You are on page 1of 10

Anencefalia, Caso del Hospital Italiano, suc.

La Matanza
Dictamen de la Procuración General:
El tribunal de familia Nº 2 de La Matanza resolvió en lo esencial autorizar a la
Dirección del Hospital Italiano para que proceda a la inducción del parto o
eventual cesárea en la persona de la ra! "! #! en razón de la patolo$%a
&anencefalia' que sufre el feto ( con el ob)eto de terminar con el sufrimiento que
le causa la an$ustiante situación personal ( familiar por la que atraviesa desde
el momento en que tuvo noticia de la patolo$%a que afecta al *i)o concebido &fs!
2+,- 2./'! 0ontra este pronunciamiento se alza la ra! "sesora de Incapaces
departamental mediante el recurso e1traordinario de inaplicabilidad de le( de fs!
222- 23+! Lo funda en la violación de las normas le$ales4 constitucionales (
supranacionales que menciona en fs! 225 vta!- 222! int6ticamente4 se a$ravia
de la decisión del 7ribunal interviniente 8en el entendimiento que se vulnera el
derec*o a la vida del nasciturus ( en definitiva la propia salud de la madre9 &fs!
225'! Habiendo arribado esta causa a dictamen el d%a +.3/+4 en forma liminar
*abr6 de poner de relieve que las peculiaridades de este caso4 llevan a
e1pedirme con una celeridad acorde a la naturaleza de los intereses en )ue$o!
De acuerdo con las especiales circunstancias que sur$en de estas actuaciones4
considero que la sentencia debe ser revocada4 de)ándose sin efecto la
autorización dada a la peticionante para que realice el alumbramiento
adelantado! El fundamento esencial de esta postura lo constitu(e el tiempo
transcurrido! La ra! #! en fec*a : de marzo de este a;o cursaba la semana de
embarazo n<mero veinte &fs! 5='4 por lo que a la fec*a de este dictamen se
encuentra (a finalizando la semana n<mero treinta ( cuatro de $estación!
7omando como t6rmino normal para un embarazo el de nueve meses4 observo
que en dos semanas más *abrá de estar en condiciones de dar a luz dentro de
los plazos normales! Esto es4 sin necesidad de que se provoque un ries$oso
parto 8adelantado9 como el que *a requerido mediante la autorización en
trámite! Destaco esta ries$osidad (a que se trata de uno de los ar$umentos que
trae la ra! "sesora en su recurso! En efecto ( tal como ella lo denuncia en fs!
2254 considero que el 7ribunal no *a valorado debidamente el ries$o f%sico de la
madre frente a la contin$encia de un parto adelantado! El informe del 0omit6 de
#io6tica "sistencial del Hospital Italiano que intervino en el caso4 en lo que se
refiere concretamente a la 8I7>"0I?N DE L" M"D@E9 consi$na que 8"
medida que contin<a el embarazo las posibilidades de inducir un traba)o de
parto en base a medicaciones disminu(en ( suele requerirse una operación
cesárea! Los ries$os de complicaciones son ma(ores! Aor este motivo al$unos
especialistas4 desde un punto de vista t6cnico4 proponen efectuar la interrupción
del embarazo en un per%odo precoz del mismo9 &fs! ++5'! " ello a$re$o el
testimonio del m6dico especialista en neonatolo$%a #runo El%as Bama que
declara 8que el ries$o de salud ( vida de la madre es ma(or en la inducción en
pret6rmino que en el parto a t6rmino! i fracasa la inducción medicamentosa
para este caso4 ser%a una operación cesárea at%pica4 con más posibilidades de
secuelas4 como ser ma(or ries$o de roturas uterinas en embarazos posteriores
de la madre! "<n el parto por inducción siendo una inducción e1itosa por
e1pulsión del feto4 el alumbramiento &la e1pulsión de la placenta' suele
presentar ma(or incidencia de anormalidades9 &fs! +524 los resaltados son
m%os'! Estas opiniones calificadas aluden a una situación especialmente
ries$osa para la inte$ridad f%sica de la madre derivada de un parto inducido &con
afectación incluso de su capacidad procretiva'! Aor lo tanto4 estimo que no
e1iste )ustificativo al$uno INI7?C EN E7E 0"? D A?@ L" EE?L>0I?N
7EMA?@"L DEL EM#"@"F? para e1poner a la ra! #! a esta contin$encia
que4 a<n eventual4 se encuentra presente en el procedimiento m6dico se;alado
desde el momento que el parto a t6rmino ocurrirá en pocos d%as más! Diferente
*abr%a sido la situación si el per%odo trascurrido *ubiera sido otro4 más breve! En
el trámite de las actuaciones ante el tribunal de familia en mi opinión se *a
perdido un tiempo valioso a estos fines4 lle$ando a esta instancia e1traordinaria
en una etapa dentro del proceso de $estación donde aparecen las amenazas
sobre la salud de la madre (a referidas! Entiendo que si bien el terrible da;o
psicoló$ico que viene padeciendo la solicitante as% como su n<cleo familiar
desde que tuvo conocimiento de la des$arradora noticia sobre el estado de
salud del *i)o concebido continuará un tiempo más4 tal a$ravamiento por el corto
plazo que resta para el desenlace natural de esta situación no tiene entidad
suficiente para que se )ustifique someter a la ra! #! a maniobras que puedan
causar en su cuerpo secuelas potencialmente irreversibles ( tan traumáticas
como las que pretenden miti$arse con la medida solicitada! Binalmente4 quiero
de)ar e1presamente sentado a ries$o de ser insistente que la solución que se
propicia se funda en las particular%simas situaciones fácticas del caso analizado
( básicamente para preservar la salud de la madre ante los ries$os que acarrea
causar una inducción de parto que4 en definitiva4 *abrá de adelantar el
alumbramiento sólo unos pocos d%as! Aor las razones (a vertidas4 requiero de
E!E! la casación del fallo en crisis no sin antes solicitar especial atención (
celeridad en la resolución del caso atento las particularidades se;aladas &conf!
art! 2,= del 0ódi$o Arocesal 0ivil ( 0omercial'! "s% lo dictamino! La Alata4 +2 de
)unio de 2//+ G Eduardo Mat%as de la 0ruz
Dictamen CS de la Pro!. De "s. As.
" 0 > E @ D ? En la ciudad de La Alata4 a veintidós de )unio de dos mil uno4
*abi6ndose establecido4 de conformidad con lo dispuesto en el "cuerdo 2/:,4
que deberá observarse el si$uiente orden de votaciónC doctores Aisano4
Aetti$iani4 de Lázzari4 Ne$ri4 Hitters4 an Mart%n4 H*ione4 alas4 Laborde4 se
re<nen los se;ores )ueces de la uprema 0orte de Iusticia en acuerdo ordinario
para pronunciar sentencia definitiva en la causa "c!,2!/2,49#!"!
"utorización Iudicial9
" N 7 E 0 E D E N 7 E El tribunal de familia nº 2 del Departamento
Iudicial de La Matanza *izo lu$ar a la autorización solicitada! e
interpuso4 por la "sesora de Incapaces4 recurso e1traordinario de
inaplicabilidad de le(! ?%do el se;or Arocurador Heneral4 dictada la
providencia de autos ( encontrándose la causa en estado de dictar
sentencia4 la uprema 0orte resolvió plantear ( votar las si$uientes
C # $ S % I & ' $ S
() *Corresponde re+uerir autorización ,udicial en la especie- $n su
caso, *+u. decisión de/e adoptarse-
0) *Ha de!enido a/stracta la resolución del caso en razón del tiempo
transcurrido-
1) *$s suficiente el recurso e2traordinario interpuesto-
3) *4u. pronunciamiento corresponde dictar-
5 & % A C I & '
A la primera cuestión planteada, el se6or uez doctor Pisano di,o:
Entiendo que s%J (a que la pretensión de la parte actora esta destinada a
obtener la protección de un derec*o de ran$o constitucional como lo es su
derec*o a la salud ( la de su $rupo familiar puesto en contraposición con
la ne$ativa de los m6dicos de brindarle el tratamiento requerido La 0orte
uprema de Iusticia de la Nación en un caso análo$o al aqu% debatido se
*a pronunciado en id6ntico sentido en sentencia del +5 de enero de 2//+
&8El Derec*o9 suplemento +/!2+5 del +5 de marzo de 2//+'! La cuestión
arriba a esta instancia e1traordinaria *abiendo las partes admitido su
)udicialidad ( reca(endo sobre el particular pronunciamiento de un tribunal
de instancia ori$inaria ( sin formar parte de la cr%tica a ese
pronunciamiento por parte del recurrente la e1tra)udicialidad del asunto!
En i$ual sentido el se;or Arocurador Heneral no *a propuesto como tema
de debate la posible no )udiciabilidad! 7en$o dic*o que como bien lo
se;ala 0alamandrei &8La casación civil94 v! II4 pá$! 23,' en el esquema de
la casación no debe la 0orte poner de relieve vicios no denunciados por el
recurrente &"c! 2,!:+.4 sent! del :III2//+'! 5oto por la afirmati!a.
A la primera cuestión planteada, el se6or uez doctor Petti7iani di,o:
El ordenamiento )ur%dico ar$entino no prev6 nin$una acción de consulta
que *abilite a los )ueces a su evacuación estando en principio sólo
llamados a resolver casos de intereses controvertidos o contrapuestos que
ostenten relevancia )ur%dica presentados por los )usticiables ante sus
estrados con base en una normativa espec%fica! En tal sentido es dable
resaltar que la solicitud de autorización de prácticas eu$en6sicas carece
de base normativa concreta que la viabilice ( que en tales situaciones
corresponde primordialmente decidir tales *ec*os a los facultativos
m6dicos4 con estricto ape$o a los principios de la 6tica biom6dica ( de
conformidad con los dispositivos )ur%dicos en vi$or &ver al respecto "lberto
@odr%$uez Earela4 8El valor de la vida inocente94 Nota a fallo ( citas all%
contenidas4 en Diario 8El Derec*o9 del +5III2//+4 Ato! III4 pá$! 5'! En
efecto4 si lo que se requiere es la autorización para cumplir con una
conducta despenalizada4 no es necesaria la venia )udicial4 siendo por ello
in<til! En cambio4 si lo que se reclama es la autorización para incurrir en
una conducta que prima facie encuadrar%a en un tipo penal4 dic*a
anuencia no puede otor$arse por nin$<n ma$istrado en razón de que 6ste
no puede conceder licencia para delinquir4 por lo que la misma deviene de
realización imposible &conf! Hermán #idart 0ampos4 8"utorización
solicitada para abortar94 Nota a fallo4 en 8El Derec*o94 ++.G+,.'! in
per)uicio de ello4 *abi6ndose interpuesto el recurso e1traordinario por el
representante promiscuo del concebido4 para brindar efectiva tutela (
concreto cumplimiento de derec*os ( $arant%as constitucionales que lo
asisten4 encontrándose en ries$o la vida Gen este caso de un ni;o4
supremo valor que el derec*o debe res$uardar4 considero que esta 0orte
debe entender en el caso tra%do a su conocimiento ( e1pedirse sobre lo
sustancial del planteo deducido por parte le$itimada! 5oto por la
afirmati!a.
A la primera cuestión planteada, el se6or uez doctor de L8zzari di,o:
La cuestión en debate4 que ciertamente involucra *ondo dilema 6tico4
moral ( )ur%dico no es una simple consulta4 requerimiento de opinión
abstracta o mera solicitud para saber si se puede o no llevar a cabo
determinada e *ipot6tica conducta! Aor el contrario4 conforma un concreto
( espec%fico caso4 susceptible de ser resuelto por la )urisdicción! e define
el concepto de )urisdicción como la función p<blica realizada por ór$anos
competentes del Estado4 con las formas requeridas por la le(4 en virtud de
la cual4 por acto de )uicio4 se determina el derec*o de las partes con el
ob)eto de dirimir sus conflictos ( controversias de relevancia )ur%dica4
mediante decisiones con autoridad de cosa )uz$ada4 eventualmente
factibles de e)ecución! Aor conflicto se entiende toda pretensión resistida o
insatisfec*a! 0ontroversias son todas aquellas cuestiones de *ec*o o de
derec*o que4 no pudiendo resolverse mediante los procedimientos de
autotutela o autocomposición4 reclaman un pronunciamiento de los
ór$anos del Estado! " veces4 la intervención )urisdiccional es necesaria4
como ocurre en la )urisdicción tuitiva4 determinada por la le( &cfr! 0outure4
8Bundamentos94 5K! Ed!4 pá$! ./ ( s$ts!'! 0uando decimos que un caso es
)usticiable estamos afirmando que no *a( nin$<n aspecto del mismo que
1
implique que no pueda ser tratado por los tribunales de )usticia! Aarticularmente
interesa la e1istencia de conflicto4 contienda4 disputa o discusión entre partes
enfrentadas! Ese enfrentamiento *a de ser definido ( concreto4 tocante a las
relaciones )ur%dicas de los respectivos su)etos que e1*iben intereses opuestos4
de suerte tal que emer)a la necesidad de individualizar los derec*os de las
partes ( determinar sus efectos! "*ora bien4 no siempre los tribunales operan
<nicamente despu6s de cometido el per)uicio! No siempre el Aoder Iudicial
act<a coactivamente sobre los trans$resores del derec*o! u misión no se
reduce a componer entuertos o prevenir su inminente e)ecución! 7ambi6n
puede determinar4 establecer ( fi)ar las relaciones le$ales que vinculan a las
partes interpretando en qu6 consiste la le( para individualizar definitivamente
los derec*os en )ue$o! En todos estos casos *a( una base com<nC la e1istencia
real ( sustancial de controversia o incertidumbre4 lo que requiere una decisión!
Distinta es la mera consulta u opinión4 en que solamente se materializa un )uicio
sobre cuál ser%a el sentido de la norma pero en un estado de *ec*o totalmente
*ipot6tico! Aorque la misión de un tribunal de )usticia es aplicar la le( a los
casos ocurrentes! En esas condiciones4 no ten$o dudas que en autos se *a
tra%do a decisión doloroso conflicto4 un concreto caso4 en el que la le$itimada
activa invoca su derec*o a la salud pretendiendo la e1pulsión de su seno del ser
que *a concebido4 ( el le$itimado pasivo Gcu(a representación quedó
debidamente ase$urada con la intervención del "sesor de Incapaces ( el tutor
ad litem procura lo contrario4 esto es4 que se respete su vida! No *a( ni por
asomo un interro$atorio de academia4 una inquietud o curiosidad cient%fica! La
demandante4 que tiene nombre ( apellido ( está cursando efectivamente su
embarazo sostiene que de 6l se le si$uen in$entes da;os4 aduciendo que la
<nica solución consiste en la interrupción del mismo! La criatura4 de su lado4
más allá de su inevitable silencio4 palpita en el vientre que lo porta ( como todo
ser vivo tiende a su preservación! "mbos están aqu% ( a*ora4 planteando
irreductible oposición! D4 si en todo caso4 la particular manera en que se
sustanciara la causa pudiese $enerar al$una duda &t6n$ase en cuenta la
articulación de la pretensión como solicitud o requerimiento de 8autorización9'4
nunca podr%a sosla(arse que a todo evento lo que en definitiva se e1terioriza es
un estado de incertidumbre sobre la e1istencia4 alcance o modalidades de una
determinada instalación )ur%dica4 cu(a falta de certeza producir%a per)uicio o
lesión actual a la actora &art! 522 del 0!A!0!'! D4 todav%a4 cabe recordar que en
materia de acceso a la )usticia4 el principio rector es el de in dubio pro actione4 a
fin de no menoscabar el derec*o de defensa &0!!4 2=IL+=,,4 causa M ,:! LLII4
8Moltedo c- Municipalidad de Ainamar9J art! +2 de la 0onstitución de la Arovincia
de #uenos "ires'! $n definiti!a, al interro7ante planteado respondo
afirmati!amente, entendiendo +ue ca/e a/ocarse al tratamiento del
recurso.
A la primera cuestión planteada, el se6or uez doctor 'e7ri di,o:
No e1iste disposición le$al al$una que impon$a para un caso como el de autos4
autorización )udicial! Más todav%aC el aceptar que se la requiera puede inducir a
confusiones sobre los eventuales efectos de la misma no sólo respecto del
peticionario sino a<n de terceros! La demanda de/ió 9a/er sido rec9azada in
limine. Corresponde 9acerlo en este momento : declarar nulo todo lo
actuado. As; lo !oto.
