Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio

LOS
DE
el
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio

GABRIEL POMBO
I) ¿Inventó el propio asesino su alias criminal?
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio
Desde el mes de septiembre de 1888 comenzó a arribar a la policía
británica correspondencia remitida por sujetos que se identificaban como
responsables de los homicidios del East End londinense !or tales fechas
sólo se habían "erificado dos de las muertes que tradicionalmente se le
asi#nan al asesino$ "ale decir% la de Mary Ann Nichols & la de Annie
Chapman
Las autoridades no concedían difusión a estos comunicados% &a sea para
e"itar que cundiera el pánico en la #ente o% sencillamente% porque estimaron
que eran obra de bromistas
El maníaco a'n carecía del seudónimo que le "aldría su renombre
uni"ersal La prensa% a falta de un calificati"o mejor% se limitaba a referirse
a (l como el "Asesino de Whitechapel".
!ero lle#aría el )* de septiembre de 1888 Ese día la denominada “Agencia
Central de Noticias de Londres” ale#ó haber recibido una carta firmada por
el homicida anunciando nue"os crímenes% & el día )+ de ese mes la entre#ó
a la policía
El tenor de la e,traordinaria epístola relacionaba-
.... Querido Jefe: Constantemente oigo que la polica me ha atrapado
pero no me echar!n el guante toda"a. #e he redo cuando parecen tan
listos $ dicen que est!n tras la pista correcta. %se chiste so&re "#andil de
Cuero" me hi'o partir de risa. (dio a las putas $ no de)ar* de destriparlas
hasta que me harte. %l +ltimo tra&a)o fue grandioso. No le di tiempo a la
se,ora ni de chillar. -C.mo me atrapar!n ahora/ me encanta mi tra&a)o $
quiero empe'ar de nue"o si tengo la oportunidad. 0ronto oir!n ha&lar de
m $ de mis di"ertidos )ueguecitos. 1uard* algo de la sustancia ro)a en
una &otella de )engi&re para escri&ir2 pero se puso tan espesa como la cola
$ no la pude usar. La tinta ro)a ser"ir! igual2 espero2 )!2 )!. %n el pr.3imo
tra&a)o le cortar* las ore)as a la dama $ las en"iar* a la polica para
di"ertirme. 1uarden esta carta en secreto hasta que ha$a hecho un poco
m!s de tra&a)o $ despu*s trenla sin rodeos. #i cuchillo es tan &onito $
afilado que quisiera ponerme a tra&a)ar ahora mismo si tengo la ocasi.n.
4uena suerte. 5inceramente su$o. Jac6 el 7estripador..."
/ en una especie de posdata impresa trans"ersalmente% el redactor del
comunicado se mofaba-
"... No se molesten si les do$ mi nom&re profesional. No esta&a
&astante &ien para en"iar esto antes de quitarme toda la tienta ro)a de las
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio
manos. #aldita sea. No ha ha&ido suerte toda"a2 ahora dicen que so$
m*dico2 )!2 )!..."
0 esta comunicación se le adicionó mu& pronto una postal% tambi(n
recepcionada por la 0#encia 1entral de 2oticias% el 1 de octubre de 1888%
donde su emisor% tras presentarse como "5auc$ Jac6$" 8Jac6$ el
7escarado92 se manifestaba en los si#uientes t(rminos-
"...No esta&a de &roma2 querido )efe2 cuando le di la informaci.n.
#a,ana se enterar! del tra&a)o de ese descarado de Jac6$. 7o&le funci.n
esta "e'. La n+mero uno chill. un poco. No pude aca&ar enseguida. No
tu"e tiempo de cortar las ore)as para la polica. 1racias por guardar la
carta de mi +ltimo tra&a)o. Jac6 el 7estripador..."

La postal “Jac6$ el 7escarado”
Es un punto en discusión establecer si el "erdadero criminal escribió
al#unas de aquellas misi"as que lle#aron a poder de los periodistas & de las
autoridades Esta incertidumbre parece imposible de despejar% & a más de
ciento "einticinco a3os de los e"entos la interro#ante si#ue en "i#or
En los archi"os de la !olicía 4etropolitana & en los 0rchi"os 5enerales de
Londres se conser"an más de doscientos mensajes "ínculados al asunto
!ero sólo una ínfima proporción merecería que se les preste atención
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio
6na de las escasas comunicaciones reputada por los especialistas como
e"entualmente "eraz fue la que el 17 de octubre de 1888 recibió en su
domicilio el !residente del 1omit( de 8i#ilancia de 9hitechapel%
empresario constructor George Akin Lusk.

5eor#e Lus:-
El presidente del 1ómit( de 8i#ilancia
fue receptor de una sórdida broma
Esa carta fue acompa3ada por una caja de cartón que contenía un trozo de
ri3ón humano ;unto con el horrible obsequio iba un recado escrito con
letra irre#ular% tosca & pla#ada de errores #ramaticales <que en esta
transcripción se ob"ian< cu&o te,to decía-
"...7esde el infierno #r. Lus62 5e,or: Le en"o la mitad del ri,.n que
saqu* de una mu)er2 lo guard* para usted2 la otra parte la fre $ me la
com2 esta&a mu$ &uena. 0uedo mandarle el cuchillo ensangrentado con el
que lo saqu* s.lo si espera un poco. :irmado: Atr!pame si puedes. #ister
Lus6..."
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio

La infame misi"a con el encabezado- “7esde el infierno”
La primera ocasión en que un e, periodista se habría incriminado
admitiendo ser el emisor de correspondencia remitida a las autoridades & a
los medios de comunicación bajo el seudónimo Jac6 the ;ipper2 se registró
en un relato publicado por la revista Crime and Detection en agosto de
1966. En dico art!culo" el pro#esor y gra#ólogo Francis Camps cuenta
cómo #ue $ue conoció a Frederick Best" antiguo notero del diario Star.
Este %ltimo le re#irió $ue" durante el tiempo de los asesinatos de
&itecapel" 'l en colaboración con un colega de provincias" #ue el
responsable de pergeñar todas las cartas del "Destripador", y $ue lo i(o
motivado por el a#)n de "mantener con vida el negocio" de la venta de
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio
periódicos" notablemente incrementado entonces merced al
sensacionalismo originado por a$uella ola de cr!menes.
*ñadió $ue" para concretar el plagio" se valió de una pluma
marca Waverley Nib" a la cual deliberadamente estropeó a #in de $ue su
tra(o diese la impresión de $ue las misivas eran obra de un su+eto semi
anal#abeto. Empero" esta versión no luce congruente" pues si algo
destacaba en a$uella c'lebre ep!stola tra(ada con tinta ro+a era la atildada
caligra#!a y la correcta ortogra#!a del guasón $ue la escribiera.
,oy d!a" sin embargo" se duda de esta versión" pues se da por descontado
$ue la mayor!a de los mensa+es se debieron a ciudadanos impelidos por los
m)s diversos intereses -no necesariamente periodistas..

=rederic: >est-
periodista que se adjudicó la in"ención
del seudónimo “Jac6 el 7estripador?
La epístola que dio comienzo a la escalada de comunicados% & que hizo
p'blico el apodo Jac6 the ;ipper% se supone que arribó el )* de septiembre
de 1888 a la Agencia Central de Noticias de Londres @estaba fechada al )A
de ese mesB Esa letra de"ino la primera firmada con el famoso mote
Se especula fuertemente que el te,to fue redactado% no por el aludido
=rederic: >est sino por el reportero homas !ulling con la anuencia de su
jefe de prensa% "ohn Moore Este periodista trabajaba para aquella a#encia
noticiosa% & resultó encar#ado de lle"arla personalmente a las autoridades
un día antes del doble crimen de ;ac: el Destripador
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio
1uando ese )+ de septiembre de 1888 el inspector A#olphus
$illiamson% que a la sazón oficiaba% de hecho% como jefe de prensa de
Scotland /ard% le&ó la carta que su ami#o Chomas >ullin# le trajo% no
pareció especialmente impactado 0unque la policía lo ocultaba% lo cierto
era que &a tenían noticias sobre "arios mensajes relacionados con los
crímenes que se "enían consumando en el East End de Londres !or eso% al
pesquisa esa noticia no le #eneraba mucha emoción

Dnspector 0dolphus 9illiamson
!ero debía cumplir su trabajo & comunicó la no"edad a sus superiores%
quienes #uardaron dentro de un cajón aquella letra !robablemente no
hubiera salido nunca de allí si al día si#uiente no ocurriera lo impre"isto-
el "do&le e"ento"$ "ale decir- los dos homicidios perpetrados en la
madru#ada del EF de septiembre que tu"ieron por "íctimas del maníaco
ultimador de prostitutas a Li& 'tri#e & (ate )##o*es
0 la primera difunta la habían de#ollado pero no mutilado% & tampoco le
sustrajeron ór#anos Sin embar#o% el cadá"er de la otra fallecida padeció
una "irtual carnicería- m'ltiples tajos asestados por un cuchillo fren(tico
laceraban su faz% & uno de ellos le había ras#ado el lóbulo de su oreja
derecha 1uando colocaron el cuerpo inerte en el ataud el lóbulo troceado
se desprendió & ca&ó dentro
Este t(trico hecho bastó para que se cre&ese que el presunto homicida% que
en aquella ocasión firmaba Jac6 el 7estripador @o más e,actamente "Jac6
el desgarrador" en in#l(sB fuese aceptado% sin más% como el #enuino
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio
emisor de la amenazante epístola / es que en ella% entre otras jactancias &
banalidades% se proclamaba-
"...en el pr.3imo tra&a)o le cortar* las ore)as a la dama $ las en"iar*
como &roma a la polica....
Esta fue la #(nesis de un mito que per"i"e hasta el presente Esos horribles
crímenes suburbanos posiblemente hubiesen quedado rele#ados al ol"ido o%
al menos% minimizados% si el anónimo "ictimario hubiese se#uido siendo
conocido como "%l Asesino de Whitechapel.% o por el mote de "#andil de
Cuero"% con el cual se lo desi#nase mientras se pensó que el responsable
era el zapatero judío "ohn +i&er% lue#o e,culpado
2in#uno de estos alias delicti"os poseían el #ancho mediático del que
rubricaba aquella carta que la Agencia Central de Noticias de Londres% por
medio del &a citado Chomas >ullin#% hizo lle#ar a Scotland /ard$ & que
presuntamente la había remitido pre"iamente el matador serial a sus
oficinas diri#i(ndola a su jefe de redacción De allí el encabezado "Querido
Jefe"% pues a un jefe de prensa iba destinada la misi"a% en "ez ser cursada
directamente a las autoridades
4u& curioso resulta que un asesino elija a una a#encia noticiosa para
promocionarse 0unque parecería que en realidad sí remitió al#unos
mensajes al cuerpo policial% aunque sin encontrar ma&or eco
El 1* de septiembre de 1888 habría arribado a manos del má,imo
responsable de la !olicía 4etropolitana% general Charles $arren% una
epístola inculpatoria% & otra similar la recibió el Departamento de
Dn"esti#ación 1riminal el )A del mismo mes =rente el silencio opuesto por
los jerarcas el emisor optó por diri#irse a la prensa para "er si ahora lo
tomaban en serio Lue#o de esto% los casi doscientos periódicos británicos
compitieron en medio de una fiebre de tiradas dedicadas a las tropelías de
9hitechapel
Entre los más furibundos resaltaba el 5tar de =rederic: >est Este
periódico% reci(n fundado en 1888% hizo su a#osto #racias a la conmoción
social que los asesinatos pro"ocaron$ pero ciertamente no representó el
'nico ór#ano de difusión fa"orecido La palma al efecto se la lle"ó la
Agencia Central de Noticias de Londres% que "endió a los diarios muchas
copias de aquellas epístolas que el criminal tan #enerosa% como
sospechosamente% les obsequiaba en forma personal
4uchos a3os más tarde Gse#'n antes se3alamos< un anciano =rederic: >est
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio
se inculpó reconociendo% en un artículo periodístico% que (l en complicidad
con otro reportero in"entó a "Jac6 el 7estripador.
Durante lar#o tiempo se reputó a este sedicente periodista como plausible
responsable de forjar el mito sensacionalista de ;ac: the Hipper% e incluso
en películas & mini series tele"isi"as @por ejemplo- "Jac6 el 7estripador"%
serial in#lesa de 1+88 con Michael Caine en el prota#ónico principalB
"eremos a ese inquieto reportero & al diario 5tar ju#ar un papel de #ran
fuste en la sa#a ripperiana
2o obstante% desde (poca relati"amente reciente @a3o )FF1B las cosas
comenzaron a cambiar En "Letters from hell"< publicación
espa3ola- "Jac6 el 7estripador. Cartas desde el infierno. @ediciones
;a#uar% 4adrid% Espa3a% )FFEB% los e,pertos 'te*art )vans & (eith
'kinner plantearon que el responsable no fue otro sino Chomas >ullin#
Sostienen que ese periodista fabricó @de su pu3o & letraB el mensaje% &
tambi(n in"entó el mediático seudónimo$ contando para ello con el
consenso de su jefe de prensa ;ohn 4oore La primordial fuente que acusa
a >ullin# & a la Agencia Central de Noticias pro"ino de "ohn Litlechil#%
un inspector jefe de la >ri#ada Especial de Scotland /ard% el cual% en una
misi"a redactada en 1+1E% le confió a su ami#o el dramatur#o &
periodista George ,. 'ims su con"icción de que las cartas suscritas con el
infame alias constitu&eron un bulo creado por un sector de la prensa
II) )l e-tra.o gra//iti #e la calle Goulston

Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio
6n inciso aparte en esta historia sobre el perfil mediático del elusi"o
criminal lo confi#ura la c(lebre pintada trazada con tiza sobre el muro de la
calle 5oulston 0sí se llamaba la calle de 9hitechapel por donde habría
transitado% durante su escape% el asesino tras destripar a Catherine
)##o*es & arrojar contra la pared que portaba la consi#na un trozo de tela
impre#nado en san#re$ presumiblemente arrancado de las ropas de esa
occisa
El tenor del mensaje fue objeto de permanentes discusiones pero% en
#eneral% se acepta que se3alaba-
“L(5 J=W%5 5(N L(5 >(#4;%5 Q=% N( 5%;AN
C=L0A7(5 0(; NA7A?

