You are on page 1of 46

P

R
U
E
B
A

D
E

M
A
Q
U
E
T
A
C
I
Ó
N
Arqueología de la Arquitectura
en las fortificaciones de Alarcón (Cuenca):
La Puerta del Bodegón como excusa.
Míchel Muñoz García y Santiago David Domínguez-Solera
ARES Arqueología y Patrimonio Cultural
Resumen: Este artículo trata sobre la evolución histórica de las fortificaciones en Alarcón (Cuenca,
España), desde época musulmana hasta el presente. Partiendo de una campaña de estudio arqueológico
en una de las entradas, la Puerta del Bodegón, se analiza el resto de los elementos de la fortaleza.
También se tiene en cuenta la relación entre fortificaciones y urbanismo.
Palabras clave: Arqueología de la Arquitectura, fortificaciones, Alarcón, encofrados, Alfonso
VIII, Don Juan Manuel.
Abstract: This paper talks about the historical evolution of the fortifications in Alarcon (Cuenca, Spain),
since Muslim era until present. Started from an archaeological campaign in
one of the entries, “La Puerta del Bodegón”, the rest of elements of the fortress is analyzed. The
relationship behind fortifications and urbanism is considered too.
Keywords: Archaeology of Buildings, fortifications, Alarcón, formwork, Alfonso VIII, Don Juan Manuel.
maqueta alarcón.pdf 1 maqueta alarcón.pdf 1 13/03/2012 21:35:03 13/03/2012 21:35:03
P
R
U
E
B
A

D
E

M
A
Q
U
E
T
A
C
I
Ó
N
Míchel Muñoz García y Santiago David DomínguezSolera

Cuadernos de Arquitectura y Fortificación
2
Introducción
Alarcón no sólo es su castillo. Bien es cierto que
significa uno de sus principales valores
patrimoniales, su símbolo y su mayor reclamo
turístico. Pero dicho castillo no es más que el
centro de un importantísimo sistema de
fortificaciones que ha sobrevivido de forma
sorprendente hasta el presente. Además posee
otra serie de edificios valiosos de carácter
religioso, tradicional y palaciego. El Patrimonio
Natural es parte integrante casi del propio casco
urbano, lo que hace indisoluble, separado siquiera
con una delgada línea, lo Natural de lo Histórico-
Cultural, haciendo que confluyan ambos
ejemplarmente en el concepto de Patrimonio
Integral.
Fue una plaza fundada sobre la cima de un
escarpe a los márgenes del río Júcar en plena
Mancha conquense, en un punto en el que un
meandro contribuye a enriquecer las defensas
naturales de las que dispone el sitio.
Es típico de cualquier síntesis sobre la historia de
Alarcón, dedicar unas líneas al debate sobre su
fundación. Aquí, por supuesto, también nos
interesa: Se piensa que hubo un asentamiento
ibérico preexistente, que sobreviviría en tiempos
romanos. Esto se defiende desde época de
Pascual Madoz, quien sugiere la posibilidad de que
Alarcón sea la “Aderconita“ romana. Gil González
Dávila defiende en su “Teatro Eclesiástico de
Cuenca”, que Alarcón es derivación de “Alaricón”,
que le daría su fundador legendario el rey Godo
Alarico (MADOZ, 1847). Son afirmaciones
historiográficas cuestionables y sólo la presencia
de materiales puntuales sirve como argumento
sólido para una ocupación anterior a la medieval.
Nosotros encontramos durante un control
arqueológico en el solar del actual Colegio de Los
Giralsoles fragmentos de tégula y de cerámica
común que bien podría ser tardoantigua-visigótica.

Fig. 1. Padrastro del Campo protegiendo el paso a Alarcón con la torre que flanquea la Puerta del Calabozo y el
castillo en último término. (Fotografía de los autores.)
maqueta alarcón.pdf 2 maqueta alarcón.pdf 2 13/03/2012 21:35:04 13/03/2012 21:35:04
P
R
U
E
B
A

D
E

M
A
Q
U
E
T
A
C
I
Ó
N
Arqueología de la Arquitectura en las fortificaciones de Alarcón (Cuenca): La Puerta del Bodegón como excusa.


Cuadernos de Arquitectura y Fortificación
3

F
i
g
.

2
.

A
n
á
l
i
s
i
s

e
s
t
r
a
t
i
g
r
á
f
i
c
o

d
e

l
a

c
a
r
a

e
x
t
r
a
m
u
r
o
s

d
e

l
a

P
u
e
r
t
a

d
e
l

B
o
d
e
g
ó
n
.

(
D
i
s
e
ñ
o

d
e

l
o
s

a
u
t
o
r
e
s
.
)

maqueta alarcón.pdf 3 maqueta alarcón.pdf 3 13/03/2012 21:35:04 13/03/2012 21:35:04
P
R
U
E
B
A

D
E

M
A
Q
U
E
T
A
C
I
Ó
N
Míchel Muñoz García y Santiago David DomínguezSolera

Cuadernos de Arquitectura y Fortificación
4



Fig. 3. Interpretación estratigráfica en colores de la parte extramuros de la Puerta del Bodegón. (Diseño de los
autores).

Creemos, más bien -y con independencia de que
existan fases de ocupación anteriores- que el
topónimo procede de la derivación de “atalaya” en
árabe, como también se sugiere en la bibliografía
de carácter general. Lo cierto es que el vocablo
del que deriva Alarcón en lengua árabe quiere
decir “atalaya”. Dentro de la clasificación de
Mazzoli Guintard, encaja como población en
espolón (MAZZOLI-GUINTARD, 2000).
Es a partir de época musulmana cuando
conservamos restos arquitectónicos
arqueológicos fosilizados en algunos sectores del
recinto fortificado. Y es también cierto que son las
fortificaciones de Alarcón las únicas edificaciones
que, desde la refundación cristiana, han
sobrevivido y evolucionado hasta el presente. Por
ello: proponemos aquí un análisis de Arqueología
de la Arquitectura para las murallas, como acción
indispensable para llegar a comprender el devenir
de este enclave que ha sido tan principal en la
Mancha conquense. En concreto, vamos a leer a
continuación estratigráficamente la Puerta del
Bodegón, que nos servirá como ejemplo y excusa.
Debido a encargos y campañas de investigación
varias, hemos estudiado -menos
pormenorizadamente- el resto de la arquitectura
fortificada de Alarcón. La mezclaremos con la
información obtenida en la Puerta del Bodegón
para trazar un recorrido misceláneo por la
evolución de la plaza hasta nuestros días.
maqueta alarcón.pdf 4 maqueta alarcón.pdf 4 13/03/2012 21:35:04 13/03/2012 21:35:04
P
R
U
E
B
A

D
E

M
A
Q
U
E
T
A
C
I
Ó
N
Arqueología de la Arquitectura en las fortificaciones de Alarcón (Cuenca): La Puerta del Bodegón como excusa.


Cuadernos de Arquitectura y Fortificación
5
Fases constructivas de la Puerta del
Bodegón
De la matriz resultante de la lectura estratigráfica
de la parte extramuros de este acceso fortificado
hemos obtenido las siguientes fases
constructivas:
Fase I (Unidad Estratigráfica Muraria o
UEM 29): Anterior a 1184. Supuestamente
islámica.
Fase II (UEM 25 I, 26, 37 y 8):
Corresponde a los encofrados de tapial situados
cronológicamente en el siglo XII.
Fase III (38 I, 24, 34 y 29): Gran reforma
de la muralla de época bajomedieval. Es muy
posible que D. Juan Manuel sea su responsable.
Fase IV (UEM 11, 12, 23, 30, 31 y 32):
Reforma de la Puerta del Bodegón en el S. XVI, en
la cual se modifica el gran arco de entrada y se
coloca un escudo sobre el mismo.
Fase V (UEM 36): Reforma puntual del
arco de entrada que rebaja ligeramente el vano.
Fase VI (UEM 7 I, 39, 28, EA 40): Se
levanta un parapeto con fusileras sobre la ruina o
deterioro de los dos cuerpos de fábricas
analizados. Tiene una cronología de mediados del
S. XIX. Estas unidades las ponemos en relación
con los conflictos carlistas que afectaron a la
mayor parte de la Provincia de Cuenca.
Fase VII (UEM 18 I, 41 y 42): Fase del S.
XX que muestra tanto la interfaz de deterioro
contemporáneo como la reposición de los sillares
de las jambas de las puertas.
Orígenes y la fase del S. XII en la Puerta del
Bodegón
Si las noticias reseñadas en el anterior apartado
tienen una base real, Alarcón sería rápidamente
ocupada durante la invasión de Tariq del 711,
valiosa por ser paso desde Toledo –capital
visigoda- a Levante. En tiempos del Emirato
(dependiente de Damasco hasta el 756 e
independiente del 756 al 929) ya hay noticias de
Alarcón: En el 784, la plaza fuerte sirve de refugio
a Mohamed –el- Fehri, hijo de Yusuf Mohamed
Abúl Aswad, jerarca depuesto por el nuevo emir
Abderramán I. En el 887, está en posesión de
Umar –Ibn– Hafsun (HERRERA, 1989: 75).
Después fue dominio de la familia de los Banu-
Zunnun dentro de la Cora de Santaver del Califato.
Éstos son los Dil-Num, reyes taifas de Toledo, ya
en el S.XI. Su historia lleva a Alarcón a tiempos de
la conquista alfonsí de las tierras de Cuenca.
Personalmente hemos constatado la existencia
de cerámica musulmana, no exactamente en el
casco urbano actual, sino dentro del perímetro
que fue planificado como solar de la villa cristiana.
En realidad esta parte nunca llegó a ocuparse del
todo y hoy en día esta sembrada de pinos de
repoblación.
Fig. 4. Aspecto de la UEM 29.
(Fotografía de los autores).
maqueta alarcón.pdf 5 maqueta alarcón.pdf 5 13/03/2012 21:35:04 13/03/2012 21:35:04
P
R
U
E
B
A