A la primera cuestión planteada, el se6or uez doctor Hitters di,o:
e;alo liminarmente que la cuestión que se presenta a conocimiento de esta
0orte4 conforme la competencia que en $rado recursivo le atribu(e el art! +3+
apartado 5! a! de la 0onstitución provincial4 tiene naturaleza )urisdiccional!
@esulta relevante recordar que el ob)eto de la petición efectuada en autos G
conforme quedó delimitado por la peticionante a fs! ..-., está destinado a
lo$rar la inducción del parto4 atento la enfermedad con$6nita que aque)a al ni;o
por nacer4 cu(as posibilidades de vida e1trauterina ser%an nulas! La solicitud
admite como antecedente que los m6dicos que intervienen en el tratamiento de
la paciente le *an su$erido la b<squeda de una autorización )udicial para
realizar aquella práctica! "s%4 se revela una colisión entre dos intereses que
tienen rai$ambre constitucionalC la inte$ridad psicof%sica de la madre &que
pretende preservar la peticionante' frente al derec*o del nasciturus que padece
una patolo$%a irreversible que le impedirá subsistir de alcanzar la plena madurez
$estacional &representado en autos por el tutor ad litem ( el Ministerio Aupilar'!
7al conflicto en el especial%simo supuesto que nos ocupa es concreto4 ( debe
ser fallado Gcomo anticip6 por los )ueces4 en razón de la competencia que
otor$a el art! ,2: inc! t' del 0ódi$o Arocesal 0ivil ( 0omercial! Má1ime4 cuando
los ór$anos )urisdiccionales están llamados a intervenir *asta en aquellas
acciones que no ten$an otro ob)eto que *acer cesar un estado de incertidumbre
sobre la e1istencia4 alcance o modalidades de una relación )ur%dica &art! 5224
0!A!0!0!'! El criterio propuesto *a sido impl%citamente adoptado por la 0orte
uprema de Iusticia de la Nación en un reciente pronunciamiento sobre un
caso análo$o &04 in reC 7!4 !0! Hobierno de la 0iudad de #uenos "ires s-
amparo4 publicado en El Derec*o4 Diario de Doctrina ( Iurisprudencia +/!2+54
supl! del +5 de marzo de 2//+'! La intervención )urisdiccional se impone4
además4 desde una perspectiva diMeló$ica4 pues de admitirse la tesis restrictiva
se de)ar%a sin nin$una respuesta a la peticionante4 quien 8va$ar%a9 entre la
ne$ativa de los m6dicos a realizar la práctica requerida sin autorización )udicial
( el 8desaire9 de la Iusticia para e1pedirse sobre su pretensión! En s%ntesis creo
que el caso sub e1amine es )usticiable (a que el pedido de autorización de la
actora apunta en definitiva a resolver un conflicto4 entre el derec*o a
salva$uardar su salud &( la de su $rupo familiar' ( la posibilidad o no de
adelantar el parto4 accionar que eventualmente podr%a atentar contra el derec*o
a la vida de su *i)o por nacer! "qu% no se le demanda a la Iusticia una 8opinión
consultiva94 concretamente se le reclama que permita el nacimiento
anticipado del nasciturus4 debido a la ne$ativa de los m6dicos a llevar a
cabo el parto antes del tiempo que ine1orablemente determina la
naturaleza! No se trata entonces de una cuestión abstracta4 porque ante la
posición renuente de los $alenos no le quedaba a la accionante otro
camino que impetrar el permiso )udicial! Nuiero poner 6nfasis en se;alar
que la pretensión de la le$itimada activa no apunta a despe)ar duda
al$una ante un supuesto ( eventual delito contra la vida *umana4 ni a
lo$rar un bill de indemnidadJ sino espec%ficamente a conse$uir un fallo que
le d6 andamiento a su pretensión! @eitero no consulta nada4 reclama una
decisión de los )udicantes! @esumiendoC *a( que resolver un verdadero
conflicto real ( no acad6mico entre los derec*os de la accionante&arts!4
+2!2 de la 0onvención sobre la eliminación de todas las formas de
discriminación contra la mu)erJ .!+ del Aacto de an Ios6 de 0osta @ica4
etc!' ( los del nasciturus &arts! .!+ del Aacto de an Ios6 de 0osta @icaJ
25 párr! 2Ode la 0onst! nacionalJ 3! + ( 2 de la 0onvención sobre los
Derec*os del Ni;o4 etc!'J aparecen como e1presaba I*erin$ intereses
)ur%dicamente prote$idos en esta situación contrapuestos que deben ser
decididos en el ámbito )urisdiccional ! No obstante lo antedic*o ( a todo
evento no será balad% poner de resalto para ar$umentar a<n más sobre la
)udiciabilidad de este acuciante caso que *ubo (a un pronunciamiento del
a quo4 que *a sido recurrido ante esta 0orte4 que nos obli$a a tomar una
decisión4 (a que el silencio implicar%a nada más ( nada menos que un
consentimiento tácito del decisorio atacado! 5oto por la afirmati!a.
A la misma primera cuestión planteada, el se6or uez doctor San
Mart;n di,o:
8>n problema que se puede resolver por medios apropiados ( cient%ficos
no necesita de la intervención de la 0orteJ en caso contrario4 cada vez que
sea necesario un parto prematuro se *abr%a de recurrir a ella! P7iene esto
al$una ló$icaQ9 &8>n caso que no debió ir a la 0orte9 por Domin$o A!
#asso en 8La Nación9 del +2 de enero del a;o en curso'! 5oto por la
ne7ati!a.
A la misma primera cuestión planteada, el se6or uez doctor G9ione
di,o:
No era indispensable la autorización )udicial requerida en autos! Aero4
formulada su petición4 ella de/e resol!erse pues no advierto motivo
al$uno para que este conflicto no pueda ser sometido al Aoder Iudicial ( a
la competencia del 7ribunal cu(a sentencia se recurre &arts! + de la
0onstitución de la Nación4 + de la 0onstitución de la Arovincia ( 5+=4 52+
8in fine94 ,2: incs! 8d9 ( 8t9 ( ,2,4 0!A!0!0!'! As; lo !oto.
A la misma primera cuestión planteada, el se6or uez doctor Salas
di,o:
I! La sentencia del tribunal de familia 2 de La Matanza aco$ió la
autorización solicitada por la actora "! #! para inducir al parto o efectuar
una operación cesárea para anticipar el nacimiento del feto por padecer
6ste una anomal%a con$6nita &anencefalia'! 0ontra la misma la se;ora
"sesora de Menores e Incapaces interpone recurso e1traordinario de
inaplicabilidad de le(! II! La apelante considera que la autorización
concedida conculca el derec*o a vivir del nasciturus ( la salud de la
madre4 en base a lo informado a fs! +5. por profesionales m6dicos!
"compa;a este criterio el se;or Arocurador Heneral en su dictamen4 quien
propicia el aco$imiento de la revisión ( la revocación de la sentencia
impu$nada! III! En los presentes obrados )uz$o que el recurso
e1traordinario de inaplicabilidad de le( interpuesto plantea un tema
impropio de su decisión por la )udicatura al tratarse de uno de carácter
autorizativo4 no previsto en la le$islación vi$ente! Debo se;alar en este
sentido que e1cepto cuando el derec*o positivo e1presamente e1i$e una
autorización )udicial4 como son los supuestos contemplados para contraer
matrimonio &arts! ,+2 ( ,+5 del 0!A!0!0!'4 comparecer a )uicio o e)ercer
actos )ur%dicos &art! ,+,4 0ód! cit!'4 entre otros previstos tanto en las
normas ad)etivas como sustantivas4 los individuos son capaces de e)ercer
libremente sus derec*os conforme a los l%mites impuestos por la misma
le(! Es as% que las especiales autorizaciones que la le( requiere son
supuestos e1cepcionales a la re$la $eneral de la aptitud ( capacidad de
las personas en el desenvolvimiento en el mundo )ur%dico! Aor ello4 no
puede ampliarse la requisitoria a los ma$istrados para que se e1pidan
sobre actos reservados a su elección libre ( voluntaria4 con arre$lo a la
esfera %ntima de valores ( convicciones! De no ser as% esa voluntad (
capacidad Gque distin$ue a la persona como tal se reemplazar%a
inadecuadamente por la del Estado4 a trav6s de una sentencia )udicial!
0on la salvedad formulada en cuanto a la naturaleza autorizativa de la
pretensión planteada4 me ad*iero a las consideraciones efectuadas por el
cole$a preopinante doctor Ne$ri4 ( voto en i$ual sentido en lo que sea
coincidente ( con el alcance de lo e1puesto supra! 5oto por la ne7ati!a.
$l se6or uez doctor La/orde, por los fundamentos de los doctores
San Mart;n : Salas, !otó por la ne7ati!a.
A la se7unda cuestión planteada, el se6or uez doctor Pisano di,o:
Entiendo que no4 es actual el requerimiento en tanto el parto no se *a
producido4 por lo que el da;o a la salud4 pretensión basal de la
accionante4 se reedita d%a a d%a para la madre ( el $rupo familiar! 5oto
por la ne7ati!a.
A la se7unda cuestión planteada, el se6or uez doctor Petti7iani di,o:
2
En mi criterio la cuestión propuesta debe ser resuelta ne$ativamente4 (a que
media en el caso una autorización concreta e1pedida por un 7ribunal en el
sentido que se le requiriera4 un planteo recursivo formulado por el representante
promiscuo del ni;o alber$ado en el seno materno4 no e1istiendo evidencia
al$una de que al momento de producir este decisorio se *a(a concretado el
alumbramiento! 5oto por la ne7ati!a.
A la se7unda cuestión planteada, el se6or uez doctor de L8zzari di,o:
El alumbramiento no *a tenido lu$ar *asta el presente4 permaneciendo alo)ado
en el seno materno el concebido! No puede *ablarse4 en consecuencia4 de un
caso abstracto! 5oto por la ne7ati!a.
A la se7unda cuestión planteada, el se6or uez doctor 'e7ri di,o:
El tiempo que *a demandado este liti$io *a llevado a que la sentencia de esta
uprema 0orte reci6n pueda dictarse cuando se inicia (a la 5:º semana de
embarazo! Ese tiempo coincide prácticamente con el de un parto natural! La
pretensión actora tendiente a lo$rar una inducción que anticipara ese momento4
*a quedado desplazada en los *ec*os! in per)uicio de lo que *e e1presado al
responder a la primera cuestión ( debiendo pronunciarme sobre este particular4
entiendo que el tema a decidir *a devenido abstracto! 5oto por la afirmati!a.
A la se7unda cuestión planteada, el se6or uez doctor Hitters di,o:
No puedo sosla(ar que a la fec*a en que se resuelve este recurso la se;ora
#!"! se encontrar%a apro1imadamente en la tri$6sima quinta semana de su
embarazoJ er$o4 el tema puede tornarse insustancial por *aberse producido el
nacimiento del ni;o! in embar$o4 como tal circunstancia no se encuentra
acreditada en autos4 corresponde que el tema sea resuelto por este 7ribunal!
7ampoco pierdo de vista que el nasciturus se *alla mu( cerca de cesar en su
condición de prematuro4 por lo que se tornar%a innecesaria la autorización
requerida para que los m6dicos adelanten el parto por medio de su inducción
cuando adquiera plena maduración intrauterina &ello acontecer%a en la tri$6sima
octava semana de $estación4 conforme sur$e del informe pericial de fs! 2/+'!
Mas las consecuencias que se pueden pro(ectar sobre la salud de la
pro$enitora de prolon$arse su actual situación ameritan que se produzca en
forma tempestiva Gsin demoras el dictado de la decisión )udicial4 para dar
oportuna respuesta a la petición sub e1amine! Eoto por la ne$ativa!
A la se7unda cuestión planteada, el se6or uez doctor San Mart;n di,o:
Ad9i.rome al !oto del doctor Pisano.
A la se7unda cuestión planteada, el se6or uez doctor G9ione di,o:
Los pronósticos que obran en autos sobre los efectos de los tiempos del
embarazo no pueden impedir que4 a todo evento4 se resuelva la cuestión de
fondo! Eoto por la ne$ativa! El se;or Iuez doctor alas por los mismos
fundamentos del se;or Iuez doctor Ne$ri4 !oto a la se7unda cuestión
tam/i.n por la afirmati!a.
A la se7unda cuestión planteada, el se6or uez doctor La/orde di,o:
+' "l presentarse el pedido de autorización la actora acompa;ó eco$raf%a con
dia$nóstico de anencefalia en el que se consi$na con fec*a 23II2//+ que 8la
edad $estacional por biometr%a correspondiente a 2/ semanas9 &ver fs! +='! Es
decir que a la fec*a de este pronunciamiento la peticionante se encuentra casi
en la 5:º semana de su embarazo! De conformidad a las precisiones
proporcionadas por los e1pertos la pretensión se refer%a a obtener mediante
inducción un parto inmaduro4 condición que el transcurso del tiempo *a
superado no sólo respecto de dic*a etapa que conclu(e a las 2, semanas sino
tambi6n respecto al lapso del parto prematuro el que termina a las 5: semanas
de la $estación! Nos encontramos4 pues4 a las puertas de un parto normal &v!
testimonios de los Dres! Bama ( Eelazco en respuesta a la pre$unta del
7ribunal4 fs! 55-:'! En tales condiciones4 entiendo que la decisión de la 0orte
resulta inoficiosa pues no se a)ustar%a a los t6rminos de una pretensión ce;ida a
tiempos superados que llevan la situación a la etapa de un parto natural! Aor
consecuencia4 corresponde declarar que la cuestión tra%da es abstracta4
implicando en el caso de)ar sin efecto la sentencia recurrida!
" la tercera cuestión planteada4 el se;or Iuez doctor Aisano di)oC +! El tribunal
de familia NO 2 del Departamento Iudicial de La Matanza *izo lu$ar a la
pretensión de la actora ( autorizó a la Dirección del Hospital Italiano a que
proceda a la inducción del parto o eventual intervención quir<r$ica cesárea de la
se;ora #! #asó su decisión en los si$uientes fundamentosC a' No se trata en
autos un pedido de aborto dado que este supone la muerte intrauterina del feto
como consecuencia de la e1pulsión prematura! b' No se desconoce el carácter
de persona del ni;o por nacer! c' Nue el ni;o en $estación padece una
alteración con$6nita denominada m6dicamente anancefalia cu(o resultado es la
ausencia de *emisferios cerebrales ( estructura ósea del cráneo4 carencia de
7álamo! d' Nue las malformaciones del feto son letales e irreversibles tanto
intrauterinamente como e1trauterinamente! e' "tento al tiempo de embarazo &2,
semanas al tiempo de la sentencia de $rado' se tratar%a de un parto prematuro!
f' La inducción del parto no acarrea un a$ravamiento de la patolo$%a del ni;o
por nacer! $' Los informes m6dicos ofrecen un +//R de certeza en el
dia$nóstico! *' Los informes periciales realizados a la madre indican que 6sta
esta sufriendo una 8sintomatolo$ia consecuente con estado de stress a$udo4
$enerado al recibir la información de la patolo$%a que padece su *i)o ( que se
reedita cotidianamente al percibir los movimientos fetales9! i' La salud de la
madre ( de la familia se encuentra en ries$o que se ve incrementado por la
prolon$ación del embarazo! )' La prolon$ación de la vida intrauterina del
nasciturus4 no acarrea nin$<n beneficio ( por el contrario provoca una lesión a
la inte$ridad psicof%sica de la madre ( su familia! M' El principio pro minoris debe
ser entendido en el caso de autos en el ase$uramiento de la vida de la madre
en atención a que esta tiene otro *i)o de tres a;os ( medio! l' Los pro$enitores
*an brindado su consentimiento informado de la decisión que adoptan! m'
La muerte del ni;o no se producirá por la intervención m6dica sino como
consecuencia de la patolo$%a que presenta! 2! 0ontra ese modo de
resolver se alzó la se;ora 7itular de la "sesor%a de Incapaces NO + del
Departamento Iudicial de La Matanza4 mediante recurso e1traordinario de
inaplicabilidad de le(! Bundamenta su recurso en la violación de los arts!
