NOTAS

INSURRECCIONALES
Número 2 Lima – Perú Enero - Febrero 2012
CONTRA Y FUERA DE TODAS LAS
ESTRUCTURAS DEL ESTADO Y EL CAPITAL
Contacto: contraloestablecido@hotmail.com
HOLA (Intento de Editorial)
Las palabras son signos y códigos relacionados que expresan alguna idea.
NOTAS INSURRECCIONALES no sólo es un conjunto de palabras
gramaticalmente organizadas, no sólo buscamos expresar alguna idea, nuestro
interés no es limitarnos a decir, a interpretar, a proponer. Estos escritos son
parte del combate real que desarrollamos los oprimidos y asalariados a nivel
mundial contra el Sistema Capitalista contra esta sociedad burguesa que tiene
al dinero como dios supremo y omnipresente, a la propiedad privada como
estructura de segregación social y al trabajo asalariado como célula de nuestra
esclavitud !istórica y cotidiana. "or tanto, cuando lean las posiciones intr#nsecas
que segregan los art#culos, recuerden que no son invención de un peque$o
grupo de %activistas& o intelectuales, sino que son expresión del movimiento real
que suprime y subvierte las condiciones de explotación existentes.
El Capitalismo no es sólo un sistema económico'pol#tico es
también social'ideológico, no es sólo un sistema inmediato es
también !istórico, no sólo se encuentra en un pa#s, necesita
enraizarse mundialmente (como lo presenciamos en la
actualidad). El ataque, la revuelta, la luc!a, la insurrección, la
revolución o como lo quieran llamar, tiene que ser
necesariamente de una *orma total e integral, cotidiana e
!istórica, local e internacional, contra la econom#a, la pol#tica y
los dogmas ideológicos.
+uestra vida diaria est, ordenada y dictaminada de tal *orma, que se nos niega
cualquier posibilidad de ir m,s all, de la ley del mercado, del valor, de la
propiedad privada, de la acumulación, de la ganancia, de la pol#tica estatal.
“Todo acto de rebelión o de resistencia es asimilado como una actividad
desviada o terrorista. La libertad no existe sino para aquellos que defienden los
imperativos mercantiles. A partir de ahora, la verdadera oposición al sistema
dominante es totalmente clandestina.”
1
Las acciones, la actividad, el que!acer
revolucionario y las nuevas relaciones que vamos generando en el camino,
tienen que realizarse en contra y *uera de todas las estructuras del Estado y el
capital, teniendo como principio la creatividad inmediata y nuestro pasado
!istórico.
-ace . meses salió el primer n/mero de esta publicación. En este corto periodo
de tiempo, gracias a las cr#ticas, re*utaciones y desarrollos de compa$eros y
camaradas, !emos podido aclararnos diversas posiciones expresadas en el
n/mero anterior como también desarrollarlas, replantearlas y rea*irmarlas pero
todo esto, con el *in de la acción pr,ctica, de la acción inmediata e !istórica.
“Charlar hacer son cosas diferentes, m!s bien anta"ónicas# (0arx). NOTAS
1
Jean-François Brient, De la Servidumbre Moderna.
INSURRECCIONALES “no pretende resolver de manera puramente teórica lo
que sólo puede ser obra de nuestra clase reali$ando una verdadera comunidad
humana, es decir en el momento que precede a su auto%liberación.”
1
1entro de este segundo n/mero intentaremos
contribuir al esclarecimiento sobre algunos
*actores que nos encadenan a la dictadura de la
econom#a2 la *unción y papel del Estado, el dinero
(como mercanc#a central), las pol#ticas de
izquierda, la problem,tica de las mineras (en
relación al ecologismo), entre otros temas que
tenemos que ir aclar,ndonos para realizar un
contundente combate.
Es necesario también expresar nuestra total
solidaridad con las acciones que, sin importar el
nombre que le asienten, atacan la vida alienada y
el sistema imperante. “&ueremos acabar con el
capitalismo eso no se consi"ue simplemente
llam!ndose de una forma u otra, como quien
invoca un extra'o con(uro.”
)
Las ideas revolucionarias no le pertenecen a un grupo o individuo sino a las
acciones que !acen posibles las re*lexiones sobre nuestra situación como
esclavos modernos y la posibilidad de en*rentar este estado de cosas. "or esa
razón, !acemos un llamado a que reproduzcan estos textos si lo ven necesario,
que los recorten, desarrollen, modi*iquen, sin tener remordimiento alguno.
+osotros !acemos lo mismo cuando nuestro que!acer subversivo nos lo
demanda, y si se preguntan por qué !emos citado algunos *ragmentos, el /nico
interés es que puedan conocer otros materiales de luc!a !istórica y cotidiana
que irrumpen a nivel mundial. “*eseamos que los materiales que compartimos
aqu+, no sólo sirvan para "enerar una identificación con los mismos, sino que
principalmente sean una herramienta para el combate a esta realidad impuesta.
,os volvemos m!s atrevidos a"resivos cuando perse"uimos nuestros propios
intereses de clase. -sto no descansa en formar un nuevo "obierno, o
transformarnos en patrones. ,uestro inter.s es terminar con esta forma de vida,
por ende la sociedad que se levanta sobre esta forma de vida. /omos la clase
traba(adora que desea abolir el traba(o las clases. /omos la comunidad de
"ente que desea separarse de la comunidad (mercantil) existente. ,uestro
pro"rama pol+tico es destruir la pol+tica. 0ara alcan$ar eso, tenemos que
1
Cuaderno de Negación nro.02: Clases Sociales, Argentina, julio 200.
2
!ru"o #u"tura. $rgano de %ro"aganda nro. 02.
empu(ar a las tendencias subversivas que ho existen a rehacer la sociedad en
todas partes. 1ace tiempo a eso se le conoce como #revolución#.”
2
"ara *inalizar, unas palabras que sintetizan en cierta medida quienes est,n
detr,s de NOTAS INSURRECCIONALES y qué *in persigue2 “,osotros no
tenemos nada que venderle a nuestros hermanos de clase, nada con qu.
seducirlos. ,o somos un "rup3sculo compitiendo en presti"io e influencia con
los dem!s "rup3sculos partidos que dicen representar a la clase obrera, (al
proletariado) que pretenden "obernarla. /omos proletarios que luchan por
auto%emanciparse con los medios que tienen a su alcance, nada m!s.”
4
¿QUÉ SE ESCONDE DETRÁS DE LA APARIENCIA?
(EL DINERO LO ES TODO)
-ace unas semanas atr,s, en alguna calle cercana al
Centro de Lima, se presentó un !ec!o tan cotidiano, tan
consuetudinario y *recuente que sólo atiné a sentir algo de
l,stima super*icial y *rustración inducida, como
seguramente lo !izo la mayor#a de personas que lo
presenciaron.
