You are on page 1of 14

UAEM

Facultad de Derecho Y Ciencias Sociales

“Sistema Penitenciario para las personas transexuales”

Nombre alumno: Hernández Rodríguez Oscar


Catedrático: Roberto Soto Castor
Asignatura: Obligaciones
Grupo: 4º B

Ciudad Universitaria UAEM 2009


CONTENIDO

º INTRODUCCION

º CAPITULO I:
EL SISTEMA PENITENCIARIO MEXICANO
I.1 Preceptos constitucionales
I.2 Organización del sistema penitenciario
I.3 Situación legal de la persona transexual

º CAPITULO II:
ASPECTOS GENERALES SOBRE TRANSEXUALIDAD
II.1 Definición de transexualidad
II.2 Términos y conceptos relacionados a la transexualidad
II.3 Problemática social

º CAPITULO III:
PLANTEAMIENTO DE HIPOTESIS SOBRE EL LUGAR DONDE COMPURGARAN
SUS PENAS
III.1 La persona identificada por su sexo anatómico original
III.2 La persona identificada por su sexo anatómico actual
III.3 La posibilidad de instaurar un centro de readaptación especial

º CONCLUSION

º BIBLIOGRAFIA
INTRODUCCION

La sociedad se encuentra en constante cambio, es por eso que las


leyes deben ser reformadas, abrogadas o creadas con el fin de regular
estos continuos avances y cambios, a fin de evitar conflictos presentes y
futuros. A lo largo de la historia se ha sabido que existen dos clases de
género: hombre y mujer, sin embargo actualmente se sabe que es
probable que una persona presente ambos sexos, esto se puede presentar
de manera natural y además ahora es posible para una persona el cambiar
de género; éstas dos circunstancias pueden generar un conflicto en cuanto
a su identidad y a su vez esto genera un problema para las instituciones y
las leyes los cuales aún no lo tienen contemplado.

El actual ensayo se encuentra enfocado en la cuestión de la pena de


prisión establecida en el sistema penitenciario mexicano, ya que este no
prevé el caso en que una persona transexual deba purgar su condena
privativa de la libertad. La hipótesis que planteo a continuación consiste
en crear un centro de readaptación o reinserción especial.

El primer capitulo se encuentra encaminado a los fundamentos


legales y la situación jurídica de las personas que decidieron cambiar de
sexo. En el segundo capítulo se explicará el concepto de transexualismo y
otros conceptos que podrían ser susceptibles de confusión, si es probable
que esto sea concebido como una enfermedad y en la última parte
analizar los problemas que deben afrontar respecto de una sociedad
indiferente e incluso conservadora. El último capítulo está enfocado al
planteamiento de hipótesis que podrían ser tomadas en cuenta en caso de
que una persona que ha cambiado se sexo haya cometido un delito que
merezca pena corporal.
CAPÍTULO I:
EL SISTEMA PENITENCIARIO MEXICANO

I.1 Preceptos constitucionales

El artículo 1º constitucional, en su párrafo tercero dice: “QUEDA


PROHIBIDA TODA DISCRIMINACIÓN MOTIVADA POR ORIGEN ÉTNICO O
NACIONAL, EL GÉNERO…”, sin embargo, el artículo 4º de ésta misma, en
su párrafo primero señala que: “EL VARÓN Y LA MUJER SON IGUALES
ANTE LA LEY. ESTA PROTEGERÁ LA ORGANIZACIÓN Y EL DESARROLLO DE
LA FAMILIA”. Ésta situación podría tratarse de una contradicción ya que no
deja posibilidad alguna de la existencia de un tercer género, es decir, solo
existe hombre y mujer, por lo cual podría considerarse que las personas
transexuales o andróginas no pueden gozar de ésta garantía de igualdad,
a lo que considero se debería modificar éste párrafo primero, quedando de
las siguiente manera: “TODA PERSONA ES IGUAL ANTE LA LEY…”.

El precepto constitucional sobre el cual se basa nuestro sistema


penitenciario mexicano es el artículo 18 que en su párrafo segundo señala:
“EL SISTEMA PENITENCIARIO SE ORGANIZARA SOBRE LA BASE DEL
TRABAJO, LA CAPACITACION PARA EL MISMO, LA EDUCACION, LA SALUD
Y EL DEPORTE COMO MEDIOS PARA LOGRAR LA REINSERCION DEL
SENTENCIADO A LA SOCIEDAD Y PROCURAR QUE NO VUELVA A
DELINQUIR(…) LAS MUJERES COMPURGARAN SUS PENAS EN LUGARES
SEPARADOS DE LOS DESTINADOS A LOS HOMBRES PARA TAL EFECTO”.
Es en éstos últimos renglones en los que señala explícitamente la
diferencia de los lugares destinados a las mujeres y a los hombres para
compurgar sus penas, queda muy claro que éstos deben estar separados
sin embargo ¿en qué lugar compurgará su pena aquella persona que es
diagnosticada con hermafroditismo o que se ha sometido a una operación
de cambio de sexo?, en la constitución no se establece nada al respecto y
se podría llegar a considerar que, al ser tan importante la distinción del
sexo en éste párrafo, una vez más ésta garantía se encuentra limitada
solo para quienes sean reconocidos como hombre o mujer

I.2 Organización del sistema penitenciario

La pena de prisión es la pena principal con la que nuestro país


cuenta. Los Centros de Readaptación Social tienen como misión garantizar
condiciones de seguridad máxima dentro de la normatividad, en un
ambiente digno y de respeto a los derechos humanos, así como el fomento
de la readaptación social con base en la disciplina y el trabajo.

“El Sistema Penitenciario Nacional se compone de 447 centros de


reclusión, de los cuales seis están a cargo del gobierno federal. La
capacidad total es de 163 867 espacios”1.

Centros de Reclusión Número Capacidad


Gobierno Federal 6 6 192
Gobierno del Distrito Federal 10 18 340
Gobiernos Estatales 336 135 978
Gobiernos Municipales 95 3 357

El número de internos ha tenido un crecimiento continuo que


prácticamente ha rebasado cualquier medida de ampliación y modificación
carcelaria.

“La composición de la población penitenciaria por sexo es de 96%


hombres y 4% mujeres, proporción que se ha mantenido constante a lo
largo de las últimas décadas y que es similar a la que existe en países con
un nivel de desarrollo similar al de México”2.

1
http://www.ssp.gob.mx (Nov. 2, 2009)
2
http://www.escholarship.org (Nov. 14, 2009)
“Las penitenciarias de mujeres y varones funcionan en
establecimientos ad hoc. Se ha implantado cierto sistema de clasificación.
El orden y la disciplina se van implantando. Se procura la igualdad de los
reclusos, aunque privan desigualdades en la instalación y tratamiento”3.
Aunque se han mejorado los servicios internos es ciertamente conocido
que el sistema tiene muchas fallas, aún existe un sistema ilegal de
comercio dentro y fuera de las penitenciarias.

Entre los derechos de los sentenciados encontramos los de


seguridad jurídica, readaptación social, tratamiento, comunicación con el
exterior, el acceso a instancias internas y externas y los de separación de
los internos, los cuales se clasifican en: “Hombres/Mujeres,
Menores/Adultos y Sanos/Enfermos”4

I.3 Situación legal de la persona transexual

Existe gran problemática sobre la identidad de las personas que han


cambiado de sexo, normalmente surgen conflictos al realizar cualquier
trámite ya que han dejado de tener la apariencia física o el nombre que se
indica en su identificación, debido a esto se ven forzados a cambiar su
documentación básica lo cual resulta de gran dificultad por lo cual deben
recurrir en muchos casos a medios ilícitos.

Grupos de transexuales dicen que su situación los convierte en una


suerte de ilegales en su propia ciudad, porque para hacer cualquier
trámite enfrentan situaciones como tener que mostrar un documento
oficial que los presenta como hombres o mujeres cuando ya han cambiado
de sexo.

3
CARRANCA y Rivas, Raúl, Derecho Penitenciario: Cárcel y Penas en México, Porrúa, México 1986
4
PELÁEZ, Ferrusca Mercedes. Derechos de los internos del sistema penitenciario mexicano. UNAM, Méx. 2000
Por otro lado cabe resaltar que se ha empezado a solucionar ésta
problemática: “La Suprema Corte de Justicia de la Nación emitió un fallo el
6 de enero del 2009 en el cual decidió amparar por unanimidad de votos a
una persona transexual con el objeto de que se le expida una nueva acta
de nacimiento acorde a su identidad sexo-genérica y queden reservados
sus datos marginales en el acta primigenia”5.

Sin embargo, ésta sólo es la solución a uno de los problemas, resulta


relativamente sencillo el cambio de identidad de una persona, pero ¿qué
sucederá cuando ésta persona cometa un delito y deba compurgar una
pena de prisión?, de acuerdo a su identidad compurgará su pena en un
centro destinado a las mujeres ¿es sano tanto para ésta persona como
para las demás mujeres reclusas?, ¿Qué establecen las ciencias respecto a
éstas personas?

CAPÍTULO II:
ASPECTOS GENERALES SOBRE TRANSEXUALIDAD

II.1 Definición de transexualidad

Desde el aspecto psicológico-sexual, define al transexualismo como


“una anomalía psicosexual consistente en el deseo invencible de dar al
cuerpo la apariencia del sexo opuesto, aún cuando sea preciso para ello
someterse a operaciones de la índole que sea, como ablación de mamas,
de testículos, etcétera. En los casos extremos suele tratarse de
paranoicos”6.

De acuerdo a ésta definición, al decir que se trata de un deseo


invencible de dar al cuerpo la apariencia del sexo opuesto, entenderíamos
que la persona es considerada como transexual incluso antes de adquirir

5
http://www.transexualegal.com, Lic. Víctor Hugo Flores Ramírez (Nov. 14, 2009)
6
Diccionario enciclopédico de la vida sexual, Ediciones Nauta, S. A. 1975
las características físicas del género opuesto, ¿Es transexual una persona
aún sin intervención quirúrgica? Ante ésta cuestión debo indicar que es
primordialmente importante que la persona sea sometida a cirugía,
considero que el deseo de la persona de adquirir el sexo contrario es la
situación originaria, más no puede considerarse como transexual por el
simple deseo de serlo. ¿Es correcto señalar que el transexualismo es una
enfermedad? “El transexualismo puede considerarse un trastorno de salud
mental en la medida que produce patrones de comportamiento que
conllevan un sufrimiento significativo y una gran desventaja
desadaptativa”7.

II.2 Términos y conceptos relacionados a la transexualidad

Existen diversos aspectos que suelen confundirse con la


transexualidad o androginismo, tales como homosexualidad,
hermafroditismo y travestismo.

“La homosexualidad puede ser una elección transitoria, como la que


se produce durante la adolescencia, o una elección vital. Por otra parte,
existen algunas circunstancias en las que una persona heterosexual puede
mostrar conductas homosexuales”.

“Cualquier situación de aislamiento social forzado es un ejemplo, las


cárceles, internados o seminarios pueden forzar a favorecer la aparición de
tendencias homosexuales, ésta únicamente se considera como patológica
cuando la persona no está de acuerdo con su orientación sexual, se
conoce con el nombre de homosexualidad egodistónica”.

“No debe confundirse transexualismo con travestismo ni con


homosexualidad. El transexual desea librarse de sus genitales y vivir como

7
MONTEJO, González Ángel Luis. Sexualidad, psiquiatría y cultura. Editorial Glosa, Barcelona, España 2005
un miembro del otro género. Se da con mayor frecuencia entre hombres y
suele comenzar en la adolescencia. Puesto que ésta patología acarrea
numerosos trastornos de la personalidad, ansiedad y depresión, los
afectados solicitan cada vez más, la operación de cambio de sexo. Sin
embargo ésta operación sólo debería realizarse cuando el equipo médico
ha hecho un seguimiento del paciente durante más de dos años”.8

“El transvestismo o travestismo es la afición que tienen ciertos


individuos a vestirse con ropajes y hasta apropiarse de hábitos sociales del
sexo opuesto. También denominado <eonismo>”9. Todos estos conceptos
son diferentes aunque parezcan llevar una relación, sin embargo el
travesti solo busca tener una apariencia de carácter visual más que físico,
mantiene sus órganos sexuales, sin embargo el transexual los rechaza. En
el caso de la homosexualidad no se vincula con éstos dos, es decir, la
persona transexual y travesti puede o no ser homosexual.

El caso más similar al de transexualismo es el de hermafroditismo,


sin embargo éste es aún más extraordinario de aparecer en el caso de los
seres humanos, más comúnmente en plantas y hongos. “Desde el punto
de vista científico el hermafrodita es un ser vivo con una presencia normal
y funcional de ambos sexos en el mismo individuo, se da de manera
natural en algunos seres y, sin embargo, al poseer ambos aparatos, no
pueden ser al mismo tiempo efectivos para la reproducción”10, en éste
caso la situación legal es similar a la de la persona transexual e incluso
puede ser aún más conflictiva, ambos casos solo afectan la apariencia
externa, sin embargo, el transexual es fácilmente identificable en cuanto a
su apariencia física, en cambio el hermafrodita lo es en razón de sus
gónadas funcionales.

8
Asesor de Padres, Programa de Información familiar, Editorial Océano, 2003
9
Diccionario Enciclopédico de la vida sexual, Ediciones Nauta, S.A. 1975
10
http://www.etimologías.dechile.net (Nov. 2, 2009)
II.3 Problemática social

Según Antonio Becerra-Fernández, “la transexualidad es vista y


conceptualizada como una anormalidad por que estamos en una sociedad
que considera que existe un sexo verdadero y que es aquél que viene
determinado por la biología, esta idea es una exigencia propia de las
sociedades modernas”. Dice Foucault en el escrito El sexo verdadero:

“Las teorías biológicas de la sexualidad, las concepciones jurídicas


sobre el individuo, las formas de control administrativo en los Estados
modernos han conducido paulatinamente a rechazar la idea de una mezcla
de los dos sexos en un solo cuerpo y a restringir, en consecuencia, la libre
elección de los sujetos dudosos. En adelante, a cada uno un sexo y uno
solo. A cada uno su identidad sexual primera, profunda determinada y
determinante; los elementos del otro sexo que puedan aparecer tienen
que ser accidentales, superficiales o, incluso, simplemente ilusorios (…)
Desde el punto de vista del derecho, esto implica evidentemente la
desaparición de la libre voluntad de elegir”11

La sociedad mexicana, en especial es de carácter conservador, en


gran parte debido a la fuerte influencia de la religión, muchas veces
cuando nos encontramos con una persona de aspecto extravagante (no
solamente en tratándose de transexuales, homosexuales o travestis)
tendemos a rechazarlo, a burlarnos de él y a denigrarlo, no podemos
evitar el reírnos a carcajadas de él, a señalarlo o a observarlo como si se
tratara de una especie diferente. En el ámbito laboral es difícil para ellos el
poder encontrar un empleo e incluso cuando éste consigue un trabajo, se
tiene que enfrentar a los mismos problemas con sus compañeros laborales
y como he indicado antes, para hacer cualquier trámite en el cual debe
identificarse o presentarse personalmente.

11
BECERRA-Fernández, Antonio. Transexualidad: la búsqueda de una identidad, Ediciones Díaz de Santos,
Madrid, España. 2003
CAPÍTULO III:
PLANTEAMIENTO DE HIPOTESIS SOBRE EL LUGAR DONDE COMPURGARAN
SUS PENAS

III.1 La persona identificada por su sexo anatómico original

Ésta hipótesis probablemente sea la menos aceptada y menos


factible de su realización, ya que resultaría del todo conflictivo y
perjudicial que una persona, la cual ha perdido parte de las características
físicas que lo identificaban, sea ingresado en un centro con personas con
las cuales ya no comparte las mismas características. Sin embargo, esta
decisión podría basarse en el aspecto biológico de la persona, en cuanto a
las funciones orgánicas sexuales y al hecho de que la persona aún
conservara su aparato reproductor, tal sería el caso de aquellos hombres
que optan por realizarse operaciones de senos, sin embargo, no se
someten a una ablación de testículos, por lo cual podría llegar a
entenderse que la persona sigue siendo hombre

III.2 La persona identificada por su sexo anatómico actual

Este caso resultaría más sencillo que el anterior, sin embargo es


igual de complicado y se estaría enfrentando al mismo problema, por
ejemplo, en el caso en el que una mujer decide cambiar de sexo,
realizando las operaciones requeridas aunque conservando el aparato
reproductor, es acusada y condenada por el delito de homicidio calificado y
es recluida en una penitenciaria para varones, resulta más que obvio que
se estaría cometiendo un grave error y resultaría escandaloso ante la
sociedad. En cambio si un hombre cambia de sexo y sucede el mismo
caso, al ser recluido en una penitenciaria para mujeres muy
probablemente no se suscitaría problema alguno que pudiera resultar en
un escándalo público.
Entonces se llega a la conclusión de que resulta más conflictivo,
dependiendo de cualquier caso, ser recluido en una penitenciaría para
varones, puesto que además de ser los más sobrepoblados, como se ha
establecido anteriormente, son los hombres quienes han demostrado ser
mayormente violentos y que recurren en muchos casos a prácticas
homosexuales, por lo que representa un peligro aún mayor a la persona
transexual.

III.3 La posibilidad de instaurar un centro de readaptación especial

Ésta última hipótesis resulta la más factible, puesto que se evitaría


polémica alguna, al estar las personas en un estado de igualdad, no se
enfrentan a personas diferentes y se encontrarían en un estado de paz y
respeto, se lograría un punto importante para lograr el fin principal que es
la reinserción del delincuente a la sociedad.

Por otro lado, no se cuenta con un registro exacto sobre el número


de personas transexuales que residen en el país, por lo cual se considera
que es un número escaso, a lo cual resultaría innecesario que en varias
regiones del país se contara con éste centro especial.

Un problema que podría suscitarse sería que al ser escaso el número


de personas transexuales, podría dificultarse la reinserción a falta de una
convivencia normal con otras personas, ante ésta cuestión surge la
posibilidad de que en éstos centros pudieran ser recluidas personas
travestis y homosexuales, esto con el fin de evitar molestias y un riesgo a
su integridad física y mental. Esto podría ser realizable puesto que al ser
un centro especial, se deberá contar con un sistema diverso al de las
penitenciarías de mujeres y varones que le puedan permitir un
funcionamiento adecuado.
CONCLUSION

La creación de una penitenciaría especial para personas transexuales


resultaría un gran avance en el sistema penitenciario mexicano,
significaría un estado de igualdad de derechos frente a las demás
personas, pero antes de que sea posible realizar esto, se requiere de dos
pasos importantes, el primero, crear consciencia en la sociedad, ser más
tolerantes y respetuosos con quienes son diferentes a nosotros, el
transexualismo no es algo que deba elogiarse e incluso es algo que en mi
opinión desapruebo totalmente, sin embargo esas personas forman parte
de la composición pluricultural de nuestro país y debemos respetarlos así
como debemos respetarnos cada uno de nosotros. El segundo paso es
competencia de la legislación en cuanto a su reconocimiento de derechos e
igualdad ante la ley.

Toda vez que se haya realizado esto, seremos una mejor sociedad
con instituciones de carácter más humano, con el propósito de lograr un
estado de armonía e igualdad, así como se deben defender y respetar los
derechos de las clases sociales desprotegidas.
BIBLIOGRAFIA

1 Asesor de Padres, Programa de Información familiar, Editorial


Océano, 2003
2 BECERRA-Fernández, Antonio. Transexualidad: la búsqueda de una
identidad, Ediciones Díaz de Santos, Madrid, España. 2003
3 CARRANCA y Rivas, Raúl, Derecho Penitenciario: Cárcel y Penas en
México, Porrúa, México 1986
4 Diccionario Enciclopédico de la vida sexual, Ediciones Nauta, S.A.
1975
5 MONTEJO, González Ángel Luis. Sexualidad, psiquiatría y cultura.
Editorial Glosa, Barcelona, España 2005
6 PELÁEZ, Ferrusca Mercedes. Derechos de los internos del sistema
penitenciario mexicano. UNAM, Méx. 2000
7 http://www.escholarship.org (Nov. 14, 2009)
8 http://www.etimologías.dechile.net (Nov. 2, 2009)
9 http://www.ssp.gob.mx (Nov. 2, 2009)
10 http://www.transexualegal.com, Lic. Víctor Hugo Flores Ramírez
(Nov. 14, 2009)