D
E

M
A
Q
U
E
T
A
C
I
Ó
N
Míchel Muñoz García y Santiago David DomínguezSolera

Cuadernos de Arquitectura y Fortificación
6
En la Puerta del Bodegón identificamos un
paramento externo ligeramente adelantado en su
parte inferior, que nos cuesta creer que fuera
concebido como zócalo de las fábricas de la
siguiente fase. Si así fuera, la UEM 25 I sería una
línea horizontal y no irregular y con “escalón”. El
aparejo de esta etapa (UEM 29), aparentemente
anterior al S. XII, y por tanto musulmán, se
resuelve en mampostería concertada con ripias,
cuyas piezas presentan una notable variedad de
tamaño. Sencillamente, las más grandes son
usadas en las primeras hileras, mientras que las
superiores acoplan volúmenes más livianos.
Alarcón es asimilada en 1085 por parte de
Alfonso VI, a consecuencia de la Toma de Toledo.
Tras su derrota en Sagrajas (23 de octubre de
1086) la recuperan los musulmanes y no volvería
a manos cristianas hasta tiempos de Alfonso VIII,
cuando Hernán Martínez Cevallos –quien recibirá
como apellido “de Alarcón” por la gesta (JIMÉNEZ
DE RADA, 1243) - la recupere en 1184. Al igual
que Cuenca, se ha de cercar durante algunos
meses. Su conquistador será alcalde de la
Fortaleza en nombre del rey.
Rodrigo Jiménez de Rada nos informa de las
intensísimas labores de reconstrucción y
ampliación de las fortificaciones de Alarcón
promovidas por Alfonso VIII, como en Cuenca,
donde también son perceptibles las fases
alfonsíes sobre las musulmanas en bastantes
puntos de su extensión (MUÑOZ Y DOMÍNGUEZ-
SOLERA, 2011).
La fase II en la Puerta del Bodegón está resuelta
en un encofrado de tapial que se dispone tanto en
el cuerpo de fábrica lateral como las huellas del
cubo cuadrado prácticamente desaparecido, que
atestigua la UEM 37. En la UEM 8 se aprecian
siete tongadas al exterior, que se convierten en
12 a intramuros. Miden unos 2 x 60 x 2,1 m. y las
planchas de madera eran sujetas por vigas o
agujas que se alojaban en los mechinales UEM 8
bis (22 x 19 cm.), que se cerraban mediante
calzos de piedra que todavía se conservan.
Interpretativamente este tipo de construcción
plantea la duda de si fue confeccionada en
momentos del gobierno almohade o si son
iniciativa de Alfonso VIII, duda útil y valiosa que
sirve para subrayar la continuidad de técnicas en
el contexto de los años finales del S. XII.
No son las únicas fábricas en tapial conservadas
en el conjunto fortificado de Alarcón. Los muros
que protegen la torre pentagonal del Campo y los
que se aparejan a ambos lados de la también
pentagonal “atalaya” del Cañavate presentan
sendas tongadas a las que se superpondrían y
añadirían unidades murarias posteriores en
mampostería.
Puntualizar que las fortificaciones del Campo y del
Cañavate han sido llamadas con términos
castellológicos genéricos que no resisten a la más
profunda reflexión arqueológica. En algunas
publicaciones se las califica de recintos. Pero un
recinto, para ser tal, tiene que cerrar en algún
sitio de las murallas de la villa y lo cierto es que
ambas construcciones terminan en los barrancos
que las bordean, sin que se detecte continuidad
alguna.
También se ha usado para definirlas la palabra de
“atalayas”, basándose en las torres pentagonales
que en ellas se elevan. Y no hay duda que estas
posiciones también cumplieron funciones de
alerta. Sin embargo, su significado real está en
función de los mismos caminos de acceso a
Alarcón: El peculiar asentamiento de la villa
medieval, sobre una meseta rodeada de un
meandro de río, reduciría las entradas a la que
cruza la actual carretera comarcal hasta el
pueblo, de no ser por los puentes que se sitúan a
ambos lados del enclave. Estos pasos elevados
sobre corrientes fluviales –Puente del Picazo y
puente del Tébar- serán los que marquen la
ubicación de las puertas de Chinchilla y del Río,
cuya fisonomía es ya muy posterior al S. XII.
Mientras que el acceso de Chinchilla confió su
seguridad a la empinada cuesta que tiene debajo,
en las puertas del Río y las del Calabozo, el
Bodegón y la Traición se vieron protegidas en un
principio por los lienzos de tapial, elementos que
se ven claramente en las construcciones militares
del Campo y del Cañavate. Tanto los visitantes
deseados como los no deseados obligatoriamente
debían de cruzar por las entradas de estos dos
maqueta alarcón.pdf 6 maqueta alarcón.pdf 6 13/03/2012 21:35:04 13/03/2012 21:35:04
P
R
U
E
B
A

D
E

M
A
Q
U
E
T
A
C
I
Ó
N
Arqueología de la Arquitectura en las fortificaciones de Alarcón (Cuenca): La Puerta del Bodegón como excusa.


Cuadernos de Arquitectura y Fortificación
7

Fig. 5. Encofrado de tapial UEM 8 y 8 bis a intramuros de la Puerta del Bodegón. (Fotografía de los autores.)




Fig. 6. Fortificación de Camino del Cañavate. (Fotografía de los autores.)
maqueta alarcón.pdf 7 maqueta alarcón.pdf 7 13/03/2012 21:35:05 13/03/2012 21:35:05
P
R
U
E
B
A

D
E

M
A
Q
U
E
T
A
C
I
Ó
N
Míchel Muñoz García y Santiago David DomínguezSolera

Cuadernos de Arquitectura y Fortificación
8

Fig. 7. Interpretación en colores de la secuencia evolutiva de la muralla de la fortificación del camino y padrastro del
Campo. (Fotografía y diseño de los autores.)



Fig. 8. Localización de los principales elementos de la arquitectura fortificada de Alarcón sobre fotografía aérea.
(Captura del SigPac).
maqueta alarcón.pdf 8 maqueta alarcón.pdf 8 13/03/2012 21:35:05 13/03/2012 21:35:05
P
R
U
E
B
A

D
E

M
A
Q
U
E
T
A
C
I
Ó
N
Arqueología de la Arquitectura en las fortificaciones de Alarcón (Cuenca): La Puerta del Bodegón como excusa.


Cuadernos de Arquitectura y Fortificación
9




Fig. 9. Aspecto del camino fortificado del Cañavate (arriba). Nótense los restos de la jamba que conformaba la
puerta de paso. Abajo: puerta del camino fortificado o padrastro fortificado a partir del S. XIV del Campo.
(Fotografía de los autores.)
maqueta alarcón.pdf 9 maqueta alarcón.pdf 9 13/03/2012 21:35:05 13/03/2012 21:35:05
P
R
U
E
B
A

D
E

M
A
Q
U
E
T
A
C
I
Ó
N
Míchel Muñoz García y Santiago David DomínguezSolera

Cuadernos de Arquitectura y Fortificación
10


Fig. 10. Camino fortificado en Caracena (Soria) junto al Castillo del Arzobispo Carrillo. (Fotografía de los autores.)

últimos complejos. Se comprende que no fuera
necesario rodear de muralla todo el perímetro de
la villa, ya que sus profundos acantilados
obligaban a cualquier invasor a acceder por los
caminos protegidos, o bien, escalar la pendiente
que precede a la citada Puerta de Chinchilla. La
frase transcrita en la crónica de Rodrigo Jiménez
de Rada es elocuente, pues dice que Alfonso VIII
protegió a los habitantes en su camino. El
extracto nos sirve también para bautizar a este
tipo poliorcético como “fortificaciones de camino”,
que no fueron extrañas en la Edad Media. Se
conserva una similar en otra vía que accedía a la
localidad soriana de Caracena: Junto al Castillo
del Arzobispo Carrillo, los lienzos de esta
estructura curiosamente también emplearon
encofrados de tierra en su fundación, para ser
después enmascaradas con fábricas de piedra
irregular.
Reiteramos que en 1184 Hernán Martínez de
Ceballos tomó Alarcón, y a partir de aquí, es lógico
pensar que tuvieron lugar programas
poliorcéticos de defensa, que confirma la cita del
arzobispo. Ahora bien: ¿Podemos enmarcar
dentro de estas obras las UEM 37, 8 y 8 bis de la
Puerta del Bodegón? hace unos años nos
permitíamos responder afirmativamente, hoy
estudios más minuciosos de Graciani, Tabales
(GRACIANI Y TABALES, 2008: 135-158),
Márquez y Gurriarán (2008) sobre los distintos
tipos y cronologías de tapiales nos invitan a
revisar nuestras conclusiones.
Las unidades murarias 8 y 8 bis están sujetas
por el encadenado en mampuesto 26, que
cumple la lógica misión de fijar la superposición
de las tongadas de tierra. También en el complejo
del Cañavate apreciamos idéntica disposición
constructiva. Sin embargo, la principal diferencia
la encontramos en el modo en que se aparejan
maqueta alarcón.pdf 10 maqueta alarcón.pdf 10 13/03/2012 21:35:05 13/03/2012 21:35:05
P
R
U
E
B
A

D
E

M
A
Q
U
E
T
A
C
I
Ó
N
Arqueología de la Arquitectura en las fortificaciones de Alarcón (Cuenca): La Puerta del Bodegón como excusa.


Cuadernos de Arquitectura y Fortificación
11




Fig. 11. Tongadas encadenadas con mampuesto en el camino fortificado del Cañavate y tongadas con mampuesto a
intramuros del camino fortificado del Campo. (Fotografía de los autores.)
maqueta alarcón.pdf 11 maqueta alarcón.pdf 11 13/03/2012 21:35:05 13/03/2012 21:35:05
P
R
U
E
B
A

D
E

M
A
Q
U
E
T
A
C
I
Ó
N
Míchel Muñoz García y Santiago David DomínguezSolera

Cuadernos de Arquitectura y Fortificación
12


Fig. 12. Sección de las tongadas de uno de los cuerpos de fábrica de la Puerta del Bodegón, donde se aprecia la
junta vacía entre cajón y cajón, presumiblemente de origen almohade. (Fotografía de los autores.)
maqueta alarcón.pdf 12 maqueta alarcón.pdf 12 13/03/2012 21:35:05 13/03/2012 21:35:05
P
R
U
E
B
A

D
E

M
A
Q
U
E
T
A
C
I
Ó
N
Arqueología de la Arquitectura en las fortificaciones de Alarcón (Cuenca): La Puerta del Bodegón como excusa.


