You are on page 1of 3

JOHANA COPES, BAILARINA DE TANGO

Pasta con coreografía

Esta vez Johana Copes se metió en el baile. Rodeada de sabrosos


ingredientes se lanzó a la pista y, al compás del 2 por 4, presentó una
fórmula con firuletes.

Johana Copes prácticamente nació envuelta en los acordes del 2 por 4 -su padre es el
conocido bailarín de tango Juan Carlos Copes-, pero a la vez desarrolló una insólita
pasión por las hornallas. "Me encanta cocinar, estoy todo el tiempo con nuevas
fórmulas. Diego, mi pareja, es el que tiene a cargo la parte más difícil: a él le toca
probarlas. Me gusta investigar y hacer distintos experimentos con las recetas."

¿Son exitosos?

Totalmente. Participé en un concurso de cocina patrocinado por una conocida marca de


pan y me gané un viaje a México nada menos, estaba fascinada.

¿Esa afición por la cocina está en sus ancestros?

Mi papá no sabe cocinar ni un huevo frito. Pero mi mamá, Miriam, es muy buena
cocinera. De ella heredé esa pasión, que también tiene sus bemoles. De chica me comía
todo.

¿Engordaba todo también?

Me salvó mi afición por el baile. Desde chiquita quise estar en la actuación. A los 7
años estudié danza clásica y a los 11 empecé con el tango. Las clases las daba mi papá,
especialmente para jóvenes. Al principio todo era como un juego. Yo bailaba en el patio
de mi casa de Haedo un poco para deslumbrarlo. Mi vocación era ser artista, por eso
hice también un taller de teatro y otro de tango-danza.

jueves, 18 de septiembre de 2008


2
¿Cómo se convierte en la pareja de baile de Juan Carlos?

Cuando se disolvió la dupla con María Nieves, él bailó con distintas chicas. Decía que
yo no estaba preparada. Pero, de la noche a la mañana, me animé. Aunque tenemos un
límite, bailamos tango y milonga, pero nada que hable de amor.

¿La ayudó en su carrera ser la hija de Juan Carlos?

No sé hasta que punto. Mi papá me exigió aún más que a las demás y ahora se lo
agradezco.

¿Cómo fueron sus inicios?

Debuté a los 14 años, en un espectáculo con Eleonora Cassano y Julio Bocca. Pero
recién a los 17 empecé a sentir el tango. Estuve en un show donde me tocaba bailar con
un ruso y un español. Lo que más me sacudió fueron los 3 meses que estuve en
Broadway con Tango Argentino. El grupo recaló allí luego de un gran éxito en París.

Linda experiencia. ¿Y ahora en qué está?

Espero a mi primer hijo. Pero antes de empezar a lidiar con las mamaderas, participaré
del festival "Bailemos tango", entre el 23 y 29 de noviembre, en Mansión Dandi, de San
Telmo. Mi papá está invitado, pero yo lo voy a mirar desde la platea. Piensen que en la
primera semana de diciembre nacerá mi bebé.

Muy prudente. Y ahora cuéntenos qué piensa preparar.

Con Fernando Saulino, chef de El Farol, un lugar con nombre de tango, haremos

Orecchiette con habas y panceta.


Lo que lleva

orecchiette. 400 GRAMOS

aceite de oliva. 1/2 POCILLO

panceta ahumada. 100 GRAMOS

cebolla blanca. 1

concassé de tomate. 1 TAZA

habas peladas. 1 TAZA

jueves, 18 de septiembre de 2008


2
ajo picado. 1 DIENTE

perejil picado. 1 CUCHARADA

sal y pimienta. A GUSTO

Con las indicaciones de Fernando, Johana desgrasó la panceta cortada en tiritas en una
sartén. Desechó la grasa, agregó el aceite, el tomate, el ajo y las habas, y rehogó hasta
que estuvieron tiernas. Hirvió la pasta en agua salada 12 minutos, escurrió, sarteneó con
la salsa y agregó el perejil, mientras Fernando prohibía el queso rallado. Emprendimos
la degustación con gaseosas -Johana no bebe alcohol en esta etapa- mientras el vino iba
para otras mesas haciéndonos piantar un lagrimón.

Diana Castelar

jueves, 18 de septiembre de 2008


2