+3 ( += de la 0onstitución nacionalJ . inc! + de la 0onvención "mericana
de los Derec*os HumanosJ 5 inc! + ( 3 inc! + de la 0onvención sobre los
Derec*os del Ni;oJ 35 ( :/ del 0ódi$o 0ivilJ ++ ( +2 de la 0onstitución
provincial! Enuncia como aplicados erróneamente los arts! 53 ( 5, de la
0onstitución provincialJ +2 inc! + ( 2 de la 0onvención sobre eliminación
de toda forma de la discriminación de la mu)erJ 2 inc! + ( +: inc! + de la
0onvención "mericana de los Derec*os Humanos! @esume sus
fundamentos en que es función de su ministerio defender la $randeza de
la vida ( que la actora no *a recibido un 8trato *ostil9 por parte del equipo
m6dico del Hospital Italiano quienes se ne$aron a practicarle el 8aborto9 o
parto prematuro4 ni que se la *a(a discriminado con tal conducta! Aor otra
parte sostiene que no se *a respetado el derec*o a la vida de la persona
por nacer! E1presa que e1isten m6todos alternos para aliviar el dolor de la
madre ( su familia ( que las pericias psicoló$icas realizadas sobre los
pro$enitores arro)an trastornos en sus personalidades que afectan el
contenido de su manifestación de voluntad4 ( que4 la sentencia de $rado
no *a optado por esos m6todos sino que *a decidido coartar el derec*o a
la vida del feto! 5! Debo e1presar primeramente que el debate de autos
pone al )uz$ador en una dis(untiva donde cualquier decisión que se
adopte implicará resultados disvaliosos! "s% decidir por la inducción del
parto no resultará 8beneficiosa9 para la madre a pesar de satisfacer su
requerimiento inicialJ como as% tambi6n decidir la continuidad del
embarazo no cambiará el desenlace fatal para el ni;o por nacer4 dado la
patolo$%a que presenta! Es decir4 el avance de la ciencia m6dica no ofrece
soluciones que permitan salvar la vida del *i)o ( preservar la inte$ridad
psicof%sica de la madre! "nte tal encruci)ada4 ( la premura que el avance
del embarazo impone4 es necesario no a*ondar en las cuestiones
relacionadas con la suficiencia t6cnica del recurso de inaplicabilidad de le(
interpuesto e in$resar sin más al fondo del asunto a los efectos de dar una
respuesta )udicial al drama *umano que se revela en autos! "s% planteado
debemos decidir sobre dos intereses tutelados constitucionalmente como
son el carácter de persona del nasciturus desde la concepción ( su
derec*o a la vida ( el derec*o a la salud que ostenta4 no sólo la madre4
sino que tambi6n todo el n<cleo familiar por la des$raciada situación que
están atravesando! >na lectura lineal de los te1tos constitucionales podr%a
inducirnos a error en la apreciación del presente caso! "s% art! 5 de la
0onvención sobre los Derec*os del Ni;o establece en su apartado
primeroC 8En todas las medidas concernientes a los ni;os que tomen las
instituciones p<blicas o privadas de bienestar social4 los tribunales4 las
autoridades administrativas o los ór$anos le$islativos4 una consideración
primordial a que se atenderá será el inter6s superior del ni;o9! 0omo
puede observarse de la sola lectura del art%culo transcripto4 si el conflicto
de intereses se produce entre la madre ( su *i)o por nacer4 el inter6s que
deberá prevalecer será el del ni;o! Mas en la particular situación de autos
considero que debe producirse una adecuada armonización de los
intereses en )ue$o que no se limitan a los de la madre ( el *i)o por nacer
sino que tambi6n abarcan a los intereses del $rupo familiar4 as% debe
analizarse cuál es la respuesta )udicial que4 dada las circunstancias4 me)or
los con)u$a! Esto si$nifica la b<squeda de un equilibrio que *ace
desaconse)able partir de principios e1tremadamente r%$idos4 as% los
conceptos de inter6s familiar e inter6s del menor ostentan una estabilidad
relativa en tanto deben ser analizados a la luz de las circunstancias
culturales de un momento ( espacio determinado4 como as% tambi6n de
acuerdo a las especiales circunstancias de cada caso espec%fico! "s% se
*a sostenidoC 8cuando para arribar a un equilibrio e1ista necesidad de
recortar un inter6s4 ello debe afectar al de entidad inferior ( en ese sentido
la precedencia debe establecerse asi$nando prioridad al inter6s $eneral
sobre todos los demásJ al inter6s familiar por sobre el del menor ( el
individualJ en tanto el del menor tiene indudable primac%a respecto del
particular9 &Aetti$iani44 Eduardo 8El inter6s superior del menor Pes superior
a todo otro inter6sQ L 0on$reso Internacional de Derec*o de Bamilia4
Mendoza +==,! Libro de ponencias nro! 24 pá$! + a 2.'! i$uiendo estos
lineamientos ( aplicándolos en el caso de autos me inclino por prote$er el
derec*o a la salud del $rupo familiar4 ello en virtud de que en el estado
actual de la ciencia m6dica no e1isten terapias que puedan remediar el
mal con$6nito que afecta al ni;o por nacer ( dic*a situación no va a
cambiar por el *ec*o de anticipar la fec*a de parto4 as% los dictámenes
m6dicos manifiestan unánimemente que no per)udica ni beneficia a la
situación del ni;o el adelantamiento! iendo as% afirmo que debe
resolverse la cuestión atendiendo al <nico padecimiento que este
pronunciamiento puede miti$ar4 el cual es el del $rupo familiar en su
con)unto! " esto se suma el informe del 0omit6 de #io6tica "sistencial del
Hospital Italiano de fs! ++5 que *abla de los ries$os que para la salud
f%sica de la madre implica la continuidad del embarazo4 a los que debe
a$re$arse su sufrimiento psicoló$ico! La 0orte uprema de Iusticia de la
Nación en un precedente de similares caracter%sticas al aqu% planteado
*izo lu$ar a la pretensión de inducción anticipada del parto de un ni;o que
3
padec%a la patolo$%a denominada como anancefalia! Aara as% resolverlo el "lto
7ribunal sostuvoC a' No *a sido ob)eto de la pretensión del matrimonio el aborto4
sino el adelantamiento del parto a fines de evitar un da;o ps%quico ma(or para
la familia! b' El adelantamiento del parto no beneficia ni per)udica al nasciturus!
c' Nue su nacimiento no le provocará la muerte sino que la deficiencia
con$6nita será la causa de su fallecimiento! d' Brente a lo fatal del desenlace de
la vida del ni;o cobran virtualidad los derec*os de la madre ( la familia a la
salud psicoló$ica ( f%sica! e' No e1istirá nin$una acción *umana enderezada a
provocar la muerte del nasciturus! Aor <ltimo quiero a$re$ar que la audiencia
celebrada por los miembros del tribunal de familia ( los pro$enitores permite
observar que estos están son plenamente informados de la patolo$%a que sufre
su *i)o ( del tratamiento m6dico a se$uir en caso de inducción del parto (
eventual intervención cesárea con lo cual se dan los requisitos del
consentimiento informado! .! Aor los motivos e1puestos debe rec*azarse el
recurso e1traordinario interpuesto4 confirmándose el pronunciamiento recurrido4
autorizando la inducción del parto en las condiciones all% determinadas! "s% lo
voto!
" la tercera cuestión planteada4 el se;or Iuez doctor Aetti$iani di)oC " la vista
del recurso en e1amen mi respuesta es afirmativa por cuando estimo que el
mismo re<ne las condiciones de suficiencia que e1i$e el art! 2:= del 0ódi$o
Arocesal 0ivil ( 0omercial! Eoto por la afirmativa!
" la tercera cuestión planteada4 el se;or Iuez doctor de Lázzari di)oC El recurso
interpuesto identifica las normas que estima quebrantadas ( desarrolla
m%nimamente las razones que lo fundamentan &art! 2:=4 0!A!0!0!'! Eoto por la
afirmativa!
" la tercera cuestión planteada4 el se;or Iuez doctor Ne$ri di)oC Más allá de sus
deficiencias t6cnicas4 entiendo que el recurso interpuesto está en condiciones
de ser conocido ( resuelto por esta uprema 0orte! Eoto por la afirmativa!
" la tercera cuestión planteada4 el se;or Iuez doctor Hitters di)oC "dvierto que el
recurso interpuesto a fs! 222-23+ es insuficiente &conf! art! 2:=4 0!A!0!0!'4
*abida cuenta que en definitiva la que)a intenta desacreditar la valoración de la
prueba efectuada por el a quo! Es decir4 la violación de las normas )ur%dicas que
denuncia la recurrente ser%a consecuencia de una previa apreciación errónea de
las probanzas arrimadas a la causa &as% por e)emplo se afirma4 respecto de la
inte$ridad f%sica de la se;ora #!"!4 que el informe de fs! +52 no *a sido
considerado por el 7ribunal! Id6ntico cuestionamiento se formula sobre la
inte$ridad ps%quica de la pro$enitora en relación a la descripción que luce a fs!
+/= vta!4 de la que se inferir%a la e1istencia de distintos caminos alternativos que
*ubieran podido darle elementos de contención suficientes para *acer frente al
transcurso del embarazo en las especiales circunstancias en que se *a
presentadoJ etc!'! En supuestos como el que nos ocupa debió entonces
invocarse ( acreditarse el absurdo de lo decidido &conf! "c! :+!:++4 sent! del
23L+===J "c! 3,!/2,4 sent! del :LII+===J etc!'! Mas teniendo en cuenta la
trascendencia del asunto a resolver ( de)ando de lado cualquier formalismo
corresponde entrar al fondo de la cuestión! Eoto por la afirmativa!
" la tercera cuestión planteada el se;or Iuez doctor an Mart%n di)oC +! La
se;ora "!#! solicitó autorización )udicial para proceder a la interrupción del
embarazo por causales 8estrictamente m6dicas9 fundando su derec*o en lo
preceptuado por el art! 53 inc! .º de la 0onstitución provincial &v! fs! 2'J
pretensión que mudó a la de 8lo$rar la inducción de parto4 atento la enfermedad
con$6nita que aque)a al feto ( cu(as posibilidades de vida autónoma son nulas9
&v! fs! .. vta!'J a$re$ando que la presentación tiende a ase$urar el derec*o de
salud de la madre ( de todo el n<cleo familiar! " la fec*a de inicio de las
actuaciones &+III2//+4 v! fs! 2 vta!' la peticionante cursaba un embarazo de
alrededor de += semanas con feto portador de una anancefalia4 alteración
con$6nita de la que resulta la ausencia de *emisferios cerebrales ( la estructura
ósea del cráneo que son sustituidos por una masa rudimentaria de te)ido
mesenquimático ( ectod6rmico! La situación es calificada como irreversible no
teniendo en la actualidad nin$<n tipo de tratamiento4 ( la 8viabilidad9 fetal4
definida como la capacidad para la vida e1trauterina &fuera del seno materno'4
se considera ine1istente independientemente del tiempo de $estación &v!
informe del Hospital Italiano4 0omit6 de #io6tica "sistencial4 fs! ++2'! 2! El
tribunal a quo4 lue$o de formar convicción con los informes de la se;ora perito
m6dico forense departamental4 del 0omit6 de #io6tica del Hospital Italiano4 de
la "cademia Nacional de Medicina de #uenos "ires ( pruebas testimoniales
producidas4 dio por acreditado el da;o psicoló$ico ( los ries$os maternos
incrementados durante el embarazo ( proceso de partoJ aplicando el principio
pro minoris que inclina la balanza a favor de la protección inte$ral de la familia (
en la convicción que en este caso 8sólo se puede mantener o poner fin a un
intenso sufrimiento9 *izo lu$ar a la demanda instaurada autorizándose
e1presamente la inducción del parto o eventual intervención quir<r$ica cesárea
en las condiciones que rese;a! 5! La se;ora "sesor de Menores interviniente
interpone recurso e1traordinario de inaplicabilidad de le(4 en el que aduce que
la autorización concedida vulnera el derec*o a la vida del nasciturus ( la propia
salud de la madre! ostiene su posición en lo informado a fs! +5. por
profesionales m6dicos quienes e1presan que 8el ries$o de vida de la madre es
ma(or en la inducción en pret6rmino que en el parto a t6rmino! i fracasa la
inducción medicamentosa para este caso4 ser%a una operación cesárea at%pica4
con más posibilidades de secuelas4 con ma(or ries$o de roturas uterina en
embarazos posteriores de la madre!!!9! .! El se;or Arocurador Heneral en su
dictamen apo(a ( nutre la ar$umentación del recurrente4 propiciando que se
*a$a lu$ar al recurso tra%do ( se revoque la sentencia impu$nada! 2! " contrario
de lo dictaminado4 considero que la sentencia debe ser mantenida! En autos se
trata de un embarazo que cursa a la fec*a de este pronunciamiento más
de 5/ semanas de $estación! e$<n los testimonios de los doctores Bama
( Eelazco en sus respuestas a la pre$unta , del interro$atorio formulado
por el tribunal a quo &v! fs! +554 +52 ( +53 vta!'4 un parto de se considera
inmaduro si se produce con anterioridad a la semana 2, de $estación ( es
prematuro al ocurrido entre la 2, semana ( la 5: &conceptos coincidentes
con lo dictaminado por la Aerito M6dica Borense ?ficial a fs! +==-2/+4
punto E4 fs! 2/+ vta!'J los ries$os de la inducción de parto disminu(en a
medida que avanza el embarazo! El 0omit6 de #io6tica del Hospital
Italiano &v! fs!++2-++2' refiri6ndose a la situación de la madre dice que
8Los ries$os maternos durante el embarazo ( proceso de parto se
incrementan debido aC a' Arobabilidad importante de poli*idramnios
&aumento del volumen de l%quido amniótico' en una relación que oscila
entre 5/ ( 2/R4 con todas las complicaciones consi$uientesC dificultad
respiratoria4 *ipotensión dec<bito dorsal4 ma(or frecuencia de
malpresentaciones4 rotura uterina4 embolia de l%quido amniótico4 aton%a
uterina postparto! b' Los fetos suelen ser $randes ( la ausencia de cuello4
sumado al peque;o tama;o de la cabeza4 *acen que el tronco tienda a
penetrar en el canal del parto )unto con la cabeza provocando $rave
distocia!9 &v! fs! ++5'! En este conte1to ( con lo que resulta de los
dictámenes ponderados4 )uz$o que los embates ensa(ados por la asesora
pupilar fracasen en su intento de desmoronar la fundamentación del fallo
impu$nado &art! 2:= ( su doctrina4 0!A!0!0!'! 0omo el proceso debe
arro)ar un resultado concreto4 de si$no positivo4 porque está instituido para
*acer )usticia ( no academia &conf! "c! 55!:2+4 sent! del 25EIII+=,2 en
8"cuerdos ( entencias94 +=,2II.,2J "c! .+!=,24 sent! del .LII+==/ en
8"cuerdos ( entencias94 +==/IE5,5'4 considero Gcomo lo anticipara que
el tribunal a quo *a demostrado la ocurrencia en autos de tales e1tremos
&v! fs! 222 vta! ( 223'4 lo que me pertime evitar desarrollos teóricos (
concluir que el recurrente no *a lo$rado demostrar las infracciones le$ales
que imputa al fallo &&art! 2:= ( su doctrina4 0!A!0!0!'! Aor lo brevemente
e1puesto ( o%do el se;or Arocurador Heneral4 voto por la ne$ativa!
A la tercera cuestión planteada, el se6or uez doctor G9ione di,o: <
No se advierte motivo al$uno para poner en tela de )uicio la suficiencia del
recurso interpuesto! Eoto por la afirmativa! El se;or Iuez doctor alas por
los mismos fundamentos del se;or Iuez doctor an Mart%n4 votó esta
cuestión por la ne$ativa!
A la tercera cuestión planteada, el se6or uez doctor La/orde di,o:
Aese a las deficiencias que e1*ibe estimo que el recurso tra%do re<ne las
condiciones m%nimas que requiere el art! 2:= del 0ódi$o Arocesal 0ivil (
0omercial4 para abrir el conocimiento de esta 0orte! Eoto por la afirmativa!
A la cuarta cuestión planteada, el se6or uez doctor Pisano di,o:
"tento el contenido de mi voto a la tercera cuestión no corresponde me
pronuncie sobre 6sta!