Cuadernos de Arquitectura y Fortificación
13


Fig. 13. UEM 8 y 8 bis en la parte extramuros de la Puerta del Bodegón. (Fotografía de los autores.)
maqueta alarcón.pdf 13 maqueta alarcón.pdf 13 13/03/2012 21:35:06 13/03/2012 21:35:06
P
R
U
E
B
A

D
E

M
A
Q
U
E
T
A
C
I
Ó
N
Míchel Muñoz García y Santiago David DomínguezSolera

Cuadernos de Arquitectura y Fortificación
14


Fig. 14. Aspecto intramuros de las tongadas en tapial de cal y canto de la muralla de Berlanga de Duero, Burgos.
(Fotografía de los autores.)
cajón sobre cajón, ya que mientras en el Bodegón
es una unión limpia conformando el tipo con
encadenado en piedra y remate -tipo 5 según
Graciani y Tabales-, tanto en las cortinas del
Campo como en las del Cañavate, las tongadas se
aparejan mediante hiladas de calzos pétreos
irregulares que corresponderían al tipo de fraga,
encadenado en piedra y verdugadas de
mampuestos -tipo 6 de Graciani y Tabales–. En
suma, dos técnicas diferentes que testimonian
dos proyectos y momentos cronológicos
diferentes. En Sevilla, la primera tipología se
introduce en época taifa y alcanza especial
desarrollo con los almohades en la II mitad del S.
XII, mientras la segunda ya corresponde a la
etapa mudéjar que se sucede a partir de la
conquista cristiana de Fernando III, siendo el año
de 1248.
En el S. XII, la técnica de encofrado era de sobra
conocida en los reinos de Castilla y León. Las
murallas de Berlanga del Duero y las
repoblaciones que el leones Fernando II lleva a
cabo en Ciudad Rodrigo, Granadilla y Galisteo
(MAÑANES, 1980: 60-88) entre otras, así lo
certifican. En todas ellas fue empleada la variante
de tapial de cal y canto, que volumétricamente
sustituía parte de la cal y la tierra por piedra
irregular. Así también se levanto la muralla de la
repoblación de Castillo de Garcimuñóz y la que se
encontraron las tropas del califa Abu Yakub Yusuf
Almansur cuando entraron en Alarcos tras
diezmar las huestes de Alfonso VIII en 1195.
Aunque todavía no hemos echo un análisis
compositivo de las tongadas de la Puerta del
Bodegón, a primera vista destaca lo depurado de
maqueta alarcón.pdf 14 maqueta alarcón.pdf 14 13/03/2012 21:35:06 13/03/2012 21:35:06
P
R
U
E
B
A

D
E

M
A
Q
U
E
T
A
C
I
Ó
N
Arqueología de la Arquitectura en las fortificaciones de Alarcón (Cuenca): La Puerta del Bodegón como excusa.


Cuadernos de Arquitectura y Fortificación
15


Fig. 15. Tapiales almohades localizados en uno de los recintos del castillo de Almansa, Albacete.
(Fotografía de los autores).
su mezcla, característica que comparte con las
fábricas terreras de los castillos albaceteños de
Higueruela, Caudete y Almansa. Todos ellos
producto la gran eclosión constructiva
norteafricana (SIMÓN GARCÍA, 2011: 198). Otro
autor citado, Gurriarán, ha teorizado
recientemente sobre la existencia de una potente
industria de la construcción poliorcética
impulsada por el poder almohade y encaminada a
la consolidación de sus fronteras y sus dominios.
Tengamos presente que por las cercanías de
Alarcón tuvo lugar la retirada del ejercito califal
que fracaso en el asedio de Huete de 1172. El
relato del cronista oficial del califa, ibn Sahib,
refiere que tras comprobar que un joven Alfonso
VIII no planteaba batalla, Abu Yakub con unas
fuerzas muy debilitadas se replegó a Requeña y
Buñol, donde licencio a sus miembros. Dicho de
otro modo: Alarcón estaría ubicada en una
frontera cambiante, que era objeto de
preocupación por parte del imperio almohade. Las
construcciones militares de Albacete así lo
evidencian; los hechos posteriores además lo
confirmarían, pues como ya se ha visto antes,
nuestra villa no tardaría en cambiar de manos.
En definitiva: son las técnicas localizada en la UEM
8 y el contexto histórico, lo que nos lleva a
interpretar la fase II en la Puerta del Bodegón
como almohade, mientras los tapiales con
verdugada pétrea de los complejos del Cañavate y
el Campo habrían de esperar la asimilación
cristiana de la II mitad del S. XII.
Fundación del Castillo de Alarcón
En 1194 los santiaguistas obtienen de Alfonso VIII
el alcázar de Alarcón entre otras posesiones y
rentas como el portazgo de la villa que lo
maqueta alarcón.pdf 15 maqueta alarcón.pdf 15 13/03/2012 21:35:06 13/03/2012 21:35:06
P
R
U
E
B
A

D
E

M
A
Q
U
E
T
A
C
I
Ó
N
Míchel Muñoz García y Santiago David DomínguezSolera

Cuadernos de Arquitectura y Fortificación
16


Fig. 16. El castillo de Alarcón. (Fotografía de los autores.)
intercambian por el de Valera (Confirmación de
privilegio de Alfonso VIII, por parte de Alfonso VIII.
Copia del S. XVIII de manuscrito original,
conservado en la Catedral de Cuenca B/N Ms
13071). Se creó además un hospital de cautivos,
que es probable que se sitúe en la Iglesia de
Santa María de la Orden en el actual Cementerio
Municipal. La noticia de arriba da a entender que
el Castillo ya existía. Diez años es un margen de
tiempo razonable para su finalización si
empezamos a contar a partir del año posterior a
la acción de conquista por parte de Hernán
Martínez de Cevallos. Sin embargo, otros
procesos de repoblación contemporáneos nos
indican que las grandes obras como castillos
reales o catedrales no se comienzan a construir
en momentos inmediatos a la toma, sino llevan su
margen de tiempo. De hecho, la intervención
arqueológica del año 2001 (Carlos Villar,
comunicación personal en 2006) sobre la Torre
del Homenaje, sugiere que ésta pudo haberse
levantada sobre otra anterior islámica.
En cualquier caso, el castillo actual es de formas y
usos plenamente cristianos. Salas Parrilla formula
que su construcción tendría lugar entre 1194 y
1203 (SALAS PARRILLA, 1997: 12) .
Seguramente a este momento pertenece un vano
abocinado que da al actual comedor del Parador,
junto a su zócalo adyacente en mos quadratum
con marcas de cantero. La forma del mismo se
encuentra dentro las constantes del románico
tardío que algunos han denominado “estilo 1200”
(PALOMO FERNÁNDEZ, 1992: 6), lo cual además
nos sugiere que el origen de este espacio
correspondería a la capilla original de los
caballeros santiaguistas. Al exterior, en la base y
justo bajo las fábricas donde se inserta el
maqueta alarcón.pdf 16 maqueta alarcón.pdf 16 13/03/2012 21:35:06 13/03/2012 21:35:06
P
R
U
E
B
A

D
E

M
A
Q
U
E
T
A
C
I
Ó
N
Arqueología de la Arquitectura en las fortificaciones de Alarcón (Cuenca): La Puerta del Bodegón como excusa.


Cuadernos de Arquitectura y Fortificación
17


Fig. 17. Torre circular y paramento adyacente con el vano rasgado de templo. El paramento de mampostería hace
uso de un tamaño de piezas mucho menor que la fase precedente, en el cual los grandes mampuestos recuerdan a
lo estudiado en la fase islámica de la puerta del Bodegón. (Fotografía de los autores.)
maqueta alarcón.pdf 17 maqueta alarcón.pdf 17 13/03/2012 21:35:06 13/03/2012 21:35:06
P
R
U
E
B
A

D
E

M
A
Q
U
E
T
A
C
I
Ó
N
Míchel Muñoz García y Santiago David DomínguezSolera

Cuadernos de Arquitectura y Fortificación
18


Fig. 18. Capilla del Castillo de Brihuega. (Fotografía de los autores.)
maqueta alarcón.pdf 18 maqueta alarcón.pdf 18 13/03/2012 21:35:07 13/03/2012 21:35:07
P
R
U
E
B
A

D
E

M
A
Q
U
E
T
A
C
I
Ó
N
Arqueología de la Arquitectura en las fortificaciones de Alarcón (Cuenca): La Puerta del Bodegón como excusa.


Cuadernos de Arquitectura y Fortificación
19


Fig. 19. Vano perteneciente a la antigua capilla santiaguista en Alarcón. Hoy es el restaurante del Parador.
(Fotografía de los autores).
mencionado vano, tenemos una mampostería de
base cuyas dimensiones recuerdan a la UEM 29
de la Puerta del Bodegón. Se abre en firme la
posibilidad de encontrarnos ante los restos de un
castillo islámico, sobre el que se emplaza el
cristiano en la fase que estamos desarrollando.
Aunque no estamos ante una tipología fija, es
elocuente que la iglesia del Castillo de Brihuega
esté situada también en una de las edificaciones
adyacentes al patio de armas interior,
aparejándose el presbiterio en el interior de la
torre circular de una de sus esquinas. Este
templo fue levantado por el mismo Arzobispo
Rodrigo Jiménez de Rada hacia los años que
marcan el paso entre los siglos XII y XIII (TORRES
BALBÁS, 1941: 284). En Alarcón, no está
exactamente en el mismo sitio que en Brihuega,
pero sí junto a la torre circular de lado del Este. La
reciente excavación del Castillo de Zamora
también ha puesto de manifiesto que su capilla se
situaba transversalmente en una de las pandas
que se abrían al patio de armas -la estrenada
musealización de sus restos arqueológicos la
interpreta como “aula palaciega”, cuando en
realidad el altar encontrado in situ delata su
función original-. Se estaba construyendo en torno
a 1233 (CASTRO FERNANDEZ Y CUADRADO
BASAS, 2011: 68-69).
El aludido cubo de planta circular del Castillo de
Alarcón también parece típico de este momento,
maqueta alarcón.pdf 19 maqueta alarcón.pdf 19 13/03/2012 21:35:07 13/03/2012 21:35:07
P
R
U
E
B
A

D
E

M
A
Q
U
E
T
A
C
I
Ó
N
Míchel Muñoz García y Santiago David DomínguezSolera

Cuadernos de Arquitectura y Fortificación
20


Fig. 20. Aspecto de la capilla del Castillo o Alcázar de Zamora, mal interpretada como “aula palaciega”. (Fotografía
de los autores.)
maqueta alarcón.pdf 20 maqueta alarcón.pdf 20 13/03/2012 21:35:07 13/03/2012 21:35:07
P
R
U
E
B
A

D
E

M
A
Q
U
E
T
A
C
I
Ó
N
Arqueología de la Arquitectura en las fortificaciones de Alarcón (Cuenca): La Puerta del Bodegón como excusa.