El te,to en in#l(s reproducido en un informe policial
2o lle#ó a foto#rafiarse nunca la escritura pues se ordenó que fuera
borrada% tras instrucciones impartidas por el jerarca supremo de la !olicía
4etropolitana británica 'ir Charles $arren% quien se había personado al
lu#ar
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio
1abe concluir% entonces% en que otro notable acto publicitario% cimentador
de la le&enda% lo confi#uró la frase estampada sobre un muro descubierta
lue#o de perpetrado el crimen de la plaza 4itre% la cual se eri#ió en una
incó#nita menor inmersa dentro del misterio ma&or que rodeó a los
homicidios
Si realmente se trató de un acto deliberado a car#o del asesino estaríamos
frente a un suceso cla"e que des"ela el mó"il principal% o uno de los
mó"iles accesorios que lo impelían a matar% a saber- su afán por causar el
ma&or impacto & e,tra3eza posibles$ el anhelo mediático Dicha
característica habría parecido insólita cuando se concretaron aquellos
delitos% pero &a no lo resulta tanto en (pocas recientes

El fra#mento de ropa ensan#rentada% que delató la presencia de la frase
estampada en la pared% había sido descubierto por el a#ente policial Al/re#
Long placa )AI 0% no perteneciente al distrito J <que era la jurisdicción de
los policías que custodiaban en 9hitechapel<% sino a la di"isión de
9estminster$ & que fuese asi#nado al patrullaje del área a modo de
refuerzo El hallaz#o tu"o lu#ar en la madru#ada del EF de septiembre de
1888 durante el curso de un rastreo rutinario
0l comenzar esa madru#ada dos mujeres habían sido asesinadas en el
distrito & la policía actuaba intensamente en procura de cerrar las "ías de
escape al criminal !ero esa noche reser"aba otra sorpresa a los a#entes 0
las ) & AA Lon# en su ronda por la calle 5oulston "io un trozo de delantal
de mujer manchado con san#re caído en la entrada que conducía a la
escalera de los n'meros 1F8<11+ de las "i"iendas modelo 9entKorth
De inmediato el policía se abocó a buscar otras se3ales de san#re% pero no
las había Sin embar#o% en el lado derecho de la entrada% por encima de la
plataforma% hizo un se#undo hallaz#o Escrito en tiza blanca contra una
pared de ladrillos ne#ros estaba "isible el mensaje Lon# no in"esti#ó a los
inquilinos residentes en ese edificio & se limitó a buscar en las escaleras
2o encontró allí tampoco rastros de san#re ni huellas de pisadas Lue#o%
tras consi#nar en su libreta el te,to de la frase descubierta% tomó el delantal
ensan#rentado & se diri#ió a la comisaría de la calle Leman 6na "ez en esa
sede% informó de los hechos & entre#ó la prenda al inspector que estaba de
#uardia
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio

0rcada en cu&o pasaje interior
se trazó la eni#mática pintada
Desde esa comisaría se contactaron con la !olicía de la 1it&% dado que
dentro de la competencia de (sta se había consumado el crimen$ siendo
llamados a comparecer al escenario de los luctuosos hechos "arios
pesquisantes de dicha jurisdicción
En particular% el #etective 0aniel 1alse montó #uardia frente al muro
donde se consi#naba el mensaje & se quedó prote#iendo esta importante
e"idencia forense hasta el arribo del inspector "ames Mac $illiam% jefe
del Departamento de Dn"esti#ación de Scotland /ard de la 1it&% quien
ordenó que el #raffiti fuera foto#rafiado lo antes posible
!ero su cole#a el superinten#ente inspector homas ". Arnol# de la
!olicía 4etropolitana% que tambi(n había arribado al lu#ar% mostró dudas &
prefirió a#uardar ordenes superiores% debido a que la prueba estaba
localizada dentro del ámbito competencial perteneciente a la !olicía de la
4etro
Se#uidamente se le comunicó la no"edad al #eneral 1harles 9arren 6na
"ez que% alrededor de la hora A de esa ma3ana% el supremo jefe policial de
Dn#laterra concurriera a dónde fue hallado el e,tra3o mensaje dispuso que
el mismo fuera borrado de inmediato% & prohibió que le tomaran
foto#rafías
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio

Dibujo contemporáneo que muestra a Sir 1harles
rodeado por sus subordinados mientras lee el #raffiti

5eneral 1harles 9arren-
4á,imo ;efe de la !olicía 4etropolitana
Ese mandato fue aceptado a re#a3adientes por el principal policía de la
1it& de Londres% comisiona#o 1enry 'mith% quien en sus memorias
fusti#aría acerbamente a Sir 1harles por adoptar esa actitud
Dicha decisión se fundó en e"itar posibles desordenes & disturbios al
estimarse que se trataba de una consi#na antisemita insultante% & que el
p'blico podría tomar represalias #eneralizadas contra los inte#rantes de
esta colecti"idad que habitaban en el distrito
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio
En los alrededores poblaba una "asta comunidad judía que &a había sido
objeto de recelos por los habitantes del East End mientras se mantu"o
detenido a "ohn +i&er ?“#andil de Cuero”? acusado de ser el responsable
de inferir los desmanes
0demás% el primero de los dos asesinatos concretados aquella noche se
lle"ó a cabo al lado de un club socialista emplazado en la calle >erner cu&a
principal concurrencia era de ori#en semita% & esta coincidencia podía
inducir a creer que el criminal inte#raba dicha colecti"idad
Debe tenerse presente% asimismo% que al arribar el #eneral 9arren a dónde
lucía la pintada &a era de madru#ada & pronto amanecería% lo cual la dejaría
e,puesta a la "ista de mucha #ente que se con#re#aba en una feria que tenía
lu#ar todas las ma3anas de domin#o en las inmediaciones de la calle
5oulston
0unque de"inieran infundadas% & producto de la ,enofobia% las sospechas
recaídas sobre miembros de la #re& judía con asiento en el este de Londres%
tal suspicacia fue mu& pertinaz
De aquí que los moti"os de la cautela e,hibida por el jerarca al mandar
borrar el escrito en la pared no de"endrían tan iló#icos & absurdos como%
"istos en retrospecti"a% parecerían haber sido
!ero lo real fue que el #raffiti <ha&a o no sido obra del criminal< adquirió
estado p'blico% & la tal "ez loable mesura que inspiró al responsable
policial a hacerlo prontamente desaparecer% impidiendo que fuera
foto#rafiado% nin#una utilidad re"istió sino que% contrariamente a sus
propósitos% sólo sir"ió para fomentar las suspicacias
L0caso las autoridades ocultaban datos esenciales por oscuras e
inconfesadas razonesM LJabía un complot de alto ni"el destinado a prote#er
al perpetradorM
La prensa ciertamente no desapro"echó la oportunidad de a#udizar sus
críticas contra la policía en #eneral% & sobre su má,imo jefe en especial
2o"elescas obras literarias posteriores considerarían a la en(r#ica actitud
asumida por el #eneral 9arren como una pieza importante dentro de sus
teorías acerca de la e,istencia de una conspiración a #ran escala
La pintada hecha sobre el friso de la calle 5oulston% junto con las cartas%
establece el perfil mediático que alimentó el misterio% & le #arantizó su
triste pero duradera celebridad
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio

0quel acto constituiría el #ermen de ál#idas & anta#ónicas interpretaciones
LSe quiso referir en la pintada a los ;udíosM GNJe@s? en in#l(sG LO% en
cambio% su autor realmente escribió NJu@es?% & tal t(rmino tendría otra
si#nificaciónM
Dentro de las e"entuales acepciones de esa palabra% quizás no mal escrita%
podría haber implicancias masónicas% se#'n al#unos ensa&istas plantearon
Cambi(n se ha rebatido esta posición considerándose que la palabra
NJu@es? nin#'n si#nificado poseía en la tradición masónica / como tal
"ocablo no e,iste en el idioma in#l(s% de haberse impreso así% esa escritura
pudo obedecer a un mero error de orto#rafía
En otro sentido% otros escritores pretendieron que "erdaderamente en la
pintada se decía NJe@s? GNJudos?% en ma&'sculaG & que la diferencia que
se cre&ó ad"ertir en esa palabra es atribuible a un error de transcripción
sufrido por 0lfred Lon#% el primer policía que la descubriese% cuando la
anotó en su libreta personal antes de que el jefe ordenara hacer desaparecer
el mensaje
!ero% más allá de esas pol(micas% "ale aquí resaltar que se debe tener en
cuenta que al#unos de los más sólidos especialistas actuales sobre el caso
del Destripador le restan importancia al episodio% ponderando que la
escritura no tu"o por qu( ser necesariamente autoría del homicida
Opinan que el #raffiti podría estar estampado con anterioridad a lle"arse a
cabo la acción criminal !arecería que no era infrecuente% en aquel tiempo%
que los frentes & demás paredes de las casas suburbanas en la principal urbe
del mundo estu"iesen decoradas con pintadas similares
De tal suerte% los peritos 'te*art )vans & (eith 'kinner han afirmado-

“...%sa frase so&re la que tanto se ha discutido $ anali'ado2 puede que
ni siquiera fuese escrita por el asesino. 5i el tro'o de delantal se hu&iese
depositado en el siguiente portal2 pro&a&lemente se hu&iese estudiado con
lupa una crptica pintada totalmente diferente. 0orque entonces2 como
ahora2 este tipo de pintadas eran comunes en el %ast %nd de LondresO?

Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio
III) ¿uvo imita#ores "ack el 0estripa#or?

Cal "ez el fenómeno de los homicidios de imitación @perpetrados
por "cop$cats.B no sea tan moderno tal cual parecerían indicarlo películas
taquilleras de reciente data Es posible que el "iejo monstruo de la era de la
reina 2ictoria no fuera una unidad% sino que aquella brutal matanza
constitu&ese obra de una sucesión de matadores que se imitaron entre sí
Hespecto a este asunto cabe recordar la historia del amante de )li&a3eth
'tri#e & la hipótesis de que ese sujeto ultimó por despecho a su mujer% &
que ese crimen pasó como uno más dentro del elenco fatal de los cometidos
por el depredador de 9hitechapel% cuando en realidad sólo se habría
tratado de un "ul#ar crimen pasional
Hesulta pertinaz la desconfianza en relación con el presunto tercer
homicidio atribuido al mutilador$ o sea% el perpetrado contra la prostituta
sueca de cuarenta & cinco a3os apodada "Long Li'. @.Li' la Larga.B
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio

Elizabeth Stride pudo morir a manos de su amante
Jasta escasos días pre"ios a su óbito% acaecido en la madru#ada del EF de
septiembre de 1888% la mujer con"i"ió con un belicoso irland(s de nombre
Michael (i#ney Se separaron lue#o de una "iolenta pelea @una de las
tantasB$ pero antes del incidente Liz lo había denunciado a causa de malos
tratos "erbales% amenazas & a#resiones
El indi"iduo @cu&o apellido rememora inquietantes e"ocaciones% pues
equi"ale a .ri3ón. en len#ua in#lesaB e,hibió un comportamiento tan
asombroso que despertó justificadas suspicacias en in"esti#adores
ulteriores% a'n cuando debe admitirse que no fue reputado sospechoso por
la policía de la (poca
Sin embar#o% tanto sus declaraciones inmediatas al cruel desenlace% cuanto
sus actitudes posteriores% dieron pábulo a acentuados recelos De ser "eraz
la conjetura de que dicho hombre fue el ultimador de su no"ia% no cabría
dudar que interpretó a entera satisfacción el papel de inocente% cual si de un
buen actor aficionado que supo cubrir hábilmente sus huellas se hubiese
tratado Supo fin#ir indi#nación frente a la impericia de que hizo #ala la
policía a la hora de desenmascarar al que mató a su .amada. Elizabeth
0 escasas horas de saberse del crimen se personó en la comisaría de la calle
Leman & montó un escándalo Entró borracho & aferró por las solapas al
sar#ento de #uardia% al cual le espetó- "5i hu&iesen asesinado a Li' la
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio
Larga en mi distrito2 $ fuese polica2 $o $a me ha&ra matado"
Entre otros peritos% la ripper.loga A.+.$ol/% autora de "Jac6. Ahe #$th"%
sustenta la culpabilidad de 4ichael Pidne& en el homicidio de Elizabeth
Stride% & destaca que el incidente antes referido ocurrió el 1Q de octubre de
1888% un día despu(s del atentado fatal contra la meretriz% cuando por
entonces los policías toda"ía no sabían cuál era la identidad de esta "íctima
!or consecuencia% a esta escritora el problema pro"ocado en la comisaría%
donde tan histriónicamente Pidne& manifiesta su desazón echando en cara
a los a#entes lo ineficaces que eran por no descubrir al ejecutor de su
amante% le parece que es una de las más firmes pruebas de su culpa
L1ómo pudo saber en aquel momento este hombre que la a'n anónima
"íctima no era otra sino su amante Long Li'M / más a'n- L1ómo podía
saberlo si al declarar en interro#atorios posteriores reconoció que desde
días atrás% lue#o de una a#ria disputa% se encontraba separado de ellaM !or
lo tanto% 4ichael Pidne& se eri#iría en un sospechoso de primer orden
respecto del asesinato de esta "íctima en particular


4ichael Pidne&-
sospechoso de asesinar fin#iendo ser el Destripador

!ero la plausible imitación asesina en el caso de los crímenes de ;ac: el
Destripador no se limita a esa posibilidad aislada
Cambi(n llama la atención el homicidio de Catherine )##o*es% que
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio
resultó mu& diferente a los tres crímenes canónicos que le antecedieron G
los de 2ichols% 1hapman & StrideG% pues aquí el rostro de la difunta fue
mutilado Los estudiosos suelen justificar esa disparidad en la actitud
se#uida por el criminal% es#rimiendo la opinión de que los "ictimarios
seriales se "an tornando más audaces a medida que a"anzan en sus ataques%
& que necesitan operar cada "ez con ma&or encarnizamiento impelidos por
un irrefrenable crescendo sal"aje
!ero- LSi esto no hubiese acontecido así en el caso del DestripadorM L/ si
el ejecutor del East End no fue una 'nica persona% sino que cada asesinato
se hubiese debido a la aparición de sucesi"os imitadores de los homicidios
precedentesM
Si tal fuera la situación% el ultimador de Pate EddolKes por fuerza debió G
en el acto de pro"ocar mutilaciones faciales a esa a#redidaG obrar
remedando la conducta obser"ada por otro matador% al cual la #ente
consideraba el "erdadero causante de los decesos que "enían
sobre"iniendo Lo inquietante es que tal e,tremo pudo en "erdad haber
acontecido Ocurre que por las fechas en que cristalizó la secuencia de
atentados% otra muerte más Gaparte de las canónicas & las de )mma
)li&a3eth 'mith & Martha a3ramG fue atribuida a la sa3a del mismo
perpetrador
Se trató del homicidio de una chica de nombre "ane !ea#moore acaecido
entre la noche el )) & la madru#ada del )E de septiembre de 1888% en la
localidad de >irttle& =ell% 1ount& Durhan% una semana antes de ser
finiquitada 1atherine En esa emer#encia% la fenecida soportó e,tensas
mutilaciones faciales 8ale si#nificar% se trató de id(ntico #(nero de ataque
que precisamente iría a reiterarse pocos días más tarde en el crimen
consumado en la plaza 4itre
Su cadá"er e,hibía cortes en el abdomen & en la re#ión #enital &% lo que era
peor a'n% le habían acuchillado fren(ticamente la cara hasta desfi#urarla
Las heridas abdominales semejaban a las padecidas por dos "íctimas que
toda la prensa adjudicaba al matador tildado "Asesino de
Whitechapel" @pues el mote "Jac6 el 7estripador" toda"ía no había
cobrado estado p'blicoB


Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio

4utilaciones faciales curiosamente semejantes en las "íctimas "ane !ea#moore & (ate )##o*es
La mujer asesinada contaba con "eintiocho a3os% seis más que su homicida%
un jo"en que realizaba trabajos ocasionales El indi"iduo% si bien se mostró
hábil al imitar los precedentes crímenes del bajo Londres intentando así
despistar% incurrió en errores mu& torpes que facilitaron su aprehensión
Entre (stos se cuenta el hecho de "ender Gdos días despu(s del crimenG su
ropa con manchas de san#re a una tienda de compra al menudeo 0 su "ez%
"arios testi#os declararon haberlo "isto con la occisa en los momentos
pre"ios a concretarse el ataque letal$ & la precipitada huída de la localidad
emprendida por el sospechoso contribu&ó a dejarlo en e"idencia

!ero lo rele"ante es que para la prensa el asesinato de >eadmoore & el
sucedido a la si#uiente semana en la plaza 4itre eran faena del mismo
perpetrador Ese con"encimiento caló mu& hondo en el p'blico Canto fue
así que% aunque dos meses despu(s se arrestó al asesino de ;ane & se supo
que el responsable era un rufián llamado $illiam $a##ell Gque había sido
amante de la muchacha & que la mató por despechoG% ese homicidio bien
pudo ser"ir de modelo al inferido contra EddoKes% pues por entonces fue
echado a la lista de los infli#idos por ;ac: el Destripador

!or consi#uiente% "ale enfatizar que &a en la era de la reina 8ictoria
e,istían asesinos imitadores% & dicho e,tremo quedó comprobado% entre
otros casos% por el crimen de >eadmoore / ello pues resulta que% tras su
captura% el ultimador confesó a sus interro#adores haberse inspirado en las
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio
muertes que "enían aconteciendo en los arrabales del este de Londres
!ero% a la parafernalia de aquellas matanzas precedentes que imitó% el
ejecutor de esta jo"en le a3adiría un nue"o & siniestro in#rediente- las
mutilaciones faciales
Los modernos estudios sobre el comportamiento psicopático homicida
coinciden en sostener que en crímenes particularmente san#rientos% donde
pree,iste una relación pasional entre la "íctima & el "ictimario% no resulta
infrecuente que el asesino infiera tajos sobre la faz de la persona a#redida%
para de tal manera Ndeshumanizarla? Se trata de un comportamiento
habitual en los homicidas "iolentos que act'an imbuídos por lo que en
criminolo#ía se denomina Npensamiento má#ico?

1omo el matador de ;ane era un e, amante su&o% la "inculación pasional
incidió sobremanera El crimen estu"o moti"ado por los celos% & por la
frustración que e,perimentó aquel sujeto al "erse rechazado en su tentati"a
de reanudar la relación sentimental 2o se trató de un delito meramente
impulsi"o% sino que el responsable buscó en forma deliberada despistar &
alejar de sí la atención de la policía% cuando decidió remedar la operati"a
del mutilador "ictoriano procurando que los pesquisas cre&eran hallarse
frente a otro deceso más en esa cadena de a#resiones mortales
Sin embar#o% 9illiam 9addell no copió el cruel acto de rebanarle a
cuchillo la cara a su "íctima Gmenoscabo que no tenía planificado% & que no
había ocurrido a'n en los desquicios del East EndG% sino que ese brutal
a3adido obedeció a un impulso 1omo el crápula conocía a la mujer & se
hallaba li#ado pasionalmente a ella% en forma inconsciente% trató de
deshumanizarla al infli#ir esa desfi#uración facial puesto que% se#'n
confesaría a sus aprehensores- “No pude soportar c.mo me mira&a”.

Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio

;ane >eadmoore- "íctima de un homicida imitador
0l principio se cre&ó que esta jo"en había sido asesinada por el demonio de
9hitechapel% pero lue#o la policía apresó a su "erdadero ejecutor
Mary Ann Nichols @E1 de a#osto 1888B & Annie Chapman @8 de
septiembre 1888B tambi(n padecieron profundas incisiones en sus
abdómenes% & le e,trajeron ór#anos a la 'ltima 2o se había practicado
mutilación facial toda"ía% por lo cual este nue"o crimen no tenía por fuerza
que serle asi#nado al mismo "ictimario
2o obstante% los periodistas sí lo atribu&eron% & durante un par de meses%
mientras se mantu"o libre el aut(ntico responsable% toda Dn#laterra estaba
con"encida de que el homicidio de ;ane >eadmoore tambi(n había
constituído una san#uinaria faena del Destripador
LEl moti"o de este errorM Se#'n parece% los periódicos de entonces dieron
amplio pábulo a la hablilla de que el perpetrador% además de acuchillar a
sus presas humanas en el abdomen & e,tirparle ór#anos% les desfi#uraba el
rostro Esta "ersión falsa circuló con e,trema insistencia tras el asesinato de
0nnie 1hapman% & no fue desmentida hasta tiempo despu(s
Debido a ello fue que el "erdadero ultimador de ;ane% el aludido e, no"io%
pensaba que el asesino de 9hitechapel rebanaba a cuchilladas la cara de
sus "íctimas !or esa razón% de acuerdo confesó% fue que ejercitó esas
laceraciones faciales para que los in"esti#adores cre&eran que el crimen
tambi(n pertenecía a aquel homicida% & de ese modo des"iar las sospechas
sobre su persona & salir impune
De poco le "alió la treta a este imitador @tempranero cop$cat de la era
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio
"ictorianaB Lo descubrieron% fue declarado culpable por el tribunal reunido
al efecto% & pa#ó su culpa pereciendo en la horca


I2) )NIGMA' )N LA M4),) 0) MA,5
"AN) ()LL5
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio
homas !o*yer% conocido como "Bndian >arr$"% por tratarse de un
militar retirado del ej(rcito in#l(s de la Dndia% mejoraba los in#resos de su
ma#ra pensión trabajando como cobrador al ser"icio de "ohn McCarthy%
due3o de unos miserables cuartuchos en el edificio llamado #illerCs Court%
cu&os ocupantes en su ma&oría eran mujeres que se #anaban la "ida
ejerciendo la prostitución
6na de aquellas desafortunadas era Mary "ane (elly% jo"en irlandesa
pelirroja de "enticinco a3os que rentaba la habitación n'mero 1E
En la ma3ana del + de no"iembre de 1888 el casero mandó a su
dependiente a que fuese hasta aquella co"acha para tratar de cobrar la renta
que la chica adeudaba 0fuera se oía el jol#orio de un día festi"o para los
londinenses% en el cual se celebraba la fiesta del Lord 4a&or% título que
recibe en el Heino 6nido el 0lcalde de Londres% /or: & otras ciudades
importantes del país
>oK&er llamó "arias "eces a la puerta 1omo no obtu"o respuesta se
diri#ió hacia una "entana lateral que (l sabía tenía una rotura 1uidando de
no lastimarse% introdujo su mano a tra"(s del hueco del "idrio & descorrió la
cortina para escudri3ar hacia el interior Lo que "io le hizo proferir un #rito
de horror
Sobre la cama empapada en san#re &acía el destrozado cuerpo de la
desdichada inquilina Su estóma#o lucía abierto en canal% & sus ór#anos
internos se amontonaban en torno su&o% cual una masa informe% repu#nante
& san#uinolenta
El cuadro era dantesco & el cadá"er estaba irreconocible !osteriormente% el
e, no"io de la "íctima% el jornalero "oseph !arnett% ase#uró en la mor#ue
que se trataba sin duda de 4ar& ;ane% pues la reconoció a causa de su
cabellera rojiza% & por sus ojos & orejas% que era lo 'nico que quedó intacto
en aquel rostro desfi#urado
Lleno de espanto% Bndian >arr$ "ol"ió corriendo al bazar de su patrón & le
comunicó sobre el terrible descubrimiento El arrendador fue junto con su
empleado a #illerCs Court & comprobó la escena mirando tambi(n (l a
tra"(s de la hendija Llamaron a la policía% & pronto acudieron los
inspectores $alter !eck & 6re#erick A33erline% & casi al mismo tiempo
el m(dico forense George !agster +hilips
D0areca m!s la o&ra de un demonio que la de un hom&reE% e,clamaría
más tarde en los estrados un conmocionado ;ohn 4c1arth&% al deponer en
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio
la encuesta judicial instruida por moti"o de ese crimen
0sí dejaba constancia de la tremenda impresión que le produjo el
monstruoso hallaz#o% que estremeció incluso a los endurecidos a#entes que
concurrieron a aquella t(trica habitación

Dibujo del arrendador ;ohn 4c1arth&$ al lado- macabra foto#rafía del cadá"er de 4ar& Pell&

2o cabe "acilar que la jo"en & bella irlandesa pelirroja de ojos azules
conocida por los motes de "1inger.% ":air %mma. o .Jeannette"
Pell& resulta la "íctima de Jac6 the ;ipper cu&a muerte arroja ma&ores
incó#nitas
El 8 de no"iembre de 1888% pen'ltimo día en la e,istencia de esta mujer% su
casi adolescente "ecina Li&&ie Al3roock acudió hasta su pieza a "isitarla% &
allí emprendieron una ánimada plática que fue interrumpida bruscamente
por 4ar&% quien le aconsejó a su o&ente- ">agas lo que hagas2 no termines
como $o"% palabras sombrías & premonitorias si las ha&
Entre la noche del 8 & la madru#ada del + de no"iembre% 4ar& ;ane Pell&
fue "ista mientras era abordada por hombres% cuando menos% en dos
oportunidades La testi#o del primer a"istamiento fue la "iuda Mary Ann
Co-% una prostituta de treinta & un a3os que "i"ía en la pensión de #illerCs
Court
!ero posiblemente el más trascendente testi#o que la habría obser"ado en
compa3ía masculina% horas pre"ias a su óbito% lo constitu&ó un indi"iduo
llamado George 1utchinson Se presentó tres días despu(s del crimen% el
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio
1) de no"iembre% en la estación de policía de la calle 1omercial% & su
inicial deposición fue reco#ida por el sar#ento de #uardia )#*ar#
!a#ham.
Este informante% por medio de esa tardía denuncia% declaró haber "isto a la
chica caminando asida del brazo de un cliente mu& peculiar El deponente
describió con minucia el aspecto de aquel sujeto% a quien calificó
como "e3tran)ero2 posi&lemente )udo"

8i3eta que recrea el a"istamiento de 4ar& Pell& caminando
junto a un sospechoso cliente horas pre"ias a su deceso
Can interesante pareció su testimonio que se llamó al inspector 6re#erick
A33erline para interro#arlo El detecti"e ase#uró en un reportaje de prensa
que aquellas declaraciones le parecieron "eraces & mu& su#esti"as Se3aló
en concreto- FLo he interrogado esta tarde $ tengo la opini.n de que su
declaraci.n es "erdadera. Gl me inform. que en ocasiones le ha&a dado
unos chelines a la fallecida $ que la conoca desde haca tres a,os.
Aam&i*n me di)o que le sorprendi. que el acompa,ante de Hell$ fuera un
hom&re tan &ien "estido.I
Si damos cr(dito a la especie que a la policía aportó el testificante% por
aquel tiempo se alojaba en el ho#ar 8ictoria de la calle 1omercial &
re#resaba de Homford% en Esse,% cuando ad"irtió cómo un indi"iduo se
personaba a la muchacha que (l conocía por el mote de “1inger? Se
trataba% a todas luces% de un posible cliente que requería los ser"icios de la
atra&ente ramera
De acuerdo se conjetura% el mismo 5eor#e tambi(n resultaba ser uno de los
clientes habituales de dicha jo"en Declaró que hacia las ) de la madru#ada
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio
del día + de no"iembre% justo antes de arribar a la calle =loKer and Dean se
encontró con 4arie ;eannette Pell&% la mujer asesinada Eran ami#os o%
cuando menos% tenían mucha confianza entre sí De otra forma no se
e,plica que ella le pre#untara si tenía al#o de dinero para prestarle% de
conformidad reportó Jutchinson Rl estaba sin un penique% & así se lo dijo
Ella le contestó que debía conse#uir dinero para pa#ar la renta & prosi#uió
su camino
En la denuncia se relata de qu( modo un sujeto que "enía transitando en
dirección contraria a la de la jo"en le dio un #olpecito sobre el hombro & le
susurró al oído unas palabras que la hicieron echarse a reír Cras esto% el
denunciante habría escuchado que ella le decía- “7e acuerdo”2 a lo cual el
presunto cliente respondió- “5aldr!s ganando lo que $a te he dicho”. 0cto
se#uido% le acomodó su brazo derecho por encima de los hombros &
marcharon hacia a la pensión de #illerCs Court
En la mano izquierda el sospechoso aferraba- “=na especie de paquete
su)etado por una especie de correa”% atento indicó con len#uaje redundante
el testi#o$ quien a3adió- “Jo esta&a parado &a)o la farola de la ta&erna
QueenCs >ead $ me qued* mir!ndolo”
La descripción suministrada prosi#ue dando cuenta de que el acompa3ante
de 4ar& era un hombre de cabellos ne#ros & con apariencia de e,tranjero%
posiblemente un judío En lo referente a su indumentaria% iba "estido con
un #abán lar#o de color oscuro con cuello & pu3os ribeteados en piel de
astracán% su chaqueta & sus pantalones eran de tono tambi(n sombrío% usaba
camisa de cuello blanco & corbata ne#ra
Cambi(n portaba un sombrero de fieltro opaco% el cual lle"aba tan hundido
sobre la frente que no permitía obser"arle con claridad el rostro 1alzaba
polainas oscuras con botones claros sobre zapatos abotonados !endía de su
chaqueta un reloj de bolsillo asido por una #ruesa cadena de oro que traía
en#arzado un ostentoso sello con una piedra de color rojo 6n par de finos
#uantes de cabritilla enfundaban sus manos completando su ele#ante
atuendo En cuanto a su estatura% (sta oscilaba en torno al metro setenta% su
edad entre los treinta & cuatro & los treinta & cinco a3os% su tez era de
tonalidad clara tirando a pálida% & lucía un afinado bi#ote
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio

Hepresentación ale#órica del e,tra3o acompa3ante
de la "íctima descrito por el testi#o Jutchinson
L!or qu( razón demoró tres días 5eor#e Jutchinson en personarse a la
policía & radicar su denunciaM Este atraso indujo a especular que tal "ez (l
era el homicida% & que se tomó ese tiempo para buscarse una coartada De
acuerdo su#ieren al#unos escritores% este indi"iduo efecti"amente era ;ac:
el Destripador% & asesinó a 4ar& por frustración amorosa 0quella noche
trá#ica se presentó ante la chica$ pues al enterarse que (sta había roto la
relación con su concubino cre&ó que su oportunidad había al fin lle#ado
Esa ocasión requirió los ser"icios de la mujer como un cliente más$ pero
una "ez dentro de la pieza% le manifestó su amor proponi(ndole que se
fuera a "i"ir con (l La muchacha lo despreció Sobre"ino una a#ria pelea
&% enardecido de despecho% la estran#uló pre"io a inferir las sal"ajes
mutilaciones en las cuales esta "ez% por el odio desatado% estaba ausente la
precisión #inecoló#ica que caracterizó al resto de la matanza del Hipper
6na "ez repuesto del (,tasis "esánico que lo in"adiese comprendió que se
había arries#ado en demasía esa "ez Cemió que lo hubiesen "isto in#resar
junto con su "íctima a la habitación del crimen% & salir despu(s
ensan#rentado El matador necesitaba distraer la atención antes de que la
policía lo detectara sir"i(ndose de las descripciones que% a no dudar% irían a
suministrar quienes lo sorprendieron junto a Pell& aquella madru#ada
Es#rimió la historia de haber obser"ado a la occisa abordada por un
e,tranjero rico Sabía que de ese modo las miradas apuntarían a un hebreo%
& la ,enofobia que desde la acusación contra .4andil de 1uero. < ;ohn
!izer < se "enía desatando haría el resto 2o desconfiarían de que un
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio
decente trabajador in#l(s como (l era el "erdadero responsable de la
masacre
Sin embar#o% la conjetura donde se lo acusa no parecería contar con base
sólida$ & lo cierto es que obra prueba en apo&o de las afirmaciones de este
informante La "ersión de aquel hombre fue con"alidada por los dichos de
la "ecina 'arah Le*is Esta f(mina% tanto en la encuesta judicial como en
deposiciones formuladas en los periódicos% informó haber concurrido a
#illerCs Court entre las ) & las E de la madru#ada de la noche fatídica 0l
in#resar contempló a un tipo sospechoso% cu&a fisonomía coincidía con la
de Jutchinson% rondando por la entrada del patio de aquel edificio
La jo"en Sarah% de "eintitr(s a3os% ale#ó que había re3ido con su esposo
<lue#o se supo que era su concubino del cual &a tenía un hijo & otro "enía
en camino% pues estaba embarazada de cinco meses por entonces<% & haber
ido a pernoctar al ho#ar de una familia ami#a que allí residía La dama
tambi(n contó haber escuchado% cerca de las I de esa madru#ada% el #rito
de "DasesinatoE" prorrumpido por una "oz femenina$ pero adujo que no se
molestó en salir del apartamento a "erificar de dónde procedía el llamado%
debido a que tales barullos eran frecuentes por allí% & porque no "ol"ió a oír
nada más

=oto#rafía de la testi#o Sarah LeKis
/ no sólo este presunto ami#o & cliente sería reputado sospechoso de haber
sido el "ictimario El 'ltimo compa3ero sentimental de la finada tambi(n
fue objeto de una hipótesis inculpatoria desarrollada d(cadas más tarde
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio
;oseph >arnett tenía treinta a3os% & estaba cesado de su trabajo habitual
cuando fue brutalmente masacrada su e, no"ia 4ar& ;ane Pell&% ese
"iernes + de no"iembre de 1888 Su acti"idad usual consistía en trabajar
como chan#ador en el mercado de pescado de >illins#ate% aunque
ocasionalmente laboraba de peón en la construcción

