You are on page 1of 75

1

INTRODUCCIÓN

El tema de estudio que se lleva a cabo en este trabajo sería el problema que
tienen los niños y las niñas con dificultades de aprendizaje dentro de un aula y
los inconvenientes para el docente. Estos niños y niñas suelen significar una
contrariedad para el buen funcionamiento de la clase, por eso debe tenerse en
cuenta que pueden tener tanto problemas de aprendizaje como problemas
afectivos.
Las personas que están relacionadas con personas que padecen TDAH deben
enfrentarse a los problemas que supone la diversidad en, por eso es mula vida
diaria y es importante que éste disponga de las habilidades necesarias para poder
solucionar los diferentes conflictos que puedan suceder.
Un tema muy importante son los niños y las niñas con necesidades educativas
especiales, estos sujetos son vistos por sus compañeros, compañeras, profesores
y profesoras como niños y niñas conflicto, porque van a otro ritmo y además
entorpecen la clase. Los niños y las niñas con Trastorno de Déficit de Atención
con Hiperactividad (TDAH), a menudo, suelen ser rechazados por sus educadores
y educadoras por ser impulsivos/ impulsivas, poco atentos/ atentas y muy
movidos/ movidas; esto a menudo afecta al resultado académico de estos
estudiantes. Cada vez con mayor frecuencia los estudiantes con Trastorno de
Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH) son expulsados/ expulsadas,
suspendidos/ suspendidas, repiten curso, desertan de la escuela, tienen
problemas de socialización, experimentan rechazo, ridículo y castigo. Esto hace
que la autoestima de los alumnos y de las alumnas con TDAH disminuya
considerablemente.
A partir de los siete años ya se puede detectar este trastorno, el niño o la niña ya
se encuentran en edad escolar; la escuela es un entorno donde a los niños y niñas
se les exige una atención continuada, realizar tareas con una cierta planificación,
responder a las preguntas con éxito, mantenerse quieto y callado. El problema es
que los niños y niñas con TDAH no son capaces de controlar sus conductas, ello
puede llegar a causarles un fracaso escolar, cosa que les sucede habitualmente.
El docente debe reconocer las necesidades de sus alumnos y alumnas y utilizar
las estrategias necesarias de enseñanza que favorezcan el éxito en el
aprendizaje.
Una herramienta muy válida para estos niños y niñas con Trastorno de Déficit de
Atención con Hiperactividad son los programas de aprendizaje interactivos, porque
son muy motivadores y estimulantes, y estos sujetos necesitan métodos que
despierten su motivación y que tengan grados altos de estimulación, para captar
su atención.

2

JUSTIFICACIÓN

Este trabajo fue realizado con el fin de poder ayudar y si es posible orientar a las
personas que tienen a su lado a alguna persona sea familiar o ajena a ella, con
TDAH.
En cuanto al entorno donde se observa que se desarrolla el Trastorno por Déficit
de Atención con o sin Hiperactividad, se dice que el niño con este déficit es
estigmatizado (Sarason, 2006) como un niño “malo”, a causa de su
comportamiento inadecuado, desatención en tareas escolares y lúdicas, al incurrir
constantemente en errores y descuidos.
Es preciso señalar que muchos niños que poseen algunas características de este
trastorno son catalogados como hiperactivos, ya sea por maestros, familiares y
demás personas que se encuentran su alrededor, sin tener conocimientos acerca
del trastorno, lo que lleva a confundir el trastorno con otros tipos de problemas
(Brown, 2003).
Dadas estas condiciones donde prevalece un escaso conocimiento, a menudo se
asocia con situación de crianza inadecuada e indisciplina en casa, pero es preciso
señalar que el TDAH difiere significativamente de este tipo de problemas. Por otro
lado, la presencia de este trastorno no significa necesariamente falta de
inteligencia, siendo uno de los principales conceptos con los que se incurre en la
estigmatización del niño.
La Asociación Mexicana por el Déficit de Atención, Hiperactividad y Trastornos
Asociados A.C., manifiesta que existen aproximadamente seis millones de
personas que padecen el trastorno y menos de 500 especialistas para su atención,
también este artículo destaca que el gasto familiar mensual que se invierte en
tratamiento terapéutico y farmacológico, se estima hasta en 12 mil pesos
mensuales.
Según algunas investigaciones dentro del marco social del que se rodea, Calderón
Garrido (2003), en su tesis doctoral manifestó que éste trastorno se percibe como
un constructo social, es decir que la sociedad mantiene una percepción
generalizada mediante convenciones sociales establecidas para tomarlo como un
problema de base no natural. Los niños con TDAH que no son atendidos
adecuadamente son propensos a tener problemas futuros en su vida (Fundación
Cultural Federico Hoth, A.C., 2005).


3

HIPÓTESIS Y VARIABLES

Motivar a los padres de hijos con TDAH a acudir con especialistas para entender y
saber cómo tratar con estas situaciones sin olvidar mencionar el cómo saber
reforzar la confianza de padres a hijos así como el tiempo que les dediquen de
calidad y total aprovechamiento para ambos.
A) Variable Dependiente: Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad: es
un trastorno madurativo del desarrollo del cerebro con base neurobiológico, que
produce una sintomatología clínica que interrumpe la vida familiar, académica y
social.
B) Variables Independientes: Antecedentes patológicos personales y familiares
que se corroboraron por la Historia Clínica Individual.















4

OBJETIVOS GENERALES

General:
- Determinar en qué consiste la hiperactividad y como ésta afecta el desarrollo del
niño y niña.

Específicos:
- Identificar las características de la hiperactividad y sus posibles causas.
- Conocer cómo se puede diagnosticar la hiperactividad y en qué consiste su
tratamiento.

El Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH) es un síndrome
conductual con bases neurobiológicas y un fuerte componente genético. Es
una enfermedad muy prevalente que, según estimaciones, afecta entre un 5 y un 10% de
la población infanto-juvenil,siendo unas 3 veces más frecuente en varones. No se han
demostrado diferencias entre diferentes áreas geográficas, grupos culturales o niveles
socioeconómicos. Representa entre el 20 y el 40% de las consultas en los servicios de
psiquiatría infanto-juvenil.
Se trata de un trastorno neurológico del comportamiento caracterizado por distracción
moderada a severa, períodos de atención breve, inquietud motora, inestabilidad
emocional y conductas impulsivas. Tiene una muy alta respuesta al tratamiento, aunque
se acompaña de altas tasas de comorbilidad psiquiátrica. Según el Manual diagnóstico y
estadístico de los trastornos mentales (DSM-IV): "Habitualmente, los síntomas empeoran
en las situaciones que exigen una atención o un esfuerzo mental sostenidos o que
carecen de atractivo o novedad intrínsecos (p. ej., escuchar al maestro en clase, hacer los
deberes, escuchar o leer textos largos, o trabajar en tareas monótonas o repetitivas)".
Esta disfunción neurobiológica fue reconocida primero en la edad infantil. Sin embargo, en
la medida en que fue mejor comprendida, se reconoció su carácter crónico, ya que
persiste y se manifiesta más allá de la adolescencia. Los estudios de seguimiento a largo
plazo han demostrado que entre el 60 y el 75% de los niños con TDAH continúa
presentando los síntomas hasta la vida adulta.
Históricamente esta enfermedad ha recibido distintas caracterizaciones e innumerables
denominaciones, lo que dificulta las consultas de la literatura especializada (ver cuadro).
Cabe agregar que el acrónimo inglés ADHD (Attention-Deficit Hyperactivity Disorder) es
ampliamente utilizado para referirse a este síndrome.
La Hiperactividad infantil es un trastorno de conducta de origen neurológico.
Su incidencia es de un 3% a un 5% de la población infantil.


5

Capítulo I
Antecedentes
Inquietud mental
En 1798, Sir Alexander Crichton (1763-1856), un médico escocés y autor, escribió
sobre una "inquietud mental" que parece muy similar al subtipo inatento del TDAH.
Crichton describe las características de este trastorno, que incluían la falta de
atención y la inquietud en los niños, que él llamó "los mueve en exceso". Señaló
que los niños afectados eran incapaces de prestar atención en la escuela y sugirió
que estos niños reciben intervenciones de educación especial. Crichton también
mencionó que los síntomas de esta condición misteriosa desapareció por lo
general cuando los pacientes se hicieron mayor.
Defecto en el control moral
En 1902, Dir. George Still, MD, un pediatra británico, dio una serie de conferencias
en el Royal College of Physicians. Estas conferencias describen una condición
que provocó un comportamiento impulsivo, un comportamiento hiperactivo,
desafiante y falta de atención en numerosos pacientes. Debido a que estos
pacientes tenían niveles normales de intelectual, el Dr. todavía pensaba que los
comportamientos inaceptables fueron causadas por un "defecto en el control
moral". Propuso que este defecto se observó una tendencia genética hacia la
desviación moral o el resultado de una lesión en el nacimiento.
Postencefalítico Trastorno de la conducta
Después de 1917 y 1918 las epidemias de encefalitis, muchos pediatras notaron
un aumento en el número de pacientes que presentaban síntomas de
hiperactividad, falta de concentración e impulsividad. Los médicos decidieron que
estos comportamientos son el resultado de daño cerebral de la encefalitis, una
enfermedad que causa inflamación del cerebro. Sin embargo, a medida que los
niños afectados crecieron, los médicos descubrieron que la mayoría de ellos eran
en realidad muy inteligentes. Ellos cambiaron el nombre del estado a "daño
cerebral mínimo".
La reacción hipercinético de la infancia
Un trastorno con síntomas similares a TDAH apareció por primera vez en la (APA)
de la American Psychiatric Association Manual de Diagnóstico y Estadístico de los
Trastornos Mentales (DSM) en 1968. Se llama "reacción hipercinético de la
infancia", fue el principal síntoma de hiperactividad. Los síntomas menores como
la incapacidad para concentrarse y una sensación de desasosiego. Ritalin, un
medicamento estimulante, se había introducido en los mediados de 1950, y ahora
llegó a ser ampliamente utilizado para tratar a los pacientes hiperactivos.
Profesionales de la salud mental creen que la hiperactividad era una condición de
la infancia de los pacientes que eventualmente se supera.

