You are on page 1of 5

Tomás Auspitz - Comisión 03 – Santiago Castellano 

TP planteado en Teóricos (individual) 
Primera escritura 
 
La función de la focalización en Una reina perfecta de Inés Garland. 
 
1. Defina, caracterice el tipo de focalización 
2. Ejemplifique con un fragmento o escena del cuento 
3. Fundamente por qué la focalización contribuye al sentido del cuento 
 
Luz Aurora Pimentel, en su introducción a El relato en perspectiva. Estudio de teoría 
narrativa , hace hincapié en la ruptura analítica que, desde los formalistas rusos, distingue, en el 
1
estudio del relato, por un lado el contenido narrativo y por el otro la forma de transmisión de ese 
contenido. En este sentido, la autora retoma para su análisis las categorías postuladas por los 
estructuralistas con respecto a aquella división: historia y discurso. Ahora bien; cuando se postula, 
en el mismo texto, que “todo relato queda sujeto a un doble principio de selección de la información 
narrativa” , se está hablando de un primer momento de selección enmarcado en el nivel de la 
2
historia, que de esta manera se constituye como una figura que acusa un entramado previo, y de un 
segundo momento, en el nivel del discurso narrativo. Es en este segundo momento que Pimentel 
separa, dentro de las formas discursivas que organizan un relato, dos principios de selección de la 
información narrativa: uno cuantitativo, que construye el mundo narrado en sus dimensiones 
espacial, temporal y actorial, y otro cualitativo, que rige la perspectiva narrativa, entendida como 
“una especie de filtro por el que se hace pasar toda la información narrativa; principio de selección 
que se caracteriza por las limitaciones espaciotemporales, cognitivas, preceptúales, ideológicas, 
éticas y estilísticas a las que se somete toda la información narrativa” . 
3
Genette denomina a este último principio de selección como focalización, haciendo ingresar 
a la teoría una categoría extraída del cine, en reemplazo de aquella con fuerte arraigo en las artes 
visuales (perspectiva), y al mismo tiempo alejándose del concepto de mirada utilizado por Todorov, 
y marcando así una distinción clara entre la focalización (el perceptor) y la voz narrativa (el locutor).  
En relación al cuento Una reina perfecta, de Inés Garland, puede hablarse de un relato 
focalizado internamente, entendiendo tal noción como un tipo de focalización en el cual “el punto de 
observación se sitúa en el interior del personaje no tanto para encubrir como es éste sino más bien 
para percibir el universo representado a través de sus ojos” . Hay en esta modalidad, además, una 
4
alternancia entre la referencia al mundo interior del personaje y el análisis o valoración, cuestión que 
implica una instancia de una voz narrativa con poder para penetrar en la conciencia de uno o varios 
1
 Pimentel, Luz Aurora: El relato en perspectiva. Estudio de teoría narrativa, México, Siglo XXI, 1998. 
2
 Ibíd. Pág. 21. 
3
 Ibíd. Pág. 22. 
4
 Garrido Domínguez, Antonio: El texto narrativo, Madrid, Ed. Síntesis, 1996. Pág. 147. 
Tomás Auspitz - Comisión 03 – Santiago Castellano 
TP planteado en Teóricos (individual) 
Primera escritura 
 