>osquejo de ;oseph >arnett- 'ltima pareja de 4ar& Pell&
=ue el 'ltimo concubino de la jo"en & sensual irlandesa conocida como
.4arie ;eannette.% .=air Emma.% .5in#er.% & por "arios otros seudónimos$
& hasta escasos días precedentes a la tra#edia compartió con ella la
min'scula habitación n'mero 1E del edificio de 4illerSs 1ourt% situado
frente al n'mero )7 de la calle Dorset
El EF de octubre de 1888 se había separado de la chica% tras prota#onizar
una "iolenta pelea en cu&o transcurso los airados amantes se a#redieron
lanzándose con cuanto objeto contundente tu"ieron a mano &% de resultas
de tal estropicio% se rompió el "idrio de la "entana conti#ua a la puerta que
daba in#reso al modesto alojamiento
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio
0l parecer% mientras el hombre se hallaba con empleo% a&udaba a la
manutención de la muchacha% & (sta no ejercía la prostitución ni se
alcoholizaba durante esos int(r"alos El problema radicaba en que ;oe solía
estar desocupado% situación que precipitaba las fricciones entre ambos
pro"ocando que% acuciada por la necesidad% ella "ol"iera a "ender su
cuerpo% recorriendo las callejuelas del Este de Londres en busca de clientes
La realidad era que la peliroja no conocía otra forma de #anarse la "ida
para afrontar el pa#o de la renta & mantenerse% & a'n dedicada a su
profesión las #anancias obtenidas no le alcanzaban para saldar sus cuentas
Canto era así que a la fecha de su muerte% su retraso en el abono de los
arriendos ascendía a una libra & nue"e chelines
Ese adeudo determinó que Gatento &a se dijera< Chomas >oK&er% el
dependiente encar#ado de las cobranzas% aporreara su puerta a las ocho de
aquella l'#ubre ma3ana &% tras correr la escuálida cortina que cubría el
cristal roto% a fin de a"eri#uar si la mujer estaba dentro & fin#ía no oírlo%
escudri3ó por la hendidura captando la conmocionante "isión de aquel
cuerpo irreconocible & mutilado tumbado en el camastro tinto en san#re
;oseph >arnett dispuso de oportunidades más que suficientes para ser el
homicida de su amante% e i#ualmente para finiquitar a las precedentes
"íctimas En la teoría que lo postula como el culpable de las muertes se
sindica que% dada su relación sentimental con 4ar&% representaba una
fi#ura familiar para otras compa3eras de oficio de aquella% circunstancia
que contribu&ó a que (stas no estu"ieran en #uardia cada "ez que (l
procedía a a#redirlas
En cuanto a las desfi#uraciones que e,hibían los cadá"eres% se ar#umentó
que la destreza adquirida por este sujeto% #racias a su labor de cortador de
pescado en el mercado% le habría dotado de los rudimentos t(cnicos que el
macabro desmembrador "ictoriano acreditó poseer a la hora de diseccionar
los or#anismos Este trabajador resultaba un jo"en carente de fortuna que%
en principio% no mostraba bastante inteli#encia para hacer pensar que
pudiese salir bien librado Sin embar#o% e"itó la se#ura ejecución que
habría sido su destino ine,orable si era desenmascarado & aprehendido
1onforme se supo% un homónimo su&o falleció en 1+)7 en la localidad
británica de Stepne&% a la edad de sesenta & ocho a3os$ bien podría haberse
tratado del amante de Pell&% & haber constituido <ci3(ndonos a esta
propuesta< su bárbaro matador Enfermo de pasión por la cauti"ante
peliroja >arnett habría tratado de persuadirla para que abandonase su
e,istencia promiscua & se comprometiese en e,clusi"a con (l
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio
0 tal fin% la emprendió contra las compa3eras de oficio de su no"ia%
finiquitándolas de una forma sin#ularmente "iolenta & sádica Si 4ar& creía
que podía transformarse en la pró,ima "íctima de un implacable psicópata%
era factible que se con"enciera de que lo mejor para ella consistía en
renunciar definiti"amente a las calles% & pasar a "i"ir se#ura bajo la
protección de su fiel amante
El retorcido plan parecía ir transitando por e,itoso camino La jo"en
transcurría sus días sumida en el temor% tras enterarse de los espantosos
homicidios que se iban acumulando a su alrededor !ero al descubrir el
enamorado a su chica compartiendo el lecho con otra prostituta llamada
4aría Jar"e& <se#'n una "ersión las sorprendió en medio de una relación
l(sbica< se retiró de la "i"ienda% humillado & derrotado en su afán
reformador
En la madru#ada del + de no"iembre de 1888% ;oseph habría arribado a la
habitación n'mero 1E de 4illerSs 1ourt para ensa&ar un postrero intento
reconciliador & trató de hacer% de una "ez por todas% las paces con su
anti#ua concubina Sobre"endría el tajante rechazo de la mujer% otra
"irulenta disputa% & la furia del indi"iduo se dispararía como jamás antes
ocurriera Ello e,plicaría la e,tensión & el sal"ajismo de las mutilaciones
L=ue ;oseph >arnett el asesino de su amada &% además% ;ac: el
DestripadorM 1asi se#uramente no% atendiendo a la carencia de e"idencias
aptas para incriminarlo La hipótesis que lo pinta como un hombre que se
abismó en los crímenes más barbáricos ce#ado por el amor frustrado%
aunque literariamente de"en#a seductora% resulta demasiado artificiosa &
forzada
!oco se sabe a ciencia cierta del #ris cortador de pescado & peón de alba3il
ocasional Cal "ez continuó residiendo en 9hitechapel Es posible que
ha&a contraído enlace o que se buscase una nue"a concubina% tratando de
ol"idar la tormentosa tra#edia caída cual funesto ra&o tan cerca su&o
Tuizás <conforme se especulase< se mudó del distrito &% sin llamar la
atención% conclu&ó oscuramente su e,istencia casi cuarenta a3os más tarde
Cras la defunción de 4ar& ;ane Pell& otro de los testimonios reproducidos
en la encuesta judicial de"ino especialmente conflicti"o Se trató del
"ertido por un sastre de la calle Dorset de nombre Maurice Le*is <sin
nin#una relación parental con la testi#o homónima antes aludida< Este
caballero insistió que conocía mu& bien a la fallecida & al hombre que fuese
su pareja sentimental <;oseph >arnett< al cual (l identificaba por el apodo
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio
de "7ann$". Dndicó que "io a ambos de jarana & bebiendo licor en la
taberna "Ahe >orn oC0ient$" en compa3ía de su jo"en "ecina "ulia
2enturney
Lo preocupante de esa declaración se centró en la hora en que el testi#o
ase#uró haber a"istado al ale#re trío% a saber- las 1F de la ma3ana del + de
no"iembre de 1888 Ocurre que <de atenernos a los reportes forenses< la
infeliz muchacha &a había sido brutalmente masacrada horas atrás &% desde
entonces% su destrozado cadá"er debía irremisiblemente estar &aciendo
sobre el ensan#rentado camastro de la habitación sita en el n'mero 1E de la
pensión donde moraba
El testimonio del sastre se adicionó a otro que dio no pocos quebraderos de
cabeza a los in"esti#adores- el aportado por Caroline Ma-*ell !ese a ser
contradichas sus afirmaciones en la instrucción judicial% la mujer se
empecinó en sostener que se había "isto cara a cara con 4ar& ;ane Pell&
despu(s de cuándo aquella debía estar muerta El encuentro se habría
producido entre las 8 & las 8%EF del mencionado + de no"iembre en la
esquina de #illerCs Courts La deponente repitió que no abri#aba la más
mínima duda acerca del horario porque su marido siempre re#resaba de
trabajar a las 8 en punto de la ma3ana
0 la testificante le llamó la atención comprobar que la bonita meretriz se
hallaba con su ánimo sumamente decaído% acusando ob"ios síntomas de
malestar$ por lo cual% le ofreció ron a fin de le"antarle el espíritu en el curso
de una bre"e con"ersación Cambi(n apuntó que% una hora más tarde% la
"ol"ió a "er hablando con un indi"iduo en el club 4ritannia% popularmente
conocido como el ;ingers en honor al apellido del propietario de ese
establecimiento
1aroline proporcionó un minucioso recuento del aspecto que e,hibía aquel
hombre & de la ropa que "estía la chica La presunta Pell& lucía una falda
oscura% corpi3o de terciopelo & un chal marrón 4a,Kell e,presó que dicha
"estimenta era habitual en la finada% & reiteró que en esa se#unda
emer#encia tampoco se había equi"ocado al identificarla El
inspector =rederic: 0bberline interro#ó personalmente a esta testi#o% la
cual se mantu"o infle,ible en sus ase"eraciones
Estos curiosos aportes testimoniales dieron pie a los recelos !or caso% en
una "idriosa "ersión% se atribu&ó al detecti"e 0bberline haber consultado
con un m(dico de nombre homas 0utton si no era posible que 4ar&
hubiese sido finiquitada por una mujer que escapó del teatro del crimen
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio
usando las ropas de su "íctima para disimular% & que fuera a (sta a quien los
deponentes confundieron con la occisa

8ista de las "entanas laterales de la habitación del crimen
Otras ideas más estrafalarias a'n se formularon% aunque fueron postuladas a
tra"(s de obras de ficción En "Ahe #ichaelmas girls. 8"Las muchachas de
5an #iguel"B% publicada en 1+*A% el autor "ohn !arry !rooks sustentó
que aquellos testimonios no estaban equi"ocados ni eran falsos
Efecti"amente fue 4ar& ;ane Pell& la f(mina a la cual "ieron los testi#os
en horas tan tardías de esa ma3ana
LLa e,plicaciónM la muchacha no fue la "íctima cu&o lacerado cuerpo halló
la policía en la lóbre#a habitación !or el contrario% Pell& <con la asistencia
de un cómplice masculino< constituía la "ictimaria% & el descarnado cadá"er
pertenecía a una pordiosera a la cual el per"erso d'o atrajo con en#a3os En
consecuencia% 4ar& & su secuaz fueron los responsables de los crímenes
atribuidos a ;ac: el Destripador
En el mundo de los hechos reales la policía conclu&ó% sin embar#o% que los
testi#os LeKis & 4a,Kell se habían confundido en cuanto al horario% o
respecto a las personas que cre&eron "er 2o quedaba otra opción más que
considerar erróneos estos testimonios
El informe de la autopsia redactado por los forenses doctores 5eor#e
>a#ster !hillips & homas !on# precisaba con e,actitud el tiempo en que
acaeció el óbito el cual quedó fijado% como mucho% pró,imo a la hora A de
la madru#ada de aquel luctuoso + de no"iembre

Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio
2) ¿2I0)N)' ) IL4MINA07'
0)'C4!,I),7N LA I0)NI0A0 0)L
C,IMINAL?
,o3ert "ames Lees fue un psíquico% m(dium & espiritista cristiano que
alcanzó rápida fama en la corte de la reina 2ictoria. 0penas contaba con
dieciseís a3os cuando fue conducido ante la 4onarca para mostrarle sus
dotes de precoz "isionario Can #rata impresión le causó a la reina madre &
a su entorno% que continuaría durante muchos a3os "inculado a la corte en
carácter de m(dium o "idente% cobrando el correspondiente estipendio a
cambio de sus ser"icios
En la teor8a #e la conspiración mon9r:uico masónica se inclu&e una
an(cdota donde aparece este hombre fun#iendo un papel importante en la
historia del "ictimario serial "ack the ,ipper 0n(cdota que fue repetida a
tra"(s de distintos medios de prensa hasta lle#ar a la pantalla #rande en
películas como "#uerte por 7ecreto"% donde "eremos al "idente
cooperando codo a codo con el mítico 'herlock 1olmes en la b'squeda
del elusi"o desmembrador de rameras

0fiche publicitario del filme N4uerte por Decreto?
donde el m(dium colabora con Sherloc: Jolmes

Se#'n esta a3eja formulación% Lees a&udó a las autoridades británicas en
las inda#atorias tendientes a desenmascarar al culpable De esta manera%
suministraría relatos describiendo sus "isiones respecto de los crímenes% e
informando sobre cuál era el posible aspecto del criminal & dónde podría
(ste estar escondido En una de sus premoniciones% en particular% habría
contemplado claramente el rostro del "ictimario
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio
Sucedió que una tarde "iajando en uno de los autobuses tirados por
caballos @que constituían el medio de transporte habitual en el Londres de
1888B% & mientras el rodado a"anzaba por >a&Kater Hoad% reconoció al
Destripador en la persona del hombre que ocasionalmente se hallaba
sentado a su frente Se trataba de un indi"iduo de características
distin#uidas que iba "estido de le"ita & portaba un sombrero de copa
El clari"idente descendió raudo del transporte colecti"o & si#uió los pasos
de su sospechoso hasta "erlo entrar en una finca sita en !ar: Lane Dicha
mansión era propiedad de un prominente m(dico de la casa imperial &%
aunque en la narración no se aclara% cabe presumir que Lees conocía al
#aleno porque tambi(n (l mantenía fluido contacto con la corona británica


El "idente Hobert Lees en su "ejez
1uando el psíquico requirió el au,ilio de las fuerzas del orden fue
rechazado en más de una oportunidad 2o obstante% su insistencia
produciría frutos% & más adelante lo#raría que un detecti"e lo acompa3ase a
inspeccionar la residencia del facultati"o 6na "ez allí fueron atendidos por
la esposa de aqu(l% quien al principio se manifestó molesta por la
intromisión% pero finalmente admitió que su cón&u#e "enía obrando de
forma mu& e,tra3a 'ltimamente% & temía que estu"iese perdiendo la
cordura Cras ello% accedió a que re"isaran las pertenencias de su marido% &
el inspector encontró dentro del maletín de cirujano un cuchillo de trinchar%
objeto que ob"iamente no tenía sentido ló#ico que estu"iera #uardado allí

La in"esti#ación continuaría a"anzando hasta desembocar en la detención
del profesional quien% lue#o de ser e,aminado por sus pares m(dicos & tras
determinarse que se hallaba irremisiblemente fuera de sus cabales%
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio
terminaría encerrado en un manicomio durante el resto de su "ida
0l i#ual que sucediera con tantas otras% esta incomprobada conjetura
sufriría di"ersos ajustes en las ulteriores obras que retomaron el asunto
Depurando la "ersión% se ase#uraría que el anónimo #aleno% sospechoso
#racias a las premoniciones del espiritista% no era otro más que 'ir $illiam
$ithey Gull% el cual efecti"amente residía en las cercanías de !ar: Lane$
más concretamente en el n'mero *I de 5ros"enor Square En su mansión
recibiría la impertinente "isita de un detecti"e de Scotland /ard <el
inspector 6re#erick A33erline% de acuerdo con al#unas propuestas<
asistido por el m(dium acusador
La esposa del Dr 5ull se indi#nó ante la presencia de los e,tra3os que
requerían al due3o de casa% pero despu(s inter"endría el propio m(dico%
apaci#uando a su cón&u#e & encarándose con los intrusos Sir 9illiam trató
de des"iar las suspicacias que recaían sobre el pr8ncipe Al3ert 28ctor%
paciente su&o al cual trataba por su pro#resi"a sífilis% & de cu&a identidad
como asesino de 9hitechapel el doctor estaba al tanto 0parentemente
procuró atraer <en un #esto de #randeza< esas sospechas hacia sí mismo
prete,tando que padecía amnesia% & que en cierta ocasión se despertó con
las man#as de su camisa empapadas de san#re
En fin- que el Dr 5ull constituía el m(dico oficial de la corona in#lesa por
el a3o 1888% & que se le había encomendado cuidar del enfermo de san#re
real de"iene una circunstancia históricamente "erificada El resto pertenece
al ámbito de la fabulación% o por lo menos de los hechos no corroborados

2i su enjundia profersional e"itaría que el
Dr 9illiam 5ull fuese acusado de ser ;ac: el Destripador
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio
En cuanto ata3e a Lees% sin duda le #ustaba el circo mediático &% de hecho%
merced a ello se #anaba la "ida 2unca se animó% sin embar#o% a defender
publicamente esta "ersión% pero permitió que en notas de prensa otros lo
hicieran por (l 0sí fue que la le&enda del medium que actuó
mancomunado con las autoridades en procura de capturar al asesino serial
"ictoriano perduró en el tiempo
Ejemplo de esta creencia es una carta despachada desde el correo en
no"iembre de 188+% & que permanece en los archi"os de la !olicía
4etropolitana 'tephen (nigth% primordial promotor de la teoría de la
conspiración monárquico masónica% a tra"(s de su taquillera obra Jac6 the
;ipper: Ahe final solution @Londres% Dn#laterra% 1+*7B% pretendió que esa
comunicación representaba una prueba irrefutable de que Hobert ;ames
Lees inte#ró las pesquisas en pos de dar caza al criminal
En la letra referida un presunto "Jac6 el 7estripador" se burlaba de las
fuerzas del orden% & calificaba a sus jerarcas de incompetentes
0parentemente comenzaba se3alando-
"Querido Jefe.
Ja "es que no me has atrapado toda"a con toda tu astucia2 con todos tus
Lees2 con todos tus maderos..."
Se suponía que si &a por el a3o 188+ había cobrado estado p'blico que el
psíquico participó en la infructuosa b'squeda% era claro que bien podía ser
cierta la "ersión conforme la cual% fundado en sus "isiones% #uió al
detecti"e de Scotland /ard hasta la casa del cirujano sospechoso
2o obstante% en la ma#nífica obra Jac6 el 7estripador. Cartas desde el
Bnfierno2 escrita por los peritos 'te*art )vans & (eith 'kinner @ediciones
;a#uar% 4adrid% Espa3a% )FFEB se estudia minuciosamente dicha misi"a &
se descubre la "erdad En realidad allí no decía "Lees"% sino "Aecs"% palabra
(sta que e"oca a un lunfardismo con el cual las clases bajas del East End
londinense calificaban despecti"amente a los a#entes de policía !or ende%
nin#una prueba "álida a"ala que el m(dium participase en la in"esti#ación
& persecusión del matador de meretrices
0 despecho de la orfandad de e"idencias% el mito de que Lees le pisó los
talones a Jac6 the ;ipper ha perdurado desde 1+E1% cuando una re"ista
especializada en temas esot(ricos editase una nota alusi"a bajo el rótulo "%l
"idente que descu&ri. a Jac6 el 7estripador".
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio
!ero Hobert ;ames Lees no es el 'nico iluminado que se re#istra "inculado
a la historia de ;ac: the Hipper 4ás mediático que (l resultó el c(lebre
Aleister Cro*ley De casi todo se ha acusado a este indi"iduo L0#ente de
Lucifer% místico% charlatánM Cal "ez fue un poco de cada una de estas cosas
!ersonaje e,traordinario del si#lo UU% sin embar#o% este hombre dejó su
sin#ular impronta sobre las sociedades ocultistas

