You are on page 1of 6

La sexualidad en las culturas

D.1 A lo largo de la historia, la sexualidad se ha vivido de diferentes maneras dependiendo de la época, el
país y las creencias morales-religiosas. Es por ello, que la visión de la sexualidad varía tanto de un lugar a
otro.
La sexualidad es: El producto del desarrollo de una cultura/Es el resultado de la actitud que se nos ha
sembrado desde nuestra infancia con respecto al tema sexua/Está ligada a la formación social y religiosa
que define los marcos y límites del comportamiento sexual con sus normas y costumbres.
D.2, D.3 Para comenzar, hay que definir el concepto de cultura y sexualidad…
D.4 Cuestión de la sexualidad humana. (Leer)
D. 5 Variedad cultural (Leer)
Hay que señalar que las normas tiene variaciones de todo tipo, como es que para un guerrero Massai, el
tapar el pene es una muestra de vergüenza, los hindúes consideran el acto sexual sagrado, y se da el
desplazamiento de la sexualidad, esto en una tribu polinesia que estaba completamente desnuda y tenía
relaciones sexuales en público pero se ocultaban cuidadosamente para comer.
Es importante resaltar que salvo el tabú del incesto, no tenemos normas universales de comportamiento,
razón por la cual tenemos el deber y el derecho de cuestionarnos nuestra sexualidad contemporánea.
D. 6 Ritos de iniciación sexual (Leer) Ahora bien, el hecho de efectuarse ritualmente con un cuchillo de
piedra, nos da una idea de la antigüedad de esta práctica muy difundida en los orígenes de la civilización.
D. 7 Circuncisión masculina
D. 8 Circuncisión femenina. La dominación faraónica proviene de la creencia en la bisexualidad de los
dioses, solo ellos tiene el derecho a conservarla, el hombre debe encontrar alguna forma de desterrarla, ya
que su mantenimiento sería de consecuencias funestas. Tanto el varón como la mujer deben eliminar las
partes de “alma femenina” y “masculina”, respectivamente.
Una joven no circuncidada tenía una vergonzosa deformidad que le daba apariencia de hombre, se le
consideraba salvaje e impura, por esta razón se implementó en algunas culturas, la infibulación, que tenía
por finalidad mantener la virginidad y evitar los desórdenes que puede provocar la excitación femenina.
Había distintas formas del temor a la libertad y al erotismo, que han marcado al cuerpo y el alma de la
humanidad a lo largo de su historia.
D.9 Historia de la sexualidad
D.10 Prehistoria
Había un misterio de la creación que ocurría en el interior del cuerpo femenino.
PALEOLITOCO: Se realizaron estatuillas femeninas llamadas “Venus”, lo que revela que la mujer y su poder
reproductivo eran sumamente valorados por los grupos humanos prehistóricos.
NEOLITICO: Adoración a la diosa madre, re toma con vigor la representación femenina, sobresaliendo la
figura de la Gran Madre Kubaba. Aquí también las serpientes, por residir en el interior de la tierra, se
consideraron curativas benefactoras y formaron parte del emblema médico.
EDAD DE BRONCE: La fertilidad o la capacidad de engendrar cambia de dueño, ya no es la madre sino el
padre el creador, de esta manera se origina la sociedad patriarcal (organización social en el que la autoridad
la ejerce el varón jefe de familia, dueño del patrimonio, del que formaban parte los hijos, la esposa, los
esclavos y los bienes.) Los genitales masculinos se exaltan en la pintura y la escritura.
D. 11 En el antiguo Egipto, la sexualidad era vista de manera igualitaria y permisiva, gozaban de libertad
sexual, se espera que la mujer fuese fiel y entregada a la casa y los hijos. La mujer tenía posición
privilegiada, pero no en la familia, inclusive existían las prostitutas sagradas. Se permitía el incesto sobre
todo el matrimonio entre hermanos.
En la sociedad babilónica la monogamia era estricta. Aquí, la mujer no era más que un objeto de placer y un
vientre más. Sin embargo, el hombre tenía libertad y legalidad de tener concubinas. Las conductas sexuales
no permitidas, como el adulterio (en las mujeres) eran castigadas duramente.
Diosa Ishtar: diosa del amor, guerra, vida y fertilidad.
D. 12 Cultura sexual en la antigua Grecia
Para ellos la sexualidad tenía mucha importancia. La educación sexual era abierta y exaltaban el erotismo.
Aceptaban hechos sexuales como la infidelidad, las orgías o la homosexualidad. Esto se nota claramente en
las historias de la mitología griega. Hacían culto a la virginidad (Diosa Artemisa). La homosexualidad del
hombre o de la mujer era aceptada y conocida, esto no afectaba la vida o el estatus social de la persona. La
belleza era algo sublime y adorar la belleza masculina o femenina era un acto de adoración.
D. 13 Posturas consideradas contranaturales:
La identificación viril con el caballo que mantenían los griegos y romanos lo alejan del temor a la pasividad
o la identificación femenina, que tienen algunos hombres en la actualidad al yacer debajo de la mujer,
ocupando un espacio que naturalmente no le pertenece y que puede hacer emerger angustias
homosexuales. La penetración estando la mujer de espaldas, ya que se consideraba que era una forma de
relación animal, por lo que se le llamó coito canino.
D. 14 Cultura sexual en la edad media
Fue aquí cuando aparecieron los primeros cinturones de castidad. La iglesia que era cada vez más poderosa
dicta, catalogaba al deseo sexual como carácter diabólico y pecador. Durante estos años también empiezan
a salir a la luz muchos problemas sexuales de salud. Se tenía la creencia de que estas enfermedades eran el
castigo divino por la lujuria sexual.
D. 15 El cristianismo y la moral sexual en el occidente
Es aquí donde las serpientes se les adjudican a estas la peligrosidad de incitadoras al pecado. El concepto
de Ley de lo natural como orden divino, de origen cristiano, comienza a ser el principio con el que se regirá
la moral sexual de occidente. El fin de la naturaleza es la procreación y todo lo que se aparte de esta es un
acto contranatural.
D. 16 cultura sexual en el renacimiento
En esta época se da una corriente de desarrollo intelectual y artístico que viene a cambiar el pensamiento
humano. Hay un gran desarrollo en lo que respecta al desarrollo del hombre y de la sociedad. Se nota esto
en las pinturas que muestran la anatomía sexual de hombres y mujeres, como es el caso de obras de
Leonardo Da Vinci, como es la exaltación del cuerpo femenino por medio de las artes. Gracias al auge
literario de esta época, se propago el desarrollo del conocimiento de la sexualidad a gran escala, dejando
atrás algunas de las restricciones impuestas por la Iglesia. Surge la mujer como un icono sexual, pero
continuaba teniendo mucho menos importancia que el hombre.