0ientras muc!os y muc!as esper,bamos con cansancio y
emoción consoladora la llegada de alg/n ómnibus que nos
lleve de regreso a la oscuridad gris de %nuestros& !ogares, caminaba despacio, a
lo lejos, casi arrastrando sus extremidades, con dirección !acia la muc!edumbre
que !ab#amos *ormado, un !ombre de unos setenta a$os. Con ropa muy
gastada, mal a*eitado, con l#neas marcadas por el !ambre, el *r#o y la
precariedad, se acercaba a nosotros con algo entre los brazos. Colgado en su
pec!o, tra#a un peque$o tablero, improvisado con algunos pedazos de madera,
que !ac#a las veces de mostrador. S#, se trataba de uno de los tantos
vendedores ambulantes que !abitan las grandes urbes capitalinas y ciudades
sobrepobladas de la llamada sociedad civilizada. En esta ocasión, el batido
anciano intenta intercambiar c!ocolates, galletas, caramelos y una que otra
golosina por alguna peque$a unidad monetaria. 3oceaba su interés de
intercambio, con cierta mecanización y la mirada algo perdida, %4!# tiene galletas
C!aplin, Ca$onazo, 5ri,ngulo, 6le'6le7&.
4lgunos cuantos dejaron de observar al vendedor y se concentraron en la
comida !ec!a mercanc#a que o*rec#a. Lógicamente, el !ambre buscaba ser
saciada, eran casi las 8299 de la noc!e y muc!os sal#an recién del trabajo
paradójicamente nadie se anima a concretar la compra y venta, a veces no se
&
Cuadernos de negación nro.01: 'ra(ajo, Co)unidad, %ol*tica, !uerra, Argentina, 200+.
,
N-cleo de .ra. Autodisolución.
SUMARIO
-ola (:ntento de Editorial).
;<ué se esconde detr,s de
la apariencia= (El dinero lo
es todo).
La 0aquinaria Estatal.
El 4nti'antiimperialismo.
>etroalimentación7
>e*lexiones en torno al
caso ?ujimori.
Capital minero vs. pueblo
indignado (m,s all, de lo
evidente).
Lengua 4rmada ("oemas).
alcanza como darse esos gustos tan extravagantes padecidos por la %raza&
proletaria.
"ero lo que llamó la atención de todos y todas, empuj,ndome a contar esta
experiencia, *ue una peque$a ni$a que no pasaba de los cuatro a$os y que se
encontraba a*errada a la mano de su !umilde madre. 1e rasgos andinos,
desabrigada para la ocasión, miraba y miraba la variedad de productos
multicolores que o*rec#a el a$oso ambulante. +o parec#a importarle el lugar
donde se encontraba, el ruido de los cl,xones mezclados con el de los
cobradores, el *r#o viento que nos cubr#a, la apariencia del anciano o el
cansancio de su peque$o !ermano (acostado en los brazos de su madre) lo
/nico que alumbraba su mirada y alimentaba su deseo de *elicidad pasajera eran
los bocadillos azucarados. +o aguantó m,s que un par de
minutos en silencio, en cuanto el vendedor estuvo cerca
recurrió a su madre para conseguir7 quiz, una galleta7
quiz, un c!ocolate7 %mami, mami, cómprame&7 la
madre trató de no !acerle caso, de ignorar el golpe a su
bolsillo7 %mami, mami7 quiero7&7la madre la jaló
suavemente del brazo y la puso detr,s de ella, con la
ilusión de que la ni$a entienda el signi*icado de ese
gesto todo *ue en vano. La ni$a comenzaba a soltar sus
peque$as l,grimas, y su petición ten#a una intensidad cada vez mayor. El
vendedor despertaba del letargo, se reanimó y se ubicó cerca a la ni$a, volvió a
o*recer sus productos, pero esta vez parec#a que le !ablaba directamente a la
madre, entendiendo que !ab#a una posibilidad de justi*icar la caminata previa.
@+6 5E+A6 "L454B, *ue la respuesta de la madre, aunque se dirig#a con la
mirada a la ni$a, sus palabras también se encauzaban al anciano. >ompió dos
corazones al instante, lengua armada sin duda. La ni$a no dejaba de llorar, *ue
necesaria una peque$a sacudida y un par de palabras cortantes y enérgicas7 El
anciano siguió en el limbo por unos instantes, luego vio la oportunidad de
escaparse del desagradable intervalo de tiempo, observó un ómnibus con la
puerta abierta, esperando pasajeros, subió en el acto a seguir trabajando.
0uc!os de los presentes, vieron este suceso como
algo penoso, triste por decirlo de alguna manera. "or
un lado un !ombre de avanzada edad, caminando sin
rumbo *ijo, abusando de su existencia, exponiéndose
cerca a la pista, teniendo que atravesar por una
situación precaria, de inestabilidad, desperdiciando
sus /ltimos a$os, viviendo sólo para sobrevivir por
otro lado la peque$a ni$a negada de un dulce, de una
golosina que entusiasmar#a su aburrida espera, la
pobreza !ec!a realidad. Las miradas, los gestos, el
silencio general expresó un acuerdo de juicio impl#cito entre los presentes. "ero,
;qué !ay detr,s de todo esto=, ;qué mensaje esencial se esconde bajo la
m,scara de la l,stima=
Lo m,s resaltante, en nuestro caso, es lo siguiente2 @El dinero lo es todoB 3ivimos
en una sociedad subyugada por el capital, por la compra y venta, por el
intercambio de mercanc#as7 Las empresas no producen en base a las
necesidades de las personas, lo !acen con el *in e interés de ganar m,s, de
acumular, de obtener ganancias y reproducir su capital. “La crisis nos confronta
con la parado(a fundadora de la sociedad capitalista5 en ella, la producción de
bienes servicios no es un fin, sino sólo un medio. -l 3nico fin es la
multiplicación del dinero, es invertir un euro o un dólar para conse"uir dos.”
1
Sin dinero no eres nada, no vales, no existes, no sirves,
eres un paria, un lumpen. El dinero es el mediador entre
los !umanos, todo lo que !acemos est, mediatizado
por nuestra capacidad de gastar, de comprar, de pagar.
Si trabajamos es justamente para obtener dinero, si
%robamos& es para lo mismo. +ecesitas dinero para
comer, para vestir, para estudiar7 te venden la
*elicidad, ;un viaje, una comida, un paseo=, necesitas
zapatillas, un pantalón, un polo, movilidad, energ#a,
todo est, a la venta. "ero parece tan normal, tan nuestro, tan necesario7 la
imposición ideológica del sistema imperante trata de !acernos creer que un
mundo sin dinero es imposible, que el dinero es producto de la civilización, de la
evolución !umana y que nos !ace la vida m,s *,cil. Este es un mundo donde el
trabajo no sirve para nosotros y menos para la sociedad, el trabajo sirve para
que el capitalista pueda obtener m,s ganancias. %Las superficies cultivables de
la tierra pueden alimentar a toda la población del mundo, mientras los talleres
las f!bricas producen incluso mucho m!s de lo que es necesario, deseable
sustentable. Las miserias del mundo no se deben, como en la -dad 6edia, a
cat!strofes naturales, sino m!s bien a una especie de hechi$o que separa a los
hombres de sus productos”
)
.