6

ADD
Durante la década de 1970, la investigación académica y médica comenzó a
enfocarse en los síntomas de inatención del TDAH-como comportamiento. Virginia
Douglas, Ph.D., y Susan Campbell, Ph.D., determinaron que la falta de atención,
de soñar despierto y la falta de concentración fueron todos relacionados con la
impulsividad verbal, físico y cognitivo. La investigación inspirada en el término
médico "trastorno por déficit de atención" (ADD). La versión de 1980 del DSM
incluye conjuntos de criterios para el diagnóstico de TDA con y sin hiperactividad.
Profesionales de salud mental comenzaron a notar que muchos padres de niños
con ADD parece tener algunos de los síntomas propios, y el ADD adulto entró en
atención.
ADHD
A fines de 1980, los investigadores han cambiado su enfoque lejos de la falta de
atención e introdujo la teoría de que el TDA fue causada por el cerebro o
la traducción incorrecta de recibir la información entrante. La APA cambió el
nombre del trastorno "de déficit de atención con hiperactividad" (TDAH), y define
tres subtipos principales: el subtipo predominantemente inatento,
predominantemente hiperactivo-impulsivo y el subtipo de un subtipo combinado.
Aunque la Asociación Médica Americana (AMA) ha declarado que el TDAH es el
trastorno más ampliamente investigado de la conducta, la causa exacta del TDAH
sigue siendo desconocido.

Causas
La causa exacta del Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad se
desconoce. Se considera que es un trastorno heterogéneo con diferentes
subtipos, resultado de las distintas combinaciones de los diversos factores de
riesgo que actúan conjuntamente.
Se sabe que obedece a un patrón hereditario, y en los últimos 15 años se han
producido grandes avances en la investigación de los componentes genéticos
implicados en el TDAH. Algunos de los estudios llevados a cabo, asocian una
serie de genes implicados en el TDAH que están relacionados con
neurotransmisores. Se estudia el desequilibrio de esos neurotransmisores como
posible causa del TDAH.
También se valoran en algunos estudios factores neurobiológicos no
genéticos, conocidos como factores ambientales, como posibles causas de este
trastorno:
 Principalmente: nacimiento prematuro, encefalopatía hipóxico-isquémica
(síndrome que se manifiesta en la primera semana de vida producido por la
disminución del aporte de oxígeno (O
2
) o la reducción mantenida del flujo
sanguíneo cerebral), bajo peso al nacimiento y consumo de tabaco y alcohol
durante el embarazo.
 Otros factores relacionados: consumo de heroína y cocaína durante el
embarazo, exposición intrauterina al plomo y el cinc, traumatismos
7

craneoencefálicos en la primera infancia, infecciones del sistema nervioso
central o la adversidad psicosocial.

Teniendo en cuenta que no se conoce la causa exacta de porqué algunas
personas desarrollan este trastorno, se supone que podría estar relacionado con
la parte del cerebro conocida como córtex cerebral. La siguiente imagen muestra
las diferentes partes que componen el córtex pre frontal y que controlan la
atención, el comportamiento y el juicio.

Funcionamiento Anormal del Cerebro
Los estudios realizados mediante PET (tomografía por emisión de positrones), una
técnica de diagnóstico por imagen del cerebro que emplea un marcador
radioactivo para mostrar la actividad química del cerebro, han descubierto
diferencias notables entre individuos sanos y sujetos con TDAH. No obstante, el
mecanismo fisiológico subyacente que provoca el TDAH aún no se comprende
totalmente.
Se presume que existe un desequilibrio de sustancias químicas que es más
específico en los neurotransmisores que trasmiten mensajes en el cerebro. Es
importante tener en cuenta que las exploraciones PET se han utilizado como
herramienta de investigación y que no resultan adecuadas para el diagnóstico.
Factores Genéticos y ambientales
El TDAH puede deberse a un estado bioquímico heredado, a un desarrollo fetal
anormal que afecte a las áreas del cerebro que controlan la atención y el
movimiento, a toxinas (p.e. plomo), a fallos de desarrollo y a la dieta. Además, una
herida craneal que dé lugar a un daño cerebral también puede contribuir al
desarrollo del TDAH.
El TDAH también suele darse en algunas familias, lo que sugiere que los genes
pueden jugar un importante papel. Hay pruebas sólidas extraídas de estudios
realizados con gemelos, en casos de adopción y con familias que confirman la
implicación genética en el TDAH. En estos estudios, aproximadamente la mitad de
los progenitores con TDAH tiene un descendiente con la enfermedad. Entre el 10 y
el 35 por ciento de los niños con TDAH tiene un familiar en primer grado con la
enfermedad. Las investigaciones no corroboran la creencia popular de que el
TDAH se debe a la excesiva ingesta de azúcar, a los aditivos alimentarios, a un
consumo excesivo de televisión o al fracaso de los progenitores.


8

Características
Dificultades de atención y concentración
Las dificultades de atención, pueden manifestarse en situaciones sociales,
académicas o laborales. Deben presentarse en una intensidad desadaptativa,
durante un mínimo de 6 meses y en discordancia con el nivel de desarrollo del
niño.
Estas dificultades, se traducen en:
 Dificultad para establecer un orden en sus tareas o pequeñas
responsabilidades en casa.
 Le cuesta "ponerse en marcha" (para vestirse, hacer los deberes,...), ya que
se distrae fácilmente con estímulos irrelevantes.
 Presenta problemas para mantener la atención hasta finalizar sus tareas y
tiende a dejar una actividad por otra al poco rato de haberla empezado, dejando
varias inacabadas.
 Pierde u olvida cosas necesarias (agenda, abrigo, bufanda, cartera,
juguetes,...).
 Parece no escuchar cuando se le habla, tiene dificultades para seguir la
conversación adecuadamente, así como para seguir las normas de un juego o
actividad propuesta, o para obedecer ya que no está atento cuando se da la
orden.
 A menudo olvida sus obligaciones cotidianas (cepillarse los dientes, recoger la
ropa,...).
 Puede tener problemas para seleccionar lo que es más importante, comete
errores por descuido en las tareas escolares u otras actividades, al no prestar
suficiente atención a los detalles.
 Dificultades para prestar atención a dos estímulos alternativos o
simultáneos (por ejemplo escuchar al profesor y tomar notas al mismo
tiempo,...)
 Con frecuencia evita o se resiste ante tareas que requieren un esfuerzo
mental sostenido y/o un grado de organización elevado.
 Barkley enfatiza los problemas que tienen para demorar la gratificación y
para resistir la distracción entre los principales determinantes de las
dificultades de atención. Según sus propias investigaciones, estos niños se
aburren más rápidamente con su trabajo y sienten una mayor atracción por los
aspectos más gratificantes o divertidos de cualquier situación (Barkley, 1995).
Por lo tanto se distraen con gran facilidad interrumpiendo su tarea para
dedicarse a lo gratificante sin finalizar lo importante.

"CABE REMARCAR QUE LA DESMOTIVACIÓN POR LA TAREA TIENE SU
ORIGEN EN UNA MAYOR DIFICULTAD PARA MANTENER SU ATENCIÓN EN
ÉSTA Y NO EN LA VAGUERÍA O LA DESGANA"

9

En este sentido, se ha comprobado que el rendimiento de los niños con TDAH
disminuye claramente ante tareas poco novedosas o repetitivas. Si la tarea es
novedosa, el rendimiento inicial es bueno, deteriorándose a medida que se hace
monótona y aumentando la probabilidad de abandono (Orjales 1998). La atención
del niño con TDAH, suele ser dispersa y alterarse con cualquier estímulo
irrelevante, mantener la atención en las condiciones normales de una clase,
puede dificultar en gran medida que el niño centre su atención en la tarea.
Cuando el síntoma predominante es el déficit de atención, es más difícil
detectarlo, puesto que no se presentan en tan alto grado problemas de
comportamiento. Con frecuencia estos niños son tildados de despistados, pasivos
y desorganizados, no molestan en el aula pero tampoco aprenden, su rendimiento
no resulta satisfactorio y a veces hay dudas sobre sus capacidades a pesar de
que estas sean normales.