A la cuarta cuestión planteada, el se6or uez doctor Petti7iani di,o:
Eo( a discrepar con el cole$a que me precede en el voto! I! Aara otor$ar
al tema cu(o conocimiento se trae a esta 0orte toda la dimensión
trascendente que cabe conferirle4 debo se;alar sin amba$es ni
eufemismos que en 6l se encuentra comprometido el derec*o a la vida de
los seres *umanos4 ( el consecuente respeto que la di$nidad de aqu6lla
merece! No escapa a mi comprensión que i$ualmente pueden colisionar
con ese derec*o otros que sin duda son acreedores de adecuada ( eficaz
tutela )ur%dica4 pero debo recordar que siempre que e1isten diversos
valores en )ue$o debe procurarse en primer lu$ar su armonización (4
eventualmente4 no resultando posible arribar a este resultado4 por la
inevitabilidad de la confrontación4 debe otor$arse prioridad a la
salva$uarda del de ma(or )erarqu%a4 aunque ello conlleve como secuela
necesaria el sacrificio del alternativo! No obstan a lo e1presado
afirmaciones que advierto volcadas en distintos tramos del
pronunciamiento en crisis4 tales como que 8el proceso de $estación en
estos casos4 no conduce a la conformación de un ser vivo sino que se
trata de un proceso de muerte9 &fs! 255 vta!4 reiterada a fs! 25. vta!'4
e1tra%da del informe del 0omit6 de #io6tica "sistencial del Hospital Italiano
&fs! ll5'4 en el que se a;ade un párrafo de particular si$nificaciónC 8En los
casos más $raves es dif%cil reconocer en el feto una confi$uración
anatómica *umana94 aserción en la que pareciera anidar sub(acente la
idea de que la confi$uración anatómica distinta pudiera en al$<n caso
privar al ser *umano de su esencialidad de tal! ? la que se realiza a fs!
223 donde se recepta la aseveración de que 8la embarazada se encuentra
obli$ada solamente frente a un feto que muestra viabilidad94 lo que
parecer%a traer ane1o el pensamiento de que la pro1imidad del fin de una
persona la priva de su calidad de ser *umano4 con lo que todo aquel que
se presume a$onizante de)ar%a de tener el sa$rado *alo de la protección
de la vida! imilar consideración merece la frase vertida a fs! 22:4 en la
que se consi$na que el nasciturus 8tiene un destino marcado4 ine1orable94
lo que i$nora la naturaleza esencial ( fatalmente perecedera del *ombre4
(a que todos4 absolutamente todos comenzamos a caminar fatalmente
*acia la muerte desde el d%a mismo en que somos concebidos! 0omo
se;ala David A! #aras* 8de *ec*o4 comenzamos a enve)ecer quizás (a
cuando empezamos a vivir4 en el nacimiento o incluso antes! Los óvulos
de una mu)er4 al menos empiezan a enve)ecer antes de que ella
nazca!!!9&El Enve)ecimiento! #iblioteca A<blica alvat! +==.4 pá$! ++'!
Encuentro la misma ob)eción al aserto de la e1istencia de un pretendido
4
8plazo infranqueableC el ciclo normal de $ravidez9 &voto del doctor #ossert
parcialmente transcripto a fs! 252'4 que encubre id6ntico razonamiento4 con el
a;adido de que no e1iste tal forzosa infranqueabilidad4 (a que4 aunque por
escasas *oras Gde no modificarse favorablemente el pronósticoG el neonato
supervivirá al parto &me remito al informe acad6mico de fs! l=/ ( vta!4 resaltando
que como se aclara en el mismo4 la información que suministra es 8de carácter
abstracto94 en tanto que en el caso concreto el informe de fs! ll2 ampl%a lo
e1puesto se;alando que si bien 8la ma(or%a de los nacidos vivos fallecen dentro
de las 2. *oras !!! al$unos pueden sobrevivir pocos d%as9'! ? la de que 8la
práctica m6dica que se autoriza *a de e)ecutarse conforme la le1 artis ( con el
ma(or respeto de la vida embrionaria9 &fs! 22,-22='4 en lo que va %nsito la
parado)a de reconocer por una parte la e1istencia de vida en el embrión4 en
tanto se practica una verdadera dicotom%a con ella4 confi$urando al$o as% como
dos cate$or%asC la vida e1trauterina ( la vida embrionaria4 mereciendo sólo la
primera protección ( respeto plenos! ? la de que la inducción del parto o
eventual operación cesárea no afectar%a la vida del nasciturus &transcripción del
voto de un ma$istrado4 a fs! 252 ( vta!'4 cate$óricamente desmentida por el (a
mentado informe acad6mico de fs! l=/ donde claramente se e1presa que la
inducción del parto 8a$rava la vida del reci6n nacido malformado4 se$<n el
momento &semanas de vida fetal' de la $estación9J como asimismo por los
dic*os de la facultativa Dra! "ndrea Babiana Eelazco &respuesta a las pre$untas
,K ( l5K4 fs! l53 vta! ( l5:! No pondero la que brinda el doctor Ernesto "ntonio
Lupo a fs! l5= vta! dado que manifiesta su desinter6s por los ries$os que se
se$uir%an para el ni;o en razón de que el pronóstico le priva de toda 8posibilidad
de sobrevida94 respuesta a la pre$unta ,K4 fs! l5= vta!'! ? la de que en casos
como el que se plantea en autos Sno *a( 8vida9 por defenderS &fs! 25,' porque4
si$uiendo lineamientos trazados por el 0omit6 de #io6tica de Mar del Alata4 que
a su turno recepta la opinión de M!@!Harrison equipara la anencefalia con la
muerte cerebral4 en una simbiosis de conceptos que a la postre resultan
contradictorios ( confusos4 (a que por una parte afirma que el feto se trata de
una persona *umana ( por otro que no *a( vida por defender! 0abe sostener
frente a tales aseveraciones que si la llamada muerte cerebral implica ausencia
de vida4 entonces debemos sostener para ser co*erentes que todo feto que
sufre de anencefalia no es un ser *umano4 sino un cadáver4 un cuerpo muerto4
una cosa! Mu( distinto es lo que sostiene el 0omit6 de #io6tica "sistencial del
Hospital Italiano a fs! ll5 cuando pone especial 6nfasis en se;alar que 8las
afirmaciones t6cnicas anteriores no pretenden una desvalorización de la
posición ontoló$ica del feto anenc6falo! Más a<n4 cabe su consideración como
ser *umano en el que la manifestación de potencialidades $en6ticas queda
impedida por su condición patoló$ica! 0omo tal es merecedor del
correspondiente respeto9! Aor lo tanto4 s% *a( vida4 ( como tal4 debe ser
defendida! Aorque nin$una vida *umana debe de)ar de ser defendida4 por
imperativo natural4 ( por mandato constitucional &arts! +/ ( +24 0onst! pcial!4 2=4
554 :2 incs! 22 ( 254 0onst! nac!'! Lamentablemente4 sin duda como producto4
de la an$ustia4 dolor ( frustración que le *a producido la situación en que se *a
visto inmersa4 la propia madre de la criatura cu(o destino se *a colocado en
manos de esta 0orte4 *a perdido conciencia a pesar de percibir sus
movimientos fetales de que lo que lleva en su seno es un ser *umano vivo4
refiri6ndose a 6l despectivamente como 8eso9 &fs! +22 vta!4 respuesta al punto
2'! entimiento por cierto contrapuesto al que e1plicó *aber e1perimentado otra
madre ante un caso en el que se advierte una marcada analo$%a con el
presente donde *abiendo decidido a$uardar el tiempo del parto natural4 refirió
encontrarse ante 8!!! una beba que estaba viva4 en la panza se mov%a ( pateaba
como cualquier otra persona! "s% quedamos mu( contentos por *aber vivido con
ale$r%a el momento del nacimiento4 )unto a la tristeza de que muriera9 &Diario La
Nación del +2I2//+ 8Dos casos similares4 con otro final! Las dos pare)as optaron
por tener a su *i)o a pesar de todo9'! ?4 por <ltimo4 la de que el feto 8no tiene4 al
presente &lo que por mi parte resalto4 (a que se pretende privarle de todo futuro4
sin siquiera considerar que en 6l cabe al menos la posibilidad de alentar al$una
remota esperanza de me)oramiento' nin$una c*ance de reversión de su
estado9&fs! 25='4o como se reitera más adelante &fs! 25= vta!-2./' 8no se puede
prote$er una vida &la del nasciturus'4 que no tiene nin$una posibilidad de
prosperar9 por lo que deben priorizarse los derec*os de la madre! e
contraponen as% derec*os de dis%mil )erarqu%a de)ando de lado que el que se
tiene a la vida no admite paran$ón sino con el que otro tiene a la vida4 ( ello as%
sólo en circunstancias e1cepcionales como podr%a ser el caso de le$%tima
defensa! Me parece <til advertir que e1isten situaciones que $uardan analo$%a
con la que se presenta en este caso ( que de adoptarse la filosof%a en que está
imbuida el fallo recurrido podr%a lle$arse i$ualmente a una solución inicua!
@efieren L! 0! Dunn ( 7*! Dobz*ansM( que 8quizá la más trá$ica de todas las
desventuras *umanas son los trastornos mentales4 al$unos de ellos sin duda de
procedencia *ereditaria! "s%4 un $ene &sic' recesivo4 presente en dosis doble &es
decir4 uno por cada pro$enitor' dá ori$en a la llamada idiotez infantil amaurótica!
>n ni;o parece normal al nacer4 pero entre los cinco ( los seis meses4 se
produce una p6rdida de visión ( alteración mentalJ pronto se presenta una
ce$uera completa ( la idiotez4 ( *abitualmente sobreviene la muerte en el
se$undo a;o! 7ara seme)ante4 pero debida a un $ene &sic' recesivo diferente4
se conoce como idiotez )uvenil amauróticaJ en este caso el descenso del nivel
mental se produce alrededor de los seis a;os4 ( la muerte se presenta al lle$ar
la adolescencia! Aor fortuna4 son raros los casos de idiotez amaurótica! En
uecia la proporción de idiotas amauróticos es de + a 22!/// personas !!! Los
trastornos mentales4 por otra parte son más comunes! "l$unos autores estiman
que no menos del 2R de la población total de los Estados >nidos sufre un
ataque de 8locura9 en al$<n momento de su vida9 &8Herencia4 @aza ( ociedad94
ciencia m6dica podr%a describir con venta)a4 nos encontramos frente a
vidas 8que no tienen nin$una posibilidad de prosperar94 por lo que de
se$uirse el razonamiento que aqu% se utiliza4 de ser conocida por la madre
Glo que *o( es fácilmente ima$inable dado los pro$resos de la ciencia la
casi certeza o certeza completa si se quiere del eventual padecimiento de
estas enfermedades terminales4 creándole una situación de an$ustia por
las consecuencias del porvenir4 la *abilitar%a4 si se toman en cuenta
preferentemente sus derec*os por sobre los de la persona por nacer4 a
provocar la interrupción del embarazo! III! @esulta ilustrativo reparar en el
modo como se define m6dicamente la anencefalia! Leemos en el
Diccionario de 0iencias M6dicas Dorland &:K ed!42K reimpresión4 Ed! El
"teneo4 !"!4 #arcelona4 l=,:'4 que es tal la 8"nomal%a del desarrollo que
se caracteriza por la falta de la bóveda craneal ( por la ausencia o atrofia
de los *emisferios cerebrales que se presentan en forma de peque;as
masas nerviosas rudimentarias ad*eridas a la base9! Es decir que se trata
de una irre$ularidad4 una discrepancia con una re$la4 con lo que sucede
*abitual o re$ularmente! @emiti6ndonos nuevamente al Diccionario
espec%fico4 8alteración o particularidad que presenta un individuo o un
ór$ano con respecto al tipo normal de la especie9! No es dif%cil relacionar
esta situación con la e1istencia de una suerte de cate$or%a creada en la
anti$Tedad respecto de seres *umanos a los que no se ten%a en definitiva
por tales! "s% suced%a con los llamados monstruos4 una definición de los
cuales encontramos en Escric*e4 quien si$uiendo la definición de Labeo
entre los romanos concept<a como tales a 8cualquier producción contra el
orden re$ular de la naturaleza9! "s% 8el que nace de una mu)er ba)o una
fi$ura que nada tiene de naturaleza *umana se reputa monstruo4 ( no se
cuenta en el n<mero de *ombres! Los romanos se apresuraban a
precipitar los monstruos en el 7iber4 con arre$lo a la le( de @ómulo4 por la
persuación en que estaban de que eran de mal a$Tero ( presa$iaban
acontecimientos desastrosos9! 7al forma de proceder nos recuerda similar
actitud que ten%an los espartanos4 quienes *aciendo un culto de la
potencia f%sica despe;aban desde el monte 7ai$eto todos aquellos ni;os
que encontraban d6biles o con defectos! "lfredo ?r$az menciona4
*aciendo referencia a la disposición del 0ódi$o 0ivil que e1i$e para ser
considerado persona *umana que el nacido presente 8si$nos
caracter%sticos de *umanidad9 &art! 2+' tras *acer referencia a los
derec*os romano ( espa;ol anti$uo4 que 8la e1i$encia del art%culo tiene
a*ora sólo un valor *istórico en cuanto sirve para mostrar anti$uas
preocupaciones ( equivocadas creenciasC nunca *an e1istido4 en efecto4 ni
pueden e1istir los monstruos ( los prodi$ios! Las deformidades4 por $raves
que sean4 ( las superficiales analo$%as que pueda presentar el nacido con
seres animales4 no le privan de su fundamental condición *umanaC son
meras 8cualidades o accidentes9 &art! cit!'4 sin influencia al$una sobre la
capacidad de derec*o! &8Aersonas Individuales94 Editoral "ssandri4
0órdoba4 +=3+4 2K edición4 pá$! 5+'! Ho( pareciera que en forma
embozada se retorna a conceptos que supon%amos que el pro$reso
*umano *ab%a desterrado de una vez para siempre de nuestro modo de
vida! IE! En esta materia coincidimos con el análisis que produce @obert
0larMe &8Los Hi)os de la 0iencia94 Emec64 #uenos "ires4 +=,34 pá$! 22,'4
cuando e1presa queC 8la cuestión de las anomal%as4 por otra parte4 es
encarada siempre desde el punto de vista de los padres ( de la sociedad4
nunca desde el del ni;o! Pe preocupa al$uien verdaderamente4 cuando
se presenta el caso de decidir4 si se lo debe tratar de destruir de los
sufrimientos futuros de un ni;o deformeQ PLos mon$ólicos tienen acaso
conciencia de ser distintos de los demás ni;osQ e piensa sobre todo en
las dificultades que va a provocar ese ni;o diferente en un mundo donde
cada vez se acepta menos el *ec*o de no ser como los demás! Hace
unas pocas d6cadas solamente el tonto del pueblo era dif%cilmente
aceptado aunque no molestaba a nadie! Lo mismo sucede con los ni;os
anormales que molestan con su sola presencia! En cuanto sur$e esa
realidad en el vientre de la madre4 el *i)o anormal es vivido como una
car$a4 como un elemento desestabilizante para la pare)a ( para la familia!
