You are on page 1of 3

IDENTIDAD CHILENA JORGE LARRAÍN

 Clientelismo tradicionalismo y sociedad civil
El clientelismo es un rasgo característico desarrollado durante las primeras décadas del
siglo XX. El clientelismo nace por la falta de utilización del “concurso público” para acceder
a cargos, lo que refleja la falta de canales de movilidad social, la competitividad y estrechez
de los medios culturales y políticos. Además deja patente el hecho de que esto asegura la
lealtad de los reclutados con quienes los reclutan dentro de las distintas áreas de trabajo.
El tradicionalismo es cuando dirigentes sociales apoyan y promueven distintos cambios
necesarios en la economía, pero rechazan estas mismas modificaciones en otras esferas. El
tradicionalismo en la sociedad chilena surge entre otras cosas gracias a la Iglesia Católica y
su apego al neoliberalismo conservador. Esto se basa en el principio de Hayek:
1. Interpretación evolucionista de la cultura lo que lo hace respetar las tradiciones y
compatible con las creencias religiosas.
2. Comprensión de los límites de la razón: Desconfía de toda forma de construcción de
sociedad intencional. El neoliberalismo cree en un orden espontáneo superior a las
acciones del ser humano.
3. No confunde el neoliberalismo con democracia
En el fondo Heyek esta en contra de la sobrevaloración de la razón independiente que
mira con desprecio a las tradiciones y a las religiones.
La sociedad civil chilena es débil, altamente dependiente de los dictamenes del estado y la
política, lo que la hace poco desarrollada. Su debilidad radica en la existencia de una clase
burguesa fuerte que ha sido apoyada por el estado y los políticos.
 Despolitización, democracia y DD.HH

1. Con la dictadura y los formas represivas se logró que la sociedad se despolitizara. Con
la vuelta a la democracia diversos sectores que buscaban la paz, tuvieron que crear
acuerdos con la junta militar y los sectores de derecha. Con el regreso de la
democracia se hizo latente el nuevo carácter del gobierno luego de la administración
de la junta militar que había creado un estado autoregulado de mercado que mantenía
un equilibrio económico. Esta característica finalmente obligaba a las nuevos
gobiernos no poder intervenir en el mercado. Indirectamente esta medida es
despolitizadora, ya que una intervención en el mercado tiene consecuencias en todos
los sectores civiles.
2. También podemos observar la despolitización en las encuestas de los 90’s donde se
observaba que los jóvenes no tenían interés en la política, la encontraban poco
relevante para iniciar una amistad y el tema no estaba incluidos en sus temas de
conversación.
3. También el paso de la dictadura y sus posteriores consecuencias hizo mella en los
chilenos y su participación política. Causó una suerte de cansancio.
4. Según encuestas los jóvenes consideran a la democracia “un sistema más de gobierno,
como cualquier otra”
A pesar de los altos grados de despolitización elementos como la televisión con la
mediatización del arresto de Pinochet en Londres han logrado revertir la situación de la
sociedad chilena. Aunque no del todo.
 Autoritarismo, machismo, legalismo y racismo oculto.
El valor de la autoridad en chile es muy respetada, esto tiene origen en el poder que
tuvieron en algún momento el poder eclesiástico y el poder político que ejerció la Iglesia y
las instituciones durante la conquista, colonia y reconquista de Chile. Otro factor que
marca el autoritarismo en la constitución de 1833 de Portales que la redactó porque no
creía que no se habían desarrollado del todo las virtudes republicanas por lo mismo la
democracia debía posponerse y primero establecer un régimen de obediencia a una
autoridad bajo leyes estrictas de comportamiento civil y político.
El machismo chileno surge desde el momento de la conquista, Chile era un espacio
comandado por hombres españoles, hombres criollos y hombres indígenas, relegando a la
mujer al espacio doméstico y a los abusos de poder de los conquistadores siendo violadas,
vendidas y maltratadas. Es este último factor lo que alimenta al machismo. Según Freud
los niños tienden a imitar los comportamientos de quienes más aborrecen. Entonces estos
hijos de mujeres maltratadas tendían a identificarse con el agresor para superar su
angustia. Alimentando la imagen del hombre como superior frente a la mujer.
El legalismo es el principio de la vida del chileno. En lo formal las normas deben acatar
pero en la práctica finalmente no se hacen si afectan los intereses personales. Esto tiene su
nacimiento en múltiples aéreas como los indios que fueron obligados acatar normas
religiosas de los españoles, pero en la práctica no. Otro factor del legalismo chileno es las
practicas de los españoles de no aplicar los mandatos de la Corona en la colonia, debido a
que las leyes eran redactadas y pensadas en España y muchas veces la realidad distaba de
lo que se podía hacer con esas leyes en la práctica, lo que los obligaba a aplicar las leyes a
medias, aplicarlas según su criterio o derechamente no cumplirlas. Hipocresía chilena
El racismo chileno es oculto esta sentado en las bases de la valoración del chileno por lo
blanco y la visión negativa de lo negro. En Chile creemos que en otros países hay
discriminación a sus pueblos originarios, no en el nuestro. Por eso hablamos de racismo
oculto, porque existe pero lo negamos
 Fatalismo, exclusión y solidaridad.
El fatalismo y solidaridad no forman parte de las características de la sociedad chilena por
herencia psicológica, sino como consecuencia de la pobreza y marginalidad. La economía
no ha podido solventar a la creciente población, además las políticas de salud y educación
han mejorado pero no acorde a los nuevos tiempos. Por otro lado en el ADN del chileno
existe algo que se llama “síndrome de la desesperanza aprendida” que le dice al individuo
que a pesar de sus esfuerzos jamás logrará surgir, será excluido de la sociedad siempre,
haga lo que haga.
 Religiosidad
El Catolicismo tiene rasgos autoritarios e intolerantes que se oponen al espíritu de la
modernidad y la ciencia. Por otro lado también tenía un carácter público, en la medida que
sus liturgias son públicas, en esa medida era igual al ámbito comercial. El Catolicismo tenia
sesgos agresivos y militares, formando casi una empresa bélica a la hora de evangelizar.
Desde Europa se inicio el proceso de secularización, lo que alcanzó tardíamente a Chile
desplazando a la iglesia del centro social, pero sin perder su importancia en la vida civil
chilena. El Catolicismo ha generado dentro de sí mismo nuevos desafíos orientados a
distintas áreas de la sociedad civil, aunque el objetivo de ellos no ha sido dividir a la
religión sus metas han terminado por segmentar la colectividad.