You are on page 1of 5

Tumen Humberto Bonilla Caamal

Por Humberto Bonilla Caamal

Lela’ in watan, ts’o’ok 40 ja’ab ts’o’kok in beel yéetel, chéen ba’axe’ ya’ab u k’uuxil, yaan ora ku yóotik u loxen, ya’ab u k’áatik taak’in, le je’elo’ yaan jo’op’éel pa alalo’ob yaanto’on, jo’op’éel, je’elo’ ma’alob juts’abaj jel ku kaajal le tsikbala’.

Esta es mi esposa, llevo 40 años de casado con ella, pero se enoja mucho, a veces me quiere pegar, pide mucho dinero, tenemos cinco hijos, cinco. Bueno arrímate ahí, ya voy a empezar a platicar.

Nin ka’aj in tsikbalte’ex u kuentoi’ ba’ax úuch ti’ brujai’, ti’ jump’éel noj kaaj ku k’aaba’tik Noj Paat, Noj Paat ti’ yaan ka’ap’éel lúub ti’ Noj Káakab, ka’a lúub yanik ti’ Noj Káakabe’ ti’ yaan u kaajil Noj Paat.

Voy a platicarles lo que le sucedió a una bruja, de una ciudad que se llama Noj Paat, Noj Paat se encuentra a ocho kilómetros de Noj Káakab, se encuentra a ocho kilómetros de Noj Káakab, se encuentra el pueblo de Noj Paat.

Te’ tu kaajil Noj Paato’ juntéen yaakile’ jump’éel xtaabay wáa ich españole’ le ku ya’al ti’ echicera táan u máane’ ka’aj tu kaxtaj jump’éel je’, tu kaxtaj túun jump’éel je’ beyo’ ka’aj tu machaje’, ka’aj tu bisaj tu yotoch. Te’ tu yotocho’ ka’aj tu ts’áaj chi’ k’aak’, te’ chi’ k’áako’ ka’aj jo’op’ u máak k’iin, ka’aj jo’op’ u máan k’iin.

En una ocasión en el pueblo de Noj Paat, una x - Tabay o en español se dice hechicera, mientras caminaba se encontró con un huevo, entonces encontró un huevo. Así lo tomó y lo llevó a su casa. Ahí en su casa lo puso junto al fogón, y ahí junto al fogón fueron pasando los días, fueron pasan do los días.

Ka’aj tóop’ le je’o’ juntúul chan paal tóop’ik. Ka’aj jo’op’ u bin u líik’il le chan paal beyo’, ba’axe’ ma’ nojojchaji’ ka’aj p’áat beyo’ enano le paalo’, ma’ nojoch chaji’. Le paal túuno’ tu k’ajóoltaj beyo’ le echicerao’ beey u chiiche’. Juntéen yaakil túune’ le paalo’ ku yilik u chiicho’ jach ya’ab u kanáantik te’ chi’ k’áako’, ma’ táan u luk’ul casi te’ chi’ k’áak’ beyo’, cada ku taale’ ku p’áatali’, ma’ táan u luk’ul casi te’ chi’ k’áak’o’ le u chiicho’.

Cuando el huevo brotó, salió un niño. Cuando el niño empezó a crecer, no creció, se quedó un enano el niño, no creció. De este modo el niño conoció a la hechicera como su abuela. En una ocasión el niño se dio cuenta que su abuela cuidaba muc ho el fogón, casi no se movía de ahí, cada vez que se acercaba permanecía un buen rato, su abuela casi no se movía del fogón.

Ka’aj tu ya’alaj túun le kabal ooko’, wáa le ku ya’alal enano, ka’aj tu ya’alaje’:

Entonces el chaparro, al que le dicen le enano, dijo:

Ba’axten in chiich, leti’e’ jach ku kanáantik te’ela’? Yaan in wilik bix ku n áachtal te’ela’, ka’aj páatchajake’ in wilike’ ba’ax u ta’akmaj te’ela’:

— ¿Por qué mi abuela cuida mucho este lugar? Tengo que ver l a forma de alejarla de aquí, para que pueda ver que esconde aquí.

Juntéen yaakile’ ka’aj taal tu tuukul bey le chan kabal ooko’, ka’aj tu jolaj, tu jolaj u yiit u p’uul u chiich, le káan xi’ik ch’a’ ja’i’ tu yo’olal beyo’ ma’ u séeb chu’upul yéetel le ja’o’, ka’aj páatake’ u beeytal u páanik le tu’ux ku tukultik u páani k, le tu’ux ta’aka’an wáa ba’axo’.

En una ocasión se le ocurrió al enano hacerle un agujero al fondo del cántaro de su abuela, le hizo un hueco, y así cuando vaya a buscar agua no puede llenarlo rápido, y de esta forma podría escarbar donde él creía que había algo escondido.

Juntéen yaak túun beyo’ ka’aj tu jolaj le p‘uulo’, ka’aj bin u chiich cha’a ja’, como tu t’ojik le ja’o’, tu t’ojik le ja’o’ ma tu chu’upul le p’uulo’. Le kabal ook túuno’ tu ja’ats’ik, tu ja’ats’ik, tu jats’ike’, ka’aj tu kaxtaja ka’ap’éel ba’alo’ob bey beeytaka’, ku ya’alal ich españole plato wáa jaajay k’ato’ob, chéen ba’axe’ beeta’an de oro.

En esa ocasión que le hizo un agujero al cántaro, cuando su abuela fue a buscar agua, lo empezó a llenar pero no se llenaba el cántaro. Entonces el enano empezó a escarbar, escarbaba y de repente encont ró dos cosas así de grandes, que se dice en español plato o articulo de barro plano, que estaban hechas de oro.

Le enano ka’aj tu jats’aj le ka’ap’éel ba’al beya’, ka’aj juumnajij, le ka’aj juumnaje’, ka’aj u’uya’ab tumeen le rey te’ Uxmal , le ka’aj tu yu’ubaj le rey te’ Uxmal u juum le ba’al beya’, ka’aj tu ya’alaj ti’ u soldados wáa leti’e’ máaxo’ob áantik beyo’:

En enano al escarbar estas dos cosas así, sonó muy fuerte, el sonido fue escuchado por el rey de Uxmal. Cuando el rey de Uxmal escuchó el son ido de estas cosas, el dijo a sus soldados o las personas que lo ayudan:

ch’a’amai’ ten le ba’alo’ob ku meyaj to’ono’, tia’al u

Xeen a wile’ex le ko’olel te’ Noj Paato’, leti’

Vayan a ver a la mujer de Noj Paat, ella tiene esas cosas que nos sirven para comunicarnos.

t’anikuba’obo’.

 

Le ka’aj bin ya’abach ba’atel máako’ob, le ku ya’ala’al ich español soldadoso’obo’, bino’obe’ ka’aj ch’a’ab le chan kabal ook, wáa le enano yéetel u chiicho’, ka’aj bisa’abo’ob Uxmal. Ku k’usa’alo’ob Uxmale’ ka’aj a’alabti’obe’:

Entonces fueron muchos guerreros o aquellos que se hacen llamar soldados, para t raer al chaparro o enano junto con la abuela, fueron llevados hasta Uxmal. Cuando llegaron a Uxmal les dijeron:

Ba’axten ta ch’a’aje’ex le ba’al je’ela’? Lela’ u tia’al rey ma’ a tiale’exi’, chéenta wokolte’ex ti’ teen. Le o’olale’ te’exe’ yaan a kíinsa’ale’ex sáamal tu ka’atúulale’ex.

del rey, no de ustedes, simplemente las robaron.

¿Por qué tomaron estas cosas? Estas cosas son

Por ese motivo a ustedes los van a matar mañana, a los dos.

Ka’aj túun tu ya’alaj le u chiich le enano:

Por lo que contestó la abuela del enano:

Ts’a’ex to’on jump’éel oportunidad, ma’ kíinsko’one’ex.

Danos una oportunidad, no nos maten.

Ka’aj láaj juntarta’ab tuláakal le nukuch kaajo’ob tu báak’pach Uxmal, ti’ yaan K’aba’i’, ti’ yaan Sayil, ti’ yaan Labnaj, ti’ yaan K’oox tuláakal Noj Káakab, ba’alo’ob kaajilo’ob beyo’, ka’aj tu ya’alajo’obe’:

Ma’alob ts’aabil ti’ob jump’éel vez t ia’al ma’ u jáan kiinsalo’ob.

Entonces reunieron a todas las grandes ciudades que están a los alrededores de Uxmal, entre ellas se encontraban K’aba’, Sayil, Labnaj, K’óox a todos, a Noj Káakab, a muchos pueblos, entonces dijeron:

Está bien, que les den una oportunidad, no los maten a la primera.

