento del IDH de Bogotá, que fue de 7,4%. y el Indice de Condiciones de Vida para 2004 es de 69,52. Gráfica 7 Indice de Desarrollo Humano Colombia, Magdalena y Bogotá, 1990 - 2003
0,9 0,8 0,7 0,6 0,5 0,4 0,3 0,2 0,1 0 1990 1991 1992 1993 1994 1996 1997 1998 1999
Bogotá

2000

2001

2003

Magdalena

Colombia

Fuente:

Elaboración propia con base en DNP. Hacia una Colombia equitativa e incluyente

36

La esperanza de vida al nacer en el Magdalena, para el período 2000-2005 es mayor al promedio nacional (72,73 años Magdalena, frente a 72,17 Colombia)29. 2.1.4. Estado de la salud La tasa de mortalidad general del departamento para el año 2005 es de 254,4 muertes por cada 100.000 habitantes, inferior en 35% a la tasa nacional que es de 392,14 x100.000 habitantes; a pesar de ser menor, la diferencia prácticamente se ha mantenido, ya que en el año 2000 la tasa de mortalidad general del Magdalena era inferior a la promedio nacional en 34,6%, lo cual quiere decir que la tasa departamental ha disminuido a un mismo ritmo promedio que la tasa nacional. Gráfica 8 Tasa de mortalidad general por 100.000 habitantes 2000 - 2005, Colombia y Magdalena
442,88 450,00 425,00 400,00 375,00 350,00 325,00 300,00 275,00 250,00 225,00 200,00 175,00 150,00 125,00 100,00 75,00 50,00 25,00 444,65 438,61 430,92 416,84 392,14

289,61

300,96

303,86

310,86 287,70 254,39

2000

2001

2002

2003

2004

2005

Magdalena

Colombia

Fuente:

Elaboración propia con base en: DANE. Estadísticas vitales, defunciones

No obstante, es necesario explicar brevemente. La violencia ha sido asumida por los expertos como uno de los factores más determinantes en el lento crecimiento del desarrollo humano en Colombia. Por ejemplo, la tasa de homicidios promedio nacional creció tres veces entre 1946 y 2000, mientras que en el Magdalena el aumento fue de once veces. Hoy, sin embargo, la tasa de homicidios por 100.000 habitantes en el Magdalena está en 34,4 muertes por cada 100.000 personas, mientras que a nivel nacional está cerca de las 40x100.000 habitantes30.

ORGANIZACIÓN PANAMERICANA DE LA SALUD. Colombia. Indicadores básicos de salud. Consultado el 26 de enero de 2007, a las 7:52 pm en: http://www.col.ops-oms.org/sivigila/Indicadores/indicadores2004.asp 30 Con base en datos de homicidios a nivel departamental de Policía Nacional 1996 – 2007 y proyecciones de población del DANE. Si se utiliza la población del Censo 2005, la tasa de homicidios “asciende” a 43x100.000 habs a nivel nacional y a 37,56x100.000 habs en el Magdalena.

29

37

Si bien en los últimos cinco años la tasa de homicidios ha bajado pronunciadamente, aún se sitúa en un nivel alto para el promedio mundial31; los homicidios son la tercera causa de mortalidad de la población en el departamento y la segunda en Colombia32, mientras que en Africa son la causa número catorce y la veintidós a nivel mundial33 En este sentido, reducir la criminalidad también es un paso en la disminución de factores negativos en la calidad de vida. No obstante, entre el 2000 y 200534 los homicidios pasaron de ser la primera causa de mortalidad en el Magdalena a la tercera causa; hoy, las enfermedades isquémicas del corazón son la principal causa de muerte en el departamento del Magdalena, siguiendo en orden las enfermedades cerebrovasculares y los homicidios. Gráfica 9 Magdalena. Principales causas de mortalidad 2000 - 2005

Fuente:

Elaboración propia con base en: DANE. Estadísticas vitales, defunciones

31

La tasa de homicidios promedio mundial es de 8,8x100.000 habs y a nivel del continente americano es de 19,3x100.000 habs. Para países de ingreso bajo-mediano en América como Colombia, la tasa de homicidios es de 27,5x100.000 habs. En: OMS (2003). Informe mundial sobre la violencia y la salud. Anexo 1, cuadro A.3. 32 Sin embargo, es la primera causa de muerte en hombres a nivel nacional y la segunda en el Magdalena, superada levemente por las enfermedades del corazón 33 En: http://www.portalplanetasedna.com.ar/pobreza_latina.htm 34 Año para el cual el DANE tiene disponible las defunciones por causa a nivel de departamentos

38

Gráfica 10 Magdalena. Principales causas de mortalidad en hombres, 2000 - 2005

Fuente:

Elaboración propia con base en: DANE. Estadísticas vitales, defunciones

Gráfica 10 Magdalena. Principales causas de mortalidad en mujeres, 2000 - 2005

Fuente:

Elaboración propia con base en: DANE. Estadísticas vitales, defunciones

39

Gráfica 11 Magdalena. Participación (% en el total de muertes de cada año por grupo de edad), 2000 - 2005

Fuente:

Elaboración propia con base en: DANE. Estadísticas vitales, defunciones

Gráfica 12 Tasa de Mortalidad Materna en Colombia y Magdalena, 2000 - 2005

Fuente:

Cálculos OAP con base en DANE, Estadísticas vitales 2000 - 2005

40

Gráfica 13 Tasa de Mortalidad Infantil (menor a 1 año) en Colombia y Magdalena, 2000 - 2005

Fuente:

Cálculos OAP con base en DANE, Estadísticas vitales 2000 - 2005

2.1.4.1. Morbilidad por causas simples de consulta externa Se constituye en fuente de información para el presente análisis los registros de consulta externa que generaron las ESE del departamento del Magdalena durante el año 2005, sin incluir al Distrito de Santa Marta por no disponer de la información respectiva. Las consultas registradas en la base de datos del departamento evidencia en la tabla siguiente, un total de 522.847 atenciones médicas y odontológicas, siendo la principal causa las enfermedades del sistema urinario, en segundo lugar la infección respiratoria aguda, y en su orden le siguen las caries dentales, enfermedades de los dientes y su estructura de sostén, la hipertensión arterial, otras helmintiasis, otras enfermedades de los órganos genitales, enteritis y otras enfermedades diarreicas, gastritis y duodenitis, otras enfermedades de los órganos pélvicos, enfermedades de la piel y tejido celular subcutáneo, dorsopatías, traumatismo superficiales, asma, micosis, Faringitis y amigdalitis, Anemias, enfermedades del peritoneo e intestino y otras complicaciones del trabajo de parto y del parto. Agrupando las causas según su naturaleza, se identifican las enfermedades de los dientes como primera causa de consulta con el 12,38% seguido de las infecciones respiratorias con el 12,23% en las cuales el asma es una de las que más aportan en este grupo de patologías; de igual forma las enfermedades del sistema urinario ocasionan el 7,4% en especial el género femenino, las enfermedades infecciosas intestinales y parasitarias el 6,12% y la hipertensión esencial el 5,2% de las consultas en general.

41

Tabla 13 Magdalena. Primeras causas de morbilidad por causas simples de consulta externa, 2005
CAUSAS Otras enfermedades del sistema urinario Infección respiratoria aguda Caries dental Enfermedades de los dientes y sus estructuras de sostén. Hipertensión esencial (Primaria) Otras helmintiasis Traumatismos múltiples del cuerpo Dorsopatías Diarrea y gastroenteritis Otras enfermedades de los órganos pélvicos Enfermedades de la piel y tejido subcutáneo Gastritis y duodenitis Asma Otras enfermedades del sistema respiratorio Micosis Trastornos de los tejidos blandos Faringitis y amigdalitis aguda Otras anemias Otras enfermedades del intestino y peritoneo Otras complicaciones del embarazo y del Parto Resto de causas Total causas No CASOS 38.929 37.937 33.627 31.137 26.958 19.104 17.148 14.215 12.939 12.156 11.330 10.438 9.346 8.723 8.685 8.310 7.943 7.674 7.471 6.766 192.011 522.847 % 7.4 7.2 6.4 5.9 5.2 3.6 3.3 2.7 2.5 2.3 2.2 2.0 1.8 1.7 1.7 1.6 1.5 1.4 1.4 1.3 36.7 100

Fuente: SECRETARIA DE SALUD DEL MAGDALENA (2007). Registros de morbilidad por consulta externa.

Gráfica 14 Magdalena. Causas de morbilidad por consulta externa, 2005

Fuente: SECRETARIA DE SALUD DEL MAGDALENA (2007). Registros de morbilidad por consulta externa.

Del total de consultas, el 65.9% lo genera el sexo femenino y el 34.1% el masculino, siendo las mujeres las que más acceso tienen a los servicios de salud. El 43.4% de las consultas corresponden al grupo de 15 a 44 años, el 18% el grupo de 5 a 14 años, un 13,7% lo aportan el grupo de 1-4 años, el 12.4 % los niños de 45 a

42

59 años, el 12.1% los mayores de 65 años y el 3.5% los menores de un año siendo estos el grupo que menos consultas demanda. Gráfica 15 Magdalena. Peso porcentual por grupos etáreos en la consulta externa, 2005

Fuente: SECRETARIA DE SALUD DEL MAGDALENA (2007). Registros de morbilidad por consulta externa.

El aporte que realizan las diferentes subregiones a la morbilidad general en su orden lo hace la subregión Norte con el 40.7% de las atenciones, siendo el sexo femenino el que mas consulta con el 66.4% y dentro de estas el grupo de 15-44 años. Le sigue la subregión del Río con el 28.2% de las consultas, luego la subregión del Centro con el 16.4% y la subregión Sur con el 14.8%. Gráfica 16 Magdalena. Peso porcentual de la morbilidad por subregiones, 2005

Fuente: SECRETARIA DE SALUD DEL MAGDALENA (2007). Registros de morbilidad por consulta externa.

43

El análisis de las principales causas de consulta por grupos de edad, se observa a continuación35: En el grupo de 15 a 44 años, se aprecian en la siguiente tabla las primeras causas, como son las infecciones de las vías urinarias, caries dental, enfermedades de los dientes y su estructura de sostén, infección respiratoria aguda, otras enfermedades de los órganos genitales, las dorsopatías, los traumatismos superficiales, las complicaciones relacionadas con el embarazo y el parto, gastritis y duodenitis, otras helmintiasis, otras enfermedades del sistema osteomuscular, micosis superficiales, hipertensión arterial, enfermedades de la piel y tejido subcutáneo, otras anemias, Otras enfermedades de las glándulas endocrinas y metabólicas, embarazo terminado y faringitis y amigdalitis aguda. Tabla 14 Magdalena. Morbilidad por consulta externa en el grupo de 15-44 años, 2005
CAUSA Otras enfermedades del aparato urinario Caries dental Enfermedad de los dientes y su estructura de sostén Infección respiratoria aguda Otras enfermedades de los órganos genitales Dorsopatías Traumatismo superficiales Complicaciones relacionados con el embarazo y parto Gastritis y duodenitis Otras Helmintiasis Otras enfermedades del sistema osteomuscular Micosis superficiales Hipertensión arterial Enfermedades de la piel y tejido celular Subcutáneo Otras Anemias Otras enfermedades de las glándulas endocrinas y metabólicas Embarazo terminado en aborto Faringitis y amigdalitis agua Resto de causas Total causas No CASOS 21.863 18.338 14.057 9.689 9.508 7.664 7.597 6.480 6.288 4.737 4.169 4.038 3.686 3.534 3.339 2.957 2.889 2.597 93.304 226.734 % 9.6 8.1 6.2 4.3 4.2 3.4 3.3 2.9 2.8 2.1 1.8 1.8 1.6 1.5 1.5 1.3 1.3 1.1 41.1 100

Fuente: SECRETARIA DE SALUD DEL MAGDALENA (2007). Registros de morbilidad por consulta externa.

En el grupo de edad de 45 a 59 años, las primeras causas simples de consulta son la hipertensión arterial, otras enfermedades del aparato urinario, las dorsopatías, Infección respiratoria aguda, otras enfermedades del sistema osteomuscular, las enfermedades de los dientes y sus estructura de sostén, la diabetes mellitus, las caries dental, gastritis y duodenitis, otras enfermedades de las glándulas endocrinas y metabólicas, traumatismo superficiales, enfermedades de la piel y tejido celular subcutáneo, bronquitis, micosis superficiales, faringitis y amigdalitis aguda y otras anemias. En la tabla se observan las proporciones simples con respecto al total de las causas que más adelante se analizan agrupadas por sistemas.

35

El análisis de morbilidad para los grupos de edad: menores de 1 año, de 1 a 4 años y de 5 a 14 años se presenta en el diagnóstico de Infancia y Adolescencia, el cual forma parte integral de este documento.

44

Gráfica 17 Magdalena. Primeras causas de morbilidad en el grupo de 15- 44 años, 2005

Fuente: SECRETARIA DE SALUD DEL MAGDALENA (2007). Registros de morbilidad por consulta externa.

Tabla 15 Magdalena. Morbilidad por causas simples de consulta externa en el grupo de 45-59 años, 2005
CAUSA Hipertensión arterial Otras enfermedades del aparato urinario Dorsopatías Infección respiratoria aguda Otras enfermedades del sistema osteomuscular Enfermedad de los dientes y su estructura de sostén Diabetes mellitus Caries dental Gastritis y duodenitis Otras enfermedades de las glándulas endocrinas y metabólicas Traumatismo superficiales Otras enfermedades de los órganos genitales Otras Helmintiasis Enfermedades de la piel y tejido celular Subcutáneo Bronquitis Micosis superficiales Faringitis y amigdalitis agua Otras Anemias Resto de causas Total causas No CASOS 7.869 5.612 3.579 2.644 2.385 2.331 2.140 2.078 1.950 1.813 1.784 1.658 1.230 970 853 766 607 520 24.245 65.034 % 12.1 8.6 5.5 4.1 3.7 3.6 3.3 3.2 3.0 2.8 2.7 2.5 1.9 1.5 1.3 1.2 0.9 0.8 37.3 100

Fuente: SECRETARIA DE SALUD DEL MAGDALENA (2007). Registros de morbilidad por consulta externa.