Cuadernos de Arquitectura y Fortificación
21
como demuestran construcciones
contemporáneas. Sirvan de ejemplo torres
similares en la muralla de Cuenca como el cubo
inmediato a la Puerta de Valencia (MUÑOZ y
DOMÍGUEZ-SOLERA, 2011). Más difícil es
determinar si los ventanales que rematan en arco
de medio punto y animan los paramentos
exteriores E y W, son producto de este momento
constructivo. No obstante, la reforma interior de
los mismos con arcos escarzanos, ya pertenece a
siglos bajomedievales.
La Fase III y D. Juan Manuel
El Fuero le es otorgado a Alarcón por Alfonso X el
Sabio en el año 1256 (SALAS PARRILLA, 1997:
12). La villa conformará Concejo con jurisdicción
sobre Valverde, San Clemente, Vara del Rey, El
Cañavate, Rus, Villanueva de la Jara, Alcochel,
Belmonte, Albacete, Honrubia, Santa María del
Campo, Tébar, La Alberca y otras (JIMÉNEZ DE
RADA, 1943). ¿Es posible que la carta foral lleve
aparejada obras en la cerca urbana como sucede
en tantas otras villas? Sí, pero no lo podemos
saber en este momento. Los cuerpos de fábrica
conservados desde la Puerta del Bodegón hasta
la Puerta de Chinchilla no son producto de un solo
momento constructivo, sino de muchos. Habrá de
esperar un análisis estratigráfico más riguroso
para asegurarlo o negarlo. No obstante: sí
podemos adelantar que, por lo menos en los
lienzos adyacentes a la entrada analizada -
aquellos que bajan hacía el Júcar-, el tapial con el
que al principio se resolvía toda la cerca tuvo que
ser reparado en siglos bajomedievales. La
mampostería que presentan estos cuerpos de
fábrica en realidad es un forro que está cubriendo
la fábrica terrera deteriorada. Una observación
detallada de las pérdidas de paramento lo
confirma.

En cuanto a la Puerta del Bodegón, aquí analizada,
la fase III destaca por su paramento de
mampostería concertada con piezas de tamaño
medio (UEM 27
1
y 29) y la conformación de una

1
Algunas de sus piezas miden 34 x 31, 39 x 42, 46 x 42,
38 x 43, 30 x 27, 28 x 38 y 35 x 30 cm.
puerta en sillería resuelta en arco apuntado. De
ésta únicamente queda el riñón derecho a
intramuros que envolverían el arco que se han
clasificado como UEM 34. Volviendo al primer
aparejo: éste, al margen de usar ripias como
calzo, sobresale por la decoración de su llagueado
en escorias de hierro. Es el típico muro “toledano”
que denomina la erudición más castiza. Escorias
también están presentes entre la juntas del
encadenado UEM 26, que sostiene el tapial
almohade (UEM 8 y 8 bis). No obstante, un
análisis de detalle nos sugiere que se trata de un
rejuntado posterior.

Fig. 21. UEM 27 sobre el arco de entrada de la Puerta
del Bodegón. (Foto de los autores.)
El aparejo de mampostería concertada con
llagueado de escorias está presente en casi toda
cerca de Alarcón. Sin embargo, esta manera de
construir tiene una gran pervivencia en el tiempo,
por lo que no puede ser utilizada a la ligera como
método de datación. Sirva de ejemplo la Torre de
Homenaje en el Castillo, que todavía conserva
fábricas originales y se fecha en el S. XV. Pero la
técnica también está presente en el aproche del
Alarconcillo. Este edificio tan original debe su
construcción a D. Juan Manuel (1282-1348),
iniciándose en mayo del año 1324, según cuenta
el Chronicon domini Joannes Emmanuelis
(COOPER, 1998: 51). Esta interesante figura
histórica, nieto del rey Alfonso X el Sabio, tomó
posesión de Alarcón en 1305 como
compensación por las perdidas de Elche y Ayora,
que pasaron a la Corona de Aragón.
maqueta alarcón.pdf 21 maqueta alarcón.pdf 21 13/03/2012 21:35:07 13/03/2012 21:35:07
P
R
U
E
B
A

D
E

M
A
Q
U
E
T
A
C
I
Ó
N
Míchel Muñoz García y Santiago David DomínguezSolera

Cuadernos de Arquitectura y Fortificación
22


Fig. 22. Cuerpos de fábrica o lienzos del Este, que parten de la Puerta del Bodegón. (Fotografía de los autores.)






Fig. 23. Lógica de los aproches del Campo (1) Cañavate (2) y del Alarconcillo (3) como defensas de Alarcón.
(Fotografía de los autores)
maqueta alarcón.pdf 22 maqueta alarcón.pdf 22 13/03/2012 21:35:07 13/03/2012 21:35:07
P
R
U
E
B
A

D
E

M
A
Q
U
E
T
A
C
I
Ó
N
Arqueología de la Arquitectura en las fortificaciones de Alarcón (Cuenca): La Puerta del Bodegón como excusa.


Cuadernos de Arquitectura y Fortificación
23
Fig. 24. Perdida de paramento en uno de los lienzos del Este de las murallas de Alarcón,
donde se advierte el tapial original. (Foto de los autores.)
El Alarconcillo consta de una torre de planta
cuadrada flanqueada por cuatro torrecillas
circulares en sus esquinas. La remata otra torre
caballera también circular. También disponía de
una cortina muraria protegiéndola, de la cual, lo
conservado no pasa de estructuras de carácter
testimonial. Su acceso principal en arco de medio
punto se sitúa por encima del nivel del suelo, lo
que explica la escalera de cantería que todavía
preserva gran parte de su volumen. Tras la
entrada se disponía otra escalera, aunque esta
vez de caracol, de la cual sólo podemos ver su
hueco hoy en día.
Tipológicamente responde a la denominación de
fortificación de padrastro. A este último se le
define como punto dominante y a distancia de
hostigamiento desde donde puede combatirse
una plaza (DE MORA FIGUEROA, 1994: 153).
Normalmente se sitúa en el terreno de los
aproches (DE MORA FIGUEROA, 1994: 44), y su
posesión por parte de un enemigo garantiza una
plataforma de tiro para emplazar una batería de
trabucos, o cualquier otra pieza artillera
neurobalística, que pondría en serios aprietos a
los defensores de una plaza fuerte. De ahí que los
defensores procedan a construir fortificaciones
maqueta alarcón.pdf 23 maqueta alarcón.pdf 23 13/03/2012 21:35:07 13/03/2012 21:35:07
P
R
U
E
B
A

D
E

M
A
Q
U
E
T
A
C
I
Ó
N
Míchel Muñoz García y Santiago David DomínguezSolera

Cuadernos de Arquitectura y Fortificación
24


Fig. 25. El Alarconcillo. (Fotografía de los autores.)
maqueta alarcón.pdf 24 maqueta alarcón.pdf 24 13/03/2012 21:35:08 13/03/2012 21:35:08
P
R
U
E
B
A

D
E

M
A
Q
U
E
T
A
C
I
Ó
N
Arqueología de la Arquitectura en las fortificaciones de Alarcón (Cuenca): La Puerta del Bodegón como excusa.


Cuadernos de Arquitectura y Fortificación
25




Fig. 26. Cubo en primer término que conformaba parte del recinto del Alarconcillo, e interior de la escalera de
acceso en caracol. (Fotografías de los autores.)
maqueta alarcón.pdf 25 maqueta alarcón.pdf 25 13/03/2012 21:35:08 13/03/2012 21:35:08
P
R
U
E
B
A

D
E

M
A
Q
U
E
T
A
C
I
Ó
N
Míchel Muñoz García y Santiago David DomínguezSolera

Cuadernos de Arquitectura y Fortificación
26


Fig. 27. Fortificación de padrastro. Torre de Aragón en Molina de Aragón. (Fotografía de los autores.)
exentas sobre tales elevaciones para garantizar la
seguridad de una plaza. Un ejemplo ajeno a
Alarcón que nos gusta referir es la Torre de
Aragón en un monte cercano al Castillo y primer
recinto de Molina de Aragón, en Guadalajara. En el
caso de Alarcón, D. Juan Manuel debió darse
cuenta de que se podía superar fácilmente la
fortificación de camino del Cañavate simplemente
cruzando el río y trepando al monte que se
asienta frente al Castillo. No sólo volarían
proyectiles, sino también se vería comprometida
la posesión de las aludidas murallas y torre del
Cañavate. Una vez tomada esta última, las
maquinas lanzadoras podrían cubrir un asalto que
tratara de cruzar el puente de Tébar y dirigirse a
la Puerta del Río.
En base a esto, se ha atribuido también a la
voluntad del noble y caballero irreductible la
reforma de los propios caminos fortificados:
Tanto el del Campo como el del Cañavate se
amplían construyendo nuevos cuerpos de fábrica
en mampostería y aparejando incluso saeteras.
Por otro lado se rehicieron las puertas de Alarcón
y se levantaron sendas torres pentagonales, que
potenciaban notablemente la visibilidad de los
centinelas. El diseño de estos elementos
turriformes -terminado en proa en el lado más
expuesto- está pensado para que los proyectiles
que contra ellas se dirigieran tendiesen a resbalar
por lo paños en oblicuo, disminuyendo la
incidencia de un impacto directo. Además, todo
ello encaja en el saber de un personaje que
dominó a la perfección la poliorcética de su época.
Uno de los libros perdidos de D. Juan Manuel fue
el “Libro de los egennos”, es decir: “Libro de los
Ingenios”, denominación genérica que se le daba a
la maquinaria de expugnación de una fortificación
en la Edad Media. Esta fase bajomedieval de las
defensas de Alarcón es para nosotros “la
plasmación práctica” de la obra poliorcética del
“Libro de los Ingenios”.
maqueta alarcón.pdf 26 maqueta alarcón.pdf 26 13/03/2012 21:35:08 13/03/2012 21:35:08
P
R
U
E
B
A

D
E

M
A
Q
U
E
T
A
C
I
Ó
N
Arqueología de la Arquitectura en las fortificaciones de Alarcón (Cuenca): La Puerta del Bodegón como excusa.


Cuadernos de Arquitectura y Fortificación
27


Fig. 28. Saetera de la fortificación de camino del Cañavate. (Fotografía de los autores.)
maqueta alarcón.pdf 27 maqueta alarcón.pdf 27 13/03/2012 21:35:08 13/03/2012 21:35:08
P
R
U
E
B
A

D
E

M
A
Q
U
E
T
A
C
I
Ó
N
Míchel Muñoz García y Santiago David DomínguezSolera

Cuadernos de Arquitectura y Fortificación
28


Fig. 29. Cuerpo de fábrica trasero en la torre del camino fortificado del Cañavate. (Fotografía de los autores.)
maqueta alarcón.pdf 28 maqueta alarcón.pdf 28 13/03/2012 21:35:08 13/03/2012 21:35:08
P
R
U
E
B
A

D
E

M
A
Q
U
E
T
A
C
I
Ó
N
Arqueología de la Arquitectura en las fortificaciones de Alarcón (Cuenca): La Puerta del Bodegón como excusa.