Ka’aj túun tu ya’alaj le reyo’:

Entonces el rey dijo:

Chéen ba’axe’in k’áate’ jump’éel áak’abe’ yaan a

Está bien, pero yo quiero que en una noche

láaj xokike’ex u le’ jump’éel ya’ax che’ yaan te’elo’, k’ajóola’an ich españole’ “Ceiba”. Le káan sáasak wáa ta láaj a’ale’ex jayp’éel u lei’, ma’ táan a kinsa’ale’ex.

cuenten todas las hojas de la mata de ya’ax che’ que está ahí, conocida en español como ceiba. Si logran contar todas las hojas antes del amanecer, entonces no los van ma tar.

Je’elo’ ka’aj túun áak’abchaj beyo’, le u chiich le enano ka’aj tu t’anaj le síiniko’obo’, ka’aj tu t’anaj le mejen síiniko’obo’:

De esta manera cuando oscureció, la abuela del enano llamó a las hormigas, habló a las hormiguitas:

Ko’otene’ex weye’-

Vengan aquí.

Ka’aj tu láaj nats’aj le mejen síiniko’obo’ beyo’, ka’aj tu ya’alaj ti’ le mejen síiniko’obo’:

De esta manera se acercó a todas las hormiguitas, y les dijo:

Yaan a láaj xokike’ex ten u le’ le ya’ax che’ ti’ le

Van a contar todas las hojas de la cieba en esta noche, quiero que cuando den las cinco de la mañana hayan terminado de contarlo, cuando esté amaneciendo ya deberían de haber terminado, de lo contrario a nosotros nos matarán.

áak’aba’, in k’áate’ le kéen u ya’al las 5 de la mañanae’ ts’o’ok a láaj xokike’ex, tu taal u sáastale’ a láaj xokme’ex u le’, tumeen wa ma’e’ yaan k kinsa’al to’on, áanto’onexi’.

Ma’alob.

Está bien.

Le síiniko’obo’ ka’aj jo’op’ u na’akalo’ob tu k’ab le che’o’, tu na’akalo’ob tu yéemelo’ob, tu na’akalo’ob tu yéemelo’ob, le ka’aj sáaschaje’ ts’o’ok u láaj xok iko’ob u le’ le ya’ax che’o’.

Las hormigas empezaron a subir en la mata del árbol, subían y baja ban, subían y bajaban, cuando amaneció ya habían terminado de contar la hojas de la ceiba.

Le ka’aj taal le reye’ ka’aj tu láaj juntartato’ob tu ka’atéen, tuláakal le máako’ob yaan u yéet meyajo’, ka’aj a’alab ti’e’:

Cuando el rey llegó, juntó a todos de nuevo, a todos sus empleados y les dijo:

Ta xoke’ex?

¿Las contaron?

T xokaj.

— Las contamos.

Je’elo’ chuka’an wáa túun’?

— Entonces ¿está completo?

Chuka’an, je’ela’.

— Está completo, toma.

Ka’aj a’alab ti’, pero ma’ uts tu t’aan le rey beyo’, ku ya’alike’ ma’ tu krextik , ka’aj tu ya’alaje’:

Eso le dijeron, pero al rey no le gustó, él decía que no lo creía, por lo que dijo:

Jel xokbil tumeen le máako’obo’.

Entonces que sean contadas de nuevo por mis hombres.

Ka’aj jo’op’ u xokoj, tu bisaj óoxp’éel k’iin ti’ob ka’aj tu láaj xokok, ka’aj tu yilajo’obe’ de que jach je’ex xo’okiko’, bey úuchiko’, chuka’an je’el bix jayp’éel le’ tu ya’alajo’obo’.

Entonces empezaron a contarlas, les llevó tres

días, al final se dieron cuenta que así como le habían dicho, así era, estaba completo tal y como

le

habían mencionado.

Le rey túuno’ ma’ ki’imak u yóoli’, le rey kin wa’alika’ ich maayae’ ku ya’ala ti’ ajaw, je’elo’ le ajawil túun te’e le Uxmalo’ ma’, ma’ ki’imak u yóoli’, tumen bey ma’ teen u kíins bey le enan o okolt le ba’al ti’o’, ka’aj túun tu ya’alaj le reyo’:

Por este motivo el rey no se sentía contento, el rey que en maya se dice "Ajaw," entonces el Ajaw de Uxmal no estaba contento porque no iba a matar el enano que le robó sus utensilios, por lo que dijo:

In k’aat ka’aj ts’áaje’ex uláak’ prueba ti’, wáa ka’aj túunta’ak u yóol tu ka’atéen, tumeen palabra pruebae’ ich maayae’ ku ya’alal ti’ túutaj óolal.

Quiero que les pongan otra prueba, o los vayan

a poner otro túuntaj óol, porque la palabra para

prueba en maya es túuntaj óol.

Ba’ax túun a k’áat? ku ya’alal ti’.