45

En los adultos mayores de 60 años, las primeras causas son la hipertensión arterial , otras enfermedades del aparato urinario, Infección respiratoria aguda, las dorsopatías, otras enfermedades del sistema osteomuscular, gastritis y duodenitis, las enfermedades de los dientes y sus estructura de sostén, la diabetes mellitus, traumatismo superficiales, otras enfermedades de las glándulas endocrinas y metabólicas, Bronquitis y enfisema, Otras enfermedades del intestino y peritoneo; otras helmintiasis, enfermedades de la piel y tejido celular subcutáneo, enteritis y otras enfermedades diarreica y otras anemias. Tabla 16 Magdalena. Morbilidad por causas simples de consulta externa en mayores de 60 años, 2005
CAUSA Hipertensión arterial Otras enfermedades del aparato urinario Infección respiratoria aguda Dorsopatías Otras enfermedades del sistema osteomuscular Gastritis y duodenitis Enfermedad de los dientes y su estructura de sostén Diabetes mellitus Traumatismo superficiales Otras enfermedades de las glándulas endocrinas y metabólicas Bronquitis y enfisema Otras enfermedades del intestino y peritoneo Otras Helmintiasis Enfermedades de la piel y tejido celular Subcutáneo Enteritis y otras enfermedad diarréicas Otras Anemias Resto de causas Total causas No CASOS 15.403 4.248 2.910 2.367 1.977 1.950 1773 1.579 1.418 1.405 1.062 985 977 945 851 575 22.747 63.172 % 24.4 6.7 4.6 3.7 3.1 3.1 2.8 2.5 2.2 2.2 1.7 1.6 1.5 1.5 1.3 0.9 36.0 100

Fuente: SECRETARIA DE SALUD DEL MAGDALENA (2007). Registros de morbilidad por consulta externa.

2.1.4.2. Aseguramiento en el régimen de seguridad social en salud subsidiado El total de población pobre y de nivel 3 del SISBEN cubierta en el régimen subsidiado en salud ascendió en 2007 al 67,03% y efectuada la primera contratación para ampliación en marzo de 2008, la tasa de cobertura sobre la población objetivo llega al 72,64%, con una ampliación de 51.858 personas. Para el año 2007, del total de 694.123 afiliados al régimen subsidiado en salud en el departamento del Magdalena, 330 eran menores de edad según convenio con el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), aunque también son beneficiarios los menores de edad por medio de sus padres o adultos a cargo en el resto de la población afiliada. De este total, 8.908 afiliados pertenecen a población indígena, 8.472 a desmovilizados, 67.936 a desplazados por la violencia, 281.614 de población rural, 695 a población de la zona cafetera del Magdalena, 72.946 con subsidio parcial por estar en nivel III del SISBEN y 29 personas del pueblo ROM. Llegar a la cobertura universal implica afiliar a 222.052 pobres, lo que entre 2008 y 2012 tiene un costo de $279.232 millones.

46

Tabla 17 Magdalena. Afiliación al régimen de seguridad social subsidiado en salud 2007 y 2008 (primera ampliación) por municipios, 2008
MUNICIPIO Población Afiliados Régimen Subsidiado Afiliados Afiliados Población NBI Nivel 1, Contributivo Subsidiado Ampliación Total Total 2, 3 a 31 Continuidad 2007 2008 Dic./2007 Conpes 112 Res. 1031 Ampliación D 90 797 6.183 508 1.348 1.378 11.602 21.906 852 2.462 2.925 2.275 960 26 9.500 495 277 935 622 862 136 192 562 241 4.322 2.416 4.328 219 734 1.162 1.346 166 10.371 5.759 5.759 51.858 E: C + D 9.537 24.197 71.923 11.816 39.165 18.328 35.684 210.650 20.914 12.637 12.302 35.089 8.123 11.858 100.923 6.721 8.161 13.019 6.130 29.607 7.975 6.916 13.643 5.733 97.905 44.853 19.033 7.984 13.288 6.827 13.762 7.032 112.779 223.723 223.723 745.980 Afiliados Vinculada 2007 F: B-E 3.007 10.278 45.175 6.188 7.808 7.465 19.843 99.764 8.941 4.636 5.081 17.055 2.769 1.515 39.997 2.952 2.894 5.890 2.409 10.416 2.116 2.518 5.835 2.231 37.261 18.234 7.576 2.493 5.720 2.240 5.969 2.217 44.449 53.952 53.952 275.423 % % % Incremento Subsidiado Subsidiado Subsidiado 2008 2007 2008 J: E/B 75,31% 67,88% 56,14% 62,81% 80,51% 65,72% 43,37% 64,53% 67,20% 58,91% 53,94% 62,93% 65,76% 88,48% 66,20% 64,36% 71,32% 63,91% 64,50% 71,82% 77,68% 71,27% 67,16% 68,96% 69,00% 67,27% 55,26% 74,11% 66,05% 62,48% 62,93% 74,24% 66,05% 78,50% 78,50% 67,03% J: E/B 0,72% 2,31% 5,28% 2,82% 2,87% 5,34% 20,89% 5,75% 2,85% 14,25% 16,83% 4,36% 8,81% 0,19% 7,88% 5,12% 2,51% 4,94% 7,28% 2,15% 1,35% 2,04% 2,89% 3,03% 3,48% 3,83% 16,27% 2,09% 3,86% 12,82% 6,82% 1,79% 6,78% 2,07% 2,07% 5,61% J: E/B 76,03% 70,19% 61,42% 65,63% 83,38% 71,06% 64,26% 70,28% 70,05% 73,16% 70,77% 67,29% 74,58% 88,67% 74,09% 69,48% 73,82% 68,85% 71,79% 73,97% 79,03% 73,31% 70,04% 71,99% 72,48% 71,10% 71,53% 76,21% 69,91% 75,30% 69,75% 76,03% 72,83% 80,57% 80,57% 72,64%

A B D C SGP Fosyga 12.544 7.457 9.447 90 ALGARROBO 19.076 34.475 29.945 23.400 620 177 ARACATACA 52.773 117.098 117.450 65.740 5.580 603 CIENAGA 122.981 18.004 661 11.308 399 109 EL RETEN 25.871 46.973 74.176 37.817 1.348 FUNDACIÓN 65.904 25.793 1.367 16.950 1.229 149 PUEBLO VIEJO 24.033 55.527 15.196 24.082 2.993 8.609 ZONA BANANERA 56.902 367.540 310.414 246.252 188.744 12.259 9.647 SUBTOTAL NORTE 29.855 2.390 20.062 678 174 ARIGUANI 39.459 17.273 384 10.175 810 1.652 CHIVOLO 18.819 17.383 16 9.377 857 2.068 NUEVA GRANADA 15.271 52.144 30.133 32.814 1.615 660 PLATO 67.308 10.892 550 7.163 421 539 SABANA DE SAN ANGEL 13.870 13.373 71 11.832 26 TENERIFE 23.545 178.272 140.920 33.544 91.423 4.407 5.093 SUBTOTAL CENTRO 9.673 985 6.226 259 236 CERRO S.ANTONIO 13.433 11.055 142 7.884 212 65 CONCORDIA 15.936 18.909 483 12.084 546 389 EL PINON 24.727 8.539 191 5.508 274 348 PEDRAZA 10.170 40.023 6.946 28.745 658 204 PIVIJAY 73.065 10.091 242 7.839 94 42 REMOLINO 17.914 9.434 735 6.724 151 41 SALAMINA 11.438 19.478 874 13.081 458 104 SITIONUEVO 21.101 7.964 31 5.492 186 55 ZAPAYAN 9.231 197.015 135.166 10.629 93.583 2.838 1.484 SUBTOTAL DEL RIO 63.087 18.112 42.437 1.477 939 EL BANCO 83.449 26.609 1.561 14.705 1.261 3.067 GUAMAL 30.300 10.477 480 7.765 165 54 PIJIÑO DEL CARMEN 14.190 19.008 1.082 12.554 492 242 SAN SEBASTIAN 24.054 9.067 372 5.665 348 814 SAN ZENON 10.709 19.731 1.141 12.416 590 756 SANTA ANA 26.421 9.249 141 6.866 122 44 SANTA BARBARA DE PINTO 14.084 203.207 157.228 22.889 102.408 4.455 5.916 SUBTOTAL SUR 277.675 867.971 217.964 4.652 1.107 SANTA MARTA 434.937 434.937 277.675 867.971 217.964 4.652 1.107 SUBTOTAL SANTA MARTA TOTAL 1.380.971 1.021.403 1.181.285 694.122 28.611 23.247 B: Páguina web dnp.gov.co/Información Sisben/Indicadores/Base de Datos con fecha corte 31 de diciembre de 2007 D: Paguina web fosyga.gov.co/compensación/estadistica afiliados compensados/ E: Contratos de Administración de Recursos del Régimen Subsidiado entre Municipios y EPS-S del Año 2007 y 2008

Fuente:

SECRETARIA DE SALUD DEL MAGDALENA (2008). Afiliación al régimen subsidiado en salud 2007 y según contratación de ampliación en marzo-abril de 2008.

2.1.5.

Seguridad, convivencia y derechos humanos

En los últimos 25 años, la violencia ha estado marcada por el accionar de la guerrilla, los paramilitares y el narcotráfico, los cuales han entrecruzado intereses económicos y políticos. Este escenario sustituyó a aquél caracterizado entre los años sesenta y mediados de los ochenta por bandas mafiosas de origen familiar que dominaban el cultivo y tráfico de marihuana; allí la violencia presentaba manifestaciones de disputas familiares por el honor, arreglo de cuentas y también por disputa de los mercados y canales de exportación. Ahora la violencia se organiza más en el terreno político-territorial, tiene bases en ideologías o posiciones políticas confrontadas, aunque el narcotráfico seguirá siendo el negocio ilícito por excelencia que brinda sustento económico a los grupos en disputa, que paulatinamente transitan hacia formas nacionales de organización, aunque en estrategias de control territorial. El secuestro extorsivo se convierte en una de las

47

manifestaciones de la inseguridad y la violencia desatada por los grupos armados de izquierda que entrarán a combatir los grupos armados al margen de la ley, primero organizados como autodefensas y, luego, como paramilitares. La extensión del fenómeno paramilitar en el Magdalena obedeció tanto a objetivos políticos, como económicos y de control territorial y del estado local e influyó y fue influenciado por dirigentes políticos y empresariales en el departamento. De acuerdo con la Vicepresidencia de la República36: “Las Farc hacen presencia en el departamento entre 1982 y 1983 a través del frente 19, creado inicialmente para controlar un corredor que une la ruta del sur del Cesar, pasando por Ocaña hacia la región del Catatumbo y el norte del Cesar hasta terminar en el Magdalena, entre la Ciénaga Grande y la Sierra Nevada de Santa Marta”. “Posteriormente y de manera gradual, fueron creándose diferentes núcleos en el departamento, estableciéndose principalmente en las cuencas de los ríos Fundación, Piedras, Aracataca, Sevilla y Río Frío, afectando los municipios de Fundación, Ciénaga y Aracataca, a través de lo cual lograron fortalecerse mediante el cobro de extorsiones a los ganaderos y empresarios de la zona bananera y a los campesinos y agricultores de la parte montañosa de la Sierra Nevada.” “El ELN por su parte hizo su aparición en el departamento en la primera mitad de los años noventa, con la creación del frente Francisco Javier Castaño, también como respuesta a una estrategia de desdoblamiento de frentes, trazada por la organización en la reunión nacional de Héroes y Mártires de Anorí en 1983. (…)Además de los municipios de Ciénaga y Fundación, entre los cuales se desplaza este frente, el ELN creó núcleos en los municipios de Pivijay, Remolino, Sitio Nuevo, Cerro de San Antonio, Ciénaga Grande y la zona limítrofe con el departamento del Atlántico, en los que actuaba a través del frente Domingo Barrios. En la actualidad, el ELN hace presencia a través de los frentes Gustavo Palmesano Ojeda, en la Sierra Nevada de Santa Marta y el Francisco Javier Castaño en los municipios de Aracataca y Fundación, el cual, según la Segunda Brigada del Ejército, absorbió al frente Domingo Barrios, al igual que al Héroes de Las Bananeras.” “Al igual que en el caso de la guerrilla, las autodefensas en el departamento del Magdalena surgieron como estructuras para hacer frente a los grupos delincuenciales que aparecieron como consecuencia de la bonanza marimbera. Uno de los grupos más importantes se localizó en el municipio de Ciénaga, específicamente en el corregimiento cafetero de Palmor, el cual se constituyó durante la bonanza en un importante lugar de paso para el comercio de marihuana, lo que llevó a un elevado crecimiento de la región y a que muchas de las personas que se habían enriquecido de este comercio se quedaran en la región y adquirieran fincas.” “A partir de 1995, comenzó a operar en el Magdalena, así como en otros departamentos de la Costa Atlántica (Cesar, Bolívar y Sucre) el grupo de autodefensa liderado por Carlos Castaño en Córdoba y Antioquia, con lo cual se desató en la región un aumento significativo de la violencia.” “En el Magdalena hicieron presencia cuatro frentes de las AUC con injerencia en la casi totalidad del departamento, exceptuando las partes más altas de la Sierra Nevada, las cuales se convirtieron en el principal frente de combate entre la guerrilla y autodefensas. Es así como actuaban el bloque Norte de las AUC, al mando de Rodrigo Tovar Pupo, alias Jorge 40; el Frente de Resistencia Tayrona (Los Chamizos), que hacía presencia también en los departamentos de Cesar y Guajira, al mando de Hernán Giraldo Serna, alias El Patrón; el Frente de Contrainsurgencia Wayúu, al mando de Jorge 40, con presencia en los departamentos de Cesar y Guajira y el grupo de Chepe Barrera, al mando de la persona que le dio el nombre a esta agrupación. En el norte del departamento, desde la segunda mitad de la década de los noventa, se insertó el bloque Norte de las AUC – BN -; así mismo sostuvo disputas con la guerrilla en las estribaciones de la Serranía del Perijá,
36

OBSERVATORIO DE DERECHOS HUMANOS. Diagnóstico departamental en Derechos Humanos. Magdalena, 2007

