Anatomía de una Farsa Roja, Rojita 

 
Con rimbombancia y con un muy grande y muy rojo telón de fondo, algo denominado el Alto 
Mando Político de la Revolución, develó el 28 de mayo un Plan de Magnicidio a ser seguido por 
un Golpe de Estado. La evidencia de este ‘complot’: una serie de correos electrónicos cruzados 
entre conspicuos y frontales opositores al régimen del Presidente Nicolás Maduro.  
 
Los ‘magnicidas’, ‘asesinos’ y ‘golpistas’ o viven fuera del país y/o tienen notoria actividad 
internacional en pro de la democracia en el país. Y en medio de la trama, como es ya 
costumbre, el gobierno de EEUU, o al menos unos altos funcionarios del Departamento de 
Estado actuando ‘por cuenta propia’. 
 
De una forma u otra, en los días subsiguientes, todos los remitentes, destinatarios o 
mencionados en dichos correos, negaron su participación en semejante ‘conspiración’ y/o la 
autoría de unos correos electrónicos, a todas luces, sospechosos.  
 
Días después, todos los venezolanos acusados fueron llamados a rendir declaraciones como 
testigos en la Fiscalía General.  
 
Yo, como uno de los indiciados, negué enfáticamente vía Twitter y en varias entrevistas, haber 
escrito los correos que se me atribuyen [Todas estas entrevistas se pueden ver/leer en 
www.pmbcomments.com]. Reté al régimen a mostrar los ‘headers’ o encabezados de los 
correos que mostraron. Los emplacé invitándolos a encontrarnos en la sede principal de Google 
(todos los correos eran de cuentas de Gmail, o administradas por el servicio de Google Apps) 
para juntos solicitar la certificación de los correos que alguien, muy burdamente, fabricó.  
 
Por supuesto que no aceptaron dicha invitación y arrogantemente aseguraron tener todos los 
recaudos en la Fiscalía General de la República. No atendí la citación a la Fiscalía pues, como 
residente en Estados Unidos, no fui notificado de acuerdo a la Ley. De inmediato, violentando el 
ordenamiento jurídico venezolano, la Fiscal informó que había librado orden de captura vía 
INTERPOL para mi y dos de los otros supuestos implicados.  
 
En vista de lo anterior, y sin importar que son ellos quienes tienen que demostrar la veracidad 
de las pruebas con las cuales sustentan tan grave acusación, opté por demostrar la falsedad al 
menos de los correos que a mi se me atribuyen.  
 
Primero, pude encontrar en mi bandeja de salida uno del 2011 que obviamente es el original que 
se utilizó para fabricar el correo supuestamente enviado en el 2013. La presentación de ambos 
es parte de este escrito [ver abajo]. 
 
Para los demás correos ­ son 3 en total de mi supuesta autoría ­ solicité a la Corte Federal en el 
Norte de California que me autorizara hacer un subpoena (requisitoria con peso judicial) a 
Google. El juez autorizó dicha acción y estamos a la espera de la información que debería 
probar que dichos correos jamás se cruzaron en la servicio de correos de Gmail, es decir 
jamás existieron.  
 
Contraste de dos correos ­ uno original y otro forjado 
 
1. A la izquierda ­ un supuesto correo escrito por mi a Henrique Salas Romer, Ex Gobernador 
del Estado Carabobo y Candidato Presidencial en 1998. Este correo es una alteración burda de 
un original que incluyo aqui bajo el numeral 2).   
 
 
 
 
 
Nota: 
El correo a la derecha es una fabricación total por lo cual no se puede contrastar con un original. 
La falsedad de ese supuesto correo fechado 25 de septiembre del 2013 se demostrará 
mediante el subpoena a Google.  
   
 
2. Este es el correo original que envié a Henrique Salas Romer. Note las diferencias: 
 
A. El correo verdadero ­ abajo ­ está fechado 27 de Junio del 2011 y el falsificado ­ ver 
arriba ­ 14 de Septiembre del 2013. 
B. El texto resaltado en el correo falsificado sobre el Sr. Eligio Cedeño no aparece en el 
original. 
C. Algo que NO fue alterado, los nombres, teléfonos y cargos de Carl Meacham y Kevin 
Whitaker son la muestra más evidente del forjamiento de este correo. Para la fecha del 
correo verdadero estas personas ocupaban esos cargos y tenían esos numeros de 
contacto. Para septiembre del 2013 tenían otro cargo o se habían cambiado totalmente 
de trabajo. Carl Meacham en junio del 2011 era el staffer para América Latina del 
Senador Richard Lugar (R­IN). Para septiembre del 2013 estaba en el think tank CSIS. El 
Senador Lugar fue derrotado en las primarias de su partido y desocupó sus oficinas en 
el Senado de los EEUU en los primeros días de enero del 2013. Difícilmente le voy a 
recomendar al Ex Gobernador Salas Romer que contacte con Meacham vía su 
extensión en el Senado. El Sr. Whitaker era para septiembre 2013, Deputy Assistant 
Secretary of State for South America y no responsable de los países andinos. 
 
 
 
 
   
3. Y, para rematar, este es el ‘header’ del correo original. El régimen no es capaz de producir el 
“header” del correo fabricado pues obviamente un correo forjado ­ es decir, jamás enviado o 
recibido ­ no produce esa huella digital. Noten el Message­id. Ese es un número único que se le 
asigna a cada correo. Si el gobierno, o la Fiscalía, entregara los ‘headers’ podríamos muy 
facilmente preguntar a Google si esos corresponden a X o Y correo. Como no los han mostrado 
asumimos que no los tienen. Es fácil hacer ‘cut&paste’ para hacer un show mediático, pero es 
imposible hacer valer esa evidencia fabricada en una corte o ante un público informado. 
 
 
 
 
Conclusión 
 
Mientras llega la respuesta de Google, que seguramente certificará que los correos atribuidos a 
mi son meras falsificaciones y que no residen ni su contenido ni sus headers en sus servidores, 
es importante reflexionar en el estado de un Gobierno, o mejor dicho, el estado de una 
Revolución que no le queda más que montar un show sobre unos correos que además de no 
probar nada son totalmente fabricados.  
 
La Fiscal General de la República aseveró que la policía política ­ el SEBIN ­ obtuvo estos 
correos amparado en la orden de un juez que autorizó la interceptación de las comunicaciones 
de un grupo de ‘conspiradores”. Si los correos que se mostraron son los que el SEBIN 
consiguió bajo esa orden judicial, podemos concluir que el SEBIN los falsificó o los compró a 
alguien que los falsificó. Sería hora que la verdad asomara la cabeza y otra mentira quede al 
descubierto.  
 
Llegó la hora de de enfrentar y silenciar a quienes usan la mentira como arma predilecta para 
perseguir a una creciente lista de adversarios. Que sirva esta farsa como advertencia para 
quienes sin entender bien la tecnología tratan de usarla para amedrentar, someter al escarnio 
público y para privar de sus derechos y de su libertad a quienes por mil razones se le oponen. 
PMB 
 
 
 
 
 
 
 
Pedro M. Burelli | Washington DC | Junio 2014