La impulsividad

La impulsividad equivale a una falta de autocontrol o incapacidad para inhibir
la conducta, presentan dificultades para inhibir-parar la respuesta espontanea.
Tienen dificultades tanto para controlar su conducta como para controlar sus
emociones (cuando se enfadan no controlan la rabia), como para controlar sus
pensamientos (organizarlos, callar algunos..)
Principalmente implica las siguientes dificultades:
 A menudo tiene dificultades para pensar antes de actuar.
 Se precipita en el habla diciendo cosas en momentos poco oportunos o
respondiendo a preguntas incluso antes de que se le hayan acabado de
formular.
 Poco previsor, falta de planificación (por ej; se ponen a hacer los deberes sin
tener el material).
 Interrumpe o se inmiscuye a menudo en las conversaciones, juegos o
actividades de los demás.
 Se muestra impaciente, con dificultades para aplazar la gratificación
inmediata.

Debido a estas características, estos niños realizan comentarios fuera de lugar,
tocan o se apropian de cosas que no deben, hacen payasadas,... Además
muestran reacciones automáticas (no intencionales o premeditadas), de ira o rabia
ante pequeñas frustraciones o situaciones que perciben como amenazas. Tienen
muchas dificultades para esperar, guardar turno en los juegos, cola para la comida
o en el recreo,... y puede que se muestren quejosos si tienen que esperar o que
empiecen a portarse mal. Cuando se les promete una actividad agradable, puede
que insistan y la exijan antes de tiempo hasta agotar a los adultos. Estas
dificultades que tienen su origen en la falta de autocontrol (impulsividad)hacen
que el niño con TDAH parezca exigente y egocéntrico teniendo
consecuencias negativas en su adaptación social y escolar.
10

Respecto a su rendimiento escolar, debido a la impulsividad, empiezan las tareas
sin acabar de leer las instrucciones correctamente, deben controlar los impulsos
para no abandonar una tarea aburrida y para persistir en actividades cuya
recompensa se haya a largo plazo. Con frecuencia, cuando realizan tareas
aburridas, emplean el menor tiempo posible y parece que hacen un esfuerzo
mínimo.
"LA IMPULSIVIDAD PUEDE DAR LUGAR A PEQUEÑOS ACCIDENTES
(GOLPES, ROMPER COSAS,...) ASÍ COMO A INCURRIR EN SITUACIONES
ALTAMENTE PELIGROSAS POR FALTA DE CONSIDERACIÓN DE LOS
RIESGOS ASOCIADOS"
En este sentido, se ha comprobado que el rendimiento de los niños con TDAH
disminuye claramente ante tareas poco novedosas o repetitivas. Si la tarea es
novedosa, el rendimiento inicial es bueno, deteriorándose a medida que se hace
monótona y aumentando la probabilidad de abandono (Orjales 1998). La atención
del niño con TDAH, suele ser dispersa y alterarse con cualquier estímulo
irrelevante, mantener la atención en las condiciones normales de una clase,
puede dificultar en gran medida que el niño centre su atención en la tarea.
La falta de control de impulsos explicaría en gran medida, porqué los adolescentes
y adultos con TDAH tienen mayor riesgo de beber alcohol, fumar y tomar
sustancias ilegales, así como dificultades para administrar el dinero.


La hiperactividad

La hiperactividad se define como actividad excesiva o inapropiada, ya sea
motora (de movimiento) o vocal (hacer ruiditos constantemente con la boca,
tararear...). Por actividad inapropiada se entiende por ejemplo moverse (aunque
no sea en un grado muy intenso pero si muy constante) en momentos que se
requiere estar quieto. Se diferencia de la conducta simplemente "activa" que
muestran algunos niños, jóvenes y adultos en el sentido de tratarse - en términos
generales - de inquietud no dirigida a fines concretos y productivos, causando
problemas de adaptación significativos al niño que padece el trastorno. Son
ejemplos de movimiento no intencional; mover las piernas mientras se escribe,
toquetear el vaso con la mano izquierda mientras que con la derecha se come
etc.. son movimientos que no le sirven para la actividad que está ejecutando.
Las principales manifestaciones de hiperactividad son:
 Movimiento frecuente de pies y manos (balancear el pié, dar golpecitos con
el lápiz o los dedos, jugar con pequeños objetos..).
 Se mueve con frecuencia en su asiento (cambiando de postura,
balanceándose,...), a menudo se levanta en situaciones donde debería
permanecer sentado.
 Le cuesta entretenerse o dedicarse a actividades tranquilas (acostumbran a
tener preferencia por juegos y actividades movidas).
 Con frecuencia va de un lugar a otro sin motivo aparente, a veces corre o
salta en situaciones poco apropiadas. Puede verbalizar sensación de inquietud
interna a pesar de ser capaz de estarse quieto.
11

 Habla excesiva (no pueden callar en clase..). Hacen ruiditos con la boca o
tarareo.
"LA HIPERACTIVIDAD ES EL SÍNTOMA MÁS LLAMATIVO (QUE NO
SIGNIFICA QUE SEA EL MÁS IMPORTANTE) DEL TRASTORNO Y POR EL
CUAL LA MAYORÍA DE VECES LOS PROFESORES ALERTAN A LOS
PADRES"
En muchos casos, a medida que el niño crece, la hiperactividad motriz en el aula
se manifiesta por medio de excusas constantes para levantarse (enseñar la
tarea al profesor, ir a buscar algo,...) y exceso de actividad motriz fina(rascarse,
cambiar la manera de estar sentado, jugar con el lápiz..) o vocal (hablar con el
compañero,...).
En los adolescentes y adultos, los síntomas de hiperactividad adoptan la forma de
dificultades para dedicarse a actividades de ocio tranquilas y sensación de
inquietud interna, es importante recordar que en el adolescente con TDAH ya no
se observa ni detecta la hiperactividad a pesar de tener el trastorno.
En las niñas el grado de hiperactividad suele ser más ligero y manifestado a
través de movimiento fino, no obstante sigue siendo exagerado respecto a su sexo
y edad.
"CUANDO LA CONDUCTA HIPERACTIVA ES MUY EXAGERADA, PUEDE
INTERFERIR NOTABLEMENTE EN EL APRENDIZAJE Y EN LA ADAPTACIÓN
ESCOLAR- SOCIAL DEL NIÑO CON TDAH. ¿CÓMO SE PUEDE SEGUIR UNA
CLASE? SI AL MOVER LAS MANOS CAEN LOS LÁPICES, AL RECOGERLOS
SE GOLPEA SIN QUERER AL COMPAÑERO ESTE SE ENFADA, SE
PELEAN...¿Y ESTO OCURRE CONSTANTEMENTE?"

Barkley explica la hiperactividad de estos niños como una conducta
hiperreactiva o desmesurada ante una situación, como un problema para inhibir
la conducta en este caso motora.
Por otro lado, diversos autores refieren que un grupo elevado de niños con TDAH
(aproximadamente el 50%), presentan dificultades de coordinación motriz y
estructuración perceptiva. Se ha relacionado estas dificultades con la presencia
de ciertos signos neurológicos menores (dificultades en la ejecución de
movimientos sucesivos y opuestos con rapidez, dificultades en el reconocimiento
de figuras o letras trazadas en la piel, o dificultades en el reconocimiento de
objetos al tacto). No obstante, todavía está por descubrirse la relación entre estos
aspectos y la implicación con el TDAH (Cabanyés y Polaino Lorente 1997).






12

Capitulo II
Consecuencias Si no es tratado
Ámbito escolar
Los niños con TDAH no tratados suelen tener problemas en la escuela, por lo
que es frecuente que presenten estas consecuencias del TDAH:
• Sufran adaptaciones curriculares o que estén en cursos inferiores a lo
esperado para su edad;
• Obtengan bajas puntuaciones en los tests de inteligencia o de habilidades a
causa de las lagunas en el aprendizaje derivadas del trastorno y de la falta de
concentración a la hora de realizar las pruebas.
• Tengan dificultades para aprobar los exámenes por no fijarse bien en las
preguntas (inatención) o por dar respuestas precipitadas (impulsividad);
• Suspendan por no completar o entregar las tareas para casa.
No es raro que presenten también estas otras consecuencias del
TDAH frente a sus compañeros:
• Tengan roces con otros estudiantes o compañeros (agresiones por
impulsividad; no seguir las normas o reglas en los juegos).
• Terminen siendo rechazados.
• Ocupen lugares especiales en clase (donde no molesten, pero también
donde más difícil es mantener la atención en clase)
• Sean amonestados o incluso expulsados del colegio.

