You are on page 1of 2

Complicaciones de las quemaduras

La principal complicación de las quemaduras es la infección. El entorno que rodea la
herida se convierte en el lugar ideal para el crecimiento de los microorganismos
infectantes, también la inmunodepresión. Factores que contribuyen al desarrollo de la
infección son, los procedimientos de tratamiento de la herida, los factores de riesgo
asociados a la infección, los factores virulentos de los patógenos que se aíslan
normalmente, los problemas que plantea la resistencia actual a los antibióticos y la toma
de muestras en la herida.
Las quemaduras importantes suelen colonizarse o infectarse en los 3-5 días siguientes al
ingreso. La infección surge de la propia flora bacteriana del paciente y no suele proceder
de una fuente exógena. Deben tomarse biopsias de la quemadura en cualquier herida que
haya cambiado de aspecto. La sepsis bacteriana se anuncia por los cambios de color, olor
o la cantidad de exudado procedente de la herida, mientras que la invasión micótica se
sospecha clínicamente por la rápida aparición y diseminación de un cambio de coloración
oscura.

SIGNOS LOCALES DE LA INFECCIÓN DE UNA QUEMADURA
Zonas focales con cambios de coloración negra o marrón oscura.
Aumento de tejidos muertos en la escara de la quemadura.
La lesión de espesor parcial se convierte en una necrosis de espesor
Completo.
Cambio de coloración purpúrea o edema de la piel que rodea los bordes de la herida.
Presencia de ectima gangrenosa.
Aspecto cianótico del tejido debajo de la escara.
Tejido subcutáneo con cambio de coloración hemorrágica.
Formación de un absceso de tamaño variable e inconsistencia focal debajo de la escara.


Tratamiento de la infección
En una herida de mayor tamaño con presentación tardía, el control requiere de una
escisión quirúrgica dependiendo del grado de la quemadura, si esta quemadura se
complica puede llegar hasta la fascia ocasionando un compromiso de lesión de espesor
total. La eliminación de todo el tejido muerto, incluida la eliminación agresiva del músculo
muerto, es la base del control en estos casos y aplicación de antimicrobiano tópicos como
el nitrato de plata, acetato de malfenida y nistatina tópica para que la herida quede
controlada y soporte la aplicación de un injerto.

En caso de quemadura no complicada, los gérmenes grampositivos se cubren con
vancomicina si la celulitis es persistente. Se añade una cobertura antibiótica amplia,
según indique la clínica y dependiendo de las circunstancias.
Además se obtienen cultivos tópicos para identificar las colonas bacterianas y se inicia la
aplicación de vendajes empapados en una solución de nitrato de plata o equivalente.

Prevención y control de Infecciones:
• No se recomienda el uso profiláctico de antibióticos, ya que no se ha comprobado
efectividad en profilaxis.
• Toma rutinaria de cultivos de superficie al ingreso, y luego toma de cultivos cuantitativos
y biopsia tisular.
• Toma de hemocultivos, cultivos de secreción traqueal, urocultivo y otros en forma
seriada. Incluir estudio para hongos.

Mantener las heridas con niveles bajos de contaminación disminuye la frecuencia y la
duración de episodios de sepsis causados por la flora de la herida. Para ello, se limpia la
herida dos o tres veces al día mediante duchas o inmersión de la herida en soluciones de
limpieza. Algunas unidades de quemados aún sumergen a los pacientes en una bañera
para eliminar los restos y exudados que se acumulan entre los cambios de vendajes; sin
embargo, la mayoría de ellas ya no propone esta técnica de limpieza por la posibilidad de
diseminar las bacterias superficiales hacia la quemadura abierta de otros pacientes
cuando la limpieza de la bañera sea deficiente, preferentemente se usa una técnica de
ducha para eliminar los restos de las heridas. La limpieza de la herida puede ser bastante
dolorosa, provoca frío y se asocia a la diseminación hematógena de la bacteriemia. Por
tanto, es esencial mantener una vigilancia adecuada y profesional en este procedimiento.