5odos estamos obligados a trabajar para no morir, no
puedes trabajar sin cobrar dinero morir#as en el
intento. El trabajo sirve para crear, directa o
indirectamente, el mundo tal y como lo conocemos7
un mundo que no bene*icia a la mayor#a, un mundo
gris, desolador, agobiante. 4unque por todos lados
nos intentan vender *elicidad, regocijo, paz. Existe una
1
Ansel) Ja""e. ¿Ya se volvió obsoleto el dinero?
2
/de).
demencia colectiva, caminamos entre cad,veres, entre muertos, respiramos
contaminación, existimos siguiendo modas, estilos, paradigmas cotidianos de
*ormas de vida, amando seg/n el criterio moral de la iglesia, de la *amilia, nos
dan igual las armas, las guerras (si no estamos directamente en ellas), a la
mayor#a no le importa ni le interesa pensar sobre ello7 !acer algo al respecto7
!asta que es demasiado tarde7
1isculpen si el tema central *ue trastocado7 (4bogo al apasionamiento
inmaduro juvenil). >egresando a lo central de este punto, lo maquiavélicamente
sorprendente es que a pesar de !aber una sobreproducción
de mercanc#as, de ver almacenes abarrotados de
productos, somos millones que estamos en la precariedad
m,s devastadora7. Se cierran *,bricas de comida, y
millones mueren de !ambre, se cierran *,bricas de material
noble y nadie tiene donde pasar la noc!e, se ec!a al
desagCe la comida que sobra de los supermercados y la
población *amélica cada d#a aumenta, miles de millones
sacando oro y plata de las entra$as de la tierra en Los
4ndes para vestir con al!ajas el cuerpo anoréxico de la !ija
de un pr#ncipe en Espa$a7
“-l dinero es nuestro fetiche5 un dios que nosotros mismos hemos creado, del
cual creemos que dependemos al cual estamos dispuestos a sacrificar todo
con tal de aplacar su ira.”
1
;1esde qué edad se nos impone la normalidad del
dinero en nuestras vidas= Lo m,s natural para cualquier especie animal siempre
*ue utilizar sus *uerzas para comer, para vivir, pero cómo es posible que una ni$a
que ni siquiera cumplió los cuatro a$os de edad conciba que sin dinero no pueda
obtener alimento. ;1esde cu,ndo nos imponen y acondicionan bajo la lógica de
la mercanc#a= Es algo que produce escalo*r#os. Cada vez m,s, la alienación se
apodera de nosotros, !emos dejado de ser seres vivos y nos !emos vuelto
m,quinas obedientes sumisas y terror#*icamente mansas, sentimos a través de
im,genes, con pel#culas, espect,culos, publicidad, etc. "ara todos, incluyendo a
la ni$a, el dinero es tan importante como el ox#geno, tanto para el rico como el
pobre se !ace necesario poseerlo. %7Cómo es posible, por obra de qu. ma"ia
infernal, la rique$a, posibilitada para satisfacer necesidades, ha lle"ado a
encerrarse en la moneda8... 1a preferido encarnarse ba(o la forma del oro de
la plata, metales entre los m!s raros e in3tiles. A3n peor, ho a no se presenta
al com3n de los mortales m!s que ba(o la forma de papel9 La 3nica necesidad
a que responde la moneda es a la necesidad del cambio, desaparecer! con la
desaparición del cambio.”
)
1
/de).
2
0ditorial 0tc1tera. Un Mundo sin Dinero: El Comunismo (2da arte!.
%*estruir la moneda no quiere decir quemar los billetes de banco o fundir el oro.
-stas medidas pueden ser necesarias por ra$ones simbólicas psicoló"icas.”
2
El
dinero inter*iere en nuestro deseo de cubrir nuestras necesidades, el dinero solo
podr, ser destruido, eliminado y volverse obsoleto en cuanto desaparezca el
cambio mercantil y las relaciones sociales establecidas por el capital, en cuanto
nuestro trabajo nos sirva a nosotros y no al mercado. Es necesario entonces
reconocer cu,l es la base estructural de nuestra encadenada existencia
asalariada, para emprender el ataque real y contundente, *uera de su lógica,
manipulación y misti*icación.
LA AQUINARIA ESTATAL
;<uién no !a escuc!ado a cualquiera (en admirable momento de lucidez
mental) voci*erar de mala manera, por alg/n rincón de las enturbiadas calles del
mundo burgués, alguna injuria contra el Estado o en su de*ecto contra el
gobierno de turno= @5odos los pol#ticos del Estado son una tira de rateros,
corruptos, mentirososB @5r,mite, tr,mite, puro cuento para sacarte dineroB @Esos
burócratas creen que somos igual de ociosos que ellosB @5odos esos
congresistas solo entrar para robarB @Los ministros son una sarta de
delincuentesB @Entre ellos nom,s se protegenB @5anto es*uerzo para recibir esta
miseria del EstadoB @1ónde est, todo el dinero que nos quitanB @Esos abusivos
sólo *avorecen a los grandesB @5odos prometen y prometen pero todo sigue igualB
La realidad es la /nica que podr, a*irmar o negar cualquier postulado teórico que
se pueda expresar en estas breves, pero contundentes l#neas (esperamos),
sobre la naturaleza y *unción del Estado moderno.
Cabe volcar en el papel las probables interrogantes,
que seguramente muc!os nos !emos planteado, al
darnos de narices contra el orden establecido ;Cómo
es posible que un pu$ado de personas (en relación al
conjunto de la población mundial) pueda ser el
propietario, el due$o, el amo y se$or, de todo lo que
se produce colectivamente por los millones de
trabajadores asalariados en el mundo entero= ;Cómo
es posible que una minoritaria clase social, la
burgues#a, pueda imponer su dominio económico
sobre los miles de millones de despose#dos que
!abitan el planeta= ;"or qué tenemos que trabajar en
las minas, en las o*icinas, en los almacenes, en los colegios, en los !ospitales,
en las c!acras, en los edi*icios, en las *,bricas, en los talleres, cavando,
tecleando, ordenando, curando, sembrando, limpiando, creando valor, creando
mercanc#as para el bene*icio mercantil de los capitalistas= ;<ué encantamiento
y conjuro !a utilizado la clase burguesa sobre nosotros= ;Ser, que ellos est,n
&
/de).
dotados de una gran perspicacia intelectual= ;Ser, que nacieron para
gobernarnos e imponer su mundo=
Dniendo las dos ideas de los p,rra*os anteriores, podemos concluir en qué es
justamente el Estado burgués el ente activo que sustenta pol#ticamente las
relaciones sociales establecidas por el capital. La burgues#a, impone su mundo
(de la codicia y avaricia), su régimen de propiedad (privada), su sistema de
producción social (basado en la extracción de plusval#a y el trabajo asalariado),
sus despóticos deseos e intereses, a través de un instrumento !istóricamente
instaurado para legalizar, mantener y de*ender la explotación'opresión de las
grandes masas asalariadas2 el Estado burgués.