48

situación que se prolongó hasta la Serranía de los Motilones, en Norte de Santander y la cordillera oriental, en límites entre Norte de Santander y Cesar.” “La incursión de las autodefensas en este sector (norte del Cesar y Sierra Nevada de Santa Marta) tenía por objeto interrumpir la movilidad que la insurgencia tenía entre la Serranía del Perijá, la Sierra Nevada de Santa Marta y la Ciénaga Grande del Magdalena; la apropiación de recursos derivados del narcotráfico, la extorsión y el cobro de vacunas a ganaderos, bananeros, palmicultores, así como de la explotación del carbón, el contrabando y la venta ilegal de gasolina. Finalmente, buscaba asentarse en toda la costa caribeña, partiendo del golfo de Urabá hasta la Guajira”. “Puede decirse que la función inicial de las autodefensas fue la de contener a los grupos guerrilleros, pero posteriormente fue la de penetrar aquellas zonas en las que estos grupos contaban con las fuentes de financiación más lucrativas y estables. Por esta razón, a pesar de que la guerrilla había logrado ampliar su presencia en el departamento, perdieron dominio territorial durante los últimos años como consecuencia de las fuertes acciones de las autodefensas”. “Con la firma del acuerdo de Santa Fe de Ralito en julio de 2003, promovido por el Gobierno nacional, comenzó el proceso de desmovilización de las AUC en todo el país. En octubre de 2005, el Alto Comisionado para la Paz anunció que las 16 estructuras del bloque Norte de las AUC se reinsertaran a la vida civil. En enero de 2006, se desmovilizó el frente de resistencia Tayrona, que actuaba en la vertiente oriental de la Sierra Nevada de Santa Marta; para marzo de ese mismo año, se desmovilizó la totalidad del bloque Norte de las AUC”. A pesar de ello, desde mediados del 2006, empezaron a aparecer nuevas bandas delincuenciales asociadas al narcotráfico, como las Aguilas Negras, Los Mellizos37, Mano Negra, las cuales han sido combatidas por la Fuerza Pública, aunque han estado detrás del aumento en los homicidios entre 2006 y 2007. Siguiendo con el diagnóstico de la Vicepresidencia de la República: “La ubicación de los grupos armados al margen de la ley y más recientemente de bandas criminales ligadas al narcotráfico en determinados municipios del Magdalena tiene relación con las ventajas geoestratégicas y económicas que el departamento representa. Es así como en la Sierra Nevada de Santa Marta y sus estribaciones, la confrontación se agudizó debido a la presencia de cultivos ilícitos y las rutas naturales que permiten la comunicación con el departamento de La Guajira y con la Serranía del Perijá, en el departamento del Cesar.” “La Sierra Nevada no sólo es una ecorregión estratégica y una despensa natural de recursos para las grandes ciudades de la costa, sino también un refugio en el que se reproducen las economías y actividades ilegales de la coca, la guaquería, el contrabando, el secuestro y la extorsión. Los casi treinta ríos principales y medio centenar de pequeños afluentes secundarios son utilizados como corredores estratégicos que usan los diferentes actores de la confrontación para comunicar las distintas caras de la Sierra, creando una red de interconexión entre los departamentos de Magdalena, Cesar y La Guajira, así como de las zonas planas con las zonas medias y altas y a su vez de éstas con el mar Caribe. Los municipios del Magdalena que se ven directamente influenciados por esta problemática son Ciénaga, Fundación y Aracataca.” “Por otra parte, el valor estratégico de las poblaciones que comunican al centro con el norte del departamento, es la existencia de un corredor que va desde Fundación, atraviesa Pivijay y tiene salida al río Magdalena por la vía que de El Piñón conduce hasta Salamina, lo que permite a los grupos asentados en la Sierra Nevada, salir y tener contacto con el río. De igual forma, Plato y Chivolo son parte de un corredor entre el Cesar y el

Esta banda ha sido desarticulada por el abatimiento de uno de sus jefes y la captura de su hermano, conocidos como los Mellizos Mejía Múnera

37

49

sur de Bolívar, pues con el Puente de Plato-Zambrano sobre el río Magdalena se abrió la posibilidad de comunicarse directamente con el sur de Bolívar”. “Finalmente el otro foco de violencia identificado por la misma Gobernación es El Banco, que por su cercanía con las regiones de la Depresión Momposina y de Las Lobas en el departamento de Bolívar es un paso obligado entre el departamento, la Serranía de San Lucas y el departamento de Antioquia y Córdoba.” Entre los años 2000 y 2003 se registró la mayor cantidad de homicidios de la historia reciente del departamento del Magdalena, con un pico de 744 homicidios en el 2000, producto de la confrontación entre paramilitares, guerrilla y combates con la Fuerza Pública, aunque ya en 1997 se había sobrepasado el promedio histórico con 715 homicidios. Desde 2003, el número de homicidios y, consecuentemente, la tasa de homicidios, han bajado en más de un 40%, aunque en 2007 se incrementó en 1,3% respecto del año 2006. Gráfica 18 Magdalena. Evolución del total de homicidios 1996 - 2007
Total de Homicidios comunes por año, 1996 - 2007

Fuente:

Elaboración OAP con base en Policía Nacional, Departamento de Magdalena

Gráfica 19 Comportamiento comparativo Colombia y Magdalena de la Tasa de Homicidios, 1996 - 2007
Tasa de Homicidios por 100.000 Habs. Habs.

Fuente:

Elaboración de OAP con base en: Homicidios (Policía Nacional y Ministerio de Defensa). Población (DANE, Censo 2005 y Proyecciones 1985 - 2020 con base en Censo 2005)

50

Hoy, la tasa de homicidios se ha reducido casi en 50% desde el 2000 y es inferior a la promedio nacional, como se observa en la gráfica anterior. Por su parte, delitos como el secuestro extorsivo, los actos de terrorismo y la piratería terrestre han tenido una disminución importante; por ejemplo, el secuestro extorsivo cayó en un 94% entre 2002 y 2007. Gráfica 20 Magdalena. Evolución del secuestro extorsivo, actos de terrorismo y piratería terrestre,2001 - 2007

Fuente:

Elaboración de OAP con base en Departamento de Policía Magdalena. Estadísticas criminológicas; FONDELIBERTAD, Policía Nacional y Fundación Seguridad y Democracia. Informe Especial; Criminalidad y victimización urbana en Colombia, febrero 2007

No obstante, preocupa el crecimiento de los hurtos a residencias, comercio, personas y de motocicletas, particularmente desde 2005. Gráfica 21 Magdalena. Evolución de los hurtos a residencias, comercio, personas y vehículos, 2001 - 2007

Fuente:

Elaboración OAP con base en Policía Nacional, Departamento de Magdalena

51

En los dos últimos años, la actividad operativa de la Policía Nacional en el Magdalena muestra que se han incrementado las capturas por todos los delitos, en flagrancia, con orden judicial, de subversivos y de integrantes de bandas criminales emergentes, al igual que también, crecieron la incautación de armas de fuego y de drogas ilícitas. Tabla 18 Magdalena. Actividad operativa de la Policía Nacional, 2006 y 2007

* BACRIM: Bandas criminales emergentes (Aguilas Negras, Los Nevados, Los Mellizos, etc.) Fuente: Elaboración OAP con base en Policía Nacional, Departamento de Magdalena

Una de las manifestaciones más tristes del conflicto armado ha sido el desplazamiento forzado de miles de personas y familias. En el Magdalena en los años 2000 a 2002 se disparó el número de personas que fueron expulsadas de sus territorios al interior del departamento y que también llegaron a diferentes municipios, provenientes en su mayoría del mismo departamento. Solo en 2002, fueron desterradas de sus hogares y tierras 34.301 personas y 29.737 se instalaron en diferentes lugares del departamento, lo que quiere decir que el Magdalena fue un neto expulsor de población.

52

Gráfica 22 Magdalena. Evolución de la población desplazada por la violencia expulsada y recibida, 1997 - 2007

Fuente:

Elaboración OAP con base en Acción Social. Estadísticas de población desplazada por la violencia por departamento expulsor y receptor a 31 de diciembre de 2007

No obstante, el flujo anual de población desplazada ha descendido desde 2002, para situarse en un promedio por debajo de los 10.000 desplazados38. Respecto del proceso de desmovilización, de los 5.973 desmovilizados de autodefensas y subversivos relacionados con el Magdalena entre 2004 y 2006, la Alta Consejería Presidencial para la Reintegración (ACR) reporta que residen 2.165 en nuestro departamento. El 97,5% proviene del mismo departamento, el 2,35% de La Guajira y el 0,08% del Cesar. El 54,3% (1.176) están ubicados en Santa Marta, seguidos de Fundación con el 9,8%. Los desmovilizados presentan características socioeconómicas similares a otras poblaciones vulnerables: tienen familias extensas, disfuncionales y superpuestas; habitan en viviendas inadecuadas, con hacinamiento, una buena parte de esta población vive en arriendo y la mayoría tiene carencia de servicios públicos. De otro lado, la accidentalidad vial en carreteras del Magdalena arrojó un total de 55 víctimas, aunque en accidentes de tránsito 80 personas perdieron la vida en 2007, un incremento del 11,1% respecto del 2007 influenciado por el cruento accidente de Semana Santa del 2007 cuando 27 personas perdieron la vida en la carretera Santa Marta – Palomino. A pesar de ello, el trayecto entre el río Ariguaní y la Yé de Ciénaga es el de mayor riesgo de accidentalidad: en 2007 concentró el 51,2% de los accidentes, 23,6% de muertes y 40,4% de los heridos.

Ello corresponde al año de desplazamiento que informan las familias y personas, de acuerdo con el Registro Unico de Población Desplazada de Acción Social de la Presidencia de la República

38

53

Gráfica 23 Magdalena. Comportamiento de la tasa de muertes en accidentes de tránsito (por 100 000 habitantes Colombia y Magdalena), 2001 - 2007

Fuente:

Elaboración OAP con base en Policía Nacional (Departamento de Magdalena), FONPREVIAL y DANE (Censo 2005 y proyecciones 1985 – 2020)

2.1.6.

Hábitat

El acceso de los magdalenenses al agua potable y al servicio de alcantarillado es menor que el del promedio de los colombianos. En efecto, solo en cabeceras municipales, la cobertura departamental de acueducto llega al 82% y en alcantarillado al 57%, mientras que a nivel nacional la media es de 94% y 90%, respectivamente. El municipio con menor cobertura toital en acueducto es Nueva Granada, en la Subregión Centro, con 32,32% de las viviendas conectadas a acueducto, mientras que los municipios de Remolino, Salamina y Concordia sobrepasan el 80% de las viviendas conectadas a acueducto. Por su parte, trece municipios (Algarrobo, Cerro de San Antonio, Chivolo, Concordia, El Retén, Remolino, Pueblo Viejo, Sabanas de San Angel, San Sebastián, Santa Bárbara de Pinto, Sitio Nuevo, Zapayán y Zona Bananera) presentan una cobertura total de alcantarillado inferior al 2%, mientras que los municipios de Ariguaní, El Piñón, Pedraza, Pijiño del Carmen, Pivijay, Salamina, San Zenón y Tenerife tienen menos del 20% de sus viviendas con servicio de alcantarillado. Solo Fundación y Santa Marta muestran una cobertura de viviendas en alcantarillado superior al 50%, aunque la capital del departamento no llega a cubrir al 80% de estas.

54

Tabla 19 Magdalena. Cobertura (%) de viviendas con acueducto y alcantarillado por municipio, 2005

Fuente:

DANE. Censo 2005

En el departamento del Magdalena la mayoría de los hogares viven en vivienda propia (64%). Un 19% manifestó en el Censo 2005 residir en arriendo y el restante de hogares habitan en otra condición. En las viviendas de los habitantes del Magdalena predomina el piso en cemento, con el 51% de las viviendas, mientras que un 21% de las viviendas tienen piso de baldosa y el 26% lo tienen en tierra, como se observa en la Tabla 21. Esta situación afecta a una buena proporción de las viviendas de los hogares del Caribe colombiano, pero el Magdalena se ubica en el octavo lugar de los departamentos del país de las viviendas cuyo piso es en tierra.

55

Tabla 20 Tenencia de la vivienda por departamentos de Colombia, Censo 2005

Fuente:

DANE. Boletín Censo General 2005; Censo ampliado. Bogotá, Cuadro 5.

Tabla 21 Material de los pisos en viviendas por departamentos de Colombia, Censo 2005

Fuente:

DANE. Boletín Censo General 2005; Censo ampliado. Bogotá, Cuadro 1.

56

Un alto porcentaje de las viviendas en el Magdalena tiene como principal material en las paredes el bloque o ladrillo, el 78% de aquellas. Tabla 22 Material de paredes en viviendas por departamentos de Colombia, Censo 2005

Fuente:

DANE. Boletín Censo General 2005; Censo ampliado. Bogotá, Cuadro 2.

Para cocinar, los hogares del Magdalena utilizan principalmente gas natural, el cual llega al 38% de las viviendas, no obstante, un 29% cocina con leña, madera, material de desecho y/o carbón vegetal, un 22% lo hace con gas en cilindro o pipeta y un 6% con energía eléctrica.

57

Tabla 23 Combustible para cocinar en viviendas por departamentos de Colombia, Censo 2005

Fuente:

DANE. Boletín Censo General 2005; Censo ampliado. Bogotá, Cuadro 6.

2.2.
2.2.1.