¿Y que quieres? - le preguntaron.

In k’áate’ le ka’aj k pa’aj tuk’ tu pool, óoxp’éel tuk’

— Quiero que le rompamos cocoyoles en la

in k’áat in pa’aj tu pool, wáa ma’ kíim yéetel le óoxp’éel tuk’o’, kin k’ubik ti’, tuláakal le ba’ax je’ela’, kin kubik ti’, le piramide wáa le palacio kin k’ubik ti’.

cabeza del enano, tres cocoyoles quiero romper en su cabeza, si no se muere con los tres cocoyoles, le entregó, todo esto le daré, el palacio

o

pirámide le voy a entregar.

Ka’aj tu núukaj túun le enano wáa le kabal ooko’:

Entonces contestó el enano o chaparro:

Ma’alob, uts tin t’an ka’aj pa’aj óoxp’éel tuk’ tin

Está bien, estoy de acuerdo que rompan los

pool, ba’ale’ wáa ku ts’o’okol u pa’abal le óoxp’éel tuk’ tin pool ma’ kíimeno’, kin pa’ak ta pooli’.  

t res cocoyoles en mi cabeza, pero si después de que rompan los tres cocoyoles no me muero, los romperé también en tu cabeza.

Ka’aj tu ya’alaj le reyo’:

Al

que el rey contestó:

Ma’alob.

Está bien.

Le reyo’ u tukulmaj beyo’ l e keen pa’abak le óoxp’eel tuko’ yaan u kíimil. Je’elo’ ka’aj bin túun u chiich le enano’ ka’aj tu kaxtaj jump’éel casco beya’ ka’aj tu ts’áaj tu pool, ma’ ojéela’ani’ chéen leti’ u yojel, tu ts’aaj beya’ ka’aj tu ts’aaj jump’éel peluca, wáa u ts’aaj u yáalal u tsotsel u pool.

El

rey creía que cuando rompan los tres

cocoyoles al enano, éste iba a morir. Entonces la abuela del enano buscó un casco para ponerle en

la

cabeza, nadie sabía sólo ella, lo puso de esta

manera, y le puso la peluca, o le puso otra capa de

cabello.

Ka’aj sáaschaj beyo’ , ka’aj jo’op’ u pa’abal túun le tuk tu poolo’, ja’ats’ jump’éel tuk beya’ mix ba’al úuch ti’, ts’o’okole’ ka’aj ka’a ja’ats’ uláak’ jump’éel tuk’ mix ba’al úuch ti’, ku ya’alik le reey túuno’:

De esta manera al amanecer empezaron a romper cocoyoles en la cabeza del enano, rompieron uno pero no le pasó nada, enseguida rompieron otro, pero no le pasó nada, a lo que el rey dijo:

Bejla ku kíimil e’.

Ahora se va a morir.

Ka’aj ja’ats’ uláak’ ti’e’ mix ba’al úuch ti’, ka’aj ja’ak’ u yóol.

Y

le rompieron otro, pero no le pasó nada, por lo

que se asustó.

Je’elo’ beora máanen kulen teech, ti’ teech ku jats’bil beora ta poola’ - ku ya’alal ti’.

Ahora tú sigues, pasa a sentarte que a ti te van

a

romper cocoyoles en la cabeza – le dijeron.

Ka’aj máansa’ab túun le rey beyo’ tu taanil tuláakal le kaajo’obo’ bak’pacho’, ka’aj kulaj le reyo’, ka’aj ma’ache’ ka’aj ts’a’ab tu pool le tuk’o’ ka’aj ja’ats’ij, le ka’aj ja’ats’ le tuk’o’ tu pool le reyo’ ka’aj lúube’ kimen.

Entonces pasaron al rey frente a todos los reyes de los alrededores. Al sentarse el rey tomaron el cocoyol para ponerlo en su cabeza y lo pegaron. Cuando rompieron el cocoyol en la cabeza del rey, él cayó muerto.

Yaakele’ le nuxi’ múul bey p’áato’, ka’aj tu k’aabata’ adivino, wáa u k’áat u ya’al ich maaya “ti’ na’atabi’”, bey p’áatik túuno’, ka’aj p’áat túune’ le enano ti’ p’áat kajtal tu kaajil Uxmal ka’aj tu p’átajo’ob Noj Paat.

De esta forma la pirámide se le llamó "el adivino," que en maya significa “Ahí fue sucedió el encanto”, y así se quedó, de esta forma el enano se quedó a vivir en Uxmal, dejaron Noj Paat.

Ts’o’okij .

Se acabó.