Lógicamente el Estado como tal, se auto'proclama autónomo y neutro, se auto'
de*ine como la entidad encargada de gobernar para el bene*icio del conjunto de
la población. Se presenta p/blicamente como el /nico organismo pol#tico, capaz
de generar estabilidad y bienestar social. 6dia ser
relacionado con su clase, niega y repudia su condición de
junta administrativa de los negocios de la burgues#a.
:ntenta verse como órgano social, *uera de las clases
sociales (aunque parezca rid#cula dic!a tesis). "ues bien,
no es necesario ser un docto investigador para entender
y a*irmar que todo Estado burgués (demócrata,
dictatorial, *ascista, socialista, nacionalista y cualquier
nombre coqueto que !aya elegido) permite la
acumulación de riquezas por parte de su clase, de*iende
la propiedad privada burguesa, aboga por el trabajo
asalariado, ni siquiera se sorprende por la existencia de
seres (animales, !umanos, etc.) vueltos mercanc#as.
El Estado es el que crea las leyes en base al interés del mercado, de las
ganancias, de la explotación, del mundo privado de la burgues#a. El Estado se
encarga de obligarnos a pagar impuestos para mantenerlo, nos obliga a
registrarnos dentro de su banco de datos, nos obliga a portar un documento de
identidad para registrar y vigilar cualquier movimiento que !agamos, nos impone
su amaestramiento alienante llamado (educación), nos impone las elecciones,
nos impone ser parte de la masa que va a la guerra en caso se vea obligado a
entrar en con*licto inter'burgués con alg/n otro Estado,
nos impone *ronteras y banderas que respetar, nos
impone !éroes que glori*icar, nos juzga en base a las
leyes que el mismo Estado elabora y nos encierra en sus
jaulas cuando escapamos de su control jur#dico y
legislativo. La /nica libertad que podemos tener es la de
elegir (en algunos casos) qué rol económico jugar como
parte de la gran masa de esclavos asalariados, puedes
ser obrero, tornero, acomodador, o*icinista, cajero, vendedor, reciclador,
pro*esor, en*ermero, minero, jornalero, estibador, etc., el Estado te da la
libertad de elegir porqué burgués puedes dejarte explotar y esto es, en el
mejor de los casos. E claro est,, dialécticamente relacionado a lo anterior,
también existe la libertad de proporcionar tu salario al mercado como mejor te
plazca, la libertad de consumir en base al dinero obtenido por la venta de tu vida,
puedes gastarlo en una cerveza, en un diario, en el cine, en un concierto, en el
estadio, en una discoteca, en ropa, en un arte*acto, etc. Esto es permitido ya que
posibilita la reproducción de la sociedad mercantil totalitaria.
4 veces pecamos de ingenuos y seguramente nos dejamos llevar, en los
primeros a$os dentro de esta vida, por las im,genes que nos obligan a ver (y
que nos di*unden, meta*óricamente, por todos los sentidos), creyendo que el
Estado es el que construye las obras *#sicas que abundan e inundan el mundo,
carreteras, autopistas, puentes, colegios, postas, !ospitales, tuber#as de agua,
etc. "ero7 ;>ealmente es el Estado el que crea estas obras=, ;son los
individuos del Estado, presidentes, ministros, congresistas, magistrados,
presidentes regionales, alcaldes, etc., que invierten de su bolsillo para crear toda
esta in*raestructura= 5odo esto es construido con el dinero que el Estado nos
quita violentamente, sin consulta previa, desde que nacemos, somos nosotros
los que pagamos dic!as obras p/blicas. @E lo que es peorB ;>ealmente podemos
creer que estas estructuras sirven a la sociedad, a la !umanidad, al desarrollo
natural del mundo= +o ser, que toda obra p/blica estatal sirve al mercado, para
qué crear m,s carreteras, pistas y autopistas, no es para que se puedan
transportar m,s *,cilmente las mercanc#as= (incluidos nosotros como
proletarios), no ser, que los colegios sirven para instruir a los *uturos
trabajadores en conocimientos b,sicos para cualquier rol productivo, no ser, que
los centros de salud, solo alargan la vida del esclavo. #-l "obierno del -stado
moderno no es m!s que una (unta que administra los ne"ocios comunes de toda
la clase bur"uesa.#
1
El Estado se alimenta de nuestras vidas y sólo puede existir
en una sociedad dividida en clases sociales, es el capital !ec!o pol#tica, no es un
ente neutro sino que es parte de la clase burguesa, su naturaleza y *unción sirve
a los intereses del capital.
“-l -stado moderno bur"u.s, es el pilar fundamental de la or"ani$ación del
con(unto de normas que ordena le"itima esta sociedad hundida en el
despilfarro de vida en favor de la "anancia de capital. 0or ello, plantearse frente
al poder del -stado sin pensar en su destrucción total no se puede comprender
como una propuesta que se considere revolucionaria, pues toda la estructura
estatal :poder e(ecutivo, poder le"islativo, poder (udicial, fuer$as armadas un
1
2iga de los Co)unista. Mani"iesto del #artido Comunista.
lar"o etc.; asume, en la farsa de la representación, el control de nuestras vidas,
manteni.ndolas en relación al orden de producción.”
1
En nuestra luc!a por la abolición de nuestra existencia como mercanc#as, como
productores de un mundo que nos niega nuestro desarrollo intelectual, *#sico,
a*ectivo, y nos condena a una vida gris bajo el control del dinero, nos
en*rentaremos directamente al poder capitalista !ec!o aparato pol#tico, al
Estado. La comunidad de luc!a real, que existe *uera de siglas o ismos, debe
rec!azar los planteamientos izquierdistas de la toma del Estado, de *ormar o
crear un nuevo Estado, de ir generando un poder pol#tico separado del conjunto
de la sociedad. +adie debe tomar decisiones por nosotros, y menos a/n
otorgarle el control de nuestras vidas a ning/n aparato pol#tico. “La lucha del
proletariado no es simplemente una lucha contra la bur"ues+a por el poder del
-stado como ob(etivo, sino una lucha contra el poder estatal. -l problema de la
revolución social, se puede sinteti$ar diciendo que se trata de hacer crecer el
poder del proletariado a tal punto que .ste supere al poder del -stado. < el
contenido de esa revolución es la destrucción liquidación de los instrumentos
de poder del -stado usando los instrumentos de poder del proletariado.”
)
"oder
que va creciendo a medida que el proletariado va desarrollando su programa
!istórico, abolición de la propiedad privada, del trabajo asalariado, de la
explotación, de las clases y del Estado.
“Con esto, intentamos precisar que el
-stado es parte esencial del sometimiento
de nuestra vida a la supervivencia de la
econom+a, es parte de la estructura
ordenadora que le conviene a la
producción, intercambio acumulación
capitalista= en definitiva5 a la bur"ues+a. Es
nuestro enemigo, no porque quienes
detentan el poder sean malas personas o estén motivados por ciegas
ambiciones; es nuestro enemigo porque organiza y ordena el sometimiento
de nuestras vidas en armonía con el Capital ¡porque es el gobierno del
Capital!”
3
EL ANTI!ANTIIPERIALISO
1
Cuaderno de Negación nro.0,: Necesidad de la 3estrucción del 0stado, Argentina, 2010.
2
Antón %anne4oe4. Acciones de Masas $ %evolución.
&
Cuaderno de Negación nro.0,: Necesidad de la 3estrucción del 0stado, Argentina, 2010.
Las mayor#as proletarias que est,n en !uelga, en paro, que se movilizan en
marc!as, mani*estaciones, etc., no act/an porque sean anarquistas, marxistas,
comunistas, izquierdistas o de*iendan un ismo, menos conciben estas acciones
como parte inicial, germinal, de la revolución anti'capitalista realizan estas
acciones por una necesidad de existencia, porque no tienen otra opción, o
luc!an o mueren en la indigencia m,s sórdida. "ero es justamente en estas
acciones que, por diversos *actores, algunos individuos yFo minor#as de
asalariados tienden a re*lexionar sobre su situación social, sobre su vida y su
*uturo bajo el capitalismo. Es debido a la luc!a de clases que se presenta la
necesidad, en algunos elementos oprimidos, de organizarse para abolir
de*initivamente la vida como mercanc#a. Se *orjan n/cleos de combate, células
revolucionarias, organizaciones anti'capitalistas, que en su devenir pr,ctico
rompen con los mitos de la izquierda, de la derec!a, con la pol#tica burguesa,
rompen con las ilusiones democr,ticas e idealistas y act/an como parte
consciente de los explotados. 4sumen que su vida es negada por el sistema y
que la /nica acción leg#tima es la revolución.
Lamentablemente las cosas no se presentan tan *,ciles bajo la dictadura de la
econom#a. Es necesario construir situaciones que contribuyan a romper las
estructuras del capitalismo en todo nivel y en todo aspecto, inmediato e !istórico,
cotidiano y total, etc. El capitalismo tiene diversas salidas a los cuestionamientos
y cr#ticas (pr,cticas y teóricas) que puedan !acer los esclavos asalariados.
6bviamente salidas que no rompan con el mundo de la propiedad privada, sino
que puedan re*ormular ciertos aspectos administrativos y pol#ticos, pero nunca
atacar su esencia y totalidad. Dno de los planteamientos que intenta canalizar el
descontento general de la población proletaria es la *arsa misti*icada del
4ntiimperialismo. La intención con estas l#neas es aclarar cu,l es la esencia de
esta posición %tan revolucionaria& y aparentemente %consecuente y lógica& con la
luc!a de los explotados.
El 4ntiimperialismo es una ideolog#a que plantea resolver los problemas sociales
en base a luc!a %popular& (unión del proletariado con la burgues#a de un pa#s)
contra alguna potencia !egemónica que !aya metido %las manos& dentro de
alguna nación. Este planteamiento, de*endido por la
izquierda, se origina desde que el capitalismo, en una
determinada época, concentra el capital mundial en
determinados pa#ses, dejando a los otros en la peri*eria
con un capital %menos desarrollado&. Las
organizaciones izquierdistas, que de*ienden la
producción y el mercado de las burgues#as nacionales,
plantean que el resultado de la luc!a antiimperialista
ser, la prosperidad económica para toda la población,
dentro de ella el proletariado el *in /ltimo es que este pa#s de la peri*eria se
convierta en un pa#s potencia. Si el proletariado da su vida por luc!ar para que
sean expulsadas las empresas y eliminadas las pol#ticas de los pa#ses imperio,
luc!a dialécticamente por *avorecer el desarrollo del capital nacional y del Estado
nacional, y por lo tanto estar, luc!ando por tener m,s explotación y para
*ortalecer el instrumento de explotación de la burgues#a.
El capital no es una cantidad de dinero, sino una relación social que se basa en
la explotación y dominación y que ejerce su poder mediante el aparato estatal.
Esta relación no tiene patrias, como tampoco la tiene la luc!a de clases
generada por esta. S# el capitalismo es mundial, por consiguiente el ataque
contra nuestras condiciones de esclavitud ser, mundial. “Las patrias son marcos
territoriales históricos para la competencia la explotación capitalistas
:paradó(icamente rebasados ho por el mismo capital mundial;= el
antiimperialismo, el latinoamericanismo, el nacionalismo, el localismo, etc. son
reformistas , por lo tanto, capitalistas contrarrevolucionarios, puesto que son
las fuer$as bur"uesas internacionales nacionales las que desv+an
transforman la "uerra de clases en "uerra inter%bur"uesa e inter%imperialista
:para lo cual, la bur"ues+a mundial divide nacional o re"ionalmente al
proletariado mundial lo ataca “paquete por paquete”, pa+s por pa+s, etc.;”. “-l
proletariado revolucionario no es nacionalista ni antiimperialista, sino
internacionalista, dado que la "uerra es la m!xima expresión de la competencia
inter%capitalista e inter%imperialista , por ende, de los patriotismos.“ “-l
internacionalismo proletario no es solo una cuestión de principios, sino de
necesidad sobrevivencia para la lucha la revolución proletarias5 una
revolución que no se extiende, que no se internacionali$a, fracasa o es
derrotada por la contrarrevolución. -ste hecho se ve complementado
sustentado por otro hecho5 ho en d+a, la lucha proletaria es internacional tanto
por su contenido como por su forma, lo cual podemos constatarlo en la oleada
internacional de luchas actuales :incluso nos podemos aventurar a decir que,
dado el "rado de mundiali$ación del capital a estas alturas de la historia, esta
.poca podr+a lle"ar a ser, entonces, la .poca del internacionalismo proletario por
excelencia , probablemente, de la revolución mundial o "lobal;.”
1
El mundo est, dividido en bloques imperialistas y pa#ses de la peri*eria que est,n
dominados pol#ticamente por alg/n Estado'imperio. "ero dentro de cada
territorio la din,mica de explotación es la misma. +o !ay una mejor o peor
explotación, no !ay una explotación m,s digna o menos digna. El problema no
es cuanto te paguen o de qué lugar del mundo proceda la empresa en que dejas
tu vida, el problema es que tu existencia sirve para producir para otro, sirve para
mantener un mundo dominado por las mercanc#as, el dinero, las guerras, la
polución, etc. “-l "rupo pol+tico que ahora nos "obierna, o los capitalistas que
actualmente nos explotan, podr+an ser otros, de otro pa+s, de otra reli"ión,
ideolo"+a pol+tica o hasta de otras familias. o es s!lo su poder particular lo
que permite su dominaci!n, sino las condiciones globales de e"plotaci!n y
1
%roletarios Sal5ajes. Comentarios cr&ticos a '#rinciios revolucionarios del roletariado( del ).E.C.
opresi!n. La lucha anti%imperialista, es la renuncia a la lucha contra el
capitalismo sus -stados en tanto que relación social. El anti#imperialismo
apunta $acia un país, %usti&icando así el capitalismo y el estatismo de los
países menos desarrollados'”
(
La luc!a contra el capitalismo es al mismo tiempo anti'imperialista y anti'
estatista. Centrarnos en atacar a un Estado':mperio solo *ortalece a la burgues#a
de nuestro territorio, cambia la luc!a de clases por luc!a
entre naciones, !aciendo que nos en*rentemos a nuestros
!ermanos de clase en otros territorios. +uestras armas
deben apuntar a las relaciones sociales mercantiles, no
!ac#a una región. +o seamos carne de ca$ón de los bloques
capitalistas. 3ayamos m,s all, de la misti*icación burguesa,
las acciones conjuntas a lo largo y anc!o del globo deben ser
la *utura *uerza para derribar las rejas del mundo
mercantilizado. +o en vano el proletariado llegó a
comprender y de*ender la !istórica consigna “>0roletarios de
todos los pa+ses, un+os?”