Más tarde4 al nacer4 será una causa de ver$Tenza para los su(os4 que lo
ocultarán en todas las oportunidades4 para escapar a las miradas
despiadadas de los demás4 que siempre están llenas de rec*azo4 aunque
va(an unidas a cierta piedad! Esa mirada de la sociedad acusa la
anomal%a del ni;o4 le da peso4 $enera el escándalo! Es por esto que las
madres aceptan cada vez menos traer al mundo un ni;o que ser%a
diferente a los demás! Aara el m6dico partero el aborto se *a convertido
en un acto positivo! No es por casualidad que se *a dado a un tipo de
aborto el nombre de 8terap6utico94 t6rmino terrible que define a esta cura
por la muerte4 <nica capaz de suprimir la maldición de una 8mala9 *erencia
mediante la destrucción de una vida9! Brente a tal v%vida descripción nos
pre$untamos Pcuánto dolor ( sufrimiento podr%amos a*orrar a estos ni;os
( a sus padres si la sociedad en lu$ar de formular tantas ampulosas
declaraciones en favor de los ni;os ( discapacitados las *iciera realidad
dispensando a los mismos en los *ec*os el trato que tan bien describe en
los papelesQ PNu6 patolo$%a es más a$udaC la de aquellos seres que
aparecen como diferentes o la de quienes4 a$rupados ba)o un sedicente
rótulo de 8normalidad94 discriminan por considerarlos inferiores a aquellos
que *an sido menos dotados por la naturalezaQ! No se nos escapa ( por
cierto compartimos el pensamiento de que 8es desde lue$o muc*o más
fácil e1i$ir a los demás el cumplimiento de sus respectivas
5
responsabilidades que e1i$irnos a nosotros mismos el cumplimiento de las
nuestras! Es más fácil condenar cualquier atentado contra la vida que e1i$irnos4
por respecto a la misma4 cualquier sacrificio necesario para *acerla más
*umana ( más di$na! 0uanto supon$a promoción de cualquier *ombre debe
encontrar la má1ima colaboración por nuestra parte! Lo mismo que estamos a
favor de la vida reci6n iniciada4 debemos estar a favor del desarrollo de todos
los valores *umanos9 &Ios6 Hea Escolano 8Pi o no al abortoQ94 0uadernos
#"0 Nº 3+4 Madrid4 +=,54 pá$! 2:-2,'! E! Auede concluirse4 en consecuencia4
de todo lo e1presado que en definitiva4 induciendo ( de tal manera anticipando
el curso natural del proceso de parto4 no estamos *aciendo otra cosa que
provocando la muerte precoz de un ser *umano por el solo *ec*o de ser
diferente a la ma(or%a de sus con$6neres! 0ondenándolo a muerte (
e)ecutándolo por una suerte de delito que creamosC el de padecer anencefalia!
P0on qu6 autoridad podemos despu6s ne$ar la procedencia de la pena de
muerte para los autores de delitos aberrantes4 si la estamos imponiendo para
seres inocentes que nin$<n mal *an *ec*o a la sociedad salvo el de *aber sido
$enerados con anomal%as por aquellos que a*ora piden su e1terminioQ!
@ene$amos de la violencia e)ercida en el seno de la familia4 nos alarmamos con
)usticia ante su au$e4 intentamos crear instrumentos para prevenirla4 instalamos
or$anismos4 sancionamos le(es4 ( en forma absurdamente contradictoria a
veces permanecemos impávidos frente a *ec*os que no implican sino el
e)ercicio de una violencia ma(<scula como es la de dar muerte a un ni;o &no
olvidemos que en nuestra le( se adquiere el carácter de tal desde la
concepción'! EI! ? le reconocemos al ser *umano cate$or%a de tal en cualquier
circunstancia que sea4 o por el contrario lo consideramos cosa en
oportunidades4 con lo que nos acercamos a la más ab(ecta forma de
discriminación ( de racismo! PEn qu6 se diferencia esta cosmovisión de aquella
que sustentaba que *ab%a razas superiores e inferioresQ! El ser *umano
enfermo4 el supuestamente UinviableV4 el que tiene una enfermedad incurable4 o
dic*o en t6rminos que *emos visto repetidos en la sentencia tra%da a
conocimiento de esta 0orte4 el que se encuentra transitando 8un proceso de
muerte9 podr%a ser eliminado sin más trámite que el de constatar la aflicción que
provoca a sus con$6neres &obviamente los 8sanos9' el tener que soportarlo!
Entonces nos encontrar%amos con dos clases de *ombresC los 8sanos ( los
enfermos9 la raza buena ( la antirraza en el Mit*us &8Der Mit*us des LL
Ia*r*underst94 de "! @osenber$42+-22 edición4Ho*eneic*en4 Munc*en4 citado
por el Abro! Dr! Enrique @au4 en 8El @acismo Nacional ocialista ( el
0ristianismo94 Ed! Hladium4 #uenos "ires4 l=5=4 Aá$!2+'4 de las cuales
<nicamente la primera merecer%a preservarse4 de tal manera que en palabras
de "dolfo Hitler 8sólo *a( un derec*o sa$rado ( este derec*o es al mismo
tiempo el más sa$rado de los deberesC cuidar de que la san$re se conserve
pura94 para as% ase$urar que sean solamente los 8sanos9 quienes conformen la
población *umana &la cita4 reco$ida en la obra de Enrique @au4 p!2/ pertenece
a la obra 8Mein Wampf94 ed! =:+/+4 +=2.4 Eerla$ Branz E*er Nac*fol$er4
Munc*en'! "$re$a más adelante el citado @au &p!35'C 8Las le(es de Eu$enismo4
esterilización4 etc!4 son una consecuencia ló$ica del principio racista9!
7ranscribiendo a continuación esta terrible frase lanzada por HitlerC 8No *a( más
que un crimen que des*onraC lanzar al mundo *i)os tarados9! ostenemos que
e1iste estrec*a vinculación entre eu$enesia ( racismo a<n frente a los
esfuerzos que en el plano doctrinario se *an llevado a cabo para le$itimar la
primera ( diferenciarla del se$undo &as% ver Enrique D%az de Hui)arro4
8Matrimonio ( Eu$enesia4 El Impedimento Matrimonial de Enfermedad94 Ed!
Huillermo Wraft Ltda!!4#s!"s!4 l=..4 0ap! II4 III4 Nos! .5 ( ..4 pp! 33-3,4 (
Iim6nez de "s<a ( aavedra4 autores citados en nota :2 como asimismo lo
resuelto en el 8Arimer 0on$reso Demo$ráfico Interamericano9 all% referenciado'4
porque4 a<n cuando se pretenda restrin$ir la eu$enesia ci;6ndola al solo efecto
de actuar como factor de me)oramiento bioló$ico ( social del individuo sin
distinción al$una en función de su raza4 lo cierto es que en muc*os casos
presenta marcadas afinidades con aqu6l4 como cuando pro*ibe en forma
permanente el matrimonio entre individuos que presentan ciertas
enfermedades4 con lo que en nombre de una pretendida optimización de la
descendencia *umana tiende tambi6n a crear una superraza &entendiendo por
tal aqu6lla a la que se ima$ina sin defectos $en6ticos4 ostentando una calidad
de vida estandarizada' a e1pensas del cercenamiento de libertades *umanas
fundamentales! #asta enunciar el contenido de le(es dictadas por el 7ercer
@eic* para apreciar cabalmente la similitud marcada que reviste la persecución
de ambos propósitosC sobre esterilización de deficientes &del l. de )ulio de l=55'4
sobre defensa de la san$re ( del *onor alemanes &del l2 de septiembre de l=52'
( sobre protección de la salud *ereditaria del pueblo alemán &del l, de octubre
de l=52'! @efiri6ndose al ori$en de la palabra eu$enesia4 nos ense;a Daniel I!
Wevles que esta palabra fue acu;ada en +,,5 por el cient%fico in$l6s Brancis
Halton4 primo de 0*arles DarXin ( adelantado del tratamiento matemático de la
*erencia4 quien se apo(ó en una ra%z $rie$a que si$nifica 8bien nacido9 o 8de
estirpe noble94 a$re$ando Welves que de tal modo Halton 8aspiraba a denotar
con ella la ScienciaS del me)oramiento del lina)e *umano4 proporcionando a Slas
razas o tendencias san$u%neas más aptas la posibilidad de prevalecer
rápidamente sobre las menos adecuadasS! Desde los d%as de Halton4 el vocablo
Seu$enesiaS *a adquirido4 ( con razón4 connotaciones desa$radables! En la
primera mitad del si$lo LL4 sus fines se fundieron con desviaciones de la nueva
ciencia de la $en6tica4 contribu(endo a la aparición de resultados sociales
crueles4 opresivos (4 en la era nazi4 bárbaros9 &8La Eu$enesia P0iencia o
utop%aQ >na pol6mica que dura cien a;os4 Editorial Alaneta94 #arcelona4 +=,34
pá$! ='! 0omo se desprende de lo anterior la propia etimolo$%a del t6rmino
establece una inaceptable cate$orización4 identificando la nobleza de la
buena salud! EII! Aarticular $ravedad adquiere esta materia con motivo de
la irrupción de prácticas masivas de fecundación asistida4 ( en particular
ante la concreción si no alcanzada al menos anunciada con
espectacularidad durante el transcurso del a;o pró1imo pasado del
llamado Aro(ecto Henoma Humano4 realizaciones plausibles en cuanto a
las posibilidades ilimitadas que brindan en pro del desarrollo del ser
*umano pero que4 abusivamente utilizadas o producto de manipulaciones
inescrupulosas4 pueden conducir a verdaderas catástrofes para la
*umanidad4 en tanto deriven en una suerte de control de calidad de la
8fabricación de seres *umanos9 con descarte incluido del material
embrionario defectuoso4 antiest6tico o simplemente indeseado4 al punto
que podr%an importar la puesta en práctica de aquella *asta *o( mera
premonición lanzada por el novelista in$l6s "ldous Hu1le( en su 8#rave
NeX Yorld9 &>n Mundo Beliz' en l=5l4 de la e1istencia de una sociedad
donde se fabricaban ( modelaban seres *umanos a voluntad! Brente a
estos verdaderos desaf%os que plantea la evolución de la *umanidad4 (
para afirmar la vi$encia ( efectividad de los derec*os del *ombre4 (
particularmente del precipuo derec*o a la vida4 se torna necesario *o(
más que nunca evitar todo deslizamiento *acia prácticas que pretendan
desvirtuarlo4 desconoci6ndolo en su esencia! La más leve cate$orización
que *a$amos entre seres *umanos en cualquier estadio de su e1istencia
distin$ui6ndolos por el $rado de fortaleza o de salud que ostenten a los
fines de decidir sobre su eventual viabilidad nos arrastrará inevitablemente
*acia una pro$resiva des*umanización4 llevándonos finalmente a
consentir las aberraciones más inima$inables4 de las cuales el nazismo no
*a sido sino una muestra que por cierto puede repetirse ba)o otras formas!
EIII! iendo que4 como queda dic*o se encuentra controvertido el derec*o
a la vida4 debemos recurrir a los instrumentos )ur%dicos que lo consa$ran4
entre los cuales sin duda cobra absoluta prevalecencia la 0onstitución
Nacional! La vida se encuentra as% plenamente $arantizada para todo ser
*umano4 por el mero *ec*o de serlo! El derec*o a la vida aparece
reconocido *o(4 además4 en numerosas declaraciones ( convenciones
internacionales4 en la 0onstitución de la Arovincia de #uenos "ires4 de
otros muc*os pa%ses europeos ( americanos4 ( en el te1to del 0ódi$o 0ivil
"r$entino! En todos estos instrumentos se procura la protección de
cualquier ser *umano4 del $6nero *umano! Esta protección se debe
e1tender desde el momento de la concepción *asta el de la muerte natural
&art! +2 inc! +4 0onst! Acia! #s! "s!'4 a trav6s de todas las etapas que el
ser *umano transita a lo lar$o de su e1istencia4 los que en ri$or confi$uren
un continuo4 de dif%cil delimitación en sus puntos fronterizos! El pro$reso
*umano *a permitido afirmar estos principios superando situaciones
insostenibles como las que derivaron de la esclavitud o de las
discriminaciones intolerables e)ercidas respecto de la mu)er4 la ni;ez4 la
)uventud4 la ancianidad ( la discapacidad! Incluso *asta la misma
naturaleza en sus diversas manifestaciones animales4 ve$etales (
minerales $oza *o( de preceptos tuitivos! "r$umentos cient%ficos (
formulaciones e$o%stas ( *edonistas son utilizadas para ne$ar el derec*o
a vivir del ser *umano concebido en ciertas situaciones4 a pesar de la
evidencia cient%fica de que en el mismo e1iste vida *umana en todos los
casos! No se nie$a incluso que a<n el preembrión ( embrión son muc*o
más que un mero te)ido *umano ( que requieren por ello un status )ur%dico
diferente! "nte estas actitudes4 que importan un lamentable retroceso en
la protección de los derec*os *umanos4 sostenemos el derec*o a la vida (
consecuentemente a la personalidad del nasciturus desde el momento de
la concepción4 invocando como ultima ratio4 frente a toda situación de
duda la aplicación del principio in dubio pro vida! 7ambi6n4 teniendo en
cuenta que como antes di)imos todo acto que atente contra la vida del
mismo importa un caso e1tremo de violencia familiar respecto del ser más
indefenso4 ( *aciendo aplicación de otro principio liminar del derec*o de
familiaC el del superior inter6s del menor! Ello de)ando a salvo la e1istencia
de un eventual 8estado de necesidad9 que no media en el caso! El
nasciturus representa el $rado e1tremo de indefensión4 ( por ello el
derec*o debe acudir en su au1ilio aunque no es el derec*o sino la
naturaleza quien le otor$ó su ser propio! El derec*o a la vida se;ala #idart
0ampos aparece formulado operativamente como derec*o a que se
respete la vida de toda persona! &#idart 0ampos4 Hermán Ios64 87ratado
Elemental de Derec*o 0onstitucional "r$entino94 tº III4 8Los Aactos
Internacionales sobre Derec*os Humanos ( la 0onstitución94 Ediar4 pá$!
+:3 ( ss!'! "s% se lo menciona en el art! 3 del Aacto Internacional de
Derec*os 0iviles ( Aol%ticos adoptado por resolución No!2!2// &LLI' de la
"samblea Heneral de las Naciones >nidas4 abierto a la firma en la ciudad
de Nueva DorM el += de diciembre de +=33 &aprobado por la le( 25!5+5'C
8El derec*o a la vida es in*erente a la persona *umana! Este derec*o
estará prote$ido por la le(! Nadie podrá ser privado de la vida
arbitrariamente &inciso +'! En el art! I de la Declaración "mericana de los
Derec*os ( Deberes del Hombre4 aprobado en la IL 0onferencia
Internacional "mericana4 #o$otá +=., &2 de ma(o'C 87odo ser *umano
tiene derec*o a la vida4 a la libertad ( a la inte$ridad de su persona9! En el
art! 5 de la Declaración >niversal de Derec*os Humanos adoptada por la
"samblea Heneral de la ?N> el +/ de diciembre de +=.,C 87odo individuo
tiene derec*o a la vida4 a la libertad ( a la se$uridad de su persona9! En el
art! . de la 0onvención "mericana sobre Derec*os Humanos llamada
Aacto de an Ios6 de 0osta @ica4 firmada en la ciudad de an Ios64
6
0osta @ica4 el 22 de noviembre de +=3= &aprobada por le( 25!/2.'C 87oda
persona tiene derec*o a que se respete su vida! Este derec*o estará prote$ido
por la le( (4 en $eneral4 a partir del momento de la concepción! Nadie puede ser
privado de la vida arbitrariamente9! En el art! 3º de la 0onvención sobre los
Derec*os del Ni;o adoptada por la "samblea Heneral de las Naciones >nidas
en Nueva DorM el 2/ de noviembre de +=,= &aprobada por le( 25!,.='C 8+! Los
Estados Aartes reconocen que todo ni;o tiene el derec*o intr%nseco a la vida! 2!
Los Estados Aartes $arantizarán en la má1ima medida posible la supervivencia
( el desarrollo del ni;o9! Aoco antes4 en su art%culo + *ab%a establecido que
8Aara los efectos de la presente 0onvención4 se entiende por ni;o todo ser
*umano menor de diecioc*o a;os de edad4 salvo que en virtud de la le( que le
sea aplicable4 *a(a alcanzado antes la ma(or%a de edad94 a lo que la @ep<blica
"r$entina formuló la si$uiente reserva al ratificar la 0onvenciónC 80on relación al
art%culo +º de la 0onvención sobre los Derec*os del Ni;o4 la @ep<blica
"r$entina declara que el mismo debe interpretarse en el sentido que se
entiende por ni;o todo ser *umano desde el momento de su concepción ( *asta
los +, a;os de edad9! En el 0onvenio Europeo por la Arotección de los
Derec*os Humanos ( de las Libertades Bundamentales4 suscripto en @oma4 el
. de noviembre de +=2/ &Espa;a lo *izo el 2. de noviembre de +=::' art! 2ºC 8+!