- Fracaso escolar.
- Es posible que el absentismo alcance niveles significativos.
- Presentan comportamientos agresivos y perturbadores.
- Algunos acaban siendo expulsados de clase.
- Muchos abandonan los estudios primarios.
- Otros no acaban el bachillerato.
- Sólo el 5% acaban estudios universitarios.
• Ámbito familiar
Convivir con un niño hiperactivo puede ser muy difícil ya que presentan las
siguientes consecuencias del TDAH: hablan sin parar, parece que no sepan
jugar solos, y cuando lo hacen nunca es en silencio; de una manera u otra
siempre hay que estar prestándoles atención, y con frecuencia plantan cara o
desobedecen. Y todo esto pese a los múltiples intentos de educarlos
adecuadamente por parte de los padres y familiares. Por todo esto, no es
raro que al cabo de los años, muchos padres "tiren la toalla" y dejen de hacer
caso a su hijo, o que sólo hablen con él para criticarlo. Es en ese momento,
cuando se perpetúan los problemas, y a su vez, se hacen más persistentes
las consecuencias del TDAH.
13

En aquellos niños en los que predomina la inatención, los problemas son de
otra índole: "vagar o flotar por el espacio", "soñar despiertos", “estar en las
nubes”… Suelen ser o parecer tímidos, recibir críticas continuas por ser
“vagos” o “un despiste”, repetir curso con frecuencia (si el sistema educativo lo
permite) o estar bajo adaptaciones curriculares; y no se piensa en
las consecuencias del TDAH. Tras años de fracasos y críticas, la autoestima
se resiente y pueden presentar síntomas depresivos y ansiosos. Por otra
parte, es más difícil que tengan problemas o que sean rechazados por sus
iguales debido a que las consecuencias del TDAH se hacen menos
evidentes.
Los estudios demuestran que las familias de los niños con TDAH (subtipo
hiperactivo o combinado) presentan:
• Mayores niveles de estrés
• Vida social muy reducida (al círculo familiar más próximo)
• Alta frecuencia de separaciones
• Importante sensación de soledad y abandono
• Frecuencia elevada de síntomas depresivos (sobre todo en las madres)
Por todo esto, se deben tener muy en cuenta las consecuencias del
TDAH para el desarrollo del niño y su interacción tanto con la familia, los
educadores y los iguales, procurando favorecer un diagnóstico precoz que
disminuya tanto el grado como el número de las consecuencias del TDAH.

- Ámbito social

- Tiene dificultad para hacer y mantener las amistades.
- Tiene una menor capacidad para interpretar los mensajes sociales no
verbales de sus compañeros.
- La sociedad culpa con frecuencia a los niños y a los padres del mal
comportamiento.
- Al final de la adolescencia los síntomas asociados al TDAH comienzan a
manifestarse de manera
sensiblemente distinta. De esta manera la hiperactividad deja de
exteriorizarse y se traduce un
sentimiento de desazón interna.
- El déficit de atención se acentúa repercutiendo en conductas de evitación,
fobias ante el esfuerzo
cognitivo. Total ausencia de planificación en las tareas diarias.
- La impulsividad e hiperactividad se transforma en depresión, ansiedad y
conductas antisociales.
Irresponsabilidad en las relaciones sexuales. Embarazos no deseados.

• Pueden desarrollar otros trastornos asociados como:

- Trastorno oposicionista desafiante.
14

- Depresiones.
- Desmotivación.
- Baja autoestima.
- Baja tolerancia a la fustración.
- Dificultad para aceptar críticas.
- Inseguridad.
- Sensación de fracaso.
- Ansiedad.
Niños y adolescentes pueden mostrarse tercos, desafiantes y negarse a obedecer,
pataletas,
- Palabras malsonantes, incluso agresión verbal.
- Pueden afectar negativamente la relación entre hermanos. Por lo tanto estas
tensiones que genera
un TDAH puede acabar por minar la salud psíquica de los padres.

Efectos
Efectos en la vida social
En el ámbito social, los niños con TDAH suelen tener problemas para establecer
relaciones apropiadas con figuras de autoridad y otros niños. El trastorno no sólo
afecta al niño diagnosticado, sino también a su familia.
Relaciones de un niño con TDAH con figuras de autoridad y otros niños
Los niños con TDAH suelen ser tachados de desobedientes o “cabezotas”. Esto
suele deberse a su dificultad para mantener la atención y a la pérdida de partes
importantes de una conversación o de instrucciones. Un niño que sufre los
síntomas del TDAH suele sentir que se le trata de forma injusta. En ocasiones
puede ser verdad. Por ejemplo, todos los niños de la clase están levantados de
sus asientos cuando el profesor vuelve. Todos, excepto el niño con TDAH, se
sientan inmediatamente. Es posible que el niño con TDAH no haya visto al
profesor entrar en el aula y que, cuando lo haga, no pueda parar inmediatamente.
El resultado es que únicamente él es atrapado y castigado.
El TDAH puede dificultar considerablemente las amistades durante la infancia
o las relaciones con semejantes. El rechazo por parte de otros niños o el no
tener amigos cercanos contribuye a que muchos de estos niños se sientan
solos e incomprendidos. El algunos casos también pueden tener más riesgo
de ansiedad, trastornos del humor, abuso de sustancias y delincuencia
durante la adolescencia. La forma en que el TDAH contribuye a los problemas
sociales no se comprende plenamente. Varios estudios demuestran que los
niños con TDAH del tipo con predominio de déficit de atención pueden ser
percibidos como tímidos o retraídos por los demás niños. Las investigaciones
indican que el comportamiento agresivo de los niños con síntomas de
impulsividad o hiperactividad puede jugar un papel fundamental para el
15

rechazo por parte de otros niños. Otros factores que pueden contribuir al
rechazo son el mal control de los impulsos, la incapacidad de esperar turno y
seguir las instrucciones y el hablar en exceso.

Impacto del TDAH en la familia del niño
Cuando al niño se le diagnostica TDAH, muchos padres se sienten disgustados o
confusos y otros aliviados por saber de una vez la causa de los problemas de su
hijo. Para los progenitores es importante saber que el TDAH no se debe a que
sean malos padres, además de que existe una amplia gama de tratamientos que
ayudan a controlar los síntomas. El ser padre de un niño con TDAH no es tarea
fácil, por el contrario puede ser muy difícil y estresante. El alto y constante nivel de
atención exigido puede ejercer una enorme presión sobre la vida familiar. Se sabe
que las familias que tienen hijos con TDAH experimentan mayores niveles de
frustración paternal, conflictos matrimoniales y divorcios. El vivir con un hermano
con TDAH puede disgustar a los otros niños de la familia. Algunos de ellos pueden
discutir y volverse desobedientes como forma de rebelión ante la situación. Los
pacientes de TDAH necesitan estructura y rutina en sus vidas. Las vacaciones, los
puentes y otros acontecimientos especiales pueden alterar la rutina y dar lugar a
situaciones estresantes. Para evitar esto, puede ser de ayuda que los padres
informen al niño o adolescente por adelantado de lo que va a suceder. Los padres
deben distraer al niño cuando se inquiete demasiado y fijar momentos para liberar
el exceso de energía.
Efectos en las tareas escolares
Problemas de comportamiento y aprendizaje y mala organización
Algunos síntomas del TDAH, como la dificultad para permanecer sentado, prestar
atención y escuchar, pueden hacer del colegio un lugar difícil para un niño con
TDAH. Aunque la mayoría de los niños y adolescentes con TDAH tiene una
inteligencia igual o superior a la media, entre el 40 y el 60 por ciento de ellos tiene
graves problemas de aprendizaje. La causa es su mala organización, su
impulsividad o hiperactividad y su falta de atención. La consecuencia es que
muchos niños y adolescentes con TDAH tienen más posibilidades de repetir curso,
de abandonar los estudios y de obtener resultados académicos por debajo de sus
posibilidades. Afortunadamente, la combinación correcta de prácticas educativas
adecuadas y tratamientos que incluyan medicación y terapia conductual puede
evitar esto.



16

CAPITULO III


La rutina y la organización pueden facilitar el paso del niño con TDAH por el
colegio
La organización, la estructura y la rutina son elementos clave en las vidas de los
individuos con TDAH. Los padres pueden ayudar a sus hijos mediante el
establecimiento de rutinas domésticas y de un entorno ordenado y organizado.
Pueden enseñar al niño a organizar las tareas escolares y a superar su
desorganización interna. Por ejemplo, el uso de una lista de control diaria y de
notas adhesivas como recordatorios visuales puede ayudar a los adolescentes a
organizar sus tareas escolares. La participación en actividades extraescolares
puede mejorar las habilidades sociales del niño y aumentar su autoestima, así
como ayudarle a liberar el exceso de energía.
Otra de son algunas ideas para disminuir notoriamente los síntomas del trastorno
del DDAH sin recurrir a drogas. Estos cuidados pueden dárseles a niños normales
sin causarles ningún daño y obteniendo los beneficios de su aplicación.
Cuidar el régimen alimenticio
1. Disminuir la cantidad de azúcares y carbohidratos en la dieta (para disminuir la
formación de seratonina), químico cerebral causante de irritabilidad, inatención e
intranquilidad durante el día.
2. Evitar el uso de saborizantes y preservadores artificiales, ya que pueden causar
alergia y por consecuencia hiperactividad.
Promover nuevas actividades
1. Definir y aplicar límites concisos y claros (reglas y consecuencias lógicas de
romper el límite). Aplicarlos con congruencia, firmeza y afecto.
2. Limitar el uso de la televisión y videojuegos ya que promueven la irritabilidad y
acortan los periodos de atención. Adicionalmente evitan el movimiento y el
desarrollo social del niño.
3. Promover disciplinas deportivas tales como ballet o artes marciales para buscar
coordinación, autocontrol y concentrar la atención.
4. Canalizar la energía creativa buscando actividades artísticas tales como:
pintura, música, modelado en plastilina o arcilla, teatro, etc.
17

Entrenamiento
1. Ayudarlo a formar rutinas que lo auxilien en el desarrollo de sus actividades.
Formación de buenos hábitos.
2. Enseñarle técnicas de relajación y concentración, así como Yoga y Meditación.
3. Ayudarlo a adquirir maestría en actividades cotidianas
4. Apoyarlo para que desarrolle actividades sociales
5. Enseñarle a resolver problemas (analizarlos, buscar soluciones y llevarlas a
cabo)
6. Permitirle y enseñarle a elegir.
Mejorar la autoestima del niño
1. La autoestima se mejora con respeto, cariño, aceptación y apoyo.
2. Conocer más a su hijo, acercarse, fomentar una buena relación.
3. Buscar el canal adecuado para acercarse y captar su atención (ver si es táctil,
auditivo, visual, etc.)
4. Aceptar las limitaciones del niño y no forzarlo.
5. Documentarse, obtener información amplia y suficiente sobre el síndrome y su
tratamiento.
6. Orientar a los profesores sobre el trato hacia su hijo. En caso necesario,
considerar otras escuelas donde se le respete y apoye.
7. Inscribirlo en un proceso de psicoterapia humanista.
8. Considerar la Terapia Familiar
9. No etiquetarlo negativamente
10. Tener mucha paciencia.
11. Proporcionarle al niño mucha atención y afecto.

Los videojuegos en el tratamiento del TDAH
18


La respuesta al porque un niño afectado por TDAH es incapaz de prestar atención
al hacer los deberes o de parar quieto durante unos minutos pero sin embargo se
concentra tanto jugando a la consola se encuentra en un conjunto de neuronas
que se esconden en lo más profundo del cerebro. Reciben el nombre de `núcleo
accumbens` y forman parte del estriado ventromedial, la región cerebral asociada
a la motivación y la recompensa.
Para hacer cualquier cosa, tenemos que estar motivados, esto es, nuestros
circuitos de recompensa deben tener un determinado nivel de dopamina para ir
liberándola en pequeñas dosis, así mantenemos la motivación a largo plazo.
Por lo tanto mantener la atención de niños afectados por TDAH puede depender
de saber dar compensaciones inmediatas. Y en esto los videojuegos son grandes
expertos. Puntos, vidas extras, bonificaciones, saltos de un nivel al siguiente.
Intervención Psicomotriz y TDAH
La psicomotricidad es una disciplina que, basándose en una concepción integral
del sujeto, se ocupa de la interacción que se establece entre el conocimiento, la
emoción, el movimiento y de su mayor validez para el desarrollo de la persona, de
su corporeidad, así como de su capacidad para expresarse y relacionarse en el
mundo que lo envuelve. Su campo de estudio se basa en el cuerpo como
construcción, y no en el organismo en relación a la especie.
Es un enfoque de la intervención educativa o terapéutica cuyo objetivo es el
desarrollo de las posibilidades motrices, expresivas y creativas a partir del cuerpo,
lo que le lleva a centrar su actividad e interés en el movimiento y el acto,
incluyendo todo lo que se deriva de ello: disfunciones, patologías, estimulación,
aprendizaje, etc. (Berruazo, 1995).
Tratamiento farmacológico en el TDAH
Algunas formas leves de Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad se
pueden controlar a veces con tratamiento no farmacológico. Sin embargo, los
expertos indican que el tratamiento más eficaz para el TDAH es la intervención
multimodal, es decir, la combinación de tratamiento farmacológico, intervención
psicológica, intervención familiar e intervención escolar. El uso de la medicación
es por tanto un pilar más del tratamiento para el TDAH.
Homeopatía
En los últimos años, la homeopatía ha ganado importancia como terapia
alternativa. Es un sistema terapéutico fundado por Samuel Hahnemann (1755-
1843), basado en el principio de semejanza donde "lo semejante cura lo
19

semejante». Las enfermedades son tratadas por sustancias altamente diluidas que
causan, en personas sanas, los síntomas de la enfermedad a tratar. Las
disoluciones se repiten tantas veces que hay menos de una molécula por dosis y
se sugiere que el beneficio viene de la fuerza energética vital de la sustancia
original. La homeopatía se centra en las características únicas de cada paciente,
su experiencia y sintomatología, y utiliza esta información para determinar la
prescripción para cada paciente (Coulter y Dean, 2007).257.
Medicina herbaria
Utilización de medicinas derivadas de fuentes botánicas de las cuales se utilizan
sus propiedades terapéuticas, sabor o esencia. Los productos de medicina
herbaria son suplementos dietéticos. Se venden en tabletas, cápsulas, polvos,
infusiones, extractos, y de manera seca o fresca. Sin embargo, algunas pueden
causar problemas de salud, algunas no son efectivas o pueden interactuar con
otras medicaciones.
Osteopatía
La osteopatía se basa en la creencia de que todos los sistemas del cuerpo
trabajan conjuntamente, están relacionados y, por tanto, los trastornos en un
sistema pueden afectar el funcionamiento de los otros. Según sus principios,
mediante la manipulación del sistema músculo-esquelético, se pueden curar las
afecciones de órganos vitales o enfermedades. No se han encontrado estudios en
las búsquedas realizadas para la elaboración de esta GPC sobre la eficacia de los
tratamientos de osteopatía para el tratamiento del TDAH en niños y adolescentes.
Psicomotricidad
La psicomotricidad es la técnica o conjunto de técnicas que tienden a influir en el
acto intencional o significativo, para estimularlo o modificarlo, utilizando como
mediadores la actividad corporal y su expresión simbólica. El objetivo, por
consiguiente, de la psicomotricidad es aumentar la capacidad de interacción del
sujeto con el entorno (Núñez y Fernández Vidal, 1994).265 No se han encontrado
estudios en las búsquedas realizadas para la elaboración de esta GPC sobre la
eficacia de los tratamientos de psicomotricidad para el tratamiento del TDAH en
niños y adolescentes.
Recomendaciones
 La eliminación de colorantes artificiales y aditivos de la dieta no está
recomendada como tratamiento general aplicable en niños y adolescentes
con TDAH.
 La dieta suplementaria de ácidos grasos no está recomendada como
tratamiento general aplicable en niños y adolescentes con TDAH.
20

 No se recomiendan los tratamientos de optometría, estimulación auditiva,
osteopatía y psicomotricidad en el tratamiento del TDAH en niños y
adolescentes.
 No se recomiendan los tratamientos de homeopatía, medicina herbaria, y
biofeedback por encefalograma en el tratamiento del TDAH en niños y
adolescentes.
 Los profesionales de la salud deben hacer hincapié, como con cualquier
otro niño y adolescente, en la importancia de una dieta equilibrada y
ejercicio regular para los niños y adolescentes con TDAH.
 Los profesionales de la salud deben preguntar a las familias acerca del uso
de las terapias alternativas y complementarias para identificar e informar
sobre sus posibles riesgos o efectos secundarios en el tratamiento del
TDAH en niños y adolescentes.












21

Capitulo IV

Intervención psicológica para el TDAH
La intervención psicológica en el Trastorno por déficit de atención e Hiperactividad
(TDAH) es una terapia para ayudar a los niños y adolescentes a desarrollar su
capacidad de autocontrol, a manejar la sintomatología nuclear del trastorno, a
gestionar y controlar la frustración, a mejorar y entrenar la socialización, usando
procedimientos conductuales, de autocontrol, autoinstrucciones, pensamientos
reflexivos, modificación de conductas disruptivas, relajación, etc.
La terapia psicológica, resulta imprescindible de cara a aportar las estrategias
conductuales y cognitivas necesarias para su correcto abordaje por parte de
la familia, del entorno escolar y del propio niño.
La intervención psicológica en los niños y adolescentes TDAH debe incluir
dominios en los que el afectado manifiesta algún problema como cognitivo,
emocional, comportamental:

ABORDAJE PSICOEDUCACIONAL:
La Psicoeducación consiste en un abordaje que enseña al afectado y su familia
en qué consiste el trastorno de TDAH, qué características tiene y qué se puede
hacer para mejorarlo.
Aspectos que trabaja:
 Explicación del TDAH al afectado
 Posibles problemas o riesgos asociados al trastorno
 Las diferentes vías de intervención y tratamiento que existen
 Aceptación activa del diagnóstico por parte del afectado
 Acuerdos de compromiso y cumplimiento terapéutico
TERAPIA COGNITIVO-CONDUCTUAL:
El enfoque terapéutico cognitivo-conducta ha demostrado ser la herramienta más
eficaz de que disponemos para reducir los comportamientos perturbadores de
los/as niños/as con Trastorno por déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) y
aumentar los comportamientos autocontrolados (Soutullo y Díez, 2007.) Para su
aplicación, es imprescindible la implicación de las personas responsables de la
22

educación del niño/a, pues son ellos/as quienes aplican las pautas en casa.
Aspectos que trabaja:
 Desarrollo y orientación personal
 Resolución de conflictos
 Entrenamiento en auto-instrucciones
 Organización y planificación de la conducta en función de objetivos y metas
 Autorregulación emocional
 Entrenamiento en habilidades y estrategias internas
TERAPIA DE MODIFICACIÓN DE CONDUCTA:
La terapia de modificación de conducta, se basa en los condicionamientos
operantes, el uso de reforzadores y castigos y favorece la extinción de conductas
disruptivas y la implantación y aparición de conductas positivas. Aspectos que
trabaja:
 Normas y limites
 Entrenamientos en hábitos positivos
 Modificación de conductas disruptivas y problemas de conducta
 Entrenamiento en conductas positivas
ENTRENAMIENTO EN HABILIDADES SOCIALES:
El área social es una de las áreas donde mayores dificultades tienen los niños y
adolescentes con TDAH. La adquisición de pautas, estrategias y habilidades para
relacionarse de manera adecuada mediante un proceso de entrenamiento
favorecerá la interacción social de los afectados con TDAH con sus iguales y
evitará problemas de rechazo social, asilamiento y baja autoestima. Aspectos que
trabaja:
 Autoestima, comunicación emocional
 Entrenamiento asertivo
 Reglas de sociabilización
 Entrenamiento en conductas prosociales
 Habilidades de competencia social
TÉCNICAS DE RELAJACIÓN Y CONTROL DEL ESTRÉS Y LA ANSIEDAD:
Las técnicas de relajación y trabajo corporal ayudan a controlar y canalizar el
exceso de actividad, los estados de agitación, nerviosismo y ansiedad y favorecen
las emociones positivas y mejoran la comunicación y el ambiente familiar.
También favorecer la práctica de actividades físicas o culturales, o de tipo social,
ayudan a mejorar la autoestima de estos niños y a desarrollar y potenciar otras
capacidades y habilidades que presentan. Aspectos que trabaja:
23

 Relajación y respiración
 Expresión corporal
 Realización de actividades externas como actividades deportivas, hobbies,
actividades socio-culturales
 Psicomotricidad

CONCLUSIONES
Conclusión 1:
no me ha dejado de
dar vueltas en la cabeza la siguiente idea: la mayoría de personas,
pero sobre todo los adultos que no tienen mucha información y no
conocen tanto sobre un trastorno como el TDAH, al ver a un niño con
este trastorno –con signos de hiperactividad, sobre todo- piensan
inmediatamente que es un niño malcriado, desobediente y mal educado.

Si intercambian un diálogo con un niño con déficit de atención,
enseguida pensarán que es un desinteresado e irrespetuoso porque no
los atiende o no los mira a la cara cuando le hablan.
Si bien el TDAH causa una serie de conductas involuntarias que pueden
llegar a ser controladas parcialmente, esto requiere de un esfuerzo
enorme, que en muchos casos no sirve de nada. Al igual que con algunos
trastornos asociados como, por ejemplo, el trastorno oposicionista
desafiante, cualquiera diría que la persona con éste trastorno es una
persona engreída, mala, rebelde, etc. Sin embargo, esta persona tiene
un trastorno y si bien algunas conductas pueden llegar a ser
controladas con mucho esfuerzo, al fin y al cabo, debe tomarse en
cuenta que la persona tiene un problema neuropsicológico que causa que
algunos rasgos de su conducta sean involuntarios. Debido a esto creo
que la gente debería tener un poco más de paciencia y tolerancia con
las personas con TDAH u otro trastorno.
La gente con TDAH, así como sus familiares, debe tener muy claro que
un tratamiento medicamentoso sólo será completamente efectivo si es
que es controlado y seguido por un neurólogo especialista con
experiencia en el tema.
Las personas con TDAH no tienen ninguna incapacidad ni impedimento
para hacer y alcanzar lo que quieran y no tienen nada que envidiarle a
una persona sin el trastorno. Seguramente en el camino que quieran
24

seguir encontrarán más obstáculos que una persona normal, pero con
esfuerzo y dedicación se puede conseguir lo que sea.
Por último, quiero decir que las personas con TDAH tenemos
interiorizado ese empuje para conseguir lo que queremos y ese esfuerzo
para superar cada obstáculo que se nos presenta, debido a que siempre
nos ha costado un poco más de lo normal y creo que en eso radica lo
valioso de la vida: en luchar y esforzarnos siempre, aunque nos cueste
un poquito más, por lo que queramos conseguir.
Conclusión 2 :
El TDAH es un trastorno crónico pero siguiendo un tratamiento y con una
buena coordinación podemos lograr que cuando sean adultos su TDAH
simplemente sea interpretado como característica mas de su personalidad y
no como una limitación que domine sus vidas , las tres bases imprescindibles
de tratamiento son: la farmacológica ya que toman medicación generalmente
metilfenidato y en ocasiones amoxetina que ayuda a mejorar los síntomas del
TDAH , información exhaustiva a padres y profesores y tratamiento
psicopedagógico .
El TDAH no es un trastorno de moda, aunque existía en la antigüedad a
mediados del siglo XIX aparece al que señalan como primer autor que
describe perfectamente un niño con déficit de atención e hiperactividad
H.HOFFMANN.
Debemos comprender la importancia de la incidencia del TDAH en la
población infantil y adolescente, hablamos del 3 al 5% , según los estudios al
menos un niño por aula tiene rasgos de este trastorno pero muchos de ellos
sin diagnosticar , la alarma no tiene que surgir ante la idea de la cantidad de
incidencia del trastorno sino ante la problemática que nos encontramos al no
saber abordarlo y los problemas incluyendo el tiempo que pasa hasta
diagnosticarlo, ya que hoy por hoy la situación es lamentable en este sentido.
Todas estas dificultades a las que nos enfrentamos, los niños que padecen
TDAH son discriminados y rechazados por la sociedad, nos generan
problemas con los centros educativos , gastos económicos, ante la necesidad
de asistencia psicológica para nuestros hijos, ya que no encontramos
soluciones ó colaboración por parte de las asistencias publicas en edad
temprana, lo que conlleva a un TDAH a que su trastorno le convierta en
desmotivación, frustración, fracaso escolar, desenganche total al estudio, e
incluso rebeldía, y a medida que avanza en edad agresividad, , lo que
implicaría un tratamiento medico-clínico y Psicológico y tristemente a pensar
en grado de minusvalía.
Los padres de los niños TDAH en determinadas ocasiones necesitamos
tratamiento psicológico. Si realmente es necesaria esta atención psicológica
debería ofertarse en la propia unidad de salud mental sin coste para estas
familias.
Por todo ello los padres de los hijos que padecen TADH hemos llegado a las
siguientes conclusiones.
25

Consideramos la enseñanza obligatoria a los alumnos y alumnas afectados
por el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) como un
colectivo con necesidades educativas especiales.
Propiciar que padres, tutores y educadores tengan acceso a la información y
orientación
Profesionales en los ámbitos psicológico y pedagógico sobre las pautas
educativas de actuación más convenientes para tratarlos.
Impulsar el estudio del TDAH para comprender sus causas biológicas y
psicológicas y contribuir así al desarrollo de tratamientos específicos
encaminados a mejorar la calidad de vida de los niños y niñas afectados y de
su entorno familiar.
Iniciar las medidas que propicien el diseño de una estrategia multidisciplinar:
sanitaria, educativa, pedagógica, psicológica y social, que permita avanzar en
su diagnóstico y tratamiento temprano
El TDAH es un trastorno crónico y que como tal de ser considerado su
tratamiento aplicándose la reducción económica estipulada en el sistema
sanitario público (punto negro).
.Esperamos, confiamos y deseamos encontrar el apoyo que necesitamos para
los TDAH.

















26









ANEXOS
27

Nombre: _______________________
Edad:_____
1.- ¿Tiene algún familiar o incluso usted que presenta inquierud y
no puede mantenerse en un lugar quieto por un momento?
A) Sí B) No C) En ocasiones D) Con frecuencia

2.- ¿Le cuesta seguir instrucciones?
A) Sí B) No C) En ocasiones D) Con frecuencia

3.- ¿Habla excesivamente y en ocasiones que no debería?
A) Sí B) No C) En ocasiones D) Con frecuencia

4.- ¿Le cuesta poner atención en actividades que está realizando?
A) Sí B) No C) En ocasiones D) Con frecuencia

5.- ¿Le cuesta organizarse?
A) Sí B) No C) En ocasiones D) Con frecuencia

6.- ¿Evita tareas que requieran de esfuerzo y concentración
continuada?
A) Sí B) No C) En ocasiones D) Con frecuencia

7.- ¿Olvida y pierde cosas necesarias para su actividad?
A) Sí B) No C) En ocasiones D) Con frecuencia

8.- ¿Se distrae fácilmente con estímulos externos?
A) Sí B) No C) En ocasiones D) Con frecuencia

9.- ¿Se olvida de tareas diarias?
A) Sí B) No C) En ocasiones D) Con frecuencia
28

10.- ¿Le cuesta mucho estudiar o trabajar?
A) Sí B) No C) En ocasiones D) Con frecuencia
11.- ¿Tiene problemas en las relaciones sociales con compañeros?
A) Sí B) No C) En ocasiones D) Con frecuencia
12.- ¿Le cuesta realizar planes?
A) Sí B) No C) En ocasiones D) Con frecuencia
13.- ¿Toma decisiones impulsivas?
A) Sí B) No C) En ocasiones D) Con frecuencia
14.- ¿Cambia de actividades antes de haber finalizado la anterior?
A) Sí B) No C) En ocasiones D) Con frecuencia
15.- ¿Tiene sensación de inquietud?
A) Sí B) No C) En ocasiones D) Con frecuencia
16.- ¿Sabe que es el TDAH o Trastorno de Hiperactividad y Déficit de
Atención?

17.- ¿Ha Escuchado de el?

18.- ¿Conoce a alguien que lo padezca?



29

Gráficas Realizadas a 20 Personas sobre el tema

¿Sabes que es el TDAH o
Transtorno de Déficit de
Atención e Hiperactividad?
No
Si
un poco
¿Ha escuchado del TDAH?
Si
No
Un Poco
¿Conoce a alguien que lo
padezca?
Si
Probablemente
No
30

Diez mitos sobre el TDAH que interfieren con
la mejoría
Hay muchos mitos sobre el TDAH, la gente opina sin saber, y todos "saben"
cómo cambiar el comportamiento descontrolado del niño. Generalmente la familia,
amigos y profesores tienden a culpar consciente o inconscientemente a los
padres. Esto es una defensa natural ante una situación difícil del niño. Lo lógico es
buscar la respuesta en un problema de los padres o de la familia. Con éste breve
artículo pretendemos aclarar algunos de estos falsos mitos. Nuestro objetivo es
reducir el estigma del TDAH y favorecer su reconocimiento y detección precoz.
Así podremos prevenir y evitar que los niños sufran los síntomas durante años
antes de recibir un diagnóstico correcto y el tratamiento que está disponible.
Eltratamiento del TDAH es muy seguro y eficaz y lo apoyan muchos estudios
científicos.
Mito 1:
El TDAH es culpa de los padres y su diagnóstico es poco fiable
El TDAH es un trastorno psiquiátrico del cerebral, su origen es biológico, con
transmisión genética (con una heredabilidad del 75%), que afecta la capacidad del
niño, adolescente oadulto de 1) regular su nivel de actividad, por lo que tienen
hiperactividad, 2) inhibir o frenar sus ideas, pensamientos o comportamiento, por
lo que tienen impulsividad, y 3) prestar atención a las acciones que realizan, por lo
que tienen inatención. En niño con TDAH tiene gran dificultad o incapacidad para
prestar atención y concentrarse, un nivel alto de actividad inadecuado para su
edad, se distrae muy fácilmente y es muy impulsivo. El TDAH no es culpa de los
padres, aunque a veces los padres no entienden los síntomas, se echan ellos la
culpa, e intentan controlar al niño de formas no eficaces. La fiabilidad del
diagnóstico es muy alta, y la presentación es bastante similar en diferentes
culturas. Al igual que la diabetes o el asma, el TDAH se presenta de forma similar
en EE.UU., en España, en el resto de Europa, en Latinoamérica, en China, etc.
Hay asociaciones de padres de niños con TDAH en todo el mundo, y los padres
describen los mismos síntomas en los niños que producen los mismos problemas.
Los padres no deben aceptar nunca que nadie les culpe de la enfermedad de su
hijo, como tampoco se deben culpar si su hijo tiene diabetes o epilepsia. Aunque
algunas de estas cosas no ayudan, el TDAH no se produce por desacuerdos entre
los padres, ni siquiera por separación o divorcio, ni por estar viudos o solteros, ni
por el nacimiento de un hermano menor, ni porque la madre o el padre se ponga a
trabajar, ni porque el padre o la madre trabajen mucho y pasen poco tiempo en
casa, ni por cambiarle de colegio, ni por cambiar mucho de casa, ni por tener
niñera, ni porque le cuiden los abuelos?Todas estas cosas suceden, y a veces
coinciden en el tiempo, pero no tiene relación de causa-efecto con el TDAH, ni con
31

la miopía, ni con la diabetes, ni con la epilepsia, ni con la varicela. No se culpe por
la enfermedad de su hijo y no deje que nadie le culpe.
Mito 2:
El TDAH es una enfermedad nueva, y sólo existe en EE.UU., es un invento.
El TDAH fue descrito ya en 1865 por el Alemán Hoffman en el cuento Der
Struwwelpeter y en 1902 por el Inglés Still y por el Español Rodríguez-Lafora.
Inicialmente se llamó Disfunción Cerebral Mínima, luego (1950) Síndrome
Hipercinético, más tarde (1960) Síndrome del Niño Hiperactivo o Reacción
Hipercinética de la Infancia, y más recientemente (1980) se cambió el nombre a
Trastorno por Déficit de Atención (con o sin Hiperactividad) (TDA con H, TDA sin
H). Desde 1994 se llama TDAH, con tres subtipos: combinado, inatento e
hiperactivo-impulsivo. Aunque el nombre ha ido cambiando según hemos ido
sabiendo más sobre el trastorno, la entidad clínica TDAH está descrita desde hace
más de 140 años, ¡¡desde la época de la Reina Isabel II en España, literalmente,
desde antes de la Guerra de Cuba!!, no es algo nuevo ni mucho menos. La
frecuencia es similar en todo el mundo, entre el 2 y el 6% según diferentes
estudios. Los padres no vienen el psiquiatra por capricho, sino porque el niño tiene
problemas serios en casa, en el colegio, con su rendimiento escolar, con su
funcionamiento social, y con su control de impulsos.
Mito 3:
Los síntomas de TDAH son leves, se trata de una enfermedad falsa, fruto del
poco aguante de los padres de hoy, del perfeccionismo y la exigencia
excesivas.
El TDAH tiene un efecto muy negativo sobre el niño que lo padece. A largo plazo,
y si no se trata correctamente, reduce seriamente el rendimiento académico del
niño y desemboca en fracaso escolar, generando abandono de los estudios o
repetición del curso. Si pasan curso no dominan la materia anterior y la base de
conocimientos del niño se hace cada vez más endeble. Además afecta el
desarrollo social y emocional del niño. Debido a los múltiples problemas en las
relaciones con los compañeros por su impulsividad, los niños con TDAH tienden a
tener pocos amigos, poco duraderos, y las relaciones son menos estrechas. Por
los fracasos repetidos en el colegio, las discusiones con los amigos y con los
padres por malas notas y mal comportamiento, son frecuentes los síntomas
depresivos e incluso la depresión en los niños con TDAH. Los niños con TDAH no
tratado desarrollan con frecuenciacomportamientos negativistas: desobediencias
progresivas, desafío a la autoridad y poco a poco problemas de conducta
mayores, e incluso abuso de alcohol y drogas (especialmente porros). No es un
trastorno "cosmético", fruto del perfeccionismo de la sociedad. Los niños con
TDAH que no reciben tratamiento correcto suelen alcanzar trabajos o profesiones
por debajo de su capacidad. También son más susceptibles de tener otros
problemas si no se les trata adecuada y tempranamente, como mayor tasa de
32

embarazos en edades tempranas, mayor tasa de abuso de sustancias, menor
tasa de retención de un trabajo, y menor progresión laboral.
Mito 4:
El TDAH sólo afecta a niños y desaparece en el adolescente
Es cierto que algunos síntomas de hiperactividad disminuyen con la edad,
transformándose en movimientos más finos (mover el pie, dar golpecitos?). Sin
embargo, la inatención y especialmente la impulsividad permanecen en
adolescentes y adultos. Las estimaciones de los padres y personas que viven con
el paciente son más precisas que las del paciente, que a veces minimiza sus
síntomas. Se estima que la tercera parte de los niños con TDAH dejará de tener
TDAH antes de la adolescencia, la tercera parte dejará de tener TDAH antes de
la edad adulta, y la tercera parte seguirá teniendo TDAH de adultos. Pero como
hemos indicado, aunque algunos ya no cumplen criterios completos de TDAH,
siguen teniendo síntomas que les afectan, por lo que cada vez más se considera
al TDAH como un problema crónico que requiere manejo a largo plazo.
Mito 5:
El TDAH sólo afecta a los niños y no a las niñas.
Las niñas con TDAH suelen pasar desapercibidas con más facilidad, porque
tienen menos hiperactividad y menos oposicionalidad. Comparadas con los niños
tienen menos comorbilidad con trastorno negativista desafiante, trastorno de
conducta, del aprendizaje y depresión, pero más trastornos de ansiedad. El
problema es que como pasan desapercibidas, a veces no tienen problemas en el
rendimiento escolar hasta la secundaria, en edades de 11 a 15 años. Si el médico
es demasiado rígido con los criterios diagnósticos, puede decir que como no ha
tenido problemas antes de los 7 años no tiene TDAH. A veces hemos visto a estas
chicas en la consulta a los 17-18 años, y a pesar de llevar tanto tiempo con un
rendimiento muy por debajo de su capacidad, mejoran mucho con medicación. Por
eso les digo a los padres que nunca es demasiado tarde para empezar a mejorar.
Mito 6:
El TDAH lo debe diagnosticar y tratar primero el neurólogo o neuropediatra,
y si no mejora, entonces el psiquiatra infantil.
Un diagnóstico correcto y temprano es el primer paso para un buen manejo del
TDAH y para prevenir sus complicaciones. Generalmente son los padres,
profesores, psicólogos escolares, pedagogos, o pediatras los que primero
sospechan un posible TDAH en un niño que tiene síntomas o problemas. Un
pediatra con experiencia y formación puede hacer un diagnóstico inicial e incluso
iniciar un tratamiento. Generalmente es un especialista en TDAH (psiquiatra del
33

niño y del adolescente, neuropediatra, psiquiatra, o psicólogo clínico) el que hará
un diagnóstico definitivo. Una vez realizado el diagnóstico, el médico y su equipo
diseña un plan de tratamiento que puede incluir la participación de un psicólogo
clínico, pedagogo, profesor de apoyo, y otros profesionales para realizar parte del
tratamiento. Siempre que se sospecha un TDAH debe existir una evaluación por
un médico experto en el diagnóstico y tratamiento de niños con este problema. El
psiquiatra infantil y adolescente es un médico que puede ayudar a los padres y al
niño. Debe verse como un experto en el TDAH al que los padres consultan para
poder tomar mejor las decisiones médicas que afecten al niño. Lo mejor es buscar
un psiquiatra con el que los padres se sientan cómodos. Primero porque tenga
una calidad técnica reconocida, y luego porque sea capaz de hacerse entender y
de ser cercano a las necesidades de los padres. Si el psiquiatra no escucha a los
padres o les hace sentir culpables por los problemas del niño les recomiendo que
busque a otro más adecuado.
Mito 7:
El Tratamiento del TDAH deber ser primero sin medicación, y si no mejora se
puede usar medicación, porque los fármacos son peligrosos.
El tratamiento del TDAH debe incluir 3 partes: 1) entrenamiento a los padres sobre
el TDAH y cómo manejar aspectos de la conducta del niño, 2) apoyo y adaptación
a nivel escolar, y 3) además es imprescindible un tratamiento médico con una
medicación que ayude a mejorar los déficits en neurotransmisores en algunas
zonas del cerebro. El tratamiento del TDAH no debe ser nunca solamente dar la
medicación, pero ésta es imprescindible en la inmensa mayoría de los casos.
Cuanto más sepan, lean y pregunten los padres sobre el TDAH mejor podrán
ayudar a su hijo. Deben buscarse un médico para que evalúe y trate al niño, un
médico que sea experto en niños con TDAH y que tenga tiempo y paciencia para
seguir al niño a lo largo de su enfermedad. Un médico que esté
disponible. Además los padres pueden: 1. definir reglas claras de consecuencias
y premios para ciertos comportamientos; 2. ayudar al niño a terminar una tarea o
encargo dividiéndolo en pasos menores; 3. aumentar la estructura y el orden de la
casa; 4. establecer rutinas estables y predecibles para organizar el tiempo; 5.
eliminar ruidos y distracciones; 6. modificar la conducta del niño; 7. motivarles, y 8.
aumentar la disciplina haciéndo que el niño sufra las consecuencias de saltarse
las normas.
Hay varios tipos de medicinas que han demostrado su eficacia en el TDAH
aprobadas para su uso: los estimulantes (en España Metilfenidato: Rubifén®,
Concerta® y Medikinet®; fuera de España también Dextro- metilfenidato,
dextroanfetamina y mezcla de sales de anfetamina). Estas medicinas actúan
principalmente sobre la dopamina. También ayudan las medicaciones no
estimulantescomo atomoxetina (Strattera®) con efecto principalmente sobre la
noradrenalina. Estas medicaciones son todas de primera elección en la mayoría
de las guías clínicas basadas en la evidencia elaboradas por expertos. La elección
34

de una u otra medicación debe hacerse de forma individualizada. En
todo tratamiento con medicación hay una fase inicial para alcanzar una dosis
adecuada, una fase de mantenimiento, donde la respuesta adecuada inicial se ha
alcanzado, y una fase de perfeccionamiento, donde se hacen retoques y se
atienden problemas emergentes, o nuevos síntomas. La colaboración entre el
médico y los padres es esencial en las tres fases.
Mito 8:
Es mejor no dar medicación al niño y usar psicoterapia u otros abordajes no
farmacológicos
La psicoterapia que ayuda al niño con TDAH es el entrenamiento de los padres
sobre los síntomas del TDAH, y sobre cómo controlar y manejar mejor el
comportamiento del niño. La psicoterapia psicoanalítica no funciona en el TDAH,
tampoco la terapia de juego, ni el entrenamiento cognitivo para "mejorar" la
concentración, memoria o atención. También es muy útil el apoyo escolar, con
técnicas de estudio, remediando las dificultades del niño, intentando recuperar las
áreas en las que tenga especial dificultad o retraso respecto a sus compañeros.
Hay muchos mitos sobre métodos mágicos que pueden mejorar el TDAH pero que
no tienen ninguna base científica. Estos "tratamientos" se suelen ofrecer en
consultas privadas con gran coste de tiempo y dinero para los padres, y sensación
de fracaso para el niño. No existe evidencia de que métodos como oir música de
diferentes tonos para reeducación auditiva sirva para nada, como mucho puede
relajar al niño, pero se obtiene el mismo efecto comprando un disco y oyéndolo en
casa. Tampoco los ejercicios de entrenamiento y reeducación de la lateralidad
cruzada ni el biofeedback de EEG son útiles. Las dietas sin azúcar y sin
colorantes no curan el TDAH. Los tratamientos homeopáticos como agua
magnetizada, hierbas de diferentes tipos, acidos grasos Omega-3 tampoco han
demostrado eficacia. Algunas hierbas, aunque sean naturales, pueden ser
peligrosas (no confundir natural con inofensivo). No por ser naturales, estos
remedios son buenos, y generalmente su eficacia no ha sido demostrada
científicamente. Los padres deben desconfiar de remedios fáciles que prometan
"curación" permanente, rápida, sin esfuerzo y que supongan un gran desembolso
económico inicial. Deben desconfiar de tratamientos no publicados en revistas
científicas, que impliquen el uso de algún artefacto patentado o supuesta
medicación con componente secreto o no claramente conocido.
Mito 9:
Las medicaciones producen adicción, porque son drogas
Este tema suele preocupar mucho a los padres y es importante que se entienda
bien. Es un falso mito que el metilfenidato produzca adicción., Aunque
químicamente el metilfenidato es similar a la anfetamina, a dosis normales en
TDAH y por vía oral no produce efecto euforizante. El metilfenidato, al tratar el
35

TDAH, de hecho reduce el riesgo de que el niño en el futuro abuse de drogas,
porque disminuye su a impulsividad. Sin embargo, dosis altas
de metilfenidato podrían causar efecto euforizante. Po ello si se usa en chicos
con problemas de abuso de drogas o alcohol, debe hacerse con control cercano.
Los padres deben guardar bajo llave la medicación y darles sólo una pastilla cada
vez para evitar que tomen más de lo recetado. Esto limita el uso del metilfenidato
en adolescentes con problemas de abuso de alcohol o drogas o con trastorno de
conducta, pero no es el metilfenidato lo que produce éste abuso de drogas, sino el
TDAH. La forma OROS®-Metilfenidato al ser una cápsula de liberación
prolongada, tiene menor riesgo de abuso. La atomoxetina tampoco produce
ningún efecto euforizante ni tiene riesgo de adicción.
Mito 10.
La medicación produce la medicación una reducción del crecimiento en
altura del niño
El efecto de los estimulantes sobre el crecimiento ha sido una preocupación de
padres y médicos durante años y ha sido muy estudiado. Algunos estudios han
mostrado una reducción de la ganancia esperada de altura en los primeros 3 años
de tratamiento, aunque la significación clínica de éstos datos es difícil de valorar.
Otros estudios encontraron una menor talla de los niños con TDAH tratados con
estimulantes a los 18 años, pero no encontraron diferencias más tarde, porque los
adolescentes con TDAH completaron su desarrollo un poco más tarde, y
alcanzaron tallas similares a los controles. En estudios donde se interrumpía el
metilfenidato los fines de semana y en vacaciones no se observó ninguna ventaja
en el crecimiento, por lo que no se recomienda parar el tratamiento los fines de
semana ni en vacaciones. La talla y el peso deben monitorizarse de cerca, y en
aquellos niños que pierden peso o no ganan peso adecuadamente se pueden usar
suplementos energéticos y calóricos. La atomoxetina tampoco reduce el
crecimiento en altura.



36



37



38



39



40



41



42



43



44



45



46



47



48



49



50



51



52



53



54



55



56



57



58



59



60



61



62



63



64



65



66



67



68



69



70



71



72



73



74



75