2
RETROALIENTACI"N#
RE$LE%IONES EN TORNO AL CASO &$U'IORI(
;-as percibido el revuelo que !a causado la posible excarcelación del ex'
presidente 4lberto ?ujimori= 5odas las tiendas pol#ticas se !an mani*estado al
respecto claro que no !ay una postura un,nime sobre dic!o tema, ni siquiera
dentro de un mismo partido pol#tico. La clase pol#tica gobernante intenta
comprender todos los *actores que se ponen en juego. -ay que cuidarse de no
*altar a la moral y la !umanidad, !ay que mostrarse compasivos y piadosos pero
al mismo tiempo !ay que denunciar el genocidio, la corrupción, las tendencias
dictatoriales y anti'democr,ticas7 ;qué di*#cil el asunto no=
E es que luego de que ?ujimori *ue a parar a la c,rcel,
acusado de genocida, corrupto, des*alcador, entre otras
inculpaciones
G
, los partidarios del partido pol#tico que él
*undó no !an dejado de movilizarse (a todo nivel) para
lograr su liberación.
-aciendo un poco de memoria, debemos recordar que
?ujimori entró al Estado en el a$o H889 como cabeza de
gobierno. 5iempos en los que el "artidoFguerrilla mao#sta %Sendero Luminoso&
2
Cuaderno de Negación nro.0,: Necesidad de la 3estrucción del 0stado, Argentina, 2010.
&
2iga de los Co)unista. Mani"iesto del #artido Comunista.
,
6(5ia)ente los cargos "or lo 7ue Fuji)ori 8ue sentenciado a la c9rcel tienen un lenguaje
juris"rudencial 7ue :e)os "re8erido dejar "ara no :acer )u; teórico el art*culo.
atacaba las estructuras pol#ticas estatales, creando cierto caos y desazón en el
conjunto de la población, tiempos en los que se !ab#a producido (como en
diversas partes de 4mérica Latina) una crisis económica in*lacionaria en el pa#s,
tiempos en los que diversas organizaciones de izquierda ten#an el control social
en diversas aéreas de negociación de la producción, tiempos en los que todo
indicaba que eran posibles desórdenes sociales a escalas gigantescas7 es a!#
cuando el Aobierno de ?ujimori intenta controlar la inestabilidad económica y
restarle poder y credibilidad a las organizaciones de la izquierda peruana.
;Cómo= Ejecutando un golpe de Estado (conocido como auto'golpe) luego de .
a$os de mandato. "reviamente !ab#a !ec!o alianzas estratégicas con los
sectores m,s poderosos del ejército y partidos con cierta in*luencia popular,
!ab#a comprado a la prensa y !ec!o pactos internacionales. Este !ec!o
completamente anti'constitucional *ue denunciado en su momento por los
sectores izquierdistas que no *ueron convidados a la nueva repartición de la
torta. ?ujimori gobernó pr,cticamente !asta el .99H.
Su partido, con todo el poder a su disposición pudo desaparecer, eliminar, matar,
exterminar y aniquilar a cualquier movimiento que vaya en contra de su interés.
4brió el mercado nacional completamente, desestatizó la banca, bajó los
sueldos, cambió la moneda, dio libertades magn,nimas a los capitales privados,
etc. 5odo esto mientras compraba jueces, acallaba a cualquier opositor o le
pagaba su silencio, esterilizaba a cientos de mujeres buscando una reducción de
población en extrema pobreza, desarticuló espacios que pod#an ser un potencial
enemigo, compró periodistas, creó diversos medios de prensa, pidió apoyo
internacional tanto a la iglesia como a sacrosantos l#deres de opinión (modelos,
cómicos, actores, cantantes, etc.)7 en *in !izo y des!izo todo lo que le vino en
gana7 claro7 sin olvidar que pod#a !acer lo que quisiese siempre y cuando
salve e*icazmente la econom#a capitalista y los intereses de las grandes
multinacionales y transnacionales.
Es cierto, las pol#ticas que utilizó ?ujimori *ueron
e*ectivas para acabar con el llamado %terrorismo
mao#sta&, es cierto ?ujimori estableció medidas
económicas brutales (naturalmente pagadas por el
conjunto del proletariado y sectores campesinos) que
estabilizaron el mercado nacional. "ero a un precio
demasiado alto, muc!a sangre, muc!a corrupción,
muc!a violación de leyes democr,ticas'burguesas. 4l
principio todo iba bien, los empresarios lo amaban, la
población asalariada se !ab#a quitado uno de los
tantos problemas que le !ac#an insoportable la vida %el
terrorismo&, a nivel mundial era un ejemplo, regalaba
comida, polos, constru#a escuelas, !ospitales7 le
devolv#a al pueblo lo pagado con sus impuestos (claro
que siempre !aciendo magia para llenar sus bolsillos con las transacciones
incongruentes). "ero abusó, abusó tantos a$os que las evidencias de sus
%malas& acciones no pod#an borrarse, no pod#an quitarse. Las manc!as que dejó
en los corazones de la población m,s !umilde y despose#da no pod#an quitarse
ni con s!oI medi,ticos ni con comedores populares. La izquierda, reducida a su
m#nima expresión, aprovec!ó el momento, buscó apoyo en organismos
socialdemócratas internacionales y denunció como pudo todo el régimen de
corrupción y exterminio de los *ujimoristas. Las pruebas eran de conocimiento
p/blico, ya no era una sombra, la violencia ideológica y material se !icieron
carne, llegando al punto del !astió generalizado.
?ujimori tuvo que !uir al pa#s de sus progenitores, luego de marc!as
multitudinarias y radicales, que denunciaban el escandaloso *raude de su re'
reelección. ?ue recibido de buena manera, el dinero con el que contaba (y
actualmente cuenta su *amilia) es algo para tomar en cuenta para cualquier
partido de derec!a o izquierda. +o va ser en vano tanto es*uerzo para mantener
a su partido en el poder del Estado. 4ll, en Japón postuló a un cargo dentro del
gobierno de una localidad, donde no tuvo la aceptación que esperaba. 0ientras
en "er/ se celebraba una *iesta democr,tica bajo la misma constitución que
?ujimori !ab#a impuesto. Es que el problema de ?ujimori no *ueron las acciones
radicales que utilizó para salvar la econom#a capitalista, todas pagadas por los
trabajadores asalariados, su problema *ue exagerar en el robo, en el *raude, en
la exclusión de sectores de la *auna pol#tica, extralimitarse con los asesinatos,
etc.