El místico 1roKle& "estido con curioso atuendo
En una de las más recientes acusaciones que se le endil#an lo imputan de
ser el responsable de la sucesión de misteriosas muertes acaecidas lue#o del
descubrimiento de la tumba del /araón utankamón
EdKard 0le,ander 1roKle& "ino a este mundo el 1) de octubre de 18*A en
el seno de una familia in#lesa acomodada @su padre fue un ma#nate
cer"eceroB El dinero que heredó de su acaudalado pro#enitor le posibilitó
lle"ar una e,istencia de le&enda% aunque con el andar el tiempo supo
acrecentar sus arcas por m(ritos propios% &a que decenas de se#uidores
sol"entarían sus emprendimientos mesiánicos
=ue i#ualmente un poeta & un escritor radical% además de ma#o% dro#adicto
& bise,ual La prensa lo fusti#aría con acritud aplicándole epítetos tales
como .El hombre más mal"ado del mundo. & .La #ran bestia 777. Definió
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio
a su doctrina esot(rica .Dluminismo científico.% m(todo que% conforme
adujo% cuando de"iene utilizado e interpretado adecuadamente% sintetiza la
sabiduría humana suprema Los mensajes crípticos de sus teorías resultaron
difundidos por conducto de la re"ista Che Equino, <El Equinocio<
Entre otras curiosidades% se cuenta que 0lesteir fue qui(n le su#irió al líder
$inston Churchill el empleo del símbolo de la .8. de la "ictoria%
mediante la e,hibición de los dedos ma&or e índice de la mano derecha
Durante la Se#unda 5uerra 4undial se presentó ante la opinión p'blica
como un patriota in#l(s% & apo&ó a los soldados en lucha remiti(ndoles
panfletos con inflamados poemas & penta#ramas místicos que <de
conformidad pretendía< #arantizaban el triunfo b(lico de las fuerzas
armadas aliadas
Lo#ró comandar la anti#ua asociación herm(tica 5olden DaKn% no sin
antes chocar contra miembros prominentes de la misma !or ejemplo% con
el literato $illiam !utler 5ears% & con '.L. Mac Gregor Matthers En
dicha entidad 1roKle& principió a ejercitar ceremoniales e,óticos%
inspirándose en las instrucciones de un remoto manuscrito del si#lo U8
conocido por el nombre de .El libro de la ma#ia sa#rada de 4erlín el
4a#o.
Lo radiaron de esa secta por causa de sus actitudes rebeldes &
contestatarias% pero pronto fundaría la 0strum 0r#entum Cambi(n actuó
con sin#ular brillo dentro de la renombrada orden ocultista OCO @Ordo
Cemplis OrientalisB% sociedad másónica rosacruz para la cual redactó los
te,tos de una misa #nóstica
03os más tarde% se retiró a Escocia donde instaló una ma#nífica mansión
emplazada a las orillas de la#o 2ees% a la cual bautizó- .!alacio de
>oles:ine. Obser"aba la manía de cambiarse de alias &% entre los muchos
que utilizó al cabo de su luen#a "ida% se cuentan los de 1onde 8ladimir
S"areff% 4aster Cerrino% !ríncipe 1hio# Pim% >aphomet% & Lord >oles:ine
En el correr de su estadía en 2orteam(rica% una "ez concluida la !rimera
5uerra 4undial% estrechó relaciones con personas de "ariopinta opción
se,ual para <se#'n ale#ara< reforzar así el alcance & poderío de sus
ceremonias #nósticas En este país conoció a su se#unda esposa% Leah
1irsing% a quien calificó herm(ticamente .4ujer Escarlata.% & la cual contó
con la !aronesa 2ittoria Cremers como su primordial asistente
Hesidiendo en Dtalia fundó la llamada 0badía Chelema% en la ciudad de
1efal'% Sicilia 0llí se dedicó a or#anizar a un reducido #rupo de de"otos
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio
con los cuales consumaba or#ías se,uales en pos de potenciar la eficacia de
sus rituales má#icos El r(#imen fascista de !enito Mussolini lo e,pusó de
esa nación% tras el escándalo desatado a raíz de la muerte de un adepto a la
orden% debida a into,icación por in#esta de estupefacientes 0parte de ese
trá#ico hecho% las autoridades itálicas lo consideraron un espía británico &%
pese a que dicha acusación era falsa% el propio 1roKle& se encar#ó de
propalarla con el objeto de auto promocionarse
/a había despertado% debido a sus actitudes e,c(ntricas% la atención p'blica
desde tiempo atrás !or caso% en el transcurso del a3o 1+F1 se encontraba
residiendo en 4(,ico cuando se enteró del fallecimiento de la Heina
8ictoria 0cto se#uido% delante de testi#os% se puso a bailar una pretendida
danza ceremonial azteca% al tiempo que e,clamaba jubiloso que por fin
"endría la era de la luz / es que% conteste con la opinión de este seudo
profeta% la anciana monarca representaba el símbolo del más arcaico
oscurantismo & de la má,ima intolerancia política% social & reli#iosa En
aquel país centroamericano% asimismo% afirmó haber descubierto &
perfeccionado un sistema centrado en fórmulas alquímicas que le permitía
"ol"erse in"isible
!oco despu(s% a"anzando el a3o 1+FI% sacó a publicidad el primi#enio de
sus ensa&os de lar#o aliento% a saber- .El libro de la Le&.% cu&o principio
crucial consistía en .Jaz lo que quieras.% de consuno con el cual no e,iste
otra le& por encima de la "oluntad indi"idual 0 tra"(s de ese trabajo
literario desarrolló una intensa apolo#ía a la libertad se,ual% así como al
consumo sin trabas de las dro#as% los alucinó#enos% & al ejercicio de las
prácticas má#icas Codo ello se relaciona con lo que dio en llamarse
.1ultura Chel(mica.$ manifestación social que% de hecho% confi#uró un
adelanto temporal al mo"imiento hippie operante en Estados 6nidos por la
d(cada sesenta de la pasada centuria
!ara las sociedades demoníacas la obra & el ejemplo proporcionado por este
#ran adepto conformó una fuerte influencia de la cual daría cuenta% a3os
más adelante% la fundación de la denominada .D#lesia de Satán.% a car#o de
Anton Lavey% en 1alifornia% la que lo tu"o por uno de sus más fecundos
mentores
El e,tra"a#ante iluminado murió en plena ruina económica durante el
decurso del a3o 1+I7 en una casa de hu(spedes situada en la localidad de
Jastin#% condado de Susse,% 5ran >reta3a% a consecuencia del
a#ra"amiento de una enfermedad asmática crónica De acuerdo comentó la
enfermera que lo atendiese en sus instantes postreros% sus 'ltimas palabras
fueron- .0 "eces me odio a mí mismo.
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio
0leister 1roKle& contaba con sólo trece a3os en 1888% pero &a desde
entonces los crímenes del Este de Londres comenzaron a obsesionarlo
6na "ez adulto se sumó al estudio de aquel irresuelto caso criminal !ero%
tal como cabe ima#inar% lo hizo con su particularísisma impronta L1uál fue
el candidato postulado por el psíquico para el car#o de haber sido el asesino
de 9hitechapelM 6na mujer 2ada menos que la tambi(n mística 1elena
+etrona !lavatsky; más recordada para la historia como #adame
4la"ats6$2 escritora% ocultista & teosofa rusa que fuese una de las
fundadoras de la Sociedad Ceosófica

La ocultista & sospechosa 4adame >la"ats:&
La 'nica base para tan infundada atribución estriba en que está comprobado
que la teosofa residía en Dn#laterra desde 188* En el a3o de los asesinatos
del East End fundó la rama esot(rica de la Sociedad Ceosófica Cambi(n
publicó el libro NLa doctrina secreta?% que "enía preparando desde "arios
a3os atrás% & que se considera una de las obras más representati"as en la
materia Su salud era &a delicada & falleció tres a3os más tarde en 18+1
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio

8DB ¿+70,IA 4NA M4"), 1A!), 'I07 "AC(
)L 0)',I+A07,?

Elizabeth 9illiams
)li&a3eth <Lizzie< $illiams% esposa del afamado m(dico #al(s de la casa
real británica "ohn $illiams% es la 'ltima candidata presentada para ocupar
la esqui"a identidad de Jac6 the ;ipper en su "ersión femenina 0sí se
sostiene en una obra aparecida en el a3o )F1) donde% con pere#rinos
ar#umentos% se la postula como asesina de las prostitutas mutiladas durante
el oto3o europeo de 1888
Se pretende que Li''ie disponía de al#unos esenciales conocimientos de
anatomía & disección #racias a ser cón&u#e de un connotado cirujano% & que
sus mó"iles para asesinar & amputar fincaban en el cerril odio que sentía
hacia las meretrices% porque (stas podían concebir hijos mientras que ella
era inf(rtil 0simismo% se su#iere que la "íctima Mary "ane (elly era
amante de su esposo% etc% etc
8ale decir% todas las ale#aciones utilizadas a fin de fundar la
responsabilidad de esta se3ora carecen de cualquier base% de"ienen
disparatadas% & en "erdad cuesta creer que la formulación hubiera circulado
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio
con tanta insistencia en la prensa & a tra"(s de internet% a despecho de
tratarse de una hipótesis tan absurda
Debe subra&arse% no obstante% que no resulta no"edoso culpar a una mujer
de haber sido el "ictimario serial desi#nado "Jac6 el 7estripador. Estas
conjeturas siempre han sido estrafalarias% & en este caso la proposición no
se "ol"ió diferente de otras anti#uas nominaciones que tambi(n fueron
ridículas
8iendo la foto#rafía de la cón&u#e del #aleno ;ohn 9illiam% & ad"irtiendo
su frá#il constitución% bastaría con ello para descartarla cómo plausible
homicida !ues si al#o caracterizó al brutal matador en cuestión es que
debía tratarse de una persona que #ozaba de notable "italidad & #ran
enjundia muscular
1abe recordar que% precisamente% el tema de la fortaleza física desple#ada
por quien perpetró los ataques conformó uno de los d(biles ar#umentos
aducidos a fin de culpar <a3os despu(s de su ejecución< a una jo"en
británica contemporánea a los crímenes del Hipper% llamada Mary )leanor
+earcey.

4ar& Eleanor !earce&
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio
Esta mu& peli#rosa f(mina consumó sus homicidios en el a3o 18+F%
lle"ando a t(rmino el despiadado acuchillamiento de la esposa & de la hija
del hombre que por entonces era su amante El )E de diciembre de aquel
a3o% 4rs !earce&% contando a la sazón con sólo "einticuatro a3os% subiría
al cadalso de la prisión de 2eK#ate e,piando la culpa impuesta por sus
"iolentos crímenes Las foto#rafías que de ella se conser"an la retratan
como una chica del#ada% de rostro poco a#raciado & hombruno% en el cual
resalta una amplia & prominente dentadura
Se lle"ó a la tumba "arios secretos Entre (stos% el moti"o que la impulsó a
realizar un críptico mensaje que% en periódicos de 4adrid% Espa3a% su
abo#ado hiciera publicar en cumplimiento de la 'ltima "oluntad
manifestada por su defendida El te,to de dicho comunicado
mentaba- "0ara #.%.C.0 +ltimo pensamiento de #.%.W. No te he
traicionado".
Esta e,tra3a acción de la condenada a muerte se interpretó como un a"iso
dejado a un cómplice% haci(ndole saber que <pese a las presiones recibidas<
mantu"o la boca cerrada% & no delató ante la policía la participación de
aqu(l en los asesinatos que la en"iaron a la horca
2unca se acusó formalmente durante su proceso penal a 4ar& Eleanor
!earce&% la matadora de la (poca "ictoriana% de haber sido la
pretensa criminal destripadora Su postulación para tan oscuro car#o
e,clusi"amente se debió a especulaciones ulteriores a su trá#ico deceso
4u& escasos puntos en com'n #uardaba la personalidad de aquella
malo#rada jo"en con las características personales% & con el modus
operandi ultimador% que cabría atribuirle a la ficticia Jill the ;ipper. Entre
otras razones% la asesina a la cual "enimos refiriendo no era una obstetra% ni
mantenía "inculación con la profesión m(dica Sus delitos estu"ieron%
puntual & claramente% inspirados en los celos% & en el cie#o anhelo de
quedarse con el amante de su "íctima% eliminando de paso a la hija de
aquella para no dejar potenciales testi#os con "ida
Dicho ras#o la coloca dentro del elenco de "ictimarios denominados "spree
6illers" <homicidas itinerantes u ocasionales<$ cate#oría di"ersa a la de los
asesinos seriales a la cual% sin la menor "acilación% pertenecía el metódico
ultimador de mujeres que operó en el distrito de 9hitechapel
0l ser consultado con respecto a su opinión de qui(n podría ser el asesino%
Arthur Conan 0oyle% el inmortal creador de Sherloc: Jolmes% e,presó
creer que una mujer podía ser la causante de las muertes
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio

0rthur 1onan Do&le
Can sólo una mujer representaría la solución apropiada para una sumatoria
de pre#untas que se formularon las desconcertadas autoridades policiales
de entonces% tales como-
LTu( clase de persona habría podido deambular sola% sin despertar
sospechas en las sórdidas noches del este de Londres% cuando se lle"aron a
cabo los crímenesM LTu( indi"iduo podía haber transitado aquellas
callejuelas con las ropas manchadas de san#re &% aun así% haber pasado
inad"ertidoM LTui(n poseía conocimientos m(dicos% de entidad tal% para
haber infli#ido las e,tensas mutilaciones apreciables en los cadá"eresM
LTu( sujeto iría a disponer de una sólida coartada% en el caso de ser "isto
junto a las futuras difuntasM
La postulante perfecta a fin de llenar esos requerimientos <además de
tratarse de una f(mina< debía ejercer la profesión de partera o% cuando
menos% dedicarse al más modesto oficio de comadrona !robablemente%
de"enía conocida por las "íctimas al haberle practicado abortos a al#unas
de aquellas% o bien a otras compa3eras de oficio con las cuales mantenían
trato
Esta circunstancia e,plicaría la actitud despre"enida adoptada por (stas en
los instantes precedentes al fatal ataque% a pesar de que debían estar
alertadas de que un sádico acechaba a la caza de meretrices La criminal en
cuestión debía poseer la fuerza muscular suficiente para someter a sus
a#redidas dejándolas indefensas% mediante una en(r#ica maniobra de
estran#ulamiento
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio
0l tratarse de una partera% era dable ima#inarla haciendo #ala de la destreza
& pericia imprescindibles para inferir las mutilaciones a los cadá"eres de
aquellas desafortunadas Las disecciones ejercitadas en los cuerpos daban
la impresión de haber sido ocasionadas por una mano que dominaba
rudimentos sobre anatomía humana$ e,tremo compatible con la sapiencia
que correspondía a#uardar en una obstetra
En fa"or de la hipótesis de una partera o comadrona asesina milita la
creencia #eneralizada de que el a#resor forzosamente tenía que ser un
hombre$ razón por la cual una f(mina podía andar libremente por los
barrios bajos londinenses sin despertar nin#'n resquemor
0 lo sumo% cabía esperar de una se3ora deambulando sola de noche por tan
peli#rosos arrabales que la des#racia le reca&era% & terminara con"ertida en
una nue"a presa humana de aquel maníaco !ero a nadie jamás se le iría a
ocurrir que% en realidad% la ejecutora de las prostitutas era ella
Está acreditado que Jac6 el 7estripador no "iolaba a sus "íctimas Las
autopsias son conclu&entes en que no se hallaron fluidos seminales% lo cual
indujo a presumir que el "ictimario podría ser un "arón impotente !ero%
claro está% no se iría a postular <pues de"enía inima#inable< la solución que
más ob"iamente e,plicaba la ausencia de acti"idad se,ual sobre las
e,tintas
/ tal respuesta% ante la carencia de muestras de semen% era que no podía de
modo al#uno haberlo% en tanto el "erdu#o no era <por más increíble que
pareciera< un hombre% sino una mujerCal resulta% en esencia% la teoría de
.Jill the ;ipper.
Desde el mundo de la ficción% se propuso a "arias asesinas para el papel de
haber sido el psicópata del East End 6no de los libros más destacados se
editó en 1+E+% & tu"o por autor al periodista australiano $illiam 'te*art
Su título fue- "Jac6 el 7estripador: =na nue"a teora"
En la trama de esa obra% la culpable resultaba una partera poseedora de
tremenda potencia física Esta comadrona era mu& torpe en la práctica de
su oficio% & sus inter"enciones solían concluir trá#icamente con el óbito de
sus pacientes !ara cubrir las huellas de sus errores letales% la obstetra
comenzó a mutilar los cuerpos sin "ida% fin#iendo que se trataba de los
bestiales homicidios cometidos por un loco La prensa% en su afán de
"ender periódicos% fabricó el mito de "Jac6 el 7estripador"% lo cual fue
apro"echado por la responsable <quien se#uía matando in"oluntariamente a
sucesi"as clientas< a fin de des"iar de sí las sospechas & la in"esti#ación
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio
policial
Dos a3os antes <en 1+E*< se había publicado el libro de )#*in#
$oo#hall- "Cuando en Londres camina&a el terror" 0quí una ficticia
modista rusa @7lga chkerso// B% de sobrehumana fortaleza% era qui(n en
las brumosas noches se "estía de hombre & salía a asesinar
/ es que Ol#a estaba furiosa con las rameras por haber inducido en el "iejo
oficio a su inocente hermana menor% que murió de septicemia tras un aborto
mal practicado 4ar& ;ane Pell&% atento a esta "ersión% fue la inductora que
#uió por el mal sendero a la hermana de la modista Ello pro"ocó que la
desquiciada "en#adora desfi#urase con ma&or sa3a el cuerpo de aquella
des"enturada
Ciempo más tarde% en notas editadas por a#osto de 1+*) en el
periódico Ahe 5un% el e, policía Arthur !utler insistió con la teoría de
9illiam SteKart aportando ma&ores presuntos datos Se#'n >utler% la
innominada partera contaba con un cómplice masculino que fue el
encar#ado de consumar los homicidios De acuerdo con esta proposición%
además de mediar errores aborti"os que determinaron los fallecimientos% al
menos dos de las presas humanas perecieron a raíz del encarnizamiento de
ese compinche
Se pretendió que )mma )li&a3eth 'mith chantajeaba a la partera%
amenazándola con denunciarla a las autoridades si no le pa#aba una #ruesa
suma de dinero a cambio de su silencio Las prácticas aborti"as eran
casti#adas se"eramente en la le#islación in#lesa% & la desesperación por
e"itar una denuncia% que suponía muchos a3os de cárcel% indujo a la
amenazada obstetra a fra#uar la muerte de la chantajista Su ami#o la
remató% lue#o de que entre ambos la apalearan con ferocidad Le infli#ieron
a la "íctima terribles heridas <por las cuales fue internada el lunes E de abril
de 1888 en el hospital de 9hitechapel< pro"ocándole una a#onía que al día
si#uiente la lle"ó a la tumba
D#ual des#racia reca&ó el * de a#osto de ese a3o sobre Martha a3ram%
quien resultó ultimada mediante m'ltiples cuchilladas por el san#uinario
secuaz de la obstetra La razón ar#Vida aquí fue que 4artha condujo a una
jo"en compa3era de oficio% de nombre Hossie% para que se le ejercitase un
aborto La chica feneció presa de la torpeza ejecuti"a de la comadrona
1omo Cabram los importunaba% con sus insistentes pre#untas acerca del
paradero de su ami#a% decidieron silenciarla
Estos homicidios se consideraron labor de un criminal demente & sal"aje
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio
El "Asesino de Whitechapel"2 al cual más adelante se bautizaría "Jac6 el
7estripador. cuando una retahíla de errores aborti"os precipitó el fin de las
"ictimas canónicas% desde Mary Ann Nichols hasta 4ar& ;ane Pell& Las
amputaciones post m.rtem infli#idas a los or#anismos tu"ieron por
finalidad hacer creer que aquellos óbitos% fruto de fallidos abortos%
de"enían la abominable faena de un ejecutor de prostitutas
En fin- tal cual cabe ad"ertir tras este repaso% las muestras de fantasía
literaria donde se endil#ó a mujeres haber sido Jac6 the ;ipper han
recorrido un azaroso camino% & no parecería que el libro en donde se
responsabiliza a la esposa del m(dico ;ohn 9illiams termine siendo la
'ltima perla de este lar#o collar


Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio
8DDB M)0IC7' 67,)N')' )N LA 1I'7,IA 0)
"AC( 1) ,I++),
Desde el comienzo fueron moti"o de encendida pol(mica% & de arduo
dilema% los e"entuales conocimientos de anatomía que pudiera ostentar el
criminal que durante el oto3o de 1888 se encarnizara con las prostitutas del
East End londinense
6n pu3ado de m(dicos forenses participaron en las autopsias & en la
elaboración de los reportes de las muertes atribuidas a aquel homicida
serial Destaca entre todos esos profesionales el 0r. George !agster
+hillips% cirujano de la !olicía 4etropolitana Hesultó ló#ico que este
#aleno apareciera en forma preponderante% en tanto la ma&oría de los óbitos
acaecieron dentro de la jurisdicción asi#nada a la !olicía de la 4etro para
la cual re"istaba

>oceto del Dr 5eor#e >a#ter !hillips
La e,cepción la conformó el homicidio perpetrado contra 1atherine
EddoKes% a primeras horas de la madru#ada del EF de septiembre de 1888
en la plaza 4itre% pues ese crimen ca&ó bajo la competencia de la !olicía
de la 1it& de Londres Debido a esta circunstancia jurídica% el forense
encar#ado de ejercitar aquella necropsia de"ino el cirujano oficial de la
!olicía de dicha urbe- 0r. 6re#erick Gor#on !ro*n
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio

Dr =rederic: 5ordon >roKn
Le cupo una inter"ención subra&able% asimismo% al m=#ico homas !on#
Este profesional se encar#ó% junto al aludido Dr!hillips% de redactar el
informe de la autopsia practicada al destrozado cuerpo de 4ar& ;ane Pell&
!ero lo más llamati"o fue que presentó% a solicitud de Scotland /ard% un
reporte criminoló#ico sobre la plausible personalidad del matador m'ltiple
8isto así% este cirujano fue un pionero de los modernos estudios de
perfilación criminal que efect'an el =>D & otras instituciones policiales &%
por ende% precedió a emblemáticos e,pertos en materia de perfilación de
homicidas de la talla de 0avi# Canter & ,o3ert (. ,essler% por ejemplo
Cambi(n se lo recuerda por su creencia de que aquel "ictimario serial no
podría haber sido un m(dico% en tanto no acreditó siquiera los rudimentos
de disección que cabría a#uardar en un carnicero o en un matarife% dado el
alto #rado de desorden que e,hibían las heridas infli#idas a los cadá"eres

Dr Chomas >ond
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio
De acuerdo con este facultati"o% los homicidios que ulteriormente darían en
denominarse .canónicos. fueron todos facturados por el mismo a#resor% el
cual no había dado cuenta de una especial sapiencia t(cnica a la hora de
acometer las mutilaciones 2o se habría tratado de un cirujano% ni de un
sujeto "inculado a la profesión m(dica El moti"o de los asesinatos
consideró que radicaba en un desenfrenado apetito se,ual% pese a que las
autopsias practicadas a las "íctimas descartaban la presencia de fluidos
seminales Cal "ez era impotente o sufría dificultades para acceder al coito
de manera normal
0 partir de datos recabados en la escena de los crímenes% & del análisis de
los cadá"eres% el forense se animó <cosa insólita para aquella (poca< a
plantear su parecer sobre cuál podría ser la personalidad del matador 0
(ste lo ima#inó como un indi"iduo de mediana edad% costumbres sobrias &
temperamento sose#ado% de quien sus "ecinos jamás sospecharían nada
malo Debía disponer considerables in#resos económicos & un trabajo
estable que lo inhibía de emprender sus asaltos en los días hábiles% lo cual
justificaba que (stos siempre tu"iesen cabida los fines de semana
De modo pues que en los balbuceos en pos de elaborar un esquema
psicoló#ico sobre este tan e,traordinario homicida% se lo conceptuaba un
delincuente de índole se,ual% detentador de una doble personalidad al más
puro estilo de Dr ;e:&ll & 4r J&de
D#ualmente le correspondió un papel de inter(s en la historia de ;ac: el
Destripador al 0r. homas 7pensha* Este presti#ioso patólo#o dio su
parecer tras e,aminar el trozo de ri3ón que arribó por correo dentro de una
caja de cartón diri#ida al !residente del 1ómit( de 8i#ilancia de
9hitechapel el 17 de octubre de 1888 Dicho cirujano ratificó la naturaleza
humana de aquel ór#ano% así como el hecho de que pertenecía a una mujer
de cuarenta a cuarenta & cinco a3os de edad aquejada% en un estadio
a"anzado% por una enfermedad típica en los alcohólicos
Sin embar#o% pre#untado si aquella "íscera casaba con la de Pate EddoKes
@a quien dos semanas atrás el asesino le e,tirpase su ri3ón izquierdoB el
especialista se mostró dubitati"o% & dejó entre"er que el ór#ano no
pertenecía a dicha occisa% sino que podría haberle sido e,traído a un
cadá"er dispuesto para la disección En suma- OpenshaK admitió que tal
"ez el truculento obsequio sólo conformase una broma #astada por un
estudiante de medicina a costa del entonces mediático George Akin Lusk%
que presidía el #rupo de perse#uidores ci"iles del matador londinense
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio

Dr Chomas OpenshaK
Otro perfilador contemporáneo a las mutilaciones "ictorianas fue el #octor
Lyttleton 'te*art 6or3es $inslo*% un reputado neurólo#o o .alienista.
<e,presión mediante la cual se desi#naba en la era eduardiana a tales
profesionales de la medicina<% el cual propu#nó la hipótesis de que la luna
oficiaba de causa motriz en la masacre desatada
Este facultati"o era un especialista en afecciones mentales procedente de
una anti#ua prosapia de #alenos Las matanzas del Hipper lo perturbaron en
#rado sumo &% una "ez puesto a refle,ionar en la manera de resol"er el
eni#ma% se forjó una rápida idea de cuál podría ser la más "erosímil
personalidad de aquel sal"aje Definió al ejecutor como un desorientado
con do#máticas creencias reli#iosas% persuadido de estar llamado a cumplir
en la tierra un destino aniquilador desi#nado por Dios



Dr L&tletton =orbes 9insloK
LTue mo"ía a ;ac: el Destripador a actuarM LTuizás lo imbuía una
alteración psiquiátrica fundada en reli#iosidad enfermiza% o la influencia de
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio
fuerzas naturales a'n más irrefrenablesM !ara contestar a tales interro#antes
el Dr =orbes 9insloK desarrolló la hipótesis de la influencia lunar como
e,plicación de aquellas insensatas tropelías
0 juicio del emprendedor facultati"o% el perpetrador padecía una manía
san#uinaria incurable & se trataba% por tal razón% de un desquiciado con
int(r"alos l'cidos que a'n no había sido desenmascarado% & que continuaba
ocupando un lu#ar en la sociedad Cales dotes de camaleón le permitían
sorprender inermes a sus "íctimas% "ali(ndose de esa apariencia de
normalidad que era capaz de fin#ir
El alienista planteó una conjetura que desi#nó .teoría de la locura lunar.
En ella trazó un contorno psicoló#ico del escurridizo delincuente%
caracterizándolo como un criminal monomaníaco embar#ado por
fundamentalismos reli#iosos e,tremos% & persuadido de tener un destino
ineludible para cumplir en este planeta Si#uiendo sus des"iadas creencias
este sujeto habría ele#ido a los componentes de cierto #rupo social <en este
caso meretrices< para descar#ar allí su implacable "en#anza
0l comienzo el forense se puso en contacto con las fuerzas del orden 03os
más tarde% proporcionó a un rotati"o una e,tensa entre"ista sobre el tópico
=inalmente% resumiría sus pensamientos acerca del misterio del Destripador
en un libro autobio#ráfico editado en 1+1F El autor pretendía que si el
cuerpo policial se#uía fielmente sus instrucciones estarían en condiciones
de arrestar al responsable en un t(rmino inferior a las dos semanas
Su inicial consejo fincó en que debía colocarse por el territorio in#l(s% & en
especial en el área aleda3a a los crímenes% a un #rupo de a#entes
disfrazados de mujeres% portando armas adecuadas bajo sus "estimentas
femeninas De acuerdo e,plicaba% los #uardias de los manicomios eran los
candidatos más idóneos para conducir a buen puerto esa arris#ada misión%
merced a su conocimento sobre la forma en que funcionan los cerebros
enfermos
Otra su#erencia que suministró a Scotland /ard radicó en que debían
ponerse en comunicación con los hospitales psiquiátricos &% lue#o%
confeccionar una pormenorizada lista que abarcase a los internos que
hubieran escapado en fecha reciente$ o a los cuales se hubiese dado de alta
por haber mejorado @en aparienciaB su estado mental
El primer acusado por el Dr 9insloK fue un comerciante que se afincaba
en la pensión de un casero ami#o su&o% quien le informó sobre la
personalidad e,tra3a de aquel inquilino
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio
El ne#ociante solía abandonar por las noches la "i"ienda alquilada% &
desaparecía durante lapsos prolon#ados% coincidentes con los homicidios
Dncluso% en una de tales ausencias% la sir"ienta de la casa de hu(spedes
encontró su cama manchada de san#re Ese indi"iduo odiaba a las busconas
& se dedicaba% en sus momentos libres% a escribir octa"illas llenas de rencor
calificando a estas mujeres .fuentes de infección . & .emisarias del
mali#no.
Este presunto asesino misionero% al parecer% insistía que estas descarriadas
eran la peor clase de arpía$ & merecían morir a manos de un anónimo
justiciero Las definía como Nescuálidas bebedoras de #inebra? que
entre#aban su cuerpo cual Nimpura mercancía por las calles?% mientras
conducían a sus clientes a los reco"ecos donde les daban el sucio ser"icio%
a cambio de saciar su sed alcohólica Estaría justificado que el "en#ador
fin#iese ser un cliente más% & que portase consi#o el fatal cuchillo presto a
ser blandido cuando la des"er#onzada se embria#aba en esos callejones
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio
!rostituta bebiendo alcohol frente a un cliente pre"io a brindar el ser"icio carnal
Cu"ieran o no asidero los recelos contra ese arrendatario de mórbida
reli#iosidad% lo cierto fue la denuncia del #aleno requiriendo la detención
de aquel hombre no halló eco en las autoridades !ero% pese a todo% el
inspector 0onal# '*anson elaboró un dossier interno dando cuenta de
que había interro#ado al sospechoso su#erido% & que se lo dejó libre por
entender que nada más se trataba de un .e,tra"a#ante inofensi"o.
1omo la policía no le hacía caso% =orbes 9insloK apeló a la prensa En
declaraciones para el periódico Che 2eK /or: Cimes% en 2ue"a /or:%
Estados 6nidos @brindadas el 1 de setiembre de 18+A% durante su asistencia
al con#reso m(dico le#al de a#osto a setiembre de aquel a3oB cambió de
candidato 0hora pretendió que ;ac: el Destripador era un estudiante de
medicina pro"eniente de una respetable familia El sospechosos% conforme
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio
adujo% era de comple,ión del#ada% tez pálida% cabellos claros% ojos azules%
su e,terior lucía irreprochable & estudiaba intensamente
El m(dico in"esti#ador e,plicó que el endeble raciocinio de ese jo"en se
fue derrumbando hasta quedarle como 'nico sost(n su fanatismo reli#ioso%
& que asistía puntualmente a los oficios matinales de la catedral San !ablo
Su fer"or místico lo había lle"ado a ensa3arse con las mujeres de la calle% a
quienes buscaba e,terminar obedeciendo a un pro#rama de moralización &
de saneamiento social autoimpuesto
1omo% más allá de estas "a#as descripciones% aquí no se aportaba la
identidad de la persona sindicada% por cierto que no se arrestó a nadie
Empero% aun cuando la persecusión emprendida resultó infructuosa% el celo
& el empe3o desple#ados re"istieron% i#ualmente% inne#able "alor
/ ello% porque este profesional fue de los primeros en dia#ramar el perfil
psicoló#ico de un homicida en serie Sus ideas #uardan contacto con las
que emplean los .perfiladores. en la actualidad De hecho% el alienista
su#irió para la identidad de ;ac: the Hipper la fi#ura de un culpable que
mezclaba ras#os de los .asesinos misioneros . con facetas de los .asesinos
"isionarios. En tal sentido% cabe afirmar con propiedad que el Dr
L&tletton =orbes 9insloK constitu&ó un precursor
Cales cate#orías de ultimadores secuenciales reci(n de"enieron acu3adas &
perfeccionadas por la criminolo#ía transcurridas "arias decadas desde esa
a3eja matanza La descripción planteada re"eló puntos en com'n con
clasificaciones mu& ulteriormente dise3adas para los tipos o perfiles de los
asesinos seriales
4ás de cien a3os transcurrieron desde aquellas primiti"as formulaciones de
los doctores Chomas >ond & =orbes 9insloK 4odernos estudios en la
confección de perfiles psicoló#icos sobre la identidad & personalidad de
quien podría haber sido aquel culpable determinaron que% en no"iembre de
)FF7% un #rupo de e,pertos reconstru&eran la fisonomía del mítico
finquitador secuencial "ictoriano 0 tal fin% se basaron en los testimonios
que estimaron más fiables 0sí constru&eron una ima#en robot de cómo
habría lucido la faz del taimado personaje% recreando su plausible
apariencia física
Laura ,ichar#% jefa del comando de 1rímenes 8iolentos de Scotland
/ard fue la responsable de coordinar a un selecto equipo que inclu&ó a
patólo#os% historiadores & peritos en la elaboración de análisis criminales
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio
La e"idencia recopilada los indujo a proponer que el responsable contaba
con una edad de entre "einticinco & treinta a3os% medía entre un metro
sesenta & cinco & un metro setenta% #ozaba de comple,ión robusta% portaba
poblado bi#ote ne#ro% lucía cejas espesas% & ostentaba una cara an#ulosa
con acentuados pómulos
Su e,terior sería prolijo & en su entorno social dejaba la impresión de ser
un indi"iduo perfectamente cuerdo$ aunque era capaz de alcanzar cotas de
"iolencia e,plosi"a Estimaron que debía residir en la re#ión donde
sucedieron las fechorías% & que se trataría de un ocupante de los atestados
edificios situados en los alrededores de las calles Dorset & =loKer and
Dean
El dibujo robot dio la "uelta al mundo inclu&endo los citados ras#os
faciales &% en su conjunto% la sensación que pro"oca es que no se trataba de
un in#l(s$ & ni siquiera de un an#losajón !or cierto que no se parece en
nada al clásico rostro británico% sino que el retrato refleja los ras#os de un
e,tranjero La de uno de los tantos inmi#rantes rusos% polacos o judíos que%
durante las postrimerías del si#lo UDU% polulaban por los barrios bajos de
5ran >reta3a