Situación del medio ambiente y los recursos naturales39
Agua

La Sierra Nevada de Santa Marta (SNSM) con sus picos nevados y su abundante escorrentía estacional es el origen del sistema de drenaje principal de agua fresca hacia el sistema lagunar de las tres caras de las SNSM, conformando un sistema hidrográfico, con 30 ríos principales, de los cuales, 16 bañan áreas del departamento del Magdalena, dichos ríos discurren así:
• En la vertiente norte de occidente a oriente desembocan en el Mar Caribe, los ríos Córdoba, Toribio, Gaira,

Manzanares, Piedras, Mendihuaca, Guachaca, Buritaca, Don Diego, Palomino (que sirve de lindero con el departamento de La Guajira).
• En la vertiente sur oriental de norte a sur se encuentra el rio Ariguaní (que sirve de lindero con el

departamento del Cesar), el cual vierte sus aguas al río Cesar.
• En la vertiente occidental de sur a norte y tributando sus aguas a la Ciénaga Grande de Santa Marta, los

ríos Fundación, Aracataca, Tucurinca, Sevilla y Frío. La presencia de la SNSM influye sobre una gran área del litoral caribe colombiano, la influencia económica de la Sierra es de primer orden, dado que allí nacen los ríos y corrientes que abastecen de agua la región
39

Tomado de: CORPAMAG. Caracterización ambiental del departamento del Magdalena, en www.corpamag.gov.co

58

bananera en nuestro departamento. Se ha estimado que diez mil millones de metros cúbicos de agua de excelente calidad, son aportados anualmente por estos ríos, los cuales riegan las tierras de las planicies aluviales costeras y el valle del río Cesar; alimenta una extensa zona semiárida del departamento de la Guajira y abastece los acueductos que surten cerca de uno y medio millones de habitantes de varias ciudades y asentamientos alrededor del macizo. En la Ciénaga Grande de Santa Marta (CGSM), del análisis de la distribución interanual de los caudales, se aprecia una considerable variación año a año, con variaciones periódicas que comprenden aproximadamente tres años de caudales altos, tres años de caudales normales y tres años de caudales bajos. Los caudales altos cada seis o siete años ocasionan crecidas cíclicas que elevan aproximadamente un metro el nivel de las aguas en el complejo de ciénagas, incluida la CGSM. Por consiguiente, la entrada de agua dulce proveniente del río al complejo tiene ocurrencia durante el periodo de aguas altas dependiendo del volumen aportado, de su nivel y de la duración del mismo. El flujo de aguas bajas se presenta como un drenaje de aguas desde las ciénagas y humedales, perdiéndose un porcentaje por evapotranspiración; no obstante este recargue ha disminuido notablemente por la intervención del hombre sobre los canales naturales de drenaje. Igualmente, el área irrigada para el periodo de aguas altas ha disminuido por la sedimentación de los caños. Con el taponamiento de los caños abiertos, el déficit de agua dulce ha revertido las condiciones del sistema a condiciones semejantes que motivaron la realización de las obras hidráulicas. Según los registros de 1999 al 2001 la variación del régimen hidrológico natural es como si no existieran los caños debido a la influencia de los altos caudales del río Magdalena, inundando la región en el periodo 1999-2000, durante el fenómeno de la “Niña”, y de la disminución de los caudales debidos al “Niño” en el año 2001 lo cual ha determinado un aumento preocupante de la salinidad en ciénagas como la Luna y Ahuyama del complejo de Pajarales, donde se registraron de agosto a octubre valores de salinidad cercanos a las 43 UPS , cuando el agua de mar tiene 35 UPS. Por otro lado, preocupa el estado en que se encuentran los caños abiertos ya que no están aportando el flujo de agua necesario para mantener la dinámica natural del sistema como también, el no poder controlar los flujos de agua que ingresan, los cuales podrían ser de gran utilidad para regular algunos procesos tales como el estancamiento de las aguas, la producción de algas potencialmente tóxicas y el establecimiento de vegetación sensible a los cambios fuertes de salinidad, como son las macrófitas. Las condiciones físicas y químicas de las aguas del complejo cenagoso están sujetas a las variaciones en el régimen hidrológico, influidas por las precipitaciones y los caudales de los ríos de la región. Un problema que afecta al recurso íctico y principalmente al gremio de pescadores, es el conocido como muerte masiva de peces. El cual se atribuye a la disminución del oxígeno del agua, no siendo ésta la única causa ya que al remover las aguas estancadas en algunos sitios del sistema por el ingreso de flujos se dan las condiciones de calentamiento, anoxia y potencialmente tóxicas por las algas que allí se desarrollan, ocasionando la muerte de organismos acuáticos. Al igual que esta alteración, se dan otros procesos de cambios cíclicamente sujetos a las condiciones de épocas húmedas y sequías prolongadas las cuales, inciden en la funcionalidad del sistema sirviéndoles de regulador de procesos dentro del mismo, influyendo sobre las comunidades de organismos capaces de resistir o no a estas condiciones. (INVEMAR). En base a los estudios realizados entre 1996 y 2001 por el INVEMAR, sobre la contaminación microbiológica en la Ciénaga Grande de Santa Marta se concluye que los niveles de Coliformes fecales varían dependiendo de la época ya que, en época húmeda las concentraciones de Coliformes F tienden a ser mayores, que en las otras dos épocas (intermedia y seca), debido al incremento de las precipitaciones las cuales, favorecen la

59

afluencia de las descargas de contaminantes fecales al río durante su trayecto. Paralelamente se manifiesta la alteración de las condiciones ambientales como disminución de la salinidad y la radiación solar, haciendo que las concentraciones de éstos microorganismos se incrementen. En cuanto al género Salmonella es relevante su desarrollo en la época seca de 1999 y 2000, siendo factible su presencia por las características fisiológicas dada por las elevadas precipitaciones que caracterizaron estos años, que al disminuir la salinidad le permite su crecimiento. La red hidrográfica de la unidad fisiográfica de Valles y Colinas del río Ariguaní se caracteriza por la discontinuidad en el flujo de las fuentes y permanecen secas la mayor parte del año debido a los extensos periodos de sequía. La única fuente que presenta flujo permanente, aunque disminuido, es la Quebrada Chimicuica, llegando a extremos de interrumpirse por la necesidad de los residentes o finqueros de construir embalses para proveerse de agua en el verano. Las cuencas y quebradas tiene su origen, de acuerdo a la confluencia de los arroyos La Palma, Zarcita y Chimicuica, en colinas que no sobrepasan los 160 m.s.n.m., presentando un caudal medio estimado en 0.100 m3/seg. y un máximo en 8.4 m3/seg. (E.I.A. Interconexión Eléctrica Plato-Apure). En esta Unidad drena una zona de colinas bajas y terrazas que rara vez sobrepasa los 150 m.s.n.m a través de 85 arroyos, excluyendo la Quebrada Corozal, conformando una red hidrográfica con cauces de poca y mediana profundidad fácilmente desbordables en caudales máximos, entre los que se destacan los siguientes arroyos: La Gloria o Guaimaral, Oceanía, Floresta, El Tormento, Pocejón, Merchorito, El Mulero, Ceibote, Barcelona, Cantaleta, Carbonero, El Consejo, Santa María o del Bajo, Veguero, Santa Elena, Palma Sola, Lontananza, Gabinero, El Palmar, El Barco, Si Dios Quiere o Monte Virgen, Jimenero y el Caño La Mocha. En las depresiones o valles intercolinares existen zonas pantanosas y cenagosas, destacándose la Cienagueta La Tascosa en la Vereda Playón Nuevo en jurisdicción del Municipio de Chivolo y el sector de la confluencia de la quebrada Corozal, Chimicuica y caño La Mocha, en jurisdicción del municipio de Santa Ana. La fuente hidrográfica más importante es la Quebrada Chimicuica que desemboca en la Ciénaga Playa Afuera, ciénaga que tiene un área promedio de 858 Has., la cual se reduce en verano y la quebrada queda encajonada en su recorrido por el centro de dicha ciénaga. Esta ciénaga está conectada al Brazo de Mompóx o Río Magdalena a través del caño Michichoa. De esta cuenca hace parte también el arroyo Cazónblanco y el caño Ciego, que unidos desembocan en la Ciénaga Michichoa y ésta a su vez se conecta con el Caño Michichoa. En la región de San Pedro, municipio de Santa Bárbara de Pinto, se encuentra la Ciénaga del Sapo, ciénaga con una extensión promedio de 658 Has. que conecta con la Ciénaga Michichoa a través de caños que no tienen cauce definido y que se pierden en épocas de verano. Las microcuencas de este sistema de colinas bajas presenta una aguda deforestación, estimándose en un 10% la cobertura del área en bosques. La degradación de los bosques ha incrementado la lixiviación de los suelos en épocas lluviosas, ha aumentado la erosión y el material en suspensión que es arrastrado por las crecidas que se presentan en los períodos de invierno. La pérdida de retención de las aguas en las microcuencas a consecuencia de la deforestación, han ocasionado que gran parte de los arroyos y quebradas se sequen en verano, provocando en épocas lluviosas arrastres de grandes volúmenes de sedimentos al río Magdalena, Ariguaní y varias ciénagas como la Playa Afuera en Santa Ana, Zárate en Plato, Tapegua y El Morro en Tenerife. Otros factores que ha contribuido al deterioro de la base natural, es la ausencia de sistemas apropiados de manejo y depósitos de basuras, contaminación de las fuentes de aguas por agroquímicos y excretas

60

domésticas, degradación de los suelos utilizados en agricultura con vocación ganadera y viceversa, salinización de los suelos por explotación de acuíferos en forma antitécnica falta de conciencia ambiental en sus habitantes, ocupación de la ronda hidráulica lo cual ha contribuido a una reducción de las corrientes de agua. Esta situación ha generado una serie de conflictos y situaciones reflejados en la degradación de los suelos y baja fertilidad de los mismos Conforme a la situación anterior y con base en el Estudio Nacional del Agua del IDEAM (2000), las cuencas hídricas que abastecen al departamento del Magdalena muestran una presión de la demanda sobre la oferta entre alta y muy alta en año medio y seco de oferta hídrica: La cuenca occidental de la Sierra Nevada de Santa Marta (Muy Alto), cuenca norte de la SNSM, Bajo Magdalena y Río Cesar (Alto)40; por municipios, Ciénaga presenta una relación demanda/oferta superior al 20%, tanto en año medio como en año seco de oferta de agua, por consiguiente, su vulnerabilidad a la disponibilidad de agua es alta. Sin embargo, municipios como Ariguaní, Santa Ana y Pijiño del Carmen muestran vulnerabilidades de nivel medio pero con porcentajes de presión demanda/oferta mayor a 4%, muy por encima de las proporciones de municipios igualmente categorizados como de vulnerabilidad media a la disponibilidad de agua41. En total, 16 municipios observan vulnerabilidad a la disponibilidad de agua de nivel Medio a Alto. Tabla 24 Índice de escasez y vulnerabilidad por disponibilidad de agua en los municipios de Colombia. Condiciones hidrológicas de año medio y seco, departamento de Magdalena

Fuente: IDEAM (Colombia). Estudio Nacional del Agua. Bogotá, Cuadro 4, p43. INSTITUTO DE HIDROLOGIA, METEOROLOGIA Y ESTUDIOS AMBIENTALES, IDEAM (Colombia). Estudio Nacional del Agua. Bogotá: 2000; Cuadro 1, p40. 41 IDEAM. Op. Cit., Cuadro 4, p43
40

61

Respecto a la relación demanda / oferta de agua, además de Ciénaga, parte del Distrito de Santa Marta, de los municipios de El Banco, Fundación, Algarrobo, Pivijay, El Piñón y Cerro de San Antonio, en condiciones hidrológicas de año medio de las cuencas que forman parte de su sistema hídrico municipal, presentan índices de presión de Medio a Alto, aunque algunas cuencas en la SNSM en el Distrito de Santa Marta muestran índices de presión Medio-Bajo y Bajo, tal como se aprecia en el siguiente mapa. Mapa 6 Índice de presión como indicativo de la relación demanda/oferta. Condiciones hidrológicas de año medio, sistema hídrico municipal. Cuencas hidrográficas

Fuente:

IDEAM. Estudio Nacional del Agua. Bogotá, mapa 6, p20.

62

De manera paralela, la mayor parte de la extensión territorial del Magdalena dispone de una moderada a baja capacidad de regulación hídrica, esto es para retener, filtrar y drenar excedentes de agua por parte de las condiciones de suelo y cobertura vegetal. Mapa 7 Calidad de regulación hídrica del sistema suelo - cobertura vegetal en Colombia

Fuente:

IDEAM. Estudio Nacional del Agua. Bogotá, mapa 7, p26.

63

El mismo Estudio Nacional del Agua proyecta para el año 2015 un índice de escasez por municipio y mes en condiciones hidrológicas de año seco, es decir, con menor oferta hídrica promedio anual. Nuevamente, el municipio presenta una condición preocupante al proyectar un índice superior al 45%, con valores extremos para los meses de enero, febrero, marzo, abril y junio. Otros municipios como Ariguaní, Santa Ana y El Banco tendrán índices inferiores al 10% pero que doblan sus actuales valores. Tabla 25 Distribución mensual del índice de escasez en los municipios de Colombia. Proyección a 2015. Condiciones hidrológicas de año seco, departamento de Magdalena

Fuente: IDEAM (Colombia). Estudio Nacional del Agua. Bogotá, Cuadro 8, p157.

Adicionalmente, a la relación demanda/oferta hídrica y la capacidad natural de regulación hídrica afectada por la intervención humana sobre el suelo y la cobertura vegetal, se agregan las restricciones de uso por calidad del agua, ya que existen vertimientos de las aguas residuales municipales. Como se puede observar en el Mapa 7 y en la Tabla 18 Santa Marta y Ciénaga aportan la mayor cantidad de DBO/año (demanda biológica de oxígeno), con 68.920 toneladas y 30.290 toneladas, respectivamente. Municipios como Pivijay, Aracataca, El Retén, El Banco, Plato y Fundación aportan vertimientos entre 8.220 y 11.380 toneladas de DBO/año. En este sentido, la protección de las cuencas y microcuencas abastecedoras del agua para consumo humano y riego en los municipios debe constituir una política esencial de sostenibilidad del desarrollo territorial a nivel regional, departamental y local; así mismo, debe ir aparejada de una política de recuperación de suelos degradados para evitar que vastas porciones de territorio municipal se desertifiquen y agraven la capacidad de regulación hídrica. Además, teniendo en cuenta los vertimientos municipales que restringen la calidad de uso del agua en determinadas fuentes (p.ej, río Magdalena), el manejo del agua y la preservación de la capacidad hídrica de las cuencas deben ser el eje de la estrategia de desarrollo ambiental del Magdalena.

64

Mapa 8 Presión de la calidad del agua por vertimientos municipales (ton.dbo/año) en Colombia

Fuente:

IDEAM. Estudio Nacional del Agua. Bogotá, mapa 2, p15.

