You are on page 1of 3

NOCIONES DE ALCANTARILLADO PLUVIAL.

El sistema de alcantarillado pluvial, tiene como función primordial recoger y retirar el agua
de lluvia que se capta en las calles y áreas verdes de una localidad para tratar de evitar las
probables inundaciones que puedan presentarse en épocas de lluvias.
Al ingeniero civil se le presenta en el diseño de un sistema de alcantarillado pluvial, la gran
dificultad de considerar la tormenta adecuada (cantidad de lluvia) para su cálculo. Además
el problema se complica por el desmedido crecimiento de la mancha urbana en una
localidad, incrementando con esto las áreas impermeables y con ello el volumen de
escurrimiento. De la misma manera la falta de voluntad de las autoridades para realizar
este tipo de obras dado que económicamente no son redituables.
Para que el proyectista conozca la cantidad del agua de lluvia que es obligatorio utilizar en
el diseño del sistema de alcantarillado pluvial es necesario apoyarse en los datos que
proporcionan los pluviómetros y los pluviógrafos.
Con el pluviómetro se mide la altura del agua de lluvia en una probeta graduada, donde
cada milímetro equivale a un milímetro de lluvia por metro cuadrado, y cada centímetro
por metro cuadrado equivale a un litro.
Con el pluviógrafo se obtiene un registro de altura contra tiempo, esto se mide mediante
una gráfica que recibe el nombre de pluviograma.


INTENSIDAD DE LLUVIA.

La intensidad de la lluvia, es la cantidad de agua promedio que cae durante una tormenta
y se mide al dividir la cantidad o volumen de lluvia entre el tiempo que dura la tormenta o
la precipitación, pero este dato no es suficiente para proyectar un sistema de
alcantarillado pluvial, para esto es necesario conocer la rapidez de variación de la altura
de la lluvia con respecto al tiempo, a ello se le llama intensidad de lluvia.

Donde

I= intensidad de lluvia en mm/hora
H= altura de lluvia (cm)
T= tiempo de duración de la lluvia (min)






COEFICIENTE DE ESCURRIMIENTO.

Como no toda el agua de lluvia que cae en una localidad escurre por la superficie, hay que
considerar únicamente la parte de ella que realmente escurre. Con este dato y el volumen
llovido, se calcula el coeficiente de escurrimiento o de escorrentía, el cual se representa
con la letra “C”.






Los principales factores que determinan el coeficiente de escorrentía son: la
permeabilidad, la evaporación, la vegetación y la distribución de la lluvia; a continuación
se presentan algunos valores de “C” que se utilizan para diferentes zonas de una localidad:

Valores de “C” para diferentes zonas
Zona Coeficiente
Zonas mercantiles 0.70 a 0.90
Zona comercial 0.60 a 0.85
Zona industrial 0.55 a 0.80
Zonas residenciales
a) Departamentos 0.50 a 0.70
b) Casas de tipo residencial 0.25 a 0.50
c) Parques y jardines 0.05 a 0.25
d) Áreas no desarrolladas 0.10 a 0.25


CURVAS DE FRECUENCIA.
Con los datos que se obtienen de los pluviógrafos; durante varios años, se construyen
registros que permiten conocer las intensidades de las lluvias y la frecuencia con que
suceden, lo que da origen a unos datos históricos o un estudio estadístico de las
intensidades de las lluvias.
En una lluvia, lo que interesa es conocer la intensidad máxima ya que es la que tiene un
mayor peso en el diseño.
La lluvia como cualquier otro fenómeno se presenta cíclicamente y entre más intensa sea,
más rara vez se presenta; relacionando la intensidad con el tiempo en una gráfica se
obtiene la llamada “Curva de Precipitaciones”.

ESTIMACIÓN DE GASTOS.
Para estimar los gastos pluviales, existen varios métodos, todos ellos consideran el área de
captación y la intensidad de la lluvia, que es función del tiempo de concentración.
El “tiempo de concentración” es el tiempo en que la gota de agua que cae en la zona más
lejana del área de aportación tarda en llegar al sitio de concentración. En un sistema de
alcantarillado pluvial, este tiempo está formado por dos tiempos, uno de ellos llamado
tiempo de ingreso y el otro tiempo de escurrimiento.
El “tiempo de ingreso”, es el tiempo que tarda en escurrir una gota de agua desde el sitio
más alejado del área de captación hasta entrar en el traga tormenta más cercano,
depende entre otras cosas de la rugosidad del terreno, la pendiente topográfica del área,
etc.
El “tiempo de escurrimiento”, se considera el tiempo que tarda en escurrir una gota de
agua dentro de una atarjea y generalmente se mide este tiempo entre dos pozos de visita.
Dado que la velocidad media del agua no puede establecerse fácilmente, es necesario
suponerla considerando la pendiente del terreno.
Conociendo el tiempo de concentración, éste se sustituye en las ecuaciones de intensidad,
para con ello llegar a obtener unas fórmulas empíricas y con ellas poder calcular el gasto
pluvial, en estas fórmulas se consideran: la intensidad de la lluvia, el área de captación y el
coeficiente de escorrentía, siendo la más usual la del “Método Racional” y que se expresa
de la siguiente manera,



Donde:

Q = Gasto pluvial en lps.
C = Coeficiente de escorrentía
I = Intensidad de la lluvia en mm/hora
A = Área por drenar en hectáreas
27.78 = Coeficiente para uniformizar unidades

Para diseñar un colector de drenaje pluvial se siguen los pasos que a continuación se
mencionan:

1. Se calculan las áreas y los coeficientes de escurrimiento utilizando un plano
topográfico y aplicando las fórmulas adecuadas.
2. Se define la frecuencia de diseño.
3. Se calcula la intensidad de la lluvia y se propone la sección del conducto y se
calculan a su vez los tiempos de escurrimiento, recorrido en tuberías y de
concentración.
4. Se calcula el gasto a desalojar y se verifica la sección propuesta, posteriormente se
analiza el conducto trabajando a tubo lleno.
5. De la misma manera se calculan los tramos subsecuentes del colector.
6. Los ramales se calculan de la misma forma.