?ujimori no aguantó, un a$o lejos del gobierno, son unas decenas de millones
menos en su cuenta y claro est,, una vida en el anonimato debe ser dura para
una persona que !a probado la popularidad m,s
espectacular. Luego de unos a$os en el auto'
exilio se arrebató intentando retornar al "er/,
llegando primero a C!ile, para probar como iba el
terreno. 0agn#*icas acciones legales, p/blicas y
privadas !icieron que el !ombre *uera capturado
por organismos internacionales, y extraditado
nuevamente a estas tierras. 4qu# *ue sentenciado,
dentro de una ola de aplausos e injurias.
3olviendo a la actualidad, los partidarios del llamado %C!ino&, buscan apelar al
sentimiento !umanista de la población para que se le libere. 1icen que est, muy
viejo para aguantar un encierro, una vida en aislamiento, cada d#a muestran
diagnósticos de supuestas en*ermedades crónicas, !ablan del derec!o a la vida,
muestran legalmente la posibilidad del indulto'!umanitario, etc. Los ultra'cr#ticos
dicen que no es posible liberar a un dictador, a un asesino y genocida, sacan
también la constitución y apelan a las leyes internacionales para *undamentar el
porqué no es posible o viable el indulto. Dna luc!a constante que por momento
se vuelve de interés p/blico, captando la atención de todos en un espect,culo
sin alma, sin vida.
;:mporta acaso que ?ujimori se quede en la c,rcel o salga de ella= ;tu vida
cambiar, o mejorar,=, ;tu trabajo no absorber, tu tiempo=, ;las guerras dejar,n
de ser la *orma de resolver los con*lictos inter'burgueses=, ;dejaremos de ser
esclavos asalariados=, ;se acabar, el mundo de las mercanc#as=, ;podremos
vivir sin la pesadez de un mundo manipulado por la o*erta y la demanda=, ;se
cerrar,n los centros de adoctrinamiento, llamados colegios, universidades=,
;1ejar,s de llegar a *in de mes ajustado y pensando en el próximo pago=,
;podr,s sentir y vivir por ti mismo y ya no en base a las im,genes que ves en la
televisión o el cine=, ;las *ronteras que nos separan dejar,n de existir=,
;podremos satis*acer necesidades realmente propias=, ;dejaremos de vender
nuestra vida para comprar necesidades impuestas= 5odas estas preguntas
brotan sin cesar luego de re*lexionar sobre un problema que pretenden que sea
nuestro, que pretenden imponernos para que elijamos tener una posición. Lo
otro es, ;no existen miles de seres !umanos dentro de
las c,rceles que mueren diariamente por
en*ermedades, en la soledad, en la !ambruna= ;+o
!ay miles de jubilados que quisieran estar en la c,rcel
de oro donde ?ujimori pasa sus d#as=, no son miles los
que est,n separados de sus !ijos, de sus *amilias, por
el trabajo, en las minas, en el mar, en el %extranjero&7
E nosotros por qué tenemos tanta pena por lo que le
suceda a la imagen que nos venden los medios de
comunicación, es que acaso no nos da cólera y rabia nuestra propia existencia,
no nos molesta viajar m,s de . !oras (ida y vuelta) arrimados en ve!#culos que
nos envenenan con gases tóxicos, no nos da pena llegar a casa sólo para ver 53
o discutir por el dinero, no nos da cólera vivir en barrios donde no estamos
seguros, no nos encoleriza recibir propaganda con gente sonriendo y saltando
mientras tu pap, no sabe qué !acer para mandar a tus !ermanos al colegio, en
*in7 !ay que optar, !ay que asumir, !ay que decidirse7 La cuestión es7
nuestro problema *undamental es ;<ué ?ujimori vaya o no a la c,rcel= o
;Seguimos siendo esclavos modernos o !acemos algo al respecto=
CAPITAL INERO )S* PUE+LO INDI,NADO
(ÁS ALLÁ DE LO E)IDENTE)
La !istoria se repite. Estos /ltimos a$os !a !abido un
incremento de inversión de capitales mineros en esta
región del mundo. -uancayo, "uno, 4requipa y
actualmente Cajamarca pueblos enteros movilizados realizando protestas
masivas y radicales contra la presencia de la extracción y contaminación minera
cerca a sus medios de vida. En un contexto de crisis económica mundial, donde
se busca salvar los mercados e intereses empresariales a costa de la existencia
de las grandes mayor#as trabajadoras del mundo entero (a!# est,n las medidas
de austeridad en Europa, donde el proletariado !a respondido con organización
y violencia) la extracción de oro y plata resultan ser muy bene*iciosos para los
monopolios que se dedican a este rubro.
El "er/ es un excelente lugar para invertir capital minero. Dnos cuantos cientos
de millones de dólares distribuidos en2 permisos al gobierno de turno,
expediciones de exploración, maquinaria pesada, estructuras especializadas,
mano de obra barata y queda todo listo7 esos cientos se pueden convertir en
miles de millones. El /nico problema, el /nico peque$o y *astidioso
inconveniente podr#an ser los !abitantes que se encuentran cerca de los
yacimientos mineros.
4qu# no repetiremos lo que, !asta lo que un buen demócrata puede decir7 que
las mineras contaminan el medio de vida de los pueblos que se encuentran
cerca, que llenan el lugar de esmog, gases tóxicos, que envenenan el aire, que
in*ectan el agua de los r#os o lagunas con mercurio y algunos otros qu#micos,
que queman los suelos y subsuelos, que !acen inevitable la extinción *orzada de
especies animales y vegetales. Lo que se busca es mostrar cu,l es la verdadera
ra#z del problema, ya que sus consecuencias, ne*astas y mortales, son de
conocimiento general y p/blico.
El capital es un sistema vivo, que sólo puede reproducirse a costa del trabajo de
masas, mundialmente dispersas, de sectores de la población que no tengan
nada m,s que intercambiar que su vida misma. El empresario particular, de
cualquier sector o rama de la producción, busca siempre gastar menos para
ganar m,s, de esta *orma la mercanc#a que o*rece podr, ser r,pidamente
consumida en el mercado y monopolizar, su ,mbito de comercialización, el
mercado de tal o cual producto en venta. En el caso de las mineras, estas
irrumpen, como cualquier otro sector capitalista, por encima y en contra de lo
que podr#amos llamar %naturaleza& y %!umanidad&. El capital vuelve mercanc#a
!asta lo menos pensado (agua en *rasco, banco de esperma, etc.) Lo importante
es ganar, es obtener bene*icio, si mueren o no animales y plantas, !ombres'
mujeres y sus respectivas comunidades no es problema suyo. Entendamos bien
que no se trata aqu# de buenos o malos empresarios, de escrupulosos o
negligentes pol#ticos, de empresas responsables o capitalistas ambiciosos7 es
la lógica de este mundo mercantilizar todo, es la lógica del mundo burgués
imponer las necesidades del mercado ante las necesidades !umanas y
naturales. 4qu# no !ay que denunciar a un proyecto minero o a un presidente
mentiroso, aqu# !ay que denunciar a la misma lógica de la existencia de la
!umanidad bajo la dictadura de la econom#a.
En cada con*licto social donde se mani*iestan los
intereses de los pueblos en preservar su existencia bajo la
producción agr#cola y los intereses mineros que tienden a
la destrucción de estos mismos lugares, el Estado,
supuesto órgano neutro de la sociedad, muestra al
conjunto de la sociedad a qué clase pertenece, sirve y
obedece. Es que justamente su *unción es velar por el
sistema que lo mantiene existiendo, por la propiedad
privada, por el trabajo asalariado, por la mercantilización
de todo lo existente, por la destrucción indirecta de lo que
tenga que ser destruido en de*ensa del progreso
(capitalista). El Estado, por m,s que lo presida un partido
de izquierda o de derec!a, nunca expulsar, al capital
minero, a lo muc!o le pondr, ciertas medidas ecológicas
y medio'ambientales para que la población quede medianamente tranquila
aunque siempre depende de cu,nto dinero !aya en juego y qué cueste m,s7
las medidas ambientales o la represión en las calles.
Cuando la población de los lugares a*ectados sale a las calles a imponer su
%derec!o democr,tico a la vida&, toda la izquierda y clase pol#tica
socialdemócrata entra a la caza de ingenuos e incautados. Se mezclan los
sectores progresistas de la iglesia, con 6+As, sindicatos, *rentes regionales y
partidos de todos matices izquierdistas. 5odos estos buscando dirigir la ira del
pueblo, encauz,ndolas a su bene*icio particular, a su interés organizacional que
puede variar en algunos casos en *orma pero en el *ondo todos son parte del
mismo espect,culo, son parte de la pol#tica capitalista y por lo tanto de*ienden en
esencia al sistema y su *orma establecida de avance y desarrollo. “-l ecolo"ismo
que sólo cuestiona los aspectos t.cnicos de la dominación "lobal, est! actuando
como (ardinero esclavo de las mansiones de los ricos. Los conflictos ambientales
deben ser abordados de manera inte"ral como parte de la explotación total a
que nos somete el capitalismo sus -stados. La 3nica forma de superarlos es la
acción inte"ral autónoma de nuestra clase, desechando toda mediación,
creando desde a las condiciones para una sociedad libre de alienación,
empleando las medidas de fuer$a que sean necesarias coherentes para
conse"uir nuestra auto%liberación.”
1
Es necesario solidarizarse con el atentado
directo del capital a la vida de estas
comunidades, que si bien cuentan con
propiedad privada, sólo existen para
1
#.A.%. A "ro"ósito de las )o5ili<aciones contra =idroA;s1n >.nterru)"ir el "rogreso del ca"ital?
sobrevivir, arregl,ndoselas inestablemente, subsistiendo a duras penas a lo
/nico que tiene. Si bien entendemos que estas comunidades luc!an por
de*ender su propiedad, su pedazo de tierra y vemos que esto los encadena a
reproducir a cierto nivel el mercantilismo y su lógica, entendemos m,s a/n el
ataque que reciben por parte del interés *inanciero capitalista. +osotros
diariamente, los proletarios del mundo, nos vemos amenazados por el régimen
cotidiano de existencia. 4qu# el problema es uno solo, es el sistema que niega la
posibilidad de cubrir nuestras necesidades realmente naturales imponiéndonos
sus necesidades, todo lo que consumimos realmente no nos sirve a nosotros, no
sirve para la sociedad, sirve para las arcas de la burgues#a.
+o nos dejemos enga$ar entonces por movilizaciones como @Conga no vaB, si
bien nos solidarizamos con la resistencia de los pueblos al exterminio masivo en
las garras del capital, denunciamos la pol#tica y misti*icaciones de la izquierda,
planteando que es posible la coexistencia entre el mundo burgués y la
naturaleza (incluidos nosotros dentro de ella). El re*ormismo se aprovec!a de las
reacciones desesperadas de los atacados brutalmente por el sistema creando el
*etic!e de la luc!a salvadora, de la pol#tica del cambio, de la pol#tica popular,
cuando nunca se ataca la base misma del sistema. El pretexto siempre es y ser,
que los procesos son largos y que de a poquitos, entrado en la pol#tica que el
mismo sistema te brinda, se podr, mejorar todo7 obviamente no dicen que se
podr, mejorar todo para la econom#a burguesa.
Esto es lo que se encuentra en l#neas generales detr,s de los con*lictos
producidos por la miner#a. Esta es la verdadera *az del capital2 explotación y
ganancia. La /nica acción realmente leg#tima que pueda permitir una nueva
*orma de vida es atacando al capital, a su producción, a su cotidianidad7 a
realizar acciones entonces, que vayan *uera de la o*erta y la demanda, de la
venta y compra, del re*ormismo pol#tico. Como dicen nuestros compa$eros del
>.4.".
.
“@adicalicemos nuestras luchas. -s decir, vaamos a la ra+$ de los
conflictos. @escatemos las experiencias positivas de cada movimiento
sacud!monos de todo lastre politiquero, que sólo intenta limitar castrar
nuestras luchas, vaci!ndolas de contenido a cambio de Aen el me(or de los
casosA obtener mi"a(as por un breve tiempo, mientras arriba se atra"antan con
el pastel.” “@econo$c!monos como explotadosBas construamos de forma
autónoma los caminos para de(ar de serlo. *e otra manera, este proceso de
movili$aciones no pasar! de ser una an.cdota en la cotidianidad de la
explotación estatalBcapitalista.”
LEN,UA ARADA
Dn !ombre pasa con un pan al !ombro
;3oy a escribir, después, sobre mi doble=
2
#edes "or la Autono)*a %roletaria. :tt":@@autono)ia"roletaria.org@ra"@
%Dn !ombre pasa con
un pan al !ombro.&
César 3allejo
6tro se sienta, r,scase, extrae un piojo de su axila, m,talo
;Con qué valor !ablar del psicoan,lisis=
6tro !a entrado en mi pec!o con un palo en la mano
;-ablar luego de Sócrates al médico=
Dn cojo pasa dando el brazo a un ni$o
;3oy, después, a leer a 4ndré Kretón=
6tro tiembla de *r#o, tose, escupe sangre
;Cabr, aludir jam,s al Eo pro*undo=
6tro busca en el *ango !uesos, c,scaras
;Cómo escribir, después del in*inito=
Dn alba$il cae de un tec!o, muere y ya no almuerza
;:nnovar, luego, el tropo, la met,*ora=
Dn comerciante roba un gramo en el peso a un cliente
;-ablar, después, de cuarta dimensión=
Dn banquero *alsea su balance
;Con qué cara llorar en el teatro=
Dn paria duerme con el pie a la espalda
;-ablar, después, a nadie de "icasso=
4lguien va en un entierro sollozando
;Cómo luego ingresar a la 4cademia=
4lguien limpia un *usil en su cocina
;Con qué valor !ablar del m,s all,=
4lguien pasa contando con sus dedos
;Cómo !ablar del no'yó sin dar un grito=