El derec*o de toda persona a la vida está prote$ido por la le(! Nadie podrá ser
privado de su vida intencionalmente4 salvo en e)ecución de una condena que
impon$a pena capital dictada por un tribunal al reo de un delito para el que la
le( establece esa pena9! IL! La 0onstitución nacional4 incorporó4 con e1cepción
de la <ltima4 todas las convenciones ( declaraciones mencionadas en calidad
de normas que 8en las condiciones de su vi$encia4 tienen )erarqu%a
constitucional4 no dero$an art%culo al$uno de la primera parte de esta
0onstitución ( deben entenderse complementarios de los derec*os ( $arant%as
por ella reconocidos94 en el art! :2 inc! 22 de la 0onstitución reformada en anta
B6 el 22 de a$osto de +==.! "simismo dispuso en el inciso subsi$uiente &25' del
mismo art%culo &:2' 8le$islar ( promover medidas de acción positiva que
$aranticen la i$ualdad real de oportunidades ( de trato4 ( el pleno $oce (
e)ercicio de los derec*os reconocidos por esta 0onstitución ( por los tratados
internacionales vi$entes sobre derec*os *umanos4 en particular respecto de los
ni;os4 las mu)eres4 los ancianos ( las personas con discapacidad! Dictar un
r6$imen de se$uridad social especial e inte$ral en protección del ni;o en
situación de desamparo4 desde el embarazo *asta la finalización el per%odo de
ense;anza elemental4 ( de la madre durante el embarazo ( el tiempo de
lactancia9! ur$e del te1to transcripto la necesidad ine1cusable de prote$er al
ni;o en situación de desamparo4 durante todos los tramos del embarazo de la
madre4 ( ello en el caso en función de un doble fundamentoC su condición de
ni;o por un lado ( de persona con discapacidad por otro! " la vez cabe resaltar
que 6ste important%simo dispositivo le$al consa$ra claramente la independencia
de personalidad del ni;o respecto de su madre4 de cu(o cuerpo a la luz de esta
norma puede afirmarse sin dudas que no forma parte! Nueda as% notoriamente
superado el retró$rado concepto que del concebido ten%an antes del nacimiento
los romanos4 al considerarlo mulieris portio vel viscerum! e trata de dos
personas distintas4 enfatizándose el deber de protección del ni;o4 por
encontrarse 6ste en la má1ima situación de desamparo que puede concebirse4
al pretender su propia madre provocar su muerte4 siendo que irónicamente es
en tal caso su me)or cobi)o ( fuente de protección! Debe pues en estas
circunstancias acudir el Estado en au1ilio del ni;o discapacitado para brindarle
la protección de la que su propia madre le priva ( preservar el derec*o que se
pretende cercenar! L! La provincia de #uenos "ires4 tambi6n reformó su
0onstitución sancionando un te1to ordenado con fec*a +5 de septiembre de
+==.4 el que en su art%culo +2 e1presaC 87odas las personas en la Arovincia
$ozan4 entre otros4 de los si$uientes derec*osC +' " la vida4 desde la concepción
*asta la muerte natural !!!94 ( en el 53 diceC 8La Arovincia promoverá la
eliminación de los obstáculos económicos4 sociales o de cualquier otra
naturaleza4 que afecten o impidan el e)ercicio de los derec*os ( $arant%as
constitucionales! " tal fin reconoce los si$uientes derec*os socialesC !!! 2' De la
ni;ez! 7odo ni;o tiene derec*o a la protección ( formación inte$ral4 al cuidado
preventivo ( supletorio del Estado en situaciones de desamparo ( a la
asistencia tutelar ( )ur%dica en todos los casos9! LI! on muc*os otros los pa%ses
europeos ( americanos que4 con parecidas fórmulas consa$ran el derec*o a la
vida! "s%4 la 0onstitución Aeruana de +==54 art! 2C 87oda persona tiene derec*oC
+! " la vida!!! El concebido es su)eto de derec*o en todo cuanto le favorece9! La
*ondure;a de +=,24 art! 32C 8El derec*o a la vida es inviolable9! "rt%culo 3:C 8"l
que está por nacer se lo considerará nacido para todo lo que lo favorezca
dentro de los l%mites establecidos por la le(9! La de 0*ile4 de +=,/4 en su art! +=C
8La 0onstitución ase$ura a todas las personasC +! El derec*o a la vida!!! La le(
prote$e la vida del que está por nacer9! La de 0olombia4 de +==+4 en su art! ++C
8El derec*o a la vida es inviolable9! La de Eenezuela4 de +=3+4 con i$ual te1to
en su art%culo 2! La de El alvador4 de +=,54 en su art%culo 2 dice queC 87oda
persona tiene derec*o a la vida ( a ser prote$ida en la conservación ( defensa
de la misma9! La de 0osta @ica4 de +=.=4 en su art! 2+C 8La vida *umana es
inviolable9! Entre los pa%ses europeos4 mencionaremos la 0onstitución
espa;ola4 que en su art! +2 e1presaC 87odos tienen derec*o a la vida!!!9! 7e1to
que repite inalterado la 0onstitución alemana4 en su art%culo 2! La 0onstitución
de Aortu$al de +==2 en su art! 2.C 8La vida *umana es inviolable9! La de Irlanda4
de +=5:4 en su art! ./ inciso 2º consa$ra el 8derec*o a la vida94 al i$ual que la
de @umania4de +==+4 en su art! 22 inciso +! LII! Binalmente4 en materia de
te1tos normativos4 se;alamos el art! 354 del 0ódi$o 0ivil que precept<aC 8on
personas por nacer las que no *abiendo nacido están concebidas en el seno
materno9! En la nota respectiva E6lez adoctrinaC 8Las personas por nacer no
"ustria4 diceC 8Los *i)os que a<n no *an nacido4 tienen derec*o a la
protección de las le(es4 desde el momento de su concepción! on
considerados como nacidos4 toda vez que se trate de sus derec*os ( no
de un tercero9! Lo mismo el 0ód! de Luisiana4 art! 2= ( el de Arusia4 +K!
parte4 t%t! +4 art! +/!!!9! i bien en al$unos casos se *ace referencia a la
persona4 a la persona *umana4 al individuo4 al ni;o4 o a todos4 lo que
queda en claro es que el su)eto pasivo de la protección es 7?D? E@
H>M"N?4 o si se quiere 7?D? EL HENE@? H>M"N?4 sin distinciones
de nin$una clase! LIII! Aor cierto que la e1tensión e1plicitada en muc*as
situaciones al concebido4 al conceptus o nasciturus act<a como parámetro
interpretativo de cuáles son los e1tremos que delimitan la vida *umana
como ob)eto de la tutela )ur%dica4 como bien )ur%dico tutelado! En uno de
ellos4 el momento de la concepción4 es decir cuando uni6ndose los
elementos reproductores femenino ( masculino ori$inan un nuevo ser4 un
ser que comienza a desarrollarse4 pero que (a e1iste en acto ( en
potencia! En el otro4 el momento de la muerte4 es decir cuando por la
acción de la naturaleza cesa la vida4 ( queda el cuerpo muerto de una
persona4 su cadáver4 como residuo or$ánico en descomposición4 sin
posibilidad al$una de revertir esa situación! iendo el ser *umano el
ob)eto de la protección4 necesario es que reconozcamos las etapas que el
mismo atraviesa durante su e1istencia4 porque en todas ellas le cabrá una
protección id6ntica4 (a que id6ntico es el substractum que $enera4 más
allá de las modalidades que puede alcanzar en cada caso4 con
adecuación a las circunstancias que lo rodean! La continuidad del proceso
bioló$ico a partir de la formación de esa realidad <nica que es el ci$oto
determina que no podamos arbitrariamente establecer diferencias
entitativas en el ser (a en$endrado! D en todo caso4 si mediara al$una
duda sobre la e1istencia de vida del por nacer Gque pareciera no *aberla
en la totalidad de las opiniones vertidas en el e1pediente4 a la luz de las
tendencias universales refle)adas en las convenciones ( te1tos normativos
constitucionales o infraconstitucionales4 no cabe resolverla4 sino a favor
del derec*o del nasciturus a la vida! No deben caber vacilaciones en
consa$rar4 como principio esencial del derec*o ( en particular del derec*o
a la vida4 la vi$encia irrestricta del principio in dubio pro vida &como tuviera
oportunidad de propiciar en sendas ponencias presentadas ante el IL
0on$reso Mundial de Derec*o de Bamilia4 celebrado en la ciudad de
Aanamá en +==3 ( las LEI Iornadas Nacionales de Derec*o 0ivil
desarrolladas en la ciudad de #uenos "ires4 entre el 22 ( 2: de setiembre
de +==:'! LIE! En el caso concreto sometido a este 7ribunal se autoriza a
la Dirección del Hospital Italiano para que proceda a la inducción del parto
o eventual cesárea en la persona de la se;ora "! #! en razón de la
patolo$%a &anencefalia' que padece el feto4 con el ob)eto de evitar a la
nombrada el sufrimiento que e1presa le causa a ella ( su n<cleo familiar
dic*a situación a partir del conocimiento de la e1istencia de la mencionada
patolo$%a! e colocan as% en pu$na dos intereses4 que aparecen como
contrapuestos4 cuando en ri$or Gcomo lo anticipáramos al comienzo de
este voto debe procurarse ante todo su armonización! e trata de alterar
un proceso natural sólo en beneficio del deseo de la madre4 sin ponderar
debidamente el inter6s superior del ni;o por nacer &conf! arts! :2 inc! 22
0onst! nac!J 5 pará$r! + ( reserva formulada por nuestro pa%s al art! + de la
0onvención de los Derec*os del Ni;oJ ver al respecto 8El inter6s superior
del menor Pes superior a todo otro inter6sQ94 ponencia de mi autor%a
presentada en el L 0on$reso Internacional de Derec*o de Bamilia4
celebrado en Mendoza del 2/ al 2. de setiembre de +==,4 libro de
ponencias de la 0omisión II4 El ni;o como su)eto de derec*o4 pá$! +-2.!'
Dado que de acuerdo a informes obrantes en autos no se trata al
momento de solicitar autorización de $enerar un parto prematuro sino
inmaduro &fs! +53 vta!' ( que el ries$o de salud ( vida de la madre es
ma(or en la inducción en pret6rmino que en el parto a t6rmino4
presentando en este caso el alumbramiento una ma(or probabilidad de
anormalidades ( que en caso de fracasar la inducción medicamentosa
cabr%a efectuar una operación cesárea at%pica4 con más posibilidades de
secuelas &fs! +52' lo que *a sido se;alado particularmente por el se;or
Arocurador Heneral en su dictamen no se advierte que medie beneficio
al$uno para ambas partes! Desde otro án$ulo cabr%a pre$untarse en qu6
se beneficia la vida del menor con tal procedimiento! P"caso no es 6l el
enfermo ( el que por ende necesita más protecciónQ! P"caso no es 6l la
parte d6bil en esta relaciónQ! Brente a la situación de an$ustia que
manifiesta padecer la madre aparecen claramente delineadas dos
patolo$%as4 optándose por atender <nicamente la de aqu6lla4 sin intentar la
b<squeda de medios alternativos para su contención psicoló$ica! e
procura la inducción4 alterando as% los mecanismos de la naturaleza sólo
en salva$uarda del pretendido bienestar de la madre sin considerar
siquiera la posibilidad de prolon$ar la vida del *i)o! En realidad asistimos a
una pretensión abiertamente discriminatoria4 respecto de un ni;o que
presenta una $rave anomal%a4 sosla(ando totalmente sus derec*os! No
podemos menos que pre$untarnosC Pe inducir%a en i$ual situación el
parto de un ni;o sano4 ale$ándose por la madre que la prolon$ación del
estado de embarazo le resulta insoportable4 le produce an$ustia ( la sume
en un estado de desesperaciónQ! "unque aparezca quim6rico en el caso4
si$uiendo aquel vie)o ada$io de que mientras *a( vida *a( esperanza4 en
una realidad que d%a a d%a avizora nuevas fronteras cient%ficas4 Ppodemos
acaso predecir que en un futuro no podr%a asomar una luz de esperanza
7
en la posibilidad de revertir el estado del ni;o favorablementeQ! En un mundo en
el cual se procura con un sentido fraterno de caridad ( )usticia social mori$erar
la diferencia de capacidades naturales4 PNo advertimos en la pretensión
deducida una forma de e1acerbarlasQ! i se ale$ara que puede e1istir al$<n
beneficio para el menor en el acortamiento de su vida4 procurando evitarle
sufrimientos4 siendo que la inducción del parto no modifica su patolo$%a4 ni le
$enera padecimiento al$uno4 ( a<n en el caso de que esto <ltimo ocurriera4 Pno
podr%amos advertir en la práctica que se propicia sub(aciendo el inicio de un
camino *acia la instalación de la eutanasia! ólo que en este caso la muerte se
provocar%a indirectamente4 ( con ausencia total de la voluntad de la v%ctima! LE!
Merece una refle1ión la actitud de quienes desde la profesión de la medicina
solicitan ( esperan una venia )udicial para llevar adelante la inducción! PEs
acaso 6sta la conducta adecuada respecto de aqu6llos de los cuales la
sociedad espera que desempe;en el rol de custodios de la vidaQ! LEI! i como
pareciera su$erirse el adelantamiento del parto se llevara a cabo en nombre de
la protección de un supuesto inter6s familiar4 que no advierto comprometido en
la especie4 por cuanto no puede identificárselo li$eramente con el mero deseo
de al$uno o al$unos de sus inte$rantes4 de nin$una manera podr%a admitirse
que tal inter6s pudiera concretarse a e1pensas del sacrificio de la vida de uno
de ellos4 aunque se supon$a falazmente que as% se beneficia a los demás! 7al
como *emos sostenido en oportunidad de ensa(ar un cote)o entre los distintos
intereses que pueden confluir con motivo del acontecer *umano &8El inter6s
superior !!!9 ponencia citada supra'4si bien otor$amos en principio prelación al
inter6s familiar por sobre el del menor ( a 6ste respecto del particular &p! 25'4
8de nin$una manera sacrificamos al individuo en el altar de la *umanidad9 &p!
+5'4 siendo por otra parte que 8en ri$or todas las instituciones )ur%dicas deben
estar al servicio del su)eto ( su di$nidad por lo que tambi6n la familia debe
inscribirse en esta sustancial dirección4 posibilitando la realización del ser
*umano como su)eto plenamente autónomo ( capaz de ele$ir con absoluta
libertad su destino personal9 &p! ++'! Hemos establecido como pauta esencial
que 8cabe tener en cuenta de todos modos que si el avance sobre el inter6s
inferior es desmesurado4 la estructura total se resiente! Aor ende debe
procurarse alcanzar un equilibrio que requiere el análisis completo de cada
caso4 siendo desaconse)able la aplicación de criterios e1tremadamente r%$idos!
Los conceptos de inter6s $eneral4 inter6s familiar e inter6s del menor ostentan
una estabilidad en ocasiones relativa4 en tanto deben ser consa$rados4
analizados ( revisados a la luz de las circunstancias culturales propias de un
momento *istórico ( espacial determinado4 ( en particular dentro de un marco
fáctico espec%fico4 como asimismo4 de los pro$resos alcanzados por el
conocimiento ( las instituciones sociales ( )ur%dicas! "<n considerados en una
confi$uración estática se trata de conceptos susceptibles de variaciones
conforme las especificidades que rodean el supuesto de que se trate9 &p! 25'!
LEII! No vamos a re*uir el profundo dilema que plantea el pensamiento de que
8defender la primac%a de la vida no supone i$norar ni *acerse insensible al
dramatismo ( sufrimiento de al$unas situaciones! Es mu( fácil valorar desde
fuera4 cuando no se e1perimenta en s% mismo la an$ustia de la conflictividad9
&López "zpitarte4 Eduardo4 8Etica ( vida! Desaf%os actuales94 Ed! Aaulinas4
Madrid4 +==/4 p! +5: ( ss!J cit! por Aedro B! Hooft4 8La #io6tica ( el Derec*o !!!94
8Iurisprudencia "r$entina9 Nº 32.2 del +,IE2//+'! 0uando uno e1perimenta en
s% la an$ustia de la conflictividad4 má1ime cuando 6sta afecta los derec*os de
otra persona4 no se está por cierto en las me)ores condiciones para valorar
ob)etivamente la materia de que se trata! Es precisamente en esas
circunstancias que cabe a un tercero *abilitado para ello en este caso el m6dico
o a todo evento subsidiariamente el )uez4 sin prescindir de la ponderación de
esas *umanas emociones resolver con prudencia ( equidad la solución del
tema! Aor todo lo e1puesto4 !oto pues por 9acer lu7ar al recurso
interpuesto, re!ocar la sentencia recurrida :, consecuentemente, rec9azar
la pretensión accionada.