personajes, cualidad propia de la omnisciencia. En el relato analizado, se trata además de una 
focalización interna fija, es decir que los acontecimientos son filtrados a través de un único 
personaje. Dice el cuento: 
 “Voy a la cocina y abro la heladera. En el estante del medio hay  una mousse de chocolate, 
espumosa y perfecta. Me imagino que me siento en la alfombra del cuarto azul y me la como toda. 
Despacio. Con el dedo. Pero sé que la mousse no es para mí. Cuando escriba este recuerdo, querré 
saber por qué someto mi deseo, por qué ni siquiera la pruebo y me preparo una roseta con manteca 
para comer sentada en el piso del cuarto azul.”  
5
“A veces me gustaría volverme Pulgarcita y meterme en el bar que tiene olor a madera con otra cosa 
que, algún día lo sabré, es whisky. Sería como vivir en una ciudad de edificios de vidrio: me vería 
reflejada en el cielo y en la tierra, multiplicada detrás de las botellas, en fila para los costados junto 
con los palos para revolver los tragos. También iría al cajón de la mesa de luz de mamá y me acostaría 
en una toalla chiquita y verde que tiene sobre un uñero de cuero con sus iniciales.”  
6
La voz narrativa asume en el cuento el lugar de la primera persona; vale recordar aquí las 
proposiciones de Genette, Todorov e Yvancos citadas en el texto de Garrido Domínguez, que dan 
cuenta de la asociación indisoluble entre la voz narrativa y la persona yo, con independencia de la 
persona gramatical en que aquella se ampare . Sin embargo, la voz narrativa actualiza el tiempo de 
7
la enunciación en diferentes pasajes del texto analizado. Esto está explicitado en los ejemplos 
citados anteriormente; como refuerzo se pueden citar otros fragmentos del cuento en el que esta 
situación tiene lugar: 
“Mis hermanas deben de estar en algún lado, pero cuando escriba esto no podré acordarme de ellas y 
me parecerá que estoy sola en la casa y que lo único que hago es esperarla a mamá para pedirle un 
plato de mousse”  
8
“Qué hacés acá, los dedos, las botas recién lustradas, andá a lavarte las manos inmundas. Algún día 
habré olvidado estas palabras. Las recordaré mientras escriba y pensaré que no debería repetirlas”  
9
Se explicita así una distancia temporal entre la historia narrada y el tiempo de la narración 
(es decir, “el momento en el que se inscribe el discurso del narrador” ). Al mismo tiempo, 
10
entendiendo que se trata de un relato perteneciente al género autobiográfico, el texto se inscribe en 
el esquema de un narrador que cuenta hechos anteriores de su vida, y la combinatoria entre relato 
simultaneo, es decir, cuando el narrador simula narrar (en tiempo presente) a medida que acaecen 
5
 Ibíd. Pág. 15. 
6
 Garland, Inés: “Una reina perfecta” en Una reina perfecta, Alfaguara, edición digital. Pág. 16.  
7
 Garrido Domínguez, Antonio: op. cit. Pág. 142 
8
 Garland Inés: op. cit. Pág. 16 
9
 Ibíd. Pág. 17 
10
 Klein, Irene: “El tiempo de la narración”, material de la cátedra. 
Tomás Auspitz - Comisión 03 – Santiago Castellano 
TP planteado en Teóricos (individual) 
Primera escritura 
 
los hechos, y relato anterior, es decir cuando, en futuro, se anticipan los hechos, aparece 
abiertamente como artificio. 
En relación con el sujeto de la focalización, se vuelve importante la distinción mencionada 
anteriormente entre locutor y perceptor; porque si bien se presenta un narrador homodiegético, ese 
personaje que se identifica con la voz narrativa se desdobla, al actualizarse el tiempo de la 
narración, en dos momentos distintos, con capacidades y restricciones perceptivas y cognitivas 
diferentes. En este sentido, el sujeto de la focalización es claramente la niña de ese primer 
momento de lo narrado. Las restricciones espaciotemporales, cognitivas, preceptúales, 
ideológicas, éticas y estilísticas frente al episodio de uno de sus padres manteniendo una relación 
extramatrimonial sin el conocimiento del otro son claras en el siguiente fragmento, y remiten a un 
predominio de una visión infantil del mundo: 
“Me despierto sobresaltada. Hay alguien en el pasillo. Se oyen las voces del otro lado de mi puerta 
cerrada. Alguien se ríe y toma mucho aire como si se ahogara. Una voz —la conozco aunque ahora no 
quiera reconocerla— se enrosca en el aire y baja y sube, una voz de víbora que se arrastra por debajo 
de mi puerta y vuelve al pasillo y parece subirle por el cuerpo a la otra voz, de mujer, que hace ruidos 
cortos, suspira, se queja muy despacio como si no quisiera que la escucharan. 
—Estás loco —dice la voz de mujer—, por favor, basta. La voz de víbora se mueve por el aire, baila. La 
voz de mujer vuelve a decir, “loco”, pero se ríe cuando lo dice.  
De repente mamá está llamando a papá. Su voz viene nadando por el pasillo donde alguien volcó de 
golpe los ruidos de la fiesta. 
—Esteban —está diciendo. 
La puerta de mi cuarto se abre y alguien entra y la cierra con rapidez.  
—Esteban —vuelve a decir mamá—. Ya no sabía dónde buscarte. 
—Me moría por una aspirina —dice papá del otro lado de la puerta.  
Oigo respirar a la persona que se metió en mi cuarto.  
Me quedo muy quieta. 
—Hay en el botiquín. 
La persona que se metió en mi cuarto se aplasta contra la pared. Estoy segura de que va a oír mi 
corazón en la oscuridad. Una de mis hermanas habla dormida. Siento el aire que entra de golpe en la 
boca de la persona que está contra la pared.  
Mucho después de que las voces de papá y mamá ya no se oigan, abre la puerta y se va. Deja su 
perfume estancado en el aire del cuarto. Para un cumpleaños alguien me regalará ese perfume. Ese día 
abriré la tapa del frasco para olerlo y recordaré esta noche escondida en mi memoria.”  
11
 Resumiendo: en el cuento La reina perfecta, de Inés Garland, se puede identificar un 
narrador homodiegético, que en su condición de tal asume el lugar vacío de la primera persona 
gramatical y desarrolla la narración a partir de una focalización interna fija, cuyo sujeto de la 
11
 Garland, Inés: op. cit. Pág. 20­21 
Tomás Auspitz - Comisión 03 – Santiago Castellano 
TP planteado en Teóricos (individual) 
Primera escritura 
 
focalización es la niña que introduce la voz narrativa en el marco de un relato con pactos de lectura 
que remiten claramente al género autobiográfico. Ahora bien, ¿en qué sentido puede afirmarse que 
este tipo de focalización contribuya, en este caso, al sentido del texto? Es mi opinión que el cuento 
analizado desarrolla dos ejes que articulan la narración: en primer lugar aquel referido al recuerdo 
de una situación particular (una reunión de adultos en los que la narradora, de niña, no puede 
participar, y su lugar de testigo frente a hechos que se desarrollan en ese contexto) y en segundo 
lugar, aquel que tiene que ver con las formas en que esa situación adquiere sentido y la diferencia 
implícita entre la asignación de significados desde el lugar infantil y el adulto. Creo que este 
segundo eje tiene como instrumento fundamental la dicotomía voz narrativa/focalización, en el 
sentido en que la voz narrativa se postula, a partir de la actualización del tiempo de la narración 
anteriormente mencionado, en un lugar determinado (el de la adultez), y la focalización desarrolla el 
mundo perceptivo desde otro lugar (el de la infancia); hay una identidad (la niña y la adulta son el 
mismo personaje en dos momentos diferentes) y una desigualdad (cada momento implica 
capacidades y restricciones perceptivas y cognitivas diversas). Hay que hacer notar, llegado este 
punto, que la focalización descansa sobre el mismo personaje (la niña) durante todo el cuento; la 
voz del narrador abiertamente adulto aparece esporádicamente y de manera comentativa. Es 
entonces puntualmente la focalización el recurso que abre esta brecha y plantea el problema de la 
asignación de sentido en los dos momentos, sobre todo teniendo sobreentendiendo el lugar adulto 
del lector que se contrapone a la visión infantil presentada. Los dos ejes se tocan: las 
significaciones cambian tanto en la progresión de la infancia a la adultez como en el desarrollo de 
una noche en particular; en relación con esto, es una posibilidad interesante (y a mi entender 
intencional) el análisis del primer eje a partir del segundo, y la misma solo puede llevarse adelante 
contraponiendo una lectura adulta a las palabras que pasan por el filtro infante de la focalización 
interna: la niña, no sólo desconoce por edad los manejos del mundo “de los grandes”, sino que 
ademas se ve abiertamente privada de participar en él: 
“Esta noche vienen invitados. Voy a la cocina y abro la heladera. En el estante del medio hay una 
mousse de chocolate, espumosa y perfecta. Me imagino que me siento en la alfombra del cuarto azul y 
me la como toda. (…) Apenas la veo le pregunto si puedo comer un poco de mousse, un poquito de 
mousse, le digo, para que parezca menos. 
—Es para los invitados —dice mamá  
(…)Mi hermana trata de morder una copa pero la ven y nos mandan a la cama por eso. El señor 
perfumado mira por primera vez en dirección a mí pero no me ve. Mamá me empuja un poco por la 
espalda. Allez. Papá es el que nos lleva al cuarto.”  
12
Y sin embargo, luego de atravesar la situación de la persona que entra en su cuarto, al 
terminar la noche, la situación cambia, y se perfila la contracara de aquel mundo inaccesible: el 
12
 Ibíd. Pág. 15­16­20 
Tomás Auspitz - Comisión 03 – Santiago Castellano 
TP planteado en Teóricos (individual) 
Primera escritura 
 
mousse, deseado e inalcanzable, aquel que pertenece al mundo de los adultos, aparece al alcance 
de la mano, pero ya no es el mismo; una vez que se puede ver la fiesta desde adentro, también 
llegan la resaca y los dolores del día siguiente: 
“— ¿Puedo comer un plato de mousse? —digo. 
—No hay más —dice mamá. 
En el mismo instante en que lo dice, veo la mousse. En el piso, al lado de un parlante. Queda un poco 
menos de la mitad pero no la voy a poder comer. Está llena de colillas de cigarrillo aplastadas en la 
espuma o flotando en un líquido grisáceo.  
—Andá a tu cama —dice mamá, pasando por delante de mí.”  
13
 
13
 Ibíd. Pág. 22.