Cuadernos de Arquitectura y Fortificación
29


Fig. 30. Recinto de la puerta del Calabozo. (Fotografía de los autores.)



Fig. 31. Puerta de la Traición con cubo adyacente, seguramente levantada tras asimilación cristiana en 1184.
(Fotografía de los autores.)
maqueta alarcón.pdf 29 maqueta alarcón.pdf 29 13/03/2012 21:35:09 13/03/2012 21:35:09
P
R
U
E
B
A

D
E

M
A
Q
U
E
T
A
C
I
Ó
N
Míchel Muñoz García y Santiago David DomínguezSolera

Cuadernos de Arquitectura y Fortificación
30
El Camino del Campo se convierte ahora en una
fortificación de padrastro al dotarla de un recinto
propio irregular. La razón de su construcción es
evidente: su posición era mucho más deseable
para un invasor agresivo pues sus máquinas
lanzapiedras controlarían la entrada principal a
Alarcón y harían mella en alguno de los muros del
castillo. La entrada a un recinto fortificado nunca
ha sido algo baladí para cualquier ingeniero que
se preciase, y por ello, se le da dotado de
elementos flanqueantes extras, o incluso recintos
previos como el que se dispone en la Puerta del
Calabozo. En ésta se monta también una torre
pentagonal junto a su arco escarzano y un portillo
lateral en el lienzo que va hacia la entrada de la
Traición. Si por el tipo de elemento turriforme
atribuimos el primer acceso a D. Juan Manuel,
por fuerza la segunda tiene que se anterior, tal
vez ejecutada al mismo tiempo en el que se lleva a
cabo la reforma del Alcázar por parte de los
caballeros de Santiago.
El castillo señorial (antigua fortaleza de la
Orden de Santiago)
El aspecto exterior de los muros que cierran las
naves W y S que dan al patio de armas, es de una
mampostería irregular rematada por una cornisa
de nacela muy desgastada. En el muro que acoge
la actual entrada a la cafetería, observamos
ventanales de perfil alargado que rematan en
arcos de medio punto, similares a los existentes
en las torres pentagonales del Padrastro del
Campo y la fortificación del Camino del Cañavate,
así como la que defiende la Puerta del Calabozo.
Ello nos lleva a situar este momento de reforma
en pleno S. XIV, lo cual, nos convoca a
preguntarnos de nuevo si esta parte puede
deberse también a la iniciativa de Don Juan
Manuel. Si bien no conocemos documentación
explícita al respecto, sí se pueden argumentar,
tomadas de su puño y letra, razones históricas. En
el “Libro Enfenido” leemos “Et para las guardar et
las mantener deue guisar de auer tantas
fortalezas ata tales, que las pueda bien basteçer
et labrar et auer grant gente para las poder
defender” (DE LUZ LAMARCA, 1998). Sabemos
que a partir de 1314, D. Juan Manuel pasó una

Fig. 32. Vano en el interior del patio de armas del
Castillo de Alarcón. (Fotografía de los autores.)
estancia prolongada con su esposa Doña
Costanza (SALAS PARRILLA, 1997). Es difícil
creer que la preocupación de éste, manifiesta en
otras partes de las defensas de la villa de Alarcón,
no alcanzase al Castillo. De confirmarse, no deja
de sorprender que se ejecutase una obra con
piedras en el Castillo, cuando son patentes las
técnicas mudéjares de encofrado en los cercanos
castillos de Garcimuñoz (PARCERISA, 2009)
2
y de
Belmonte (CABALLERO GARCÍA Y SÁNCHEZ

2
En la memoria de excavación de Parcerisa se alude a
que los restos encontrados dentro de actual castillo
que mandó construir D. Juan Pacheco,
corresponderían a un “fragmento urbanístico”,
interpretación con la que no estamos de acuerdo.
Desde luego, los lienzos y torres halladas pueden
haber pertenecido a la antigua cerca de repoblación
ejecutada en tapial de cal y canto, pero en época de D.
Juan Manuel, se reutilizaron como apoyo de su propia
fortaleza. Las estancias palaciegas allí encontradas lo
certifican.
maqueta alarcón.pdf 30 maqueta alarcón.pdf 30 13/03/2012 21:35:09 13/03/2012 21:35:09
P
R
U
E
B
A

D
E

M
A
Q
U
E
T
A
C
I
Ó
N
Arqueología de la Arquitectura en las fortificaciones de Alarcón (Cuenca): La Puerta del Bodegón como excusa.


Cuadernos de Arquitectura y Fortificación
31
PELÁEZ, 2010: 525 – 566). Puede que la
explicación no se encuentre más que en la
comodidad de echar mano de las industrias
constructivas y materiales locales.
Más problemático se presenta definir el periodo
en que se levanta la Torre del Homenaje. Es un
elemento anterior al S. XV, pero que se consolida
en esta centuria dentro de la poliorcética
castellana: entre más 350 castillos de este y el
siguiente siglo, sólo una veintena carecen de un
equivalente a ella. Dotada de un carácter
simbólico, su mismo nombre lo indica, pues era el
lugar destinado a la celebración del Acto de
Homenaje que, al contrario de lo que se piensa
habitualmente, era el acto de pleitesía del alcaide
del castillo a su Señor. No obstante los fines
principales de la torre eran amedrentar dominar
y, de fracasar estos aspectos, defender (COOPER,
1991: 37). Esta torre remata en un adarve
almenado, precedido de un matacán corrido,
sostenido mediante canes de tres modillones y
arquillos ciegos. La entrada original se
encontraba a media altura y se accedía desde el
cuerpo inmediato, que acogía la puerta de acceso
al Patio de Armas. A ella se llegaba mediante un
puente de madera que pudiera ser retirado en
caso de crisis. Todavía se conservan las vigas que
sostenían el mismo a la altura de la entrada en
arco de medio punto.
El historiador ingles E. Cooper, decano de una
generación de castellólogos españoles, apunta
que este cuerpo de edificación pertenecería
estilísticamente al S. XIV (COOPER, 1998: 51), y
deja entrever que también sería iniciativa de D.
Juan Manuel. Sin embargó, hay quien lo encuadra
cronológicamente hacia “1400” (MORA
FIGUEROA, 1994).



Fig. 33. Canes que conformaban parte del puente volado por el cual se accedía al interior
de la Torre del Homenaje desde el adarve. (Fotografía de los autores.)
maqueta alarcón.pdf 31 maqueta alarcón.pdf 31 13/03/2012 21:35:09 13/03/2012 21:35:09
P
R
U
E
B
A

D
E

M
A
Q
U
E
T
A
C
I
Ó
N
Míchel Muñoz García y Santiago David DomínguezSolera

Cuadernos de Arquitectura y Fortificación
32
La erección de una Torre del Homenaje a
principios del S. XV es además un acto simbólico
de dominio y posesión del lugar. Sabemos que
Don Lope de Alarcón, al que Juan II entrega la villa
con su fortaleza en 1419, años después, necesitó
remarcar su dominio sobre esta tierra y sus
gentes. El propio monarca que se la concedió,
quiso arrebatársela en varias ocasiones (SALAS
PARRILLA, 1997), de ahí la necesidad de
reivindicar su propiedad con una obra
arquitectónica de envergadura. Por ello,
apuntamos en anteriores escritos que Don Lope
también puede ser identificado como el artífice
de toda la torre principal (MUÑOZ GARCÍA y
RODRÍGUEZ RUZA, 2001). Sin embargo, esto hoy
en día sólo nos puede servir para la parte alta de
los matacanes, pues una observación más
detallada constata hasta tres fábricas
pertenecientes a momentos constructivos
anteriores, en los cuales se hace uso de
mampuestos con tamaños diferentes. Y eso sólo
en su cuerpo de fábrica exterior. Un conocimiento
arqueológico más categórico y seguro del castillo
señorial tendrá que esperar a estudios más
minuciosos. Sirvan de momento, como hipótesis
razonables, cuantos estamos refiriendo sobre un
edificio todavía en uso.
Volviendo a los datos históricos, la tozudez de D.
Lope cedió con la concesión a Juan Pacheco del
Señorío de Villena en 1446. El primero vende al ya
Marqués de Villena los derechos sobre Zafra y
Alarcón (GONZÁLEZ MUÑOZ, 1998). Sea obra de
este importante promotor –levanta ya los
castillos de Belmonte y Garcimuñoz-, o de su hijo
D. Diego López Pacheco, la gran reforma
defensiva de la segunda mitad del S. XV es la
construcción del foso y su barrera artillera. Las
barreras o falsabragas, que alcanzan un
desarrollo inusitado a partir del tercer cuarto del
S. XV, son la respuesta que debe dar la vieja
poliorcética medieval a la impactante artillería
pirobalística ya bien conocida en el S. XIV, pero no
extendida hasta la centuria de 1400. Sin
embargo, su tecnología todavía era limitada, ya
que sus bocas de fuego apuntaban básicamente
a los altos almenajes y parapetos de las cortinas
del castillo. Este tipo de bombardeo no era de
efecto liviano, pues desorganizaba la defensa al
destruir toda protección en el paso de ronda.



Fig. 34 Matacán corrido bajomedieval en lo alto de la Torre del Homenaje. (Fotografía de los autores.)
maqueta alarcón.pdf 32 maqueta alarcón.pdf 32 13/03/2012 21:35:09 13/03/2012 21:35:09
P
R
U
E
B
A

D
E

M
A
Q
U
E
T
A
C
I
Ó
N
Arqueología de la Arquitectura en las fortificaciones de Alarcón (Cuenca): La Puerta del Bodegón como excusa.


Cuadernos de Arquitectura y Fortificación
33


Fig. 35. Interpretación en colores de las fábricas de la Torre del Homenaje del Castillo de Alarcón.
(Fotografía y diseño de los autores.)
maqueta alarcón.pdf 33 maqueta alarcón.pdf 33 13/03/2012 21:35:09 13/03/2012 21:35:09
P
R
U
E
B
A

D
E

M
A
Q
U
E
T
A
C
I
Ó
N
Míchel Muñoz García y Santiago David DomínguezSolera

Cuadernos de Arquitectura y Fortificación
34


Fig. 36. Fotografía de Edward Cooper de los años 60 del S. XX. Obsérvense la escarpa (1), contraescarpa (2), camino
cubierto (3) y foso (4). Esquema similar, aunque de mayor envergadura y extensión tenía la barrera artillera del
Castillo Real de la Mota en Medina del Campo.

Desde el mismo ya no se podría hacer disparos
de contrabatería, o responder a cualquier otra
amenaza como un asalto directo o una labor de
mina y zapa bajo las murallas.
Téngase presente que las piezas artillera de
defensa tenían muchas dificultades para disparar
hacia abajo, por ello se optó por rodear con las
antiguas barbacanas castellanas el perímetro de
las viejas murallas y castillos señoriales. Sólo que
esta vez se las dotó de cámaras de tiro para
piezas ligeras como culebrinas y ribadoquines,
dando lugar a las denominadas “barreras
artilleras”. Sus armas de fuego podrían ahora
hacer tiro rasante, muy dañino para cualquier
atacante expuesto, y de este modo sus muros
verticales protegían los bajos del núcleo central
de la fortificación contra proyectiles artilleros. Sin
embargo, al ser cuerpos de fábrica bajos, la
falsabraga se exponía mucho a un asalto
concentrado de los peones enemigos. La solución
a esto se dio excavando fosos secos que
incrementaban la altura a escalar, suponiendo
que la infantería del otro bando llegase a los pies
de la fortificación (COBOS Y OTROS, 1998: 211-
247).
Respecto al foso de Alarcón, lógicamente se
practicó en la roca natural, no pudiéndose
determinar su ancho hoy en día, ya que en el
fondo del mismo se encuentran instalaciones del
Parador. Por otro lado, los jardines actuales han
ocultado una contraescarpa y camino cubierto
que todavía se apreciaba en las fotografías del los
años 60 del S. XX. Perfil similar -aunque de mucha
más ambiciosa factura- tenía la barrera artillera
de la Mota en Medina del Campo. Ésta se
construyó entre 1476 y 1478 (COBOS Y OTROS,
1998: 229).
maqueta alarcón.pdf 34 maqueta alarcón.pdf 34 13/03/2012 21:35:09 13/03/2012 21:35:09
P
R
U
E
B
A

D
E

M
A
Q
U
E
T
A
C
I
Ó
N
Arqueología de la Arquitectura en las fortificaciones de Alarcón (Cuenca): La Puerta del Bodegón como excusa.


Cuadernos de Arquitectura y Fortificación
35

Fig. 37. Barrera Artillera de finales del S. XV, muy retocada con las obras del Parador de 1964. En ellas se le
añadieron una serie de almenas, que dudosamente existieran así en la época. (Fotografía de los autores.)
La barrera propiamente dicha se construye en
mampostería concertada, aunque las obras para
el Parador actual, maquillaron sus estructuras y
añadieron almenas puntiagudas que
seguramente nunca tuvo. Parte del lienzo E del
Castillo, doblando después con dirección W,
mediante el hito que marca un pequeño cubo
redondo. Estos sectores que miran al río Júcar,
ven reforzados sus paramentos mediante un
alambor; este elemento es un talud en la zona
baja de las murallas y torres para reforzarlas,
mantener a distancia a las maquinas de asalto,
provocar el rebote de los proyectiles (DE MORA
FIGUEROA 1994, 34). A partir de aquí, la barrera
corre paralela a la Torre del Homenaje para ser
cortada por el actual puente de acceso al
Parador. Ya bajando al área de jardines -hacia la
Puerta del Bodegón- se ha localizado un muro de
mampostería concertada, que seguramente
cerraba esta falsabraga hacia los paramentos del
cuerpo del edificio principal.
Es curioso constatar cómo esta barrera no está
orientada hacia exterior, sino hacia el interior de
la villa de Alarcón. Ello revela, como en tantos
otros casos, que se construyó para defenderse
más de las amenazas de dentro que de las de
fuera. Y los Pacheco tuvieron razones fundadas
para temer a sus propios vasallos: En la segunda
mitad del S. XV, coincidiendo con la guerra por los
derechos de la Beltraneja, hay noticias de
protestas y alzamientos contra el dominio
“tiránico” de D. Diego en las villas de su
marquesado. Parece que los propios reyes
católicos fomentan esa rebeldía, pues no
olvidemos que éste militaba en el bando de
Alfonso V de Portugal y estaba en contra de los
derechos de Isabel de Castilla. A falta de efectivos
maqueta alarcón.pdf 35 maqueta alarcón.pdf 35 13/03/2012 21:35:10 13/03/2012 21:35:10
P
R
U
E
B
A

D
E

M
A
Q
U
E
T
A
C
I
Ó
N
Míchel Muñoz García y Santiago David DomínguezSolera

Cuadernos de Arquitectura y Fortificación
36


Fig. 38. Puerta de acceso al patio de armas rebajada en el S. XV. (Fotografía de los autores.)
suficientes para consolidar el poder de los nobles
feudales en todas sus posesiones, el método de
dominio medieval consiste en un reducto, para
encastillarse en caso de crisis a la espera de
refuerzos. La irrupción del arma artillera por
estos años, facilita más que nunca este propósito:
un camino cubierto y foso que precedía una
barrera desde la cual se lanzaría fuego de
contención, era remedio suficiente para impedir el
paso de un levantamiento interior, que aunque
estuviera incitado por segundos, en general
carecería de organización. Estimamos que esta
obra dispone de un diseño artillero maduro, por lo
que no pudo levantarse durante la guerra civil
contra los partidarios de Alfonso V de Portugal y
Juana la Beltraneja, sino que más esta inspirada
en las ideas poliorcéticas que gestaron la
defensas pirobalísticas de la Mota. Si tomamos un
post-quem en torno a 1483, no hay duda de que
este dispositivo en Alarcón fue concebido en el
tiempo en el cual D. Diego López Pacheco había
llegado a un acuerdo de convivencia con los Reyes
Católicos.
Otra remodelación que se dio en la centuria de
1400 fue el rebaje en altura de la entrada al Patio
de Armas. El antiguo arco apuntado anterior, fue
rellenado solucionándose el paso hacia el interior
en otro escarzano mucho más rebajado.
Conserva además las hojas de las puertas
blindadas originales del S. XV, conformadas
mediante planchas de hierro fijadas con clavos.
maqueta alarcón.pdf 36 maqueta alarcón.pdf 36 13/03/2012 21:35:10 13/03/2012 21:35:10
P
R
U
E
B
A

D
E

M
A
Q
U
E
T
A
C
I
Ó
N
Arqueología de la Arquitectura en las fortificaciones de Alarcón (Cuenca): La Puerta del Bodegón como excusa.


Cuadernos de Arquitectura y Fortificación
37


Fig. 39. Hoja de la puerta blindada del acceso al patio de armas del Castillo de Alarcón, original del S. XV. (Fotografía
de los autores.)
maqueta alarcón.pdf 37 maqueta alarcón.pdf 37 13/03/2012 21:35:10 13/03/2012 21:35:10
P
R
U
E
B
A

D
E

M
A
Q
U
E
T
A
C
I
Ó
N
Míchel Muñoz García y Santiago David DomínguezSolera

Cuadernos de Arquitectura y Fortificación
38


Fig. 40. Fortificación de padrastro del Campo. (Fotografía de los autores).
Las reformas modernas y contemporáneas
de la Puerta del Bodegón
La fase V representa la reforma de este acceso
que rebaja la altura de su luz para acoplar un arco
escarzano (UEM 23) en el S. XVI. La fecha nos la
dan los adornos renacentistas que enmarcan su
escudo superior (UEM 31). Al estar tan
desgastado no podemos saber si los Pacheco
fueron sus artífices. No obstante, el uso de arcos
del tipo antes referido en todas las entradas,
apunta a que existió un programa general de
remodelación en los accesos fechado en algún
momento de la centuria de 1500.
Ya la fase VI se corresponde a las guerras
carlistas del S. XIX, la primera y la tercera de
manera especial afectaron a la Provincia de
Cuenca (ROMERO, 1994). Nuestra puerta ve
cómo se restaura su uso militar al acondicionarse
un adarve nuevo dotado de elementos de tiro
para fusil. Se conservan hasta nueve fusileras,
que demuestran cómo seguían en boga las
doctrinas militares de infantería basadas en las
descargas cerradas de soldados muy próximos
entre ellos. La guerra de los Boer y la I Guerra
Mundial acabarían definitivamente con estos
usos, abriendo el despliegue en orden abierto y
las tácticas de pelotón (BARTHORP, 1994). El
parapeto en cuestión se construye con
mampostería de cascajo y son perceptibles las
piezas de tamaño menor. Éstas podían ser
transportadas mediante espuertas traídas en
este caso desde lo alto del Castillo, evitando así la
construcción de grandes dispositivos de elevación.
La premura con que se previnieron las
incursiones rápidas y repentinas, hizo que las
guarniciones tuvieran que acudir a los
maqueta alarcón.pdf 38 maqueta alarcón.pdf 38 13/03/2012 21:35:10 13/03/2012 21:35:10
P
R
U
E
B
A

D
E

M
A
Q
U
E
T
A
C
I
Ó
N
Arqueología de la Arquitectura en las fortificaciones de Alarcón (Cuenca): La Puerta del Bodegón como excusa.


Cuadernos de Arquitectura y Fortificación
39


Fig. 41. Parapeto con fusileras en el interior del recinto del Padrastro del Campo. (Fotografía de los autores.)



Fig. 42. Alzado lateral del proyecto de restauración de 1963, firmado por el arquitecto Pedro Haro Sirvent y el
dibujante Carlos Pereira Linde. Base de datos de Planos Digitalizados del Instituto de Patrimonio Cultural
dependiente del Ministerio de Educación y Cultura (www. mcu.es/iph).
maqueta alarcón.pdf 39 maqueta alarcón.pdf 39 13/03/2012 21:35:10 13/03/2012 21:35:10
P
R
U
E
B
A

D
E

M
A
Q
U
E
T
A
C
I
Ó
N
Míchel Muñoz García y Santiago David DomínguezSolera

Cuadernos de Arquitectura y Fortificación
40




Fig. 43. Logia de acceso a las habitaciones en el interior del patio de armas del Castillo de Alarcón, antes y después
de la rehabilitación del año 2002. (Fotos de los autores.)
maqueta alarcón.pdf 40 maqueta alarcón.pdf 40 13/03/2012 21:35:11 13/03/2012 21:35:11
P
R
U
E
B
A

D
E

M
A
Q
U
E
T
A
C
I
Ó
N
Arqueología de la Arquitectura en las fortificaciones de Alarcón (Cuenca): La Puerta del Bodegón como excusa.