A la cuarta cuestión planteada, el se6or uez doctor de L8zzari di,o:
I! 7en$o por ciertas las circunstancias de *ec*o arribadas a esta instancia4
particularmente la nula posibilidad de sobrevivencia e1trauterina de la criatura4
el sufrimiento ps%quico de la madre ( su $rupo familiar ( a<n los ries$os
e1istentes! Mas deten$o la mirada ante todo en la persona por nacer &( a
continuación morir'4 ello en su estricta circunstancia4 en la precisa ponderación
de su precariedad! Aorque es un ser que está situado de determinada manera4
es ( e1iste as%4 con todas las dramáticas alternativas que lo caracterizan! u
propio emplazamiento4 por más lamentable que sea4 conforma una realidad
imposible de ser ne$ada! La <nica realidad que le *a tocado en suerte4
consistente en subsistir mientras perdure alo)ado en el seno materno! D ese
emplazamiento es el que demarca sus posibilidades e imposibilidades! u
mundo acotado tiene un l%mite4 el nacimiento4 pero *asta tanto se produzca el
alumbramiento estará vivo! En otras palabras4 la vida que la $en6tica o el
0reador le depararon es la que transcurre desde la concepción *asta el parto!
7al la dimensión de esa Gsu concreta realidad! Doctrinariamente se difundeC 8El
ser concebido es (a un ser *umano4 o no lo será nunca4 pues no *abrá en 6l
cambios sustanciales! Es irrepetible! 7rae consi$o sus cualidades ( sus
defectos4 su propio códi$o $en6tico4 que no es el de la madre! Es un individuo
diferente4 <nico4 propio4 con capacidad total4 al que no se va a a;adir nada
nuevo4 sólo tiempo ( desarrollo! No obstante esa contundente conclusión
cient%fica *a( quienes se empe;an todav%a en rec*azar la sustancial identidad
entre la persona no nacida ( la nacida4 para lo cual aducen que aqu6lla4 en
ri$or4 es pars viscerum matris o4 en todo caso4 una esperanza de vida4 carente
de autonom%a4 que sólo se consolida cuando demuestre su viabilidad! Aretender
que el nasciturus carece de individualidad vital por ser todav%a parte de la
madre (4 en consecuencia4 reconocerle a 6sta la facultad de disponer de
ese fruto de la concepción4 es cerrarse a la realidad que nos muestra que
ese ser *umano nace a la vida como resultado de la con)unción de óvulo
femenino ( espermatozoide masculino4 ( como quiera que 6ste no es pars
viscerum matris4 tampoco lo será el fruto de esa unión! Auede matarse al
*i)o concebido sin afectar la e1istencia de la madre4 ( a la inversa4 es
posible abrir el cuerpo de una mu)er embarazada despu6s de su muerte a
fin de salvar al *i)o! Esta conclusión recibe un espaldarazo definitivo a
trav6s de las e1periencias que se realizan en torno a la fecundación in
vitro! La criatura concebida *a necesitado de sus padres para lle$ar a serJ
despu6s4 (a es por s% misma! " partir del 8beb6 de probeta9 se *a
cancelado toda discusión posible acerca de que el fruto de la concepción
constitu(e un ser nuevo ( distinto4 con individualidad propia! Aor otra
parte4 supeditar el reconocimiento de la condición *umana a la viabilidad
implica allanar el camino que desemboca en la eutanasia! i la vida del no
nacido sin viabilidad comprobada no es di$na de protección4 no se ve
cómo la vida del nacido4 cu(a viabilidad está $ravemente comprometida4
debe ser prote$ida! La falsedad del razonamiento deriva de convertir en
esencial una condición accidental de la vida! El socorrido requisito de
e1istencia autónoma que se cumplir%a con el nacimiento4 para considerar
que el nuevo ser4 sólo entonces4 adquiere la cate$or%a del *ombre4 es otra
falacia que contesta la Dra! Matilde Fabala de Honzález en estos
t6rminosC La nota de autonom%a es e1acta4 pero errada su interpretación!
Lo que es autónoma es la e1istencia del *ombre4 pero puede o no serlo su
subsistencia sin que ello afecte su condición *umana! La autonom%a no
debe referirse a la forma como es posible la vida4 sino a que 6sta sea una
sustancia reconocible como propia4 actual4 individual4 inconfundible (
radicalmente incomunicable con otra! La vida del *ombre es siempre
autónoma4 pues es su(a4 le pertenece a 6l ( a nadie másJ es
ontoló$icamente independiente ( distintaJ ( no de)a de ser *ombre quien
está subordinado a otras personas para la permanencia4 conservación o
estabilidad de su vida! El *ombre es tal desde que vive4 aunque necesite
de los demás para se$uir viviendo! La esencia de la condición *umana es
la e1istencia misma en ese carácter4 ( constitu(e una mera circunstancia
el modo autónomo &o autosuficiente' o dependiente &subordinado' en que
esa e1istencia se desarrolla! PEs autónomo el beb6 prematuroQ! PLo son4
por ventura4 cada uno de los inte$rantes de la pare)a de siamesesQ! PLo
es el adulto descerebrado que con la a(uda de complicados aparatos (
comple)o instrumental mantiene su vida ve$etativa en una sala de terapia
intensivaQ! in embar$o nadie osar%a ne$ar a estos seres *umanos
dependientes la plena titularidad del derec*o a la vida! No obstante se
es$rime ese frá$il ar$umento para ne$ársele a los seres *umanos por
nacer4 vaciando as% de contenido el principio cardinal de toda or$anización
)ur%dica que consiste en dispensar un trato i$ual a los i$uales4 sin
discriminaciones sustentadas en cate$or%as artificiosas9 &8La protección
penal de la persona por nacer94 en la obra 8El derec*o a nacer94 p! 2,-2=4
"beledo Aerrot4 +==5'! II! Estamos )uz$ando4 entonces4 la posibilidad de
acortar esa particular forma de vida ( reducirla en el tiempo! e dice que
irrumpir en ella e inducir el parto anticipándolo no altera el destino fatal e
irreversible! 0on ser ello cierto4 no cabe duda que llevarlo a cabo antes
que la propia naturaleza lo determine importará concluir con el lapso
intrauterino (4 con ello4 finiquitar esa especial%sima manera de e1istir! La
vida4 cualquiera sea el modo en que est6 e1teriorizada4 merece respeto!
No puede concebirse al desdic*ado feto como mera suma de cart%la$os (
arterias4 peque;os m<sculos ( ór$anos malformados4 de cu(a futura
inviabilidad se derive la posibilidad de cancelar el tiempo que le resta4
aunque sea e1i$uo! 0on todos los defectos que su desarrollo demuestra
si$ue siendo persona *umana! D la vida4 por más dificultades que
presente ( por más limitada que se e1*iba4 siempre es preferible a la no
vida! En suma4 la vida del concebido posee ineludible valor )ur%dico! "l
respecto4 se;ala E%ctor A6rez Ear$asC 8El nuevo paradi$ma de la
protección inte$ral e1i$e considerar al concebido como un ni;o en sus
primeras etapas de desarrollo4 que merece4 por su condición especial4 un
tratamiento )ur%dico especial! @ecordemos que entre las personas por
nacer ( las personas de e1istencia visible lo <nico que *a( es una
diferencia de etapa de desarrollo4 se trata de diferentes etapas de las
llamadas personas naturales! Las personas por nacer ( las personas
f%sicas conforman dos etapas de la e1istencia de las que llamamos
personas naturales! El derec*o a la vida no se encuentra tarifado de
acuerdo con la edad del que se prote$e9 &8Los nuevos paradi$mas ( los
derec*os del concebido como persona94 en la obra 8El derec*o de familia
( los nuevos paradi$mas94 coordinada por la Dra! "%da Wemelma)er de
0arlucci4 t! II4 p! 2254 ed! @ubinzal0ulzoni4 2///'! III! @escato entonces la
condición de persona *umana4 indiscutible a estar a lo que disponen los
arts! 2+ ( :/ del 0ódi$o 0ivil! e$<n la 0onvención "mericana de
Derec*os Humanos &Aacto de an Ios6 de 0osta @ica'4 de ran$o
constitucional &art! :2 inc! 22 0onstitución Nacional'4 8toda persona tiene
derec*o a que se respete su vida! Este derec*o estará prote$ido por la le(
(4 en $eneral4 a partir del momento de la concepción! Nadie puede ser
privado de la vida arbitrariamente9 &art! .4 +'! D toda persona tiene derec*o
a que se respete su inte$ridad f%sica4 ps%quica ( moral &art! 24 +'! " su vez4
la 0onvención sobre los Derec*os del Ni;o dispone que 8los Estados
8
partes reconocen que todo ni;o tiene el derec*o intr%nseco a la vida94 que
8$arantizarán en la má1ima medida posible la supervivencia ( el desarrollo del
ni;o9 &art! 34+ ( 2'! La le( 25!,.=4 aprobatoria de esta 0onvención4 dispone en
su art! 2C 8"l ratificar la 0onvención deberán formularse las si$uientes reservas
( declaraciones !!! 0on relación al art! +º de la 0onvención sobre los derec*os
del ni;o4 la @ep<blica "r$entina declara que el mismo debe interpretarse en el
sentido de que se entiende por ni;o todo ser *umano desde el momento de su
concepción ( *asta los +, a;os de edad9 &cfr! voto doctor Nazareno4 0!!4 7!!
c-Hob! de la 0iudad de #s! "s! - amparo4 ++I2//+4 8El Derec*o94 +5 ( +. de
marzo de 2//+'! La 0onstitución de esta Arovincia4 de su lado4 establece que
todas las personas $ozan del derec*o a la vida4 desde la concepción *asta la
muerte natural &art! +2 inc! +'! "dvi6rtase que el constitu(ente local4 en la
transcripta redacción4 no solamente reafirmó el derec*o a la e1istencia
determinando su punto de partida en el momento de la concepción4 sino que
a$re$ó al$o másC el lapso comprendido en la protección conclu(e con la muerte
natural4 esto es4 con el a$otamiento o e1tinción del ser por obra de la naturaleza
( no por nin$<n otro m6todo! "tribu(o a este te1to relevante trascendencia4
desde dos puntos de vista! En primer lu$ar4 el concepto 8muerte natural9 se *a
incorporado al mundo )ur%dico con alcance prevalente nada menos que
suprale$al4 para desautorizar todo tipo de decesos que no acaezcan de ese
modo4 al menos en tanto no est6 comprometida otra vida! En se$undo t6rmino4
la vi$encia en nuestro ámbito de tal precepto permite apartarse del criterio
ma(oritario establecido por la 0orte uprema de la Nación en la causa 87!! c-!
Hobierno de la ciudad de #uenos "ires94 &sent! del ++-I-2//+'4 dado que en el
ámbito federal no e1iste normativa de i$ual naturaleza ( por ende el alto
7ribunal *a tomado su decisión en un marco )ur%dico diverso! IE! 7odos los
te1tos e1plicitados4 a mi entender4 *an sido quebrantados en el decisorio
recurrido! u inobservancia no queda saneada por la contraposición con el
respetable derec*o a la salud de la madre ( el $rupo familiar4 má1ime que G
como resulta de la causa la primera no ve amenazada su propia vida!
0iertamente el derec*o a la salud tambi6n posee ran$o constitucional4 pero G
como e1presan #idart 0ampos ( Herrendorf4 8los bienes o valores a que apunta
cada uno de los derec*os mencionados en normas que son todas i$uales no
están en pie de i$ualdad como las normas4 sino que se ordenan dentro de una
escala de ma(or a menor! "cudiendo a la realidad de esos bienes ( valores *a(
que armonizar correlacionadamente las normas declarativas de derec*os (
llevar a cabo interpretaciones valorativas que den preferencia a los bienes (
valores superiores cuando se presentan situaciones de conflicto o de
confrontación9 &8Arincipios de Derec*os Humanos ( $arant%as94 Ediar4 p!
+.+-+.2'! En este sentido4 a<n valorando profundamente el drama interior que
compromete a la madre ( a toda la familia ( la afectación indudable de su salud
ps%quica4 prevalece en mi concepto el derec*o a la vida! 0omo se conclu(era en
el II 0on$reso Internacional de Da;os celebrado en #uenos "ires en +==+4 la
inviolabilidad de la persona *umana4 como fin en s% misma4 supone su primac%a
)ur%dica como valor absoluto! Esta posibilidad de determinar prioridades es
e1plicada as% por Ior$e calaC 8La primac%a puede entenderse como prioridad
en el tiempo &antes' o en la )erarqu%a &más importante'4 o ambas a la vez! En
esta cuestión4 el derec*o natural a la vida de todo ser inocente4 desde la
concepción *asta la muerte natural4 es el derec*o *umano primero en el tiempo4
porque quien no tiene derec*o a vivir tampoco puede $ozar del resto de los
derec*os4 es decir que se trata de una condictio sine qua non respecto de los
demás derec*osJ (4 a la vez4 es el primero en )erarqu%a4 el más importante (
fundante de los demás derec*os *umanos! Lo evidente no puede ser
demostradoC frente a una situación l%mite4 ordinariamente se resi$na todo bien (
todo derec*o4 con tal de conservar la vidaJ esto implica que se considera la vida
como el don más preciado! Aor tanto4 el derec*o a la vida es Gsin discusión
posible4 el principal derec*o *umano9 &8"rquitectura de los derec*os *umanos94
supl! El Derec*o4 2+-:-+==='! En este sentido4 la 0orte uprema de la Nación
*a e1presado que el derec*o a la vida es 8el primer derec*o natural de la
persona *umana4 pree1istente a toda le$islación positiva4 que obviamente
resulta reconocido ( $arantizado por la 0onstitución Nacional ( las le(es9
&Ballos4 5/2+2,.'! "l respecto4 afirma Hre$orio #adeniC 8Los fines *umanistas
de la 0onstitución4 cu(a concreción presupone necesariamente la defensa de la
vida del *ombre4 por ser art%fice de toda acción social4 determinan
razonablemente que el derec*o a la vida de un ser inocente se impon$a sobre
otros valores ( bienes )ur%dicos! El derec*o al bienestar individual4 en sus
m<ltiples manifestaciones4 no puede condicionar el derec*o a la vida! >na
limitación parcial ( temporal del derec*o al bienestar se impone frente a la
alternativa de una limitación absoluta ( definitiva del derec*o a la vida! Es que4
evitar una sanción social4 preservar el *onor o eludir una incomodidad son
valores le$%timos pero carentes de la enver$adura suficiente para )ustificar el
cercenamiento de una vida inocente4 má1ime cuando la situación de conflicto
fue producida por un acto voluntario de la madre cu(as secuelas no pueden ser
impuestas a la persona por nacer9 &8El derec*o constitucional a la vida94 en el
libro 8El derec*o a nacer94 cit!4 "beledo Aerrot4 p! 55-5.'! Binalmente4 no
comparto el criterio sustentado por el doctor Aisano respecto de asi$nar
prioridad al inter6s $eneral familiar por sobre el del menorJ este razonamiento
plantear%a la si$uiente parado)aC la destrucción del individuo a favor de un $rupo
Gla familia creada socialmente para permitir su desarrollo! i$uiendo a Encarna
@oca 8en un sistema basado en la protección ( consi$uiente eficacia de los
derec*os fundamentales4 la función del derec*o de familia debe ser la de evitar
que los conflictos que se producen en el interior del $rupo pueda lle$ar a
lesionar los derec*os fundamentales de al$uno de sus miembros! Aorque el
pertenecer a una familia no implica4 ni la p6rdida ni la disminución de
nin$<n derec*o9 &8Bamilia ( cambio social &de la casa a la persona'94 pá$s!