65

2.2.2. Ecosistemas 2.2.2.1. Costero Área: 2.177 Kms2 Región (Municipios) de Cobertura: Hacen parte de este ecosistema las zonas costeras de los municipios: Pueblo Viejo, Sitionuevo, Ciénaga y el Distrito de Santa Marta. Parques Nacionales Naturales: Sierra Nevada de Santa Marta, Tayrona, Isla de Salamanca. Longitud de la Línea Costera: 220 Kms. El departamento del Magdalena, cuenta con 220 Kms de costa sobre el mar Caribe y en ella tienen presencia un conjunto de ecosistemas de gran fragilidad. Su extensión aproximada es de 2.177 Kms2 y su localización geográfica estratégica y por su atractivo natural, paisajístico e histórico facilita el desarrollo turístico, portuario, agroindustrial y comercial. Estas potencialidades pueden orientar la adopción de actividades económicas diversas que a la vez origina conflictos que inciden directamente sobre los recursos naturales y el medio ambiente en general. La presencia en esta unidad de los parques naturales nacionales Salamanca, Tayrona, Sierra Nevada de Santa Marta y parcialmente el Santuario de Fauna y Flora de la CGSM, permite el desarrollo de actividades recreativas y turísticas. Los principales problemas ambientales de la zona marino-costera del departamento están asociados a la incompatibilidad de los usos del suelo y a la falta de una racional y eficaz planificación ambiental urbana que controle, mitigue y maneje la contaminación generada por las actividades terrestres y su efecto sobre la población, los ecosistemas y recursos naturales localizados en la franja marino-costera del departamento. La falta de claridad en el tema costero y el poco liderazgo para enfrentar los problemas ambientales costeros ha puesto al departamento y a la región Caribe en desventaja con otras regiones del país. La ausencia de una visión concertada de desarrollo sostenible del Caribe Colombiano, ha reducido la capacidad de gestión y de negociación de la región con el gobierno nacional. Producto de esta situación, la región Caribe ha reducido su participación en el presupuesto regionalizado en más del 5% en los últimos 7 años. Los ríos y quebradas recogen a lo largo de sus cuencas grandes cantidades de sedimentos y contaminantes que son transportados y finalmente depositados en el área costera generando problemas ambientales asociados de gran magnitud que afectan igualmente el recurso paisaje. La contaminación del recurso aire producto de las actividades asociadas al carbón además de la contaminación por fuentes movibles vienen generando en algunos puntos niveles por encima de los permisibles. Esta situación además deteriorar la calidad de vida urbana es un generador de enfermedades infectocontagiosas en la población infantil principalmente del Distrito de Santa Marta y el municipio de Ciénaga. Otro de los problemas en presentes en las áreas urbanas de la zona costera del departamento es el deterioro ambiental generado por el vertimiento de la aguas servidas y las actividades agroindustriales que son producidas y arrojadas directamente a los cuerpos de agua marinas y continentales, agudizando los problemas ambientales. Esta situación es causada por la baja cobertura de servicio de alcantarillado principalmente en los municipios de Ciénaga, Pueblo Viejo y Sitio Nuevo, lo cual determina que en la mayoría de los casos estos residuos van directamente a las corrientes superficiales y en otros casos los residuos se infiltran en el terreno. De igual manera el deterioro progresivo en los humedales costeros del departamento viene poniendo en peligro la existencia de la fauna y la flora asociada a estos ecosistemas. En la década de 1980 y 1990 se

66

redujeron en más de un 70% las áreas las áreas de madreviejas localizadas en el área de influencia de la desembocadura del río Buritaca, lo que demuestra que si no se toman acciones de mitigación y recuperación en el año 2010, habrán desaparecido la totalidad de las áreas costeras y los bienes y servicios que estos prestan en la región. Los conflictos de usos de los suelos y el vertimiento directo sin tratamiento de las aguas residuales a la zona costera se convierten en los principales problemas de esta unidad. La incoherencia en la implementación de las políticas sectoriales y las políticas regionales han acentuado el conflicto. 2.2.2.2. Ciénaga Grande de Santa Marta Area: 3.487 Kms2 Región (Municipios) de Cobertura: está circunscrito entre el nacimiento del caño Schiller en la Ciénaga del Cerro de San Antonio por el Sur, el río Magdalena por el Oeste, el Mar Caribe al Norte y al Este por la desembocadura de los ríos Fundación, Aracataca, Sevilla y Frío que nacen en la Sierra Nevada de Santa Marta y desembocan en la Ciénaga Grande de Santa Marta . Pescadores Permanentes: 4.030 La Ciénaga Grande de Santa Marta (en adelante CGSM), es el complejo lagunar más grande de Colombia con un área aproximada de 3.487 kms 2 de los cuales 730 corresponden al espejo de agua. Dentro de esta área se encuentran localizados el vía parque Isla de Salamanca y el Santuario de Flora y Fauna. La CGSM está ubicada en el extremo noroccidental del Departamento del Magdalena, al norte del país y esta globalmente comprendido entre el nacimiento del caño Schiller en la Ciénaga del Cerro de San Antonio por el Sur, el río Magdalena por el Oeste, el Mar Caribe al Norte y al Este por la desembocadura de los ríos Fundación, Aracataca, Sevilla y Frío que nacen en la Sierra Nevada de Santa Marta y desembocan en la Ciénaga Grande de Santa Marta. La Ciénaga Grande de Santa Marta es un sistema estuarino localizado en la costa Caribe colombiana cuyo pasado histórico evidenció fuertes cambios ambientales con aumentos y disminuciones del nivel del mar, los cuales dieron origen al sistema lagunar actualmente inmerso en el delta del río Magdalena Desde principios del siglo XX el sistema sufrió alteraciones antrópicas, entre las que pueden citarse la construcción de canales a lo largo del río Magdalena y de sus tributarios de la Sierra Nevada de Santa Marta (SNSM), la desecación de ciénagas menores y principalmente la construcción de la carretera Ciénaga–Barranquilla (periodo 1956– 1960. Adicional a estas intervenciones, durante la década de los 60 y principios de los 70, el flujo de agua del río Magdalena hacia el sistema fue interrumpido por la construcción de carreteras (como la de PalermoSalamina; diques y bordos. Éstos últimos, con propósitos de prevenir inundaciones en las zonas agrícolas y ganaderas y para desviar aguas del río con fines de irrigación. La suma de todo lo anterior trajo como consecuencias impactos negativos en las condiciones ambientales del sistema (p.e. incremento de la salinidad en los suelos de manglar y cuerpos de aguas internos) y derivado de ello en los recursos como bosques de manglar (pérdida de aproximadamente 285.7 kms2 de bosque a 1995) y la pesca (pérdida de biodiversidad y mortandades masivas de peces). Los efectos sobre los recursos del sistema, han sido igualmente acelerados por una creciente población humana que ha hecho uso indiscriminado de los mismos sin medidas eficaces de regulación y sin vigilancia alguna.

67

Para enfrentar la adversidad de estas condiciones, se tomó la decisión de aumentar el ingreso de agua dulce del río Magdalena a través de seis caños, los cuales permitirían el restablecimiento del régimen hídrico del sistema. Cuatro de estos caños fueron dados al servicio en 1996 (Clarín, Torno, Almendros y Alimentador), mientras los dos restantes lo hicieron en 1998 (Renegado y Aguas Negras). Las principales fuentes de agua dulce del sistema son los tres ríos de la Sierra Nevada (Fundación, Sevilla y Aracataca) y el río Magdalena a través de los caños que lo conectan con el sistema CGSM-CP. Todas estas fuentes han sufrido cambios importantes en las últimas décadas. La disminución de los caudales del río Magdalena hacía el interior del mencionado sistema, debido al irregular funcionamiento de los caños que comunican a éste con la CGSM, como consecuencia de la falta de un oportuno proceso de remoción de sedimentos, han provocado en la actualidad la inoperancia de dichos caños. Algo similar ha ocurrido con los ríos provenientes de Sierra Nevada, en los que, debido al incremento de la demanda de agua en la zona agrícola de la ecorregión y la sedimentación de sus desembocaduras, también han afectado el régimen hidrológico del sistema, con impactos negativos en los recursos naturales. El sistema lagunar ha sufrido un desbalance hídrico que lo ha llevado a: (a) incremento en la salinidad de las aguas y suelos como un indicador de cambio en el sistema; (b) poca circulación de las masas de aguas; (c) disminución de la profundidad del agua; y (d) incremento de la temperatura de las aguas. Por lo tanto, todo lo anterior ha llevado al sistema lagunar a un proceso de poca evolución en su recuperación ambiental. El cambio climático global ha afectado también la situación local debido a la influencia de los eventos del Niño y la Niña, provocando el primero sequías prolongadas y el segundo lluvias intensas e inundaciones. Tal comportamiento ha incidido en las alteraciones del régimen hidrológico. La falta de mantenimiento de los caños no permitió que las obras hidráulicas con que cuenta el sistema, lograran mitigar el efecto del clima sobre el sistema lagunar en periodos que resultaron críticos. En la zona costera de la ecorregión CGSM, se pueden identificar varias fuentes de entrada de nutrientes, materia orgánica, sólidos suspendidos y contaminantes al sistema, los cuales son originados principalmente por: los desechos domésticos de los pueblos palafíticos y los asentamientos localizados en la vía CiénagaBarranquilla; residuos industriales , agroquímicos , como nutrientes y plaguicidas organoclorados y fosforados utilizados aún por un sector la agroindustria localizada tanto en las zonas cercanas a los caños, como en las estribaciones de la Sierra Nevada de Santa Marta (SNSM); descargas de los ríos , entre los que se destaca la gran cuenca del río Magdalena, que introduce al sistema lagunar todo tipo aguas residuales y una considerable carga de sólidos, a través de los Caños Clarín, Aguas Negras y Renegado y con similar comportamiento, los ríos de la SNSM , el Sevilla, Fundación y Aracataca. La mortalidad masiva de los bosques de manglar ocurrida en la CGSM por efecto de la interrupción de los flujos hídricos e incremento en la salinidad alcanzó su mayor extensión en el año 1995 de 285 Kms2, sin embargo a partir de la reapertura de los caños que aportan agua dulce del río Magdalena se registraron cambios en la cobertura de esta vegetación con incrementos de 12 Km 2 para el período 1995-1997, y de aproximadamente 41 Kms2 durante el periodo 1997-2001. El área total recuperada en los dos períodos fue de 53 Kms2 y se estima que actualmente se tienen 278 Kms2 de manglar vivo de los 511 presentes en 1956. Así la recuperación de los manglares ha estado estrechamente relacionada al restablecimiento de los flujos hídricos por la apertura de los caños (entre los años 1996 y 1998) y a las altas precipitaciones registradas durante 1999, que causaron una reducción significativa en la salinidad de aguas y suelos del sistema. La comparación entre el escenario anterior (1994-1996) y posterior (1999-2002) a la reapertura de los caños, indicó que las capturas e ingresos económicos derivados de la pesca, los cuales mostraban tendencia a la disminución hasta 1996, aumentaron considerablemente en el corto plazo (durante 1999). Sin embargo, las

68

mismas variables a partir de 2000 mostraron nuevamente una disminución a niveles similares al periodo anterior a las obras hidráulicas. Consistente con los cambios en el sistema, las expectativas del BID de alcanzar capturas de 9.7 ton/año, con el proyecto de rehabilitación, sólo se cumplieron en 2000 (9.9 ton/año), ya que en 2001 la captura fue de 4.9 ton/año, en 2002 la captura fue de sólo 4.3 ton/año y en 2003 fue de tan solo 2449 ton/año. Además, teniendo en cuenta el precio del pescado, las especies de agua dulce, con pocas excepciones, tuvieron menor valor unitario que las especies estuarinas, razón por la cual las últimas ofrecieron mejores ingresos a los pescadores. El deterioro de la calidad ambiental del ecosistema de la CGSM en la misma medida que se ha acentuado o evolucionado de forma desfavorable, ha incidido negativamente en la calidad de vida de los pobladores de dicho ecosistema. Uno de los indicadores que hacen notable lo anteriormente citado, son los ingresos económicos producto de la actividad pesquera en el ecosistema. En los años del “antes” se obtenían ingresos por cerca de 3 millones de dólares anuales, al cambio actual; mientras que en el “después”, el único año que llegó a un tope de 2.6 millones de dólares, fue en el 2000. En esto hay que tener en cuenta la preferencia de demanda en el mercado por las especies importantes del “antes” con respecto a las del “después” de las obras. Esto quiere decir que aunque en 1999-2000 se lograron capturas mayores a las de antes de las obras, la mayoría correspondió a especies de agua dulce (mojarra lora, arenca, mojarra peña, barbules, etc), que en el mercado tienen un valor inferior al de las especies tradicionales estuarinas (mojarra rayada, róbalo y el lebranche). De manera que para mantener su nivel de ingresos, los pescadores debieron capturar más peces durante 1999-2000, mientras que entre 2001 a 2003 las abundancias de especies de agua dulce cayeron y las especies estuarinas de mejor valor inician una tendencia leve de recuperación. Como alternativa a los bajos rendimientos percibidos con las otras especies, el recurso jaiba ha cobrado más importancia por su exportación y la actividad de comercialización de este recurso se ha adaptado a los cambios sucedidos en la pesquería. Su problemática está asociada a la interrupción hídrica del Río Magdalena, a las cuencas localizadas en la SNSM que drenan a la Ciénaga Grande y al Mar Caribe. Esta problemática sumada a la baja cobertura de infraestructura sanitaria viene generando conflictos sociales de gran magnitud, que de no tomar las acciones necesarias se generarían problemas ambientales irreversibles. 2.2.2.3. Sierra Nevada de Santa Marta Area: 21.158 Kms2 Región (Municipios) de Cobertura: Cubre el área rural del municipio de Ciénaga y del Distrito de Santa Marta y los municipios de Algarrobo, Aracataca, Fundación, Zona Bananera (Prado, Sevilla). La Sierra Nevada de Santa Marta (en adelante SNSM) está localizada en el extremo nor-occidental del continente Americano, al norte de la República de Colombia entre los 10 y 11 grados de latitud norte y los 72 y 74 grados de longitud oeste. Según el Plan de Desarrollo Sostenible de la Sierra Nevada de Santa Marta, el área de esta es de aproximadamente 21.158 kms2, de las cuales el 30% o sea 6.606 kms2 corresponden al departamento del Magdalena. Limita al norte con el Mar Caribe y las planicies de la península de La Guajira; hacia el occidente limita con la gran planicie del río Magdalena y la Ciénaga Grande de Santa Marta, y hacia el sur oriente los cursos de los ríos Ranchería y Cesar. Su base por el norte, casi paralela al Mar Caribe, tiene una longitud de 170 Kms. Localizándose en sus extremos las ciudades de Santa Marta y Riohacha; por el flanco occidental, la base mide aproximadamente 150 Kms. Y en sus extremos se encuentran las ciudades de Santa Marta y Bosconia; y en extremo suroriental su longitud es de unos 200 Kms. Aproximadamente, encontrándose en sus extremos las ciudades de Bosconia y Riohacha.

69

Un conjunto muy amplio de factores ha influido en el deterioro acelerado de la Sierra Nevada de Santa Marta, hasta el punto de que hoy se considera en peligro su gran diversidad biológica y se ve seriamente amenazado el equilibrio ecológico del macizo. Los diferentes procesos económicos y sociales que se han dado en la Sierra Nevada, especialmente en las últimas décadas, han generado graves efectos ambientales, tales como las sucesivas olas migratorias provenientes de diferentes partes del país que han significado la introducción de formas de explotación inadecuadas. Las prácticas de tala y quema indiscriminada, todavía existente en algunas áreas del macizo, la destinación de extensas áreas para pastizales el desarrollo de actividades ganaderas, la introducción y consolidación de nuevas variedades de café, la expansión de cultivos ilícitos y la constante extracción de maderas, han ido destruyendo los pocos bosques aun existentes, así como la enorme riqueza y variedad de fauna y flora. Por otra parte el desplazamiento de los indígenas a las partes altas de la sierra impide su acceso a las zonas templadas y cálidas, así como a la zona costera, con la cual se limita la posibilidad de ejercer el manejo tradicional de los diferentes ecosistemas, base fundamental de su cultura y de un mecanismo de manejo adecuado del territorio. Una de las actividades de uso de la tierra más intensas y destructivas, ha sido el “aprovechamiento” forestal, que más que aprovechamiento se constituye en deforestación. Los principales problemas detectados en la Sierra Nevada de Santa Marta en el departamento del Magdalena son los siguientes: CONTAMINACIÓN: Entre los factores de contaminación del recurso hídrico tenemos aunque ya en menor escala la pulpa del café, los residuos del beneficio de éste, la aplicación masiva de agroquímicos para el establecimiento y mantenimiento de cultivos agrícolas. EROSION: El proceso creciente de erosión que se presenta en todos los grados, es el principal problema que acusa actualmente la Sierra Nevada de Santa Marta; ha sido propiciada por un encadenamiento de acciones antrópicas como la deforestación, quemas, localización inapropiada de cultivos limpios, sobrepastoreo, agravándose por las condiciones naturales de la Sierra como topografía escarpada, fuertes pendientes, suelos superficiales, materiales geológicos inestable, intensas precipitaciones, etc. Este proceso ha originado el empobrecimiento de los suelos lo que consecuentemente ha incrementado los problemas sociales y económicos. SEDIMENTACIÓN: La sedimentación, es una de las situaciones que se presenta como consecuencia de la erosión; y que está ocasionando serios problemas en las partes planas de la cuenca, en los distritos de riego y en la Ciénaga Grande en los sectores donde desembocan los ríos Fundación, Aracataca, Tucurinca, Sevilla y Frío. CAMBIO EN EL CAUDAL DE LOS RIOS: El caudal de los ríos viene presentando drásticos cambios durante las épocas secas y de lluvias afectando las diversas actividades agropecuarias, industriales y domésticas. Estos cambios se vienen originando por el uso irracional del recurso hídrico por parte de los agricultores y demás usuarios, ordenamiento, y control eficaz por parte las entidades del Estado; además del deterioro de los recursos naturales como la vegetación y el suelo. Por otra parte en periodos de verano o estiaje la demanda de agua supera la oferta natural en términos generales haciéndose necesario la presencia institucional en mediación de conflictos, actividades de regulación y reparto de aguas velando por el abastecimiento doméstico de las comunidades de la planicie aluvial. LA FALTA DE COMPROMISO CON EL MEDIO AMBIENTE Y LOS RECURSOS NATURALES RENOVABLES: La no concientización y la falta de educación ambiental de las comunidades asentadas en el macizo, la poca participación comunitaria en los procesos de Recuperación y Conservación de los Recursos

70

Naturales, las decisiones unilaterales tomadas por entidades del Estado en la ejecución de actividades tendientes a solucionar los problemas ambientales en la Sierra, la baja asignación de recursos en las soluciones de la Problemática Ambiental , y la falta de coordinación interinstitucional donde se han generado pérdida de recursos y de esfuerzos y de tiempo, han incidido notablemente en la problemática ambiental que acusa actualmente la Sierra Nevada de Santa Marta. Los problemas o conflictos entre actores sociales de la Sierra Nevada por el territorio es otro de los problemas que no se pueden sustraer de esta síntesis. La cultura indígena como patrimonio y riqueza nacional y por todo lo que ella representa para la misma sostenibilidad de la ecorregión viene siendo amenaza. No obstante de los esfuerzos institucionales de la última década, el pensamiento indígena, su cosmovisión de la naturaleza no ha sido permeado en las políticas públicas ni en las prioridades institucionales, lo cual se ha traducido en el poco entendimiento para la gestión ambiental del territorio indígena. La tala indiscriminada para la colonización, agravada por el posterior uso del área de la Sierra para el establecimiento de cultivos ilícitos, ha generado una serie de problemas ambientales asociados que se evidencian en la pérdida de más del 80% de la cobertura vegetal boscosa de la Sierra y con ello la erosión y sedimentación de las cuencas hidrográficas. 2.2.2.4. Humedales del Sur Area: 3.487 Kms2 Región (Municipios) de Cobertura: Cubre parte de los municipios Concordia, Pedraza, Zapayán, Tenerife, Plato, Santa Bárbara de Pinto, Santa Ana, Pijiño del Carmen, San Zenón, San Sebastián, Guamal y El Banco. El área de esta unidad, está conformada por una franja de 15 Km . de ancho con un área aproximada de 3.487 kms2 , que va desde el municipio de Cerro de San Antonio hasta el municipio de El Banco, cubriendo parte de los municipios de Concordia, Pedraza, Zapayán, Tenerife, Plato, Santa Bárbara de Pinto, Santa Ana, Pijiño del Carmen, San Zenón, San Sebastián, Guamal y El Banco, con una extensión de 292.800 Hectáreas. La principal causa de erosión de esta unidad fisiográfica está soportada por los procesos de sedimentación causados por las escorrentías y desborde del cauce del río Magdalena durante las épocas de altas precipitaciones. Otro proceso de erosión es el causado en las márgenes del río como consecuencia de la dinámica del cauce, producto de los procesos de sedimentación de la cuenca y la tala indiscriminada generada por los campesinos, pescadores y ganaderos. En esta unidad fisiográfica ha modificado el uso del suelo, con la introducción de cultivos de subsistencia como yuca, plátano, cítricos y playones para potreros. Uno de los aspectos que mayor impacto ha generado en la vocación primaria de los suelos es la causada por el fenómeno de orden público a través del desplazamiento de los campesinos a zonas urbanas creando problemas con la invasión de suelos que no tienen vocación para la explotación agrícola. El uso y manejo de los suelos del área muestran en el sector agrícola un deterioro en las pocas actividades que se realizan, a causa de la poca inversión pública en este renglón de la economía y el incremento de la tasa arancelaria para los insumos agrícolas, la caída de los fondos de créditos y el incremento en sus costos y la disminución de los recursos asignados para investigación y transferencia de tecnología, entre otros. Factores económicos, políticos y sociales, promovidos legal e institucionalmente, han contribuido al deterioro de los bosques. La dinámica de la deforestación ha sido la mayoría de las veces resultados de políticas

71

sectoriales (sociales, infraestructura, agrarias y de colonización). De igual forma las políticas de administración de los bosques han sido, en muchos casos, contraproducentes para su conservación. Además de lo anterior, otras causas a las cuales se le atribuye la deforestación en el país y por ende a ésta región, es el desbalance en la utilización de los bosques generado por la sobreexplotación de algunos recursos y la subutilización de otros; la destrucción indiscriminada de ecosistemas de gran valor biológico, que ha significado la desaparición de muchas especies de fauna y flora, la baja participación del sector industrial forestal en la ecorregión y en el desarrollo social de las comunidades rurales y la limitada capacidad del estado para intervenir efectivamente en las formas de aprovechamiento y conservación de estos recursos. A lo anterior se debe agregar las quemas y factores de orden público como la violencia, que han acelerado los procesos de desplazamientos de grupos humanos hacia áreas de bosque o centros urbanos próximos a sus parcelas. La gran extensión en humedales de la región crea una vocación anfibia de sus pobladores, que sumados a la escasez de tecnología apropiada; una inequitativa distribución de las riquezas y marginalidad de la región, producen una explotación incontrolada y no sostenible no solo de estos recursos hídricos sino de los recursos naturales en general. El grave deterioro ambiental que presentan los humedales de estos municipios ha ido agudizándose notoriamente en el último quinquenio como consecuencia del acelerado proceso de taponamiento (natural e inducido) que presentan los caños y quebradas que alimentan las diferentes ciénagas existentes en la subregión. Por otro lado el taponamiento de los caños ha generado una incomunicación entre los municipios y corregimientos asentados al interior de las ciénagas, ya que la única alternativa de comunicación es por los caños. Con la construcción del carreteable entre los municipios de El Banco, Guamal, San Sebastián, San Zenón y Santa Ana se inició un proceso progresivo de deterioro en la subregión por la interrupción que generó esta vía, interrumpiendo los flujos hídricos naturales existentes entre el río Magdalena y el interior de las ciénagas del área. Esta situación generó el desecamiento en épocas de verano de importantes cuerpos hídricos y el trastorno de los ecosistemas que trajo como consecuencia una disminución de los recursos ictiológicos en ciénagas y caños. Este proceso de degradación ha traído consigo un progresivo deterioro de la base natural productiva existente, generando consigo traumatismos en los ecosistemas de importancia ambiental, generando una reducción de la oferta ictiológica de la región. Esta problemática ha ocasionado una disminución considerable en la calidad de vida de los habitantes de la región, ya que la pesca es la actividad económica por excelencia de la subregión y de la cual han vivido sus pobladores desde tiempos pretéritos. Con esta situación se afectan alrededor de 106.000 habitantes que dependen exclusivamente de la actividad pesquera. La reducción drástica de la cobertura vegetal de grandes extensiones de tierra para expandir la frontera agrícola, las prácticas inadecuadas para la adecuación de tierra como la quema, el uso indiscriminado a que son sometidas muchas especies de la fauna silvestre para consumo por parte de las comunidades como fuente de proteína, el comercio ilegal de animales, como mascota en laboratorios, etc. son factores que han contribuido al deterioro de la fauna silvestre en el departamento del Magdalena, llegándose al extremo que en la actualidad se encuentran algunas especies en vía de extinción. Debido a esto es necesario que se tomen medidas para solucionar esta problemática ya que de no hacerlo existe la probabilidad que en unos 10 años aproximadamente, el recurso pesquero en las ciénagas y caños del área se reduzcan en un 90% trayendo consigo efectos impredecibles. La alta sedimentación producto de la degradación ambiental de toda la cuenca del río Magdalena, en los últimos años, ha presentado alteración del intercambio hídrico entre el Río Magdalena y las ciénagas por la

72

disminución de los flujos provenientes del río ocasionado por el taponamiento de los caños, canales y conexiones que comunicaban estos cuerpos de agua, lo cual ha contribuido a una disminución substancial y progresiva de la oferta de recursos naturales en estos complejos cenagosos ha puesto en peligro la comunicación otrora existente entre el río y las ciénagas a todo lo largo de la subregión. Esta problemática ha ocasionado el taponamiento de los caños, y han producido un desecamiento de importantes cuerpos cenagosos disminuyendo los recursos ictiológicos, ya que no se produce intercambio en los flujos de aguas ríos- ciénagas y por ende tampoco existe la posibilidad de la renovación del recurso pesquero. Esta problemática ambiental ha generado una considerable disminución en la calidad de vida de las diferentes comunidades del suroccidente del departamento, creando una grave crisis económica y social que ha repercutido notoriamente en los últimos años. El deterioro fue agravando con el taponamiento de importantes caños, por parte de ganaderos y agricultores, que se beneficiaban de esta situación, y generó posteriormente conflictos sociales entre dueños de fincas y las diferentes comunidades que tienen como única actividad económica la extracción de los recursos pesqueros que producen las ciénagas y caños. La alta descarga de sedimentos transportados por el río Magdalena y depositados en los caños y ciénagas localizados en el área ha generado un desastre ecológico de gran magnitud, reduciendo la pesca, generando problemas sociales y económicos para la ecorregión. La ausencia de alternativas productivas diferentes de la pesca, la falta de infraestructura sanitaria y el mal manejo de los usos de los suelos, se constituyen en su principal problemática. 2.2.2.5. Valles y Colinas del río Ariguaní Area: 6.400 Kms2. Región (Municipios) de Cobertura: Está conformado por el territorio del municipio de Ariguaní y parte de los municipios de El Banco, San Zenón, Santa Ana, Pijiño del Carmen, Tenerife, Chivolo, Pedraza, Cerro de San Antonio, El Piñón, Pivijay, Sabanas de San Ángel, Zapayán, Plato, Nueva Granada, Algarrobo, y Concordia desde la línea donde se demarca la diferencia geológica, geomorfológica y edáfica con respecto al Ecosistema Humedales del Sur. Las microcuencas de este sistema de colinas bajas presentan una aguda deforestación, estimándose en un 10% la cobertura del área en bosques. La degradación de los bosques ha incrementado la lixiviación de los suelos en épocas lluviosas, ha aumentado la erosión y el material en suspensión que es arrastrado por las crecidas que se presentan en los períodos de invierno. La pérdida de retención de las aguas en las microcuencas a consecuencia de la deforestación, han ocasionado que gran parte de los arroyos y quebradas se sequen en verano, provocando en épocas lluviosas arrastres de grandes volúmenes de sedimentos al río Magdalena, Ariguaní y varias ciénagas como la Playa Afuera en Santa Ana, Zárate en Plato, Tapegua y El Morro en Tenerife. Otros factores que ha contribuido al deterioro de la base natural, es la ausencia de sistemas apropiados de manejo y depósitos de basuras, contaminación de las fuentes de aguas por agroquímicos y excretas domésticas, degradación de los suelos utilizados en agricultura con vocación ganadera y viceversa, salinización de los suelos por explotación de acuíferos en forma antitécnica falta de conciencia ambiental en sus habitantes, ocupación de la ronda hidráulica lo cual ha contribuido a una reducción de las corrientes de agua. Esta situación ha generado una serie de conflictos y situaciones reflejados en la degradación de los suelos y baja fertilidad de los mismos.

73

Los conflictos de uso de los suelos y los problemas asociados a las actividades pecuarias, son la principal problemática de esta unidad. De igual manera, la deforestación, la falta de alternativas productivas y el constante aumento de la frontera agropecuaria en la unidad, constituyen los principales conflictos a atender. 2.2.3. Suelo

Dada la enorme variabilidad de condiciones altitudinales, geológicas, geomorfológicas y ecológicas que caracterizan el gran paisaje de la Sierra, es apenas lógico esperar también una amplia gama de suelos, cuyas diferencias morfológicas y composicionales son un claro reflejo de los cambios en los factores y procesos de formación. Así, condicionados por la altitud y el clima, por la naturaleza litológica del substrato y por la estabilidad relativa de las laderas en los diferentes pisos altitudinales a medida que se desciende desde los 5.700 mts, hasta el nivel del mar, se encuentran sucesivamente litosuelos superficiales, de texturas fragmentadas, marginales para todo uso por su extrema fragilidad; suelos poco a moderadamente profundos; suelos menos lixiviados y/o menos ácidos, en posiciones intermedias o más bajas, de climas menos fríos o cálidos, ocasionalmente eutróficos. Estos últimos casos, sin embargo, representan situaciones más bien locales, por cuanto lo general en la mayor parte de los subpaisajes y posiciones altitudinales de la Sierra a lo largo de todas sus vertientes, es el predominio de los suelos recientes, poco evolucionados, fuertemente lixiviados y extremadamente deleznables frente a los procesos de erosión y de denudación general, que permanentemente actúan sobre los suelos, particularmente cuando en ellos la cubierta boscosa natural es reemplazada por cultivos y/o pastos o por la acción aún más nefasta de una ganadería con un pastoreo incontrolado. Por debajo de los 3.000 msnm, en los diferentes pisos altitudinales, los suelos son utilizados con cultivos de pancoger, tales como plátano, yuca, maíz, y pasto con ganadería extensiva. No hay una amplia concentración de la población en alturas mayores al cinturón cafetero, puesto que no existe una sola cabecera municipal localizada dentro de esta zona, debido a lo escarpado del relieve. Entre la margen oriental de la Ciénaga Grande de Santa Marta y el piedemonte de la Sierra Nevada, se desarrolla la actividad agroindustrial, principalmente dedicada a los cultivos de banano y palma africana y en su parte occidental, en el sector más próximo al río Magdalena, tiene asiento actividades agrícolas y ganaderas promisorias. En la Ciénaga Grande de Santa Marta predominan los suelos clase VI – VII. Son suelos relativamente “frágiles”, con poco desarrollo genético, de fertilidad muy baja en algunas áreas, pobremente drenados y pantanosos, que se cubren con agua salada o salobre. Gran parte de esta zona son áreas acuáticas marinas y lagunares que tradicionalmente han sido explotadas pesqueramente de una forma artesanal de subsistencia. A través del desmonte de los bosques y por desecación de caños y ciénagas los suelos son utilizados en ganadería y cultivos. En las partes no inundadas parte occidental y suroccidental de la ecoregión en los municipios de Sitionuevo, Remolino (específicamente a lo largo de los Caños Agua Negras y Renegado), Salamina, El Piñón, Pivijay y Cerro de San Antonio se desarrolla como principal actividad la ganadería extensiva. También, se desarrolla la horticultura como principal actividad económica, alternando con la cría de aves, porcinos, bovinos y caprinos. De acuerdo con estudios adelantados por el Centro Interamericano de Fotointerpretación la conformación geomorfológica del material ribereño corresponde a una conformación aluvial de baja resistencia (aluviones recientes) a resistencia media (sedimentos aluvio - lacustres); que como su nombre lo indica, por ser de baja resistencia estructural, esta zona se hace vulnerable a mecanismos de socavación y desplome. Por otra parte, la presencia de arcillas expansivas en las zonas ribereñas que se contraen en las épocas secas y se

74

hinchan en las épocas húmedas, inducen a erosión intensa con desplomes continuos en franjas que superan en ocasiones varios kilómetros de extensión. Estos materiales erodados entran en suspensión a las aguas y son transportados por éstas acumulándose aguas abajo de la corriente dando lugar a nuevas islas sedimentarias, afianzando las existentes o ampliando las curvas internas sedimentarias de la corriente en proceso de formación. De esta forma se genera un efecto en cadena de fenómenos de erosión y sedimentación del cauce que actualmente presenta un panorama crítico de especial relevancia a ser tomado en cuenta en la toma de decisiones de desarrollo y planificación en el área. Otro problema presentado por el desecamiento de pantanos con la finalidad de recuperar nuevas tierras para usos agropecuarios, es el descenso de los niveles freáticos que desequilibra los ciclos naturales de los elementos y los nutrientes. Por consiguiente, el aporte excesivo de nutrientes, produce la invasión de malezas acuáticas y la eutroficación de los cuerpos de agua, así como la degradación de los suelos por transformación de los componentes orgánicos y minerales, bajo la influencia de cambios abruptos en los niveles freáticos. En la zona de Valles y Colinas del río Ariguaní, la vegetación que caracteriza el área, según la clasificación de Holdridge, pertenece al tipo de Bosque Seco Tropical (bs – T), ha sido degradada y prácticamente reemplazada por pastos y cultivos transitorios. La cobertura vegetal dominante son los herbazales, con o sin sombrío, herbazales/arbustales o pastos con rastrojos, vegetación de bajos, bosques de vega y cultivos. Los herbazales o zona de pastos representa un importante porcentaje en el área estimándose hasta en un 68.42% (192.903 Has), en donde el paisaje natural ha sido reemplazado por un paisaje cultural como consecuencia de la destrucción de los bosques mediante tala y quema continua, agricultura y ganadería ejercida sin técnicas apropiadas. Esta zona de pastos actualmente se utiliza en ganadería extensiva de doble propósito con pasto kikuyo, guinea, admirable, faragua, africana y alemana, consideradas como pastos mejorados, ocupando esta zona, casi toda el área de mesetas y terrazas y las lomas y colinas predominantes en el área. La vegetación de bajos o de áreas inundables de playones, aproximadamente el 1.94% del área total (5.549 Has), comprende los terrenos en donde se presentan encharcamientos e inundaciones periódicas en época de altas lluvias; en este tipo de paisaje, la vegetación natural ha sido destruida y reemplaza en casi su totalidad por pastos y cultivos, quedando vegetación secundaria propia de pantanos y algunos árboles aislados resistentes a cierto grado de inundabilidad. En períodos secos en estas áreas se practica la ganadería extensiva. Este tipo de formación se presenta en la parte sur en la zona de influencia de las ciénagas Playa Afuera y El Sapo en los municipios de Santa Ana y Santa Bárbara de Pinto. Los bosques de vega ocupan un 2.60% aproximadamente de la cobertura vegetal en el área (7.320 Has), y es aquí en donde se presenta la mayor cantidad de especies por unidad de área,. Estas manchas boscosas cumplen una doble función como es la de ser protectoras-productoras y únicos refugios de la escasa fauna regional.

75

Respecto al uso y aprovechamiento de la tierra, con la información disponible, en el Magdalena el 72,12% de esta se aprovecha en usos agropecuarios y el restante 23,84% en usos no agropecuarios42; no obstante, la tierra destinada a usos agropecuarios descendió en participación en 2002 frente al año 1995, cuando representó el 75,78%. Sin embargo, el suelo destinado a usos agrícolas aumentó su superficie en el total en 6%, explicado fundamentalmente por los cultivos permanentes, que crecieron 17,4%, mientras los transitorios decayeron en 15%. Tabla 26 Magdalena. Superficie total y aprovechamiento de la tierra, 1995, 2002 y 2006
Uso del suelo Hectáreas Variación % 2006 2002 2002/1995 2006/2002 2006/1995 260.388 260.058 16,6% -0,1% 16,5% 55.030 52.618 -14,9% -4,4% -18,6% 108.702 109.477 17,4% 0,7% 18,2% 93.695 97.962 2.961 1.290.888 1.342.375 1.410.509 4,0% 5,1% 9,3% 977.902 1.044.352 988.614 6,8% -5,3% 1,1% 312.986 298.023 359.206 -4,8% 20,5% 14,8% 62.689 432.528 329.787 335.627 -23,8% 1,8% -22,4% 272.091 119.920 216.189 -55,9% -20,5% 1.852 9.822 430,3% 158.585 209.867 109.617 321.513 297.610 292.937 -7,4% -1,6% -8,9% 1995 223.306 64.673 92.625 66.008 105,3% 0,3% -23,2% 2,1% 57,6% 2,4%

11 Agrícola 111 Cultivos transitorios, barbecho y descanso 112 Cultivos permanentes 113 Cultivos marginales en parques naturales 114 Descanso 12 Pecuaria 121 Pastos introducidos y naturalizados 122 Malezas y rastrojos 123 Pastos en parques naturales 13 Bosques a 131 Naturales 132 Plantados 133 Naturales fragmentados 14 Cuerpos de agua 15 Otros usos (Afloramientos rocosos, 43.182 88.640 68.051 infraestructura, urbana, eriales y similares) Total general 2.311.418 2.318.800 2.367.183 Notas: a El dato de 2002 de bosques no discrimina 119.920 Has entre naturales y plantados

Fuente:

Para los años 1995 y 2002: MINCOMERCIO (Colombia). Op. Cit., Anexo 3. Para el año 2006: Secretaría de Desarrollo Económico del Magdalena, archivo electrónico entregado a la Oficina Asesora de Planeación

Tomado de: MINISTERIO DE COMERCIO, INDUSTRIA Y TURISMO (Colombia). Anexos estadísticos Estructura productiva y de comercio exterior del departamento de Magdalena. Archivo electrónico entregado a la Oficina Asesora de Planeación del Magdalena. Bogotá, diciembre de 2004. Anexo 3 (Encuesta Nacional Agropecuaria; Superficie total y aprovechamiento de la tierra. Magdalena 1995 y 2002)

42

76

Mapa 9 Magdalena. Conflictos de uso del suelo

Fuente:

DEPARTAMENTO NACIONAL DE PLANEACION (Colombia). En: www.dnp.gov.co/archivos/documentos/DDTS_Gestion_Publica_Territorial/1ecusmagdalena.zip

77

Además, de lo anterior hay que agregar que el departamento de Magdalena es uno de los que más está siendo afectando por procesos de desertificación43, en efecto, el Magdalena acusa procesos de desertificación en el 74,4% de su territorio y de este porcentaje, cerca de la mitad (31,4%) se categoriza en niveles de gravedad alto y muy alto44; hay que tener en cuenta que la mayor parte de la superficie del departamento se encuentra dentro de la zona seca del Caribe colombiano, con índices de aridez que oscilan entre 0,2 – 0,5 (semiárida), entre Ciénaga y Santa Marta y entre 0,6 – 0,75 (húmedo seco), resto del departamento. Por su parte, 16 municipios presentan niveles superiores al 75% de su territorio con procesos de desertificación y de éstos, seis municipios tienen la mayor parte de su área en el grado Muy Alto de desertificación (Cerro de San Antonio, Chivolo, Pedraza, San Zenón, Santa Ana y Tenerife). Tabla 27 Magdalena. Municipios con procesos de desertificación

Fuente: MINISTERIO DE AMBIENTE, VIVIENDA Y DESARROLLO TERRITORIAL (Colombia). Op. Cit., p98: Anexo 4.

Así mismo, el municipio de Ciénaga presenta procesos de desertificación alta con problemas de sequía, con cerca del 6% de su territorio afectado con desertificación Muy Alta45.

De acuerdo con la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación y la Sequía (UNCCD), se entiende por desertificación la “(…) reducción o pérdida de la productividad biológica o económica del sistema bioproductivo terrestre compuesto por el suelo, la vegetación, otros componentes de la biota y los procesos hidrológicos y ecológicos, especialmente en los ecosistemas de las zonas secas (áridas, semiáridas y subhúmedas secas), debido a los sistemas de utilización de la tierra o por un proceso o por una combinación de procesos, incluidos los resultantes de actividades humanas y factores climáticos”. Tomado de: MINISTERIO DE AMBIENTE, VIVIENDA Y DESARROLLO TERRITORIAL (Colombia). Plan de Acción Nacional; Lucha contra la Desertificación y la Sequía en Colombia. Bogotá: Dirección de Ecosistemas, 2005; Nota de pie de página 1, p5. 44 MINISTERIO DE AMBIENTE, VIVIENDA Y DESARROLLO TERRITORIAL (Colombia). Op. Cit., p40-41: Tabla 5. 45 MINISTERIO DE AMBIENTE, VIVIENDA Y DESARROLLO TERRITORIAL (Colombia). Op. Cit., p119: Anexo 5.

43

78

2.3.
2.3.1.

Economía
Estructura y dinámica del Producto Interno Bruto departamental

En 2005 la economía del Magdalena produjo 4.563.185 millones de pesos en bienes y servicios colocándose como la veinteava economía regional de Colombia y participando del 1,36% del Producto Interno Bruto (PIB) nacional. A nivel de estructura de actividades productivas, entre 1990 y 2005 ha operado una situación interesante en el hecho que la economía agropecuaria ha disminuido su participación en el total departamental al pasar de representar más del 40% del PIB territorial en 1990 a menos del 30%; ello es explicado por el avance de la economía de servicios, que de un poco más del 20% en 1990, hoy participa con más del 35%. Gráfica 24 Magdalena. Participación (%) en el Producto Interno departamental por rama de actividad económica, 1990, 1995, 2000 y 2005

Fuente: OAP con base en DANE. Cuentas económicas departamentales 1990 - 2005

Así mismo, nuestra economía crece positivamente desde 2001 y en 2004 y 2005 creció a tasas de 5,56% y casi 10% anual respectivamente. Preliminarmente, en 2006 la economía departamental creció en 6,31%

79

Gráfica 25 Crecimiento económico 1990 – 2005, Colombia y Magdalena. 1991 – 2005p

Tasa de crecimiento del PIB 2000 – 2005 a precios constantes de 2000

Fuente: OAP con base en DANE. Cuentas económicas departamentales 1990 - 2005

Aun cuando el sector agropecuario muestra un comportamiento en su crecimiento de ciclos cortos, entre 20001 y 2005 incrementó su crecimiento promedio respecto de los años noventa donde tuvo una clara tendencia decreciente. Por su parte, el sector turismo, medido indirectamente por el PIB de hotelería y restaurantes se recupera después del 2000 y entre 2003 y 2005 presenta tasas promedio del 4% anual.

Gráfica 26 Magdalena. Crecimiento PIB Agropecuario, Turismo y Total, 1991 – 2005p

Fuente: OAP con base en DANE. Cuentas económicas departamentales 1990 - 2005

80

El ingreso per cápita de los magdalenenses ha sido inferior al promedio nacional, representando hoy menos del 51% del ingreso per cápita promedio nacional en pesos corrientes. Gráfica 27 Producto Interno Bruto per cápita, Colombia y Magdalena. 2000 – 2005 (en pesos constantes de 2000)

Fuente: OAP con base en DANE. Cuentas económicas departamentales 1990 - 2005

Paralelamente, el ingreso per cápita ha observado un crecimiento de más del 4% real entre 2004 y 2005, aunque inferior al crecimiento de la economía departamental. Gráfica 28 Magdalena. Tasas de crecimiento de PIB per cápita y PIB Total, 2000 – 2005, base 2000
Magdalena. Crecimiento del PIB por habitante y del PIB Total, 2000 – 2005 a precios constantes de 2000

Fuente: OAP con base en DANE. Cuentas económicas departamentales 1990 - 2005

81

2.3.2. Competitividad departamental La pequeñez de nuestra economía en el concierto nacional, su bajo nivel de valor agregado industrial e innovación y un bajo ingreso per cápita promedio se reflejan de alguna manera en el desempeño en competitividad a través del tiempo. Magdalena, desde que se lleva una medición de escalafón de competitividad para 23 departamentos del país se ha ubicado en los tres o cuatro últimos lugares de dicho ranking, evidenciando problemas estructurales de su economía y organización socioeconómica y la ganancia de un puesto en el escalafón entre 2000 y 2004 (del lugar 19 al puesto 18) y la mejoría en puntaje respecto a la economía regional más competitiva (Bogotá), de 21,8 a un magro 23,1 nos dicen que el departamento requiere transformaciones radicales en su estructura y desempeño económico. Gráfica 29 Colombia. Escalafones globales de competitividad departamental 2000 y 2004

Fuente:

Ramírez, Juan Carlos, Osorio, Horacio y Rafael Parra Peña (2007). Escalafón de la competitividad de los departamentos en Colombia (2007). Bogotá: Oficina de la CEPAL en Colombia, agosto de 2007. p88.

82

Gráfica 30 Colombia. Escalafones globales de competitividad departamental, 2004 y 2000

Fuente:

IBID. p89.

Tabla 28 Colombia. Posiciones en los factores de la competitividad departamental, 2000 y 2004

Fuente:

IBID. p90.

83

Magdalena clasifica en el nivel bajo de desempeño competitivo y mayor fortaleza competitiva es la mejoría que hasta 2004 presentó en las finanzas públicas del departamento y, más estructuralmente, por su medio ambiente que le otorga posibilidades amplias para el desarrollo económico. Los lunares en competitividad están en capital humano, fortaleza económica (la recesión de 1999 – 2000 afectó negativamente el crecimiento económico departamental) y ciencia y tecnología (a pesar de un sustancial incremento en el índice sintético en este factor). Tabla 29 Colombia. Calificaciones en los factores de la competitividad departamental, 2000 y 2004

Fuente:

IBID. p91.

84

Gráfica 31 Colombia. Posiciones regionales (LI) en los escalafones de competitividad departamental, 2000 y 2004

Fuente:

IBID. p92.

A nivel de regiones, como se observa en la gráfica anterior, los departamentos de la región Caribe colombiana tienden a ubicarse en los puestos del último cuarto de la clasificación, aunque el promedio en el año 2004 mejoró respecto al promedio del año 2000. Los promedios de las otras regiones tanto en 2000 como en 2004 son mucho mejores que los de la región Caribe, demostrando ello que las debilidades en la mayoría de factores son muy fuertes entre estos departamentos. Entre 1992 y 2004 el departamento de Magdalena se ha mantenido en la categoría de desempeño competitivo bajo y en escalafones aún por debajo del promedio regional. Solo superamos a departamentos como Cesar, Nariño, Sucre, Córdoba y Chocó.

85

Tabla 30 Colombia. Posiciones en los escalafones globales de competitividad departamental, 1992 – 2004

Fuente:

IBID. p93.

A continuación, se presentan los indicadores de desempeño en cada factor de competitividad, de acuerdo al último estudio de competitividad de los departamentos46.

Ramírez, Juan Carlos, Osorio, Horacio y Rafael Parra Peña (2007). Escalafón de la competitividad de los departamentos en Colombia. Bogotá, CEPAL (Oficina en Colombia), agosto de 2007.141 pp.

46

86

Tabla 31 Colombia. Desempeño en competitividad de los departamentos en el Factor Fortaleza Económica, 2004

Fuente:

Ramírez, Juan Carlos, Osorio, Horacio y Rafael Parra Peña (2007). Escalafón de la competitividad de los departamentos en Colombia (2007). Bogotá: Oficina de la CEPAL en Colombia, agosto de 2007. p131 - 132.

Tabla 32 Colombia. Desempeño en competitividad de los departamentos en el Factor Fortaleza Económica, 2004 (Conclusión)

Fuente:

Ramírez, Juan Carlos, Osorio, Horacio y Rafael Parra Peña (2007). Escalafón de la competitividad de los departamentos en Colombia (2007). Bogotá: Oficina de la CEPAL en Colombia, agosto de 2007. p131 - 132.

88

Tabla 33 Magdalena. Captaciones por municipio y entidad financiera, 2007
En pesos
Municipio Santa Marta Aracataca Ariguaní Cerro de San Antonio Chivolo Ciénaga El Banco Fundación Guamal Pivijay Plato Sabanas de San Angel San Sebastián Santa Ana Total Magdalena Bancos 499.055.692.862 2.742.508.680 6.501.325.458 1.363.152.097 893.762.096 27.420.129.049 20.719.988.356 25.788.975.824 2.466.148.790 9.703.997.456 12.935.718.246 20.264.387 1.180.399.941 1.029.483.071 611.821.546.313 Compañías de Financiamiento Comercial 16.485.711.603 Cooperativas Financieras 8.857.986.456 Total 524.399.390.921 2.742.508.680 6.501.325.458 1.363.152.097 893.762.096 27.420.129.049 20.719.988.356 25.788.975.824 2.466.148.790 9.703.997.456 12.935.718.246 20.264.387 1.180.399.941 1.029.483.071 637.165.244.372 % del Total 82,3% 0,4% 1,0% 0,2% 0,1% 4,3% 3,3% 4,0% 0,4% 1,5% 2,0% 0,0% 0,2% 0,2% 100,0%

16.485.711.603

8.857.986.456

Fuente:

SUPERINTENDENCIA FINANCIERA DE COLOMBIA (2008). Operaciones activas y pasivas por municipio; Estadísticas trimestrales (captaciones con corte a 31 de diciembre de 2007).

Como es de esperarse, por su tamaño en el conjunto poblacional del Magdalena y ser una economía de servicios, Santa Marta concentra la mayor parte de las captaciones y cartera del sistema financiero en el departamento del Magdalena. Tabla 34 Magdalena. Cartera neta por municipio y entidad financiera, 2007
En pesos
Municipio Santa Marta Aracataca Ariguaní Cerro de San Antonio Chivolo Ciénaga El Banco Fundación Guamal Pivijay Plato San Sebastián Santa Ana Total Magdalena Bancos 520.503.984.733 7.132.794.963 14.136.990.702 1.710.737.947 5.134.331.754 17.643.659.147 22.413.386.285 19.900.977.736 3.011.883.495 12.182.164.839 32.607.275.723 2.184.967.949 2.061.643.806 660.624.799.079 Compañías de Financiamiento Comercial 23.088.747.937 Cooperativas Financieras Total % del Total 80,0% 1,0% 2,0% 0,2% 0,7% 2,5% 3,2% 2,8% 0,4% 1,7% 4,6% 0,3% 0,3% 100,0%

23.088.747.937

18.169.440.600 561.762.173.270 7.132.794.963 14.136.990.702 1.710.737.947 5.134.331.754 17.643.659.147 22.413.386.285 19.900.977.736 3.011.883.495 12.182.164.839 32.607.275.723 2.184.967.949 2.061.643.806 18.169.440.600 701.882.987.616

Fuente:

SUPERINTENDENCIA FINANCIERA DE COLOMBIA (2008). Operaciones activas y pasivas por municipio; Estadísticas trimestrales (cartera neta con corte a 31 de diciembre de 2007).

En cuanto a las finanzas públicas de los departamentos, Magdalena mejoró el indicador sintético de desempeño fiscal que calcula el Departamento Nacional de Planeación, al pasar de 54,9 sobre 100 a 61 sobre 100. Tabla 35 Colombia. Indicador de desempeño fiscal de los departamentos, 2000 y 2004

Notas: a Para la capital, promedio simple del indicador sintético de desempeño fiscal de Soacha y Girardot. b Se toma a Bogotá como capital. Fuente: Ramírez, Juan Carlos, Osorio, Horacio y Rafael Parra Peña (2007). Op. Cit. p133.

Igualmente, el Departamento entre 2005 y 2006, de acuerdo al análisis del Ministerio de Hacienda y Crédito Público mejoró su condición de superávit fiscal.

90

Tabla 36 Colombia. Déficit o Superávit Fiscal en las Gobernaciones 2005 y 2006

Fuente:

MINISTERIO DE HACIENDA Y CREDITO PUBLICO (2007). Informe de viabilidad fiscal 2006 de los Departamentos; Cuadro 9, p31.

91

Tabla 37 Colombia. Saldo de la deuda interna y externa departamental, 2005 y 2006

Fuente:

MINISTERIO DE HACIENDA Y CREDITO PUBLICO (2007). Informe de viabilidad fiscal 2006 de los Departamentos; Cuadro 15, p40.

A partir de la ejecución del Acuerdo de Reestructuración de Pasivos, el Departamento ha reducido el saldo de su deuda pública. 92

Tabla 38 Colombia. Cumplimiento de normas que regulan el endeudamiento: Leyes 358, 549, 617 y 819 en los departamentos, año 2006

Fuente:

MINISTERIO DE HACIENDA Y CREDITO PUBLICO (2007). Informe de viabilidad fiscal 2006 de los Departamentos; Cuadro 16, p42.

A 2006, el Departamento cumple con algunos parámetros financieros legales (Balance Primario, gastos de funcionamiento sobre ingresos corrientes de libre destinación en la Administración Central y ejecución del Acuerdo de Reestructuración de Pasivos); sin embargo, no estaba cumpliendo con disponer capacidad de endeudamiento, transferencias legales a los organismos de control y aportes al FONPET.

93

Tabla 39 Colombia. Valor máximo de los gastos de funcionamiento 2006 y cumplimiento de las Leyes 617 de 2000 y 716 de 2001 a nivel departamental

Fuente:

MINISTERIO DE HACIENDA Y CREDITO PUBLICO (2007). Informe de viabilidad fiscal 2006 de los Departamentos; Cuadro 17, p43.

94

Tabla 40 Magdalena. Balance financiero departamental al cierre de 2006
En millones de pesos

Fuente:

MINISTERIO DE HACIENDA Y CREDITO PUBLICO (2007). Informe de viabilidad fiscal 2006 de los Departamentos; p264.

95

Tabla 41 Colombia. Desempeño en competitividad de los departamentos en el Factor Infraestructura, 2004

Fuente:

Ramírez, Juan Carlos, Osorio, Horacio y Rafael Parra Peña (2007). Op. Cit. p134.

Tabla 42 Colombia. Desempeño en competitividad de los departamentos en el Factor Capital Humano, 2004

Fuente:

Ramírez, Juan Carlos, Osorio, Horacio y Rafael Parra Peña (2007). Op. Cit. p135.

En capital humano, Magdalena muestra un desempeño muy bajo respecto de la gran mayoría de departamentos. En el porcentaje de colegios ubicados en las categorías alto, superior y muy superior en el examen de ingreso a la educación superior, nuestro departamento ocupó en 2004 el penúltimo lugar, con apenas el 5,2% de colegios de secundaria en estas categorías. En logro educativo, solo superamos a La Guajira, Córdoba, Chocó y Cesar; mientras que en afiliación a los regimenes contributivo y subsidiado en salud en 2004 estábamos entre los ocho departamentos con cobertura inferior al 50% de la población objetivo.

Tabla 43 Colombia. Desempeño en competitividad de los departamentos en el Factor Ciencia y Tecnología, 2004

Fuente:

Ramírez, Juan Carlos, Osorio, Horacio y Rafael Parra Peña (2007). Op. Cit. p136.

A pesar de ser uno de los factores de bajo desempeño en la competitividad del Magdalena, en Ciencia y Tecnología se registran los mejores avances, tanto en la tasa de docentes con doctorado, en investigadores asociados a grupos de investigación y en la cantidad de grupos de investigación reconocidos por COLCIENCIAS por 100.000 habitantes.

98

Tabla 44 Colombia. Desempeño en competitividad de los departamentos en el Factor Medio Ambiente, 2004

Fuente:

Ramírez, Juan Carlos, Osorio, Horacio y Rafael Parra Peña (2007). Op. Cit. p137 - 139.

99

Tabla 45 Colombia. Desempeño en competitividad de los departamentos en el Factor Medio Ambiente, 2004 (conclusión)

Fuente:

Ramírez, Juan Carlos, Osorio, Horacio y Rafael Parra Peña (2007). Op. Cit. p137 – 139.

100