Hetrato robot con la posible fisonomía del asesino

8ol"iendo este relato a la (poca contemporanea a los crímenes% cabe
recordar que los profesionales de la medicina la pasaron mal por entonces
!resionados por los jueces en las encuestas judiciales donde debían aportar
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio
su testimonio% & acosados por los periodistas% estos m(dicos se defendieron
como pudieron
1on e,cepción del Dr >ond% los facultati"os dieron a entender que el feroz
maníaco disponía de al#'n #rado de conocimiento anatómico 0unque no
lo afirmaron rotundamente% tras sus palabras se trasuntaba la idea de que el
perpetrador era un cole#a m(dico% o un estudiante de ciru#ía mu& dili#ente
Cambi(n% en 'ltima instancia% podría tratarse de un carnicero o matarife
particularmente rápido & habilidoso a la hora de empu3ar el cuchillo
Dado que @sal"o Chomas >ondB todos los forenses inter"inientes en las
autopsias de las "íctimas del oto3o san#riento @doctores 5eor#e >a#ster
!hillips% =rederic: 5ordon >roKn% Cecil 'aun#ers & $illiam 'e:ueiraB
ponderaron que el atroz ultimador poseía conocimientos de anatomía &
destreza para diseccionar% esas opiniones fecundaron la creencia de que un
cirujano desequilibrado había desatado aquel caos "esánico
Cales pareceres no tardarían en ser apro"echados por los escritores El
inicial libro que es#rimió la teoría del .m(dico asesino. data de 1+)+% & fue
fruto del in#enio creati"o del periodista australiano Leonar# Matters%
#estor de una obra que llamó- .Che mister& of ;ac: the Hipper.
En aquella trama se aludía a un ficticio m(dico% a quien se desi#nó .Doctor
Stanle&.$ lo cual de hecho era una manera de llamarlo .Doctor ,.% pues el
relator aclaraba que ese no constituía su "erdadero apellido Se pretendía
que el Doctor Stanle& perdió la razón% cuando su 'nico hijo murió por
culpa de una infección de sífilis contraída tras un apasionado encuentro
carnal con 4ar& ;ane Pell&
El dolor tranformaría al respetable #aleno en un desquiciado sádico que
despu(s de arrasar con la causante del drama de su "ásta#o &% de paso% con
otras mujeres de i#ual oficio% hu&ó rumbo a la Hep'blica 0r#entina 0llí
instaló prósperos ne#ocios hasta <entrada &a la d(cada de mil no"ecientos
"einte< concluir sus días internado en un hospital de >uenos 0ires aquejado
por un cáncer terminal
!oco antes de e,pirar% con"ocó a su lecho de muerte a un e, discípulo con
el cual descar#ó su conciencia confesándole haber sido el terrible ;ac: the
Hipper
0ndando el tiempo% otros m(dicos <estos sí de carne & hueso< de"inieron
acusados de haber sido el "erdu#o de rameras "ictoriano El más c(lebre de
ellos fue el doctor 9illiam 9ithe& 5ull% al cual Stephen Pni#th en su libro
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio
de 1+*7 .;ac: the Hipper- Che =inal Solution. tildó de fun#ir como
ejecutor en una banda de masones% que perpetraron los desa#uisados Gde
acuerdo allí se ar#u&e< a fin de que las "íctimas de ;ac: fracasaran en un
supuesto chantaje contra la 1orona británica
El tiempo a"anzó a'n más% & no disminu&ó la atracción que irradiaban los
profesionales de la medicina como culpables plausibles El 'ltimo de los
nominados al efecto resultó acusado por un descendiente su&o
ony $illiams% en su libro de )FFA .6ncle ;ac:. @Cío ;ac:B% propuso que
su bisabuelo% el #octor "ohn $illiams constitu&ó aquel infame homicida
secuencial Este cirujano trabajaba% al momento de los asesinatos% en el
Jospital de Londres% emplazado en 9hitechapel Dncluso se pretende que
habría tratado por sus afecciones "enereas a "arias de las "íctimas% mientras
hacía #uardia en la enfermería del hospicio
De lo que sí no caben dudas es que se trató de una fi#ura prominente% pues
lo#ró el ele"ado título de .Sir. & ostentó el car#o de cirujano de la 1asa
Heal in#lesa% lle#ando a ser ami#o personal de la ,eina 2ictoria.

Dr ;ohn 9illiams-
sindicado de ser ;ac: el Destripador


El descendiente afirmó que el arma utilizada por el sádico facultati"o
consistió en un bisturí de su pertenencia que se halla #uardado% a #uisa de
reliquia% en la >iblioteca 2acional de 5ales% de la cual este flamante
candidato a destripador fuera uno de sus fundadores
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio
8DDDB ¿4N A')'IN7 C7N'+I,A07,?
LA )7,IA M7NA,>4IC7?MA'7NICA
5 )L )NC4!,IMI)N7 +7LICIAL
La hipótesis de la denominada "conspiraci.n mon!rquico? mas.nica"%
propuesta a modo de solución del eni#ma de "ack el 0estripa#or% tu"o su
punto de má,ima di"ul#ación desde el a3o 1+*7 merced al libro del
escritor in#l(s 'tephen (nigth con "Jac6 the ;ipper. Ahe final solution".
0ntes de este pujante ensa&o &a se había postulado al pr8ncipe Al3ert
28ctor como candidato a ser un desquiciado destripador% que asesinaba a
las prostitutas en "en#anza por haber sufrido% a causa de (stas% un pretenso
conta#io "en(reo
0sí lo su#irió el m=#ico homas 'to*ell en un artículo difundido por la
re"ista Che 1riminolo#ist en no"iembre de 1+*F 0unque en aquella nota
no se nombraba directamente al príncipe @sino que el acusado era
desi#nado crípticamente como .4r S.B todos los indicios apuntaban al
nieto de la reina 8ictoria Lue#o de esta publicación% numerosas obras
literarias% e incluso cinemato#ráficas% tu"ieron al jo"en aristócrata
participando en el rol reser"ado al brutal "ictimario secuencial
2o obstante% "JA;. Ahe final solution" decantó esas ideas% & el príncipe
pasó a ser sólo la causa de la conjura% pero no el homicida mismo LEl
moti"oM haberse casado clandestinamente con una plebe&a que le daría una
hija% & constituir presunto objeti"o de chantaje a manos de las "íctimas de
;ac: el Destripador
LLos conjuradosM en calidad de autores intelectuales se sindicó a altos
car#os del #obierno% incluidos masones prominentes- 'ir Charles $arren%
;efe de !olicía de la 4etro @encubridorB% Lor# ,o3ert 'alis3ury% !rimer
4inistro @insti#adorB% Lor# ,an#olph Churchill @insti#ador & e"entual co<
ejecutorB% 0r. $illiam Gull @principal ejecutorB
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio

Lord Handolf 1hurchill
En cuanto al personaje histórico que% de acuerdo con estas formulaciones%
operó a #uisa de perpetrador primordial% cabe destacar que su nominación
e,perimentó un proceso paulatino% en cu&o curso pasó de encubridor del
criminal a ser reputado directo responsable de aquellos homicidios
m'ltiples
La candidatura del insi#ne m(dico imperial Sir 9illiam 9ithe& 5ull se "a
perfilando en libros del estilo de .9hitechapel Crazos Hojos. de Iain
'inclair @9hite 1happell% Scarlet Cracin#s% Londres% Dn#laterra% 1+8*B
!osteriormente el #aleno cumplirá i#ual rol en la estupenda no"ela
#ráfica .=rom Jell.% #uionada por Alan Moore & con dibujos de )##ie
Camp3ell @aunque el propio autor aclara que su "ersión de"iene sólo una
ficción% pues (l no cree seriamente que ese facultati"o fuese el asesino de
9hitechapelB
Sin embar#o% Sir 9illiam tendrá el dudoso honor de ser encarnado como
;ac: el Destripador en la homónima película .Desde el infierno. lle"ada al
cine bajo la dirección de los hermanos 1ugues en el a3o )FF1% donde el
papel de Dr 5ullW;ac: el Destripador resulta ma#istralmente interpretado
por el actor británico Ian 1olm.

Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio

Sir 9illiam 9hite& 5ull
/ no bastaron con las acusaciones @pretendidamente serias o
declaradamente no"eladasB contra el príncipe 0lbert 8íctor &Wo el Dr
9illiam 5ull% sino que la hipótesis de la conspiración monárquico
masónica si#uió #anando terreno La sa#a del emblemático des#arrador
"ictoriano cobró un intenso apo#eo mediático al cumplirse los cien a3os de
acaecida aquella masacre de postrimerías del si#lo UDU
6n papel "alioso en esta e,plosión le correspondió a una miniserie
británica de 1+88 <di"idida en dos episodios< sencillamente rotulada .;ac:
the Hipper. La misma tu"o por prota#onistas esenciales al e,imio
actor Michael Caine% dando "ida al inspector 6re#erick George
A33erline% & a su contraparte femenina "ane 'eymour% interpretando a
una ficticia reportera & caricaturista del periódico Star
La trama tele"isi"a <que reitera la desarrollada en otras películas% &
pro"iene de libros publicitados desde a3os anteriores< se caracteriza por
imputar la identidad del matador a un aristócrata$ en este caso% al m(dico
Sir 9illiam 9ithe& 5ull !ero el prominente criminal no act'a sólo% sino
que para concretar con (,ito su insana misión contará con el au,ilio de un
cochero cómplice llamado "ohn Charles Netley% de acuerdo se nos cuenta
en este #uión debido al esfuerzo mancomunado de 0avi# $ickes <quien
tambi(n opera de director< & de 0erek Marlo*e.
=rederic: 0bberline confi#ura en esta obra el policía icónico Será el adalid
del bien & deberá luchar contra la corrupción política que% al cabo% le
impedirá casti#ar debidamente al culpable / ello% pues la salida a luz de la
identidad del ultimador de rameras conformaría una tra#edia para el
#obierno & la monarquía de 5ran >reta3a 0l menos así se pretende en esta
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio
formulación% donde el perpetrador resulta un insi#ne #aleno de la 1asa Heal
in#lesa
La idea no de"iene no"edosa% & en la miniserie se e"ita culpar al otro #ran
nominado de san#re imperial- el príncipe 0lbert 8íctor Campoco se hace
caudal aquí de la teoría de la conspiración monárquico masónica Ello a
pesar de que dicha conjetura representa la base del esencial te,to que puso
en el candelero como responsable de los óbitos pro"ocados por Jac6 the
;ipper a la aristocracia & a los círculos de poder
En esta miniserie no se plantea la alternati"a de que la monarquía @& menos
a'n los masones% quienes ni siquiera son mencionadosB fuera la responsable
de eliminar a aquellas pobres mujeres El propósito es más modesto% pues
el dedo acusador sólo apunta a la aristocracia o% mejor dicho% a un
distin#uido miembro de la misma% el cual además disfruta del atenuante de
padecer una enfermedad mental que lo torna inimputable !or lo tanto% la
finalidad aquí consiste en entretener% pero no en buscarse problemas con el
poder 2i los productores ni el director quisieron irritar a nadie
2o sucedió así con la obra literaria ori#inal que propulsó la teoría de la
conjura monárquico masónica% & que había "isto la luz p'blica en el a3o
1+*7% con la di"ul#ación del &a referido libro N;ac: the Hipper Che final
solution. del periodista & ensa&ista Stephen Pni#th.
/ es que el desplie#ue policial% periodístico & social lle"ado a cabo para
lo#rar la captura del criminal que desde el a3o 1888 conmocionó a toda
Dn#laterra con sus atrocidades% & su consi#uiente fracaso inapelable% hizo
ine"itable que se a"i"asen en la >ella 0lbión los recelos & las suspicacias
0unque lue#o de no"iembre de aquel a3o &a no podrían ser endil#ados más
homicidios a la facturación del desmembrador% el resquemor & el miedo se
habían instalado en la población% & tardarían d(cadas en des"anecerse
Ese estado de alma constituía campo f(rtil para que se sospechase de la
policía% & de los poderes que desde el #obierno monárquico de Dn#laterra
podrían haber impedido la eficaz actuación de los in"esti#adores Solo un
e,tendido complot de mu& alto ni"el era apto para e,plicar cómo aquel
feroz delincuente% del cual se suponía había lle#ado al colmo de burlarse de
sus perse#uidores en cientos de cartas% se mantu"iera impune para siempre
El terreno estaba adecuadamente abonado% pero los flemáticos in#leses
tardaron "arias d(cadas en trasladar al papel% a tra"(s de un libro% las
sospechas anidadas en su inconsciente colecti"o
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio
0sí fue que en 1+*7 Stephen Pni#th con su .;ac: el Destripador La
solución final. sacó pro"echo de esos soterrados temores 0llí "eremos a
una policía corrupta% a una monarquía jaqueada por míseras prostitutas a las
cuales habría que e,terminar pues eran poseedoras de secretos mu&
fastidiosos% como el de conocer que el alocado príncipe 0lbert 8íctor era
padre de una beb( en#endrada con la meretriz católica Annie Crook
El Dr 9illiam 9ithe& 5ull era el m(dico oficial de la corona británica por
el a3o 1888% & se le había encar#ado cuidar @lo cual hizo con (,itoB de la
inte#ridad física del !ríncipe de 5ales &% ulteriormente% de la precaria salud
de su hijo% el heredero !ríncipe 0lbert 8íctor
Se trató de un profesional sumamente respetado merced a sus lo#ros
científicos Empero% ni siquiera tales m(ritos acad(micos le libraron de ser
nominado <a3os despu(s de su fallecimiento acaecido en el a3o 18+F< de
constituir el responsable de las mutilaciones inferidas por ;ac: the Hipper%
operando como ejecutor material de un sórdido complot 2o puede dejar de
intercalarse que esta hipótesis resulta descartada @& hasta ridiculizadaB por
la ma&or parte de los especialistas en la materia
La obra de Stephen Pni#ht% conforme se "iene se3alando% postula al
m(dico de la Heina 8ictoria como ejecutor material de los homicidios
0l Dr 5ull le sería asi#nada la innoble tarea de eliminar a las chantajistas
!ero este cirujano había sufrido un infarto cardíaco que le #eneró afasia%
enfermedad que le produjo alucinaciones abismándolo en el desquicio
cerebral E,cedi(ndose en las órdenes recibidas <que consistían en
intimidar a las f(minas% & no en matarlas< el eminente facultati"o se
transformaría en el monstruo que la posteridad conoció bajo el mote
delicti"o de ;ac: el Destripador
Cal de"iene en sustancia la teoría de .;ac:% el asesino aristocrático.$
mediática hipótesis que con el correr del tiempo fue e,perimentando
notables modificaciones & dio lu#ar a "ariopintas "ersiones% como la que
sir"iera de hilo ar#umental a la miniserie antes referida
!ero el desquiciado #aleno no habría actuado sólo Sir 9illiam fue
secundado por el cochero "ohn Charles Netley% & por otros personajes de
encumbrado ran#o Entre ellos% el mismísimo !rimer 4inistro de la (poca
Lor# ,o3ert 'alis3ury% el má,imo car#o policial 5eneral 1harles
9arren% & su se#undo en el mando% 0octor @lue#o SirB ,o3ert An#erson$
todos estos hombres serían inte#rantes de la masonería británica
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio
Echa de "erse% pues% que la pretensa conspiración estaba compuesta por
miembros de la realeza o% al menos% por jerarcas #ubernamentales asaz
prominentes$ así como por se#uidores de la lo#ia masónica% institución de
fuerte arrai#o & poder en la Dn#laterra "ictoriana
L!or qu( un complot para eliminar @con tanta crueldadB a cinco míseras
prostitutasM La e,plicación brindada por el ensa&ista radicó en que estas
mujeres @!oll& 2ichols% 0nnie 1hapman% Liz Stride & 4ar& Pell& <a Pate
EddoKes la habrían ultimado por error<B eran testi#os indeseables del
casamiento clandestino entre el +r8ncipe Al3ert 28ctor & la plebe&a Annie
Crook% así como de la e,istencia de una hija con derecho al trono% fruto de
dicho matrimonioCambi(n se adujo que eran frustradas chantajistas que
e,i#ían dinero de la 1orona in#lesa a cambio de su silencio
0tribuir el de"oto Dr 5ull la faena de acabar con el ries#o de un escándalo
de incontrolables dimensiones terminó siendo un #ra"e error Los restantes
conspiradores no tomaron en cuenta que aqu(l había sufrido% en el anterior
a3o de 188*% un ataque cardíaco que afectó sus facultades cerebrales
#enerándole afasia% trastorno causante de alucinaciones en quienes lo
padecen
!resa de su desorden psíquico% el aristocrático #aleno se cre&ó destinado a
conjurar el peli#ro creado por las meretrices chantajistas En su afiebrada
mente se habría con"ertido en uno de los "en#adores de la muerte del
mítico fundador de la lo#ia masónica- Jirám 0biff @quien% a su "ez%
falleció asesinado a manos de tres in#ratos discípulos- .;ubela. .;ubelo. &
.;ubelum.% se#'n cuenta la tradición de esa hermandadB
De acuerdo con el rito masón% a los traidores se los ajustició mediante
cortes a cuchillo% infli#idos de izquierda a derecha en sus cuellos- & sus
ór#anos internos fueron e,traídos & colocados de forma ceremonial en
torno a sus cadá"eresDe esa manera fue que perecieron tambi(n al#unas de
las "íctimas del Destripador 0sí comienzan las le&endas
Ensa&os ulteriores a la labor de Stephen Pni#th$ por ejemplo% el de Melvin
6airclough% asesorado por "oseph Gorman @tambi(n conocido como
;oseph o ;oe Sic:ert% pues ale#aba ser hijo natural del pintor $alter
'ickertB% en su libro publicado en 1++1- .Che Hipper and the ro&als.%
lle"arían las cosas a'n más lejos
En las arries#adas especulaciones de este autor% la mismísima reina
2ictoria fun#iría de insti#adora / el elenco de conjurados se inte#raría
con los &a nombrados Lord Handolph 1hurchill% Dr 9illiam 9ithe& 5ull
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio
& el cochero "ohn Charles Netley% a los cuales se sumarían el anti#uo
preceptor del príncipe 0lbert 8íctor% el a3oga#o y poeta "ames (ennett
'tephen & el artista 9alter Hichard Sic:ert
Cales proposiciones conspiranoicas <casi parece de más ad"ertir< son
desechadas en(r#icamente por los especialistas sólidos en el caso 0l decir
de 0lan 4oore% en el ap(ndice #ráfico de su celebrado comic ":rom >ell"%
pp71A% 717-
"...Joe 5ic6ert "uel"e a salir a lu' en KLLK2 ahora en compa,a del escritor
#el"in :airclough. %sta "e' )ura que contar! toda la oscura historia...
Netle$ $ 1ull s.lo eran la punta del ice&erg. Aparentemente del
7estripador era una sociedad que inclua a J.H. 5tephen2 1ull2 lord
5alis&ur$2 Netle$ $ lord ;andolph Churchill. %l asesinato en serie se
con"ierte en un )uego de equipo. Los relatos de Joe2 que son claramente
ridculos2 comien'an a poner a prue&a incluso la credulidad de los
aficcionados a Whitechapel.
Cranscurrieron los a3os% lle#amos al )F1)% & las teorías conspiracionistas
brindarían un nue"o fruto 6n no"el candidato a asumir la identidad de
aquel elusi"o asesino serial apareció en el horizonte ripperiano @& "anB
Se trató% en esta oportunidad% de un militar que re"istaba en la inteli#encia
británica & fue contemporáneo a los desmanes del East End !ara más
datos% conforme parece% era buen ami#o del 1omisionado de la !olicía
4etropolitana #eneral 1harles 9arren Su nombre- coronel Clau#e
,eignier Con#er.
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio

Coronel Clau#e Con#er- militar acusado de haber sido ;ac: the Hipper
El responsable de la llamati"a teoría es om 'lemen% prolífico #estor de
ficciones "inculadas a los #(neros de suspenso & de terror En conjunción
con el criminólo#o (eith An#re*s% desarrolla la conjetura de que el
prenombrado coronel 1onder & Jac6 the ;ipper de"inieron una misma
persona
LLas pruebas que aportan estos escritoresM 2o parecen ser mu& efecti"as
Se3alan que 1onder era un militar de inteli#encia preparado en misiones
cuasi suicidas & entrenado para matar Jabría desempe3ado un rol cla"e en
la persecusión de los rebeldes irlandeses que en la era "ictoriana jaqueaban
al imperio de la >ella 0lbión a fuerza de bombas & atentados
0se#uran que el coronel era íntimo del má,imo jerarca de la !olicía
4etropolitana de entonces% el plurimencionado #eneral 1harles 9arren
0mbos militares fueron compa3eros de estudios en el cole#io de
1helteham @de hecho los restos de 1laude 1onder reposan en el cementerio
de esa ciudad in#lesa desde 1+)*B
Otras a"enturas habrían hermanado a 9arren & a 1onder Es sabido que el
primero% además de su "asta & presti#iosa carrera castrense% fun#ió como
arqueólo#o De acuerdo se destaca% en esca"aciones practicadas en Oriente
4edio% Sir 1harles fue asistido por el coronel 1onder% & tambi(n trabajaron
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio
buscando tesoros & reliquias en el casi mítico templo del re& Salomón en
;erusal(n

El general Charles $arren
"estido de ci"il
6na "ez que el ma&or jefe policial de 5ran >reta3a se percató de las pistas
rituales que el "erdu#o de rameras dejaba adrede en las escenas de los
crímenes% se "alió de su influencia a fin de desacti"ar la marcha de las
inda#atorias orientadas a aprehender al responsable de esas barbaries
Entre tales indicios se cuentan los anillos quitados a 0nnie 1hapman & la
prolija colocación de monedas en torno a su cadá"er Se3al más diáfana
a'n la confi#uró el mensaje pintado sobre la pared de la calle 5oulston%
donde se imprimiese la críptica palabra "Ju@es" que el #eneral 9arren
mandó borrar en forma perentorea
La conspiración policial<militar se impuso para embozar los homicidios
que ensan#rentaron aquel oto3o de 1888 Sir 1harles se ne#ó a perse#uir a
su cole#a & ami#o Empero% su desidia no se debíó e,clusi"amente a lealtad
& camadería% sino a saber que el coronel 1onder cumplía con órdenes
superiores al aniquilar ceremonialmente a las meretrices
L4oti"osM 2o quedan claras las razones de estas fechorías 2o ol"idemos
que Com Slemen% el propulsor de esta hipótesis conspiranoica% es un
no"elista dedicado a producir cuentos de suspenso & de terror que en esta
emer#encia inno"a e incursiona en la pesquisa histórica /% a decir "erdad%
el suministro de pruebas sólidas & de ar#umentos ló#icos no parece
representar su fuerte
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio
2o de"iene la primera "ez que se barrunta que una conspiración de la
policía dejó impune los asesinatos del matador en serie "ictoriano La
"ersión de este encubrimiento se #estó en el a3o 18+I% cuando fue
elaborado un memorandum de circulación interna por cuenta del connotado
mandamás de Scotland /ard- 'ir Melville Leslie Macnaghten.

'ir Melville Macnagthen@ fue sospechado
de participar en un encubrimiento policial
El dossier redactado por aquel jefe se hizo c(lebre% & sir"ió para echar luz
sobre tres sospechosos @Montague 0ruitt% Michael 7strog y Aaron
(osminskyB$ pero en realidad esos apuntes sólo tu"ieron por mó"il &
propósito e,culpar a un demente llamado homas Cut3ush% quien a la
sazón era objeto de "irulentos ataques a car#o del periódico
sensacionalista Ahe 5un% que lo acusaba de ser el "erdu#o de las mujeres
ultimadas en el oto3o san#riento
El tío del desequilibrado Chomas se desempe3aba de Superintendente en el
Scotland /ard de esa (poca &% sabedor de la culpabilidad de su sobrino% lo
habría prote#ido Charles Cut3ush% el presunto encubridor% contó con el
au,ilio de camaradas & de jerarcas para impedir que el escándalo lle#ase a
manchar a las autoridades in#lesas
De allí que la policía habría optado por torcer el rumbo de las pesquisas @a
tra"(s del memor!ndum #acnagthenB & se enfocaron en un suicida de
hábitos e,tra3os- 4onta#ue ;ohn Druitt$ quien se había arrojado a las a#uas
del río Cámesis días despu(s del 'ltimo homicidio facturado por el
Destripador 0l menos así se pretende en "Jac6: the #$th"% ensa&o fruto
del in#enio creati"o de la escritora A.+. $ol/% editado en el a3o 1++E
8ale e,presar% pues% la teoría de la conspiración policial% con su car#a de
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio
ocultamiento de pruebas & de deliberado des"ío de sospechas% no confi#ura
cosa in(dita 0hora% Com Slemen repite en su libro las tesis conspiranoicas
de ses#o militar<policial% cuando su#iere al desconocido coronel 1laude
Hei#nier 1onder para ocupar el sitial reser"ado al sádico criminal del este
de Londres 2ada nue"o bajo el sol
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio
IA) ¿,A6ICAN)' 0) 7,GAN7' )N L7' A')'INA7'
0) $1I)C1A+)LM
En la encuesta judicial realizada por moti"o del asesinato de 0nnie
1hapman ocurrió un hecho mu& curioso- el propio ma#istrado de la causa%
el respetable coroner @juez de instrucciónB 9&nne EdKin >a,ter% asombró
a todos los presentes en la sala cuando planteó la hipótesis de que el
homicida podría ser un e,tranjero dedicado al robo de ór#anos para su
"enta a entidades m(dicas

=oto#rafía mortuoria de 0nnie 1hapman
Se aludió% pues% a al#o que la sociedad "ictoriana mantenía oculto% pero que
la #ente sospechaba% a saber- la e,istencia de un tráfico de ór#anos más o
menos solapado% & de or#anizaciones criminales mu& acti"as que lucraban
con este sórdido comercio
Las conjeturas del ma#istrado pronto salieron publicadas en la prensa% & el
pueblo británico se sintió% metafóricamente hablando% e,tremecido por un
escalofrío de horror Estos crímenes e,tra3os que se "enían "erificando en
9hitechapel durante el oto3o de 1888 @con mutilación & e,tracción de
ór#anos a las presas humanasB traían l'#ubres reminiscencias Les hicieron
recordar unos sucesos macabros acaecidos en la cercana Escocia más de
cien a3os atrás
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio

El ma#istrado 9&nee >a,ter

9illiam >ur:e & 9illiam Jare% eran los nombres que concitaban tan
inquietante recordatorio >ur:e & Jare% los asesinos que pasaron a la
historia del crimen bajo el mote de .Los traficantes de cadá"eres.% .Los
profanadores de cuerpos.% & por "arios otros epítetos i#ualmente siniestros
LTuienes fueronM Se trató de dos jó"enes norirlandeses que se conocieron
en 1818% mientras trabajaban de obreros en la construcción del llamado
.1anal de la 6nión. Su amistad perduró &% en 18)*% cuando Jare se casó
con una "iuda que re#entaba una pensión para hu(spedes% le propuso a
>ur:e que "iniese a a&udarles en compa3ía de su jo"en esposa Jelen
0parentemente% trabajaron en forma honesta & normal durante un tiempo
Sin embar#o% &a sea porque las #anancias que arrojaba la pensión eran
ma#ras% o &a fuese por ambición de mejoría económica% los hombres
comenzaron a emprender una se#unda acti"idad !or las noches solían
acudir a los cementerios de Edimbur#o% Escocia% para desenterrar cadá"eres
recientemente sepultados Lue#o los "endían a entidades m(dicas
1abe precisar que esta práctica% que ho& se nos antoja tan increíble% de"enía
bastante com'n por aqu(l entonces Lo no habitual% empero% fue el proceder
ulterior de estos desenterradores de cadá"eres

Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio

9illiam >ur:e & 9illiam Jare- desenterradores de cuerpos & asesinos
6n día un molinero borrachín falleció de un síncope cardíaco dentro de una
de las habitaciones de la casa de inquilinato de los Jare% & ese cadá"er
estaba demasiado fresco como para desperdiciarlo Haudamente% el d'o
transportó el cuerpo al consultorio clínico de un connotado anatomista que
&a era cliente de ellos- El doctor Hobert Pno,
/ &a sea porque la suculenta suma que en esa ocasión percibieron @mu&
superior a la que les pa#aban a cambio de otros restos humanos en mal
estadoB les estimuló la codicia% o &a fuese por mero sadismo% lo cierto
resultó que a partir de ese incidente dio comienzo a la a"entura san#uinaria
de los socios
Desde entonces% si al#'n hu(sped sin familia caía enfermo en el hospedaje
a sus padecimientos ponía fin 9illiam >ur:e% asesinándolo mediante una
maniobra de estran#ulación que pasó a la historia forense con el nombre de
.4(todo >ur:e.
Jare & las mujeres colaboraban pero% al parecer% la tarea ultimadora
quedaba en e,clusi"a a car#o del robusto >ur:e 6na retahíla de
misteriosas de desapariciones acababan en la casa de hu(spedes% por más
que nadie reclamaba a los desaparecidos Se trataba de personas sin ho#ar
ni familia% "a#abundos% enfermos mentales o prostitutas menores de edad
escapadas de sus ho#ares Se adujo que la or#ía criminal sumó diecis(is
"íctimas% aunque los "ictimarios terminaron siendo procesados por un
n'mero inferior de muertes
El homicidio% particularmente cruel% de una anciana pordiosera @4ar&
Dochert&B constitu&ó el 'ltimo Otra inquilina <la esposa de un soldado
Jack el Destripador 125 años de sangre y misterio
apellidado 5ra&< sospechó% & "ali(ndose de un descuido de >ur:e @quien
había salido para ir a emborracharse a una tabernaB in#resó a la sucia &
desordenada habitación Debajo de unas sábanas manchadas de san#re
&acía el destrozado cuerpo de la infeliz anciana Sobre"ino la denuncia &
las autoridades actuaron
El #rupo fue puesto bajo arresto% & el matrimonio Jare finalmente traicionó
a su socio & ami#o Lle#aron a un acuerdo con el fiscal de la causa penal
para sal"ar el pellejo 9illiam >ur:e terminó ejecutado en una plaza
p'blica Las esposas cómplices abandonaron Escocia bajo identidades
falsas para eludir la ira popular

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful