Muchos aspirantes erróneamente creen que la búsqueda espiritual es un devenir de

experiencias psíquicas o de éxtasis místicos. Pero en realidad, se trata de un desarrollo del
carácter, de la animalidad a la pureza, del egoísmo a la impersonalidad.

...La diferencia entre un mero impulso y una verdadera intuición suele detectarse de dos
modos: primero, esperando unos pocos días, de manera que entonces la mente subconsciente
tiene la oportunidad de prestar su ayuda para decidir el asunto; segundo, observando el tipo de
emoción que acompaña al mensaje. Si la emoción es de baja cualidad, como el enojo, la
indignación, la codicia o la lujuria, entonces, se trata muy probablemente de un impulso del ego.
Si es de cualidad elevada, como ser la generosidad o el perdón, entonces, seguramente es una
intuición.

¡Cuán insignificantes le parecerán todos los hechos terrenales a quien está muriendo! Ese
es el estado mental que podemos llamar desapego interno, y es justamente el que el aspirante
necesita cultivar.

Tal vez un día, alguna mente brillante escriba un libro titulado Egoísmo Inspirado, para
hacerle entender a la gente que el ego también tiene su lugar dentro del plan. El ego es como un
pequeño círculo dentro de uno mayor, el del Yo Superior; y si se mantiene consciente de su
verdadera relación con el Yo Superior, puede seguir estando allí y continuar con sus funciones.

Mientras tu mente está llena de ti mismo, tú le cierras el paso al flujo del Yo Superior. Esto
es así tanto en los momentos de meditación como en los momentos normales. Debes vaciarte de
todos esos intereses terrenales, de todas esas preocupaciones personales, e incluso al final, de
todas esas aspiraciones espirituales egoístas; y lo harás al transferir tu atención a aquello que
está más allá del ego. Sólo debes pensar en el Yo Superior, en su naturaleza y en sus atributos,
en sus muestras y señales de presencia, en su realidad y eternidad.


Hay más de lo bueno dentro tuyo de lo que sospechas, aunque la experiencia pueda hacerte
creer lo contrario. Pero, esto yace en un estrato más profundo; por ello, se necesita más tiempo
para sacarlo a la superficie.


¿Se puede objetar cual es el sentido de la búsqueda si nuestra verdadera realidad es el Yo
Superior? Sí, llega el momento en que la búsqueda deliberada del Yo Superior debe
abandonarse por este motivo. Paradójicamente, esto sucede muchas veces, cada vez que tienes
una Vislumbre, ya que en esos momentos sabes que tú siempre has sido, eres y serás la
Verdadera Consciencia, que no existe nada nuevo que alcanzar ni buscar…

Hay esperanza si tan solo decidimos despertar y comenzar de nuevo, suplantar lo negativo
por lo positivo, y darle más de nosotros mismos al Sendero Breve.


El hecho de que al despertarnos la mente retoma los pensamientos del día anterior, de que
la individualidad se conecta con la vieja individualidad anterior al sueño, prueba la continuidad
de la existencia de una parte del Ser, tanto durante el sueño como durante el estado de vigilia.

Una infinita fe en el poder del Yo Superior para asistirnos debe caracterizar al devoto del
Sendero Breve ―fe tanto en la existencia como en la eficacia de su Gracia.

Francamente, y sin vergüenza, reconocerás el aspecto animal que mora dentro de ti.
Comprendes su rol en el largo desarrollo que has tenido durante tantos nacimientos en el
planeta. Éste ha servido a su propósito. Pero, un propósito más elevado ahora se ha mostrado y
debe, a su debido tiempo, ser cumplido. El ser humano a medias debe convertirse a
continuación en un ser humano completo. Para ello, debe aprender a controlarse a sí mismo, por
más difícil que sea.

Si nosotros no le contamos a los demás que existe la verdad, ¿cómo podría alguien alguna
vez saber acerca de ella?

Aquel que ha tenido la buena fortuna de tener un cónyuge cariñoso no debería reclamarle
al Destino cuando su compañero le es quitado. El mismo karma que los ha puesto juntos
también ha interrumpido la relación. Pero, esto es solo temporal. Realmente no hay pérdida,
dado que la consciencia en momentos de silencio le habla a la consciencia. El amor y el
compañerismo de elevada calidad actuarán como una fuerza de atracción para volver a juntarlos
en algún lugar, en algún momento. Muchos sienten esto en su comprensión interna.


El último estadio, la contemplación, no es ni un profundo pensamiento reflexivo ni un
trance auto hipnótico. Es consciencia intensa, sin la intromisión ni del pequeño ego ni del vasto
mundo.

El método de este ejercicio consiste en mantener vivo, sin interrupción ni pausas, el
recuerdo de la cercanía del alma, de la realidad del alma, de la trascendencia del alma. El
objetivo de este ejercicio es pasar a estar completamente poseído por el alma misma.

A medida que avanza la paz interior, los problemas externos retroceden…

Aférrate a la remembranza del Yo Superior con tenaz persistencia dondequiera que estés y
hagas lo que hagas. Esta es una de las más fáciles, simples y seguras sendas del yoga para
alcanzar la meta efectivamente…

Una vez “sintonizado”, cuanto más tiempo puedas permanecer con el Yo Superior, más
profundo penetrarás; y esto, a su vez, se traducirá en mayor beneficio general, en mayor
creatividad plasmada en ideas, en creaciones artísticas y en intuiciones.


Ser iniciado en “Los Misterios” es ser introducido en la revelación del Mentalismo, en su
significado y en las asombrosas consecuencias a las que conduce; es descubrir que la vida,
después de todo, no importa cuán apasionante pueda ser, es solo como un sueño durante la
noche. Pero, incluso a quien no es iniciado no le está permitido permanecer en perpetua
ignorancia, ya que, en el asombroso hecho de dejar el cuerpo en el momento de la muerte,
sucede un aprendizaje obligado de esta lección de mentalismo, por más aferrada que la persona
pueda estar a sus memorias de este mundo.


Rechaza cada pensamiento negativo con implacable rigor ―ésta es una de las importantes
conclusiones prácticas del Sendero Breve.

El deseo de alcanzar el alma debe tornarse tan dominante y tan ansiado de modo que en ti
se cree una continua tensión interior.


Con certeza puedes esperar tener éxito cuando todos tus pensamientos y todas tus acciones
están fuertemente dirigidas sólo al único propósito de encontrar la verdad, cuando has
subordinado tus sentimientos personales y tus inclinaciones de temperamento para alcanzar este
fin.

Aunque el despertar en conciencia sea el primer modo en el que podemos reconocer al
alma o Yo Superior, es también esta alma o Yo Superior la que hace posible este despertar en
consciencia…


¿Cómo podríamos saber y comprender que esta misma consciencia, de la cual solo
experimentamos un muy pequeño fragmento, es una limitada y condicionada parte de la
Consciencia Universal, de Dios?


...La práctica de la meditación consiste simplemente en profundizar, expandir y fortalecer
la intuición.Una experiencia mística es simplemente una intuición prolongada.

El primer y último trabajo de aquel que está en camino de ser filósofo consiste en
desenmarañar la consciencia de sus propias proyecciones, de sus pensamientos de todo tipo. La
consciencia queda entonces en su estado puro e incondicional.


... El mundo aparece ante el soñador despierto así como aparece ante el soñador dormido.
La diferencia es que el mundo de despierto es más coherente, consistente y lógico que el mundo
de sueños…


Solo mediante el descubrimiento personal del alma, y por consiguiente, solo al entrar
“dentro” de uno mismo para descubrirla, puede un ser humano conocerse a sí mismo.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful