You are on page 1of 21

UNIDAD I: Iter Criminis o Etapas de Desarrollo del Delito

1. El Iter Criminis.
El delito nace como idea que se proyecta al exterior a través de una conducta encaminada a
producir el resultado perseguido. Por eso todo delito tiene un iter criminis, que a veces, cuando la
voluntad actúa de inmediato, como sucede en los de mera actividad (injurias, por ejemplo), se reduce
a una mínima expresión. Pero lo normal es que tenga un desenvolvimiento dinmico, que entre los
extremos se!alados se sitúen etapas intermedias, constitutivas del proceso de desarrollo del delito.
El iter criminis comprende las etapas por que atraviesa el delito desde la ideación "asta su
consumación. #undamentalmente ellas son dos$ una interna o psicológica y otra externa o material. %
veces inter&iere entre am'as, como situación intermedia, la resolución manifestada de cometer un
"ec"o puni'le, que la ley castiga en ciertos casos cali&icados.
A) FASE INTERNA $
El delito es un acto voluntario y la voluntad, un proceso mental del consciente, que
tradicionalmente viene presentndose como integrado por la sucesión de tres momentos$ la
concepción del proyecto criminoso, la deli'eración acerca de él y la resolución o decisión de llevarlo a
e&ecto.
(emejante descripción del acto voluntario dista muc"o de ser cientí&ica. %parte de que ella
supone tomar partido a &avor del pro'lema meta&ísico del li're al'edrío, la sicología contempornea
estima que, ms que una explicación del &enómeno volitivo, no sería sino la presentación
esquemtica de &actores que se entrela)an para constituir proposición y conspiración para delinquir
(artículo * +P), que sanciona únicamente un todo que culmina en la acción.
Por lo dems, estos &enómenos síquicos carecen de relevancia jurídica, escapan al ,erec"o
Penal, pues a éste - y al ,erec"o en general - le interesa el "om're como ser actuante y no
simplemente como ser pensante. .os pensamientos y voliciones criminales carecen de signi&icación si
no se mani&iestan externamente. /o existe para el ,erec"o Penal moderno delitos sin acción o de
mera sospec"a, pues él no penetra en el campo de la conciencia. Ello porque dic"os pensamientos y
voliciones, aun cuando se supongan conocidos, no causan da!o ni violan precepto legal alguno,
aparte que la voluntad no puede ser considerada y tratada como irrevoca'le.
B) FASE INTERMEDIA $
1
El límite para la puni'illidad de las ideas es la resolución mani&estada de perpetrar un delito,
en la cual la ley castiga no propiamente la idea resolutiva, sino su expresión, lo que ya constituye un
acto externo, si 'ien no materiali)ado aún. Esta &alta de materiali)ación es lo que di&erencia la
resolución mani&estada de los actos preparatorios, en los cuales no se da todavía un principio de
violación de una norma jurídica determinada.
.a resolución mani&estada se presenta en nuestro +ódigo en &orma de proposición y
conspiración para delinquir (artículo *), que sanciona únicamente tratndose de los delitos contra la
seguridad exterior del Estado (artículo 000) y contra su seguridad interior (artículos 012 y 013). .a ley
de (eguridad del Estado castiga tam'ién estas situaciones respecto de los delitos previstos en ella
(artículo 14 de la .ey).
C) FASE EXTERNA :
%quí se sale del dominio psicológico de las intenciones, o de la resolución simplemente
mani&estada, y se llega a la materiali)ación de la voluntad criminal. .os actos externos se dividen en
dos categorías$ indirectos o preparatorios y directos o de ejecución, que comprenden la tentativa, el
delito frustrado y el delito consumado (agotado).
1. Atos !reparatorios .
+on este nom're se designan ciertos actos preliminares que únicamente en la psiquis del
"ec"or se vinculan a la comisión de un delito, por cuanto se relacionan con él sólo en &orma mediata
e indirecta5 por ejemplo, la compra del arma para perpetrar un "omicidio. +omo 6la ejecución del
delito es un viaje emprendido por el malvado "acia la violación de la ley7 (+arrara), es &recuente que
se realicen actos previos al momento ejecutivo que, sin ser parte de él, al menos lo "acen posi'le.
.a demarcación entre la actividad preparatoria y la ejecutiva, di&ícil de precisar a veces en la
prctica, es de se!alada importancia, en atención a que, por regla general, aquélla no est sujeta a
sanción. En este sentido, el criterio clsico continúa imperando.
2
#undamento de la impunidad del acto preparatorio es el principio de reserva (nullum crimen
nulla poena sine lege), la protección del individuo &rente a la posi'le ar'itrariedad judicial, ya que tal
acto no importa la violación de una norma jurídica. Es un verdadero postulado del ,erec"o Penal
li'eral, al que no es posi'le renunciar, el esta'lecimiento de un límite mínimo a la actividad puni'le.
.os autores clsicos invocan todavía otras ra)ones$ "acen notar que dic"os actos son equívocos, no
es posi'le asociarlos a un delito determinado, por lo que no revelan de una manera indu'ita'le la
intención del sujeto, y que su impunidad &avorece el desistimiento. /uestro +ódigo los margina del
m'ito represivo al exigir que la actividad delictual se veri&ique por hechos directos (artículo 3, inciso
888 +P).
(in em'argo, existen actos preparatorios - los que +arrara denomina'a actos preparatorios
contingentes - que son unívocos, demuestran de modo seguro la intención de delinquir y representan
un peligro cierto. El +ódigo los reprime, entonces, no como actos tendientes a preparar un delito, sino
como especí&icos delitos de peligro. %sí, el artículo 0*0 castiga la &alsi&icación de elementos
destinados a la &a'ricación de determinados valores y títulos ('onos, acciones, 'illetes, papel sellado,
estampillas, etc)5 el artículo 992, al que &a'ricare, expendiere o tuviere en su poder llaves &alsas,
gan)úas u otros instrumentos destinados conocidamente para e&ectuar el delito de ro'o y no diere
descargo su&iciente so're su &a'ricación, expendición, adquisición o conservación5 el artículo 9*0, al
que &uere apre"endido con 'om'as explosivas o preparativos conocidamente dispuestos para
incendiar o causar estragos, salvo que pudiendo considerarse el "ec"o como tentativa de un delito
determinado de'iera castigarse con mayor pena que la esta'lecida en esta disposición.
(i, contrariamente al pensamiento tradicional, se en&oca el pro'lema con criterio su'jetivo,
"a'r que relacionar el acto con la personalidad del autor y su'ordinar a ésta el castigo o la
impunidad de la preparación de un delito. Es la postura que adopta el +ódigo Penal ruso de 0:13,
que en su artículo 0: prescinde de todo distingo entre actos preparatorios y de ejecución.
4. Atos de E"e#i$n .
.a actividad ejecutiva, según vimos, comprende la tentativa, el delito &rustrado y el
consumado.
En principio, la ley penal interviene sólo desde el momento de la tentativa (conato).
a) Tentati%a .
3
Noi$n. .a etimología de la pala'ra tentativa, y de la vo) conato, envuelve la idea de una actividad
tendiente a conseguir algo.
En lo jurídico el concepto se circunscri'e. En primer término, no cualquiera actividad
encaminada a la o'tención del &in perseguido por el agente da origen a una tentativa, sino
únicamente aquella prevista y sancionada por la ley5 luego, se requiere una acción capa) de lesionar
el 'ien jurídico tutelado por la ley, pero que no de'e ir ms all de la puesta en peligro de dic"o 'ien,
porque su lesión e&ectiva importaría la consumación del delito. % esta altura la actuación del sujeto
de'e detenerse por causa ajenas a su voluntad, pues de lo contrario no "a'ría tentativa puni'le.
% 'ase de las ideas precedentes, podemos decir que existe tentativa en sentido amplio,
comprendiendo incluso el delito &rustrado de nuestro +ódigo, cuando se da principio a la ejecución de
un delito y la acción no se reali)a o el resultado no se veri&ica por causas independientes a la
voluntad del "ec"or. +onsiste entonces, el líneas generales, en la ejecución parcial de un delito, por
"a'er &racasado en su o'jetividad jurídica o en la voluntad del delincuente, separada o
conjuntamente. ,e acuerdo con la &órmula sintética de 8mpallomeni, 6es la ejecución &allida de una
determinación criminosa7.
Carater&stias de la Tentati%a. ;ay que considerarlas en relación con el esquema del delito y con
el resultado del mismo.
1) En cuanto a lo primero, es una &igura accesoria. Ense!a <eling que adems de las &iguras
delictivas autónomas, existen &ormas accesorias vinculadas con ellas, y en las cuales el delito 'sico
aparece representado tan sólo por un principio de ejecución. %isladamente consideradas carecen de
signi&icación5 pero, relacionadas con el delito principal correspondiente, son causas de extensión del
tipo y de la pena a situaciones que de lo contrario resultarían atípicas. Por eso no es posi'le "a'lar
de tentativa en a'stracto, sin relacionarla con un delito determinado.
2) ,esde el punto de vista del resultado, la tentativa es un delito imper&ecto, en el sentido de que con
ella no se alcan)a la consumación. .a concepción del conato como delito imper&ecto sólo es vlida
partiendo de su naturale)a o'jetiva. =irado el pro'lema con criterio su'jetivo no tendría sentido, por
cuanto, revelada la intención criminal, resultaría super&luo distinguir entre delito per&ecto e imper&ecto.
4
%preciada en sí misma, la tentativa es una in&racción per&ecta, a la cual el >rdenamiento ?urídico
asigna una pena propia.
Esenia de la Tentati%a. @arias teorías tratan de explicarla$
A) Teor&a S#'"eti%a. (ostiene que la esencia de la tentativa radica en la voluntad del agente,
exteriori)ada en una conducta que tiende a la comisión del delito. (u principal de&ensor es @on <uri y
la siguen algunos penalistas &ranceses ((aleilles, Aarcon, @idal, etc). (e le o'jeta &undamentalmente
que la intención no 'asta para justi&icar el castigo de una conducta típica que sólo "a tenido una
reali)ación parcial.
B) Teor&a Sintom(tia. (ustentada por los positivistas, que llegan a una conclusión parecida$ la
acción antijurídica que no "a producido el evento esperado carece de relevancia penal si la voluntad
que la anima no revela una personalidad peligrosa.
C) Teor&a )'"eti%a. En oposición a las anteriores, sostiene que la esencia del conato se encuentra en
el principio de ejecución, cuyo castigo se su'ordina al peligro para el 'ien jurídico atacado. =ientras
éste no exista, para nada cuenta la intención. Este criterio, que adquiere pleno desenvolvimiento con
+arrara, es el de nuestro +ódigo.
!res#p#esto !re%io de la Tentati%a. Es presupuesto de la tentativa, condición indispensa'le para
su existencia, que la actividad dirigida al resultado antijurídico sea fraccionable, suscepti'le de
&ragmentarse en etapas sucesivas.
Por &alta de este requisito sine qua non carecen de tentativa los delitos de simple omisión - no
los de comisión por omisión, B los llamados de posición, como mantenerse en morada ajena contra la
voluntad del morador, "ec"o no previsto en el +ódigo, pero sí en los Proyectos c"ilenos de 0:1:
(artículo 011) y de 0:4* (artículo 024)5 los formales de pura actividad, denominados tam'ién
unisubsistentes (amena)as, calumnias e injurias), y los de consumación anticipada.
(in em'argo, existen "ec"os puni'les que, no o'stante cumplir con el requisito de la
&ragmentación de la conducta delictiva, no son sancionados en grado de tentativa. En el +ódigo se
encuentran en este caso las &altas, que sólo se castigan cuando "an sido consumadas (artículo :
+P).
*&mites de la tentati%a. En ella se distingue un límite inferior, que divide los actos preparatorios de
los de ejecución, y un límite superior, que la separa del delito consumado. El primero es de orden
cualitativo, porque deslinda una actividad puni'le de otra que no lo es5 el segundo, situado entre
acciones ejecutivas, es cuantitativo.
5
Elementos de la Tentati%a. (on elementos integrantes de la tentativa$ a) el principio de ejecución de
un delito determinado5 ') intención de alcan)ar el resultado delictivo que se persigue5 c) interrupción
de la actividad criminosa y que ella se de'a a causas independientes de la voluntad del agente.
(istemati)ando lo dic"o, es posi'le a&irmar, con >restes %raujo, que el esquema legal del
conato consta de dos elementos positivos, el uno objetivo$ el comien)o de la acción ejecutiva, el otro
subjetivo$ la voluntad encaminada a la consumación de un delito5 y de dos elementos negativos, uno
o'jetivo$ la no ejecución de todo el proceso que requiere la consumación, y otro su'jetivo$ que la
interrupción se produ)ca por causas ajenas a la voluntad del "ec"or.
A) !rinipio de E"e#i$n. .a caracteri)ación de la tentativa por el principio de ejecución proviene
del +ódigo Penal &rancés (artículo 1). Cepresenta la reali)ación parcial del delito y est constituido por
actos directamente encaminados a la consecución del &in propuesto.
El pro'lema &undamental que plantea el principio de ejecución es el de su delimitación con los
actos preparatorios, pro'lema que en la prctica puede o&recer serias di&icultades y de cuya
trascendencia nos "emos ocupado ms atrs. .as teorías &ormuladas al respecto se dividen en dos
grupos$ las su'jetivas y las o'jetivas. Ests últimas cuentan con mayor número de partidarios.
1. F#ndamentai$n S#'"eti%a. % ella pertenece la doctrina de la univocidad, que, &ormulada por
+armignani, &ue desenvuelta por +arrara en su Programa, si 'ien en escritos posteriores la
a'andonó. ,e acuerdo con esta doctrina, los actos preparatorios son equívocos, esto es, suscepti'les
de interpretaciones diversas, y los de ejecución, unívocos, o sea que se mani&iestan de un modo
indu'ita'le como dirigidos a la o'tención de un resultado criminal determinado. Pero como la
actividad desarrollada puede ser común a varios delitos (el disparo que no da en el 'lanco pudo estar
destinado a matar o a lesionar a la víctima), se "ace necesario acudir a la intención del "ec"or para
individuali)ar el delito que se propuso cometer. Es por eso que esta teoría de'e ser encasillada entre
las de &undamentación su'jetiva. En el &ondo, reduce el pro'lema a una cuestión de prue'a.
+. F#ndamentai$n )'"eti%a. .as teorías pertenecientes a esta categoría procuran resolver la
di&icultad, 'ien desde un punto de vista sustancial, 'ien desde un punto de vista formal. Entre las
primeras "ay que mencionar ante todo la de +arrara, que luego de desec"ar la univocidad, recurre al
6
criterio del ataque a la esfera jurídica de la víctima. @ariantes o modalidades de esta doctrina asientan
el principio de ejecución en el peligro de lesión del bien jurídico protegido por la norma penal o en su
potencialidad causal para producir el efecto perseguido (8mpallomeni).
Entre los autores que sustentan un criterio de delimitación o'jetivoB&ormal, aparece en primer
término <eling, para quien la &igura accesoria de la tentativa se vincula con la correspondiente &igura
autónoma, de suerte que el principio de ejecución lo es del delito con el cual se relaciona. %sí, en el
"omicidio, el requisito 6matar a otro7 se reempla)a por el de 6comen)ar a matar a un "om're7. =e)ger
parte tam'ién de este deslinde &ormal, pero lo com'ina con el ataque al 'ien jurídico protegido.
El principio de ejecución de un delito es cuestión que de'e resolverse con criterio o'jetivo, con
re&erencia en cada caso concreto a la actividad a que alude el ver'o rector del tipo principal. Dno de
los 'ene&icios aportados por la teoría de la tipicidad es el de "a'er aclarado la di&ícil pro'lemtica que
plantea la di&erenciación de los actos ejecutivos de los simplemente preparatorios.
(in negar la &unción indiciaria del &in perseguido que tiene el dolo en la tentativa, no es posi'le
apoyarse en la sola su'jetividad para cali&icar el principio de ejecución, porque esta expresión que
emplea el +ódigo, con el agregado de hechos directos, est indicando que en ningún caso es
permitido prescindir de la materialidad de la actuación criminal.
Encarado el pro'lema de la tentativa en &unción del correspondiente delito autónomo con el
cual se vincula, resulta que el elemento esencial del conato es de suyo relativo. /o existe un principio
de ejecución vlido para cualquiera &igura delictiva.
% las ideas expuestas se ci!e en lo esencial la siguiente sentencia$ 6Eratndose de la tentativa
de "omicidio es de rigor que se realicen "ec"os que mani&iesten de una manera inequívoca la
intención del autor de producir la muerte de una persona, practicando actos de ejecución de tal
naturale)a y gravedad que tiendan natural y precisamente a o'tener este resultado7 (+orte (uprema,
Aaceta de 0:13).
Para tener carcter ejecutivo, es ineludi'le que la actividad reali)ada pueda merecer el
cali&icativo de adecuada al &in delictivo que persigue el sujeto, que los actos ejecutados sean aptos
para producir el resultado criminal. Eal cosa se desprende de la ley misma, que exige, como vimos,
"ec"os directamente encaminados a la o'tención de la &inalidad perseguida. .a di&icultad radica en
sa'er si la conducta poseía aptitud causal para producir el resultado que no se reali)ó. Para
averiguarlo es preciso recurrir a un juicio a posteriori, pero que se supone &ormulado con anterioridad.
+omo el resultado no se "a producido, no queda otro camino que pronosticarlo. Porque puede
7
suceder que la no consumación del delito se de'a no a la inter&erencia de una nueva serie causal,
sino a que los actos ejecutados care)can de e&icacia para lograrla. En este caso nos "allamos ante
un delito imposible.
B) Inteni$n de alan,ar la -inalidad deliti%a. %nteriormente, "icimos notar que el dolo en la
tentativa desempe!a una &unción indiciaria del &in perseguido, de suma importancia en aquellos casos
en que el "ec"o o "ec"os reali)ados, no o'stante constituir un principio de ejecución, son
suscepti'les de interpretaciones diversas. +uando no es posi'le esta'lecer claramente el delito
intentado, la doctrina y algunas legislaciones se inclinan a considerar los actos de ejecución ya
iniciados como dirigidos a perpetrar el delito de menor gravedad de entre aquellos a cuya
consumación pudieran conducir, sistema implantado por los Proyectos c"ilenos de 0:1: (artículo 03)
y de 0:4* (artículo F).
Por ser la tentativa una actividad incompleta, el dolo, siendo sustancialmente igual al del delito
per&ecto, presenta en ella modalidades especiales. ,esde luego, la tentativa implica una
desproporción entre la acción cumplida y el &in perseguido. ,e ello resulta una disparidad entre la
intención, que no di&iere de la del delito consumado, y los actos e&ectivamente ejecutados, menores
siempre a los exigidos para la consumación. Por eso se "a dic"o que la voluntad, así como el delito,
tiene tam'ién un iter criminis. Por otra parte, si 'ien en los delitos per&ectos la intención se in&iere
generalmente del resultado, en la tentativa no sucede lo mismo, en ra)ón de que la actividad
delictuosa quedó detenida a medio camino. Eso explica el valor indiciario del dolo en la tentativa. Es
la intención del agente lo que en de&initiva permitir esclarecer su comportamiento, a &alta de un
resultado que encuadre en un tipo autónomo. %parte de éste, en dos casos ms la tentativa se
regula en &unción de la culpa'ilidad$ al exigir la ley que la interrupción del proceso ejecutivo se
veri&ique por causas ajenas a la voluntad del actor, y que el desistimiento se produ)ca
voluntariamente para escapar a la sanción.
.a tentativa requiere dolo directo, intención criminal, para su existencia. Por consiguiente, no
existe en los cuasidelitos. ;a'lar de tentativa en los cuasidelitos es contradictorio, porque en ella el
8
sujeto no alcan)a a reali)ar lo que se proponía y en el cuasidelito "ace lo que no se proponía. Por la
misma ra)ón, es improcedente en los delitos preterintencionales.
C) Interr#pi$n de la E"e#i$n del delito. Es elemento estructural del conato que la interrupción
del proceso ejecutivo provenga de causas independientes de la voluntad del "ec"or.
.as causas determinantes de la interrupción pueden ser voluntarias o internas y causales o
externas. .as primeras dan origen a la tentativa a'andonada, no sujeta a sanción5 las últimas, a la
impedida, esto es, a la tentativa normal y ordinaria, que es la que castiga la ley.
% su ve), las causales o externas, derivadas de un accidente extra!o al agente, se su'dividen
en físicas o materiales, que actúan so're el cuerpo del sujeto activo (como si se le arre'ata el arma),
o so're el medio empleado (por ejemplo, si el revólver se le atasca), y morales, de naturale)a síquica,
que o'ran so're su voluntad y le constri!en a a'andonar su proyectada empresa criminal (si, en el
caso propuesto, "uye porque oye ruido de pasos).
Por el contrario, el desistimiento es voluntario cuando la interrupción so'reviene por propia
iniciativa del agente, por estímulos internos, sin causas o motivos exteriores que lo o'liguen a ello. Es
indi&erente el motivo psicológico que lo impulsa, trtese de uno egoísta (temor al castigo) o altruista
(piedad).
El Desistimiento.
Es la renuncia voluntaria y oportuna a la continuación de la actividad criminal.
,iscrepan los autores acerca de su e&icacia. .as doctrinas, &avora'les o contrarias al castigo
de la tentativa desistida, se apoyan en ra)ones jurídicas y de política criminal.
.os que de&ienden su puni'ilidad sostienen que el principio de ejecución de un delito no puede
quedar impune, ni siquiera por la anulación posterior de su e&icacia. ,esde el punto de vista de la
política criminal, justi&ican su castigo porque el delincuente, al sa'er que una ve) que emprende el
camino del delito no podr eximirse ya de la pena, ser ms cauto para decidirse a delinquir.
.as doctrinas que a'ogan por la e&icacia del desistimiento voluntario, las únicas con 'ase
cientí&ica, sostienen que él es una condición resolutoria de la puni'ilidad del principio de ejecución,
por cuanto en tal caso desaparecen elementos típicos estructurales de la tentativa$ el su'jetivo, pues
ella supone, aparte de la conducta, la intención de cometer un delito determinado, y el que exige que
la consumación no se veri&ique por causas ajenas a la voluntad del sujeto. Para muc"os autores
(#euer'ac", =erGel, =e)ger, @on .is)t), la impunidad de la tentativa a'andonada se &unda en
ra)ones de política criminal determinadas por consideraciones utilitarias$ estimular "asta el último
instante el desistimiento.
El desistimiento espontneo es procedente en la tentativa, no en el delito &rustrado y menos
todavía en el consumado, 6porque desistirse supone dejar de "acer algo7 (,el Cío) y en los dos
9
últimos casos todo est "ec"o. En ellos tiene ca'ida el arrepentimiento activo, &undamento de la
circunstancia atenuante del artículo 00 /H 3 +P, que, a di&erencia del primero, que "a evitado la
producción del evento da!oso, tiende a reparar un mal ya causado.
+omo la voluntad necesita mani&estarse externamente para producir e&ectos jurídicos, el
desistimiento, cuya esencia arraiga en lo su'jetivo, se concreta en una conducta, aunque negativa$ no
continuar ejecutando los actos necesarios para llevar a término la actividad iniciada. (in em'argo, en
ocasiones la simple inercia no 'asta y ser precisa una conducta activa para desistir, por ejemplo, en
el envenenamiento y en el incendio.
%unque impune en principio, no siempre la impunidad ser total, pues el actor responder
criminalmente de los actos ejecutados que sean en sí mismos constitutivos de delito (+orte de
%pelaciones de (antiago).
El pro'lema de la impunidad de la tentativa desistida "a originado controversias entre
nosotros, de'ido a que el artículo 4 +P espa!ol, modelo del c"ileno en este punto, dice que "ay
tentativa cuando el culpa'le da principio a la ejecución del delito directamente por "ec"os exteriores y
no prosigue en ella por cualquier causa o accidente que no sea su propio y voluntario desistimiento.
.a +omisión Cedactora del +ódigo, al de&inirla, suprimió el acpite &inal del artículo sin expresar el
motivo en las %ctas, lo que "a dado pie para que algunos de&iendan el castigo de la tentativa
a'andonada. (in em'argo ello no es técnicamente correcto, pues, aun cuando de la "istoria de la ley
parece desprenderse lo contrario, &altan, en este caso, como vimos, elementos estructurales típicos,
indispensa'les para la existencia de la tentativa puni'le. %sí lo "an entendido los tri'unales. 6/o es
responsa'le criminalmente el que da principio al delito de incendio5 pero después se desiste y lo
apaga por su propia voluntad7 (+orte (uprema, 0:4F). 6El desistimiento voluntario del "ec"o puni'le
no puede ser sancionado5 doctrinalmente, porque "ace desaparecer el peligro de la lesión jurídica5 y,
legalmente, porque no puede "a'er delito cuando &alta un elemento tan esencial como es la intención
dolosa, o sea la voluntad, dentro de la técnica de nuestro sistema penal7 (+orte de %pelaciones de
(antiago, 0:90). Es tam'ién el criterio de la generalidad de las legislaciones.
') Conepto . Elementos del Delito Fr#strado .
10
;asta aquí "emos discurrido so're la 'ase de que el límite superior de la tentativa la separa
del delito consumado. %lgunas legislaciones, entre ellas la nuestra, y ciertos autores interponen, sin
em'argo, una etapa intermedia entre la tentativa (tentativa iniciada) y la consumación$ el delito
frustrado (Eentativa aca'ada), cuya incorporación a la ciencia penal se de'e a Comagnosi.
(e conci'e que el delito se "a &rustrado cuando, "a'iendo puesto el delincuente de su parte
todo lo necesario para la producción del evento típico, éste no so'reviene por causas ajenas a su
voluntad. +onstituye por lo mismo una etapa ms avan)ada que la tentativa dentro del iter criminis.
%parte de la intención de o'tener el resultado delictivo, y que les es común con la tentativa,
son elementos estructurales de la &rustración$
a) .a conducta del agente, representada por la ejecución de todos los actos necesarios para que el
delito se consume. Para sa'erlo "a'r que proceder con criterio o'jetivo, acudiendo al tipo legal
autónomo de que se trata.
,e aquí deriva justamente el so&isma del delito &rustrado, porque si se "a puesto en prctica
todo lo requerido para la producción de determinado &enómeno, no se ve por qué éste no "a de
reali)arse, de lo que se deduce que esta &igura lleva en sí misma su propia negación y que es
lógicamente inadmisi'le. Por eso las legislaciones penales modernas "an eliminado el distingo
clsico entre tentativa iniciada y aca'ada, e igual cosa sucede en los proyectos c"ilenos.
.a &rustración so'reviene a causa de un "ec"o circunstancial, la pronta asistencia médica de
la víctima de un envenenamiento, por ejemplo5 si, por el contrario, es una causa sustancial la que
impide la producción del resultado, estaremos en presencia de un delito imposi'le. (i una persona
dispara so're otra y no da en el 'lanco, I"ay tentativa o delito &rustradoJ Evidentemente lo primero,
porque apuntar es acción necesaria para que el delito se per&eccione, y el que apuntó mal no ejecutó
todos los actos capaces de producir la consumación. En cam'io, si dio en el 'lanco, pero la 'ala
re'otó en un o'jeto metlico que la víctima lleva'a consigo, tendremos un delito &rustrado, y
') #alta de consumación por causas independientes de la voluntad del sujeto. (i éste puso de su
parte todo lo necesario para la producción del evento típico, ser 'ien di&ícil suponer que la &rustración
provenga de causas que dependan de su voluntad.
Eentativa y &rustración son delitos imper&ectos5 pero la imper&ección de la primera radica en la
acción, y la de la segunda, en el resultado. En consecuencia, el delito &rustrado se consuma
su'jetivamente, para el "ec"or, por cuanto su actividad delictuosa &ue completa5 se &rustra
o'jetivamente, para la víctima, porque el resultado no correspondió a los propósitos del delincuente,
no o'stante "a'er puesto de su parte todo lo que de él dependía para consumar el delito.
.a &igura del delito &rustrado sólo puede darse en los delitos materiales, nunca en los &ormales.
11
Casti/o de la Tentati%a . del Delito Fr#strado.
Para &undamentar el castigo de la tentativa, +arrara &ormuló la teoría del peligro corrido por el
'ien jurídico que la ley tutela, no en cuanto simple previsión, sino como realidad de la vida. (u criterio
lo comparte @on .is)t. .a consumación, en cam'io, se traduce en un da!o y por eso se le aplica
mayor pena que a la tentativa. El delito &rustrado, por su parte, merece una pena superior a la de la
tentativa, aunque menor que la del delito consumado, porque representa una etapa ms avan)ada en
el camino "acia la per&ección del delito, si 'ien no causa da!o u ocasiona uno menor que el delito
consumado.
.a técnica clsica creó una escala de penalidad aplica'le a las distintas &ases de la actividad
ejecutiva, cuyo pelda!o in&erior corresponde al conato.
El sistema o'jetivo de la escuela clsica es criticado por los penalistas que en&ocan la cuestión
desde un punto de vista su'jetivo, de acuerdo con el cual el &undamento de la incriminación de la
tentativa se encuentra en la exteriori)ación de una voluntad criminal peligrosa. ,esde el momento en
que tal cosa ocurre, el peligro social que representa el delincuente es el mismo, cualquiera que sea el
grado de desarrollo del delito, pues su imper&ección se de'e a causa ajenas a su voluntad. Es el
sentir de los positivistas, a quienes interesa ms la de&ensa social que la tutela jurídica.
El Delito Imposi'le.
Es la Tentati%a Inid$nea de los penalistas alemanes, en la cual existe 6ausencia de tipo7
(<eling).
Cepresenta situaciones en que la acción es incapa) de producir el resultado en el caso
concreto de que se trata, no, como se dijo, porque una nueva serie causal inter&iera la puesta en
marc"a por el actor, sino porque los actos ejecutados son ine&icaces para conseguirlo de'ido a que
contradicen el rigor lógico de la naturale)a de las cosas.
+aracterística esencial del delito imposi'le es el error so're la idoneidad de la acción para
o'tener un e&ecto criminoso. 68dóneo, en general, es el acto que, según la experiencia puede ser,
considerado como medio apto para la producción del evento7 (Canieri), esto es, la idoneidad es la
aptitud de la acción para lograr el resultado en la &orma pretendida. /o "ay que con&undir la
12
inidoneidad con la insu&iciencia del medio, que es una circunstancia contingente. .a primera da lugar
al delito imposi'le5 la segunda, a un delito &rustrado.
El pro'lema radica en la procedencia del castigo de la tentativa inidónea. .as doctrinas
extremas so're la cuestión llevan a conclusiones inacepta'le, pues, de acuerdo con la o'jetiva, no
sería puni'le en ningún caso, y lo sería siempre de con&ormidad a la su'jetiva. Dna teoría intermedia,
generalmente aceptada, distingue entre inidoneidad a'soluta y relativa, y reserva sólo para la primera
la impunidad.
.a inidoneidad puede ser de "ec"o y de derec"o. %quélla se su'divide en a'soluta y relativa5
una y otra de'en considerarse en relación con el o'jeto material del delito y con los medios
empleados para perpetrarlo.
.a inidoneidad es a'soluta respecto del o'jeto cuando no existe o no presenta las cualidades
esenciales necesarias para la ejecución del delito (disparar so're un cadver, practicar manio'ras
a'ortivas en una mujer que no est encinta), y es relativa cuando el o'jeto existe y es apto para la
comisión del delito, pero no se encuentra en el sitio en que el delincuente cree "allarlo, como es el
caso del que intenta sustraer el dinero que supone existente en una caja de caudales, pero que &ue
retirado con anterioridad.
.a inidoneidad en cuanto a los medios empleados es a'soluta cuando éstos, por su propia
naturale)a, son radicalmente ine&icaces para producir el resultado que se 'usca5 por ejemplo,
pretender envenenar a una persona suministrndole a)úcar en lugar de arsénico. Es relativa cuando
los medios, siendo e&icientes de por sí, resultan ine&icaces en la prctica de'ido a su mala utili)ación
o a una circunstancia accidental cualquiera$ el que desea a'rir una caja &uerte emplea torpemente los
instrumentos de que dispone y no lo consigue5 una persona dispara un 'ala)o a otra y no le apunta5
se pretende envenenar empleando un medio idóneo, pero en cantidad insu&iciente para causar la
muerte, o el veneno no produce e&ecto por inmunidad de la víctima, etc.
,ic"a inidoneidad no de'e valorarse en a'stracto, sino en concreto, en relación al delito que
se quiere cometer, por ejemplo, suministrar sal común a quien "a ingerido una dosis de calomelano.
Por otra parte, la inidoneidad del medio de'e ser inicial5 si es posterior, superviniente, una gan)úa
que se rompe, por ejemplo, existe tentativa puni'le, pues entonces el iter criminis se "a interrumpido
por causas ajenas a la voluntad del "ec"or.
.a imposi'ilidad de derec"o da origen a las eximentes y al delito putativo.
El delito imposi'le, por a'soluta imposi'ilidad del o'jeto o del medio, queda impune porque,
en caso contrario, la represión recaería so're la mera voluntad criminal5 pero ello no o'sta al castigo
de los actos que por sí mismos constituyen delitos. En cam'io, la imposi'ilidad relativa es puni'le, a
título de tentativa o de delito &rustrado, según los casos, de'ido a la existencia de un peligro o'jetivo.
/uestro +ódigo no considera expresamente el delito imposi'le5 pero, de la aplicación de los
principios que lo rigen, resulta que en caso de imposi'ilidad a'soluta no "ay delito, conclusión que los
13
comentaristas apoyan en la de&inición del artículo 0, a&irmando, no sin ra)ón, que se re&iere sólo a
"ec"os posi'les al "om're.
.as legislaciones penales modernas &acultan por lo común al jue), si el delito es imposi'le,
para atenuar o eximir de pena al inculpado (+ódigo argentino, artículo 995 sui)o, artículo 14), y
tam'ién para aplicarle medidas de seguridad si se trata de un delincuente peligroso (Proyectos
c"ilenos de 0:4*, artículo 3, y de 0:9F, artículo *).
) Delito Cons#mado .
Es el límite superior del iter criminis.
(e entiende consumado el delito cuando la acción ejecutiva encuadra en un tipo legal y se
produce el resultado, toda ve) que se reali)a lo que el precepto legal pro"í'e u ordena. +on la
consumación, la "ipótesis de "ec"o contenida en la ley se convierte en realidad.
.a consumación es o'jetiva y supone la reali)ación del &in inmediato perseguido por el sujeto,
por ejemplo, la muerte de la víctima en el "omicidio, no de los &ines ulteriores que pudo tener en
mente. +uando, después de per&ecto el delito, continúa su desarrollo "asta que el culpa'le o'tiene el
&in último que se proponía, se dice que el delito est agotado, etapa ultraconsumativa que sólo se da
en los delitos materiales. 6El agotamiento consiste en la veri&icación de ulteriores e&ectos consecutivos
de la consumación7 (=aggiore).Por ejemplo, la venta de los o'jetos "urtados o ro'ados y el
aprovec"amiento de dinero o'tenido.
,esde un punto de vista o'jetivo y prctico, es posi'le a&irmar que la di&erencia &undamental
entre tentativa, &rustración y consumación es la siguiente$ el delito consumado se reali)a tanto
su'jetivamente, para el "ec"or, como o'jetivamente, para la víctima5 el &rustrado, sólo en su aspecto
su'jetivo, y la tentativa, no o'jetiva ni su'jetivamente, ya que su resultado no es ms que un principio
de ejecución.
*e/islai$n C0ilena.
El +ódigo legisla so're el proceso de desarrollo del delito en los artículos 3, * y :, y castiga la
tentativa, el delito &rustrado, el consumado y la proposición y conspiración para delinquir. /o de&ine el
14
delito consumado, pero sí las dems etapas se!aladas. % &alta de una de&inición genérica, para sa'er
cundo se produjo la consumación, "ay que estarse al ver'o rector de cada tipo en particular.
,ice el artículo 3 +P$ “Son punibles no sólo el crimen o simple delito consumado, sino el
frustrado y la tentativa.
Hay crimen o simple delito frustrado cuando el delincuente pone de su parte todo lo necesario
para que el crimen o simple delito se consume y esto no se verifica por causas independientes de su
voluntad.
Hay tentativa cuando el culpable da principio a la ejecución del crimen o simple delito por
hechos directos, pero faltan uno o ms para su complemento!.
+omo primer requisito para la existencia de la tentativa, exige la ley que el principio de
ejecución tenga lugar por 0e0os, pala'ra empleada en el sentido de actos ejecutivos, y que esos
"ec"os sean diretos, como medio de di&erenciarla de los actos preparatorios, que indirectamente
tienden a la ejecución del delito. .a segunda condición requerida, que &alten uno o ms "ec"os para
el complemento de la acción delictuosa, puede provocar di&icultades en lo que respecta al
desistimiento voluntario de la tentativa.
,el texto legal resulta que la única característica di&erencial entre tentativa y delito &rustrado
radica en la cantidad de los actos de ejecución$ algunos en aquélla5 todos en éste. %lgo di&ícil de
precisar en la prctica y que en gran parte depende de la naturale)a del delito, particularmente, como
vimos, de que sea material, ya que en los &ormales de mera actividad, en los cuasidelitos y en los
preterintencionales no ca'e la imper&ección.
El artículo * +P se re&iere a la resolución mani&estada de cometer un delito. ,ice así$
6.a conspiración y proposición para cometer un crimen o un simple delito, sólo son puni'les en
los casos en que la ley las pena especialmente.
.a conspiración existe cuando dos o ms personas se conciertan para la ejecución del crimen
o simple delito.
.a proposición se veri&ica cuando el que "a resuelto cometer un crimen o simple delito,
propone su ejecución a otra u otras personas.
Exime de toda pena por la conspiración o proposición para cometer un crimen o un simple
delito, el desistimiento de la ejecución de éstos antes de principiar a ponerlos por o'ra y de iniciarse
procedimiento judicial contra el culpa'le, con tal que denuncie a la autoridad pú'lica el plan y sus
circunstancias7.
15
.a proposición, antecedente de la conspiración (complot), consiste en dar a conocer a otra u
otras personas un proyecto delictivo y las ra)ones que lo a'onan, para determinarlas a aceptarlo5
requiere sólo la comunicación de la voluntad resolutiva. /o es necesario que la aceptación se
produ)ca para que el proponente incurra en responsa'ilidad criminal$ si tal cosa ocurre, producido el
acuerdo, la proposición se convierte en conspiración. ,e la de&inición de ésta aparece que dic"a
&igura es ms a&ín a la codelincuencia que al iter criminis, pues, una ve) reali)ada, los conspiradores
se trans&orman automticamente en coautores de ella, de lo cual resulta tam'ién su similitud con las
asociaciones ilícitas. Elemento distintivo de la conspiración es el concierto de voluntades para la
ejecución del delito, aunque no esté planeado en sus detalles.
El inciso &inal consagra una excusa a'solutoria$ la delación, que el +ódigo acepta para
prevenir mayores males. ,el texto se desprende que aprovec"a al delator y no a los dems
comprometidos.
>tros casos de delación se encuentran en los artículos 0FK, 0:1 y 1:2.
Delito Frustrado
• Etapa intermedia entre la Eentativa (tentativa iniciada) y la consumación (Eentativa aca'ada).
16
• .a +iencia ?urídicoBPenal considera que el delito se da &rustrado cuando, "a'iendo puesto el
delincuente de su parte todo lo necesario para la producción del evento típico, éste no so'reviene por
causas ajenas a su voluntad.
%rtículo 3 inciso 1H +P
• 6;ay crimen o simple delito &rustrado cuando el delincuente pone de su parte todo lo necesario
para que el crimen o simple delito se consume y esto no se veri&ica por causas independientes de su
voluntad7.
Elementos Estructurales
0).a conducta del agente, representada por la
ejecución de todos los actos necesarios para que el
delito se consume.
,e aquí deriva justamente el so&isma del delito
&rustrado, porque si se "a puesto en prctica todo lo
requerido para la producción de detrminado
#enómeno, no se vé por qué éste no "a de reali)arse.
• ,e lo anterior, se deduce que la &rustración so'reviene a causa de un "ec"o circunstancial.
• Ejemplo5 la pronta asistencia médica "acia la víctima de un envenenamiento.
• (i, por el contrario, es una causa sustancial la que impide la producción de un resultado,
estaremos en presencia de un delito imposi'le.
• (i una persona dispara so're otra y no da en el 'lanco I"ay tentativa o delito &rustradoJ
Cespuesta
• Evidentemente estamos &rente a una tentativa, porque apuntar es acción necesaria para que
el delito se per&eccione, y el que apuntó mal no ejecutó todos los actos capaces de producir la
consumación.
• En cam'io, si dio en el 'lanco, pero la 'ala re'otó en un o'jeto metlico que la víctima lleva'a
consigo, tendremos un delito &rustrado.
1) Elemento Estructural
#alta de consumación por causas
independientes de la voluntad del sujeto.
17
(i éste puso de su parte todo lo necesario para la producción del evento típico, ser 'ien di&ícil
suponer que la &rustración provenga de causas que dependan de su voluntad.
• El delito &rustrado se consuma (D<?EE8@%=E/EE para el "ec"or, por cuanto su actividad
delictuosa &ue completa.
• (e &rustra ><?EE8@%=E/EE, para la víctima, porque el resultado no correspondió a los
propósitos del delincuente, no o'stante "a'er puesto de su parte todo lo que de él dependía para
conusmar el delito.
Delito Imposible
• Es la tentativa inidónea de los penalistas alemanes, en la cual existe ausencia de tipo (<eling)
• En éste caso, la acción es incapa) de producir el resultado en el caso concreto de que se
trata.
• .os actos ejecutados son ine&icaces para conseguirlo de'ido a que contradicen el rigor lógico
de la naturale)a de las cosas
• .a característica esencial del delito imposi'le es el error so're la idoneidad de la acción para
o'tener un e&ecto criminoso.
• Ejemplo5 disparar so're un cadver, practicar manio'ras a'ortivas en una mujer que no est
encinta.
• El delito imposi'le queda impune, en caso contrario, la represión recaería so're la mera
voluntad criminal.
• /uestro +ódigo no contempla expresamente el delito imposi'le5 pero, de la aplicación de los
ppios que lo rigen, resulta que en caso de imposi'ilidad a'soluta no "ay delito.
• .as legislaciones penales modernas &acultan por lo común al jue), si el delito es imposi'le,
para atenuar o eximir de pena al inculpado (+P argentino, art 995 +P sui)o, art 14), y tam'ién para
aplicarle medidas de seguridad si se trata de un delincuente peligroso
Delito Consumado
• Es el límite superior del 8ter +riminis
• El delito est consumado cuando la acción ejecutiva encuadra en un tipo legal y se produce el
resultado, toda ve) que se reali)a lo que el precepto legal pro"í'e u ordena.
18
• .a consumación es o'jetiva y supone la reali)ación del &in inmediato perseguido por el sujeto.
• Ejemplo5 la muerte de la víctima en el "omicidio (sin &ines ulteriores)
• (e puede presentar una etapa ultraconsumativa denominada 6delito agotado7 que se d en los
delitos materiales cuando se veri&ican ulteriores e&ectos consecutivos de la consumación.
• Por ejemplo5 la venta de los o'jetos "urtados o ro'ados y el aprovec"amiento del dinero
o'tenido
• ,esde un punto de vista o'jetivo y prctico, es posi'le a&irmar que la ,8#ECE/+8%
#D/,%=E/E%. entre tentativa, &rustración y consumación es la siguiente$ el delito consumado se
reali)a tanto su'jetivamente para el "ec"or, como o'jetivamente, para la víctima5 el &rustrado, sólo en
su aspecto su'jetivo, y la tentativa, ni o'jetiva ni su'jetivamente, ya que su resultado no es ms que
un principio de ejecución.
.egislación c"ilena
• %rtículos 3, * y : +P
• El +ódigo castiga$
BEE/E%E8@%
- ,E.8E> #CD(EC%,>
- ,E.8E> +>/(D=%,>
- PC>P>(8+8L/ M +>/(P8C%+8L/ para delinquir.
• /o de&ine ,E.8E> +>/(D=%,>, pero sí las dems etapas del 8ter +riminis
• % &alta de de&inición genérica$ Para sa'er cunndo se produjo la conumsación, "ay que
estarse al ver'o rector de cada tipo en particular.
EE/E%E8@%
• Para su existencia exige la ley PC8/+8P8> ,E E?E+D+8L/
• ;ec"os (actos ejecutivos) directos (para di&ererenciarlos de los actos preparatorios)
• Nue &alten uno o ms "ec"os para el complemento de la acción delictuosa.
+ul es la característica di&erencial entre tentativa y &rustaciónJ
• .a cantidad de actos de ejecución$ algunos en la tentativa5 todos en la &rustración.
19
• ,i&ícil de precisar en la prctica, ya que en los delitos &ormales de mera actividad, en los
cuasidelitos y en los preterintencionales no ca'e la imper&ección.
20
21