:+ ( ,34 0uadernos 0ivitas4 Madrid4 +==='! E! Aara concluir4 se;alo que
las consideraciones anteriores conforman sólo una s%ntesis del intenso
debate interior producido en mi ánimo por este conmovedor caso! Muc*as
otras circunstancias quedan sosla(adas por la ur$encia en el
pronunciamiento &" este respecto4 no se aprecia suficientemente actuado4
en la instancia de ori$en4 el principio de celeridad'! 0omprendo a los
padres en su dolorosa certidumbre4 cu(a empresa de dar la vida *a sido
tristemente se$ada! Aero esas penosas aristas no desdibu)an lo que mi
conciencia se;alaC la vida *umana es sa$rada4 sean cuales fueren sus
condiciones! La vida *umana es inviolable4 por más *erm6ticos desi$nios
que la condicionen! Este valor sólo podr%a ceder ante otro de i$ual
naturaleza! i nada puede *acerse en el caso para remontar la adversa
situación del concebido4 al$o es Gal menos respetarlo en su intr%nseca
situación4 poster$ando los derec*os de la madre ( su $rupo familiar en
tanto no ven amenazada su e1istencia! Aor ello ( las concordantes
razones e1presadas por el doctor Aetti$iani en su voto4 me e2pido por la
afirmati!a.
A la misma cuarta cuestión planteada, el se6or uez doctor 'e7ri
di,o:
"dvierto una inmensa desproporción entre los valores en )ue$o! Aorque
frente al dolor de los padres4 se alza el interro$ante tremendo de la vida4
tantas veces li$ada a e1periencias an$ustiantes! Este ni;o que a<n no
tiene nombre4 es <nico4 irrepetible4 inviolable4 no fun$ible4 no can)eable4
irremplazable! De 6l4 de su misterio4 apenas si sabemos que padece una
complicada patolo$%a que lleva a los especialistas a cuantificar en
t6rminos m%nimos las probables pro(ecciones de su e1istencia
e1trauterina! En esas condiciones entiendo que lo me)or es no privarlo de
su derec*o a permanecer en el vientre de su madre *asta cumplidos &por
decirlo con una frase del Evan$elio' 8los d%as del alumbramiento9 &Lc! 2!3'
El recurso debe ser aco$ido! 5oto por la afirmati!a.
A la cuarta cuestión planteada, el se6or uez doctor Hitters di,o:
a' Areliminar 0onforme sur$e del informe realizado por el 0omit6 de
#io6tica "sistencial del Hospital Italiano4 que me permito transcribir en sus
partes más relevantes para el análisis del tópico4 el feto presenta una
8alteración con$6nita de la que resulta la ausencia de *emisferios
cerebrales ( la estructura ósea del cráneo que son sustituidos por una
masa rudimentaria de te)ido mesenquimático ( ectod6rmico! Auede e1istir
función del tronco encefálico que puede estimular varios refle)os4 como la
función del corazón ( pulmones por un corto per%odo de tiempo! La
situación es irreversible no teniendo en la actualidad nin$<n tipo de
tratamiento!!!9 8Los casos más $raves mueren intra<tero4 la ma(or%a de los
nacidos vivos fallecen dentro de las 2. *oras ( al$unos pueden sobrevivir
pocos d%as!!!La viabilidad fetal4 definida como la capacidad para la vida
e1trauterina &fuera del seno materno'4 es ine1istente independientemente
del tiempo de $estación!!!Estas condiciones permiten afirmar que el
proceso de $estación en estos casos4 no conduce a la formación de un ser
vivo sino que se trata de un proceso de muerte!!!9 8Las afirmaciones
t6cnicas anteriores no pretenden una desvalorización de la posición
ontoló$ica del feto anenc6falo!!!cabe su consideración como ser *umano
en el que la manifestación de potencialidades $en6ticas queda impedida
por su condición patoló$ica!!!9 &el subra(ado no es del ori$inal4 v! fs!
++2-++5'! Las apreciaciones transcriptas coinciden con las e1puestas por
la perito m6dico forense &v! fs! +==-2/+' ( las que sur$en del informe
remitido por la "cademia Nacional de Medicina de #uenos "ires &v! fs!
+=/-vta!'! b' La situación de la madre en la anencefalia! El 0omit6 de
#io6tica "sistencial del Hospital Italiano tambi6n *a considerado que 8los
ries$os maternos durante el embarazo ( proceso de parto se incrementan
debido aC 8a' Arobabilidad importante de poli*idramnios &aumento del
volumen de l%quido amniótico' en una relación que oscila entre el 5/ (
2/R4 con todas las complicaciones consi$uientesC dificultad respiratoria4
*ipotensión en dec<bito dorsal4 ma(or presencia de malpresentaciones4
rotura uterina4 embolia de l%quido amniótico4 aton%a uterina postparto!!!9 8b'
Los fetos suelen ser $randes (4 la ausencia de cuello4 sumado al peque;o
tama;o de la cabeza4 *acen que el tronco tienda a penetrar en el canal del
parto )unto con la cabeza provocando $rave distocia!!!9 8La posibilidad de
conocer el dia$nóstico de anancefalia desde etapa temprana del
embarazo4 (a que se cuenta con t6cnicas eficaces en un +//R como la
eco$raf%a4 $enera una seria perturbación psicosocial que no sólo afecta a
la madre o pare)a sino que alcanza a todo el n<cleo familiar!!!9 8El da;o
psicoló$ico para la madre4 puede conducirla a estados depresivos de
ries$o para ella ( su entorno!!!Es sabido4 por otra parte4 que las
afecciones psicoló$icas pueden se$uirse de trastornos or$ánicos!!!9 &v! fs!
++5'! c' Las conclusiones del fallo sobre circunstancias de *ec*o que
considero inconmovidas! Debe computarse que en el fallo recurrido se *a
tenido por acreditado4 en conclusión fáctica irrevisable Gcomo se di)o en
principio que la que)a no lo$ra conmover4 queC el feto es portador de una
anancefalia &v! voto del doctor Yilliams4 fs! 225vta!'J en el presente caso
las malformaciones que presenta son letales e irreversibles para 6l4 tanto
intrauterinamente como e1trauterinamente &%d!4 fs! 225vta!'J la vida
postnatal se encuentra reducida a minutos u *oras4 ( sólo en pocos casos
puede prolon$arse sólo por d%as &v! voto del doctor Delfino4 fs! 25+'J e1iste
9
da;o psicoló$ico en la madre4 ( se incrementan los rie$os durante el embarazo
( proceso de parto &v! voto del doctor Yilliams4 fs! 223 vta!'J consecuentemente4
la salud de la peticionante de autos está amenazada en forma $rave ( actual4
teniendo en mira los dictámenes m6dicos obrantes en la causa &v! voto del
doctor Delfino4 fs! 252vta!'! d' Los principios )ur%dicos en )ue$o! El reciente fallo
de la 0orte uprema de Iusticia de la Nación sobre un caso análo$o! He
sostenido reiteradamente que la doctrina de la 0orte uprema de Iusticia de la
Nación tiene efectos4 tanto en los temas federales como en aquellos que no lo
son4 de vinculación *acia los tribunales inferiores! En el primer caso por tratarse
del int6rprete <ltimo ( más $enuino de nuestra 0arta fundamentalJ en el
se$undo4 vincula moralmente sobre la base de los principios de celeridad (
econom%a procesal &conf! causas L! 22!/::4 sent! del 2:EI+==2J L! 25!:./4 sent!
del 2:II+==3J etc!'! obre tales premisas destaco que el Má1imo 7ribunal de
nuestro pa%s *a resuelto recientemente un caso de caracter%sticas casi id6nticas
al presente &se trataba de un feto con i$ual patolo$%a ( que se encontraba en la
tri$6sima se$unda semana de $estación'! e sostuvo en tal oportunidad que
8cabe *acer lu$ar a la acción de amparo tendiente a que se autorice adelantar
el alumbramiento de un ni;o anancefálico4 (a que no se trata de un caso de
aborto4 ni de aborto eu$en6sico4 ni de un ser Gpara e1cluir la protección de su
vida que no es persona4 ni de la libertad de procreación para fundar la
interrupción de su vida4 pues tales acciones aparecen identificadas con una
acción *umana enderezada a provocar la muerte del ni;o4 ( por el contrario4 lo
que aqu% se autoriza es la inducción de un nacimiento con $estación de plazo
suficiente Gtri$6sima se$unda semana4 cu(o resultado Gel fallecimiento del ni;o
no depende de la acción *umana4 sino de la trá$ica condición de este <ltimo
que4 al carecer de cerebro4 no puede subsistir con autonom%a9 &04 in reC 87!4 !
c! Hobierno de la 0iudad de #uenos "ires94 sentencia del ++I2//+4 publicado en
8El Derec*o94 Diario de Iurisprudencia ( Doctrina nO +/!2+54 supl! del +5 de
marzo de 2//+'! 8El permitir que se induzca el parto o se le practique una
cesárea a la amparista4 quien se *alla en avanzado estado de $ravidez de un
feto anancefálico no implica la autorización para efectuar un aborto4 pues el
adelantar o poster$ar el alumbramiento4 en esta etapa de la $estación4 no
beneficia ni empeora la suerte del nasciturus4 cu(o eventual fallecimiento no
ser%a consecuencia normal del nacimiento4 sino de la $rav%sima patolo$%a que lo
afecta ( que lo torna inepto para la vida autónoma! Má1ime4 teniendo presente
que tal intervención deberá ser realizada se$<n las re$las del arte de la
medicina ( con el ma(or respeto *acia la vida embrionaria9 &%d! fallo citado'! 8No
cabe suponer que la preservación de la vida impon$a la poster$ación artificiosa
del nacimiento de un ni;o anancefálico4 para prolon$ar la <nica supervivencia
que le es relativamente ase$uradaC la intrauterina! Aues a<n esa poster$ación
de ser factible lle$ar%a inevitablemente a un fin4 (a que terminado el ciclo
natural4 el ni;o debe ser e1pulsado del <tero materno4 proceso irreversible de la
subsistencia de la especie *umana9 &%d! fallo citado'! En definitiva4 8el simple
ob)etivo de prolon$ar la vida intrauterina del nasciturus4 no puede prevalecer
ante el da;o psicoló$ico de la madre que lleva en su seno un ser desprovisto de
cerebro ( calota craneana4 con viabilidad nula en la vida e1trauterina4 por lo
cual4 para poner fin a este intenso sufrimiento4 corresponde autorizar la
inducción del parto prematuro4 de acuerdo a las re$las de la le1 artis ( con el
ma(or respeto de la vida embrionaria9 &del voto del doctor #ossert4 fallo citado'!
e' 0onclusión! En tal conte1to considero que la autorización otor$ada por el a
quo a la Dirección del Hospital Italiano para que proceda a la inducción del parto
o eventual intervención quir<r$ica cesárea o a trav6s de la t6cnica que los
m6dicos consideren pertinente &v! fs! ++2'4 que deberá e)ecutarse conforme a la
le1 artis ( con el ma(or respeto de la vida embrionaria4 ( mediando
consentimiento informado actualizado de la madre &v! fs! 2./'4 que *a tomado la
decisión con)untamente con su marido4 es a)ustada a derec*o en el caso
concreto que nos ocupa! Ello as%4 pues respetándose los principios
desarrollados por la 0orte uprema de Iusticia de la Nación en un supuesto G
como *e dic*o de similares caracter%sticas4 se opta por preservar la inte$ridad
de una vida se$ura frente a otra imposible que se *alla lamentablemente
8condenada a muerte9 lue$o que vea la luzJ (4 ello a trav6s de una práctica que
no a$rava per se la patolo$%a de base que padece el ser por nacer &v! informe
pericial4 fs! 2/+'4 quien se encuentra cercano a adquirir plena madurez
intrauterina! Entiendo necesario destacar4 además4 que no le asiste razón a la
recurrente cuando afirma en la conclusión de su que)a que 8la inducción del
parto no conduce a la vida del feto sino a su muerte9! Aorque en el sub
e1amine4 como *a quedado e1plicado4 el fallecimiento del nasciturus no ser%a
una consecuencia de nin$una acción *umana4 sino de su trá$ica condición que4
por la patolo$%a que porta4 no le permite subsistir con autonom%a! Aor <ltimo G(
a modo de s%ntesis quiero de)ar en claro dos pautas fundamentales que son la
pilastra de mi decisiónC por un lado que no se autoriza a matar4 sólo a adelantar
Gen no más de +2 a 22 d%as el partoJ ( por otro que desde la perspectiva 6tica el
0omit6 de #io6tica del Hospital Italiano *a considerado que esta práctica Gen el
especial%simo ( particular caso de autos es moralmente aceptable &v! fs! ++.'!
0onsidero lo e1puesto suficiente para disentir con la opinión del e;or
Arocurador Heneral (4 consecuentemente4 pronunciarme por la ne7ati!a.
A la misma cuarta cuestión planteada, el se6or uez doctor San Mart;n
di,o:
Brente al resultado reca%do en las anteriores cuestiones4 ad*i6rome al voto del
doctor de Lázzari ( do( el m%o por la afirmativa!
A la misma cuarta cuestión planteada, el se6or uez doctor G9ione di,o:
+! "d*iero4 en lo pertinente4 al voto del se;or )uez doctor de Lázzari respecto
de la presente cuestión! 2! Debe revocarse la sentencia del tribunal de familia !
5! 0omparto lo e1puesto por el se;or Arocurador Heneral en las pá$inas 2
vta4 5 a . vta! &*asta 8!!! d%as más9'4 2 ( 3 de su dictamen! .! 7ambi6n son
)ur%dicamente acertadas las ar$umentaciones contenidas en el recurso de
inaplicabilidad de le(! 2! En nuestro derec*o a la vida no se define ni por
su calidad ni por su duración! Es un bien )ur%dico en si mismo &arts! :2 inc!
22 de 0onstitución nacional4 art! 2 de la le( 25!,.= ( arts! .4+ ( 24+ de la
0onvención "mericana de Derec*os Humanos GAacto de an Ios6 de
0osta @ica'! Aodr%an ima$inarse m<ltiples e)emplos que4 en base a los
fundamentos en que se apo(a la sentencia recurrida4 ocasionar%an un
avance Gsin apo(o en el estado de necesidadG sobre valores )ur%dicos
cu(a confusión alterar%a el orden de dic*os valores en la sociedad! 3!
Distinta podr%a ser4 para el derec*o4 la situación en la presente causa si
permitiendo el parto no provocado se ocasionaran a la madre da;os que
fueran muc*o más allá de los que se prev6n en autos por v%a pericial &arts!
.:. ( .: del 0ódi$o Arocesal 0ivil ( 0omercial'! Aero no siendo as%4 (
pudiendo controlarse m6dicamente tales efectos4 no cabe dar muerte
artificialmente al feto &art! +2 inc! + de la 0onstitución provincial'! D ello no
resultar%a desplazado en los t6rminos del art! 52 inc! . de la citada
0onstitución! D para nada de los e1puesto es necesario considerar si se
tratar%a de un delito de aborto! :! Debe revocarse la sentencia recurrida4
no autorizarse la solicitada inducción del parto ( disponerse que la se;ora
"!#! ( su esposo sean desde (a ( por el tiempo que resulte m6dicamente
razonable sometidos a tratamientos psiquiátricos ( psicoló$icos! D que
interven$an desde a*ora los m6dicos especializados en las eventuales
consecuencias ne$ativas que la presente decisión ( sus efectos pudieran
ocasionar en la salud de la demandante! Eoto por la afirmativa!
A la misma cuarta cuestión planteada, el se6or uez doctor Salas
di,o:
?bli$ado por el resultado obtenido al tratarse las cuestiones anteriores4
ad*iero al punto e' del voto del doctor Hitters! Eoto por la ne$ativa!
A la misma cuarta cuestión planteada, el se6or uez doctor La/orde
di,o:
"tento al criterio que *e e1puesto al e1pedirme en las dos primeras
cuestiones planteadas ( debiendo pronunciarme en la presente4 por las
razones que vierte el se;or Arocurador Heneral en su dictamen de fs! 23:4
do( el m%o tambi6n por la afirmativa!
0on lo que termino el acuerdo4 dictándose la si$uiente
E N 7 E N 0 I " Aor lo e1puesto en el acuerdo que antecede4 de
conformidad con lo dictaminado por el se;or Arocurador Heneral4 por
ma(or%a4 se *ace lu$ar al recurso e1traordinario interpuesto4 revocándose
la sentencia impu$nada ( desestimándose la autorización solicitada &art!
2,=4 0!A!0!0!'! Notif%quese ( devu6lvase!
10