Cuadernos de Arquitectura y Fortificación
41
procedimientos más simples que garantizaban
una célere y sencilla obra de fortificación. De este
modo, se suplía la poca consistencia del tamaño
menor del cascajo mediante abundante baño de
mortero. Con idéntico sistema se solucionaron las
pérdidas de paramento en los cuerpos de fábrica
de las murallas medievales, como ocurre con el
relleno UEM 28 localizado en la Puerta del
Bodegón. Las obras no sólo afectaron a esta
parte del conjunto fortificado: El recinto del
Padrastro del Campo fue totalmente reformado y
también se dotó de fusileras. Además, Pascual
Madoz (1847) conoció una guarnición
acuartelada en el Castillo, utilizando su patio de
armas como zona de instrucción.
El “fin” momentáneo de la historia de las
fortificaciones de Alarcón tiene como hito
protagonista la conversión del Castillo en Parador,
a partir de 1964: La restauración se ejecuta
dentro de los preceptos de restauración ideal,
extendidos tras la Guerra Civil y que, a su vez,
bebían de la base teórica formulada por Vicente
Lampérez Romea, representante más destacado
del grupo de “restauradores” de principios del S.
XIX (GONZÁLEZ VARAS, 1999). En los paradores
es arquetípica la decoración del denominado
estilo castellano, dominado por piedra vista,
maderas barnizadas de oscuro y muebles
vernáculos, que otorgan esos ambientes austeros
a gusto del estado franquista (GONZÁLEZ VARAS,
1999: 315). Suponemos que en paralelo a estas
obras se sucedió la reparación de las jambas de
la Puerta del Bodegón -UEM 41 y 41-. En el
Castillo lo más destacado quizá fue la disposición
de las logias abiertas en madera tradicional desde
la que se accedía a las habitaciones del
establecimiento hostelero.
La remodelación del S. XXI las eliminó,
sustituyéndolas por estructuras de hierro
envejecido y cristal, más acordes con la
modernidad mal entendida. La analogía formal,
doctrina que pretende en la moderna
restauración realizar todo añadido sobre el
monumento con materiales contemporáneos en
aras de evitar un “falso histórico” (CAPITEL,
1992), nunca debe olvidar que su correcto uso
está pensado para completar el edificio y nunca
para sustituir algunas partes del mismo. El
proceso de aprobación de la obra fue también
seguido por uno de los firmantes (MMG), pues
uno de los miembros de la Comisión de
Patrimonio Provincial solicitó su asesoría. El
organismo administrativo tuvo que desestimar
una primera propuesta que pretendía cubrir el
foso con una estructura de hierro y cristal para
alojar las cocinas, que según el arquitecto
firmante pondría en valor una roca viva desnuda.
Su construcción hubiera implicado la degradación
y destrucción de los restos de la barrera artillera
del S. XV.
El urbanismo de Alarcón: determinado por
sus murallas
Hemos dedicado unas cuantas páginas a
describir el conjunto fortificado. Ha de tenerse en
cuenta que éste también tiene consecuencias
para la estructuración del urbanismo. También lo
hemos usado de excusa, de hilo argumental, para
trazar un bosquejo de su historia. En cualquier
caso, existen más hitos urbanísticos importantes
en la población:
Iglesia de Santo Domingo de Silos: Del siglo XIII, de
estilo románico, su torre es renacentista y sus
cubiertas se modifican en época barroca.
Declarada Monumento Nacional el 19 de febrero
de 1992.
- Antigua iglesia de San Juan Bautista: Data del
siglo XVI la actual y sustituye a otra medieval. En la
actualidad centro de arte y pintura mural de
Jesús Mateo, quien cubrió su interior de pinturas
en los años 90.
- Iglesia de la Santa Trinidad: Obras importantes
entre los siglos XIII y XVI.
- Iglesia de Santa María: Hoy la parroquia. Erigido
el templo a principios del XVI.
- Plaza del Infante Don Juan Manuel: Es la plaza
mayor y a ella da el edificio del Ayuntamiento.
- Casas-palacio, entre las que destaca la
mencionada de Castañeda
3
. Frente a ella, donde

3
Estudiada por los firmantes recientemente. Informe
entregado en la Delegación de la Consejería de
maqueta alarcón.pdf 41 maqueta alarcón.pdf 41 13/03/2012 21:35:11 13/03/2012 21:35:11
P
R
U
E
B
A

D
E

M
A
Q
U
E
T
A
C
I
Ó
N
Míchel Muñoz García y Santiago David DomínguezSolera

Cuadernos de Arquitectura y Fortificación
42
hoy se sitúa el Colegio de los Girasoles,
encontramos los firmantes durante un control
arqueológico los restos de un contexto
habitacional interpretado también como palacete,
dado que entre los restos apareció un escudo de
yeso. La morfología de uno de los cuarteles
sugiere que los propietarios pudieran ser de una
rama también de los Castañeda.
- Ayuntamiento: Siglo XVI.
Al respecto de la estructuración urbana en
Alarcón, el elemento más importante que la
determina es la muralla. Por supuesto, ésta no
tiene sencillamente una funcionalidad defensiva en
la Edad Media, ni fiscalizadora o administrativa
entonces y después. Hay que comprenderla como
cualquier hito constructivo dentro de la lógica de
una Arqueología del Paisaje. Con ello nos
referimos a que cualquier arquitectura -y con más
razón ha de esperarse en elementos de entidad
tal como son las murallas de una población y su
castillo- tienen significación simbólica y función
sociocultural determinada por el contexto al que
pertenecen.
Alarcón conserva casi intacto su recinto murario
y sabemos, como hemos podido leer en las
páginas más arriba insertas, que se reforma,
mantiene y modifica en la Edad Moderna y en la
Contemporánea. Siempre presente en el Paisaje
del enclave, nunca se pudo obviar por quedar
siempre visible desde cualquier punto, se
reinterpretaría su significado con el paso del
tiempo.
Todo esto viene a colación para indicar que si la
muralla no hubiese sido importante tanto
funcional como simbólicamente y hubiese
estorbado para el desarrollo urbanístico –como
ocurre en gran medida en Cuenca (MUÑOZ
GARCÍA Y DOMÍNGUEZ-SOLERA, 2011), Cañete
(VILLAR DÍAZ, 2007), Belmonte, Castillo de
Garcimuñoz (SALAS PARRILLA, 1997), etc.- el
desarrollo urbanístico no la habría respetado
tanto. Sus caminos de entrada, sus puertas y los
relatos de memoria colectiva perviven hasta el

Educación, Cultura y Deporte de la Junta de
Comunidades de CastillaLa Mancha.
presente, mientras en otras ciudades fortificadas
sólo existen los segmentos que han sobrevivido
circunstancialmente. En Alarcón, las murallas y el
Castillo siempre hubieron de ser símbolo
identitario, como lo son hoy: nótese cuál es el
valor turístico más destacado y el motivo de su
escudo municipal.
Las manzanas, calles y edificaciones en particular
–sobre todo nos importan aquí aquellas que
pueden considerarse propias de la construcción
tradicional- respetan y se articulan en el interior
del recinto amurallado, siendo éste su pauta
como en la Edad Media –aunque por razones
diferentes, claro-.
Todo esto sería muy interesante desarrollarlo
más en extenso. Quede reseñado aquí y
puntualizamos que el componente simbólico ha de
tenerse presente. No tiene que ser valorado
como el principal argumento, pero sí sumarse
junto a lo funcional y al contexto, al hecho de que
Alarcón no creció como otras plazas de la zona.
Todo ello, apunta hacia una morfología urbana
heredera a grandes rasgos de la que hubiese en
la Edad Media, perviviendo hoy como ocurre con
las murallas y determinada tanto por éstas como
por la morfología geográfica del cerro en el que
se asienta Alarcón.
Continuando nuestro análisis de lo general a lo
particular, las manzanas de Alarcón, aquellas que
preservan edificios tradicionales comunes -
distintos a las casas de más calidad o los
palacetes- presentan parcelas alargadas, con la
edificación propiamente dicha al en la parte
delantera y un patio en la trasera. Dos casas-patio
de este tipo se unen en sus partes traseras y por
ello las fachadas que dan a todas las calles son
siempre las de vivienda. Los palacetes también
pueden seguir este esquema (Antiguo Palacio
Castañeda), pero la adquisición de parcelas, el
mayor tamaño de la propiedad, etc. hacen que las
tendencias rectangulares alargadas se vean
alteradas. F. Benito (1998) comenta, en su obra
dedicada a Castilla y León, que este tipo de
manzanas son propias de los usos medievales
durante las etapas de repoblación. Es el mismo
esquema que se reproduce en el sector de la
maqueta alarcón.pdf 42 maqueta alarcón.pdf 42 13/03/2012 21:35:11 13/03/2012 21:35:11
P
R
U
E
B
A

D
E

M
A
Q
U
E
T
A
C
I
Ó
N
Arqueología de la Arquitectura en las fortificaciones de Alarcón (Cuenca): La Puerta del Bodegón como excusa.


Cuadernos de Arquitectura y Fortificación
43
ciudad y la casa particular de Capitán Poveda 41,
Doctor Tortosa 24 y en la Plaza del Infante Don
Juan Manuel 6, proyectos de obra particulares en
los que hemos trabajado o estamos trabajando
los firmantes.

Fig. 44. Esquema ideal del urbanismo de las
“manzanas tradicionales” en Alarcón. (Diseño de los
autores).
Genéricamente, los materiales más importantes
en la arquitectura tradicional de Alarcón, son la
mampostería trabada con cal y la teja de barro en
las cubiertas. La tabiquería en yeso y madera
queda, en este caso concreto, por detrás de la
mampostería en cuanto a frecuencia. Es la
disponibilidad de caliza por las características
geológicas del enclave, lo que determinan en
nuestra opinión dicha solución.
Las casas objeto de estudio en nuestros trabajos
en Alarcón, junto a las anejas, son unos de los
mejores ejemplos de todo lo anterior. El control
arqueológico de obra en ellas, pese a no haberse
determinado en ninguna un valor excepcional que
indicase su protección y el mantenimiento de sus
fábricas tradicionales, ha resultado positivo en
tanto que se han documentado las
características definitorias del urbanismo desde
la Edad Media hasta el siglo XIX y parte del XX…
En el que tanto tienen que ver sus murallas.
Conclusiones
Pero más y mejores resultados concedería una
praxis de Arqueología dirigida al estudio en detalle
de las murallas del lugar. Éstas configuran el
recinto mejor conservado del área y,
paradójicamente, no se les han realizado más que
estudios epidérmicos. El mismo ejercicio que
presentamos aquí con respecto a la Puerta del
Bodegón sería interesantísimo aplicarlo a la
totalidad de lienzos, fortificaciones de camino y de
padrastro, puertas y al castillo. Dedicamos estas
conclusiones a anunciar un proyecto propio en
esta línea que esperamos, con la mayor de las
ilusiones, podamos iniciar pronto para sentar la
primera piedra que anime por fin a otros
investigadores a buscar en Alarcón el objeto de
sus trabajos.
Un Conjunto Histórico tal es, además de
interesante para la investigación histórica, un
potentísimo recurso económico para sus
habitantes, si se saben gestionar adecuadamente
sus bienes y la información de ellos emanada.
Invertir en el estudio de las murallas de Alarcón,
convertirlas en lo que algunos gustan llamar
“industria cultural”, es del todo recomendable.
Aunque esto último no es lo que nos corresponde
a los arqueólogos e historiadores, sino a los
habitantes del lugar y, sobre todo, a la
Administración. Nosotros estamos obligados, en
cambio, nada más y nada menos que a
ilusionarnos con la potencialidad que tiene la
arquitectura fortificada de Alarcón, prácticamente
desconocida aunque totalmente visible, para
enseñarnos muchísimas cosas sobre las técnicas
de poliorcética andalusíes, las de los reinos
cristianos medievales en expansión, los
intercambios mutuos, sobre la propuesta teórica
perdida de Don Juan Manuel, sobre la utilidad de
las plazas medievales readaptadas a las
necesidades militares de época contemporánea…
Estamos obligados a ilusionarnos y a intentar
contagiar a la ciudadanía de nuestra ilusión de
investigadores y apasionados por lo que el Pasado
puede enseñarnos a todos los niveles.
maqueta alarcón.pdf 43 maqueta alarcón.pdf 43 13/03/2012 21:35:11 13/03/2012 21:35:11
P
R
U
E
B
A

D
E

M
A
Q
U
E
T
A
C
I
Ó
N
Míchel Muñoz García y Santiago David DomínguezSolera

Cuadernos de Arquitectura y Fortificación
44
De momento, queremos destaca que la
arquitectura militar de Alarcón debe se valorada
en torno a los siguientes criterios:
- De confirmarse mediante excavaciones
arqueológicas y estudios más profundos, tendría
la única muralla almohade que conserva restos
importantes en la provincia de Cuenca.
- La villa es el exponente de una de las acciones
repobladoras de Alfonso VIII, cuya organización
urbanística va ligada a su muralla.
- Al conservar el Castillo todavía importantes
vestigios de la época de Alfonso VIII, es uno de los
escasos ejemplos de “construcciones palaciegas”
que se tienen de este monarca. Otros ejemplos
son algunas partes conservadas del Alcazar de
Segovia, el Castillo Arzobispal de Brihuega y varias
estancias del Monasterio de las Huelgas en
Burgos.
- Es uno de los mejores conjuntos defensivos
conservados del S. XIV integrado por
fortificaciones de padrastro, caminos fortificados,
puentes, murallas y castillo.
- Además, constituye la villa en la que Don Juan
Manuel volcó todo su mejor saber poliorcético y,
en consecuencia, es el legado material de su obra
perdida.
- Las reformas del foso en el Castillo, con la
incorporación de la barrera artillera, son la
respuesta material al fenómeno social de
violencia antiseñorial y, por tanto, símbolo y
testimonio de ese periodo convulsivo que
constituyó la segunda mitad del S. XV en la
Corona de Castilla.
- Es también ejemplo de la readaptación militar de
las viejas fortalezas medievales durante las
Guerras Carlistas del S. XIX, lo cual viene a
demostrar la escasez de artillería que se empleo
en estos conflictos.
- Es también testimonio de la adaptación de un
edificio medieval complejo a los usos hosteleros
que fomentaron las políticas de desarrollo de los
años 60 del S. XX, así como de las doctrinas
restauradoras de entonces.
maqueta alarcón.pdf 44 maqueta alarcón.pdf 44 13/03/2012 21:35:11 13/03/2012 21:35:11
P
R
U
E
B
A

D
E

M
A
Q
U
E
T
A
C
I
Ó
N
Arqueología de la Arquitectura en las fortificaciones de Alarcón (Cuenca): La Puerta del Bodegón como excusa.


Cuadernos de Arquitectura y Fortificación
45
Bibliografía
BARTHORP, M. (1994): Los “Old Contemptibles”,
Ejércitos y Batallas 8, ed. Osprey/ediciones el
Prado, Londres.
BENITO MARTÍN, F. (1998): Arquitectura Tradicional de
Castilla y León. Junta de Castilla y León, Consejería
de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio,
Salamanca.
CABALLERO GARCÍA, R. Y SÁNCHEZ PELAEZ, E.
(2010): El Antiguo Alcázar de D. Juan Manuel de
Belmonte, Arqueología en el Proyecto de
Construcción de la Venta de D. Quijote. En Villar
Díaz C. y Madrigal Belinchón, A (coordinadores),
Nuestro Patrimonio. Recientes Actuaciones y
Nuevos Planteamientos en la Provincia de Cuenca.
Diputación de Cuenca. Pp. 525-566.
CAPITEL, A. (1992): Metamorfosis de Monumentos y
Teorías de la Restauración. Alianza Forma, Madrid.
CASTRO FERNÁNDEZ, J. J. Y CUADRADO BASAS, A.
(2011): Un Modelo de Fortificación. Los Castillos
Urbanos de Alfonso VIII de Castilla. Rev. Castillos de
España 2011, Monográfico de las Fortalezas de
Cantabria, pp. 61 a la 70.
COBOS, F. Y OTROS (1998): Castillos y Fortalezas.
Edilesa, León.
COOPER, E. (1991): Castillos Señoriales en la Corona
de Castilla, ed. Junta de Castilla y León, Salamanca.
COOPER, E. (1998): Los Castillos de Castilla en el S. XIV:
un Esquema para su Estudio, en El Castillo Medieval
Español. La Fortificación Española y sus Relaciones
con la Europea, Fundación Ramón Areces, Madrid.
DE LUZ LAMARCA, R. (1998): El Marquesado de
Villena, o el mito de los Manuel. Diputación de
Cuenca.
DE MORA FIGUEROA, L. (1994): Glosario de
Arquitectura Defensiva Medieval. Cádiz.
GONZÁLEZ MUÑOZ, J. M. (1998): La Muy Noble Villa
del Castillo de Garcimuñoz y su Monasterio de San
Agustín. Edición del autor, Madrid.
GONZÁLEZ VARAS, I. (1999): Conservación de Bienes
Culturales. Teoría, Historia, Principios y Normas.
Cátedra, Madrid.
GRACIANI GARCÍA, A. Y TABALES RODRÍGUEZ, M. A.
(2008): El tapial en el Área Sevillana. Avance
Cronotipológico Estructural. Arqueología de la
Arquitectura 5, pp. 135–158.
HERRERA CASADO, A. (1989): Castillos y Fortalezas.
Junta de Comunidades de Castilla la Mancha,
Toledo.
JIMÉNEZ DE RADA, R. (1243): De Rebus Hispaniae.
MADOZ, P. (1847): Diccionario Geográfico. Madrid.
MAÑANES, T., VALBUENA, F. Y ALONSO PONGA, J. L.
(1980): La Arquitectura Militar en la Frontera del
Reino de León con el de Castilla en los Siglos XII –
XIII (I). Rev. Tierras de León, 40, pp. 89–114.
- (1980): La Arquitectura Militar en la Frontera del
Reino de León con el de Castilla en los Siglos XII –
XIII (II). Rev. Tierras de León, 41, pp. 59 – 80.
MÁRQUEZ BUENO, S. y GURRIARÁN DAZA, P. (2008):
Recursos Formales y Constructivos en el
Arquitectura Militar Almohade de Al-Andalus.
Arqueología de la Arquitectura 5, pp. 115 – 134.
MAZZOLI-GUINTARD, C. (2000): Ciudades de Al
Andalus. España y Portugal en época Musulmana
(S. VIII – XV). Granada.
MUÑOZ GARCÍA, M. y DOMÍNGUEZ-SOLERA, S. D.
(2011): Tras las Murallas de Cuenca. Consorcio de
la Ciudad de Cuenca.
MUÑOZ GARCÍA, M. y RODRÍGUEZ RUZA, C. (2001):
Informe sobre el Proyecto de Reforma del Parador
Marqués de Villena (Alarcón) dirigido a la Comisión
de Patrimonio Provincial. Informe inédito.
PALOMO FERNÁNDEZ, G (1992): Catedrales Góticas
Castellanas. Cuadernos de Arte Español. Madrid.
maqueta alarcón.pdf 45 maqueta alarcón.pdf 45 13/03/2012 21:35:11 13/03/2012 21:35:11
P
R
U
E
B
A

D
E

M
A
Q
U
E
T
A
C
I
Ó
N
Míchel Muñoz García y Santiago David DomínguezSolera

Cuadernos de Arquitectura y Fortificación
46
PARCERISA, J. (2009): Intervención, Consolidación y
Conservación Arqueológica en el Castillo de
Garcimuñoz, Memoria Arqueológica, febrero de
2009. Ministerio Vivienda, Subdirección Nacional
de Arquitectura. Informe inédito.
ROMERO, M. (1994): Las Guerras Carlistas en Tierra
de Cuenca. Edición del autor, Cuenca.
SALAS PARRILLA, M. (1997): Alarcón, Belmonte y
Garcimuñoz. Tres Castillos del Señorió de Villena”.
Edición del Autor, Madrid.
SIMÓN GARCÍA (2011): El poblamiento islámico en el
Corredor de Almansa y la Tierra de Montearagón.
Las Raíces de Almansa desde los orígenes del
poblamiento hasta el fin de la Edad Media.
Ayuntamiento de Almansa.
TORRES BALBÁS (1941): La capilla del castillo de
Brihuega y los edificios de D. Rodrigo Jiménez de
Rada. A.E.A
VILLAR DÍAZ, C. (2007): La fortificación de Cañete,
origen y desarrollo. Castillos de España, 146: 17-
32.
maqueta alarcón.pdf 46 maqueta alarcón.pdf 46 13/03/2012 21:35:11 13/03/2012 21:35:11