D. 17 Cultura sexual en la edad contemporánea
A finales del siglo XIII se introduce un nuevo concepto del placer sexual. Uno de los proyectos que
contribuyo a esto fueron las obras de literatura erótica del Marques de Sade, las cuales, por supuesto,
fueron reprimidas y malentendidas en aquellos tiempos. Pero ya empezaba a verse el sexo como algo más
que un puro acto de concepción.
En el siglo XIX se estudia a la sexualidad más profundamente. La masturbación se consideraba anormal y se
le creía la culpable de muchos males, entre ellos de la epilepsia. Es aquí donde surge el término de
desviación sexual, gracias a una publicación, donde se exponen comportamientos sexuales catalogado de
sucios, impropio y enfermizo. La sexualidad normal era aquella que tenía como fin la procreación, sino, se
trataba solo de una enfermedad sexual.
D. 18 Cultura sexual en el oriente
La sociedad de oriente permitía la sexualidad por el conocimiento y el desarrollo de las funciones sexuales.
En una sociedad como India, son famosos libros sagrados del erotismo, que muestran cómo vivir la
experiencia sexual hasta un punto increíblemente alto. Sin embargo, la política y el machismo siguió con
sus costumbres atroces y represivas en contra del sexo femenino, como lo es el “suti” que consiste en que
cuando la mujer enviuda debe incinerarse viva en la funeraria con su esposo, gracias a los cambios que el
país sufrió en el siglo actual, esta costumbre fue erradicada.
El islamismo castigo y reprimió más fuertemente a la mujeres, situación que continua en la actualidad. Esto
se hace notar al no dejar a las mujeres mostrar sus rostros o al exigirles llevar pesados rodajes. La mujer
está restringida a las labores de la casa, depende económicamente de su marido, no tiene derecho a
estudiar, no puede vestirse ni pintarse o adoptar costumbres de occidente.
D. 19 Cultura sexual en la edad actual
Actualmente vivimos en una etapa de liberación femenina, que empezó desde el inicio del siglo XX, donde
se pretende que la mujer se situé en igualdad de condiciones con el hombre. Es una época de revolución
sexual, donde poco a poco han ido cayendo diferentes tabúes sobre el cuerpo humano y su función sexual.
La humanidad se ha preocupado por conocer mejor cómo funcionan sus órganos sexuales y como
desarrollar mejor sus capacidades y habilidades sexuales. La manifestación sexual es ahora parte de la vida
cotidiana, cambiando la actitud de las sociedades en pro del conocimiento de la sexualidad.
La sexualidad humana se encuentra claramente determinada por las apreciaciones que la cultura
determina como correctas, permitidas o adecuadas. Marca condiciones dentro de las cuales el sujeto puede
o debe implementar o desarrollar su comportamiento erótico o sexual. Esto hace que se abran nuevas
posibilidades para que el estudio y la comprensión de la sexualidad sean más complejas al estar marcada
por las variables culturales.
Se podría afirmar que la sexualidad es una construcción social ya que no solo es producto de la naturaleza
biológica sino también, del entorno cultural y social en el que está inserto el individuo.
Los medios de comunicación, como brazo emisor de lo que es y de lo que quiere imponer la cultura,
cumplen un rol más que importante en la sociedad. En ellos la sexualidad se confunde con genitalidad.
Los medios, con la televisión a la cabeza, muestran la sexualidad como algo carente de valores, sin afecto y
sin el respeto por el otro. No permitiendo asociarla como una parte integral de la personalidad que
comporta valores trascendentes.
En nuestra sociedad, la forma como hemos desarrollado nuestra sexualidad, en vez de crearnos una actitud
positiva hacia ella, nos ha creado una variedad de sentimientos ambiguos con una fuerte tendencia a lo
negativo. La falta de una educación afectiva sexual mancomunada entre la familia y la escuela ha venido
favoreciendo que los medios se erigieran como educadores informales.