You are on page 1of 3

EL MERCURIO

El mercurio o azogue o ☿ es un elemento químico de número atómico 80. Su nombre y
símbolo (Hg) procede de hidrargirio, término hoy ya en desuso, que a su vez procede
del latín hydrargyrum y de hydrargyrus, que a su vez proviene del griego hydrargyros (hydros =
agua y argyros = plata). El nombre de Mercurio se le dio en honor al dios romano del mismo
nombre, que era el mensajero de los dioses, y debido a la movilidad del mercurio se le comparó
con este dios.
FORMAS DE MERCURIO

El mercurio es un elemento químico que se encuentra en la naturaleza en el
aire, el agua y la tierra. Su origen puede ser natural (actividad volcánica,
suelos o aguas, naturalmente ricos en minerales de mercurio, etc.) o de
emisiones humanas al aire, agua y suelo. Existe bajo varias formas: mercurio
elemental o metálico, compuestos inorgánicos de mercurio y compuestos
orgánicos de mercurio.
Es un elemento químico, que no se puede crear o destruir. Por ser tóxico para
los seres humanos y animales en todas sus formas químicas, la única solución
ambiental totalmente aceptable, para su disposición final, es colocarlo en
depósitos permanentes aislados de la biósfera (minas subterráneas, depósitos
especiales de seguridad, etc.).
La utilización de mercurio requiere determinados cuidados, y la tendencia a
nivel mundial es ir reduciendo la necesidad de mercurio en procesos
industriales y en productos de consumo masivo.

EXPOSICIÓN AL MERCURIO
La exposición a niveles altos de mercurio puede ser perjudicial perjudicar para
el cerebro, el corazón, los riñones, los pulmones y el sistema inmunológico de
las personas de todas las edades. La población más susceptible a
contaminación con mercurio son las mujeres embarazadas, las que están
amamantando y los niños pequeños. Se ha demostrado que los niveles altos de
metilmercurio en la sangre de los embriones y fetos (desarrollo intrauterino) y
en los niños pequeños puede ser perjudicial para el sistema nervioso ya que
interfiriere con el desarrollo normal del sistema nervioso central del feto y
específicamente con el proceso normal del pensamiento y aprendizaje que
depende del correcto desarrollo del cerebro.










FUENTES DE MERCURIO
El mercurio esta de forma natural en la corteza terrestre y se puede liberar
por la movilización natural, por actividad volcánica o por erosión de las rocas;
Sin embargo más de dos tercios del mercurio que se libera al ambiente
proviene de procesos antropogénicos, tales como la movilización de impurezas
de mercurio en materias primas, la combustión de combustibles fósiles, la extracción de oro y
otros minerales extraídos, tratados y reciclados, la
producción del cemento Portland, etc.

Además, el mercurio es utilizado intencionalmente (agregado en determinados
productos por tener propiedades específicas) en productos y procesos, por lo
cual se puede liberar durante la producción, uso o incineración de productos de
desecho, por ejemplo: incineración de residuos peligrosos (hospitalarios,
electrónicos, metálicos, etc.), la rotura de productos que contienen mercurio,
como termómetros, interruptores, lámparas fluorescentes (lámparas de bajo
consumo, tubulares (“tubolux”), etc. El tratamiento y disposición final
inadecuados de productos y residuos con mercurio también pueden liberar
mercurio al ambiente.











Termómetros de mercurio son un peligro
para la salud
Lunes, 14 de Octubre 2013 | 7:58 am

Créditos: Wikipedia Commons (CC)

La Organización Mundial de la Salud (OMS)quiere poner fin a la exposición de la
población humana al mercurio de los dispositivos médicos de medición.
"El mercurio es uno de los 10 principales productos químicos de mayor preocupación para la salud
pública", aseguran desde la organización. La iniciativa de la (OMS) se llama “Salud Libre de
Mercurio en el año 2020”.
"El mercurio es uno de los diez principales productos químicos de mayor preocupación para la
salud pública y es una sustancia que se dispersa y permanece en los ecosistemas para las
generaciones, causando graves problemas de salud y discapacidad intelectual a las poblaciones
expuestas", ha explicado la directora general de la OMS, Margaret Chan.
Aunque esta iniciativa establece como fecha límite el año 2020, lo cierto es que se lanza
coincidiendo con la firma este jueves del Convenio de Minamata en Mercurio, firmado bajo el
auspicio de la OMS, donde se permite que los países sigan utilizando el mercurio en aparatos de
medición médicos hasta 2030 bajo ciertas circunstancias especiales.
El mercurio es tóxico para la salud humana, siendo una amenaza especial para el desarrollo del
niño en el útero y temprano en la vida, informa 20minutos.es.
Concretamente la inhalación de vapor de mercurio puede producir efectos perjudiciales en los
pulmones y los riñones, en el sistema nervioso, digestivo e inmunológico; además, es corrosivo para
la piel, los ojos y el tracto gastrointestinal, y pueden inducir toxicidad renal si se ingiere.